Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 458. 3 de noviembre de 2002

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


Portada

Reflexiones de don José Moreno, profesor de Escatología con motivo de los Santos y los Difuntos

"La muerte humaniza porque nos enseña que somos débiles y necesitados unos de otros"

Esta semana ha estado marcada por dos celebraciones de gran arraigo popular: la de Todos los Santos y la de los Fieles Difuntos.

La Solemnidad de Todos los Santos tiene sus orígenes en la dedicación al culto cristiano del Panteón de Roma, el año 610, en honor a la Santísima Virgen y de todos los mártires. La fijación del 1 de noviembre se produce en el siglo IX, extendiéndose por todo el Imperio francogermánico bajo el pontificado de Gregorio IV.

La actual conmemoración de los Fieles Difuntos se remonta a una disposición del santo abad Odilón de Cluny, que en el año 998 dispuso que en todos los monasterios de su jurisdicción "se recordara a las almas del purgatorio para aliviarlas de sus penas y alcanzarles de Dios purificación e indulgencia".

En páginas interiores ofrecemos algunas reflexiones del profesor de Escatología, don José Moreno Losada sobre estas fiestas y su contenido.


Editorial

Persecución religiosa

Hace unos días se hacían públicos los resultados del último informe sobre libertad religosa en el mundo, elaborado por el Departamento de Estado norteamericano. Son muchos los paises que violan la libertad religiosa de sus ciudadanos: China, Cuba, Corea del Norte, Irán, Irak, Pakistán, Sudán ... y variadas las causas tras las cuáles se pretenden justificar estas violaciones de uno de los derechos fundamentales de la persona humana. Desde razones políticas, en las que encontramos concepciones totalitarias del poder, según las cuáles los gobiernos tienen derecho a vertebrar todas las actividades y estructuras sin dejar espacio a la sociedad civil, hasta otras basadas en la intransigencia, fruto del fundamentalismo, que en el fondo constituye la negación de lo que asegura defender.

No siempre la intransigencia contra el cristianismo llega de paises lejanos. En determinados ámbitos de las sociedades occidentales, de tradición cristiana pero con un elevado grado de secularización, se perciben no pocos prejuicios hacia la práctica religiosa.

El denominador común es considerar que esa práctica no es en sí misma positiva o que no aporta nada a la sociedad, de ahí que se quiera reducir al ámbito privado. Todo el sentir humano, por supuesto también el religioso, tiene trascendencia social al no ser que esté cargado de complejo. Precisamente ese cierto complejo de algunos creyentes alimenta en buena medida esas consideraciones.

El anuncio de la fe es indispensable para que todos conozcan a Jesús; tomarse en serio esa fe lleva a vivir de forma diferente, comprometidos con las realidades temporales en las que cada cristiano se encuentra inmerso y todo ello genera una cultura con rasgos propios, mucho más humana .

 


Carta del Arzobispo

El tétrico teatro, o un drama de conciencia

Vivimos, si esto es vivir, un otoño de oscuros presagios y constantes sobresaltos, entre la pesadilla lúgubre, tan reciente todavía, del desplome a compás de las torres gigantes de Manhattan y el estupor, ahora mismo, de las terroristas chechenas, con cinturón de trilita, gaseadas y muertas sobre las butacas del teatro Dubrovka de Moscú. No han sido nada más, se dice, que 117 las víctimas mortales entre los 800 rehenes, a más del medio centenar de los siniestros asesinos.

Sólo nos queda, para contener la indignación y encajar de algún modo la catástrofe, el dato de que la inmolación, inevitable y brutal, de 117 inocentes espectadores del Musical en escena, fue la alternativa de una masacre inminente y total de otros casi ochocientos compañeros de butaca. Ya fuera por fusilamiento en masa -hay testigos presenciales de los dos primeros- de todos los rehenes, ya por vía expeditiva e inmediata, mediante la voladura total del inmueble, apenas se pulsara el botón.

¿Cómo iban a imaginar, acomodados ya en sus palcos, los pacíficos abonados a la función, que aquel festivo Musical, dos años ya en cartel, estaba a punto de trocarse en tragedia apocalíptica, de la que ellos mismos serían los patéticos protagonistas? Para más inri, esto viene a coronar, en poco más de una semana, un serial trágico de episodios espeluznantes: las llamaradas de la discoteca en Indonesia. las explosiones criminales en Filipinas, los autobuses por los aires y los obuses en las casas en Palestina, y, como guinda, el rifle demoníaco del francotirador de Washington asesinando ritualmente a sus víctimas ante el pánico y la angustia de millones de vecinos. No está mal, ¿verdad?

No quisiera incurrir en tremendismo sensacionalista, ni ceder, como aquel que dice, a la "funesta manía de pensar"; es que muchos sentimos el deber de clarificarnos por dentro, hasta donde sea posible, y emitir, en reflexión y diálogo, algunos juicios de valor sobre lo que estamos presenciando; aportar cada cual su pequeña linterna de luz y de esperanza como sujetos activos, todo lo infinitesimales que se quiera, de la sociedad de la que formamos parte, y de una historia que edificamos entre todos.

El sino de Putin

Henos ante una selva de preguntas. Y para no taparla con los árboles, ni éstos con sus propias ramas, apunto directamente a un ser humano, Vladimir Putin al que el azar, la suerte, la carambola o el cálculo de probabilidades, hablando en términos meramente humanos, lo han situado ante una encrucijada terrible, donde la decisión se impone entre dos alternativas sangrientas y donde se juega también, él no puede evitar pensarlo, su destino y su historia como gobernante.

A Putin y a su Equipo gobierno, entrada ya la noche del 23-N, les llega de repente y como un trallazo la noticia pura y dura: cincuenta terroristas chechenos acaban de atrincherarse, con más de ochocientos rehenes, en el teatro Dubrovka y amenazan con fusilarlos a todos antes de las 6´30 de la mañana del día 25, si antes el Ejército ruso no se retira de Chechenia. Después se supo que el edificio estaba minado con treinta cargas explosivas en diversos puntos del inmueble y que una veintena de mujeres terroristas llevaban también un cinturón de dinamita. Los cronistas informaron de esto y de las tentativas imposibles de diálogo con los irreductibles sicarios, entre el todo o el nada.

El mundo entero entró así en un más que hipertenso compás de espera, cundiendo el nerviosismo ante el silencio de Putin y la pasividad del Gobierno, salvo el cerco férreo del teatro por unidades militares de élite, hasta que, ratificando sus amenazas de genocidio total, fusilaron los terroristas, incluso, a dos rehenes antes de la hora anunciada. Es ése el momento en el que las unidades susodichas abren las espitas de un gas agresivo, que paraliza, duerme o mata a los enclaustrados del teatro, con las consecuencias que sabemos. Caído el telón, se amontonan las reflexiones y, con ellas, las preguntas, algunas inquietantes.

Para despejarlas en parte, hay que empezar por recordar el principio ético universal de que el fin no justifica los medios. No es lícito sacrificar a una persona para obtener con ello cualquier bien material o moral, ni siquiera para salvar a otra, si no existe más camino que el homicidio previo. Siempre que, por fas o por nefas, haya necesidad de actuar, existe también el principio de doble efecto: una misma acción que conduce a dos resultados, benéfico el uno y pernicioso el otro. Si se persigue el fin bueno y tiene una importancia superior, aunque se tolere o permita el otro porque no son separables.

Entre dos males

La terrible pobreza o limitación humana y los trances espantosos que se nos cruzan en la existencia pueden llevar a una persona o a una institución a tener que conformarse con el bien posible o elegir entre dos males el menor, caso de que dejar de actuar resulte todavía más malo. Se trata casi siempre de situaciones límite, propias de los gobernantes, de los militares, de los cirujanos. La casuística es muy varia y se extiende a los dramas personales en la vida propia, en el matrimonio y la familia, en la actividad profesional. Que Dios nos tenga de su mano.

Volvamos a Putin y a sus consejeros. En un primer tiempo, la evitación de una masacre horrenda, aun a costa de la inseparable mortandad limitada, ha obtenido en Rusia y en el mundo una reacción respetuosa y básicamente positiva, habida cuenta de la angustiosa magnitud del trance. Después, la multiplicación numérica de los rehenes muertos, que pueden llegar a 130 y la de los enfermos muy graves, próximos hoy a la treintena, más los centenares de afectados por la malignidad del gas, han bajado el tono de la aprobación y abierto el camino a una cierta descalificación ética, que me temo seguirá incrementándose. No sólo por los números, que son muy severos, sino por el secretismo pernicioso, de fuerte arraigo en Rusia, en torno a la naturaleza del gas.

Un gas inquietante

Se dice y escribe que ni tan siquiera a los médicos del Hospital número 13, donde se mantiene herméticamente incomunicados a centenares de enfermos, y por razones no exclusivamente profilácticas, se les ha informado de las propiedades y malignidades del gas, ni por derivación, del antídoto correspondiente (que existe, porque lo tomaron los policías que asaltaron el teatro) con el que se dice, vaya usted a saber, que habrían podido curarse muchos de los fallecidos en la primera hora.

¿Qué decir? Primero, y con cierta comprensión, que es muy difícil y , en ocasiones, ni siquiera posible, atar todos los cabos. Hay que advertir, no obstante, que, en rigor ético, el axioma de que el fin no justifica los medios ha de regir también para la aplicación del principio de doble efecto. Y en nuestro caso el medio, que es el gas, tan eficaz como mortífero, no sé hasta qué punto era un medio correcto. Al parecer, y según la opinión de renombrados expertos, el gas para reducir terroristas es el llamado (si es que algo puede llamarse así) clorobenzilideno malonitrilo, en tanto que el utilizado en el tétrico teatro, se aproxima, dicen otros, a la familia de los opiáceos y cerca de la morfina.

Me abstengo de intervenir. Baste con añadir la observación religiosa que Putin aceptaría (su madre es muy piadosa) como, al parecer, creyente ortodoxo: La conciencia humana va más allá de la ética y de lo políticamente correcto. En la fuente última de las decisiones humanas está la mirada limpia de Dios. Sus ojos, dicen incluso los terroristas islámicos, son misericordiosos. A ellos nos acogemos nosotros hombres miopes.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


Centrales

La muerte nos abre la puerta a la plenitud de la santidad

"Todos los Santos y Fieles Difuntos son dos festividades que tienen mucha relación y eso es lo que está haciendo que una salve a la otra, porque todavía consideramos festivo, a nivel laboral, la festividad de 'Todos los Santos', que está arropando de alguna manera a la liturgia de los difuntos, que no es festividad civil, como un día de oración por los difuntos y de consideración del misterio de la muerte y de solidaridad con aquellos que compartieron la vida con nosotros y con los que creemos que podemos seguir unidos de alguna manera".

Don José Moreno Losada, profesor del Centro Superior de Estudios Teológicos de Badajoz, nos habla del significado de estas dos fiestas religiosas, que se celebran consecutivamente: el 1 y el 2 de noviembre.

"La fiesta de Todos los Santos facilita que nos acerquemos a los cementerios y que dediquemos unos días de recuerdo a los que se han ido", explica Moreno Losada. "Cuando reflexionamos sobre el sentido de la vida fijamos el horizonte en la resurrección. Es la glorificación de aquellos, los santos, que le han encontrado sentido a la vida, a la historia, y que han compartido la experiencia de Jesucristo, uniéndose a su Muerte y Resurrección. La muerte no es más que una situación, que nos abre las puertas a la plenitud de la santidad. Por tanto, hay una relación intrínseca entre santos y difuntos".

El profesor Moreno Losada nos explica que el 'Día de los difuntos' nace en el pueblo de Israel, donde aparece la oración por aquellos que han muerto pero que se considera que han llegado a esa situación de la muerte sin que su vida estuviera totalmente centrada en Dios. Por eso se hace una cuestación para enviar dinero al templo de Jerusalén, con el fin de que se hagan oraciones por esos difuntos. En el espíritu cristiano permanece este sentido de necesidad de la oración por los difuntos para que vayan al encuentro del Padre.

La vida eterna

El horizonte de la vida cristiana es la vida eterna. Y ¿qué entendemos nosotros por la vida eterna? Pues como una mesa, en la que se sientan todos los hombres, que la preside un solo Padre, donde se come un mismo pan, un pan de justicia, de dignidad y de alegría.

"Todo lo que es cristiano añade Moreno Losada­tiene que pasar por el criterio de la fraternidad y la universalidad, nada puede romper la comunión ni la solidaridad, ni la muerte siquiera. El amor de Dios es más fuerte que la muerte. El Día de los Difuntos y el Día de Todos los Santos son un modo explícito de expresar litúrgicamente que, por encima de la muerte, están la fraternidad, la universalidad y que Cristo ha Resucitado. La resurrección es un acontecimiento universal para toda la creación y para todos los hombres".

Por lo tanto es un día de oración desde la esperanza: nada puede romper nuestra unidad y nuestra comunión. El día de los difuntos nos recuerda aquello de Pablo: "No queremos que ignoréis la suerte de los difuntos y que viváis como hombres sin esperanza".

Y, desde ahí, una interpelación: ¿cuál es el verdadero sentido de la vida?, porque la muerte lo cuestiona, es decir, ¿qué es lo que hace que una persona llegue con sentido a la muerte?

Según Moreno Losada, hay un silencio sobre la muerte motivado por lo que hoy está organizando toda nuestra vida: el culto al cuerpo, al placer, al poseer bienes materiales... La muerte cuestiona absolutamente todo esto porque te deja absolutamente desnudo de esa materialidad.

"La clave ­afirma­ está en 'saber morir', porque la muerte no es cuestión de un momento. El 'saber morir' no deja de ser la conclusión del 'saber vivir', no podemos separarlo. Por eso, cuando en Escatología me dicen "esto es hablar de la vida después de la muerte", yo les digo que esto es hablar de la vida", porque ¿donde está el límite? No hay dos vidas, sino que lo que hay es transformación y plenitud de la vida, no es dejar esta vida para ir a otra, es que esta llega a su plenitud; no es dejar un mundo para irse a otro, es que este mundo llega a su plenitud; no es dejar esta humanidad para irse a otra, es que esta humanidad llega a su plenitud. Se puede entender así que lo que estamos viviendo aquí tiene valor de eternidad, que construir una familia, tener unos hijos, luchar por la dignidad de las personas... no son elementos pasajeros, no son productos cosméticos de usar y tirar, sino que tiene valor eterno. Dios se ha hecho criatura en Jesucristo y la criatura ha sido glorificada y resucitada; por tanto, cualquier dimensión humana tiene valor para siempre".

La muerte educa

La muerte es educadora, asegura el profesor Moreno Losada. "De la muerte se puede aprender, porque nos habla de la igualdad fundamental de todo ser humano, de que lo único fecundo en la vida es aquello que se ama y que se genera en la gratuidad".

"La muerte ­explica­ nos enseña a ser débiles y a entender que necesitamos unos de otros. Y yo creo que la muerte también nos enseña a vivir: cada día que vivimos lo hemos muerto y no por eso nos hemos anulado como personas sino que nos ha engrandecido, nos ha hecho más persona. Cuando empezamos a entender que cualquier gesto lo estamos viviendo y lo estamos muriendo, uno se da cuenta de que el saber morir es una forma también de saber nacer".

Un poco de historia

La Solemnidad de Todos los Santos tiene sus orígenes en la dedicación al culto cristiano del Panteón de Roma, el año 610, en honor a la Santísima Virgen y de todos los mártires. También las Iglesias orientales tenían una conmemoración conjunta de los santos. La fijación del 1 de noviembre se produce en el siglo IX, extendiéndose por todo el Imperio francogermánico bajo el pontificado de Gregorio IV (827-844).

La piedad popular ha unido culto a los santos y recuerdos de los difuntos, sin duda ante la proximidad de una y otra conmemoración litúrgica. Lo cierto es que en la solemnidad del 1 de noviembre y en la conmemoración del día 2 late una misma fe eclesial, iluminada por la esperanza de la vida eterna.

La actual conmemoración de los Fieles Difuntos se remonta a una disposición del santo abad Odilón de Cluny, que en el año 998 dispuso que en todos los monasterios de su jurisdicción "se recordara a las almas del purgatorio para aliviarlas de sus penas y alcanzarles de Dios purificación e indulgencia", según cuenta su biógrafo. Escogió precisamente el 2 de noviembre por su proximidad con la solemnidad de Todos los Santos.

 

En estos momentos se estudia la ruta que seguirá

El nuncio en España confirma la visita del Papa para primavera

Juan Pablo II, visitará España en primavera de 2003, según informó este martes en Canarias el arzobispo Manuel Monteiro de Castro, nuncio del Papa en el país.

Madrid y Sevilla podrían ser las diócesis visitadas por el Santo Padre en una visita que tendría por objetivo la canonización de la Madre Maravillas de Jesús, la célebre monja carmelita reformadora de su Orden que falleció en 1974, así como a otros posibles santos.

En estos momentos, el Gobierno español y la Santa Sede están analizando conjuntamente la ruta papal, que debería seguir a finales de la próxima primavera.

Esperar el anuncio oficial

El nuncio del Papa en España aclaró, sin embargo, que sus palabras no constituyen el anuncio oficial, que será realizado por el Vaticano más tarde.

El nuncio admitió incluso que entre los posibles destinos del viaje de Juan Pablo II se ha barajado el archipiélago de las Islas Canarias, un lugar que el propio Papa ha dicho que querría conocer, aunque consideró "difícil" que ese deseo se haga realidad. Sería el quinto viaje de Juan Pablo II a tierras españolas. ZENIT

 

El hasta ahora Arzobispo de Granada sucederá en Toledo al Cardenal Francisco Álvarez Martínez

Monseñor Antonio Cañizares Llovera nombrado nuevo arzobispo de Toledo

La Nunciatura Apostólica en España comunicaba en días pasados que el papa Juan Pablo II había aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la archidiócesis de Toledo, Primada de España, presentada, en conformidad con el canon 401, párrafo 1, por el Cardenal don Francisco Álvarez Martínez y que nombraba Arzobispo de Toledo a Mons. Antonio Cañizares Llovera, hasta ahora Arzobispo de Granada.

Mons. Antonio Cañizares Llovera nació en la localidad valenciana de Utiel el 15 de octubre de 1945. Cursó los estudios eclesiásticos en el Seminario de Valencia y se doctoró en Teología, especialidad Catequesis, en la Universidad Pontificia de Salamanca. Fue ordenado sacerdote el 21 de junio de 1970.

Tras sus primeros pasos ministeriales en la archidiócesis de Valencia, pasó a la de Madrid como profesor de la Universidad Pontificia de Salamanca y del Seminario Conciliar de Madrid y como Coadjutor de la parroquia de "San Gerardo". Entre 1985 y 1992 fue director del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española.

Fue nombrado Obispo de Ávila el 6 de marzo de 1992. Recibió la ordenación episcopal el 25 de abril de ese mismo año. Era Arzobispo de Granada desde enero de 1997. Entre enero y octubre de 1998 fue Administrador Apostólico de la diócesis de Cartagena. En la CEE, preside desde 1999 la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis. El Papa Juan Pablo II lo nombró miembro de la Congregación para la Doctrina de la Fe el 10 de noviembre de 1996.

 


Información diocesana

Reunión de reflexión y convivencia del clero joven diocesano

Cerca de una veintena participaban en un encuentro el pasado fin de semana

El pasado fin de semana, casi una veintena de sacerdotes jóvenes de la diócesis de Mérida-Badajoz participaron en el primer encuentro de este curso que, para ellos, organiza la Delegación diocesana del Clero.

Por un lado, el viernes, los participantes reflexionaron sobre la pastoral vocacional, ayudados por don Manuel Cobo, director del Secretariado diocesano de Pastoral Vocacional.

Ese mismo día, por la tarde, el arzobispo don Antonio Montero presidía la eucaristía. En ella, invitaba a los jóvenes presbíteros a vivir atentos a los "signos de los tiempos".

Ya en la mañana del sábado, fue don Amadeo Rodríguez Magro, Vicario General de la diócesis, el encargado de ayudar a reflexionar a los asistentes con una charla sobre la pobreza en el presbítero diocesano. En ella, el Vicario General invitaba a los sacerdotes a vivir la pobreza pastoral de Jesucristo, que no se refiere sólo una pobreza en lo económico sino que esa pobreza es sinónimo de libertad ante las cosas y las personas.

Después de un trabajo por grupos, los jóvenes se encontraron con el arzobispo don Antonio Montero, a quien expusieron sus inquietudes y sus reflexiones de estos días.

 

Asciende a casi diez mil euros

Importante donativo de Oliva de Mérida para la labor misionera de don Antonio Sáenz

El misionero diocesano don Antonio Sáenz Blanco, natural de Oliva de Mérida, que se encuentra prestando su servicio ministerial en las parroquias de Sorochuco y Huasmín, en la diócesis de Cajamarca (Perú), ha sido el receptor de un importante donativo para su Misión recaudado por sus paisanos.

El párroco, don Eloy Meca, hacía entrega de este donativo, que asciende a 9. 717 euros, durante la reciente estancia de Sáenz Blanco en su pueblo.

Todo el pueblo colaboró

En este donativo han participado las Asociaciones, Cofradías, la propia parroquia y, en general, toda la gente de la localidad, que ha querido así mostrar su respeto y admiración por la tarea que realiza su paisano en esas tierras y, sobre todo, como gesto de solidaridad con los más pobres. El misionero agradecía emocionado el gesto en la misma Eucaristía en la que le fue entregado el dinero.

Don Antonio Sáenz lleva dos años en esta zona de misión, junto al también sacerdote diocesano don José Ardila Codosero, quien tras 11 años de permanencia, se encuentra ahora en España realizando un año de reciclaje.

 

La Hospitalidad Nuestra señora de Lourdes bendecirá la imagen de la Virgen

El próximo sábado, día 9 de noviembre, tendrá lugar en Mérida la bendición de la nueva imagen de la Virgen de Lourdes que la "Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes" de la diócesis de Mérida-Badajoz, con sede en la capital autonómica, ha adquirido para su uso en los diferentes actos litúrgicos que llevan a cabo a lo largo del año.

El acto de bendición tendrá lugar durante una Eucaristía que se celebrará en la Basílica de Santa Eulalia a las 12 de la mañana.

Todas las personas que lo deseen pueden participar poniéndose en contacto con Laly Caballero, responsable de la Hospitalidad en Mérida, en el número 924 310053.

 

Misa de acción de gracias por la canonización de Josemaría Escrivá

El Opus Dei tiene presencia estable en Extremadura desde la década de los 60

La Catedral Metropolitana acogió el pasado jueves, día 24, una eucaristía en acción de gracias por la reciente canonización de Josemaría Escrivá Balaguer, fundador del "Opus Dei", en la que participaron cientos de fieles que abarrotaron el templo catedralicio. La eucaristía fue presidida por el Arzobispo y concelebrada por cuarenta sacerdotes.

En su homilía, don Antonio Montero resaltó el carisma del "Opus Dei", la santificación de la vida ordinaria a través del trabajo.

Aunque ya desde los orígenes del "Opus Dei" había extremeños implicados, no es hasta finales de la década de los 60 cuando la Obra establece una presencia estable en Extremadura, con una sede en Badajoz. De esta época son los centros Puentenuevo y Portalegre de dicha ciudad. En la década de los 90 será cuando se pongan en marcha las sedes de Cáceres y Mérida. La mayoría de los miembros de la Prelatura en Extremadura, cerca de medio millar de mujeres y hombres, viven con sus familias en las diferentes localidades extremeñas, desde Navalmoral de la Mata hasta Monesterio.

Entre las iniciativas sociales promovidas por fieles de la Obra, se encuentran las Escuelas Familiares Agrarias de Guadaljucén y de Valdivia, las Asociaciones Juveniles Puentenuevo y Portalegre, en Badajoz, y Pedrasalva, en Cáceres.

 

Se han celebrado en Alcuescar

Las Jornadas Formacionistas profundizan en el carisma del Padre Leocadio

El Instituto religioso "Esclavos de María y de los Pobres", a través del Museo "Padre Leocadio", y la Asociación cultural "Amigos del Museo 'Padre Leocadio'" han organizado la III Semana Formacionista celebrada en Alcuescar (Cáceres) en días pasados. Se trata de una Jornadas destinadas a profundizar en la figura del Padre Leocadio Galán, y en su carisma de formación cristiana.

Gran numero de actos

En los cuatro días en los que se dividieron estas Jornadas, se pudieron escuchar testimonios de algunos miembros de este Instituto Religioso, tanto en su rama femenina como masculina, en torno a su vivencia del carisma de la Formación Cristiana. También conferencias sobre la figura del Padre Leocadio, como la impartida por don Florencio Bañeza, director de COPE en Cáceres, titulada "El paso del Padre Leocadio por Alcuescar" y actuaciones musicales como la del Coro Rociero "A nuestro aire".

El último día, los participantes contaron con la presencia del Cardenal don Marcelo González Marín, que ofreció una conferencia en torno a la figura del Padre Leocadio, en la que resaltaba su aspecto de hombre justo.

 


Al paso de Dios

La muerte

Es importante que no se nos olvide que la muerte es una realidad cierta y que todos tenemos fecha de caducidad. Al contrario, hay que asumirla con esperanza, que es la virtud que mejor nos lleva por el camino de la vida y nos pone a las puertas de la vida eterna. Pero nos lleva con confianza en el amor de Dios.

Frente a este modo de encarar las realidades eternas, hay dos planteamientos a mi entender erróneos. El primero es el de los que pasan página rápidamente ante el hecho de la muerte y procuran borrar cualquier huella, no sólo las heridas sino también las positivas, que pueda dejar cuando pasa a su lado. Lo contrario es el excesivo uso "pedagógico" que antes se hacía del esperpéntico esqueleto, que amenazante con su guadaña parecía querer situar nuestra vida en la melancolía de lo efímero y en la tristeza de lo irremediable. A base de tanto recordar que somos del mañana, mataban su belleza del futuro que nos espera, porque nos lo mostraban con la fealdad de la decadencia y la descomposición.

Lo ideal es que la reflexión sobre la muerte no nos quite el gusto por la vida; al contrario, que nos lleve a ser más felices, porque sólo así desearemos la felicidad de la otra. Entenderemos mejor y valoraremos más hacia dónde vamos, desde las experiencias de amor y de gozo de la vida, pues sólo ellas nos abren a la ilusión de disfrutar todo eso en plenitud en la vida eterna.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


Liturgia del domingo

Celebramos el XXXI Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Libro del profeta Malaquías 1, 4b-2, 2b, 8-10

Yo soy el Rey soberano dice el Señor de los ejércitos; mi nombre es temido entre las naciones.Y ahora os toca a vosotros, sacerdotes: si no obedecéis y no os proponéis dar gloria a mi nombre ­dice el Señor de los ejércitos-, os enviaré mi maldición.

Os apartasteis del camino, habéis hecho tropezar a muchos en la ley, habéis invalidado mi alianza con Leví ­dice el Señor de los ejércitos­. Pero yo os haré despreciables y viles ante el pueblo, por no haber guardado mis caminos y porque os fijáis en las personas al aplicar la ley.

¿No tenemos todos un sólo Padre? ¿No nos creó el mismo Señor? ¿Por qué, pues, el hombre despoja a su prójimo profanando la alianza de nuestros padres?

 

Salmo 130, 1, 2, 3

R. Guarda mi alma en la paz, junto a ti, Señor.

Señor, mi corazón no es ambicioso, ni mis ojos altaneros;
no pretendo grandezas que superan mi capacidad.

 

Carta 1ª de S. Pablo a los Tesalonicenses 2, 7-9,13

Hermanos: os tratamos con delicadeza, como una madre cuida de sus hijos. Os teníamos tanto cariño que deseábamos entregaros no sólo el Evangelio de Dios, sino hasta nuestras propias personas, porque os habíais ganado nuestro amor.

Recordad, si no, hermanos, nuestros esfuerzos y fatigas, trabajando día y noche para no serle gravoso a nadie proclamamos entre vosotros el evangelio de Dios.

También por nuestra parte, no cesamos de dar gracias a Dios porque al recibir la palabra de Dios, que os predicamos, la acogisteis no como palabra de hombre, sino, cual es en verdad, como palabra de Dios, que permanece operante en vosotros los creyentes.

 

Evangelio según san Mateo 23, 1-12

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos diciendo:

- En la cátedra de Moisés se han sentado los letrados y los fariseos: haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen. Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros; pero no están dispuestos a mover un dedo para empujar. Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencia por la calle y que la gente los llame &laqno;maestro».

Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno sólo es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos.Y no llaméis Padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno sólo es vuestro padre, el del cielo. No os dejéis llamar jefes, porque uno sólo es vuestro Señor, Cristo. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

4, lunes: Flp 2, 1-4; Lc 14, 12-14.
5, martes: Flp 2, 5-11; Lc 14, 15-24.
6, miércoles: Flp 2, 12-18; Lc 14, 25-33.
7, jueves: Flp 3, 3-8; Lc 15, 1-10.
8, viernes: Flp 3, 17-4, 1; Lc 16, 1-8.
9, sábado: 1Co 3, 9-11. 16-17; Jn 2, 13-32.
10, domingo: Sab 6, 12-16; 1Tes 4, 13-17; Mt 25, 1-13.

 

Comentario litúrgico

Culto y moral

La lectura evangélica recuerda la postura crítica que Jesús mantuvo contra las actitudes de los dirigentes religiosos del pueblo judío, especialmente los fariseos.

Si Jesús fue duro con aquellos grupos y los llamó abiertamente hipócritas, no fue con un animo moralizante que intentase denunciar pecados; sino que se manifestó con toda radicalidad porque se trataba de algo mucho más serio. Estaban adulterando la misma esencia de la fe y así apartaban al pueblo sencillo del camino que les acercaba al Reino.

Se trataba de un hipocresía muy sutil y de todos los tiempos. La actualizamos, desdoblándola..

Una hipocresía cultual que consiste en montar la vida cristiana en unas prácticas religiosas y devocionales, sin descubrir sus exigencias éticas. Los síntomas son sentirse muy tranquilo cuando se ha asistido a misa, se ha rezado, pensando que ahí termina el ser cristiano o sentirse muy liberado cuando uno se ha confesado dando por concluido el proceso penitencial, sin la más minina intención de enmendarse.

La otra forma de hipocresía es la moralista. En este caso la reducción de la vida cristiana viene por la vertiente de la moral. Es atenerse a lo mandado, olvidando que el cristianismo es ante todo una relación amorosa y personal del hombre con Dios y con los hermanos, que no se puede encorsetar en un código de leyes.

Evidentemente, en ambos casos se impone una reflexión sobre la relación con Dios y los hermanos que se debe dar tanto en culto como en el comportamiento moral y caer en la cuenta de que en ambas se nos exige un serio compromiso existencial en la que se embarque todo nuestro ser.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

8 de noviembre: Beato Juan Duns Escoto (1265-1308)

Cuando el 20 de marzo de 1993 Juan Pablo II beatificaba a Escoto, no estaba consagrando su filosofía como la única posible, ni ensalzando su teología en una suerte de excelencia por encima de las demás escuelas teológicas. Simplemente, estaba proponiendo un modelo de vida: la de un intelectual cristiano, escocés con más solera que el mejor whisky y franciscano con una tierna, eficaz y coherente pasión por Cristo y por su Bendita Madre Inmaculada.

Maestro en las universidades de Cambridge, París y Colonia, se negará a firmar contra el papa Bonifacio VIII bajo las presiones del rey Felipe IV, mostrando una rebeldía contra la injusticia propia de los que se fían más de Dios que de las circunstancias históricas, que -como siempre- parecen irreversibles y terminales, aun siendo tan prescindibles como los Estados pontificios, el comunismo o las multinacionales...realidades todas absolutamente efímeras.

Para Escoto, el hombre puede conocer libremente al Dios, que es necesario como principio de toda existencia. El cosmos tiene su centro en Cristo, desenlace de la epopeya universal de la historia y María es totalmente santa, porque Dios no puede estar condicionado por el pecado.

Este franciscano demuestra que pensar no es un vicio, y hacerlo contra los poderosos suele ser una virtud, toda vez que el poder no es un buen punto de partida para pensar, pues los que mandan, más que ideas, vienen a tener simples impulsos. Vela ahí.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

4, lunes: Carlos Borromeo, Nicandro, Modesta.
5, martes: Teótimo, Fibicio, Gerardo, Ángela de la Cruz.
6, miércoles: Féliz, Melanio, Calínico, Leonardo.
7, jueves: Prosdócimo, Herculano, Congaro.
8, viernes: Claudio, Claro, Godefrico.
9, sábado: Dedicación de la Basílica de Letrán, Ursino.
10, domingo: León Magno, Orestes, Andrés Avelino.

 


Contraportada

Entrevista con Don Jesús López Sobrino, director del "Día del Señor"

La eucaristía de TVE es seguida cada domingo por un millón y medio de personas

La 2 de TVE retransmite cada domingo a las 10.30 la eucaristía, que es seguida por un millón y medio de personas. Este domingo, al igual que el pasado viernes, lo hace desde Badajoz, desde la parroquia de Jesús Obrero. El director del "Día del Señor" es don Jesús López Sobrino, con el que Iglesia en camino ha hablado esta semana sobre asuntos de interés del programa que no se ven en pantalla.

- ¿Cómo se hace un programa como "El día del Señor", el programa de mayor audiencia del domingo en la 2, con un millón y medio de personas?

- Yo diría que está en la entraña del pueblo, sin hacer ninguna distinción, porque lo mismo transmitimos desde una población pequeña, de 60 habitantes, que de una población grande, o lo hacemos incluso desde Manila para tres continentes: Europa, Asia y América. Ese ha sido uno de los logros en el aspecto de comunicación más visible y más ostentoso. Naturalmente no llevamos los equipos sino que fuimos allí de la mano de "Ayuda a la Iglesia necesitada", que es una organización que depende de Roma, pero que tiene también su sede aquí en España, y que propicia una serie de viajes nuestros a varias naciones del tercer mundo para dar a conocer los proyectos que están realizando allí. Esto es sólo en acontecimientos señalados, lo normal es que cojamos las unidades móviles y unas 30 personas y nos acerquemos a una población para transmitir "El Día del Señor".

- Un programa que tiene dos partes diferenciadas.

- Diferenciadas y complementarias. En primer lugar, un reportaje que versa sobre el motivo, la jornada que celebra la Iglesia, la población... y después el plato fuerte, que es la Eucaristía para los enfermos, impedidos, ancianos... prioritariamente porque luego tienes sorpresas como las de aquellas personas que jamás van al templo pero que quieren asomarse a la vida de la Iglesia a través de la pantalla, o esos jóvenes que se ponen el chándal para ir a hacer deporte y resulta que tocan la tecla del televisor, ven que hay un programa interesante en directo y que les habla de algunas cosas que ellos tienen medio olvidadas y se prenden al televisor.

Anécdotas

- A lo largo de tantas retransmisiones, recordará muchas anécdotas.

Tenemos muchas Anécdotas. Recuerdo una persona de Zafra que con 86 años, en el tiempo ya bueno, se cogía a un amigo taxista y se iba a Madrid, a una pensión del centro; quería estar presente en las eucaristías que retransmitimos, porque lo de ver la televisión desde su pueblo no le satisfacía. Hay gente que nos sigue habitualmente, el otro día en Zaragoza había uno de ellos. Anécdotas hay muchas, como aquella vez en Andalucía que nos perseguía un señor del equipo de Ruiz Mateos para, en un momento dado en mitad de la misa, delante de una cámara, abrirse la chaqueta y mostrar la camisa donde podía leerse "justicia para Ruiz Mateos".

- ¿Cuál es la oferta televisiva religiosa en TVE?

- Son cuatro programas que presentan otras tantas facetas interesantísimas de la Iglesia. Vamos a ver ¿cómo se celebra la fe?, pues en un marco diferenciado como es una ermita, una catedral, un convento de clausura o el patio de un colegio... se celebra la fe en el programa "El Día del Señor". ¿Cómo vive el Pueblo de Dios?, se muestra en "Pueblo de Dios" que enseña la actividad de ese pueblo. Su director, Julián del Olmo, lo enfoca hacia paises del tercer mundo que están necesitados de que el resto del Pueblo de Dios viva en solidaridad su misma dificultad con ellos. Después hay otro programa que plantea los interrogantes básicos del hombre, ese es "Últimas Preguntas". Y por fin "Testimonio" donde salen los testigos de Jesús en nuestros días.

- ¿Cómo es la presencia de la Iglesia en los medios de comunicación privados?

- Es muy escasa. La fe no genera dinero, no genera publicidad, como tampoco lo genera la cultura. Nosotros, en "El Día del Señor" lo que queremos hacer es transmitir la fe, esa vinculación con Dios Padre, esa fraternidad que nos forma en Asamblea todos los domingos, todo eso es muy importante, ahora bien ¿quien lo lleva? pues sobre todo un servicio público como es Televisión Española. ¿Que nos hace un gran servicio a la Iglesia española? bueno, maticemos porque todos son contribuyentes, y los ancianos necesitan también que se les de lo que ellos quieren. Hay mucha gente que reclama deportes, música... y un servicio público tiene que atender todas estas cosas y tiene, por supuesto, que atender también esta faceta de la dimensión religiosa del hombre.

J. J. Montes

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com



Return to Camino