Semanario
"Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

Iglenca@jet.es

Iglenca@grn.es

Número 274.8 de noviembre de 1998

Director: José María Gil

Redactor-Jefe: Juan José Montes

 

Portada

Badajoz y los pueblos afectados por la riada en franca recuperación

A un año de una tragedia en la que perdieron
la vida 24 personas

El viernes, día 6, se cumplía un año de la riada que causó 24 muertos y dejó a cientos de familias sin hogar. A un año de aquel trágico suceso la normalidad ha vuelto a los barrios y a los pueblos afectados, con un drama a las espaldas pero también con una lección de solidaridad. A Extremadura llegaron aportaciones económicas de toda España y desde las instituciones políticas se puso en marcha un dispositivo que trataba de hacer frente a la catástrofe en todas sus magnitudes.

Desde las parroquias de los barrios afectados se ha trabajado no sólo en el momento de la riada, también se ha hecho a lo largo del año. Si en un primer momento fue importante la labor desinteresada de miles de voluntarios, posteriormente no lo ha sido menos la aportación económica hecha a través de las distintas organizaciones, entre ellas, con un papel destacado, Cáritas. Esta institución de la Iglesia ha repartido cerca de quinientos millones de pesetas, 483 millones, concretamente.

Editorial

Riada 97, luto y gratitud

La fecha del 6 de noviembre del año 97 de nuestro siglo seguirá recordándose largo tiempo, en la memoria histórica de Badajoz, capital y provincia, y en especial, Valverde de Leganés, con trazos de tragedia y desolación, por sus 24 víctimas mortales, más otra desaparecida, y por el saldo catastrófico de edificios y bienes destruídos, que dejó repentinamente sin techo y sin recursos esenciales a centenares de familias.

Las víctimas, lloradas por todos entonces y ahora, son irrecuperables y no hay compensación alguna que pueda reparar su ausencia, particularmente para sus seres más queridos. El rastro, por lo demás, fue desolador. Un barrio popular, el Cerro de Reyes, anegado, casi sepultado en ese fango, quedó herido de muerte; en tanto que otros núcleos de población, en la capital y en los pueblos, salieron muy gravemente afectados.

Las infraestructuras viarias, fluviales, urbanísticas, en suma, acusaron clamorosamente entonces su inadecuación para ese tipo de amenazas y la necesidad perentoria de un replanteamiento drástico, costara lo que costara.

Es de conciencia registrar que nuestra abrumadora desgracia tuvo una enorme resonancia, tan poderosa como inmediata, en toda la geografía española y se produjo una impresionante reacción solidaria, también sin precedentes en los anales de dentro y de fuera de Extremadura. "Riada de fango, riada de amor", comentamos entonces en esta página.

Estuvieron prontos y eficaces en sus reacciones iniciales los organismos del Gobierno, de la Comunidad Autonómica y del Municipio. Los servicios organizados y sacrificados de Cáritas y la Cruz Roja. Los donativos, en riadas, de parroquias, instituciones de todo tipo, medios informativos y personas privadas a millares.

Siendo todo eso ejemplar y grandioso, no lo son menos en su significación solidaria, las grandes partidas financieras, del Gobierno Central y de la Comunidad Autonómica, para las importantes obras de infraestructura y para edificación de un nuevo barrio. No está acabado el programa de las reformas estructurales, de las nuevas viviendas, de los servicios sociales correspondientes. Pero hay muestras fiables de que el ritmo no va a decrecer . Sería magnífico que, en un caso tan complicado y difícil, Badajoz viniera a ser un ejemplo para catástrofes similares.

Carta del Arzobispo

Iglesia nuestra

Exhortación pastoral para el "Día de la Iglesia diocesana"

Queridos hermanos y hermanas: Tenemos a las puertas, el domingo 15 de noviembre, el Día de la Iglesia diocesana, que celebrarán en esa fecha las sesenta y siete diócesis de toda la geografía española. Os invito a tomar conciencia de la significación de esta jornada, para poder vivirla a fondo y obrar en consecuencia. Dirijo esta Exhortación a todos los fieles de nuestra Archidiócesis, como Pastor de la Iglesia local de Mérida-Badajoz.

En esta ocasión, y por muchos motivos, centramos nuestro interés en nuestra Casa y familia. Es ésta una Comunidad católica de casi seiscientos mil bautizados, encomendados al cuidado pastoral de 340 sacerdotes del clero secular y religioso, y con más de mil personas de vida consagrada, en institutos femeninos y masculinos.

Geografía e historia

La Archidiócesis de Mérida-Badajoz se asienta en un territorio extremeño y pacense de 17.300 Km2. Su largo historial de fe y de vida cristiana comprende dos períodos muy marcados, cada cual con sus grandezas y singularidades: nueve siglos de la etapa emeritense (del II al X de nuestra era) y siete y medio de la pacense (desde 1255 hasta el presente), separados por un paréntesis borroso, en la segunda mitad de la dominación musulmana.

En suma, una Iglesia que viene de los orígenes apostólicos, marcada en muchos momentos por la santidad y el martirio, sometida históricamente a las mayores crisis y pruebas, incluso a su casi total extinción; pero que ha sabido superar, no obstante, fiada de su Señor y sostenida por el Espíritu, el reto de dos milenios, y se asoma ahora al tercero, serena y animosa, dispuesta a seguir evangelizando y sirviendo al pueblo del que forma parte.

En ese marco histórico y geográfico, y por propio dinamismo interior, celebramos en este Otoño del 98 nuestra jornada anual bajo el lema "Siempre somos Iglesia, para hacer el bien". Necesitamos renovar, año tras año, esa llamada y ese estímulo, para no adormecernos en el continuismo de la vida ordinaria, en el que tantas veces se difuminan las grandes motivaciones y los horizontes de esperanza, que dan sentido a nuestra vida humana y, con mayor razón, a nuestra existencia cristiana. Somos Iglesia, estamos en la Iglesia, hacemos Iglesia.

Raigambre teológica

Todos estáis al tanto de que por el bautismo recibimos la gracia y la dignidad de hijos de Dios, somos incorporados al Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia, y nos convertimos en templos del Espíritu Santo. Entramos a formar parte del Pueblo de Dios; un pueblo profético, sacerdotal y real, cuyos miembros tienen la misma dignidad, pero diversos dones, funciones y ministerios. Con el bautismo hemos recibido también el don de la fe y la llamada universal a la santidad. Os parece poco?

El Pueblo de Dios se hace visible en la realidad histórica de la Iglesia, una, santa, católica y apostólica, comunidad mundial de fe y de amor, que tiene por cabeza al Obispo de Roma, Vicario de Cristo, hoy nuestro Santo Padre Juan Pablo II. Ahora bien; la Iglesia universal no existe en abstracto, ni como una plataforma o paraguas por encima de las Iglesias locales; tampoco es una suma o confederación de las mismas; sino que está presente en todas ellas, como el sol en mil espejos, como Cristo en cada hostia consagrada. Las diócesis, por su parte, aunque estén limitadas por un territorio y una comunidad de fieles, no son porciones de la Iglesia única; son el ámbito donde ella subsiste, supuesta la comunión de todas con y bajo el sucesor de Pedro.

Le debemos al Concilio Vaticano II y al desarrollo doctrinal posterior las nuevas luces que hoy tenemos para penetrar en el misterio y en la realidad visible de las Iglesias particulares. Cada una de ellas, como la de Mérida-Badajoz, son unidades territoriales y humanas de la comunidad católica universal, con rasgos geográficos, históricos y culturales que las distinguen entre sí, dentro de una comunión de fe, de amor y de disciplina. No se trata tan solo de rasgos distintivos en lo humano; también las Iglesias locales acumulan en su pasado y su presente dones y carismas propios, tesoros de santidad, que las embellecen; así como problemas y carencias que las invitan a practicar entre sí la solidaridad eclesial y la comunicación de bienes. La Iglesia local, lejos de constituir un coto cerrado frente a la universalidad de la familia católica, ha de ser la vía de acceso hacia las demás Iglesias diocesanas, hacia la totalidad de los hombres.

El compromiso eclesial

Ningún fiel cristiano que quiera vivir en su integridad el seguimiento de Cristo puede hacerlo por su cuenta y riesgo, sin una inserción activa en su comunidad de fe, cuyo primer círculo es la propia parroquia, célula de la Iglesia como tal y primer círculo de la Iglesia diocesana. En ésta y desde ésta, los fieles han de desplegar todo el dinamismo de su santificación personal, de su participación litúrgica y sacramental, de su servicio a la comunidad creyente y de su proyección evangelizadora hacia el exterior. Todo ello, con los márgenes legítimos de creatividad y libertad, pero dentro siempre de las orientaciones y normas eclesiales establecidas por el Pastor de la Diócesis, para la edificación del Cuerpo de Cristo.

En la parte que les toca, los fieles han de esperar también de sus pastores, Obispo y sacerdotes, y de su Comunidad de pertenencia, las ayudas y servicios necesarios para la plena realización de su ser cristiano. Se establecen así, al interior de la gran familia diocesana, unos vasos comunicantes, unos flujos misteriosos de amor, de servicio, de fe compartida, de solidaridad humana, de impulso misionero, que le otorgan a la comunión eclesial todo su sentido, todo su sabor. "Qué bueno y gozoso es que los hermanos vivan como uno solo! (Sal. 133).

Desde unas experiencias tan ricas y gratificantes, pierden terreno los resabios persistentes aun en un gran número de laicos cristianos, que se consideran a sí mismos como creyentes y practicantes, pero que acusan un fuerte déficit en su sentido de pertenencia a la Iglesia. A ellos va dirigido el mensaje del "Día de la Iglesia diocesana". Es urgente, pues, que por ambas partes, se allanen barreras, se abran caminos de integración de estos hermanos y hermanas en el grupo dinámico de católicos comprometidos con su parroquia y con su diócesis.

Por último, un claro exponente de esa voluntad de integración en la Iglesia puede ser la contribución, con oraciones y ayuda económica, a la Jornada del Domingo 15 de Noviembre. A esto os exhorto con ahínco a todos los fieles de nuestra Archidiócesis que queráis contribuir a su sostenimiento y vitalidad evangelizadora. Que Dios os lo premie. Os bendice de corazón,

+Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Centrales

La construcción de viviendas
y la rehabilitación de zonas afectadas avanza a buen ritmo

Primer aniversario de la riada

El viernes se cumplía un año de la riada que causó 24 muertos y dejó a cientos de familias sin casa. A un año de aquel trágico suceso la normalidad ha vuelto a los barrios y a los pueblos afectados con un drama a las espaldas pero también con una lección de solidaridad a pesar de los problemas que se han suscitado a la hora de repartir las ayudas.

A Extremadura llegaron aportaciones económicas de toda España y desde las instituciones políticas se puso en marcha un dispositivo que trataba de hacer frente a la catástrofe en todas sus magnitudes. Desde la Junta de Extremadura, con la ayuda de la administración central se han llevado a cabo actuaciones en tres apartados: distribución de ayudas a los familiares de los fallecidos (624.572.000 pesetas), actuaciones en materia de realojos y construcción de viviendas para los afectados (2.029.722.939), ayuda a empresas e industrias y ayudas por daños en la agricultura (1.575.774.254) .

El Ayuntamiento de Badajoz ha invertido más de 251 millones en ayudas de emergencia que han llegado a 838 familias afectadas. Desde el Ayuntamiento se afronta también el arreglo de parques e infraestructuras dañadas.

Labor de las parroquias

Desde las parroquias de los barrios afectados se ha trabajado no sólo en el momento de la riada, también se ha hecho a lo largo del año. La más afectada es la Jesús Obrero, en el Cerro de Reyes, en la que trabajan don Santiago Moreno y don Manuel Malagón. Este último señala que " el eje fundamental de la acción en un principio fue la plataforma que se formó en la parroquia en la que participaban los miembros de la parroquia, los voluntarios llegados de fuera, los propios afectados y la asociación de vecinos. A lo largo del año se ha producido la dispersión de todas las familias que han sido realojadas en toda la ciudad. Las necesidades de esas familias han sido atendidas por las instituciones públicas y también, incluso, la acción caritativa de la Iglesia preparó su dispositivo de asistentes sociales debidamente."

En el Cerro, destaca Malagón, es muy urgente un tema que, realmente no le es fácil a las autoridades: los derribos de las casa que están ya declaradas en ruina. Para este sacerdote debería haber un entendimiento entre los propietarios y las instituciones públicas para acometer los derribos ya que nos encontramos con mucha suciedad, muchos toxicómanos y robos de todos los materiales vendibles que había en esas casas.

Otro sacerdote, don Manuel Nisa, de Ntra. Sra. de Gracia afirma que las parroquias de la zona han prestado al problema una atención bastante directa. "A nuestra zona -afirma- le correspondió lo de las conocidas viviendas prefabricadas. Cómo se le atendió ? pues desde formar un equipo de atención de Cáritas con la asistenta social, se le fue ayudando en material, los famosos vales, los turrones de Navidad. Luego se creó el centro de acogida en la calle el Molino, que descargó también a la parroquia.

Por su parte don Luis Romero, párroco de San Roque afirma que "actualmente nos encontramos en una situación transitoria en cuanto que muchas personas están viviendo fuera de sus barrios de origen y eso provoca un desarraigo. También es verdad que algunas familias están viviendo en pisos mejores de los que tenían anteriormente. No obstante quedan cosas pendientes: la zona sobre todo de Cerro de Reyes, la zona de Revellín, Carretera de Sevilla, hay que adecentar y preparar cosas. Hay una parte de esa zona inundable que decían que iban a hacer zona verde, los pisos van a buen ritmo pero ahí estamos. Esas cosas están pendientes y no pueden hacerse al ritmo que todos quisiéramos o se necesita". La experiencia trágica que se vivió el año pasado ha servido en algunos casos para reforzar las estructuras de las cáritas parroquiales. Para don José Carracedo, de la parroquia de San Pedro de Alcántara, en la Suerte de Saavedra, el grupo de servicio de la parroquia, con motivo de toda esta labor que ha tenido que hacer se ha potenciado profundamente y además ha ido tomando conciencia de una serie de cosas, sobre todo se ha creado una conciencia de equipo. "Yo noto -destaca Carracedo- que la cáritas parroquial o el grupo de servicio de la parroquia ha crecido y ha madurado muchísimo este año con motivo de esta acción que se ha desarrollado con la riada".

Situación en Valverde

En Valverde de Leganés el número de afectados fue menor, aunque hubo tres muertos y 164 familias damnificadas. A esta localidad llegaron 30 millones de toda España para solventar los daños, fruto de la solidaridad de la población, independientemente de los fondos de las instituciones políticas. Las principales obras que deben llevarse a cabo son la construcción de viviendas, el desvío del canal que produjo la tragedia y el arreglo del mismo a su paso por el pueblo.

Cáritas distribuye 483 millones

Si en un primer momento fue importante la labor desinteresada de miles de voluntarios, posteriormente no lo ha sido menos la aportación económica hecha a través de las distintas organizaciones, entre ellas, con un papel destacado, Cáritas. Este organismo de la Iglesia ha repartido 483 millones de pesetas en distintos conceptos y proyectos. El balance es el siguiente:

Ayudas directas: 280.556.217

Ayudas a través de Cáritas Parroquiales 17.362.000

Kits 1ª necesidad concertada con Continente S.A 21.977.600

Emisión de vales de alimenta ción 19.832.150

Ayudas directas (cheques nominativos) 115.610.000

Otras ayudas inmediatas 1.251.070

Ayudas autónomos 104.523.397

 

Proyectos: 123.558.745
Infraestructura social: 75.000.000

 

Dolor del Papa por las víctimas

del huracán "Mitch" en Centroamérica

Cáritas y otras organizaciones abren cuentas
para ayudar a los damnificados

Juan Pablo II ha expresado su profundo dolor por las víctimas del huracán Mitch, que ha sembrado destrucción y muerte en América Central, y lanzó un llamamiento a la solidaridad con las poblaciones afectadas por el desastre. En un telegrama enviado a monseñor Luigi Travaglino, nuncio apostólico en Nicaragua, el país en el que se registra el mayor número de muertos, el secretario de Estado vaticano, el cardenal Angelo Sodano, revela que el Santo Padre se encuentra profundamente apenado al conocer los devastadores efectos del huracán que se ha abatido sobre Nicaragua y otras zonas de Centroamérica, ocasionando numerosas víctimas, heridos y graves daños materiales, que han dejado sin hogar a muchas familias. Su santidad exhorta a las instituciones y a todos los hombres de buena voluntad a que presten una ayuda eficaz para superar estos difíciles momentos. Por último, Juan Pablo II garantiza su cercanía a los familiares de los difuntos y expresa su paterna solicitud y sentimientos de cercanía a los heridos y damnificados. La magnitud de la catástrofe causada por el huracán Mitch va creciendo con el pasar de las horas. Según los últimos informes oficiales y extraoficiales, en Honduras, Nicaragua, El Salvador y Guatemala, los muertos podrían ser decenas de miles, lo mismo que los desaparecidos y casi tres millones las personas afectadas por las riadas, en la peor tragedia que se recuerda en la región.

Solidaridad española

El dolor por los terribles estragos causados por la devastadora furia del Mitch ha desencadenado una auténtica carrera de solidaridad en España. La Cáritas Española ha abierto un servicio telefónico de información (902 10 18 04) y diversas cuentas bancarias para canalizar a través de ellas la colaboración desinteresada de los donantes españoles con las Cáritas hermanas de Centroamérica y el Caribe.

Para todos nuestros lectores que deseen colaborar en esta solidaridad damos el número de la cuenta que ha abierto Cáritas Diocesana en Caja de Badajoz para ayudar a Centroamérica:2010-0001-34-0502130304.

Esta catástrofe se viene a sumar a la que padecían algunos países de la zona a raíz del paso del huracán George que afectó a algunas comunidades en las que trabajan misioneros de nuestra diócesis, como es el caso de la República Dominicana y Puerto Rico

Misioneros de Mérida-Badajoz en la zona

El sacerdote don Manuel Almendros, misionero de la diócesis de Mérida-Badajoz en Costa Rica, ha comunicado al Arzobispo, don Antonio Montero, que los sacerdotes badajocenses en Centroamérica se encuentran bien, pues el huracán 'Mitch' no ha afectado directamente a su zonas, al lado del Pacífico, porque todo el desastre se ha presentado en la vertiente atlántica. "Nos han llegado algunos coletazos dice, con lluvia ininterrumpida; en nuestras parroquias no ha sido más que un temporal; pero nos afecta en cuanto a los sufrimientos de los otros y nos estamos dedicando a recoger alimentos para enviarlos a las zonas damnificadas. Estamos a la espera de qué se nos pide para ayudar a nuestros hermanos hondureños y nicaragüenses".

En Centroamérica están los sacerdotes de nuestro diócesis don Juan José Navarro, don Valentín González, don José Antonio Maya y don Manuel Almendros.

 

La otra cara del Domund

El Domund, como todo el mes de octubre, no es sólo una llamada al bolsillo, es preferentemente una llamada a la cabeza y al corazón. Es una llamada para que la sociedad tome conciencia del grave problema que supone la pobreza en el mundo y sea más solidaria. A la Delegación Diocesana de Misiones llegan noticias de cómo las comunidades cristianas de nuestra diócesis han celebrado el octubre misionero, preferentemente la jornada preparatoria del Día Universal de las Misiones: el Domund.

Los catequistas de Villanueva del Fresno organizaron un teatro para niños donde en la representación destacaron la figura del misionero y la labor evangelizadora que realizan, en Usagre, se celebró una reunión informativa con jóvenes, a la que asistieron dos jóvenes que habían tenido una experiencia muy gratificante y positiva durante el verano en paises de misión. Animaron, informaron y compartieron el fascinante mundo de las misiones, que tanto atrae a la juventud actual. La pastoral juvenil de Zafra planificó una mesa redonda donde estuvieron presentes el Delegado Diocesano de Misiones, la Presidenta de Médicos Mundi, María Victoria López, Carmen, religiosa Claretiana, y tres jóvenes, Nieves, Esperanza y Miguel, todos con experiencia misionera. Estas experiencias en Camerún, Ruanda, República del Congo, México, Perú y Guinea Ecuatorial entusiasmaron y enriquecieron al numeroso público asistente, en su mayoría jóvenes.

Arroyo de San Serván preparó un encuentro misionero para celebrar el Domund durante los días 16, 17 y 18, con la asistencia de los grupos misioneros de Badajoz, Cáceres y Arroyo de San Serván. El encuentro comenzó con la Vigilia Misionera del Domund en la iglesia parroquial. Hubo encuentros con niños, jóvenes y adultos. Se utilizaron medios audiovisuales y se grabó un programa informativo en la emisora local.

Los testimonios misioneros estuvieron a cargo de dos testigos vivos de la misión, Savita Marwan, misionera nativa india y Dora Calderón, misionera nativa peruana, ambas religiosas de la Compañía Misionera del Sagrado Corazón, que anunciaron el Domund en las reuniones, en las eucaristías y testificaron que los "misioneros son esperanza para el mundo".

Esta manera de celebrar el Domund, formando e informando, es la que va haciendo que nuestra iglesia diocesana se abra cada vez más a la misión en este atardecer del segundo milenio. Si no se abre, habría que preguntarse si en esta Iglesia está el Espíritu Santo y si es la Iglesia de Jesucristo.

Pedro Losada
Delegado de Misiones

 

Noticiario diocesano

La Juventud Estudiante Católica de Extremadura celebra su VI Asamblea

Se reunieron en Las Alberguerías, cerca de Trujillo

La Juventud Estudiante Católica de Extremadura, JEC, ha celebrado su VI Asamblea Regional en Las Alberguerías, cerca de Trujillo, el pasado mes de octubre. El objetivo de esta asamblea ha sido planificar el curso que comienza y marcar las líneas de orientación adecuadas a la evangelización del mundo estudiantil desde sus respectivas Iglesias diocesanas. Los militantes de la JEC profundizaron y se plantearon retos para su militancia en tres dimensiones: el compromiso en el ambiente estudiantil y en el social, tomando parte en las mediaciones y plataformas posibles, la espiritualidad militante y el servicio interno, tras analizar y reflexionar sobre su pertenencia al movimiento eclesial a través de las cuatro notas de Acción Católica.

Participación pacense

Igualmente se eligieron a personas para desempeñar distintas responsabilidades y se establecieron los objetivos del curso. La JEC de Badajoz, concretamente, tendrá como objetivo interno diocesano la preparación e interiorización del tema de la solidaridad bajo el planteamiento de la fraternidad cristiana, que va a ser el tema base sobre el que va a girar la Asamblea estatal trianual que se celebrará el próximo mes de julio en la ciudad de Murcia.

Además, la JEC de Badajoz asumió el servicio de que la campaña "Créditos para la solidaridad" se haga desde el secretariado de pastoral Universitaria y no como JEC, de modo que la construyan y realicen todos los universitarios cristianos con la dinamización de los militantes, como acción evangelizadora de la Iglesia en la Universidad. Se agradeció la confianza de dicho secretariado.

Se acogió también a Villanueva de la Serena como nueva realidad de la Juventud Estudiante Católica diocesana de Badajoz, tras iniciarse un grupo de jóvenes en su parroquia con un animador del lugar el pasado curso.

Donados dos óleos a la Piedad de Almendralejo

El pintor italiano Emilio Nembrini, autor de los frescos de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Purificación de Almendralejo junto a Giovani Griti, ha donado al Santuario de la Piedad de esta localidad dos óleos que representan las figuras de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen.

En palabras de don Tobías Medina, rector de dicho santuario, los dos óleos son "un extraordinario regalo", ya que provienen de un reconocido artista.

Estas dos obras pasan a formar parte del rico patrimonio con que cuenta este santuario y serán colocados en los pilares laterales del arco del presbiterio del templo, flanqueando la imagen de la Piedad, patrona de Almendralejo.

Don Tobías Medina destaca que los dos cuadros muestran un cromatismo exultante de diferentes tonos del verde y del rojo anaranjado.

Asamblea de Confer de Mérida-Badajoz

El pasado sábado día 31, en la casa de ejercicios de Gévora, tuvo lugar la Asamblea Anual de la Conferencia de religiosos (Confer) de Mérida-Badajoz, que reunió a unos 50 religiosos de diversas comunidades.

La asamblea comenzó con una charla a cargo de Francisco Maya, vicario episcopal, sobre la Iglesia y los pobres en el contexto del año del Padre.

El trabajo de esta asamblea se centró en la presentación del calendario de actividades para este año pastoral que comienza. También se acordó participar en la preparación del Congreso sobre la pobreza, que se celebrará el año que viene en Mérida.

El Arzobispo, Antonio Montero, quiso unirse a estos actos presidiendo la Eucaristía de clausura de los mismos, así como el delegado diocesano para la vida consagrada, Manuel Santos, que estuvo presente durante todos los actos de esta asamblea.

Fallece Don Antonio Ferreira, párroco emérito de la parroquia villanovense del Pilar

Don Antonio Ferreira Corral, párroco emérito de Nuestra Señora del Pilar, en Villanueva de la Serena, fallecía el pasado día 29 en el hospital Infanta Cristina de Badajoz tras una dolorosa enfermedad llevada con gran sentido cristiano y sacerdotal. El funeral por su eterno descanso fue presidido por el Arzobispo en la Iglesia parroquial de San Juan Bautista, de Badajoz, a cuya feligresía pertenecía desde su reciente jubilación.

Don Antonio Ferreira nació de Bañovares (Salamanca) el día 9 de febrero de 1920. Muy joven se traslada con su familia a Badajoz, en cuyo Seminario diocesano realizó los estudios eclesiásticos, tras los cuales fue ordenado sacerdote el 21 de diciembre de 1946. En abril de 1947 recibe su primer destino pastoral como párroco de La Nava de Santiago y en septiembre de ese mismo año el de coadjutor de Montijo y encargado de Torremayor. En agosto de 1951 don Antonio es trasladado de párroco a la localidad de Cheles y en febrero de 1955 a Esparragosa de Lares.

En 1968 es puesto al frente de la recién creada parroquia de Nuestra Señora del Pilar, en Villanueva de la Serena, donde ha desarrollado la mayor parte de su trabajo ministerial como primer párroco de esta comunidad, para la que construyó un hermoso templo, y en el campo de la enseñanza religiosa. Descanse en la paz de Cristo este sacerdote de nuestro presbiterio diocesano.

Santa Sede

Documento vaticano sobre el primado del Papa

La Congregación para la Doctrina de la Fe se pronuncia en el debate

"El primado del sucesor de Pedro difiere en su propia esencia y ejercicio de los oficios de gobierno vigentes en las sociedades humanas. No es un oficio de coordinación o presidencia ni se reduce a un primado de honor, tampoco puede ser concebido como una monarquía política". Esto es lo que afirma un documento publicado por la Congregación de la Doctrina de la Fe, con el que acompaña la publicación de las actas de un simposio organizado por este dicasterio vaticano en respuesta a la invitación contenida en la encíclica ecuménica 'Ut unum sint' de Juan Pablo II.

Algunas confesiones cristianas especialmente algunas comunidades ortodoxas, evangélicas o luteranas afirman que uno de los problemas que encuentran para llegar a una unidad total con la Iglesia católica se debe al ejercicio de del oficio del Papa.

Abrirse a una situación nueva

En respuesta a estas afirmaciones, en el número 95 de aquella encíclica del 25 de mayo de 1995, Juan Pablo II confiesa: "Estoy convencido de que tengo al respecto una responsabilidad particular, sobre todo al constatar la aspiración ecuménica de la mayor parte de las comunidades cristianas y al escuchar la petición que se me dirige de encontrar una forma de ejercicio del primado que, sin renunciar de ningún modo a lo esencial de su misión, se abra a una situación nueva".

Y añade: "Por el deseo de obedecer verdaderamente a la voluntad de Cristo, me considero llamado, como obispo de Roma, a ejercer ese ministerio. (...) Que el Espíritu Santo nos dé su luz e ilumine a todos los pastores y teólogos de nuestras Iglesias para que busquemos, por supuesto juntos, las formas con las que este ministerio pueda realizar un servicio de fe y de amor reconocido por unos y otros".

El documento firmado por el cardenal Joseph Ratzinger y el arzobispo Tarcisio Bertone, pretende analizar los puntos esenciales de la doctrina católica sobre el primado papal, al que considera como un gran don de Dios a su Iglesia en cuanto servicio necesario a la unidad, y que en determinados períodos de la historia se ha convertido en defensa de la libertad de los obispos y de las Iglesias particulares frente a las injerencias de los poderes políticos.

Principio y fundamento de la unidad

El documento subraya que la Iglesia, "desde sus inicios y con creciente claridad ha entendido que, así como existe la sucesión de los apóstoles en el ministerio de los obispos, así también el ministerio de la unidad confiado a Pedro pertenece a la perenne estructura de la Iglesia de Cristo" y que esta situación está fijada en la sede de su martirio, es decir, Roma.

De este modo, el romano pontífice, como sucesor de Pedro, "es perpetuo y visible principio y fundamento de unidad, ya sea para los obispos ya sea para los fieles".

Como oficio magisterial supremo y universal la tarea del obispo de Roma implica "el carisma de una especial asistencia del Espíritu Santo" con la consiguiente prerrogativa de infalibilidad "en ciertos casos".

Además de su función ministerial, el primado del Papa implica la facultad de adoptar "las decisiones de gobierno eclesiástico necesarias o convenientes para promover y defender la unidad de la fe y de la comunión".

Infalibilidad no es 'don absoluto'

No hay ninguna instancia a la que tiene que responder jurídicamente el Romano Pontífice en el ejercicio del don recibido, pero esto no significa que el Papa tenga un don absoluto, pues "escuchar la voz da la Iglesia" es una tarea "del ministerio de la unidad".

"La inmutable naturaleza del primado del sucesor de Pedro subraya el documento escrito por la Congregación vaticana para la Doctrina de la Fe se ha expresado históricamente a través de modalidades de ejercicio adecuadas a las circunstancias de una Iglesia peregrina en un mundo cambiante". Pero, esto no significa que el núcleo de la doctrina de la fe sobre las competencias del primado haya que buscarlo en el mínimo común denominador de los diferentes modos en que se ha aplicado en la historia.

Se trata de un discernimiento que tiene que realizar el pontífice en diálogo fraterno con los demás obispos. Pero, confirma, "sólo el Papa o el Papa con el Concilio ecuménico tiene, como sucesor de Pedro, la autoridad y la competencia para decir la última palabra sobre las modalidades de ejercicio del propio ministerio pastoral en la Iglesia universal".

ZENIT

 

Mirada a nuestro tiempo

Dar el pésame

Se podría hacer una antología con las distintas formas de dar el pésame: las hay más sencillas o más rebuscadas; unas tienen un lenguaje más social y otras más teológico; algunas son muy rutinarias y otras más sentidas y emotivas. En cada pueblo hay unas palabras hechas para decir los sentimientos con los que se comparte el dolor por la muerte de los seres queridos.

Se trata de expresiones que solemos utilizar para defendernos de la incapacidad de decir algo que en esos momentos tenga sentido para quienes escuchan y refleje lo que de verdad sentimos. A veces lo mejor sería el silencio que solidariamente calla y comparte, porque el pésame es ante todo calor humano y presencia testimonial.

Pero para los cristianos siempre es algo más: es un ofrecimiento y un compromiso. En nuestros pésames nos comprometemos a continuar la solidaridad en nuestros diálogos con el Señor, pidiéndole que en su bondad y misericordia conceda la vida eterna a aquellos que nos dejan para ir a sus moradas.

La Iglesia nos ofrece con el mes de noviembre una ocasión propicia para cumplir con nuestro deber hacia aquellos que nos han precedido y duermen el sueño de la paz. Ese deber no es otro que hacer del afecto oración y recordar en la vida comunitaria de la Iglesia, en privado y en sus celebraciones, especialmente en la Eucaristía, a aquellos a los que hemos amado y ahora amamos en este recuerdo orante ante Dios Padre, por la intercesión de su Hijo Jesucristo..

Amadeo Rodríguez Magro
 

Página litúrgica

Celebramos el XXXII Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Segundo libro de los Macabeos 7, 1-2, 9-14

En aquellos días, arrestaron a siete hermanos con su madre. El rey los hizo azotar con látigos y nervios para forzarlos a comer carne de cerdo, prohibida por la Ley.

Uno de ellos habló en nombre de los demás: Qué pretendes sacar de nosotros? Estamos dispuestos a morir antes que quebrantar la ley de nuestros padres.

El segundo, estando para morir, dijo: Tú, malvado, nos arrancas la vida presente; pero, cuando hayamos muerto por su ley, el rey del universo nos resucitará para una vida eterna.

Después se divertían con el tercero. Invitado a sacar la lengua, lo hizo en seguida, y alargó las manos con gran valor. Y habló dignamente: De dios las recibí, y por sus leyes las desprecio; espero recobrarlas del mismo Dios.

El rey su corte se asombraron del valor con que el joven despreciaba los tormentos. Cuando murió éste, torturaron de modo semejante al cuarto. Y, cuando estaba para morir, dijo: Vale la pena morir a manos de los hombres, cuando se espera que Dios mismo nos resucitará. Tú, en cambio, no resucitarás para la vida.

Salmo 16, 1, 5-6, 8 y 15

R. Al despertar me saciaré de tu/ semblante, Señor.

Señor, escucha mi apelación,
atiende a mis clamores;
presta oído a mi súplica,
que en mis labios no hay engaño.

Mis pies estuvieron firmes en tus caminos,
y no vacilaron mis pasos.
Yo te invoco porque tú me respondes, Dios mío;
inclina el oído y escucha mis palabras.

Segunda carta a los Tesalonicenses 2, 16-3, 5

Hermanos: Que Jesucristo, nuestro Señor, y Dios, nuestro Padre, que nos ha amado tanto y nos ha regalado un consuelo permanente y una gran esperanza, os consuele internamente y os dé fuerza para toda clase de palabras y de obras buenas. Por lo demás, hermanos, rezad por nosotros, para que la palabra de Dios siga el avance glorioso que comenzó entre vosotros, y para que nos libre de los hombres perversos y malvados, porque la fe no es de todos. El Señor, que es fiel, os dará fuerzas y os librará del Maligno. Por el Señor, estamos seguros de que ya cumplís y seguiréis cumpliendo todo lo que os hemos enseñado. Que el Señor dirija vuestro corazón, para que améis a Dios y tengáis la constancia de Cristo.

Evangelio según san Lucas 20, 27-38

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección, y le preguntaron: Maestro, Moisés nos dejó escrito: 'Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano". Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella.

Jesús les contestó: En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero lo que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor "Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob". No es Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos están vivos.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

9, lunes: Ez 47, 1-2, 8-9, 12(o 1Co 3, 9c-11, 16-17);Jn 2, 13-22.
10, martes: Tt 2, 1-8, 11-14; Lc 17, 7-10.
11, miércoles: Tt 3, 1-7; Lc 17, 11-19.
12, jueves: Flm 7-20; Lc 17, 20-25.
13, viernes: 2Jn 4-9; Lc 17, 26-37.
14, sábado: 3Jn 5-8; Lc 18, 1-8.
15, domingo: Ml 3, 19-20a; 2Ts 3, 7-12; Lc 21, 5-19.

 

Comentario litúrgico

Vida después de la muerte

CÓmo apasionan los programas de TV que tratan el tema de la vida después de la muerte y, en realidad, sólo testimonian personas que han estado en coma, pero que no han muerto. La razón de esto es que el hecho inexorable de la muerte es como una muralla que limita nuestro hábitat. Cuando uno está sobrado de años o tiene un notable déficit de salud las cosas pierden color, porque se reconoce que se está condenado a perderlas. Los cristianos tenemos en nuestro haber de creyentes la buena noticia de que la muerte no es el final de todo, sino el paso necesario para que llegue a su meta nuestra vocación de criaturas: llamadas a un encuentro personal y totalizante con el Dios de nuestra salvación.

Las lecturas de este domingo, uno de los últimos de este año litúrgico, nos refrescan las ideas básicas de nuestra fe al respecto.

Son preciosas las palabras de Jesús cuando les recuerda a sus interlocutores que el Dios del que habla Moisés: "No es un Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos".

Esta verdad justifica la Alianza que Dios hizo con los hombres tanto en el Sinaí como en Cristo. Era un pacto de amistad que ofrecía un amor eterno por parte de Dios y que solamente tendría sentido si la muerte es el paso a la fruición de esa amistad más allá de las apariencias de este mundo. Tanto es así que la fe en Cristo sería mera palabrería si no se pudiese traspasar el umbral de la muerte

El testimonio espléndido de los siete hermanos macabeos nos da la clave de tantas vidas entregadas al evangelio: "Vale la pena morir en manos de los hombres, cuando se espera que Dios mismo, nos resucitará".

Antonio Luis Martínez

Santoral

9 de noviembre: San Benen (+ 467)

San Patricio es el santo irlandés por excelencia. Su isla es católica, cantarina y medularmente musical, pero el santo carecía de dotes para el canto... Eso sí, en sus correrías apostólicas llevaba consigo a un salmista, buen músico y mejor cantor: Benen, un muchacho que, convertido por la predicación de Patricio, acompañaba las catequesis enseñando canciones tanto a los fieles como a los infieles. Los dichos de uno y los cantos de otro fundaron la Iglesia de Dios en la siempre verde Irlanda. En ninguna otra de las artes ha sido el cristianismo tan prolífico como en la música: si es verdad que el arte se nutre del despilfarro, hemos derrochado arquitectura, prodigado pinturas y esculturas, pero, sobreabundado en composiciones musicales. La más sutil de las artes expresa las hermosas verdades, pensamientos y sentimientos no sólo de los hombres hacia Dios sino de Dios hacia los hombres.

Dicho sea todo esto desde la rabia por el escaso cuidado que padece nuestra música sacra en el culto y en la catequesis de hoy. En pocas cosas coincide tanto la voluntad de Dios y la del hombre como en el gusto por el son acordado, rítmica y armónicamente sintonizado. Para algo en lo que es fácil cumplir la voluntad de Dios...tampoco cantamos y, además, cantamos poco.

Sirvo en una comunidad que, peor o mejor, canta todos los días. No es necesario hacerlo con toda perfección, pero Dios merece una alabanza armoniosa (S.150).

Gracias, bendito Benen, del que sólo recordamos su cantos, que chulería ser recordado sólo por eso!

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

9, lunes: Dedicación de la Basílica de Letrrán. Ntra. Sra. de la Almudena, Ursino, Agripino, Benen, Teodoro.
10, martes: León Magno, Orestes, Andrés Avelino.
11, miércoles: Martín de Tours, Menas, Marina de Omura.
12, jueves: Josafat, Nilo, Emiliano, Cuniberto, Millán.
13, viernes: Leandro, Arcadio, Nicolás I, Estanislao de Kostka.
14, sábado: Serapió, Dubricio, Diego de Alcalá.
15, domingo: Alberto Magno, Segundo y Oriencio, Maclocio, Leopoldo.

 

Contraportada

El cuarto mundo está en Badajoz

Las Cuestas de Orinaza agonizan
en medio de la marginación

En las puertas del siglo XXI la España que habla de Maastricht, moneda única y Estado del Bienestar no puede menos que mirar con mucho asombro y no poca vergënza otras realidades a las que podemos acceder casi sin movernos de casa. Las Cuestas de Orinaza, en las afueras de Badajoz, siguen siendo un modelo de marginación, droga, paro y desestructuración familiar a pesar de los realojos que se están llevando a cabo. En medio de este panorama la comunidad parroquial de San Francisco, dirigida por Oblatos, en la que trabajan también un grupo de Hermanas de la Providencia, luchan por despertar la conciencia del barrio.

Las Cuestas de Orinaza tienen los años contados. Desde finales del 93 se lleva a cabo el realojo de los vecinos en otras zonas de la ciudad, sin embargo mientras tanto desde la parroquia de San Francisco se denuncia la situación inhumana que se vive en esta zona de Badajoz. Para intentar subsanarla se trabaja en la creación de una coordinadora vecinal con la esperanza puesta en despertar la conciencia de los vecinos.

La historia diaria de esta barriada está marcada por el tráfico de drogas, el paro y la desestructuración familiar. A plena luz del día podemos ver decenas de drogadictos que entran en determinadas casas para adquirir droga, vienen de todo Badajoz, pueblos de la provincia e incluso de Portugal. Estas casas muestran un aspecto pobretón a simple vista pero no carecen de antenas parabólicas y aire acondicionado. Junto a ellas la miseria caracteriza al la mayoría de las viviendas vecinas. Llaman la atención las dobles rejas en las ventanas y dobles puertas para, en caso de redadas policiales, dicen algunos vecinos, dé tiempo a los moradores a arrojar la droga. En torno a las casas de la droga circulan con no excesivo disimulo los "chivatos" de los traficantes, encargados de avisar si observan la presencia de gente extraña.

Hasta tiros

Las infraestructuras higiénicas dejan mucho que desear en este barrio olvidado. Buena parte de las casas poseen sótanos que hacen la función de pozos ciegos, de modo que, cuando se llenan, las aguas fecales se escapan a la calle formando auténticos regatos de aguas putrefactas que se acumulan en un pequeño charco situado junto a un campo de fúltbol en el que juegan los niños del barrio.

La violencia no es ajena a este submundo organizado en la periferia. En la puerta de la humilde parroquia de San Francisco de Asís pueden verse dos agujeros de bala que penetraron hasta la sacristía , en cuyas paredes quedaron incrustadas. Fue el resultado de una de las muchas peleas.

La comunidad parroquial, que permanece viva entre tantas dificultades, no quiere resignarse ante esta realidad que padece el barrio, por lo que ha retomado con ilusión la idea de crear una coordinadora de vecinos que mueva la conciencia de la gente y lleve a los poderes públicos a tomar cartas en el asunto. Desde esta coordinadora se pide el realojo definitivo de los vecinos de Las Cuestas pero que este realojo se haga bien, que no suponga trasladar o reproducir la problemática en otros lugares como, de hecho, está ocurriendo en Los Colorines, otro pequeño barrio muy próximo a Las Cuestas, donde la situación es parecida. También se demanda que mientras culmine el realojo no se abandone el barrio, de forma que las condiciones de vida para las mil quinientas personas que todavía viven allí no sean infrahumanas.

Un triduo muy especial

La idea de crear la coordinadora nace durante el triduo de San Francisco de Asís.


Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org