Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 465. 22 de diciembre de 2002

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


Portada

Alégrese el cielo,goce la tierra

Iglesia en camino

les desea felices fiestas

El próximo número será el correspondiente al domingo 5 de enero de 2003

Fotografía: Natividad. Anónimo, 1540. Retablo tardogótico. Catedral Metropolitana de Mérida-Badajoz.


Carta del Arzobispo

Belén y el Calvario

Me resultó, hace años, a un tiempo conmovedor y disparatado un gracioso villancico, no recuerdo si venezolano o argentino, que sonaba así:

Caballitos blancos
hechos de papel
andan por las calles
de Jerusalén.

Vienen preguntando
del Niño Jesús
y todos le dicen
que ha muerto en la cruz.

Siempre lo tarareo con deleite por la Navidad y, año tras año, esos versillos han ido calando en mi interior con más jugo teológico del que yo me sospechaba y ya no los encuentro tan disparatados ni me parecen tan distantes Belén y Jerusalén. Tomen nota de un pequeño detalle topográfico: ambas ciudades bíblicas se encuentran a una corta distancia, 10 kilómetros exactos. Tengan en cuenta también la significación mesiánica de las dos ciudades. Dice San Lucas: "Subió José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David que se llama Belén, por ser él de la casa y familia, para empadronarse con María su esposa que estaba encinta". Treinta tres años después, el propio Jesús subiría a la ciudad santa, después de avisarle a Herodes: "No cabe que un profeta perezca fuera de Jerusalén" (Lc 13,33).

Nacer en Belén, morir en Jerusalén. Misterio de gozo, misterio de dolor; tierra de pan, tierra de paz; villancico y saeta. ¿Es sólo Belén el canto de los ángeles, la alegría de los pastores, la estrella de los Magos? Y Jerusalén, ¿la agonía de Getsemaní, los azotes y las espinas del Pretorio, la Calle de la Amargura, los clavos y la lanzada, el vinagre y la hiel, la piedra del sepulcro?

Empiezo por esta última para esclarecer en pocas líneas el significado global de Jerusalén y su símbolo el Calvario, tanto de muerte como de resurrección, porque allí se alzó la losa del sepulcro, de allí emergió radiante el Señor resucitado, allí se apareció a los doce y a numerosos testigos, aunque citara a otros en Galilea. De allí, del Monte de los Olivos, ascendió cuarenta días más tarde a la gloria del Padre para sentarse a su derecha y juntos enviar el Espíritu Santo, el día de Pentecostés, sobre los apóstoles con María.

Belén ayer y hoy

Hablemos ya de Belén, en hebreo Bet Lehem, Casa del pan. En ella fue consagrado David pero pasó por diversos avatares en la historia posterior sin que ello acrecentara su importancia, sino al revés, si bien las promesas mesiánicas la acreditaran como patria nativa del Mesías. Este acontecimiento crucial entre los dos Testamentos y en la historia del mundo, la ha inmortalizado para la posteridad. De hecho, Belén es ahora una población árabe de 35.000 habitantes, con significativa comunidad cristiana de todas las confesiones y ritos, una plaza emblemática en la guerra árabe-israelí. Cercada hoy por los carros de combate y por las metralletas de Ariel Sharon, agoniza como pocas veces en su historia, con una fuerte sangría de su minoría cristiana.

Sólo con sangre y con lágrimas cabe escribir en este diciembre del 2003 de la ciudad del pan, patria del Mesías y lugar santísimo de la cristiandad. Se pasa obligadamente de los acontecimientos mesiánicos a una lectura de los mismos que no puede ser folklórica ni de Navidad bullanguera. ¿Tanto como para no celebrarlos? Solo pensarlo sería una barbaridad. Estoy convencido de que en las comunidades cristianas allí residentes la memoria viva del Nacimiento y de la salvación de Cristo tendrá unos acordes más profundos, emotivos y esperanzados que nunca en el corazón de los cristianos.

Respiremos un poco con la lectura pausada del texto inmortal de San Lucas, cuya calidad descriptiva se corresponde a la sublimidad del contenido: "Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se cumplieron los días del alumbramiento y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre porque no había sitio en la posada". Los hechos dicen tanto pr sí mismos que nadie los mejoraría al comentarlos. Lo hicieron, sí, los ángeles, cantando la gloria de Dios en los campos de Belén. De aquel canto, que orientó a los pastores a la cueva de Belén, ha quedado para siempre en la liturgia de la Iglesia el himno del Gloria a Dios en las alturas . Lo de los hombres de buena voluntad, que suena bien, es una traducción inadecuada. El Gloria de los ángeles es pura alabanza del Altísimo.

Bien; ¿y cómo no iban a alegrarse los pastores, y nosotros con ellos, ante el único Salvador de toda la humanidad que estaban viendo en pañales? La misma exultación, el mismo júbilo, lo experimentaron a tope los Magos de Oriente, el anciano Simeón y la profetisa Ana; y no digamos el sacerdote Zacarías, su esposa Isabel y más tarde, Juan el Bautista, su primo segundo, heraldo y precursor.

Infancia dramática de Jesús

Pero, en su conjunto, no puede hablarse de que el Evangelio de la Infancia de Jesús sea un cuento de hadas, como quieren presentárnoslo algunos de los evangelios apócrifos. Muy por el contrario, damos por supuesto que el viaje de Nazaret a Belén, con María en gestación avanzada, no fue de gran turismo; que las puertas cerradas del albergue "porque no había sitio para ellos", y lo del establo y el pesebre no eran una metáfora. Es de imaginar el dolor, quizá la humillación de San José, y me fijo en él porque era el cabeza de familia y sufría por los tres, y porque en los primeros meses de gestación de María lo pasó todo lo mal que puede pasarlo un hombre cabal.

Pronto, como se nos dice, el pequeño fue circuncidado, y aunque se tratara de un rito obligado en aquella área cultural, no es menos cierto que entonces no había anestesia y que, para nosotros fueron las primeras gotas de sangre derramadas por el Mesías. Vino luego la visita al Templo y el Cántico de Simeón, que lo fue a medias. Bien, aquello del Mesías como "luz de las gentes" ­título con el que abre sus textos el Concilio Vaticano II­ Pero allí se nos anuncia ya que el Mesías,el Cristianismo, el Evangelio, la Iglesia, iban a ser, y a la vista está, una señal de contradicción para la humanidad futura mientras que a María una espada de dolor, luego serían siete, iba a atravesarle el alma.

Emigrante sin papeles

Por último, la situación más patética tras el nacimiento del Señor fue la matanza de los inocentes y el destierro unos años a Egipto hasta la muerte de Herodes. José, María y Jesús, en la nómina innumerable de los emigrantes, de los refugiados, de los sin papeles y sin tantas cosas a lo largo de la historia humana. Nada nos cuentan los Evangelios de largos espacios de la infancia, como de muchos episodios y escenas de la vida de Cristo, aunque pudieran escribirse, como reconoce San Juan (21,25) miles de libros sobre su paso por la tierra.

Moraleja final: A las puertas de la Navidad y de las Navidades-2002, con la situación más sangrante que caber pueda en la tierra del Señor, sin esperanza humana a corto plazo después de 55 años, con el terrorismo atroz y los bombardeos asesinos a la orden del día y de la noche, no consideramos un contrasentido celebrar la Navidad, no como un recuerdo de felicidad barata, sino como un capítulo dramático también de la redención de Cristo, única esperanza que sigue quedándonos en la tierra y en el más allá, donde todas las víctimas serán compensadas y reivindicadas. ¿Qué sería de la historia y del destino de los hombres, sin la estrella de Belén que encendió hace dos mil años en tiempo de Herodes y de Tiberio?

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


Centrales

Seis lugares y seis formas de vivir la Navidad

El gozo del Nacimiento se vive en algunos lugares con nostalgia, pero hay mucho testimonio de compartir

La celebración del nacimiento de Jesús marca un ritmo especial en la vida de todos. El gozo de la Natividad es vivida por muchas personas con nostalgia por encontrarse solas, pero no es la nostalgia el eje de estas fiestas, sino la esperanza y la alegría que da el sentirse acompañados por un Dios que quiso hacerse hombre. Muchos lo asumen y comparten esa alegría con otros que están solos y ven ahora acrecentado el sentimiento de abandono.

Hoy nos hemos acercado a distintos lugares para conocer cómo viven la Navidad.

En los monasterios , las religiosas de vida contemplativa, aprovechan seriamente el Adviento para preparar el nacimiento del Señor.

Las Concepcionistas Franciscanas de Cabeza del Buey han preparado la Navidad dedicando más tiempo a la oración y privándose de más cosas de lo habitual. A ello se une el aumento del trabajo en la elaboración de dulces debido a la gran demanda durante las fiestas.

Los religiosas quieren que la liturgia navideña sea más solemne, por ello la preparan con especial cariño. El día de Nochebuena celebran la Misa del Gallo y después prolongan la fiesta con cantos, dulces y "alguna copita", según la superiora de la comunidad, que nos comenta que tienen algunas visitas, especialmente de familiares, aunque también acuden los profesores del colegio con los niños.

El día de Navidad es más relajado porque, entre otras cosas, ha disminuido el trabajo en la dulcería, mientras que la llegada del año nuevo se prepara con un retiro de tres días.

También por el convento pasan sus majestades de oriente. La encargada de los regalos es la superiora que se encarga de que a ninguna monja le falte algo de ropa, calzado o libros.

En el hospital y la cárcel

El plus de esperanza que la Navidad trae al convento se echa de menos en los hospitales, aunque en ellos la Navidad también es especial.

"En el Infanta Cristina de Badajoz -nos comenta don Manuel de la Concha, uno de los capellanes- las guardias son especiales, se nota la camaradería entre todos, se adornan todas las plantas con un portal de Belén... El número de enfermos es inferior ya que todos los que pueden se van a casa, disminuyen las operaciones y todo es un poco distinto".

El personal que trabaja se esmera mucho más por hacer agradable la estancia a los que tienen que quedarse en el hospital, sin embargo la nostalgia se palpa en el ambiente por parte de los enfermos. La misa suele ser a la misma hora que el resto de los días, aunque pasa más gente por la capilla.

Si la Nochebuena es especial, también lo es la Nochevieja y sobre todo la noche de los Reyes. El hospital hace un regalo a cada enfermo y mucha gente de parroquias de la ciudad y de los pueblos se pasa a visitar a los enfermos, un gesto que éstos agradecen mucho.

A pesar del dolor físico, probablemente sea peor el sufrimiento de los que están privados de libertad en Navidad. Para ellos la Nochebuena es pura melancolía por la separación y el recuerdo de la familia con la que muchos ni siquiera pueden hablar.

La cena es extraordinaria, pero a la misma hora de siempre, a las siete de la tarde. Luego cada uno se va a su celda.

Uno de los capellanes del Centro Penitenciario de Badajoz, don Andrés Cruz Barrientos cuenta que "el día de Navidad se celebra una misa en la que cada año participa un grupo de una parroquia de la ciudad". Precisamente son las parroquias de la capital pacense las que hacen posible que lleguen los Reyes a la prisión. Desde la capellanía se les envía una circular para que colaboren y lo hagan posible.

Según Cruz Barrientos, "la Navidad en la cárcel es melancolía porque está falta de esperanza, incluso aumenta la monotonía debido a que hay servicios habituales que cogen vacaciones".

Proyecto vida y Mayores

Buena parte de los reclusos están privados de libertad por sus devaneos con la droga. En el Proyecto Vida de Cáritas decenas de personas luchan por dejar esta compañera mortal. Los que pueden se van a casa, sobre todo los que se encuentran en la segunda y la tercera fase, donde ya se ha recuperado a la familia, ya que en a primera fase del proyecto, en la de acogida, buena parte de los que llegan no tienen ninguna relación con su familia debido al consumo de droga.

El centro es ambientado, las cenas de Nochebuena y Nochevieja son especiales y la vida cambia un poco. Aquí tal vez encontremos más esperanza, pero se deja entrever el miedo a no ser capaces de salir del pozo en el que se encuentran. Muchos han pasado las Navidades del año pasado enganchados y se nota la soledad.

También se percibe soledad en los mayores que pasan sus días en residencias de la tercera edad. En la que regentan las Hermanitas de los Ancianos Desamparados en Fuente del Maestre hay 55 y las religiosas se vuelcan con ellos para que, no sólo en estos días sino durante todo el año, la vida sea como la de una gran familia.

En Navidad reciben la visita de la gente del pueblo, les llevan los alimentos y el dinero que se obtiene en las campañas del kilo.

Como en otros lugares, la comida es especial. A pesar de las dietas, se adaptan los menús y se "suavizan" los rigores de los planes alimenticios.

La Misa del Gallo será temprano, a las 21,30. Los mayores cantan villancicos, "son como niños grandes, asegura la superiora de la comunidad, a pesar de los recuerdos de toda una vida que afloran en estas fechas, se percibe la esperanza y la alegría navideña, aunque muy pocos se pueden marchar con sus familiares".

Melchor, Gaspar y Baltasar dejan muestra de su paso, casi siempre con cosas prácticas. "Las mujeres, dice la superiora, aprecian un pañuelo, un frasco de colonia... los hombres reciben todo lo que se les da con gusto, pero donde se ponga un paquetito de tabaco se olvida todo".

Los 'sin techo'

Nuestro recorrido navideño termina en Mérida, en el centro de acogida a "sin techos" Padre Cristóbal. En la actualidad da cobijo a 25 personas. Como en otros lugares, aquí la soledad es un compañero más de camino, por ello se intenta que todos vivan como una familia. Se decora el centro, el martes tenía lugar una fiesta con un espectáculo de danza a cargo de la asociación de vecinos "La Antigua", que interpretaba un espectáculo de danza, no faltó el flamenco ni las actuaciones improvisadas de acogidos y voluntarios. Además se pone en marcha un campeonato de juegos de mesa. Como en otros lugares, la cena es especial, acuden los voluntarios y trabajadores, hay villancicos y reciben la visita de mucha gente que quiere compartir la Navidad.

 

La Custodia de Tierra Santa clama por la celebración de una Navidad en paz

Pide que los actos propios de estos días puedan desarrollarse libremente

La Custodia de Tierra Santa lanzaba el lunes un llamamiento para que se respete la Navidad y la importancia de esta fiesta para los cristianos de Belén y de todo el mundo. Por ello piden que las celebraciones de Navidad y de Epifanía tengan lugar en un clima de serenidad y de buena voluntad.

"Mientras los ojos de todo el mundo cristiano miran hacia Belén -dice el llamamiento-, nos dirigimos con respetuosa insistencia a todas las partes, las autoridades, las fuerzas y las organizaciones presentes en la zona para que expresen y mantengan el empeño en consentir que, juntos, las celebraciones religiosas puedan desarrollarse libremente como signo de esperanza en un futuro de paz para Belén y Tierra Santa".

Es deseo de los religiosos que las partes mencionadas "entiendan y respeten la importancia de la Navidad para los fieles cristianos en Belén y en todo el mundo, así como la especial resonancia de la celebración del nacimiento del Príncipe de la Paz para las poblaciones de todo lugar", en especial a la luz de los llamamientos del Papa.

"Es ciertamente nuestro sagrado deber -aseguran los franciscanos de la Custodia- llevar a término las específicas observancias religiosas en toda circunstancia, como hicimos en ocasión de la fiesta de Santa Catalina, el 23 y 24 de noviembre pasado... Nuestra capacidad de hacerlo, hay que recordarlo, está garantizada también por las leyes internacionales, incluidos los acuerdos entre israelíes y palestinos".

Al mismo tiempo, los religiosos esperan y desean "que los fieles cristianos de Belén y sus vecinos puedan participar en los ritos sin el temor de restricciones y que también los peregrinos y los visitantes puedan beneficiarse del libre acceso".

Finalmente, los religiosos concluyen su llamamiento desando que "en medio de un continuo conflicto, con su amarga cosecha de muerte y destrucción, y vistos los traumáticos sucesos de la Basílica de la Natividad a principios de año", una Navidad serena en Belén pueda representar un "firme testimonio de que la paz es posible" y que puede alcanzarse sólo "con la buena voluntad de ambas partes".

ZENIT

 

Los obispos de Venezuela piden propuestas concretas
para salir de la crisis

"Evitemos la destrucción, construyamos la reconciliación", reclaman

En plena huelga general de protesta contra el presidente Hugo Chávez, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) pidió a la Mesa de Negociación y Acuerdos entre el gobierno y la oposición que ofrezca "propuestas concretas, razonables y urgentes, por el bien del país y para evitar confrontaciones inútiles".

El comunicado, que lleva por título "Evitemos la destrucción, construyamos la reconciliación", hace un insistente llamamiento a la paz, tolerancia y convivencia, según explicó al presentarlo el presidente de la CEV, monseñor Baltazar Porras, arzobispo de Mérida (Venezuela).

Una alternativa

Preguntado si la Iglesia tiene salidas para la crisis, el prelado respondió que "nosotros no tenemos una respuesta concreta a eso. Pero lo que sí pedimos con angustia, firmeza y esperanza es que quienes tienen esa responsabilidad (los negociadores) ofrezcan una alternativa".

"Es imperativo buscar salidas que sean pacíficas, democráticas, políticas en su más noble sentido, acordes con la voluntad manifiesta del pueblo soberano", aclara por su parte el comunicado conjunto de los obispos. "La escalada de enfrentamientos que hemos experimentado en estos últimos días amenaza con convertirse en tragedia nacional. Esta crisis tiene ya sus muertos, que no debemos olvidar, fruto del odio que se ha sembrado y cultivado" explica la CEV.

"En este momento, son más apremiantes que nunca los mandamientos de Dios --añade el texto--: "no matarás", "ama a tu prójimo como a ti mismo", porque Dios nos ha dado la vida, para que la tengamos en abundancia".

La Conferencia episcopal explica que "concebir el triunfo de las propias ideas y visiones del país como aplastamiento o marginación de gran parte de los otros venezolanos, manifiesta una ambición de excluir o actitud de sentirse excluido".

Evitar la ruptura social

"Todavía estamos a tiempo para evitar esa trágica ruptura social", considera la CEV.

Los obispos hicieron "un apremiante llamado" a respetar a los medios de comunicación, objetivo de ataques violentos en los últimos días, y a éstos les piden ejercer "su responsabilidad ética y profesional, sin manipulaciones ni alarmismos".

Luego, dirigiéndose al Gobierno nacional, a la Fuerza Armada Nacional y a los organismos policiales, los obispos exigen que se "defiendan los Derechos Humanos, en particular la vida, la seguridad y los bienes de todos los ciudadanos".

ZENIT

 

Niños afganos mueren de frío en campos de refugiados

El diario de la Santa Sede denuncia que al menos cuarenta niños han muerto de frío en los campos de refugiados entre Afganistán y Pakistán.

Citando "fuentes humanitarias", la edición italiana del 15 de diciembre de "L'Osservatore Romano", aclara que los campos de refugiados en los que tiene lugar la tragedia se encuentran en los alrededores de Spin Boldak, a siete kilómetros de la frontera afgana.

El diario aclara que "las ya dramáticas condiciones de vida en estos lugares se han hecho ahora imposibles de soportar a causa de una excepcional oleada de frío".

Los refugiados en tiendas de campaña tienen que soportar la nieve y temperaturas que han bajado a los 15 grados bajo cero, concluye el diario vaticano.

 


Información diocesana

Ordenado un nuevo diácono
en la Compañía de Jesús

Juan Antonio Cuesta Olmo se prepara para recibir la Ordenación de Presbítero
en junio del próximno año

El pasado domingo el arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero ordenaba de diácono al jesuita don Juan Antonio Cuesta Olmo, en la parroquia de Santísima Trinidad de Badajoz, regida por la Compañía de Jesús.

En sus doce años de jesuita, Cuesta Olmo, ha seguido el camino de formación que le ha marcado la Compañía de Jesús: dos años de noviciado y cinco de Filosofía, hasta conseguir la Licenciatura civil en 1996. A ello se suman dos años más de trabajo pastoral y de docencia en el Colegio de Nuestra Señora del Recuerdo de Madrid, interrumpidos siempre en verano para ayudar en el Perú a los jesuitas de aquel país. Y, finalmente la Teología: los tres primero años cursados en la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, y los dos últimos en el Instituto de Pastoral León XIII, de la Pontificia Universidad de Salamanca (sede de Madrid). En éste Centro prepara ahora su tesis de Licenciatura, a la vez que termina el último curso, mientras se prepara para recibir la Ordenación de Presbítero, en el próximo mes de junio, con otros cuatro compañeros jesuitas.

 

 

Fallecen el sacerdote don Francisco Espinaco y el salesiano don Manuel Cantalapiedra

El primero era capellán de la prisión provincial de Badajoz
y el segundo, ex director de los salesianos de Mérida

El pasado domingo fallecía en Badajoz el sacerdote don Francisco Espinaco Fernández quien, durante casi 30 años fue capellán del Centro Penitenciario de Badajoz.

Natural de Castroverde de Capos (Zamora), hizo sus estudios en el Seminario de León, aunque luego se ordenó para la diócesis de Zamora. Tras algunos años en parroquias de esa provincia, en 1973, recala en Badajoz. A su llegada, entabla contacto con la parroquia de San Juan de Ribera de Badajoz, a la que en aquellos años pertenecía el Centro Penitenciario, y en la que -compaginado con su tarea de Capellán- presta sus servicios. Además, le unió una gran amistad y cercanía con la Hermanitas de los Ancianos Desamparados, en cuya residencia fallecía, y ejerció también como Capellán de los Hermanos Maristas y del antiguo Sanatorio de la Cruz Roja, así como de profesor de religión en el colegio de las Josefinas y en el instituto Reino Aftasí.

Durante su capellanía, fue cuando se introdujeron los primeros grupos de voluntarios de prisiones en el Centro Penitenciario, provenientes de los grupos de la "legión de María" de la parroquia de San Juan de Ribera.

Manuel Cantalapiedra

Por otro lado, el salesiano don Manuel Cantalapiedra fallecía también el pasado domingo, victima de un cáncer fulminante, pues pasaron apenas dos semana desde su diagnóstico hasta su muerte.

Durante los últimos seis años, este religioso ocupó la dirección del Colegio que los Salesianos tienen en Mérida, donde hace pocas semanas se le ofreció un acto de despedida con motivo de su traslado a Sevilla. Al funeral también acudió don Antonio Montero quien se desplazó a la capital hispalense donde se celebraba.

Hombre de fe profunda y recia alimentada en la oración de cada día, Cantalapiedra era un salesiano de clara vocación educativa, capaz de animar y coordinar con su entrega a su comunidad educativa.

 

Restaurado el 'Cristo Crucificado' de Llerena,
una de las obras más importantes de Zurbarán

Las Hermanas de la Cruz de Villafranca estrenan también nuevo retablo

La parroquia de Nuestra Señora de la Granada, en Llerena, recuperaba el pasado lunes una de sus obras más importantes con la presentación del cuadro 'Cristo crucificado', de Francisco de Zurbarán, que ha sido sometido a un laborioso proceso de restauración que ha durado algo más de dos años.

Al acto de presentación asistió el Arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero, el Consejero de Cultura de la Junta de Extremadura, don Francisco Muñoz, la restauradora de la obra, doña Ana Iruretagoyena, los sacerdotes de la localidad y numerosas personas de Llerena, con su Alcalde a la cabeza.

Nueva ubicación

Esta obra de Zurbarán formaba parte del retablo del altar mayor que sufrió un incendio, debido al cual se trasladó a un retablo lateral donde se encontraba incrustada. Ahora se ha decidido dotarla de un marco al estilo de la época y exhibirla de manera independiente en la Capilla del sagrario de la parroquia, con una nueva iluminación que realce los matices de la pintura.

En el proceso de restauración se ha procedido a la limpieza y consolidación del cuadro, una de las obras más importantes de este pintor, afincado en Llerena, y que fue realizada en el año 1636 , por encargo de los condes de Puebla del Maestre.

Además, en el proceso de restauración se ha contado con la colaboración desinteresada de doña Odile Delenda, reputada especialista mundial en la obra del pintor extremeño.

Retablo nuevo

Por otra parte, el pasado sábado, día 14, se inauguraba el retablo mayor de la capilla de las Hermanas de la Cruz de Villafranca de los Barros.

Este retablo consta de 260 piezas, encajadas a modo de puzzle, que dan como resultado una estructura de ocho metros de alto por cinco de ancho.

Confeccionado en madera de pino, se ha tardado dos años en construirlo.

La obra ha sido realizada por ocho ebanistas de la propia Villafranca, que han donado los materiales para su realización así como un nuevo altar para la capilla.

 

Cáritas lanza su Campaña de Navidad

La institución católica Cáritas ha presentado su campaña de sensibilización navideña, dentro de su programa anual 2002-2003, con la que quiere centrar la atención sobre las situaciones de exclusión que se viven en nuestro mundo.

Esta campaña lleva como lema "Podrías ser tú. La exclusión nos incluye a todos", haciendo referencia a que cualquier persona puede ser objeto de exclusión. Para ello, Cáritas aporta datos como el hecho de que en Europa haya 52 millones de pobres o que tan sólo 10 empresas multinacionales controlen el 80 % del mercado mundial.

Regiones menos favorecidas

Refiriéndose a nuestro país, Cáritas constata que Extremadura es una de las regiones más pobres de España, junto con Andalucía, Canarias, Castilla la Mancha y Murcia.

Para Cáritas, exclusión significa "la pérdida de capacidad para el ejercicio de la ciudadanía y de la participación, con el añadido de las carencias materiales". Por eso Cáritas quiere proponer una alternativa al consumismo desenfrenado e irresponsable, causa de la exclusión, buscando construir una sociedad más justa e igualitaria que elimine la exclusión y facilite la integración.

 

Homenaje a don Manuel Grillo Chávez en Mérida

El pasado sábado el sacerdote diocesano don Manuel Grillo, canónigo-arcipreste del Cabildo de la Concatedral de Mérida y párroco de la de Santa María la Mayor también en Mérida, recibía el homenaje de la Junta de Cofradías de la ciudad, de la que es Asesor Religioso.

Al acto de homenaje asistieron más de cien personas, entre las que se contaba el Vicario Episcopal de zona, don José Antonio Salguero, el Arcipreste de Mérida, don Antonio Bellido, y el Alcalde de la ciudad, don Pedro Acedo. Este último tuvo palabras de agradecimiento para Grillo, aunque fue el Vicario Episcopal el encargado de realizar una semblanza sobre su persona.

En el acto se hizo entrega al homenajeado de un cuadro de cerámica como recuerdo del evento.

 


Al paso de Dios

Consumo ético

Rreconozco que la idea para este artículo me la ha dado una entrevista con Adela Cortina sobre la ética del consumo. Yo me limito a transmitirles a ustedes, lectores de Iglesia en camino, un breve y libre resumen en estas cincuenta líneas. Lo hago a modo de felicitación navideña, ofreciéndoles un buen modo de vivir el espíritu de Belén.

En estas fiestas es inevitable el consumo, pero son muy pocos los que toman conciencia de que lo que hacen tiene una repercusión ética; es decir, que la cesta de la compra tiene que ver con determinados valores o contravalores. Comprando se puede ser solidario o insolidario, justo o injusto, incluso el comprar puede producir libertad o esclavitud, alegría o tristeza; nuestras compras tienen mucho que ver con la dignidad, la justicia, la solidaridad o la propia libertad. Se podría decir que se compra como se vive. Los carros de las grandes superficies comerciales nos podrían dar la radiografía interior de quienes los llenan, pues el consumo no es éticamente neutro o inocente.

Por eso en mi felicitación para estas fiestas quiero desearles que compren para disfrutar, para acoger, para ofrecer, para compartir. Que el consumo no les agobie ni les mortifique; que los regalos sólo pretendan tocar el corazón de quienes los reciben por su calidad, no por su precio; que lo que compran tenga en sus entrañas justicia y solidaridad; y cuiden de que haga sostenible el presente y el futuro de la naturaleza, pues en esto también tiene mucho que ver el consumo.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)


Liturgia del domingo

Celebramos el IV Domingo de Adviento

Palabra de Dios


Libro 2º de Samuel 7, 1-5. 8b-12. 14a.16

Cuando el rey David se estableció en su palacio y el Señor le dio la paz con todos los enemigos que le rodeaban, el Rey dijo al profeta Natán: "Mira: yo estoy viviendo en casa de cedro, mientras el arca del Señor vive en una tienda".

Natán respondió al rey: "Ve y haz cuanto piensas, pues el Señor está contigo".

Pero aquella noche recibió Natán la siguiente palabra del Señor: "Ve y dile a mi siervo David: '¿Eres tú quien me va a construir una casa para que habite en ella?. Yo te saqué de los apriscos, de andar tras la ovejas, para que fueras jefe de mi pueblo Israel. Yo estaré contigo en todas tus empresas, acabaré con tus enemigos, te haré famoso como a los más famosos de la tierra. Daré un puesto a Israel, mi pueblo: lo plantaré para que viva en él sin sobresaltos, y en adelante no permitiré que animales lo aflijan como antes, desde el día que nombré jueces para gobernar a mi pueblo Israel. Cuando hayas llegado al término de tu vida y descanses con tus padres, estableceré después de ti a un descendiente tuyo, un hijo de tus entrañas, y consolidaré tu reino. Yo seré para él un padre, y él será para mí un hijo. Te pondré en paz con todos tus enemigos, te haré grande y te daré una dinastía. Tu casa y tu reino durarán por siempre en mi presencia y tu trono durará por siempre'."

Salmo 88, 2-3. 4-5. 27 y 29

R. Cantaré eternamente las misericordias del Señor.

Él me invocará: "Tú eres mi Padre,
mi Dios, mi Roca salvadora".
Le mantendré eternamente mi favor,
y mi alianza con él será estable.

Carta de S. Pablo a los Romanos 16, 25-27

Hermanos: Al que puede fortalecernos según el Evangelio que yo proclamo, predicando a Cristo Jesús ­revelación del misterio mantenido en secreto durante siglos eternos y manifestado ahora en la Sagrada Escritura, dado a conocer por decreto de Dios eterno, para traer a todas las naciones a la obediencia de la fe­ al Dios, único sabio, por Jesucristo, la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Evangelio según san Lucas 1, 26-38

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando a su presencia, dijo: "Alégrate, llena de grcia, el Señor está contigo". Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquel. El ángel le dijo: "No temas, María, porque has encontradogracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo y le ponmmdrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin".

Y María dijo al ángel: "¿Cómo será eso, pues no conozco varón?". El ángel contestó: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra: por eso el santoque va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible".

María contestó: "Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra". Y la dejó el ángel.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

23, lunes: Ml 3, 1-4. 23-24; Lc 1, 57-66.
24, martes: 2Sam 7, 1-5. 8b-12.14a. 16; Lc 1, 67-79.
25, miércoles: Is 9, 1-3. 5-6; Tt 2, 11-14; Lc 2, 1-14.
26, jueves: Hch 6, 8-10; 7, 54-60; Mt 10, 17-22.
27, viernes: 1Jn 1, 1-4; Jn 20, 2-8.
28, sábado: 1Jn 1-5 . 2, 2; Mt 2, 13-18.
29,
domingo: Gn 15, 1-6; 21, 1-3; Col 3, 12-21; Hb 11, 8. 11-12. 17-19.

 

Comentario litúrgico

¡Alégrate!

Este cuarto domingo de Adviento comienza una semana en la que se celebra la Navidad. No nos ha de resultar extraño que las lecturas y las oraciones abandonen la austeridad del Adviento para cubrirse con el manto de gozo y luz que caracteriza la Navidad.

Ya no se nos invita a la espera de la venida de Cristo en la gloria al final de los tiempos, como hasta ahora lo ha hecho la liturgia de las tres primeras semanas de Adviento, sino que toda la liturgia de hoy está como volcada mirando al misterio de la Encarnación.

En el centro de la misma nos encontramos la página evangélica que nos describe la escena de la Anunciación como alegres clarines que nos anuncian la pronta llegada del Enmanuel, el Dios hecho hombre, que viene a darle sentido tanto a la Historia Universal como a la vida de cada uno de nosotros.

El mensaje que trae el ángel María para María y para toda la humanidad, se abre con un !Alégrate!. No es una expresión cualquiera. Tenía una larga historia y debemos acogerlo como parte de nuestra propia historia personal.

Efectivamente, a los largo del Antiguo Testamento, cuando Dios quería levantar la esperanza de su pueblo Israel le enviaba mensajeros de la promesa mesiánica que utilizaban este término !Alégrate! para que los israelitas no se contentasen con lo que veían sus ojos sino que intuyeran la gloria del Mesías prometido.

Así nos quiere la liturgia de hoy: contando los días que nos faltan para la Navidad pero con el corazón lleno de alegría. Pero no con la alegría bullanguera a la que nos invita la sociedad de consumo sino con el gozo interior de participar un año más de la gracia de la Navidad.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

29 de diciembre: santo Tomás Becket

Hijo de un caballero normando, nace en Londres y cursa Derecho y Teología seglar en Oxford, París y Bolonia. En 1156 el rey Enrique II le nombra Canciller de Inglaterra. Era considerado el más leal, lo mismo en la paz que al frente de la caballería inglesa en la guerra.

Ya en plenitud de su vida, elige el sacerdocio al servicio de las almas y es nombrado arzobispo de Canterbury. Su vida cambia hacia la austeridad propia del ministro del Señor.

Inesperadamente, su lealtad a Cristo se iba a poner a prueba, nada menos que frente al mismo Rey, su amigo. Tomás Becket se atreve a resistir, para conservar la independencia de la Iglesia ante todo intento de esclavizarla. No le importa sufrir un destierro de seis años a Francia. A su regreso sigue inconmovible en su fidelidad a la Iglesia y al Papa. Enrique II se enfurece: "Malditos sean quienes comen a mi mesa, si no me libran de ese insolente". Y mientras Becket presidía las Vísperas, el 29 de diciembre de 1170, cuatro espadas cortesanas cometen aquel asesinato en la Catedral que conmovió al mundo: "Muero por el nombre de Jesús y la defensa de la Iglesia".

Su tumba fue veneradísima. Sobre ella, arrepentido, pidió y recibió la absolución Enrique II. Pero cuatro siglos más tarde, Enrique VIII, sobrepasando a Enrique II en sus pretensiones contra la Iglesia, manda aventar las cenizas que tan firmemente expresaban la fidelidad al Vicario de Cristo.

(Los Santos. Noticia diaria. Valeriano Ordóñez, S.J.)

Los santos de la semana

23, lunes: Juan de Key, Sérvulo, Saturnino, Evaristo, Victoria.
24, martes: Adán y Eva, Delfín, Eutimio, Luciano, Gregorio.
25, miércoles: Eugenia, Pedro Nolasco, Mártires de Nicomedia.
26, jueves: Esteban, Dionisio, Teodoro, Marino, Zenón.
27, viernes: Alvito, Fabiola, Máximo de Alejandría, Teófanes.
28, sábado: Santos Inocentes, Abel, Víctor, Rogaciana, Domiciano.
29,
domingo: Tomás Becket, Calixto, David, Segundo, Honorato.

 


Contraportada

El Papa asegura que la paz no puede
separarse de los derechos humanos

Con motivo de la Jornada Mundial de la Paz, Juan Pablo II recuerda la Pacem in Terris de Juan XXIII

El Papa ha manifestado en su mensaje con motivo de la Jornada Mundial de la Paz, que se celebrará el próximo día 1 de enero, que la construcción de la paz es una tarea permanente. Juan Pablo II comienza su mensaje recordando la "histórica encíclica Pacem in terris" publicada por Juan XXIII el 11 de abril de 1963.

Juan Pablo II recuerda que su antecesor "con su espíritu clarividente, indicó las condiciones esenciales para la paz en cuatro exigencias concretas del ánimo humano: la verdad, la justicia, el amor y la libertad" y tras realizar un análisis de aquel texto fija su atención en el nuevo orden moral internacional.

"A pesar de las muchas dificultades y retrasos" señala Juan Pablo II, en los cuarenta años transcurridos se han producido notables progresos. En este sentido se destaca "que los Estados casi en todas las partes del mundo se sientan obligados a respetar la idea de los derechos humanos".

En el mensaje se dice que es "significativo que, en los cuarenta años transcurridos desde la Pacem in terris, muchas poblaciones del mundo hayan llegado a ser más libres, se hayan consolidado estructuras de diálogo y cooperación entre las naciones y la amenaza de una guerra global nuclear, como la que se vislumbró drásticamente en tiempos del Papa Juan XXIII, haya sido controlada eficazmente".

Nuevas formas de orden

Juan Pablo II se pregunta bajo qué principios se están desarrollando las nuevas formas de orden mundial. En este sentido apunta "que la paz rectamente entendida, no puede prescindir de cuestiones relacionadas con los principios morales. Con otras palabras, desde esta perspectiva se toma también conciencia de que la cuestión de la paz no puede separarse de la cuestión de la dignidad y de los derechos humanos".

El Papa asegura que este tiempo, "todos deben colaborar en la construcción de una nueva organización de toda la familia humana para asegurar la paz y la armonía entre los pueblos y promover juntos su progreso integral". Pero el Santo Padre advierte que "es importante evitar tergiversaciones: aquí no se quiere aludir a la constitución de un superestado global. Más bien se piensa subrayar la urgencia de acelerar los procesos ya en acto para responder a la casi universal pregunta sobre modos democráticos en el ejercicio de la autoridad política, sea nacional o internacional, como también a la exigencia de transparencia y credibilidad a cualquier nivel de la vida pública".

Partiendo de la Pacem in Terris, Juan Pablo II recuerda que "las personas son creadas con la capacidad de tomar opciones morales, ninguna actividad humana está fuera del ámbito de los valores éticos. La política es una actividad humana; por tanto, está sometida también al juicio moral. Esto es también válido para la política internacional".

El mensaje recurre como ejemplo a la situación por la que atraviesa Oriente Medio y Tierra Santa: "Día tras día y año tras año, el efecto creciente de un rechazo recíproco exacerbado y de una cadena infinita de violencias y venganzas ha hecho fracasar hasta ahora todo intento de iniciar un diálogo serio sobre las cuestiones reales en litigio. La situación precaria se hace todavía más dramática por el contraste de intereses entre los miembros de la comunidad internacional. Hasta que quienes ocupan puestos de responsabilidad no acepten cuestionarse con valentía su modo de administrar el poder y de procurar el bienestar de sus pueblos, será difícil imaginar que se pueda progresar verdaderamente hacia la paz".

Premisas de paz duradera

El Papa manifiesta que hay "una relación inseparable entre el compromiso por la paz y el respeto de la verdad. La honestidad en dar informaciones, la imparcialidad de los sistemas jurídicos y la transparencia de los procedimientos democráticos dan a los ciudadanos el sentido de seguridad, la disponibilidad para resolver las controversias con medios pacíficos y la voluntad de acuerdo leal y constructivo que constituyen las verdaderas premisas de una paz duradera. Los encuentros políticos a nivel nacional e internacional sólo sirven a la causa de la paz si los compromisos tomados en común son respetados después por cada parte". Una afirmación que se completa con la idea de que "si han de respetarse todos los compromisos asumidos, debe ponerse especial atención en cumplir los compromisos asumidos para con los pobres". Al afirmar esto, Su Santidad pone la mirada en las naciones en vías de desarrollo.

Una cultura de paz

Para Juan Pablo II, "si se examinan los problemas profundamente, se debe reconocer que la paz no es tanto cuestión de estructuras, como de personas. Estructuras y procedimientos de paz ­jurídicos, políticos y económicos­ son ciertamente necesarios y afortunadamente se dan a menudo. Sin embargo, no son sino el fruto de la sensatez y de la experiencia acumulada a lo largo de la historia a través de innumerables gestos de paz, llevados a cabo por hombres y mujeres que han sabido esperar sin desanimarse nunca".

"La religión, añade más adelante el mensaje, tiene un papel vital para suscitar gestos de paz y consolidar condiciones de paz. Este papel lo puede desempeñar tanto más eficazmente cuanto más decididamente se concentra en lo que la caracteriza: la apertura a Dios, la enseñanza de una fraternidad universal y la promoción de una cultura de solidaridad. La &laqno;Jornada de oración por la paz», que he promovido en Asís el 24 de enero de 2002, comprometiendo a los representantes de numerosas religiones, tenía justamente este objetivo. Quería expresar el deseo de educar para la paz mediante la difusión de una espiritualidad y de una cultura de paz".

(Documento íntegro en la página web de la Conferencia Episcopal www.conferenciaepiscopal.es)

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com

 



Return to Camino