Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 658. 18 de marzo de 2007

Director: Juan José Montes


Temas de la semana

El Día del Seminario recuerda la necesidad de que existan sacerdotes que anuncien el Evangelio y dispensen los sacramentos

El Movimiento de Cursillos de cristiandad celebró su encuentro anual de jóvenes

Niños de toda Extremadura participaron en el encuentro Interdiocesano del Junior


Fotografías blasfemas

La denuncia de la existencia de un libro y un catálogo de fotos hirientes hacia la fe desata la polémica

El martes saltaba a la portada de todos los medios, regionales y nacionales, la publicación de dos libros ilustrados con fotografías pornográficas que utilizaban como modelos a Jesucristo, a la Virgen María y a algunos santos, acompañadas de frases hirientes, una publicación que llevaba varios años en la calle, pero que en su día pasó prácticamente inadvertida.

La financiación de estas publicaciones fue realizada por la Consejería de Cultura de la Junta y la presentación de uno de ellos corrió a cargo del propio Consejero.
El miércoles por la mañana, el Presidente de la Junta, don Juan Carlos Rodríguez Ibarra, calificó como error los hechos y pidió perdón a través de los medios de comunicación a las personas que se hubiesen podido sentir ofendidas y a las autoridades eclesiásticas.

Previamente, la noche del martes, el Arzobispo de Mérida-Badajoz, don Santiago García Aracil, hacía público un comunicado que reproducimos íntegramente a continuación:

“Por diversos medios de comunicación social he conocido el triste y lamentable acontecimiento de dos publicaciones que hieren profunda y gravemente los sentimientos religiosos de los cristianos, que ofenden las realidades fundamentales de la fe, que conculcan el derecho de la libertad religiosa, que van en contra del respeto a las personas desde una honesta pluralidad, y que molestan, no cabe duda, la sensibilidad de las personas verdaderamente cultas y empeñadas en una justa y pacífica convivencia social.

Me refiero a las dos publicaciones del autor J. A. M. Montoya tituladas: “Sactorum” e “In Breeding” que salieron a la luz, y que han ocupado recientemente la atención de los mass media. Ambas publicaciones han sido apoyadas por la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura con la aprobación de D. Francisco Muñoz Ramírez, según consta por escrito en ambos casos. Es de suponer que este apoyo de la Junta de Extremadura cuenta con la ayuda del Erario público, cosa que lamentamos por el estilo de su contenido y por la reincidencia obsesiva en imágenes pornográficas, insultantes y blasfemas.

Manifiesto mi desacuerdo radical y mi profundo disgusto por este hecho difícilmente excusable y que no contribuye, en absoluto, al crecimiento cultural de nuestro pueblo, a la educación de nuestros jóvenes y a la merecida buena imagen de Extremadura”.

Santiago. Arzobispo de Mérida-Badajoz


Actualidad

“Una familia para servir” es el lema elegido en nuestra Diócesis

Este fin de semana se celebra la campaña del “Día del Seminario”

La fiesta de San José es el día en el que la Iglesia recuerda, de manera especial, a los seminarios y a los jóvenes que en ellos se forman y pide por ellos. También es una jornada en la que la “idea principal es presentar el seminario a toda la diócesis, pero no sólo a la gente de Iglesia sino a la sociedad extremeña en general. Porque es el lugar donde se forman los presbíteros que van a servir a esa misma realidad”, como ha explicado Francisco José Andrades Ledo, rector del Seminario Diocesano, en declaraciones a Iglesia en camino.

Precisamente es la idea de estar abiertos a la realidad diocesana lo que ha motivado que, ya desde el año pasado, nuestra diócesis de Mérida-Badajoz elabore sus propios materiales para esta jornada. Así, el lema escogido ha sido “Una familia para servir”, en clara sintonía con ese deseo de estar abiertos y al servicio de la sociedad extremeña, tal y como explicaba Andrades Ledo.

En nuestro Seminario Diocesano, actualmente, forman parte de esa “familia para servir” numerosas personas desde los profesores hasta el personal de cocina, pasando claro está por los propios seminaristas. Por lo que se refiere a estos últimos, nuestra diócesis cuenta con 15 seminaristas mayores -que cursan la Licenciatura en Estudios Eclesiásticos- y 3 diáconos. El Seminario menor - chicos que estudian de 1º de ESO a 2º de Bachillerato- tiene, a su vez, casi 50 chavales de toda la diócesis, de los que 25 son seminaristas internos y el resto pertenecen al Seminario Menor Externo, proyecto que puso en marcha hace unos años el Plan Diocesano de Animación Vocacional, y que está muy bien valorado por los participantes en él.

Socios-Amigos

Además de la colecta que se realiza en todas las parroquias en favor del Seminario este fin de semana, una buena forma de implicarse en el sostenimiento de las vocaciones sacerdotales en nuestra diócesis es la Asociación de Socios-Amigos del Seminario, fundada en la década de los 80, y que tiene, como compromiso principal, orar por las vocaciones sacerdotales y colaborar económicamente con el Seminario.

Encuentro de monaguillos

Una de las actividades de marcado carácter vocacional que, todos los años, organiza el Seminario es el Encuentro Diocesano de Monaguillos, que se celebró el pasado sábado. En él se dieron citas numerosos chicos de toda la diócesis que, cada domingo, sirven en las celebraciones de cada comunidad.

 

 

Se han celebrado en la casa de oración de Gévora

Más de 100 religiosos y religiosas de Extremadura participan en las XV Jornadas de Vida Religiosa

Más de 100 religiosos y religiosas, pertenecientes a 29 Congregaciones distintas, han participado en las XV Jornadas de Vida Religiosa que, cada año, organiza la Confederación de Religiosos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz (CONFER-Extremadura).

Estas jornadas se han celebrado en la casa de oración de Gévora y el tema de reflexión que se ha tratado en ellas ha sido “Testigos del Evangelio en un mundo en cambio”, que fue desarrollado por el religioso claretiano Pedro Beldarrain.

 

 

Ha tenido lugar en Mérida

Más de 200 chavales del Junior celebran un encuentro interdiocesano

Unos 200 niños y niñas, pertenecientes al Movimiento Junior de Acción Católica en Extremadura, han participado en el encuentro interdiocesano que este movimiento ha celebrado en Mérida el pasado fin de semana.

De la diócesis de Mérida-Badajoz participaron unos 25 chavales y sus correspondientes animadores, pertenecientes a las parroquias de Maguilla y Villagarcía de la Torre.

La jornada comenzaba con una visita al Museo Nacional de Arte Romano y al Teatro emeritenses. Ya por la tarde, los chicos realizaron una reflexión sobre los derechos de la infancia y sobre realidades como el racismo o la xenofobia. Mediante diversos juegos y dinámicas, se ayudó a los chavales a profundizar en estos aspectos, invitándoles a realizar un compromiso efectivo, desde su pertenencia a la Iglesia y al Junior.

El próximo encuentro interdiocesano del Junior será el 31 de marzo, aunque esta vez será sólo para los animadores.

 

 

Ha tenido lugar en la ermita de Ntra. Sra. de Barbaño

El Movimiento de Cursillos de Cristiandad celebra un encuentro con jóvenes

El Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la diócesis de Mérida-Badajoz ha celebrado su encuentro anual de jóvenes de dicho movimiento, bajo el lema “Id al mundo… llevadle vuestro tesoro”.

Este encuentro tenía lugar en la ermita de Ntra. Sra. de Barbaño, en la que se dieron cita 20 jóvenes procedentes de Badajoz, Lobón, Valdelacalzada, Mérida, Aceuchal, Táliga, Zahínos, Barcarrota, Vª de la Serena, Bienvenida y Azuaga.

El encuentro contó con la presencia del Consiliario Diocesano del MCC, Feliciano Leal, y con la de Mariángeles Rosell, Presidenta del mismo.

 

 

Villanueva de la Serena

El Colegio San José celebra el cincuentenario de su fundación

El colegio religioso San José, de Villanueva de la Serena, regido por las Religiosas Hijas de San José, celebra este curso el 50 aniversario de su fundación con una serie de actos que se desarrollarán desde este mes de marzo hasta junio próximo. Entre éstas destaca una exposición conmemorativa de este cincuentenario -que se clausura el próximo día 20- varias competiciones deportivas, un ‘Día del Centro’ -que tendrá lugar el próximo 19 de marzo-, varias conferencias y también numerosos talleres para los alumnos.

Además, con motivo de este cincuentenario, está previsto poner en marcha una asociación de Antiguos Alumnos, que celebrará su asamblea constitutiva en mayo.

 

 

Zafra

Encuentro del Movimiento Rural Cristiano

El Movimiento Rural Cristiano (MRC) de la diócesis de Mérida-Badajoz ha celebrado un encuentro en Zafra donde se puso sobre la mesa de trabajo la cuestión del papel de los mayores en el mundo rural.

En esta jornada participaron representantes de las comunidades parroquiales de Usagre, Bodonal de la Sierra, Los Santos de Maimona, Cabeza la Vaca y Valencia del Ventoso, a quienes durante la jornada se les informó sobre los distintos planes que las administraciones ofrecen a este colectivo cada vez más numeroso en nuestros pueblos. Además, los participantes reflexionaron sobre el papel de los mayores en la Historia de la Salvación y establecieron pistas de acción para sus comunidades parroquiales.

 

 

Montijo

Numerosos jóvenes se unen al grupo interparroquial Emaús

El grupo juvenil interparroquial Emaús, de Montijo, ha incrementado sus efectivos este año con la incorporación de 25 nuevos jóvenes a este colectivo.

Los nuevos miembros, que provienen de los jóvenes que este año recibieron la confirmación en Montijo, ya han celebrado un primer encuentro de reflexión.

 

 

Un libro recoge la historia de los maristas en Badajoz

Al hilo de la celebración del 75 aniversario de la presencia marista en Badajoz, se ha publicado un libro, titulado “Testigos de una historia viva”, donde se recogen los hechos más significativos de esos 75 años de historia.

El libro es fruto del trabajo de recopilación realizado por Matilde Redondo, Francisco Colón y Antonio Marín.

 

 

Ha fallecido el sacerdote José Luis Casillas

La pasada semana ha fallecido en Córdoba, donde actualmente residía, el sacerdote José Luis Casillas Lozano.

Natural de Villanueva de la Serena, donde nació en julio de 1931. Tras cursar sus estudios en el Seminario Diocesano de Badajoz, fue ordenado sacerdote en marzo de 1954. En agosto de este mismo año, es nombrado Vicario Ecónomo de Trujillanos, cargo que desempeñó hasta 1960, cuando fue destinado a San Pedro de Mérida.

En 1961, pasa a ser capellán del Ejército e ingresa en el Cuerpo Castrense, donde alcanzó el grado de Comandante y recibió, además, la Cruz de la Orden de San Hermenegildo.

 

 

Agenda

Encuentro del Programa de Mujer

El Programa de Mujer de Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz celebra, el próximo domingo 25 de marzo, un Encuentro de Mujer Rural, en Cordobilla de Lácara.

El tema de esta jornada, “Mujer Rural: dinamizadora de su pueblo”, será dirigido por el equipo de Animación Comunitaria Rural de Cáritas Diocesana de Jerez de la Frontera, y las actividades está previsto que comiencen a las 10 de la mañana.

 

 

Peregrinación de jóvenes

Las Delegaciones para la Juventud de las diócesis extremeñas han organizado una peregrinación a Guadalupe para los días 21 y 22 de abril. Esta actividad se inscribe dentro de los actos del centenario de la proclamación de la Virgen guadalupana como patrona de Extremadura.


 

España/Mundo

 

Publica la exhortación “Sacramentum caritatis”

El Papa quiere que los católicos redescubran la Eucaristía como el sacramento del amor

Este martes pasado, se presentó en la Oficina de Prensa de la Santa Sede la Exhortación Apostólica Postsinodal de Benedicto XVI “Sacramentum Caritatis”, sobre la Eucaristía fuente y cumbre de la vida y de la misión de la Iglesia. Intervinieron en la rueda de prensa el cardenal Angelo Scola, patriarca de Venecia, y el arzobispo Nikola Eterovic, secretario general del Sínodo de los Obispos.

Este documento, fechado el 22 de febrero, fiesta de la Cátedra de San Pedro, es fruto de la asamblea sinodal celebrada en Roma del 2 al 23 de octubre de 2005.

El cardenal Angelo Scola explicó que la exhortación se basa “en el nexo inseparable de tres aspectos: misterio eucarístico, acción litúrgica y nuevo culto espiritual” y “está estructurada en tres partes, cada una de las cuales profundiza en una de las tres dimensiones de la Eucaristía”, es decir: “Eucaristía, misterio que se ha de creer; Eucaristía, misterio que se ha de celebrar y Eucaristía, misterio que se ha de vivir”.

En la primera parte, “Eucaristía, misterio que se ha de creer”, se habla al inicio del “Don de la Trinidad”, y “se ilustra el misterio de la Eucaristía a partir de su origen trinitario, que asegura su carácter permanente de don. (...) En esta enseñanza se apoya la raíz profunda de cuanto enseña la exhortación acerca de la adoración y su relación intrínseca con la celebración eucarística”.

“Eucaristía e Iglesia”, el segundo apartado, subraya que la Eucaristía es el principio causal de la Iglesia: “en cada celebración confesamos la primacía del don de Cristo. El influjo causal de la Eucaristía en el origen de la Iglesia revela la precedencia no sólo cronológica sino también ontológica del habernos “amado primero”.

En “Eucaristía y septenario sacramental” se afirma que la “santísima Eucaristía lleva la iniciación cristiana a la plenitud y es como el centro y fin de toda la vida sacramental”. El Papa revisa en este contexto los sacramentos de la iniciación cristiana y “respecto al sacramento de la reconciliación insiste en la exigencia de “una recuperación de la pedagogía de la conversión que nace de la Eucaristía”, mientras “la Unción de los Enfermos y el santo Viático ofrecerán a los fieles la posibilidad de asociar “al que sufre al ofrecimiento que Cristo ha hecho de sí mismo para la salvación de todos”.

El papel del sacerdote

El carácter “insustituible del sacerdocio ministerial para la celebración de la santa Misa” se reafirma en el apartado “Eucaristía y Orden”, donde además Benedicto XVI “subraya y profundiza la relación entre orden sacerdotal y celibato: “Respetando la praxis y las diferentes tradiciones orientales -escribe- es necesario reafirmar el sentido profundo del celibato sacerdotal, considerado con justicia una riqueza inestimable”.

En “Eucaristía y Matrimonio”, el Santo Padre sostiene que la “Eucaristía, sacramento esponsal por excelencia, “corrobora de forma inagotable la unidad y el amor indisolubles de todo matrimonio cristiano”.

“A partir del carácter nupcial de la Eucaristía -explicó el cardenal Angelo Scola- Benedicto XVI relee el tema de la unicidad del matrimonio cristiano, haciendo referencia a la cuestión de la poligamia y a la de la indisolubilidad del vínculo conyugal”.

El texto contiene “importantes sugerencias pastorales” respecto a los católicos divorciados que se han vuelto a casar. La exhortación, tras reafirmar que “a pesar de su situación siguen perteneciendo a la Iglesia, que les sigue con especial atención”, enumera nueve modalidades de participación en la vida de la comunidad de estos fieles que, aunque no reciban la Comunión, pueden adoptar un estilo de vida cristiano”.

En la segunda parte, “Eucaristía, misterio que se ha de celebrar”, el Papa ofrece unas indicaciones sobre la riqueza de los signos litúrgicos (silencio, paramentos, gestos: estar de pie, de rodillas, etc) y el arte al servicio de la celebración.

El documento subraya algunos aspectos pastorales que favorecen una participación activa más adecuada en el rito sagrado: el uso de los medios de comunicación, la atención a los enfermos, a los presos, a los emigrantes, las grandes concelebraciones, que se deben “limitar a situaciones extraordinarias”, las liturgias eucarísticas en pequeños grupos.

En la tercera y última parte del documento, explicó el cardenal Scola, “se muestra la capacidad del misterio creído y celebrado de constituir el horizonte último y definitivo de la existencia cristiana”.

“La relevancia antropológica de la Eucaristía emerge con toda su fuerza en el culto nuevo característico del cristiano. (...) Sobre la base de la acción eucarística, cada circunstancia de la existencia se convierte, por decir así, en “sacramental”. “Regenerado por el Bautismo e incorporado eucarísticamente a la Iglesia, el ser humano puede finalmente realizarse en plenitud, aprendiendo a ofrecer el “propio cuerpo”, es decir, todo su ser, como sacrificio vivo santo y agradable a Dios”.
El patriarca de Venecia señaló que “cada fiel está llamado a una profunda transformación de la propia vida”, que es, como escribe el Papa, “un deseo cordial de corresponder al amor del Señor con todo el propio ser, no obstante la conciencia de la propia fragilidad”.

Políticos cristianos

“En este contexto -continuó- cobra especial importancia la responsabilidad de los cristianos que desempeñan cargos públicos y políticos”. Concretamente, los políticos y legisladores católicos deben “presentar y apoyar -escribe el Santo Padre- leyes inspiradas en los valores fundados en la naturaleza humana. Esto tiene además una relación objetiva con la Eucaristía”.

VIS

 

 


Análisis

 

Sacerdotes, testigos del amor de Dios

Carta pastoral con motivo del Día del Seminario

 

Es cierto: muchas veces no somos, con nuestra vida, testigos fehacientes del amor de Dios. Nuestras formas de hacer no siempre reflejan el amor divino al que debemos nuestra vocación, y que constituye, en verdad, el móvil principal por el que hemos aceptado esta llamada y este ministerio, no siempre comprendido.
Creed, queridos hermanos en la fe, que para responder que sí a la llamada de Dios en nuestra juventud, no nos guió interés humano alguno de prestigio, de poder, de riqueza, o de comodidad personal. Eso lo sabéis todos, incluso quienes tanto critican a los sacerdotes atribuyéndonos motivaciones de dudosa honestidad. Entendemos que esas críticas no se deben tanto a la malicia cuanto a prejuicios o a generalizaciones carentes de un conocimiento directo de la vida de los sacerdotes.

Hemos sido consagrados con la unción del Espíritu, como Jesucristo, y enviados a predicar la verdad que ha de liberarnos de las más sofisticadas esclavitudes a que estamos sometidos los humanos por causa de la debilidad y del pecado personal. Por ello, no dejamos de ser, paradójica y misteriosamente, mediaciones de Dios para que se extienda en el mundo la salvación que el Señor nos ha conseguido con su muerte y resurrección.

El Sacerdote no es un mago de la salvación, no es una transmisor autómata de la gracia de Dios. No cabe duda de que la rectitud de nuestra vida y la unción y pulcritud en el ejercicio del ministerio sagrado que se nos ha confiado contribuyen de forma considerable a la credibilidad de nuestra predicación y a la valoración y aceptación de nuestra vocación y de nuestro ministerio sobrenatural. Por eso, cada vez que iniciamos la celebración de la Santa Misa, pedimos perdón al Señor, como todos vosotros, por nuestras propias debilidades. Pero debo decir que no es acertado hacer depender de la perfección de nuestra vida la validez de las acciones sacramentales que realizamos como ministros del Señor.

Es necesario destacar, para el provecho de todos, que Dios actúa a través nuestro cuando realizamos los actos sagrados en nombre del Señor y cumpliendo el mandato de la Iglesia. De modo que, a pesar de nuestros pecados, actuando en nombre del Señor, perdonamos los de quienes se confiesan con verdadero arrepentimiento y con propósito de la enmienda. Del mismo modo, cuando pronunciamos debidamente las palabras de la consagración celebrando la Santa Misa, Jesucristo mismo se hace presente sobre el Altar con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. De este modo actualiza, para quienes se acercan a él, la gracia de la redención realizada de una vez para siempre, hace aproximadamente dos mil años.

Precisamente porque Dios ha querido actuar a través nuestro, para que todos dispongan de la gracia de la redención, es por lo que podemos decir en verdad que, a pesar de nuestra pequeñez y de nuestras miserias, los Sacerdotes somos testigos del amor de Dios. Y lo somos, sobre todo, cuando actuamos en su nombre ofreciendo de su parte la gracia salvadora que todos necesitamos.

Queridos hermanos en la fe, jóvenes, adultos y ancianos: pedimos a Dios el don de la humildad para presentarnos ante vosotros reconociendo nuestras limitaciones. Os pedimos que nos encomendéis en vuestras oraciones; es la mejor ayuda que podéis ofrecernos, junto con la corrección fraterna y caritativa, para que avancemos en la virtud que todos esperáis de nosotros, y que nosotros necesitamos.

Al mismo tiempo os invitamos a glorificar al Señor y darle gracias porque ha instituido el sacerdocio, y porque nos ha puesto cerca de vosotros para que llegue a todos el testimonio del amor de Dios. Testimonio que consiste, sobre todo, en manifestar, con la predicación y con los sacramentos, todo cuanto el Señor ha hecho por nosotros, precisamente porque nos quiere como Padre y como Hermano; porque su amor es infinito.

Faltan sacerdotes para el servicio de nuestras diócesis y para la ayuda a las misiones. No podemos dudar de que Dios sigue llamando al sacerdocio. Pero parece que no conseguimos las condiciones adecuadas para que esa llamada sea percibida con claridad, y seguida con decisión, por aquellos que el Señor ha elegido. Por ello, en esta jornada vocacional, que la Iglesia dedica a orar por las vocaciones y por quienes tienen responsabilidad en su descubrimiento y discernimiento, os ruego a todos que seáis generosos con vuestra oración y con vuestra disponibilidad, si el Señor os pide colaboración personal directa, o apoyo desde la familia, en favor de las vocaciones sacerdotales.

Vuestra ayuda principal ha de ser la oración para que los padres, los educadores, los catequistas, y los mismos sacerdotes, seamos capaces de ayudar a que los llamados perciban la vocación; a que los que la han percibido de algún modo, sean fieles y se entreguen al Señor con alegría y esperanza; a que cada día se valore más en las comunidades cristianas y en las asociaciones y movimientos eclesiales el don del Sacerdocio; y a que todos nos sintamos comprometidos a cultivar la semilla de la vocación según esté de nuestra parte.

Necesitamos Sacerdotes testigos del amor de Dios. Pedid a Dios que nos haga verdaderos testigos de su amor, no sólo con la predicación y con la administración de los sacramentos, sino también con nuestra rectitud de vida y con la fidelidad a toda prueba como corresponde a los verdaderos sacerdotes.

Sed generosos con el Seminario. Es el corazón de la Diócesis, porque es el campo donde se cultivan las vocaciones sacerdotales. Por eso, el Seminario es de todos y para todos. Es la obra de la Diócesis entera y para la Iglesia entera. No olvidemos que debemos compartir sacerdotes con quienes tienen menos que nosotros. Y así hay muchos países en el mundo.

Muchas gracias por vuestra colaboración en las plegarias, en la generosa comunicación de bienes, y en el apostolado vocacional.

Con mi bendición pastoral

+ Santiago

Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Editorial

Víctimas

Los días 8, 9 y 10 de marzo se ha venido celebrando en el Complejo Cultural San Francisco de Cáceres el Congreso Internacional Multidisciplinar “Mujer y realidad del aborto”, que ha contado con la participación de una extensa lista de personalidades de distintos ámbitos, desde médicos hasta juristas pasando por pedagogos, escritores, periodistas o representantes de distintas religiones.

El objetivo del Congreso era estudiar de una manera interdisciplinar la realidad del aborto provocado en España desde su despenalización en tres supuestos desde 1985 hasta nuestros días.

Los organizadores han querido que, además de ayudar a educar, formar y movilizar a la sociedad civil frente a este asunto, la reunión sirviera para denunciar y dar a conocer a la opinión pública española las distintas caras de la práctica del aborto: el fraude de ley, el síndrome post-aborto, el aumento exponencial de esta práctica, las diversas formas de manipulación de los embriones etc.

Sobran razones para poner en pie un evento de esta importancia, que ha contado con la colaboración de distintas universidades, entre ellas la de Extremadura. Basta un dato que revuelve la sensibilidad de cualquier persona: entre los años 1985 y 2004 se han practicado 929.363 abortos quirúrgicos en España, a los que habría que sumar los abortos farmacológicos, a través de la conocida píldora abortiva RU-486 y la píldora del día después. Entre los datos aportados en el Congreso encontramos también que en los últimos 10 años el aumento del aborto en España ha sido del 73%.

La incidencia del aborto en las sociedades que llamamos “desarrolladas” es tal, que en ellas se han llegado a crear asociaciones de víctimas del aborto ( www.vozvictimas.org ), lo que viene a demostrar que si el hijo es una víctima evidente, la madre es otra.

Estas cosas, entre otras muchas, obligan a nuestra sociedad a considerar al aborto un problema en toda regla, también moral pero no sólo, que requiere nuevos planteamientos para frenar esta práctica escandalosa, utilizada sin ningún tipo de reparos.

 

 

Este mundo nuestro

¡A Guadalupe!

El día 20 de marzo de 1907 Santa María de Guadalupe fue declarada patrona de Extremadura por bula pontificia, por lo que ahora cumplimos el primer centenario de tal reconocimiento. De nuestros ancestros recibimos el arraigo a la Virgen, bajo la advocación de Guadalupe, nuestros balbuceos en el vivir cristiano, como personas y como pueblo extremeño.

De mi niñez recuerdo cómo, de manera especial, desde la comarca de la Siberia y la Serena, se agrupaban personas para ir en peregrinación a Guadalupe: para dar gracias a la Virgen, pedir su protección y ayuda, con la penuria y falta de medios materiales que había en los años cincuenta del pasado siglo, pero con un corazón, una ilusión y alegría que contagiaban.

Con el tiempo he ido comprobando cómo muchos fieles cristianos, sin ruido, pero constantemente van y vienen a Guadalupe, al tiempo que comparto con vosotros que, me parece, todavía podemos más desde las respectivas parroquias, arciprestazgos y archidiócesis, sin olvidar los movimientos y hermandades: celebración de bodas, peregrinar con los niños de Primera Eucaristía con sus familiares y comunidad de fe así como los adolescentes con ocasión de celebrar el sacramento de la Confirmación, cursillos de cristiandad, tercera edad, pastoral familiar, vocacional, vida consagrada, seminario, presbiterio, ejercicios espirituales, retiros, congresos, convivencias, mes de mayo, novena a la Virgen en septiembre, etc, etc.

Con el recuerdo en el pasado, firmes en el presente y esperanzados hacia el futuro, buen termómetro de nuestro arraigo con Santa María de Guadalupe será nuestra participación en la peregrinación extremeña el día 24, con la que iniciamos la celebración del primer centenario de la Virgen como patrona nuestra. ¡Todos a Guadalupe! Hagamos realidad pastoral lo que proclamamos que llevamos en el corazón, en nuestro intento de una más y mejor vida cristiana.

Sebastián González González

Vicario General

 


Iglesia y familia

 

Escuela de Padres

Necesidad de educar a los padres

Cuántas veces programamos pasar el fin se semana descansando tranquilamente en casa, leyendo el periódico o un buen libro, viendo la televisión o escribiendo aquella carta a un amigo que hace tiempo le teníamos prometida, etc. pero enseguida nos damos cuenta que es difícil llevarlo a cabo porque los hijos se nos echan encima, nos destrozan el periódico o el libro, nos hacen preguntas increíbles a las que hay que dar respuesta, nos cuentan sus hazañas en el colegio, desean jugar con nosotros...; en definitiva, quieren gozar con nuestra presencia continuada, presencia que no han tenido durante toda la semana debido al trabajo cotidiano en el que estamos enfrascados.

Lo que realmente compensa

Es entonces cuando pensamos, nos interrogamos y llegamos a la conclusión de que lo que verdaderamente compensa es pasar el tiempo libre con la familia: esposa e hijos. Si el amor es el primer y fundamental pilar de la felicidad, ser querido por los hijos es lo más grande que uno puede tener.

En esos momentos es cuando nos damos cuenta que son escasos nuestros conocimientos, métodos y estrategias para cubrir con la mayor eficacia todo ese tiempo del que disponemos, y me estoy refiriendo no sólo al padre sino también a la madre, pues ésta tiene ya acceso al mundo del trabajo en iguales condiciones que el hombre, permaneciendo fuera del hogar durante el mismo horario laboral, por lo que, a escala familiar, el problema de la educación moral y afectiva de los hijos es incumbencia de ambos. En una palabra, puede que, ante esta nueva situación social-familiar, no estemos preparados suficientemente para ser padres y se hace necesaria, por tanto, una preparación formal que nos ayude en esta hermosa tarea.

Es cierto que existen en los momentos actuales una serie de instituciones que han suplido muchas de las tareas que la familia, reducida a padres e hijos, ha quedado incapacitada para cumplir: servicios médicos, seguros sociales, jubilación, instrucción obligatoria, orientación profesional....pero, concretamente, en lo que respecta a la educación y preparación de los hijos para la vida, la institución escolar está asumiendo la misión que, antaño, era sólo de incumbencia familiar y ahí es donde creo está uno de los errores más significativos, pues, mientras que la formación intelectual está asignada a los profesores, la educación en valores ha de estar compartida y corresponsabilizada por padres y educadores, ayudándose mutuamente en esta función.

Educación afectiva

No digamos del aspecto afectivo que, en su mayor parte, ha de recaer en los progenitores de los niños, pues hay muchos estudios que demuestran la existencia de un amplio porcentaje de niños desvalidos por carencias afectivas en el hogar que son compensadas por el trato cariñoso de sus profesores como la única esperanza de aliviar, en bastantes ocasiones, su situación de sufrimiento. Mientras que los Profesores consideran que ellos son especialistas en su campo de trabajo, lo cual es cierto y no se puede poner en duda, los padres estimamos que la verdadera tarea educativa, es decir, la formación de la personalidad de sus hijos les está reservada a ellos de forma preferente.

No deberíamos ver sólo aspectos negativos en estas dos posturas, sino en encontrar los puntos de unión con la mejor buena voluntad.

Se hace necesaria una cooperación permanente entre familia-escuela que rompa esa barrera entre ambos, tanto por un posible complejo de superioridad de los maestros, como de una cierta desconfianza de las familias, actitudes ambas que pueden desaparecer cuando se establece un clima de comprensión y trabajo para solucionar las dificultades comunes con las que se encuentran.

En esta necesidad de formar grupos de acción y reflexión para encontrar los mejores caminos educativos es donde creo se enmarca el nacimiento y desarrollo de las llamadas ESCUELAS DE PADRES. En ellas, los padres aprenderán esos medios e instrumentos para llevar a cabo, con la mayor eficacia, su función educativa y afectiva y los profesores tendrán la cooperación y colaboración de la familia tanto para la mejor marcha del trabajo escolar ordinario como para tratar de prevenir los casos de inadaptación o de otros problemas añadidos como la violencia o el fracaso escolar. En ellos estamos.

Francisco L. Bobadilla Guzmán
Maestro y Coordinador de Escuela de Padre

fbobadillag@hotmail.com

 

 

Televisión

Deporte y violencia en Televisión

Hace tiempo que se plantea el deporte como una buena actividad para los jóvenes, que les sirve, no sólo como un adecuado ejercicio físico para la salud, sino también como una formación complementaria en valores como la educación, el trabajo en equipo, el respeto, en definitiva, todo aquello que integra la “deportividad”.

Sin embargo, pudimos ver hace unos días, y por desgracia ocurre con frecuencia, como en los días previos y en el propio partido de fútbol de la Copa del Rey que enfrentaba al Betis y al Sevilla, tuvieron lugar provocaciones, insultos y, finalmente, una agresión lamentable al entrenador del Sevilla. ¿Es éste el deporte que “enseña” a los niños y jóvenes valores como los mencionados anteriormente? Y lo peor no es que se dieran todas esas situaciones, muchas de ellas provocadas por los dirigentes de dichos equipos, sino que las pudimos ir viendo (leyendo y oyendo) día a día. Incluso se podría decir que los medios de comunicación hicieron que esa tensión fuera incrementándose, incluyendo en las secciones deportivas de todos los informativos televisivos los improperios que unos y otros se iban profiriendo, no sabemos si porque no había otras noticias más interesantes que contar o porque a los medios (o a los telespectadores) les interesan especialmente este tipo de hechos deleznables.

Por suerte, no todo en el deporte es así y, a pesar de la rivalidad existente entre el Barcelona y el Madrid, en el partido de fútbol disputado hace una semana, se pudo ver tanto un magnífico espectáculo televisivo como un buen ejemplo de deportividad, tanto antes como al finalizar el partido, cuando vimos a jugadores, directivos, público, comentaristas, con la sensación de haber asistido a un buen espectáculo en todos los sentidos.

No hay que olvidar que los acontecimientos deportivos son los programas televisivos de mayor audiencia (más de siete millones este partido), por tanto, si hacemos que el deporte sea un buen ejemplo y la televisión se cuida de emitir acontecimientos ajenos a la deportividad, seguramente la televisión y las retransmisiones deportivas serán algo que puedan ver los niños y los jóvenes de nuestra sociedad.

Javier Trabadela Robles

Profesor Facultad Comunicación Audiovisual UEX

jtrarob@unex.es

 

 

Vamos al cine

El jefe de todo esto

El famoso cineasta danés Lars von Trier, fundador del movimiento Dogma, abandona temporalmente su densa trilogía sobre América (Dogville, Manderley) y antes de rodar la tercera entrega ha optado por una comedia ligera: The Boss Of It All. El argumento es original y divertido. El propietario de una empresa desea venderla. El problema es que, cuando fundó la empresa, se inventó un inexistente Presidente de la compañía tras el cual se ocultaba cuando tenía que tomar medidas impopulares. Cuando los posibles compradores insisten en negociar cara a cara con el “presidente”, el propietario de la empresa se ve obligado a contratar a un actor fracasado para que interprete ese papel.

El cineasta hace un divertimento sobre las implicaciones morales del trabajo de un actor, así como de la posibilidad o no de compaginar la bondad con el ejercicio del poder. Con ambos asuntos entrelaza una trama fresca, inteligente, y sin demasiadas pretensiones a pesar de su agudeza.

El actor intenta desligarse de la dudosa moralidad de su personaje, pero no llega a conseguirlo. Por otra parte, Trier juega con el enfrentamiento secular entre daneses y finlandeses, con chistes cuyo significado completo se nos escapa.

El estilo formal es el que ya conocemos de Von Trier: encuadres arbitrarios, aire improvisado, montaje sin continuidad, saltos de raccord, etc... y hace gala de un sistema de rodaje por ordenador bastante surrealista.

Juan Orellana

Crítico de cine

 

 

De web en web

vatican.va

Una de las páginas más visitadas del mundo es la del Vaticano ( www.vatican.va ). La web vaticana, destaca sobre todo, por la belleza y sobriedad.

Está disponible en seis idiomas, entre ellos el español. Se ha remodelado hace poco y ha aumentado su capacidad de consulta. En definitiva, y si quieren echar un ratito, una web muy interesante de visitar, y no sólo para los católicos. De muy fácil navegación, además.

Si quieren saber algo más sobre quién es la persona responsable de Internet del Vaticano, pongan en google, Judith Zoebelein.

Casimiro Muñoz


Celebrar la fe

Celebramos el IV domingo de Cuaresma

 

Libro de Josué 5, 9a. 10-12

En aquellos días el Señor dijo a Josué: “Hoy os he despojado del oprobio de Egipto.” Los israelitas acamparon en Guilgal y celebraron la pascua al atardecer del día catorce del mes, en la estepa de Jericó. El día siguiente a la pascua, ese mismo día, comieron del fruto de la tierra: panes ázimos y espigas fritas. Cuando comenzaron a comer del fruto de la tierra, cesó el maná. Los israelitas ya no tuvieron maná, sino que aquel año comieron de la cosecha de la tierra de Canaá.

 

Carta 2ª de san Pablo a los Corintios 5, 17-21

Hermanos: El que es de Cristo es una criatura nueva. Lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha comenzado. Todo esto viene de Dios, que por medio de Cristo nos reconcilió consigo y nos encargó el ministerio de la reconciliación. Es decir, Dios mismo estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo, sin pedirle cuenta de sus pecados, y a nosotros nos ha confiado la palabra de la reconciliación. Por eso, nosotros actuamos como enviados de Cristo, y es como si Dios mismo os exhortara por nuestro medio. En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios. Al que no había pecado Dios lo hizo expiación por nuestro pecado, pero que nosotros, unidos a él, recibamos la justificación de Dios.

 

Evangelio según san Lucas 15, 1-3, 11-32

En aquel tiempo, solían acercarse a Jesús los publicanos y los pecadores a escucharle. Y los fariseos y los escribas murmuraban entre ellos: Ese acoge a los pecadores y come con ellos.

Jesús les dijo esta parábola: “Un hombre tenía dos hijos; el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte que me toca de la fortuna. El padre les repartió los bienes. No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, emigró a un país lejano y allí derrochó su fortuna viviendo perdidamente. Cuando lo había gastado todo, vino por aquella tierra un hambre terrible y empezó él a pasar necesidad. Fue entonces, y tanto le insistió a un habitante de aquel país, que lo mandó a sus campos a guardar cerdos. Le entraban ganas de llenarse el estómago de las algarrobas que comían los cerdos; y nadie le daba de comer. Recapacitando, entonces, se dijo: Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de pan, mientras yo aquí me muero de hambre. Me pondré en camino adonde está mi padre, y le diré: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo: trátame como a tus jornaleros”. Se puso en camino adonde estaba su padre; cuando todavía estaba lejos observó, su padre lo vio y se conmovió; y, echando a correr, se le echó al cuello y se puso a besarlo. Su hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo. Pero el padre dijo a sus criados: Sacad en seguida el mejor traje y vestidlo; ponedle un anillo en la mano y sandalia en los pies; traed el ternero cebado y matadlo; celebraremos un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado. Y empezaron el banquete.

Su hijo mayor estaba en el campo. Cuando al volver se acercaba a la casa, oyó la música y el baile, y llamando a uno de los mozos, le preguntó qué pasaba. Éste le contestó: Ha vuelto tu hermano; y tu padre ha matado el ternero cebado, porque lo ha recobrado con salud. Él se indignó y se negaba a entrar; pero su padre salió e intentaba persuadirlo. Y él replicó a su padre: Mira: en tantos años como te sirvo, sin desobedecer nunca una orden tuya, a mí nunca me has dado un cabrito para tener un banquete con mis amigos; y cuando ha venido ese hijo tuyo que se ha comido tus bienes con malas mujeres, le matas el ternero cebado. El padre le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; deberías alegrarte, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado.”

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

19, lunes: 2S 7, 4-5.12-14.16; Rm 4, 13.16-18.22; Mt 1, 16.18-21.24.
20, martes: Ez 47, 1-9.12; Jn 5, 1-3.5-16.
21, miércoles: Is 49, 8-15; Jn 5, 17-30.
22, jueves: Ex 32, 7-14; Jn 5, 31-47.
23, viernes: Sb 2, 1.12-22; Jn 7, 1-2.10.25-30.
24, sábado: Jr 11, 18-20; Jn 7, 40-53.
25, domingo: Is 43, 16-21; Flp 3, 8-14; Jn 8, 1-11.

 

El Santo de la semana

20 de marzo: Santa Fotina (siglo I)

 San Juan sitúa el encuentro de Jesús con la samaritana en el pozo de Jacob, en Siquén. Hoy este pozo se encuentra en una cripta que constituye el centro de una iglesia greco-ortodoxa. Al bajar a la cripta descubrimos un cuadro-icono que representa a una joven mujer con una inscripción en griego: Santa Fotina. El nombre de Fotina podría traducirse por “iluminada”, nombre que se le asigna a la samaritana que descubrió al Mesías.

Una mujer samaritana no habría iniciado un diálogo con un hombre judío. La iniciativa es de Jesús: “Dame de beber”. La samaritana responde: “¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?”. Jesús eleva el plano de la conversación: “Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: dame de beber, tú le pedirías a Él y Él te daría a ti agua viva”. “El que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás”.

A partir de ahora la samaritana ha pasado del desaire frente a aquel judío a la escucha. Ha bastado una alusión a su vida privada (los cinco maridos y el amante actual pueden evocar los dioses adorados en Samaría) para que la mujer reconozca en el judío a un profeta. Y el Dios que anuncia el profeta trasciende todo lugar (Jerusalén para los judíos, Garizín para los samaritanos). “Sé que va a venir el Mesías, el llamado Cristo. Cuando venga, nos lo explicará todo”. Y Jesús se manifiesta ante la samaritana como el enviado definitivo de Dios: “Yo soy, el que te está hablando”.

La mujer regresa a Sicar: “Venid a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho, ¿No será el Cristo?” Los vecinos aceptan la invitación y se abrieron a la novedad de la fe en el Salvador y decían a la mujer: “Ya no creemos por tus palabras, pues nosotros hemos oído y sabemos que éste es verdaderamente el Salvador del mundo”.

No sabemos cómo se llamaba. Pero el nombre griego de Fotina, “la iluminada”, es realmente el más apropiado para quien descubrió en Jesús la Luz y la vida del mundo.

Gonzalo Encinas Casado

 

La liturgia...paso a paso

El PIP

Me produce curiosidad ver en las retransmisiones televisivas de algunos actos del Parlamento cómo, a la vez que el orador de turno va desarrollando su discurso, en un pequeño recuadro, llamado “pip” aparece una chica repitiendo lo que dice el orador mediante un juego variadísimo de movimientos de sus manos. Quien no sepa de qué va la cosa le parecerá cosa de locos; pero la realidad es estupenda: se trata del lenguaje de signos que usan los sordomudos para entenderse entre sí. Cada uno de los movimientos y posturas que van haciendo con sus manos es un signo y cada uno de esos signos tiene un significado equivalente a nuestro lenguaje oral.

Esto nos parece algo extraordinario, pero “signos” usamos constantemente para entendernos con los demás. Signos son tanto las palabras que pronuncia nuestra boca como los gestos y movimientos de manos y rostro que acompañan nuestras conversaciones: todo ello ayuda a facilitarnos la comunicación con los demás. Si esto sucede en el ámbito de nuestra normal relación con los demás, también en la liturgia, a lo largo de la celebración, usamos signos para expresar el contenido del misterio que estamos celebrando. Es más, el lenguaje litúrgico es esencialmente un conjunto de símbolos y signos que expresan y consiguen que la realidad sagrada se haga presente por el mismo hecho de la celebración.

Cada celebración tiene una variedad de signos pero en las celebraciones sacramentales siempre hay un signo especial que significa un gesto salvífico de Cristo y por eso mismo hecho la acción de Cristo se hace presente y quien participa en la celebración tiene un encuentro personal con Él.

Por ejemplo, en el momento central de la celebración eucarística el sacerdote repite las palabras del relato de la institución de la Eucaristía y, por ese mismo hecho, el pan y el vino se hacen Cuerpo y Sangre de Cristo.

Antonio Luis Martínez

 

Dichos y preguntas

Nulidad Matrimonial, ¿Divorcio eclesiástico?

Es una pregunta que se hacen, y me hacen, muchas personas por la calle aduciendo normalmente algunas informaciones que les llegan.

Es fácil contestar a esa pregunta. La propia legislación civil preve actualmente la nulidad matrimonial, el divorcio y la separación. El Código de Derecho Canónico sólo contempla la separación y la declaración (que no concesión) de nulidad. Ya, por tanto nos encontramos con que, al contemplarse en la legislación civil nulidad y divorcio, no se trata de términos sinónimos sino claramente de realidades totalmente distintas.

Otra diferencia más, y esta es la fundamental, es que le ley civil no reconoce la indisolubilidad y se arroga la facultad de disolver. Y digo se arroga porque el matrimonio es indisoluble por naturaleza y, como dice la Escritura, lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre. Y además esa misma legislación regula la nulidad del matrimonio, declarando en ese caso que el matrimonio no ha existido nunca.

Y eso es lo que puede declarar el Tribunal Eclesiástico: si consta o no de la nulidad, es decir: si consta o no de la existencia del vínculo matrimonial. Mientras el divorcio pretende romper un vínculo matrimonial, la sentencia de nulidad lo que hace es declarar que esas personas nunca han estado casadas, aunque se haya celebrado el rito y todo lo demás: que no han estado unidas por el vinculo matrimonial en razón de que el consentimiento, aunque se haya manifestado en la ceremonia, no ha existido por carecer de algún elemento necesario para su validez.

La Iglesia, pues, no concede nulidad de matrimonio, sino que declara la nulidad (o inexistencia) de un matrimonio que hasta ese momento se ha tenido por existente.

José Gago González

Vicario Judicial de la Diócesis de Mérida-Badajoz

 

Última

El sentido cristiano del progreso

Entrevista con el padre Thomas D. Williams

 

Un punto clave de la encíclica social del Papa Pablo VI “Populorum Progressio” subraya que la medida del progreso humano no se puede limitar sólo a lo material o tecnológico. Lo afirma el padre Thomas D. Williams, legionario de Cristo, profesor de Doctrina Social Católica y decano de Teología de la Universidad “Regina Apostolorum” de Roma. En esta entrevista con Zenit, el sacerdote estadounidense habla sobre el significado de la “Populorum Progressio” que cumplirá su 40 aniversario el mes próximo.

 

¿Por qué fue tan importante la “Populorum Progressio”?

No sólo la “Populorum Progressio” fue la primera encíclica social promulgada después del Concilio Vaticano II, sino que fue también la primera de todos los tiempos en tratar de frente el tema del progreso humano y del desarrollo. Pablo VI delineó también muchas de las intuiciones del Concilio para distinguir una idea auténticamente cristiana de progreso de la de otras ideologías.

¿Qué ideologías?

La Ilustración tomó la idea de progreso como su leitmotiv, defendiendo un humanismo laicista que debería conducir a una era de razón, donde la religión sería reemplazada por la ciencia.

Junto a aportaciones positivas de la Ilustración, como una saludable separación entre Iglesia y Estado, el equilibrio de los poderes políticos y la promoción de las ciencias naturales, ésta tuvo también una dimensión marcadamente materialista y antirreligiosa. El hombre se convierte en su propio salvador, capaz de resolver sus problemas, y deja de tener necesidad de un Dios trascendente y personal.

Las ideologías del siglo XIX se construyeron sobre muchos aspectos de la Ilustración y llegaron a ver el progreso como un fenómeno necesario e inexorable, una expresión de evolucionismo darwinista. Este optimismo existencial consideraba que las cosas irían necesariamente mejor en la medida en que los seres humanos obtuvieran el dominio sobre el mundo natural a través de la aplicación de las ciencias naturales.

Añádase a la mezcla la filosofía del progreso dialéctico de Hegel, mediante el cual la sociedad progresa necesariamente a través del conflicto -tesis, antítesis y síntesis- y tenemos la perfecta puesta a punto para los trágicos experimentos totalitarios del siglo XX, que deberían ofrecer una especie de paraíso terrenal sin Dios. Excluyendo a Dios, acababan también pisoteando a la persona humana.

¿Cómo difiere la idea cristiana de progreso de estas ideologías?

Primero, como Pablo VI enseñó en la “Populorum Progressio”, la idea cristiana de progreso no es meramente material o tecnológica. Necesariamente abraza a toda la persona humana en sus dimensiones social, moral, cultural y espiritual.

Pablo VI escribió: “El desarrollo del que hablamos aquí no puede limitarse sólo al crecimiento económico. Para ser auténtico, debe ser completo; debe promover el desarrollo de cada hombre y de todo el hombre”. Si una sociedad no avanza en el bien, en la justicia y en el amor, ésta no avanza verdaderamente.

En segundo lugar, los cristianos no ven el progreso humano como un fenómeno necesario. Sólo porque tengamos ahora iPods y hornos microondas no quiere decir que somos moralmente o culturalmente superiores a las generaciones anteriores. Avanzar en el tiempo no garantiza que avancemos en virtud. No todo cambio es una mejora, y la regresión es tan posible como el progreso.

En tercer lugar, dado que el progreso no es automático, todos nosotros debemos responsabilizarnos de la dirección que toma nuestra sociedad. Nosotros no somos simplemente barridos por los vientos del cambio; cada uno de nosotros influye en la dirección que toma nuestra cultura. Nuestras elecciones del bien o del mal tienen un efecto en toda la humanidad.

Como cristianos, creemos que cada uno de nosotros tiene una vocación específica y una misión que cumplir. En este contexto, progreso significa hacer nuestra parte para hacer llegar el Reino de Cristo a la sociedad humana.

¿Cómo se puede calibrar el progreso real de una determinada cultura o sociedad?

Una sociedad progresa cuando se hace más humana. Pablo VI habló a menudo de un nuevo humanismo cristiano, centrado en la dignidad de la persona humana.

El progreso real de una cultura puede medirse por su logro del bien común, es decir las condiciones de vida social que permiten a las personas, familias y grupos lograr su bien verdadero e integral. La prosperidad material es un elemento del verdadero progreso pero no es el único ni el más importante.

Zenit

 

Patrimonio cultural de nuestra Iglesia

Alburquerque (II)

De nuevo debemos referirnos a la acción restauradora llevada a cabo en Santa María del Mercado, propiciada por la Consejería de Cultura y ejecutada por Isaac Navarrete. Se trata de las pinturas sobre tabla del retablo mayor ; pinturas que ni siquiera podíamos imaginar hace unos años, soterradas por distintas escenas -graciosas pero torpes- de algún pintor del siglo XVIII, que poco o nada tenían que ver con las originales de mediados del siglo XVI .

Pendientes del necesario estudio, puede decirse al menos que estas pinturas no encuentran fácil acomodo entre pintores badajocenses del momento. Más fácil es pensar en artista algo más que mediano y seguidor del portugués Gregorio Lopes.

La importancia de esta obra, de la que nunca hace memoria el primer libro de visita y de cuentas de fábrica de Santa María del Mercado (1580-1638), nos invita a describirla, al menos.

A falta de las pinturas de la calle central, en la predela o banco del retablo se efigian por parejas las figuras de dos evangelistas, de San Pedro y San Pablo, de otro evangelista y Santiago el Mayor, de Santiago el Menor y San Bartolomé.

Las tablas del primer cuerpo se refieren a escenas de la vida de la Virgen: la Anunciación, el Nacimiento, la Epifanía y la Asunción de Nuestra Señora. Muy curiosa resulta la Anunciación en la que, sobre la Paloma del Espíritu, flota el Niño que lleva la cruz sobre su hombro; otro tanto sucede con la Asunción de Nuestra Señora, portando entre sus manos una alargada cinta. Acaso aluda a la leyenda de la incredulidad de Santo Tomás en tal misterio de Nuestra Señora y el envío que ella le hiciera desde el cielo del cinturón de su vestido.

En el segundo cuerpo nos encontramos con escenas de la vida de Cristo: Oración en el Huerto, Flagelación del Señor, Descendimiento y Resurrección.

Amante del paisaje y de la arquitectura renaciente, nuestro pintor anónimo nos deja en el cuerpo inferior un mundo iluminado con la grata presencia de multitud de ángeles, muchos de ellos cantores.

Francisco Tejada Vizuete

 

 

Esta semana han dicho...

Benedicto XVI:

La conversión es la mejor manera de luchar y prevenir el mal, aunque no siempre pueda evitar sus consecuencias.

Monseñor Bejoy Nicephorus D’Cruze, obispo de Khulna (suroeste de Bangladesh):

Tememos el fundamentalismo y seguimos necesitando una protección que el Estado está dispuesto a darnos.

Vinko Puljic, Cardenal Arzobispo de Sarajevo:

Así como la paz es esencial para el hombre, el hombre es esencial para la paz.

Kiko Argüello, iniciador del Camino Neocatecumenal:

La fe es encuentro.

Fundación Madrina :

El embarazo es la primera causa de despido o de amenazas por parte de la empresa para las mujeres.

Mónica López, Academia Pontificia para la Vida:

La objeción de conciencia nace de la fidelidad a los principios éticos.

AGENCIAS


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


 


Return to Camino