Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://198.62.75.5/www1/camino/camino.html

Número 474. 2 de marzo de 2003

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


Portada

Es un día consagrado al ayuno y la oración

Juan Pablo II convoca a orar y ayunar por

la paz en el mundo el Miércoles de Ceniza

El Miércoles de Ceniza, día consagrado al ayuno y la oración, este año cobra un significado específico por iniciativa del Papa, que ha pedido que esa jornada se dedique de manera especial a orar y ayunar por la paz en el mundo.

En su mensaje de Cuaresma para este año, Juan Pablo II afirma que "Hay mayor felicidad en dar que en recibir". Para el Santo Padre, "el creyente experimenta una profunda satisfacción siguiendo la llamada interior de darse a los otros sin esperar nada".

Juan Pablo II se pregunta "¿cómo no ver en la Cuaresma la ocasión propicia para hacer opciones decididas de altruismo y generosidad? Como medios para combatir el desmedido apego al dinero, este tiempo propone la práctica eficaz del ayuno y la limosna. Privarse no sólo de lo superfluo, sino también de algo más, para distribuirlo a quien vive en necesidad, contribuye a la negación de sí mismo, sin la cual no hay auténtica praxis de vida cristiana".

 


Editorial

Cantidad y calidad del carnaval

En su origen, el uno se concibió en razón de la otra. Cuarenta días de abstinencia y ayuno inclinaban al penitente a despedirse del tiempo ordinario con un triduo de excesos gastronómicos y de jolgorios festivos. Está en la naturaleza humana lo de echar de vez en cuando una cana al aire y también en la tradición bíblica y cristiana lo de valorar más la misericordia que los sacrificios, la contrición del corazón más que el rasgarse las vestiduras

Los excesos del Carnaval han ido por los disfraces y la ruptura exterior del orden establecido, haciéndoles cosquillas a las solemnidades y protocolos de costumbre. La chunga y la ironía, dentro de unos moldes que también los tiene, pues no se trata de bacanales ni orgías, son también expresión de una cultura comunitaria, al poner en pie de fiesta a toda la población: niños, jóvenes y mayores. Si a ello se suman sus calidades artísticas, como muestra muy rica de la creatividad popular, estamos ante un fenómeno cultural acreedor a la simpatía y al respeto de propios y extraños.

En nuestro caso, el de Badajoz, el de tantos otros pueblos y ciudades de Extremadura, responde en buena medida a ese patrón, pero está expuesto a degeneraciones degradantes, que hay que atajar para prestigiarlo. Si se pasa de la ironía a la irreverencia, y de ésta, en algún caso, al escarnio; si del jolgorio diurno y nocturno, al frenesí y al agotamiento degradante; si el alcohol pasa de ser un discreto estímulo de la fiesta, a una fotocopia burda y al pormayor de la litrona, entonces...

No es buen camino el de más Carnaval, más fechas, más horas, , más anonimato, más aturdimiento. Sí lo del estímulo por la belleza de disfraces, por el ingenio de las murgas y de sus chirigotas, por la comunicación alegre y pacífica entre los que desfilan y los que aplauden en las aceras.


Mensaje de Cuaresma de Juan Pablo II

Hay mayor felicidad en dar que en recibir

 

Queridos hermanos y hermanas:

1 La Cuaresma, tiempo 'fuerte' de oración, ayuno y atención a los necesitados, ofrece a todo cristiano la posibilidad de prepararse a la Pascua haciendo un serio discernimiento de la propia vida, confrontándose de manera especial con la Palabra de Dios, que ilumina el itinerario cotidiano de los creyentes.

Este año, como guía para la reflexión cuaresmal, quisiera proponer aquella frase de los Hechos de los Apóstoles: "Hay mayor felicidad en dar que en recibir" (20,35). No se trata de un simple llamamiento moral, ni de un mandato que llega al hombre desde fuera. La inclinación a dar está radicada en lo más hondo del corazón humano: toda persona siente el deseo de ponerse en contacto con los otros, y se realiza plenamente cuando se da libremente a los demás.

2 Nuestra época está influenciada, lamentablemente,  por una mentalidad particularmente sensible a las tentaciones del egoísmo, siempre dispuesto a resurgir en el ánimo humano. Tanto en el ámbito social, como en el de los medios de comunicación, la persona está a menudo acosada por mensajes que insistente, abierta o solapadamente, exaltan la cultura de lo efímero y lo hedonístico. Aun cuando no falta una atención a los otros en las calamidades ambientales, las guerras u otras emergencias, generalmente no es fácil desarrollar una cultura de la solidaridad. El espíritu del mundo altera la tendencia interior a darse a los demás desinteresadamente, e impulsa a satisfacer los propios intereses particulares. Se incentiva cada vez más el deseo de acumular bienes. Sin duda, es natural y justo que cada uno, a través del empleo de sus cualidades personales y del propio trabajo, se esfuerce por conseguir aquello que necesita para vivir, pero el afán desmedido de posesión impide a la criatura humana abrirse al Creador y a sus semejantes. ¡Cómo son válidas en toda época las palabras de Pablo a Timoteo: "el afán de dinero es, en efecto, la raíz de todos los males, y algunos, por dejarse llevar de él, se extraviaron en la fe y se atormentaron con muchos dolores", (1 Tm 6,10).

Algunos frutos del ansia de lucro

La explotación del hombre, la indiferencia por el sufrimiento ajeno, la violación de las normas morales, son sólo algunos de los frutos del ansia de lucro. Frente al triste espectáculo de la pobreza permanente que afecta a gran parte de la población mundial, ¿cómo no reconocer que la búsqueda de ganancias a toda costa y la falta de una activa y responsable atención al bien común llevan a concentrar en manos de unos pocos gran cantidad de recursos, mientras que el resto de la humanidad sufre la miseria y el abandono?

Apelando a los creyentes y a todos los hombres de buena voluntad, quisiera reafirmar un principio en sí mismo obvio aunque frecuentemente incumplido: es necesario buscar no el bien de un círculo privilegiado de pocos, sino la mejoría de las condiciones de vida de todos. Sólo sobre este fundamento se podrá construir un orden internacional realmente marcado por la justicia y solidaridad, como es deseo de todos.

3 "Hay mayor felicidad en dar que en recibir". El creyente experimenta una profunda satisfacción siguiendo la llamada interior de darse a los otros sin esperar nada.

El esfuerzo del cristiano por promover la justicia, su compromiso de defender a los más débiles, su acción humanitaria para procurar el pan a quién carece de él, por curar a los enfermos y prestar ayuda en las diversas emergencias y necesidades, se alimenta del particular e inagotable tesoro de amor que es la entrega total de Jesús al Padre. El creyente se siente impulsado a seguir las huellas de Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre que, en la perfecta adhesión a la voluntad del Padre, se despojó y humilló a sí mismo, (cf. Flp 2,6 ss), entregándose a nosotros con un amor desinteresado y total, hasta morir en la cruz. Desde el Calvario se difunde de modo elocuente el mensaje del amor trinitario a los seres humanos de toda época y lugar.

San Agustín observa que sólo Dios, el Sumo Bien, es capaz de vencer las miserias del mundo. Por tanto, de la misericordia y el amor al prójimo debe brotar una relación viva con Dios y hacer constante referencia a Él, ya que nuestra alegría reside en estar cerca de Cristo (cf. De civitate Dei, Lib. 10, cap. 6; CCL 39, 1351 ss).

4 El Hijo de Dios nos ha amado primero, "siendo nosotros todavía pecadores", (Rm 5,8), sin pretender nada, sin imponernos ninguna condición a priori. Frente a esta constatación, ¿cómo no ver en la Cuaresma la ocasión propicia para hacer opciones decididas de altruismo y generosidad? Como medios para combatir el desmedido apego al dinero, este tiempo propone la práctica eficaz del ayuno y la limosna. Privarse no sólo de lo superfluo, sino también de algo más, para distribuirlo a quien vive en necesidad, contribuye a la negación de sí mismo, sin la cual no hay auténtica praxis de vida cristiana. Nutriéndose con una oración incesante, el bautizado demuestra, además, la prioridad efectiva que Dios tiene en la propia vida.

Fuentes de inspiración del cambio

Es el amor de Dios infundido en nuestros corazones el que tiene que inspirar y transformar nuestro ser y nuestro obrar. El cristiano no debe hacerse la ilusión de buscar el verdadero bien de los hermanos, si no vive la caridad de Cristo. Aunque lograra mejorar factores sociales o políticos importantes, cualquier resultado sería efímero sin la caridad. La misma posibilidad de darse a los demás es un don y procede de la gracia de Dios. Cómo san Pablo enseña, "Dios es quien obra en vosotros el querer y el obrar, como bien le parece" (Flp 2,13).

5 Al hombre de hoy, a menudo insatisfecho por una existencia vacía y fugaz, y en búsqueda de la alegría y el amor auténticos, Cristo le propone su propio ejemplo, invitándolo a seguirlo. Pide a quién le escucha que desgaste su vida por los hermanos. De tal dedicación surge la realización plena de sí mismo y el gozo, como lo demuestra el ejemplo elocuente de aquellos hombres y mujeres que, dejando sus seguridades, no han titubeado en poner en juego la propia vida como misioneros en muchas partes del mundo. Lo atestigua la decisión de aquellos jóvenes que, animados por la fe, han abrazado la vocación sacerdotal o religiosa para ponerse al servicio de la 'salvación de Dios'. Lo verifica el creciente número de voluntarios, que con inmediata disponibilidad se dedican a los pobres, a los ancianos, a los enfermos y a cuantos viven en situación de necesidad.

Recientemente se ha asistido a una loable competición de solidaridad con las víctimas de los aluviones en Europa, del terremoto en América Latina y en Italia, de las epidemias en África, de las erupciones volcánicas en Filipinas, sin olvidar otras zonas del mundo ensangrentadas por el odio o la guerra.

En estas circunstancias los medios de comunicación social desarrollan un significativo servicio, haciendo más directa la participación y más viva la disponibilidad para ayudar a quién se encuentra en el sufrimiento y la dificultad. A veces no es el imperativo cristiano del amor lo que motiva la intervención en favor de los demás, sino una compasión natural. Pero quien asiste al necesitado goza siempre de la benevolencia de Dios. En los Hechos de los Apóstoles se lee que la discípula Tabita se salvó porque hizo bien al prójimo (cf. 9,36 ss). El centurión Cornelio alcanzó la vida eterna por su generosidad (cf. ibíd 10,1-31).

Para los 'alejados', el servicio a los pobres puede ser un camino providencial para encontrarse con Cristo, porque el Señor recompensa con creces cada don hecho al prójimo (cf. Mt 25,40).

Deseo de corazón que la Cuaresma sea para los creyentes un período propicio para difundir y testimoniar el Evangelio de la caridad en todo lugar, ya que la vocación a la caridad representa el corazón de toda auténtica evangelización. Para ello invoco la intercesión de María, Madre de la Iglesia. Que Ella nos acompañe en el itinerario cuaresmal. Con estos sentimientos bendigo a todos con afecto.

+ Joannes Paulus II

 


Centrales

Aseguran que la guerra debe ser extrema y no producir males mayores que los que desea evitar

La Conferencia Episcopal pide que se agote la vía de la negociación en el conflicto de Irak

Durante los días 18 y 19 de febrero de 2003 ha tenido lugar en la Casa de la Iglesia de Madrid, sede de la Conferencia Episcopal Española (CEE), la CXCI reunión de la Comisión Permanente. Han asistido los veintitrés Obispos miembros de la misma.

Como ya es habitual, comenzaban los trabajos de la Comisión Permanente con un turno de informaciones a cargo del Cardenal Presidente y del Obispo Secretario General sobre distintos temas de actualidad que afectan a la vida de la Conferencia Episcopal y de la Iglesia Católica en España. Han informado asimismo los Presidentes de las distintas Comisiones Episcopales acerca de sus acciones, iniciativas y proyectos.

Temas centrales

Uno de los temas centrales de esta reunión ha sido el estudio y aprobación de un Mensaje de los Obispos al Pueblo de Dios con motivo de la próxima Visita Apostólica del Santo Padre a España, titulado "Seréis mis testigos". En este orden de cosas, el Obispo Secretario General de la CEE ha informado ampliamente de la preparación de la Visita.

En el contexto de la actual situación internacional, la Comisión Permanente ha estudiado y ha aprobado la Nota pastoral titulada "La paz, don de Dios e imperativo moral".

En esta Nota pastoral, los obispos españoles comienzan reconociendo que "la amenaza de guerra en Irak es causa de honda preocupación en todo el mundo y también en España.", para afirmar después que "muchos obispos se han pronunciado ya a este respecto en sus diócesis. Nosotros, en nombre de la Conferencia Episcopal Española, y en unión con el Santo Padre Juan Pablo II, deseamos decir también una palabra que ayude a iluminar la conciencia de los católicos españoles ".

Los Obispos de la Comisión hacen luego un repaso rápido por "los peligros en que están hoy la paz y el bien común de la Humanidad", calificándolos como graves, "como se pone de manifiesto en la dramática situación de Oriente Medio y de Tierra Santa,  en los conflictos, entre otros, de África y de Hispanoamérica, y en el terrible azote del terrorismo".

Agotar los medios pacíficos

Ahora bien, para los obispos españoles no todos los medios son válidos para erradicar esos peligros, hablando sólo de medios lícitos: "estos grandes males deben ser evitados y combatidos por todos los medios lícitos, eliminando situaciones que los alimentan y les ofrecen cobertura [...] El servicio a la paz y al orden entre los pueblos exige que no se acuda a la destrucción y a la muerte que la guerra comporta, a no ser en situaciones en las que, de un modo probado, no exista ya ningún otro medio disponible y sea fundada la esperanza de no producir males mayores de los que se desea evitar".

Y, según se desprende de lo apuntado en la Nota Pastoral, la posible guerra contra Irak no cumple con esos criterios: "en el momento actual, hay que agotar todos los medios pacíficos para evitar la guerra y, en todo caso, respetar la legalidad internacional en el marco de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas". Por eso, los obispos de la CEE, se unen "a las gestiones del Santo Padre en favor de la paz y deseamos que encuentren eco positivo entre los gobernantes de modo que no desfallezcan en los nobles esfuerzos por mantener el bien común universal y sepan eliminar toda razón que pudiese justificar el uso de esa "solución extrema" que es la intervención armada".

Conversión del corazón

Termina el mensaje recordando que "la paz es posible; las guerras son evitables, pues no son ningún producto necesario del destino ciego, sino que tienen su raíz última en los pensamientos y las decisiones equivocadas de los hombres, que las incitan o las provocan. Ante la amenaza de la guerra, se pone de manifiesto la necesidad de la conversión del corazón para la promoción de una auténtica cultura de paz. La paz verdadera exige el respeto y el cultivo de la verdad, de la justicia, del amor y de la libertad, auténticos pilares de la paz. Rogamos, pues, de nuevo a todos que oren por el don supremo de la paz".

Además hacen suya las palabras de Juan Pablo II invitando "al rezo del Rosario, en este año especialmente dedicado a esta "oración orientada por su naturaleza hacia la paz", para que, interiorizando con María el misterio de Cristo, aprendamos "el secreto de la paz" y hagamos de él "un proyecto de vida", que con sus acciones genere compromisos en favor de la verdad y la justicia de las que brota la paz".

 

Día de ayuno y oración pensando especialmente en la paz

Juan Pablo II ha convocado para el próximo 5 de marzo, Miércoles de Ceniza, una jornada de oración y ayuno por la paz, especialmente en Oriente Medio.

"Desde hace meses la comunidad internacional vive con gran aprensión por el peligro de una guerra que podría turbar a toda la región de Oriente Medio y agravar las tensiones ya presentes por desgracia en este inicio de milenio", reconoció el Papa el pasado domingo al explicar los motivos de su decisión.

"Nosotros, los cristianos en particular, estamos llamados a ser los centinelas de la paz, en los lugares en los que vivimos y trabajamos -aclaró el obispo de Roma-". Por este motivo, invitó "a todos los católicos a dedicar con particular intensidad la jornada del próximo 5 de marzo, Miércoles de Ceniza, a la oración y al ayuno por la causa de la paz".

"Ante todo, imploremos de Dios la conversión de los corazones y la amplitud de miras en las decisiones justas para resolver con medios adecuados y pacíficos las contiendas que obstaculizan la peregrinación en nuestro tiempo", dijo.

"En todo santuario mariano se elevará hacia el Cielo una ardiente oración por la paz con el rezo del Santo Rosario --siguió proponiendo el Papa--. Confío que también en las parroquias y en las familias se rece el Rosario por esta gran causa".

"A esta invocación común se le acompañará el ayuno, expresión de penitencia por el odio y la violencia que contaminan las relaciones humanas", indicó el sucesor de Pedro.

 

Reflexiones ante la Cuaresma de don José Manuel Puente Mateo

"Por el desierto cuaresmal nos encaminamos hacia una primavera del Espíritu"

Los cincuenta días de la Pascua vienen precedidos por otros cuarenta que la preparan (quadragesima, de donde proviene la palabra cuaresma). Con el miércoles de ceniza da comienzo este tiempo "oportuno y favorable" en el que la Iglesia hace un alto en el camino para instruir más intensamente a sus catecúmenos, para servir el pan de la Palabra y de los sacramentos (en especial de la eucaristía y de la reconciliación) a los ya bautizados, para enderezar el discipulado cristiano, mediante las prácticas penitenciales del ayuno, la oración y la limosna. Ayuno solidario que clama justicia para quien no tiene nada que llevarse a la boca; oración constante y serena, a solas y en comunidad, para permanecer firmes en la fe recibida y tener siempre a punto la esperanza; limosna que abre alegre el corazón y hace del otro mi hermano.

El ayuno prepascual, la misa diaria estacional

Al principio, el ayuno de la semana santa constituía una adecuada preparación a los misterios pascuales (siglo III). Después, Roma conoció un ayuno de tres semanas antes de asumir los cuarenta días que ya se observaban en Egipto y en otras regiones (siglo IV). Según algunos, el punto de partida del ayuno de cuarenta días quizás empezara al día siguiente de Epifanía, en memoria de los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto después de su bautismo. No obstante, enseguida aquel ayuno se separó del misterio de Epifanía para convertirse en un camino ascendente hacia la Pascua.

La cuaresma termina el jueves santo, para ceder el puesto al triduo pascual. La última celebración cuaresmal se hace junto al Obispo y su presbiterio en el marco de la misa crismal, donde se preparan y bendicen los óleos santos para el bautismo de la noche pascual. En tiempos de León Magno (siglo V) la cuaresma comenzaba el sexto domingo antes de Pascua, incluyendo en esos cuarenta días los domingos (aunque no se ayunaba en domingo). En el siglo siguiente, se quisieron contar los días de ayuno efectivo y se anticipó la apertura de la cuaresma al miércoles precedente.

En Roma la característica principal de la cuaresma consistió desde el principio en la celebración cotidiana de la misa por la tarde, interrumpiendo así el ayuno, mientras que fuera de este tiempo se celebraba sólo el miércoles y el viernes, (además del domingo y de las fiestas de los santos). Una procesión penitencial conducía a los fieles desde el lugar de reunión o "colecta" a la basílica de la estación eucarística (la statio). El misal romano ha conservado hasta el 1970 la mención de la iglesia estacional para cada día de la cuaresma, aunque esta práctica cayera en desuso después del siglo XII).

Los textos litúrgicos se escenifican: la imposición de las cenizas

La misa del miércoles de ceniza, con la cual comenzaba el ayuno, comporta la exhortación del profeta Joel a una celebración comunitaria de la penitencia y a la conversión (Jl 2, 12-18), la invitación de Pablo a dejarse reconciliar con Dios pues ha llegado "el momento favorable, el día de la salvación" (2 Cor 5, 20; 6, 2); y finalmente el evangelio que fundamenta la triple observancia de la cuaresma: la limosna, el ayuno y la oración (Mt 6, 1-18).

En los países germánicos, donde el pueblo jamás había entendido el latín, en los siglos IX y X se prefirió poner en escena los textos de la liturgia. Y estas escenas representaban la visita de las santas mujeres a la tumba, en la mañana de Pascua, y la imposición de las cenizas al comienzo de la cuaresma. "Cambiamos los vestidos, nos cubrimos de ceniza y cilicio, ayunamos y lloramos delante del Señor": así cantaban los fieles en Roma mientras la procesión se dirigía a la basílica de Santa Sabina, en el Aventino. En Germania, este canto llegó a ser un acto efectivo de penitencia.

Los cinco domingos de cuaresma

Estos domingos reciben cada uno una luz propia de la lectura del Evangelio. Como en tiempos de León Magno, los dos primeros domingos contemplan respectivamente las tentaciones de Jesús en el desierto y el misterio de la transfiguración en el Tabor. Sombra y luz, toda una simbología de la subida del pueblo de Dios hacia la Pascua. Los tres evangelios siguientes siguen un itinerario típico de catequesis bautismal, todos basados en el cuarto evangelio: el encuentro con la samaritana (Jn 4: Jesús, el agua viva), la curación del ciego de nacimiento (Jn 9: la iluminación), y la resurrección de Lázaro (Jn 11: la vida eterna). Para los años B y C estas catequesis bautismales pueden ser sustituidas por otras, como la evocación de la exaltación de Cristo en la cruz (B), o por la misericordia ofrecida al pecador (C).

La primera lectura recuerda, para cada domingo, las principales etapas de la historia de la salvación, desde los orígenes hasta los profetas. La lectura del Apóstol ilumina, según los domingos, la lectura veterotestamentaria o el evangelio. Todos los domingos de cuaresma tienen un prefacio propio, relativo al evangelio del año A. Pero si el evangelio proclamado es otro, el prefacio correspondiente debe omitirse. Una cosa es cierta: el espíritu cuaresmal es de alegría (como ya lo fuera el adviento); la verdadera penitencia y ascesis de este tiempo mira siempre a la Pascua, a la plena conformación con Cristo, el Hombre nuevo.

Los catecúmenos (aquellos que se preparan para recibir el bautismo en la Noche pascual) no son olvidados en la oración de la Iglesia. En los domingos 3º, 4º y 5º se reserva siempre una oración para ellos.

Por último, si la cuaresma tiene sentido en tanto en cuanto prepara a toda la Iglesia en general y a cada cristiano en particular para vivir la Pascua de su Señor, entonces no vendría mal, ya desde ahora, pregustar un poco de aquella Pascua ­primavera de Cristo­ sobre la cual ponemos nuestros ojos: "la primavera divina y el cambio saludable hicieron pasar la vida de los hombres del mal al bien. Con los males del invierno cesaron de actuar los espíritus que turban a los pueblos, y la abundancia de frutos nuevos corona a la Iglesia de carismas del Espíritu santo. Los campos cultivados espiritualmente por el Verbo producen hermosas flores de santidad, y nosotros, liberados del azote de las tinieblas, nos hacemos dignos de la luz del conocimiento del día del Señor" (Eusebio de Cesarea, 'Tratado sobre la Pascua').

 

 


Información diocesana

 

Pone en el centro a la persona, para "incluir" en vez de "excluir"

La Asamblea de Cáritas Diocesana aprueba el Plan Estratégico

El pasado sábado, día 22 de febrero, en los salones de la Obra Social de Caja de Badajoz en Mérida, Cáritas Diocesana celebraba su Asamblea General Ordinaria que, conforme establecen los estatutos de esta Institución católica, este año tenía carácter programático, es decir, se pretendía establecer los objetivos y lineas de actuación para los próximos años.

En la Asamblea han participado más de 100 personas, provenientes de unas 50 Cáritas Parroquiales de la diócesis de Mérida-Badajoz, además, del arzobispo,don Antonio Montero, del Vicario de Comunión y Solidaridad, don José Antonio Salguero, del Director Diocesano de Cáritas, don Andrés Guerra, del Delegado Diocesano para esta Institución, don Enrique Cruz, y los miembros del Consejo Diocesano de Cáritas.

Trabajo previo

El contenido de esta Asamblea exigía un proceso previo en el que han participado las Cáritas parroquiales. Además no se partía de cero: el Sínodo pacense, el Congreso Regional sobre la pobreza en Extremadura, la Asamblea Diocesana 2002, así como los dos últimos encuentros de Coordinadores de las Cáritas Parroquiales, han proporcionado aportaciones y material suficiente, como para que la Comisión establecida por el Consejo Diocesano elaborara un borrador del documento que se ha sometido a estudio y aprobación por la Asamblea. Durante el mes previo a su celebración los miembros del Equipo de Animación Comunitaria, han tenido la oportunidad de celebrar encuentros de trabajo por distintos pueblos de la geografía diocesana, para presentar el contenido del referido borrador. Fruto de este proceso han sido las aportaciones que desde las Cáritas Parroquiales ­diecinueve en total- que han sido valoradas positivamente por la Asamblea, e incorporadas al documento del Plan Estratégico que ha merecido el respaldo de la Asamblea.

"Incluir" en vez de "excluir"

Los ejes en los que se vertebra el mencionado documento son varios, los últimos, es decir los excluidos de la sociedad, los que no cuentan para casi nadie; las comunidades cristianas, necesitadas de incorporar el ministerio de la caridad como un servicio constitutivo de su ser; la sociedad, necesitada de transformar sus estructuras para avanzar en caminos de solidaridad y justicia en relación a los últimos; el modelo de acción social, que poniendo en el centro a la persona ayude a "incluir" en vez de "excluir". En este Plan se revisan igualmente elementos referidos a la organización y coordinación, que aparecen como exigencias permanentes, ya pedidas en el Sínodo y en el Congreso sobre la Pobreza; en al apartado de gestión el documento aporta una serie de herramientas que permitan alcanzar los objetivos marcados por el Plan en cada uno de los ejes señalados.

Informe económico

La parte final de la Asamblea estuvo ocupada en el informe económico con la aprobación del Ejercicio Económico del 2002 y el Presupuesto del 2003. En este apartado los responsables de Cáritas Diocesana, expusieron a los presentes las dificultades económicas por las que pasa la Institución Diocesana, que acumula un déficit superior a los 280.000 euros (unos treinta y ocho millones de pesetas). A propuesta del Director de Cáritas Diocesana, la Asamblea aprobó, junto a las cuentas presentas por la Entidad, el compromiso de una aportación mínima por cada Cáritas Parroquial de 500 euros anuales. Tal aportación vendría a cubrir, en parte, los gastos que conllevan los Programas de Animación Comunitaria, Infancia y Formación para los que no cabe subvención posible.

 

Con un programa financiado por el Fondo Social Europeo

La Fundación "Arcángel San Miguel" de Zafra trabaja por la igualdad laboral

La Fundación "Arcángel San Miguel" (ASMI), entidad privada sin ánimo de lucro y presidida por el sacerdote diocesano don Joaquín Macarro Fernández, ha presentado en días pasados el programa Equal, financiado por el Fondo Social Europeo.

Este programa tiene como objetivo la creación de una "Agencia de Investigación y Mediación del Empleo y la Igualdad" (AIMPEI), destinada a disminuir las diferencias entre hombres y mujeres dentro del mercado laboral.

El programa en cuestión tiene dos partes, por un lado, la realización de un Master gratuito en mediación y, por otro, la creación de la AIMPEI propiamente dicha.

La ASMI es la única institución extremeña que se va a beneficiar del proyecto, con un presupuesto de 260.000 euros.

Además, esta misma Fundación, trabaja en otros sectores, pues su objetivo es contribuir al desarrollo y la promoción integral de personas o colectivos en Zafra y comarca. Buena prueba de ello es la construcción de un "Centro de Día", para enfermos de Alzheimer, y para el que el Ayuntamiento de Zafra ha cedido unos terrenos recientemente o la realización de cursos de formación para mujeres.

 

Fuente del Maestre celebra la ordenación sacerdotal de uno de sus hijos

También se ha producido un relevo en la Residencia de Ancianos

El pasado día 22 de febrero Diego Zambrano López fue ordenado de presbítero en el templo parroquial de Fuente del Maestre. La ordenación fue impartida por don Ciriaco Benavente Mateos, Obispo de Coria- Cáceres, diócesis en la que está incardinado el ordenando. Asistieron a dicha celebración unos 50 sacerdotes, entre ellos un delegado de nuestro arzobispo.

El ordenando, de 28 años de edad, ha cursado estudios en el Seminario Mayor de Cáceres, y en la actualidad está ampliando estudios en la Universidad Pontificia de Salamanca en la especialidad de Derecho Canónico. Una vez finalizado sus estudios en este curso se incorporará a la tarea pastoral que su obispo le encomiende.

Cambio de religiosas

Por otro lado, en la Residencia de Ancianos Virgen de la Cabeza de Fuente del Maestre se ha producido un relevo en las religiosas que desempeñaban su labor. Después de más de 80 años de una gran y abnegada labor, reconocida por todos los habitantes del pueblo sin distinción, las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, han dejado la casa a unas religiosas, de origen guatemalteco: Las Hermanas de Marta y María, una congregación nueva, con 20 años de existencia, y que en España tiene 25 casas.

 

Se constituye un grupo de trabajo en la Parroquia San Pedro de Alcántara de Badajoz

Analizar la realidad juvenil y buscar soluciones, sus objetivos

Recientemente se ha celebrado una reunión entre representantes de la parroquia de San Pedro de Alcántara, en Badajoz, y profesores del IES "Reino Aftasí", Trabajadoras Sociales del Centro de Salud y del Instituto Municipal de Servicios Sociales, así como la Educadora Social del mismo Organismo, del Equipo de Atención a Familias y Menores de la zona, y miembros de la Cáritas Parroquial responsables de los Programas de Infancia y Familia.

El objetivo fue estudiar conjuntamente la problemática de los jóvenes y adolescentes que cursan estudios en el referido Centro Público y buscar soluciones a las problemáticas que se plantean.

La iniciativa parte del Departamento de Orientación y Educadora Social del "Reino Aftasí" que ha creado un grupo de trabajo en el que se han integrado numerosos profesores y han realizado distintas actividades a lo largo del presente curso escolar.

Analizar la situación actual

En esta primera reunión, además de manifestar los deseos de coordinación y trabajo conjunto, se hizo un análisis general de la situación social de este colectivo, enriquecido con las aportaciones y experiencias de cada grupo y se propusieron distintas acciones encaminadas a aunar los esfuerzos de todos los integrantes de esta plataforma para la búsqueda de cauces de solución.

Se acordó realizar como trabajo de campo un análisis de la situación (cada Institución en su ambiente) y exponer los resultados en una nueva reunión.

 


Al paso de Dios

Comprometidos y alejados

Entiendo que un cristiano comprometido es aquel que hace lo que tiene que hacer cada día y en todo tiene como motor y guía la fe en Jesucristo. Naturalmente, además, si sus circunstancias se lo permiten y lo descubre como vocación, interviene en la liturgia, en la catequesis o en cualquier otra actividad eclesial y social y, sobre todo, se santifica en el cumplimiento de sus deberes ordinarios y se compromete cristianamente en su ambiente. Ese es el ideal para todos, sin embargo aún hay cierta distancia -a veces más de la cuenta- entre los cristianos sólo practicantes y los que intentan vivir su fe con un alto nivel de compromiso. Acortar esa distancia es un deseo largamente acariciado en la Iglesia.

Junto a esos dos colectivos está otro que se aleja más cada vez más, el de los no practicantes; es decir, el de los que están en esa tierra de nadie, que es cada día más amplia y más diversa, que llamamos "indiferencia religiosa". Son los que conocemos como "alejados", que han llegado hasta ahí, o porque se fueron -los menos- o porque un clima sociológico los ha situado en esa zona socio-religiosa.

Ese ambiente es precisamente el gran reto para los cristianos con mayor compromiso: entrar en él para saber cómo se piensa, se siente y se vive, y, sobre todo, para ofrecer lo que se tiene y los otros necesitan, la fe que le da sentido a la vida. Han de acercarse a ese ambiente, conscientes de que en los que están en ese mundo, a pesar de las apariencias, no se ha apagado el Bautismo, y por tanto no han perdido el sentido de Dios, sólo lo tienen casi sin usar.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)


Liturgia del domingo

Celebramos el VIII Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Profecía de Oseas 2, 16b. 17. 21-22

Así dice el Señor:

"Yo me la llevaré al desierto, le hablaré al corazón. Y me responderá allí como en los días de su juventud, como el día en que la saqué de Egipto. Me casaré contigo en matrimonio perpetuo, me casaré contigo en derecho y justicia, en misericordia y compasión, me casaré contigo en fidelidad, y te penetrarás del Señor".

 

Salmo 102, 1-2. 3-4. 8 y 10. 12-13

R. El señor es compasivo y misericordioso.

Bendice, alma mía, al Señor,/ y todo mi ser a su santo nombre./ Bendice, alma mía al Señor, y no olvides sus beneficios.

Él perdona todas tus culpas,/ y cura todas tus enfermedades;/ él rescata tu vida de la fosa/ y te colma de gracia y de ternura.

El Señor es compasivo y misericordioso,/ lento a la ira y rico en clemencia./ No nos trata como merecen nuestros pecados/ ni nos paga según nuestras culpas.

Como dista el oriente del ocaso,/ así aleja de nosotros nuestros delitos./ Como un padre siente ternura por sus hijos,/ siente el Señor ternura por sus fieles.

 

Carta 2ª de san Pablo a los Corintios 3, 1b-6

Hermanos: ¿Necesitamos presentaros o pediros cartas de recomendación? Vosotros sois nuestra carta, escrita en nuestros corazones, conocida y leída por todos los hombres. Sois una carta de Cristo, redactada por nuestro ministerio, escrita no con tinta, sino con el Espíritu de Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en las tablas de la carne del corazón.

Esta confianza con Dios la tenemos por Cristo. No es que por nosotros mismos estemos capacitados para apuntarnos algo, como realización nuestra; nuestra capacidad nos viene de Dios, que nos ha capacitado para ser ministros de una alianza nueva: no de código escrito, sino de espíritu; porque la ley escrita mata, el Espíritu de vida.

 

Evangelio según san Marcos 2, 18-22

En aquel tiempo, los discípulos de Juan y los fariseos estaban en ayuno. Vinieron unos y le preguntaron a Jesús:

- Los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan. ¿Por qué los tuyos no?

Jesús les contestó:

- ¿Es que no pueden ayunar los amigos del novio, mientras el novio está con ellos? Mientras tienen al novio con ellos, no pueden ayunar. Llegará un día en que se lleven al novio; aquel día sí que ayunarán. Nadie le echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto, lo nuevo de lo viejo, y deja un roto peor. Nadie echa vino nuevo en odres viejos; porque revientan los odres, y se pierden el vino y los odres; a vino nuevo, odres nuevos".

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

3, lunes: Sir 17, 20-28; Mc 10, 17-27.
4, martes: Sir 35, 1-15; Mc 10, 28-31.
5, miércoles: Jl 2, 12-18; 2Cor 5, 20-6, 2; Mt 6, 1-6. 16-18.
6, jueves: Dt 30, 15-20; Lc 9, 22-25.
7, viernes: Is 58, 1-9a; Mt 9, 14-15.
8, sábado: Is 58, 9b-14; Lc 5, 27-32.
9, domingo: Gn 9, 8-15; 1P 3, 18-22; Mc 1, 12-15.

 

Comentario litúrgico

Vino nuevo

San Marcos nos presenta una escena en la que se ponen de manifiesto las diferencias existentes entre el pensamiento y actitudes religiosas de Jesús y las posturas de los fariseos. Tal es la distancia de una y otra postura que Jesús les advierte que son odres viejos incapaces de recibir la novedad que trae consigo.

El asunto no era de mucha importancia pero fue como un chispazo que puso en claro las cosas. Se trataba de un ayuno ritual que los mismos fariseos habían impuesto al pueblo. Jesús y los suyos públicamente no respetaron aquella norma y los fariseos se sintieron menoscabados en su autoridad ante el pueblo y por eso preguntaron a Jesús la razón por la que no seguían la costumbre él y los suyos.

Todo esto nos resulta muy lejano y sin repercusión para nuestra vida cristiana. Ciertamente esto es así si nos quedamos sólo con el asunto del ayuno, pero nos afecta mucho la expresión que usa Jesús al referirse a sí mismo, dice: "¿Es que pueden ayunar los amigos del novio, mientras el novio está con ellos?". Jesús se presenta a sí mismo como novio.

No fue un descuido en la expresión. La liturgia para que entendamos bien de lo que se trata nos hace leer en la primera lectura un texto muy bello en el que Dios habla en términos esponsales a Israel con expresiones tan realistas como estas: "Ya me la llevaré al desierto, le hablaré al corazón... Me casaré contigo en matrimonio perpetuo".

Dios aspira a ser tan envolvente y tan exigente como un amor entre enamorados. Es la dimensión contemplativa de nuestra fe cristiana. No basta cumplir los mandamientos y las leyes rituales. Es necesario responder con amor al Amor.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

8 de marzo: San Juan de Dios (1495-1550)

1495. Nace en Montemor o Novo, cerca de Elvas (Portugal).

1507. Juanito, con 11 años, es raptado, sin que sepamos la razón, y conducido a Oropesa (Toledo). Trabaja de pastor y se enrola en el ejército que lucha contra Francia y luego en la defensa de Viena contra el turco.

1535. Aparece en Ceuta como albañil de las murallas, y después de viajar a Compostela, pasa a Granada como librero.

1539. Escucha la predicación de San Juan de Ávila, lo reparte todo entre los pobres y grita su arrepentimiento por las calles. Es tomado por loco y azotado como remedio para su demencia. Ahora viaja a Guadalupe y charla abundantemente con San Juan de Ávila.

1541. Amplía un albergue con total higiene, camas individuales, diagnóstico diferenciado y vigilancia nocturna, inventando así la enfermería moderna personalizada.

1546. Se le unen los primeros discípulos que mendigan diciendo: "haceos el bien a vosotros mismos, ayudando a los pobres".

1549. Salva multitud de enfermos y locos en el incendio del Hospital Real de Granada.

1550. Muere tras un grave enfriamiento, por salvar a un niño de perecer ahogado.

Conclusiones: la infancia más infeliz y juventud más violenta, pueden trocarse en madurez santa si se escucha la Palabra de Dios. Esta es la simple historia de multitud de cristianos. A propósito, la nueva parroquia del santo en Badajoz necesita que te hagas el bien a ti mismo ayudando a su ya comenzada construcción. Amén

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

3, lunes: Anselmo de Nonantola, Emeterio y Celedonio, Tiziano.
4, martes: Casimiro, Basino, Focio, Arquelao, Quirino, Capitán.
5, miércoles: Adriano, Gerásimo, Kierano, Virgilio, Juan José.
6, jueves: Ciriaco, Colecta, Crodegando, Marciano, Olegario.
7, viernes: Perpetua y Felicidad, Basilio, Eugenio, Elpidio, Efrén.
8, sábado: Juan de Dios, Apolonio y Filemón, Poncio, Senán.
9, domingo: Francisca Romana, Bruno, Domingo Savio, Paciano.

 


Contraportada

Contó con la presencia de varios misioneros de la región que trabajan en distintos lugares del mundo

Seiscientas personas asistieron en Montijo al 'Día del Misionero Extremeño'

El pasado sábado se celebró el "IX Día del Misionero Extremeño", jornada organizada por las Delegaciones de Misiones de las tres diócesis extremeñas: Mérida-Badajoz, Coria-Cáceres y Plasencia.

El Encuentro se desarrollaba entre Montijo, donde tenía lugar la acogida, y el Santuario de Nuestra Señora de Barbaño.

Tras la acogida, pasadas las 10 de la mañana, tenía lugar el rezo de los misterios Luminosos del Rosario entre las dos parroquias montijanas. Se iniciaba en la parroquia de san Pedro para concluir en la de san Gregorio Ostiense. Por el medio, una parada en el convento de las clarisas, donde una de las religiosas realizó un misterio. El resto de los misterios eran comentados por distintos misioneros extremeños que durante estos días están en España; entre ellos cabía destacar la presencia del obispo placentino, monseñor José Vicente Conejero Gallego, obispo de Formosa, que marchó como misionero a Argentina hace veintisiete años.

Finalizado el rezo del rosario, los participantes en el encuentro, alrededor de seiscientas personas, se trasladaban en autobuses y vehículos particulares al santuario de Nuestra Señora de Barbaño, patrona de Montijo. Allí tenía lugar la comida y una pequeña fiesta en el pabellón de deportes, donde posteriormente se celebró la eucaristía que puso fin a la jornada.

Entre los corrillos en torno al santuario, encontramos a un grupo de jóvenes de distintos lugares de procedencia. Uno de ellos es Manuel Velarde. Nos cuenta que participa en un grupo juvenil de talante misionero. "Nos reunimos -declara- cada domingo para reflexionar sobre las misiones partiendo del Evangelio. Reflexionamos sobre cómo llevar el espíritu misionero a nuestra vida: trabajo, universidad etc". Junto a él, Esperanza Gómez sentencia que "se puede ser misionera desde aquí, estando a gusto con lo que estás haciendo y anunciando la Palabra de Dios, pero sobre todo con el ejemplo, metiéndonos en medio de la masa". Ángela Arévalo, una joven de Fuente del Maestre, se muestra de acuerdo con la opinión de su compañera. "Se puede ser misionero desde aquí siendo una persona comprometida. Como cristianos estamos obligados a anunciar el Evangelio, no sólo de palabra, sino también, y especialmente, con las obras en los ambientes en los que nos movemos".

Desde Perú

En un grupo cercano dialogan varios misioneros. José Ardila Codosero es de Talavera la Real, lleva 15 años de sacerdote, de ellos 11 en Perú, 7 años en Chachapoyas, en la parroquia de Leymebamba, y los otros cuatro en el departamento de Cajamarca, en la parroquia de Sorochuco, junto a otro misionero pacense: Antonio Sáenz. "Muchas veces -dice- tenemos una falsa idea del trabajo que realizamos en la misión. Allí hacemos de todo con una idea clara, que nuestra labor va dirigida a la evangelización de esas comunidades a las que servimos. Evangelizamos dando alimento, ayudándoles en su propio desarrollo, en nuestras catequesis, en nuestras celebraciones, en nuestras visitas a las comunidades..."

Cati Piedehierro es Hija de la Virgen para la Formación Cristiana, más conocidas como Formacionistas. Es de Puebla de la Calzada y lleva nueve años en la zona norte de Perú, en Chachapoyas, en el Amazonas. Allí tienen un taller de artesanía "donde se ayuda a unas 300 familias para que salgan adelante. Tenemos un comedor en el que comen diariamente 365 niños y un dispensario parroquial en el que nos apoyan los médicos de la Seguridad Social".

Animar desde aquí

Por su parte, el delegado diocesano de misiones, Pedro Losada declaraba que esta jornada "es importante de cara a la animación misionera. Tiene como finalidad recordar a los cerca de cuatrocientos misioneros extremeños que tenemos en todo el mundo, pero también sirve para animar a la gente, para que no se nos olvide que la Iglesia es misionera".

Al otro lado de la pequeña explanada Manuel García Cienfuegos, el responsable del programa religioso de Onda Cero en Montijo, se armaba de "micros" y otros "artilugios" técnicos para realizar su programa semanal desde allí. En frente, los miembros del grupo misionero montijano habían colocado los artículos elaborados en su taller de artesanía para financiar algunos proyectos.

Por la tarde, la eucaristía daba comienzo unos minutos antes de las cinco. Estuvo presidida por el Arzobispo, don Antonio Montero y concelebrada por monseñor José Vicente Conejero Gallego, el Vicario General, don Amadeo Rodríguez Magro y más de una decena de sacerdotes.

En la homilía, el Arzobispo afirmó que los misioneros evangelizan en los lugares en los que desarrollan su labor pastoral, pero al mismo tiempo, nos evangelizan a nosotros, rogó que pidamos al Señor más misioneros y manifestó que "si no hay misión aquí, no hay misión 'ad gentes'".

 

Día de Hispanoamérica

La Conferencia Episcopal Española ha establecido que el primer domingo de marzo pueda celebrarse en España la tradicional Jornada del "Día de Hispanoamérica" con la finalidad de seguir fortaleciendo en los fieles su compromiso misionero a favor de la Evangelización en el continente americano.

La Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias es la encargada de preparar esta celebración y atender el servicio de cooperación con las Iglesias jóvenes de América Latina a través de la Obra de Cooperación Sacerdotal con Hispanoamérica (OCSHA). Desde hace más de cincuenta años cerca de 2.300 sacerdotes diocesanos vienen realizando esta labor misionera en Iberoamérica.

Este año ha propuesto como lema para la Jornada: Colabora con América en el relevo misionero. De esta manera se establece una continuidad y comunión eclesial con el mensaje propuesto por las Obras Misionales Pontificias (OMP) para la celebración del DOMUND 2002. No puede ser una Jornada más que se sucede en el tiempo de forma autónoma, se sitúa en el interior de un objetivo común, el de promover vocaciones misioneras para llevar a cabo el encargo misionero del Señor, algo que pertenece a la misma naturaleza de la Iglesia: Evangelizar constituye la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda.

Juan José Montes

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com



Return to Camino