Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 371. 10 de diciembre de 2000

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes


Portada

La legalización de la eutanasia en Holanda
reabre el debate sobre los atentados a la vida

La Iglesia afirma que va contra la ley natural
y viola la dignidad de la persona

La despenalización de la eutanasia en Holanda ha supuesto un paso cualitativo en una loca carrera hacia la relativización de la vida humana que reabre el debate en todo el mundo.

Según el texto de la ley, incluso los menores pueden optar por pedir su muerte a partir de los 16 años sin acuerdo de sus padres.

Desde la Santa Sede se asegura que la ley genera un grave problema de ética profesional para los médicos, que va contra la ley natural, viola la dignidad de la persona humana y pone a los legisladores contra la opinión pública.

Por su parte los obispos holandeses han publicado un comunicado de rechazo a la decisión del Parlamento de su país porque "la legislación propuesta amenaza la protección de la vida de todos los miembros de la sociedad" y "contradice el principio de proteger la vida humana en nuestra sociedad".


Editorial

La buena idea de premiar el estudio

No deja de ser una grata y estimulante noticia, en el agitado panorama educativo extremeño de este otoño, la participación de más de un centenar de alumnos en las pruebas de los I Premios Extraordinarios de Bachillerato de Extremadura, correspondientes al curso pasado, que se han celebrado en el emeritense Instituto 'Santa Eulalia'.

Según el periódico 'Regiondigital.com', a ellas han concurrido 113 alumnos de Bachillerato Unificado Polivalente (BUP) y 42 del bachillerato de la LOGSE, que han tenido que realizar un ejercicio sobre dos materias comunes y otro sobre materias específicas. Los siete alumnos de Bachillerato LOGSE y los tres alumnos de BUP mejor clasificados serán propuestos para la concesión de los mencionados premios.

Al igual que en el terreno deportivo, donde la sana competición fomenta la cantera a la par que favorece el espíritu de superación y premia el esfuerzo físico, hecho de renuncias y trabajo continuado -personal o colectivo- por conseguir mejores marcas y clasificaciones, la promoción del estudio mediante la creación de premios, como el mencionado de Bachillerato, son un acicate para animar al cultivo de valores intelectuales, tan necesarios también en nuestros jóvenes, inmersos muchas veces en una cultura hedonista que ha hecho del "mínimo esfuerzo" el recurso más común y a la que, en mayor o en menor medida, hemos contribuido los mayores por aquello de hacerles más fácil y cómoda la existencia a las nuevas generaciones y que éstas "no pasen las penalidades que yo tuve que pasar", decimos, aunque sea a costa de que no sepan "lo que vale un peine". Buena idea, por tanto, ésta de premiar el estudio y así nuestros jóvenes no crean que la vida es tan fácil como los concursos de la tele. ¡Ah!, y felicidades a los premiados y, sobre todo a sus padres y profesores por elevar el listón.


Carta del Arzobispo

¿Qué es morir con dignidad?

No es raro encontrarse hoy con personas que se tienen a sí mismas y son consideradas por otros como dignas y honorables y luego ven como natural que alguien acabe con la vida de un enfermo desahuciado, para ayudarle, dicen, a morir con dignidad. Reconozco, ciertamente, que nada hay tan expeditivo y terminante como acabar con el sufrimiento, eliminando a quien lo sufre. Perdonen el símil zoológico del refranero, que nada encierra de sarcasmo ni de falta de respeto al difunto: Muerto el perro, se acabó la rabia. La cosa, vista así, porque así es en definitiva, no deja de producir cierto estupor en los que no asumimos las motivaciones y argumentos de quienes defienden la eutanasia, ya salió la palabra, y piden que las leyes la autoricen, sacándola como delito de los códigos penales de todos los países, con excepción ahora de Holanda.

Para abordar el asunto con todo el rigor y respeto que merece, se impone, lo primero, establecer una definición de Eutanasia, que acepten como tal tanto sus defensores como sus impugnadores. Todos reconocen un confusionismo selvático en en el lenguaje utilizado para hablar de este fenómeno. Imposible recoger, ni tan siquiera resumir aquí las disquisiciones y matizaciones eruditas que se barajan al respecto. Me atengo por ello, sin más, a las líneas maestras del escrito más clarificador que he manejado sobre el caso: La Eutanasia: cien preguntas y respuestas sobre la defensa de la vida humana y la actitud de los católicos. (Ediciones Palabra, Madrid, 1998)

Elaborado durante largos meses por un Equipo de trabajo interdisciplinar (médicos, filósofos, farmacéuticos, enfermeras, teólogos, juristas y moralistas) a requerimiento del Comité episcopal para la defensa de la vida, que presidía a la sazón el Cardenal Jubany, este opúsculo fue refrendado y hecho propio por dicho Comité, con el respaldo de la Conferencia Episcopal, en febrero de 1993. Un trabajo, compruébenlo, de notable ponderación conceptual y expresiva, que recoge con fidelidad los argumentos de la otra parte y razona, punto por punto, las posiciones cristianas sobre la eutanasia, sin el menor tinte agresivo. Se nutre, como es obvio, de las enseñanzas magisteriales de la Iglesia, en la encíclica "Evangelium vitae" y en otras declaraciones doctrinales de la Santa Sede y de la Conferencia episcopal española.

Empiezo por tomar de esas cien preguntas la definición misma de Eutanasia. Por tal se entiende: "La actuación cuyo objeto es causar la muerte a un ser humano para evitarle sufrimientos, bien a petición de éste, bien por considerar que su vida carece de la calidad mínima para que merezca el calificativo de digna" (N.4).

El homicidio por compasión

¿Quién va a criticar que se amortigüe o se suprima el sufrimiento de un enfermo terminal? Jesús valora altamente la cercanía compasiva de los sanos hacia los enfermos: "Estuve enfermo y me visitásteis". El se presentó a sí mismo como ungido y enviado para curar todas las dolencias y sanar los corazones rotos. La labor hospitalaria y el cuidado amoroso de los enfermos y de los impedidos empapa de amor la presencia bimilenaria de los cristianos en la historia humana. Nada menos que dos sacramentos, entre los siete fundamentales, la Eucaristía como Viático y la Unción de enfermos, confortan desde los tiempos apostólicos a los cristianos con dolencias graves. Cuenta mucho, en la Iglesia de nuestro tiempo, la llamada Pastoral Sanitaria, que fomenta en los laicos, personas consagradas y presbíteros, el ministerio entrañable de la visita a los más débiles, por sus dolencias, sus minusvalías, los achaques de la vejez.

Nada resulta, por eso, tan calumnioso ni grotesco como acusar a la Iglesia de indiferencia o dureza de corazón, por no plegarse a la eutanasia. Nada que objetar contra los sentimientos compasivos y el empeño liberador del sufrimiento, que muestran los inductore de la misma, en pro de los enfermos terminales, de los discapacitados profundos, fetos malformados, ancianos con quiebras físicas o mentales irreversibles.

El dolor, y el sufrimiento que éste conlleva, no es para nadie una obligación, ni humana ni cristiana. Es legítimo, noble y obligado para los médicos, farmacéuticos, psicólogos y profesionales sanitarios en su conjunto, el empeño científico, clínico y humanitario, por aminorarlo hasta donde lleguen sus posibilidades, sin llegar al llamado y temido "ensañamiento terapéutico". Pero ni la antropología profunda, ni el humanismo cristiano, consideran el dolor y la muerte corporal como males absolutos; no ensañarse con nadie para atrasarle la muerte; pero tampoco convertir a ésta en terapia contra el dolor.

Luchar contra el sufrimiento

Háblase hoy, incluso en documentos de la Iglesia, de tres respuestas al sufrimiento de los enfermos terminales: la distanasia, que sería el encarnecimiento terapéutico; la ortotanasia, que es lo que siempre hemos llamado una buena muerte, asistidos de cuidados médicos, hoy llamados paliativos, rodeados del cariño de familiares y amigos, confortados con los sacramentos de la fe y con la oración personal en expresiones muy sencillas. La ayuda espiritual estaría sustituída por la psicológica en los carentes de fe. El tercer camino de salida, descartada la eutanasia, sería la medicina paliativa que va convirtiéndose ya en una nueva rama de esta profesión nobilísima. Eso sí que es compasión ante el ser humano, respeto ante las leyes de la vida y de la muerte, ante el misterio que empapa y envuelve el origen y el término de nuestro destino en este mundo.

Llamar muerte digna a la eliminación, más o menos encubierta, de un ser humano es una perversión del lenguaje ético, que ofende a la profesión médica y al sujeto que la padece, aunque lo haya solicitado él mismo. Se trata, en última instancia,de la decisión sobre la vida de una persona, sea la propia o la ajena, de un suicidio u homicidio, que chocan con la conciencia moral y, por supuesto, con la ley divina del "No matarás". Convertir eso en campaña, contaminarlo con acentos políticos, presentándolo como un progreso en libertad o felicidad, mueve al llanto. Y que todo esto se acepte como normal por personas excelentes incrementa el caudal de las lágrimas.

Cultura de la muerte

Hubo un momento en la Europa del siglo XX en el que su pueblo más culto, el alemán, y sus minorías más egregias, los intelectuales y los filósofos, se contaminaron del racismo ario, y se pudrieron por dentro, ellos y sus conciudadanos, hasta los abismos que tanto deploramos hoy. Vino luego una nueva ocasión, en la Europa de los sesenta-setenta, en la que el marxismo más huero y cursi, ya sin el latido obrero, se adueñó de las universidades de Occidente , como moda intelectual y connivente con la opresión flagrante en la Europa del Este. El muro de Berlín acabó con esa tragicomedia.

Si la Unión Europea del siglo XXI se aferra a la "cultura de la muerte", con abortos multimillonarios, alargando la edad de perpetrarlos, almacenando embriones humanos y regalando las píldoras del día después; y añadiendo a todo eso la eutanasia rampante, presentada como un progreso en libertad, uno no quisiera ser profeta de calamidades, pero no puede ignorar tampoco este tercer delirio de obscuros presagios. Quiera Dios que no se cumplan.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Centrales

La despenalización de la eutanasia en Holanda,
un nuevo paso camino de la deshumanización

Es un paso cualitativo que se suma a la pena de muerte,
el aborto o la manipulación genética

La gran mayoría de los diputados holandeses votaron el martes en favor de la legalización de la eutanasia, lo que convierte a Holanda en el primer país del mundo que autoriza oficialmente esta intervención médica objeto de grandes controversias.

La ley fue adoptada por 104 votos a favor y 40 en contra. Para ser adoptada definitivamente la ley debe ser aprobada todavía por el Senado, lo que se considera seguro, puesto que los partidos favorables al texto son mayoritarios en el mismo.

La nueva legislación permite a los médicos holandeses recurrir a la eutanasia, bajo ciertas condiciones. Los médicos deberán asegurarse de que el enfermo es aquejado por &laqno;sufrimientos insoportables» debidos a una enfermedad médicamente diagnosticada, que no tiene ninguna esperanza de supervivencia y que desea efectivamente poner fin a sus días. Asimismo, deberán someterse al control de comisiones regionales especializadas, integradas por médicos aptos a juzgar que el &laqno;diagnóstico» es pertinente. Estas comisiones pueden llevar un caso ante la justicia en caso de no haberse respetado las condiciones exigidas.

Según el texto de ley, los menores pueden optar por la eutanasia a partir de los 16 años sin acuerdo de sus padres. En el caso de los niños de 12 a 16 años, se necesita el acuerdo del menor y de uno de sus padres.

El debate parlamentario que precedió a la votación fue intenso y avivó el viejo debate entre los partidos cristianos y los partidos de la coalición gubernamental del primer ministro Wim Kok: el PvdA (socialdemócrata), el D66 (reformista de izquierda), y el VVD (liberal). Los partidos de la coalición estiman que &laqno;después de 25 años de discusiones, el gobierno asume por fin sus responsabilidades». En cuanto a los democristianos del CDA, en la oposición desde 1994 tras 76 años de poder, estiman que el gobierno &laqno;quiere reconciliar lo irreconciliable» al autorizar la eutanasia cuando se supone que debe &laqno;proteger la vida humana». Los pequeños partidos cristianos SGP y Unión Cristiana, han calificado la ley de &laqno;monstruosidad jurídica».

¿Qué dice la Iglesia?

El Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Joaquín Navarro-Valls, manifestó la preocupación de la Santa Sede por la decisión del parlamento holandés de aprobar la eutanasia en dicho país. La ley, afirmó, "genera un grave problema de ética profesional para los doctores que deben aplicarla. Una vez más nos vemos encarando una ley del estado que va en contra de la ley natural. La aprobación de una ley que viola la dignidad de la persona humana y que pone a los legisladores en contra de la opinión pública, es un triste récord para Holanda", señaló asimismo en sus declaraciones a la prensa. De igual manera, el portavoz de la Santa Sede recordó que la aprobación de la eutanasia va en contra de la Declaración de Ginebra de 1948, así como "contra los principios de la Ética médica europea, firmada por doctores de 12 países de la Comunidad Europea" en 1987.

Por su parte, los Obispos en Holanda publicaron un comunicado rechazando la decisión del Parlamento. "La legislación propuesta amenaza la protección de la vida de todos los miembros de la sociedad", afirmaron los Obispos. Legalizar la eutanasia, añadieron, "contradice el principio de proteger toda vida humana en nuestra sociedad, un principio que siempre ha sido determinante en nuestra sociedad".

Experiencia de un capellán

Don Ramón González Mancha, uno de los capellanes del Hospital Infanta Cristina de Badajoz, declara que después de 37 años de experiencia, ha comprobado que si un enfermo ha llevado una vida de fe, se ve confortado con el sacramento de la unción y la comunión, algo que piden ellos mismos. En el caso de los cristianos "sociológicos", nunca rechazan los consuelos espirituales.

Por lo que se refiere a la familia, don Ramón afirma que ésta suele mostrar ciertos recelos alegando que el enfermo se puede disgustar, por lo que hay que explicar que el sacramento es para los vivos y no para los muertos.

Es importante contar con la colaboración del personal sanitario. En este caso el sacerdote destaca que los médicos y enfermeras avisan cuando hay un caso grave

En cuanto a los enfermos terminales, la experiencia de este capellán dice que en un primer momento se da una reacción de rechazo hasta que ven que la situación no encuentra remedio, entonces se comienza a asimilar.

Testamento de García Márquez

Esta es la carta de despedida de Gabriel García Márquez dirigida a sus amigos tras retirarse de la vida pública por  un cáncer linfático.

Queridos míos: Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo. Daría valor a las cosas, no por lo que valen sino por lo que significan. Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen. Escucharía cuando los demás hablan, y ¡cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate! Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo sino mi alma. Dios mío, si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas, recitaría un poema de Benedetti, y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna. Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas y el encarnado beso de sus pétalos. Dios mío, sí yo tuviera un trozo de vida, no dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero. Convencería a cada mujer y a cada hombre de que son mis favoritos  y viviría   enamorado del amor. A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse. A un niño le daría alas, pero lo dejaría que él solo aprendiese a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido. ¡Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres! He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada ladera. He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por vez primera, el dedo de su padre, ya lo tiene atrapado para siempre. He aprendido que un hombre solo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse.

 

 

Juan Pablo II: "Sois portadores
de una aguda esperanza de liberación"

Las personas discapacitadas celebraron su Jubileo con el Papa

Juan Pablo II vivió uno de los momentos más emocionantes de este año al presidir en Roma el Jubileo de las personas discapacitadas. Más de 7.500 minusválidos, acompañados por 4.500 familiares y voluntarios, se congregaron en la Basílica de San Pablo Extramuros para participar en la eucaristía presidida por el Papa. Él mismo, al final del encuentro, no pudo dejar de ocultar su conmoción: "Hoy ha sido una de las celebraciones jubilares más significativas y queridas para mí".

Realmente fue una misa particular. Los cantos estuvieron dirigidos por la orquesta Essagramma, compuesta por cincuenta músicos con discapacidades. Algunos eran muchachos autistas, otros padecían graves formas de retraso mental, alguno sólo era capaz de tocar un pequeño instrumento de percusión. Para ellos, la música es su gran pasión y una de las maneras privilegiadas de comunicación.

Las composiciones musicales habían sido compuestas especialmente para la ocasión con el objetivo de que los presentes pudieran disfrutarlas más intensamente.

Las lecturas y las oraciones de los fieles, la procesión del ofertorio..., fueron realizadas por personas con discapacidad. Toda la celebración fue traducida en el lenguaje de los gestos para permitir a las personas que no pueden oír seguir la eucaristía.

Junto a Juan Pablo II celebraron varios sacerdotes que tienen discapacidades físicas.

"Maestro de sufrimiento"

En nombre de toda la asamblea, saludó al Pontífice una muchacha discapacitada, llamándole "el papá de todos los hombres y mujeres de buena voluntad". Y añadió: "Tu caminar cansado te hace también maestro de sufrimiento, pero de tu sufrimiento surge una sabiduría que, como la proa de un barco, surca las olas para trazar una estela que conduce al sentido de la vida y del sufrimiento".

"Somos conscientes de que tenemos un cuerpo demasiado impedido para contener almas demasiado grandes -añadió la joven-. Nuestras almas han crecido porque no están contaminadas por la fuerza de la posesión, del éxito, o la conquista de los primeros lugares".

Estas personas con discapacidad, minusvalía, síndrome de Down..., provenían de quince países representando a Estados Unidos, Colombia, Italia, Togo, Francia, Corea, Bélgica, Paquistán, Polonia, Argentina, Suiza, Australia, Austria, Brasil y Etiopía.

"En vuestro cuerpo y en vuestra vida", les dijo el Papa en la homilía con voz temblorosa, "sois portadores de una aguda esperanza de liberación"

A la espera de una 'liberación'

En alusión al período litúrgico de preparación de la Navidad, el Papa añadió: "Toda persona marcada por una dificultad física o psíquica vive una especie de 'adviento' existencial, la espera de una 'liberación', que sólo se manifestará plenamente para ella como para todos con el final de los tiempos. Sin la fe, esta espera puede asumir los tonos de la desilusión, del desaliento; apoyada por la palabra de Cristo, se transforma en esperanza viva y operante".

El Papa explicó que ha querido convocar esta jornada jubilar dedicada especialmente a personas con discapacidad para que todos los cristianos &laqno;hagamos nuestras vuestras ansias y vuestras expectativas, vuestros dones y vuestros problemas».

Antes de despedirse de ellos, el Papa no les llamó personas con discapacidad, sino personas con "una habilidad diferente", pues como había constatado en la homilía "la discapacidad no es sólo necesidad, sino también y sobre todo estímulo".

Petición a los responsables políticos

Las palabras más apremiantes las pronunció al dirigirse a los responsables políticos a todos los niveles. Concentrando sus fuerzas, el obispo de Roma les dijo: "Quisiera pedir, en esta solemne circunstancia, que trabajéis para que se aseguren condiciones de vida y oportunidades tales por las cuales, vuestra dignidad, queridos hermanos y hermanas con discapacidad, sea efectivamente reconocida y tutelada".

"En una sociedad rica en conocimientos científicos y técnicos, es posible y es un deber hacer más con las medios que exige la conciencia civil: tanto en el campo de la investigación biomédica para prevenir la discapacidad, como en los tratamientos, la asistencia en la rehabilitación, hasta en la nueva integración social".

Ahora bien, el Papa no se contentó con pedir que se respeten "los derechos civiles, sociales y espirituales" de los discapacitados. Exigió que se garanticen "las relaciones humanas: relaciones de ayuda, de amistad, en las que se comparte todo. Por este motivo -aclaró-, hay que promover formas de atención y de rehabilitación que tengan en cuenta la visión integral de la persona humana".

Fueron conmovedoras las escenas cuando al final de la eucaristía Juan Pablo II saludó a los enfermos. Saludó uno tras otro a los sacerdotes discapacitados. Después, abrazó a los niños, que le fueron presentados por sus padres. El Papa recorrió la nave central de la basílica, como estaba previsto, pero después rompió el protocolo y se adentró en las naves laterales.

ZENIT


Mensaje de un minusválido

Con motivo del Jubileo de las personas con discapacidad, Ambrosio, un italiano minusválido,
ha enviado este mensaje a los sacerdotes de todo el mundo:

Soy un minusválido de 74 años. A la edad de 12 meses fui afectado de una parálisis espástica. A los 8 años perdí a mi madre y desde entonces vivo en un instituto. Veo que la sociedad, aunque progresa en todos los sectores, margina cada vez más al que no 'rinde', o sea: al enfermo, al anciano, al minusválido, y esta es una constatación que comporta gran sufrimiento a quien se encuentra en estas condiciones.

También hace sufrir el ver cómo tantos sacerdotes, que se preocupan y se esfuerzan por tantas cosas, descuidan a estas personas a quienes sólo la fe, con su ayuda, podría sostener y hacerles mucho bien. Sería bueno que el párroco escribiese, al menos en Navidad y en Pascua, una carta a todos los que sufren en su parroquia, pidiéndoles como caridad el ofrecer las penas y las oraciones por las necesidades de la comunidad, para hacerlos partícipes de la vida comunitaria, evitando así que se sientan inútil y una carga.

Es tiempo de reavivar en las comunidades parroquiales la fe en la Providencia, a través del don más precioso que la comunidad posee, o sea de la ofrenda cotidiana del sufrimiento de estos 'predilectos de Dios'. La ayuda que tendría toda la Parroquia a partir de esta ofrenda de sí, sería enorme.

Reconocer a Jesús en el pobre, en el enfermo y en el minusválido o en el anciano, quiere decir también amarlo y ayudarlo. ¿Y por qué, entonces, no dar la posibilidad también a algún minusválido o anciano que no tenga dificultad en el habla, como lamentablemente me sucede a mí, que haga una lectura litúrgica o realice un trabajo en la secretaría o incluso como catequista? No basta haber derribado las barreras arquitectónicas; hay otras barreras mucho más difíciles para derribar. Tenemos necesidad de sentirnos amados, para sentirnos 'normales'.


Noticiario diocesano

Se inaugura en Badajoz la primera fase
de la parroquia de Santa Eulalia

En Mérida se celebra a la Mártir, su santa patrona

Este domingo, 10 de diciembre, fiesta de la mártir Santa Eulalia, el Arzobispo bendecirá la primera fase del templo que, bajo esta advocación, se ha construido en la barriada de "Las Vaguadas", en Badajoz.

Esta primera fase incluye la capilla del Santísimo -que será el templo que se usará en los días ordinarios, con capacidad para 150 personas- y unas dependencias para los servicios parroquiales más comunes, tales como: catequesis, cursos de formación, reuniones, etc.

Esta edificación prestará un buen servicio a la barriada en la que está ubicada la parroquia, no sólo en su dimensión religiosa y de evangelización, sino también como lugar de encuentro y fomento de las relaciones sociales y culturales, poniendo al servicio de la barriada sus instalaciones para la realización de actividades de toda índole.

También en Mérida

También en Mérida se celebra la fiesta de Santa Eulalia, patrona de la ciudad, con una misa conventual, en la Concatedral de Santa María, a la que sigue la procesión con la imagen hasta su Basílica, para celebrar a continuación la Eucaristía, presidida por el arzobispo don Antonio Montero.

 

Misioneros y familiares podrán hablar gratis por teléfono

La Fundación Telefónica pone en marcha la campaña con motivo de las fiestas navideñas

Por quinto año año consecutivo, la Fundación Telefónica va a poner en marcha, a partir de mañana, su Campaña navideña para facilitar las llamadas gratuitas entre los familiares y los misioneros y cooperantes españoles que desarrollan labores humanitarias en el extranjero.

Esta campaña durará hasta el próximo 9 de enero, y las llamadas tendrán una duración estimada de 12 minutos, a razón de una llamada por familia y cooperante.

 

Curso para sacerdotes que trabajan con Acción Católica

Se celebró en la Casa de Oración de Gévora una jornada de formación para sacerdotes que quieren participar o participan, como consiliarios, en el movimiento de Acción Católica. La organización de esta Jornada ha corrido a cargo don Luis Romero Rangel, delegado diocesano de Apostolado Seglar.

Estas reuniones surgen para ayudar a los sacerdotes que desarrollan actividades de Acción Católica en sus parroquias. En esta ocasión acudieron más de una treintena de sacerdotes diocesanos.

El equipo encargado de la formación es el compuesto por los consiliarios diocesanos de los diversos movimientos de Acción Católica que existen en la diócesis. Estos consiliarios son don José Moreno Losada, por la Juventud Estudiante Católica (JEC), don Antonio Jesús Marín Romo, por la Juventud Obrera Católica (JOC), don Antonio Becerra Cordero, por el Movimiento de Jóvenes de Acción Católica (MJAC), don Eugenio Campanario Larguero, por el Movimiento Junior de Acción Católica, y don Jose Manuel Medina Maya, por el Movimiento de Jóvenes Rurales Cristianos (MJRC).

El tema sobre el que se ha reflexionado es "Encarnación y ministerio", visto desde la perspectiva del sacerdote. Con este tema se pretende conocer qué elementos intervienen a la hora de formar la realidad de la sociedad actual, de las comunidades parroquiales y del propio sacerdote. Desde aquí se proponen algunas acciones pastorales, encaminadas a transformar esas realidades.

Con la comida se puso fin a al encuentro, hasta la próxima reunión a principios del próximo año.

 

Actividades en Mérida en favor de los enfermos

La Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes tiene previsto abrir esta semana, del 11 al 17, un rastrillo benéfico con objetos de manualidades y repostería. Estos objetos han sido realizados por voluntarios de esta asociación de Mérida, Cáceres, Villafranca de los Barros y La Garrovilla.

El rastrillo se instalará en un local cedido gratuitamente por Malala Matute, antiguamente denominado "Ultramarinos Zancada", sito en la calle Santa Eulalia de Mérida. El horario de apertura es de 12 a 2 de la mañana y de 5 a 9 de la tarde.

Los fondos que se recauden se destinarán a sufragar los gastos del traslado de enfermos en la peregrinación anual a Lourdes que esta asociación organiza en torno al mes de junio.

 

Nueva experiencia en el arciprestazgo de Fregenal de la Sierra
con motivo de la fiesta de la Inmaculada

e la Sierra ha efectuado una experiencia nueva en torno a la festividad de la Inmaculada Concepción. La idea ha sido realizar una Oración Mariana en cada una de las parroquias del arciprestazgo y a la que acuden todos los sacerdotes del mismo, como signo de unidad de todas estas parroquias y dentro del espíritu del Jubileo. A esta experiencia se une la que, ya desde hace varios años, viene realizando el Arciprestazgo con las celebraciones arciprestales del Sacramento de la Penitencia en Cuaresma.

También, la noche del jueves, víspera de la Inmaculada Concepción, y como es tradicional, buena parte de las parroquias de la diócesis se vistieron de fiesta para celebrar la vigilia a la Virgen. En algunos lugares prefirieron que las celebraciones tuvieran carácter arciprestal con la participación de numerosos jóvenes, como es el caso de Alburquerque.

 

Un centenar de sacerdotes celebró en Guadalupe su retiro de Adviento

Fue predicado por el Padre Provincial de los Franciscanos de la Bética

Los sacerdotes de la archidiócesis de Mérida-Badajoz celebraron el pasado sábado, día dos de diciembre, su Retiro de Adviento. En esta ocasión el lugar elegido para esta celebración fue el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, lo que provocaba que este Retiro tuviera cierto carácter de peregrinación jubilar, sacerdotal y mariana.

El programa se abrió a las 10,30 de la mañana con la recepción de los más de un centenar de sacerdotes asistentes, con el arzobispo don Antonio Montero a la cabeza. Tras la recepción se pasó a la meditación, a cargo del padre Guillermo Cerrato, Provincial de los Franciscanos de la Bética, quien desarrolló el tema "Testigos y Profetas de Dios. Sacerdotes al comienzo del Tercer Milenio". En su charla, el padre Cerrato presentó a Jonás y Jacob como dos de los ejemplos, sacados de las Escrituras, que los sacerdotes deben tener presentes en sus vidas. El ponente recogió, además, algunos de los retos o exigencias del presbítero hoy, en especial los referidos a la diversidad de culturas, las migraciones, el dialogo interreligioso y el desarrollo tecnológico.

El Arzobispo, don Antonio Montero presidió la Eucaristía al final de la mañana. En su homilía, el Arzobispo, habló sobre el tiempo de Adviento y en ella recordó que este es un tiempo de esperanza y que no sólo sirve de preparación para el recuerdo de la primera venida de Jesucristo, sino que prepara también para su segunda venida.

Tras la Eucaristía, se dio paso a una comida de hermandad, con la que se puso fin a este encuentro.


Al paso de Dios

Gracias por la esperanza

Con motivo del adviento aparece en diversas publicaciones un texto de Charles Pèguy en el que bellamente dice que Dios se admira de que, tal y como van las cosas en el mundo, sus pobres criaturas sigan esperando un mañana mejor. Le parece admirable la capacidad que tienen los humildes y sencillos para esperar contra toda esperanza.

Se calla Dios -en dicho texto- por delicadeza y respeto a nuestra libertad, que el mérito de los seres humanos en realidad hay que atribuírselo a él, porque todo lo que brota del corazón del hombre es un reflejo incompleto de lo que en el suyo es plenitud. Hace Dios como si no quisiera pecar de vanidad, y se calla que sólo él abre al futuro y que la semilla de la esperanza ha sido sembrada en el mundo por su Hijo: por su resurrección nos hace mirar siempre de frente, hacia un horizonte al que llamamos mañana, posibilidad y, sobre todo, eternidad.

Sólo en Jesús, nuestra esperanza, brota la vida en el desierto, el alivio en el dolor, el sentido en el vacío, el derecho en la injusticia, la amistad en la soledad, la solidaridad en el egoísmo, la vida en la muerte. Sólo por el Señor resucitado se abrieron las rendijas que acabaron con la fatalidad y por las que se coló el futuro para todos aquellos a los que las situaciones injustas colocaron al lado de los perdedores. Y esto hay que saber decirlo y vivirlo hoy, porque la geografía de la desesperanza es la más extensa entre todas las desgracias que asolan al ser humano.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)


Liturgia del domingo

Celebramos el II Domingo de Adviento

Palabra de Dios

Libro del Profeta Baruc 5, 1-9

Jerusalén, despójate de tu vestido de luto y aflicción y vístete las galas perpetuas de la gloria que Dios te da; envuélvete en el manto de la justicia de Dios y ponte a la cabeza la diadema de la gloria del Eterno, porque Dios mostrará tu esplendor a cuantos viven bajo el cielo. Dios te dará un nombre para siempre: "Paz en la justicia, Gloria en la piedad". Ponte en pie, Jerusalén, sube a la altura, mira hacia oriente y contempla a tus hijos, reunidos de oriente a occidente, a la voz del Santo, gozosos invocando a Dios. A pie se marcharon, conducidos por el enemigo, pero Dios te los traerá con gloria, como llevados en carroza real. Dios ha mandado abajarse a todos los montes elevados y las colinas encumbradas, ha mandado llenarse a los barrancos hasta allanar el suelo,para que Israel camine con seguridad, guiado por la gloria de Dios. Ha mandado al boscaje y a los árboles aromáticos hacer sombra a Israel. Porque Dios guiará a Israel con alegría, a la luz de su gloria, con su justicia y su misericordia.

Salmo 125, 1-2ab. 2cd-3. 4-5. 6

R. El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres.

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión,
nos parecía soñar:
la boca se nos llenaba de risas,
la lengua de cantares.

Hasta los gentiles decían:
&laqno;El Señor ha estado grande con ellos".
El Señor ha estado grande con nosotros,
y estamos alegres.

Que el Señor cambie nuestra suerte,
como los torrentes del Negueb.
Los que sembraban con lágrimas
cosechan entre cantares.

Al ir, iban llorando,
llevando la semilla,
al volver, vuelven cantando,
trayendo sus gavillas.

 

Carta de san Pablo a los Filipenses 1, 4-6. 8-11

Hermanos: Siempre que rezo por vosotros, lo hago con gran alegría. Porque habéis sido colaboradores míos en la obra del Evangelio, desde el primer día hasta hoy.

Esta es mi convicción: que el que ha inaugurado entre vosotros una empresa buena, la llevará adelante hasta el Día de Cristo Jesús. Testigo me es Dios de lo entrañablemente que os echo de menos, en Cristo Jesús. Y esta es mi oración: que vuestro amor siga creciendo más y más en penetración y en sensibilidad para apreciar los valores. Así llegaréis al Día de Cristo limpios e irreprochables, cargados de frutos de Justicia, por medio de Cristo Jesús, a gloria y alabanza de Dios.

Evangelio según san Lucas 3, 1-6

En el año quince del reinado del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes virrey de Galilea, y su hermano Felipe virrey de Iturea y Traconítide, y Lisanio virrey de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la Palabra de Dios sobre Juan, Hijo de Zacarías, en el desierto.

Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías:
"Una voz grita en el desierto:
preparad el camino del Señor, allanad sus senderos;
elévense los valles, desciendan los montes y colinas;
que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale.
Y todos verán la salvación de Dios".

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

11, lunes: Is 35, 1-10; Lc 5, 17-26.

12, martes: Is 40,1-11.; Mt 18, 12-14.

13, miércoles: Is 40, 25-31; Mt 11, 28-30..

14, jueves: Is 41, 13-20; Mt 11, 11-15.

15, viernes: Is 48, 17-19; Mt 11, 16-19.

16, sábado: Sir 48, 1-4. 9-11; Mt 17, 10-13.

17, domingo: So 3, 14-18a; Flp 4, 4-7; Lc 3, 10-18.

 

Comentario litúrgico

Al encuentro de Cristo

La liturgia de este domingo empieza con una oración que expresa los sentimientos que llenan el corazón de la Iglesia: pide al Padre que los afanes de este mundo no nos impidan salir animosos al encuentro de Cristo. Así se nos apuntan tanto el riesgo como la meta que la liturgia de hoy nos propone.

Estas primeras semanas de Adviento más que prepararnos para la Navidad tienen el objetivo de despertar en nosotros la certeza de que Cristo viene del futuro, que el pasado no cuenta desde el momento en que la fe y la esperanza se abren en busca de un encuentro con Cristo.

Baruc, en la primera lectura nos da la pauta que hace posible este encuentro: "Despójate de tu vestido de luto y aflicción", es decir, acaba ya de compadecerte de ti mismo pensando que no tienes remedio y "vístete las galas perpetuas de la gloria que Dios te da" con lo que nos recuerda que todo lo que tenemos de cristiano es obra de Dios y, sin falsas humildades, podemos apoyarnos en esa realidad para mirar con esperanza nuestro futuro encuentro con el Señor.

San Pablo, con la experiencia de apóstol avezado, confiesa a los filipenses y a cualquier cristiano que lea su carta: "Esta es mi convicción: que el que ha inaugurado entre vosotros una empresa buena la llevará adelante hasta el día de Cristo Jesús ". Así apuntala nuestra debilidad con la certeza de que Cristo que nos llamó a la fe nos sostendrá para que podamos alcanzar la meta.

San Juan Bautista, con sentido práctico, nos invita a poner la parte que nos corresponde en ese anhelado encuentro con Cristo. ¿Qué senderos tengo que allanar y que valle tengo que elevar?

Antonio Luis Martínez

 

 

Santoral

14 de diciembre: san Juan de la Cruz (+ 1591)

Hablar de la experiencia mística es uno de los retos literarios más difíciles. Es mucho más fácil pintar o esculpir un éxtasis que narrarlo. Por esta razón Bernini, en su Éxtasis de santa Teresa o Zurbarán y Murillo, cuando tratan el mismo tema en la vida de algún santo, resultan más elocuentes que los mismos místicos cuando evocan su experiencia de completa unidad con el Amado.

Cuando fray Juan de Yepes intenta decirnos, sin decirlo, cómo tiene lugar el hecho de la unión con Cristo, termina hablándonos de ... "un no sé qué, que queda balbuciendo..". Reto al amable lector a que pruebe a pronunciar este verso sin tartamudear. Es sencillamente imposible: no se puede dejar de balbucir para decir lo indecible.

Juan de la Cruz o Teresa de Ávila, cumbres de la mística española, lo son no sólo de un tipo de literatura, sino también -y esto es lo importante- de un modo de ser cristiano que eleva la condición natural a la más sobrenatural condición: la santa de Ávila es la mejor escritora, la mayor orante y la más intensa mujer viajera de su tiempo y san Juan de la Cruz es no sólo la cumbre poética del castellano sino también el alumno jesuita en Medina del Campo, el estudiante de Salamanca, el reformador de Duruelo, Pastrana, Toledo, Lisboa, Granada, Úbeda... y el in justamente encarcelado. Cárcel de la que, por cierto, se escapa anudando sábanas para descolgarse a la libertad. ¿Véis?, se puede ser absolutamente místico y aventurero total, porque quizá las dos cosas son una y la misma.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

11, lunes: Dámaso, Ponciano, Sabino, Víctor, Daniel.

12, martes: Juan Francisca de Chantal, Alejandro, Israel.

13 miércoles: Lucía, Aristión, Antíoco.

14, jueves: Juan de la Cruz, Tirso, Nicasio, Venancio Fortunato.

15, viernes: Valeriano, Maximino, Urbicio, María de Rosa.

16, sábado: David, Baco, Ado, Adelaida, María de los Ángeles.

17, domingo: Daniel, Ananías, Azarías, Misel, Modesto, Juan de Mata.

Contraportada

La parroquia de San Juan Macías de Badajoz
cumple un cuarto de siglo

Creció junto con la barriada de la Paz, en la que se incardina

Se dice que la vida está sufriendo cambios drásticos en los últimos años y en todos los ámbitos de la vida. Eso no deja de ser cierto, incluso en la creación de nuevas parroquias en la diócesis. Probablemente, de veinticinco años a esta parte, hemos conocido el nacimiento de más parroquias en la diócesis que en los cuatro siglos anteriores. Si en los últimos cuatro siglos el mapa de templos parroquiales se mantuvo casi invariable, en el último cuarto de siglo el crecimiento de las ciudades ha llevado parejo el aumento de parroquias. Precisamente el día de la Inmaculada cumplía un cuarto de siglo la de San Juan Macías, situada en la barriada de la Paz de Badajoz.

La historia tiene sus recovecos: ya el 14 de diciembre de 1956 se aprobó por decreto del entonces obispo, don José María Alcaraz y Alenda, el Arreglo Parroquial Diocesano en el que figuraba la erección canónica de la parroquia de Santa Marina. Diez años después aparece configurada la nueva parroquia, el 4 de noviembre de 1975 aparece como entidad propiamente dicha; el obispo, don Doroteo Fernández nombra vicario ecónomo a don Manuel Santos Durán. El 8 de diciembre de 1975 a las 12,30 de la mañana se inaugura la parroquia instalada, de forma provisional, en un local comercial, junto al colegio Santa Teresa. Así se recoge en el libro que acaba de ver la luz sobre la historia de la parroquia de San Juan Macías: "25 años de ilusión compartida", de don José Moríñigo Rebollo y don Augusto Rebollo Sánchez.

Desde sus comienzos esta parroquia ha estado muy ligada a la Institución "Hogar de Nazaret", que posee junto al templo el colegio Santa Teresa, y a Ribera del Fresno, población de la que era natural el patrono de la parroquia, San Juan Macías. Esa relación queda marcada desde el principio con el gesto de trasladarse a este pueblo del sur de la provincia para buscar lo que sería la primera piedra.

El jueves 31 de julio se inicia oficialmente la construcción del templo parroquial con un acto sencillo e íntimo.

Tras muchos avatares (antes de finalizar la obra se produce el nombramiento de un nuevo obispo, don Antonio Montero) el nuevo templo se inaugura el día 8 de diciembre de 1981. Los actos comenzaban con una procesión desde el colegio Santa Teresa hasta la iglesia. En la misma se llevó la reliquia del brazo de San Juan Macías.

Desmembramiento

Pese a la "corta edad" de esta parroquia, el crecimiento de la ciudad hizo que el 24 de junio de 1995, naciese una nueva desmembrada de la de San Juan Macías. Se trata de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe.

El párroco de San Juan Macías, don Manuel Santos señala que fue una suerte crear la parroquia cuando el barrio tenía sólo 2000 habitantes ya que de esta manera una y otro han crecido a la par. "Desde el principio -declara don Manuel- quise darle a la parroquia un aire de familiaridad, por eso visité cerca de mil casas conociendo a la gente, que a su vez comenzaron a conocerse unos a otros, a invitarse a los acontecimientos familiares, nos reuníamos a tomar café en cualquier casa... todo eso iba creando comunidad parroquial y dando forma al vecindario con la parroquia como referente".

Don Manuel Santos declara que desde San Juan Macías se ha colaborado con todos con el fin de conseguir cosas para el barrio: colegio, centro de salud, instituto etc.

De puertas adentro el párroco confiesa orgulloso que en estos 25 años han salido de esta comunidad parroquial cinco sacerdotes, varias religiosas, gente implicada en movimientos, cristianos conscientes de su fe que se han unido a proyectos de iglesia o a otras parroquias de sus nuevos barrios cuando han cambiado de residencia. "Las cosas que no se ven -manifiesta- quizás han sido las más importantes: la gente que ha conocido a Jesús, la ayuda que se ha prestado a muchas familias en sus problemas matrimoniales, con sus hijos..."

Junto a todo esto se queja de que la población del barrio ha envejecido mucho, los jóvenes se han ido marchando a otros lugares. Como muestra, cabe decir que desde los 140 bautizos al año que se han llegado a celebrar, se ha pasado a unos 40.

Para conmemorar el 25 aniversario, desde la parroquia se prepara una gran exposición fotográfica para las próximas semanas.

Juan José Montes

 

La Iglesia en América Latina:

http://www.aciprensa.com/iglesia.htm

 



Return to "Iglesia en Camino"