Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 613. 19 de marzo de 2006

Director: Juan José Montes


Portada

En Mérida-Badajoz funciona un interesante Plan Vocacional

El Seminario, corazón de la diócesis, pide nuestra ayuda en el día de San José

Este domingo, coincidiendo con la festividad de San José, se celebra el "Día del Seminario", que tiene como objetivo recordar a la comunidad cristiana la importancia que tiene esta institución en la diócesis como lugar donde se forman los futuros sacerdotes.

El Seminario Metropolitano de San Atón está estructurado en torno al Menor, donde los seminaristas cursan estudios hasta segundo de Bachillerato y el Mayor, donde realizan los Estudios Eclesiásticos propiamente dichos.

Unido a la labor que realiza el Seminario en el fomento de las vocaciones está el Plan Diocesano de Animación Vocacional (PDAV), iniciado en nuestra Diócesis en el curso 2003-2004 y que tiene como objetivo general la promoción de las vocaciones, especialmente las referidas al sacerdocio y a la vida consagrada. Dentro de esta labor conjunta se enmarca el proyecto de Seminario Menor Externo, una experiencia iniciada hace dos años mediante la cual los niños, adolescentes y jóvenes que cursan sus correspondientes estudios académicos en sus colegios y viven con sus familias, siguen un proceso de acompañamiento formativo-vocacional.


Editorial

Raúl, mi papá

Para visualizar de alguna manera la importancia que tiene el deporte profesional, especialmente el fútbol, muchos han puesto como ejemplo que hay más españoles que conocen el nombre del presidente del Real Madrid o del Barcelona que el de los ministros del Gobierno. Y si ello ocurre con los presidentes, qué vamos a decir de los jugadores. Ese tirón convierte a los deportistas en verdaderos escaparates y modelos para millones de niños y jóvenes, aun cuando los propios jugadores no tengan conciencia de lo que ello supone.

Los jugadores importantes son admirados por muchas y variadas razones que se mezclan en diferentes niveles: por su fama, que hoy es una categoría por sí misma, independientemente de que llegue por ser un gran científico o por ser un vividor, por el dinero que ganan, por el esfuerzo que son capaces de hacer, por los logros que consiguen, por destacar como deportistas...

Pero, como eso nos queda muy lejos, tendremos que reconocer que los mismos niños, no tanto los jóvenes, que admiran a los grandes deportistas en la tele admiran a sus padres en casa. Ellos son el primer escalón en el proceso de socialización de sus hijos, aunque, como pasa en el caso de los futbolistas, no todos los padres sean realmente conscientes.

A partir de ahí tendremos que ver qué valores nos importa transmitir a los hijos: ganar mucho dinero como fin en sí mimo, el esfuerzo y la superación para conseguir metas nobles, destacar por encima de los demás dando por sentado que la vida es pura competencia...

Muchos dirán que en la prórroga de la adolescencia el modelo familiar se queda pequeño y entran en juego otros actores que influyen más que los padres. Seguro que no les falta razón, pero también es cierto que entre la dificultad y la imposibilidad hay un grado cualitativo. Vaya desde aquí el respeto a esa labor tan importante como difícil.


Palabras del Arzobispo

"El camino de la penitencia cuaresmal nos capacita para gozar de la alegría de la Pascua"

Homilía de Monseñor García Aracil en el segundo domingo de Cuaresma

Queridos hermanos sacerdotes concelebrantes,

Queridos fieles cristianos que acudís desde la IIª Vicaría episcopal de esta Archidiócesis,

Queridos hermanos y hermanas, todos, que os unís a esta solemne celebración:

1.- Os he recibido con gozo a las puertas del templo catedralicio. He querido significar con ello la acogida que merecéis al acudir a la casa del Señor, como miembros vivos de la Iglesia diocesana. Os encontráis en el espacio sagrado que es la morada de Dios con los hombres; y, en este caso, el lugar donde se hace visible con toda propiedad la porción del pueblo de Dios que constituye la Archidiócesis de Mérida-Badajoz.

Habéis acudido, pues, a la casa de Dios, a la casa de la Iglesia que es el Cuerpo Místico de Jesucristo que le tiene como Cabeza. Y ese hogar por excelencia de la familia cristiana, que peregrina en la casi totalidad de la provincia de Badajoz, es la Santa Iglesia Catedral. En ella os acoge el Obispo como Padre y Pastor puesto por el Señor para vuestro servicio en el camino de la santificación. En la Catedral el Obispo debe ejercer su ministerio como maestro en la fe. En ella debe celebrar el culto Sagrado como sacerdote de la grey diocesana.

De la Catedral reciben su sentido los demás templos de la Archidiócesis que son, en cada Parroquia, la casa de la Comunidad cristiana reunida junto al Señor y presidida por el Presbítero que hace las veces del Obispo como colaborador suyo. La sagrada Liturgia que se celebra en la catedral presidida por el Obispo constituye la principal manifestación de la Iglesia universal, presente en la Iglesia particular. Esta manifestación acontece, dice el Concilio Vaticano II, "en la participación plena y activa de todo el pueblo santo de Dios en las mismas celebraciones litúrgicas, especialmente en la Eucaristía, en una misma oración, junto a un único altar, que el obispo preside rodeado por su presbiterio y sus ministros" (SC. 41).

2.- No hay, pues, mejor lugar ni mejor momento para conmemorar las antiquísimas raíces y el no menos rico desarrollo histórico de nuestra Archidiócesis emeritense-pacense, que proclamando y escuchando religiosamente la palabra de Dios, y participando en la Santa Misa presidida por el Obispo con su presbiterio, hoy dignamente representado aquí. Al recibir el Cuerpo del Señor en la sagrada Comunión, uniéndonos íntimamente a Cristo nuestro Señor, nos unimos más estrechamente también entre nosotros. Al mismo tiempo, fortalecemos la unidad de la Iglesia diocesana, que es realización viva y concreta de la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica extendida por toda la tierra.

Viviendo nuestra condición diocesana, abierta más allá de los límites de las Comunidades parroquiales, significamos nuestra apertura a los hermanos esparcidos por todo el mundo. Con ellos caminamos formando un solo rebaño, bajo el dulce cayado del Buen Pastor, que nos ha redimido como cordero inmaculado, mediante la ofrenda de su vida al Padre como sacrificio de suave olor.

Demos gracias a Dios que nos permite tomar conciencia de las dimensiones de esta gran familia, que es la Iglesia, formada por los hijos de Dios que peregrinan en la tierra y por los que ya gozan de la gloria celestial. Los que estamos en la tierra, habiendo sido incorporados a Cristo por el Bautismo, alimentados por el mismo Pan de Vida en la mesa del Altar de la Eucaristía, dirigidos por el Espíritu Santo, y ayudados por la intercesión de los santos que nos acompañan desde el Cielo, caminamos hacia el Padre, principio y fin de nuestra existencia. Durante nuestra peregrinación por la tierra, confiamos en que la oración de unos por otros nos alcance la gracia de la perseverancia en la fidelidad, y nos mantenga en la esperanza, creciendo en el amor de Dios que da sentido a nuestra vida.

3.- En esta peregrinación que habéis hecho hoy hacia la Catedral para encontrarnos con el Señor y con los hermanos, habéis expresado, con un bello signo, el sentido de la Cuaresma que, como nos dice el Papa Benedicto XVI, "es el tiempo privilegiado de la peregrinación interior hacia Aquel que es la fuente de la misericordia" (Mensaje para la Cuaresma, 2006). El esfuerzo y el cansancio del camino recorrido desde vuestros hogares hasta aquí, simboliza la penitencia cuaresmal. Con ella se templa el espíritu para llevar con dignidad el esfuerzo y el sacrificio que comporta el dominio de nosotros mismos, necesario para configurarnos con Cristo nuestro salvador. Por ello, el camino de la penitencia cuaresmal nos capacita para gozar profundamente de la inmensa alegría que nos trae la Pascua. En ella celebramos el triunfo definitivo del Señor que, resucitando venció la muerte, y obedeciendo al Padre hasta el sacrifico de su vida rompió con la fuerza esclavizadora y destructora del pecado. De ese triunfo deseamos participar. A ello nos preparamos viviendo intensamente la Cuaresma. Animados por la promesa

Debemos recorrer el camino cuaresmal con la firme esperanza de alcanzar la meta y confiando en la fuerza de Dios que nos permite mantener el paso con la mirada puesta en el objetivo de nuestra conversión: la unión con el Señor y con los hermanos en el amor. Para ello, la Iglesia nos invita hoy a elevar esta oración junto con el Sacerdote al comenzar la Misa: "Alimenta nuestro espíritu con tu palabra; así, con mirada limpia, contemplaremos gozosos la gloria de tu rostro" (Orac. Colecta).

4.- Es muy importante para nosotros escuchar la palabra de Dios, especialmente en este tiempo que simboliza el tiempo de nuestro caminar a través de la vida. La palabra del Señor nos permite conocer a Dios como Padre; nos enseña que hemos sido hechos hijos adoptivos suyos por los méritos de Cristo, sacrificado en la Cruz como Cordero inmaculado. La palabra de Dios nos ayuda a descubrir en la Cruz de Cristo el sentido purificador y renovador de toda prueba asumida y vivida como ofrenda al Padre. La palabra de Dios, por la que hemos conocido la resurrección de Jesucristo y la promesa de salvación para quienes le siguen, nos da pruebas abundantes de que Dios no nos abandona; por el contrario, camina a nuestro lado estimulando nuestra fe y haciendo posible nuestra fidelidad. Así nos lo enseña el Señor mediante la escena bíblica recogida hoy en la primera lectura: Dios prueba la fe de Abraham pidiéndole el sacrificio de su único hijo, a pesar de haber sido elegido para ser padre de un pueblo numeroso como las estrellas del cielo y las arenas del mar. En el momento preciso detuvo el Señor el brazo de Abraham para que no sacrificara a su hijo Isaac, y le mostró entre las zarzas el cordero para el sacrificio.

Para entender el rico mensaje que nos transmite el relato bíblico, es muy importante considerar el hecho de que Abraham se mantuvo fiel hasta el final, pasando por encima de la aparente contradicción que presentaba a Dios pidiendo el sacrificio de quien era la única esperanza para formar, de su propia estirpe, el numeroso pueblo que el mismo Dios le había prometido. Gran lección ésta para nosotros, cuando corren aires culturales que mueven a confundir la verdad con el resultado de nuestras comprobaciones, con el sentir generalizado, con el criterio más aplaudido, o con lo que reclaman los sentimientos personales de cada uno en cada momento. La misma experiencia nos enseña que, cuando el hombre se cierra al Misterio de Dios porque sorprende y no llegamos a entenderlo, y porque apremia el ansia humana de seguridades comprobables, más inseguro se siente. Por ello, huyendo de la aparente inseguridad del misterio, se abandona el hombre en la fatuidad y veleidad de extrañas cábalas y de supuestos poderes, también ocultos. En consecuencia, a medida que se enfría la fe, crece el secularismo, y se aparta a Dios de la propia vida, abundan llamativamente en nuestros tiempos los videntes, los adivinos, los magos, los echadores de cartas, las creencias espiritistas, y tantos otros juegos. En ellos busca el hombre la razón, el apoyo y la firmeza personal que perdió al abandonar a Dios, precisamente porque su trascendencia desborda nuestra limitada comprensión. Es curioso y, desde luego, contradictorio el que se rechace o se niegue la intervención de Dios en nuestra vida, porque no está apoyada sensiblemente más que por la palabra de Jesucristo y de la Iglesia, y se vuelque toda la credibilidad y la confianza en el mundo del más allá o en la superstición incontrolable que no tiene más apoyo que la simple palabra de quienes se benefician de ello.

Debemos tener en cuenta que para confiar plenamente en Dios, manteniendo hasta el fin la esperanza contra toda apariencia contraria, es necesario creer firmemente que Dios está con nosotros, como Cristo nos ha enseñado diciendo: "Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28, 20); y, "Donde dos o más se reúnen en mi Nombre, allí estoy yo en medio de ellos" (Mt 18, 20). S. Pablo, profundamente convencido por la fe de que es verdad la afirmación de Jesucristo, nos dice hoy: "Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?" (Rom. 8, 31). Más todavía; es necesario que, aprendiendo el comportamiento de Dios con quienes le siguen, entendamos que el Señor compensa con creces nuestra fidelidad. Así dijo Dios a Abraham: "Por no haberte reservado a tu hijo...te bendeciré, multiplicaré tu descendencia..." (Gen. 22,--).

5.- A la vista de ello, y siendo conscientes de que hemos sido llamados por el Señor a la conversión, debemos renovar en esta Cuaresma el compromiso que pone hoy en nuestros labios el salmo interleccional: "Caminaré en presencia del Señor" (Sal. 115, 9). Caminar en la presencia del Señor es caminar en la Iglesia uniéndonos a Dios por la oración y los sacramentos y por la práctica de la caridad.

Si queremos crecer como cristianos manteniéndonos en la fidelidad, si deseamos contribuir al desarrollo del Pueblo de Dios en la unidad, y si nuestra ilusión más profunda y sincera es contemplar el rostro verdadero del Señor, ahora en la Iglesia y luego junto al trono del Padre en la gloria, es necesario que escuchemos de corazón al Señor. Este es el mensaje del Evangelio que ha sido proclamado hoy. Cuando más entusiasmados estaban los discípulos por la contemplación de la figura celestial de Jesucristo transfigurado ante ellos, Dios les hizo oír esta voz inconfundible: "Este es mi hijo amado; escuchadle" (Mc. 9, 7).

Escuchar al Señor oyendo y leyendo, con religiosa atención, la palabra de Dios; abrir los oídos al Señor en el silencio de la oración; prestar toda la atención al Señor en la enseñanza de la Iglesia; y procurar entender la voz del Señor que se hace oír también a través de los signos de los tiempos, y que nos habla con la voz de la conciencia bien educada y sensible, debe ser objetivo prioritario en tiempo de cuaresma y a lo largo de nuestra vida.

6.- En este año celebrativo de señaladas efemérides que realzan la historia de nuestra Archidiócesis, la gratitud al Señor debe ir acompañada con serios propósitos de purificar y desarrollar nuestra vida cristiana. Cada uno deberá analizar su situación personal para concretar los ámbitos o aspectos más necesitados de renovación. Pero, todos juntos, siguiendo la enseñanza que nos ofrece hoy la santa Madre Iglesia, deberemos avanzar en la escucha de la palabra de Dios, en la práctica del sacramento de la Penitencia, en la participación del Sacramento de la Eucaristía, y en la oración frecuente.

Pidamos a la Santísima Virgen María la capacidad de decisión, la humildad y la constancia necesarias para emprender el camino con buen ánimo, para retomarlo con humildad si caemos o nos entretenemos en él, y para seguir caminando con ilusión, alegría y esperanza hasta el fin de nuestros días. QUE ASÍ SEA

Santiago. Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

Entre sus acciones está el Seminario Menor Externo que, en su segundo año de funcionamiento, está dando sus primeros frutos

En nuestra Diócesis funciona desde hace algunos años un Plan de Animación Vocacional

Probablemente no todo el mundo conozca lo que es el Seminario o tenga una idea acertada de lo que es. Darlo a conocer es uno de los objetivos que tiene el día del Seminario, que se celebra este domingo, 19 de marzo, coincidiendo con la festividad de San José.

El Seminario es una institución querida y admirada, tanto dentro de la Iglesia, donde constituye un pilar importante por ser el lugar donde se forman los futuros sacerdotes, como fuera de ella, ya que gracias al Seminario se han formado muchas generaciones en Extremadura. El de Badajoz se fundó en 1664 y en 1793 se convirtió en el primer centro extremeño con rango universitario.

Durante estos días, además de darlo a conocer en toda la Diócesis, los seminaristas y formadores de esta institución aprovechan para proponer el sacerdocio como una forma de vida plena y necesaria para la comunidad cristiana y la extensión del Evangelio. Por ello se ha elaborado un extenso calendario de actuaciones alrededor del día de San José.

El Seminario está estructurado en torno al Menor, donde los seminaristas cursan estudios hasta segundo de Bachillerato y el Mayor, donde realizan los Estudios Eclesiásticos propiamente dichos.

Plan de vocaciones

Unido a la labor que realiza el Seminario en el fomento de las vocaciones está el Plan Diocesano de Animación Vocacional (PDAV), iniciado en nuestra Diócesis en el curso 2003-2004 y que tiene como objetivo general la promoción de las vocaciones, especialmente las referidas al sacerdocio y a la vida consagrada.

Dentro de esta labor conjunta se enmarca el proyecto de Seminario Menor Externo, una experiencia iniciada hace dos años mediante la cual los niños, adolescentes y jóvenes que cursan sus correspondientes estudios académicos en sus colegios y viven con sus familias, siguen un proceso de acompañamiento formativo-vocacional, a través de actividades periódicas concretas, entre las que están unas convivencias mensuales de fin de semana en las instalaciones del Seminario. El Seminario Menor Externo no excluye el interno, sino que quiere ser un apoyo más al servicio de las vocaciones sacerdotales.

Además del Seminario Menor Externo, el PDAV desarrolla otros proyectos, como el 'Samuel', que tiene como objetivo la sensibilización y va dirigido a sacerdotes, religiosos, profesores de religión y catequistas; 'Damasco', dirigido a niños, adolescentes y jóvenes con la idea de plantear experiencias comunitarias de encuentro con Dios; 'Venid y lo veréis', dirigido a alumnos de los centros educativos que cursen las asignaturas de religión, ofrece visitas al Seminario, dinámicas vocacionales y celebraciones; 'Nicodemo' dirigido a los sacerdotes; 'Mar adentro' que se ofrece a personas mayores de 18 años que se platean su vocación; 'Buen samaritano', que pretende que los jóvenes descubran su vocación partiendo de experiencias concretas con el mundo de los pobres y alejados y 'Pozo de Jacob', dirigido a adolescentes y jóvenes hasta los 17 años para la profundización en la vocación religiosa.

Los socios-amigos

El mantenimiento del Seminario requiere de la implicación de toda la diócesis. Además de las aportaciones de los seminaristas y la colecta de este domingo, encaminada a este fin, el Seminario creó en su día una figura conocida como el socio-amigo. Estas personas se comprometen a ayudar al Seminario con su oración y con su aportación económica, suscribiendo una cuota periódica. El socio-amigo recibe anualmente las publicaciones del Seminario y participa en una convivencia bianual. De esta manera se ayuda a una institución que se encuentra en el corazón mismo de la diócesis y de la que beben todas las comunidades cristianas.

Carta de Monseñor Santiago García Aracil con motivo del 'Día del Seminario'

El Seminario, corazón de la Diócesis

Sí, el Seminario es el corazón de la Diócesis. Ésta no es una afirmación puramente emotiva, ni una frase con pretensiones lapidarias; expresa una verdad que los cristianos deberíamos tener muy presente para el bien de todos.

En verdad, el corazón de la Diócesis, de las Parroquias, del cristiano y de la Iglesia misma es Jesucristo, hecho sacramento de salvación y fuente de vida para la humanidad en la Eucaristía. De tal modo que Jesucristo mismo nos dice: "Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que come de este pan, vivirá siempre. Y el pan que yo daré es mi carne. Yo la doy para la vida del mundo"(Jn. 6,51). Por eso, el Concilio Vaticano II nos enseña que"los demás sacramentos, como también todos los ministerios eclesiales y las obras de apostolado, están unidos a la Eucaristía y a ella se ordenan" (PO. 5). La Eucaristía contiene todo el bien de la Iglesia, y de ella irradia la vida para todo el cuerpo, para todos las partes del organismo que son las Comunidades y las Instituciones eclesiales, y para todos los miembros que somos cada uno de los cristianos.

Pero no podemos olvidar que, por voluntad expresa del Señor, la Eucaristía y el sacerdocio están íntimamente unidos; de tal modo que, sin sacerdotes no habría Eucaristía; y sin Eucaristía no habría Iglesia. Es a los Apóstoles, primeros sacerdotes, a quienes dijo Cristo al instituir la Eucaristía: "Haced esto en memoria mía" (Lc. 19). Desde entonces los sacerdotes actúan en Nombre del Señor. Es Cristo mismo quien obra en ellos y a través de ellos cuando ejercen el ministerio sagrado.

Considerando cuanto se ha dicho, tengamos en cuenta que los sacerdotes disciernen la vocación del Señor y se preparan para el ejercicio del ministerio sagrado en el Seminario. Bien podemos decir, pues, que el Seminario, de donde se expande en la Iglesia el sacerdocio de Cristo mediante los Pastores que salen de esta queridísima institución, es como el corazón pastoral de la Diócesis. Esencialmente vinculados a la Eucaristía, que es su ministerio principal e indeclinable, los Sacerdotes acercarán el Pan de vida a los fieles para que su vida goce del alimento imprescindible para alcanzar día a día la plenitud y gozar de la salvación eterna.

Si el seminario mantiene sus palpitaciones con ritmo sano emitirá, en suficiente número y con la debida preparación, los sacerdotes necesarios para que nuestra Iglesia particular goce de la acción pastoral de Jesucristo y de la presencia y acción vivificadora de la Eucaristía en todas las Comunidades cristianas. Así podremos, también, colaborar, con verdadera solicitud, en el servicio a otras Iglesias más necesitadas de Sacerdotes, de pastores generosos y bien formados, como venimos haciendo.

Por todo ello, yo os invito, queridos fieles cristianos, a que pongáis vuestros ojos, con toda atención y con todo cariño en nuestro Seminario. Si me permitís, os diría más: poned vuestro corazón en el corazón de la Archidiócesis.

Debéis mirar el Seminario como el tesoro que el Señor ha puesto en nuestras manos de barro, y que está necesitando muchísimo cuidado en todos los órdenes.

Necesitamos jóvenes generosos que se dispongan a consagrarse al Señor en el Sacerdocio ministerial; necesitamos familias cristianas que sientan el gozo de tener un hijo sacerdote; necesitamos acertar en una formación adecuada y en el discernimiento vocacional realizado con todo rigor y con el máximo respeto a las personas, tanto durante el tiempo de la pastoral juvenil, como para la elección definitiva en orden al Sacerdocio; necesitamos dotar el Seminario de los medios educativos acordes con el fin al que se orientan y con las exigencias de los tiempos; necesitamos proveer el edificio de los espacios y las adaptaciones correspondientes a los fines que debe atender.

Para todo ello, queridos feligreses, necesitamos, como es lógico, vuestra oración constante y vuestra generosidad en las aportaciones materiales.

Confiando en vuestro probado sentido de responsabilidad, os encomiendo el Seminario, corazón de la Archidiócesis. Os pido que lo llevéis en el corazón.

Recibid mi reconocimiento y gratitud y la Bendición del Señor.

Santiago. Arzobispo de Mérida-Badajoz


Información Diocesana

Se ha celebrado en Trujillo

Más de dos mil niños participan en un encuentro misionero interdiocesano

Más de 2000 niños y cerca de 400 monitores y catequistas participaron, el pasado sábado día 11 de marzo, en un Encuentro Interdiocesano dedicado por entero a los niños, y que tenía como objetivo promover e impulsar las actividades de Infancia Misionera que se realizan en nuestra región.

La jornada, celebrada en Trujillo, fue organizada por los Secretariados Diocesanos para la Cooperación Misionera de las tres diócesis de Extremadura, en colaboración con el movimiento 'Cristianos Sin Fronteras', y giró en torno a la figura de San Francisco Javier, del que este año se está celebrando el quinto centenario de su nacimiento.

Desde la organización se ha reconocido que no se esperaba una afluencia tal de participantes lo que, a pesar de todo, no restó dinamismo y alegría a la jornada.

Festival misionero

Dentro de esta jornada, y ya por la tarde, la XIX Edición del Festival de la Canción Misionera, de carácter benéfico, convocó a 19 grupos que pusieron música y creatividad al lema elegido para este año: "Familia, tuya es la misión".

Tras el recital llegó la celebración del envío misionero presidida por Monseñor Amadeo Rodríguez Magro, Obispo de Plasencia, quien destacó el compromiso misionero de los más pequeños y su compromiso con los que menos tienen.

 

Organizada por las Delegaciones Diocesanas de Vocaciones y Juventud

La convivencia 'Yo soy protagonista' reúne a 80 jóvenes

80 jóvenes y 15 animadores procedentes de distintos lugares de nuestra Diócesis participaron en la Convivencia YSP ('Yo soy protagonista') que las Delegaciones de Pastoral para las Vocaciones y Pastoral para la Juventud ofertaron a jóvenes mayores de 16 años.

La experiencia de fin de semana, con el lema de la Campaña Vocacional de fondo "... Cristo... los demás", propició el conocimiento personal y de los otros, el acercamiento - a través de música actual y escenas de películas- a distintas realidades de nuestro mundo (la droga, el alcohol, la problemática familiar, los estudios, el trabajo... ) y el acercamiento a las Palabras de Jesús que ayudó a iluminar la vida de los jóvenes y descubrir la voluntad de Dios en la propia vida.

El encuentro, la diversión, el diálogo, la reflexión y la oración fueron los elementos que propiciaron  el clima adecuado para que los participantes viviesen una experiencia de fe y deseasen poder compartirla con otros que no pudieron estar.

Al término de este encuentro todos los jóvenes fueron invitados a participar en la 'Experiencia de Verano YSP', que está previsto que se celebre en Solana de Ávila del 1 al 8 de Agosto de este año.

 

En ella, además, el Arzobispo presidió una celebración penitencial

Más de 50 jóvenes participaron en la convivencia del Proyecto Damasco

Villagonzalo acogía la sexta convivencia del Proyecto Damasco, perteneciente al Plan Diocesano de Animación Vocacional (PDAV), que cierra el ciclo de convivencias que, durante este curso, ha venido celebrando este Proyecto.

En esta ocasión han participado más de 50 jóvenes de 4º E.S.O. y Bachillerato.

En esta convivencia, además, tuvo lugar una celebración penitencial presidida por el Arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor Santiago García Aracil, acompañado de otros sacerdotes.

Al final de los días de convivencia, se presentó a los jóvenes el campamento de verano que organiza el PDAV.

 

Han participado más de 70 personas

Peregrinación a Covadonga

La parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria de Fuente del Maestre, y la parroquia de la Asunción de Torremocha, Cáceres, han realizado una peregrinación conjunta al santuario mariano de la Virgen de Covadonga. El párroco de la mencionada parroquia cacereña es natural de Fuente del Maestre, de ahí que esta peregrinación se realizara conjuntamente. Además de Covadonga, los más de 70 peregrinos que participaron visitaron Oviedo y Santander.

Además, desde la parroquia de Fuente del Maestre han informado que en la colecta realizada durante la Campaña de Manos Unidas de este año, se han recaudado más de 10000 euros, a los que aun se tiene que sumar lo que se recaude en una actividad a realizar este próximo verano.

 

Organizados por la Delegación Diocesana para la Pastoral Universitaria

Retiro para Universitarios

La Delegación Diocesana para la Pastoral Universitaria ha celebrado unos ejercicios espirituales en la Casa de Oración de Nuestra Señora de Guadalupe en Gévora. En ellos han participado estudiantes universitarios de los distintos centros y facultades.

El tema central que se ha desarrollado ha sido el de "La Eucaristía sacramento de Amor y compromiso cristiano".

El desarrollo del tema fue abordando las cuestiones centrales del sacramento eucarístico en la vida del cristiano, desde la profundización en su carácter de memorial, al contenido de la celebración y la participación en el mismo.

Los trabajos de oración y formación han sido guiados por José Moreno Losada, encargado de la dirección de la delegación de Pastoral Universitaria.

 

El Arzobispo presidió el sábado una Eucaristía por las victimas del Terrorismo

Coincidiendo con el segundo aniversario del atentado que costó la vida a casi 200 personas en Madrid, el Arzobispo presidió el pasado sábado, en la Catedral de Badajoz una misa por el eterno descanso de las víctimas del terrorismo.

En su homilía, don Santiago García Aracil condenó el terrorismo, que dijo "lleva al odio y destrucción entre hermanos".

A la Eucaristía asistieron miembros de la Asociación de Víctimas del Terrorismo encabezadas por la presidenta de esta Asociación en Extremadura, María Isabel Chamizo, y numerosas autoridades, entre ellas el Presidente de la Junta, la delegada del Gobierno en Extremadura y el Alcalde de Badajoz, además de numerosos fieles que quisieron unirse a la celebración.

 

Badajoz

Nueva imagen en Santa Engracia

La parroquia pacense de Santa Engracia cuenta con una nueva imagen de Cristo, bendecida por el Arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor Santiago García Aracil, bajo la advocación de "Cristo de la Divina Providencia". Esta imagen ha sido donada a la parroquia por una familia anónima de Madrid.

 

Encuentro de la Legión de María

El Movimiento Apostólico "Legión de María" ha organizado para el sábado 25 de marzo un encuentro para renovar la consagración a la Virgen María de sus miembros. Esta celebración tendrá lugar en el Colegio Santa Teresa, de la capital pacense, a las 19'00 horas, y está previsto que esté presidida por el Arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor Santiago García Aracil.


Liturgia dominical

Celebramos el III domingo de Cuaresma

Palabra de Dios

 

Libro del Éxodo, 20, 1-17

El Señor pronunció las siguientes palabras: Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la esclavitud.

No tendrás otros dioses frente a mí.

No pronunciarás el nombre del Señor, tu Dios, en falso. Porque no dejará el Señor impune a quien pronuncie su nombre en falso.

Fíjate en el sábado para santificarlo,

Honra a tu padre y a tu madre: así se prolongarán tus días en la tierra, que el Señor, tu Dios, te va a a dar.

No matarás.

No cometerás adulterio.

No robarás.

No darás testimonio falso contra tu prójimo.

No codiciarás los bienes de tu prójimo: no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de él.

 

Salmo 18, 8, 9, 10, 11

R. Señor, tú tienes palabras de vida eterna.

La ley del Señor es perfecta/ y es descanso del alma;/ el precepto del Señor es fiel/ e instruye al ignorante.

 

Carta de S. Pablo a los Corintios 1, 22-25

Hermanos: Los judíos exigen signos, los griegos buscan sabiduría. Pero nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los griegos; pero para los llamados a Cristo ­judíos o griegos­: fuerza de Dios y sabiduría de Dios. Pues lo necio es más sabio que los hombres; y lo débil es más fuerte que los hombres.

 

Evangelio según san Juan 2, 13-25

En aquel tiempo, se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo:

- Quitad esto de aquí: no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.

Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: "El celo de tu casa me devora". Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron:

- ¿Qué signos nos muestras para obrar así?

Jesús contestó:

- Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.

Los judíos replicaron:

- Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?

Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús.

Mientras estaba en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía; pero Jesús no se confiaba con ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque Él sabía lo que hay dentro de cada hombre.

 

Comentario Litúrgico

No te harás ídolos

La Cuaresma, que tiene como meta prepararnos para una celebración jubilosa y santificadora de la Pascua, domingo a domingo, intenta que las lecturas de la Biblia no sean un juego baladí sino que busca textos que tengan el suficiente mordiente para que nos lleguen muy adentro y consigan la conversión de corazón que cada uno necesite.

Este domingo nos hace recorrer la Ley del Sinaí, el decálogo, para que encontremos en él razones suficientes para ponernos en marcha hacia un compromiso que renueve nuestra vida cristiana.

El primer mandamiento puede considerarse como una síntesis de los demás en cuanto pide al creyente una actitud radicalmente religiosa que exige una entrega total a Dios.

El "no te harás ídolos" no es un consejo válido solamente para los israelitas de aquella época. La tentación de hacernos ídolos, es decir, falsos valores que oscurezcan nuestra visión creyente de la vida y ocupen el lugar que debemos reservar para el Señor también es actual y quizás más sutil que en aquellas culturas antiguas.

A ninguno de nosotros se no ocurrirá hacernos un muñeco de madera y postrarnos ante él, pero sí corremos el riesgo de anteponer a nuestro compromiso de creyente en Cristo opciones sentimentales opuestas a la visión cristiana del matrimonio, oportunidades de negocios poco claros, etc. que son los nuevos ídolos que pueden salirnos al paso apartándonos de la opción comprometida que exige nuestra fe en Cristo.

Como complemento de lo anterior podemos fijarnos en el evangelio en el que San Juan nos presenta la opción radical de Cristo por el Padre y su celo por un culto auténtico.

Antonio Luis Martínez

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

20, lunes: Re 5, 1-15a; Lc 4, 24-30.
21, martes: Dn 3, 25.34-43; Mt 18, 21-35.
22, miércoles: Dt 4, 1. 5-9; Mt 5, 17-19.
23, jueves: Jr 7, 23-28; Lc 11, 14-23.
24, viernes: Os 14, 2-10; Mc 12, 28b-34.
25, sábado: Os 6, 1-6; Lc 18, 9-14.
26, domingo: 2 Cro 36, 14-16.19-23; Ef 2, 4-10; Jn 3, 14-21.

 

23 de marzo: Santa Rebeca (1832-1914)

A los siete años, perdió a su madre; su padre quedó sin trabajo, y ella se fue de sirvienta a una familia de Damasco aunque de origen libanés. Después de cuatro años volvió a casa. Su padre se había casado de nuevo. Rebeca tenía entonces 15 años.

Se marchó al convento de Nuestra Señora de la Liberación de Bikfaya para rogarle a la superiora que la dejase entrar. Sus padres se negaban, pero ella quería ser monja.

En 1856 hizo sus votos religiosos. A los dos años, la enviaron al seminario de los jesuitas como cocinera, donde aprovechó sus momentos libres para profundizar en el estudio del árabe.

Después pasó por muchas escuelas de la montaña libanesa enseñando el catecismo. Hubo revueltas, pero confiando en Dios, superó los instantes en que vio morir a personas, incluso salvó a un niño bajo su hábito.

Marchó después al convento de la Congregación de las Madres Libanesas Maronitas (1871-1914). Tanto le gustó esta Congregación, que se quedó en ella.. Cayó enferma y la enviaron a Beirut para que se curase. Se alivió su dolor por algún tiempo. Para probar su santidad, tuvo las pruebas de su ceguera y parálisis.

Nunca, sin embargo, perdió la luz de su bello rostro. Llena de méritos y ante la admiración de todos, murió el 23 de marzo de 1914.

Juan Pablo II la declaró santa el diez de junio del 2001.

http://es.catholic.net

 

Los santos de la semana

120, lunes: María Josefa del Corazón de Jesús, José Palau Quer.
21, martes: Agustín Zhao Rong, Mártires de Alejandría.
22, miércoles: Basilio, Canílicas y Basilisa, Pablo de Narbona.
23, jueves: Toribio de Mogrovejo, José Oriol, Victoriano, Rebeca.
24, viernes: Catalina de Suecia, Macartemo, Diego José de Cádiz.
25, sábado: Dimas el buen ladrón, Hermelando, Isaac patriarca.
26, domingo: Barón y Desiderio, Eutiquio, Montano y Máxima.


Contraportada

Cáritas Diocesana y la Delegación de Migraciones han lanzado una campaña de emergencia

Más de 150.000 saharauis necesitan ayuda urgente en los campamentos de Tinduf

Las lluvias torrenciales que en febrero cayeron sobre los campamentos de refugiados saharauis en la región argelina de Tinduf causaron graves daños materiales que han afectado a más de 150.000 personas.

Ante esta situación Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz y la Delegación de Migraciones de nuestra Diócesis han puesto en marcha una campaña de emergencia que pretende dar cobertura a las necesidades mas urgentes.

Entre los diversos acuerdos adoptados en la Asamblea de Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz, celebrada en Villafranca de los Barros hace algunos días, la institución de caridad tomó la decisión de lanzar una campaña de emergencia para enviar ayuda urgente a los campamentos de refugiados saharauis de la región de Tinduf (Argelia). Esta campaña de emergencia se lanza en colaboración con la Delegación Diocesana para las Migraciones.

Destrucción casi total

Los campamentos de refugiados saharauis de la región de Tinduf quedaron prácticamente arrasados por las lluvias tropicales que, hace cinco semanas, cayeron ininterrumpidamente durante más de 48 horas sobre la zona, provocando torrentes de agua y lodo. Este fenómeno, tremendamente inusual dado que los campamentos se enclavan en una zona desértica del oeste argelino, no se había dado en esta región desde 1994, fecha del último desastre de similares características.

Según las autoridades saharauis "los daños registrados se produjeron en las viviendas de los ciudadanos así como en las construcciones tales como las escuelas, los hospitales y las instituciones gubernamentales, y han afectado a más del 50 por ciento de las estructuras de los campamentos de refugiados". A ese índice de destrucción hay que sumar otro 25 por ciento más, que es el porcentaje de edificios que quedaron seriamente dañados por los torrentes, y que no tienen posibilidad de reconstrucción una vez que el lodo se ha secado.

En medio de la destrucción, la buena noticia es que las autoridades saharauis informaron de que no había ninguna pérdida humana ni heridos de gravedad entre los refugiados. No obstante, esta buena noticia inicial, no resta gravedad a la situación por la que pasan las más de 150.000 personas que habitan los cuatro campamentos más afectados: Aiun, Smara, Aussed y 27 de febrero. En este último campamento, Najem, un refugiado saharaui de 15 años, relataba al Sahara Press Service (SPS) su experiencia: "hemos visto pasar un tsunami", resumía mientras barría con la mirada el campo de ruinas en el que se había convertido su campamento.

Con los hospitales y centros de salud destruidos, los almacenes y escuelas arrastrados por las aguas, y con sus casas y tiendas enterradas en el barro reseco, los hombres, mujeres y niños del pueblo saharaui se enfrentan al hambre, al frio y a las epidemias, dependiendo para su supervivencia de la ayuda internacional.

Ciertamente, ya se han hecho cosas. El gobierno argelino envió material de emergencia nada más producirse la tragedia. También el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), desde sus almacenes de Jordania y gracias a la ayuda de aviones portugueses e italianos, ha enviado mantas, tiendas de campaña, y ayuda de emergencia a la zona. La Media Luna Roja, el Programa Mundial de Alimentos también se han sumado al envío de ayuda. Pero, como casi siempre, llega mucho menos de lo que se necesita y aún falta la reconstrucción. Por eso, la campaña de Cáritas diocesana no quiere quedarse sólo en la ayuda de emergencia, y plantea acciones de reconstrucción y desarrollo, una vez terminada la fase inicial de la emergencia.

Redacción


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


Return to Camino