Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: Iglenca@grn.es

Número 246. 15 de marzo de 1998

Director: José María Gil

 

Portada

Las cofradías, en proceso de renovación

Los presidentes y hermanos mayores celebraron en Villanueva de la Serena su V Encuentro diocesano

Dentro del proceso de renovación que, en consonancia con el Sínodo Pacense, está llevando a cabo, desde hace unos años, las hermandades y cofradías de nuestra diócesis, impulsadas por la Vicaría de Culto y el Secretariado de Cofradías, se ha celebrado el pasado domingo en Villanueva de la Serena el V Encuentro diocesano de Presidentes y Hermanos Mayores.

Este encuentro diocesano ha constituido un paso más en su renovación y toma de conciencia del compromiso eclesial de estas asociaciones de fieles que son las más numerosas de nuestra diócesis por la cantidad de personas que las componen, y su peso es importante, por el arraigo popular que tienen.

En esta ocasión la temática del encuentro ha girado en torno a la espiritualidad cofrade, el patrimonio artístico que no sólo ha de ser cultural, sino sobre todo cultual y la presentación de un folleto, editado por el Secretariado de Hermandades, donde se ofrecen las pautas para reflexiones en grupo sobre la vivencia cristiana en estas asociaciones de fieles.

 

Editorial

Los parados de Extremadura

En lo que va del mes de marzo los parados de Extremadura se han hecho oír por la ciudadanía mediante manifiestos, encierros y otros gestos de grave malestar, que a ninguno nos dejan indiferente. Es cosa más que sabida, pero a la que nunca debiéramos acostumbrarnos, que nuestra Región arroja en la actualidad, según los datos más recientes, un saldo de 123.000 parados, el treinta por ciento de nuestra población activa y casi diez puntos más alto que la media nacional.

Es más que comprensible que se haya constituido una Plataforma regional de parados, a cuya iniciativa, respaldada por partidos de Izquierda, se deben las acciones públicas ya reseñadas y otras que se nos anuncian para el futuro. Entendemos que nuestro pueblo en general debe mostrarse receptivo y comprensivo ante la voz de los parados y apoyar desde el conocimiento cabal del fenómeno y la propia capacidad de influjo sus reivindicaciones legítimas y sus propuestas de mejora.

Con independencia de las situaciones personales, familiares y profesionales de cada parado lo mismo titulados universitarios que peones de albañil o temporeros agrícolas son más de cien mil los hombres y mujeres, jóvenes y adultos, sometidos a la par a una ociosidad tan triste como peligrosa y a unos recursos económicos insuficientes o míseros, con lo que ambas cosas repercuten en la estabilidad familiar y en el porvenir de los hijos.

No ignoramos que en las dos provincias extremeñas, con sus singularidades en la oferta de trabajo y en la tasa de desempleo, las pensiones, los subsidios y las peonadas, junto a las bolsas de economía sumergida, aminoran y disimulan la plaga social del paro. Pero el fenómeno, con todas sus sombras, sigue aquí, pertinaz, a un ritmo muy lento de recesión. Quien quiera que apoye el resurgir del pueblo extremeño, tan patente en otros órdenes, tiene que apoyar sin reservas la lucha civilizada contra el paro.

Vemos, por ello, con esperanza y simpatía, los encuentros entre el Ministro de Trabajo y el Presidente de la Junta con miras a planes ambiciosos de choque contra el paro, a corto y a medio plazo, con inversiones muy superiores a las del Plan de Empleo Nacional, pues nada más equitativo que si, en la plaga, somos los más castigados, se nos beneficie, y pronto, en la misma proporción.

Carta del Arzobispo

Caridad y limosneo

Tercer apunte de Cuaresma

 

Fuerza es reconocer que la limosna tradicional no tiene hoy, que digamos, una muy buena prensa. Recomendada siempre por la Iglesia en Cuaresma, junto con la oración y el ayuno, esta famosa trilogía del Sermón de la montaña ha de volver al taller del Evangelio para recobrar su belleza y su fuerza originaria. Ha de expresarse en categorías culturales y sociales de nuestro tiempo para calar en la sensibilidad y en el comportamiento de los hombres de hoy. Volver a las fuentes, abrirse a los signos de los tiempos.

No son ni uno ni dos los que atacan despiadadamente o ponen en solfa a la limosna, alegando que es un modo farisaico de ofrecer por caridad menos de lo que se debe por justicia. Y puestos ya a cuestionarla, se insinúa, con saña sutil, que quien da una limosna se coloca ipso facto por encima del que la recibe, con lo que a este último, que ya era pobre, se le convierte ahora en humillado. Tendría que pedirle perdón el primero. Toma! Pues, aún resta por decir otro piropo: que, para muchos, el limosneo indiscriminado sabe Dios si contribuye a incrementar el alcoholismo y la droga. Dios no lo sabrá, pero yo sí lo sé, decía el portugués.

Vamos, por justicia, a darle una oportunidad a la limosna, para que ella se defienda atacando. No será que a ustedes les caen mal, si no los pobres como tales, lo cual resultaría gordísimo, sí, al menos la riada de mendigos callejeros, que estropean, dicen, el rostro de nuestra ciudad? Esos que nos acosan, cuando no nos crispan, por calles y plazas, en las terrazas de asueto, y, no digamos, a las puertas de las iglesias.

Limosneo, no, pero

Que levante la mano quien no haya experimentado, en alguna medida, un visible malestar y hasta un deseo inconfesado de "quitarse a los pobres de encima". Así las cosas, se impone, ante todo, establecer una clara distinción entre el pobre y el mendigo. Empezando por este último, la primera limosna que hay que darles es la del respeto.Todo mendigo es pobre (salvo los granujas integrales, quizá por ello más indigentes aún) aunque no todo pobre sea mendigo. En el pobre contempla uno lo más humano del hombre, sin aditivos artificiales. En él te descubres a ti mismo, en tus carencias esenciales; y te imaginas tú en persona como mendigo potencial, que todo puede ocurrir.

Cómo darles limosna, sin ton ni son, inspirándonos en lo de "haz el bien y no mires a quién?" Siguen dándose casos de necesidades verdaderas e inmediatas, y, entonces, la limosna es un acierto. Por mi parte, ni ejerzo ni recomiendo esa práctica, sobre todo en ciudades donde hay centros asistenciales para dar comida y techo a los hoy llamados transeúntes, incluidos los mendigos profesionales.

En todo caso, yo me acuso de fruncir el ceño cuando me asaltan los mendigos, de negarles limosna con un silencio pétreo y con palabras no del todo amables; de sólo rascarme el bolsillo a la fuerza por salir del paso o por respeto humano, mezclado todo eso con una vaga compasión, que te deja hecho polvo, lo mismo si das que si niegas la limosna. Y por eso, sin desdecirme de lo antedicho, me da paz haber contribuido, con algunas personas magníficas, a la creación de centros de acogida, donde pueden acudir día y noche los transeúntes, en busca de techo, alimento y otras oportunidades, a cargo de voluntarios sociales, movidos por el respeto y el amor.

Gracias a Dios y a ellos, nuestra sociedad va adquiriendo gradual y venturosamente un rostro más humano. Para seguir avanzando por el buen camino, hace falta un reequipamiento de valores y regar las raíces del corazón. Por ejemplo, acudiendo a la Biblia:

Isaías: "Parte tu pan con el hambriento, alberga al pobre sin abrigo, viste al desnudo y no vuelvas el rostro ante tu hermano. Entonces brillará tu luz como la aurora y se dejará ver pronto tu salud e irá delante de ti la justicia y detrás de ti la gloria de Yavé" (57, 7-8).

Jesús en el Sermón de la Montaña: "Cuando des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, para que la limosna sea oculta y el Padre, que ve lo oculto, te lo premiará" (Mt. 6, 3-4)

Jesús en las Obras de misericordia: "Señor, cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, sediento y te dimos de beber? Cuándo te vimos peregrino y te acogimos, desnudo y te vestimos? Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte? Y el Rey les dirá: Cuantas veces hicisteis eso a uno de estos mis hermanos menores, conmigo lo hicisteis" (Mt. 25, 37-40).

La limosna puede concebirse hoy como ayuda material y directa al prójimo necesitado y vergonzante, escondiendo la mano, como en el Sermón del Monte, casi pidiendo excusas al que la recibe. Pero, el camino más normal y extendido va siendo el de la ayuda asistencial a los indigentes en plural, ya sea con la atención primaria de alimento, techo y servicios sanitarios, que no admiten espera; ya, con otros horizontes, apoyando centros de acogida, comedores sociales y campañas pro damnificados. En ocasiones, esto último desencadena una explosión casi nuclear, como pudimos comprobar en las recientes inundaciones de Badajoz. Funciona el corazón, sacas la billetera, tiras del talonario y tacatá.

Se han impuesto, para bien, en este como en tantos otros campos, los agentes y los mediadores: Cáritas, Manos Unidas, Cruz Roja, ONGs innumerables, esparcidas por el mundo. Lo suyo es canalizar ayudas con efectividad, rapidez y conocimiento de causa. Estamos practicando, entonces, una solidaridad sin rostro, una caridad anónima, sin los latidos cercanos de fraternidad? El peligro existe. Das tu número de cuenta, te anotan las transferencias mensuales y sigues en tus cosas. No es que eso esté mal; porque el bien ya se hace, sin que lo compruebe tan siquiera nuestra mano derecha.

Un ejército del bien

Vivimos en un mundo absolutamente otro y las muchedumbres famélicas del planeta asoman cada día las cuencas de sus ojos hundidos y la hiriente anatomía de sus vértebras, a la pequeña pantalla de nuestros comedores bien surtidos. Los vemos y bajamos los ojos, se aceleran los latidos del corazón. Ojos que ven, aunque sea por la tele, corazón que sí siente. Y qué quedará de nuestros contactos, personales y cercanos, con los pobres-pobres?Pregúntenlo a las religiosas consagradas día y noche, aquí y en todo el mundo, a los ancianos, los enfermos, los contagiados de sida, los atendidos en centros de marginación; escuchen a los cientos de millares de voluntarios, cuidadores de inválidos, acompañantes de enfermos domésticos, encargados de niños minusválidos, de gentes abandonadas. Creo firmemente que una vastísima ola de solidaridad y de cercanía fraterna, empapada de savia cristiana y abierta a valores universales, está humedeciendo el alma de nuestra sociedad, la tierra del planeta. Hay más limosna que antes, y mejor que antes. No está prohibido irse monja. Ni apuntarse de voluntario.

- Oiga, no pensará usted que con eso se arregla la sociedad, se corrigen las injusticias, se cambian las estructuras de opresión.

- Claro que no! Tranquilo. Pero, sin solidaridad humana, sin caridad fraterna, sin apoyo mutuo, esos cambios nos llevarían a un mundo de robots. Cierto que hay que cambiar. Para eso sostenemos al Estado con sus presupuestos billonarios, con su inmensa maquinaria para el cambio social. La limosna, en sus mejores versiones, no sustituye a los gobiernos, los parlamentos, o los sindicatos. Pero las minorías más sensibles han mejorado siempre la sociedad y, con ella, a los gobernantes y sus leyes.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Centrales

Los hermanos mayores de las cofradías de la diócesis reflexionaron sobre la renovación de estas asociaciones

Celebraron en Villanueva de la Serena su V Encuentro diocesano

Con una nutrida asistencia el pasado domingo tuvo lugar en Villanueva de la Serena el V Encuentro diocesano de Hermanos Mayores y Presidentes de Cofradías, organizado por la Vicaría de Culto y Espiritualidad, el Consejo Asesor y el Secretariado diocesano de Cofradías.

Los actos comenzaron con la presentación de la temática del encuentro que hizo el vicario de Culto, don Antonio Muñoz Aldana.

Espiritualidad cofrade

A continuación los participantes tuvieron un pequeño retiro espiritual, como corresponde al tiempo de Cuaresma, que fue dirigido por don Manuel Amezcua, director del mencionado secretariado, y que constó de tres partes: una primera centrada en la meditación del texto de la oración que el Papa Juan Pablo II ha compuesto para este año de 1998 dedicado al Espíritu Santo y preparatorio del Jubileo del 2000; después se tuvo una una disertación sobre la espiritualidad básica del cofrade y, por último, un montaje de imágenes en filminas del rostro de Cristo en el arte cofrade y el mismo rostro en los más pobres del Tercer Mundo. Este retiro espiritual tuvo momentos de particular intensidad religiosa en un impresionante silencio meditativo.

Patrimonio artístico

Continuó el día con una disertación a cargo de don Francisco Tejada Vizuete, director del secretariado diocesano de Patrimonio, que habló precisamente sobre la conservación e incremento del patrimonio histórico artístico de las cofradías, al que siguió un coloquio. De esta intervención del académico Tejada Vizuete cabe subrayarse los criterios que tanto la ley canónica como la civil establecen sobre "el patrimonio de un arte que antes ha de servir al culto que a la cultura" .

Otro de los momentos centrales del encuentro cofrade en Villanueva de la Serena lo constituyó la concelebración eucarística en el templo de San Francisco, presidida por el Vicario general, don Amadeo Rodríguez. En ella se hizo entrega a cada uno de los participantes de un ejemplar de los Evangelios, con la siguientes palabras, adaptadas del Ritual de Órdenes y que expresan el sentido de este encuentro: "Recibid el Evangelio de Cristo, del cual habéis sido constituidos mensajeros; convertid en el seno de vuestras cofradías en fe viva lo que aquí se lee, y, lo que habéis vivido, enseñadlo, y vivid aquello que habéis enseñado".

Durante el trayecto urbano que va del Instituto 'Pedro de Valdivia', lugar en que se celebró el encuentro, hasta la mencionada iglesia de San Francisco, una banda de música acompañó con sus sones a los participantes, y la Coral Villanovense, dirigida por don Antonio Guisado, solemnizó la misa.

Por la tarde se presentó un cuaderno de textos para la reflexión en grupo, titulado "La renovación de las cofradías". El encargado de hacerlo fue don Manuel Amezcua, el cual lo ofreció como un cauce de diálogo, con base a doce textos, tanto pontificios como de los obispos e, incluso, la mitad de ellos, puramente imaginarios, que sirven de excusa para entablar un diálogo tras su lectura. Es pretensión del Secretariado que este folleto sirva para facilitar el intercambio de ideas entre cofrades, a fin de hacer a nuestras hermandades más solidarias, más evangelizadoras, más orantes o sea, menos paganas y más cristianas.

 

Diez formas de construir una Cofradía

 

1.- Saber que los fines de la existencia humana son la alabanza divina y el amor fraterno, porque sin amor a Dios y a los hermanos una Cofradía es una simple comisión de festejos, y de esas tenemos muchas y muy dignas en los Ayuntamientos... lo nuestro ha de ser otra cosa.

2.- Dar forma y contenido al amor a Dios con un culto sincero y digno, nacido del corazón que establezca un orden en las celebraciones de la Cofradía, en consonancia con su naturaleza: bien sea de Cristo o de la Virgen, de dolor o de gloria, de algún patrón o gremio... Muchas veces el culto es cosa del cura y de varias personas mayores, sin que la Hermandad se implique y participe apenas.

3.- Hacer que sea realidad, no fingida, sino práctica y concreta, el amor al prójimo de la Cofradía, en cuanto corporación, creando modos de colaborar continua y eficazmente, con obras sociales de la Iglesia, asilos, asociaciones de deficientes, organizaciones no gubernamentales, y, sobre todo, con Cáritas que es la Iglesia misma al servicio de los pobres en la lucha por la justicia.

4.- Vivir como bautizados, y así, si somos santificadores y servidores también hemos de enseñar y aprender. En el Bautismo se nos unge con el crisma mientras se dice: "Para que seas miembro de Cristo, Sacerdote, Profeta y Rey". Por ello el cofrade, que ante todo es un bautizado y ha de vivir como tal, deberá esforzarse por corresponder al don de Dios, alabándole, sirviéndole en los hermanos y formándose en la fe para ser más capaz de trasmitirla a otros. Sin formación personal y comunitaria es imposible el crecimiento interior que nos hace más fraternos, acogedores y tolerantes.

5.- Establecer entre todos, los medios adecuados para la formación de los miembros de la Hermandad, con ayuda de temas específicos sobre el mundo cofrade, pero sobre todo, con el uso y disfrute de un temario general de catequesis y vida cristiana.

6.- Equilibrar los aspectos interiores con los exteriores de la Hermandad, pues se dan casos, y no pocos, en que todo lo aparente es muy bello, pero el fondo está vacío. Hay Cofradías con un gran escaparate de imágenes, tronos e insignias, pero su corazón está vacío de verdadero amor a causa de divisiones, recelos y rencores.

7.- Entrar en comunión con las demás asociaciones e instituciones de la Parroquia, pues de otro modo las Hermandades quedan aisladas del proceso de crecimiento comunitario, convirtiéndose en una especie de rincón de las tradiciones populares... Es muy importante entender que las Hermandades están llamadas a ser, por su propia naturaleza, mucho más profundas, serias y rigurosamente evangélicas.

8.-Cumplir con fidelidad los estatutos, en cuanto a sus cargos, funciones y tareas, sabiendo que las leyes marcan los mínimos imprescindibles y el Evangelio los máximos hacia los que se ha de tender: hemos de trabajar desde las normas hacia el espíritu con ilusionado tesón.

9.- Hacer que la Cofradía sea un ámbito de participación creativa y comunitaria, sin protagonismos individualistas, para la búsqueda de objetivos comunes que ilusionen a todos, no sólo en el esplendor externo del escaparate sino, sobre todo, en la fecunda organización de la trastienda , que no se ve pero es mucho más importante.

10.- Poner tanto amor, tanta reciedumbre y tanto tesón que las dificultades no puedan ocultar la luz del amor a Cristo y a María, en el servicio del prójimo más necesitado y en los lazos de la amistad cofrade. Si el orgullo impide la amistad y los gastos suntuarios la solidaridad, entonces no hay Hermandad posible por mucho que así se llame o siglos de antigüedad que tenga.

(M. Amezcua. La renovación de las Cofradías)

 

Vivimos en el Espíritu - Encuentro diocesano de Catequistas 98

 

Hacia una nueva catequesis,
como proceso integral de formación en la fe
Entrevista a don Juan Pablo Parejo, director del secretariado diocesano de Catequesis

Los más de treinta años transcurridos desde la celebración del Concilio Vaticano II ha tenido uno de sus frutos más logrados en la promoción de la tarea catequética en toda la Iglesia. Así lo reconoce el reciente Directorio General para la Catequesis , donde se afirma que "ha sido un tiempo que, de algún modo, ha vuelto a hacer presente la vitalidad evangelizadora de la Iglesia de los orígenes". Nuestra diócesis no ha estado ajena a estos frutos y prueba de ello es la multitud de catequistas que constituyen uno de los elementos más activos de nuestras parroquias y comunidades, inmersas en procesos catequéticos a los que ha venido a sumarse con gran éxito, tras el Sínodo del 92, la Catequesis de Adultos.

No obstante esta buena posición, queda mucho por hacer en el futuro. Sobre ello van a reflexionar los catequistas de la diócesis que han celebrado en Mérida el día 14 de marzo su encuentro diocesano anual bajo el lema "Vivimos en el Espíritu".

Para informar a nuestros lectores sobre esta parcela de la pastoral diocesana hemos acudido al nuevo director del Secretariado diocesano de Catequesis, el sacerdote y catequeta, don Juan Pablo Parejo Ayuso.

-Esta importancia dada a la catequesis, se corresponde con los resultados obtenidos, en cuanto a la educación en la fe del Pueblo de Dios?

- Siempre pedimos más, pero creo que debemos estar satisfechos con los logros conseguidos en este terreno, sin que eso nos lleve a estancarnos, sino que hemos de lanzarnos a una nueva etapa en la catequesis. El porqué de esto es que hasta ahora hemos estado metidos en una catequesis muy centrada en los sacramentos y no la hemos visto tanto como una educación integral de la fe. Esta última dimensión ha estado un tanto deteriorada y por eso esta nueva etapa que tenemos por delante nos exige recuperar los procesos catecumenales, fundamentalmente un itinerario de iniciación cristiana. Esto es fundamental.

- Podría concretar un poco más esa nueva etapa de la catequesis a la que usted se refiere?

- De cara al futuro tenemos dos centros de interés fundamentales: uno es el proceso de iniciación cristiana y otro es la catequesis de adultos. Estos dos procesos deben ir en paralelo. Gracias Dios, en nuestra diócesis la Catequesis de Adultos cada vez se va implantando con más fuerza en todas las parroquias. A raíz de la propuesta del Sínodo del 92, ya han pasado por ella miles de personas y van surgiendo nuevos grupos.

Pienso que el reto que se nos presenta está en ir consolidando el proceso de Iniciación Cristiana. Es decir, que sea toda ella, en sus distintas etapas, un itinerario o proceso unificado, empezando desde el bautismo y terminando en la Confirmación. No pueden verse cada uno de estos sacramentos como unos procesos aislados con unas serie de lagunas de catequesis entre ellos.

Este empeño es el que va a animar el Secretariado diocesano de Catequesis, que se va a centrar, siguiendo el Plan Pastoral, en la profundización catequética de la Iniciación Cristiana.

-A pesar de estos esfuerzos innegables en el campo catequético , no se están yendo de las manos determinados momentos de la catequesis como son la Primera Comunión?

-Cuando hablamos de nueva evangelización hablamos también de nueva catequesis que exigen una nueva mentalidad. Si concebimos el Bautismo, la Primera Comunión y la Confirmación como final de la catequesis acabaremos en una cierta esquizofrenia y no ofreceremos tampoco un después para los catequizandos.

Pero si estos sacramentos los integramos dentro de un proceso conjunto, como fases que lo escalonan y momentos celebrativos de un intinerario catequético de maduración y de educación integral en la fe objetivo fundamental de la catequesis entonces sí creo que estaremos dando un rostro renovado de la catequesis y que sean provechosos y gratificante los esfuerzos que se están haciendo en la catequesis.

-Colaboran los padres con los catequistas?

-Pienso que todo el esfuerzo lo están poniendo los catequistas. En este campo echamos de menos una participación mucho más activa de los padres. Da la sensación muchas veces de que los padres simplemente lo que hacen es delegar esta formación cristiana de sus hijos, poniéndola en manos de los sacerdotes y de los catequistas, sin haber descubierto cuál es la responsabilidad que, como padres, tienen en este terreno.

Espiritualidad del Catequista

- Por qué se ha escogido el tema de la Espiritualidad del catequista para el encuentro de esta año?

- Por una razón es que este año de 1998 es, dentro de los preparatorios del Jubileo del 2000, el dedicado al Espíritu Santo. De ahí que hablemos de espiritualidad ya que el Espíritu Santo es el agente principal de la evangelización. Todos los que estamos en esta tarea somos instrumentos del Espíritu Santo, de ahí que necesitemos ser personas que viven del Espíritu Santo para poderlo transmitir.

- Cómo va a ser el perfil del catequista para este nuevo impulso catequético?

- Creo que se va apostando en nuestra diócesis, cada vez más, por un catequista mayor de edad, adulto, consciente de su ser cristiano, que quiere transmitir la fe que a su vez ha recibido.

-Cuál va a ser el papel del Secretariado?

- Nosotros lo que pretendemos es animar la tarea catequética en la diócesis. Además de esto el Secretariado se ocupa de la elaboración de un plan de acción en que se vayan fijando los objetivos nacidos del Plan Pastoral de la diócesis. También pretendemos ayudar a formar a los catequistas a través de unos materiales apropiados.

- Para este Encuentro diocesano ya ha visto la luz uno de los primeros materiales formativos

- Sí es el folleto sobre la Espiritualidad del catequista, con el que se pretende hacer reflexionar a los catequistas sobre su ser y su quehacer en una dimensión que es la de la espiritualidad, la de ser instrumentos del Espíritu. Este folleto pretende ser el primero de una colección de material formativa de los catequistas que quiere poner en marcha el Secretariado y en el que está empeñado todo su equipo, formado por sacerdotes, religiosas y laicos, de distintos arciprestazgos de nuestra diócesis.

José María Gil

Oración del catequista

Dios y Padre mío, fuente de vida, de verdad y de amor. Tú nos has llamado al seguimiento de tu Hijo y al anuncio de su Evangelio; aviva mi confianza en ti y mi esperanza en tu Reino.

Señor Jesucristo, Palabra del Padre encarnada en el seno de María, camino, verdad y vida para todos los hombres. Maestro, amigo y salvador mío, Cabeza del Cuerpo de la Iglesia, de la que quiero ser un miembro vivo. Creo, Señor, pero aumenta mi fe. Sostenme en la vida cristiana y en el servicio fiel de catequista.

Dios Espíritu Santo, Señor y dador de vida. Te abro mi corazón para que vivas en él, alientes mi oración, fortalezcas mi debilidad. Mueve también los corazones de los que escuchan mi catequesis. Santifícanos a todos en la verdad.

Santa María, Madre de la Iglesia, bendícenos, acógenos. Amén

Antonio Montero

Noticiario diocesano

Cáritas reparte 165 millones de pesetas entre los damnificados por la riada

Ha puesto al servicio de los afectados una oficina de información y gestión

Cáritas diocesana ha empezado a repartir entre los damnificados por la riada del pasado mes de noviembre 165 millones de pesetas en ayudas directas, cantidad que se suma a los 60 millones ya distribuidos con anterioridad.

La entrega se efectúa mediante talón bancario en el domicilio de las 800 familias afectadas, de diez localidades de la provincia de Badajoz. Entre ellas se reparten unos 115 millones de pesetas. Los 50 millones restantes se destinan a ayudas a profesionales autónomos, cuyos negocios también quedaron dañados.

Se ha abierto en la barriada pacense de Antonio Domínguez la oficina del Programa de Desarrollo Integral y Animación Comunitaria de Cáritas diocesana, entre cuyas actuaciones más importantes figuran programas de formación profesional ya ha comenzado a funcionar un pretaller de electricidad y un programa de ocio y tiempo libre para niños y adolescentes de las casas prefabricadas donde estarán alojados hasta que se les den nuevas viviendas.

 

 

 

Villagonzalo: Sacerdotes y religiosas participan en el mismo retiro de Cuaresma

Casi un centenar de participantes se dieron cita el día 7 de marzo en la Casa de Oración de Villagonzalo para celebrar el retiro espiritual de Cuaresma, que este año lo hacen de manera conjunta sacerdotes y religiosas y religiosos de la diócesis, organizado por la delegación diocesana del Clero y la Confer. Se ha querido así ofrecer un espacio de oración compartida a quienes comparten también la acción pastoral en las parroquias y demás comunidades de la diócesis.

La meditación del retiro estuvo a cargo del arzobispo de la diócesis, don Antonio Montero, quien trató del Espíritu Santo en la vida de los sacerdotes y de las personas consagradas a Dios .

Un nuevo Pentecostés

En su exposición, don Antonio fue explicando las distintas imágenes que del Espíritu de Dios ofrece la Sagrada Escritura, centrándose especialmente en los Evangelios y en los escritos paulinos, y haciendo una llamada a vivir un nuevo Pentecostés en nuestra Iglesia diocesana, invocando para todos el "nuevo ardor" del Espíritu Santo que ha de desplegarse, tanto en los seglares como en los sacerdotes y en los religiosos y religiosas.

El otro turno para el retiro de Cuaresma, también conjunto entre sacerdotes y religiosas, se celebrará el sábado día 21 en Gévora y será predicado por el vicario general, don Amadeo Rodríguez, quien también centrará sus reflexiones en la acción del Espíritu Santo en la Iglesia.

Se celebró la III Semana de la Parroquia de Los Santos de Maimona

Bajo el lema "Impulsados por el Espíritu Santo, hacemos camino al andar" la Parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles, de Los Santos de Maimona, ha celebrado del 2 al 8 de marzo su III Asamblea Parroquial. A lo largo de toda esa semana se han celebrado una serie de actividades que comenzaron el lunes, con un asamblea parroquial en la que participaron los miembros más representativos de la comunidad, especialmente aquellas personas que tienen responsabilidades en los distintos campos pastorales de la parroquia.

Precisamente algunos de esos sectores parroquiales tuvo un protagonismo especial en las restantes jornadas de la Semana de la Parroquia. Así el día 5 hubo un encuentro parroquial, con especial asistencia de los catequistas de adolescentes (confirmación), en el que intervino como ponente don Faustino Lobato, párroco de la Concepción, de Badajoz, y director del Secretariado de Ecumenismo.

El viernes día 6 fue el "Gran juego", una actividad dedicada a los niños y organizada por Pastoral Juvenil. Los participantes recorrieron las calles del pueblo en busca de las pistas que pusieron los coordinadores. Por la noche hubo una reunión del Consejo de Pastoral Parroquial, del que forman parte los representantes de los distintos grupos parroquiales.

El sábado día 7 se celebró una Eucaristía de especial petición y acción de gracias a Dios por la parroquia. El pasado domingo, último día, fue el Día de la Comunidad y gran número de feligreses se reunieron en una jornada de convivencia en Jerez de los Caballeros.

La Semana de la Parroquia ha servido para renovar, reflexionar y orar por el compromiso comunitario.

Las parroquias de Villanueva de la Serena celebrarán conjuntamente la Vigilia Pascual

 

Este año y por primera vez, las tres parroquias de Villanueva de la Serena La Asunción, la Santa Cruz y Nuestra Señora del Pilar (San Francisco) celebrarán conjuntamente la solemne Vigilia Pascual. La celebración será en el templo de la Asunción el sábado 11 de abril a las once de la noche. Y, como signo de unión en la fe, también el día del Corpus las tres Cáritas parroquiales de la ciudad harán fondo común, compartiendo a partes iguales.

Según una antiquísima tradición, la Vigilia Pascual que celebramos el Sábado Santo, a una hora que no sea antes del inicio de la noche ni concluya después del alba del domingo, es una noche de vela en honor del Señor y en ella conmemoramos su Resurrección. Esta vigilia es figura de la Pascua auténtica de Cristo, de la noche de la verdadera liberación, en la cual "rotas las cadenas de la muerte, Cristo asciende victorioso del abismo".

 

Mirada a nuestro tiempo

El derecho a vivir

La muerte de Ramón Sampedro (que en paz descanse) está haciendo popular un mensaje: el derecho a morir. Por mucho que se le pida a la opinión pública que no haga de esta muerte un caso-prueba para la legalización de la eutanasia, desgraciadamente las circunstancias especiales que la han rodeado la están convirtiendo en un emblema para todos los que, en la salud y en el bienestar, se creen con derecho a crear opinión sobre lo que hay que hacer con los enfermos y los ancianos.

Éstos, por el contrario, lo que invocan es el derecho a vivir dignamente. No quieren que la sociedad les diga cómo morir, sino que les ayude a encontrar razones para vivir. No están pidiendo a gritos que se les hable de la inutilidad de sus vidas, sino que necesitan, sobre todo, encontrar sentido y esperanza en medio de sus dificultades y sus sufrimientos.

Han pensado todos los que convierten a Ramón en un héroe en el daño que les pueden hacer a ese colectivo de enfermos, los tetrapléjicos y parapléjicos,muchos de ellos jóvenes, que buscan día a día nuevas ilusiones para seguir diciéndose a sí mismos y para seguir demostrándole a la sociedad que para ellos el vivir no es algo inútil?

Desde el respeto que nos merece cualquier decisión, aunque no la compartamos, como en este caso, hemos de decir que Ramón no es el héroe, sino que los héroes son los otros, los que aceptan como un don el reto de seguir viviendo, a pesar de las barreras físicas y psicológicas que encuentran en la sociedad. n

AMADEO RODRÍGUEZ
 

Página litúrgica

Celebramos el III Domingo de Cuaresma

Palabra de Dios:

 

Libro del Éxodo 3, 1-8a. 13-15

En aquellos días, Moisés pastoreaba el rebaño de su suegro Jetró, sacerdote de Madián; llevó el rebaño trashumando por el desierto hasta llegar a Horeb, el monte de Dios. El ángel del Señor se le apareció en una llamarada entre las zarzas. Moisés se fijó: la zarza ardía sin consumirse.

Moisés se dijo: Voy a acercarme a mirar este espectáculo admirable, a ver cómo es que no se quema la zarza. Viendo el Señor que Moisés se acercaba a mirar, lo llamó desde la zarza: Moisés, Moisés. Respondió él: Estoy aquí. Dijo Dios: No te acerques, quítate las sandalias de los pies, pues el sitio que pisas es terreno sagrado. Y añadió: Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob. Moisés se tapó la cara, temeroso de ver a Dios. El Señor le dijo: He visto la opresión de mi pueblo en Egipto, he oído sus quejas contra los opresores, me he fijado en sus sufrimientos. Voy a bajar a librarlos de los egipcios, a sacarlos de esta tierra, para llevarlos a una tierra fértil y espaciosa, tierra que mana leche y miel. Moisés replicó a Dios: Mira, yo iré a los israelitas y les diré: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros". Si ellos me preguntan cómo se llama, qué le respondo? Dios dijo a Moisés: Soy el que soy; esto dirás a los israelitas: " Yo-soy me envía a vosotros". Dios añadió: Esto dirás a los israelitas: "Yahvé (Él-es), Dios de vuestros padres, Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, me envía a vosotros. Este es mi nombre para siempre: así me llamaréis de generación en generación".

 

Salmo 102, 1-2, 2-4, 6-7, 8 y 11

R. El Señor es compasivo y misericordioso.

Bendice, alma mía, al Señor, / y todo mi ser a su santo nombre./ Bendice, alma mía, al Señor,/ y no olvides sus beneficios.

 

Carta a los Corintios 10, 1-6. 10-12

No quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube y todos atravesaron el mar y todos fueron bautizados en Moisés por la nube y el mar; y todos comieron el mismo alimento espiritual; y todos bebieron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que los seguía; y la roca era Cristo. Pero la mayoría de ellos no agradaron a Dios, pues sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto. Estas cosas sucedieron en figura para nosotros, para que no codiciemos el mal como lo hicieron aquéllos. No protestéis, como protestaron algunos de ellos, y perecieron a manos del Exterminador. Todo esto sucedía como un ejemplo y fue escrito para escarmiento nuestro, a quienes nos ha tocado vivir en la última de las edades. Por lo tanto, el que se cree seguro, cuidado!, no caiga.

 

Evangelio según san Lucas 13, 1-9

En una ocasión, se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos cuya sangre vertió Pilato con la de los sacrificios que ofrecían: Jesús les contestó: Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no; y, si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera. Y les dijo esta parábola: Uno tenía una higuera plantada en su viña y fue a buscar fruto en ella y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. Para qué va a ocupar terreno en balde? Pero el viñador contestó. Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

 

16, lunes: 2Re 5, 1-15a; Lc 4, 24-30.

17, martes: Dn 3, 25, 34-43; Mt 18, 21-35.

18, miércoles: Dt 4, 1, 5-9; Mt 5, 17-19.

19, jueves: 2S 7,4-5a,12-14a,16;Rm 4,13,16-18,22;Mt 1,16,18-21,24a.

20, viernes: Os 14, 2-10; Mc 12, 28b-34.

21, sábado: Os 6, 1-6; Lc 18, 9-14.

22, domingo: Jos 5, 9a, 10-12;2Co 5. 17-21;Lc 15, 1-3, 11-32.

Comentario litúrgico

Tiempo fuerte de amor

 

Este comentario del tercer domingo de Cuaresma lo podemos titular como lo hemos hecho, cerrando la trilogía de las virtudes teologales y presentando la cuaresma como tiempo fuerte de fe, de esperanza y de amor. Y lo podemos hacer sin violentar el sentido de los textos bíblicos de la la liturgia de hoy, como veremos.

La escena del monte Horeb pertenece, con todo derecho, al primer artículo de nuestra fe. Es una de las teofanías a la que los cristianos hemos de recurrir con frecuencia para no perder el norte en nuestra constante búsqueda del rostro de nuestro Dios. Y en ella se presenta a Dios como un misterio de amor.

Es un Dios que llama al hombre por la individualidad de su nombre, ( Moisés, Moisés ), que se presenta como un conocido de la familia ( Yo soy el Dios de tus padres... ) y que vive el amor con dolor y pasión ( he visto la opresión de mi pueblo en Egipto... y que cuenta con el hombre para llevar a cabo su obra de salvación ( envía a Egipto a Moisés). Por tanto es un Dios que ama al hombre e implica al hombre en este amor.

La parábola de la higuera que no da fruto presenta ese saber esperar divino que llamamos misericordia y que lleva consigo la secreta esperanza de que el hombre reaccione y dé la respuesta apropiada: Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto .

La advertencia paulina de el que se cree seguro, cuidado!, no caiga es el contrapunto que tenemos que poner cuando hablamos del amor de Dios pues, con frecuencia, caemos en un cierto laxismo como si el amor de Dios pudiera suplir la respuesta que debe darle nuestra libertad.

ANTONIO LUIS MARTÍNEZ

 

Santoral

20 de marzo: San Serapio Envuelto (328-388)

La verdad sea dicha: esto del santoral ofrece más sorpresas que cualquier juego de adivinanzas. A qué no saben ustedes a qué se dedicó este hombre? Respuesta: a luchar por liberar a sus dueños, otorgando a sus amos la libertad, desde su propia condición de esclavo... Sí, han entendido ustedes bien, queridos lectores: nuestro buen Serapio era un esclavo y se vendía como tal para convertir a la fe a sus dueños; cuando estos, ya bautizados, le liberaban, se volvía a vender como siervo para influir nuevamente en otra familia y conseguir su liberación... la de la familia, se entiende.

Para nuestro santo no existe otra libertad que la del amor que nace de la fe y se alimenta en la esperanza, todo lo demás son esclavitudes de las que urge desencadenar al prójimo aún a costa de la propia servidumbre. Este hombre se tomó en serio las palabras del maestro: "Quien de vosotros quiera ser el jefe, sea el servidor de todos, a ejemplo del Hijo que no ha venido a ser servido sino a servir".

Esta suerte de "teología de la liberación" era practicada por alguien que no poseía sino su "síndone", o sea el manteo que le envolvía, de ahí el nombre con que se conoce al esclavo más libre de la historia. Si hacemos un poco de memoria, quizá también nosotros conozcamos a personas esclavizadas por amor: yo sé de más de una.

Lo que ignoro es si cuando vendían al esclavo el mercader preguntaba: " Se lo envuelvo o se lo lleva puesto?" Quizá san Serapio se autorregalaba vendiéndose con envoltorio incluido, porque el amor se regala gratis.


MANUEL AMEZCUA

 

Santos de la semana

16, lunes: Hilario y Taciano, Eusebia, Juan de Brébeuf.

17, martes: Patricio, Gertrudis, Pablo, Gabriel Lalemant.

18, miércoles: Cirilo de Jerusalén, Leobardo, Braulio, Eduardo.

19, jueves: José, esposo de la Virgen María. Juan, Sibilina.

20, viernes: Tomás, Niceto, Juan Nepomuceno, Serapio.

21, sábado: Serapión, Nicolás, de Flë, Benita Cambiagio.

22, domingo: Pablo, Basilio, Lea.

 

Contraportada

Hoy se celebra en España el Día del Seminario bajo el lema "Hombres del Espíritu"

Coincidiendo con la fiesta de San José se celebra en las diócesis españolas el tradicional Día del Seminario que este año, al ser el dedicado al Espíritu Santo, dentro del programa de preparación para el Jubileo del Año 2000, ha escogido como lema "Hombres del Espíritu". Esto significa no sólo que el sacerdote, por la imposición de las manos del Obispo en la ordenación sacerdotal, es configurado por el Espíritu Santo con Cristo Cabeza y Pastor de su Pueblo, sino también que están llamados a ser hombres de Dios que, con experiencia de vida espiritual, sean capaces de intuir por dónde orienta el Espíritu hoy a la Iglesia y sean maestros y guías para las personas.

La sociedad ofrece hoy muchos medios para cuidar y desarrollar múltiples aspectos de la personalidad humana: técnica, deportes, psicología, medicina, arte, etc. Los sacerdotes tienen la misión de ayudar a las personas de una manera especial en la dimensión profunda del hombre, en la orientación fundamental de la vida y en la relación con Dios. La necesidad de estos "guías de espíritu" es palpable.

Para formar a estos hombres del Espíritu existe en las diócesis una institución que es el Seminario. Consta normalmente de dos secciones: el Seminario Menor, donde ingresan los muchachos y jóvenes que sienten indicios vocacionales en una edad temprana, y el Seminario Mayor, donde se forman ya los jóvenes que van a hacer del sacerdocio la opción de sus vidas.

El Seminario Menor y el Mayor

Actualmente hay seminario menor en 42 de las 67 diócesis de España. La mitad de ellos imparten la enseñanza de la ESO y del BUP, estando en estos momentos adaptándose a la reforma de la LOGSE. Los estudios son totalmente reconocidos y el Ministerio de Educación, dentro de las posibilidades de la ley, ha aprobado un 'currículum' más rico en 'humanidades" que responde mejor al carácter específico de estos centros.

El seminario menor, además, es un internado que se valora mucho por la calidad de formación, acompañamiento personalizado, educación humana y cristiana. Los adolescentes encuentran ahí un ambiente donde pueden elegir en libertad la orientación de su vida. Al acabar el COU, si tienen clarificada su vocación sacerdotal, pasan al Seminario Mayor. Actualmente la mitad de los seminaristas mayores proviene del Seminario Menor.

En este curso el número de alumnos de los seminarios menores diocesanos en España es de 2.342, entre los que se cuentan los 57 seminaristas menores del de Badajoz en los cursos que van desde 2 de ESO hasta COU. En España hay 62 seminarios mayores, entre ellos el nuestro de Mérida-Badajoz que cuenta en este curso con un total de 30 alumnos, de los cuales 23 cursan estudios eclesiásticos en sus aulas, 4 son diáconos y están realizando el año de práctica pastoral en diversas parroquias de la diócesis y tres seminaristas están desarrollando otras experiencias. Nuestro Seminario Mayor está constituido en Centro Superior de Estudios Teológicos, dependiente de la Universidad Pontificia de Salamanca.

Para acceder al seminario mayor se necesita, en lo académico, COU o estudios equivalentes y para ordenarse sacerdote se requiere tener como mínimo 25 años de edad. La formación de un futuro sacerdote es un largo proceso que, junto a la faceta intelectual, abarca otras cuatro dimensiones fundamentales: la humana, la espiritual, la pastoral y la comunitaria.

Para ingresar en el seminario mayor se hace, además, un discernimiento a fin de valorar la madurez humana, cristiana y vocacional del candidato. En este sentido, y para animar el fomento vocacional, nuestra diócesis está llevando a cabo una serie de convivencias, en las que muchachos y jóvenes pasan un fin de semana en el Seminario, conviviendo con los seminaristas y planteándose su posible vocación.

Según datos aportados por la Conferencia Episcopal Española, en este curso de 1997-98 han ingresado en los seminarios mayores de nuestro país un total de 348 nuevos alumnos, y abandonaron el curso anterior 91. El de Badajoz experimentó en dicho curso 3 ingresos y 3 abandonos.

2.000 seminaristas en España

El número de seminaristas mayores en esta última década se ha estabilizado en torno a los 2.000. Por lo que respecta a nuestra diócesis, aunque se mantienen el número de ordenaciones sacerdotales, en los últimos años se viene experimentando un descenso de vocaciones.

El año pasado se ordenaron en España 210 sacerdotes, de los cuales 8 correspondieron a nuestra diócesis. Actualmente hay 19.500 sacerdotes diocesanos en nuestro país y el número de fallecimientos anuales es de casi unos 400. Con todo, ocupamos el tercer puesto de los países de Europa en número absoluto de seminaristas, y en la proporción al número de católicos, nos corresponde 1 por cada 20.000. Solamente van por delante Polonia e Italia. Últimamente se está notando un crecimiento de vocaciones procedentes del mundo urbano, descendiendo la procedencia del rural. También va aumentando en el seminario el número de ingresos de jóvenes universitarios y con carreras terminadas.


Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org