Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 373. 24 de diciembre de 2000

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 


Portada

Dos mil años del nacimiento de Cristo

Fotografía: La Adoración de los Reyes. Tabla en técnica mixta. Dimensiones: 115 x 80 centímetros. Autor: Luis de Morales (Badajoz, siglo XVI). La obra pertenece al Museo de la Catedral Metropolitana de Badajoz.

 

Día 6 de enero, clausura diocesana del Jubileo

La Diócesis de Mérida-Badajoz celebrará la solemne clausura del Gran Jubileo del Año 2000 el próximo día 6 de enero.

La ceremonia se efectuará tanto en la ciudad de Mérida como en la de Badajoz. En la Concatedral de Santa María, Mérida, dará comenzo a las doce de la mañana y en la Catedral Metropolitana, Badajoz, a las seis de la tarde.


Escritos episcopales

Los hijos, un don de Dios

El día 31 de diciembre celebramos la Fiesta de la Sagrada Familia. Este año jubilar tuvo su punto culminante para las familias en el III Encuentro con el Santo Padre, celebrado en Roma con el lema: "Los hijos, primavera de la familia y de la sociedad". Haciéndonos eco del mensaje del Papa en aquella ocasión, escribimos esta Nota dirigida a todas las familias y a la entera sociedad española.

1.- Tus hijos, como renuevos de olivo (Sal 128,3). Los hijos, primavera.

Ya desde las culturas antiguas muchas veces se han comparado las etapas de la vida humana con el sucederse de las cuatro estaciones a lo largo del año. La ancianidad asemeja la caída de las hojas en otoño y el frío letargo del invierno. Las personas ancianas han sido consideradas en las costumbres más nobles de las diversas civilizaciones con respeto, honra y veneración.

En este mismo mundo de semejanzas, la infancia y la adolescencia son la primavera de la vida humana. La naturaleza renace cada año, explota luminosa, exuberante. Los niños traen la novedad, la promesa de futuro, el encanto, la alegría.

También la alegría del jubileo universal vino a la tierra con el nacimiento de un Niño. La fiesta de la Navidad de Jesús es la memoria litúrgica de la perenne primavera de Dios en la historia de la salvación de la humanidad.

2.- Sed fecundos y multiplicaos (Gén 1,28). Los hijos, bendición.

La vitalidad esplendorosa que inunda cada primavera la tierra con el colorido de las flores y los cantos de los pájaros es despliegue de la bendición creadora originaria.

El ser humano también recibe una bendición del Creador. Una bendición especial, porque Dios lo ha formado a su imagen y semejanza y lo invita a gobernar el resto de las criaturas del mundo. El hombre es modelado también del barro de la tierra, pero el Señor le insufló con un beso de amor su propio aliento, su vida íntima.

A diferencia de los seres del mundo animal y vegetal, el origen -y el fin- del ser humano no se encuentra sólo en la tierra, sino en la paternidad eterna de Dios. Cada persona humana viene del corazón del Padre -que la ha pensado y amado desde la eternidad- y hacia él se dirige.

El padre y la madre terrenos participan del poder paterno de Dios, que es Amor. El Padre eterno siembra en el terreno sagrado y fértil del amor conyugal el fruto precioso del hijo. El hijo es don de Dios mediante el don recíproco de los esposos.

Conforme al plan sapientísimo y amoroso de Dios únicamente el matrimonio constituido por la comunión indisoluble, íntima y amorosa, de un varón y una mujer es el lugar adecuado para el ejercicio de la sexualidad y la cuna de la vida.

El hijo no es animal ni vegetal; tampoco es cosa, producto de uso y consumo, utilizable y desechable. El hijo posee una dignidad sagrada, porque Dios lo ama por sí mismo. No hay un derecho al hijo, sino que el hijo es sujeto de derechos. El hijo no es una mercancía que se fabrica para satisfacer un deseo o una demanda comercial, sino un don de amor que se acoge. "Al ser humano no le bastan relaciones simplemente funcionales. Necesita relaciones interpersonales, llenas de interioridad, gratuidad y espíritu de oblación. Entre estas, es fundamental la que se realiza en la familia".

En síntesis, el hijo germina y brota en la convergencia del don de sí de Dios y de los esposos. La alianza de amor conyugal en "una sola carne", regada por el amor creador, da como fruto la persona del hijo. "La herencia del Señor son los hijos" (Sal 127,3).

3.- Dad y se os dará; una medida buena... rebosante (Lc 6,38). Los hijos, generosidad.

En nuestro mundo, por desgracia, el hijo no es considerado muchas veces como don, bendición y primavera. Al contrario, el hijo con frecuencia es más bien visto como una pesada carga, una amenaza e incluso en ocasiones como una maldición. Se llega en el extremo a una de las mayores aberraciones: la aceptación social y legal del aborto, lo que merece el calificativo de "cultura de muerte".

Es cierto que en gran medida el hijo aparece como una pesada carga para sus padres a causa de la falta de una ayuda social eficaz. La familias se encuentran a menudo agobiadas en cuanto a su economía. Es urgente hoy la articulación de políticas familiares -a nivel local, nacional e internacional- que protejan y promuevan intensamente los derechos básicos de la familia: vivienda digna y asequible, salario justo, valoración del trabajo de la madre dentro y fuera del hogar, sanidad y seguridad social, elección de centro educativo y de medios de comunicación social respetuosos de los valores auténticos, etc.

Pero también es un hecho que nuestra cultura y mentalidad, al dar una primacía excesiva a los valores del bienestar material, conduce al rechazo de los hijos como algo que incomoda. Así, a pesar de que nuestro país está en el ámbito privilegiado de las naciones ricas del mundo, tiene en la actualidad una de las tasas de natalidad más bajas del planeta. Nuestra sociedad tiene cada día una mayor proporción de ancianos; se empobrece humanamente porque escasea la riqueza de los niños. En este sentido se puede decir que nos adentramos en un invierno demográfico.

Quizá se ha confundido con mucha frecuencia el concepto de procreación responsable, y se ha entendido como procreación confortable y muy reducida. Ciertamente, la generación y cuidado de los hijos exigen a los padres gran generosidad, a veces realmente heroica. Los esposos cristianos, consagrados por el sacramento del matrimonio, están llamados a la santidad, que es la plenitud del amor, y poseen siempre el auxilio de la gracia del Espíritu Santo. Con esta ayuda de la gracia, los esposos están llamados a entregarse sin cálculo y con perseverancia. El amor es morir a uno mismo para dar vida a otros, día a día. "Si el grano de trigo no muere al caer en tierra, queda infecundo; pero si muere, produce mucho fruto" (Jn 12,24). Los hijos son el fruto personal de la vida entregada de sus padres.

4.- Y Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia (Lc 2,52). Los hijos, cultivo.

Además, la procreación responsable y generosa se prolonga en la tarea educativa. La vocación de los padres incluye el cuidado esmerado de los hijos, en todas las dimensiones de su desarrollo y de su personalidad.

La misión de educar consiste en un paciente trabajo para sacar lo mejor de los hijos, para que aprendan a vivir en la verdadera libertad del amor. Es como la labor del jardinero, que cultiva con delicadeza y constancia cada una de sus plantas. La confianza recíproca de los cónyuges -que se han prometido el uno al otro en totalidad- es el espacio adecuado para que los hijos se ejerciten en esas relaciones de confianza en los demás y, sobre todo, en el Dios que es Amor.

Los padres son los primeros evangelizadores de los hijos[21]. Y lo son, ante todo, con su testimonio y ejemplo de confianza en Dios, de oración y de caridad operativa.

5.- He venido para que tengan vida... en abundancia (Jn 10,10). Los hijos, esperanza.

Gracias al sacramento del matrimonio los esposos cristianos -injertados en Cristo por el bautismo- participan del mismo amor de Jesús. Él es el Esposo que dio su vida por su Esposa, la Iglesia, primicia de la nueva humanidad. De la donación plena de Jesucristo en la Cruz nació la inmensa familia de los hijos de Dios.

El amor de los esposos cristianos tiene en esta unión de amor entre Jesús y la Iglesia su fuente y su modelo. Un amor fiel e indisoluble, perseverante y renovado, servicial y sacrificado, siempre fecundo en frutos de vida eterna. Como frutos más granados del amor conyugal, los hijos aportan esperanza de vida temporal y eterna. "Os he destinado para que vayáis y deis fruto y vuestro fruto permanezca" (Jn 15,16).

Así fue el amor de la Sagrada Familia, Jesús, María y José, la "trinidad de la tierra". A su poderosa intercesión acudimos para que moren en todos los hogares cristianos y los guíen hacia la "Trinidad del cielo".

 

+ Mons. Braulio Rodríguez Plaza. Obispo de Salamanca
Presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar
+ Mons. Juan Antonio Reig Plá. Obispo de Segorbe Castellón
Presidente de la Subcomisión de Familia y Vida
+ Mons. Francisco Javier Ciuraneta Aymí. Obispo de Lleida
+ Mons. Javier Martínez Fernández. Obispo de Córdoba
 

Centrales

La fiesta de la Navidad fue instituida
por la Iglesia en el siglo IV

Apuntes sobre las fiestas navideñas y algunas de sus tradiciones

La fiesta de Navidad fue instituida por la Iglesia en el siglo IV y es originaria de la Iglesia latina y mas propiamente de la Sede Apostólica de Roma.

Por falta de documentos exactos sobre el nacimiento de nuestro Señor, no existe una certeza absoluta acerca del año, que algunos escritores sagrados y profanos señalan entre el 147 y 748 de la fundación de Roma (del 7 al 5 de la Era vulgar), y del día, que han hecho oscilar entre el 17 de diciembre y el 29 de mayo.

En vistas a estas dudas, los cristianos orientales, a partir del siglo II, comenzaron a celebrar la Navidad los primeros días de enero, y con preferencia el 6, fiesta de la Epifanía o de la Manifestación del Señor, en donde se englobaban diversos episodios: la Natividad, la Adoración de los Reyes Magos, el Bautismo, etc. Esta celebración se difundió en occidente.

Hacia el siglo III, Hipólito es el primero en fijar la fecha el día 25 de diciembre, en su comentario al libro del profeta Daniel.

La fiesta celebrada el 6 de enero y que englobaba los primeros misterios de la vida de Cristo ya había pasado casi a toda la Iglesia universal en el siglo IV, pero en Roma, dada la falta de certeza absoluta de la fecha y en vistas a asestar un golpe más al paganismo que celebraba la fiesta del Sol invicto, en honor al dios Mitra, el día 25 de diciembre (coincidente con el solsticio de invierno), según lo indicado por el calendario Filocaliano, la Iglesia romana separó de la Epifanía la memoria del Nacimiento del verdadero Sol de Justicia, Jesucristo, y la trasladó definitivamente a esa fecha que se mantuvo a partir de entonces hasta nuestros días.

A pesar de ser una fiesta instaurada en la Iglesia latina, a fines del siglo IV, San Juan Crisóstomo la implanto en Antioquía, y de allí paso a Constantinopla. A mediados del siglo V se celebraba ya en Jerusalén y por el año 430 en Alejandría desde donde se extendió a otras Iglesias orientales.

No obstante, las Iglesias llamadas Ortodoxas, nunca adoptaron absolutamente la fecha del 25 de diciembre y muchas volvieron al 6 de enero, sobre todo después del cisma del 1059 en que se separaron de Roma.

El pesebre

La tradición de representar el nacimiento del Señor se remonta entre los cristianos al siglo XIII. Tal iniciativa se debe a San Francisco de Asís quien para aprovechar espiritualmente mejor el misterio de la Natividad pensó en reproducir el lugar donde había nacido el Redentor. Se cuenta así que armó un establo llevando animales y él mismo se ubicaba en los diversos lugares de los personajes, la Virgen, San José, los pastores y hasta los animales, y meditaba sobre cual seria su actitud frente a ese Niño-Dios que se había hecho hombre para salvar a los hombres.

El árbol de Navidad

El árbol de Navidad, un abeto frondoso y cargado de adornos, según los investigadores, tiene su origen en el paganismo centroeuropeo, pues rendían culto a sus dioses en los bosques o en determinados sitios donde se alzaba algún árbol significativo. San Bonifacio, uno de los grandes misioneros de la evangelización de Europa, se dedico a destruir estos hitos paganos y entre sus historias se cuenta que derribaba arboles cultuales.

No obstante, el árbol que recuerda el nacimiento de Jesús, entre los pueblos germanos cristianizados, simbolizaba el árbol del Edén, pero no ya aquel del fruto prohibido que fue el comienzo del pecado en el hombre sino el que conmemora el Fruto de la salvación, de allí el carácter de sus adornos y decoraciones.

 

El día de Reyes se clausurará el Jubileo

El día seis de enero se clausura el Jubileo en la diócesis, coincidiendo con la que efectuará el Papa en Roma. Juan Pablo II lo abría el día de Nochebuena y al día siguiente ese gesto era secundado por todas las diócesis.

La clausura diocesana tendrá lugar en la Concatedral de Santa María, en Mérida, a las 12 de la mañana. Por la tarde la clausura será en la Catedral Metropolitana, en Badajoz. En la apertura el orden fue el contrario; el día de Navidad a las 12 de la mañana partía la procesión de la parroquia de San Juan Bautista a la Catedral, donde se celebraba la Eucaristía que pudo ser seguida con comodidad por los fieles gracias a la instalación de dos grandes pantallas de televisión. Por la tarde los actos tenían lugar en la Concatedral de Mérida, a donde los fieles llegaban después de salir en procesión desde la parroquia de Santa Eulalia, en torno a las cinco y media .

Templos Jubilares

Durante todo este tiempo, se han llevado a cabo decenas de peregrinaciones a los distintos Templos Jubilares. En nuestra diócesis esos templos son la Catedral de Badajoz y Concatedral de Mérida, el Templo de Santa Eulalia ( Mérida), el Santuario del Cristo de la Quinta Angustia (Zalamea), el Santuario del Cristo del Humilladero (Azuaga), el Santuario del Cristo del Rosario (Zafra), la ermita de Ntra. Sra. de Carrión (Alburquerque), la de Ntra. Sra. de la Piedad (Almendralejo), Ntra. Sra. de Tentudía (Calera de León), Ntra. Sra. de Piedraescrita (Campanario) y Ntra. Sra. de los Remedios (Fregenal de la Sierra).

La tradición Jubilar tiene su origen en el Antiguo Testamento, es un año de perdón y un sentido también de condonación de deudas.

Hasta la clausura del Jubileo pueden ganarse las indulgencias en los Templos Jubilares. Para ello, según don Antonio Muñoz Aldana, Vicario de Culto y Espiritualidad y responsable diocesano del Jubileo, "hay que confesar nuestros pecados, que es el signo claro de la conversión. Después de haber recibido esa misericordia de Dios a través del sacramento del perdón, hay que participar en la Eucaristía y comulgar, rezar en comunión con la Iglesia y con el Papa, por sus intenciones y llevar a cabo una obra prescrita. Dentro de las obras prescritas está la peregrinación a un santuario jubilar o la peregrinación al necesitado".

 

Ha aparecido la bondad de Dios y su amor al hombre

Reflexión bíblico-litúrgica en torno a la Natividad del Señor

"El hombre presta a Dios su condición humana, siempre humilde y frágil, y Dios
lo recompensa con un don aún mayor: su misma vida, todo su ser, todo él"

Recuerdo una anécdota de mis años de misionero en África, cuando le preguté a un niño durante los últimos escrutinios para el bautismo: ¿Cuál es la fiesta más importante del año para los cristianos? Y me respondió como quien está seguro y cierto de su respuesta: Es la fiesta de la Navidad. Muchos otros de acá los mares hubieran dado semejante contestación. Pues no, querido niño, le dije, la fiesta más importante es la Pascua, pero para hacerme entender bien lo ilustré con la imagen del hombre que se dispone a hacer un camino. Antes de partir deja todo en regla, prepara sus cosas, provee de alimentos a los hijos, los consuela, los besa y sale feliz a realizar su viaje con la esperanza cierta de su retorno. En realidad esos preparativos son esenciales al viaje, sin los cuales sería incluso temerario emprender el camino.

Lo mismo pasa con Cristo, su encarnación es ya redentora, salvífica, inicio de novedad de vida, instauración de la plenitud del culto divino, luminosa manifestación del amor frontal de Dios, pero sin olvidar nunca que lo comenzado en Belén, fue culminado en Jerusalén, por la muerte y resurrección del Señor para ser "justificados por su gracia, herederos, en esperanza, de la vida eterna" (misa de la aurora del 25 de diciembre, 2ª lectura).

La liturgia de Navidad nos invita a contemplar un maravilloso intercambio

Todo el ciclo de Navidad (desde la misa de la vigilia del 24 de diciembre hasta la fiesta del Bautismo del Señor) está impregnado de esa doble gesta del amor del Padre: su Hijo no sólo toma de nosotros la naturaleza humana, reconciliándola de nuevo con su hacedor, sino que nos hace conformes a la imagen del Hijo, nuevo Adán, que trae consigo la participación en la misma divinidad. Así lo expresa la oración sobre las ofrendas de la misa de medianoche: "En esta noche santa, acepta Señor este intecambio de dones, en el que nos muestras tu divina largueza, haznos partícipes de la divinidad de tu Hijo, que al asumir la naturaleza humana, nos ha unido a la tuya de modo admirable". En palabras más sencillas, el hombre presta a Dios su condición humana, siempre humilde y frágil, y Dios lo recompensa con un don aún mayor : su misma vida, todo su ser, todo él. Recordemos la oración sacerdotal de Cristo: Padre, ruego por los que Tú me diste, porque son tuyos y todo lo mío es tuyo , y todo lo tuyo mío, y yo he sido glorificado en ellos (Jn 17,9).

Es obvio constatar que este intercambio no se hace entre iguales, y ni siquiera es "justo", pues quien se abaja y se rebaja es Dios, y quien es perdonado y amado hasta el colmo es el hombre. Si ya fuimos creados admirablemente en Edén (¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él, el ser humano para darle poder? Salmo 8), ahora en Belén hemos sido recreados de un modo más admirable todaía (colecta misa del día 25 de diciembre.). Ojalá que todo esto no quedara sólo en nuestras mentes, sino que bajara hasta las profundidades del corazón, lugar propio de meditación, ante el icono de María, la Theotokos, la Madre de Dios y de la Iglesia, en el silencio fecundo de la oración.

Navidad, Epifanía y Bautimo del Señor: un misterio amplificado

Nos olvidamos los cristianos con frecuencia de las otras dos grandes fechas navideñas: la Epifanía (popularmente la fiesta de los Reyes Magos) y la fiesta que cierra con broche de oro el tiempo de Navidad, el domingo siguiente a Reyes. Incluso la fiesta del 2 de febrero, la Presentación del Señor en el templo, que no pertenece de por sí al tiempo navideño, también enlaza con el misterio de la Encarnación , pues se celebra, ya desde muy antiguo, a los cuarenta días del nacimiento del Salvador, quien revestido de nuestra humanidad, es presentado ante todos como Luz de los pueblos y Gloria de Israel.

Epifanía es la fiesta de la luz, simbolizada en la estrella del portal. Es Cristo el sol de justicia, más potente es su fulgor que el de las estrellas. Así cantaremos ese día:

Reyes que venís por ellas, no busquéis estrellas ya porque donde el sol está no tienen luz las estrellas. Aquí parad, que aquí está quien luz a los cielos da: Dios es el puerto más cierto, y si habéis hallado puerto no busquéis estrellas ya.

Y el bautismo del Señor es la fiesta de la Trinidad, presente y actuante en el acontecimiento del Jordán, de cuyas aguas santificadas por el Hijo renacemos como hijos de adopción por el Espíritu. De este modo, lo que sucedió cuando llegó la plenitud de los tiempos , aquel misterio escondido desde siglos y generaciones, y revelado en el instante de la Encarnación, ahora se hace sacramento bautismal y eucarístico para nosotros.

María, la Virgen sabia portadora del óleo de la misericordia

Terminamos este recorrido litúrgico mirando a la Virgen Madre, cuya fiesta del 1 de enero abre solemnemente el año civil. Qué mejor comentario a esta fiesta que el himno dedicado a ella por un autor latino del siglo XII, Hugo de San Víctor:

Llena de gracia eres tú, de ti ha nacido la fuente de la gracia. Llena de gracia, el mundo entero bebe de tu sobreabundancia. De hecho, si las vírgenes sensatas tomaron el aceite para sus lámparas, tú Virgen sapientísima, no has tenido sólo un vaso repleto del óleo de gracia para alimentar sin fin tu lámpara, sino que has traído otro vaso desbordante: con su óleo de misericordia has iluminado las lámparas de todos los hombres, y has rellenado completamente, hasta el colmo, sus vasos, sin hacerle perder su plenitud.

José Manuel Puente Mateo

Noticiario diocesano

Clausurada la Escuela-Taller promovida
por Cáritas en Valverde de Leganés

Se han formado cuarenta alumnos en tres módulos

El pasado lunes se clausuraba la Escuela Taller de Valverde de Leganés, de la que Cáritas ha sido promotora. Esta Escuela Taller nació en diciembre del 98 como respuesta a las riadas que asolaron Badajoz y Valverde en 1997.

En el centro se han formado un total de 40 jóvenes (33 chicas y 7 chicos) en tres módulos: jardinería-viverismo, albañilería y forja-cerrajería, impartidos por un equipo técnico de nueve personas.

Recuperación de zonas

Además de la formación, los objetivos que han guiado este proyecto han sido la recuperación y el ajardinamiento de la Ermita de los Mártires, el acondicionamiento y ajardinamiento del cementerio municipal, la creación de un cordón verde en la vía de acceso al núcleo urbano y la creación de un área de descanso en la zona conocida como "Huerta del Pozo".

A la clausura asistían el Vicario General, don Amadeo Rodríguez en representación del Arzobispo; el Delegado del Gobierno, don Oscar Baselga; el Director de Cáritas Diocesana, don Andrés Guerra; el Director Provincial del INEM, don José María Carazo y el Alcalde de Valverde, don Baldomero Torres, que expresaron su satisfacción por el buen funcionamiento y resultados del proyecto.

 

Escolares de Badajoz tomarán parte en "El Adviento en Viena"

Darán un recital en el Ayuntamiento y cantarán la Misa del Gallo

Del 15 al 21 de diciembre, un grupo de 90 escolares pertenecientes a la "Asociación de Directores de coros escolares de Badajoz y provincia" se ha desplazado a Viena para participar en el "Adviento en Viena", evento que cada año congrega en dicha ciudad a numerosas agrupaciones corales de Europa e Hispanoamérica principalmente. Entre las actividades más señaladas figuran un recital en el "Salón Noble" del ayuntamiento de Viena y la misa cantada en la Iglesia de San Carlos, patrono de esa ciudad.

Este coro está formado por una representación de los coros pertenecientes a los colegios Arias Montaño, Lope de Vega, Juventud, Cerro de Reyes San José de Calasanz, Santa Teresa, Puertapalma, Sagrada Familia y El Tomillar, así como los Institutos de Secundaria Rodríguez Moñino y Diego Sánchez, este de Talavera de la Real, y el coro parroquial Santa María la Real.

Desde los 90

Esta Asociación nace a principios de los noventa, cuando unos pocos coros se reunieron en torno a la parroquia de Santa María la Real. Hoy son más de setecientos alumnos los que toman parte en los recitales de estos coros.

 

Convivencia de los sacerdotes de Mérida-Badajoz con su Arzobispo,
en Villafranca de los Barros, el día 4 de enero

Debido a ajustes por el cierre del Año Jubilar, este año la convivencia de los sacerdotes de la diócesis con el Arzobispo se adelantará al día 4. de enero en el Colegio de San José de Villafranca de los Barros.

En esta ocasión los sacerdotes estarán acompañados por don Arturo Merayo Pérez, catedrático de la facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Pontificia de Salamanca, que dará una conferencia sobre "El arte de hablar en público -consejos para una comunicación eficaz". Tras esta conferencia los sacerdotes asistentes concelebraran con don Antonio la Eucaristía, en la que se recordará de manera especial a los presbíteros que este año celebran sus bodas de oro y plata sacerdotales. Tras esta eucaristía, se pondrá fin al encuentro con la comida de hermandad.

Campaña del Mochuelo en la SER de Mérida

Los próximos días 26, 27, 28 y 29 se va ha realizar en Mérida y su comarca la tradicional "Campaña del Mochuelo", una iniciativa social destinada a recaudar fondos para un gran colectivo de asociaciones dedicadas a la asistencia y promoción de los más necesitados, entre las que se cuentan Cáritas, Conferencias de San Vicente y Asociación Síndrome de Down. En el 99 se recaudaron más de 15 millones.

Para colaborar hay varios cauces: la radio, mediante llamadas en directo al 924 30 43 00, durante las horas de emisión del programa especial -12:20 a 14:00, 16:00 a 20:00 y 20:30 a 22:00- que se realiza desde los estudios de Cadena Ser en Mérida. Además, se puede colaborar con aportaciones directas en la "Oficina de Campaña", en la calle Félix Valverde Lillo, 21, o en las cuentas que hay en los Bancos y Cajas de Mérida. Por último, se puede colaborar a través de Internet, en la dirección http://www. mochuelo.org.

 

Presentada en Almendralejo la organización
para el desarrollo "Proclade Bética"

Recientemente se ha inaugurado en Almendralejo la delegación para Extremadura de la organización no gubernamental para el desarrollo Proclade Bética.

Esta delegación nace al amparo del llamado "Ropero Misional", que lleva funcionando más de 30 años en la iglesia del Corazón de María, atendida por los padres claretianos, y que viene realizando diversas campañas de recogida de ropa, material escolar, venta de dulces para recaudar fondos dedicados a proyectos de ayuda a los más necesitados.

Al Acto de presentación acudió el director nacional de Proclade Bética, Juan Sáez, quien explicó que ya desde el pasado mes de junio se puso en marcha el proyecto de creación de esta delegación, proyecto que no ha podido realizarse anteriormente por dificultades burocráticas.

Los fines que persigue esta ONG son los de educar en la solidaridad así como promover el desarrollo y la integración de los más desfavorecidos.

La primera tarea a la que se enfrenta la asociación es la captación de voluntarios, También se pretenden realizar dos proyectos de desarrollo, una red de agua potable en Campo-Luja (Argentina) y una campaña para el apadrinamiento de niños en Marruecos.

 

Las Religiosas del Santo Ángel, cien años en Almendralejo

El pasado 16 de diciembre se clausuró en la parroquia de la Purificación de Almendralejo el primer centenario de la presencia de las Religiosas del Ángel de la Guarda en esa ciudad. La Eucaristía celebrada con motivo de este acto estuvo presidida por don Amadeo Rodríguez Magro, Vicario General de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz, quien en su homilía recordó la historia de estas religiosas durante estos cien años.

La clausura es el colofón de una serie de actividades que se han venido realizando desde el 22 de diciembre del año pasado, cuando se inauguró la celebración del centenario. Entre ellas aparece una "Semana cultural", en la que tuvieron cabida la poesía, exposiciones de fotos, de antiguos uniformes -del colegio que estas religiosas dirigen- y todo aquello que servía para recordar estos cien años de presencia continua en Almendralejo. También los antiguos alumnos estuvieron presentes en las celebraciones, como quedó patente por ejemplo en la "Mesa redonda sobre aspectos positivos del Colegio y perspectivas de futuro del mismo", que tuvo lugar recientemente. Uno de los encuentros más emotivos fue el que reunió a Hermanas del Santo Angel, venidas de distintas comunidades, y que en algún momento de su vida religiosa habían servido en esta comunidad de Almendralejo.

Las primeras hermanas llegaron a petición de don Ramón Alarcón, Sacerdote de la Purificación, única Parroquia del pueblo. Lo solicita el 2 de Octubre, el 23 de Diciembre del mismo año, 1900, llegan a Almendralejo las cinco primeras Hermanas.

Fueron los primeros momentos un tanto difíciles, cuenta las Crónicas que la vivienda era destartalada y muy fría, se asemejaba a la cueva de Belén.

 

Jubileo del colegio "Sagrada Familia",
de las Religiosas Josefinas en Badajoz

Entre los días 19, 20 y 21 alrededor de 800 alumnos del Colegio "Sagrada Familia" (Josefinas) de Badajoz han celebrado una peregrinación a la Catedral de Badajoz con motivo del Año Jubilar y con el deseo también de vivir las próximas fiestas de la Navidad. Desde 5º de Primaria hasta 1º' de Bachillerato todos los alumnos y tutores fueron recibidos en la puerta principal, celebraron la Eucaristía con marcado tinte Jubilar y Navideño y concluyeron con el envío misionero.

Con anterioridad, y durante casi dos meses, han ido preparándose para esta celebración a través de la proyección de videos sobre el Jubileo, charlas, actividades en grupo, celebraciones del perdón y de la Eucaristía, todas adecuadas y preparadas a la edad de cada curso. Los responsables directos fueron los tutores de cada grupo, coordinados por la Responsable de Pastoral del Colegio, la Madre Isabel Jaramillo y por el Capellán don Pedro Alberto Delgado Vadillo.


Al paso de Dios

Nace Dios

Ese niño, acostado sobre pajas en un rincón del pesebre que comparte con los animales que tiene por compañeros de cobijo, es un admirable misterio de amor: es el mismo Dios, que ha decidido venir a buscarnos y se ha hecho uno de los nuestros con todas las consecuencias. Como se puede apreciar por su precaria situación, todo lo ha dejado al albur de las circunstancias para parecerse, también en su nacimiento, a los más humildes; sólo ha previsto el seno y el corazón de la madre que lo había de traer al mundo y la fe y bondad del padre que lo protegerá y educará.

Sin embargo, entre tanta sencillez y en esa apariencia débil, late apasionadamente, por amor a los hombres, el corazón del misterio insondable de la Trinidad, que ha decidido encarnarse en el Hijo, para traer vida divina a la humana y ofrecer salvación desde los sentimientos del Padre y del Espíritu. Por eso esa escena sólo se puede contemplar desde la fe; es decir, con los ojos interiores, los que nos hacen capaces de descubrir en ese Niño la belleza, la luz, la alegría y el sentido de nuestras vidas, de la historia y hasta del cosmos.

No hay navidad, si el cruce de miradas con el recién nacido, que es un redomado seductor, no cautiva e inquieta nuestro corazón; pero sí hay navidad cuando tenemos la fortuna de experimentar sorpresa, agradecimiento y asombro por haber podido ver a Dios nacido entre las narraciones, las vivencias y las imágenes que nos han dejado 2000 años de tradición cristiana.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)


Liturgia del domingo

Celebramos el IV Domingo de Adviento

Palabra de Dios

Libro del profeta Miqueas 5, 1-4a

Así dice el Señor: Pero tú, Belén de Efrata, pequeña entre las aldeas de Judá, de ti saldrá el jefe de Israel.

Su origen es desde lo antiguo, de tiempo inmemorial. Los entrega hasta el tiempo en que la madre dé a luz, y el resto de sus hermanos retornará a los hijos de Israel.

En pie pastoreará con la fuerza del Señor, por el nombre glorioso del Señor, su Dios.

Habitarán tranquilos, porque se mostrará grande hasta los confines de la tierra, y éste será nuestra paz.

 

Salmo 79, 2ac y 3b. 15-16. 18-19

R. Oh Dios, restáuranos,

que brille tu rostro y nos salve.

Pastor de Israel, escucha,
tú que te sientas sobre querubines, resplandece.
Despierta tu poder y ven a salvarnos.

Dios de los Ejércitos, vuélvete:
mira desde el cielo, fíjate,
ven a visitar tu viña,
la cepa que tu diestra plantó,
y que tú hiciste vigorosa.

Que tu mano proteja a tu escogido
al hombre que tú fortaleciste.
No nos alejaremos de ti:
danos vida, para que invoquemos tu nombre.

 

Carta a los Hebreos 10, 5-10

Hermanos:

Cuando Cristo entró en el mundo dijo: "Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, pero me has preparado un cuerpo; no aceptas holocaustos ni víctimas expiatorias. Entonces yo dije lo que está escrito en el libro: "Aquí estoy, oh Dios, para hacer tu voluntad". Primero dice: "No quieres ni aceptas sacrificios ni ofrendas, holocaustos ni víctimas expiatorias", que se ofrecen según la ley. Después añade: "Aquí estoy yo para hacer tu voluntad".

Niega lo primero, para afirmar lo segundo.

Y conforme a esa voluntad todos quedamos santificados por la oblación del cuerpo de Jesucristo, hecha una vez para siempre.

 

Evangelio según san Lucas 1, 39-45

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.

En cuanto Isabel oyó el saludo de maría, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito:

- ¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

25, lunes: Is 52, 7-10; Hb 1, 1-6; Jn 1, 1-18.

26, martes: Hch 6, 8-10; 7, 54-60; Mt 10, 17-22.

27, miércoles: 1Jn 1, 1-4; Jn 20, 2-8.

28, jueves: 1Jn 1, 5-2, 2; Mt 2, 13-18.

29, viernes: 1Jn 2. 3-11; Lc 2, 22-35.

30, sábado: 1Jn 2, 12-17; Lc 2, 36-40.

31, domingo: 1S 1, 20-22. 24-28; 1Jn 3, 1-2. 21-24; Lc 2, 41-52.

 

Comentario litúrgico

Lo que te ha dicho el Señor se cumplirá

En este cuarto domingo de Adviento, dejamos la profecía y pasamos a la proximidad. Ya está demasiado cercana la Navidad como para que la liturgia nos siga invitando a esperar al Cristo que viene del futuro.

Efectivamente, las lecturas de hoy son como un adelanto de la Nochebuena y nos enseña a acercarnos al Niño Dios. La Iglesia se reconoce en su gran figura la Virgen María y acepta lo dicho por Isabel : "Lo que te ha dicho el Señor se cumplirá".

El profeta Miqueas habla de Belén, la patria chica del Mesías, y ya su anuncio nos recuerda una dimensión fundamental del misterio de la Encarnación: Dios ha optado por lo pequeño, lo pobre. Es un aldabonazo que denuncia el gran pecado de convertir la Navidad en la fiesta del despilfarro y consumismo.

La segunda lectura abre los horizontes trinitario y salvífico del misterio de la Encarnación. Desde el momento que Cristo entró en el mundo su vida ha sido una ofrenda hecha al Padre por las sendas de la obediencia que lo llevó a nacer en Belén, trabajar durante treinta años en el silencio de Nazaret, predicar y hacer signos por Galilea y Judea para entregar su vida en la cruz a las puertas de Jerusalén. Recordar todo esto nos sitúa en el compromiso de seguimiento evangélico al que nos invita la auténtica Navidad.

Finalmente, la página evangélica, un bello 'cristma' dibujado por san Lucas, nos pone en la antevíspera de Navidad. La Iglesia, nosotros, nos vemos representados en Isabel y con ella felicitamos a la Virgen al notar que nuestro pequeño corazón salta de alegría al atisbar en cercanía al fruto bendito de su vientre, Jesús.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

25 de diciembre: san Pedro el Venerable (1094-1156)

EL lector, encima, como no tiene otra cosa que hacer en este momento -si no, no estaría leyendo este santoral- debe situarse en plena Edad Media para comprender la vida de este abad de Cluny.

Tanto sus padres, Mauricio y Raingarda, como tres de sus hermanos, terminan en monasterios cluniacenses, alguno de los cuales había sido fundado por el abuelo, llamado Hugo 'El Descosido', a causa de su enorme generosidad con los pobres. Ello no le privó del mal gusto para elegir el nombre de su niña, pues ponerle a una tierna chiquilla 'Raingarda', por muy madre de santo que llegue a ser, no deja de constituir una mala jugada de pésimo estilo.

Creo que con lo dicho queda demostrado que, bromas aparte, esta familia no se distinguía precisamente por su ateísmo. Antes bien, por el contrario eran contemplativos en medio de la acción, colaborando en la creación de esos centros de amor a Dios y al prójimo, de culto y cultura, de música, bibliotecas, grandes obras de arte y logros agropecuarios y farmacéuticos, que fueron los monasterios cluniacenses.

Pedro, además fue importantísimo escritor de su época como teólogo, historiador y poeta. Sin duda, uno de los autores medievales más citados y estudiados tanto en su tiempo como en momentos posteriores.

No sé por qué el medievo tiene fama de oscurantista; a mí me resulta luminoso. Es como si, en el futuro, sólo se recordara el siglo XX por el holocausto nazi o la bomba atómica. ¡No hijo, no!

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

25, lunes: Natividad del Señor. Anastasia, Eugenia, Pedro Nolasco.

26, martes: Esteban, Dionisio, Zenón, Eutimio.

27, miércoles: Juan, Fabiola, Teodoro, Juan Stone.

28, jueves: Santos Inocentes. Eutiquio, Antonio, Gaspar del Búfalo.

29, viernes: Tomás Becket, Tríno, Marcelo.

30, sábado: Félix, Anisia, Anisio, Sabino, Severo, Donato, Apticino.

31, domingo: Sagrada Familia. Silvestre, Paulina, Columba.

Contraportada

Cáritas atendió el año pasado
en Mérida-Badajoz a 7.770 personas

Estos días se realiza la campaña de Navidad

Cáritas realiza durante estos días su campaña de Navidad bajo el lema "De ti depende que encuentren posada".
Se trata básicamente de una campaña de sensibilización que se viene a sumar a la del Jueves Santo, Día del Amor Fraterno, y a la del Corpus Christi, el Día de la Caridad.

La memoria del año 99, que ha hecho pública Cáritas, arroja luz sobre la labor que realiza esta institución de la Iglesia. El año pasado se atendieron a 7.770 personas, 4.827 de ellas a través de las Cáritas Parroquiales y 2.943 en talleres o fases de los programas que según un proceso de capacitación profesional o reinserción (transeúntes, drogodependencias, empleo y cooperación internacional y proyectos para el desarrollo. En todo ello se invirtieron 366.428.412 millones de pesetas.

Programas

Cáritas tiene en funcionamiento diez programas. En Empleo, que engloba ocho proyectos, se invirtieron el año pasado algo más de 72 millones, 71 se fueron para Transúntes, Drogadicción se llevó una parte importante, casis 63 millones. A mucha distancia de estos programas encontramos Infancia y Juventud, que engloba 14 proyectos dirigidos al apoyo escolar, educación de calle, ocio y tiempo libre, para lo que se destinaron 17 millones , para Mujer y Familia, con 28 proyectos se destinaron 15 millones, en Servicios Diocesanos y Comunidades Parroquiales se gastaron algo más de 11 millones, a Comunicación y sensibilización se destinaron casi 7 millones y, por último, cerca de 4 millones fueron para Formación y Voluntariado.

A todo ello se suma emergencias y catástrofes, en el que el año pasado se invirtieron cerca de cincuenta millones para paliar los daños provocados por el huracán Mitch y desarrollar actividades en Colombia, Kosovo, Sudán, Turquía, Timor, Venezuela, India, México y Taiwán.

La procedencia de los recursos es muy variada. A grandes rasgos podemos decir que 151.952.968 llega de organismos oficiales y privados. El resto, 214.475.444 procede de colectas, donativos, socios y aportaciones de la Iglesia.

Juan José Montes

 

Diálogo entre las culturas para una civilización del amor y de la paz

Mensaje papal para el 1 de enero

La Jornada Mundial de la Paz que se celebrará el día 1 de enero tiene por lema pontificio "Diálogo entre las culturas para una civilización del amor y de la paz", al que Juan Pablo II ha dedicado un mensaje profundo y luminoso del que extraemos algunos párrafos.

1.- Al inicio de un nuevo milenio, se hace más viva la esperanza de que las relaciones entre los hombres se inspiren cada vez más en el ideal de una fraternidad verdaderamente universal. Sin compartir este ideal no podrá asegurarse de modo estable la paz. Muchos indicios llevan a pensar que esta convicción está emergiendo con mayor fuerza en la conciencia de la humanidad. El valor de la fraternidad está proclamado por las grandes 'cartas ' de los derechos humanos; ha sido puesto de manifiesto concretamente por grandes instituciones internacionales y, en particular, por la ONU, y es requerido, ahora más que nunca, por el proceso de globalización que une de modo creciente los destinos de la economía, de la cultura y de la sociedad.

2.- No pienso que, sobre un problema como éste, se puedan ofrecer soluciones fáciles, de inmediata aplicación. Es complicado el mero análisis de la situación, que evoluciona continuamente, ya que escapa a esquemas prefijados. A esto hay que añadir la dificultad de conjugar principios y valores que, siendo incluso idealmente compatibles, pueden manifestar concretamente elementos de tensión que no facilitan la síntesis. Está además, en la base, la dificultad que deriva del compromiso ético de cada ser humano llevado a enfrentarse con el propio egoísmo y los propios límites.

3.- En el pasado las diferencias entre las culturas han sido a menudo fuente de incomprensiones entre los pueblos y motivo de conflictos y guerras. Pero todavía hoy, por desgracia, en diversas partes del mundo constatamos, con creciente aprensión, la polémica consolidación de algunas identidades culturales contra otras culturas. Este fenómeno puede, a largo plazo, desembocar en tensiones y choques funestos, y por lo menos hace difícil la condición de algunas minorías étnicas y culturales, que viven en un contexto de mayorías culturalmente diversas, propensas a actitudes y comportamientos hostiles y racistas.

4.- Durante el Gran Jubileo, dos mil años después del nacimiento de Jesús, la Iglesia ha vivido con intensidad la llamada exigente de la reconciliación. Es también una invitación significativa en el marco de la compleja temática del diálogo entre las culturas. En efecto, el diálogo es a menudo difícil, porque sobre él pesa la hipoteca de trágicas herencias de guerras, conflictos, violencias y odios, que la memoria sigue fomentando. Para superar las barreras de la incomunicabilidad, el camino a recorrer es el del perdón y la reconciliación. Muchos, en nombre de un realismo desengañado, consideran este camino utópico e ingenuo. En cambio, en la perspectiva cristiana, ésta es la única vía para alcanzar la meta de la paz.

 


 

Iglesia en camino les desea una feliz Navidad
y próspero año 2001

El próximo número saldrá el día 7 de enero

 


 

La Iglesia en América Latina:

http://www.aciprensa.com/iglesia.htm

 



Return to Camino