Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 472. 16 de febrero de 2003

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


Portada

El Papa envía a Irak al cardenal Roger Etchegaray y contacta con autoridades iraquíes y de la ONU

El Vaticano mueve su diplomacia para intentar evitar la guerra y el Papa pide a los cristianos que recen

Los tambores de guerra suenan desde hace tiempo en Irak. Pero esta guerra no tiene visos de que vuelva a ser la de todos contra uno, en esta ocasión no sólo son grandes sectores de opinión pública mundial los que se oponen al conflicto, el disenso se ha instalado en los países tradicionalmente considerados aliados, que impiden el consenso, obstaculizan la toma de decisiones y siembran disonancias en el seno de la OTAN.

Desde la Santa Sede, el Papa ha puesto funcionar a la diplomacia vaticana para intentar llegar a una solución antes de que no haya posibilidad de marcha atrás. Juan Pablo II enviaba este lunes al cardenal Roger Etchegaray a Bagdad con el objetivo de pedir a Irak una colaboración internacional "efectiva". El mismo Juan Pablo II, que ha pedido a los cristianos que oren sin descanso por la paz en el mundo, se entrevistará con autoridades iraquíes y de la ONU.

 


Editorial

¿Qué Europa queremos?

Recientemente se ha presentado en Bruselas el primer borrador oficial de la futura Constitución Europea. La Santa Sede ha expresado su decepción no tanto por lo que está escrito, cuanto por lo que no aparece, y es que el documento no menciona las raíces religiosas del viejo continente ni el estatuto jurídico de las iglesias.

En lo que debería ser la "Carta Magna" de Europa, se hace ineludible la inclusión de principios como la dignidad humana, la democracia, el Estado de Derecho o el respeto a los derechos humanos, entre otras cosas porque muchos de estos valores hunden sus raíces en el cristianismo. Pero junto a ello sería justo no omitir el reconocimiento explícito y desacomplejado de las raíces histórico-espirituales de Europa, su herencia judeo-cristiana que podría ser el factor integrador más fuerte entre el occidente y el oriente europeo, puesto que es uno de los elementos comunes más claros.

Si queremos crear una Europa única con un nexo mayor que el meramente mercantil, sería bueno incluir lo que une espiritualmente, porque de ahí se deriva una cultura y una historia que han definido a Europa y han hecho que sea lo que es y no otra cosa en unos momentos en los que se hacen evidentes disensiones internas de tipo políticas.

No decimos que en el cristianismo se agota todo el patrimonio espiritual y moral europeo, ni apuntamos a una especie de confesionalidad cristiana, pero tampoco es admisible una "laicidad agresiva" o una "confesionalidad laica", un intento de imponer una ideología que excluya la presencia pública de lo religioso o que apuntara a una presencia vergonzante.

Uno de los pilares básicos en lo que hoy llamamos Unión Europea ha sido la concepción cristiana de la sociedad recogida ideológicamente en los partidos democristianos, y muchos de los grandes protagonistas de la unificación europea han sido políticos de extracción cristiana amantes de la libertad como Schumann, Adenauer o De Gasperi. Algunos de estos laicos tienen abierto el proceso de beatificación.

No falta quien atribuye las comentadas ausencias a un respeto mal entendido hacia Turquía, en el ámbito de la U.E y de población mayoritariamente musulmana, pero ignorando que en Turquía están algunas de las raíces cristianas de Europa. La mayoría de los textos del Nuevo Testamento se escriben en el actual suelo turco; los literatos más importantes de la antigüedad cristiana, desde Policarpo de Esmirna a los padres de la Capadocia, son Turcos; los grandes concilios de la antigüedad (Nicea, Calcedonia, Éfeso y los tres de Constantinopla) tienen lugar en lo que hoy conocemos como Turquía; la Didagé, o catecismo de los Apóstoles, por no hablar de algunos textos de Marcos, Pedro o el mismo San Juan fueron escritos allí; las rutas de San Pablo hoy son mayoritariamente turcas... El respeto hacia Turquía también exige la mención de Dios en la Constitución Europea.

 


Carta del Arzobispo

Amor de Dios y amor a Dios

Tengo en mi estantería más cercana, y lo utilizo casi a diario, un preciado volumen de concordancias bíblicas, sacadas de la Vulgata latina de San Jerónimo (s. IV), obra de tres autores franceses -Race, Lachaud y Floudrin- publicado en Lyon hace ciento cincuenta años, reeditado innumerables veces, y reestampado hace tres lustros en España por Ediciones Palabra, de Madrid.

Estas Concordantiae Sacrae Scripturae, no tienen pretensión científica alguna; son rigurosamente utilitarias. Te suena una palabra bíblica, la localizas alfabéticamente y encuentras todos los pasajes (libro, capítulo y versículo) donde aparece en los dos Testamentos. Impresiona la cantidad de veces que aparecen vocablos trascendentales: vida, muerte, tierra, cielo, dolor, alegría, luz, pan, trabajo. Casi 800 páginas a dos columnas de 75 líneas, en letra microscópica.

Textos sobre el amor

Bueno; pues antes de ordenar en mi mente un manojillo de ideas, nada más y nada menos -¡cuánta audacia!- que sobre el amor que Dios nos tiene y sobre el que El espera de nosotros, he acudido a mi gastado diccionario. Primero busqué el verbo latino amare, y luego el sustantivo amor, iguales casi al castellano y experimenté una cierta decepción: el verbo sólo sale 35 veces y el nombre, menos aun: 20 veces. Menos todavía aparecen los términos derivados amador y amable. ¿Qué pasa aquí?

Me apreté las sienes y reaccioné de inmediato. En latín el verbo equivalente al de amar entre nosotros, el más frecuente y más rico es diligere y el sustantivo dilectio (de ellos el castellano dilecto y predilecto; ya ven cómo va la cosa). Paso páginas hasta la letra D y ya está aquí. El verbo diligere, cinco columnas, unas 400 citas; el sustantivo dilectio 43 citas. Esto sí responde ya a mis espectativas; pero de nuevo, sin apretón de sienes, caigo en la cuenta de que la palabra corazón (no, por supuesto, en su acepción anatómica o fisiológica) en el lenguaje bíblico expresa con mayor fuerza y más hondo impacto antropológico lo que evocan los verbos y los nombres anteriores. Anoten: la palabra corazón, al menos en el recuento de mi diccionario, sale más de 500 veces en la Biblia; y la palabra vísceras (entrañas), muy cercana en su significado, 30.

Ahí quedan sumando las citas unos mil textos de los dos Testamentos en los que campea por los cuatro costados la realidad sublime, divina y human del amor. Bien es verdad que ahí están desde el amor excelso de las tres divinas personas en el seno de la Trinidad santa, hasta su manifestación a los hombres en todo lo que llamamos Historia de la Salvación.

El amor humano

El tema es inmenso y el espacio diminuto. Escribo en vísperas del día de los enamorados y lo haría con gusto sobre el encanto, las mieles y el engaño del primer amor, o sobre la plenitud afectiva, espiritual y corporal del amor de los esposos, que alcanza dignidad y santidad de sacramento, que es hontanar de vida en la procreación de los hijos, que desemboca en la familia, hogar, hoguera, de amores de preciosos quilates: esponsal, paterno y materno, filial y fraterno, empapados todos, cuando reina la fe, del amor de Dios y del amor a Dios.

Sé muy bien que, cuando en la vida corriente y en el trato social se habla, sin más, del amor, se está entendiendo el enamoramiento y la donación recíproca de la pareja humana, reflejo aunque se desconozca, de las palabras de Dios en el Génesis: "Dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán los dos en una misma carne" (2,24). Es, pues, normal y legítimo que a esto se le llame en términos humanos amor por excelencia, pero se le rebaja y desvirtúa cuando se le reduce a la sexualidad, dignísima y grandiosa en sí misma, y, más cuesta abajo todavía, al sexo ocasional sin compromiso de amor ni de procreación.

En el Nuevo Testamento se distingue nítidamente entre el amor erótico, con un componente egoísta, y el amor gratuito de donación, desinteresado. A mi juicio no fue afortunada la expresión francesa "hacer el amor", hoy comúnmente admitida, para expresar el coito de la pareja humana. A este propósito José Antonio Marina ha hecho precisiones muy lúcidas sobre la opacidad del sexo sin amor.

Amor de donación gratuita

Tras este obligado paréntesis, nos situamos ya en el amor de creación, donación, gratuidad, compasión (padecer con) y misericordia, desde la orilla de Dios; y del amor agradecido, entregado, indiviso y en cierto modo esponsal, con el que le corresponde su criatura más alta y predilecta, la persona humana. El hombre, hecho a su imagen, puede ser elevado a la condición de hijo. Entramos así en una órbita de misterio y de fe, que no es voluntarismo ciego ni renuncia a la razón. Creemos en la palabra revelada de Dios, para poder entendernos a nosotros mismos y tener acceso a un mundo, a una historia humana y a una experiencia personal de luz y de alborozo.

Nosotros, dice San Juan evangelista, hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en El. Dios es amor y el que permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él" (I Jn 4,16)¿Quién se atreve aquí ni a poner ni a quitar una sílaba? ¡Ah, si fuera plenamente verdad, o lo vaya siendo progresivamente, en quienes esto leemos, el testimonio del Apóstol: Nosotros hemos conocido y creído! Como en los campos de tiro se nos avisa de una "Zona militar", advierto de nuevo aquí la "Zona del misterio", o sea, de la gracia, de la adoración, de la acogida personal a lo que viene después: Dios es amor.

Quienes esto descubren siguen navegando mar adentro en la experiencia de Dios, tienen oído fino para asimilar las realidades divinas del Credo, desde la confesión de Dios Padre hasta la vida perdurable. En el Símbolo de la fe y en la religión cristiana hay otro eje central que Cristo mismo descubrió a su amigo Nicodemo en una confidencia nocturna: Tanto amó Dios al mundo, que le dio a su Hijo único para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna (Jn 3,16).

Jesús descorre aquí el velo trinitario, en el que se nos manifiesta en la pluralidad interna del Dios único. No es un jeroglífico lo de un Dios en tres personas, antes por el contrario, se nos descubre a lo largo del cuarto Evangelio como un Dios en familia que, por ser constitutivamente el Amor, se vive entre el Padre y el Hijo y dan origen al Espíritu Santo; Amor dentro del Amor, Tercera persona divina. Hablando en términos humanos, el Dios uno-amor se realiza en el Dios trino-familia. Y luego sigue su historia con el hombre, al que crea a su imagen por amor, lo dota de un alma libre e inmortal y le entrega a su Hijo como salvador; quien a su vez nos amó hasta el extremo, dio su sangre por nosotros, nos ha incorporado por el bautismo a su ser resucitado, en su cuerpo que es la Iglesia.

El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado, dice Pablo a los romanos (5,5). Y ese mismo Espíritu ora en nuestros corazones para que llamemos Padre a Dios. O sea, que se nos paga también el viaje de vuelta, ayudándonos a responder a su amor con nuestro amor. Amor de Dios y amor a Dios. Una espiritualidad de hijos en el Hijo. En esa respuesta amorosa se condensan, no ya la Ley y los profetas, sino incluso el Evangelio todo de Jesús. Ama y haz lo que quieras, dirá más tarde San Agustín, simplificando al máximo las cosas. Lo demás se aprende de manos de la Iglesia y del ejemplo de los santos.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


Centrales

El Cardenal Roger Etchegaray, enviado por Juan Pablo II a Bagdad

El Papa mueve a la diplomacia vaticana para intentar evitar una guerra que parece imparable

Juan Pablo II enviaba este lunes a uno de sus cercanos colaboradores, cardenal Roger Etchegaray, de 80 años, presidente emérito del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, a Bagdad con el objetivo de pedir a Irak una colaboración internacional "efectiva". Este cardenal ya ha realizado en el pasado, a petición del pontífice, delicadas misiones, como la última, a Jerusalén, en mayo pasado, con motivo de la ocupación-asedio a los que fue sometido de la Basílica de la Natividad en Belén.

Según un comunicado oficial de la Sala de Prensa de la Santa Sede, "El objetivo de la misión pontificia consiste en demostrar a todos la solicitud del Santo Padre a favor de la paz y en ayudar después a las autoridades iraquíes a hacer una seria reflexión sobre el deber de una efectiva cooperación internacional, basada en la justicia y en el derecho internacional, con el objetivo de asegurar a esas poblaciones el bien supremo de la paz".

Salvaguardar la paz

Según declaraciones del propio Etchegaray, "el objetivo del Santo Padre consiste en apoyar todos los esfuerzos que se están haciendo por doquier para salvaguardar la paz tan necesaria". Para el cardenal "la guerra sería una catástrofe bajo todos sus aspectos. Ante todo, tendría graves consecuencias sobre el pueblo iraquí y, además, haría cada vez más difíciles los esfuerzos que realiza la ONU a favor de la unidad de la familia humana". Asimismo, añade, se "agravarían" los problemas en las relaciones entre Occidente y el mundo musulmán.

Roger Etchegaray ya ha visitado en el pasado estas tierras. En diciembre de 1985 y enero de 1986 visitó los campos de soldados prisioneros de Irán e Irak. En 1998, se dirigió a Ur de los Caldeos, la patria de Abraham, para preparar la peregrinación que quería realizar el Papa. Al final, el régimen iraquí impidió el viaje.

El cardenal sabe que convencer a Sadam Huseín no será nada fácil. Afirma sonriendo: "Sé que me llaman el enviado de las misiones imposibles. Pero, ¿sabe qué es lo que necesito? Una oración que me acompañe en el camino".

Los cristianos iraquíes

Por otro lado, el arzobispo de los católicos de rito latino de Bagdad, monseñor Jean Sleiman ha destacado que la presencia del enviado especial del Papa a Irak "es un importante testimonio para el mundo islámico y el pueblo iraquí del rechazo de la Iglesia hacia la guerra". Se trata de una visita importante porque "arroja una luz de esperanza en esta crisis que parece sin salida", afirmó monseñor Sleiman en una entrevista concedida a la agencia SIR de la Conferencia Episcopal italiana. De acuerdo con sus palabras, el pueblo iraquí está "apesadumbrado y moralmente exhausto, consumido por el largo embargo". Monseñor Sleiman destaca que "muchos se abandonan al fatalismo, otros muchos prefieren marchar hacia lugares más seguros en caso de ataque. Ninguno, en cualquier caso, parece creer en una solución positiva de la crisis... La presencia del enviado papal ayudará a la población a vivir menos en la angustia. El primer resultado concreto será el de mostrar la cercanía de la Iglesia católica a través de la oración del Papa y los esfuerzos de numerosas conferencias episcopales".

Monseñor Sleiman asegura que en este contexto, "es importante que se sepa que los cristianos no quieren la guerra, que la Iglesia siempre ha intentado detener cualquier intento de guerra... Los iraquíes deben saber que los cristianos de aquí (670.000 personas, el 3% de la población) están en comunión con los cristianos del mundo que rechazan la guerra. No es una guerra de religión ni de culturas o civilizaciones, sino que se trata de una guerra que sabe de economía".

Diplomacia preventiva

El arzobispo de los católicos de rito latino de Bagdad manifiesta igualmente la atención con la que siguen todos los esfuerzos diplomáticos. "Es mejor hablar de diplomacia preventiva que de guerra preventiva. El deseo es que se dé más tiempo a los inspectores de la ONU", concluyó. 

 

Juan Pablo II: La paz no es tanto cuestión de estructuras como de personas

Al cierre de esta edición estaba previsto que Juan Pablo II recibiera en el Vaticano al viceprimer ministro iraquí, Tarek Aziz, católico de rito caldeo.

En los últimos días, la prensa italiana ha publicado también que el Papa debería recibir además en el Vaticano el 18 de febrero al secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan.

Juan Pablo II lanzaba el pasado fin de semana dos apremiantes llamamientos: a la oración y a la movilización por la paz. El sábado, en un encuentro con miembros de la Comunidad de San Egidio, el pontífice afirmó que "es necesario multiplicar los esfuerzos. No hay que resignarse, como si la guerra fuera inevitable".

En el mismo encuentro Juan Pablo II pedía "multiplicar los esfuerzos" a favor de la paz, pues "no nos podemos detener ante los ataques del terrorismo, ni ante las amenazas que se alzan en el horizonte". A ello añadía: "Es, por tanto, cada vez más urgente anunciar el "Evangelio de la paz" a una humanidad tentada fuertemente por el odio y la violencia".

A continuación el Papa decía: "La paz no es tanto cuestión de estructuras, como de personas... gestos de paz se dan en la vida de personas que cultivan en su propio ánimo constantes actitudes de paz".

El domingo, antes de rezar el "Angelus", el Papa constató que "estos momentos de preocupación internacional" "nos inducen a pensar que sólo una intervención de lo Alto puede hacer esperar en un futuro menos oscuro".

Por este motivo, alentó las numerosas iniciativas de oración por la paz que tienen lugar en diferentes ciudades, recomendando en particular el rezo de la oración del Rosario. "No se puede recitar el Rosario sin sentirse implicados en un compromiso concreto de servir a la paz", concluyó.

(Zenit)

 

Actualmente hay 1.061 millones de católicos en el mundo según el 'Anuario Pontificio 2003'

Los católicos en el mundo en el año 2001 ascendieron a 1.061 millones respecto a los 757 millones de 1978, según datos del 'Anuario Pontificio 2003', presentado a Juan Pablo II.

Según el volumen, en este período, el aumento de los fieles ha sido de un 148% en África, mientras que en Europa el número prácticamente se ha estabilizado.

Un comunicado vaticano sintetiza algunas de las novedades de la última edición del anuario, grueso volumen en el que aparecen los nombres de todos los obispos, miembros de la Curia romana, superiores de congregaciones y órdenes religiosas, etc.

405.067 sacerdotes

Las personas dedicadas a la actividad pastoral son 4.270.069, según recoge el anuario. De ellas, 4.649 son obispos, 405.067 sacerdotes (266.448 diocesanos), 29.204 diáconos permanentes, 54.970 religiosos profesos no sacerdotes, 792.317 religiosas profesas, 31.512 miembros de institutos seculares, 139.078 misioneros laicos y 2.813.252 catequistas. A las religiosas de vida activa se les añaden 51.973 monjas profesas de vida contemplativa.

Según el informe, el número de los sacerdotes en 2001 disminuyó en 111 con respecto al año precedente. La Santa Sede precisa que la disminución es debida a los sacerdotes religiosos, que han pasado de 139.397 en 2000 a 138.619 en 2001. En ese mismo período, los sacerdotes diocesanos han aumentado en 667.

En el último año ha experimentado un aumento el número de diáconos permanentes (+4,9%), los miembros de institutos seculares (+2,7%), los misioneros laicos (+10,1%) y los catequistas (+6,5%).

Aumentan los seminaristas

El número de los candidatos al sacerdocio ha pasado de 110.583 en 2000 a 112.244 en 2001, un aumento del 1,5%. El incremento del número de seminaristas es significativo en Asia, África, y en el continente americano, mientras que en Europa y Oceanía se ha experimentado una disminución.

Según los datos del "Anuario Pontificio 2003", durante el año 2002 la Santa Sede estableció relaciones diplomáticas con Timor Oriental y con Qatar, llevando a 175 el número de Estados con los cuales la Sede Apostólica mantiene relaciones.

ZENIT

 

El programa "Pueblo de Dios" llega a su número mil

D. Antonio Montero negoció los programas religiosos

El pasado lunes, 10 de febrero, se emitió el programa número 1.000 de Pueblo de Dios, con el título "Mil programas, mil presencias". Este espacio, uno de los programas en emisión más antiguos de la televisión, empezó a emitirse el 25 de Octubre de 1982 en TVE. Durante estos 20 años se ha podido ver en pantalla cerca de seiscientas horas de emisión.

Pueblo de Dios es uno de los cuatro programas institucionales de la Conferencia Episcopal Española en TVE junto con El Día del Señor, Últimas Preguntas y Testimonio.

Papel de D. Antonio Montero

En la presencia de la Iglesia española en TVE ha tenido un papel destacado don Antonio Montero, que como Presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, negoció la programación religiosa en el ente público con diversos directores como Robles Piqué, Eugenio Nasarre o José María Calviño.

Para celebrar su programa número 1.000, se confeccionó un espacio especial con una pequeña muestra de la presencia samaritana y misionera de la Iglesia en España y en el mundo. Una Iglesia trabajando a pie de calle en la construcción de un mundo de paz, justicia, libertad y dignidad para todos.

Pueblo de Dios se emite los Lunes, a las 17:40 horas y la repetición es el Domingo, a las 9,30 horas. El programa ha alcanzado una audiencia máxima cercana a las 800.000 personas.

El aniversario será conmemorado en Madrid, el día 27, dentro de la Asamblea de Delegados Diocesanos de Medios de Comunicación Social, que este año abordará la presencia cristiana en el mundo audiovisual.

 

Tres carmelitas Vedrunas, ejemplo de ayuda a los inmigrantes de Ceuta

Tres religiosas carmelitas Vedrunas realizan en la ciudad de Ceuta, desde hace tres años, un ejemplar trabajo con inmigrantes que intentan entrar en España por el norte de África para buscar un futuro mejor. Los acogen, los acompañan y los informan, pero el Gobierno español quiere impedir que continúen realizando esta tarea, según denuncian las mismas monjas, y ha puesto en marcha una "dura campaña" contra esta labor humanitaria. Miembros de la organización Sevilla Acoge acaban de hacer pública una carta, dirigida al delegado del ejecutivo Luis Vicente Moro, en la que rechazan rotundamente lo que consideran "una campaña de desprestigio" dirigida por el representante gubernamental contra la comunidad religiosa. "Le exigimos que acabe con su denuncia infundada contra ellas", dice el escrito.

Paula Domingo, una de las religiosas, asegura que la situación es cada vez más dura, injusta y lamentable, y aclara que su trabajo es "de presencia y de acogida". También explica que la ayuda se ha limitado a la tramitación de asilo para los 200 subsaharianos y los cerca de 100 argelinos y asiáticos que se encuentran en estos momentos durmiendo en la calle entre cartones o en lamentables condiciones, hacinados dentro de barracones. Esta religiosa sólo pide que, si finalmente tienen que irse de Ceuta por el "desprestigio y la persecución" que sufren, al menos quede asegurada la presencia de la Iglesia para la acogida y el acompañamiento de quienes cruzan la frontera española

El proyecto de acogida a inmigrantes que tiene la comunidad Vedruna se puso en marcha en 1999 por iniciativa de la misma congregación.

(E-cristians)

 


Información diocesana

Se ponen en marcha trabajos dirigidos a la aplicación del Plan de Catedrales

Reunión entre el Arzobispado, el Ministerio de Cultura, Junta y C.E.E

A finales de la semana pasada tenía lugar en el Arzobispado de Badajoz una reunión a varias bandas en la que se estudiaba la aplicación del Plan de Catedrales a las tres catedrales y las dos concatedrales extremeñas.

En la reunión se aceptó la presentación de dos proyectos de reforma dentro de un Plan director aprobado por el Ministerio y por la Junta que afectará a la Catedral Metropolitana de Badajoz y a la Concatedral de Mérida y que completa otros proyectos ya otorgados a las diócesis de Plasencia y Coria-Cáceres.

Se ponen así en marcha dos importantes expedientes concernientes a la Catedral Metropolitana de Badajoz y a la Concatedral de Mérida cuya concreción y ejecución se espera puedan iniciarse dentro del año en curso.

La reunión se producía bajo la presidencia y acogida del Arzobispo, don Antonio Montero, asistido por el Delegado Diocesano de Patrimonio, don Francisco Tejada Vizuete. En representación del Ministerio de Cultura acudieron don Álvaro Martínez Novillo, Subdirector General del Instituto de Patrimonio Histórico Español y don Ramón de la Mata, Jefe de Servicio de Monumentos, por la Junta de Extremadura intervino don Francisco Pérez Urban, Director de Patrimonio y don José Antonio Galván, Jefe de Servicio de Obras y Proyectos, mientras que por parte de la Comisión Episcopal de Patrimonio de la Conferencia Episcopal Española participaba don Antonio Muñoz Osoro.

 

 El asesinato de Joseba Pagazaurtundua origina manifestaciones de dolor y protesta

La Conferencia Episcopal Española hace pública una nota de condena

Los ayuntamientos de toda España acogieron el pasado lunes la protesta silenciosa por un nuevo asesinato de la banda terrorista ETA. Dos días antes había sido asesinado en Andoain (Guipúzcua), el sargento de la Policía Municipal de esa localidad, Joseba Pagazaurtundua.

A la concentración llevada a cabo a las puertas del Ayuntamiento de Badajoz, se sumaba , como es habitual, el Arzobispo, don Antonio Montero.

En este sentido, la Conferencia Episcopal Española ha hecho pública una nota de condena en la que se dice textualmente: "Los Obispos miembros de la Conferencia Episcopal Española recordamos una vez más la Ley de Dios que nos manda "No matarás" y la enseñanza de la Iglesia sobre el terrorismo que nos dice que "es intrínsecamente perverso, porque disponer arbitrariamente de la vida de las personas, atropella los derechos de la población y tiende a imponer violentamente el amedrantamiento, el sometimiento del adversario y, en definitiva, la privación de la libertad social". Al condenar este crimen horrible, constatamos una vez más el carácter de "estructura de pecado" que se pone de manifiesto en las acciones terroristas".

En la nota, los obispos encomiendan al Señor el eterno descanso del policía asesinado, a sus familiares y amigos, a la vez que piden a las comunidades cristianas que persistan en la oración "por las víctimas del terrorismo y por sus familiares, por la conversión de los terroristas y el cese de la violencia y para que Dios otorgue sabiduría y fortaleza a los gobernantes en sus decisiones y acciones".

 

Diversos actos conmemoran el vigésimo aniversario de la muerte de don Luis Zambrano

El Instituto Secular "Hogar de Nazaret" ha llevado a cabo esta semana una serie de actos con motivo del vigésimo aniversario de la muerte de su fundador, don Luis Zambrano.

Los actos comenzaban el jueves a las ocho de la tarde en la Casa de la Iglesia de Badajoz, donde tenía lugar una conferencia a cargo de don Manuel Cobo Rayo, director espiritual del Seminario, con el título "La vida es don, es vocación".

El viernes, a las 19.30 en la parroquia de San Juan Bautista, tenía lugar una celebración eucarística presidida por el vicario de Espiritualidad, don Antonio Muñoz Aldana. Por último, el sábado a las once de la mañana, daba comienzo un encuentro juvenil en el colegio Santa Teresa, dirigido por el "Hogar de Nazaret".

El proceso de beatificación de don Luis Zambrano continúa su ritmo normal. Tras finalizar la fase diocesana, su tramitación continúa en Roma, a cargo del postulador general de la causa, cuyos trabajos se verifican en la Congregación de las causas de los Santos.

 

Tres sacerdotes diocesanos reciben nuevos encargos pastorales

La semana pasada, Monseñor Antonio Montero hacía efectivo los nombramientos de tres sacerdotes diocesanos.

El primero de ellos es don Francisco Gordón Gordón, que ha sido nombrado párroco de San Cristóbal, en Nogales, cargo que compagina con la docencia en el Centro Superior de Estudios Teológicos de Badajoz.

Por otra parte, los sacerdotes don Pedro Solís Baisón y don Sebastián Mejías Solís han sido constituidos en "equipo sacerdotal" con el encargo de atender las parroquias de San Pedro Apóstol, en la localidad de Cordobilla de Lácara, San Andrés Apóstol, en la localidad de Aljucén, y Santa María Magdalena, en la localidad de Carmonita. El moderador del mencionado "equipo sacerdotal" será don Sebastián Mejías.

 

Monesterio

Constituido el equipo parroquial de medios de comunicación

El párroco de Monesterio, don Antonio López, anunció en el programa religioso semanal "El día del Señor", que emite la emisora municipal Radio Monesterio, la constitución de un equipo de medios de comunicación parroquial, encargado de colaborar en la realización del citado programa así como en todas aquellas publicaciones que periódicamente edita la parroquia, como son la hoja parroquial trimestral y la distribución del semanario "Iglesia en Camino".

El equipo nace a raíz de una propuesta de la Asamblea Parroquial en el marco de la evangelización de los denominados "alejados". El grupo está integrado por cinco laicos, una religiosa y el propio párroco que ejerce la labor de coordinación. Rafael Molina

 

La ampliación podría finalizar a finales del verano

Las obras del museo catedralicio sacan a la luz un horno islámico

Las obras de ampliación del museo de la Catedral Metropolitana han sacado a la luz un horno islámico que podría datar de siglo X. El hallazgo arqueológico viene a desmontar la teoría acerca de la existencia en dicho lugar de una iglesia mozárabe, sobre la que se asentaría el templo catedralicio, según el director del Museo, don Francisco Tejada Vizuete, puesto que tal horno revela la existencia de una zona industrial islámica en el mismo lugar. Tal resto arqueológico se integrará en la nueva zona museística.

La ampliación que se lleva a cabo, y que estaría terminada a finales de verano, permitirá que el museo incremente su espacio en más de 300 metros cuadrados, que se vendrán a sumar a los 1000 con los que cuenta actualmente.

 


Al paso de Dios

Las manchas de la paz

Es una lástima que los seres humanos no seamos capaces de mostrar las cosas más valiosas en todo su esplendor. Eso puede estar ocurriendo con algunas de las llamadas a la paz que en estos días recibimos. Parece que todos quieren lo mismo, pero algunas proclamas en favor de la paz pueden proceder de actitudes y de estrategias que pueden manchar muy seriamente el valor que dicen perseguir. Esa es la impresión que tenemos los ciudadanos ante lo que hacen y dicen algunos.

Son muchas y muy necesarias, en efecto, las estrategias que hay que construir para el logro de la paz; y todas son obligadas para los humanos, pues tenemos la responsabilidad encomendada de mover los hilos para que el transcurrir de los hechos, sin violar nunca las reglas del juego, alcancen como objetivo ese maravilloso bien. Pero, por mucho que procuremos evitarlo, nuestras mejores intenciones y deseos pueden tener adherencias que necesitan ser limpiadas.

Decir sí a la paz es ante todo fruto de un proceso de purificación de intenciones, en el que hay que poner en juego lo mejor de nosotros mismos. Por eso, como sólo El que limpia el corazón puede purificar lo que proyectamos y hacemos, se hacen necesarias otras estrategias de apoyo a las que se realizan en el juego político y social; éstas, sin ser tan espectaculares, son muy eficaces, porque a veces son las que autentifican lo que decimos y hacemos. La oración, por ejemplo, es imprescindible para apoyar el deseo colectivo de paz. Es más, la oración del corazón es siempre un compromiso concreto con aquello que le pedimos al Señor.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)


Liturgia del domingo

Celebramos el VI Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Libro del Levítico 13, 1-2. 44-46

El Señor dijo a Moisés y a Aarón: "Cuando alguno tenga una inflamación, una erupción, una mancha en la piel y se le produzca la lepra, será llevado ante el sacerdote Aarón o cualquiera de sus hijos sacerdotes. Se trata de un hombre con lepra: es impuro. El sacerdote lo declarará impuro de lepra en la cabeza.

El que haya sido declarado enfermo de lepra andará harapiento y despeinado, con la barba tapada y gritando: "¡Impuro, impuro!" mientras le dure la lepra, seguirá impuro; vivirá solo y tendrá su morada fuera del campamento".

 

Salmo 31, 1-2. 5. 11

R. Tú eres mi refugio;

me rodeas de cantos de liberación.

Dichoso el que está absuelto de su culpa,

a quien le han sepultado su pecado;

dichoso el hombre a quien el Señor

no le apunta el delito.

Había pecado, lo reconocí,

no te encubrí mi delito;

propuse: "Confesaré al Señor mi culpa",

y tú perdonaste mi culpa y mi pecado.

Alegraos, justos, y gozad con el Señor;

aclamadlo, los de corazón sincero.

 

Carta 1ª de S. Pablo a los Corintios 10, 31-11,1

Hermanos: Cuando comáis, bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para gloria de Dios.

No deis motivo de escándalo a los judíos, ni a los griegos, ni a la Iglesia de Dios.

Por mi parte, yo procuro contentar en todo a todos, no buscando mi propio bien, sino el de ellos, para que todos se salven.

Seguid mi ejemplo como yo sigo el de Cristo.

 

Evangelio según san Marcos 1, 40-45

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas:

- Si quieres, puedes limpiarme.

Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó diciendo:

- Quiero: queda limpio.

La lepra se le quitó inmediatamente y quedó limpio. Él lo despidió encargándole severamente:

- No se lo digas a nadie; pero para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.

Pero cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a Él de todas partes.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

17, lunes: Gn 4, 1-15; Mc 8, 11-13.
18, martes: Gn 6, 5-8; 7, 1-5. 10; Mc 8, 14-21.
19, miércoles: Gn 8, 6-13; Mc 8, 22-26.
20, jueves: Gn 9, 1-13; Mc 8, 27-33.
21, viernes: Gn 11, 1-9; Mc 8, 34 - 9, 1.
22, sábado: 1P 5, 1-4; Mt 16, 13-19.
23, domingo: Is 43, 18-19. 21-22. 24b-25; 2Co 1, 18-22; Mc 2, 1-12.

 

Comentario litúrgico

Fuera del campamento

Os invito a una lectura sosegada del párrafo del libro del Levítico que nos ofrece hoy la liturgia. Es probable que surta en nosotros una actitud interior de rebelión y de desagrado.

Es razonable. Presenta una legislación sobre los leprosos inhumana y muy alejada de lo que esos enfermos necesitaban. En lenguaje actual calificaríamos a dicha legislación como una norma marginadora y por tanto totalmente rechazable.

Nos quedaríamos muy tranquilos este domingo, si solamente nos ofreciera esta lectura: con manifestar nuestro rechazo a lo mandado por el Levítico habríamos terminado con éxito nuestra labor de lectores de la Palabra. Pero la liturgia, como buena educadora de nuestra fe, no nos ha hecho el flaco favor de facilitar nuestra escapada considerándonos como gente que estamos muy por encima de la ley del Antiguo Testamento.

Efectivamente, la liturgia, en contraste con la lectura del Levítico, nos ofrece una estupenda escena evangélica que, si la meditamos, no nos permitirá una escapada a la brava como la que nos ha brindado la primera lectura. La escena que nos describe rompe todos los moldes jurídicos de aquel entonces y, me temo, que también rompe nuestras seguridades que con tanta contundencia han arremetido contra el Levítico.

La acogida que Jesús hace al leproso hemos de elevarla a categoría universal, pues en ella ha puesto la dignidad de un marginado por encima de toda ley y todo convencionalismo hasta el extremo de poner en peligro su propia vida. Y aquí hemos de detenernos y preguntarnos con sinceridad ¿somos tan tolerantes, tan abiertos como pensamos?.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

18 de febrero: Beato Angélico (1400-1455)

Se llamaba Guido de Fiésole y cambió su nombre por el de Angélico al entrar en el convento dominico. Nadie ha tenido un proceso de beatificación más original. Sabemos de su vida, sobre todo, a partir de su obra. Tan sencilla como Nazaret, tan humilde como la Virgen María, tan luminosa como el esplendor del Monte Tabor, tan religiosa que es imposible entenderla como un simple progreso técnico desde el gótico al renacimiento, tan oriental que nos lleva el misterio bendito de los iconos y tan occidental, que coloca a Italia en la rampa de lanzamiento de las mayores conquistas en el espacio del arte sacro.

Dicen que la pintura sacra de occidente está pensada para mirar las cosas de Dios, y la de oriente -los iconos- para ser mirados por Dios; pues bien, en Fray Angélico todo el Mediterráneo de uno y otro lado, se unifica, porque quizá, como el mismo pintor aseguraba, "todo el que quiera pintar a Cristo, debe estar, sobre esta tierra, muy cerca de Cristo".

Cuatrocientos años después de su muerte se abrió el proceso más tardío y original de la Iglesia. Cuando Juan Pablo II lo elevó a los altares, el 18 de febrero de 1994, se beatificaba el único caso de un pintor, cofrade, dominico, humilde ante reyes y papas y orante hasta la médula, basándose en unas pinturas humanas llenas de verdad divina: humildemente sagradas, sencillamente sobrenaturales. El color del evangelio puro. ¡Qué hermosura!.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

17, lunes: Siete Fundadores Sérvitas, Bonosio, Constable, Silvino.
18, martes: Angilberto, Eladio, Juan de Fiésole 'Fra Angélico'.
19, miércoles: Barbato, Conrado de Piacenza, Álvaro de Córdoba.
20, jueves: Eleuterio, León, Tiro de Fenicia, Tiranión, Euquerio.
21, viernes: Pedro Damiani, Eustacio, Germán, Roberto Suthwell.
22, sábado: Cátedra de San Pedro. Isabel de Francia, Pascasio.
23, domingo: Policarpo de Esmirna, Rafaela Ybarra, Sireno.

 


Contraportada

Cristianismo y Nueva Era, cara a cara

Entrevista con Teresa Osório, del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso

Titulado "Jesucristo, portador de agua viva. Una reflexión cristiana sobre el New Age" el documento sobre la Nueva Era presentado el lunes en el Vaticano ha suscitado gran interés entre los medios de comunicación. Se trata de un informe elaborado por un equipo de miembros de diversos organismos de la Santa Sede: el Consejo Pontificio de la Cultura y el Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso --que lo firman--, con la ayuda de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y del Consejo Pontificio par la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

Para profundizar en este importante documento, Zenit ha entrevistado a una de sus autoras, la doctora Teresa Osório Gonçalves, del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso y coordinadora del grupo de trabajo sobre Sectas y Nuevos Movimientos Religiosos.

- Ante la galaxia de un movimiento como el de la Nueva Era -donde confluyen espiritismo, ocultismo, teosofía, magia blanca y negra, panteísmo y neopaganismo- y muchos grupos y asociaciones de creyentes que usan en parte técnicas "New Age", ¿podría indicar las diferencias principales respecto a la fe cristiana?

- Teresa Osório. Sobre todo, los católicos creemos en un Dios creador. Un Dios que crea libremente, por amor, y que crea al hombre libre. Dios no coincide con el mundo (panteísmo), ni el mundo ha salido de Él por emanación. Desde la perspectiva cristiana es igualmente falso afirmar que Dios coincide con el hombre. Ciertamente habita en él, pero es a la vez su Creador, Señor y Salvador. Por un proyecto de amor le ha hecho su interlocutor. La alteridad preserva la dignidad personal y la libertad del hombre.

Con este Dios entramos en diálogo a través de la oración. La oración no es el simple redescubrimiento del yo más profundo, sino que presupone el encuentro de dos personas: es ponerse libremente en adoración, en acción de gracias, en súplica. Es sintonizar con la voluntad del Padre.

- Los seguidores del New Age buscan técnicas liberadoras...

- Teresa Osório. Nosotros tenemos necesidad de la redención de Cristo porque somos pecadores. El cristiano ve al hombre como fundamentalmente bueno, pero herido por el pecado original. Ninguna técnica de liberación, ningún esfuerzo de concentración personal, ninguna sintonía de millones de conciencias pueden salvar al hombre. Nuestra única vía de salvación es Cristo, el Hijo de Dios hecho Hombre, que "entró" en la historia para salvarnos.

Muerte y sufrimiento

- ¿Cuál es el significado de muerte y sufrimiento?

- Teresa Osório. Los seguidores de la Nueva Era no aceptan el sufrimiento ni la muerte. La redención viene para ellos a través de técnicas de expansión de la conciencia, de renacimiento, de viajes a las puertas de la muerte, se obtiene también con cualquier método que ayude a relajarse para aumentar las energías vitales.

En cambio para los cristianos, el sufrimiento vivido en unión con Jesús Crucificado, que en la Cruz reveló su amor por los hombres, es fuente de salvación. También la muerte es un acontecimiento único: no es el acceso a una nueva reencarnación a la que seguirán otras, sino el paso obligado para entrar en la vida eterna.

Para cambiar el mundo

- La Nueva Era habla de cambiar el mundo...

- Teresa Osório. Dice una hoja del movimiento indio Brahma Kumaris: "Va a suceder algo... Vosotros podéis suscitarlo asociándoos al mismo tiempo a otros millones, reunidos en un tipo de nueva comunión de los santos que por su fuerza y creatividad intrínseca dispone de un estímulo capaz de hacer volcar el mundo del lado justo". ¿Pero bastará el pensamiento para cambiar el mundo?

El camino que nos ha propuesto Jesucristo es bastante más exigente y más fascinante: es el del amor recíproco, que se traduce en obras concretas y crea comunidades vivas que construyen un mundo nuevo.

Zenit

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com



Return to Camino