Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 424. 3 de febrero de 2002

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 


Portada

España es el segundo país europeo en número de religiosos

La Iglesia pide a los fieles que oren por las personas consagradas

La Iglesia celebraba ayer la Jornada de Oración por la Vida Consagrada, con la que pide a los fieles que tengan presentes a las miles de personas que han consagrado su vida a servir a la Iglesia.

La diócesis de Mérida-Badajoz cuenta con cerca de mil religiosas repartidas en dieciséis monasterios de vida contemplativa y un centenar de comunidades de vida activa. Por lo que se refiere a los religiosos, el número de comunidades es inferior, en conjunto son once en toda la diócesis.

De acuerdo con los datos que maneja la Unión de Conferencias Europeas de Superiores Mayores (UCESM), que preside el escolapio Jesús Mª Lecea, España es el segundo país europeo con mayor número de religiosos y religiosas (48.690 religiosas, 15.445 religiosos), tras Italia (85.000 religiosos y 21.778 religiosos), y seguido por Francia (43.380 religiosas, 9.900 religiosos).

 


Editorial

El honor de ser los últimos

Gratifica enormemente que, en medio de la saturación interminable de noticias de la prensa del corazón, que nos da cuenta de mil separaciones de famosos, y de las impactantes informaciones que en las pasadas semanas nos han servido los medios sobre el trágico asesinato de dos niños de cuatro y seis años de edad por su propia madre en la localidad murciana de Santomera, encontrarnos, casi perdida en la columna de uno de nuestros diarios, la noticia de que, según el Anuario Social de España 2001, de la Caixa, nuestra región extremeña es la comunidad con menor tasa de separaciones de España. Esas informaciones apuntan a que sólo 7 por cada 10.000 habitantes se han separado en nuestra comunidad, mientras que en el número de divorcios estamos también en los últimos lugares de la clasificación nacional, los segundos por la cola con 3,8 sobre 10.000 habitantes, tres puntos menos que la media nacional. En este terreno es un honor ser los últimos.

Todo ello no es fruto del tan cacareado y ya hasta tópico, por no decir molesto, retraso en los niveles de progreso económico que se nos asigna a los extremeños con respecto a otras regiones españolas, sino de que entre nosotros los valores familiares, nacidos en gran parte al calor del sentido cristiano de la vida, perviven en los hombres y mujeres de nuestro tiempo por la ejemplar tarea educadora de la propia familia y de nuestras comunidades cristianas.

Merece la pena que el espacio natural y entrañable de la familia, continúe salvaguardándose entre nosotros, pues es la condición del mayor de los progresos, el que posibilita el verdadero ámbito en el que formar plenamente a los hombres y mujeres, y en el que se nos valora por nosotros mismos, por lo que somos, y no por lo que tenemos.

Con estos datos a quienes nos pregunten por la familia, habría que responderles: Bien, gracias a Dios.

 


Escritos episcopales

Los obispos españoles, ante la Jornada del Enfermo

A continuación ofrecemos el Mensaje de la Comisión Episcopal de Pastoral con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo, que se celebra el próximo día 11.

 

1. La Jornada Mundial del Enfermo del presente año ha escogido un motivo de una indudable y permanente actualidad. Está pensado no sólo para quienes viven la experiencia de la enfermedad, sino también para quienes, por profesión o ministerio, les atienden y acompañan como creyentes. Los Obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral acogemos gozosos esta oportunidad y nos proponemos compartir con todos ellos, allí donde se encuentren, la luz y la esperanza que brotan de nuestra fe.

"He venido para que tengan vida ..." (Jn. 10,10)

2. En su Mensaje para la Jornada Mundial del Enfermo del presente año (nº.1), el Santo Padre nos recuerda una vez más esta verdad fundamental de nuestra fe: Cristo, médico divino, salud y salvación de Dios para toda la humanidad, no sólo es el aliado de la vida humana sino también primicia y origen de su plenitud, y camino que conduce a ella. La salvación que nos ofrece abarca a la persona entera, y ya en este mundo se traduce en experiencias saludables que potencian y realizan lo mejor de nosotros mismos.

La vida en abundancia, sin embargo, no significa necesariamente la eliminación de toda enfermedad y sufrimiento, tampoco de la muerte. Estos "acontecimientos fundamentales de la existencia", como les denomina Juan Pablo II en "Dolentium Hominum" (nº 3), siguen conviviendo inseparablemente con nuestra condición humana, y han de ser integrados en el camino de la adhesión a Cristo por la fe. En Él y por Él dichos "acontecimientos" están salvados, han cambiado de signo y pueden, por tanto, ser vividos como experiencias salvíficas, liberados de su carga negativa, superadas las tentaciones que comportan, y afrontados como vía hacia la plenitud.

3. Sin restar nada al carácter serio e incluso dramático de la enfermedad y de su variado cortejo de experiencias, la audacia de la fe y de la esperanza nos permiten contemplarla también en su rostro luminoso. Así lo acredita la experiencia de quienes, en el fuego siempre doloroso del sufrimiento y de la fragilidad, han madurado humana y espiritualmente, han visto purificada y robustecida su fe, se han despertado a nuevos valores antes oscurecidos, han saboreado con mayor realismo la bondad de Dios y la solidaridad de sus hermanos, han aprendido a convivir con el límite, han renovado su adhesión a Cristo y su sentido de pertenencia a la comunidad. Han experimentado, en definitiva, que Dios sigue salvándonos en la enfermedad (y no necesariamente de la enfermedad).

"Un momento privilegiado para la oración"

4. Con frecuencia se afirma, y no sin razón, que el tiempo de la enfermedad es una oportunidad para la oración. Que lo sea para muchos creyentes y para otros cuya fe tal vez estaba adormecida o puesta entre paréntesis, lo atestigua la experiencia. No en vano la enfermedad, especialmente cuando es grave o es vivida como si lo fuera, pone al descubierto lo que cada uno es en realidad, confronta con lo inevitable de la existencia, provoca dudas e interrogantes, pone en tela de juicio estilos de vida y valores, y lleva a no pocos a asomarse a las puertas misteriosas de la transcendencia. La historia, comenzando por los orantes de la Biblia, está llena de hombres y de mujeres que, dentro de la experiencia de la enfermedad, se han convertido en testigos de una fe que suplica y agradece, alaba y se estremece, que acepta las sombras del misterio y se abandona, como niño en brazos de la madre, al amor providente de Dios. La historia de la fe sufriente y esperanzada ha levantado santuarios por doquier, aún frecuentados masivamente.

5. La Oración del enfermo encuentra su modelo y su aliento en la oración de Jesús en el desierto, en Getsemaní y en la cruz, cuando la tentación o la sensación del abandono era la experiencia humana de sus relaciones con el Padre.

La oración es una apertura filial a Dios confiando siempre en su amor indefectible aunque no se manifieste, porque el diálogo con Él no discurre a la manera de los diálogos interhumanos: Dios no se sitúa al nivel de nuestros interlocutores normales; más bien, según la experiencia natural, es como si no respondiese a los requerimientos del que ora. Pero, a pesar de todo, está presente, como nos recuerda el Papa en la "Novo millennio ineunte": "He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin de mundo" (Mt. 28, 20). No hay argumento o fórmula que consuele y salve, "pero sí una Persona y la certeza que ella nos infunde: ¡Yo estoy con vosotros!".

6. La oración por los enfermos tiene un lugar privilegiado en la práctica sacramental de la Iglesia desde los orígenes: "¿Está enfermo alguno de vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor. Y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor hará que se levante, y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados" (St. 5, 14-15). El Catecismo de la Iglesia Católica explica: "El sacramento de la Unción de los enfermos tiene por fin conferir una gracia especial al cristiano que experimenta las dificultades inherentes al estado de enfermedad grave o de vejez" (nº 1527).

7. No es menos cierto que en torno a la enfermedad la Iglesia ha desplegado su misión solidaria y terapéutica, no sólo a través de la actividad asistencial de sus instituciones y de sus miembros, sino también mediante su actividad litúrgica y oracional. Como se afirma en las "Orientaciones" del Departamento de Pastoral de la Salud para esta Jornada del Enfermo, "es inconcebible la tradición oracional y litúrgica de la Iglesia al margen de esa situación existencial (la enfermedad), en torno a la cual se ha elaborado y vivido toda una  espiritualidad y se han privilegiado las diferentes formas y dimensiones de la oración". Es inmensa la riqueza salvífica e incluso terapéutica desplegada a través de la oración y de los sacramentos, de la Palabra proclamada y escuchada, porque poseen la fuerza del Espíritu del Resucitado.

Orar, una forma estupenda de servir

8. La Iglesia que se hace presente en los diferentes ámbitos del mundo de la salud y de la enfermedad (instituciones, asociaciones, parroquias) es siempre una Iglesia que evangeliza  orando y celebrando. Hoy en día y tal vez de una forma especial en ese complejo mundo, esta dimensión de la evangelización cobre una especial importancia. Orar es una forma estupenda de servir, un medio indispensable para el acompañamiento pastoral, para el ejercicio de la profesión sanitaria, para el reencuentro y la comunión con el Dios de la vida. Evangelizar orando en un mundo dominado por la técnica y donde lo humano corre el peligro de desvanecerse, significa, entre otras cosas, poner de manifiesto la dimensión original de la fe y la misión específica de la Iglesia: ser sacramento de una salvación que llega más allá de la ciencia y de la técnica, pero asumiendo todo lo humano.

9. La Jornada del Enfermo del presente año puede ser, pues, una buena oportunidad para avivar en la comunidad cristiana y, de forma especial, en los agentes de pastoral de la salud, la conciencia del valor insustituible de la oración, no sólo en la experiencia personal de la enfermedad, sino también en el servicio a la salud y a los enfermos. Agentes de pastoral que oran y que renuevan en lo posible la dimensión oracional y litúrgica de su ministerio; comunidades cristianas que no sólo recuerdan a sus enfermos sino que incorporan la realidad de la salud y de la enfermedad a la catequesis, a la predicación y a la actividad litúrgica.

10. Desearíamos sobre todo que, con motivo de la Jornada del Enfermo, se acreciente en todos los agentes de pastoral de la salud, así como con los voluntarios y visitadores, la conciencia de la necesidad de acompañar espiritualmente a los enfermos. La cercanía y la escucha respetuosa se traducirán también en sensibilidad que ayude a compartir la esperanza, a afrontar las dudas, a aprender tal vez una nueva relación con Dios, a renovarle su adhesión, a hacerles partícipes de la vida de la comunidad, a promover en ellos nuevas  expresiones de solidaridad.

11. No es ciertamente menos importante la necesidad de potenciar y renovar la pastoral sacramental dentro de las instituciones de salud y la que se realiza a favor de los enfermos dentro del ámbito de la parroquia. Ahí la presencia de la Iglesia cobra toda su fuerza, pero, al mismo tiempo, a menudo es desvirtuada. Sería muy deseable que la Jornada del Enfermo de este año diera un nuevo impulso a la profundización de esta presencia insustituible.

12. Finalmente, no podemos menos de subrayar una nueva oportunidad: la de agradecer al Dios de la Vida la rica y misteriosa sinfonía de voces y de silencio que a diario, en oración, brota del corazón de hombres y mujeres enfermos, de sus servidores y de cuantos los acompañan. Cuando la fe es puesta a la prueba por la adversidad que contraría y tienta, se hace más patente la presencia bondadosa de Aquel en quien vivimos nos movemos y existimos y con cuyo aliento respiramos.

Aliento para el camino.

13. Peregrinos de la fe y de la esperanza, por el camino difícil de la enfermedad y de los desafíos que hoy plantea el servicio evangélico en ese mundo, nos sostiene la convicción de que también hoy es urgente "curar a los enfermos y anunciarles el Reino" (Lc. 10, 9), humanizar desde el Hombre nuevo, apostar por la plenitud de la que Cristo es causa y modelo, ser signos de la presencia invisible y salvífica de Dios. Sin la oración nada de esto es posible para los creyentes en Cristo.

14. Él nos acompaña, como buen Samaritano, camino de todas las periferias del sufrimiento humano. Orar como Él, podría ser nuestra máxima aspiración. En este aprendizaje miramos a su Madre, aquélla que en todo momento, también en la adversidad, vivió una íntima y saludable relación con el Padre de la Vida.

15. Estas reflexiones que os ofrecemos los Obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral con todo afecto, os pueden acompañar durante la campaña de reflexión que se inicia en esta Jornada Mundial del Enfermo. Os invitamos a terminar esta campaña en el tiempo de Pascua. Unidos a vuestras comunidades parroquiales. Celebrad con alegría el triunfo de Jesucristo Resucitado, nuestra esperanza. -Si hemos aprendido a orar mejor- nuestra experiencia de oración  desembocará en alabanza jubilosa al Señor y en una atención más entrañable a los hermanos enfermos.

LOS OBISPOS DE LA COMISIÓN EPISCOPAL DE PASTORAL

José Vilaplana Blasco, obispo de Santander
José Delicado Baeza, arzobispo de Valladolid
Rafael Palmero Ramos, obispo de Palencia
Juan Piris Frígola, obispo de Menorca
Jesús García Burillo, obispo auxiliar de Orihuela-Alicante
Antonio Deig Clotet, obispo de Solsona

 


Centrales

La Iglesia pide a los fieles orar por las personas que han consagrado su vida a Dios

El lema de la Jornada de la Vida Consagrada es 'Testigos de esperanza y de misericordia'

Bajo el lema 'Consagrados y consagradas, testigos de esperanza y de misericordia', la Iglesia celebraba ayer, 2 de febrero, la Jornada de la Vida Consagrada, coincidiendo con la fiesta litúrgica de la Presentación de Jesús en el Templo de Jerusalén. Por primera vez desde que en 1997 se instituyera esta jornada eclesial, la Comisión Episcopal de Obispos y Superiores Mayores de la Conferencia Episcopal Española y la Conferencia Española de Religiosos (CONFER) han preparado conjuntamente un material que incluye el cartel anunciador y un subsidio litúrgico para la celebración de la eucaristía.

Esta jornada eclesial, instituida por Juan Pablo II el 2 de febrero porque, según sus palabras, "la Presentación de Jesús en el Templo constituye un icono elocuente de la donación total de la propia vida por quienes han sido llamados a reproducir en la Iglesia y en el mundo, mediante los consejos evangélicos, los rasgos característicos de Jesús virgen, pobre y obediente", tendrá una incidencia especial en las diócesis españolas a través de la celebración de la eucaristía presidida, en la mayoría de los casos, por el obispo diocesano a la que asistirán los religiosos y religiosas de distintas congregaciones masculinas y femeninas que trabajan en las respectivas diócesis llevando a cabo diferentes tareas educativas y pastorales, junto a los fieles laicos, pues uno de los objetivos de esta jornada es presentar a todo el Pueblo de Dios la vocación a la vida religiosa dentro de la Iglesia.

Según los últimos datos del Departamento de Estadística de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), de febrero de 2001, que se refiere sólo a los religiosos de vida activa, en España hay 48.690 religiosas (46.517 con votos perpetuos, 1.567 junioras y 606 novicias, además de 1.870 procedentes de otros países) y 15.445 religiosos (de los cuales 8.726 son sacerdotes, 5.581 con votos perpetuos, 941 de votos temporales, 198 novicios y 298 religiosos extranjeros). A ellos habría que unir los 14.710 misioneros y misioneras que trabajan fuera de España. Por tanto, en total nuestro país cuenta con 64.135 religiosos y religiosas en España y 14.710 misioneros y misioneras en el extranjero.

De acuerdo con los datos que maneja la Unión de Conferencias Europeas de Superiores Mayores (UCESM), que preside el escolapio Jesús Mª Lecea, España es el segundo país europeo con mayor número de religiosos y religiosas (48.690 religiosas, 15.445 religiosos), tras Italia (85.000 religiosos y 21.778 religiosos), y seguido por Francia (43.380 religiosas, 9.900 religiosos), Alemania (31.404 religiosas, 5.576 religiosos) y Polonia (25.200 religiosas, 13.111 religiosos).

Enriquecen a la Iglesia

Varios obispos han escrito sendas pastorales donde hacen referencia al contenido de la jornada. Así, el arzobispo franciscano de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, agradece la vocación y la consagración de "tantos hombres y mujeres que enriquecen nuestra Iglesia diocesana con el ejemplo de su vida y con la generosidad y eficacia de sus obras evangelizadoras", al tiempo que invita a los religiosos y religiosas a "vivir conscientemente y con verdadera pasión el momento presente".

La vida consagrada "quiere salir de sí misma, de sus propias preocupaciones, de sus carencias, de sus inquietudes sobre el futuro y, como la Iglesia, saber que su vocación es la de evangelizar con el testimonio de su propia vida consagrada en fraternidad y con las distintas acciones y ministerios que realiza", entre los que Amigo destaca el de "mostrar al mundo la misericordia y la ternura de Dios con sus hijos".

No obstante, recuerda que la vida religiosa vive en estos momentos un tiempo de éxodo "audaz y perseverante", al recordar que "los religiosos y religiosas son mayores, las nuevas vocaciones no llegan, las comunidades se refugian en sí mismas, la vida consagrada es ignorada en las diócesis, la indiferencia en la valoración de la labor de los institutos religiosos es el amargo pan de cada día".

Para el camino, Amigo recomienda a los religiosos y religiosas asistir a la "escuela de la oración continua" y "hacer posible un amor apasionado por cuanto con Jesucristo se relaciona", porque "cuanto más cerca del señor y más próximos a los desvalimientos de los hombres, mejor se comprende el propio carisma".

"Conocimiento de Cristo para saber de las carencias y necesidades de los hombres. Identificados con Cristo para vivir en una solidaridad de comunión profunda y eficaz con quien necesita de pan, de enseñanza, de salud, de desarrollo, de justicia, de fe", explica el arzobispo de Sevilla al comentar el lema de la jornada, con la que rinde homenaje "a todos los hermanos y hermanas mayores de la querida y gran familia de las personas consagradas".

Ivicon

Cerca de 130 comunidades religiosas en la diócesis de Mérida-Badajoz

La diócesis de Mérida-Badajoz cuenta con cerca de mil religiosas repartidas en dieciséis monasterios de vida contemplativa y alrededor de cien comunidades de vida activa. Por lo que se refiere a los religiosos, el número de comunidades es inferior, en conjunto son once en toda la diócesis.

Según el delegado diocesano para la Vida Consagrada, don Manuel Santos, los carismas de estas religiosas son muy variados:"Abarcan desde la atención a los niños hasta los ancianos; mujeres, drogadictos, enfermos, enseñanza, apostolado rural, catequesis, liturgia etc. Son almas dedicadas en cuerpo y alma al servicio del Evangelio, es decir, a Dios y a los hombres".

Para don Manuel Santos, "si estas personas están dedicadas al servicio de la comunidad diocesana, bueno es que en este día, todos oremos al Señor por ellas".

Uno de los problemas que aqueja hoy a la vida consagrada es la falta de vocaciones, lo que está haciendo que suba la media de edad de las religiosas. Actualmente esa media supera los sesenta años.

 

Falleció en Roma el Rector Mayor de los salesianos

En Mérida-Badajoz hay tres comunidades salesianas

Juan Edmundo Vecchi Monti falleció en Roma a los 71 años de edad, después de permanecer desde 1996 al frente de la congregación salesiana.

Su vida se ha prolongado más de lo que médicamente estaba previsto, pero al final ha llegado el fatal desenlace, que no por esperado -después de casi 20 largos meses de enfermedad tras diagnosticarle un tumor cerebral- es menos sentido, especialmente para la Familia Salesiana, que perdió ayer, en la víspera de la fiesta de san Francisco de Sales, a uno de sus más carismáticos rectores.

Nacido en la Argentina

Octavo sucesor de don Bosco y primer rector mayor no italiano, Vecchi había nacido en Viedma (Argentina) el 23 de junio de 1931, en el seno de una familia de emigrantes italianos, siendo el último de siete hermanos. Emitió los primeros votos religiosos en Fortín Mercedes el 29 de enero de 1947 y realizó los estudios de Teología en Turín (Italia), donde fue ordenado sacerdote el 1 de julio de 1958. Desde el 20 de marzo de 1996, fue Rector Mayor.

Nuestra diócesis

En la diócesis de Mérida-Badajoz hay en la actualidad tres comunidades de Salesianos, una en Mérida, otra en Badajoz y una en Puebla de la Calzada, la primera que se instituyó.

Gestionan tres colegios, con más de 2000 alumnos, y en Badajoz también una parroquia. En ella precisamente se celebró el pasado viernes una Eucaristía por el eterno descanso del Rector Mayor, presidida por el arzobispo de Mérida-Badajoz don Antonio Montero.

 

Emergencia en la región de los Grandes Lagos

Cáritas española ha lanzado una nueva campaña de ayuda para la región de los Grandes Lagos, asolada tras la erupción del volcán Nyiragongo que arrasó la ciudad de Goma. Cáritas calcula que hay aproximadamente 400.000 personas que han perdido lo poco que tenían y que necesitan urgentemente alojamiento, comida y agua potable.

Ante esta situación, Cáritas española se ha movilizado rápidamente para apoyar en las tareas humanitarias y pide la colaboración generosa de todos. Para ello ha habilitado las siguientes cuentas:

BBVA 5906-86-0011449814

BSCH 0001-50-2610010014

BANESTO 1001-30-0108591271

LA CAIXA 2208-32-0200149355

En estas cuentas se pueden hacer los ingresos especificando que es para la campaña de ayuda a los Grandes Lagos. También se pueden canalizar ayudas a través del teléfono 902 38 99 99.

 


Información diocesana

La Junta y los obispos estudian un convenio en Educación y analizan otros ya en marcha

El Arzobispo y el Presidente de la Junta se reunieron el miércoles en Mérida

El Arzobispo, don Antonio Montero, se reunía el pasado miércoles con el Presidente de la Junta, don Juan Carlos Rodríguez Ibarra para analizar áreas de trabajo que afectan a las instituciones por ambos representadas: Patrimonio y Bienestar Social. Además se apuntaron algunas directrices para alcanzar acuerdos en materia de Enseñanza, una vez que la Junta de Extremadura ha asumido las competencias en esta materia.

En la reunión estuvieron presentes también el Vicario General, don Amadeo Rodríguez Magro y el Consejero de Patrimonio, don Francisco Muñoz.

Con relación al Patrimonio y Bienestar Social, se hizo una valoración positiva del trabajo llevado a cabo, con algunos altibajos. Se adoptó, no obstante, el acuerdo de celebrar sendas reuniones extraordinarias de las dos comisiones mixtas para evaluar más detenidamente sus resultados, proceder a una relectura del texto de los acuerdos con el propósito de dar cumplimiento a algunos puntos pendientes, señalar, si los hay, nuevos objetivos y mejorar el trabajo conjunto en materia de presupuestos, funcionamiento de las comisiones mixtas y cómputo anual de los resultados.

Salió igualmente a colación la aplicación a Extremadura del Plan Nacional de Catedrales y Concatedrales acordado entre el Ministerio de Cultura y la Conferencia Episcopal Española, mediante unos planes directores para el tratamiento y mejora de esos templos catedralicios que será objeto de un convenio entre el Ministerio y la Consejería extremeña de Cultura, con la anuencia de las diócesis interesadas.

Educación

Don Antonio Montero entregó a Rodríguez Ibarra un borrador con material básico de trabajo para profundizar en temas de Enseñanza donde, además de los seminarios menores y los colegios de la Iglesia, existe como preocupación básica el régimen académico y laboral de los profesores de religión en los colegios públicos. El objetivo a medio plazo es la firma de un convenio para que este asunto tenga un referente jurídico como sucede ya en otras comunidades autónomas españolas.

 

Presentado a los fieles el X Sínodo Diocesano de Plasencia

Durante la tercera semana de enero el Obispo de Plasencia Mons. Carlos López Hernández ha llevado a cabo encuentros con los diferentes medios de comunicación para transmitir a través de ellos las necesidades de la Iglesia Placentina y las diferentes fases en las que se divide el sínodo placentino.

Asimismo, durante 3 domingos (20 y 27 enero y 3 febrero) se presentará el sínodo a todos los fieles que acudan a las eucaristías dominicales. La comisión de Liturgia ha preparado tres catequesis-eucaristías para animar a los fieles a participar activamente en la celebración de este acontecimiento dentro de la vida de la diócesis.

Además se han repartido diferentes materiales para sensibilizar y aclarar las dudas posibles a todos los diocesanos sobre este X Sínodo.

Por último destaca la consulta general al Pueblo de Dios para conocer las necesidades, sus opiniones y las sugerencias que deben tener en cuenta los grupos sinodales de trabajos. Una encuesta que se divide en dos partes Una, sencilla con unas pocas preguntas en las que se preguntará el parecer sobre la situación religiosa en general y los temas a tratar en el Sínodo. Y otra que entrará en un análisis de cuestiones sobre la Iglesia y la evangelización en general.

 

Se celebró el primer encuentro regional del Movimiento de Jóvenes de Acción Católica

El pasado fin de semana se celebró, en Ribera del Fresno, el primer encuentro regional del Movimiento de Jóvenes de Acción Católica (MJAC).

Participaron en el mismo más de treinta jóvenes provenientes de los distintos grupos que, en este movimiento, se están iniciando en las localidades de Ribera del Fresno, Alburquerque, parroquia de San Roque de Badajoz, Salvatierra de los Barros y Olivenza. También participaron el consiliario diocesano de este movimiento, don Antonio Becerra Cordero, y los animadores y consiliarios de los grupos.

El encuentro comenzaba con la acogida y la oración, para pasar después al trabajo por grupos, donde los jóvenes compartieron las conclusiones del trabajo previo a este encuentro en torno a tres grandes campos de acción: el grupo, la parroquia, y el pueblo o barrio, reflexionando sobre su implicación en estos campos y sobre lo que se quiere cambiar o hacer en los mismos.

Así mismo, este Encuentro sirvió para plantear diversas cuestiones en torno a la implantación y desarrollo del MJAC en la diócesis de Mérida-Badajoz. En este sentido, los jóvenes acordaron realizar dos encuentro anuales, uno a principios de curso para programar el mismo, y otro al final para revisar y dar gracias por lo realizado durante el año. Decidieron también iniciar una reflexión sobre la mejor manera de insertarse en las diversas asociaciones juveniles que existan en cada pueblo o barrio donde ellos desarrollen su tarea.

Tras la puesta en común y la comida, los jóvenes visitaron "La Providencia", centro de atención a deficientes psíquicas que la Institución "Hogar de Nazaret" gestiona en Ribera.

Con la Eucaristía en la capilla de San Juan Macías se puso punto y final a este encuentro.

Actualmente hay más de 45 jóvenes iniciándose en el MJAC, repartidos entre los 6 grupos existentes. Previamente, durante dos años, un pequeño grupo de jóvenes y sacerdotes estuvo preparándose como animadores.

 

El Movimiento de Cursillos de Cristiandad celebra el cursillo 214

El pasado fin de semana se celebró en la casa de oración de Gévora el cursillo de cristiandad número 214 con la asistencia de 15 nuevos cursillistas. Estuvieron coordinados por don Mariano Cabanillas y bajo la dirección espiritual de los sacerdotes don Feliciano Leal y don Pedro Alberto Delgado.

La clausura, a la que asistieron más de 125 cursillistas procedentes de distintos puntos de la diócesis, fue novedosa en esta ocasión, pues se sustituyó la tradicional Eucaristía por una celebración de la Palabra presidida por don Luis Romero Rangel, delegado diocesano de laicos.

 

Campaña contra el hambre

Manos Unidas prepara la Campaña contra el Hambre, que comenzará el día 8 con el Ayuno Voluntario. La campaña de este año lleva como lema "Si quieres la paz, rechaza la violencia". El día 8 tendrá lugar también una celebración eucarística presidida por el Arzobispo Montero en la parroquia de san Fernando de Badajoz a las 19,30 horas.

Manos Unidas, a través de sus delegaciones en la diócesis de Mérida-Badajoz, acometerá este año 15 proyectos de desarrollo en países de varios continentes, desde la India hasta el Congo, pasando por la República Dominicana o Colombia. Estos proyectos, cifrados en más de cuarenta millones de pesetas, consistirán, entre otras cosas, en la construcción de viviendas, colegios o dispensarios médicos.

 


Al paso de Dios

Buenos días

A los que no estén despiertos a esas horas de la mañana -seis menos cinco-, les comento que la semana pasada he saludado cada día, con un breve comentario, a los oyentes de Radio Nacional de España, a través del programa "Buenos días nos dé Dios". A propósito de esto, he tenido la oportunidad de reflexionar con los que escuchan la radio tan temprano, sobre lo que ha de entenderse por un día bueno. Estoy convencido de que, ante todo, la bondad de las horas y los días está en la segunda parte del saludo, "nos dé Dios"; es decir, en saber encontrar el bien del Señor entre los entresijos de una jornada: en todo lo que hacemos, decimos, compartimos, recibimos o damos...; en la diversidad de circunstancias, previsibles o no, que cada día tenemos que vivir.

También he comentado con los oyentes que, además de estar atentos para recoger el bien que nos viene de lo alto, tenemos que ofrecer lo que recibimos y convertirnos en cauce del don de Dios con nuestras actitudes, nuestros gestos y nuestras acciones. Lo interior y exterior de nuestra persona ha de ponerse al servicio de una jornada feliz para los otros. Por eso, hay que poner cara de buenos días, y ponerle rostros a todos los que nos necesiten a lo largo de la jornada. Se vive mejor cuando la vida se hace servicio, cuando hacemos que los otros se beneficien de nuestras tareas. Pero es necesario mirar, naturalmente con ojos de misericordia, a ese inmenso mundo de las necesidades humanas que, además de ser extraordinariamente diverso, requiere mucha atención para percibir dónde están los que nos necesitan y cuál es la necesidad concreta que me reclama.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


Liturgia del domingo

Celebramos el IV Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Libro del profeta Sofonías 2, 3; 3, 12-13

Buscad al Señor los humildes, que cumplís sus mandamientos; buscad la justicia, buscad la moderación, quizá podáis ocultaros el día de la ira del Señor.

Dejaré en medio de ti un pueblo pobre y humilde, que confiará en el nombre del Señor.

El resto de Israel no cometerá maldades, ni dirá mentiras, ni se hallará en su boca una lengua embustera; pastarán y se tenderán sin sobresaltos.

 

Salmo 145, 7, 8-9a, 9bc-10

R. Dichosos los pobres en el espíritu,
porque de ellos es el reino de los cielos

El Señor mantiene su fidelidad perpetuamente,
el Señor hace justicia a los oprimidos,
Él da pan a los hambrientos.

 

Carta de san Pablo a los Corintios 1, 26-31

Fijaos en vuestra asamblea, no hay en ella muchos sabios en lo humano, ni muchos poderosos, ni muchos aristócratas; todo lo contrario, lo necio del mundo lo ha escogido Dios para humillar a los sabios, y lo débil del mundo lo ha escogido Dios para humillar el poder. Aún más, ha escogido la gente baja del mundo, lo despreciable, lo que no cuenta para anular a lo que cuenta, de modo que nadie pueda gloriarse en presencia del Señor.

Por él vosotros sois en Cristo Jesús, en este Cristo que Dios ha hecho para nosotros sabiduría, justicia, santificación y redención.

Y así ­como dice la Escritura­ "el que se gloríe, que se gloríe en el Señor".

 

Evangelio según san Mateo 5, 1-12a

En aquel tiempo, al ver Jesús al gentío subió a la montaña, se sentó y se acercaron sus discípulos, y él se puso a hablar enseñándoles:

"Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra.

Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados.

Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos quedarán saciados.

Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán la misericordia.

Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán "los hijos de Dios".

Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Dichosos vosotros cuando os insulten, y os persigan, y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo".

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

4, lunes: 2S 15, 13-14. 30; 16, 5-13; Mc 5, 1-20.
5, martes: 2S 18, 9-10. 14. 24-25. 30; Mc 5, 21-43.
6, miércoles: 2S 24, 2. 9-17; Mc 6, 1-6.
7, jueves: 1R 2, 1-4. 10-12; Mc 6, 7-13.
8, viernes: Si 47, 2-13; Mc 6, 14-29.
9, sábado: 1R 3, 4-13; Mc 6, 30-34.
10, domingo: Is, 58, 7-10; 1Co 2, 1-5; Mt 5, 13-16.

 

Comentario litúrgico

Dichosos

EL pasado domingo san Mateo nos presentaba la presencia y la predicación de Jesús como una luz venida de Galilea. Cualquiera de sus lectores deseará quedar iluminado por esa luz.

El evangelista no se anda con chiquitas y, al comienzo de la predicación de Jesús, comienza el llamado Sermón del Monte que llena los capítulos quinto al séptimo.

La lectura de hoy nos presenta las bienaventuranzas, uno de los textos religiosos mas bello que guarda la conciencia religiosa de la humanidad. A él han ido a beber no sólo los cristianos, sino todos los hombres honestos que han tenido la gracia de conocerlo aunque no hayan sido cristianos.

Es un texto que difícilmente puede ser comentado pues no es una serie de normas morales o dichos sapienciales, sino que se trata del anuncio de una Buena Noticia que sólo la recibe quien, abriendo su corazón a la gracia salvadora que encierra, la hace vida de su vida.

No se trata de que Jesús nos mande a ser pobres, a ser mansos o a ser misericordiosos, no. Se trata de que Jesús nos ha anunciado que quien quiera experimentar la dicha de sentirse hijo del Padre, hermano de Jesús y repleto del Espíritu Santo tiene que vivir como el vivió: la originalidad de no tener ni siquiera un proyecto propio de vida, sino que pasó sus días atento a la voluntad del Padre y a las necesidades de sus hermanos, los hombres.

Te invito, hermano, a repasar la historia de tu vida creyente y a pararte en los momentos en los que has sentido una paz interior especial, un gozo que no tiene nada que ver con la alegría que da el mundo y te garantizo que en esos momentos has vivido alguna de las bienaventuranzas.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

7 de febrero: beato Anselmo Polanco (1881-1939)

El victimario de ETA asciende a mil muertos en 30 años. Una cifra que causa horror. Pero si rebajan el tiempo a la décima parte y multiplican las víctimas por seis, tienen una idea del terror que supuso la persecución religiosa de España: seis mil víctimas en sólo tres años.

Una de ellas es Anselmo Polanco, agustino y misionero, profesor y sacerdote ejemplar, de ilustre formación tanto en España como en Alemania. Originario de una familia labradora, jamás se desclasará, siguiendo fiel a sus orígenes. Como Provincial de su orden recorre Filipinas, China, Japón, toda América y gran parte de Europa, estimulando el espíritu misionero de los Agustinos con enorme acierto.

En 1935, Pío XI lo nombra obispo de Teruel. Su madre profetizará: "Malos tiempos corren para ser obispo, pero si lo matan ¡qué le vamos a hacer! también los mártires dieron su vida por Cristo".

Polanco se desvela por los pobres, los enfermos y los sacerdotes perseguidos, pagándolo con su vida, después de un apresamiento injusto y degradante durante más de un año. Una mañana fría de febrero le llega la muerte. Se le fusila y arroja a un barranco donde es encontrado a los diez días por un pastor.

Se equivoca quien asegura que estos hechos deben ser olvidados. Los mártires son un signo de reconciliación porque mueren perdonando: san Pedro habrá intercedido por Nerón, como su Maestro redimió también a Pilato y a Caifás... Está visto que cualquiera puede escribir "Caballo de Troya" en vez del Evangelio. Es cuestión de leer las cosas al revés. He dicho.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

4, lunes: Aventino, Catalini de Ricci, Juan de Valois, Fileas., Filoromo.
5, martes: Águeda, Adelaida, Albuíno, Ingenuino, Ponto.
6,miércoles: Pablo Miki, Amando, Antolino, Dorotea, Teófilo, Silvano.
7, jueves: Gil María de San José, Juliana, Ricardo, Máximo, Anselmo Polanco.
8, viernes: Jerónimo Emiliani, Coínta, Juvencio, Esteban, Pablo.
9, sábado: Altón, Ansberto, Marón, Miguel Febres, Primo y Donato.
10, domingo: Escolástica, Porfirio, Troyano, Zótico y Amancio.


Contraportada

Juan Pablo II describe la indisolubilidad matrimonial como un bien para los esposos

Discurso a los miembros de la Rota Romana

Como es usual cada año, el Papa Juan Pablo II aprovechó el tradicional encuentro con los miembros de la Rota Romana, al inicio del Año Judicial, para destacar la necesidad de defender la indisolubilidad del matrimonio, que consiste en una bendición aunque el mundo la presente como una "limitación". El Papa pidió a los juristas católicos que eviten cooperar en los casos de divorcios, aunque en sus respectivos países ésta sea una figura legal reconocida.

En su discurso, el Pontífice describió la indisolubilidad matrimonial como un bien para los esposos, para los hijos, para la Iglesia y para toda la humanidad. Por ello, destacó la importancia de presentarla "de modo positivo" para "volver a descubrir su bien y su belleza".

"Antes que nada es necesario superar la visión de la indisolubilidad como un límite a la libertad de los contrayentes, y por tanto, como un peso, que a veces puede resultar insoportable", dijo el Papa. "A esto se añade la idea bastante difundida de que el matrimonio indisoluble sería propio de los creyentes, de modo que no pueden pretender 'imponerlo' a la sociedad civil en su conjunto", agregó.

El Santo Padre subrayó que la indisolubilidad matrimonial "expresa una dimensión de su mismo ser objetivo; no es un mero hecho subjetivo. Por ello, el bien de la indisolubilidad es el bien del mismo matrimonio; y la incomprensión de la índole indisoluble constituye la incomprensión del matrimonio en su esencia".

No rendirse al mundo

Juan Pablo II exhortó a "no rendirse" ante "la mentalidad favorable al divorcio" e inspirarse más bien en "la confianza en los dones naturales y sobrenaturales de Dios al hombre". "La actividad pastoral debe sostener y promover la indisolubilidad", agregó.

El señaló también que "toda sentencia justa de validez o nulidad matrimonial es una aportación a la cultura de la indisolubilidad tanto en la Iglesia como en el mundo"; y explicó que "contra la verdad de un vínculo conyugal no es correcto invocar la libertad de los contrayentes que, al asumirlo libremente, se han comprometido a respetar las exigencias objetivas de la realidad matrimonial, que no puede ser alterada por la libertad humana".

El Santo Padre dijo que "el testimonio esencial sobre el valor de la indisolubilidad se pone de manifiesto mediante la vida matrimonial de los cónyuges, en la fidelidad a su vínculo a través de las alegrías y las pruebas de la vida. El valor de la indisolubilidad no puede sin embargo considerarse el objeto de una simple decisión privada: concierne a uno de los fundamentos de toda la sociedad".

"Además de oponerse con decisión a todas las medidas legales y administrativas que introduzcan el divorcio o que equiparen el matrimonio a las uniones de hecho, o hasta incluso a las homosexuales, hay que tomar medidas jurídicas que lleven a mejorar el reconocimiento social del verdadero matrimonio en el ámbito de los ordenamientos que desgraciadamente admiten el divorcio", destacó.

Los abogados católicos

Juan Pablo II dejó claro también que abogados y juristas católicos no deben involucrarse en casos de divorcio incluso en aquellos países donde esta figura es legal según el derecho civil.

El Pontífice señaló claramente que "los juristas que trabajan en el campo civil deben evitar cooperar al divorcio" a toda costa.

Al reconocer que "esto puede resultar difícil para los jueces, porque los ordenamientos no reconocen una objeción de conciencia para eximirlos de sentenciar", el Papa señaló que "por graves y proporcionados motivos, pueden actuar según los principios tradicionales de la cooperación material al mal", "pero también deben encontrar los medios eficaces para favorecer las uniones matrimoniales, sobre todo mediante una obra de conciliación sabiamente conducida".

Por su parte, los abogados, como profesionales "deben oponerse siempre a trabajar para un fin contrario a la justicia, como es el caso del divorcio; sólo pueden colaborar en una acción tal cuando, según la intención del cliente, no esté dirigida a la ruptura del matrimonio, sino a otros efectos legítimos", concluyó el Pontífice.

La nulidad matrimonial

Las sentencias de declaración de nulidad de los tribunales eclesiásticos deben ser un servicio "pastoral" de la Iglesia a la indisolubilidad del matrimonio, explicó también el Papa

Según el Código de Derecho Canónico (CDC), los tribunales eclesiásticos tienen competencia para decidir si un matrimonio es nulo, es decir, que nunca ha existido.

La nulidad no tiene nada que ver con el divorcio, que no es aceptado por la Iglesia católica y que implica la ruptura de un matrimonio válido y lícito.

El Santo Padre explicó que su misión es decisiva, pues "sin los procesos y las sentencias de los tribunales eclesiásticos, la cuestión de la existencia o no de un matrimonio indisoluble de fieles quedaría relegada únicamente a la conciencia de los mismos".

Por este motivo, el pontífice exigió el compromiso de los abogados y jueces de los tribunales eclesiásticos al servicio de la indisolubilidad del matrimonio, que "no significa obviamente prejuicio contra las justas declaraciones de nulidad".

ACI/ZENIT


 

Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com


Return to Camino