Semanario
"Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

Iglenca@jet.es

Iglenca@grn.es

Número 281.27 de diciembre de 1998

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

Portada

El respeto de los derechos
humanos, condición para la paz

Mensaje de Juan Pablo II para la Jornada Mundial
de la Paz del 1 de enero

Acaban de cumplirse cincuenta años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos . En este importante aniversario, el Papa ha manifestado que la paz en el mundo pasa de forma inexcusable por el respeto a esos derechos humanos. En un mensaje elaborado con motivo de la Jornada Mundial de la Paz, Juan Pablo II aboga por la dignidad trascendente de la persona humana, prestando particular atención a dos pilares de la doctrina católica: el derecho a la vida y el derecho a la libertad religiosa, defiende también el respeto a la promoción de los derechos políticos y civiles y los derechos sociales y económicos, con particular atención a la cuestión del mercado.

Entre los aspectos más novedosos del documento nos encontramos con la gran importancia que el Papa otorga a la escuela y al trabajo y la crítica que hace a l comercio de armas, el comercio de la muerte.

 

Editorial

Que hablen los jóvenes

Nos sirven de ocasión, no de pretexto, porque la juventud está siempre en nuestro punto de mira, el Congreso de Asociaciones juveniles que acaba de celebrarse en Mérida bajo el impulso de la Dirección Regional de la Juventud.

Sus participantes manifestaron desde el comienzo su justa pretensión de esclarecer, o corregir, la imagen circulante en los medios adultos de nuestra sociedad, que ellos consideran negativa y debida, en parte, a los datos y apreciaciones que difunden los Medios de Comunicación Social.

Se niegan los congresistas a verse representados por el poster manido de la litrona, los vasos mugrientos de plástico y los papeles sucios esparcidos por doquier, con los que amanecen semanalmente determinadas calles y plazas, tras la tremenda y confusa "movida" nocturna. No somos eso, protestan los chicos y las chicas, aunque seamos también eso y cargan un tanto el acento sobre los adolescentes menos responsables.

Lo nuestro, dicen, es también el estudio, la familia, el noviazgo formal, la búsqueda de un trabajo estable, la conveniencia de asociarnos y el deseo de tener voz propia para hacerla valer en el seno de la sociedad en que vivimos. Nuestras aspiraciones y propósitos, que no van contra nadie, son las de hacer llegar algo nuestro al mundo de los adultos, acerca de nuestro presente y de nuestro futuro. Reclamamos escucha, diálogo, acogida de esta nueva ola generacional, que algo trae también en la médula.

Pues, decidlo queridos chicos y chicas, en vuestra familia, en vuestros Centros de estudio y de trabajo, en el foro de las Comunicaciones sociales. Postulamos una sociedad abierta al debate constructivo, al enriquecimiento recíproco. Pero no os refugiéis en el gueto juvenil, en el rechazo del padre, en la autocomplacencia, así como tampoco en la queja sistemática España, Extremadura, la Iglesia, son de todos.


"Iglesia en camino" desea a sus lectores un feliz año1999
y les comunica que nuestro próximo número
será el del día 10 de enero


Carta del Arzobispo

Navidades y vanidades

Esta noche es Nochebuena
y mañana es Navidad.
Dame la bota, María,
que me voy a emborrachar!

Esa coplilla, villancico si se quiere, no pasa de ser una explosión de alborozo, que ni obliga a María a trasegar todo el tinto ni a su marido a bebérselo sin pestañear. Sirve, sí, para mostrar gráficamente los dos polos entre los que se mueven las celebraciones navideñas de diciembre y enero.

He titulado Navidades y no Navidad, porque se trata de tres fechas, por mejor decir, de tres noches, que enmarcan y conforman esa quincena festiva: la Nochebuena, la Nochevieja y la Noche de Reyes. Los polos y los contrastes no nacen principalmente del abeto o del Belén, de papá Noel o de los Magos de Oriente. Es verdad que la incursión en nuestro universo religioso de otros símbolos neutros de culturas nórdicas o centroeuropeas pueden desdibujar en nuestro retablo interior los perfiles de Jesús, de María y de José, ante los ojos extáticos de la mula y del buey. Pero ellos son tan buenos, que, allí donde se acostumbra, llevan bien la vecindad con otros emblemas navideños.

Los nuestros, ya digo, riman muy bien con la hondura y la hermosura del misterio al que aluden. Nacimientos, Belenes, o "Pesebres", como los llaman en Italia, donde los ideara hace siete siglos San Francisco, siguen desplegando una asombrosa creatividad plástica, en incontables maravillas, modeladas por artesanos anónimos, que crearon en la Cueva y en su entorno todo un mundo de figuritas, nimbadas de devoción y de ternura. Dígase otro tanto de los Retablos escénicos de la Navidad, primeros balbuceos del teatro en castellano. Incluyendo el bosque lírico de rimas, letrillas y melodías dulcísimas, así como los ritmos y danzas que jalonan la religiosidad popular en el planeta mágico del villancico.

Nunca se han aproximado tanto, nunca se han avenido tan bien entre sí la fe y la cultura, junto al "género chico" del villancico, como en nuestros lienzos, tallas y retablos del arte mayor; y, a la par, en la polifonía coral y las grandes partituras de órgano, todo ello en torno a los sagrados motivos del Anuncio, el Nacimiento y la primera infancia del Salvador. Por último, en la celebración popular y festiva de tan bellos misterios, irrumpen, por qué no?, hasta las artes culinarias y de la repostería: el pavo y el besugo, el turrón y el mazapán, con el cava y el roscón de Reyes. Así lo justifica la letrilla medieval que cito de memoria: "Si fazemos alegrías cuando nace uno de nos, qué faremos siendo Dios?"

El enorme misterio

Ya dimos con el meollo. Es que lo que estamos festejando es un acontecimiento transcendental para el género humano; el que marca con trazos de luz la plenitud de los tiempos; el que ha separado la Historia universal en un antes y un después; el que inunda de sentido nuestro destino y nuestra vida; por el que vale la pena haber nacido y se trueca la muerte en una pasarela. Es la Buena Noticia del Dios hecho hombre que hace buena la Nochebuena y, con ella, a todas las noches de la existencia humana. Pero... ay de nosotros si, comiendo y bebiendo, saltando y bailando, aturdidos, no ya por los panderos y zambombas, sino por las baterías de rock duro y atronadores decibelios, dejamos de oir el canto de los ángeles y perdemos la ruta del Niño al que anunciaron!

Peor, si el gran jolgorio y la algarabía universal no están celebrando nada ni en honor de nadie. No quiero cargar las tintas, porque, aun en los ambientes de menor impregnación cristiana o religiosa, la Navidad suele evocar sentimientos, talantes o realidades muy nobles, tales como la paz, la familia, la fraternidad y la alegría. Y, en la fiesta de los Magos, se suele exaltar el encanto, la inocencia y la ternura de los niños. Pero, qué son las Navidades sin la Navidad? Qué los Reyes, sin la estrella de Oriente o la adoración del Niño?

La Navidad es, por sí misma, un contraste grandioso, por no decir que escandaloso, entre la grandeza soberana de Dios y la insignificancia tremenda del nacimiento de su Hijo, un bebé que llora y ríe, que mama y moja los pañales, igualito que nosotros, como cualquier hijo de Adán, semejante en todo a los demás nacidos, menos en el pecado. El se hizo pobre para hacernos ricos y apostó sin titubeos por todas las pobrezas, de las que no nos escapamos ni uno. Gentes hay tan necesitadas, que no tienen más que dinero. Otros están encadenados a sí mismos, prisioneros del propio egoísmo, más solos que la una, por más que intenten sofocar con ruido y con alcohol su tremenda indigencia interior. Para ellos las Navidades son vanidades, entendidas también como vacuidades y banalidades. Pero, dicho esto, no nos engañemos; los pobres-pobres siguen y seguirán siéndolo, los sin techo y sin pan, los sin trabajo y sin dinero, los sin salud o sin cultura, los inmigrados, los disminuídos psíquicos.

Escombros del año viejo

Decíamos que las Navidades se extienden desde Nochebuena a Reyes, pasando por la Nochevieja. Y tan vieja! Al menos para bastantes. Cómo legitimar, y más en este contexto del Niño Dios en pobreza y medio mundo en la miseria, el derroche a lo bestia, el desenfreno y las borracheras del 31 de diciembre? Parece como si los que así obran quisieran equilibrar con el desmadre y la basura las presuntas obras buenas practicadas en la Navidad. Qué se han creído ustedes? Que éramos buenecitos y mosquitas muertas? Pues, ahí tienen. Luego, como de costumbre, vendrá la resaca triste y la vomitera humillante. Año nuevo, vida vieja!

Tal vez lo que acabo de decir sea demasiado severo y hasta un tanto exagerado. Mas, cómo casar el nombre cristiano con tales idolatrías? Las Navidades, con el frenesí del consumo, en un planeta sufriente y crucificado? Responderán muchos: A más consumo, más producción; a más producción, más trabajo; a más trabajo, más justicia y mayor bienestar. Vale. Pero porqué los consumidores han de ser siempre unos pocos y los mismos? Si consumieran más los hambrientos del mundo, también eso aumentaría la producción.

La fiesta de Reyes es un estallido de alegría, un disfrute de la familia, un protagonismo estupendo de los niños. No sin el contrapunto del derroche, de la deseducación de los pequeños y de unos gastos desmesurados y estúpidos. La traca final de las Navidades es una apoteosis del consumismo.

Nacer nosotros también

Cualquiera se atreve hoy, sin ser tachado de pacatismo y moralina, a dar consejos como estos:

* Celebrar la Nochebuena en la intimidad padres-hijos, incluso incorporando a ella a un familiar solitario o a cualquiera que, sin rompernos el ambiente, pudiera disfrutar con nosotros de un pedacito de felicidad.

* Adornar el comedor con el Belén y el abeto, bien visible el Niño para los peques de la casa, leyendo ante El la página de San Lucas sobre el portal y el pesebre, rezando juntos y cantando villancicos tiernos y alegres.

* Acudir después, donde se pueda, a la Misa del gallo en un clima festivo de la comunidad cristiana.

-Usted añora la familia patriarcal, pero nuestros tiempos no van por ahí.

Podríamos entonces mejorarlo con otros elementos más al día.

Por ejemplo?

Cenar con los ancianos o con los niños de un internado, con los enfermos de sida, con los presos de la cárcel o con disminuídos psíquicos.

Tal vez la mejor Navidad sea que nosotros mismos nazcamos esa noche en algún escenario parecido al de la cueva de Belén. Pero, sin aguar la fiesta, sin silenciar la algarabía. A Belén pastores!!

+ Antonio Montero
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Centrales

Juan Pablo II: "El secreto
de la auténtica paz está
en el respeto
de los derechos humanos"

Mensaje del Papa para el próximo 1 de enero

La defensa de la universalidad y de la indivisibilidad de los derechos humanos es esencial para la construcción de una sociedad pacífica y para el desarrollo integral de individuos, pueblos y naciones. La afirmación de esta universalidad e indivisibilidad no excluye, en efecto, diferencias legítimas de índole cultural y política en la actuación de cada uno de los derechos, siempre que, en cualquier caso, se respeten los términos fijados por la Declaración Universal para toda la humanidad. (n.3)

 

Quisiera destacar que ningún derecho humano está seguro si no nos comprometemos a tutelarlos todos. Cuando se acepta sin reaccionar la violación de uno cualquiera de los derechos humanos fundamentales, todos los demás están en peligro. Es indispensable, por lo tanto, un planteamiento global del tema de los derechos humanos y un compromiso serio en su defensa. Sólo cuando una cultura de los derechos humanos, respetuosa con las diversas tradiciones, se convierte en parte integrante del patrimonio moral de la humanidad, se puede mirar con serenidad y confianza al futuro. (n.12)

"A los hombres y a las mujeres del nuevo milenio el Santo Padre confía una tarea de importancia decisiva: cultivar la paz a través de la valorización de la dignidad trascendente de la persona humana". Con estas palabras monseñor François Xavier Nguyên Van Thuân, presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz comenzó en el Vaticano la presentación del Mensaje de Juan Pablo II con motivo de la celebración de la XXXII Jornada Mundial de la Paz.

"El tema del mensajeexplicó monseñor Van Thuân asume su pleno significado si lo colocamos en el contexto de tres acontecimientos particularmente relevantes: el quincuagésimo aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que ha significado un momento decisivo para la conciencia de la humanidad contemporánea, haciéndola consciente de la trágica insensatez de la guerra y de la necesidad de cimentar la paz para las futuras generaciones sobre el respeto de los derechos humanos; el vigésimo aniversario del pontificado de Juan Pablo II, quien en la primera encíclica 'Redemptor Hominis' subrayó con fuerza la conexión que existe entre el respeto de los derechos humanos y la paz; y, por último, este mensaje para la paz que constituye el último del milenio, convirtiéndose en una bisagra histórica entre un tiempo que se cierra y otro que se abre".

Los tres pilares

El mensaje del Santo Padre, al que monseñor Van Thuân definió como "una de las síntesis más orgánicas del Magisterio pontificio sobre el tema de los derechos humanos", se estructura en torno a tres grandes polos: El primero se refiere a la dignidad trascendente de la persona humana, prestando particular atención a dos pilares de la doctrina católica: el derecho a la vida y el derecho a la libertad religiosa, corazón de los derechos humanos".

"El segundo continuó explicando el prelado vietnamita se refiere, en particular, al respeto de la promoción de los derechos políticos y civiles. Sobre el derecho a la participación, el Santo Padre denuncia que "este derecho se desvanece cuando el proceso democrático pierde su eficacia a causa del favoritismo y los fenómenos de corrupción'".

El tercer polo temático sobre el que se concentra la atención de Juan Pablo II en su mensaje para el próximo 1 de enero afecta a los derechos sociales y económicos, con particular atención a la cuestión del 'mercado'. El pontífice escribe claramente que "la rápida carrera hacia la globalización de los sistemas económicos y financieros, a su vez, hace más clara la urgencia de establecer quién debe garantizar el bien común y global, y la realización de los derechos económicos y sociales" y esto, añade, "el libre mercado de por sí no puede hacerlo".

Globalizar la solidaridad

Entre los aspectos más novedosos del documento, Van Thuân subrayó otros elementos de importancia decisiva. Ante todo, la atención concedida "a la escuela y al trabajo como fundamento de una adecuada utilización del 'recurso' hombre en los procesos de crecimiento económico". A continuación, recalcó "la visión del progreso global en la solidaridad contra los devastadores efectos de las recientes crisis económicas y financieras que han tenido duras repercusiones sobre millones de personas desplomadas en condiciones de pobreza extrema". Asimismo, señaló "un esfuerzo inmediato y vigoroso para permitir al mayor número posible de países salir de su situación insostenible ligada a la deuda internacional". Por último, mencionó "la salvaguarda de la creación, de la que depende el presente y el futuro del mundo, dado que existe una constante interacción entre la persona humana y la naturaleza".

Comercio de muerte

En el mensaje, se afronta también la trágica paradoja de los niños soldados. El Santo Padre se pregunta: "Se puede aceptar en algún caso que se arruinen así estas vidas apenas estrenadas?". Más tarde se hace referencia a la proliferación masiva e incontrolada de armas ligeras. Van Thuân recordó que cada día, sólo en Estados Unidos, 150 personas son asesinadas por las armas de fuego. Con cien dólares se puede comprar un fusil y con diez dólares se puede encontrar uno de segunda mano. Se trata de un problema complejo sobre el que tendrá que organizarse la opinión pública para presionar a los gobiernos y a la comunidad internacional de manera que se apliquen medidas de control sobre la producción, venta y exportación de estos instrumentos de muerte".

En este sentido, sor Marjorie Keenan, del Consejo Pontificio Justicia y Paz, ha manifestado que "la Santa Sede pide a los gobiernos que pongan bajo control, al igual que sucede con las armas pesadas, el tráfico de armas pequeñas y ligeras, en parte porque las armas no mueren nunca, son recogidas y comercializadas después de los conflictos. Tras el final de la guerra fría su tráfico es mucho más evidente". Monseñor Van Thuân concluyó la presentación del texto del Papa pidiendo a todos que promuevan la cultura de los derechos humanos.

ZENIT

La familia espacio de reconciliación

Nota de la Subcomisión de Familia y Vida de la Conferencia Episcopal Española

El próximo domingo, la Iglesia nos propone reflexionar acerca del papel de la familia en la sociedad, con motivo de la Navidad. Por este motivo, la subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Acción Social, ha hecho pública una nota que transcribimos a continuación.

La reconciliación

La palabra reconciliación tiene un rico contenido. Significa volver a la amistad personas enemistadas, perdonándose y acogiéndose de nuevo. La aplicamos hoy a la familia como lugar donde, este volver a la amistad las personas que la componen no sólo es posible, sino necesario y de gran importancia para el buen discurrir de la sociedad.

Conflictos y diferencias

Entre los seres humanos son inevitables las diferencias de puntos de vista, las opiniones encontradas, el cansancio de la convivencia continuada, los litigios que se originan tantas veces por derechos quebrantados, por injusticias no soportadas. También en la familia, como no podía ser de otro modo, acontecen envidias, enfados, poco reconocimiento de unos para con los otros, que quebrantan la convivencia y la comunión de personas, tan necesarias para la vida familiar.

Cómo resolver estos problemas en la familia?Cómo ayudar a sus miembros a preservar la comunión, a volver a la amistad y al amor perdido o debilitado en tantas ocasiones, a la aceptación de los otros y al perdón que trae la paz a la casa y también a la sociedad en la que la familia está inversa.?

Basta la justicia?

Basta la justicia para las relaciones entre los hombres, los grupos sociales, los pueblos y los estados? Basta la justicia para solucionar los uno y mil pequeños percances en la convivencia familiar? La vida justa se debe exigir en la vida de los hombres y de las sociedades. Y justicia es uno de los nombres de la paz. Sería difícil no darse uno cuenta de que no raras veces los programas que parten de la idea de justicia y que deben servir a ponerla en práctica en la convivencia de los hombres, de los grupos y de las sociedades humanas, en la práctica sufren deformaciones.

En nombre de una presunta justicia (histórica o de clase por ejemplo), tal vez se aniquile al prójimo, se le mata, se le priva de libertad, se le despoja de los elementales derechos humanos. La justicia por sí sola no es suficiente y en el ámbito de la familia aún es menos suficiente. El Papa exhorta, así, a que se le permita "a esa forma más profunda que es el amor plasmar la vida humana en las diversas dimensiones".

El milagro del amor

La reconciliación, el volver a la amistad perdonándose y acogiéndose de nuevo, es vital para la familia; y en ella se realiza la multitud de veces, produciéndose así , constantemente, el milagro de un amor que supera dificultades y deseos de rupturas. El primer cometido de los miembros de la familia es el de vivir fielmente la realidad de la comunión, desarrollándose así la auténtica comunidad de personas por el amor. Sin el amor, la familia no es una comunidad de personas, ni puede crecer ni puede siquiera vivir, como tantas veces constatamos en ruptura y divorcios.

El amor entre el hombre y la mujer en el matrimonio y, de forma derivada y más amplia, el amor entre los miembros de la misma familia... está animado e impulsado por un dinamismo interior e incesante que conduce a la familia a una comunión cada vez más profunda e intensa, fundamento y alma de la comunidad conyugal y familiar.

Bagdad: "He visto niños quemados por los misiles"

El testimonio de un sacerdote a su regreso de Irak

He visto niños quemados en los pasillos del Saddam Center u operados sin anestesia. Las bombas inteligentes han traído la destrucción. La guerra tiene sus testigos que ahora, después del final de los bombardeos, pueden narrar el dolor, la muerte y la devastación, la otra cara de la moneda de la operación militar británico-estadounidense que se planteaba destruir objetivos militarmente estratégicos del régimen de Saddam Hussein.

El padre Jean-Marie Benjamin es un sacerdote que pertenece a la Fundación del Beato Angelico. Durante los bombardeos estaba en Bagdad, donde se encontraba desde el 1 de diciembre para mostrar un videocasete grabado en meses pasados sobre los efectos del embargo. Pero las nuevas imágenes que ha traído el P. Benjamin a Roma narran un dolor todavía más dramático. La televisión italiana transmitió el pasado domingo la escena en la que se ve al sacerdote y al cámara de televisión que le acompañaba caídos por la explosión de un misil en las cercanías del hotel Rashid. También se pudieron ver los pasillos del hospital llenos de heridos, casas convertidas en ruinas, carreteras destrozadas por los misiles.

El sacerdote considera que ahora el futuro de los iraquíes es más desesperado todavía: la población ha quedado postrada afirma al llegar al aeropuerto de la capital italiana. No tienen comida ni medicinas. Hemos dado las últimas aspirinas que nos quedaban al primero que nos las pedía. Tienen sólo tres horas de electricidad al día y una increíble dignidad. Nos sonríen, aunque seamos occidentales. Qué se les puede responder a los niños que te preguntan: "por qué nos bombardean"?.

La devastación no ha perdonado a una población que ya estaba diezmada por los efectos del embargo: Con toneladas de bombas dice el padre Benjamin--, parecía que iban a combatir contra la segunda potencia del mundo. Pero no sólo existe Saddam Hussein: existe también un país destruido, obligado a vivir en condiciones medievales, donde se está difundiendo el cólera, con un embargo que causa siete mil muertos al mes.

El padre Benjamin considera que los ataques contra Irak han sido una obra maestra de desinformación e informará a la Secretaría de Estado de la Santa Sede sobre lo que ha visto y constatado en su estancia en Irak. En este sentido, el sacerdote considera que el deseo del Papa de viajar a Bagdad, tras las huellas de Abraham, será un gran gesto para despertar conciencias.

ZENIT

Noticiario diocesano

Los obispos extremeños preparan
una pastoral conjunta sobre la reconciliación

Se reunieron en Pagos de San Clemente

Los tres obispos extremeños harán pública una carta pastoral conjunta en cuaresma sobre el sacramento de la reconciliación. Este era uno de los acuerdos de la reunión celebrada por los tres prelados y los vicarios generales en la casa de ejercicios de El Pago de San Clemente, en la proximidades de Trujillo, la pasada semana. En dicha reunión los obispos recibían información de la comisión encargada de estudiar la puesta en marcha del Instituto de Ciencias Religiosas. Este Instituto abrirá sus puertas el próximo curso y servirá para la formación teológica de los seglares.

Los obispos repasaron también los asuntos generales que se llevan a cabo en la provincia eclesiástica, como la firma de un convenio con la Universidad de Extremadura para la asistencia religiosa en el ámbito universitario y la posible creación de un aula de teología en la universidad. También eran informados sobre la situación del Plan de Catedrales, un convenio entre el Gobierno Central y la Conferencia Episcopal para el arreglo de catedrales y de la marcha de los preparativos del Congreso Regional de la Pobreza, que se celebrará en noviembre del próximo año. Se habló en la reunión de la puesta en marcha de un curso de fundamentación de los tres seminarios para alumnos que comiencen los estudios eclesiásticos y se fijaron las fiestas litúrgicas conjuntas de la Provincia Eclesiástica, que serán Santa María de Guadalupe, San Pedro de Alcántara, Santa Eulalia de Mérida, San Juan Macías, San Fulgencio y Santa Florentina.

Los inmigrantes no son peligros potenciales

La delegación diocesana de Migraciones lanza un mensaje navideño

"José se levantó, cogió al niño y a su madre de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes" (Mateo 2, 14-15a).

De este modo el Evangelio nos muestra el drama de Jesús-emigrante, un niño perseguido desde su nacimiento por los poderosos que anteponen sus privilegios a toda consideración humanitaria.

Hoy son millones los que se ven obligados a dejar su tierra, sus tradiciones, sus más intimas raíces, en rupturas dolorosas para salvar su vida (recordemos los Grandes Lagos, la guerra de Bosnia, tantos paises de Asia, el pueblo saharaui); buscar un futuro mejor y más digno (día tras día nos asalta el recuento terrible de pateras y náufragos).

Pero, dónde está hoy el Egipto que acoge desde la solidaridad? En la Europa del euro, del alto nivel de vida y bienestar sostenido, se alzan muros cada vez más firmes; asistimos a un intento de repartir la carga de los inmigrantes entre los paises de la Unión Europea; miramos a los inmigrantes no como personas que arrastran una historia dura, sino como peligros potenciales; les negamos su carácter innegable de fuente de riqueza para el país que les acoge; cerramos los ojos ante los brotes de racismo y la vida infrahumana de muchos inmigrantes en nuestro país; taponamos nuestros oídos para no entender lo que incluso los medios financieros reclaman; la necesidad de admitir más mano de obra extranjera; nos negamos a creer que somos un país que recibe poca inmigración; lejos de otros paises que miramos como modelos en otros aspectos (Francia o Alemania).

Los creyentes deberíamos recordar más nuestras raíces: Abraham, Moisés, José, Jesús... fueron en su día acogidos en tierras que entendían de solidaridad y compartir. Y como extremeños no deberíamos olvidar a los miles de paisanos que se fueron lejos y "plantaron su tienda" entre comunidades que les acogieron de muy diverso modo, a veces bien, a veces desde el abuso y la explotación.

Ahora nos toca a nosotros plantearnos cómo vivir una solidaridad efectiva con aquellos que buscan en nuestra sociedad una vida digna, un legítimo progreso, una mayor libertad. Y debemos plantearnos esa cuestión desde otras palabras que aparecen en el Evangelio de San Mateo: "Fui forastero y me hospedasteis" (Mateo 25, 35).

Delegación de Migraciones

El VI encuentro de estas asociaciones
se celebrará el día 28 de febrero en Mérida

Reunión del Consejo Asesor de Cofradías y Hermandades

El Consejo Asesor de Cofradías y Hermandades, presidido por el Vicario Espiscopal de Culto, don Antonio Muñoz Aldana, y por el director del Secretariado de Hermandades y Cofradías, don Manuel Amezcua, ha decidido que el VI Encuentro de Juntas Directivas de Cofradías y Hermandades se celebre el día 28 de febrero, segundo domingo de cuaresma, en Mérida. En este encuentro se hablará básicamente de la identidad y fines de las hermandades y cofradías como asociaciones públicas de la Iglesia Católica.

Las Juntas Directivas

También se adelanta desde el Consejo Asesor que a ese encuentro podrán asistir los miembros de las juntas directivas y no solamente hermanos mayores, como ha venido ocurriendo hasta ahora.

En la reunión del Consejo, celebrada en el Arzobispado, en Badajoz, se despedían dos de sus miembros, don Daniel Fernández Gómez, de Badajoz, y don Fernando Ceballos-Zúñiga, de Jerez de los Caballeros. Tras la reunión, los asistentes celebraron una comida de hermandad.

El Seminario despidió a don Fernando Sánchez Maya

Don Fernando Sánchez Maya, administrador del Seminario Metropolitano durante los últimos 20 años fue despedido por los seminaristas y formadores que han pasado por el centro durante esta etapa. Al acto, celebrado el pasado sábado, asistía también el Arzobispo don Antonio Montero Moreno.

Don Francisco Santos Neila expresó el sentir común de admiración hacia don Fernando por su carisma de constructor. Por su parte el homenajeado agradeció a todos el acto y afirmó que siempre llevaría en el corazón al Seminario, a la vez que reconocía la labor de sus compañeros formadores.

El Arzobispo entregó al administrador, en nombre del Seminario, una reproducción en plata del Cristo de la Reja de Segura de León, localidad de origen de don Fernando Sánchez Maya.

Primera piedra del centro parroquial
de San Roque, en Badajoz

El Arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero, ha colocado la primera piedra del que será el centro parroquial de la parroquia de San Roque, en Badajoz.

Sobre un solar de 250 metros cuadrados, se construirá un edificio de tres plantas, que contará, entre otras cosas, con salón de actos, biblioteca, salas de catequesis, despachos parroquiales, capilla y un aula de la tercera edad.

El nuevo centro quiere servir como un hogar de fe y escuela de vida para los niños, espacio de crecimiento para los jóvenes, luz para los adultos y compañía para los mayores.

El plazo de ejecución de la obra es de nueve meses, por lo que se preve que su construcción termine para inicios del próximo curso, en el mes de septiembre, coincidiendo con el comienzo del año pastoral.

El acto contó además con la presencia del alcalde de Badajoz, Miguel Celdrán, y de numerosas personas de la Parroquia.

Miles de personas visitan el portal de la parroquia
de Bodonal de la Sierra

La parroquia San Blas Mártir de Bodonal de la Sierra, como viene siendo habitual por estas fechas, ha montado el tradicional Belén, que tanta admiración causa año tras año. Esta magnífica obra de artesanía ocupa unos noventa metros cuadrados, en los que se recrean diversos entornos naturales (desierto, ciudad, huertas...). Mediante ingeniosos sistemas eléctricos también se da vida al día y la noche, el movimiento de los personajes, el correr del agua, el viento... La finalidad de esta obra es rescatar el sentido cristiano del belén y, a partir de ahí, ofrecer una catequesis mediante el arte, la imagen y la tecnología.

La fama de este belén, de 305 figuras y 12.600 watios de luz, ha superado los límites comarcales, siendo contemplado hoy por visitantes de los pueblos cercanos de Huelva, y de otras poblaciones como Sevilla, Badajoz, Zafra, Monesterio o Almendralejo, por citar algunas. A este portal se suman otros instalados en casas particulares y en el bar situado en la plaza.

 

Mirada a nuestro tiempo

La familia

Hay personas que sólo miran al presente desde el pasado y se olvidan que la situación actual de las cosas sólo se mejora si se le acepta y se le ama, aunque no nos guste del todo tal y como es. Concretamente, cuando se valora la situación de la familia en la actualidad, casi siempre se habla con añoranzas de lo que, según se dice, fue mejor. El problema se acrecienta, además, porque se añoran sólo sus aspectos más estructurales como el resquebrajamiento de la disciplina patriarcal o la invasión de su ámbito por otras forma de convivencia.

En esta sociedad plural no importa tanto el pasado cuanto el futuro de la familia, para el que hay que trabajar con una tarea artesanal de educación de sus miembros, que han de aprender a vivir en sus relaciones mutuas como una comunidad de vida, amor, fidelidad, respeto mutuo, dignidad de cada persona, igualdad de derechos y deberes, sacrificio, generosidad, disciplina, etc. Sólo desde esos valores, la familia irá encontrando cohesión y forma, irá creciendo en autoestima y se ganará el respeto de los gobiernos y de las instituciones internacionales.

Ante una familia segura de su misión en el mundo, la nueva tipología familia, que ahora en el río revuelto quiere imponerse, se irá replegando; porque la familia es un proyecto que, si está bien realizado en sus ingredientes internos, exige también una configuración estructural básica de abuelos, padres, hijos, hermanos y de todo los que convivan en su seno.

Amadeo Rodríguez Magro

Página litúrgica

Celebramos la solemnidad de la Sagrada Familia

Palabra de Dios

Libro del Eclesiástico 3, 2-6, 12-14

Dios hace al padre más respetable que a los hijos y afirma la autoridad de la madre sobre su prole. El que honra a su padre expía sus pecados, el que respeta a su madre acumula tesoros; el que honra a su padre se alegrará de sus hijos y, cuando rece, será escuchado; el que respeta a su padre tendrá larga vida, al que honra a su madre el Señor lo escucha. Hijo mío,. sé constante en honrar a tu padre, no la abandones mientras vivas; aunque chochee, ten indulgencia, no lo abochornes, mientras vivas. La limosna del padre no se olvidará, será tenida en cuenta para pagar tus pecados.

Salmo 127 1--5

R. Dichosos los que temen al Señor/ y siguen sus caminos.

Dichoso el que teme al Señor
y sigue sus caminos.
Comerás del fruto de tu trabajo,
serás dichoso, te irá bien.

Carta de san Pablo a los Colosenses 3, 12-21

Hermanos: Como elegidos de Dios, santos y amados, vestíos de la misericordia entrañable, bondad y, humildad, dulzura, comprensión. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos, cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo. Y por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada. Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón; en ella habéis sido convocados, en un solo cuerpo. Y sed agradecidos. La palabra de Cristo habite en vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; corregíos mutuamente. Cantad a Dios, dadle gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados. Y, todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. Mujeres, vivid bajo la autoridad de vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. Hijos, obedeced a vuestro padre en todo, que eso le gusta al Señor. Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que pierdan los ánimos.

Evangelio según san Mateo 2, 13-15, 19-23

Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo:

- Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo.

José se levantó, cogió al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por el profeta: Llamé a mi hijo, para que saliera de Egipto.

Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció de nuevo en sueños a José en Egipto y le dijo:

- Levántate, coge al niño y a su madre y vuélvete a Israel; ya han muerto los que atentaban contra la vida del niño.

Se levantó, cogió al niño y a su madre y volvió a Israel. Pero, al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea como sucesor de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allá. Y, avisado en sueños, se retiró a Galilea y se estableció en un pueblo llamado Nazaret. Así se cumplió lo que dijeron los profetas, que se llamaría Nazareno.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

28, lunes: 1Jn 1, 5-2, 2; Mt 2, 13-18.
29, martes: 1 Jn 2, 3-11; Lc 2, 22-35.
30, miércoles: 1 Jn 2, 12-17; Lc 2, 36-40.
31, jueves: 1Jn 2, 18-21; Jn 1, 1-18.
1, viernes: Nm 6, 22-27; Ga 4, 4-7; Lc 2, 16-21.
2, sábado: 1Jn 2, 22-28; Jn 1, 19-28.
3, domingo: Si 24, 1-2, 8-12; Ef 1, 3-6, 15-18; Jn 1, 1-18.

Comentario litúrgico

Autonomía y dependencia

La fiesta de la Sagrada Familia encuentra un buen contexto en la liturgia navideña pues celebramos la encarnación del Verbo del Padre, pero nacido de mujer y en el seno de una familia. Desde luego, las familias cristianas tienen un referente forzoso en su mensaje

Es moda afirmar que la familia del presente y, con más razón, la del futuro poco tiene o tendrá que aprender de los esquemas que han regido hasta ahora la institución familiar.

A pesar de lo anterior, san Pablo nos sitúa ante una serie de presupuestos que se han de tener en cuenta como directrices para la construcción de la propia familia Son unas grandes líneas maestras que serán necesarias y eficaces para tal tarea. Las podemos resumir en dos: autonomía y dependencia.

La autonomía es necesaria para que la familia sirva a cada uno de sus miembros en su propia realización pues encamina las relaciones familiares a un mutuo respeto que tiene como fuente el amor y el cariño y como meta que cada uno de sus miembros tenga una cancha suficiente para crecer como quien es.

Pablo se muestra conocedor de esta realidad cuando habla de "compresión, de sobrellevaos mutuamente y perdonaos... no exasperéis a vuestros hijos" porque aceptar que el otro -bien sea el hijo, el padre o el cónyuge- en su singularidad personal exige una actitud de acogida.

El apóstol presenta la dependencia así: "Sed agradecidos..., corregíos mutuamente..., obedeced a vuestros padres", pues se trata de vivir reconociendo como un valor favorable para uno mismo, y para los otros, los vínculos familiares y, por tanto, como una tarea común a realizar.

Antonio Luis Martínez

Santoral

5 de enero: San Pablo de Tebas (+ 341)

Cuando el heroísmo cristiano deja de identificarse con el ideal del martirio- terminadas las persecuciones de Diocleciano- nacen, a principios del siglo IV, los nuevos modos de vivir el cristianismo que conocemos como monacato.

Por una parte los eremitas y por otra los cenobitas, harán posible como ermitaños más solitarios o juntos en cenobios, que se pueda seguir a Cristo en la pobreza que comparte, la castidad que fecunda y la obediencia que libera.

No pocas veces se identifica a San Antonio de Egipto, como el Abad que inaugura el monacato cristiano, reglado después por San Pacomio y San Basilio. Sin quitar méritos a estos grandes patriarcas de oriente, de quienes bebe San Benito en occidente, conviene tener en cuenta que San Antonio Abad aprende de otro eremita: Pablo, que ha hecho de su vida un trasparente reflejo del esplendor de la gloria de Dios, consagrándose absolutamente al único "Absoluto" capaz de absolutizar la existencia entera... Todo lo que no sea Dios es relativo.

Cuando Antonio encuentra a Pablo viviendo en Tebas, consagrado a la oración en una cueva, descubre un modo de vida capaz de revolucionar a la Iglesia desde dentro: ser testigos del mayor amor en la más radical sencillez evangélica.

Desde entonces los monjes nos enseñan que ama r a Dios sobre todo, es el camino más corto para amar a los demás tanto como a uno mismo. Y el personal es tan idiota que sigue confiando en cosas como el dinero...Te digo, tío...

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

28, lunes: Santos Inocentes. Eutiquio, Antonio, Gaspar del Bufalo.
29, martes: Tomás Becket, Trófino, Marcelo.
30, miércoles: Félix, Anisia, Anisio, Sabino, Savero, Donato, Apticino.
31, jueves: Silvestre, Paulina, Columba.
1, viernes: María, Madre de Dios. Fulgencio, Félix, Guillermo.
2, sábado: Basilio Magno, Gregorio Nacianceno, Macario.
3, domingo: Antero, Florencio, Pedro, Daniel.

 

Contraportada

Y la Iglesia llegó al Plan Badajoz...

La parroquia de Gévora del Caudillo cumple cuarenta años

La parroquia de La Inmaculada Concepción de Gévora ha cumplido cuarenta años. El templo se construyó en 1956 y fue, en su día, premio internacional de arquitectura religiosa rural moderna, un reconocimiento que no pudo ver su arquitecto Carlos Arniches, hijo del popular dramaturgo. Pero lo importante no son estos datos, lo realmente significativo, como en todas las parroquias, es la vida que genera y que transmite. Esta parroquia tiene la característica de pertenecer a un pueblo de colonización, de esos creados artificialmente a la sombra del Plan Badajoz. Por ello la labor desarrollada en un principio era doble; por un lado ayudar a crear un pueblo, y por otro levantar una comunidad cristiana.

Éxodo y pertenencia

Cuenta el párroco, don Juan Luengo, que llegó al pueblo cuando se fundó, que los primeros años eran difíciles porque la gente no tenía sentido de pertenencia a un pueblo. Los primeros habitantes procedían de 35 localidades distintas de toda la provincia y de fuera de ella. Entonces la parroquia fue una institución básica en el desarrollo de la nueva población junto a la escuela y la propia familia. En ella se crea la primera biblioteca de la localidad y posteriormente ponen en marcha también una hemeroteca.

Durante los primeros momentos existe un modelo de evangelización basado en el libro del Éxodo: los pobladores venían de otros lugares, donde no tenían nada, en busca de una especie de tierra prometida: los nuevos regadíos. Declara don Juan que al principio costó crear un clima de libertad, ya que la Iglesia formaba parte de la "oficialidad" y la gente se sentía obligada a asistir a la parroquia. "Eso- dice don Juan- costó tiempo desterrarlo. Además al principio el párroco hacía muchas funciones de lo que entendemos hoy como trabajador social".

En la actualidad

Actualmente la parroquia cuenta con 18 catequistas que mantienen reuniones semanales. Además existe una escuela básica de formación teológica dirigida a todas aquellas personas que han finalizado su proceso catequético en la catequesis de adultos. Las madres con niños en catequesis también mantienen contactos con los catequistas para que así los chicos lleguen preparados a esas catequesis. Dos veces al años se reúne la Asamblea Parroquial para preparar el calendario pastoral y evaluar las acciones llevadas a cabo, existe un servicio de limpieza, un grupo de animación litúrgica y cada año se realiza un cursillo de preparación a la Pascua, en el que participa gente de Gévora y de Valdebótoa, población ésta que también es atendida por don Juan Luengo.

La opinión de los fieles

José María Monteagudo pertenece a la generación nacida en Gévora. Tiene la misma edad que el pueblo, 40, y ha vivido la evolución de la localidad y la parroquia, algo que ha sido parejo, señala, ya que la parroquia ha servido como centro de referencia, lugar de celebración y sitio para la realización de actividades culturales. Actualmente es gerente de Acorex, una agrupación que reúne a cuarenta cooperativas de toda la región. Este cargo de alta responsabilidad no le impide trabajar activamente en la parroquia. Afirma que no debe separarse nunca la misa de la misión porque si atendemos sólo a lo primero reducimos el mensaje cristiano a las sacristías y si lo hacemos sólo a lo segundo, caemos en el activismo despojado de Dios.

José María destaca que ha descubierto en esta comunidad que el grupo cristiano es el grupo más gratuito de todos los que puedan formarse, ya que todos buscan una finalidad, aunque sea legítima, mientras que el grupo cristiano ha sido para él un ejemplo de entrega, gratuidad y corresponsabilidad.En todo el trabajo de construir una comunidad cristiana reconoce la labor del párroco.


Return to Camino