Semanario
"Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

Iglenca@jet.es

Número 323. 28 de noviembre de 1999

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

Portada

Los jóvenes de hoy son menos religiosos y viven al día,
pero valoran la familia

Admiran a las personas consagradas aunque ven serias dificultades para seguir sus pasos

La Fundación Santa María ha hecho público su prestigioso estudio sociológico sobre la juventud española, que realiza cada cinco años. En las conclusiones se afirma, entre otras cosas, que los jóvenes españoles son menos religiosos que en el año 94, valoran la familia, encaran el futuro con más optimismo que la media europea, son consumistas, independientes, tolerantes y viven al día.

La encuesta señala que nuestros jóvenes se sienten menos europeos que hace cinco años, leen menos los periódicos y se implican muy poco en temas sociales, leen el periódico menos que en los años 80, aunque siguen oyendo la radio y viendo la televisión en la misma proporción.

Por otro lado, la Confederación Española de Religiosos ha realizado otro estudio entre 1.500 jóvenes que estudian en colegios religiosos del que se desprende que éstos admiran a los religiosos y religiosas pero encuentran graves dificultades para seguir sus pasos principalmente porque se trata de un compromiso definitivo, por el celibato y por lo que consideran falta de libertad personal. Estos chicos y chicas responden en un altísimo porcentaje (91%) que son creyentes cristianos que intentan vivir la fe de una manera comprometida.

 

Editorial

Anorexia de espíritu

La situación de los jóvenes españoles ha sido noticia reciente por la publicación de dos estudios, uno de la Fundación Santa María y el otro de la Confederación de Religiosos, realizado entre jóvenes cercanos a sus apostolados.

Después de ver los datos que aportan, vienen a la memoria las palabras de Santa Teresa de Jesús, cuando ponderando la santidad de Fray Pedro de alcántara, confiesa que "no está ya el mundo para sufrir tanta perfección. Dicen que están las saludes más flacas". Puede que ahora el espíritu de los jóvenes esté afectado por la anorexia.

En el informa de la Confer, donde el 91% de los jóvenes se confiesa creyente, se les ha preguntado por qué no se deciden a ser religiosos. Y la respuesta ha sido que no están dispuestos a tomar este camino. No quieren perder la libertad por la obediencia y ven imposible asumir votos de castidad y de pobreza.Así las cosas, estos datos tienen que hacernos revisar la actual pastoral juvenil y vocacional, pues si entre los más cercanos así nos va, ¿qué ocurrirá con los alejados de la Iglesia? También de ellos ha habido respuestas. Son las que refleja el estudio de la Fundación Santa María, donde se dice que sólo el 67% de los jóvenes se confiesa creyente y que, además de discrepar de la Iglesia en cuestiones morales, entre ellos se ha reducido la práctica religiosa.

Lejos de achicarnos por semejante panorama, que en otros terrenos tienen puntos positivos, tendríamos que analizar la causas que lo han originado, sin convertir los datos en armas arrojadizas para adjudicar fracasos, sino conjuntar fuerzas y, en linea con el reciente Sínodo para Europa, buscar el modo de evangelizar mejor a los jóvenes siendo más explícitos en la propuesta del seguimiento de Cristo y mostrándoles, no sólo lo que hacemos, también y sin complejos, lo que somos.

Sería una buena manera de prevenir y curar la actual anorexia de espíritu, pues aunque no tengamos más que cinco panes y dos peces, el Maestro nos sigue mandando dar de comer a multitudes. El milagro, ahora como entonces, es cuestión suya.

 

Catequesis de Juan Pablo II

La condonación de la deuda externa, una exigencia del jubileo

La pesadilla de la deuda exterior para la economía devastada de muchos países en vías de desarrollo se ha convertido en un motivo de profunda preocupación de los cristianos de todo el mundo, como hoy constató el mismo Juan Pablo II. En la catequesis de hoy, el pontífice plantea, en el contexto del inminente Jubileo, una nueva "ética de la supervivencia" que regule la economía en tiempos de globalización. Ante la economía globalizada, el obispo de Roma propone responder con la globalización de la solidaridad, pues el mercado tiene que comprender que en el "vertiginoso proceso de globalización económica no es posible salvarse solos".

Como se puede ver se trata de temas de candente actualidad que ofrecemos a continuación tal y como han sido afrontados por el Papa en el texto íntegro de su catequesis.

1. "Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber..." (Mateo 25,34-35).

Estas palabras del Evangelio nos ayudan a hacer concreta nuestra reflexión sobre la caridad, despabilándonos para concentrar nuestra atención, según las indicaciones de la "Tertio millennio adveniente» (cf. n. 51), en algunas líneas de compromiso particularmente acordes con el espíritu del gran Jubileo que nos disponemos a celebrar.

El Jubileo en la Biblia

En este sentido, es oportuno hacer un recuerdo del jubileo bíblico. Descrito en el libro del Levítico, en el capítulo 25, este jubileo retoma y expresa en algunos aspectos de manera más completa la función del año sabático (cf. versículos 2-7; 18-22) como año en el que hay que abstenerse del cultivo de la tierra. El año jubilar, sin embargo, cae después de un período de 49 años. Se caracteriza también por la ausencia del cultivo del suelo (cf. versículos 8-12), pero comporta además dos normas emanadas para los israelitas. La primera afecta a la recuperación de las propiedades de tierra y de bienes inmuebles (cf. versículos 13-17; 23-34); la segunda atañe a la liberación del esclavo israelita que se ha vendido para pagar una deuda a su compatriota (cf. versículos 39-55).

2. El Jubileo cristiano, tal y como comenzó a celebrarse a partir de Bonifacio VIII, en 1300, tiene una configuración específica, pero muchos de sus contenidos recuerdan los del jubileo bíblico. Por lo que se refiere a la posesión de los bienes inmuebles, la normativa del jubileo bíblico se apoyaba en el principio, según el cual, la "tierra es de Dios" y por ello es ofrecida a toda la comunidad. Por este motivo, si un israelita había perdido su terreno, el año jubilar le permitía recuperarlo. "La tierra no puede venderse para siempre, porque la tierra es mía, ya que vosotros sois para mí como forasteros y huéspedes. En todo terreno de vuestra propiedad concederéis derecho a rescatar la tierra" (Levítico 25,23-24).

Jubileo y condonación de la deuda

El jubileo cristiano se remonta cada vez más conscientemente a los valores sociales del jubileo bíblico, interpretándolos y volviéndolos a proponer en el contexto contemporáneo, a través de una reflexión sobre las exigencias del bien común y sobre el destino universal de los bienes de la tierra. Precisamente, en esta perspectiva, en la "Tertio millennio adveniente" he propuesto que el Jubileo sea vivido como " un tiempo oportuno para pensar entre otras cosas en una notable reducción, si no en una total condonación, de la deuda internacional, que grava sobre el destino de muchas naciones" ("Tertio millennio adveniente", 51).

3. Pablo VI, en la encíclica "Populorum progressio", al hablar de este problema, típico de muchos países económicamente débiles, afirmó que es necesario entablar un diálogo entre quienes aportan los medios y quienes se benefician de ellos de modo que se "puedan medir las aportaciones no sólo de acuerdo con la generosidad y las disponibilidades de los unos, sino también en función de las necesidades reales y de las posibilidades de empleo de los otros. Con ello los países en vía de desarrollo no correrán en adelante el riego de estar abrumados de deudas, cuya satisfacción absorbe la mayor parte de sus beneficios" ("Populorum Progressio", 54).

En la encíclica "Sollicitudo rei socialis" he tenido que hacer notar que, por desgracia, el cambio de circunstancias tanto entre los países endeudados como en el mercado internacional financiador han hecho que el mismo financiamiento se convierta en una &laqno;mecanismo contraproducente". Y esto "ya sea porque los países endeudados, para satisfacer los compromisos de la deuda, se ven obligados a exportar los capitales que serían necesarios para aumentar o, incluso, para mantener su nivel de vida, ya sea porque, por la misma razón, no pueden obtener nuevas fuentes de financiación indispensables igualmente" (n.19).

"Ética de supervivencia"

4. El problema es complejo y no tiene una solución fácil. Ahora bien, tiene que quedar claro que no es sólo de carácter económico, sino que afecta a los principios éticos fundamentales y tiene que encontrar espacio en el derecho internacional, para ser afrontado y resuelto adecuadamente, según perspectivas a medio y largo plazo. Es necesario aplicar una "ética de la supervivencia" que regule las relaciones entre acreedores y deudores, de manera que el deudor en dificultades no se vea presionado por un peso insoportable. Se trata de evitar especulaciones abusivas, de concertar soluciones a través de las cuáles quienes prestan se vean garantizados y quienes reciben se sientan comprometidos en reformas globales concretas en el aspecto político, burocrático, financiero y social de sus países (cf. Comisión Pontificia "Justicia y Paz", "Al servicio de la comunidad humana. Un acercamiento ético a la deuda internacional", II).

Hoy, en el contexto de la economía "globalizad", el problema de la deuda internacional se hace todavía más espinoso, pero la misma "globalización" exige que se recorra el camino de la solidaridad si no queremos afrontar una catástrofe general.

5. Precisamente en el contexto de estas consideraciones, acogemos la solicitud prácticamente universal que nos ha llegado de los recientes Sínodos, de muchas Conferencias Episcopales o de hermanos obispos, así como de amplias representaciones de religiosos, sacerdotes y laicos a que dirija un sentido llamamiento para que se perdonen parcial o totalmente las deudas contraídas a nivel internacional. En particular, la petición de pagos con intereses exorbitantes obligaría a tomar decisiones políticas que dejarían en el hambre y la miseria a poblaciones enteras.

Esta perspectiva de solidaridad, que tuve modo de señalar en la "Centesimus annus" (cf. n.35), se ha hecho ahora todavía más urgente en la situación mundial de los últimos años. El Jubileo puede constituir una ocasión propicia para la realización de gestos de buena voluntad: que los países más ricos den señales de confianza con respeto al saneamiento económico de las naciones más pobres; que los agentes del mercado comprendan que en el vertiginoso proceso de globalización económica no es posible salvarse solos. Que el gesto de buena voluntad de condonar las deudas o al menos de reducirlas se convierta en un signo de una nueva manera de considerar la riqueza en función del bien común.

+ Juan Pablo II

Centrales

El nivel de implicación social de los jóvenes españoles es más bajo que la media europea

La Fundación Santa María presenta un estudio sociológico sobre la juventud española actual

La Fundación Santa María, dedicada a la realización de informes sociológicos, ha presentado recientemente un estudio sobre la situación de los jóvenes españoles, comparando sus resultados con los jóvenes de otros paises.

Según este estudio, la población juvenil española puede dividirse en 5 grupos muy distintos. Esta división va desde la "juventud antiinstitucional¨" (5%), que se caracteriza por su escasa confianza en las instituciones y una insatisfacción generalizada ante la propia vida, hasta la "juventud institucional-ilustrada" (29'67%), que se sitúa en el polo opuesto a la anterior. En medio quedan los "jóvenes altruistas-comprometidos" (12'22%),los únicos que colaboran con ONG's u organizaciones religiosas, los "retraídos sociales" (28'3%), caracterizados por su negatividad ante todo, y el joven "libredisfrutador" (24'68%), los más permisivos y liberales de todos.

A grandes rasgos, este informe recoge que la juventud española es la generación que tiene más medios materiales y recursos culturales y formativos de toda la historia.

También es la generación que en mayor grado depende de sí misma para construir su universo de valores, su proyecto de vida, su vida misma. Pero los grandes proyectos, las grandes ideologías, el ámbito de la política, lo valoran solamente en tanto les ayude a entender y vivir lo próximo, lo cercano, lo local o cotidiano.

Espacios de socialización

El 70% de los jóvenes concede un aspecto prioritario a la familia y es por eso por lo que esta tiene un papel central en su proceso de socialización. Según los jóvenes, en la familia es donde se dicen las cosas de interés: ideas, interpretaciones del mundo, etc. Además, el 90% de los jóvenes viven con sus padres. Según este informe, la juventud actual vive una especia de complejo de "Peter Pan": los jóvenes quieren incorporarse a la vida adulta lo más tarde posible.

Después de la familia, los jóvenes sitúan a los amigos, los medios de comunicación, los colegios y, en último lugar, la Iglesia.

Sin embargo, a estos espacios clásicos de socialización, el estudio añade la música, la noche, el sexo, el consumo, sentir el propio cuerpo, viajar y la velocidad, que incluso alcanzan mayor aceptación entre los jóvenes.

Poco comprometidos

Los jóvenes apuestan por fines nobles, pero les falta el ejercicio de la disciplina. De hecho, pocos se implican, incluso en aquellos temas, como el ecologismo, el respeto a los derechos humanos, el pacifismo, etc. que valoran en gran medida.

Son presentistas, es decir, que viven para y por el presente, puntualmente solidarios, tolerantes ante el que es diferente a ellos, en mayor medida que los adultos, estrictos en la exigencia del cumplimiento de las virtudes cívicas y más permisivos con los comportamientos privados.

Problemas de España

Los mayores problemas sociales que los jóvenes identifican en el país son: paro, droga, SIDA, falta de futuro, racismo, pobreza y marginación, problemas que han cobrado gran preeminencia entre los jóvenes desde el año 1994, fecha del último estudio sociológico de la Fundación Santa María. Han decrecido, no obstante, la preocupación por las perspectivas de futuro y la corrupción política.

Situación religiosa

La mayoría son indiferentes a la dimensión religiosa. Los resultados de la encuesta muestran un fuerte descenso de la práctica religiosa en la juventud española. Un 12 % de los jóvenes españoles dicen ir semanalmente a misa, frente al 20 % de 1984; la mayoría son chicas. También ha descendido el número de jóvenes que dicen pertenecer a una asociación de tipo religioso.

La gran mayoría de los jóvenes españoles mantiene con la iglesia una situación de divorcio asimétrico y distante. Los motivos señalados son la situación de la propia Iglesia, el proceso de secularización intensa y acelerada de la sociedad española y los rasgos fundamentales de los propios jóvenes.

Demasiado atados

Los jóvenes dicen que son libres para escoger todo tipo de opciones, y es cierto, pero de hecho están atados a la familia, a la escuela, a la rutina del fin de semana en la que tienen la "obligación" de divertirse...

Se llevan bien con sus padres, con quienes discuten cada vez menos y solamente por cuestiones domésticas. No hay rupturas generacionales. Continúan viviendo bajo el síndrome del paro, ciertamente real, aunque en niveles desiguales en unos y otros puntos de la geografía española.

Grandes diferencias

No obstante, este estudio revela que hay notables diferencias entre las diversas regiones de nuestro país. Así, mientras los jóvenes aragoneses visitan más museos y exposiciones que la media, los murcianos frecuentan más bares y cafeterías. Y mientras los jóvenes catalanes ven más televisión, los canarios colaboran más con las ONG's.

 

Algunos datos

1.- Los jóvenes españoles se sienten menos europeos hoy que hace cinco años y el 82% de ellos se siente contento con la vida que llevan habitualmente.

2.- Asignan a la mujer una superioridad de atributos.

3.- Leen el periódico menos que en los años 80 aunque siguen oyendo la radio y viendo la televisión en la misma proporción.

4.- El nivel de aceptación de los inmigrantes está por encima de la media de la Unión Europea, junto con los jóvenes portugueses.

5.- Frente a los jóvenes de otros países europeos, los españoles encaran el próximo milenio con más optimismo.

6.- El asociacionismo en España es, junto al griego, el más bajo de la Unión Europea. El 70% no pertenece a ninguna asociación.

7.- El nivel de implicación social de la juventud es muy bajo.

8.- Un 41 % de los jóvenes españoles cree en los horóscopos y en la astrología.

9.- En España sólo un 6% simultanea estudios y trabajo.

10.- Sólo un 1,2% prefiere la música clásica a otras músicas.

 

Los jóvenes admiran a los religiosos
pero no están dispuestos a seguir esta vocación

Estudio de la Confer entre 1.500 alumnos que cursan estudios
en colegios de la Iglesia

La Confederación Española de Religiosos ha realizado un estudio entre 1.500 jóvenes que cursan estudios en colegios religiosos. El objetivo del trabajo es conocer qué piensan sobre la vida religiosa en España.

Los encuestados ven a los religiosos como personas orantes, acogedoras, evangélicas, entregadas a los demás, sensibles a la amistad, comprometidas, alegres y desprendidas. A pesar de ello encuentran serios obstáculos para seguir este camino en su vida. Los obstáculos son, entre otros, que la vida religiosa es una opción para siempre, incompatible con la mentalidad relativista actual (73%), el celibato tampoco es comprendido por la mayor parte de los encuestados, el 72% dicen que les afecta seriamente para optar por la vida religiosa. Afecta también lo que consideran falta de libertad personal (71%.) y una fe débil, alegado por el 67%.

Fe e Iglesia

El estudio arroja resultados muy interesantes en determinados aspectos. El 68% de ellos pertenecen a familias muy cristianas, el 91% de los encuestados responde que son creyentes cristianos que intentan vivir la fe de una manera comprometida. Pocas son las personas (9%) que no se manifiestan claramente creyentes; de este porcentaje el 6% afirma no saber si es cristiano o no, aunque se sienten comprometidos con la justicia, la solidaridad, el bien de los demás...Sólo un 3% de los jóvenes declara abiertamente "Soy respetuoso respecto a lo cristiano, pero soy más bien indiferente ante lo religioso".

El 90% de los jóvenes encuestados valoran a Jesucristo tal como nos lo descubre la revelación, para el 62% de ellos Jesucristo es un gran amigo con el que mantienen lazos afectivos personales que califican de "amistad", mientras que el 10% tiene imágenes humano-históricas de Jesucristo. Para el 76% de los jóvenes "Dios es, más que nada, un Padre que me ama, comprende, ayuda y perdona". Esta opción sube hasta el 82% en los jóvenes de 20 años o más.

El 70% da respuestas positivas a la pregunta de si tienen experiencia de Dios, el 30% restante se reparten entre "regular, algo" (24%) y "casi nada" (6%).

Qué dicen de la Iglesia

El 69% de los jóvenes encuestados señala que la Iglesia es "La reunión y el conjunto de los cristianos que siguen a Jesús y su Evangelio, mientras que el 31% restante identifica a la Iglesia con sus diversos elementos institucionales o con el impacto de éstos y con el talante conservador y autoritario que captan en la institución eclesial.

Cuando se pregunta por el sentido de pertenencia a la Iglesia, el 60% de las respuestas son positivas. De ellos el 35% dice sentirse un miembro activo y el 25% declara pertenecer a ella consciente y voluntariamente.

 

La celebración del Año 2000 ofrece al hombre la posibilidad de encontrarse con el Júbilo del Evangelio

Discurso inaugural del cardenal Rouco ante la LXXIII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española

El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), inauguró el pasado día 23, con su discurso, la 73ª Asamblea Plenaria de los obispos españoles, en vísperas del Gran Jubileo del Año 2000. En su intervención, además de señalar el significado del Jubileo para la Iglesia, glosó los temas de estudio de la misma, que se desarrolló hasta el viernes, día 26.

El cardenal Rouco explicó que "la Iglesia universal y cada una de nuestras iglesias particulares son invitadas a mirar el Jubileo del Año 2000 como una ocasión única de reafirmar su fe en Cristo salvador. El Año Jubilar es, por tanto, una ocasión singularmente propicia para confesar la fe de la Iglesia en 'que la clave, el centro y el fin de toda la historia humana se encuentra en su Señor y su maestro'".

El presidente de la CEE indicó que "la Iglesia está llamada a mostrar, en la Proclamación de la Palabra de Dios, en la celebración de los sacramentos, y en el testimonio de la caridad, que constituye su vida íntima, cómo habrá de vivirse el actual momento histórico". Se trata, por tanto, en la celebración del Año 2000, de ofrecer a los hombres la posibilidad de encontrarse con el júbilo del Evangelio, cuyo núcleo es la persona del mismo Jesucristo.

El cardenal Rouco abordó los temas a tratar en la Asamblea como el estudio de un documento sobre la Historia de la Salvación titulado '¡Cantad las maravillas del Señor!', preparado por la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe.

En esta Asamblea, además del estudio y aprobación del proyecto definitivo de los nuevos Estatutos de la Conferencia Episcopal, uno de los asuntos principales fue el estudio de las normas básicas para la formación de los diáconos permanentes en las diócesis de España.

También, como es habitual en noviembre, la Asamblea Plenaria incluía la aprobación de un amplio capítulo económico, con la distribución del Fondo Común Interdiocesano para el año 2000 y de los presupuestos de la propia Conferencia Episcopal y de sus organismos. La fuente principal de la aportación son los resultados de la asignación tributaria que hacen los ciudadanos a favor de la Iglesia Católica.

El cardenal Rouco indicó que la Conferencia Episcopal constituye "un ámbito privilegiado y un cauce excelente para que los obispos realicen su ministerio en favor de todos los hombres, traten los problemas de su tiempo de la forma más próxima y cercana a su misma realidad". En este sentido, pidió que "abramos el corazón a la acogida, al cuidado del hermano y la hermana que se encuentran en medio del sufrimiento o del miedo, al amor preferente por los pobres, a la participación con los demás de los bienes con una vida más sobria".

S.I.C.
 

Juan Pablo II pide que España respete
la libertad de educación

Canonizó a ocho Hermanos de las Escuelas Cristianas
martirizados en Asturias

Martirio, servicio, oración... Estas son las grandes lecciones que han dejado los doce santos que el pasado domingo fueron proclamados en la Basílica de San Pedro y que Juan Pablo II quiso recalcar al recibir en audiencia a los miles de peregrinos que llegaron a Roma con motivo de esta fiesta.

Al recordar a los nueve Hermanos de las Escuelas Cristianas y al Pasionista, que en la España de los años treinta, antes y durante la guerra civil, sufrieron el martirio, el pontífice dijo que "pertenecen a la larga serie de educadores cristianos que han dedicado su vida y sus energías a la enseñanza en la escuela católica, comprometidos en este irrenunciable servicio que la Iglesia presta a la sociedad. Ésta, en nuestros días a veces se presenta individualista y con tentaciones de secularismo. Frente a ello, los santos mártires de Turón, procedentes de diversos puntos de la geografía española y uno de ellos de Argentina, son la prueba elocuente de que la fidelidad a Cristo vale más que la propia vida".

Al recordar a estos mártires que "se entregaron plenamente a la educación integral de los niños y jóvenes", el Santo Padre quiso recordar "el deber primordial de los padres como primeros y principales responsables de la educación de los hijos, lo cual supone que han de contar con absoluta libertad para elegir el centro docente para sus hijos".

A continuación entró de lleno en el debate que en estos momentos tiene lugar en el país de origen de los mártires de Turón, a causa de la marginación escolar de la enseñanza de la religión. De este modo explicó que "las autoridades públicas han de procurar que, desde el respeto al pluralismo y la libertad religiosa, se ofrezca a las familias las condiciones necesarias para que, en todas las escuelas, sean públicas o privadas, se imparta una educación conforme a los propios principios morales y religiosos. Y esto es más necesario aún en un país, como España, donde la mayoría de padres pide la educación religiosa para sus hijos".

Por último, dirigiéndose a los profesores de religión, a los catequistas, y a los educadores en general, el Papa deseó que la labor educativa de estos religiosos les sirva de modelo "a las puertas del nuevo milenio".

Marginación de los débiles

Entre los presentes en la audiencia, se encontraban muchos voluntarios que trabajan en hospitales, llegados a festejar la canonización de Benito Menni, de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y Fundador de las Religiosas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, un hombre que, como recordó el Papa "vivió su vocación como apóstol en el campo de la sanidad, sin ahorrarse esfuerzos y sufrimientos, con audacia y una entrega sin límites al cuidado de los enfermos, especialmente de los niños y de los trastornados mentales".

Oración viviente

Al final, recordó también al recién estrenado santo Tommaso da Cori, uno de los grandes reformadores de la Orden de los franciscanos menores, que supo hacer convivir el silencio claustral del monje con el compromiso del predicador. Por ello, el Papa le llamó "auténtico hijo del Pobrecillo de Asís" que como él llegó a transformarse en 'oración viviente'.

ZENIT

Noticiario diocesano

La Confer Regional de Extremadura celebró
en Villagonzalo su VIII Asamblea

Asistieron los tres obispos de la Provincia Eclesiástica extremeña

La VIII Asamblea de la unión de religiosas y religiosos de Extremadura (Confer) se ha celebrado el pasado fin de semana en la Casa de Espiritualidad de las Hermanas Formacionistas, en Villagonzalo. En esta ocasión, la asamblea tenía un carácter especial por tratarse de un encuentro de los tres obispos de la Provincia Eclesiástica extremeña con los superiores mayores de las congregaciones religiosas con casas en la Región. Acompañaban a los obispos el vicario general de Mérida-Badajoz, los rectores de los seminarios de Badajoz y de Plasencia y delegados de Vida Religiosa y de Pastoral Vocacional. Por parte de los religiosos asistieron el presidente de Confer nacional, Padre Jesús María de Lecea, y 56 superioras o superiores mayores o delegadas y delegados de los mismos.

La asamblea comenzó con una oración y el saludo de la presidenta de la Confer de Extremadura a los obispos y demás asistentes.

En la primera mañana, el trabajo fue sobre 'La vocación sacerdotal y religiosa en el contexto de la vocación cristiana'. El diálogo fue presentado y moderado por don Alonso Morata Moya, director del Instituto Vocacional 'Maestro Ávila', de los Operarios Diocesanos.

Nuevos métodos pastorales

Ante los retos que presenta un sociedad tan distinta de la de hace muy pocos años, se insistió en la necesidad de una profunda renovación de métodos pastorales, de una mayor significatividad de los modos y actitudes de la vida cristiana, en general, y de la vida sacerdotal y consagrada, en particular; "muchos de nuestros signos son hoy manifiestamente ininteligibles", se dijo. Luego se señaló la importancia, en este contexto, de la pastoral familiar, de mejorar todo el proceso de la educación en la fe, con un despertar a la oración en el proceso catequético, y del acompañamiento personal de los grupos que buscan una mayor pertenencia. Se mencionó el círculo vicioso de que la escasez provoca pluriempleo y éste impide el acompañamiento y la atención personal. Si es verdad que el respeto a la variedad significa una gran riqueza, no es menos cierto que encierra un peligro de atomización y la pérdida del sentido global del mosaico; de aquí que se insistiera en un trabajo coordinado con un gran sentido de unidad, dentro de cada contexto diocesano.

Tras la Eucaristía , presidida por los tres obispos, se inició un trabajo en grupos que se prolongó toda la tarde y que buscaba la mayor concreción en iniciativas y programas , así como llegar a formular algunas conclusiones operativas, que serán presentadas a los obispos.

La mañana del domingo se dedicó a la parte estatutaria de la asamblea. Tras la aprobación del acta y la presentación de la memoria de actividades, tanto de la Confer regional como de las Confer diocesanas de Mérida-Badajoz, Coria-Cáceres y Plasencia, se confirmaron algunos cargos de la junta que debían ser renovados. Hubo también diversos informes; uno, en particular, sobre la Confer Joven y el Congreso de Religiosas y Religiosos Jóvenes celebrado en Santiago.

Congreso sobre la Pobreza

Una buena parte del trabajo de la mañana se dedicó a reflexionar sobre el desarrollo y conclusiones del Congreso sobre la Pobreza en Extremadura, recientemente celebrado y cuya importancia y valor se destacó con absoluta unanimidad. Se trabajó también sobre las implicaciones del mismo en los proyectos apostólicos y trabajos de las comunidades religiosas de la Región y, dado que en este último fin de semana de noviembre está reunido en Plasenzuela un amplio grupo de religiosas que trabajan en el mundo rural y en los barrios, se les encargó orientar su trabajo a ayudar a todos los religiosos y religiosas de la Región a contribuir a dar continuidad a las expectativas creadas en el citado Congreso para toda la Iglesia de Extremadura.

 

Jóvenes universitarios reflexionan
sobre la vida de Jesús

Con motivo de los actos programados por Pastoral Universitaria para el nuevo curso se celebró en la Casa de Oración de Gévora un retiro espiritual con asistencia de una veintena de jóvenes universitarios. Se reflexionó sobre los signos de la vida de Jesús que, como jóvenes, pueden ser vividos con intensidad desde la vida de cada uno y la experiencia universitaria.

El encuentro sirvió de puente entre la realidad estudiantil y social y el compromiso que, como jóvenes cristianos, se debe adoptar desde unos planteamientos que son signos de la acción reveladora de Jesús. Se abordó, como colofón, la eucaristía como encuentro personal y directo con la vida de Jesús.

Encuentro de matrimonios en Villanueva de la Serena

Cerca de un centenar de matrimonios se reunieron en la casa de la iglesia de la parroquia de San Francisco, de Villanueva de la Serena. La convocatoria estaba realizada desde la Pastoral Familiar de la zona de La Serena y dentro de la planificación anual para este curso.

La convivencia comenzó con una oración y, a continuación, tuvo lugar la conferencia sobre 'La educación de los hijos en la adolescencia y la juventud", a cargo de la hermana Mª. Teresa García Dorao, superiora de la comunidad de religiosas de Jesús María de Zalamea de la Serena. El encuentro terminó con la celebración de la Eucaristía presidida por Andrés Román García, sacerdote responsable de la pastoral familiar de la zona.

Este tipo de actos se viene organizando desde hace ya bastantes años y está abierto a todas las familias que quieran asistir.

 

El sacerdote Robles Febré dedica su último libro
de poemas a San Pedro de Alcántara

Quienes, conocedores de la poesía del sacerdote Juan María Robles Febré, pudieran estar ya más que convencidos de la alta calidad de su abundante producción poética, se sentirán gratamente sorprendidos por la aparición de un nuevo libro de poemas de este consagrado autor, dedicado esta vez a San Pedro de Alcántara, patrono de Extremadura, con motivo del V Centenario de su nacimiento.

Bellamente editado por Bartolomé Gil en un soporte impreso de alta calidad, acompañan en este libro a los poemas de Robles las sugerentes y precisas ilustraciones de Miguel Pérez Riveriego, contagiadas ellas también de la espiritualidad de alta mística que hace de hilo conductor de toda la obra que lleva el título de "Más leve que el aire".

Ella no es otra cosa que un recorrido poético por la vida del santo extremeño en el que, poema tras poemas, el lector asiste en una escalonada ascensión a la perfección no sólo lírica, sino también espiritual de Fray Pedro de Alcántara y con él de Juan María Robles Febré.

Este poeta, verdadero exponente del nuevo Mester de Clerecía que ha tenido nuestra diócesis en este siglo, ha sabido prestar cadencia poética a la profundidad mística del santo franciscano y reformador extremeño.

Don Juan María ha conseguido hermanar con sus poemas a Pedro de Alcántara con Teresa de Jesús y Juan de la Cruz, de los que ya había tratado en otras obras suyas y con los que mantiene también una estrecha amistad espiritual. Con los poemas de Robles Febré no está ya el austero franciscano extremeño en desigualdad poética con sus coetáneos carmelitas, pues no lo estaba en altura mística y reformadora.

Como acertadamente señala en el prólogo el Canónigo Arcipreste de Mérida, don Manuel Grillo, en este libro "los versos sirven de instrumento para ahondar en las profundidades de lo que debió ser la experiencia religiosa de San Pedro de AlcántaraToda una gama de cadencias rítmicas, donde Robles se mueve con soltura de auténtico maestro". Al lector toca ahora deleitarse con esta magnífica obra de Robles Febré, que seguro es el mejor de sus poemarios.

 

Mirada a nuestro tiempo

Quién le debe quién

Según el punto de vista de los satisfechos y de los enriquecidos, los que se endeudan es porque son "malgobernados" y los que no pagan las deudas es porque son unos tramposos. Convierten en un problema ético lo que es un asunto económico y social.

Esa doble regla ni es verdad en las relaciones entre personas, aunque haya excepciones, y desde luego en modo alguno lo es en las relaciones entre países. En este caso suele ser exclusivamente un problema de ricos y pobres, de norte y de sur, en el que los acreedores y los deudores, como puede suponerse, están siempre en el mismo lado. En la deuda entre países, en lo que a ética se refiere, habría que preguntarse además: ¿quién le debe a quién? Pues pudiera ocurrir que hurgando en las causas de esa pobreza descubriéramos que la condonación de la deuda externa, que ahora se pide como un clamor, fuera un gesto necesario de justicia y no de misericordia.

Pero quizás preguntarse quién pecó sea ahora lo menos importante; lo que de verdad importa es que se produzca el hecho del perdón y que se haga con medidas que, además de llevar en su entraña la toma de conciencia de la injusticia colectiva que supone esta humanidad desigual, conduzcan a reparar las causas de esa situación con desarrollo integral de las personas en los países pobres y endeudados.

La ocasión no puede ser mejor. Si dos mil años de amor-perdón de Dios en Jesucristo no dan para eso, no sé para cuando lo vamos a dejar. ¡Que bueno sería comenzar la etapa del tercer milenio corrigiendo el lastre de empobrecimiento que una injusta distribución de los bienes entre los hombres ha ido dejando atrás!

Amadeo Rodríguez Magro
 

Página litúrgica

Celebramos el I Domingo de Adviento

Palabra de Dios

Libro del profeta Isaías 63, 16-17; 64,1. 3-8

Tú, Señor, eres nuestro padre, tu nombre de siempre es &laqno;nuestro redentor». Señor, ¿por qué nos extravías de tus caminos y endureces nuestro corazón para que no te temamos?

Vuélvete por amor a tus siervos y a las tribus de tu heredad.

¡Ojalá rasgases el cielo y bajases, derritiendo los montes con tu presencia!

Bajaste, y los montes se derritieron con tu presencia. Jamás oído oyó ni ojo vio un Dios, fuera de ti, que hiciera tanto por el que espera en él.

Sales al encuentro del que practica la justicia y se acuerda de tus caminos. Estabas airado y nosotros fracasamos: aparta nuestras culpas y seremos salvos.

Todos éramos impuros, nuestra justicia era un paño manchado; todos nos marchitábamos como follaje, nuestras culpas nos arrebataban como el viento.

Nadie invocaba tu nombre ni se esforzaba por aferrarse a ti; pues nos ocultabas tu rostro y nos entregabas al poder de nuestra culpa.

Y, sin embargo, Señor, tu eres nuestro padre. Nosotros, la arcilla, y tú, el alfarero: somos todos obra de tu mano.

No te excedas en la ira, Señor,no recuerdes siempre nuestra culpa: mira que somos tu pueblo.


Salmo 79

R. Señor, Dios nuestro, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve.

Pastor de Israel, escucha,
tú que te sientas sobre querubines, resplandece.
Despierta tu poder y ven a salvarnos.

Carta 1ª de S. Pablo a los Corintios 1, 3-9

Hermanos: La gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo sean con vosotros.

En mi acción de gracias a Dios os tengo siempre presentes, por la gracia que Dios os ha dado en Cristo Jesús. Pues por Él habéis sido enriquecidos en todo: en el hablar y en el saber; porque en vosotros se ha probado el testimonio de Cristo.

De hecho, no carecéis de ningún don, vosotros que aguardáis la manifestación de nuestro Señor Jesucristo.

Él os mantendrá firmes hasta el final, para que no tengan de qué acusaros en el tribunal de Jesucristo Señor nuestro.

Dios os llamó a participar en la vida de su Hijo, Jesucristo Señor nuestro. ¡Y Él es fiel!

Evangelio según san Marcos 13, 33-37

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: ­Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento. Es igual que un hombre que se fue de viaje, y dejó su casa y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara.

Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer: no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos.

Lo que os digo a vosotros, lo digo a todos: ¡velad!

Lecturas bíblicas para los días de la semana

29, lunes: Is 2, 1-5; Mt 8, 5-11.
30, martes: Rm 10, 9-18; Mt 4, 18-22.
1, miércoles: Is 25, 6-10a; Mt 15, 29-37.
2, jueves:Is 26, 1-6; Mt 7, 21. 24-27.
3, viernes: Is 29, 17-24; Mt 9, 27-31.
4, sábado: Is 30, 19-21. 23-26; Mt 9, 35-10, 1. 6-8.
5, domingo: Is 40, 1-5. 9-11; 2P 3, 8-14; Mc 1, 1-8.

 

Comentario Litúrgico

De estreno

SÍ, de estreno estamos al comenzar el Adviento, pues inicia un nuevo año litúrgico, que es como un gran ciclo a lo largo del cual celebramos todos los misterios de Cristo.

Es importante caer en la cuenta de que no comenzamos el Año litúrgico con la celebración del primer misterio de Cristo que es la Encarnación y su nacimiento en Belén sino con su último misterio, es decir, el anuncio y espera de su última venida.

El Adviento dedica a este misterio sus primeras semanas, concretamente hasta el día diecisiete de diciembre. A partir de ese día en el que la liturgia se empeña a prepararnos para celebrar la Navidad.

Puede parecer un contrasentido inaugurar el año litúrgico con la expectación de la Parusía, pero se trata del misterio que, como un potente foco, debe iluminar nuestro caminar por la vida, ya que el encuentro definitivo con Cristo Resucitado, y juntamente con Él con el Padre, es la gran meta de la vida cristiana.

Es sugestiva la imagen que Cristo describe en la parábola para hacernos entender el último sentido de nuestra vida: somos como unos criados que se afanan por preparar la casa ante la inminente llegada del señor de la misma. No saber cuando pueda llegar le da intensidad a la labor de los criados. Por eso se les invita a estar en la expectativa a velar para no ser sorprendidos sin la tarea realizada.

Si la parábola crea cierta tensión en nuestra vida, la lectura de san Pablo nos resitúa no ante un amo cualquiera que nos urge trabajar sin más, sino ante la gracia y la paz que suscita sabernos en manos del Padre que "nos llamó a participar en la vida de su Hijo Jesucristo Señor nuestro. ¡Y Él es fiel¡".

Antonio Luis Martínez

Santoral

28 de noviembre: mártires Ana y Esteban (+ 767)

Se trata de un abad y una abadesa de Calcedonia, víctimas de la calumnia y mártires de la libertad de conciencia, la verdad de la fe frente a los políticos y la belleza del arte sacro.

Desatada la guerra de las imágenes -crisis iconoclasta- o sea, la violencia ejercida contra los que veneraban iconos en todo el mediterráneo oriental, por parte de algunos emperadores de Constantinopla, se abre también el cofre de la propaganda política falseada. Tanto Ana como Esteban son "iconódulos", partidarios de que , desde la Encarnación de Dios haciéndose hombre, la representación material de los misterios de la fe no es idolatría, sino pedagogía de esa misma fe.

Como en Oriente un icono no es una forma de ver a Dios, sino un modo de que Dios te vea, el sobrenatural se te acerque y la hermosura de Dios se manifieste, comprenderéis la seriedad de los motivos de esta lucha.

A nuestros mártires se les acusa de traicionar su castidad mutuamente, pervirtiendo así el prestigio de sus voces, tan autorizadas, en favor de las imágenes y contra de la ingerencia imperial.

A ella se la desnuda en la plaza y se la azota hasta morir y a él se le despedaza públicamente en una orgía de sangre que pretendía ser ejemplarizante. Ambos santos son testigos de la belleza de Cristo, que puede representarse con el arte requerido, para amar por el representante al adorable representado. ¿Véis?, no hay máquina guerrera que no incluya la calumnia como arma, tanto entonces como ahora.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

29, lunes: Saturnino, Filomeno, Iluminada, Dionisio de la Natividad.
30, martes: Andrés, Mirocles, C utberto Mayne.
1, miércoles: Castriciano, Florencia, Leoncio, Eulogio.
2, jueves: Habacuc, Bibiana, Silverio, Juan Ruysbroek.
3, viernes: Francisco Javier, Sofonías, Casiano, Teodoro.
4, sábado: Juan Damasceno, Bárbara, Melecio, Francisco Gálvez.
5, domingo: Crispina, Sabas, Gerardo, Bartolomé Fanti.

 

Contraportada

Un hombre que creaba adviento

En Juan el Bautista todo fue un aviso

Un año más nos enfrentamos con el tiempo litúrgico de Adviento, que llama a nuestras puertas con un grito que es promesa y compromiso a la vez: !El Señor viene!. Nos gustaría tener a nuestro lado un buen maestro de espíritu, que nos ayudara a despertar nuestra atención hacia esa venida y, sobre todo, que nos diera noticia cumplida del Señor que llega. La liturgia, entre muchas de sus posibilidades, responde a este deseo nuestro presentándonos a Juan el Bautista como experimentado en la espera de Cristo. Recordar algunas dimensiones de su personalidad profética puede servirnos de ayuda para meternos en ese estado de espera como nos pide el Adviento.

En Juan, todo ­su destino personal, su indumentaria, sus palabras­ fue un aviso que consiguió colocar a muchos de su contemporáneos en actitud de conversión y en acecho de Aquel, cuya venida anunciaba. En una palabra, creaba Adviento en los que se le acercaban.

Su tarjeta de presentación aún nos vale: "Yo soy la voz que grita en el desierto: Allanad el camino al Señor". Acojámosla con estremecimiento. Intenta horadar el desierto inhóspito que estamos construyendo con nuestro pasotismo, llegar hasta nuestro vacío corazón y hacerle descubrir la urgente tarea de cambiar un montón de cosas para que el Señor, el Cristo de nuestra fe, tenga vía libre y pueda posesionarse de todo nuestro ser.

Para los que se creen seguros y sin una revolución pendiente en su interior, el Bautista dijo: "En medio de vosotros hay uno que no conocéis". Intentó iniciarnos en la ciencia de los santos que, cuanto más se acercan a Cristo, más conscientes son de que aún les falta mucho camino por recorrer.

Aceptemos que en nuestra vida cristiana nos faltan muchas etapas por alcanzar, que aún no hemos terminado nuestro adviento personal y que está pendiente que cada uno haga de su vida un adviento para los demás.

Las exigencias del Adviento

Ante todo se hace portador de las exigencias religiosas y morales que la venida del Señor impone en nuestras vidas.

Como si se tratara de imitar el lenguaje audiovisual de nuestra época, ese mensaje de exigencias nos lo presenta encarnado en sí mismo. Efectivamente, es un personaje estremecedor. Aparece como un ser estrafalario, que vive en el desierto y se alimenta de langostas y miel silvestre. Personifica de tal modo la austeridad que se podría presentar en nuestras calles como la antítesis de nuestro estilo consumista de vida y tan distante está de una actitud de espera

Además intentó despertar a las masas del letargo religioso que las llevaba a la rutina, a la autoafirmación religiosa: "No os hagáis ilusiones pensando..." ¡ Qué bien viene que se nos quite, a la gente de Iglesia, las seguridades que nos ofrecen nuestra vida ordenada, nuestra asidua asistencia a los actos de culto o a las reuniones de formación!

Por eso Juan no se queda en esta labor de desmonte sino que, a gritos, proclama la necesidad de un revulsivo: "Convertíos... preparad el camino al Señor".

Es necesario que nos demos cuenta de que falta autenticidad en nuestras vidas y que estamos tan afanados en hacer cosas buenas que no dejamos que el Señor haga su obra en nosotros!

Fuera de los moldes oficiales

Fue un personaje que desconcertó a sus coetáneos porque rompió todos los moldes oficiales de la religión nacional.

Todo estaba perfectamente organizado: en el Templo los sacerdotes hacían su liturgia, en las sinagogas los escribas explicaban la Ley, los fariseos aparecían como sus estrictos observantes y el pueblo asistía a todo aquello como mero espectador.

En medio de todo este conjunto de la religión oficial reinaba el convencimiento de que se estaba perfectamente equipado para cuando llegase el Mesías. Pero he aquí que Juan el Bautista irrumpe en la escena de un modo sorprendente: no procede de los medios oficiales, ni siquiera del pueblo. Viene del desierto y asienta sus reales a orillas del Jordán e invita a la multitud que acude a escucharle a que se sumerja en las aguas para sepultar el pasado y comenzar una nueva vida.

Tan inquietante era todo aquello para los que detentaban el monopolio de la religión oficial que iniciaron una investigación.

El interrogatorio fue largo y terminó con un trallazo para los que se sentían seguros de sus posturas religiosas: "En medio de vosotros hay uno que no conocéis ". Era decirles que, a pesar de vuestros rezos, de vuestras leyes... se os está escapando lo mejor: no os habéis dado cuenta de que el Mesías ya está entre vosotros.

Seríamos muy superficiales si no tomáramos como cosa personal esta

Antonio L. Martínez


Return to "Iglesia en Camino"