Semanario "Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: Iglenca@grn.es
No. 229 - Año V - 9 de noviembre de 1997
Director: José María Gil


Portada

Los obispos extremeños, de visita al Papa

Una peregrinación de fieles de las tres diócesis les acompaña en la visita "Ad limina"

Como ya informamos en su momento a nuestro lectores, los prelados españoles están desde finales de septiembre realizando la tradicional visita "Ad limina" . Se trata de uno de los actos en los que se expresa la comunión de todos los obispos con el Papa y con ellos la de sus Iglesias locales.
En ella los obispos visitan en Roma el sepulcro de los Apóstoles, se entrevistan con el Papa y con sus más estrechos colaboradores, a los que informan de la vitalidad cristiana de sus diócesis y reciben de primera mano el apoyo y la palabra iluminadora del Vicario de Cristo.
En esta semana que comenzamos le toca el turno a los obispos de Mérida-Badajoz, Coria-Cáceres y Plasencia: don Antonio Montero, don Ciriaco Benavente y don Carlos López, quienes acuden por primera vez de manera conjunta como miembros de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz.
Además del director del secretariado de la mencionada Provincia, don Amadeo Rodríguez y algunos sacerdotes más, los prelados extremeños están acompañados en este singular acontecimiento por casi doscientos cincuenta fieles que quieren testimoniar así la cercanía a sus pastores diocesanos y al Papa.
El grupo de peregrinos de nuestra diócesis, dirigidos por el vicario episcopal de Culto, don Antonio Muñoz Aldana, partieron para Roma en la madrugada del sábado y regresarán en la noche del día 16. Don Antonio, nuestro Arzobispo, dedica su carta de esta semana a exponer el sentido de esta peregrinación de fe. Al resto de la comunidad diocesana nos toca unirnos a ella con nuestra oración y cariño.

Editorial

Solidaridad con las victimas de la riada

El temporal de la noche del pasado miércoles ha dejado en la ciudad de Badajoz, en Valverde de Leganes y en otras poblaciones de nuestra diocesis toda una riada de muerte y destrucción. A la hora del cierre de esta revista se cifran en diececisiete los muertos en los barrios de Cerro de Reyes y la orilla del río Calamón (en San Roque y la carretera de Sevilla) de la capital pacense y tres en Valverde de Leganés. A ello se une la destrucción material de numerosas casas, con la desaparicion de todos los enseres de los vecinos, que además son gente de escasos medios económicos.
Cuantiosas son también las pérdidas materiales en campos e inmuebles en otras poblaciones de la provincia. Toda una tragedia.
Pero es en los momentos de desgracias como estos cuando un pueblo da la talla de su humanidad y de su calado cristiano.
A nosotros nos toca ahora uno de esos tiempos de dar la medida en solidaridad, sobre todo con los damnificados: acompañar en el dolor a los que han perdido a sus seres queridos, ofrecer sufragios por los victimas mortales, y colaborar con nuestra ayuda económica a fin de paliar las consecuencias materiales de esta tragedia. Ahí van a tener, en cooperación con los demás organismos oficiales y ciudadanas, un papel de primer orden las instituciones de la Iglesia, sobre todo Cáritas que canalizará la ayuda de la comunidad cristiana y que es de esperar sea especialmente generosa por su magnitud y urgencia.
Para los políticos y técnicos, además de la hora de la solidaridad, es también el momento del la diligencia en el socorro a las víctimas y el examen serio de las actuaciones previsoras que de estas catástrofe se han hecho.

Carta del Arzobispo

Crónicas viajeras (I): A Roma

Vuelvo a las andadas, lo cual no es un término ofensivo en este caso, sino más bien adecuado cuando uno quiere hablar de un viaje, de una andadura, que se propone comentar con los amigos, desde la salida hasta el retorno a los propios lares. Ya he practicado en esta página ese género epistolar de las cartas viajeras, puras y simples, escritas sobre la marcha ya a vuelapluma, sobre las peregrinaciones a Jerusalén, cuando las Bodas de Plata, y a Roma cuando lo del palio arzobispal.
A Roma hemos venido para la Visita "ad limina" y bueno es que, de arranque, les aclare ese latín venerable, que todo el mundo pronuncia con desparpajo, pero que no son demasiados los que saben su significación. La palabra "limina" equivale en nuestro idioma a dintel o marco de una puerta. De ahí vienen otros vocablos como el preliminar que se refiere a lo que se sitúa antes de entrar en un asunto o efectuar cualquier acción.
De suyo la expresión "ad limina" no es completa, puesto que debe ir seguida del genitivo plural "Apostolorum"; peregrinamos hasta los dinteles, hasta los umbrales de los Apóstoles, hasta la portada insigne de la Ciudad Eterna. Antes de cruzar esos muros, pisábamos, como Moisés, una tierra profana. De aquí hacia adelante ya es sagrada, ¿por qué?, porque fue regada por la sangre de los Apóstoles.
Se entiende, ¿a qué decirlo?, de los dos Apóstoles más señeros: de San Pedro y de San Pablo. Crucificado el primero cabeza abajo, según vieja tradición o leyenda, para que no lo comparasen con su Señor; muerto, quizá, el segundo al filo de la espada, tan tajante y fina como su palabra, Tiber arriba, en un descampado de las afueras, valeroso y hundido por caminatas y palizas, Pablo de Tarso, Apóstol de los Gentiles.
Los dos tienen en Roma, cada cual su basílica: Pedro, la del Vaticano, la de -¿cuántas son?- no sé si trescientas columnas en la gran plaza diseñada por Bernini. Allí, la nave enorme, la más grande de la Cristiandad; allí la cúpula grandiosa, milagro de la altura y de la armonía, allí la Gloria de Bernini, allí las tumbas de los Papas (la tuya, Juan XXIII, la tuya, Pablo VI), con tantos otros sepulcros asombrosos. Pablo, la Basílica extramuros, columnas altas, robustas, de soberbia elegancia; medallones de todos los papas, desde Pedro de Betsaida a Juan Pablo de Cracovia. Allí anunció Juan XXIII el Concilio Vaticano II. A ella acudiremos extremeños y creyentes, pastores y comunidades, a sacar energías para anunciar con valentía el Evangelio.
Miro el programa de viaje y no me cabe en esta crónica de aperitivo, escrita con tiempo suficiente para que usted la lea el domingo, pero sin referencias todavía, como la semana que viene, a lo visto, tocado y vivido de estas piedras, de estos arcos, de estas ruinas, de estos cipreses de Roma. Sí, ya sé que son cuatro las Basílicas. Que me falta San Juan de Letrán, catedral de Roma, Madre de todas las Iglesia de la Urbe y del Orbe, cuya dedicación celebramos este domingo, batisterio antiquísimo, estatuas colosales de santos insignes. ¡Ah! y los mosaicos bizantinos del ábside, trasunto de la gloria celeste, ¿cómo podrá este pecador olvidar aquel semicírculo, en la cabecera de la basílica, con la sillería coral, con su cátedra pétrea y severa de los Pontífices, junto a la cual me postré cuerpo en tierra antes de que me ungieran sacerdote, con otros treinta jóvenes de los cinco continentes, hace más de cuarenta y seis años?
Santa María la Mayor: ¿Hay quien le mejore ese título? Santa María de las Nieves también, porque allí nevó en agosto. La Iglesia mariana de Roma y, por lo mismo mía y tuya. Allí en la gran capilla -¡otra basílica!- costera al altar mayor, a una hora tan poco española y tan italiana, como es las tres y media de la tarde, nos esperan los viejos canónigos a unos doscientos cincuenta católicos extremeños, con sus tres obispos, con una veintena de sacerdotes, a cantar a grito limpio y el corazón a chorros las glorias de María. Allí en el viejo cuadro, pero bien perfilada en sus trazos, el icono de la Virgen "Salus Populi Romani": Salvación del Pueblo de Roma, y del Pueblo de Dios, de todos nosotros.
Las basílicas han pertenecido siempre al recorrido esencial de las visitas "Ad limina", por eso las recorreremos una a una, con emociones perfectamente diferenciadas, en San Pedro, en San Pablo, en San Juan, en Santa María.
Lo rico de una peregrinación a Roma es que resuenan en el alma propia y en oleadas de corazones todos los registros de la religiosidad más genuina: la fe del cristiano viejo y la de los jóvenes ardorosos, el arranque de amor y de entrega ante las reliquias de los mártires, la experiencia de Iglesia y de comunión, cruzándonos en todas partes con peregrinos pintorescos de todo el planeta. Pronto nos ganarán en número los cristianos de negra piel, de tez cobriza, de perfiles hindúes, de rostros aztecas, mayas, indios aborígenes de América.
Roma no son las piedras, sino los creyentes en multitudes magníficas, los encuentros de fe con el pasado y el presente de la Iglesia. Esta es la crónica "preliminar", anterior a los limina, ciudad del Papa, de la Curia Romana, de las casas generalicias de frailes y monjas, de las concentraciones en la Plaza de San Pedro.En ella entraremos de lleno en la semana del nueve al dieciséis. Esperen siete días, que algo habrá que contar.
+ Antonio Montero
Arzobispo de Mérida-Badajoz

Centrales

El sida, una preocupación de sentido común

El obispo de Castellón escribe sobre la problemática de este síndrome

Según todas las estadísticas, España es el país de Europa de mayor incidencia del sida. El congreso celebrado en Sevilla recientemente así lo confirma. Aunque se tilda de exagerada las declaraciones del presidente del comité de enlace de la ONU y las ONG sanitarias, donde advertía que España es el único país de Europa que entra -con África- en la zona de alta incidencia del sida, nadie niega que el problema es muy grave en nuestro país.
Además el contacto heterosexual casi se ha convertido en la principal vía de transmisión, situándonos a la cabeza de Europa, a bastante distancia de los demás países en este aspecto. Y estos casos siguen creciendo aceleradamente, en comparación con otras vías de transmisión que -no siendo pequeñas- se mantienen más o menos constantes.

Datos preocupantes

No puedo negar que estos datos me preocupan. Y pienso que deben preocupar a todas las personas con sentido común. Por supuesto que, como creyente y como obispo, tengo algo que decir, pero de momento prefiero expresar lo que siento como hombre y como ciudadano. ¡Cuántas veces lo que dice la Iglesia no es más que lo que la ética hace intuir a cualquier persona de bien!
En primer lugar me parece que no es una cuestión baladí. Una enfermedad que lleva con tanta probabilidad a la muerte, es algo para tomarse muy en serio. No se puede jugar con la vida humana. No pueden hacerse "probatinas". Dice el refrán que "con las cosas de comer no se juega"; mucho menos con lo que pone en alto riesgo la vida de una persona.
El criterio de los índices citados pone, a mi juicio, una pesada carga de responsabilidad sobre las autoridades sanitarias del país (o autonómicas). No es lícito constatar esos datos y encogerse de hombros, pensando que es una evolución sin remedio.
Ni es cierto que sea una evolución natural de la enfermedad, ni lo es que sea irremediable. La pregunta que nos hemos de hacer toda la sociedad, y especialmente sus gobernantes es: ¿qué hemos hecho mal, o qué hemos dejado de hacer, para que esa evolución haya resultado tan negativa? Solamente planteándonos esta pregunta con valentía, estaremos en condiciones de buscar una solución que palie de verdad la gravedad del problema.

Campañas irresponsables

La misma irresponsabilidad que llevó a campañas favorecedoras de la promiscuidad sexual, puede llevar ahora a pensar que el error está en la falta de seguridad de los preservativos o en la poca incidencia de la campaña. Opinión funesta que no haría más que agravar el problema en los próximos años. La drogadicción no se cura con droga, aunque ésta evite los efectos del síndrome de abstinencia.
Podríamos hablar de que la ineficacia de esas campañas se debe a razones técnicas -el tamaño del virus del sida que traspasa casi todas la barreras, etcétera- pero no es esa la cuestión. El problema latente es de fondo. Y sólo con un planteamiento humanístico que englobe "una idea certera de lo que es el hombre, su amor y libertad", podrá accederse a una solución verdadera. Todo lo demás serán parches, a la larga perecederos.
La "banalización del amor" y su reducción al sexo constituye el primer escollo que es necesario salvar, para abordar aquella solución coherentemente. El amor es algo muy serio, tan serio, que su fruto es muchas veces una vida humana. No puede decirse más. Si se trivializa o se convierte en un juego, se pone en peligro la misma existencia humana. El sida es sólo una consecuencia negativa; lo más grave es que queda defraudada la vida de quienes participan en esa juego y quizá la de una posible descendencia. Esto no quiere decir que haya que convertirlo en tragedia; el amor es gozoso y alegre; pero está henchido de responsabilidad: por eso la Iglesia lo vincula a un compromiso definitivo entre hombre y mujer.

Falsa libertad

"Un concepto pervertido de la libertad", es la segunda valla de la carrera por alcanzar la meta que buscamos. No es posible hacer aquí una reflexión completa sobre la libertad humana, aunque sería muy interesante. Baste decir que es uno de los valores principales del hombre. La libertad se ordena a la realización personal; es decir, con el sucesivo ejercicio de la libertad es posible ir alcanzando los objetivos que hacen a un hombre o a una mujer cada vez más humanos y también más de Dios.
No obstante, para que la libertad sea así, constructiva, es necesario que su fin perfeccione a la persona. La libertad puede usarse bien o mal. La libertad bien ejercida no es "hacer lo que se quiera", sino querer hacer -libremente- lo que es bueno. Es evidente que la droga, o el atentar contra la vida ajena, es un mal ejercicio de la libertad, aunque sea libre. La libertad, por tanto, tiene reglas: no es normativa de sí misma, debe entender y aceptar las normas del bien: eso es la ética.

Una cuestión ética

Toda la sociedad está infeccionada de un virus: no el del sida, sino de la idea deformada de que cada uno "crea" y decide, sin ningún dato que le preceda, su propio bien. Por eso decía, al principio, que toda responsabilidad de los casos de sida es de toda la sociedad, no sólo de quienes la gobiernan. Debe ser la sociedad entera quien intervenga para hacer que los criterios éticos orienten la actuación de los entes públicos (instituciones, medios de comunicación, etcétera) y de las personas privadas. Sólo con un comportamiento ético que, en este caso, no tenga miedo a reivindicar el valor social de la virtud de la castidad nos acercaremos a la solución del problema que planteábamos.
Y todo ello desemboca en un enfoque global de lo que es el hombre. ¿Es solamente un ser para la muerte (Heidegger)? ¿Tiene, la vida humana, más sentido cuando se vive para los demás que cuando se vive exclusivamente para el propio egoísmo? ¿Tiene además un valor que trasciende la mera materialidad de sus componentes físicos y biológicos?
Hasta que, quienes gobiernan y quienes son gobernados, no respondan acertadamente estas preguntas, las soluciones al problema del sida -y otras cuestiones también hoy planteadas- serán solo medidas técnicas, de dudosa eficacia a corto plazo y nulo a largo.
+ Juan Antonio Reig Pla
Obispo de Segorbe-Castellón
(Diario ABC)

Don Juan B. Lobato, vicario general de Plasencia, publica un libro sobre Jubileo en la Biblia

El vicario general de la diócesis de Plasencia, don Juan Bautista Lobato, ha publicado en la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC) un libro titulado "El Jubileo en la Sagrada Escritura". Se trata de una obra que vienen a iluminar desde el punto de vista bíblico el gran acontecimiento del Jubileo cristiano del año 2000 al que se prepara toda la Iglesia.
En esta obra don Juan Bautista Lobato, licenciado en Teología y Sagrada Escritura, presenta el Jubileo, que el Israel del Antiguo testamento celebraba cada cincuenta años, con dos notas muy características: la conversión personal y comunitaria, y las exigencias sociales que tal celebración imponía a los israelitas, a saber: el descanso de la tierra, devolución de propiedades a sus originarios dueños, libertad a los esclavos y perdón d elas deudas.
Para mejor comprender la institución del Jubileo, año jubilar que se celebraba en el de Israel cada siete semanas de años (Lev 25,8...) y que era el tiempo de la gran liberación y perdonanza, hay que conocer lo que significó para el pueblo elegido el don de la Tierra Prometida y los deberes que tal don suponía para con Dios y con los hermanos, e incluso con la propia tierra.
Además de inscribirse en el sentido bíblico del descanso, el año jubilar era también para los israelitas un tiempo privilegiado para recobrar el sentido genuino del culto a Dios, incompatible con las injusticias.
Todos estos apuntes bíblicos son traídos a consideración por vicario general de la diócesis de Plasencia y profesor de Sagrada Escritura en su seminario, prestando así un buen servicio a la reflexión y compromiso cristiano con los que los católicos nos preparamos a la celebración jubilar del año 2000 del nacimiento de Cristo. Ya Juan Pablo II invitaba, en su carta apostólica "Tertio millennio adveniente", a vivir la conversión y las exigencias de una mayor justicia social para preparar el Jubileo cristiano del año 2000 y vivirlo adecuadamente. El libro del profesor Juan Bautista Lobato, puede servir de gran ayuda para hacerlo así.

Otras noticias

Un prestigioso historiador reconoce el papel de Pío XII para auxiliar a las víctimas de la II Guerra Mundial

El Papa empleó su fortuna personal para "comprar" la libertad de judíos

Dado que yo era un amante de la libertad, cuando tuvo lugar la revolución (nazi) en Alemania, miré con confianza a las universidades, pues sabía que siempre se habían enorgullecido de su devoción por la causa de la verdad. Pero las universidades fueron amordazadas. Entonces confié en los grandes editores de los diarios que proclamaban su amor por la libertad. Pero, al igual que las universidades, también ellos tuvieron que callar, sofocados en pocas semanas. Sólo la Iglesia permaneció firme, en pie, para cerrar el camino a las campañas de Hitler que pretendían suprimir la verdad.

(Albert Einstein. Revista "Time" del 23 de diciembre de 1940) El Papa Pío XII fue víctima de una grave calumnia en lo que respecta a su papel durante los difíciles acontecimientos de la II Guerra Mundial. Esta es la opinión del padre Pierre Blet, único historiador que aún vive de un equipo de prestigiosos investigadores jesuitas - Burkhart Schneider, Angelo Martini, Robert A. Graham- que fueron nombrados por el Papa Pablo VI para estudiar las acciones de la Santa Sede durante la II Guerra Mundial.

12 volúmenes de información

Estos tuvieron acceso a los Archivos Secretos Vaticanos. Los resultados de la investigación ocuparon 12 volúmenes y fueron dados a conocer entre los años 1965 y 1982 con el título "Actes et Documents du Saint-Siege relatifs ˆ la Seconde Guerre Mondiale". La enorme extensión de esta obra, 12.000 páginas, hace que su divulgación sea limitada y que sea conocida por pocas personas. Por este motivo, el padre Pierre Blet, acaba de publicar un volumen de carácter divulgativo que lleva por título "Pie XII et la Seconde Guerre Mondiale d'aprs les archives du Vatican" para ofrecer al gran público una exposición documentada de la realidad histórica. Pierre Blet ha sido profesor durante 17 años de historia diplomática en la Academia Pontificia Eclesiástica, institución en la que se forman los diplomáticos de la Santa Sede, y es profesor emérito de Historia Moderna de la Facultad de Historia Eclesiástica de la Pontificia Universidad Gregoriana.
"Es lamentable que los historiadores modernos guarden silencio sobre el papel que jugó el Papa (Pío XII) en las relaciones internacionales durante el período previo a la guerra y durante el conflicto", afirma Pierre Blet. "El Papa Pío XII, más que cualquier individuo, condujo diversas iniciativas en su esfuerzo de evitar la guerra y reconstruir la paz. Para ello se valió de sus discursos públicos, sus apelaciones a los gobiernos y los gobernantes y la diplomacia secreta". Por ejemplo, el Papa llamó en 1939 a una conferencia de paz que iba a involucrar a Italia, Francia, Inglaterra, Alemania y Polonia. Fue un esfuerzo de último momento para evitar la matanza que se avecinaba.

Pasaba información a los aliados

El padre Blet ha negado tajantemente que el Papa Pío XII tuviera alguna simpatía para con el régimen nazi de Alemania. "Es falso", ha dicho Blet en una entrevista. "Un documento de la Oficina de Relaciones Exteriores prueba que el Papa Pío XII estaba en contacto con los generales alemanes que estaban conspirando para derrocar a Hitler". La negativa de Gran Bretaña a apoyar a estos generales hizo fracasar la campaña internacional para respaldar a los conspiradores. Existe otro documento que revela que el Santo Padre informó secretamente a los embajadores británico y francés sobre la fecha de la ofensiva planeada por los alemanes para invadir Bélgica y Francia por las Ardenas. "Esta información fue de vital importancia y el Papa Pío XII no dudó en hacerla conocer", explicó el P. Blet.
El historiador jesuita ha insistido en que una denuncia pública del holocausto nazi contra las minorías raciales, especialmente la judía y otras, conjuntamente con prisioneros de guerra, intelectuales, líderes cristianos y sacerdotes católicos, solamente hubiera incrementado el terrible sufrimiento de los pueblos sojuzgados por la barbarie nazista. Los responsables de la Cruz Roja llegaron a la misma conclusión. El padre Blet citó el testimonio de Robert Kemper, un jurisconsulto norteamericano que sirvió como vicepresidente del Tribunal de NŸremberg. Según Kemper, "todos los argumentos y escritos usados eventualmente por la Jerarquía católica contra Hitler habrían significado un suicidio; la ejecución de los judíos habría precedido la eliminación sistemática de sacerdotes católicos".

Agradecimiento de los judíos

El Padre Blet ha empleado el término "calumnia" cuando hizo referencia a las versiones que el Papa Pío XII no auxilió a los refugiados judíos. Los archivos están llenos de evidencia de que la comunidad judía recibió enorme ayuda de la Santa Sede. Existen múltiples expresiones de agradecimiento de judíos auxiliados. El Papa empleó su fortuna personal para "comprar" la libertad de judíos en ruta a los campos de exterminio. Legados Apostólicos en Croacia, Hungría y Rumania, actuando bajo órdenes directas del Papa, lograron detener deportaciones.
Una vez más la verdad se va abriendo camino. Muchos recordarán el fundamental testimonio de Israel Zolli, Gran Rabino de Roma, que al convertirse al Catolicismo y recibir el Bautismo tomó el nombre de Eugenio en gratitud al Papa Pío XII -Eugenio Pacelli-, por su ayuda silenciosa pero sumamente eficaz al pueblo judío en Roma durante la ocupación nazi. Y así los testimonios históricos se pueden ir sumando apoyando la tesis del Padre Blet y otros historiadores serios que se fundan en hechos y no en posiciones ideológicas. (MVC)

El Papa afirma que el antisemitismo es totalmente condenable

Celebrado en Roma un simposio sobre las "Raíces del antijudaísmo en ambiente cristiano"

"En el mundo cristiano -yo no digo por parte de la Iglesia en cuanto tal- han circulado durante demasiado tiempo interpretaciones erróneas e injustas del Nuevo Testamento relativas al pueblo judío y a su pretendida culpabilidad, engendrando sentimientos de hostilidad hacia ese pueblo". Las palabras que pronunció Juan Pablo II ante los participantes del simposio sobre las "Raíces del antijudaísmo en ambiente cristiano", celebrado en el Vaticano, están llamadas a pasar a la historia.
Forman parte del "examen de conciencia" que el Pontífice ha pedido que realicen todos los cristianos para cruzar purificados el umbral del tercer milenio. Al mismo tiempo, suponen un análisis serio y profundo de la historia de las relaciones entre los cristianos y los hebreos.
Estos sentimientos de hostilidad hacia el pueblo judío, explicó el Santo Padre, "han contribuido a adormecer muchas conciencias, de manera que, cuando se desencadenó la ola de persecuciones inspiradas por un antisemitismo pagano que, en su esencia, era también anticristiano, junto a los cristianos que hicieron todo lo posible para salvar a los perseguidos hasta poner en peligro su vida, la resistencia espiritual de muchos no estuvo a la altura de lo que la humanidad tenía derecho a esperar de parte de los discípulos de Cristo".
Tras confirmar que "el antisemitismo es, sin justificación alguna, totalmente condenable", el Santo Padre hizo un repaso del origen del pueblo judío, cuya existencia "no es simplemente un hecho natural o cultural", sino un "hecho sobrenatural". "Este pueblo persevera contra viento y marea por el hecho de ser el pueblo de la alianza y porque, a pesar de las infidelidades de los hombres, Dios es fiel a su Alianza".
Juan Pablo II va más allá todavía hasta afirmar que quienes consideran que el origen y el mundo judíos de Jesús no son más que "simples hechos culturales contingentes, que pueden ser sustituidos por otra tradición religiosa... no sólo ignoran el sentido de la historia de la salvación, sino que incluso ponen en tela de juicio la verdad misma de la Encarnación y hacen imposible una auténtica concepción de la inculturación".
Estas afirmaciones del Papa no son nuevas. Para demostrarlo cita a sus antecesores Pío XI -autor de la encíclica "Mit brennender Sorge", 1937- y al injustamente criticado Pío XII -quien durante su pontificado condenó durísimamente el racismo-. Este último, Eugenio Pacelli, a quien se le reprocha el silencio, "recordó la ley de la solidaridad humana y de la caridad hacia todo hombre, independientemente del pueblo al que pertenezca", afirma el Papa Wojtyla. "El racismo, por tanto, es una negación de la identidad más profunda del ser humano, persona creada a imagen y semejanza de Dios".
El caso de las persecuciones nazis contra los judíos, en las que perdieron la vida seis millones de hijos del pueblo de Israel, revisten, según el Obispo de Roma, una especial gravedad. "A la malicia de todo genocidio se le añade, con la "shoah" -el holocausto de los judíos- la malicia de un odio que ataca el plan salvífico de Dios sobre la historia. La Iglesia se ve también afectada por este odio".
El jubileo del año 2000, centrado en la persona de Cristo, pretende ser una oportunidad privilegiada para solucionar los malentendidos históricos.
ZENIT

Noticiario diocesano

Un centenar de estudiantes asiste al primer encuentro de Pastoral Universitaria

Se pretende dar a conocer las actividades pastorales que les ofrece la diócesis

Un centenar de universitarios se dieron cita el pasado miércoles día 29 de octubre en la residencia Universitaria "Juan XXIII", de Badajoz, para para participar en un encuentro organizado por el Secretariado diocesano de Pastoral Universitaria bajo el lema "Cristianos en la Universidad" con la finalidad de que los jóvenes cristianos que estudian en la Universidad de Extremadura se conozcan entre sí, trabajen de manera coordinada y pueda participar de una manera más activa y efectiva en la vida estudiantil, desde su condición de cristianos.
Al encuentro, dirigido por el profesor José Moreno Losada, director del mencionado secretariado y su equipo, acudieron un centenar de universitarios que en un clima de amistad dialogaron por grupos sobre los puntos positivos y negativos que se encuentran en este curso universitario en aspectos que van desde el administrativo al académico pasando, ante todo, por su compromiso cristiano.
Posteriormente pusieron en común las conclusiones y, desde el Secretariado de Pastoral Universitaria, se les ofreció la ayuda para una vivencia e integración como universitarios cristianos.
Este mismo organismo diocesano celebró también otro encuentro el sábado día 8 en la Casa de la Iglesia de Badajoz, esta vez con representantes de distintos grupos que en la diócesis trabajan apostólicamente con universitarios, a fin de presentarles el Plan de Pastoral que para este curso tiene previsto llevar a cabo.

Más de 20 jóvenes participan en los Ejercicios Espirituales organizados por los Montañeros de Santa María en la Parroquia de San Juan Macías

Un grupo de 22 universitarios y jóvenes profesionales, pertenecientes a la asociación "Montañeros de Santa María" de la parroquia pacense de San Juan Macías, han participado el pasado fin de semana en una tanda de Ejercicios Espirituales celebrada en la Casa de Oración de Gévora, dirigida por el párroco don Manuel Santos Durán.
En una ambiente de oración y silencio estos jóvenes han reflexionado en los grandes misterios de la vida cristiana y su compromiso apostólico.
La tanda de Ejercicios es una de las actividades anuales que realizan los jóvenes de esta asociación que conjuga en su espiritualidad el fomento de las virtudes humanas propias de los montañeros, como son el contacto con la Naturaleza y su cuidado, la fortaleza, el espíritu de sacrificio, el compañerismo y servicio a los demás, con la vivencia alegre y deportiva de las virtudes cristianas, todo ello con un gran amor y devoción filial a la Virgen.
Además de las reuniones formativas, a lo largo del curso los Montañeros de Santa María realizan con jóvenes de la parroquia de S. Juan Macías distintas marchas y, en el mes de agosto, un campamento.

Bendecida la Casa de la Iglesia de Jerez de los Caballeros

Las parroquias de Jerez de los Caballeros cuentan desde este curso con un centro en el que realizar de manera adecuada las distintas actividades pastorales que lleva a cabo la comunidad cristiana. Se trata de la "Casa de la Iglesia" que el Arzobispo de la diócesis, don Antonio Montero, bendijo en un bello y espacioso edificio que lleva el nombre de su fundadora, "Cecilia de Arteaga", quien a principio de siglo lo mandó construir como habitáculo para una comunidad religiosa y que a lo largo de este tiempo ha desempeñado distintas funciones.
Las obras llevadas a cabo durante ocho meses en este inmueble lo han salvado de su deterioro y se han centrado en las cubiertas, aseos, solería de habitaciones además de la renovación completa de la instalación eléctrica y de la pintura.
Además de la capilla con que siempre ha contado el edificio, la nueva Casa de la Iglesia de "Cecilia Arteaga" dispone, a partir de ahora, entre otras instalaciones, de un salón de actos con capacidad para 200 personas, 10 salas de reunión, comedor, dormitorios para poder albergar a 30 personas, sala de audiovisuales, biblioteca, etc.
Toda una serie de locales en los que desarrollar el apostolado cristiano, la educación en la fe, la convivencia fraterna, el servicio de la caridad y la acción social. En este sentido abundó el Arzobispo en el acto de bendición, al que asistieron varios centenares de personas y las primeras autoridades locales, señalando que la acción de la Iglesia no queda reducida a los templos en los que se realiza el culto cristiano, sino que se despliega en la vida y en todas las dimensiones del compromiso cristiano, que animan al mismo tiempo la vida del pueblo o ciudad donde se asienta. Por ello necesita también de espacios como esta casa de la Iglesia, que por ello mismo es de toda la ciudad de Jerez de los Caballeros.
La financiación de esta importante obra ha corrido a cargo fundamentalmente del Arzobispado que ha allegado para este fin fondos obtenido gracias a la venta de otros solares de que disponía en la ciudad de Jerez. También han colaborado las comunidades parroquiales con trabajos y donativos destinados fundamentalmente al adecentamiento de la Casa de la Iglesia.

Mirada a nuestro tiempo

Abrir el Libro

Muchas de nuestras parroquias están ofreciendo en estos días, a los cristianos que han terminado su proceso catequético para adultos, cauces para seguir cultivando su formación permanente. En concreto, ofrecen leer y conocer la Biblia, para que sea alimento de su oración y, por supuesto, de su vida de creyentes.
Se suman, estos cristianos, a una iniciativa, que ya está en marcha en otras diócesis, por la que se acercan al texto bíblico, no sólo para conocerlo sino también para que sea alimento de su fe. Lo hacen compartiendo en grupos lo que el Espíritu quiso y quiere decir a cuantos se acercan a la palabra Viva contenida en la Sagrada Escritura.
Lo hacen desde el esfuerzo por descubrir el sentido del texto de todos los que, desde la ciencia y la fe, se han acercado a él. Y lo hacen, con su propia lectura, con unos ojos cargados de esperanza por encontrar en la Biblia las respuestas, las luces y las verdades que su corazón ha estado siempre buscando.
En la Biblia, que se lee desde la vida y es para la vida, encontramos todos la fuente en la que saciar la sed de Dios que siempre hay en el corazón del ser humano.
En definitiva, muchos cristianos van a descubrir el misterio que hasta ahora ha estado escondido para ellos con sólo abrir el libro de las Sagradas Escrituras, pues en él está lo que siempre han añorado: la palabra que salva y da vida.
Amadeo Rodríguez

Página litúrgica

Celebramos la Dedicación de la Basílica de S. Juan de Letrán

Palabra de Dios:

Libro del profeta Ezequiel 47, 1-2. 8-9. 12

En aquellos días, el ángel me hizo volver a la entrada del templo.
Del zaguán del templo manaba agua hacia levante -el templo miraba a levante-. El agua iba bajando por el lado derecho del templo, al mediodía del altar.
Me sacó por la puerta septentrional y me llevó a la puerta exterior que mira a levante. El agua iba corriendo por el lado derecho.
Me dijo: Estas aguas fluyen hacia la comarca levantina, bajarán hasta la estepa, desembocarán en el mar de las aguas salobres, y lo sanearán. Todos los seres vivos que bullan allí donde desemboque la corriente, tendrán vida; y habrá peces en abundancia. Al desembocar allí estas aguas, quedará saneado el mar y habrá vida dondequiera que llegue la corriente.
A la vera del río, en sus dos riberas, crecerán toda clase de frutales; no se marchitarán sus hojas ni sus frutos se acabarán; darán cosecha nueva cada luna, porque los riegan aguas que manan del santuario; su fruto será comestible y sus hojas medicinales.

Salmo 45, 2-3. 5-6. 8-9

R.R. El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios,
el Altísimo consagra su morada.

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza,
poderoso defensor en el peligro.
Por eso no tememos aunque tiemble la tierra,
y los montes se desplomen en el mar.

Carta 1» de S. Pablo a los Corintios 3, 9-11. 16-17

Hermanos: Sois edificio de Dios. Conforme al don que Dios me ha dado, yo, como hábil arquitecto, coloqué el cimiento, otro levanta el edificio. Mire cada uno cómo construye. Nadie puede poner otro cimiento fuera del ya puesto, que es Jesucristo.
¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?
Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él; porque el templo de Dios es santo: ese templo sois vosotros.

Evangelio según san Juan 2, 13-22

Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo:
- Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.
Sus discípulos se acordaron de los que está escrito: "El celo de tu casa me devora".Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron:
- ¿Qué signos nos muestras para obrar así.
Jesús contestó:
- Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.
Los judíos replicaron:
- Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?
Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

10, lunes: Sab. 1, 1-7; lc 17, 1-6.
11, martes: Sab 2, 23-3,9; Lc 17, 7-10.
12, miércoles: Sab 6, 1-11; Lc 17, 11-19.
13 jueves: Sab 7, 22-8,1; Lc 17, 20-25.
14, viernes: Sab 13, 1-9 ; Lc 17, 26-37 10, 16-23.
15, sábado: Sab 18, 14-16; 19, 6-9; Lc 18, 1-8.
16, domingo: Dn 12, 1-3; Hbr 10, 14. 18; Mc 13, 24-32.

Comentario litúrgico

Somos Iglesia

Igual que la semana pasada, la liturgia del domingo cede ante una fiesta. Hoy celebramos la Dedicación de la Basílica de Letrán. Erigida por el emperador Constantino, hacia al año 324, es la primera en dignidad de las iglesias de Occidente, porque se trata de la catedral del Papa en Roma. Ella es la "mater omnium ecclesiarum" (madre de todas las demás iglesias), pues de ella no sólo han nacido nuevos cristianos por el bautismo, sino más bien porque debe engendrar a otras Iglesias y comunidades con dedicación misionera.
La liturgia de la Palabra ofrece varios temas que nos ayudarán a sentirnos inmerso en el misterio de la Iglesia.
La visión profética de Ezequiel presenta un río de agua que surge del templo y que al llegar al mar sanea su agua salobre. Apuntaba a la salvación que trae Cristo, que se presentó como manantial de un agua que sacia la sed del corazón humano. El simbolismo alcanza a las aguas sacramentales del bautismo por el que entramos en la Iglesia como ámbito de la salvación.
El evangelio presenta a Cristo como el verdadero templo y sólo es su presencia la que hace verdadera Iglesia a la comunidad cristiana, cuando nos reunimos los domingos.
Todo esto nos ayuda a comprender las afirmaciones de san Pablo, en la segunda lectura, que advierte a la comunidad cristiana que él había evangelizado, que son el verdadero templo de Dios, que en ellos habita el Espíritu de Dios.
Esta verdad ha hecho que los cristianos no edifiquemos templos -casa donde habita Dios-, sino "iglesias", es decir lugares donde se reúne la Iglesia -la asamblea- que es el verdadero templo donde mora nuestro Dios.
Antonio Luis Martínez

Santoral

10 de Noviembre: San Andrés Avelino (1521-1608)

Estamos ante un noble del sur de Italia llamado con el legendario nombre de Lancelot: se trata del caballero del Rey Arturo que lucha incansablemente por la justicia en la leyenda de la Mesa Redonda. Nuestro buen Lancelot hace los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, dirigidos nada menos que por el P. Lainez, uno de los fundadores de la Compañía de Jesús.
El que fuera ilustre abogado, cambia las borlas de la jurisprudencia por la sotana, siendo ordenado sacerdote en 1545 y vistiendo, diez años más tarde, el hábito de los Teatinos: es entonces cuando cambia su nombre por el de Andrés, significando así su amor a la Cruz. Ahora si que el noble ha encontrado ha encontrado su divisa y su blasón más querido: será en su actividad sacerdotal donde conozca a San Carlos Borromeo, funde seminarios y abra casas para prostitutas que desean cambiar su vida de esclavitud por la libertad del verdadero amor.
Andrés Avelino es consejero espiritual de los grandes campeones de la Reforma Católica de Italia. Renunció a la mitra que le ofrecía el Papa Gregorio XIII y se deshizo en un profundo amor por todos y en un celo admirable por la Eucaristía y la devoción a la Virgen.
Murió celebrando la Santa Misa, mientras al pie del altar decía: "me acercaré al altar de Dios" y escuchaba la respuesta: "al Dios que es la alegría de mi juventud". Es verdad, nunca Lancelot ganó una batalla de amor tan fuerte y digna como la entrega total en favor del único ideal merecedor de toda una vida: la alegría del Dios de mi juventud.
Manuel Amezcua

Santos de la semana

10, lunes: León Magno, Orestes, Andrés Avelino.
11, martes: Martín de Tours, Menas, Marina de Omura.
12, miércoles: Josafat, Nilo, Emiliano, Culiberto.
13, jueves: Leandro, Arcadio, Nicolás.
14, viernes: Serapión, Dubricio.
15, sábado: Alberto Magno, Segundo y Oriencio, Maclocio.
16, domingo: Margarita de Escocia, Gertrudis, Inés.

Contraportada

Badajoz, en el Archivo Secreto del Vaticano

Publicado un libro sobre las visitas "Ad limina" de los obispos pacenses

Nuestro arzobispo, don Antonio Montero, acompañado por los obispos de Coria-Cáceres y de Plasencia porta este año a Roma no sólo el memorial que corresponde a la actual visita "Ad limina" sino también los de todos sus antecesores desde donde Diego Gómez de Lamadrid (1596) hasta don Ramón Torrijos Gómez (1899). Una edición de fuentes históricas, con materiales del Archivo Secreto Vaticano, nuestro Archivo diocesano y el Archivo General de Simancas, ha sido trabajado por los alumnos del Centro de Estudios Teológicos de Badajoz en un Seminario de fuentes para la historia de la Iglesia diocesana, bajo la dirección del profesor don Manuel Amezcua Morillas y prologado por don Julián García Franganillo.
Los alumnos del seminario de Badajoz distribuyen su tarea académica, en el Centro Superior de Estudios Teológicos, tanto en asignaturas obligatorias como en materias optativas. Dentro de estas últimas se les ha propuesto, en repetidas ocasiones, una de historia diocesana en forma de Seminario de recopilación de fuentes. Fruto de ese esfuerzo es el libro, escrito en 1989, recién publicado por la Diputación Provincial, titulado "Badajoz en el Archivo Secreto del Vaticano", que contiene los memoriales enviados por los obispos pacenses a los Papas, con motivo de las visitas "Ad limina". Se trata de casi trescientas páginas que constituyen una edición de fuentes para la historia extremeña, hasta hoy completamente desconocidas.
He aquí el gran teatro de nuestro mundo diocesano: han sido muchos los hombres que desde nuestra Extremadura, obispos, han informado cumplidamente a otros hombres, los Papas de Roma, de su vivir y hacer en nuestra tierra. Con el presente libro descorremos el velo de los siglos para contemplar, alzado el telón, la correspondencia oficial de los prelados con los pontífices. Los actores, por tanto, son pastores de la Iglesia, el decorado abarca un ámbito diocesano que nos es no sólo extraordinariamente querido sino también enormemente familiar: raro será no encontrar referencias a lugares, personas y cosas conocidas y entrañables.

Tragedia, comedia y drama

La trama de la representación es extensa: muchos siglos, demasiados quizás, para un análisis de conjunto; también intensa: las guerras y las epidemias, los protocolos y las precedencias, los pleitos y las protestas, los conflictos y los logros, las esperanzas y los problemas..., toda la vida añeja y fecunda del Obispado de Badajoz desfilando en ordenado cortejo durante varios siglos de informes. El espectáculo es trágico-cómico-lírico-bailable-musical-taurino... Tragedia, comedia y drama se entremezclan como en la propia existencia.
Las primeras cincuenta páginas se dedican, tras el prólogo de don Julián García Franganillo, en cuanto rector, entonces, del centro, a una introducción que intenta orientar acerca de la naturaleza, historia canónica y documentación del material que se ofrece, para continuar con un análisis somero de las "visitas" en cada siglo, desde el XVI al XIX. Posteriormente la obra ofrece el currículum vitae del obispo firmante y el texto, castellano o latino, del memorial correspondiente, empezando en 1596 para terminar en 1899.
¿Saben ustedes por qué el seminario retrasó su apertura durante cerca de un siglo? Sencillamente, porque la nobleza extremeña usurpaba las rentas de la Iglesia.
¿Conocen cuál fue el principal quebradero de cabeza de los obispos hasta el siglo XIX? La libre jurisdicción de la Vicaría de Jerez de los Caballeros como enclave independiente de la autoridad episcopal. ¿Desean conocer cuál es el mayor acto de rebeldía diocesana de la edad contemporánea? Sin duda el protagonizado por parte del clero de la Serena, cuando una Bula papal convierte la estrecha franja de terreno fronterizo que era nuestra diócesis, en un territorio más grande que Holanda. Los viejos privilegios de las Órdenes militares fueron dificilísimos de arrancar a quien legítimamente los había poseído durante tanto tiempo.
En fin, ¿desea saber el lector cuál es la principal dificultad de los prelados para informar al Papa? Muy sencillo: el Rey de España, que manda censurar toda la información de los obispos al Pontífice. El Rey es, de hecho, el papa en su reino, disponiendo y gobernando a personas y a bienes. Hay que esperar al siglo XX para encontrar de nuevo la libertad de la Iglesia, usurpada secularmente por su "caótica-católica majestad".
Leyendo los memoriales no es difícil percatarse de que nada de lo humano le es, en absoluto, ajeno a la vida de la Iglesia transmisora de un mensaje que no le pertenece y testigo de una vida, la cristiana, siempre en continuo proyecto perpetuamente inconcluso.

Para recordar la historia

Si es útil esta obra, como creo, para refrescar la memoria de la realidad diocesana, bienvenida sea... Si rescata de la muerte del olvido a lo que amamos, en buena hora llegue a vosotros el fruto de nuestro esfuerzo. La historia se convertirá en homenaje de amoroso empeño a un pasado sobre el que basamos nuestro presente y emprendemos nuestro futuro. El amor habrá vencido a la muerte... La peor de las muertes es el olvido.
Recordar es camino de amor, sin nostalgias estupefacientes, con la hermosa convicción de ofrecer un servicio limpio. Recordar para salir cada día de la mediocre decadencia del desprecio a lo que ignoramos... Recordar, en fin, para amar esta tierra conociendo su miseria y su grandeza. Recordar, sí, para vivir el gozo de resucitar de la peor muerte... , la muerte del olvido.
Por eso ha nacido esta edición de fuentes históricas que hoy, la semana en que un grupo de diocesanos acompaña a su arzobispo para su primera visita "Ad limina" en cuanto Metropolita de la Iglesia extremeña, se pone en vuestras manos desde el humilde intento de profundizar en las raíces cristianas extremeñas. Mi agradecimiento a los alumnos del Centro Superior de Estudios Teológicos por su trabajo y a la Diputación Provincial de Badajoz por sacarlo a la luz.
Manuel Amezcua


Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org