Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 510. 21 de diciembre de 2003

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 


Portada

La paz bajó del cielo. Brilla nueva luz

La Virgen de la Faja. Copia de Murillo. Siglo XVIII


Conferencia Episcopal

Valorar la familia, defender la vida

Nota episcopal ante la Fiesta de la Sagrada Familia (28-12)

La Navidad es la manifestación del amor de Dios que se hizo hombre; el Todopoderoso se hizo niño pobre y débil. Los ángeles cantaron. "Gloria a Dios y paz a los hombres". Y anunciaron a los pastores la buena noticia: "Os ha nacido un Salvador, que es el Cristo, el Señor y esto os servirá de señal: Encontraréis a un niño envuelto en pañales y recostado en un pesebre" (Lc. 2, 11-12).

Con ocasión del Día de la Familia y de la Vida, que se celebra en medio de estos días tan entrañables de la Navidad, los Obispos hacemos, con Juan Pablo II en su último viaje a España, una llamada a cada familias cristiana, y a todas las familias en general: "Cuida tus raíces, defiende la vida".

"Como el árbol plantado al borde de la acequia"

Las raíces más hondas de la familia se encuentran en Dios creador, que hizo al hombre a su imagen, le llamó al amor y a la comunión, e hizo fecunda su unión en los hijos. Dios "los creó hombre y mujer y los bendijo diciendo: creced y multiplicaos, llenad la tierra"(Gn 1,27-28). En la propia realidad corporal del hombre y de la mujer hay una llamada al amor y a la comunión.

El amor conyugal es algo que el hombre descubre en un momento dado de su vida. Nace de la admiración ante la belleza y la bondad del otro e incluye una llamada a la comunión y a la transmisión de la vida. Quien fue primero hijo querido por sus padres, descubre después el amor esponsal que le lleva a la entrega; luego, será padre responsable y amoroso. Mediante la comunión de personas, que se realiza en el matrimonio, hombre y mujer dan origen a la familia.

La familia tiene en sí misma una rica potencialidad, al ser una institución sólidamente arraigada en la naturaleza misma del hombre. La familia cristiana tiene, además, la gracia del Espíritu Santo que recibió en el sacramento del matrimonio, y que nunca le faltará en el cumplimiento de su vocación y misión. Las más hondas raíces del matrimonio y la familia están en Dios.

La familia se encuentra hoy con graves desafíos. El matrimonio, la familia y la vida son una preocupación muy especial de la Iglesia de nuestro tiempo, porque son muy graves los peligros, en el terreno filosófico, moral y en algunas legislaciones civiles, que hoy la amenazan. Sobre la base de un concepto de libertad, que se olvida de la verdad sobre la naturaleza y dignidad de la persona humana, algunos intentan imponer falsos conceptos de matrimonio y de familia. Se pone en duda la propia identidad de la familia, "fundada sobre el matrimonio, esa unión íntima de vida, complemento entre hombre y mujer, constituida por el vínculo indisoluble del matrimonio, libremente contraído, públicamente afirmado, y que está abierta a la transmisión de la vida".

La institución familiar experimenta una preocupante fragilidad. El ambiente cultural y social conforman un sujeto débil, incapaz muchas veces de asumir sus propias responsabilidades y de entregarse en el matrimonio como plena donación recíproca y de amor verdadero.

"No rompáis vuestras raíces cristianas"

El árbol genealógico de cada uno de nosotros tiene un tronco, nuestros padres; y unas raíces, nuestros abuelos, bisabuelos, etc. Las ramas necesitan un tronco fuerte, ­un matrimonio que viva un amor plenamente humano, total, fiel y fecundo­ y unas raíces hondas que aporten la savia necesaria de los valores y el sentido de la vida, heredados de su mejor tradición y de la experiencia de los antepasados. Estas raíces están vivificadas por el amor de Dios "de quien procede toda paternidad".

En su último viaje a España, en la canonización de varios Beatos españoles celebrada en Madrid, en la Plaza de Colón, Juan Pablo II anunciaba con convicción: "Surgirán nuevos frutos de santidad si la familia sabe permanecer unida, como auténtico santuario del amor y de la vida". Y hacía, después, una firme llamada: "No rompáis vuestras raíces cristianas". La familia, pequeña iglesia, está llamada a la santidad por el amor, arraigada en la fe y en la esperanza.

El hombre, como el árbol, no puede vivir sin raíces. Dicen que la encina tiene tanto volumen de raíces bajo tierra, como ramas hacia el cielo. Así, bien arraigada con sus raíces a la tierra, es capaz de soportar la pertinaz sequía o el fuerte vendaval. Así, el hombre mantendrá en pie su dignidad, será un árbol capaz de soportar los embates del viento y las tormentas, si la familia sabe transmitir y vivir la fe en Dios y el amor al hombre, en la verdad, la libertad verdadera, la defensa del más débil, el esfuerzo por la paz y la justicia, el amor al bien y la belleza.

Hemos recibido en España la visita de las Reliquias de Santa Teresita del Niño Jesús. Con qué santo gozo escribe, en su Historia de un Alma, hablando de sus padres: "El buen Dios me ha dado un padre y una madre, más dignos del cielo que de la tierra". En otro pasaje escribe: "Yo escuchaba, en efecto, pero confieso que miraba más a menudo a mi padre que al predicador. ¡Me decía tantas cosas su hermoso rostro! Llenábansele a veces los ojos de lágrimas, y en vano procuraba contenerlas. Cuando escuchaba las verdades eternas, diríase que no habitaba ya en la tierra; su alma parecía arrobada en otro mundo". Con unos padres así, de estas raíces, creció en muy pocos años una gran santa.

Cuidad la vida. "El niño Jesús crecía en edad, sabiduría..."

Los hijos son el fruto del amor de los esposos. La vida humana es un don recibido, para ser a su vez dado. En la procreación de una nueva vida, los padres acogen al hijo como el fruto de su entrega amorosa. El hijo es fruto del amor de los esposos. Y es, también, don de Dios que los esposos han de cuidar y proteger, para que crezca, como el Niño Jesús, "en edad, sabiduría y gracia, ante Dios y ante los hombres" (Lc 2,52).

El mes de octubre pasado ha sido beatificada la Madre Teresa de Calcuta, la madre de los pobres más pobres, la defensora de la vida de los no nacidos, la que ayudó a morir con dignidad a tantos moribundos tirados en la calle.

Ella escribió: "es maravilloso pensar que Dios ha creado a cada niño, que Dios ama a cada uno. Leemos en la Sagrada Escritura: 'Aunque una madre se olvide del hijo de sus entrañas, yo no te olvidaré'. Te llevo grabado en la palma de mi mano. Y te he llamado por tu nombre".

"Toda vida pertenece a Dios. El aborto mata la paz del mundo Es el peor enemigo de la paz; porque si una madre es capaz de destruir a su propio hijo, ¿qué me impide matarte? ¿Qué te impide matarme? Ya no queda ningún impedimento".

Un número muy grande de abortos se producen en madres adolescentes. "A vosotros jóvenes os digo ­escribe la madre Teresa­ vosotros sois el futuro de la vida familiar; sois el futuro de la alegría de amar. Mantened la pureza, mantened ese corazón, ese amor, virgen y puro, para que el día que os caséis podáis entregar el uno al otro algo bello: la alegría de un amor puro. Pero, si llegáis a cometer un error, os pido que no destruyáis al niño, ayudaos mutuamente a querer y acoger a ese niño que aún no ha nacido. No lo matéis, porque un error no se borra con un crimen".

Cuando le dicen a la Madre Teresa que hay demasiadas criaturas en la India, ella responde: "¿Piensa usted que hay demasiadas flores en el campo? ¿Demasiadas estrellas en el cielo? Mire a esta niña, es portadora de la vida, ¿no es una maravilla? ¿Cómo no quererla? El aborto es un homicidio en el vientre de la madre. Una criatura es un regalo de Dios. Si no quieren a los niños, dénmelos a mí".

A la familia de Nazaret encomendamos, una vez más, nuestras familias para que se mantengan unidas en el amor y produzcan abundantes frutos de santidad. A María y a José, que vieron amenazada la vida del hijo, apenas nacido, le pedimos por todas las madres tentadas de abortar, les encomendamos la causa de la vida. Y en este año, queremos también invitar a todos los que amáis el matrimonio, la familia y la vida, a pedir la intercesión de Santa Teresa del Niño Jesús y de la Beata Madre Teresa de Calcuta a favor de todas las familias y de todos los niños, también de todos los no nacidos.


Centrales

Poemario Navideño

Villancico del asombro

El hombre se había cerrado

del gozo la puerta cierta

entre las sombras buscaba

la luz de la vida nueva

Pero "Dios ama primero"

y adelantó su respuesta:

"¿Seréis como dioses?". No,

yo seré de carne vuestra.

La "plenitud de los tiempos"

y el "kairos" como promesa

fue gozosa realidad

la noche de Nochebuena

La Palabra se hizo carne,

el AMOR rompió fronteras,

el asombro se derrama

por el cielo y por la tierra.

Oh admirable intercambio:

la carne de Dios es nuestra,

somos un templo y su gloria,

¿donde pongo la sorpresa?

En la tierra de María,

en el pobre de la tierra,

en el pan de eucaristía

mi Dios se "encarna", de veras.

Nace Dios, naciendo está.

Lluvia de amor se desciela.

Nazca el amor en el odio,

nazca la paz en la guerra.

Nuestro Dios es SOLIDARIO,

asumió nuestra pobreza,

nuestra vida, enriquecida

por su Gracia, goza y sueña.

Desde entonces sangre azul

cabalga por nuestras venas,

a Dios nos sabe la vida

y a "aleluya" el aire suena


Villancico de la patera

Era noche cerrada.

Rumbo al exilio

caminan por las sombras

sobre el peligro

Atrás se queda Herodes,

persigue al niño.

Dos años "sin papeles"

allá en Egipto.

A la intemperie de Dios

les muerde el frío,

comen el pan amargo

del llanto herido

Los padres "pordiosean"

y juega el hijo.

El viento de la historia

reiterativo...

Noche cerrada tienen

algunos niños.

El "portal", la patera;

el mar, asilo.

Nacen y mueren, madre,

negro vendidos

por patrones "herodes"

del genocidio.

Amapolas en el mar,

llanto y "quejío",

historia de Navidad,

de ahora mismo.

Que nadie nunca rompa

el sueño vivo,

la voz, la flor de Pascuas,

el gozo amigo.

(Que florezca Navidad

en todo sitio)

Antonio Bellido

Fantasía para imaginar un río de plata

Cauce abajo corre el río;

parece todo de plata.

Las adelfas se preguntan

si nevó de madrugada.

(La virgen lava pañales

con sus manos blancas, blancas)

Desde la orilla hasta el fondo

transparente sube y baja.

Los pájaros se preguntan

si es el sol el que se baña.

(La virgen lava pañales

con sus manos blancas, blancas)

La superficie se riza

de anillos como de nácar.

Y los juncos se preguntan

si hay estrellas en el agua.

(La virgen lava pañales

con sus manos blancas, blancas)

Los peces son como lirios

desde que la Virgen lava

los pañales de su Niño

con sus manos blancas, blancas.

 

Villancico para los pastores que no sabían leer

Ay, los pastores,

esos rústicos señores

que no sabían leer.

Deletreaban estrellas

con el alba desvelada

por los cielos. Y con ellas

una lectura sagrada

aprendían sin querer.

Ay, los pastores,

esos rústicos señores

que no sabían leer.

De pronto una luz inmensa

les deslumbró la lectura

y en el alma quedó impresa

la ciencia más alta y pura

del saber sin comprender.

Ay, los pastores,

esos rústicos señores

que no sabían leer.

Con el corazón herido

se miran y se sorprenden

de tanto saber habido

de momento. Y no comprenden

cómo aquello pudo ser.

Ay, los pastores,

esos rústicos señores

que no sabían leer.

Pedro Belloso

 

Belén ....? 2003

Que ya amanece,

que el horizonte dibuja sueños

y van llegando, tímidos,

sus rayos de paz

para cegar los duelos.

Que ya viene,

que los odios huyen

y la religión no excusa;

que silenciará las armas

y nos armará de aciertos.

Que va a nacer,

como en cada tiempo;

cercano a todos

y para todos lo bueno

de ser legal y contento.

Que inspira consuelo

a las madres/María

y a sus llantos negros,

porque trae otra vida,

porque llega en un buen momento.

Y transforma fronteras,

y en la alambrada unos dedos

de manos que abrazan

los colores de este tiempo

propicio al encuentro.

Que, mírale su carita...

¡Qué ojos más tiernos!

¡Qué llanto más sereno!

¡Qué suerte tenerlo,

y orar su mundo nuevo!

Y ¿Quién te margina, Niño?

¿Quién para a los violentos?

¿Cuánto hay que esperar,

contigo,

para gustar tus cielos?

Juan Andrés Calderón


Información diocesana

Contó con la asistencia de 85 voluntarios

Montijo acogió el IV Encuentro de coordinadores de Cáritas parroquiales

El pasado sábado 13 de Diciembre se ha celebrado en Montijo el IV Encuentro de Coordinadores de Cáritas Parroquiales, con la asistencia de 85 voluntarios, de ellos 25 sacerdotes, de toda la Diócesis.

Los objetivos de estos encuentros son favorecer la convivencia y el intercambio de experiencias entre las Cáritas parroquiales y descubrir juntos caminos de actuación y de coordinación.

Dos ejes de trabajo

Este año el trabajo de los grupos ha girado en torno a los dos primeros ejes del Plan Estratégico de Cáritas Diocesana: los últimos y las comunidades cristianas.

En concreto reflexionaron sobre la acogida que llevan a cabo en los distintos grupos de Cáritas y cómo mejorarla, y cómo se acercan al resto de grupos de la parroquia para sensibilizar a toda la comunidad.

En la puesta en común los asistentes manifestaron su honda preocupación por el cierre del Centro Hermano en la ciudad de Badajoz, por lo que supone de abandono de uno de los colectivos más desfavorecidos de la sociedad y por los que Cáritas, en nombre de la comunidad cristiana, ha de apostar decididamente.

 

Es uno de los pasos previos para acceder al sacerdocio

Seis seminaristas reciben el ministerio de lectores y acólitos

El pasado domingo, 14 de diciembre, don Antonio Montero instituyó cuatro nuevos acólitos y dos nuevos lectores en la capilla de Seminario Metropolitano San Atón. Los cuatro nuevos acólitos son Jesús Chacón Jiménez, de Puebla de la Reina, Antonio Maqueda Gil, de Badajoz, Óscar Prieto Perero, de Guadalupe (Cáceres) y Jacinto Ruiz-Roso Rivera, de Cabeza del Buey. Todos ellos componen actualmente el curso de sexto de Estudios Eclesiásticos.

Por su parte, los dos nuevos lectores son Mario Corrales Serrano, natural de Guareña, y Antonio Sebastián Sabido Salguero, de Aldea de Retamal, que cursan quinto de Estudios Eclesiásticos.

Pasos previos

En una sencilla ceremonia, don Antonio Montero instituyó a los lectores y acólitos, ministerios laicales que se reciben como pasos previos a lo que será la futura ordenación sacerdotal.

Por la recepción del ministerio, se reconoce la capacitación de los lectores para la proclamación de la Palabra de Dios en las celebraciones litúrgicas y para la enseñanza de la doctrina cristiana por medio de catequesis, reflexión bíblica etc. Por su parte, los acólitos son aceptados en el servicio del altar en la celebración eucarística y son reconocidos como ministros extraordinarios de la comunión.

 

Parroquia de Santa María la Real de Badajoz

Cerca de un millar de participantes en el XII Recital de Villancicos

Cerca de un millar de alumnos procedentes de 26 centros educativos de Primaria, Secundaria e institutos de Badajoz y varios pueblos de la provincia se dieron cita el pasado domingo para cantar a la Navidad en el XII Recital de Villancicos organizado por la parroquia de Santa María la Real (San Agustín) de Badajoz. Entre los participantes llegados de la provincia destacó la presencia de grupos de La Garrovilla, La Albuera, Torre de Miguel Sesmero, Montijo, Villafranca de los Barros, Alburquerque, Aceuchal, Mérida y Segura de León.

El certamen, que cuenta con la colaboración de la Asociación de Directores de Coros Escolares de Extremadura (ADICOREDEX), se celebró en el teatro López de Ayala de Badajoz y se desarrolló en dos sesiones debido a la gran cantidad de participantes.

Lo que comenzó siendo un pequeño recital en el templo parroquial en el año 1991, se ha convertido en una gran muestra de villancicos. Desde los más pequeños hasta los jóvenes de institutos formaron un gran grupo de cantores que llenaron el teatro en ambas sesiones.

 

Es una acción eminentemente solidaria

Las parroquias de Villafranca de los Barros organizan la campaña 'Sembradores de Estrellas'

Organizada por las parroquias de Villafranca de los Barros, el pasado domingo se celebraba en esta localidad la campaña "Sembradores de Estrellas", iniciativa que partió del jesuita Javier Ilundáin, que actualmente se encuentra en el colegio San José de dicha población.

Fueron muy numerosos los vecinos que se congregaron para participar en esta actividad, que daba comienzo con la celebración de la Eucaristía. Se pasó después a la plaza del Corazón de María, donde se realizó el llamado 'kilómetro de los cincuenta céntimos', una iniciativa destinada a recaudar fondos para la Cáritas Interparroquial de Villafranca.

 

La Nava de Santiago

Se inauguró el restaurado templo parroquial

El pasado día 13 de diciembre se volvieron a abrir las puertas de la Iglesia Parroquial de la Nava de Santiago, después de varios meses de reformas y obras en su interior.

La colaboración de todos los vecinos de La Nava de Santiago ha hecho posible la remodelación del piso del templo, la pintura y la iluminación, haciéndolo aún más bello, si cabe.

El vicario de zona, don José Antonio Salguero presidió la Eucaristía y señaló la importancia que tiene la implicación de todas las personas para mantener la belleza de la parroquia. Tras la Eucaristía, los asistentes compartieron un pequeño aperitivo.

 

Provincia Eclesiástica

Bodas de oro de las Hijas de María Madre de la Iglesia

 

Con una celebración, presidida por el obispo de Plasencia, Monseñor Amadeo Rodríguez, las Hijas de María Madre de la Iglesia de Don Benito celebraban recientemente las Bodas de oro de siete hermanas, así como la consagración perpetua de otras seis, y se clausuraban los actos de conmemoración del centenario del fallecimiento de la Madre Matilde, fundadora de esta congregación.

La Fundadora murió precisamente en Don Benito donde, dentro de los actos conmemorativos, se descubría una placa en el lugar donde expiró el 17 de diciembre de 1902. Las Hijas de María Madre de la Iglesia cuentan en Don Benito con 18 hermanas, repartidas entre el Colegio Sagrado Corazón y el Hospital de San Antonio donde desarrollan su labor pastoral desde 1892.

 

Badajoz

Encuentro navideño de la Juventud Estudiante Católica

El pasado sábado, día 13 de diciembre, tuvo lugar el encuentro de la Juventud Estudiante Católica (J.E.C.) con motivo de la celebración de Navidad. El lugar de encuentro fue la Parroquia San José de la ciudad de Badajoz donde asistieron jóvenes tanto de secundaria como universitarios de toda la región, así como los pueblos donde JEC esta comenzando a caminar: Zafra y Jerez de los Caballeros.

Contenido

La celebración comenzó con una oración que sirvió de ambientación, para más tarde profundizar en el tema que previamente se había preparado en los grupos. El hilo conductor de todo el día fue el mundo de relaciones. El día se terminó con la celebración de una Eucaristía, preparada entre todos los participantes en este Encuentro.


 

Liturgia del domingo

Celebramos el IV Domingo de Adviento

Palabra de Dios

 

Libro del profeta Miqueas 5, 1-4a

Así dice el Señor: Pero tú, Belén de Efrata, pequeña entre las aldeas de Judá, de ti saldrá el jefe de Israel.

Su origen es desde lo antiguo, de tiempo inmemorial. Los entrega hasta el tiempo en que la madre dé a luz, y el resto de sus hermanos retornará a los hijos de Israel.

En pie pastoreará con la fuerza del Señor, por el nombre glorioso del Señor, su Dios.

Habitarán tranquilos, porque se mostrará grande hasta los confines de la tierra, y éste será nuestra paz.

 

Salmo 79, 2ac y 3b. 15-16. 18-19

R. Oh Dios, restáuranos,

que brille tu rostro y nos salve.

Pastor de Israel, escucha,

tú que te sientas sobre querubines, resplandece.

Despierta tu poder y ven a salvarnos.

Dios de los Ejércitos, vuélvete:

mira desde el cielo, fíjate,

ven a visitar tu viña,

la cepa que tu diestra plantó,

y que tú hiciste vigorosa.

Que tu mano proteja a tu escogido

al hombre que tú fortaleciste.

No nos alejaremos de ti:

danos vida, para que invoquemos tu nombre.

 

Carta a los Hebreos 10, 5-10

Hermanos: Cuando Cristo entró en el mundo dijo: "Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, pero me has preparado un cuerpo; no aceptas holocaustos ni víctimas expiatorias. Entonces yo dije lo que está escrito en el libro: "Aquí estoy, oh Dios, para hacer tu voluntad". Primero dice: "No quieres ni aceptas sacrificios ni ofrendas, holocaustos ni víctimas expiatorias", que se ofrecen según la ley. Después añade: "Aquí estoy yo para hacer tu voluntad".

Niega lo primero, para afirmar lo segundo.

Y conforme a esa voluntad todos quedamos santificados por la oblación del cuerpo de Jesucristo, hecha una vez para siempre.

 

Evangelio según san Lucas 1, 39-45

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.

En cuanto Isabel oyó el saludo de maría, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito:

- ¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.

 

Comentario litúrgico

Que brille tu rostro y nos salve

Toda la liturgia de este cuarto y último domingo de Adviento se puede condensar en el deseo expresado en el título que encabeza esta líneas y que pertenece a la respuesta del Salmo responsorial que repetiremos los cristianos, por todo el mundo y en todas las lenguas, como expresando el deseo más íntimo que alberga el corazón de cada hombre aunque no sea consciente de la realidad que expresa ese grito.

Nosotros los cristianos, con humildad pero confirmados por la certeza de la fe, sabemos qué es lo mejor que puede suceder a todo hombre: que el resplandor de la gloria de Cristo nacido en Belén ilumine su caminar por esta vida y que, al final, se convierta en encuentro plenificante.

Si nos acercamos a las lecturas de hoy es evidente que están atentas al nacimiento de Cristo, a la celebración litúrgica de la Navidad.

Comienza el profeta Miqueas ubicándonos en el lugar en el que va a nacer el Mesías con el famoso texto que alertó al Rey Herodes: &laqno;Pero tú, Belén, pequeña entre las aldeas de Judea, de ti saldrá el jefe de Israel.»

La segunda lectura, que pertenece a la Carta a los Hebreos, presenta un texto muy teológico que nos revela los sentimientos que albergó el corazón de Cristo desde el primer momento de su existencia: "Cuando Cristo entró en el mundo dijo: 'Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, pero me has preparado un cuerpo...' Entonces yo dije lo que está escrito en el libro: 'Aquí estoy, oh Dios, para hacer tu voluntad'".

En el evangelio encontramos la explosión de alegría de Isabel que dice a su prima: "!Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!".

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

22, lunes: 1 Sam 1, 24-28; Lc 1, 46-56.
23, martes: Ml 3, 1-4. 23-24; Lc 1, 57-66.
24, miércoles: 2 Sam 7, 1-5. 8b-12. 14a. 16; Lc 1, 67-79.
25, jueves: Is 52, 7-10; Hb 1, 1-6; Jn 1, 1-18.
26, viernes: Hch 6, 8-10. 7. 54-59; Mt 10, 17-22.
27, sábado: 1 Jn 1, 1-4; Jn 20, 2-8.
28, domingo: 1Sam 1,20-22.24-28; 1Jn 3,1-2.21-24.; Lc 2,41-52.

 

24 de diciembre: San Charbel Makhluf (1828-1898)

Venid conmigo a Oriente Medio y veréis cómo el ecumenismo popular, acaso el más importante, puede fecundarse en tierras divididas por las razas, las políticas y las religiones.

José es un sacerdote de la iglesia Maronita libanesa, tan llena de persecuciones como de gloria martirial. Cambia su nombre por el de Charvel en honor de un mártir de la antigüedad y vive desde la oración, para la oración y por la oración. Su testimonio y consejos fecundan la iglesia libanesa del siglo XIX.

Fallece durante la celebración de la Eucaristía, pero no se corrompe. En 1927 se abre el sepulcro, encontrándolo intacto y con agradable olor. Lo mismo ocurre en 1950... Tanto los cristianos libaneses como los musulmanes y judíos, veneran sus restos como un símbolo del poder de Dios y ninguna de las autoridades de cualquier religión ha intentado frenar el fervor de los pueblos. Tampoco ha habido científico capaz de dar explicaciones completas al fenómeno. ¿Será que Dios quiere un signo de unidad en el Líbano dividido?

Hay quien anuncia: "vendo cuerpos incorruptos, lavables, inencogibles, indeformables, todas las tallas, precio a convenir" y hay quien venera la acción de Dios, quizá para mostrarnos que la vida de oración es incorruptible en cualquiera de las religiones. Con más orantes verdaderos Oriente tendría, al decir del Papa, "menos muros y más puentes".

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

22, lunes: Demetrio, Honorato, Floro, Flaviano, Queremón.
23, martes: Juan de Kety, Teódulo, Saturnino, Sabiano, Victoria.
24, miércoles: Delfín, Irminia, Adela, Charbel, Gregorio, Eutimio.
25, jueves: Natividad del Señor. Anastasia, Eugenia, Pedro Nolasco.
26, viernes: Esteban, Dionisio, Zenón, Eutimio, Marino, Arquelao.
27, sábado: Juan Evangelista, Fabiola, Teodoro, Juan Stone.
28, domingo: Sagrada Familia, Santos Inocentes. Abel, Domiciano.


Contraportada

Cáritas lanza su campaña de Navidad con el lema "Donde están los últimos"

Coincidiendo con la llegada de la Navidad, Cáritas Española ha presentado, como es habitual, su Campaña 2003-2004, que tiene como lema "Donde están los últimos". Esta campaña tiene dos momentos importantes, por un lado la Navidad y, por otro, el 'Día de la Caridad'. Ambas tienen como sub-lema "La pobreza: una realidad cada día más cercana, una realidad cada día más difusa". En la última de esta semana recogemos el contenido de esta Campaña .

Cada año por estas fechas, Cáritas lanza una campaña de sensibilización. Y es que las Navidades no son iguales para todos ni para muchos el nacimiento de Jesús significa más que comidas copiosas y compras abundantes. La campaña lleva por lema "Donde están los últimos". Cáritas advierte por un lado que hay una forma más auténtica de vivir la Navidad, acorde con lo que esta fiesta significa y por otro que muchos no tienen lo necesario para pasar estas fiestas dignamente.

Don Juan Antonio Morquecho, uno de los responsables de la campaña en Cáritas Diocesana, destaca que se pretende hacer una llamada a las comunidades cristianas para que pongan su atención "conforme al mandato de Jesús de estar más cerca de los últimos, de aquellos que no atiende nadie, de los excluidos. Queremos llegar a la sociedad, pero en primer lugar tenemos que sensibilizar a los de la propia casa".

Para Morquecho, esta fiesta en la que vemos encarnado al mismo Dios, nos obliga a los cristianos a encarnarnos, hacernos presentes en las situaciones difíciles, con los que más sufren.

Cambios y pobrezas

Desde Cáritas se apunta que la sociedad está inmersa en un cambio de gran magnitud, que presenta luces y sombras, que afecta al proyecto de sociedad y al concepto de persona.

Para Cáritas "la referencia a los últimos nos lleva obligatoriamente a hablar de pobreza y exclusión social en una sociedad en la que la ciudadanía, la participación y la cohesión social se ven seriamente amenazadas. A pesar del crecimiento económico y del desarrollo del Estado de Bienestar que se dan en el seno de la Unión Europea, sigue habiendo pobres y, es más, no sólo sigue aumentando su número sino que surgen nuevos fenómenos de pobreza. Hoy en día la pobreza no se considera como una simple ausencia o insuficiencia de recursos financieros que afecta a personas determinadas o colectivos, sino que en su origen hay un claro componente estructural". Las carencias materiales van unidas a la pérdida de capacidad y de condiciones de ejercicio de la ciudadanía social, implicando la pérdida de participación, y en consecuencia, la integración o no en el orden social establecido.

Según Cáritas "las economías actuales no tienen en cuenta las "deseconomías" que generan y las consecuencias que conllevan los riesgos de dejar fuera del juego económico a los grupos sociales cuyo nivel de estudios y formación es más bajo".

Los cambios que se van produciendo en las condiciones de acceso a nuevos empleos, las transformaciones en el mercado de trabajo sujetas a la lógica de la competitividad, sitúa a un número importante de personas y familias en posición de riesgo y de indefensión, impidiéndoles garantizar su independencia económica y social.


 

Iglesia en camino desea para todos sus lectores

una feliz Navidad y un próspero año 2004.

Nuestro próximo número saldrá el día 4 de enero

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com




Return to Camino