Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 416. 2 de diciembre de 2001

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


Portada

El Arzobispo inicia su visita navideña a nuestros misioneros en Hispanoamérica

El Perú y Costa Rica serán los países que formarán parte del periplo de Don Antonio Montero

El arzobispo don Antonio Montero parte este domingo para visitar a los misioneros que la diócesis de Mérida-Badajoz tiene en el continente americano. Concretamente visitará Perú, donde hay 6 misioneros diocesanos y una comunidad religiosa y Costa Rica, donde hay 4 misioneros diocesanos, y a donde irán los dos misioneros diocesanos de Puerto Rico para encontrarse con don Antonio.

Serán casi 30 días de recorrido en los que don Antonio quiere acercarse a estos misioneros y sus comunidades, conocer de primera mano su situación y llevarles el fruto de la aportación generosa de nuestra diócesis a los territorios de misión.

La necesidad de misioneros sigue siendo hoy perentoria, máxime cuando el grave peligro de las sectas se cierne sobre América Latina, donde se concentran aproximadamente el 50 por ciento de los católicos del mundo.


Editorial

Reconocimiento regio a la Iglesia

Ha pasado con escasa relevancia informativa y con menor análisis aún en la sección de opinión de los medios de comunicación, la visita que Sus Majestades los Reyes, Don Juan Carlos y Doña Sofía, realizaron el día 20 de noviembre a la Conferencia Episcopal Española.

Además del carácter entrañable y protocolario, la visita real ha tenido una indudable carga política que sería bueno resaltar, sobre todo después del sospechoso silencio antes apuntado y aprovechando que estamos en el fin de semana del vigésimo tercer aniversario de la Constitución Española, Carta Magna que la Iglesia aceptó y acepta sin fisuras, como el mejor marco legal que rige los destinos en libertad y paz de nuestro pueblo.

La visita de los Reyes, que estaba enmarcada en los actos conmemorativos de los 25 años de reinado de Don Juan Carlos y en el comienzo de los acuerdos Iglesia-Estado con la renuncia a los privilegios de cada parte, constituyó todo un homenaje a la Iglesia española por la gran contribución que ésta hizo a la Transición política de nuestro país y a la normalización de la vida democrática, ya, gracias a Dios, plenamente asumida por todos.

Cuando muchos pretenden -en contra del más elemental rigor histórico- silenciar la importante ayuda prestada por la Iglesia a la democratización política de España o quieren relegar en el presente su papel al inoperante reducto de las sacristías o al ámbito de lo privado en sus fieles, es de agradecer el realismo regio que hace justicia histórica con sus palabras, dirigidas a los obispos españoles:

"Encuentro en esta visita un momento privilegiado, dijo el Rey, para agradeceros, una vez más, vuestra dedicación generosa y perseverante... a custodiar activamente el rico patrimonio de fe cristiana y de cultura que ha impregnado tan notablemente nuestra historia. Vuestra dedicación puede caracterizarse por el esfuerzo en conciliar por una parte la fidelidad a esa rica herencia y por otra el ofrecimiento a nuestra sociedad de los valores que cualificadamente representáis y que invitáis a todos a compartir y vivir, en el respeto a las legítimas opciones que cada conciudadano toma o puede tomar libremente".

Además de ser palabras de Rey, que agradecemos por sentidas y oportunas, constituyen todo un programa para nuestra Iglesia, que celebra estos días con gozo la vida democrática, simbolizada por la Constitución que disfrutamos y trabaja por mantenerla y perfeccionarla, con respeto y sin complejos, desde los valores del Evangelio.

 


Carta del Arzobispo

Con nuestros sacerdotes y monjas en el Perú y Centroamérica

Navidades misioneras (Crónica I)

Venía yo acariciando desde hace bastantes meses el proyecto de un tercer viaje, llamémoslo Visita pastoral a mi manera, a los sacerdotes y religiosas de nuestra diócesis, que ejercen el ministerio en sus puestos misioneros de la Amazonia y del Caribe. perduran muy vivos en mi memoria los dos recorridos anteriores: el primero en diciembre-enero de 84-85 y el segundo en fechas parecidas del 93-94. De ellos queda constancia en el Boletín de la diócesis y, del último, también en las crónicas correspondientes de este semanario.

Me propongo, ahora como entonces, al igual que otros obispos en parecidas circunstancias, hacerme presente, al calor de las fiestas navideñas, en aquellas comunidades andinas o ribereñas del Pacífico, que no son ciertamente tierra de infieles, sino ciudades y aldeas de antigua evangelización hispana, en trance ahora de perderla en nuestro tiempo por su situación de ovejas sin pastor. Esperan ellos mi visita y yo su entrañable acogida, con los vivos sentimientos de fe y de comunión eclesial que impregnaron los encuentros anteriores.

Siempre se ha sentido este obispo, y así lo han visto también el clero y sus comunidades de Perú, Costa Rica y Puerto Rico, que la visita, amén de amistosa y personal, era, sobre todo, la del Pastor de una diócesis hermana -hermana mayor en nuestro caso- a quien ellos ven como al "Obispo que nos envía a los Padres", volcando sobre él todo el cariño y la gratitud que nuestros curas y nuestras monjas de allá han sabido granjearse.

Eso va a ser especialmente verdad en este primer viaje apostólico del nuevo siglo, por unas circunstancias especialmente emotivas, que debo mencionar aquí. Andaba yo, como digo, contando los años y meses transcurridos desde Enero del 94, y los acontecimientos vividos por las diócesis de Yauyos-Cañete, Cajamarca y Chachapoyas en Perú; las de Tilarán y Puntarenas en Costa Rica; la de Ponce en Puerto Rico. Relevos de obispos, de sacerdotes, cambios en las diócesis españolas, nuevo siglo, a orillas de los océanos. Y, en nuestra Iglesia local, la creación de la archidiócesis, los planes pastorales tras el Sínodo, los mismos aniversarios del Pastor diocesano: Bodas de Plata de Obispo en el 94, y de Oro de sacerdote, en el 2001.

En esas estábamos, cuando va y se les ocurre preguntar a alguna gente querida: ¿cuál pudiera ser el mejor regalo al Arzobispo en su jubileo sacerdotal? A uno se le ocurrió que contribuir a una nueva visita de don Antonio a nuestros misioneros, llevándoles un regalo de estas Bodas, a ellos y a sus comunidades. Dicho y hecho. Se corrió la cosa por parroquias y comunidades y, hete aquí, que al final del verano (la celebración fue en mayo) me dicen que ahí tengo cuatro millones y medio para ese destino y que puedo hacer las maletas cuando quiera.

La verdad es que estoy, como se dice, muy motivado y lleno de ilusión. Ahora si que os represento a todos ante los seis sacerdotes y las cuatro religiosas del Perú, los cuatro de Costa Rica y los dos de Puerto Rico, con los que me encontraré, Dios mediante, en los días comprendidos entre el 12 de diciembre de 2001 y el 5 de enero de 2002. Tres semanas en Perú y una en Centroamérica.

Las personas sensatas que me aconsejan (y a las que no hago mucho caso en lo de las "travesuras de mi edad") me han persuadido de que me deje acompañar por un sacerdote en buena edad, espabilado, capaz, comunicativo, que se corresponde bien con el retrato robot de don Pedro Fernández Amo, el Vicecanciller de nuestro Arzobispado, que me conoce y aguanta bastante bien. Allá vamos los dos, armados con ordenador portátil, que nos habilitará como internautas, para transmitir "emeiles" y crónicas viajeras. Más un teléfono "móvil" sofisticado y en alquiler, que nos hará localizables hasta en las gargantas andinas o en los arrecifes del itsmo entre los dos océanos.

En nuestro programa hemos ajustado las fechas a los sitios más señalados, desde la diócesis meridional, la de Yauyos, al sur de Lima, a las de Cajamarca y Chachapoyas, al noroeste en la Amazonia superior, cerca ya de Ecuador. Tengo previsto entrevistarme en las capitales diocesanas con los obispos respectivos: Yauyos-Cañete, Cajamarca, Chachapoyas, Tilarán y Puntarenas. En las crónicas daré sus nombres y la impresión del encuentro. Pero la estancia detenida y jubilosa será en los pueblos de Sorochuco y Celendín *sacerdotes Antonio Sáenz y José Ardila), Leymebamba (Diego Isidoro), Chachapoyas (Hermanas formacionistas) y Rodríguez de Mendoza (Antonio León y Federico Gragera).

Con ellos y con las religiosas, acompañados por los Obispos de Chachapoyas y Jaén ­tres conmigo­ celebraremos un encuentro navideño en la capital diocesana, el 21 de diciembre. Todo culminará con una misa concelebrada esa tarde en la Catedral de Chachapoyas, donde conferiré a seis seminaristas los ministerios de Lectores y de Acólitos, previos a las órdenes sagradas. El programa clásico en las parroquias visitadas hasta entonces y por visitar después, supone, a más de los encuentros personales con los sacerdotes del lugar, donde Pedro y yo contaremos todo lo contable, estará el informe, con la viveza que dá la cercanía, de cada uno de ellos sobre su contorno humano y su acción misionera.

En Leymebamba haré, por ejemplo, bodas y confirmaciones bendición de un local. Habrá encuentros en varios sitios con catequistas, venidos de decenas de aldeas, a algunas de las cuales encaramadas en recodos andinos, llegaremos a caballo si no puede entrar el carro. Las misas parroquiales, por lo que evoco de encuentros anteriores, serán un puro gozo por el color y el frescor de sus canciones y plegarias. Veremos, tocaremos de cerca, ¿cómo no?, sus carencias y sus lacras, y la labor de la Iglesia por alzarlos de su postración.

En el ajuste del calendario con el itinerario, la Nochebuena la celebraremos en Rodríguez de Mendoza, una pequeña ciudad en la zona más fértil de la diócesis de Chachapoyas, donde nos esperan sus dos pastores pacenses, Antonio León y Federico Gragera. Será la segunda Nochebuena en la falda de los Andes, en la que estará presente el turrón de Castuera, del que, desafiando a la compañía aérea y a las aduanas, Pedro y yo nos llevaremos varios kilos de tabletas para obsequiar, aunque sea poco, a todos los visitados de nuestra tierra. A ver que pasa.

Dejamos abierto el ordenador, sin anticipar el programa constarricense, objeto de la próxima crónica, que firmaré, Dios mediante, en aquellos ignotos parajes. Dios dirá.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


Centrales

El Arzobispo visita, desde esta semana, a nuestros misioneros en Hispanoamérica

La última visita de don Antonio a los misioneros diocesanos en América fue en el año 1994

El arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero parte este domingo para el continente sudamericano, con el objeto de visitar a los misioneros diocesanos que se encuentran desarrollando su ministerio pastoral en aquellas tierras.

Don Antonio comenzará visitando a los misioneros y a las comunidades que estos atienden en Perú. Allí la diócesis cuenta con 6 sacerdotes. Las zonas donde se concentran estos misioneros son las de Cajamarca, con 2 misioneros, Chachapoyas, con 3, y la diócesis de Cañete, con uno, además de una comunidad de Religiosas Formacionistas en Chachapoyas. La mayoría de ellos desarrollan sus tareas en zonas rurales, de gran pobreza, y de una gran extensión.

Desde la diócesis, estas comunidades reciben distintos tipos de ayuda, a través del Fondo dicesano de Solidaridad, así como de algunos organismos internacionales. Entre los proyectos financiados por la diócesis se encuentran los de la terminación del templo de Santa Rosa, en la parroquia de Rodrigo de Mendoza (Chachapoyas, Perú), la capacitación de animadores de promoción en el departamento de Amazonas (Perú) o la financiación de becas para seminaristas en Jaén (Perú).

Experiencia misionera

Don Angel Maya, actual párroco de Arroyo de San Serván y que fue el primer misionero de nuestra diócesis en Leymebamba (Perú) y, por ello, gran conocedor de aquellas comunidades, relataba a nuestra revista cómo, desde pequeño, él tenía la idea de dedicar un tiempo de su ministerio sacerdotal a atender los lugares donde más falta hiciese como sacerdote y que, además, este tiempo no fuese en solitario, sino con otro compañero. Recuerda que la acogida en Perú fue muy cariñosa y atenta. En la zona donde él estaba, como en toda Hispanoamérica, existe un alto espíritu religioso y un gran hambre de Dios. DonÁngel Maya relata también que fue testigo de grandes sacrificios entre la gente para poder asistir, por ejemplo, a las reuniones de catequistas (que allí es una figura con mucho mayor peso específico que aquí en España) para lo que tenían que recorrer grandes distancias.

Manifiesta también que él y su compañero fueron los dos primeros sacerdortes que se estableciero permanentemente en la zona después de 50 años. Durante el tiempo que pasó allí, el párroco de Arroyo de S. Serván recuerda cómo existía un fuerte movimiento migratorio desde el ámbito rural, donde él se encontraba, hacia la ciudad, concretamente hacia Lima, que aglutina aproximadamente a un tercio de la población peruana, en los llamados "pueblos jóvenes". Por último, don Ángel alude que el principal problema de Hispanoamérica es el de las sectas, que están teniendo una gran proliferación y que sólo se combaten con una mayor presencia de sacerdotes y misioneros, por lo que invita a la generosidad de la gente en este sentido.

Resto del viaje

Tras la visita a Perú, don Antonio continuará su viaje por Costa Rica, donde la diócesis de Mérida-Badajoz cuenta con 4 misioneros en las Iglesias locales de Puntarenas, Tilarán y San José. Hasta este país se acercarán también los 2 misioneros pacenses que realizan su tarea pastoral en Puerto Rico, en la diócesis de Ponce.

 

Juan Pablo II crea un fondo de ayuda a las víctimas de la guerra y del terrorismo

Llama a una jornada de ayuno el día 14, coincidiendo con el fin del Ramadán, para pedir por la paz

Juan Pablo II destinará a las víctimas del terrorismo y de la guerra el dinero que los católicos ofrezcan como fruto de las privaciones a las que se someterán en el día de ayuno y oración por la paz, que tendrá lugar el próximo 14 de diciembre.

El anuncio fue hecho el pasado sábado por un comunicado de prensa del Consejo Pontificio "Cor Unum", organismo vaticano encargado de fomentar y coordinar la obra de caridad de los católicos en el mundo.

Al proponer el pasado día 18 una jornada de ayuno a todos los católicos del mundo, el pontífice explicó: "aquello de lo que uno se priva con el ayuno podrá ser puesto a disposición de los pobres, en particular de quien sufre en este momento las consecuencias del terrorismo y de la guerra".

"Cor Unum" explica en el comunicado que con este gesto "el Papa quiere abrazar simbólicamente a todo hombre en necesidad".

Por este motivo, el obispo de Roma "pide a todos los creyentes que realicen un gesto concreto de caridad para llevar la esperanza y el pan de cada día".

"Las ofrendas recogidas serán destinadas por el Papa, en el día de Navidad, a aquellas víctimas de las consecuencias del terrorismo y de la guerra que corren el riesgo de ser olvidadas, pasada la mayor emergencia", concluye el comunicado.

Ayuda a los refugiados

En esta misma linea de ayuda a los más desfavorecidos, es necesario intensificar la asistencia humanitaria, aunque "vaya contra la voluntad de los gobiernos", exigió el arzobispo Renato Martino, representante vaticano en la ONU, al intervenir ante la Comisión de la Asamblea General, reunida recientemente para afrontar la emergencia de los refugiados.

El arzobispo Martino expresó la gran preocupación de la Santa Sede por los efectos de la prolongación de la campaña militar en Afganistán, con 3,5 millones de refugiados en los campos de Irán y Pakistán.

Monseñor Martino subrayó después la situación de los desplazados internos, "atrapados por persecuciones dentro de su país, que necesitan tanta ayuda o más que los refugiados".

La Santa Sede alentó la actividad del Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR) y de otras organizaciones, pidiendo superar el criterio de soberanía territorial, en nombre del reconocimiento de la dignidad y los derechos humanos.

"La ayuda a breve plazo es necesaria, pero no suficiente, es necesario comprender las razones profundas que impulsan a 22 millones de refugiados del mundo a abandonar sus casas".

Por eso, exhortó a resolver las injusticias étnicas, sociales, religiosas, que provocan masivos desplazamientos de población.

Ayuno

El Papa ha convocado para el próximo viernes, día 14, "una jornada de ayuno en la que los católicos rezen con fervor para que Dios conceda al mundo una paz estable, fundada en la justicia y nos permita encontrar adecuadas soluciones a los muchos conflictos que angustian al mundo". La diócesis enviará a las parroquias dos esquemas de celebraciones litúrgicas para este día .

ZENIT/Redacción

 

Fallece el arzobispo húngaro Lajos Kada, anterior Nuncio Apostólico en España

Mons. Lajos Kada, arzobispo y Nuncio Apostólico en España desde el 22 de septiembre de 1995 hasta el 15 de febrero de 2000, falleció el pasado 26 de noviembre, en Budapest, capital de su país natal, después de una larga enfermedad. Sus restos mortales recibieron sepultura en la Basílica de San Esteban de Budapest. La Nunciatura Apostólica y la Conferencia Episcopal Española celebraron un funeral en la Basílica pontificia de San Miguel (Madrid).

Mons. Kada nació en Budapest (Hungría) el 16 de noviembre de 1924. Fue ordenado sacerdote el 10 de octubre de 1948. Era doctor en Teología y en Derecho Canónico.

Ingresó en el Servicio diplomático de la Santa Sede en 1957. Fue también Secretario de la Congregación para los Sacramentos y el Culto Divino.

En 1975 fue nombrado Nuncio Apostólico en Costa Rica; el 15 de octubre de 1980 Nuncio Apostólico en El Salvador; el 22 de agosto de 1991 Nuncio Apostólico en Alemania y el 22 de septiembre de 1995 Nuncio Apostólico en España, cargo que ejerció hasta el 15 de febrero de 2000, fecha de su jubilación. Desde entonces residía en Hungría.

En Extremadura estuvo en varias ocasiones, una de ellas en la bendición e inauguración de la sede del Arzobispado de Mérida-Badajoz en la ciudad de Mérida.

 


Información diocesana

Se constituye en la diócesis la Acción Católica General de Adultos

Ha sido fruto de la refundación de Mujeres de Acción Católica, Hombres de Acción Católica y Cristianos en la Enseñanza

La parroquia de San Roque de Badajoz acogía el pasado fin de semana la constitución oficial en la diócesis de la Acción Católica General de Adultos, fruto de la refundación de Mujeres de Acción Católica, Hombres de Acción Católica y Cristianos en la Enseñanza.

La Acción Católica es un movimiento formado por laicos organizados para vivir su fe y evangelizar cada uno en sus ambientes en comunión con la Iglesia.

La Acción Católica constituye un modo de vivir la fe como laicos en medio del mundo, un proyecto de formación, un método activo de educación en la acción que parte de la vida concreta, la ilumina desde el Evangelio y lleva al compromiso trasformador de la realidad. Se trata de una organización para que los cristianos adultos fortalezcan su fe y asuman unidos su compromiso en la Iglesia y en el mundo, la celebración de la fe que lleve a la coherencia entre lo que se cree y lo que se vive.

La Acción Católica trabaja en unión estrecha con las parroquias y la diócesis. En la de Mérida-Badajoz existen actualmente 20 grupos en etapa de iniciación. Su método de trabajo es la revisión de vida con el esquema ver, juzgar y actuar

El Arzobispo, don Antonio Montero, que estuvo presente en el acto de la constitución de este primer grupo, manifestaba la confianza en un movimiento serio, que podrá aportar mucho a la comunidad diocesana y resaltó la importancia de la estructura para dar forma a un compromiso y a una actuación dentro de la Iglesia.

 

Cursillo diocesano de cristiandad, en Gévora

Se celebró en la Casa de Oración de Gévora (Badajoz) el Cursillo de Cristiandad número 213 de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz.

Veintitrés nuevos cursillistas realizaron el cursillo, que fue coordinado por Francisco L. Bobadilla Guzmán, presidente del Movimiento de Cursillos de Cristiandad. Como directores espirituales estuvieron don Feliciano Leal Cáceres, consiliario diocesano, y don Miguel Caballero, sacerdote adscrito en Almendralejo.

Durante estos días los cursillistas han convivido en un encuentro fuerte con Jesús y los hermanos.

La clausura estuvo presidida por el Arzobispo don Antonio Montero Moreno, con una asistencia de más de 200 personas que desde distintos pueblos de la diócesis quisieron acompañar a los nuevos hermanos. También estuvo presente el presidente del MCC de Coria-Cáceres.

Fueron ricos, emotivos y llenos de entusiasmo los testimonios que tanto los veteranos como los nuevos expresaron públicamente.

La celebración de la Eucaristía, en un excelente ambiente de alegría y de acción de gracias al Señor, fue la culminación del cursillo diocesano.

 

La Confer de Extremadura celebró su X Asamblea

Confer de Extremadura celebró su X Asamblea Regional en la casa de Espiritualidad de las RR. Hijas de la Virgen para la Formación Cristiana, en Villagonzalo. Participaron en ella cuarenta y cinco superiores mayores o delegados representantes de algunas congregaciones religiosas de las que hay en la Región.

En la jornada inaugural estuvo presente el arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero, quien dirigió un cordial saludo a todos los participantes.

Seguidamente el P. Francisco Martín, presidente de la Confer regional, presentó al P. Jesús María Lecea, presidente de la Confer nacional, quien intervino como animador de la Asamblea y dio una charla-convivencia titulada 'La cultura actual: ¿amenaza u oportunidad para la vida religiosa?'. Desarrolló sus ideas en nueve puntos y en síntesis dijo que "tenemos que estar con los pies en el presente, pero mirando el futuro con mirada de fe para afrontar los problemas de la cultura actual viendo en ésta no una amenaza sino una oportunidad para avivar la esperanza y vivir sin miedos ni lamentaciones".

Ver lo bueno de la cultura

Al final de la charla el Arzobispo tomó la palabra y, al hilo de lo dicho por el padre Lecea, animó a ver lo bueno y positivo que hay en la cultura actual, para bien de la Iglesia, y añadió, entre otras cosas, que muchos seglares están viviendo los carismas de las distintas congregaciones religiosas y están más implicados en la vida de la Iglesia, en la que hoy hay menos contemplativos pero más contemplación.

La última jornada se dedicó a la Asamblea Estatutaria, en la que se aprobaron la Memoria del 2000-2001 y el presupuesto económico para el próximo año; se revisaron las conclusiones de la Asamblea del 2000 y de cómo se han hecho efectivas; y se cubrieron cargos en la Junta Directiva.

 

Publicada la Memoria del V Centenario del Nacimiento de S. Pedro de Alcántara

Con el título Memoria del V Centenario del Nacimiento de San Pedro de Alcántara, y publicada por la diócesis de Coria-Cáceres, acaba de ver la luz la edición de un bello volumen, de más de 600 páginas, en el que se recogen los grandes acontecimientos vividos por la mencionada comunidad diocesana y por la entera Iglesia extremeña, con motivo de los 500 años del nacimiento de su patrón.

Antes de pasar a la lectura del contenido erudito de sus páginas o a la contemplación de las numerosas fotografías, el lector ya se percata, con la simple vista de este libro, de la importancia de tan gran evento eclesial y de la huella espiritual que ha dejado en quienes han seguido el año jubilar alcantarino, inaugurado el 18 octubre de 1998 y clausurado un año después, el cual constituyó también para los extremeños la mejor preparación para la celebración del Jubileo del 2000.

En esta obra, coordinada por el presidente del cabildo catedralicio cacereño, D. José Antonio Fuentes, se recopilan desde los pregones, homilías, conferencias y ponencias sobre la figura y espiritualidad del reformador franciscano: S. Pedro Alcántara, &laqno; el más grande de los santos extremeños y el más extremeño de los santos», hasta el material iconográfico, litúrgico y devocional de su memoria y de las celebraciones y peregrinaciones tenidas en los distintos lugares alcantarinos durante el centenario.

Todo ello, como dice D. Ciriaco Benavente, obispo de Coria-Cáceres y gran impulsor de esta iniciativa, servirá para conocer más y mejor a S. Pedro de Alcántara y su obra, y &laqno;recoger en el odre del corazón lecciones que, más allá de los modos y formas de la época, conservan por su arraigo en el Evangelio, permanente actualidad para nuestro hoy».

El propio D. Ciriaco explicitó, en la homilía de clausura del centenario, los compromisos para el futuro que ha deparado el año jubilar alcantarino: impulsar la transmisión ade la fe a las nuevas generaciones, suscitar vocaciones de especial consagración, seguir promoviendo el compromiso de los seglares y, por último, aportar a la sociedad la original contribución moral, cultural y social del Evangelio.

 

Celebran el aniversario de una hermandad con actos de culto y caritativo-sociales

La Hermandad Sacramental del Santísimo Cristo de la Angustia de la parroquia de san Fernando de Badajoz ha celebrado durante el mes de noviembre el trigésimo aniversario de su nacimiento. Con este motivo se han llevando a cabo toda una serie de actos que comenzaban con una peregrinación a Fátima los días 3 y 4 de noviembre. Posteriormente se ha celebrado una serie de actividades infantiles los días 27, 28 y 29 de noviembre para culminar con una procesión extraordinaria el pasado día 1, fecha de la fundación.

Durante todos estos actos, se han podido entregar donativos para una colecta a favor de la obra misionera que levan a cabo las hermanas de la Providencia en la ciudad boliviana de "El Alto". Estas religiosas se dedican a trabajar con la infancia y la familia a través de dos comedores, una casa de acogida para niños y otra para madres solteras y mujeres maltratadas. De esta manera la hermandad pretende que los pobres salgan ganando de su celebración.

 

Retiro de la Juventud Estudiante Católica

El movimiento Juventud Estudiante Católica (JEC) de Extremadura celebró un retiro espiritual en la casa de ejercicios Virgen de Guadalupe, en Gévora. En él se congregaron unos veinticinco jóvenes de toda la región.

En octubre la JEC llevó a cabo su asamblea regional en la que se fijaron los objetivos para el curso. En ella se propuso la tarea de salir al medio estudiantil y anunciar los valores del Reino, por lo que se pensó que un buen tema para profundizar durante el retiro era ver cuáles eran esos valores presentes en el Evangelio y que todo cristiano está obligado a vivir y anunciar. Así, bajo el título de "Abriéndonos a los valores del Reino" se trató de profundizar sobre este tema. Como punto de partida se tomaron las bienaventuranzas.

El encargado de dirigir este retiro fue el consiliario diocesano , don José Moreno Losada.

 


Al paso de Dios

El botellón

La movida juvenil, que podría ser una experiencia positiva para los jóvenes, ya que propicia estar juntos y compartir, tiene para ellos unas consecuencias enormemente negativas. En especial "los estímulos" que sostienen ese modo de estar en la noche, y sobre todo el que parece más generalizado y pernicioso, el consumo de alcohol, se ha convertido, por sus consecuencias, en un grave problema. El botellón, además de una tragedia personal y familiar, es también una lacra social, que preocupa a familias, educadores, y alarma a las autoridades y a la sociedad en general. La gran pregunta es cómo solucionarlo; y la respuesta de muchos es que es necesario un gran debate que comprometa a todos, incluidos los propios jóvenes, porque no se puede hacer nada sin ellos.

Sé que los problemas sociales y educativos hay que contemplarlos desde muchos ángulos, y afrontarlos con muchas acciones y mucha complicidad por parte de los implicados. Pero, puestos a hacer sugerencias, considero muy válido lo que el Papa les propuso a los jóvenes en su encuentro en Tor Vergata con motivo del Jubileo de la Juventud: les pidió un talante martirial, que consiste en el heroísmo de navegar contra corriente, en no dejarse arrastrar por los modelos sociales que destruyen valores, ilusiones y esperanzas; y les animó a crear nuevas corrientes de austeridad, generosidad, solidaridad, libertad, limpieza, espiritualidad... que los hagan dueños de sí mismos y no esclavos de mecanismos manipuladores, vengan de quien vengan. Quizás parezca mucho, pero a grandes problemas, grandes soluciones; y no sólo para los jóvenes, sino para toda la sociedad.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


Liturgia del domingo

Celebramos el II Domingo de Adviento

Palabra de Dios

 

Libro del profeta Isaías 2, 1-5Libro de Isaías 11, 1-10

En aquel día, brotará un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz florecerá un vástago. Sobre él se posará el Espíritu del Señor: espíritu de prudencia y sabiduría, espíritu de consejo y valentía, espíritu de ciencia y temor del Señor. Le inspirará el temor del Señor. No juzgará por apariencias, ni sentenciará de oídas; juzgará a los pobres con justicia, con rectitud a los desamparados. Herirá al violento con el látigo de su boca, y al malvado con el aliento de sus labios. La justicia será cinturón de sus lomos, y la lealtad, cinturón de sus caderas. Habitará el lobo con el cordero, la pantera se tumbará con el cabrito, el novillo y el león pacerán juntos: un muchacho pequeño los pastorea. La vaca pastará con el oso, sus crías se tumbarán juntas; el león comerá paja con el buey. El niño jugará con la hura del áspid, la criatura meterá la mano en el escondrijo de la serpiente. No harán daño ni estrago por todo mi monte santo: porque está lleno el país de la ciencia del Señor, como las aguas colman el mar. Aquel día la raíz de Jesé se erguirá como enseña de los pueblos: la buscarán los gentiles, y será gloriosa su morada.

Salmo 71, 1-2, 7-8, 12-13, 17

R. VQue en sus días florezca la justicia,
y la paz abunde eternamente.

Dios mío, confía tu juicio al rey,
la justicia al hijo de reyes,
para que rija a tu pueblo con justicia,
a tus humildes con rectitud.

Carta de san Pablo a los Romanos 15, 4-9

Hermanos:

Todas las antiguas Escrituras se escribieron para enseñanza nuestra, de modo que entre nuestra paciencia y el consuelo que dan las Escrituras mantengamos la esperanza. Que Dios, fuente de toda paciencia y consuelo, os conceda estar de acuerdo entre vosotros, según Jesucristo, para que unánimes, a una voz, alabéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. En una palabra, acogeos mutuamente, como Dios os acogió para gloria de Dios. Quiero decir con esto que Cristo se hizo servidor de los judíos para probar la fidelidad de Dios, cumpliendo las promesas hechas a los patriarcas; y, por otra parte, acoge a los gentiles para que alaben a Dios por su misericordia. Así dice la escritura: "Te alabaré en medio de los gentiles y cantaré a tu nombre".

Evangelio según san Mateo, 3, 1-12

Por aquel tiempo, Juan el Bautista se presentó en el desierto de Judea predicando:

"Convertíos, porque está cerca el Reino de los cielos". Este es el que anunció el profeta Isaías diciendo: "Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos. Juan llevaba un vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y acudía a él toda la gente de Jerusalén, de Judea y del valle del Jordán; confesaban sus pecados; y él los bautizaba en el Jordán.

Al ver que muchos fariseos y saduceos venían a que los bautizara, les dijo: "¡Camada de víboras!, ¿quién os ha enseñado a escapar del castigo inminente? Dad el fruto que pide la conversión. Y no os hagáis ilusiones pensando: Abrahán es nuestro padre, pues os digo que Dios es capaz de sacar hijos de Abrahán de estas piedras. Ya toca el hacha la base de los árboles, y el árbol que no da buen fruto será talado y echado al fuego. Yo os bautizo con agua para que os convirtáis; pero el que viene detrás de mí puede más que yo, y no merezco ni llevarle las sandalias. Él os bautizará con el Espíritu Santo y fuego. Él tiene el bieldo en la mano; aventará su parva, reunirá su trigo en el granero y quemará la paja en una hoguera que no se apaga.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

10, lunes: Is 35, 1-10; Lc 5, 17-26.
11, martes: s 40, 1-11; Lc 18, 12-14.
12, miércoles: Is 40, 25-31; Mt 11, 28-30.
13, jueves: Is 41, 13-20; Mt 11, 11-15.
14, viernes: Is 48, 17-19; Mt 11, 16-19.
15, sábado: Si 48, 1-4. 9-11; Mt 17, 10-13.
16, domingo: Is 35, 1-6a. 10; Sant 5, 7-10; Mt 11, 2-11.

 

Comentario litúrgico

Convertíos

El pasado domingo, comenzó el Adviento con la seria advertencia de que la Historia, nuestra vida, sólo encuentra sentido en el sello final que el Señor pondrá como frontera entre este y el otro mundo.

Este segundo domingo de Adviento nos ofrece la oportunidad de situarnos a la vera de Juan Bautista y escuchar su predicación. Es una tarea arriesgada porque, como hombre del desierto, tiene poca consideración con la hipocresía con la que rodeamos nuestras debilidades y las falsas razones con las que intentamos justificar nuestras posturas. San Mateo nos presenta un vivo retrato del hombre del Jordán: vestido de piel de camello, alimentado de saltamontes y miel silvestre, con un discurso insultante y, sin embargo, con un envidiable atractivo para la muchedumbre. Su secreto, que está a nuestro alcance, era la autenticidad de sus denuncias que daban en la diana y orientaban hacia el futuro Salvador. Todo él era un autentico Adviento: anunciaba la venida del Salvador y presentaba las exigencias de conversión que exigía el encuentro con Él.

Su discurso era total: a los que acudían a él por miedo les llamaba "camada de víboras" porque a ultima hora querían aprovecharse de su bautismo sin tener un auténtico deseo de cambiar de vida. A los que se sentían seguros por ser judíos de pura cepa, hijos de Abrahan, les recordaba que ser hijo de Dios no es cuestión de herencia sino de aceptar su presencia en el propio corazón.

No tengamos miedo de meditar su mensaje. Sigue con su mordiente y ayuda a abandonar falsas posturas y a vivir el Adviento como tiempo de renovación y de nuevas fidelidades al Señor.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

8 de diciembre: La Inmaculada Concepción

La civilización cristiana ha creado tres formas pictóricas de representar a la Inmaculada Concepción de María. En una, san Joaquín y santa Ana se dan un casto abrazo en la Puerta Dorada del templo de Jerusalém y, según un angélico anuncio, María es concebida por santa Ana. Naturalmente el dato procede de los evangélicos apócrifos y pasa de la Leyenda Aurea medieval a los santorales modernos.

Comúnmente, la Inmaculada es representada en España vestida de blanco y azul y coronada de doce estrellas, vestida de sol y calzada por la luna, según la mujer del capítulo 12 del Apocalipsis: esta es la representación más querida por el pueblo cristiano.

Pero, he aquí que en una exposición del Museo de Bellas Artes de Badajoz, encontramos una obra de José García que representa la imagen común de la Purísima, pero siendo diseñada nada menos que por Dios Padre en persona: Dios piensa, concibe -nunca mejor dicho- una criatura humana absolutamente íntegra y perfectamente santa, plasmando en ella toda la perfección completa que desea para la nueva humanidad, para la Iglesia entera, para todos y cada uno de nosotros.

Dios, está empeñado en concebirnos inmaculados, porque "nos ha destinado en la persona de Cristo a ser santos e irreprochables ante Él por el amor". ¿Véis? os tengo dicho que esta es la fiesta del optimismo cristiano. María no hace sino anunciar tu destino y el mío. ¡Qué güay!

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

10, lunes: Eulalia de Mérida. Nª Sª de Loreto, Mauro, Juan Roberts.
11, martes: Dámaso, Ponciano, Sabino.
12,miércoles: Juana Francisca de Chantal, Alejandro, Israel.
13, jueves: Lucía, Aristión, Antíoco.
14, viernes: Juan de la Cruz, Tirso, Nicasio.
15, sábado: Valeriano, Maximino, Urbicio.
16, domingo: David, Baco, Adelaida.

 


Contraportada

Cuadros que nos invitan a orar

Exposición de pintura religiosa en el Museo de Bellas Artes de Badajoz

Cuando un cuadro ha sido pintado con la intención de suscitar en el espectador actitudes orantes, lo mejor es contemplarlo desde el punto de vista de la experiencia interior: hay pintura que está hecha para ser rezada. La colección de pintura antigua española y flamenca de los siglos XVI y XVII que puede verse, hasta el 20 de enero, en el Museo de Bellas Artes de Badajoz, es una muestra del profundo impulso hispánico en el más puro y neto sabor católico. Desde Murillo hasta José Antolínez, pasando por Ribera, Zurbarán o Francisco Rizi, la exposición constituye toda una fiesta del espíritu tanto en su belleza formal como en la de su contenido, netamente espiritual y profundamente catequético.

Descubrir que un museo puede convertirse en una gozosa experiencia de vida interior, no debe ser una novedad, toda vez que la admiración y estudio de las obras de arte nos devuelve siempre a lo mejor de nosotros mismos. Pero cuando esta vivencia espiritual alcanza rango de un don de Dios, estamos pisando un terreno sagrado en el que, según el libro del Éxodo, se manda a Moisés a descalzarse.

El Museo de Bellas Artes de Badajoz nos muestra estos días una colección de pintura antigua de los siglos XVI y XVII, a la que conviene acercarse descalzos de alma para vivir una experiencia de singular hondura religiosa.

A poco que nuestra predisposición sensible esté a punto y nuestra capacidad orante se despierte, la alegría del encuentro con las pinturas está garantizada.

Podremos contemplar como Dios se complace en el proyecto que tiene sobre María y pinta una figura que resume lo mejor de la nueva humanidad redimida. ¿Habían pensado ustedes alguna vez en Dios como un pintor que se complace en la perfección de su diseño singular sobre cada uno?

Es posible admirar la recia ternura de Murillo al pintar un san José enseñando a caminar a Jesús, que supone todo un canto de alabanza a la paternidad como bien familiar completo. ¡Cuántos valores transmite un cuadro genial, con un asunto bíblico aparentemente trivial pero genuinamente tratado en su elevada sencillez!

Todavía, la unción de David como rey y su victoria ante el gigante Goliat, en dos cuadros de la misma serie, nos llaman a ahondar en la preferencia de Dios por los más débiles. David es el menor de sus hermanos y el elegido del Señor y es, además, el pequeño vencedor de un terrible guerrero filisteo. Notará el lector que ya se anuncia la construcción de un reino que, comenzando en David y culminando en Cristo, será edificado por y para los más pequeños...

También los santos, nuestros maestros e intercesores, tienen su puesto en los muros de la exposición: san Francisco orante o santa Teresa, en una espléndida obra de Ribera, iluminada por el Espíritu Santo para escribir sus obras llenas de todos los dones de Dios... ¡Cómo no! También san Pedro, que llora su triple traición al compás del canto de un gallo, que le confirma el anuncio del Señor sobre su infidelidad. Pedro es el traidor que confía en el perdón y Judas el que cree que su traición es más grande que la misericordia de Dios. ¡Cuánto amor hay en las lágrimas de Pedro que se fía de un Dios más grande que nuestros grandes pecados!

No salgáis del museo sin ver a Cristo niño adorado por su tierno primo, el Bautista, que, en medio del juego infantil, le señala como cordero de un sacrificio crucificado y definitivo en favor de nuestra libertad del pecado y de la muerte.

Lo dicho: lo mejor de la hondura religiosa, servida en un banquete de pintura española y flamenca, cuyos platos nos llaman a orar con la belleza como pretexto de alabanza sincera a Dios.

Amigo orante, date a ti mismo el homenaje de contemplar sin prisas esta exposición y le estarás poniendo fácil a Dios, que te llene totalmente. No es otra la finalidad de la oración, ni de estos cuadros en la intención de los que los crearon y también de los que encargaron su elaboración.

Manuel Amezcua

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com

 


Return to Camino