Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 556. 19 de diciembre de 2004

Director: José María Gil

Redactores: Juan José Montes y José Carrasco


Portada

Segunda iniciativa tras la de la eutanasia

"Hombre y mujer los creó" es lema de la campaña de información de la Conferencia Episcopal sobre la familia

El Secretario General y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), padre Juan Antonio Martínez Camino, presentó el pasado 10 de diciembre, la segunda iniciativa para la difusión cristiana de cuestiones de actualidad, tras la llevada a cabo sobre la eutanasia. En esta ocasión la CEE ha puesto en el centro de su atención a la familia con una campaña que lleva por título "Hombre y mujer los creó" y que servirá también de base para la celebración, el 26 de diciembre, de la Jornada 'Familia y Vida'.

La iniciativa consta de siete millones de dípticos que ya han sido repartidos a las diócesis y serán entregados a los fieles entre este fin de semana y el próximo 26 de diciembre, festividad de la Sagrada Familia.

El padre Martínez Camino recordó que "la Iglesia no ha inventado el matrimonio, que existe con anterioridad al Cristianismo", pero que la doctrina católica "asume la realidad natural del matrimonio de hombre y mujer y le da su último significado trascendente y profundo". El portavoz de la Conferencia Episcopal Española recordó que "a través de la figura del padre y de la madre, el niño adquiere su identidad personal y sexual como hombre o mujer"


Editorial

Del sentimentalismo a la caridad

Suelen volver por Navidad una multitud de campañas de solidaridad que reclaman de todos algún donativo para los más desfavorecidos: desde las más tradicionales como pueden ser las de recogida de alimentos de las parroquias hasta las más modernas, propuestas por las múltiples ONG que han aparecido o los "telemaratones" solidarios de cualquiera de las cadenas de radio y de televisión, donde, de forma espectacularizada, acuden los famosos de turno para darle notoriedad a la causa.

Parece como si en este tiempo el corazón afinara sus fibras de ternuras y se mostrara más dispuesto a comprender a los demás, y a no permitir que haya alguien con carencias llamativas, cuando precisamente más se tira la casa por la ventana en un consumismo creciente. En estas circunstancias no se sabe muy bien si nuestra solidaridad a flor de piel es expresión de una caridad auténtica o más bien es fruto de un sentimentalismo pasajero que tiene la fecha de caducidad al final de las fiestas navideñas.

No cabe duda de que los sentimientos son necesarios y forman parte de la vida de las personas como uno de los rasgos de lo humano, es más: ¿qué sería de nosotros sin ellos? Pero no es menos cierto que estamos asistiendo a una hipertrofia de la sensibilidad que corre paralela a la cada vez mayor desconfianza en la propia capacidad de la razón para hacerse con la verdad y adquirir así sólidas razones por las que vivir.

Al depender casi todo de la sensibilidad, necesitamos cada vez mayores dosis de dramatismo en las imágenes de la miseria o de la marginación para quedar impresionados y mover nuestro corazón a la generosidad con quienes sufren.

No es ésta una cuestión baladí, ya que sin renunciar a poner el corazón en lo que hacemos y con él los sentimientos, sí es necesario esforzarse más en lograr una caridad más inteligente, que no fría; una solidaridad que no sea simplemente puntual, sino que tienda a erradicar las lacras o causas que generan la marginación y la pobreza en nuestra sociedad.

Una solidaridad que, sin dejar de socorrer a quienes nos salen al paso en la calle con sus indigencias, se incline más por colaborar con nuestro tiempo y con nuestro dinero en proyectos de promoción, de educación, de inserción social de las personas más pobres y desvalidas, de aquí al lado y de fuera.

En pocas palabras: sería bueno aplicar al terreno de la acción solidaria lo que en otro ámbito decía Gilbert K. Chesterton, el gran novelista británico, convertido al catolicismo: "Al entrar en la Iglesia se nos pide que nos quitemos el sombrero, no que nos quitemos la cabeza". Este sabio consejo también vale para que la caridad no sólo esté a flor de piel, sino al compás de la vida que continúa después de las fiestas navideñas. Una caridad que ­como dice la Biblia- no pasa nunca. O sea: sin fecha de caducidad.


Palabras del Arzobispo

Solemnidad de la Inmaculada Concepción

Homilía en la Santa Iglesia Catedral

El mensaje principal que nos transmite la Iglesia en la solemne festividad que celebramos, es este: Dios nuestro Señor, por un designio de su voluntad amorosa y misericordiosa, y preparando nuestra redención, determinó la Encarnación de su Hijo Jesucristo, Dios y Hombre verdadero. Dios mismo quería intervenir en la solución del problema que nosotros habíamos ocasionado y que no podíamos resolver.

Por el pecado original, ratificado con nuestros pecados personales, habíamos roto el vínculo que nos permitía acceder a Dios nuestro Señor y disfrutar de su gracia y bendición. Nuestras limitadas fuerzas pueden romper lo que luego no podemos arreglar. Nuestra libertad mal utilizada puede cortar lo que, descolgados de Dios, ya no podemos recuperar. Con un salto podemos precipitarnos al abismo. Pero luego no podemos escalar semejante distancia hacia la altura con las flacas energías de nuestra capacidad reducida por el mismo pecado cometido.

Dispuesto ya por Dios Padre el gesto más claro y elegante del amor infinito de Dios, a favor nuestro, y teniendo que nacer de una mujer el mismo Hijo unigénito del Padre, la Segunda persona de la Santísima Trinidad, el Señor quiso prepararse una digna morada. Por ello libró del pecado original a quien iba a ser su Madre Santísima. De este modo, quien iba a librarnos del pecado y sus consecuencias no nacía de una madre sometida al pecado.

La sublime bendición que iba a regalarnos Dios nuestro Señor, al acercarse a nosotros haciéndose en todo semejante a nosotros menos en el pecado, para liberarnos de la muerte espiritual que éste lleva consigo, se adelantó en la Santísima Virgen su Madre amantísima. Quien había de ser madre del autor de la gracia, fue creada llena de gracia, limpia de todo pecado, libre de la atadura del maligno. Y todo ello, por los méritos de su Hijo Jesucristo. Méritos infinitos. Méritos que, habiéndose alcanzado en un momento de nuestra historia, que la Sagrada Escritura llama "plenitud de los tiempos" trascienden los límites del tiempo concreto en que se producen. Por ello son aplicados por voluntad de Dios nuestro Salvador no sólo en adelante hasta el fin de los tiempos, sino también a todos los que nacieron y vivieron abiertos al Señor, con buena voluntad, desde el inicio de los tiempos.

Por gracia de su Hijo fue bendecida su Madre como la primera criatura redimida. Y, en ella, se hizo aplicación primera y concreta, el plan divino de salvación. Por ello, la Iglesia canta con inmensa alegría la grandeza de María, llena de gracia de Dios desde el primer instante de su ser natural. En el día de hoy, con preciosas palabras, la iglesia eleva al Señor un cántico de alabanza, porque "preservó a la Virgen María de toda mancha de pecado original" (Prefacio). Y expresa los motivos de esta bendición especial derramada sobre la Virgen diciendo: "para que en la plenitud de la gracia, fuese digna madre de tu Hijo y comienzo e imagen de la Iglesia, esposa de Cristo, llena de juventud y hermosura. Purísima había de ser, la Virgen que nos diera el Cordero inocente que quita el pecado del mundo. Purísima la que, entre todos los hombres, es abogada de gracia y ejemplo de santidad" (Prefacio).

Ante semejante regalo divino, es justo y necesario, es nuestro deber y salvación dar gracias a Dios siempre y en todo lugar, uniéndonos a los ángeles para aclamarle llenos de alegría como el tres veces santo.

Conscientes de lo que significa este inefable don divino, que es el mayor de cuantos incluye la redención, sentimos la responsabilidad de proclamar por doquier la infinita misericordia de Dios. Debemos procurar que sean cada día más los que conozcan la redención de Jesucristo, los que aclamen al Señor sintiendo la alegría de reconocerse amados por Dios y constantemente atendidos por su infinita misericordia.

Hoy, coherentes con el don recibido, hemos pedido al Señor, al comenzar la Santa Misa, que, por intercesión de la Inmaculada Concepción, lleguemos a Dios limpios de todas nuestras culpas.

Esta oración es una manifestación pública de la voluntad explícita de avanzar en la propia purificación y en el crecimiento de la virtud.

Dicha manifestación implica toda una decisión concreta y muy seria sobre nuestra propia vida. Implica la voluntad, el proyecto de ser santos, de seguir el camino que es Cristo, de tener como norte el horizonte de la identificación con el Señor y la esperanza de la Salvación definitiva.

Esta decisión, es verdaderamente crucial en nuestra vida, porque desde ella iniciamos el comportamiento propio de nuestra condición cristiana y la correspondencia a la bendición del Señor de la que disfrutamos desde el Bautismo. Pero por firme y lúcida que sea esta decisión, no puede llegar a su debido fin, sin la ayuda del Señor. Por eso, en la oración sobre las ofrendas, pediremos a Dios que, "por su poderosa intercesión, nos guarde limpios de todo pecado".

Es necesario que entendamos nuestra esencial vinculación con Dios y la radical dependencia de su mano providente. Para acercarnos a Dios necesitamos que Dios nos llame, nos atraiga y nos ayude a ir hacia él. Para recibir esa gracia indispensable, que sólo puede llegarnos de Dios, es imprescindible que nos dispongamos humilde y libremente ante Dios nuestro Señor. Pero, para que el uso de nuestra libertad esté bien encauzado hacia el bien según la verdad y la justicia en el amor, necesitamos que Dios nos ayude en nuestra debilidad; necesitamos que su luz nos permita ver, y que su apoyo nos permita buscar sinceramente el bien que descubrimos. El Señor, que nos ha creado sin nosotros, dice San Agustín, no nos salvará sin nosotros.

La Santísima Virgen, limpia de todo pecado desde el principio, para ser fiel a Dios en la vocación recibida, se puso en sus manos con absoluta disponibilidad diciendo: "He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según tu Palabra". Y, como la decisión expresada en el "Hágase en mí según tu Palabra" requería su libre cooperación debidamente encauzada, María fue ejemplar en la escucha de la palabra de Dios. Por ello, más bienaventurada que por su maternidad, María será dichosa a los ojos del Señor por escuchar y cumplir la palabra divina.

Hemos conocido el motivo y el mensaje de esta festividad tan arraigada en la fe del pueblo cristiano español.

Hemos conocido el sentido, la grandeza y la trascendencia de la Concepción inmaculada de la Santísima Virgen.

Y hemos reflexionado sobre la llamada de Dios con que el Señor nos convoca a orientar hacia la santidad nuestra vida como auténticos cristianos.

Ahora, reunidos en torno al Altar, tenemos la inigualable oportunidad de unir a la gracia de Dios nuestra libre decisión: El Señor nos ha bendecido en María y en Jesucristo, su Hijo nuestro redentor. A ello debemos corresponder con un propósito sincero y sencillo, nacido del amor a Dios y realizado con profunda humildad ya que conocemos nuestra debilidad.

Ahora, en la Santa Misa tenemos también la preciosa oportunidad de recurrir a la gracia de Dios para afirmar nuestro propósito, libre, sincero y humilde. En la Eucaristía el Señor se nos da como alimento de vida y de salvación garantizándonos cuanto ha de venir sólo de El porque desborda de nuestras posibilidades.

Dispongámonos, pues, a vivir con fe y devoción esta Eucaristía para la que nos hemos reunido.

Al acercarnos a recibir en la Sagrada Comunión el Cuerpo sacrificado y glorioso de Cristo, hagamos un acto de fe en la Sagrada Eucaristía y un acto de honesta disponibilidad a la voluntad divina y a la gracia con que el Señor nos ayuda.

Que la Santísima Virgen nos ayude a ello.

Que así sea.

+ Santiago, Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

En estos días se repartirán en las parroquias siete millones de dípticos en defensa de la familia

El lema de la campaña es "Hombre y mujer los creó"

La segunda iniciativa que lleva a cabo la Conferencia Episcopal Española para informar a la sociedad sobre temas morales cuestionados desde algunas instancias, se presentaba el pasado día 10 de diciembre. Esta iniciativa, que sigue a la realizada sobre la eutanasia, tiene por título 'Hombre y mujer los creó' y servirá también de base para la celebración del 26 de diciembre, fecha en la que desde hace cuatro años se celebra la Jornada 'Familia y Vida'.

Según manifestó el Secretario General de la CEE la Campaña contra la eutanasia ha sido un éxito y confían en que también lo sea ésta segunda, con la que intentarán ayudar a los católicos a defender el matrimonio entre hombre y mujer.

El título de la iniciativa es una frase del Génesis "a imagen de Dios lo creó, hombre y mujer los creó". En este sentido, Martínez Camino indicó que este lema pone de relieve la "base antropológica fundamental" del matrimonio porque "todo matrimonio adecuado a la razón y a la naturaleza del ser humano tiene esa característica fundamental" que garantiza "la supervivencia biológica, espiritual y moral de la Humanidad".

La iniciativa consta de siete millones de dípticos que ya han sido repartidos a las diócesis y serán entregados a los fieles entre este fin de semana y el próximo 26 de diciembre, festividad de la Sagrada Familia. "El matrimonio se basa en la diferencia de sexo. No hay ser humano, eso es una abstracción: hay hombres y mujeres", manifestó Martínez Camino, quien afirmó que "ser hombre y mujer no es casual, accidental o manipulable, sino que forma parte del plan de Dios y del destino del hombre en el mundo".

Por ello, dejó claro en la rueda de prensa, que "no todas las realidades humanas son matrimonio, ni pueden serlo". "Hay muchas realidades, llamadas formas de familia. Pero lo que está claro es que la única familia en sentido estricto es la que se basa en el matrimonio como unión entre un hombre y una mujer, basada en el amor y orientada hacia la paternidad y la maternidad".

Matrimonio entre hombre y mujer

Martínez Camino recordó que "la Iglesia no ha inventado el matrimonio, que existe con anterioridad al Cristianismo", pero que la doctrina católica "asume la realidad natural del matrimonio de hombre y mujer y le da su último significado trascendente y profundo. Y esto no es el matrimonio canónico, sino que todo matrimonio que esté adecuado a la razón y a la naturaleza personal del ser humano tiene este elemento fundamental", que garantiza "la supervivencia biológica, espiritual y moral de la Humanidad".

El portavoz de la Conferencia Episcopal Española instó a leer el folleto que en uno de sus apartados titulado "La familia, fruto pleno del amor" se afirma que "a través de la figura del padre y de la madre, el niño adquiere su identidad personal y sexual como hombre o mujer" .

Para la celebración de la Jornada de Familia y Vida 2004, la Conferencia Episcopal Española recuerda dos documentos para reflexionar sobre estos temas: "La familia, santuario de la vida y esperanza de la sociedad", instrucción pastoral aprobada en la LXXVI Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española y la Nota del Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española con fecha del 15 de junio de 2004 titulada "a favor del verdadero matrimonio". Estos dos documentos se pueden encontrar en la web de la Conferencia Episcopal Española (www.conferenciaepiscopal.es).

Servicio de Información de la Iglesia Católica en España (SIC)

Mensaje de los obispos

Selección de textos

Dios no crea al ser humano para que viva solo. Por eso es hombre y mujer, para poder formar una familia como comunión de amor. En este plan de Dios la diferencia sexual es un elemento constitutivo del ser del hombre y de la mujer. La diferencia sexual, que no implica desigualdad, está profundamente inscrita en el ser de cada uno.

Una concepción de la persona humana que tenga en cuenta su verdad y todas las dimensiones de su ser, pone de manifiesto que no se puede elegir ser hombre o mujer, sino que la diferencia sexual nos es dada en nuestra naturaleza personal con todas sus consecuencias.

El matrimonio se basa en la diferencia sexual, que es condición esencial para expresar con verdad la comunión conyugal. Por eso "el matrimonio es una institución esencialmente heterosexual, es decir que no puede ser contraído más que por personas de diverso sexo: una mujer y un varón". El matrimonio es siempre y sólo la unión conyugal de un hombre y una mujer. Para los bautizados el matrimonio es además un sacramento, un signo que hace presente entre los hombres el misterio de la nueva y eterna Alianza de amor que une a Cristo con la Iglesia.

Si la familia es la célula sobre la que se construye y fundamenta la sociedad, las relaciones familiares tienen un reflejo en la misma. Si el matrimonio y la familia se ven enriquecidos por la complementariedad de hombre y mujer, también la sociedad se beneficia con la aportación específica del hombre y de la mujer.

Por eso es tan importante que las mujeres estén activamente presentes en la sociedad y singularmente en la familia. En ella los ciudadanos aprenden a vivir en sociedad.

"El amor que puede darse entre personas homosexuales no debe ser confundido con el genuino amor conyugal, sencillamente porque no pertenece a esta especie singular de amor".

No queremos negar que una pareja de homosexuales pueda dar cariño y bienestar material a un niño. Pero recordamos que en esta situación se priva al niño de la relación con un padre y una madre, que son las relaciones identificatorias fundamentales de la persona. Por esta razón la adopción por personas del mismo sexo es rechazable.


Información Diocesana

El arzobispo inaugura el 'Año de la Inmaculada' en nuestra diócesis de Mérida-Badajoz

Con unas vísperas solemnes y una vigilia en la Catedral

La diócesis de Mérida-Badajoz ha inaugurado oficialmente el Año de la Inmaculada que la Conferencia Episcopal Española ha proclamado en conmemoración del 150 aniversario de la proclamación de éste dogma mariano.

Tal y como adelantamos en 'Iglesia en camino' la semana pasada, los actos comenzaron en nuestra diócesis con una oración en la víspera de la Inmaculada a la que siguió la tradicional vigilia, celebradas ambas en la Catedral de Badajoz. También la concatedral de Mérida fue escenario de otra celebración similar con la que se daba comienzo a este singular año dedicado a María.

En ambas celebraciones se registró una gran afluencia de fieles. Así, en la vigilia celebrada en la Catedral de Badajoz, participaron más de 300 personas y la misma estuvo presidida por el arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor Santiago García Aracil. En Mérida, presidió el vicario episcopal de zona y párroco de Santa María, José Antonio Salguero.

Libro y conferencia

Dentro de este mismo grupo de actividades, el pasado jueves día 9 de diciembre, era presentada la edición facsímil del libro "Parva retórica mariana", una obra del siglo XVIII, rescatada de la Biblioteca de nuestro Seminario Diocesano por el sacerdote Francisco Tejada Vizuete, director del Secretariado Diocesano de Patrimonio, y del que sólo existen 6 ejemplares. Él fue, además, el que pronunció la conferencia "Los símbolos marianos en la literatura y en la plástica barroca" que siguió a la presentación de la mencionada obra.

 

Sacerdotes y religiosos extremeños profundizan en la realidad de la Acción Católica

Ha sido un encuentro organizado de manera conjunta por las tres diócesis

Organizado por el equipo regional de Consiliarios de Acción Católica (AC) de la Provincia Eclesiástica de MéridaBadajoz se ha celebrado un encuentro de Sacerdotes y religiosos de las tres diócesis en la casa de oración de la Virgen de la Montaña en Cáceres.

El encuentro tenía como objetivo dar a conocer la realidad de la Acción Católica como instrumento válido tanto para el trabajo de nueva evangelización que quiere llevar adelante la Iglesia en el presente milenio, como para realizar y gozar del ministerio pastoral y del acompañamiento a los laicos en sus procesos de vida y de fe. Asistieron al encuentro unas cincuenta personas.

En esta actividad participaron miembros de los movimientos de AC Junior, Jovenes Rurales Cristianos, Adultos Rurales, Jóvenes de AC, Juventud Estudiante Católica, Hermandad Obrera Católica, y Profesionales Cristianos de Acción Católica.

Comenzó la jornada con una presentación y una oración común, y tras ella se trabajaron cuatro monografías de experiencias de acompañamiento (consiliaría) en los distintos movimientos, que habían sido preparadas previamente. En ellas se subrayaron, por grupos, los aspectos fundamentales de la pedagogía de la fe y de las claves evangelizadoras que se están viviendo en las consiliarías de los grupos de militantes.

Posteriormente José Julio Marín Gil, Viceconsiliario general de la Acción Católica de España, expuso el nuevo planteamiento de la AC y su necesidad en la Iglesia actual.

Testimonios de vida

Tras la comida, fueron los militantes de los distintos movimientos quienes dieron color y calor a la jornada presentando sus testimonios de vida desde los procesos que les estaban configurando como cristianos laicos en medio del mundo.

La jornada culminó con un momento de oración e invocación a la Virgen de la Montaña para que siga bendiciendo esta nueva evangelización.

 

Miles de emeritenses festejaron el pasado día 10 a la niña mártir Santa Eulalia

Monseñor García Aracil presidió la Eucaristía solemne de la fiesta

Mérida ha vivido esta semana, amén de las fiestas de la Inmaculada, las celebraciones de su patrona la niña mártir Santa Eulalia. Este año dichas fiestas revestían un carácter especial por celebrarse el decimo séptimo centenario de su martirio.

Es tradicional que el pistoletazo de salida para las 'fiestas de la Mártir' una las celebraciones de la Inmaculada y la de Santa Eulalia, pues este inicio lo da la renovación del voto de la ciudad de Mérida con la Inmaculada, tradición que se remonta al año 1620, y que es anterior, por tanto a la proclamación del Dogma de la Inmaculada. Monseñor Antonio Montero, arzobispo emérito de Mérida-Badajoz, en la homilía que pronunció en la renovación del voto, ponía de manifiesto la unión entre ambas festividades, al destacar que "Santa Eulalia es reflejo de la Inmaculada".

Peregrinación

En la víspera de la fiesta, más de 1.500 personas participaron en la tradicional peregrinación desde la ermita de Perales hasta Mérida que, según la leyenda, fue el camino que recorrió la niña Eulalia.

Por otro lado, fueron cientos de emeritenses los que en la tarde del viernes, día 9, acompañaron la imagen de Santa Eulalia en su tradicional periplo desde su basílica hasta la concatedral de Santa María y en su retorno en la mañana del día 10.

Monseñor Santiago García Aracil recordaba, en la homilía pronunciada en la misa mayor de la fiesta de Santa Eulalia, que "un centenario tan significativo como el del martirio de la joven Santa Eulalia, constituye una ocasión privilegiada para encontrarnos con Dios". "La heroica fidelidad de la joven Santa Eulalia, apuntó el arzobispo, debe despertar nuestra conciencia y debe mover nuestra fe para preguntarnos con valentía: ¿Qué pudo mover a la joven Santa Eulalia para soportar el martirio voluntariamente cuando podía escapar de él? [...] La razón de ello es, ni más ni menos, la gracia de Dios".

 

Con motivo del aniversario del Dogma de la Inmaculada

Más de cincuenta personas peregrinan al santuario portugués de Vilaviçiosa

Las parroquias de Olivenza y Cheles han realizado una peregrinación conjunta al Santuario Nacional Mariano de Vilaviçiosa, en Portugal, como acto significativo dentro de las celebraciones del 150 aniversario del Dogma de la Inmaculada Concepción.

En esta peregrinación participaron más de 50 personas de ambas parroquias, acompañadas por los sacerdotes Antonio Cerro, párroco de Cheles, y Santiago Ruiz, párroco de Olivenza, así como por el diácono Jesús Chacón, que realiza su labor pastoral en Olivenza.

 

Era el párroco emérito de la parroquia de San José, en Mérida

Fallece el sacerdote diocesano Heliodoro Almeida Oyola

La semana pasada, con esta revista metida ya imprenta, nos sorprendía la muerte del sacerdote diocesano Heliodoro Almeida Oyola, acaecida sólo un día después del fallecimiento del sacerdote Jesús Mancera.

Heliodoro Almeida era natural de Segura de León, donde nació en 1929, y fue ordenado sacerdote en 1954, tras cursar sus estudios en el seminario diocesano.

En su dilatada vida sacerdotal (precisamente este año había cumplido sus bodas de oro), ha ejercido su ministerio sacerdotal en las localidades de Trasierra, su primer destino, desde 1954 hasta 1958, luego pasó un año a Malcocinado, y de allí a Mirandilla. En 1967 es enviado como párroco a Guadiana del Caudillo y Alcazaba. Tras quince años de prolífico ministerio pastoral en ambas localidades, pasa a la parroquia de Hornachos durante dos años. Posteriormente, recala en Mérida, primero como vicario parroquial de la Asunción de Santa María y luego como párroco de la de San José en la capital autonómica. Es en esta parroquia donde se jubilaba en julio de este año, al cumplir la edad canónica.

 

Pertenecen al Convento de Badajoz

Tres Carmelitas Descalzas profesan sus votos solemnes

El Convento Nuestra Señora de los Ángeles, de Badajoz, que está regido por las Madres Carmelitas Descalzas ha celebrado recientemente la profesión de los votos solemnes de tres de sus integrantes.

Se trata de las hermanas María Eugenia de San José, Patricia Eugenia del Carmen y Nora Elena de la Cruz, que pronunciaron sus votos ante la priora del mencionado convento, María del Pilar de Cristo Rey.

La Eucaristía fue presidida por el Provincial de los Carmelitas Descalzos de Andalucía, Francisco José Bernell, y concelebrada por varios sacerdotes tanto carmelitas como pertenecientes a nuestra diócesis.

 

Convocados por el Arzobispo

Los curas jóvenes de nuestra diócesis celebran un encuentro

Los sacerdotes ordenados en los últimos cinco años en nuestra diócesis estaban invitados a participar en un encuentro con el arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor García Aracil.

Dicho encuentro se desarrolló en la casa de oración de Gévora, y en él participaron diecisiete sacerdotes jóvenes, amén del propio arzobispo, el Vicario General, Francisco Maya, y del Delegado del Clero, Gabriel Cruz.

 

Encuentro diocesano de Coordinadores de Cáritas parroquiales

El pasado sábado 11 de diciembre, se celebró en la Casa de la Iglesia de Badajoz, el V Encuentro de Coordinadores de Cáritas parroquiales, al que asistieron 75 voluntarios de todo el territorio diocesano.

Después de la oración presidida por el Delegado Episcopal, Enrique Cruz y el saludo del Director de Cáritas, Andrés Guerra, el sacerdote Vicente Martín Muñoz introdujo el tema "La presencia pública de Cáritas", sobre el que los participantes reflexionaron en grupo desde la realidad de su trabajo diario como voluntarios de Cáritas.

El Arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor Santiago García Aracil, se personó en el encuentro para saludar y animar a todos en la misión evangelizadora de Cáritas. Todo lo expuesto en los grupos fue sintetizado en la puesta en común. Con todo ello se elaborará un cuaderno que sirva de material de reflexión para las Cáritas, a las que se remitirá en cuanto esté listo.

Visita el Centro Hermano

Tras las palabras de agradecimiento y despedida del Director, unos 40 participantes se trasladaron al Centro de Acogida a Personas Sin Hogar, donde se mostraron las instalaciones y se explicó el trabajo que se lleva a acabo con este colectivo.

 

Agenda

Mérida

'Campaña del Mochuelo'

Como es tradicional en Mérida en las fechas navideñas, está previsto que se celebre la 'Campaña del Mochuelo', una iniciativa que busca recabar fondos para distribuirlos entre los proyectos que presentan distintas asociaciones benéficas, tanto emeritenses como de fuera, facilitándoles los medios necesarios para la ejecución de los mismos.

Un año más será la Cadena COPE la que pondrá sus micrófonos al servicio de esta iniciativa, que se desarrollará entre los días 27 de diciembre y el 30 del mismo mes, en horario tanto de mañana como de tarde.

Este año, el pintor Eduardo Naranjo donará a esta campaña una de sus obras, como ya hiciera en anteriores ocasiones.


 

Liturgia dominical

Celebramos el IV Domingo de Adviento

Palabra de Dios

 

Libro del profeta Isaías 7, 10-14

En aquellos días, el Señor habló a Acaz:

- Pide una señal al Señor, tu Dios.

Respondió Acaz:

- No la pido, no quiero tentar al Señor.

Entonces dijo Dios:

- Escucha, casa de David: ¿No os basta cansar a los hombres que cansáis incluso a mi Dios? Pues el Señor, por su cuenta, os dará una señal: Mirad, la Virgen está encinta y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa 'Dios-con-nosotros'".

 

Salmo 23, 1-2, 3-4ab, 5-6

R. Va a entrar el Señor, Él es el Rey de la gloria.

Del Señor es la tierra y cuanto la llena,/ el orbe y todos sus habitantes:/ Él la fundó sobre los mares,/ Él la afianzó sobre los ríos.

¿Quién puede subir al monte del Señor?/ ¿Quién puede estar en el recinto sacro?/ El hombre de manos inocentes / y puro de corazón/ que no confía en los ídolos.

 

Carta de san Pablo a los Romanos 1, 1-7

Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado a ser apóstol, escogido para anunciar el evangelio de Dios. Este evangelio, prometido ya por sus profetas en las Escrituras santas, se refiere a su Hijo, nacido, según la carne, de la estirpe de David; constituido, según el Espíritu Santo, Hijo de Dios, con pleno poder por su resurrección de la muerte: Jesucristo, nuestro Señor.

Por él hemos recibido este don y esta misión: hacer que todos los gentiles respondan a la fe, para gloria de su nombre. Entre ellos estáis también vosotros, llamados por Cristo Jesús. A todos los de Roma, a quienes ama y ha llamado a formar parte de su pueblo santo, os deseo la gracia y la paz de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.

 

Evangelio según san Mateo, 1, 18-24

El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y que no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:

- José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás de nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados. Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que ha dicho el Señor por el profeta: "Mirad, la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa 'Dios-con-nosotros'". Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer.

 

Comentario Litúrgico

"Dios-con-nosotros"

En este último domingo de Adviento la liturgia de la Iglesia adelanta acontecimientos y convierte la espera adviental en una contemplación del ya cercano nacimiento del Salvador.

El primer paso lo da la lectura en la que el profeta Isaías recoge un oráculo, que está dirigido a un díscolo rey de Israel, pero que la tradición lo ha conservado como profecía que anuncia la Navidad. El texto alude al misterio de una virgen que está en cinta y da a luz y al misterioso nombre del recién nacido que se llamará Emmanuel, "Dios-con-nosotros".

A nadie le extrañará que la tradición de la Iglesia haya escogido este título como el que, con más expresividad, nos presenta el misterio de la Navidad. Nunca ha sido Dios tan "Dios con nosotros" que cuando inicia su existencia humana naciendo de la Santísima Virgen. Nunca podían los hombres pensar que el Dios Altísimo llegara a ser tan cercano, tan entrañable y tierno como nos lo presenta este misterio en el que todo el amor de Dios se hace expresiva realidad en un niño recién nacido.

También San Pablo, en la segunda lectura, hace mención de la Navidad cuando, encabezando su Carta a los Romanos, se presenta como apóstol del Evangelio del Hijo de Dios, "nacido, según la carne, de la estirpe de David". Así confirma la anunciada cercanía contenida en el oráculo de la primera lectura.

También el evangelio nos hace dar un paso más hacia el misterio de la Navidad al presentarnos a un dubitativo san José que acepta el misterio al oír el mensaje del ángel aparecido en sueño que le confirma la inocencia de María y el misterio de la cercanía de Dios en el Niño que va a nacer.

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

20, lunes: Is 7, 10-14; Lc 1, 26-38.
21, martes: Ct 2, 8-14 o Sf 3, 14-18; Lc 1, 39-45.
22, miércoles: 1S 1, 24-28; Lc 1, 46-56.
23, jueves: Ml 3, 1-4. 23-24; Lc 1, 57-66.
24, viernes: 2S 7, 1-5. 8-12.14; Lc 1, 67-69/ Is9,1-3.5-6; Tt 2, 11-14 ; Lc 2, 1-14.
25, sábado: Is 52, 7-10; Hb 1, 1-6; Jn 1, 1-18
26, domingo: Si 3, 2-6.12-14; Col 3, 12-21; Mt 2, 13-15.19-23.

 

Santoral

24 de diciembre: San Viator (s. IV)

Cuando era niño su madre lo presentó al obispo San Justo y le pidió que lo instruyera en la religión; pronto fue un excelente catequista. Aprendió muy bien el arte de escribir en bellas letras y así llegó a hacer copias de la Biblia y de otros libros religiosos, para uso del templo.

El obispo San Justo deseaba dedicarse por completo a la vida de oración, penitencia y dejando la ciudad de Lyon, partió hacia el desierto. El obispo se fue sin avisar a nadie, sin embargo Viator, su secretario, se dio cuenta y lo alcanzó por el camino. Obtuvo que lo dejara irse con él. Para ver si eran capaces de resistir la vida tan dura de los religiosos del desierto, fueron sometidos a duras pruebas antes de ser admitidos: el obispo Justo tejía canastos y el joven Viator se dedicaba a copiar con su hermosa letra los Libros Sagrados.

Tras mucho tiempo, llegó una comisión de Lyon a llevarse a la ciudad a los santos monjes, pero San Justo y San Viator les hablaron tan hermosamente de lo provechosa que es la vida de oración y meditación de un monasterio, que los que habían llegado a llevárselos para la ciudad se quedaron y se hicieron monjes.

En diciembre del año 390 el anciano San Justo se sintió morir; al ver que su discípulo lloraba tan amargamente le dijo: - "Los dos hemos luchado juntos en esta vida por agradar al Señor Dios, los dos iremos también en compañía a su reino celestial". A los siete días murió también el joven Viator, fiel compañero de su obispo.

 

Los santos de la semana

20, lunes: Ilduara, Eugenio, Macario.
21, martes: Pedro Canisio, Anastasio, Juan Festo, Severino.
22, miércoles: Flaviano.
23, jueves: Juan de Kety, Victorio, Teódulo, Saturnino.
24, viernes: Juan Cancio, Gregorio, Eutimio.
25, sábado: Natividad del Señor.
26, domingo: Sagrada Familia: Jesús, María y José; Esteban.


Contraportada

El lema elegido es "¡Nadie sin futuro!"

Cáritas centra su campaña de Navidad y del Corpus en la integración de los inmigrantes

Cáritas ha presentado, como cada año por estas fechas, su campaña 2004-2005, que este año se centra en los inmigrantes.

Con esta campaña, Cáritas se propone dar un paso más a la hora de abordar el proceso migratorio, promoviendo un cambio de estrategia, de pensamiento y de acción frente a la inmigración. Ello implica considerar a la inmigración como un proceso a largo plazo, promover un pacto social sobre inmigración y superar el concepto de "extranjería" y abordarlo como "migración".

Según la OIM (Organización Internacional para las Migraciones), en la actualidad más de 120 millones de personas viven fuera de sus países de origen.

La campaña de Cáritas tiene dos momentos fuertes: Navidad y Corpus Christi, y en esta ocasión, está destinada a concienciar a la sociedad sobre el fenómeno de la inmigración.

El lema escogido por Cáritas para esta campaña es "Nadie sin futuro", y con él se quiere recordar que el futuro es el motor principal de la inmigración, pues la gente emigra con la idea de crear su propio futuro y de hacer realidad sus sueños de conseguir una vida mejor.

Cambio de estrategia

Con esta campaña, quieren dar un giro en su estrategia de años anteriores, pues hasta el momento, se había trabajado con el colectivo de inmigrantes dando prioridad a la acogida y a la tramitación legal de su situación. Ahora, sin dejar de trabajar en lo anterior, pretenden conseguir que la inmigración sea concebida como un fenómeno que afecta a una nueva concepción de la sociedad, basada en los valores de la paz, la justicia y el respeto hacia el otro.

Esto implica que la campaña sea considerada como un proceso a largo plazo, para poder ir sentando las bases de un nuevo modelo social, en el que las personas que llegan de otros países puedan participar activamente en la construcción de este nuevo modelo, junto con el resto de ciudadanos. Por ello es necesario que desde las Cáritas parroquiales se tengan los mismos criterios de actuación con el fin de evitar tópicos o falsos prejuicios, dejando claro que todo aquel que viene no lo hace por gusto, sino por necesidad.

Para Cáritas es necesario sensibilizar a la gente para que las parroquias se conviertan en comunidades acogedoras, ya que son un referente y una puerta para la integración de todos.

Según se afirma desde esta organización Católica es necesario superar el concepto de "extranjería" y abordarlo como "migración" con el fin de normalizar la situación de estas personas desde el primer momento en que llegan a nuestro país y evitar, de esta manera, la exclusión, diferenciando bien los casos de vulnerabilidad.

Con estas actuaciones, se intenta favorecer el cambio de mentalidad para aprender a convivir con la diferencia.

España y la inmigración

En España el fenómeno de la inmigración se está viviendo con mucho recelo y desconcierto. Ello ha contribuido a que existan pequeños brotes de racismo que provocan una convivencia tensa, pero si echamos una mirada a nuestra extensa historia, comprobaremos que nuestro país, por tradición, es un país de mezclas. Y no hay que olvidar que la mezcla nos ha dejado una gran riqueza cultural, cargada de tradiciones y símbolos de todos los pueblos que nos colonizaron y que colonizamos a lo largo de los siglos.

Una cosa está clara, y es que la migración es un hecho y un fenómeno natural.

Lidia Magariño Montejano

Falsos tópicos sobre la inmigración

1."Nos roban la Seguridad Social y otros beneficios". Los inmigrantes no nos roban nada, pues contribuyen en nuestra economía de múltiples formas, ya que si trabajan pagan sus impuestos y la seguridad social como todos los ciudadanos.

2. "Nos quitan las plazas en los colegios y las guarderías". La Constitución española dice que "todas las personas tienen derecho a una educación" sin hacer distinción sin son de aquí o si son de origen extranjero. El problema se plantea cuando los recursos son escasos y hay que repartirlos; la propuesta pasa por el aumento de los recursos para dar respuesta a las necesidades detectadas y sentidas.

3. "No paran de tener hijos". Está comprobado que las familias inmigrantes cuando se establecen en la comunidad de acogida van asumiendo patrones similares que las familias autóctonas. En cualquier caso, la natalidad es una riqueza para la sociedad.

4. "Son delincuentes. Su existencia provoca inseguridad ciudadana". Es necesario hacer una clara distinción entre inmigrantes en situación irregular y delincuencia. Los medios de comunicación, algunos líderes políticos... suelen mezclar las cosas y meten en un mismo saco delincuentes, extranjeros, trabajadores inmigrantes...

5. "No se adaptan a nuestra cultura". La integración plena comienza por la aceptación del otro como persona, no como extranjero.

6. "Revientan los sueldos, ya que están dispuestos a cobrar menos". Si cobran menos es porque alguien está dispuesto a pagar menos y a sacar beneficio de ello. Sería importante preguntarse qué beneficios se genera y quién o quiénes sacan provecho.

7. "En su país no funcionan porque ellos no quieren". Sabemos que las causas y los motivos de la inmigración son estructurales en los países pobres debido a realidades como el reparto de la riqueza, la deuda externa, la falta de libertades o las guerras.


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com



Return to Camino