Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 550. 7 de noviembre de 2004

Director: José María Gil

Redactores: Juan José Montes y José Carrasco


Portada

El próximo domingo 14 de noviembre se celebra el 'Día de la Iglesia Diocesana'

Una llamada para los bautizados a colaborar en su iglesia particular

"Colabora en la Iglesia ¡eres bautizado!" es el lema elegido este año para el Día de la Iglesia Diocesana, que se celebra el próximo domingo, 14 de noviembre. Esta jornada viene a recordarnos a todos los bautizados nuestra pertenencia a la Iglesia local, dentro de una diócesis, con lo que ello conlleva de espacio de vivencia de la fe y lugar donde se concreta nuestro compromiso como cristianos.

La diócesis de Mérida-Badajoz

Nuestra diócesis tiene una extensión de 17.611 kilómetros cuadrados y cuenta con cerca de 600.000 bautizados. Aunque el compromiso es muy diferente entre los miembros de la comunidad diocesana, son muchas las personas que trabajan en sus 216 parroquias, en distintos ámbitos, prestando un servicio que muestra la vitalidad de las comunidades cristianas. Sirviendo a estas comunidades se encuentran unos 300 sacerdotes diocesanos. Además hay más de 800 religiosas de vida activa y 16 comunidades de monjas contemplativas. Tampoco faltan los institutos seculares pues cinco tienen presencia en nuestra diócesis, entre ellos el 'Hogar de Nazaret', fundado por el fallecido sacerdote diocesano Luis Zambrano.

La actual diócesis de Mérida-Badajoz fue elevada, por el Papa Juan Pablo II, a sede metropolitana mediante la Bula "Universae Ecclesiae sustinentes", de 28 de julio de 1994 en la que también se designaba como sede arzobispal a la diócesis de Badajoz.


Editorial

Colaboración eclesial

CADA año -éste el próximo domingo 14 de Noviembre- la celebración del Día de la Iglesia diocesana persevera en su empeño de hacer caer en la cuenta a los católicos de su pertenencia a una comunidad eclesial concreta, en la que, como señala el Concilio Vaticano II, "se encuentra y opera verdaderamente la Iglesia de Cristo" (CD, 11).

Se trata de la diócesis, una realidad tan cercana a nosotros que viene precisamente calificada por el lugar donde se asienta hasta el punto de llevar su nombre: el de la propia tierra, en nuestro caso el de las capitales de Mérida y Badajoz.

Este arraigo de la Iglesia en lo nuestro exige, en correspondencia, que también lo sea de los fieles en la comunidad eclesial hasta el punto de considerarla familiar y, al igual que en la verdadera relación con Dios no se entiende una fe sólo nominal y ayuna de obras y coherencia, la pertenencia a la Iglesia tampoco puede ser meramente honorífica, exenta de responsabilidades y compromisos para con ella.

El sentirla como propia ha de llevar a arrimar el hombro por sacarla adelante, trabajando con otros en la misión común, en la que cada uno ha de encontrar su propio espacio para desarrollar los propios carismas o cualidades dadas por Dios para el común beneficio. El título para ello nace de la condición de bautizados por el que no sólo se nace a la vida eterna y se adquiere la inestimable condición de hijos de Dios, sino también se produce la incorporación al Pueblo de Dios que es la Iglesia. Se trata de una nueva ciudadanía de la que dimanan derechos, pero también deberes.

Es precisamente el trabajo y compromiso común con otros fieles, el colaborar, en lo que pone el acento este año la campaña del Día de la Iglesia Diocesana. Labor hay para todos en los distintos campos de la misión de la Iglesia: desde la liturgia hasta la acción sociocaritativa, desde la catequesis y la evangelización hasta las tareas organizativas, ya sea de puertas adentro de la organización eclesial o en el testimonio cristiano en medio del mundo, en la sociedad civil a la que también beneficia la Iglesia con su misión trascendente y su acción humanizadora.

Esta colaboración en la Iglesia, hoy más necesaria y urgente que nunca, ha de hacerse concreta por parte de cada uno de los fieles y ha de pasar también por la generosa aportación económica de estos a su sostenimiento, a fin de que pueda cumplir adecuadamente su misión con libertad.


Palabras del Arzobispo

Carta pastoral con motivo del Día de la Iglesia Diocesana

Queridos hermanos y hermanas, miembros de esta querida archidiócesis de Mérida-Badajoz:

Me dirijo a vosotros con especial interés e ilusión para expresaros brevemente algo que considero muy importante para nuestra vida como discípulos de Jesucristo presentes en el mundo, y con una responsabilidad concreta en la gran familia que él fundó.

Cuando la Iglesia establece una jornada para que, en ella, todos los cristianos pongamos la atención sobre un objetivo concreto, nos está manifestando la singular importancia que éste tiene para nosotros y para la Comunidad eclesial. El próximo Domingo, 14 de Noviembre celebraremos el "Día de la Iglesia Diocesana".

La Diócesis hace presente a la Iglesia Universal Una, Santa, Católica y Apostólica, fundada por Jesucristo sobre el cimiento de los Apóstoles. El Espíritu Santo la anima, la dirige y la sostiene.

La Santa Madre Iglesia es, para nosotros, signo eficiente de salvación, maestra de la verdad divina que Jesucristo nos reveló, y escuela donde podemos aprender y disfrutar la altura, la anchura y la profundidad infinitas del amor de Dios Padre, creador y salvador de todos los hombres y mujeres que creen en Él.

Cuando afirmamos que la Diócesis hace presente a la Iglesia universal, estamos diciendo que en la Iglesia diocesana podemos encontrarnos con el Misterio de Dios que

no cesa de obrar a favor nuestro, con la enseñanza de Jesucristo que nos enseña el camino de la vida, con la gracia de la salvación que por nosotros mismos no podríamos lograr. La Iglesia diocesana es el hogar donde podemos reconocernos como hermanos puesto que somos hijos adoptivos de Dios por el Bautismo, y hermanos que se alimentan del mismo Pan y en la misma Mesa que es la Eucaristía, cuerpo y sangre de Jesucristo sacramentado.

La Diócesis, presidida por el Obispo en el Nombre del Señor, único Buen

Pastor, da sentido cada Comunidad parroquial presidida por un Presbítero como colaborador necesario del Obispo.

En la Diócesis podemos vivir la realidad inmensamente rica de la unión de las diversas comunidades cristianas insertas en un mismo territorio encomendado a un sucesor de los apóstoles.

En la Diócesis podemos y debemos ejercer adecuadamente la caridad que es el distintivo de los cristianos. Ella nos une interiormente moviéndonos a procurar para los hermanos y para las distintas Comunidades aquello que necesitan y que nos está a su alcance.

¿No os parece, queridos hermanos y hermanas, que merece una especialísima atención por nuestra parte el mensaje que la Iglesia nos invita a considerar en el "Día de la Iglesia Diocesana?

Pensemos que, desde que recibimos el Bautismo, somos verdaderamente miembros de la Iglesia. S. Pablo la compara con un cuerpo vivo del que cada uno somos miembros y, por tanto, necesarios para la plena salud del organismo.

Consideremos la responsabilidad que nos incumbe en la Iglesia puesto que, como miembros de un mismo cuerpo, nadie puede evadirse del conjunto orgánico sin hacer peligrar la salud y el equilibrio armónico de sus funciones vitales.

Cada uno debe descubrir, con la ayuda de los demás, cual es su lugar en la Iglesia, procurando ejercerlo con ilusión y entrega, bien sea en la Comunidad parroquial, o en los trabajos de más amplio alcance. Todos son necesarios para la vitalización de la Diócesis y para el consiguiente servicio a las Parroquias y a las demás instituciones internas a la Iglesia Particular.

Queridos diocesanos: sed atentos a la llamada de la Iglesia y generosos al responderle.

Quiero insistir en que vuestra participación responsable es necesaria para el desarrollo de las muchas y muy importantes actividades propias de la Iglesia en la Diócesis y en las Parroquias.

También debo deciros que, aunque en ocasiones se haya procurado hacer creer lo contrario, la Iglesia es pobre. No cuenta con los recursos necesarios para hacer frente al sostenimiento de los programas de caridad, al desarrollo de las diversas y abundantes actividades pastorales, a los cuidados ordinarios imprescindibles para el mantenimiento de los edificios de culto y de formación cristiana.

Por todo ello, en este "Día de la Iglesia Diocesana" os pido encarecidamente generosidad de corazón para pensar cual debe ser vuestro compromiso en la Iglesia y con la Iglesia, para cumplirlo con verdadero desprendimiento y alegría, y para invitar a los hermanos a considerar y atender la llamada maternal y humilde de la Iglesia en este día.

Que vuestros propósitos, oraciones y donativos sean un signo elocuente de vuestra conciencia eclesial.

Santiago, Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

"Día de la Iglesia Diocesana": una jornada para meditar sobre nuestro compromiso en la Iglesia local

El lema elegido es "Colabora en la Iglesia ¡eres bautizado!"

El próximo domingo, 14 de noviembre, se celebra el Día de la Iglesia Diocesana con el lema "Colabora en la Iglesia ¡eres bautizado!", una jornada con la que se quiere recordar a todos los bautizados que son miembros de la Iglesia diocesana en la que viven su fe y con la que tienen un compromiso, tanto de participación como de sostenimiento de la misma.

El vicario de Comunión y Solidaridad de nuestra diócesis, don José Antonio Salguero, señala que el día de la Iglesia Diocesana nos viene a decir que todos los bautizados "forman parte de la comunidad diocesana y parroquial donde viven su fe y celebran los misterios de salvación; muchos de ellos participan en asociaciones, organizaciones y movimientos que agrupan a los católicos con distintos objetivos: evangelizadores, litúrgicos, sociales etc".

Números para el análisis

Si atendemos a los números, la Iglesia de Mérida-Badajoz tiene una extensión de 17.611 kilómetros cuadrados y cuenta con cerca de 600.000 bautizados. El compromiso es muy diferente entre los miembros de la comunidad diocesana, pero son muchas las personas que trabajan en sus parroquias en distintos ámbitos, prestando un servicio que muestra la vitalidad de las comunidades cristianas de nuestra diócesis.

El número de parroquias es de 216 y el de sacerdotes diocesanos de 300, además de los sacerdotes pertenecientes a diferentes congregaciones religiosas trabajan en parroquias; el número de religiosas de vida activa es de cerca de 800 y el de vida contemplativa de 200.

En nuestra diócesis tienen presencia 76 comunidades de religiosas y 13 de religiosos de vida activa, además de 16 comunidades de vida contemplativa femenina y 5 institutos seculares.

Son muchos los canales de participación de los católicos en la vida de la Iglesia, desde integrarse en los distintos campos de la pastoral como pueden ser la catequesis, la acción sociocaritativa, la pastoral de la salud etc, hasta la contribución al sostenimiento económico de la Iglesia: con una cuota periódica para financiar las necesidades básicas como son las acciones litúrgicas, personal dedicado a la Iglesia, ayuda a los necesitados, con la X en la declaración de la renta o con los donativos que se pueden hacer para otras necesidades como misiones, cáritas, seminario etc.

Historia reciente

La actual diócesis de Mérida-Badajoz fue erigida por el Papa Juan Pablo II sede metropolitana mediante la Bula "Universae Ecclesiae sustinentes", de 28 de julio de 1994 por la que elevaba a arzobispado la diócesis de Badajoz, erigida en el año 1230 por el Papa Gregorio IX con el título de Pacensis, saltando un paréntesis de cinco siglos de dominación musulmana desde la antigua metrópoli Emérita Augusta.

Yo soy Iglesia...

Pepe Lucas es catequista. Imparte catequesis en su parroquia desde hace 20 años. Asegura que la razón que lo llevó a implicarse en esta actividad fue doble; por un lado dar una respuesta a la demanda de la parroquia ante la necesidad de personas que fueran un referente cristiano para los que venían detrás y por otro lado, también una respuesta interior a la llamada de Dios a implicarse en su comunidad parroquial.

Destaca que para él todo esto ha supuesto también una oportunidad de aprender y formarse interiormente. "Me ha ayudado -declara- a comprender que un catequista no está nunca formado, tenemos que valorar todos los cauces de formación que se nos ofertan".

Para Pepe, la labor de catequesis no debe estar reducida a una hora semanal, debe complementarse con una relación personal con los catecúmenos e incluso con las familias.

Isabel Acosta trabaja en su parroquia desde hace 20 años, en los que se ha implicado en muchas labores.

Afirma que lo que marcó su vida fue conocer e integrarse en una pequeña comunidad; esa experiencia le hizo comprender que su fe le exigía dar y darse, por lo que se decidió a marcharse como misionera seglar durante tres años a Guinea y posteriormente a Camerún otro año más.

"En mi vida -dice- la participación en las necesidades de la Iglesia es un compromiso que se deriva de mi fe como cristiana. Creo que en general a los cristianos se nos pide dar con nuestra vida fe en el mensaje de Jesús".

Actualmente es voluntaria de Cáritas, coordina la Cáritas Interparroquial de Badajoz y está integrada en catequesis familiar.

Carlos Ubieto es profesor, pero su vida tiene más contenido: es animador de jóvenes, miembro de la permanente diocesana de Pastoral Juvenil y catequista de confirmación. Asegura que, al igual que a él le transmitieron otros la fe, él se siente obligado a hacerlo con los demás. Su decisión se ha visto favorecida por el hecho de que en su casa también existe un compromiso por parte de sus padres y de su hermana que ha tomado el ejemplo del resto .

Para Carlos, "cuando uno se siente cristiano, no se puede quedar en casa o asistir a misa de vez en cuando, la fe obliga también a implicarse en la vida de la parroquia o a asumir un compromiso social desde esa fe que debe orientar toda la vida".

Manifiesta que es necesario concienciar a las nuevas generaciones, con las que él mismo trabaja, a continuar la labor de extender el mensaje de Jesús implicándose en la vida de sus parroquias y de su diócesis.

 

Reacción de la CEE al Real Decreto

Los obispos rechazan el reglamento gubernamental de reproducción asistida

Tras conocerse la decisión adoptada hoy en el Consejo de Ministros respecto a la aprobación de un Real Decreto que desarrolla la Ley de Reproducción Asistida aprobada por el anterior gobierno, abriendo las puertas a la investigación con células embrionarias, la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha manifestado su oposición.

Según la nota de la CEE se trata de un Decreto que "desvirtúa las mejoras de la reforma de Noviembre de 2003 (45/2003) de la Ley de Reproducción Asistida" y que permite "producir" embriones prácticamente sin restricción alguna, abriendo "la puerta a la investigación con seres humanos en estado embrionario".

Ante esta medida "que contradice la dignidad del hombre y su derecho a la vida", los obispos recuerdan cinco puntos importantes recogidos ya en diversos documentos eclesiales, recordando "las exigencias éticas de la ciencia", postura que "no supone ni recelo ni oposición ante el progreso científico", sino una garantía de "que la ciencia esté siempre al servicio del hombre y de su verdadero progreso".

En primer lugar, "la producción de seres humanos en laboratorio, independientemente de su fin, contradice la dignidad de la persona y es éticamente inadmisible", según ha recordado la CEE "denunciando la Ley de Reproducción de 1988 como una ley injusta", porque "a su amparo se viola el derecho de los hijos a ser engendrados en el acto fecundo de donación interpersonal de los padres".

Atentado contra la persona

Los obispos afirman luego que a esta situación se añade "la experimentación con estos seres humanos "sobrantes" de los procesos de fecundación", lo que se convierte en "un atentado más contra su dignidad personal".

Además, la nota de la CEE recuerda que "descongelar los embriones 'sobrantes' para reanimarlos y luego quitarles la vida en la obtención de sus células madre como material de experimentación es una acción gravemente ilícita que no puede ser justificada por ninguna finalidad supuestamente terapéutica".

La CEE advierte ante esta situación que "es previsible un aumento del número de embriones congelados y la reproducción agravada de una situación que ya había creado una cierta alarma social".

Los obispos han venido manteniendo también que "la investigación con células madre procedentes de adultos es una alternativa real" y que "esta fructífera vía de investigación no implica problema ético alguno, y ha conseguido ya resultados que la Iglesia alienta y ve con esperanza". La última consecuencia de "estos experimentos" es que "llevan implícita la aplicación de sus resultados a la clonación con fines terapéuticos".

Sobre este asunto, la Santa Sede se ha pronunciado ante la ONU afirmando que "la clonación reproductiva y la clonación "terapéutica" o "de investigación" no son dos tipos diferentes de clonación: implican el mismo proceso técnico de clonación y difieren únicamente en los objetivos que persiguen".

Los obispos consideran que "por muy noble que sea el fin perseguido, es inaceptable moralmente la producción, manipulación y destrucción de embriones humanos". "Nunca se puede instrumentalizar al ser humano. La ciencia y la técnica requieren la ética para no degradar sino promover la dignidad humana". (Véritas)

 

La Santa Sede publica por primera vez un Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia

Redactado por el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz

Por primera vez en la historia, la Santa Sede ha publicado un Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, redactado por el Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz.

"No avanzamos hipótesis ni decimos nada que no haya sido dicho antes por los Papas", aclaró el cardenal Renato R. Martino, presidente de ese organismo vaticano, al presentar el volumen a la prensa.

"El compendio no es un catecismo, pues la palabra catecismo da la idea de algo más definido, fijo", añadió el cardenal Martino en el encuentro con los periodistas celebrado en la Sala de Prensa del Vaticano. El Consejo Justicia y la Paz, aclaró, "es responsable de la manera en que se presenta el volumen, pero todo el contenido ha sido dicho antes por los Papas".

La idea del Compendio fue propuesta por el mismo Juan Pablo II en la exhortación apostólica "Ecclesia in América" (1999) en la que escribía: "Sería muy útil un compendio o síntesis autorizada de la doctrina social católica" para mostrar "la relación existente entre ella y la nueva evangelización".

La obra fue comenzada hace cinco años por el cardenal vietnamita François-Xavier Nguyên Van Thuân, antiguo presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz. Su enfermedad y fallecimiento, así como su relevo en el cargo, explicó el cardenal Martino, han provocado un inevitable retraso en la redacción.

El compendio ha contado con la colaboración de distintos organismos vaticanos. En el encuentro con la prensa, el obispo Giampaolo Crepaldi, secretario del Consejo Pontificio Justicia y Paz, --calificado por el cardenal Martino como "alma del Compendio"-- reveló que la Congregación para la Doctrina de la Fe ha revisado el texto dos veces.

El volumen comienza con una carta del cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado, en la que explica que estas páginas serán de gran utilidad en un contexto "en el que la humanidad pide hoy mayor justicia para afrontar el amplio fenómeno de la globalización".

Tras una introducción sobre "Un humanismo integral y solidario", el compendio se divide en doce capítulos y una conclusión en la que se aboga "Por una civilización del amor".

Entre los capítulos más destacados, cabe señalar el dedicado a "La familia, célula vital de la sociedad", o los que se centran en el "Trabajo", "La vida económica", "La comunidad política", "La comunidad internacional", "La salvaguarda del ambiente", "La promoción de la paz". (Zenit)


Información Diocesana

Entre los objetivos de ésta, mostrar su apoyo y solidaridad con las comunidades cristianas de allí.

Monseñor Santiago García Aracil participa en la Peregrinación de la CEE a Tierra Santa

Miembros de la Conferencia Episcopal Española (CEE) han participado, del 27 al 31 de octubre, en la Peregrinación Institucional a Tierra Santa que tenía como objetivo mostrar su apoyo, cercanía y solidaridad con las comunidades cristianas de los Santos Lugares.

En esta Peregrinación institucional ha participado Monseñor Santiago García Aracil, arzobispo de Mérida-Badajoz. En total la expedición la estaba compuesta por 9 obispos -entre ellos los arzobispos eméritos de Barcelona, Urgel y Castrense y los titulares de Zaragoza y Toledo- 6 sacerdotes -uno de ellos el Secretario General de la CEE, padre Juan Antonio Martínez Camino- y varios laicos -con el Director de la Oficina de Información de la CEE, Isidro Catela, a la cabeza.

En un apretado programa, los participantes recorrieron los lugares más emblemáticos de Tierra Santa y mantuvieron diversos encuentros con las comunidades cristianas de allí, así como con los españoles que se encuentran en Tierra Santa.

El mismo día de su llegada se tenía el primer acto oficial, pues la comitiva era recibida por el Cónsul General de España en Jerusalén, José María Ferré, y por el Nuncio de Israel y Delegado Apostólico en Jerusalén, Monseñor Pietro Sambi.

En este primer acto, el Cónsul General realizó un repaso histórico-político de la situación en Tierra Santa y afirmó que la visita de la delegación de la CEE era muy importante para la normalización de las peregrinaciones a Tierra Santa desde España. Según Ferré, "el recuperar Tierra Santa como lugar de peregrinación, de libertad religiosa y de libertad de culto, es un tema que indudablemente ayudará a la paz", y apuntó que sería muy bueno si "también los musulmanes pudieran peregrinar en paz".

En este encuentro, intervino también el Nuncio de Israel, Monseñor Sambi, quien afirmó que "cuando veo a los peregrinos cristianos rezando sin odio en sus ojos, a derecha e izquierda veo que se introduce un elemento de distensión en el clima que se respira en esta tierra. El peregrinaje es una contribución a la atmósfera de paz".

"Ustedes ­continuó- con su presencia nos ayudan a esperar. Visiten todas las piedras santas, pero también a las piedras vivas de la comunidad cristiana para ayudarle a esperar".

Por su parte, el Secretario General de la CEE, Juan Antonio Martínez Camino, al expresar "nuestra viva gratitud" por la ayuda prestada por el Nuncio y el Cónsul para llevar a cabo esta peregrinación destacó que "venimos como hermanos en el episcopado a visitar a nuestros hermanos cristianos y, en particular a los pastores que cuidan de las comunidades de estas tierras, desde las que el colegio apostólicos se dispersó por todo el mundo siguiendo el mandato misionero del Señor".

"Venimos ­explicó- para prestar nuestro apoyo espiritual y material a nuestros hermanos católicos y cristianos de estas tierras tan probadas por la guerra y la violencia. Queremos también que nuestra peregrinación anime a los católicos españoles a seguir peregrinando a Tierra Santa, como siempre lo han hecho".

Encuentro con el Patriarca

Entre los otros encuentros celebrado durante esta peregrinación está el tenido con el Patriarca de Jerusalén de los Latinos, Michel Sabbah. Durante el encuentro, monseñor Elías Yanes, arzobispo de Zaragoza, pronunció un discurso en el que expresó el compromiso de los obispos españoles de "sensibilizar a nuestros fieles para la realización en Tierra Santa de la paz, de la justicia, de la reconciliación y del perdón".

Monseñor Yanes explicó que esta peregrinación responde al ruego del Patriarca de acudir "en ayuda de los católicos que viven y sufren en esta tierra, para que los católicos de las diócesis de la Iglesia en España, vean que se puede peregrinar a Tierra Santa, con alguna dificultad, pero también con libertad".

El prelado recordó también "el mensaje de la Conferencia de obispos de rito latino de las regiones árabes y la Conferencia de obispos de la región del norte de África, a todos los hermanos en el episcopado del mundo, en el que afirman que el conflicto de Tierra Santa concierne a todo cristiano".

Durante esta visita, los obispos intercambiaron pareceres con sus homónimos de Tierra Santa y les entregaron una aportación económica en nombre de la Conferencia Episcopal Española.

Este mismo día, Monseñor Santiago García Aracil , presidía la Hora Santa que celebraron los peregrinos.

Romería de familias cristianas

Los miembros de la delegación de la Conferencia Episcopal Española, como último acto de esta peregrinación institucional a Tierra Santa, participaron hoy en una romería en el Santuario Nuestra Señora de Palestina junto a más de mil cristianos palestinos.

Estuvieron presentes en la romería y en la eucaristía posterior, el Patriarca Latino Michel Sabbah, el Nuncio Apostólico en Israel, los franciscanos de la Custodia de los Santos Lugares, y los Caballeros y Damas de la Orden del Santo Sepulcro, además de los obispos españoles.

A 'pie de escalera' para emprender el viaje de regreso, el Cardenal Ricard María Carlés, arzobispo emérito de Barcelona, se declaró "muy impresionado" en este viaje que para él es el primero que realiza a los Santos Lugares y afirmó que "sería muy triste que los cristianos no nos diéramos cuenta de que no se trata sólo de defender los Santos Lugares, sino a las comunidades cristianas, para que sigan viviendo aquí y no se vean forzadas a emigrar".

(Redacción/Véritas)

 

Se celebrará el próximo fin de semana en Madrid

Una representación de nuestra diócesis asistirá al Congreso de Apostolado Seglar

Del 12 al 14 de este mes se celebrará en Madrid un congreso sobre Apostolado Seglar, organizado por la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, al que asistirá una representación de nuestra diócesis formada por 17 personas entre representantes de movimientos y de parroquias, según ha manifestado el delegado episcopal para los laicos de Mérida-Badajoz, don Luis Romero.

El objetivo más concreto es el impulso para la presencia, testimonio y dimensión pública de la fe de los cristianos laicos para llevar la Buena Noticia a todos los ámbitos de la sociedad y desde ahí se irían abordando todas las otras dimensiones.

En la presentación del congreso, don Antonio Cartagena Ruiz, director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, señala que "de acuerdo con las propuestas pastorales de la Conferencia Episcopal de promover la Acción Católica y el apostolado organizado, y para promover una mayor comunicación con los nuevos movimientos y comunidades eclesiales, proponemos la celebración de un Congreso nacional sobre Apostolado Seglar que aborde en este comienzo de siglo la acción pastoral y evangelizadora en la Iglesia y en la sociedad actual. El mayor conocimiento entre unos y otros, el intercambio de experiencias, el apoyo mutuo y la reflexión teológica y pastoral sobre la acción apostólica de los laicos y la 'espiritualidad de comunión' será imprescindible para la nueva evangelización en este tiempo".

Mayor comunicación

Por lo que se refiere a los contenidos vienen dados de alguna manera por el sentido de la propuesta del Plan Pastoral de la CEE: promoción de mayor comunicación, acción pastoral y evangelizadora en la Iglesia y en la sociedad; mayor conocimiento, intercambio de experiencias; apoyo mutuo; acción apostólica y espiritualidad de comunión.

 

Celebrada la IX Asamblea Regional de Pastoral Obrera

La parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe de Cáceres acogió recientemente la IX Asamblea Regional de Pastoral Obrera. El Obispo de Coria-Cáceres, don Ciriaco Benavente, que presidió el encuentro, presentó su experiencia y testimonio acerca del trabajo previo y la aprobación del documento de la pastoral obrera de toda la Iglesia en la LXII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, en noviembre de 1994.

Entre otros aspectos resaltó su sencillez y claridad, concreto en propuestas operativas y su buena fundamentación doctrinal en otros documentos del Magisterio y de la Doctrina Social de la Iglesia.

Don Felipe García, delegado regional de Pastoral Obrera presentó con claridad el documento y animó a los asistentes a darlo a conocer a otras personas e instituciones del mundo obrero y de la Iglesia.

Como conclusiones y compromisos se concretaron, entre otros, presentar el documento a los agentes de pastoral de las diferentes comunidades, aprovechar los encuentros diocesanos de catequistas para presentar dicho documento, presentarlo a los profesores de religión, a los seminaristas y a las religiosas que trabajan en ambientes obreros, señalar una jornada en cada diócesis para presentar el documento y asegurar en cada diócesis las escuelas de formación sobre la dimensión social y política de la fe.

En la IX Asamblea de Pastoral Obrera Regional tomaron parte militantes y consiliarios de los movimientos obreros de la Acción Católica (JOC y HOAC) y del Movimiento Rural Cristiano de Adultos, representantes de las cáritas parroquiales, catequistas, Pastoral de la Salud, equipos de Pastoral Obrera, Seminaristas, el rector del seminario de Coria-Cáceres y religiosas de distintas congregaciones.

 

Fregenal de la Sierra

Los gitanos se reunieron a los pies de la virgen de Ntra. Sra. de los Remedios

Como cada año, el último fin de semana de octubre se celebró la tradicional romería gitana de la Virgen de los Remedios, en Fregenal de la Sierra.

Este año, en su XXXV edición, se pedía especialmente por la paz del mundo en la Eucaristía del sábado, día 30 de octubre, con la que se iniciaba esta Romería a la que acuden gitanos de toda España y de la vecina Portugal.

El programa incluía el tradicional festival flamenco y fiestas en torno a las hogueras, las conocidas "juergas". El domingo la Eucaristía, que se celebró en el interior del Santuario por el estado del tiempo, era presidida por el obispo de Coria-Cáceres, don Ciriaco Benavente.


Liturgia dominical

Celebramos el XXXII domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Segundo libro de los Macabeos 7, 1-2, 9-14

En aquellos días, arrestaron a siete hermanos con su madre. El rey los hizo azotar con látigos y nervios para forzarlos a comer carne de cerdo, prohibida por la Ley.

Uno de ellos habló en nombre de los demás: ¿Qué pretendes sacar de nosotros? Estamos dispuestos a morir antes que quebrantar la ley de nuestros padres.

El segundo, estando para morir, dijo: Tú, malvado, nos arrancas la vida presente; pero, cuando hayamos muerto por su ley, el rey del universo nos resucitará para una vida eterna.

Después se divertían con el tercero. Invitado a sacar la lengua, lo hizo en seguida, y alargó las manos con gran valor. Y habló dignamente: De dios las recibí, y por sus leyes las desprecio; espero recobrarlas del mismo Dios.

El rey su corte se asombraron del valor con que el joven despreciaba los tormentos. Cuando murió éste, torturaron de modo semejante al cuarto. Y, cuando estaba para morir, dijo: Vale la pena morir a manos de los hombres, cuando se espera que Dios mismo nos resucitará. Tú, en cambio, no resucitarás para la vida.

 

Salmo 16, 1, 5-6, 8 y 15

R. Al despertar me saciaré de tu/ semblante, Señor.

Señor, escucha mi apelación,/ atiende a mis clamores;/ presta oído a mi súplica,/ que en mis labios no hay engaño.

Mis pies estuvieron firmes en tus caminos,/ y no vacilaron mis pasos./ Yo te invoco porque tú me respondes, Dios mío;/ inclina el oído y escucha mis palabras.

 

Segunda carta a los Tesalonicenses 2, 16-3, 5

Hermanos: Que Jesucristo, nuestro Señor, y Dios, nuestro Padre, que nos ha amado tanto y nos ha regalado un consuelo permanente y una gran esperanza, os consuele internamente y os dé fuerza para toda clase de palabras y de obras buenas. Por lo demás, hermanos, rezad por nosotros, para que la palabra de Dios siga el avance glorioso que comenzó entre vosotros, y para que nos libre de los hombres perversos y malvados, porque la fe no es de todos. El Señor, que es fiel, os dará fuerzas y os librará del Maligno. Por el Señor, estamos seguros de que ya cumplís y seguiréis cumpliendo todo lo que os hemos enseñado. Que el Señor dirija vuestro corazón, para que améis a Dios y tengáis la constancia de Cristo.

 

Evangelio según san Lucas 20, 27-38

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección, y le preguntaron: Maestro, Moisés nos dejó escrito: 'Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano". Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella.

Jesús les contestó: En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero lo que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor "Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob". No es Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos están vivos.

 

Comentario Litúrgico

No es un Dios de muertos

No hace muchos días la liturgia y la religiosidad popular pusieron delante de nosotros la realidad de la muerte. Y lo han hecho aunque es un tema que la cultura, que se nos quiere imponer, intenta olvidar y maquillar de mil maneras porque la realidad de la muerte impone un límite hiriente a todo ese proyecto humano que se está fraguando apoyándose en el consumismo y en la cultura del fin de semana, que pretende sacar de la vida el máximo de goce sin respetar barreras éticas ni la misma dignidad humana.

Las lecturas de hoy nos recuerdan las verdades fundamentales que apuntalan el significado de la muerte y el sentido total de la vida humana.

La primera lectura pertenece al Antiguo Testamento en el que aún no había resplandecido la luz de la resurrección de Cristo. Pero ya los israelitas piadosos comenzaron a intuir que el Dios, que los profetas mostraban como la roca y el pastor de Israel y que amaba tiernamente al hombre, no podía abandonar a sus fieles precisamente el momento crucial de la muerte.

Es lo que expresa, en la primera lectura, la frase del joven macabeo: "Vale la pena morir en manos de los hombres cuando se espera que Dios mismo nos resucitará".

Es el argumento que usó Jesús contra los saduceos: si Dios se presenta como el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob es porque estos grandes creyentes están vivos para él, porque no es "un Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos".

En el NT, tenemos la confirmación de toda esta intuición en el acontecimiento de la muerte y resurrección de Cristo que, precisamente, se hace presente en la Eucaristía.

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

8, lunes: Tt 1, 1-9; Lc 17, 1-6.
9, martes: Ez 47, 1-2.8-9; 1Co 3, 9c-11, 16-17; Jn 2, 13-22.
10, miércoles: Tt 3, 1-7; Lc 17, 11-19.
11, jueves: Flm 7-20; Lc 17, 20-25.
12, viernes: 2Jn 4-9; Lc 17, 26-37.
13, sábado: 3Jn 5-8; Lc 18, 1-8.
14, domingo: Malq 3, 19-20; Tes 3, 7-12; Lc 21, 5-19.

 

Santoral

13 de noviembre: San Leandro (ss. VI-VII)

San Leandro nació en torno a los años 535-540 en Cartagena, de una familia de origen grecolatino, cuya vivencia de la religión cristiana queda refrendada por la vida de sus hijos, cuatro de los cuales - lsidoro, Fulgencio, Florentina y Leandro- merecieron el honor de los santos.

Leandro se consagró pronto a Dios en la vida monástica atendiendo, sobre todo, a la formación de los jóvenes. Nombrado obispo de Sevilla, no descuidó esa tarea, creando una escuela en la que se formaría el futuro San Hermenegildo y su hermano Recaredo, factores de la conversión del pueblo visigodo al cristianismo.

Desterrado por el padre de ambos, el rey Leovigildo, marchó Leandro a Constantinopla, donde trabó amistad con el que, andando el tiempo, sería el papa Gregorio Magno. Al comenzar el reinado de Recaredo, pudo retornar Leandro a su sede arzobispal, presidiendo poco más tarde el histórico Concilio III de Toledo (589) y asistiendo a la abjuración de la herejía arriana del propio monarca.

Consagró el resto de sus días a consolidar el edificio que tan buenos cimientos había recibido, con la presencia de su propia vida y con la luz de sus escritos que tendían, por encima de todo, al robustecimiento; de la fe ante cualquier error. Aquejado por la gota, murió hacia el año 600, probablemente el mismo año en qué, lo hiciera el propio rey Recaredo.

Los santos de la semana

8, lunes: Claudio, Nicóstrato, Sinforiano, Castorio.
9, martes: Ntra. Sra. de la Almudena,Toedoro, Orestes, Alejandro.
10, miércoles: Millán,Victoria, Andrés Avelino, Ninfa, Tiberio.
11, jueves: Martín de Tours, Menes, valentín, Feliciano.
12, viernes: Josefat, Teodoro, Martín.
13, sábado: Leandro,Diego de Alcalá, Valentín Salutor, Arcadio.
14, domingo: Clementino, Filomeno, Venerando,Veneranda, Serapio.


Contraportada

Juan Santiago Garrido Moreno, Secretario General de la CONCAPA en Extremadura

Si deseamos que nuestros hijos reciban formación moral tenemos derecho de que el Estado lo atienda

Durante estos días asistimos a un debate que tiene como centro el legítimo derecho de los padres a elegir libremente la educación de sus hijos que esté de acuerdo con sus convicciones morales y religiosas.

Distintas asociaciones de padres y profesores están promoviendo una campaña de recogida de firmas para pedir que la enseñanza de Religión se regule dentro del Sistema Educativo Español según se establecía en la LOCE (Ley de Calidad de la Enseñanza), que regulaba el estudio del hecho religioso en la escuela con la posibilidad de elegir la línea confesional y la aconfesional en igualdad de condiciones. Sobre este tema dialogamos esta semana con Juan Santiago Garrido Moreno, Secretario General de la CONCAPA (Confederación Católica de Padres de Alumnos) en Extremadura.

- Las asociaciones de padres han abierto un proceso de recogida de firmas para realizar ciertas reclamaciones en torno a la enseñanza religiosa. ¿En qué consiste ese proceso y qué se está demandando?

- El proceso de recogida está dentro de un documento, la propuesta de debate que ha hecho la Ministra de Educación en la que pretende debatir una serie de cuestiones relativas a la educación, entre otras cómo enseñar y cómo evaluar la Religión. Lo que hace la ministra en el documento de debate es situar la enseñanza de la Religión en un plano totalmente nuevo en la enseñanza española: divide la enseñanza de Religión en dos partes, una confesional y otra no confesional que sería común para todos. El problema de la enseñanza confesional es que no sería evaluable, el documento de debate no indica en que horario se impartirían las clases.

En CONCAPA vamos a difundir esta campaña a través de nuestras asociaciones, no hay que confundirla con otra que hemos realizado anteriormente, esta es mucho más completa, supera a la anterior. Para complementar a nuestras asociaciones de madres y padres de alumnos, estamos potenciando la campaña en parroquias, etc.

- En el fondo estamos ante una clara marginación del tratamiento confesional del fenómeno religioso amparándose en un supuesto pluralismo social con la paradoja de que el 80% de los padres piden clases de Religión. Esto es una manipulación del concepto de pluralismo y el de libertad.

- El problema es que atenta muy directamente contra la Constitución Española, un texto que hemos aprobado los españoles, que nos ha proporcionado ya 26 años de democracia. Atenta contra el artículo 27 de la carta Magna, donde se establece el derecho que tenemos los padres y las madres para que nuestros hijos reciban la educación moral conforme a nuestras creencias religiosas. Si nosotros, como católicos, otros como musulmanes, otros como judíos... deseamos que nuestros hijos reciban esa formación moral estamos en nuestro derecho para que el Estado lo atienda. Es un mandato constitucional y es un mandato de la Carta Universal de Derechos Humanos.

- ¿Estamos quizás ante dos modelos contrapuestos de la enseñanza, el que estima que los padres deben elegir libremente la enseñanza de los hijos y los que piensan en el supuesto derecho del Estado a marcar un camino sin contar con ese derecho de los padres?

- Sí, pero fíjese que eso ha venido de una manera artificial porque realmente ya tenemos un instrumento con la LOCE y antes de la LOCE, había enseñanza confesional dentro de la escuela, no solamente en la concertada, sino también en la pública y curiosamente el 80% de los alumnos elegían la enseñanza de Religión, entonces no entendemos por qué artificialmente se ha creado este problema.

- ¿Está informando adecuadamente el Ministerio?

- No, ni en el documento de debate que ha hecho el Ministerio se explica bien porque no hay un articulado lógico y además no se entiende muy bien por qué se levanta artificialmente este problema. Lógicamente no es que nosotros queramos que la Religión Católica tenga que ser evaluable para que nuestros alumnos sufran un examen, no es eso. Nosotros lo que estamos diciendo es que en un centro escolar la enseñanza es evaluable, si deja de serlo ya no estamos hablando de enseñanza, estamos hablando de clases complementarias, de actividades extraescolares...

- ¿Cuándo se habla de enseñanza religiosa en la escuela no hablamos de catequesis?

- No la catequesis se debe dar en casa o en las parroquias, pero la enseñanza confesional, con profesores preparados y capacitados pedagógicamente para ello es algo a lo que tenemos derecho. Creo que la comunidad católica, laicos, padres, madres, hijos... no debemos renunciar nunca jamás a ello.

Juan José Montes


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


 


Return to Camino