Iglesia en camino  

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: iglenca@jet.es
Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html
Número 381. 25 de febrero de 2001
Director: José María Gil
Redactor Jefe: Juan José Montes  

Portada

Tras un huracán político-mediático de inculpaciones infundadas

Los obispos defienden su comportamiento
ante el pacto antiterrorista

Terrible fin de semana el del 18 al 20 de febrero. No hay memoria de cosa semejante desde "Tarancón al paredón" o el caso "Añoveros".
Una borrasca nacional de tres días escasos, en la que miembros del Gobierno, jefes de la Oposición, editorialistas y columnistas de la gran prensa e informativos de los canales audiovisuales, se dieron cita en las quejas, las acusaciones o las injurias contra los obispos españoles por no haber firmado el Pacto Antiterrorista PP-PSOE.

El desconocimiento, la ignorancia y la animadversión, (ante el silencio, tal vez demasiado largo de los acusados) sumaron sus efectivos en un desconcertante ardor guerrero.

Las palabras clarificadoras del Cardenal Rouco y la nota ponderada y firme del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal, pusieron las cosas en su sitio. La prudencia final del Gobierno y la cordura de otros muchos han hecho descender las aguas.


Editorial

Carnavales sin Cuaresma

Vivieron juntos durante varios siglos. La Cuaresma como tiempo de oración, penitencia y limosna, preparatorio de las celebraciones pascuales, se fue implantando en la Iglesia a lo largo del siglo IV. El Carnaval tiene antecedentes paganos en Grecia y Roma como fiesta ruidosa de primavera y aparece en España en la alta Edad Media, como antesala de la Cuaresma , pero no como ésta lo es de la Pascua, sino al revés. ¿Quién no recuerda los sabrosos diálogos entre don Carnal y doña Cuaresma?

Era como un diálogo de diversiones, un hartazgo de excesos y jolgorio, dentro más o menos de unos límites, antes de recoger el espíritu y renunciar al consumo de carne, signo entonces del lujo y de la gula. La palabra carne se entendía a menudo en su doble acepción de alimento y de placeres corporales. Culturalmente es un fenómeno más complejo, al involucrar gradualmente, como elemento constitutivo, los disfraces y las máscaras que ocultan el rostro, junto a cierta crítica burlesca de la sociedad y del orden establecido. Los carnavales, de suyo, han estado proscritos en regímenes de restricción de libertades.

A nuestro país han vuelto con el sistema democrático y gozan de buena, casi excesiva, salud en determinados puntos de la geografía ibérica. Aparte el espectáculo mundial, y con tantas sombras del Carnaval de Río de Janeiro, en España sobresalen, a ojo de buen cubero, los de Cádiz, Tenerife y Badajoz. En Extremadura están recuperados con expresiones muy bellas, sanas y sencillas en bastantes de nuestros pueblos.

Apuntando especialmente a Badajoz-capital, celebramos su belleza y su nombradía, nos agrada especialmente que les guste a los niños y que las comparsas pujen entre sí por la actividad y el garbo festivo. No por el gasto desmesurado de las familias en trajes y disfraces, ni por el mal gusto o la irreverencia de las burlas, ni, sobre todo, por el consumo desmesurado de alcohol, su lacra más preocupante. No pedimos que prepare a la Cuaresma, sino que no la niegue escandalosamente.

 


Mensaje del Papa para la Cuaresma

El amor y el perdón entre los pueblos

Mirad que subimos a Jerusalén (Mc 10, 33). Mediante estas palabras el Señor invita a los discípulos a recorrer junto a Él el camino que partiendo de Galilea conduce hasta el lugar donde se consumará su misión redentora... Cristo, también, dirige esta misma invitación de 'subir a Jerusalén' a los hombres y mujeres de hoy. Y lo hace con particular fuerza en este tiempo de Cuaresma, favorable para convertirse y encontrar la plena comunión con Él, participando íntimamente en el misterio de su muerte y resurrección. Por tanto, la Cuaresma representa para los creyentes la ocasión propicia para una profunda revisión de vida. En el mundo contemporáneo, junto a generosos testigos del Evangelio, no faltan bautizados que, frente a la exigente llamada para emprender la "subida a Jerusalén", adoptan una posición de sorda resistencia y, a veces, también de abierta rebelión. Son situaciones en las que la experiencia de la oración se vive de manera bastante superficial, de modo que la palabra de Dios no incide sobre la existencia. Muchos consideran insignificante el mismo Sacramento de la Penitencia y la Celebración eucarística del domingo simplemente un deber que hay que cumplir.

¿Cómo acoger la llamada a la conversión que Jesús nos dirige también en esta Cuaresma? ¿Cómo llevar a cabo un serio cambio de vida? Es necesario, ante todo, abrir el corazón a los conmovedores mensajes de la liturgia ....

 

2 Hay cristianos que creen poder prescindir de dicho constante esfuerzo espiritual, porque no advierten la urgencia de confrontarse con la verdad del Evangelio. Ellos intentan vaciar y convertir en inocuas, para que no turben su manera da vivir, palabras como: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os odien (Lc 6, 27). Tales palabras, para estas personas, resultan difíciles de aceptar y de traducir en coherentes comportamientos de vida. De hecho, son palabras que, si tomadas en serio, obligan a una radical conversión. En cambio, cuando se está ofendido y herido, se está tentado a ceder a los mecanismos psicológicos de la autocompasión y de la revancha, ignorando la invitación de Jesús a amar al proprio enemigo. Sin embargo, los sucesos humanos de cada día sacan a la luz, con gran evidencia, cómo el perdón y la reconciliación son imprescindibles para llevar a cabo una real renovación personal y social. Esto vale en las relaciones interpersonales, pero también en las relaciones entre las comunidades y entre las naciones.

 

3 Los numerosos y trágicos conflictos que atenazan a la humanidad, tal vez causados también por malentendidas cuestiones religiosas, han hecho que profundos fosos de odio y de violencia surgieran entre pueblos y pueblos. En algunas ocasiones, esto se ha producido entre grupos y fracciones de una misma nación. De hecho, a veces asistimos con doloroso sentido de impotencia, al reflorecer de conflictos que creíamos definitivamente superados y se tiene la impresión que algunos pueblos viven atrapados en una espiral de imparable violencia, que continuará a cosechar víctimas y víctimas, sin una concreta perspectiva de solución ...

Frente a este inquietante escenario, los cristianos no pueden permanecer indiferentes. Es por ello que en el Año jubilar, apenas concluido, me he hecho eco de la petición de perdón de la Iglesia a Dios por los pecados de sus hijos. Somos conscientes que, por desgracia, las culpas de los cristianos han ofuscado el rostro inmaculado, pero confiando en el amor misericordioso de Dios que no tiene en cuenta el mal al ver el arrepentimiento, sabemos también que podemos continuamente retomar el camino llenos de esperanza. El amor de Dios encuentra su más alta expresión justo cuando el hombre, pecador e ingrato, es readmitido a la plena comunión con Él. Bajo esta óptica, la "purificación de la memoria" es ante todo una renovada confesión de la misericordia divina, una confesión que la Iglesia, en sus diferentes niveles, está llamada constantemente a hacer propia con renovada convicción.

 

4 El único camino de la paz es el perdón. Aceptar y ofrecer el perdón hace posible una nueva cualidad de relaciones entre los hombres, interrumpe la espiral de odio y de venganza, y rompe las cadenas del mal que atenazan el corazón de los contrincantes. Para las naciones en busca de reconciliación y para cuantos esperan una coexistencia pacífica entre los individuos y pueblos, no hay más camino que éste: el perdón recibido y ofrecido. ¡Cuan ricas de saludables enseñanzas resuenan las palabras del Señor: ¡Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos! (Mt 5, 44-45). Amar a quien nos ha ofendido desarma al adversario y puede incluso transformar un campo de batalla en un lugar de solidaria cooperación.

Éste es un desafío que concierne a cada individuo, pero también a las comunidades, a los pueblos y a la entera humanidad. Afecta, de manera especial, a las familias. No es fácil convertirse al perdón y a la reconciliación. Reconciliarse puede resultar problemático cuando en el origen se encuentra una culpa propia. Si en cambio la culpa es del otro, reconciliarse puede incluso ser visto como una irrazonable humillación. Para dar semejante paso es necesario un camino interior de conversión; se precisa el coraje de la humilde obediencia al mandato de Jesús. Su palabra no deja lugar a dudas: no sólo quien provoca la enemistad, sino también quien la padece debe buscar la reconciliación (cfr. Mt 5, 23-24). El cristiano debe hacer la paz aún cuando se sienta víctima de aquel que le ha ofendido y golpeado injustamente ....

En nuestro tiempo, el perdón aparece principalmente como dimensión necesaria para una auténtica renovación social y para la consolidación de la paz en el mundo. La Iglesia, anunciando el perdón y el amor a los enemigos, es consciente de introducir en el patrimonio espiritual de la entera humanidad una nueva forma de relacionarse con los demás, una forma ciertamente fatigosa, pero rica en esperanza. En esto, ella sabe que puede contar con la ayuda del Señor, que nunca abandona a quien, frente a las dificultades, recurre a Él.

 

5 La caridad no toma en cuenta el mal (l Cor 13,5). En esta expresión... el apóstol Pablo recuerda que el perdón es una de las formas más elevadas del ejercicio de la caridad. El periodo cuaresmal representa un tiempo propicio para profundizar mejor sobre la importancia de esta verdad. Mediante el Sacramento de la reconciliación, el Padre nos concede en Cristo su perdón y esto nos empuja a vivir en la caridad, considerando al otro no como un enemigo, sino como un hermano.

Que este tiempo de penitencia y de reconciliación anime a los creyentes a pensar y a obrar bajo la orientación de una caridad autentica, abierta a todas las dimensiones del hombre. Esta actitud interior los conducirá a llevar los frutos del Espíritu (cfr Gal 5, 22) y a ofrecer, con corazón nuevo, la ayuda material a quien se encuentra en necesidad. Un corazón reconciliado con Dios y con el prójimo es un corazón generoso. En los días sagrados de la Cuaresma la 'colecta' asume un valor significativo, porque no se trata de dar lo que nos es superfluo para tranquilizar la propia conciencia, sino de hacerse cargo con solidaria solicitud de la miseria presente en el mundo. Considerar el rostro doliente y las condiciones de sufrimiento de muchos hermanos y hermanas no puede no impulsar a compartir, al menos parte de los propios bienes, con aquellos que se encuentran en dificultad. Y la ofrenda de Cuaresma resulta todavía más rica de valor, si quien la cumple se ha librado del resentimiento y de la indiferencia, obstáculos que alejan de la comunión con Dios y con los hermanos....Al respecto, las palabras del apóstol Juan son más que nunca iluminadoras: Si alguno que posee bienes de la tierra y ve a su hermano padecer necesidad y le cierra su corazón, ¿cómo puede permanecer en él el amor de Dios? (1 Jn 3, 17).... San Juan Crisóstomo... recuerda que Cristo no oculta a los discípulos las luchas y los sacrificios que les aguardan. Él mismo subraya cómo la renuncia al proprio 'yo' resulta difícil, pero no imposible cuando se puede contar con la ayuda que Dios nos concede mediante la comunión con la persona de Cristo (PG 58, 619s).

He aquí por qué en esta Cuaresma deseo invitar a todos los creyentes a una ardiente y confiada oración al Señor, para que conceda a cada uno hacer una renovada experiencia de su misericordia. Sólo este don nos ayudará a acoger y a vivir de manera siempre más jubilosa y generosa la caridad de Cristo, que no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra de la verdad (1 Cor 13, 5-6).....

+Juan Pablo II

 


Centrales

Nota del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal

La Iglesia ha estado siempre contra
la violencia y con las víctimas...

En la rueda de prensa del 15 de febrero, el Obispo Secretario de la CEE, Monseñor Juan José Asenjo, respondiendo a preguntas de los periodistas sobre la posición de los obispos españoles ante la firma del Pacto antiterrorista, suscrito semanas antes por el PP y el PSOE, hizo notar que la Conferencia Episcopal no puede firmar un pacto de ese carácter, aunque numerosos obispos en particular consideren plenamente aceptables muchas cosas de ese documento. "Queremos, dijo, distinguir muy claramente la naturaleza de las instituciones que lo firman, que son partidos políticos, de la naturaleza propia de la Iglesia, que es una institución de carácter espiritual, de carácter religioso, pastoral, que tiene sus propios cauces para proclamar su doctrina, los valores éticos en este caso, individuales y colectivos, como el derecho a la vida, la libertad, etc. No somos por lo tanto un sumando más, pues no habría homogeneidad entre los sumandos".

Muy poco antes de estas manifestaciones, se habían producido otras de Monseñor Setién, que Monseñor Asenjo desconocía, asegurando que, de producirse el pacto, no podrían suscribirlo los obispos vascos. Sobre estos supuestos o pretextos se produjo el pasado fin de semana una 'Tormenta mediática", una granizada de acusaciones y reproches, cuando no insultos, contra la Conferencia Episcopal, los obispos y la misma Iglesia de España.

Se alternaron, con visos de orquestación arrolladora, las voces de tres ministros y de destacados líderes de la oposición, con los hirientes comentarios periodísticos a izquierda y derecha, sin limitarse a la no firma del pacto,sino con acusaciones al Episcopado de debilidad y ambigüedad en su crítica del terrorismo, de escasa sensibilidad ante sus víctimas y de mal ejemplo a sus fieles en la valoración de la vida humana. Pocas veces, desde épocas que no queremos recordar, se han concertado tantas voces pasionales, arrastradas en cascada las unas por las otras, en tan sólo cuarenta y ocho horas. El fenómeno deberá estudiarse a fondo cuando los gritos se amortigüen. Entre tanto, millones de católicos de a pie, o han sido tocados por esta algarabía, o carecen de elementos de juicio para saber a qué atenerse.

Como respuesta primera, autorizada e inmediata, a un fenómeno tan doloroso y tan desorientador, transcribimos la seria reacción del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal (20 de febrero) y recogemos unos párrafos de las primeras declaraciones del Cardenal Rouco a la COPE. La reacción favorable del ministro Rajoy y de otros comentarios positivos a las explicaciones del Cardenal, parecen reabrir el paso a la moderación y a la cordura.

Antonio Montero. Arzobispo

 

La Conferencia Episcopal Española no se ha adherido formalmente al "Acuerdo por las libertades y contra el terrorismo" pactado por el Partido Popular y el Partido Socialista y firmado el 8 de diciembre de 2000. Este hecho ha sido interpretado en los últimos días en el sentido de que la Iglesia no está claramente en contra del terrorismo. Se ha insinuado también que su posición, supuestamente ambigua o tibia en este punto, debilita la lucha del Estado y de la sociedad contra el problema más grave de nuestra convivencia en paz y libertad.

Ante estas gravísimas imputaciones, queremos manifestar lo siguiente:

1. Ninguna persona informada puede argumentar con buena fe que la Jerarquía de la Iglesia no haya condenado con todo rigor, claridad y unanimidad el terrorismo en numerosísimas ocasiones. Así se hizo desde los primeros asesinatos de ETA, antes incluso de la promulgación de la Constitución en 1978, y así se ha venido haciendo cada vez que el terror de ETA atenta sistemática y criminalmente contra la vida y la libertad de los españoles.

En solemnes actos institucionales, la Conferencia Episcopal ha dejado oír su voz de modo inequívoco. Recordamos a modo de ejemplo la última intervención de su Presidente:

"El fenómeno del terrorismo es, sin duda alguna, nuestro más grave problema; atenta vilmente contra el más sagrado e inviolable de los derechos de la persona humana: el derecho a la vida; contra la verdad y la libertad de las personas y de los grupos y, por tanto, contra los fundamentos de la convivencia social. El terrorismo es la mayor de las negaciones de la justicia y de la caridad: una gravísima inmoralidad. No admite cobertura ideológica alguna." (Discurso de Apertura de la LXXV Asamblea Plenaria. Noviembre de 2000).

2. Nadie nos ha pedido formalmente que suscribamos el Acuerdo mencionado. Con buen criterio, no se nos ha puesto en la coyuntura de tener que responder. Pero ante insinuaciones o peticiones indirectas de diversa procedencia, los Obispos deliberamos en su momento sobre esta eventualidad, llegando a la conclusión de que la Iglesia no debe tomar parte activa en las legítimas iniciativas que competen a los actores de la vida política, como son, en este caso, los partidos.

3. Es misión ineludible de la Iglesia la predicación del Evangelio y de las exigencias morales que de él se derivan, que van mucho más allá en sus contenidos que las que se recogen en dicho Acuerdo. Esta predicación se realiza de muchos modos, entre ellos, las declaraciones y exhortaciones públicas como aquéllas a las que nos hemos referido. Pero también la oración pública y litúrgica, la educación de las personas y, en particular, la formación de las conciencias, son modos de expresión de la obra evangelizadora de la Iglesia.

La evangelización tiene, sin duda ninguna, implicaciones y consecuencias políticas, pero no es una actividad política. La Iglesia anunciará siempre el Evangelio, aunque ello le acarree incomprensiones e incluso ataques. Pero la política en sentido estricto no es competencia de la Iglesia en cuanto tal. De acuerdo con el Concilio Vaticano II, es necesario distinguir con nitidez "entre aquello que los fieles cristianos hacen, individual o colectivamente, en su nombre en cuanto ciudadanos, guiados por la conciencia cristiana, y lo que hacen en nombre de la Iglesia juntamente con sus Pastores." (Gaudium et spes 76)

4. El hecho de no prestar su adhesión formal a un acuerdo legítimo, que puede favorecer la cooperación entre los actores de la vida política, no significa que la Conferencia Episcopal sea neutral o se despreocupe del gravísimo problema del terrorismo. Muy por el contrario, pensamos que manteniéndonos en el ámbito de nuestra misión es como mejor podemos contribuir a la erradicación del terrorismo y de sus causas. La Iglesia, actuando como tal, salvaguarda la dignidad de la persona humana y contribuye a la justa convivencia social, ofreciendo una aportación insustituible y peculiar.

Por eso, reclamamos la libertad y el respeto necesarios para que la Iglesia se exprese con los gestos y palabras que le son propios. Así cumple mejor su misión específica.

Viene de la anterior

5. Reconocemos que, ante la dramática realidad del terrorismo y ante la amenaza inmediata que sufren muchos ciudadanos, y aun toda la sociedad, no es fácil explicar y comprender la distinción entre la misión de la Iglesia y la actividad política. Sin embargo, esto no justifica las acusaciones absolutamente injustas y desproporcionadas vertidas en estos días contra la Conferencia Episcopal y contra la Iglesia. Quienes programan y divulgan tales versiones de los hechos deberían saber que por ese camino no se contribuye a desenmascarar las raíces morales e ideológicas del horrible pecado del terrorismo. Por el contrario, se debilita de modo absurdo la resistencia espiritual y social contra el mismo. El escándalo injustificado tiene su precio.

6. Una vez más, invitamos a las comunidades cristianas a la acogida y al servicio fraterno de todas las víctimas del terrorismo, a las que debemos todo nuestro afecto y toda la ayuda que nos demanda la caridad de Cristo. Les invitamos también a la plegaria pública y privada por la paz y el final del terrorismo. Porque creemos firmemente en el poder de la oración, encomendamos a Jesucristo, Señor de la Historia, que escruta las verdaderas intenciones de los corazones, la conversión de los terroristas y la paz y libertad de nuestro pueblo.

 

Declaraciones del Cardenal Rouco Varela

... Y ha condenado firmemente el terrorismo,
lo demás es una falsedad

Monseñor Antonio María Rouco Varela, Cardenal Arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), ha explicado, en el programa "La Mañana" que dirige Luis Herrero en la Cadena COPE que la CEE no ha firmado el pacto antiterrorista porque "en primer lugar, ha sido una cuestión que no se nos ha planteado de una forma expresa. Pero creo que ese es el problema menor, el mayor es que de ese hecho, de que no lo hemos firmado, se saquen las consecuencias tan curiosas y tan dolorosas de que los obispos y la Iglesia católica en España es ambigua con respecto a la condena del terrorismo y que es ambigua con respecto a la defensa del quinto Mandamiento de la Ley de Dios."

Iglesia y políticos

Monseñor Rouco Varela ha añadido que "hay una clara confusión de la relación entre la Iglesia y la comunidad política. A uno le suenan algunos comentarios y algunos argumentos a discursos en torno a este tema y a esta materia de finales de los años 60 comienzo de los 70. Yo pediría a los comentaristas que leyesen el Concilio Vaticano II, el capítulo cuarto sobre la Iglesia y la comunidad política. Hay que distinguir bien los planos, si la Iglesia no ejerce libremente, y creo que lo está haciendo en este momento, el principio del respeto claro y neto e incondicional a la vida en todas sus circunstancias con todos sus contenidos y en todos sus objetivos con la inspiración del evangelio, si eso no lo hiciera estaría fallando y la Iglesia lo está haciendo y lo que necesita es libertad para hacerlo y para hacerlo con sus propios medios, en el ámbito de su propia vida y de su propia existencia y de algún modo trascendiendo los ámbitos sociopolíticos, no escapándose de ellos, pero no cofundiéndose con ellos."

"A la hora de anunciar el Evangelio de la vida y a la hora de aplicar ese anuncio a la realidad del terrorismo de ETA, la rotundidad, la claridad y la firmeza han sido siempre la constante del magisterio de los obispos españoles, de sus sacerdotes, de los responsables laicos, la Iglesia somos todos. Creo que la Iglesia en España ante el fenómeno del terrorismo ha reaccionado siempre como tenía que reaccionar, diciendo esto es un gravísimo atentado contra la Ley de Dios, no tiene justificación alguna de ningún tipo, no se puede construir la comunidad política, no se puede construir el Estado sobre la base de un supuesto ético-jurídico en el que se desprecia y se viola el mandamiento de la ley de Dios o el derecho a la vida, que viene a ser lo mismo en este caso."

Preguntado si todo puede tener que ver con que Monseñor Setién haya hecho un discurso que no siempre se ha entendido bien, el Cardenal Arzobispo de Madrid ha contestado: "Vamos a prescindir de citaciones personales y de casos individuales. Lo que no se puede es enjuiciar toda la acción de la Iglesia en España por la actuación de uno de sus miembros y sobre el cual no quiero hablar en este momento."

Monseñor Rouco reconoció que algunos discursos de algunos obispos no han sabido conectar con la manera de pensar de los ciudadanos españoles, "puede ser, nadie entre nosotros se reconoce limpio de todo fallo, pero yo diría que el que esté también libre de toda culpa que tire la primera piedra. De posibles fallos de imagen de algunos miembros de la Iglesia, deducir las consecuencias y las conclusiones sobre el comportamiento de la Iglesia en España en relación con la condena del terrorismo es saltar todos los limites de la justicia, de la prudencia y el buen juicio..."

"Se nos acusa de no firmar el pacto antiterrorista. Bueno, en principio el pacto es una actuación de dos partidos políticos en torno a objetivos con contenidos de una clara coherencia con el principio del respeto del derecho a la vida, ejerciendo su responsabilidad, muy bien. Otra cosa es que esa fórmula sea la que se deduzca directamente de la ley de Dios y que se deduzca como una necesidad concluyente para el comportamiento en todos los ámbitos de la vida, en todos los ámbitos de la existencia de todos los cristianos. Lo que se dice en el pacto antiterrorista sobre la defensa del derecho a la vida es parte del patrimonio común de la doctrina moral de la Iglesia, pero sólo en parte porque la doctrina moral de la Iglesia sobre el derecho a la vida y el respecto a la vida va más allá, de acuerdo con el Evangelio. A un cristiano, en el tu a tu de una conversación pastoral tenemos que decirle que tiene que hacer mucho más que lo que se dice ahí."

Dolor de la Iglesia

El presidente de la CEE, que se mostró especialmente dolido con esta situación, señaló que "la historia del cristianismo es una historia de incomprensiones y no porque lo hayan hecho mal los cristianos, sino porque es un mensaje que a veces está en contraste con las posiciones y los valores de este mundo."

"No se puede confundir a la Iglesia con la comunidad política y con ningún sistema político. Tampoco con un sistema y con una concepción nacionalista. La Iglesia no es catalana, hasta no es española, ni alemana, la Iglesia es una, Santa, Católica y Apostólica, que vive, existe, trata de entrar en la vida de todos los pueblos, pero siendo siempre la misma y no estando en su ser, en sus estructuras y en su función íntima y esencialmente condicionada por el factor histórico político en el que está, yo creo que ese es el gran servicio, por otro lado, que hace la Iglesia a lo que podíamos llamar el contexto y la atmósfera y la calidad moral de la vida de un pueblo y de una nación."

Finalmente, Monseñor Rouco comentó que "un católico no puede decir que la Iglesia lleva dos mil años haciendo política. Eso causa un profundísimo dolor, sobre todo cuando viene de la boca de alguien que se dice católico. Uno comprende, por otro lado, que cuando tanta gente está amenazada, cuando tantos estamos amenazados que a veces mantener la serenidad del alma, la paz y la esperanza no es fácil, por eso tampoco aunque uno se sienta dolorido, no esta enfadado, ni quiere polémicas, ni responder con los mismos argumentos."

 

 


Noticiario diocesano

Lo financiarán las fundaciones Sevillana y Endesa

La Catedral de Badajoz tendrá un sofisticado sistema de iluminación

El arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero, firmaba el pasado martes con el director-gerente de la fundación Sevillana de Electricidad, don Fernando Rubiales un convenio por el que esta fundación, junto a la fundación Endesa, acometerán la instalación eléctrica interior de la Catedral Metropolitana de Badajoz. Se trata de una iluminación artística en la que se invertirán 20 millones de pesetas por parte de la fundación Sevillana y 10 por la fundación Endesa.

Según don Fernando Rubiales la nueva instalación podría inaugurarse para san Juan e incorporará tecnología punta que permitirá disminuir fuertemente el consumo de energía eléctrica y posibilitará iluminar sin dañar las obras de arte, ya que los puntos luminosos no emiten calor. Todo ello hará posible visualizar elementos artísticos que actualmente pasan desapercibidos para los visitantes.

Por su parte don Antonio Montero agradeció a las dos fundaciones su donación y se mostró convencido de que estas mejoras atraerán más visitantes al templo catedralicio.

El acuerdo se enmarca en otro más amplio suscrito por estas dos fundaciones con la Conferencia Episcopal Española por la que aquellas se comprometían a invertir 500 millones en cinco años para mejorar la iluminación de las catedrales españolas.

Don Fernando Rubiales adelantó que se estudia la posibilidad de iluminar también la Concatedral de Mérida y el Teatro romano emeritense.

 

Había publicado más de 20 poemarios

Falleció el sacerdote y poeta
don Juan María Robles Febré

En la madrugada del jueves al viernes pasado fallecía el sacerdote y poeta don Juan María Robles Febré.

Este sacerdote había nacido en Huelva en 1918 y llegó al Seminario de Badajoz para terminar sus estudios sacerdotales procedente de los misioneros claretianos. Tras su ordenación en 1948 fue nombrado, por breves periodos, párroco de San Pedro de Mérida y Trujillanos, coadjutor de Azuaga.

En 1950 fue enviado a Higuera de la Serena donde permaneció hasta 1954, año en que pasó a regir la parroquia de Arroyo de San Serván. En 1962 fue nombrado párroco de Salvatierra de los Barros.

En Badajoz

En 1969 se traslada a la capital pacense como capellán del Asilo de Ancianos. Desde 1983 mantiene una gran relación con los jóvenes gracias a su cargo como capellán de la residencia universitaria del Sagrado Corazón de Jesús en Badajoz.

A lo largo de su trayectoria sacerdotal don Juan María se ha destacado también por su reconocido quehacer de poeta. En ese sentido cabe decir que en 1954 fundó la revista de poesía sacerdotal "Jaire" junto a otros sacerdotes poetas y creó en Mérida la revista poética "Olalla" junto a los poetas Félix Valverde y Rufino Félix.

Mantuvo durante muchos años gran amistad con Jesús Delgado Valondo, con el que funda en 1986 los cuadernos poéticos "Kilix". Son también obra de Robles Febré las hojas de poesía "Uziel".

A la largo de su vida publicó más de 20 poemarios, donde abundó la poesía religiosa, entre la que destacó principalmente la mística.

Su cercanía a la gente como sacerdote y su aportación a la cultura extremeña llevó al Ayuntamiento de Badajoz a dedicar una calle a don Juan María Robles Febré en la zona del Gurugú.

 

Parroquia de San Pedro de Alcántara de Badajoz

Cuatro seglares cristianos en misiones
de servicio a Perú y al Camerún

El pasado domingo 18 se vivió en la Parroquia de San Pedro de Alcántara, en la Barriada Suerte de Saavedra, de Badajoz, una jornada familiar al despedir a varios miembros de esta comunidad que partían para prestar sus servicios en países del Tercer Mundo.

El matrimonio Piedad Soto y Alfonso López-Fando irán a Tinta (Perú) a colaborar en un proyecto de educación.

Por otra parte, las jóvenes Isabel Acosta y Pepa Font a Ngovayang (Camerún) integradas en un Proyecto extremeño de sanidad promovido por la ONG "Médicos Mundí".

Al encontrarse en esta comunidad, finalizando sus vacaciones, el sacerdote don José Luis Motina, que trabaja en Ecuador, y María José Macarro, que con Nicolás Labajos lo hacen en Chile, y aunque no pertenecen a esta comunidad, están muy vinculados a ella, fueron invitamos a sumarse a esta oración y despedida.

Eucaristía

El marco celebrativo fue la Eucaristía dominical que se vivió intensamente como catequesis misional. En el Ofertorio cada uno entregó un recuerdo típico de los lugares en los que prestan, o van a prestar, sus servicios. Emocionante fue el rezo del Padre Nuestro introducido en distintos idiomas y dialectos.

La tónica de la celebración fue la sencillez, la espontaneidad y la participación de toda la comunidad.

Se terminó este acto compartiendo un rato en familia y unas copas en el Salón Parroquial.

 

Retiro-convivencia de alumnos
de Villafranca

Del 1 al 4 de febrero se celebró el retiro convivencia de 29 alumnos del I.E.S. Meléndez Valdés de Villafranca de los Barros junto con los profesores de religión de dicho centro. Estos días en los que, propiciados por este centro educativo de Villafranca, se tuvo la posibilidad de reflexionar sobre la realidad de Jesucristo libertador, fueron una experiencia de fe y de convivencia para todos los participantes.

La experiencia concluyó con una mañana de convivencia entre los participantes y sus padres, en la que celebraron juntos la Eucaristía y compartieron la comida.

La experiencia se repite por décimo año y siempre ha contado con el apoyo material del centro educativo.

 

Encuentro de Acción Católica
sobre la Revisión de Vida

Tuvo lugar en la Casa de oración de Gévora

El pasado fin de semana se reunieron en la Casa de oración de Gévora 40 miembros de la Acción Católica General de Adultos, pertenecientes a los diversos grupos que están funcionando en la diócesis, para participar en un encuentro sobre la Revisión de Vida, una de las herramientas fundamentales dentro de la Acción Católica.

Este encuentro estaba organizado por la Comisión Gestora del Movimiento en la Diócesis y contó con la asistencia de don Vidal Luis Mateos, que fue quien coordinó este encuentro.

Durante los dos días se trabajó sobre las claves fundamentales de la Revisión de Vida y de la propia Acción Católica. Se pretendía que los asistentes experimentasen la Revisión de Vida y no tanto teorizar sobre ella.

En nuestra diócesis hay 20 grupos, algunos de ellos de gente joven que están siendo un elemento fundamental para el impulso de este Movimiento dentro de la misma. En este encuentro se anunció también la celebración de la Asamblea Diocesana del Movimiento que será el próximo 24 de marzo en la Parroquia de Ntra. Sra. de los Milagros, en Mérida.

 

D. José María Gil, nuevo consiliario
de la UCIP-E


D. José María Gil Tamayo, sacerdote de la archidiócesis de Mérida-Badajoz y actual director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación y de Iglesia en camino, ha sido nombrado en la última Permanente de la Conferencia Episcopal Española, Consiliario de la Unión Católica de Informadores y Periodistas de España (UCIP-E).

Esta organización es una asociación de profesionales de la información y de la comunicación que asume y propone que se tengan en cuenta, en la práctica profesional de sus miembros, los valores del Evangelio y los principios del humanismo cristiano, con especial insistencia en la defensa de la dignidad de la persona, los derechos humanos y la libertad religiosa, tal y como recogen sus estatutos. Esta institución fue reconocida como asociación privada de la Iglesia en la XLI Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, celebrada en diciembre de 1984.

 

AGENDA

XIII Jornadas de Estudios Teológicos
de los Seminarios Extremeños

Los días 28 de febrero y 1 y 2 de marzo se desarrollarán en el Seminario Diocesano de Plasencia las XIII Jornadas de Estudios Teológicos de los Seminarios Extremeños, en la que toman parte los seminaristas de las tres diócesis de la región.

En estas Jornadas participarán, entre otros, don Olegario González de Cardedal, don José Manuel Sánchez Caro y el obispo de Ávila, don Adolfo González Montes, que hablarán, respectivamente, de Cristología, de la Biblia como libro humano y Palabra de Dios y de Ecumenismo.

Los seminaristas tendrán la oportunidad también de visitar el Real Monasterio de Yuste y el anejo Palacio de Carlos V.

 

 


Al paso de Dios

De obispos y política

En estos días algunos ciudadanos y ciudadanas, católicos o no, tanto en los medios de comunicación como en tertulias y conversaciones, manifiestan sentirse decepcionados por la supuesta negativa de los Obispos a firmar el pacto antiterrorista. Algunos muestran una indignación y condena tan desproporcionada que parecen confundir el problema con las iniciativas que haya que tomar para solucionarlo, por muy válidas y necesarias que éstas sean. Lo que importa, en definitiva, es la claridad ante el terrorismo y en eso han sido rotundos.

A mi no me han decepcionado, porque sé que están inequívocamente a favor de la vida y sé que condenan sin paliativos la violencia y estoy seguro de que, aunque algunos en ocasiones no han sabido expresarlo, son solidarios con las víctimas de la barbarie terrorista; y compruebo además que así lo enseñan como maestros de vida cristiana. A mí no me importan sus pronunciamientos políticos ni los quiero, me importan sus opciones pastorales, y esas están claras para los que escuchamos habitualmente su magisterio.

Las opciones políticas se juegan en la vida secular, con las reglas del juego que se imponen los ciudadanos en sus constituciones democráticas. Pero no le corresponde a los Obispos ni estar en esos asuntos ni decir cómo hay que gestionarlos; esos son modos del pasado, en los que la independencia de la Iglesia siempre quedó mal parada. Por la propia autonomía del orden temporal esos asuntos le corresponden a los políticos que, en caso de ser
católicos y de actuar de acuerdo con sus convicciones religiosas, son Iglesia en el mundo.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


Liturgia del domingo

Celebramos el VIII Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Libro del Eclesiástico 27, 4-7

Se agita la criba y queda el deshecho,/ así el desperdicio del hombre cuando es examinado./ El horno prueba la vasija del alfarero,/ el hombre se prueba en su razonar./ El fruto muestra el cultivo de un árbol/ la palabra, la mentalidad del hombre./ No alabes a nadie antes de que razone,/ porque ésa es la prueba del hombre.

 

Salmo 91, 2-3. 13-16

R. Es bueno darte gracias, Señor.
El justo crecerá como una palmera,
se alzará como un cedro del Líbano:
plantado en la casa del Señor,
crecerá en los atrios de nuestro Dios.

 

1ª carta de san Pablo a los Corintios 15, 54-58

Hermanos: Cuando esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra escrita: La muerte ha sido absorbida en la victoria.

¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está muerte tu aguijón? El aguijón de la muerte es el pecado, y la fuerza del pecado es la Ley. ¡Demos Gracias a Dios que nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo! Así, pues, hermanos mios queridos, manteneos firmes y constantes. Trabajad siempre por el Señor, sin reservas, convencidos de que el Señor no dejará sin recompensa vuestra fatiga.

 

Evangelio según san Lucas 6, 39-45

En aquel tiempo dijo Jesús a los discípulos una parábola:

"¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en un pozo? Un discípulo no es más que su maestro, si bien, cuando termine su aprendizaje, será como su maestro. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: "Hermano, déjame que te saque la mota del ojo", sin fijarte en la viga que llevas en el tuyo? ¡Hipócrita! Sácate primero la viga del tu ojo, y entonces veras claro para sacar la mota del ojo de tu hermano.

No hay árbol sano que dé fruto dañado, ni árbol dañado que dé fruto sano. Cada árbol se conoce por su fruto; porque no se cosechan higos de las zarzas, ni se vendimian racimos de los espinos. El que es bueno, de la bondad que atesora en su corazón saca el bien, y el que es malo, de la maldad saca el mal; porque lo que rebosa del corazón habla la boca".

Lecturas bíblicas para los días de la semana

26, lunes: Si 17, 20-28; Mc 10, 17-27.
27, martes: Si 35, 1-15; Mc 10, 28-31.
28, miércoles: Jl 2, 12-18; 2Cor 5, 20 - 6, 2; Mt 6, 1-6. 16-18.
1, jueves: Dt 30-, 15-20; Lc 9, 22-25.
2, viernes: Is 58, 1-9a; Mt 9, 14-15.
3, sábado: Is 58, 9b-14; Lc 5, 27-32.
25, domingo: Dt 26, 4-10; Rm 10, 8-13; Lc 4, 1-13.

 

Comentario litúrgico

Se agita la criba

Es un utensilio tanto de la faenas del campo como de las domesticas. La criba es muy útil porque separa lo provechoso de los desechos. No es difícil comprender por qué ha pasado a nuestro lenguaje con un significado un tanto amenazador en la frase "hacer una criba", indicando que se va a seleccionar los componentes del grupo para quedarnos solamente con los que valen.

De la primera lectura es la frase que sirve de título y, por todo el contexto, se trata de una invitación a no juzgar rápidamente sino a sopesar lo que cada uno es.

La lectura evangélica nos ofrece lo que podríamos llamar la "criba de Jesús" y bien que la agita ante los suyos para que nadie se deje llevar por el engaño: no todo vale en el Reino, hay que hacer discernimiento. A esta tarea se nos invita como lectores de este evangelio.

En primer lugar, Cristo se refiere a los que tienen una tarea de formación y corrección en la comunidad. Es la función tanto de los sacerdotes, como de los catequistas y de los padres cristianos. Son dos frases las que Cristo les dedica y en ambas se hace mención a los ojos, que son necesarios a la hora de aclarar o juzgar las cosas. Nos alerta de dos peligros. el de ponernos a enseñar o educar sin tener el suficiente bagaje de sabiduría cristiana y el de atrevernos a juzgar las deficiencias ajenas sin preguntarnos primero si no somos nosotros tanto o más imperfectos que el otro.

En segundo lugar, con el ejemplo del árbol y su fruto, nos alerta, a la hora de hacer nuestra revisión, para que no nos quedemos en la superficie y lleguemos hasta el fondo del corazón pues es allí donde se fragua tanto el mal como el bien.

Antonio Luis Martínez

 

Día 28 de febrero, Miércoles de Ceniza

Ayuno y abstinencia

El miércoles que precede al primer domingo de Cuaresma los cristianos inician con la imposición de la ceniza el tiempo establecido para la purificación del espíritu, periodo penitencial que se abre con un día de ayuno y abstinencia.

 

 

 

Santoral

2 de marzo: San Simplicio (+ 483)

No conocemos nada de este santo antes de su elección como Papa, el día 3 de marzo del 468, pero podemos asegurar que no hace honor a su nombre en absoluto, pues para nada fue "simple" su pontificado, sino muy complejo.

Destaca por sus esfuerzos ecuménicos con el emperador bizantino Zenón y con el patriarca de Constantinopla Acacio, que no le correspondió en su amistad, pues le ocultó la verdad sobre el estado de la política eclesiástica imperial.

De todas maneras, Simplicio se esforzó denodamente por mantener la unidad con Oriente y la ortodoxia con los monofisitas que reducían a Cristo en su humanidad, afirmando solamente la naturaleza divina, y por tanto, podando el cristianismo en su misma esencia.

A Simplicio debemos el esfuerzo de convertir a Roma en una nueva Jerusalén, organizando el culto de la urbe y edificando, entre otras iglesias, Santo Estéfano Rotondo en el monte Celio, donde se percibe enseguida que puede existir una arquitectura capaz de evocar a Cristo Dios y hombre, con la certeza de la vida resucitada y la luz del Sermón de la Montaña. Este templo es a la arquitectura sacra lo que el Cántico Espiritual de san Juan de la Cruz a la poesía. Afirmar esto no es poco.

Brindo por ti, Simplicio amigo, que hiciste del espacio una expresión humana y divina de Cristo Dios y hombre sin reducciones. Amén.

Manolo Amezcua

Los santos de la semana

26, lunes: Faustiniano, Porfirio, Roberto Drury.
27, martes: Julián, Gabriel de la Dolorosa, Ana Line, Francisca Ana.
28, miércoles: Romano, Hilario, Antonia de Florentia.
1, jueves: Simplicio, Albano, León Lucas, Rosendo
2, viernes: Poncio, Carlos Boni, Ángela de la Cruz.
3, sábado: Marino, Asterio, Celedonio, Anselmo.
4, domingo: Casiano, Adriano, Humberto III. Cristobal Bales.

 


Contraportada

Se llamará Telefrontera y comenzará a emitir en marzo
en Badajoz ciudad

La Iglesia de Mérida-Badajoz
tendrá presencia en televisión

La Iglesia de Mérida-Badajoz tendrá presencia en televisión gracias a su acuerdo con la empresa editora del diario Hoy y dos empresarios de la región, con los que ha adquirido "Canal Cultural Badajoz". La editora de Hoy es el socio mayoritario, con el 51% de las acciones,el Arzobispado tendrá el 34% de las mismas, Lacarre S.A el 10% y Pelayo Moreno el 5% restante.

El nuevo canal, que pasará a llamarse Telefrontera Badajoz, no será de carácter temático sino generalista, es decir, emitirá una programación variada que incluirá información, deportes, magazines, películas etc.TELEFRONTERA espera poder emitir en el mes de marzo, manteniendo la señal por el Canal 50, el mismo por el que emite el Canal Cultural actualmente, y reforzar su cobertura con algún repetidor.

El director-gerente de TELEFRONTERA será don Juan Félix Bellido, que nació en Jerez de la Frontera en 1950. En su curriculum aparecen, entre otras cosas, su titulación en Magisterio, enriquecida posteriormente con la licenciatura en Ciencias de la Información y el doctorado en Historia. Don Juan Félix Bellido ha estado siempre vinculado a los medios de comunicación, si bien es a partir de 1975 cuando se introduce plenamente en el mundo de la comunicación en tareas directivas en servicios de edición y de publicaciones, radio y televisión local. Su último trabajo, antes de incorporarse a TELEFRONTERA ha sido la dirección del área de cultura y Educación del Ayuntamiento de Jerez de la Frontera y su servicio de publicaciones.

Nuevos areópagos

La razón de que la Iglesia diocesana decida hacerse presente en la televisión no es otra que tener acceso a lo que se ha dado en denominar los nuevos areópagos. Ya el Concilio Vaticano II en el decreto sobre los medios de comunicación social, señala que "a la Iglesia corresponde el derecho originario de usar y poseer toda clase de medios de este orden (medios de comunicación social) en cuanto son necesarios o útiles para la educación cristiana y para toda su obra de salvación de las almas; y corresponde a los sagrados Pastores la tarea de instruir y gobernar a los fieles de modo que éstos, sirviéndose de dichos medios, atiendan a la perfección y la salvación de sí mismos y de toda la familia humana".

Con su participación en Telefrontera, la Iglesia diocesana de Mérida-Badajoz respalda los objetivos sociales, humanistas y cristianos que señala el señor Arzobispo en el recuadro de esta página.

Responde así también a las aspiraciones de un gran bloque de televidentes que echan de menos una televisión de calidad en cuanto a valores, donde se plasme, sin complejos, el mensaje evangélico.

Otras diócesis españolas están realizando un esfuerzo importante en el mismo sentido. Toledo fue pionera con su canal de televisión diocesano en el año 96. Desde entonces otras diócesis se están replanteando seriamente la necesidad de la Iglesia de estar presente, con su mensaje, en los medios de comunicación social. En un congreso organizado la semana pasada en Madrid por la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social se ponía de manifiesto la iniciativa de la Archidiócesis de Madrid, del obispado de Tenerife o del de Orense, entre otros, de caminar en el mismo sentido. En el caso de Madrid, por ejemplo, el proyecto está muy adelantado.

El consejo de Administración de TELEFRONTERA estará integrado por cinco representantes de Cartera de Medios S.A.U., don Jesús Sérvulo González, don Jesús Muñoz Morán, don Juan Francisco Torres Carbajal, don Francisco González Zurrón y don Daniel Gidrón Sánchez; el Arzobispado tendrá dos representantes, don Amadeo Rodríguez Magro y don José María Gil Tamayo. Estarán también en el consejo de Administración los dos socios restantes, Lacarre S.A y Pelayo Moreno.

Redacción

 

 

Emisora humanista de inspiración cristiana

Excelente noticia -y fuente, esperamos, de muchas noticias buenas a partir de marzo- la aparición en pantalla de TELEFRONTERA, nombre flamante desde ahora del Canal Cultural Badajoz. Su nueva programación, bajo la responsabilidad del Ente propietario que se describe en esta página, tendrá fisonomía propia dentro de la buena vecindad y el respeto recíproco entre los medios de comunicación públicos y privados de Extremadura.

No estaban bien informados los que han hablado hasta ahora de una emisora del Arzobispado de Mérida-Badajoz. TELEFRONTERA no es ni pretende ser una emisora de la Iglesia. Dentro del sector mediático es una televisión local de la ciudad de Badajoz, de contenidos generales, generalistas se dice ahora, por lo que sus programas tampoco serán ni exclusiva ni específicamente religiosos. Éstos ocuparán un puesto en la parrilla de emisiones, porque, si no, la oferta dirigida a una audiencia mayoritariamente católica ya no sería generalista, sino excluyente.

TELEFRONTERA aspira a tener un rostro propio entre los medios de comunicación privados y públicos asentados en Extremadura y en las zonas fronterizas de Portugal. Intenta definirse ante la audiencia por los principios democráticos constitucionales, el compromiso ético y los valores humanistas de inspiración cristiana plasmados en un Ideario. A lo cual no es ajena, como es obvio, la presencia calificada, aunque no mayoritaria, en su accionariado y en su Consejo administrativo, del Arzobispado de Mérida-Badajoz. Pero la fidelidad al ideario estará garantizada por la totalidad de sus socios a través del Consejo de redacción. El veredicto final lo darán los televidentes.

Antonio Montero. Arzobispo de Mérida-Badajoz


La Iglesia en América Latina:

http://www.aciprensa.com/iglesia.htm

 



Return to Camino