Semanario
"Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

Iglenca@jet.es

Número 320. 7 de noviembre de 1999

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

Portada

Cofradías: vivir la fe, anunciar
el Evangelio y ejercer la caridad

I Congreso de Hermandades y Religiosidad Popular

Las hermandades y cofradías tienen un papel definido en la Iglesia, unos derechos como miembros de esa Iglesia y unas obligaciones. Así se ha puesto de manifiesto en el I Congreso Internacional de Hermandades y Religiosidad Popular, celebrado entre los días 28 y 31 de octubre en Sevilla, al que ha asistido una representación de la diócesis de Mérida-Badajoz.

Los ponentes han destacado que las hermandades y cofradías constituyen un instrumento de la Iglesia para la vivencia de la fe de sus miembros y elemento para la evangelización de los que no creen. Así mismo, se pidió a las cofradías que no descuiden la caridad, algo consustancial a las mismas.

Las ponencias y comunicaciones han brillado a un alto nivel. Por la Catedral sevillana, lugar donde se ha celebrado el congreso, han pasado personas de renombre, no sólo en el ámbito clerical, también cofrades célebres como el Fiscal Jefe de la Audiencia Provincial de Sevilla, don Alfredo Flores, que habló de "Hermandades y Cofradías en la Iglesia de hoy". Entre los ponentes aparecían también, el Presidente de Cáritas Española,don José Sánchez Faba, y el subsecretario del Pontificio Consejo para los laicos, el profesor Guzmán Carriquiry Lecour.

 

Editorial

De jóvenes, para jóvenes

Recogemos de la prensa de estos días una noticia local y estimulante, de no muchos vuelos todavía, pero que puede adquirirlos, así lo deseamos, en un futuro a nuestro alcance. Se trata de un grupo juvenil, surgido en el pueblo cacereño de Salvatierra de Santiago, que cuenta con 41 socios en 21 pueblos de la Comarca de Montánchez. Su propósito no puede ser más encomiable: Ofrecer a los jóvenes extremeños unas alternativas de ocio y de enriquecimiento cultural, que sirvan como oferta paralela a la única existente hoy en bastantes sitios, de los bares donde ahora se guarecen muchas horas diarias, aparte la movida nocturna de los sábados.

La asociación, aún en su etapa naciente, lleva por nombre El Idolo, tiene como presidenta a Lorena Martín Delgado y se marca como objetivo, según sus promotores, "romper la apatía que, para algunos, se ha adueñado de la juventud de finales de siglo... Llevamos mucho tiempo, añaden, viendo cómo la única posibilidad de diversión con la que cuentan los jóvenes de la zona son los bares".

Ya han iniciado programas de relevo a esa situación, organizando excursiones a parajes paisajísticos y monumentos emblemáticos de Extremadura, a la vez que promueven actividades folklóricas, representaciones teatrales, coros juveniles y otros empeños de carácter lúdico. Una programación cultural interesante y atractiva. Tienen a la vista también un gran concurso de grupos musicales, previsto para el 12 de octubre del año 2000.

Este movimiento juvenil cuenta con apoyos municipales y parroquiales, y pronto, al parecer, con el de la Junta autonómica. Pueden sumar a los mismos el de nuestra simpatía y estímulo.

 

Carta del Arzobispo

Paciencia, conformidad, resignación

Son tres palabras diferentes entre sí; pero, ¿no vienen a significar una sola cosa? De hecho, en el lenguaje coloquial y corriente, e incluso en el diccionario de sinónimos, vienen a expresar lo mismo. Podemos dirigirlas, incluso acumulando las tres, a personas que sufren una dolencia grave o pasan por una tribulación: Ten paciencia, ten conformidad, ten resignación. Pienso, no obstante, que de esos tres términos lleva cada cual un bagaje propio. Significados que lo enriquecen y que lo especifican y, por lo mismo, los hacen más idóneos para expresar actitudes y sentimientos de la persona que, como veremos, es peligroso confundir.

Pacientes aguerridos

Vayamos con la Paciencia. Y, ante todo, urge aclarar una cosa: paciencia no viene de paz sino de padecer. Del verbo latino pati. Pacientes son los que están padeciendo, los que lo están pasando mal. En medicina se llama pacientes a los enfermos. Sirve esto para todas las patologías, porque no hay enfermedad que no haga sufrir, que no genere malestar, aunque sólo sea en el alma. Y sin embargo, en las cosquillas del lenguaje, lo de paciente y paciencia no suele aplicarse a los quejicas, a quienes se crispan o se amargan ante el dolor. Persona paciente para nosotros es el que lo vive y lo sobrelleva. Por lo mismo, paciencia será también el aguante, la resistencia sin venirse abajo.

Al definirla dice bien el Diccionario de la Academia: "Capacidad para hacer las cosas pesadas y minuciosas, así como para saber esperar cuando algo se desea mucho tiempo". Nada, pues, de encogimiento, puesto que, si con alguna otra virtud hay que hermanarla, es con la fortaleza. Y obsérvese lo de saber esperar y resistir a la espera. Esto hermana la paciencia con la constancia y la perseverancia. ¿Quién dijo que era una virtud pasiva? Es, por contra, el polo opuesto a la pasividad.

"Dios os aguarda con paciencia, dice San Pedro, no queriendo que nadie perezca" (II Pe, 3,9). San Pablo, por su parte, nos dice que la caridad es paciente (I Cor 13, 4-7) y nos muestra la paciencia como fruto del Espíritu Santo (Gal 5,22). Se nos recomienda también como necesaria en la Carta a los Hebreos (10, 36). La Biblia nos presenta como modelo emblemático la paciencia de Job, que no era precisamente un pacato. Era sí un pugil erguido, en sentido boxístico, encajando con deportividad golpe sobre golpe, defendiendo su causa ante el mismo Dios, a veces con fiereza. Y el apóstol Santiago llega a decir que "la prueba de nuestra fe se acredita en la paciencia" (St 1,3).

Vienen al caso dos señalados ejemplos de sendas figuras de nuestra historia, de un gran santo la primera, y de un gran rey la segunda. Antes, la de San Ignacio de Loyola, herido y convaleciente en su mansión vizcaína, que transforma la dolencia en conversión leyendo el Santoral del año cristiano y la Vida de Cristo de Ludolfo de Sajonia. Si ellos, los santos, lo hicieron, ¿porqué no he de hacerlo yo?¿Pudo haber una paciencia más activa? El segundo ejemplo nos viene de El Escorial, con Felipe II como protagonista. El Rey, ya enfermo en el lecho del dolor, ante su pierna tumefacta por la gota y mientras el cirujano raja sus músculos sin anestesia, el paciente encarece al capellán que lea en alto algunos pasajes de la pasión del Señor. ¡ Henos aquí una paciencia erguida y señorial!

De acuerdo con Dios

Vamos con la conformidad. Recurriendo de arranque a dos diccionarios, el de la Academia y el de Sinónimos y Antónimos de Espasa Calpe. Porque esta palabra, por no ser específicamente religiosa, no figura en los Léxicos de la Biblia o de la Teología. Dice el primero en su quinta acepción del vocablo: "Adhesión íntima y total de una persona a otra" y, en la séptima, "Tolerancia y sufrimiento en las adversidades". Observemos, de inmediato, cómo, a diferencia de la paciencia, que se ejerce en solitario, en la conformidad entra en escena un segundo personaje: aquel con quien me siento conforme, o sea, de acuerdo y profundamente con él. La última acepción (más cercana a la paciencia) explica la conformidad como tolerancia (no sólo aguante, como antes) con el sufrimiento propio.

En el lenguaje cristiano, cuando hablamos de conformidad ante una situación determinada, estamos hablando, directa o indirectamente, de conformidad con la voluntad de Dios. Entra, pues, por la puerta grande el elemento religioso, la confianza filial en el Padre misericordioso. La paciencia, hasta en su versión más positiva y recia, puede ser estrictamente laica, filosóficamente estóica, sicológicamente sedante. La conformidad, en cambio, nace de una reflexión, de unos valores, de una fe religiosa, de una presencia superior, de una esperanza teologal. Quien asume la conformidad en una quiebra financiera, en un fracaso familiar, en una frustración amorosa, en una enfermedad crónica, en una depresión roedora, en una noche oscura de la fe, ella o él llevan invisible sobre sus frentes, ignorándolo ellos y sin proceso romano, una aureola de santidad.

La conformidad, aunque pueda tener versiones agnósticas, de pura estética moral, tiene, en su expresión religiosa, también judía y musulmana, sus referentes supremos: como Job ante Yavé, como Cristo en Getsemaní. Palabras de Job: "Desnudo salí del seno de mi madre y desnudo volveré a él. El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó, bendito sea el nombre del Señor. Si aceptamos de Dios los bienes, ¿no vamos a aceptar los males?" (Job 1,21; 2,10 b). El cénit de esta gallardía moral, de esta conformidad soberana, lo marca Jesús en el Huerto de los Olivos: "Padre, si puede ser, aparta de mí este cáliz, pero no se haga mi voluntad sino la tuya" (Lc 22,42). Por último, y más a nuestra medida, el sentido cristiano de la conformidad tiene, ¿cómo no? su mejor arquetipo en la tercera invocación del Padrenuestro: "Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo".

No al victimismo fatalista

Y le toca a resignación. Mi Palabra de que no quiero meterme con ella, sino con la pobre versión fatalista y desactivadora con la que muchas veces se la desfigura o se la entiende. El diccionario de la española, no la trata mal. Véase: "Entrega voluntaria que uno hace de sí, poniéndose en las manos de otro. Conformidad, tolerancia y paciencia en las adversidades" También significa la renuncia o dimisión de un cargo eclesiástico. Prevalece en todas sus acepciones el subconsciente de tirar la toalla, aunque sea Dios mismo quien la recoge. De ahí que se haya prestado a lecturas viciadas.

La resignación compungida y sin horizontes de quienes simplemente acatan el destino, adorando a ciegas a su Dios, no es de suyo condenable, sino más bien lo contrario, y más, cuando se da en personas de escasa armazón religiosa, o de una espiritualidad victimal. Me merecen por ello, no ya respeto, sino amor. Pero a Nietzsche le encantaría que todos los cristianos fuéramos así, para afianzar más aun su feroz caricatura de nuestra especie. Prefiero, por tanto, que, sin abandonar el uso de esta palabra, tan frecuente en nuestro léxico tradicional, la despojemos de su lastre de tristeza, de pasividad, de victimismo y de fatalismo bautizándola con el vigor y la esperanza de la paciencia y con la santa conformidad con Dios.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Merida-Badajoz

Centrales

Ser cofrade implica una presencia más responsable en el compromiso social

I Congreso de Hermandades y Religiosidad Popular, en Sevilla

Las hermandades y cofradías preocupan a la Iglesia porque, sólo en España, reúnen a millones de personas. De ello es buena muestra el I Congreso de Hermandades y Religiosidad Popular que se celebraba en Sevilla entre el 28 y el 31 de octubre, al que asistía una representación de la diócesis de Mérida-Badajoz. Los congresistas tuvieron la oportunidad de escuchar ponencias y comunicaciones de las que se desprendía, una y otra vez, que las hermandades y cofradías son un instrumento de la Iglesia para la vivencia de la fe de sus miembros y elemento para la evangelización de los que no creen.

El número de asistentes superó los dos mil, llegados de varios países, que siguieron los debates merced a la traducción simultánea y a las pantallas de vídeo instaladas en la catedral hispalense donde se desarrolló el evento.

Nombres de lujo

Entre los ponentes podían verse personas de enorme prestigio como el Presidente de Cáritas Española, don José Sánchez Faba, el Fiscal Jefe de la Audiencia Provincial de Sevilla, don Alfredo Flores o el Subsecretario del Pontificio Consejo para los Laicos, el profesor Guzmán Carriquiry Lecour, que estuvieron acompañados en todo momento por el Arzobispo de Sevilla, Monseñor Carlos Amigo y por el Cardenal Stafford, Presidente del Pontificio Consejo para los laicos.

Los temas abordados fueron muy variados; entre ellos figuraban el origen y evolución de las hermandades y cofradías, la perspectiva histórica hasta el Concilio Vaticano II, la devoción popular y el culto a las imágenes o el compromiso de la caridad en las hermandades.

Cada jornada congresual se iniciaba a las nueve de la mañana con una oración dirigida por el Arzobispo de Sevilla, seguida de una alocución y una ponencia. A media mañana tenía lugar una mesa redonda que finalizaba a las 13,30.

Eucaristías

Por la tarde la actividad se reanudaba a las cinco con una oración seguida de una mesa redonda y una conferencia. El día se cerraba con la celebración de la Eucaristía. El primer día la misa estuvo presidida por el obispo de Jerez, Monseñor Rafael Bellido, el segundo por el Arzobispo de Valencia, Monseñor Agustín García Gasco y el tercero por el Arzobispo de Mérida (Venezuela), Monseñor Baltasar Porras.

El domingo por la mañana finalizaban los actos del Congreso con una misa solemne en la Catedral, presidida por el Arzobispo sevillano y concelebrada por varios obispos y decenas de sacerdotes en la que fue coronada canónicamente la Virgen de la Estrella.

 

Conclusiones a modo de Carta final del Congreso

Al finalizar el Congreso, el Arzobispo de Sevilla, Monseñor Carlos Amigo, trazaba una serie de conclusiones a modo de Carta declarativa. Estos son diez de los puntos:

1.- Como miembros de instituciones de la Iglesia, queremos profesar una incuestionable fidelidad al Papa y a nuestros obispos, a su ministerio y orientaciones pastorales.

1.- Como asociaciones de fieles, las Hermandades tenemos como finalidad el culto público a los misterios de la pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, a la Santísima Eucaristía, a la bienaventurada Virgen María y a los Santos, así como la práctica de la caridad y el testimonio de la vida cristina.

2.- En el culto reconocemos y honramos a Dios, Señor de todas las cosas. Deseamos que nuestro culto sea sincero, en 'espíritu y verdad'.

3.- Queremos hacer del amor fraterno la señal más clara de nuestra identidad de cristianos y miembros de una Hermandad. La práctica de la caridad nos llevará a buscar que en todo resplandezca la justicia.

4.-El testimonio de una vida inequívocamente cristiana debe manifestarse en todos y cada uno de los miembros de la Hermandad, como signo de la unión con Cristo, con la Iglesia, y de los hermanos entre sí.

5.- Queremos recoger las mejores y más auténticas tradiciones y costumbres con las que se expresa nuestra fe, reconociendo en estas tradiciones y costumbres los valores de la propia cultura iluminados con la luz del Evangelio.

6.- Entendemos por religiosidad popular la expresión de fe con las formas culturales propias de cada pueblo. La piedad popular ofrece la oportunidad de encontrar a Cristo viviente y lleva a un compromiso sincero de conversión y la práctica concreta de la caridad.

7.- Atentos a la palabra de Dios, tendremos que realizar un trabajo constante de purificación, para que todas las expresiones de la religiosidad popular respondan a un sincero deseo de acercamiento a Dios.

8.- Se hace necesaria una formación permanente de los miembros de las Hermandades, en la que se unan la atención a la palabra de Fios con la liturgia, la celebración del culto con la práctica de la caridad, el testimonio cristiano con el anuncio explícito del Evangelio.

9.- En una clara conciencia de pertenecer a la vida y misión de la Iglesia, las Hermandades hemos de sentirnos plenamente integradas en la vida diocesana y parroquial y considerar como propio participando activamente en ellos, los planes pastorales diocesanos y parroquiales.

10.- La pertenencia a una Hermandad implica una presencia más responsable en el compromiso social y en la vida pública como seglares cristianos.

 

Diálogo entre las religiones
en el respeto de las diferencias

Mensaje final redactado por los participantes en la Asamblea Interreligiosa celebrada en el Vaticano

La Asamblea de las religiones, que se ha celebrado del 25 al 28 de octubre en Roma, concluyó con un mensaje aprobado por los 230 representantes de las 20 religiones presentes.

Cristianos judíos, musulmanes, budistas, sikhs, bahais, sintoístas, hindúes y un largo etcétera de creyentes han escrito en el mensaje final que &laqno;la colaboración entre las diferentes religiones tiene que basarse en el rechazo del fanatismo, del extremismo y del mutuo antagonismo que genera violencia» &laqno;Estamos convencidos de que nuestras tradiciones religiosas tienen los recursos necesarios para superar las divisiones y para fomentar la amistad y el respeto entre los pueblos».

Trabajo en común

El documento enumera una serie de problemas actuales ante los que se exige el trabajo en común de todos los líderes religiosos. Entre estos están: &laqno;la pobreza, el racismo, la contaminación ambiental, el materialismo, la guerra y la proliferación de armas, el sida, la marginación de mujeres y niños...».

Respeto mutuo

Ahora bien, los redactores del texto advierten que esta colaboración &laqno;no implica abdicar de la propia identidad religiosa, sino que supone más bien un camino de descubrimiento. Aprendemos, por ello, a respetarnos mutuamente como miembros de una familia humana».

Llamamiento a los líderes

La declaración final de los representantes religiosos hace un llamamiento doble. A los líderes del mundo les pide que &laqno;condenen el uso de la religión como medio para incitar el odio y la violencia y para justificar las discriminaciones», que &laqno;respeten el papel de la religión en la sociedad».

A los líderes religiosos se les pide que &laqno;promuevan el espíritu del diálogo dentro de sus respectivas comunidades» y que &laqno;estén dispuestos a comprometerse personalmente en el diálogo con la sociedad».

 

Los expertos comentan
la universalidad del mensaje de Asís

La cudad natal de san Francisco es punto de referencia cuando se habla de diálogo, de paz

Asís sigue convocando todos los años a personas de todas las religiones, de todas las edades, de todas las razas. La ciudad natal de San Francisco es punto de referencia cuando se habla de diálogo, de paz, de encontrar puntos de referencia comunes. ¿Por qué San Francisco sigue hablando hoy un lenguaje que entienden todos?

El padre Gian Maria Polidoro, responsable del movimiento franciscano Pax International, que vivió desde dentro la jornada de Asís del 27 de octubre junto a los 230 participantes de la Asamblea Interreligiosa, comenta que "ha sido Juan Pablo II quien ha presentado la figura de San Francisco a las otras religiones, que han reconocido la validez y bondad de este modelo. En el encuentro de Asís de 1986, el Papa dijo que se habían reunido para rezar. Esto no significa rezar juntos, el modelo equívoco propuesto por la New Age".

Por su parte el padre Giuseppe Buffon, profesor de historia de la Iglesia en el Pontificio Antoniano de Roma, afirma que "en la historia de la espiritualidad occidental se ha leído a Francisco como el santo que más se ha acercado al modelo representado por Cristo".

Un "papel de frontera"

Según este profesor, el santo "ha tenido históricamente un papel de frontera". "En cuanto a la visión que tiene de él el Islam, tenemos testimonios de estudiosos musulmanes de la Edad Media que hablan de un monje que vivía no lejos de Roma, definido ignorante como los demás occidentales, pero con una ignorancia tan cristalina como para poderse abrir al mismo Dios del Islam".

En relación al diálogo, el padre Buffon señala que "hoy tiene necesidad de signos y gestos comunes, de un lenguaje común para encontrar algo sobre lo que entenderse". "Cuando nos encontramos ­añade­ hace falta ir a la búsqueda de Dios porque Dios tiene cuidado de cada ser humano".

El Cántico de las Criaturas

Por otra parte, el profesor de historia de la Iglesia subraya que hoy hace falta "un anuncio explícito porque el testimonio es un signo que hay que interpretar. No estamos en la época de la 'secularización' sino de la postmodernidad: la religión toma de nuevo su puesto y la interpretación mejor del hecho religioso me parece el anuncio de la Cruz. La experiencia de Francisco, su cercanía con la naturaleza, llega tras un camino de reconciliación con Dios que pasa a través del sufrimiento. El Cántico de las Criaturas ­por ejemplo­ nace tras una larga noche de vigilia y sufrimiento en San Damián. El anuncio de la alegría pascual se da en un contexto de pasión. La reconciliación con la creación no es indolora. De lo contrario, la Cruz sería anulada".

ZENIT

Noticiario diocesano

Una teresiana pacense es nombrada
Ciudadana de Honor de Campinas (Brasil)

María Guadalupe de la Concha Leal lleva allí
32 años como profesora

La teresiana extremeña María Guadalupe de la Concha Leal, E.M., ha sido nombrada Ciudadana de Honor de Campinas, una población del Estado brasileño de São Paulo.

La Cámara Municipal adoptó el acuerdo de nombramiento a propuesta de tres concejales e hizo entrega del título en un acto celebrado el pasado 16 de octubre en el salón social de la iglesia de San Antonio, de dicha demarcación.

María Guadalupe de la Concha es bióloga y es profesora de Didáctica de la Ciencia en el Centro Universitario Poveda, que lleva implantado 45 años en Campinas y que el pasado verano se amplió con una residencia universitaria y un centro cultural.

De Río a Campinas

Llegó a la ciudad de Campinas en el año 1968. Antes estuvo dos años en Río de Janeiro. Es miembro de la Comisión Nacional de Laicos y realiza labores en los barrios de chabolas de la ciudad.

"Campinas me ha enseñado a valorar a las dos culturas, la española y la brasileña", dijo María Guadalupe en el acto de entrega del título de Ciudadana de Honor.

Tras exponer que la pluralidad cultural es enriquecedora, hizo una declaración de sus "sueños" y sus esperanzas. "Sueño con una Universidad democrática", dijo, "con la educación como un amplio proceso de formación de personas y de grupos, con una educación de calidad para todos los ciudadanos de Campinas, con una cultura de paz, con una sociedad organizada bajo el principio de la justicia y contra la violencia, las drogas y la exclusión social".

Por último, expresó: "Sueño con una ciudad donde cada mujer y cada hombre realice su ciudadanía participando en proyectos colectivos, donde la opción por la vida sea prioritaria e incompatible con la acumulación de riquezas y la indiferencia hacia la pobreza, donde la salud, la educación, la vivienda y el empleo digno y justo sea una realidad para todos, donde se refuerce la acción de los movimientos sociales luchando a favor de los excluidos y transformando la sociedad para alcanzar otra más justa y solidaria, donde el respeto a los derechos humanos y las leyes de la ética importen más que las leyes de mercado".

 

Abre el curso la Escuela de Padres
de la Parroquia de Santa Engracia (Badajoz)

La parroquia de Santa Engracia, situada en la Barriada de Antonio Domínguez de Badajoz, ha inaugurado, recientemente, un nuevo curso de su escuela de padres. Este es el tercer año en su andadura, lo que supone una consolidación. Para este año, la escuela ha proyectado temas como: el mundo de los adolescentes, ayudar a crecer en la autoestima, el fenómeno de las sectas, la orientación profesional, desarrollo de la conciencia moral en los jóvenes. Durante el horario de esta escuela, además, funciona un servicio de guardería infantil para que así los padres puedan asistir con más libertad a las reuniones.

 

Cáritas busca personal médico y sanitario para Kosovo

Cáritas Española, de acuerdo con Cáritas Albania ha decidido instalar una misión en Kosovo. La misión tendrá tres trabajadores con contrato laboral durante un año. En concreto, los puestos son: un trabajador social, un médico y un enfermero. Las personas interesadas, hombres o mujeres, deben dominar el inglés y se valorarán también conocimientos de albanés o servo-croata y poseer carnet de conducir. Los interesados pueden obtener información en Cáritas diocesana, en el teléfono (924) 23 11 57.

 

XXVº aniversario de la Parroquia de San Gregorio Ostiense, deMontijo

La parroquia montijana de San Gregorio Ostiense ha celebrado sus 25 años de existencia. El templo fue erigido a instancias del obispo don Doroteo Fernández ante el crecimiento que estaba experimentando la población de Montijo, en el año 1974. Dentro de los actos conmemorativos, se celebró una eucaristía presidida por el Arzobispo don Antonio Montero, que fue concelebrada por los sacerdotes que han ejercido su ministerio en esa parroquia durante estos veinticinco años y por los que actualmente la atienden.

 

VIII Asamblea Regional
de la Juventud Estudiante Católica

El pasado mes de Octubre se celebró la Asamblea Regional de la Juventud Estudiante Católica en las Alberguerías de Trujillo. A esta asamblea acudieron unos 50 jóvenes de las diócesis de Coria-Cáceres y Badajoz, acompañados por sus animadores y consiliarios. También acudió a esta Asamblea el consiliario nacional, José Ángel Fuertes. En este encuentro se pretendía descubrir, desde la experiencia del curso pasado y las conclusiones de la Asamblea Nacional celebrada en Murcia, las necesidades del movimiento de cara a la acción evangelizadora en el mundo estudiantil.

 

La Escuela Jálama de Cáritas ofrece
un curso de actividad y tiempo libre

Se realizará en Badajoz durante varios fines de semanal

La Escuela de Animación Infantil y Juvenil de Tiempo Libre Jálama, de Cáritas, ha organizado el IV Curso de Director de Actividades de Tiempo Libre. El curso se realizará durante los fines de semana, excepto en Navidad, desde el 10 de diciembre hasta el 6 de febrero.

El curso pretende formar educadores capaces de coordinar un equipo de monitores para la organización de actividades de animación sociocultural destinadas a la infancia y a la juventud, tanto en el tiempo libre urbano como en la naturaleza, fomentar el entusiasmo y el espíritu creativo en los alumnos para que compartan y transmitan nuevas experiencias en su entorno social e impulsar la colaboración y el encuentro entre las personas y grupos que trabajan en el tiempo libre.

Esta actividad cuenta con varias fases. La primera de ellas tiene carácter teórico-práctico y consta de 150 horas, la segunda es totalmente práctica y consiste en dirigir un turno de campamento (de una duración no inferior a quince días de actividad intensiva) como director de prácticas.

El número de plazas es de treinta para toda Extremadura y el plazo para la presentación de solicitudes finaliza el día 12 de noviembre.

Movimiento de Cursillos de Cristiandad: se pone
en marcha una nueva modalidad de cursillo abreviado

El pasado fin de semana se ha llevado a cabo el cursillo número 207 del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, coordinado por don Francisco Bobadilla Guzmán,que se ha celebrado en la casa de espiritualidad de Gévora y al que han asistido un total de 21 personas, de ellos, 15 nuevos cursillistas y seis miembros del equipo responsable.

Dos días y medio

Como novedad de este Cursillo, cabe destacar que es el primero de carácter abreviado que se celebra en la archidiócesis de Mérida-Badajoz, con na duración de dos días y medio en lugar de los tres y medio habituales. Con esta nueva modalidad, los responsables del Movimiento esperan que puedan participar mayor número de personas.

Los participantes llegaron a la casa a las 19,30 horas del viernes desde diversos lugares de nuestra archidiócesis: Atalaya, Badajoz, Lobón, Almendralejo, Barcarrota, Llerena y San Vicente de Alcántara.

El inicial clima de expectación de todos los participantes pronto dio lugar a otro de fraternidad y de apertura a la acción de Dios y a un sentimiento de pertenencia a la misma Iglesia.

 

Mirada a nuestro tiempo

De qué vive un cura

Se les suele decir a los que gozan de cierto bienestar: "Vives como un cura". Como miembro de ese gremio, les puedo decir a quienes utilizan esa frase que, si se refieren al bienestar espiritual, espero y deseo que tengan razón, y si es al material, aunque no es para tanto, tampoco podemos quejarnos. En cualquier caso, como me temo que muchos no lo saben, yo les invito a preguntarse: ¿De qué vive un cura? Es más, pienso que es un pregunta que todo cristiano debería hacerse.

En la brevedad de este artículo les ofrezco la respuesta: en concreto, en nuestra diócesis, las fuentes de sostenimiento del clero son la generosidad de los fieles y la solidaridad entre los sacerdotes. Todo sacerdote percibe un sueldo modesto, pero digno - la media está en torno a las cien mil pesetas- que, aunque no es el mismo para todos, no arroja grandes diferencias entre unos y otros. Tres son los capítulos de los que se nutre: de la aportación de los contribuyentes en su declaración de la renta, cuando ponen la famosa crucecita, de la colaboración de los fieles en las parroquias a través de cuotas o de limosnas por los servicios que reciben (sólo algo menos de la mitad, porque lo demás es para las necesidades de la actividad parroquial) y, sobre todo, de la solidaridad recíproca de unos sacerdotes con otros.

Todos los sacerdotes ponemos en una bolsa común nuestros ingresos, tanto los que nos llegan en las parroquias (la parte que nos corresponde), como los que percibimos por otras tareas y servicios, por ejemplo: clases de religión, capellanías, etc. Este fondo común, del que os estoy ofreciendo sólo una simplificación, que es reflejo de la unidad de nuestra misión y de la fraternidad entre nuestras personas, se reparte para que todos tengamos un sueldo digno y similar.

Amadeo Rodríguez Magro
 

Página litúrgica

Celebramos el XXXII Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Libro de la Sabiduría 6, 12-16

La sabiduría es radiante e inmarcesible, la ven fácilmente los que la aman, y la encuentran los que la buscan. Ella misma se da a conocer a los que la desean. Quien madruga por ella no se cansa: la encuentra sentada a la puerta. Meditar en ella es prudencia consumada, el que vela por ella pronto se ve libre de preocupaciones; ella misma va de un lado a otro buscando a los que la merecen; los aborda benigna por los caminos y les sale al paso en cada pensamiento.


Salmo 62, 2, 3-4, 5-6, 7-8

R. Mi alma está sedienta de ti, Señor, Dios mío.

Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo,
mi alma está sedienta de ti
mi carne tiene ansia de ti,
omo tierra reseca, agostada, sin agua.

¡Cómo te contemplaba en el santuario
viendo tu fuerza y tu gloria!
Tu gracia vale más que la vida,
te alabarán mis labios.

Carta 1ª de S. Pablo a los Tesalonicenses 4, 13-17

Hermanos: No queremos que ignoréis la suerte de los difuntos para que no os aflijáis como los hombres sin esperanza.

Pues si creemos que Jesús ha muerto y resucitado, del mismo modo a los que han muerto en Jesús, Dios los llevará con Él.

Esto es lo que os decimos como palabra del Señor: Nosotros, los que vivimos y quedamos para su venida, no aventajaremos a los difuntos.

Pues él mismo, el Señor, a la voz del arcángel y al son de la trompeta divina, descenderá del cielo, y los muertos en Cristo resucitarán en primer lugar.

Después nosotros, los que aún vivimos, seremos arrebatados con ellos en la nube, al encuentro del Señor, en el aire. Y así estaremos siempre con el Señor.

Consolaos, pues, mutuamente, con estas palabras.

Evangelio según san Mateo 25, 1-13

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:

- El reino de los cielos se parecerá a diez doncellas que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco sensatas.

Las necias, al tomar las lámparas, se dejaron el aceite; en cambio las sensatas se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas.

El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron. A medianoche se oyó una voz: "Que llega el esposo, salid a recibirlo".

Entonces se despertaron todas aquellas doncellas y se pusieron a preparar sus lámparas. Y las necias dijeron a las sensatas: "Dadnos un poco de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas".

Pero las sensatas contestaron: "Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis".

Mientras iban a comprarlo llegó el esposo y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta.

Más tarde llegaron también las otras doncellas, diciendo: "Señor, señor, ábrenos". Pero él respondió: "Os lo aseguro, no os conozco".

Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

8, lunes: Sb 1, 1-7; Lc 17, 1-6.
9, martes:Ez 47, 1-2. 8-9; Jn 2, 13-22.
10, miércoles: Sb 6, 1-11; Lc 17, 11-19.
11, jueves: Sb 7, 22-8, 1; Lc 17, 20-25.
12, viernes: Sb 13, 1-9; Lc 17, 26-37.
13, sábado: Sb 18, 14-16; 19, 6-9; Lc 18, 1-8.
14, domingo: Pr 31, 10-13. 19-20. 30-31; 1Ts 5, 1-6; Mt 25, 14-30.

 

Comentario Litúrgico

A su puerta la hallará sentada

Es una sugerente frase del libro de la Sabiduría y que, a lo largo de la tradición, ha servido para encauzar la vida cristiana a una doble convicción.

Primero, que antes que el hombre de un paso hacia Dios, El ya se le ha adelantado y le está esperando y, en segundo lugar, que el encuentro con Dios mas depende del futuro que del pasado que se haya vivido.

Es estupendo que, en casi al final del año litúrgico, se nos invite a reflexionar sobre estas dimensiones de nuestra vida de fe.

Con frecuencia, se nos hace insoportable ser cristianos porque el pasado nos pesa y no somos capaces de enderezar nuestro presente, por muchos esfuerzos y buenos propósitos que nos propongamos.

El salmo responsorial nos abre el horizonte que necesitamos, la esperanza. Si, en serio. Todo ese malestar que te produce el pasado y el presente tiene una dimensión que olvidamos y es que dentro de nosotros hay algo que busca un más allá o, como dice el responsorio, "mi alma esta sedienta de ti, Señor, Dios mío". Si no lo crees, recógete un momento y repite este versículo haciéndolo tu propia oración. Comprobarás que es un eco, quizá lejano, de lo que bulle en tu asustado corazón.

La lectura evangélica me recuerda el título de un libro de Carretto que, en su versión original, tenía este título: "Dios viene del futuro" y que en la versión española apareció con el de "Mañana será mejor". No dicen lo mismo pero son complementarios y nos ayuda a entender la parábola del evangelio.

Efectivamente, quien vive su vida mirando al Señor que viene constantemente, tendrá abierto su corazón a una perpetua alegría y lleno de paz.

Antonio Luis Martínez

Santoral

12 de noviembre: San Juan el Limosnero (+619)

Nacido de una rica familia chipriota,casado y padre, quedó como único superviviente a causa de las epidemias y vendió todo lo repartió a los pobres y viajó hasta Alejandría. La vida evangélica de Juan y su mucha virtud y ciencia, le valieron la elección como obispo: lo primero fue mandar que se hiciera un censo de los 'señores'. Preguntado para qué deseaba una relación de la nobleza, declara con pacífica sonrisa que se refiere a los pobres, los marginados y los mendigos, pues ellos son los 'señores' del Patriarca de Alejandría. El derroche con los necesitados fue total, exagerado, imprudente y, por tanto, evangélico.

Dicen que un hombre rico oyó decir que el patriarca alejandrino se cubría por la noche con una manta de tres al cuarto y le regaló una nueva. San Juan dijo entonces: "¿Qué pensará Cristo de un obispo que duerme bajo una colcha que ha costado 36 piezas de oro, mientras sus pobres pasan frío?". Mandó vender el rico cobertor, pero el acaudalado, llamado Sabino, le envió otro mejor.., que el santo volvió a vender, y así una y otra vez hasta que cuando se necesitaba dinero para los pobres, San Juan enviaba a alguien a recoger una nueva manta de la casa de su amigo, para subastarla después en la plaza pública.

Está visto que la creatividad del amor es lo más imaginativo que existe, sobre todo cuando el amor se dirige al fin más alto que puede ser pensado desde los criterios evangélicos: los pobres. Poner la predilección en cualquier otro amor contradice al amor de los amores.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

8, lunes: Claudio, Claro, Godofredo, José Nguyén.
9, martes: Ntra. Sra. de la Almudena, Ursino, Agripino.
10, miércoles: León Magno, Orestes, Andrés Avelino.
11, jueves: Martín de Tours, Menas, Marina de Omura.
12, viernes: Josafat, Nilo, Emiliano, Cuniberto, Millán.
13, sábado: Leandro, Arcadio, Nicolás I, Estanislao de Kostka.
14, domingo: Serapión, Dubricio.

Contraportada

Católicos y luteranos se levantan
las mutuas condenas

Histórico acuerdo en la ciudad alemana de Augsburgo

Luteranos y católicos han dado, el fin de semana pasado, un paso histórico levantando las mutuas condenas que, por motivos de divergencias dogmáticas, pesaban sobre unos y otros y que se remontan a los tiempos de Martín Lutero. La fecha y la ciudad escogidas no han sido casuales: en Augsburgo (Alemania) el 31 de octubre de 1517 el fundador del protestantismo publicó las noventa y cinco tesis sobre las indulgencias, que significaron la ruptura con la Iglesia de Roma.

Por eso, en Augsburgo comenzó una reunión de tres días de católicos y luteranos, que ha culminado el pasado 31 de octubre con la firma, por ambas partes, de la Declaración Común de la Iglesia Católica y la Federación Luterana Mundial sobre la Doctrina de la Justificación por la fe.

Juan Pablo II ha confesado su satisfacción por la firma de esta Declaración Común.

Etapa del camino ecuménico

El documento aprobado por católicos y luteranos, según el Papa, "constituye una base segura para continuar en la investigación teológica ecuménica y para afrontar las dificultades que todavía existen, con una esperanza más fundada para que puedan ser resueltas en el futuro. Al mismo tiempo, es una contribución extraordinaria a la purificación de la memoria histórica y al testimonio común".

El documento fue firmado por el cardenal Edward I. Cassidy, presidente del Pontificio Consejo para la promoción de la unidad de los cristianos, y por Christian Krause, presidente de la Federación Luterana Mundial.

La frase clave del documento es: "Confesamos juntos que no sobre la base de nuestros méritos sino sólo por medio de la gracia y en la fe en la obra salvífica de Cristo, somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo, que renueva nuestros corazones, nos habilita y nos llama a realizar las buenas obras" (párrafo nº15 de la Declaración final).

Un día histórico

El cardenal Edward I. Cassidy, declaró: "Hoy realmente es un día histórico para el moderno movimiento ecuménico. El acuerdo alcanzado con la Federación Luterana Mundial sobre verdades fundamentales acerca de la doctrina de la justificación tiene un gran significado no sólo para las dos partes directamente implicadas, sino también para todo el movimiento ecuménico, ya que la doctrina de la justificación está en el centro de la fe cristiana. Fue especialmente la diferente comprensión sobre esta fundamental enseñanza cristiana la que condujo a las disputas que llevaron a la Reforma".

El purpurado australiano añadió: "Por supuesto, no es el final de un camino concerniente a nuestro diálogo sobre esta cuestión y sus consecuencias. Como señala la Declaración Común sobre la Doctrina de la Justificación, todavía queda mucho trabajo por hacer, pero ha sido un paso que había que dar necesariamente antes de que se pudieran hacer más progresos".

"Lo que une es más fuerte"

El obispo Krause explicó, por su parte, que "lo que une es más fuerte de lo que diferencia o divide a las dos confesiones". Aquí echa sus raíces el diálogo teológico "que tiene que dar nuevos pasos". Pero el consenso teológico alcanzado, añadió el presidente de los luteranos de todo el mundo, llama también a actuar a favor de los más necesitados.

La firma del pronunciamiento fue precedida por una serie de misas en las parroquias de la ciudad. Entre otros, celebró una eucaristía el cardenal Miloslav Vlk, arzobispo de Praga y presidente del Consejo de las Conferencias Episcopales Católicas. Se organizó también una procesión que comenzó en la catedral católica, lugar que en sus cercanías está lleno de recuerdos de Lutero y de las vicisitudes del siglo XVI.

ZENIT

Juan Pablo II: "Se trata de una piedra angular"

"Se trata de una piedra angular para el complicado camino de la recomposición de la unidad plena entre los cristianos", afirmó Juan Pablo II respecto al documento de Augsburgo. El Papa agradeció a Dios el haber podido ser testigo de esta "meta intermedia a través del difícil, pero rico de alegría, camino de la unidad y de la comunión entre los cristianos". Y explicó que este paso "ofrece una respuesta significativa al deseo de Cristo quien, antes de su pasión, rezó al Padre para que todos sus discípulos fueran uno". Además, confesó que ha visto cumplirse el deseo que dejó escrito en noviembre de 1994 en la carta 'Tertio Millennio Adveniente' (n. 34) donde daba un nuevo impulso al camino ecuménico "de modo que ante el Gran Jubileo nos podamos presentar, si no del todo unidos, al menos mucho más próximos a superar las divisiones del segundo milenio".

El Santo Padre terminó agradeciendo la colaboración "de todos los que han rezado y trabajado para hacer posible esta declaración conjunta" y recordó que el Sínodo de los Obispos de Europa, que se concluyó en el Vaticano el pasado 23 de octubre, en el que participaron representantes de otras confesiones cristianas, mencionó entre los signos de esperanza de ese continente, testigo de casi todas las divisiones que han tenido lugar entre los cristianos, el camino ecuménico.



Return to Camino