Semanario
"Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

Iglenca@jet.es

Iglenca@grn.es

Número 278.6 de diciembre de 1998

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

Portada

La misión de la Iglesia implica la defensa y la promoción de la dignidad de la persona

Mensaje de los obispos españoles con motivo del cincuentenario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española celebró un acto institucional para conmemorar el cincuentenario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La Comisión Episcopal de Pastoral Social hizo público, con este motivo, un mensaje titulado "La Declaración Universal de los Derechos Humanos, un signo de nuestro tiempo".

Los obispos proponen una serie de compromisos para la acción desde los Estados, las Organizaciones Internacionales y desde la propia Iglesia. "La misión de la Iglesia afirman implica la defensa y la promoción de la dignidad de la persona humana".

 

Editorial

Ludópatas en Extremadura

Se ha celebrado recientemente en Almendralejo la II Conferencia sobre Juego Patológico en Extremadura. Por sus referencias de prensa hemos sabido que la entidad promotora AEXJER (Asociación Extremeña de Jugadores de Azar en Rehabilitación) congrega a 350 pacientes de esta enfermedad, que ellos se reconocen como tales y que, con ejemplar valentía, están dispuestos a superarla mediante una adecuada rehabilitación.

Y no sólo eso, sino que, con un encomiable sentido social, intentan, con las medidas a su alcance, concienciar a la sociedad extremeña -otros lo harán en otras partes- sobre los estragos que esta plaga, poco ruidosa pero muy nociva, está provocando en nuestra sociedad, ya bien vapuleada por el alcoholismo juvenil y otras lindezas.

Los más vapuleados, claro está, son los propios varones y mujeres, víctimas de esta adicción, que primero es distracción inocente, luego un afán explicable por la suerte en un premio cuantioso que engrosaría los recursos familiares, y luego, paso a paso y a lo tonto -tontísimo y trágico- se encuentran sumergidos en una dependencia implacable, con una obsesión angustiosa que les enreda como una malla de acero, de la que no pueden ya evadirse. Es la ludopatía, una enfermedad psicológica sin rebajas, que no tiene otra salida que la rehabilitación asistida, tanto por los expertos del ramo como por los familiares y la terapia de grupo.

Los ludópatas devienen desgraciados y arrastran en su desgracia, también económica, a sus familiares. Todo es poco ante el reclamo del bingo, de la loto, del cupón o de las quinielas. El adicto o la adicta tardan en reconocerse como tales y la prueba está en que la Asociación mencionada cuenta sólo con los miembros antedichos, entre una población extremeña de casi 20.000 ludópatas. No es, ya se ve, para tomarlo en broma. Un aliento, pues, para la Asociación, para instituciones como el Teléfono de la Esperanza, para los apoyos de la Consejería de Bienestar Social y para comprometer en esta causa a cuantos estas letras vieren.

 

Carta del Arzobispo

Arranques y vida gris

Los españoles, ya se sabe, solemos reaccionar como héroes, en la generosidad y la entrega, cuando se presentan las grandes ocasiones, los momentos solemnes o trágicos; aquellos que exigen un derroche de energías, de dinero y, llegado el caso, hasta de la propia sangre. Pero, no nos pida usted constancia en un trabajo serio y riguroso, ni un servicio continuado y oscuro a las mismas causas grandes por las que, en los trances susodichos, entregaríamos la vida. Somos, al pensar de muchos, más bien mártires que confesores, mejor héroes una vez que comprometidos siempre.

Pero, son exactamente así las cosas? Y, si lo son, han de aplicarse en exclusiva a nuestros compatriotas?Pienso más bien que no hay que extremar los tópicos ni sacar las cosas de quicio. Quién, que haya corrido mundo, no se ha encontrado incontales anglosajones (por irse al polo contrario) exagerados, vehementes utópicos e inconstantes? Otra observación: es necesariamente negativo tener grandes arranques para el bien, darlo todo en un momento dado por una causa que lo merezca? Digo más: Porqué a los altos sentimientos de un momento grande, ha de seguirse forzosamente una llanura de vulgaridades? Se dan profusamente en la experiencia humana ejemplos de gente con grandeza de ánimo y entusiasmo por los grandes empeños, que saben administrar sus energías lo mismo en la vida ordinaria que en las situaciones límite.

Lejos de oponerse entre sí los momentos creadores y el coraje para la entrega, frente al cumplimiento fiel del deber de cada día y a la ejemplaridad sin aspavientos, lo primero empuja a lo segundo: el coraje, a la constancia; el heroísmo ocasional a la fidelidad cotidiana. Y al revés: la costumbre en la práctica del bien es el mejor entrenamiento para el heroísmo por sorpresa. Genera aquella una fuerza interior para hacer frente a las grandes pruebas. Lo más cuerdo, entonces, es dejar a un lado cualquier maniqueísmo, enchufar los dos polos del imán para que nutran ambos con su energía al torrente de nuestra vida.

Reyes por un día

Recuerdo entre mis libros de juventud uno muy bello de Stefan Zweig "Momentos estelares de la humanidad" donde presenta un retablo de personajes, sin nada que ver entre sí, pero coincidentes todos en una cosa: habiendo vivido una existencia gris o vacía, fueron protagonistas, en un momento dado, de la genialidad o el heroísmo. Así, por ejemplo, un oscuro sargento francés del tiempo de la revolución, Rouget de Lisle, músico por más señas y director de una banda militar, compositor nada menos que del himno de la Marsellesa, pasando por ello a la posteridad. Lo cual no quita para que volviera otra vez al anonimato, y no solo eso, sino que vino a terminar sus días ante un piquete de ejecución, mientras sonaban sarcásticamente, interpretados por otra banda, los compases de su histórico himno.

Señal de que todos podemos ser reyes por un día y de que está latente en muchos seres vulgares un estallido de grandeza, un momento estelar. En otro orden de cosas, se produce ese fenómeno entre nosotros siempre que sobreviene una gran desgracia pública, una catástrofe natural. Así en las inundaciones de Badajoz, el año pasado, y, mucho más, en las tremendas devastaciones de este otoño en cuatro países centroamericanos. Gentes de todo tipo se volcaron hasta la extenuación para socorrer a las víctimas: sacarlas del barro o de los escombros y llevarlas maltrechas al hospital, cuando no enterrar o incinerar, hacinados, a los ya sin vida. Y luego, la explosión contraria, la lluvia benéfica: una oleada mundial de solidaridad a todos los niveles: los organismos internacionales, los Estados, las instituciones de solidaridad, los voluntarios por miles, los millones y millones de donantes de dinero, en medida sin precedentes. Las cifras son asombrosas, aunque los males las superan con mucho.

Qué nos enseña todo esto? Que quienes mejor saben conducirse a sí mismos en los quehaceres ordinarios suelen ser también los primeros en reaccionar y los más generosos para ayudar en los trances extraordinarios. Y a su vez, estos arranques dejan luego en el propio corazón y en la experiencia vital una huella saludable, hasta el punto de que su recuerdo es siempre un estímulo para superar el adocenamiento y la rutina.

Por hablar de lo que conozco, es aleccionador saber que los Equipos humanos de Caritas, a nivel diocesano y parroquial, que han tenido que habérselas reciamente en Badajoz con la ayuda, bien meditada y conducida, a los damnificados por las inundaciones del 97, tanto en los barrios afectados como en los de realojo, han aprendido más en un semestre que en varios años, han salido del proceso fortalecidos y con mayor autoestima de su misión. O sea, ganando en su labor samaritana y no dudo que también en su compromiso cristiano personal.

Escenas del Evangelio

Viene bien aquí, como siempre, iluminar nuestro discurso con la Palabra de Dios y, más concretamente, con algunas referencias evangélicas. La primera es de San Lucas, cuando cuenta, en el capítulo décimo de su Evangelio, que "siguiendo el camino, vino uno que le dijo a Jesús: te seguiré adondequiera que vayas. El le respondió: Las raposas tienen cuevas y las aves del cielo nidos, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar su cabeza" No hay constancia de que, oído eso, aquel espontáneo entusiasta se decidiera a seguir a Jesús. Henos aquí ante un caso de fuego de artificio, de entusiasmo sin raíces.

Mucho más honda y duradera fue la expresión del Apóstol Tomás, una personalidad valiente y ardorosa que, al oirle a Jesús que marchaba a Jerusalén para morir, les gritó enérgicamente a sus compañeros: " Vamos también nosotros y muramos con él!" (Jn. 11,16). Es bien sabido que se fueron con él a Jerusalén, así como también que huyó Tomás con los otros en Getsemaní y se mostró muy testarudo para aceptar la resurrección, pero amaba al Maestro con todo su ser, y sus arranques emocionales nacían de ese amor.

Y cerremos el ciclo con el otro apóstol, con el Apóstol, sin más, con Pedro. La historia nos la sabemos. Noche de la Cena, lavatorio de los pies, resistencia de Pedro a ser lavado, último anuncio de la Pasión. "Maestro, aunque todos te abandonaren, yo nunca te abandonaré". Y luego, todo lo demás. Pero también el llanto, al tercer canto del gallo, también el cruce de miradas con el Señor, también la triple protesta de amor al Maestro, a la orilla del Lago, y la triple encomienda suya de apacentar a su rebaño. La vehemencia de Pedro fue noble y sincera, sus arranques magníficos; después, como cura de humildad, vendrían los tropiezos; pero todo fue asumido en el amor.

Cimas y simas

Un paso final. El ámbito donde más se barajan los episodios de grandeza y los espacios de atonía, es nuestro propio estanque interior, nuestra intransferible intimidad personal. Es ahí dentro donde el sismógrafo registra los altibajos, las modorras, los decaimientos, los amaneceres gratuitos del Espíritu. Allí donde se cuecen las apuestas por el bien, las oblaciones más nuestras, la expulsión dolorida y valiente de nuestros demonios. Valen mucho los impulsos arriesgados hacia el bien, con ofrenda vitalicia, aunque a veces desfallezcamos. No tiene precio tampoco la paciencia activa en la cotidianidad, las travesías del desierto en silencio adorante. La paciencia activa, sin la resignación conformista. En suma, un modelo de santidad, tan real como la vida misma, con valles y collados, con cimas y simas. En todas habita el Señor. No lo perdamos de vista.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Centrales

La Iglesia se suma a las celebraciones proponiendo compromisos de acción

Cincuentenario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

>La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española celebró días pasados un acto institucional para conmemorar el cincuentenario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La Comisión Episcopal de Pastoral Social hizo público, con este motivo, un mensaje titulado "La Declaración Universal de los Derechos Humanos, un signo de nuestro tiempo".

"En 1948 recuerda la Comisión la Asamblea General de las Naciones Unidas promulgó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Fue una profunda reacción de la humanidad que, ante los horrores de la Segunda Guerra Mundial, se levantó de sus propias cenizas y rechazó los totalitarismos que no dejan a las personas y a los pueblos ser sujetos de su propia historia. (...) La sociedad celebra con razón el 50º aniversario de este feliz acontecimiento; y los Obispos damos gracias a Dios por este logro que, según nuestra fe, también es fruto del Espíritu que a todos da vida y aliento (Hch 17,25)".

Tras recordar que los últimos Papas han destacado en sus encíclicas sobre las cuestiones sociales la necesidad de satisfacer no sólo los derechos individuales sino también los derechos sociales de todos los ciudadanos y de todos los grupos que integran la sociedad, la Comisión Episcopal de Pastoral Social hace referencia a "La Carta de los Derechos de la Familia", que la Santa Sede publicó en1983 y que parte de que los derechos de la persona tienen una dimensión fundamentalmente social, que halla su expresión innata y vital en la familia. La Santa Sede invitó a los Estados, Organizaciones Internacionales y a todas las instituciones y personas interesadas, para que promuevan el respeto a los derechos de la familia y aseguren su efectivo reconocimiento y observancia.

En este 50º aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos, los obispos proponen una serie de compromisos para la acción desde los Estados, las Organizaciones Internacionales y desde la propia Iglesia. "La Iglesia afirman es signo de comunión universal, sacramento en acción que proclama la dignidad inviolable de todas las personas, y una organización social en verdadera justicia. Como ya dijo el Sínodo de 1971, la misión de la Iglesia implica la defensa y la promoción de la dignidad y de los derechos fundamentales de la persona humana. Esa tarea conlleva sus exigencias:

1ª. Discernir y acoger

Siguiendo al Vaticano II, no es suficiente pasar del dogmatismo a la tolerancia bien entendida y de la excomunión al dialogo. Conscientes de que la Palabra ilumina a todo hombre que viene a este mundo y que el Espíritu renueva a la faz de la tierra, los cristianos creemos que en los esfuerzos de nuestros contemporáneos por defender los derechos de todas las personas y de todos los pueblos, algo nuevo y bueno está naciendo. Hecho el debido discernimiento, hemos de acoger los brotes que promueven los derechos humanos y hacer realidad lo que afirma el Concilio: nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en el corazón de la Iglesia. Teniendo bien claro que la Iglesia puede y debe colaborar a robustecer la dignidad y los derechos fundamentales de la persona humana, con las consecuencias que se siguen de la creación del hombre por Dios, de la encarnación del Verbo y del destino eterno del ser humano.

2ª. Compromiso histórico

En los umbrales del Tercer Milenio Juan Pablo II nos plantea dos serios interrogantes: Qué responsabilidad tienen los cristianos en relación a los males de nuestro tiempo? qué parte de responsabilidad deben reconocer frente a la desbordante irreligiosidad, por no haber manifestado el genuino rostro de Dios a causa de los defectos de su vida religiosa, moral y social? Como afirmaba el Sínodo de 1971, el mensaje cristiano de amor y de justicia que no manifiesta su eficacia en la acción por la justicia en el mundo, muy difícilmente obtendrá· credibilidad entre los hombres de nuestro tiempo. Cualquier espiritualismo evasivo que se despreocupe de las personas cuya existencia siempre se realiza en una sociedad concreta, nada tiene que ver con la identidad cristiana. Creemos en un Dios del Reino que quiere la vida para todos y es defensor de los pobres. El testimonio sobre el Dios revelado en Jesucristo exige un compromiso histórico por una organización social en amor y en justicia.

3ª. Ser voz de los pobres

Los países más pobres y los grupos humanos del cuarto mundo tienen cada vez menos audiencia en nuestra sociedad de bienestar. Parece que se va diluyendo entre nosotros el fervor por la causa de los pobres que existía hace unos años. Nos estamos acostumbrando a vivir con los pobres sin preocuparnos de ellos en tanto no pongan en peligro nuestra seguridad. Es la estrategia del sistema dominante.

Pero los cristianos debemos ser la voz de los pobres y aguijón para nuestra sociedad instalada y obcecada en falsas seguridades. Y este recuerdo tiene dos versiones: 1) Hacer ver cómo nuestra libertad burguesa y nuestro consumo superfluo están en relación y son causa de la opresión y miseria en otros pueblos pobres; 2) Ofrecer en nuestra conducta un ejemplo de amor y de solidaridad eficaz, mediante una austeridad de vida que diga no al consumismo y mediante gestos elocuentes de compromiso en favor de los pobres.

4ª. Combatir los mecanismos perversos

Debemos ir más allá· en nuestras acciones sociales y caritativas ordenadas a satisfacer derechos humanos elementales de los más pobres y desvalidos. Hemos de ser conscientes de que hay causas estructurales que mantienen la injusticia y causan el empobrecimiento. Debemos combatir políticamente esas causas, los mecanismos perversos y las estructuras de pecado que estando en la raíz de la injusticia, matan a personas y a pueblos.

5ª. Sólo una práctica evangélica evangeliza

La significatividad de la Iglesia se ve menguada, si ella no practica la justicia en su interior: cualquiera que pretenda hablar de justicia a los hombres, debe él mismo ser justo a los ojos de los demás. En consecuencia, por propia experiencia la Iglesia sabe que su función de fomentar los derechos humanos en el mundo, exige un continuo examen y purificación de su vida, leyes, instituciones y disciplina...; al igual que otras instituciones y grupos, necesita purificarse en las practicas y procedimientos internos .

Para estimular eficazmente en el mundo el reconocimiento y la promoción de los derechos humanos, la Iglesia debe comenzar examinándose a sí misma, investigando cómo y en qué medida se observan y cumplen los derechos fundamentales dentro de la propia organización.

Para que la Iglesia sea signo transparente, conviene que nosotros mismos hagamos un examen sobre las maneras de actuar, las posesiones y estilos de vida que se dan dentro de la Iglesia. Las instituciones eclesiales deben examinar y purificar las relaciones con estructuras y sistemas sociales cuya violación de los derechos humanos merecen censura. Sería lamentable y contradictorio que quienes de palabra denunciamos los atropellos cometidos contra los pueblos más pobres, invirtiéramos nuestros recursos en empresas o sociedades cuyas finalidades son de muy dudosa moralidad, oprimen a los más pobres y contradicen los grandes valores humanos tales como la paz, la solidaridad, la justicia, la veracidad, la auténtica libertad.

 

8 de diciembre: la Inmaculada Concepción

María, Madre de misericordia

Cuando Pío IX definió el dogma de la Inmaculada Concepción proclamó ante el mundo que María fue liberada del pecado original desde el primer instante de su concepción. Pero con las palabras de la bula el Papa expresaba sólo un aspecto del dogma, porque leído éste en positivo quiere decir que nuestra Señora participa de la plenitud de la gracia de Dios, que fue la especialmente elegida y amada en su Hijo Jesucristo. Esta grandeza de María no la aleja de nosotros, al contrario, la acerca más, porque lo que aleja, lo que establece barreras entre los hombres, es el pecado, mientras que la gracia aúna, religa, ya que la gracia es amor. Por eso María es la criatura más cercana al hombre. Naturalmente no hablo de Cristo que, al ser divina su persona, no podemos considerarlo como sólo referencia a imitar sino como fuente de imitación, también para María. Nuestra Señora recibe la belleza y hermosura del Espíritu Santo, que sin el obstáculo del pecado plasma en Ella la más perfecta Imagen del Hijo, fiel reflejo del rostro paterno, el Padre de las Misericordias. Por eso María proclama en todos los momentos de su existencia, como evangelio vivido, los rasgos del Padre de las misericordias y se transforma en su Icono creatural, como la Madre de las misericordias.

Maternidad y misericordia

Porque en María maternidad y misericordia se unen en un abrazo estrecho. Su gran misericordia se manifiesta en primer lugar en el don de su Hijo, fruto en Ella el más hermoso de la gracia del Espíritu. Qué cercana resulta así para nosotros la misericordia del Padre, fuente de toda misericordia, en su Hijo Jesucristo y en la Madre que nos lo entrega! Y junto a la cruz, de un modo especial, María agranda su corazón abrazando en una nueva maternidad a todos los que su Hijo constituye como hermanos.

El pueblo cristiano supo bien pronto del corazón misericordioso de María y a Ella acudió aquella comunidad de finales del siglo III, azotada por la persecución, con la plegaria "Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios". La Iglesia oriental la invoca como la "Eleousa", "la misericordiosa Virgen de la ternura" y los occidentales la proclamamos "Madre de misericordia" en el canto de la Salve. Y tenemos razón, porque en frase de san Bernardo "jamás se ha oído decir que ninguno de los que acudieron a su protección, implorando su misericordia, haya sido abandonado de Ella". María presenta el rostro misericordioso del Padre en su calidad de Madre, porque Ella vive su ser Hija como la Madre llena de amor a su Hijo y a los hermanos de su Hijo. Hoy, llenos de confianza nos dirigimos a Nuestra Señora diciéndole Monstra te esse Matrem! Muéstranos tu corazón de Madre!

Miguel Ponce Cuéllar
Secretario de la Sociedad Española de Mariología y Miembro de la Academia Pontificia de Mariología

 

Noticiario diocesano

Los profesores de Religión inician contactos y preparan grupos de trabajo

Se anuncia la publicación de una revista
de profesores cristianos

El Secretariado Diocesano de Enseñanza ha puesto en marcha una serie de encuentros de profesores de religión de primaria. Los primeros en reunirse fueron los profesores de las zonas de Badajoz y Noroeste, el próximo será el fin de semana que viene, el día 12 en Docenario, junto a Zalamea de la Serena, para los maestros de la zona Este y el día 13 en Zafra para los de la zona Sur.

Los objetivos propuestos son crear una clara conciencia eclesial en el campo educativo así como la puesta en marcha de una estructura organizativa que garantice un funcionamiento participativo y corresponsable de los propios agentes de la pastoral educativa.

Como resultados concretos se pueden citar, amén de la convivencia y contacto comunes, el pasar revista a la situación actual en que se encuentran los profesores de religión, dado el nuevo planteamiento que surge del hecho de admitir ya el Ministerio de Educaciónla relación laboral con estos profesores, así como asumir la estructura de unos grupos de trabajo que sean cauce de participación para todos los profesores de esta materia. En concreto, las áreas de trabajo son cuatro: comunicación, formación, material educativo y experiencias y proyectos.

Desde el Secretariado de Enseñanza se anuncia la aparición de una revista para profesores cristianos a primeros de año. También se preparan encuentros de profesores de Enseñanza Secundaria.

Vigilia diocesana de Oración en la Parroquia
de San Juan de Ribera, de Badajoz

La Parroquia de San Juan de Ribera, en la barriada de Pardaleras de Badajoz, acogió el pasado sábado, día 28 de noviembre, la vigilia diocesana de oración. La ceremonia fue presidida por el vicario general, don Amadeo Rodríguez, acompañado por varios sacerdotes. La columna vertebral de la vigilia fue el Padrenuestro, con motivo del año jubilar del Padre.

Un grupo de adultos recibe en Mérida
el sacramento de la Confirmación

Un grupo de adultos de la parroquia de Santa Eulalia de Mérida recibió el sacramento de la Confirmación dentro del acto de clausura del año litúrgico, dedicado al Espíritu Santo. De la misma manera todos los miembros de la comunidad parroquial presentes en la ceremonia renovaron los compromisos que arrancan del sacramento que un día recibieron.

La Archidiócesis de Mérida-Badajoz ha recaudado para Centroamérica 85 millones

La aportación de nuestra diócesis para paliar el desastre provocado por el huracán Mitch en Centroamérica se eleva ya a 85 millones de pesetas, si bien esa cantidad no es definitiva pues aún queda dinero por enviar desde algunas parroquias de lo recaudado el Día de la Iglesia Diocesana.

Esta cantidad procede en su mayor parte de las colectas realizadas en las parroquias durante la citada jornada, 46 millones de pesetas. Por otro lado en Cáritas diocesana se han recibido 39 millones más recaudados en las diferentes cáritas parroquiales y de donativos particulares ingresados en cuentas corrientes de esta organización.

Asamblea de la Adoración Nocturna Femenina
en Gévora

La Asociación de la Adoración Nocturna Femenina celebraba el pasado domingo en la casa de ejercicios de Gévora su asamblea diocesana, coincidiendo con el inicio del año litúrgico. En la asamblea participaban 77 adoradoras, miembros de los seis turnos de las cinco sesiones en donde está implantada: Badajoz, Mérida -donde se encuentra el Consejo diocesano- Fuente de Cantos, Hornachos y Oliva de la Frontera. La asamblea diocesana es el encuentro anual en el que se revisa el año que termina y se programa el año que comienza.

Después del rezo de Laudes, el director espiritual diocesano, don Antonio Bellido Almeida pronunciaba una conferencia titulada "En el nombre del Padre", en la que fue desarrollando la revelación progresiva que desde el Antiguo Testamento se anuncia para terminar con la revelación integral que nos ha dejado Jesús en los textos del Evangelio.

En la clausura participó el Vicario de Culto y Espiritualidad, don Antonio Muñoz Aldana, que presidió la Eucaristía.

Las Juventudes Marianas Vicencianas celebraron
en Cáceres un encuentro

Setenta jóvenes analizaron la figura de la Virgen como mediadora

Las Juventudes Marianas Vicencianas (J.M.V.) de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz han celebrado recientemente en la ciudad de Cáceres un encuentro mariano bajo el lema "María, escucha, observa y actúa Puedes seguirla!". A este encuentro asistían alrededor de 70 jóvenes, con edades comprendidas entre los catorce y los veintitrés años, que estuvieron acompañados por un grupo de religiosas Hijas de la Caridad.

En la primera jornada del encuentro los jóvenes profundizaron y reflexionaron sobre la figura de María, apoyados en el pasaje bíblico de las Bodas de Caná como marco del inicio de las nuevas relaciones entre Dios y los hombres, mirando a Jesús como portador del mensaje de la Nueva Alianza y a María como impulsora y mediadora de la misma. También este texto sirvió de base para la vigilia mariana que realizaron los jóvenes una vez que finalizó la jornada de trabajo.

El segundo día del encuentro, los jóvenes celebraron la Eucaristía, presidida por un padre Paúl, y realizaron una marcha mariana a la ermita de la Virgen de la Montaña, patrona de la ciudad de Cáceres.

El Teléfono de la Esperanza conmemora
su 25º aniversario con una semana cultural

Durante estos veinticinco años ha atendido 70.000 casos

El Teléfono de la Esperanza ha celebrado una semana cultural con motivo de su 25 aniversario, que se cumple este año. Se abrían las celebraciones con la visita a la sede del Teléfono del Arzobispo, don Antonio Montero, que fue amigo personal del fundador de esta institución, fray Serafín Madrid, de la orden de San Juan de Dios. El lunes, día 23, el psicólogo, pedagogo y escritor, Bernabé Tierno, pronunciaba una conferencia bajo el título "Por un mundo abierto a la Esperanza".

La Casa de la Iglesia acogía el jueves, día 26, una mesa redonda en la que tomaban parte los actuales directores del Teléfono en Badajoz, los psicólogos José Angel García y Manuela Rodríguez, el también psicólogo Manuel Leopoldo Rufino, que fuese director de esta institución en Badajoz ente los años 75 y 86 y que actualmente se encarga del área de formación, el Delegado Territorial de Servicios Sociales de la Junta, Juan Antonio López y el psiquiatra Alejandro Rocamora, que, entre otras cosas pertenece a la Junta Directiva de la Asociación Española de los Teléfonos de la Esperanza. Rocamora ofreció una conferencia sobre el tema"La intervención en crisis". Se cerraba la semana cultural el pasado sábado, día 28, con una gala lírica en el Teatro López de Ayala en la que tomaban parte solistas y pianistas españoles y cubanos.

El Teléfono de la Esperanza ha atendido en estos 25 años de existencia en Badajoz 70.000 llamadas gracias al esfuerzo de sus muchos voluntarios.

La Federación Católica de Padres de Alumnos
de Badajoz renovó cargos

Agustín Dosil, presidente de Concapa, denuncia
el intervencionismo educativo en Extremadura

La Fecapa (Federación Católica de Padres de Alumnos de Badajoz) renovaba el fin de semana parte de sus cargos en una Asamblea celebrada en el Colegio Salesiano de la capital pacense. En ella era confirmado en la presidencia Francisco Javier López de Lerma.

La clausura contó con la presencia del presidente nacional de la Concapa (Confederación Católica de Padres de Alumnos), Agustín Dosil.

La Concapa es una de las mayores organizaciones sociales de España. Actualmente representa a 3.500 asociaciones de padres y a tres millones de familias y está ligada a asociaciones similares de Europa y Estados Unidos.

Denuncia en Europa

Dosil declaró que esta organización se plantea la posibilidad de denunciar ante el Parlamento Europeo la política educativa infantil que se lleva a cabo en Extremadura.

Para Agustín Dosil, en nuestra región no se cumple el principio de educación gratuita para todas las familias, independientemente del colegio al que lleven a sus hijos. Según Dosil este condicionamiento, en el caso de Extremadura, no obedece a razones económicas sino ideológicas.

El presidente nacional de la Concapa abogaba por el derecho de los padres, recogido en la carta de derechos y deberes de los padres aprobado por el Parlamento Europeo, a elegir el tipo de educación que consideren mejor para sus hijos en igualdad de condiciones. A los poderes públicos correspondería la obligación de que este derecho pueda cumplirse. "Esto en Europa está superado -afirmó- pero en España no lo hemos superado todavía en ciertas zonas, entre ellas Extremadura, donde continúa existiendo intervencionismo".

Discriminación autonómica

Dosil puso de manifiesto también su preocupación por las discriminaciones que está provocando la configuración autonómica del Estado. Para este catedrático de sicología de la Universidad de Santiago, las transferencias están creando ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda. En esta línea pidió que las transferencias educativas a Extremadura se hagan atendiendo a las necesidades de la región, con todas las garantías, para que no se vea conculcado el derecho de los padres a llevar a los niños al centro que deseen y que en ese centro, sea público o concertado, se imparta una enseñanza de calidad.

 

Mirada a nuestro tiempo

Los otros lectores

Cada día se abren más ventanas desde las que observar el mundo y ya son muy pocos los rincones que se escapan a nuestra mirada. Esto hace que todo sea más de todos y que la relación entre los hombres sea más global. La última y la que más posibilidades ofrece es internet: permite una relación directa entre las personas, sin más condicionantes que los valores de quienes emiten y de quienes reciben los mensajes. En efecto, en una página web es posible encontrar las imágenes y los textos más indignos y denigrantes y los más nobles y positivos. De página a página se puede dialogar de todo: de lo más perverso, de lo más inocuo, pero también de lo más santo.

Se podría decir que la comunión de los santos ha encontrado un cauce en esos misteriosos caminos: ya son muchos los que alimentan su fe, comparten sus inquietudes e iniciativas religiosas y los que encuentran aliento y ayuda al calor de las palabras que los mensajes que les llegan por esta ventana, desde cualquier rincón del mundo. A través de proyectos públicos y oficiales y de iniciativas privadas, la Buena Noticia se filtra inevitablemente y hace realidad el mandato de Jesús de llegar al mundo entero.

Nuestro semanario "Iglesia en camino" dialoga semana a semana con interlocutores, casi siempre anónimos, pero también con otros que se identifican como lectores asiduos. Es el caso de nuestros queridísimos misioneros -que siguen la actualidad de su diócesis por estas páginas- o el de nuestros amigos del periódicos semanal "El observador" de México, a los que saludo con cariño.

Amadeo Rodríguez Magro
 

Página litúrgica

Celebramos el II Domingo de Adviento

Palabra de Dios

Libro de Isaías 11, 1-10

En aquel día, brotará un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz florecerá un vástago. Sobre él se posará el Espíritu del Señor: espíritu de prudencia y sabiduría, espíritu de consejo y valentía, espíritu de ciencia y temor del Señor. Le inspirará el temor del Señor. No juzgará por apariencias, ni sentenciará de oídas; juzgará a los pobres con justicia, con rectitud a los desamparados. Herirá al violento con el látigo de su boca, y al malvado con el aliento de sus labios. La justicia será cinturón de sus lomos, y la lealtad, cinturón de sus caderas.

Habitará el lobo con el cordero, la pantera se tumbará con el cabrito, el novillo y el león pacerán juntos: un muchacho pequeño los pastorea. La vaca pastará con el oso, sus crías se tumbarán juntas; el león comerá paja con el buey. El niño jugará con la hura del áspid, la criatura meterá la mano en el escondrijo de la serpiente. No harán daño ni estrago por todo mi monte santo: porque está lleno el país de la ciencia del Señor, como las aguas colman el mar.

Aquel día la raíz de Jesé se erguirá como enseña de los pueblos: la buscarán los gentiles, y será gloriosa su morada.

 

Salmo 71, 1-2, 7-8, 12-13, 17

R. Que en sus días florezca la justicia,
y la paz abunde eternamente.

Dios mío, confía tu juicio al rey,
la justicia al hijo de reyes,
para que rija a tu pueblo con justicia,
a tus humildes con rectitud.

Carta de san Pablo a los Romanos 15, 4-9

Hermanos:

Todas las antiguas Escrituras se escribieron para enseñanza nuestra, de modo que entre nuestra paciencia y el consuelo que dan las Escrituras mantengamos la esperanza. Que Dios, fuente de toda paciencia y consuelo, os conceda estar de acuerdo entre vosotros, según Jesucristo, para que unánimes, a una voz, alabéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. En una palabra, acogeos mutuamente, como Dios os acogió para gloria de Dios. Quiero decir con esto que Cristo se hizo servidor de los judíos para probar la fidelidad de Dios, cumpliendo las promesas hechas a los patriarcas; y, por otra parte, acoge a los gentiles para que alaben a Dios por su misericordia. Así dice la escritura: "Te alabaré en medio de los gentiles y cantaré a tu nombre".

 

Evangelio según san Mateo, 3, 1-12

Por aquel tiempo, Juan el Bautista se presentó en el desierto de Judea predicando: "Convertíos, porque está cerca el Reino de los cielos".

Este es el que anunció el profeta Isaías diciendo: "Una voz grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos".

Juan llevaba un vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y acudía a él toda la gente de Jerusalén, de Judea y del valle del Jordán; confesaban sus pecados; y él los bautizaba en el Jordán.

Al ver que muchos fariseos y saduceos venían a que los bautizara, les dijo: "Camada de víboras!, quién os ha enseñado a escapar del castigo inminente? Dad el fruto que pide la conversión. Y no os hagáis ilusiones pensando: Abrahán es nuestro padre, pues os digo que Dios es capaz de sacar hijos de Abrahán de estas piedras. Ya toca el hacha la base de los árboles, y el árbol que no da buen fruto será talado y echado al fuego. Yo os bautizo con agua para que os convirtáis; pero el que viene detrás de mí puede más que yo, y no merezco ni llevarle las sandalias. Él os bautizará con el Espíritu Santo y fuego. Él tiene el bieldo en la mano; aventará su parva, reunirá su trigo en el granero y quemará la paja en una hoguera que no se apaga".

Lecturas bíblicas para los días de la semana

7, lunes: Is 35, 1-10; Lc 5, 17-26.
8, martes: Gn 3, 9-15, 20; Ef 1, 3-6, 11-12; Lc 1, 26-38.
9, miércoles: Is 40, 25-31; Mt 11, 28-30.
10, jueves: Is 41, 13-20; Mt 11, 11-15.
11, viernes: Is 48, 17-19; Mt 11, 16-19.
12, sábado: Si 48, 1-4, 9-11; Mt 17, 10-13.
13, domingo: Is 35, 1-6a, 10; St 5, 7-10; Mt 11, 2-11.

 

Comentario litúrgico

Un grito en el desierto

Un maestro del espíritu de nuestro tiempo ha dicho que "el profesor viene de las aulas y el profeta viene del desierto". Así hace ver la diferencia que existe entre quienes enseñan la religión y quienes son y transmiten su mensaje.

Que el Bautista viene del desierto no es necesario afirmarlo. Todo él sabe a desierto. No sólo por lo más evidente como son su vestidura y austeridad de vida, sino, sobre todo, por ser un hombre que ha buscado, en la soledad y en el silencio, al que tenía que anunciar.

Este segundo domingo de adviento es una invitación a dejarnos seducir por ese grito en el desierto que nos trae la lectura evangélica. Sería sanador, para cada uno de nosotros, una asimilación pausada del relato.

En él, encontramos las austeridades del protagonista que se traducen en denuncia de nuestra vida muelle y consumista. Seguro que pondremos todos los matices posibles a sus exageraciones pero, en el fondo de nuestro corazón, quizá tengamos que reconocer que nos produce una cierta envidia su valiente modo de enfrentarse con la vida.

También su lenguaje es provocador. No tiene miedo de hablar del juicio y de la ira de Dios, así como de la inseguridad del hombre ante tales realidades. Cierto que podemos argüir que todavía está en el Antiguo Testamento, pero también es cierto que los encontronazos de Jesús con los fariseos no eran más suaves.

Finalmente, nos presenta un rostro de Cristo un tanto desconocido para nuestras mentalidades cristianas actuales: como el que viene a traer el Espíritu como un fuego purificador para poder aventar la parva y separar el trigo de la paja.

Antonio Luis Martínez

Santoral

8 de Diciembre: San Valente y Santa Caseria (s. VI)

Se trata de un matrimonio de Avignon, ahora francesa y, durante siglos, ciudad papal. Por casualidad, excavando un cimiento, se encontró una lápida fechada en el año 587, en la que se narraba una historia simple y conmovedora.

Valente y Caseria son dos enamorados hasta los tuétanos del alma. Se aman, se casan, se unen y les nace un niño, que es el centro de su vida en un hogar pletórico de dicha: como debe ser. Pero el niño muere y los padres deciden honrar su memoria viviendo como eremitas en unas cuevas cercanas a Avignon, dedicados a la oración y al cuidado de los pobres y los enfermos incurables.

No sé si esta pareja me cae mejor por su amor mutuo, por su esperanza ante la terrible adversidad de la muerte de un hijo, o por su dedicación a la alabanza divina y al amor fraterno: únicas urgencias verdaderas de esta nuestra terrenal existencia y únicos bienes exportables desde este mundo al otro.

Ciertamente, superar la muerte de un hijo en clave de generoso amor es toda una lección de grandeza humana y esperanza cristiana. En la vida de los cristianos manda sólo el amor y, cuando es fiel, incluso la mayor desgracia puede construirnos en la plenitud de la Gracia... la Gracia de Dios, la Gracia santificante, la de verdad, la que nos salva, la que sólo Dios puede dar a quien la acepta humildemente: matrimonialmente juntos, "en las alegrías y las penas, en la salud y la enfermedad, hasta que la muerte los separe", como dice el bellísimo ritual de bodas... Al fin y al cabo la vida futura no es sino el eterno banquete de las bodas de Cristo con todos los cristianos.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

7, lunes: Ambrosio, Sabino, Urbano, Carlos Garnier.
8, martes: Inmaculada Concepción. Macario, Valente y Caseria.
9, miércoles: Abel, Leocadia, Pedro Fourier, Cipriano, Bernardo.
10, jueves: Eulalia de Mérida. Ntra. Sra. de Loreto, Mauro, Juan.
11, viernes: Dámaso, Ponciano, Sabino, Victor, Daniel.
12, sábado: Juan Francisca de Chantal, Alejandro, Israel.
13, domingo: Lucía, Aristión, Antíoco.

 

Contraportada

Juan Pablo II convoca
el Jubileo del 2000

La indulgencia también se ganará con obras de caridad

"Establezco que el Gran Jubileo del Año 2000 se inicie la noche de Navidad de 1999, con la apertura de la puerta santa de la Basílica de San Pedro en el Vaticano, que precederán unas horas a la celebración inaugural prevista en Jerusalén y en Belén y a la apertura de la puerta santa en las otras Basílicas patriarcales de Roma". Con estas palabras de la bula 'Incarnationis Mysterium', Juan Pablo II convocó el pasado domingo, en el atrio de la Plaza de San Pedro en el Vaticano, el año santo del inicio del tercer milenio. Si bien en la historia de la Iglesia ya se han celebrado veinte años santos, el del 2000 tendrá particularidades originales. Y la mencionada bula se encarga de ponerlas en evidencia.

Diálogo ecuménico

En el pasado, los jubileos tenían, entre otros objetivos, el retorno de los infieles a la única Iglesia, el del 2000 busca promover el diálogo entre los cristianos y con el resto de las religiones. Por este motivo, el Santo Padre establece que la apertura de la puerta santa de la Basílica de San Pablo Extramuros se traslade al martes 18 de enero del 2000, inicio de la Semana de oración por la unidad de los cristianos, "para subrayar también de este modo el peculiar carácter ecuménico del Jubileo".

Otra de las novedades es que el Jubileo será celebrado "con igual dignidad e importancia" en Roma y Tierra Santa. "Es la Tierra prometida que ha marcado la historia del pueblo judío explica el Papa y es venerada también por los seguidores del Islam. Que el Jubileo pueda favorecer un nuevo paso en el diálogo recíproco hasta que un día judíos, cristianos y musulmanes todos juntos nos demos en Jerusalén el saludo de la paz". "Con ocasión de esta gran fiesta, añade, están cordialmente invitados a compartir también nuestro gozo los seguidores de otras religiones, así como los que están lejos de la fe en Dios".

Indulgencias

El Papa será el primero en atravesar la puerta santa en la noche del 24 al 25 de diciembre de 1999. Al cruzar su umbral mostrará a la Iglesia y al mundo el Santo Evangelio.

El jubileo siempre ha comportado la posibilidad de ganar la indulgencia plenaria. El Papa considera que esta práctica tiene tanto valor ahora como hace setecientos años, pues "expresa el don total de la misericordia de Dios. Con la indulgencia se condona al pecador arrepentido la pena temporal por los pecados ya perdonados en cuanto a la culpa". Por lo que se refiere a las indulgencias, además de alcanzarlas por las vías tradicionales, se podrán obtener también "realizando obras de caridad, como son las visitas a los enfermos, los encarcelados, los minusválidos, o contribuyendo en la realización de obras de carácter religioso o social a favor de la infancia abandonada, de la juventud en problemas, de los ancianos necesitados, de los inmigrantes; dedicando una parte del propio tiempo libre a las actividades comunitarias, absteniéndose al menos por un día de los consumos superfluos como pueden ser el tabaco, el alcohol, etc. o ayunando".

Purificación de la memoria

Entre las novedades más peculiares del jubileo del tercer milenio está en primer lugar el signo de la "purificación de la memoria". Al vivir los dos mil años de la venida de Cristo, el Papa pide a todos y cada uno de los cristianos que hagan un profundo "examen de conciencia".

Si bien la historia de la Iglesia es una historia de santidad, aclara, "somos portadores del peso de los errores y de las culpas de quienes nos han precedido. Además, también nosotros, hijos de la Iglesia, hemos pecado, impidiendo así que el rostro de la Esposa de Cristo resplandezca en toda su belleza".

Otra de las improntas que ha impreso Juan Pablo II a este jubileo es su dimensión social, tal y como sucedía ya en la tradición bíblica. "El género humano se halla ante formas de esclavitud nuevas y más sutiles que las conocidas en el pasado y la libertad continúa siendo para demasiadas personas una palabra vacía de contenido denuncia. Muchas naciones, especialmente las más pobres, se encuentran oprimidas por una deuda que ha adquirido tales proporciones que hace prácticamente imposible su pago. Resulta claro, por lo demás, que no se puede alcanzar un progreso real sin la colaboración efectiva entre los pueblos de toda lengua, raza, nación y religión. Se han de eliminar los atropellos que llevan al predominio de unos sobre otros: son un pecado y una injusticia". De este modo, la bula invita a cada persona de buena voluntad a revisar su compromiso y responsabilidades para con los demás a todos los niveles.

ZENIT

La bula

Una bula es un documento pontificio relativo a materia de fe o de interés general, concesión de gracias o privilegios o asuntos judiciales o administrativos. Con motivo del jubileo el Santo Padre ha promulgado una en la que se releen los signos propios que han enriquecido los jubileos a través de la historia.

El Papa pide que en este año de misericordia la Iglesia, persuadida de la santidad que recibe de su Señor, se postre ante Dios e implore perdón por los pecados pasados y presentes de sus hijos.Las palabras del Papa son claras: pide a los cristianos que lo hagan sin pedir nada a cambio y se dice convencido de que no dejará de haber personas ecuánimes capaces de reconocer que en la historia del pasado y del presente se han producido y se producen frecuentemente casos de marginación, injusticia y persecución en relación con los hijos de la Iglesia.

Este siglo que llega a su ocaso ha tenido un gran número de mártires, sobre todo a causa del nazismo, del comunismo y de las luchas raciales o tribales explica el Papa. Personas de todas las clases sociales han sufrido por su fe, pagando con la sangre su adhesión a Cristo y a la Iglesia, o soportando con valentía largos años de prisión y de privaciones de todo tipo por no ceder a una ideología transformada en un régimen dictatorial despiadado. Desde el punto de vista psicológico, el martirio es la demostración más elocuente de la verdad de la fe, que sabe dar un rostro humano incluso a la muerte más violenta y que manifiesta su belleza incluso en medio de las persecuciones más atroces.


Return to Camino