Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 610. 26 de febrero de 2006

Director: Juan José Montes


Portada

El Papa celebrará el próximo 24 de marzo su primer Consistorio Ordinario Público

Monseñor Antonio Cañizares Llovera, Arzobispo de Toledo, nuevo Cardenal de la Iglesia Católica

A las 12 del mediodía del miércoles se conocía la noticia de que Benedicto XVI celebrará su primer Consistorio Ordinario Público el próximo 24 de marzo, en el que creará nuevos cardenales, entre ellos el Arzobispo de Toledo y Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, Monseñor Antonio Cañizares Llovera.

Con Monseñor Cañizares, el Colegio Cardenalicio contará con nueve cardenales españoles. Actualmente hay ocho, cinco electores y tres con más de 80 años. De los cinco electores, tres residen en España: el Cardenal Ricard Mª Carles Gordó; el Cardenal Antonio Mª Rouco Varela y el Cardenal Carlos Amigo Vallejo. Los otros dos purpurados desempeñan cargos en la Curia Pontificia: el Cardenal Eduardo Martínez Somalo y el Cardenal Julián Herranz Casado. Son cardenales españoles no electores: el Cardenal Ángel Suquía Goicoechea; el Cardenal Antonio Mª Javierre Ortas y el Cardenal Francisco Álvarez Martínez.


Editorial

Llegó el Carnaval

No podemos recurrir al tópico de siempre, aquel que nos hablaba de desempolvar los trajes para salir a la calle y celebrar una nueva edición de las fiestas de Carnaval. La sofisticación se ha apoderado no sólo de las pasarelas, también de las calles, y la competencia no gira ya solamente alrededor del ingenio, también alrededor de la complejidad de los trajes, que como casi todo, se sustenta en los presupuestos.

Sea como fuere, lo cierto es que este fin de semana nos zambullimos de lleno en una de las fiestas que en algunos lugares lo son todo y en otros absolutamente nada, pero que tienen algo de mítico por lo que suponen de escape, de intentar transformar la realidad momentáneamente.

Pero el Carnaval no es una celebración perdida en el calendario o establecida caprichosamente, coartada de excesos en cualquier orden o en todos los desórdenes al mismo tiempo. Todo irá a desembocar en la Cuaresma, que arranca con el cuerpo de la sardina todavía caliente, cuarenta días que encuentran su razón de ser en la Semana Santa, que a su vez gira en torno a la Pasión, la Muerte y la Resurrección del Señor.

Por lo que se refiere a las fiestas, también las de Carnaval, desdicen mucho de nosotros los excesos que vemos en pueblos y ciudades de muchachos muy jóvenes pasados de alcohol al rato de comenzar la diversión, botellas rotas a partir de determinadas horas de la madrugada y calles llenas de basura y residuos orgánicos variados al amanecer.

Los cristianos no podemos perder el horizonte en ninguno de los acontecimientos de nuestra vida, y en el Carnaval tampoco. Esta es una oportunidad más para la diversión, que para la gente de bien en general es sana y para los cristianos, además, santa.


Palabras del Arzobispo

El papel de las Hermandades y Cofradías

Homilía en el Encuentro Diocesano de Hermandades y Cofradías

 

Queridos hermanos y hermanas, miembros de las Cofradías y Hermandades:

Con toda sinceridad quiero deciros que acudo con ilusión a estos encuentros anuales con quienes representáis y gobernáis las Hermandades y Cofradías de esta Archidiócesis de Mérida-Badajoz.

Lejos de cualquier intención meramente formalista por mi parte en estos encuentros, que terminaría deteriorándolos y defraudando vuestro esfuerzo e interés por asistir a ellos, es mi deseo que estas reuniónes nos permitan una relación directa, un diálogo abierto y una colaboración valiosa en las tareas que nos corresponden en la andadura propia de la Iglesia peregrina, de la que formamos parte. A vosotros, como responsables de las Cofradías y Hermandades, y a mí, como Arzobispo vuestro. Unos y otros contamos, entre nuestras responsabilidades, la de salvaguardar y cultivar la identidad que corresponde a vuestras asociaciones eclesiales y a los miembros que las integráis.

Os manifiesto que deseo caminar junto a vosotros como parte significativa que sois de esta Iglesia particular. Por tanto, considero deber mío, en primer lugar, ofreceros la palabra de Dios en el ambiente litúrgico de la celebración eucarística. Este es el acto central y más importante de la vida cristiana y, por consiguiente, es también el motivo de que comencemos nuestra reunión anual participando en la Santa Misa. La Eucaristía es la razón de ser de la vida cristiana y el culmen de la celebración del Domingo en que hoy nos encontramos.

Cumpliendo muy gustoso mi deber como Pastor vuestro, y abriendo también mis oídos al mensaje del Señor, puesto que con vosotros soy cristiano necesitado de luz, de orientación y de ayuda, quiero reflexionar en voz alta sobre algunos puntos que destacan en la riqueza de los textos bíblicos cuya proclamación acabamos de escuchar.

En primer lugar, el Señor nos invita a renovar la esperanza en que es posible un mundo mejor, por muy deteriorado que lo encontremos ahora. Es Dios mismo quien nos dice a través del profeta Isaías: "Mirad que realizo algo nuevo" (Is. 43, 1).

Por la fe sabemos que sólo el Señor puede cambiar el mundo, cuyo mal es debido a los pecados de los hombres y mujeres de todas las edades y de todos los tiempos. Pecados que llegan a deteriorar las estructuras familiares y sociales, y a alejar de la justicia hasta las mismas leyes. Al fin y al cabo, los hombres y mujeres somos los autores de unas y otras.

Nos creó sin nosotros, nos salvará con nosotros

Pero, como dice S. Agustín, "el Señor, que nos ha creado sin nosotros, no nos salvará sin nosotros" (serm. 169, 11, 13). Dios nos ha hecho libres y responsables de nuestro crecimiento personal y social, y del desarrollo de cuanto existe sobre la tierra. Así lo manifestó a nuestros primeros padres después de crearles a su imagen y semejanza: "Creced y multiplicaos y dominad la tierra" (Gen 1, 28). Por tanto, debemos asumir, con realismo de la fe, la convicción de que Dios renovará el mundo si nosotros colaboramos. Y no vale decir que ni cada uno, ni siquiera todos los aquí reunidos no podemos llegar a conseguir nada en este proyecto. Sabemos por la historia que, tanto para el bien como para el mal, hubo santos y personas equivocadas e influyentes que dejaron importantes huellas en su tiempo, llevando tras de sí a muchos de los que los conocieron y permaneciendo su memoria en hechos y estructuras verdaderamente señalados, muchos de los cuales permanecen hasta nuestros días.

El Señor nos advierte que nos debemos poner en marcha por el camino que él nos ha señalado de una vez por todas en el Evangelio, y por el que nos irá señalando en cada momento con las orientaciones puntuales de su Iglesia. Por eso nos dice hoy, a través del profeta Isaías: "Abriré un camino por el desierto" (Is. 43, 19). Y Cristo nos lo aclara añadiendo: "Yo soy el camino" (Jn. 14, 6); "yo soy la luz del mundo. Quien me sigue no anda en tinieblas" (Jn 8, 12).

Fines de las cofradías

Y ¿qué recorrido nos señala Cristo como camino?

Debo recordar que el camino de que hablamos supone una andadura espiritual. Y esta andadura consiste, fundamentalmente en el cumplimiento de uno de vuestros fines principales como cofrades: Promover y dar culto a Dios. Así lo señalan los Estatutos por los que debéis regiros.

El Culto a Dios tiene dos grandes líneas o cometidos. En primer lugar, los actos litúrgicos, entre los que merecen nuestra especial atención la Santa Misa y los sacramentos. Es muy importante prestar atención y recuperar la buena costumbre de frecuentar el sacramento de la Penitencia, puesto que somos conscientes de nuestras debilidades y pecados. En segundo lugar, el culto a Dios incluye, también, los actos de piedad popular, que solemos llamar devocionales, y que ocupan un lugar muy importante como preparación a la liturgia y como prolongación de ella.

Para celebrar ambos con verdadero sentido es preciso que no se reduzca la participación en ellos a la mera asistencia o a la participación esporádica en determinados momentos más comprometidos o festivos a lo largo del año. Es necesario apreciarlos y vivirlos con la frecuencia y con las actitudes y el estilo que nos enseña la Iglesia. A este respecto conviene recordar las palabras de Cristo: "No el que dice ¡Señor, Señor! entrará en el Reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre" (Mt 7, 21-23). En verdad, "es llegada la hora en que los verdaderos adoradores adorarán a Dios en espíritu y en verdad"(Jn 4, 22-24).

Intimidad con el Señor

Celebramos adecuadamente el Culto sagrado, si en él procuramos acercarnos al Señor de forma que el impacto de su presencia y la fuerza de su gracia que obra en nosotros vayan dando sentido a nuestras vidas en todo su variado y complejo conjunto de aspectos y momentos. Aunque esto no exija de nosotros y desde el principio la máxima devoción y la percepción de toda la riqueza y trascendencia que lleva consigo la participación en el Culto sagrado, si que requiere, como dice el profeta Isaías hoy, que invoquemos al Señor, que le pidamos llegar a entender, vivir y gozar la presencia y la acción salvadora de Dios en nosotros; y que no le avasallemos, por el contrario, con nuestros pecados.

Este mensaje, que nos llama a la intimidad con el Señor, tributándole el Culto debido con fe, con sinceridad de corazón y con esfuerzo de voluntad, explica lo que los Estatutos de las cofradía y hermandades piden a sus miembros.

Practicar y promover el Culto sagrado, supone procurar que nuestra vida sea toda ella agradable a Dios, dedicada al Señor, ofrecida al Padre por Jesucristo nuestro redentor, y mediador único y universal entre las criaturas y el creador, entre la tierra y el cielo, entre la historia y la eternidad feliz. Es cierto que la alabanza al Señor mediante el culto sagrado tiene sus momentos álgidos, bien señalados por la identidad de la misma Cofradía, en las fiestas titulares y en los actos que las integran. Pero también es cierto que no tendría sentido visitar y agasajar a la madre en el día de su santo y olvidarla durante el año, dejarla sola en un momento de su exaltación social, o abandonarla en su enfermedad y no acompañarla en el momento de su muerte. De modo semejante supondría una incoherencia, que vaciaría de sentido cristiano las fiestas cofrades, si durante el Año olvidáramos al Señor no participando en la Eucaristía cada Domingo, si no rezáramos habitualmente, si no recurriéramos al sacramento de la Penitencia para que Dios perdone nuestros frecuentes pecados y debilidades, y si no participáramos adecuadamente en la celebración de la Navidad, de la Semana santa y de otros momentos fuertes del año litúrgico entre los que cuenta, de un modo muy singular, la santa Cuaresma.

Queridos hermanos y hermanas cofrades y miembros de las Hermandades, reunidos hoy en este gozoso encuentro que tanto me satisface: Vosotros, como nosotros los sacerdotes y los apóstoles seglares, hemos sido elegidos misteriosamente por el Señor para transmitir esta doctrina de fidelidad cristiana, y para imaginar y promover todos los medios a nuestro alcance, de modo que nuestros hermanos puedan descubrir y valorar todo lo que supone la auténtica vivencia del Culto sagrado. Lo mismo podríamos decir si nos refiriéramos al ejercicio de la caridad cristiana que nos pide atender al Señor presente en los más desposeídos espiritual y materialmente.

No cabe duda de que somos conscientes de ello y de que nuestra decisión es, en principio, cumplir con esta misión, tanto renovando nuestra vida cristiana, como procurando que así lo hagan, también, los demás cofrades o hermanos. Pero debemos tener en cuenta que nuestra naturaleza humana, que el ambiente social, que el mismo trabajo, y que determinadas formas de ordenar la vida familiar, parecen oponerse ofreciendo obstáculos para que claudiquemos, de alguna forma, en el empeño de fidelidad al Señor. De este modo, en momentos o períodos de tiempo más o menos largos de nuestra vida, demos un "no" a lo que, en principio dimos un "sí" con sinceridad y con buen propósito. Precisamente por eso, debemos tener muy presente que sólo podemos mantener constantemente la fidelidad prometida al Señor si contamos con la ayuda que Él nos garantiza con estas palabras: "Si alguien está agobiado, que venga a mí, porque mi yugo es suave y mi carga es ligera" (Mt 11, 28-30). Sabemos que nos invita insistentemente a contar con él diciendo: "Pedid y recibiréis, llamad y se os abrirá, buscad y encontraréis" (Mt 7, 7).

Atendiendo a las palabras de S. Pablo en la segunda lectura de hoy, recordemos que el Señor nos ha ungido en el Bautismo para que podamos intimar con Él como miembros de su Cuerpo que es la Iglesia. Tengamos presente que nos ha sellado, como hijos suyos y miembros de su Iglesia, con el carácter que imprime en el alma el sacramento de la Confirmación. Y que ha puesto en nuestros corazones el Espíritu Santo que nos ayuda a buscar y a conseguir lo que verdaderamente nos conviene como cristianos, llamados a amar y servir a Dios en esta vida y a verle y gozarle en los cielos.

Ojalá, de tal modo fueran nuestras actitudes y propósitos después de cada uno de estos encuentros anuales, que nos sintiéramos especialmente comprometidos y estimulados a procurar que nuestra vida, que nuestras Cofradías y Hermandades, y que nuestros compañeros de asociaciones eclesiales alcanzaran cada vez más y mejor el estilo cristiano que debe caracterizarles.

Pidamos al Señor. Por intercesión de la Santísima Virgen, que nos bendiga con su gracia y nos sostenga con su paciente misericordia.

Santiago. Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

A los 8 existentes se sumará Monseñor Antonio Cañizares

El Colegio Cardenalicio contará con nueve cardenales españoles, seis de ellos electores

El Papa Benedicto XVI anunció este miércoles la celebración de su primer Consistorio Ordinario Público para el próximo 24 de marzo, en el que creará nuevos cardenales. Entre ellos será creado cardenal el Arzobispo de Toledo y Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Monseñor Antonio Cañizares Llovera, quien se encuentra estos días en Madrid participando en la CCI reunión de la Comisión Permanente, que se celebra entre el martes 21 y el jueves 23 de febrero.

Biografía

Monseñor Antonio Cañizares Llovera nació en la localidad valenciana de Utiel el 15 de octubre de 1945. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario diocesano de Valencia y en la Universidad Pontificia de Salamanca, en la que obtuvo el doctorado en Teología, con especialidad en Catequesis. Fue ordenado sacerdote el 21 de junio de 1970.

Los primeros años de su ministerio sacerdotal los desarrolló en Valencia. Después se trasladó a Madrid donde se dedicó especialmente a la docencia. Fue profesor de Teología de la Palabra en la Universidad Pontificia de Salamanca, entre 1972 y 1992; profesor de Teología Fundamental en el Seminario Conciliar de Madrid, entre 1974 y 1992; y profesor, desde 1975, del Instituto Superior de Ciencias Religiosas y Catequesis, del que también fue director, entre 1978 y 1986. Ese año, el Instituto pasó a denominarse "San Dámaso" y Monseñor Cañizares continuó siendo su máximo responsable, hasta 1992. Además, fue coadjutor de la parroquia de "San Gerardo", de Madrid, entre 1973 y 1992. Entre 1985 y 1992 fue director del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española.

Fue nombrado Obispo de Ávila el 6 de marzo de 1992. Recibió la ordenación episcopal el 25 de abril de ese mismo año. El 1 de febrero de 1997 tomó posesión de la diócesis de Granada. Entre enero y octubre de 1998 fue Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena. El 24 de octubre de 2002 fue nombrado Arzobispo de Toledo, sede de la que tomó posesión el 15 de diciembre de ese mismo año.

En la CEE ha sido Presidente de la Subcomisión Episcopal de Universidades (1996-1999) y de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis, desde 1999. Juan Pablo II lo nombró miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 10 de noviembre de 1995.

Monseñor Cañizares ha sido fundador y primer presidente de la Asociación Española de Catequetas, miembro del Equipo Europeo de Catequesis y director de la revista Teología y Catequesis. Es autor de varios libros como Santo Tomás de Villanueva, testigo de la predicación española del siglo XVI y La evangelización hoy.

9 cardenales españoles

En el nuevo Colegio Cardenalicio se contará con nueve cardenales españoles. Actualmente hay ocho cardenales españoles, cinco electores y tres con más de 80 años. De los cinco cardenales electores, tres residen en España: el Cardenal Ricard Mª Carles Gordó, Arzobispo emérito de Barcelona; el Cardenal Antonio Mª Rouco Varela, Arzobispo de Madrid, y el Cardenal Carlos Amigo Vallejo, Arzobispo de Sevilla. Los otros dos purpurados desempeñan cargos en la Curia Pontificia: el Cardenal Eduardo Martínez Somalo, Prefecto emérito de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, y el Cardenal Julián Herranz Casado, Presidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos y Presidente de la Comisión Disciplinar de la Curia Romana.

Son cardenales españoles no electores: el Cardenal Ángel Suquía Goicoechea, Arzobispo emérito de Madrid; el Cardenal Antonio Mª Javierre Ortas, Prefecto emérito de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos; y el Cardenal Francisco Álvarez Martínez, Arzobispo emérito de Toledo.

El resto de nuevos cardenales

Además de Monseñor Antonio Cañizares, el Santo Padre creará otros 14 Cardenales en el Consistorio Ordinario Público del próximo 24 de marzo de 2006. Son los siguientes:

Monseñor William Joseph Levaa, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Monseñor Franc Rodé, C.M., Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica.

Monseñor Agostino Vallini, Prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica.

Monseñor Jorge Liberato Urosa Savino, Arzobispo de Caracas

Monseñor Gaudencio B. Rosales, Arzobispo de Manila.

Monseñor Jean-Pierre Ricard, Arzobispo de Burdeos.

Monseñor Nicolas Cheong-Jinsuk, Arzobispo de Seúl.

Monseñor Sean Patrick O´Malley, O.F.M., Arzobispo de Boston.

Monseñor Stanislaw Dziwisz, Arzobispo de Cracovia.

Monseñor Carlo Caffarra, Arzobispo de Bolonia.

Monseñor Joseph Zen Ze-Kiun, S.D.B., Obispo de Hong Kong.

Junto a éstos, Benedicto XVI elevará a la dignidad del cardenalato a tres eclesiásticos mayores de 80 años en consideración a los servicios prestados a la Iglesia con ejemplar fidelidad y admirable dedicación. Sos los siguientes:

Monseñor Andrea Cordero Lanza Di Montezemolo, Arcipreste de la Basílica San Paulo Extramuros.

Monseñor Peter Poreku Dery, arzobispo emérito de Tamale (Ghana)

Padre Albert Vanhoye, S.I., que fuera rector del Pontificio Instituto Bíblico y Secretario de la Pontificia Comisión Bíblica.

Tarea y misión de los cardenales

El Código de Derecho Canónico de 1983, en los cánones 349 al 359, se refiere a los Cardenales de la Santa Iglesia Romana. Su misión principal queda especificada en el canon 349:

"Los cardenales de la Santa Iglesia Romana constituyen un Colegio peculiar, al que compete proveer a la elección del Romano Pontífice, según la norma del derecho peculiar; asimismo, los cardenales asisten al Romano Pontífice, tanto colegialmente, cuando son convocados para tratar juntos cuestiones de más importancia, como personalmente, mediante los distintos oficios que desempeñan, ayudando sobre todo al Papa en su gobierno cotidiano de la Iglesia Universal". (CIC, canon 349)

En el canon 350 se habla de los tres órdenes en que queda dividido el Colegio Cardenalicio: el episcopal, al que pertenecen los Cardenales a quienes el Romano Pontífice asigna como título una Iglesia suburbicaria así como los Patriarcas orientales adscritos al Colegio cardenalicio; el presbiteral; y el diaconal, según el título o diaconía de la Urbe que el Papa les asigne.


Información Diocesana

En él se presentó un nuevo Estatuto Marco para estas organizaciones en la diócesis

Zafra acogió el XIII Encuentro de Hermandades y Cofradías, presidido por Monseñor García Aracil

Cerca de 500 miembros de Juntas de Gobierno de Hermandades y Cofradías de la diócesis de Mérida-Badajoz han participado el pasado domingo en Zafra en su XIII Encuentro diocesano, organizado para este sector pastoral por la Delegación para Hermandades y Cofradías.

El encuentro se ha desarrollado bajo la presidencia de Monseñor Santiago García Aracil, Arzobispo de Mérida-Badajoz, quien mostró su satisfacción por la importante afluencia de representantes de las Hermandades y Cofradías de la diócesis, superior en más de un tercio a la del último encuentro celebrado el año pasado.

Pertenencia eclesial

En la homilía de la Eucaristía con la que se iniciaba este encuentro, el Arzobispo de Mérida-Badajoz expresaba su deseo de mantener "una relación directa, un diálogo abierto y una colaboración valiosa con las Cofradías y Hermandades, como miembros de la Iglesia peregrina, de la que formamos parte". Este aspecto también ha sido destacado por Monseñor García Aracil en la Exhortación Pastoral que ha dirigido a las Hermandades y Cofradías de la Diócesis con motivo de este XIII Encuentro.

Dicha exhortación, además, ha sido pensada como instrumento de formación para los miembros de las Hermandades y Cofradías, otro de los aspectos que el Arzobispo considera necesarios, para lo que se han incluido siete guiones de reflexión y diálogo a lo largo de las tres partes en las que se divide el documento.

Estatuto Marco

Este encuentro también ha servido para presentar el nuevo Estatuto Marco para las Hermandades y Cofradías, que viene a sustituir al existente del año 1986.

Don Santiago expresó en la presentación de dicho Estatuto Marco, su deseo de que las Hermandades emprendan "con la agilidad posible la adecuación de sus Estatutos a la normativa eclesiástica vigente".

 

Es un órgano destinado a asesorar al Arzobispo

Monseñor Santiago García Aracil renueva el Colegio de Consultores

Monseñor Santiago García Aracil, Arzobispo de Mérida-Badajoz, ha renovado la composición del Colegio de Consultores, órgano que tiene como principal tarea el asesoramiento en aquellas cuestiones de importancia que el Arzobispo someta a la consideración de este consejo.

Los miembros del Colegio de Consultores, elegidos por Monseñor García Aracil de entre los sacerdotes del Consejo Presbiteral, son nueve, y están encabezados por Francisco Maya Maya, Vicario General de la diócesis de Mérida-Badajoz. También forman parte de este órgano consultivo el Ecónomo Diocesano, Gabriel Cruz Chamizo, y el Canciller-Secretario de la Diócesis, Jerónimo Hernández Vargas.

Los otros miembros del Colegio son los sacerdotes diocesanos Pedro María Rodríguez Gallego, Vicario Episcopal de la ciudad de Badajoz; Joaquín Obando Carvajal, párroco de La Candelaria, en Zafra; Sebastián González González, Canónigo de la S.I. Catedral; Antonio Muñoz Aldana, párroco de San Juan de Ribera, en Badajoz; Luis Romero Rangel, párroco de San Roque, en Badajoz; y Felipe Domínguez Romero, párroco de San Francisco en Villanueva de la Serena.

 

Han participado representantes de Mérida-Badajoz

Los delegados para Educación de las diócesis españolas analizan la LOE

Los Vicarios y Delegados diocesanos de Enseñanza de las diócesis españolas, entre los que se encontraban los representantes de Mérida-Badajoz, han participado en las XLVI Jornadas Nacionales que se celebraban en la Conferencia Episcopal Española (CEE) con el objetivo de analizar la Ley Orgánica de Educación (LOE), sus implicaciones en la enseñanza religiosa escolar y las medidas necesarias para su puesta en práctica, entre otras cuestiones.

El encuentro fue inaugurado por el Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis, monseñor Antonio Dorado Soto. A lo largo del mismo, se presentaron tres ponencias, la primera de las cuales estuvo a cargo del Secretario de la Comisión Episcopal, Modesto Romero Cid, y tuvo como tema "Análisis de la LOE. Implicaciones para la enseñanza de la religión católica y sus profesores".

La segunda de las ponencias corrió a cargo del Delegado de Enseñanza de Huelva, Baldomero Rodríguez Carrasco, que habló sobre "La enseñanza religiosa escolar, Identidad y propuestas de futuro". Tras esta ponencia, los distintos grupos de delegados se reunieron por equipos de trabajo para reflexionar sobre las cuestiones planteadas por Rodríguez Carrasco y a continuación delinear las futuras líneas de acción.

Por último, el Delegado de Enseñanza de Valencia, Rafael Cerdá, ofreció una conferencia sobre "Los profesores de religión. Retos y acciones en favor de su presencia cualificada en la escuela". También a esta disertación siguió una reunión de los distintos delegados para discutir las propuestas de acción en esta línea.

 

El Vicario General y el Delegado para el Clero visitan a nuestros misioneros en Perú

El Vicario General de Mérida -Badajoz, Francisco Maya Maya, y el Delegado para el Clero de la misma, Gabriel Cruz Chamizo, han regresado de su viaje a Perú donde, entre otras cosas, han mantenido un encuentro de varios días con los misioneros diocesanos que se encuentran desarrollando su labor en este país del cono sur, en las diócesis de Chachapoyas, Cañete y Cajamarca.

Además de este encuentro, Maya Maya y Cruz Chamizo impartieron dos tandas de ejercicios espirituales a los sacerdotes y religiosas de la diócesis de Huancayo, también de Perú, adonde acudieron por petición especial del Arzobispo de la misma, Monseñor Pedro Barreto.

 

Encuentro de matrimonios pertenecientes a los Equipos de Nuestra Señora en Zafra

El pasado domingo, 12 de enero, los Equipos de Nuestra Señora (ENS) celebraron un día de convivencia en Zafra, en las instalaciones del colegio María Inmaculada de las Madres Claretianas, en el que tomaron parte 28 matrimonios de Zafra, Oliva de la Frontera, Jerez de los Caballeros y Llerena.

Durante el encuentro, un matrimonio de los ENS de Plasencia, dio una charla en la que replantearon el carisma del Movimiento y la importancia del matrimonio cristiano hoy en la iglesia y la sociedad. El trabajo se completó con reuniónes mixtas y puesta en común de los aspectos tratados.

La jornada terminó con una Eucaristía concelebrada por Antonio Becerra, consiliario del sector C, y Pedro García, consiliario de un equipo de ENS de Zafra.

 

Las Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado celebran el aniversario de su aprobación

La Congregación de Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado han celebrado en días pasados el aniversario de su aprobación canónica.

En nuestra diócesis, estas religiosas cuentan con casas en Hornachos, Medina de las Torres, Villalba de los Barros y Valverde de Leganés. En esta última, en el colegio concertado "Cristo Crucificado" que estas religiosas regentan, también han aprovechado esta celebración para recordar los orígenes de la fe cristiana en tierras extremeñas, en línea con el doble aniversario que celebra este año nuestra diócesis de Mérida-Badajoz.

 

Badajoz

Encuentro de colaboradores y socios de Proclade Bética

Más de 40 personas, socios y colaboradores de la ONG claretiana Proclade Bética, se daban cita la pasada semana en Badajoz para celebrar un encuentro con los misioneros claretianos Javier Travieso y Rónel Angel Chipana, que ejercen su labor pastoral en Perú, y que estos días han estado recorriendo nuestra comunidad autónoma presentando la ponencia "Perú, una misión compartida", donde explican las carencias que tienen los habitantes de este país sudamericano.

Precisamente, desde el grupo de Proclade Bética de Badajoz, este año se van a financiar varios proyectos en este país andino.

 

El sacerdote José Guerra Durán nombrado director de una comisión científica

El sacerdote diocesano José Guerra Durán ha sido nombrado director de la comisión científica de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Badajoz, a la que lleva vinculado desde hace algún tiempo. Entre los objetivos de esta comisión están promover foros de debate sobre temas científicos o llevar la ciencia -mediantes charlas y conferencias- a los centros educativos.

 

Agenda

Peregrinaciones a la Catedral

Dentro de los actos organizados en la diócesis con motivo de las celebraciones del doble aniversario que este curso está viviendo Mérida-Badajoz, está la peregrinación a la Santa Iglesia Catedral de San Juan Bautista, en Badajoz, de todos las parroquias de la diócesis.

Esta peregrinación se va a realizar por Vicarías territoriales a lo largo de los 5 domingos de Cuaresma. Así, el próximo domingo, será la Vicaría de Badajoz-ciudad la primera en participar en esta peregrinación. Y, en los sucesivos domingos, les tocará a las Vicarías de Mérida-Tierra de Barros, La Serena-Campiña Sur, Sierra Sur-Raya de Portugal y, el 5º domingo de Cuaresma, cerrará este ciclo de peregrinaciones la Vicaría de Vegas Bajas- Sierra de San Pedro.

 

Asamblea Diocesana de Cáritas

El próximo sábado, 4 de marzo, Cáritas de Mérida-Badajoz celebra su Asamblea Diocesana bajo el lema "Impulsados por el amor".

En esta Asamblea será presentado el borrador del nuevo Plan Trienal de la institución diocesana de caridad, para su aprobación, así como el balance económico del año pasado y los presupuestos para el presente año 2006.

 

Encuentro de Profesores de Religión

La Delegación diocesana para la Educación y Centros de Enseñanza ha convocado a los profesores de Enseñanza Religiosa de nuestra diócesis a un encuentro que tendrá lugar el próximo día 4 en las instalaciones del Seminario Metropolitano 'San Atón' de Badajoz.

El objetivo es informar a los docentes sobre el contenido de las jornadas nacionales de Vicarios y Delegados de Enseñanza, celebradas en Madrid.

 

Seminario de Pastoral Social

La Escuela de Agentes de Pastoral "Juan XXIII", perteneciente al arciprestazgo de San Juan Bautista, en Badajoz, ha organizado un Seminario de Pastoral Social con el tema "La caridad, fuente y camino de la vida cristiana". Esta actividad se desarrollará los días 20-21 y 27-28 de marzo, de 19 a 21 horas en la parroquia de San José.


Liturgia dominical

Celebramos el VII domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Profecía de Oseas 2, 16b. 17. 21-22

Así dice el Señor:

"Yo me la llevaré al desierto, le hablaré al corazón. Y me responderá allí como en los días de su juventud, como el día en que la saqué de Egipto. Me casaré contigo en matrimonio perpetuo, me casaré contigo en derecho y justicia, en misericordia y compasión, me casaré contigo en fidelidad, y te penetrarás del Señor".

 

Salmo 102, 1-2. 3-4. 8 y 10. 12-13

R. El señor es compasivo y misericordioso.

Bendice, alma mía, al Señor,/ y todo mi ser a su santo nombre./ Bendice, alma mía al Señor, y no olvides sus beneficios.

Él perdona todas tus culpas,/ y cura todas tus enfermedades;/ él rescata tu vida de la fosa/ y te colma de gracia y de ternura.

El Señor es compasivo y misericordioso,/ lento a la ira y rico en clemencia./ No nos trata como merecen nuestros pecados/ ni nos paga según nuestras culpas.

Como dista el oriente del ocaso,/ así aleja de nosotros nuestros delitos./ Como un padre siente ternura por sus hijos,/ siente el Señor ternura por sus fieles.

 

Carta 2ª de san Pablo a los Corintios 3, 1b-6

Hermanos: ¿Necesitamos presentaros o pediros cartas de recomendación? Vosotros sois nuestra carta, escrita en nuestros corazones, conocida y leída por todos los hombres. Sois una carta de Cristo, redactada por nuestro ministerio, escrita no con tinta, sino con el Espíritu de Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en las tablas de la carne del corazón.

Esta confianza con Dios la tenemos por Cristo. No es que por nosotros mismos estemos capacitados para apuntarnos algo, como realización nuestra; nuestra capacidad nos viene de Dios, que nos ha capacitado para ser ministros de una alianza nueva: no de código escrito, sino de espíritu; porque la ley escrita mata, el Espíritu de vida.

 

Evangelio según san Marcos 2, 18-22

En aquel tiempo, los discípulos de Juan y los fariseos estaban en ayuno. Vinieron unos y le preguntaron a Jesús:

- Los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan. ¿Por qué los tuyos no?

Jesús les contestó:

- ¿Es que no pueden ayunar los amigos del novio, mientras el novio está con ellos? Mientras tienen al novio con ellos, no pueden ayunar. Llegará un día en que se lleven al novio; aquel día sí que ayunarán. Nadie le echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto, lo nuevo de lo viejo, y deja un roto peor. Nadie echa vino nuevo en odres viejos; porque revientan los odres, y se pierden el vino y los odres; a vino nuevo, odres nuevos".

 

Comentario Litúrgico

A vino nuevo, odres nuevos

Es una frase evangélica que ha pasado a nuestro lenguaje coloquial pero que no hemos de echar en olvido el contexto en el que fue pronunciada por el Señor.

Se trataba de una discusión sobre las leyes que regían la vida ascética de los judíos. Los fariseos partían de la obligatoriedad de lo que mandaba la Ley sobre el ayuno y Cristo quiere romper el circulo infernal del legalismo introduciendo la novedad que aportaba su presencia en el mundo como el Hijo, que se ha encarnado y se ha hecho responsable de toda la familia humana y de su salvación.

Jesús quiere hacer ver a los fariseos que su venida al mundo ha roto el circulo cerrado de la Ley y que una nueva forma de encontrarse el hombre y Dios está surgiendo en su mismo misterio de Dios encarnado, de Dios desposado con la Humanidad, para que, no sea la Ley la que regule la relación de los hombres con el Padre, sino que sea la realidad de que el Hijo ha querido nacer de mujer con el fin de que ningún hombre se crea desvinculado del Padre.

Bonitamente, Jesús se presenta como el Novio y a sus discípulos les llama "los amigos del Novio". Son frases que invitan a estructurar nuestra vida cristiana no desde la vigencia fría de una moral sino desde una entrañable relación esponsal del alma con Dios.

Desde esta perspectiva, debemos leer las palabras de Oseas que presenta, en una idílica escena de amor, la relación que Dios quiere tener con su Pueblo y que han sido mil veces tomadas por la tradición cristiana para expresar la verdadera relación que Dios quiere tener con cada uno de los hombres, con cada uno de nosotros. A vino nuevo, odres nuevos.

Antonio Luis Martínez

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

27, lunes: 1P 1,3-9; Mc 10, 17-27.
28, martes: 1P 1, 10-16; Mc 10, 28-31.
1, miércoles: Jl 2, 12-18; 2 Cor. 5,20-6,2; Mt 6, 1-6. 16-18.
2, jueves: Dt 30, 15-20; Lc 9, 22-25.
3, viernes: Is 58, 1-9a; Mt 9, 14-15.
4, sábado: Is 58, 9b-14; Lc 5, 27-32.
5, domingo: Gn 9, 8-15; 1P 3, 18-22; Mc 1, 12-15.

 

20 de febrero: San Román (+ 460)

Este monje ermitaño, además de dedicarse por entero a la oración la penitencia y la soledad, fundó varios monasterios.

No había hecho estudios especiales, pero tenía una inteligencia y sabiduría poco comunes. Todo su ímpetu religioso arrancó en la buena formación que recibió en la familia.

Los tiempos no eran los propicios. Es cierto que el imperio romano declinaba paulatinamente, pero, por el contrario, los Bárbaros comenzaban a hacer de las suyas por doquiera pasaban.

Lo ordenaron de sacerdote. No quiso quedarse en la diócesis y se marchó a una ermita en compañía de la pura naturaleza.

Su fama de santidad corre por aquellos lugares. Muchos jóvenes y adultos quieren seguir sus pasos.

Pensando en todo lo que había aprendido de los ermitaños de Egipto, intentó llevar ese tipo de vida a Francia.

Fundó el monasterio de Condut, foco y enclave para el nacimiento de otros muchos.

Gracias a su buen sentido común y a su habilidad en el trato con los monjes, no hubo desavenencias entre unos y otros. En todos ellos se hacía realidad la lección de los primeros cristianos: "un mismo sentir y siendo todo común en ellos".

Luchó fuerte contra algunos príncipes y nobles en defensa de los derechos humanos y de las reglas de los monasterios.

http://es.catholic.net

 

Los santos de la semana

27, lunes: Baldomero, Gabriel de la Dolorosa, Honorina.
28, martes: Mártires de Alejandría, Hilario, Osvaldo, Román.
1, miércoles: Miércoles de Ceniza, Albino, Rosendo, Siviardo.
2, jueves: Inés de Praga, Ángela de la Cruz, Carlos el Bueno.
3, viernes: Anselmo de Nonantola, Emeterio y Celedonio, Tiziano.
4, sábado: Casimiro, Basinio, Focio, Arquelao.
5, domingo: Adriano, Juan José de la Cruz, Virgilio. .


Contraportada

Entrevista con el obispo auxiliar de Lausana, Ginebra y Friburgo tras su viaje a Tierra Santa

La Ley de Reproducción Humana Asistida, levanta fuertes críticas por su tratamiento a la vida

La aprobación en el Congreso de los Diputados de la Ley de Reproducción Humana Asistida (LRHA), el pasado jueves 16 de febrero, ha levantado voces en contra desde numerosos colectivos médicos, éticos y religiosos, empezando por la Conferencia Episcopal Española.

La nueva Ley, tal y como ha sido aprobada en el Congreso, a falta de ser tramitada en el Senado -de donde probablemente no salga con muchas modificaciones-, contiene una serie de aspectos "problemáticos", como los ha llamado la Conferencia Episcopal Española en una nota de prensa emitida ante la aprobación de esta Ley. Entre éstos se encuentra la autorización para clonar seres humanos -aunque sólo con fines terapéuticos (para investigación y experimentación) y nunca con fines reproductivos; lo que no deja de ser una falacia, puesto que el Parlamento Europeo rechazó en septiembre de 2000 la distinción entre ambos tipos de clonación-. También es problemática la autorización para el uso con fines de investigación de los embriones sobrantes en los procesos de fertilización sin que, además, exista ningún límite -salvo el criterio del equipo médico- en la creación de embriones para dichos procesos cuando, por el contrario, la ley sí establece el número máximo de embriones que pueden ser implantados en la mujer en cada proceso de fertilización.

Conceptos arbitrarios

La LRHA, para justificar las actuaciones anteriores y aun otras más aberrantes, recurre al arbitrario término de "preembrión", según el cuál desde la concepción hasta el día 14 de desarrollo no estaríamos ante una vida humana incipiente propiamente dicha. Sin embargo, el concepto preembrión no es un concepto científico. Se introdujo en Inglaterra, de mano de una conocida embrióloga, en un estudio de política sanitaria destinado a permitir la investigación sobre embriones. Quería proporcionar una base para permitir legalmente la destrucción de embriones que llevaría consigo la investigación y el uso de la reproducción artificial. Con este término se anulaba la identidad humana del embrión hasta que no alcanzaba unos días de vida.

Evidentemente, y en función de la ultilización del concepto 'preembrión' la vida, en sus estadios más incipientes, queda totalmente desprotegida jurídicamente, como ha denunciado el Foro Español de la Familia (FEF), quien también ha expresado su total rechazo a esta ley por su "total desprecio del derecho a la vida del ser humano en sus primeros días". El FEF ha advertido que "esta ley subordina el derecho a la vida ante la experimentación y el abuso tecnológico".

También 'Hay Alternativas,' una plataforma formada por juristas, médicos, ciudadanos y entidades civiles, ha recordado que con esta ley, "el ser humano no nacido se convierte en material de investigación, en mercancía a merced de los intereses económicos de grandes empresas y de la ambición de determinados científicos", y añade que muchos de los aspectos de la nueva Ley "además de ser una agresión aberrante contra la dignidad del hombre, son contrarios a nuestro Código Penal y a las declaraciones de la ONU y el Parlamento Europeo".

Comentarios a la LHRA desde diversos campos

Manuel de Santiago, presidente de la Asociación de Bioética y médico endocrinólogo del Hospital 'La Paz' de Madrid, en declaraciones a la publicación 'Análisis Digital', destapó las "trampas" que contiene el texto de la LHRA. En primer lugar, como ya había constatado la comunidad científica, las células madre embrionarias no tienen capacidad de curar enfermedades, por lo que parece absurdo el interés desorbitado de querer aprobar, sin justificación alguna, una normativa que avale la manipulación con embriones para, supuestamente, favorecer a terceras personas. El doctor Santiago puntualizó que la Ley es contradictoria porque, aunque prohíbe la clonación con fines reproductivos, "no se opone a la terapéutica", lo que significa "no prohibir la clonación humana para investigar". Por otro lado, otra de las "trampas" de la Ley es que se ha trasladado a la opinión pública la idea de que beneficiará a la gran mayoría de la sociedad y esto no es así. Manuel de Santiago aclaró que sus supuestos beneficios utilitarios llegarán a "contadísimos grupos de personas", mientras que el daño que se hará con el desperdicio de millones y millones de embriones es absolutamente mayor.

Carlos Llano, miembro de la Asociación de Grupos de Estudio de Actualidad, en un comentario a la LHRA, ha destacado que "el enfoque del actual proyecto de ley plantea un giro radical, rompiendo con el marco ético previsto en el Convenio de Oviedo (Convenio de Derechos Humanos y Biomedicina del Consejo de Europa, firmado y ratificado por España). La mayor parte de los cambios que la nueva ley introduce hacen referencia a aspectos no directamente relacionados con el tratamiento de los problemas de infertilidad. Sus objetivos reales son abrir las técnicas de reproducción asistida a ámbitos diferentes al de la infertilidad; modificar la legislación vigente en relación a la investigación con embriones humanos, hasta el punto de permitir la creación expresa de embriones para investigar mediante cualquier técnica existente; y eliminar las principales cláusulas de las leyes anteriores que protegían a la mujer frente a tratamientos abusivos y evitaban un uso industrial y comercial del embrión humano.

Monseñor Juan Antonio Reig, presidente de la Subcomisión Episcopal de Familia y Vida de la CEE y obispo de Segorbe-Castellón, ha destacado que la nueva normativa "permite la 'producción' de seres humanos"; facilita "las conductas homicidas" al permitir "la producción de miles de embriones llamados 'sobrantes' que son congelados y condenados a un destino incierto"; y permite determinar "arbitrariamente quién merece ser considerado persona y quién no" reduciendo al ser humano en sus dos primeras semanas de vida a simple material biológico. Además, la ley "otorga a algunos la capacidad de ser dueños de la vida y de la muerte", pues "otorga al equipo médico y a la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida el poder de decisión sobre la existencia de las personas".

 


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


Return to Camino