Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 598. 27 de noviembre de 2005

Director: Juan José Montes


Portada

La séptima edición del foro, que empezó en 1999, ha contado con más de 800 participantes en unas sesiones donde, sin renunciar a la actualidad, se ofrece una visión global de futuro

Católicos y Vida Pública, un congreso consolidado y al servicio de la libertad

"Llamados a la libertad" ha sido el lema del VII Congreso Católicos y vida pública, organizado por la Fundación Universitaria San Pablo-CE, que se ha desarrollado en Madrid el pasado fin de semana. En este Congreso se han abordado temas como "Libertad y verdad", "Familia, escuela de libertad", "Libertad y tiranía mediática", "Sociedad civil y democracia" o "Libertad de mercado y globalización solidaria".

Uno de los participantes ilustres, el ex presidente de la República de Polonia y Premio Nóbel de la Paz Lech Walesa, afirmó en su intervención que "los católicos tenemos que ser activos, tener argumentos para dialogar y compartir nuestros valores", y pidió a los asistentes "no menospreciar las discusiones para demostrar nuestras razones".

Además, el Premio Nóbel de la Paz, tuvo un recuerdo muy especial en su intervención para Juan Pablo II.


Editorial

Los cristianos y la calle

En el espacio de una semana hemos asistido a dos eventos interesantes desde el punto de vista eclesial y cultural. Por un lado el VII Congreso "Católicos y vida pública", que se ha desarrollado en Madrid, y por otro la puesta en marcha del Aula Fe-Cultura en nuestra diócesis.

En estos foros han participado personajes del mundo de la política e intelectuales de diferentes ámbitos cuyo común denominador era su visión cristiana de la persona y de la sociedad. Allí se han puesto claros conceptos que nos ayudan al diálogo y a entender donde estamos. Por citar algunos ejemplos, se ha recordado con claridad que aconfesionalidad no equivale a laicidad ni a laicismo, que la necesaria separación Iglesia-Estado no significa ausencia de colaboración o animadversión y se ha profundizado en la libertad de conciencia en el espacio público.

A pesar de lo anterior, nos gustaría fijarnos con más detalle aquí en una idea extraída de ambos foros que nos resulta tremendamente clarificadora actualmente: la idea equivocada de que las creencias pertenecen al ámbito privado de la persona.

A poco que nos fijemos a nuestro alrededor, observamos que la fe tiene una dimensión pública a todos los niveles que se expresa y manifiesta claramente en el compromiso de los propios cristianos. La sociedad no se construye partiendo de la nada, la edificamos las personas con criterios y con valores, y no es lo mismo participar en la construcción política, económica y social con criterios y valores cristianos que apoyándonos en concepciones materialistas, relativistas o nihilistas de la vida, por decir algunas.

Si la fe se limitase al ámbito privado de la vida no habría religiosas atendiendo a personas mayores sin recursos; ni centros cristianos de acogida a gente sin hogar; ni hombres y mujeres regalando su tiempo, fruto de un compromiso de fe, en centros de reinserción de drogodependientes; ni misioneros jugándose la piel en países donde sobrevivir parece una casualidad; ni voluntarios católicos en las prisiones intentando humanizar esa realidad; ni personas anónimas que buscan alimento en su fe y su relación con Dios para "mancharse la manos" en miles de situaciones y ambientes de marginación que se dan en todos nuestros pueblos y ciudades.

Si la fe se encerrara en lo íntimo de cada uno, los cristianos estaríamos calentitos en la sacristía con nuestro talento en el bolsillo para que no se nos perdiese, pero sin rentar nada.

Los cristianos, desde nuestra experiencia de fe estamos, no ya invitados, sino obligados a dejar este mundo mejor que nos lo encontramos, entre otras cosas porque este mundo es el nuestro.


Conferencia Episcopal

Discurso de Mons. Ricardo Blázquez en la apertura de la Plenaria de la CEE

La Iglesia busca el bien y el porvenir de la sociedad

Me es grato comenzar mis palabras con un recuerdo, lleno de afecto y de gratitud, a la figura del Siervo de Dios, el Papa Juan Pablo II. Es la primera vez que nos reunimos todos los obispos españoles después de su muerte el pasado día 2 de abril. No dudo que interpreto los sentimientos de todos los Hermanos al manifestar nuestra acción de gracias a Dios por el don que ha supuesto para la Iglesia Católica, para todos los creyentes en Cristo y para el mundo entero la persona de Juan Pablo II. Deseo recordar aquí las palabras con las que esta misma Asamblea Plenaria evocaba en 1999 la figura de este gran Papa, al dar gracias a Dios por los dones recibidos a lo largo del siglo XX y, en particular, "por la serie tan extraordinaria de los Papas del siglo XX". Decíamos entonces: "El incansable peregrinar de Juan Pablo II a lo largo y ancho del mundo, como heraldo de la fe y de la esperanza, ha hecho del Sucesor de Pedro una figura más cercana para millones de personas, católicos y no católicos, en particular para los jóvenes. Su anuncio de Jesucristo y su defensa de los derechos humanos, también en situaciones difíciles y conflictivas, han dado frutos concretos de paz y esperanza. Sus visitas a nuestras Iglesias de España son hitos señeros para la nueva evangelización de nuestro pueblo, confiada y vigorosa, que abre el horizonte de una nueva primavera de la Iglesia en el tercer milenio". La despedida que la Iglesia y el mundo tributaron a Juan Pablo II el pasado mes de abril puso de relieve, de modo llamativo, la verdad de las palabras que acabo de recordar. Juan Pablo II sigue, sin duda, acompañándonos desde el cielo.

Entretanto, el Papa Benedicto XVI se ha ganado ya el corazón de jóvenes y mayores. La solemne y sencilla celebración inaugural de su Pontificado, la inolvidable Jornada Mundial de la Juventud en Colonia y, siempre, su palabra precisa, honda y espiritual están presentes en la mente de todos nosotros. Recordamos con gratitud el Mensaje que nos envió con motivo de la Peregrinación a Zaragoza, en el Año de la Inmaculada, el pasado día 19 de mayo. Una hermosa fotografía de Benedicto XVI preside desde hoy nuestra Asamblea, como signo de nuestra obediencia y comunión. Ya expresamos, inmediatamente después de comenzar el ministerio que Dios le confió, la satisfacción que nos produciría su visita a España; manifiesto ahora este mismo sentimiento en nombre de la Conferencia Episcopal.[]

El diálogo, en que se unen la verdad y el amor, como enseñó Pablo VI en la encíclica Ecclesiam suam, y el Concilio Vaticano II practicó como procedimiento pastoral, nos invita a proponer el Evangelio y su verdad amablemente. La acción pastoral de la Iglesia comporta diálogo y anuncio, respeto y "parresía" para proclamar el Evangelio con atrevimiento y sin miedos, escucha atenta del otro y tomar la palabra con claridad. Confiamos en que la verdad, que tiene en sí misma su esplendor, ilumine el corazón de las personas, ya que hemos sido creados por el Logos, como ha dicho bellamente el Papa Benedicto XVI; la verdad entra suavemente en el espíritu con la fuerza que le es inherente y propia. Para que se produzca este encuentro necesitamos actitud receptiva, ya que las interferencias, los ruidos y las precipitaciones nos dificultan la percepción y la asimilación sosegada.

No queremos actuar en nuestra acción pastoral como a rebufo de las cuestiones que otros introduzcan en la sociedad ni por reacción a las iniciativas del Gobierno, ya que la Iglesia tiene su programa en Jesucristo y su Evangelio presentes en la Iglesia. Queremos que cuando tengamos que decir "no", éste sea percibido como el reverso de un "sí" grande. El Evangelio de Jesús es ante todo anuncio de vida y plenitud y por ello es también denuncia de lo que extravía y confunde, malogra y degrada. El no al aborto es el sí a la vida incipiente y en gestación, el no a la eutanasia es el sí a la vida sumamente debilitada, el no a la violencia es el sí a la paz, el no a las rupturas matrimoniales es el sí a la fidelidad, el no a llamar matrimonio a la unión de dos personas del mismo sexo es el sí a la grandeza del matrimonio inscrita en la misma naturaleza humana.

El cristianismo, la Iglesia, tiene un programa específico de salvación y de promoción del hombre. ¿Qué ofrecemos nosotros a los hombres y mujeres de nuestro tiempo, conviventes y compañeros de camino, que por otra parte ansían amor y esperanza? También los jóvenes con su propio lenguaje buscan referentes en personas y en orientaciones que les señalen por dónde y cómo recorrer el camino. Estamos persuadidos de que también hoy Jesús tiene palabras de vida eterna (cf. Jn 6,68). []

Algunas inquietudes y tareas

La Iglesia quiere continuar siendo en medio de nuestra sociedad fermento de solidaridad, concordia y esperanza. El Concilio Vaticano II, recibido por la Iglesia en España desde el principio con fidelidad y determinación, la capacitó para colaborar eficazmente, en medio de innumerables dificultades, prestando un buen servicio al periodo de nuestra historia que conocemos como la "transición". Estamos convencidos de que la sociedad necesita actualizar y profundizar las actitudes de aquella situación crucial para que sean respondidos adecuadamente los desafíos de nuestro tiempo, respetando la justicia y la solidaridad, la libertad y la unidad, la verdad histórica y las legítimas aspiraciones de un futuro mejor para todos. Aquellas actitudes de reconciliación, de curación de heridas, de empeño por construir entre todos una sociedad justa y respetuosa de las legítimas diferencias, culta y solidaria, tienen que tomar constantemente forma y cuerpo en acuerdos al servicio del bien común.

La familia es la célula primera de la sociedad; ésta será en gran medida lo que sea aquélla. La Conferencia Episcopal ha defendido a la familia y seguirá defendiéndola; hemos querido ayudar y estamos decididos a continuar prestando a la familia nuestra dedicación pastoral. Estamos convencidos de que la familia se constituye por el matrimonio, que es la unión estable de un varón y una mujer, contraída por amor, para la mutua complementariedad y para transmitir la vida. No conviene al bien de la sociedad lo que contribuya de una forma u otra al oscurecimiento o a la "desinstitucionalización" del matrimonio. La Iglesia, iluminada por el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, acoge y promueve la voluntad original de Dios sobre el matrimonio, que está inscrita desde el principio en la misma condición humana (cf. Mc 10,6-9). La Iglesia quiere anunciar con palabras y hechos el Evangelio del amor y de la fidelidad, del perdón y de la paz, de la generosidad y de la esperanza sobre el matrimonio y la familia. Apreciamos la gracia inmensa de la familia y también nos hacemos cargo de las dificultades que la envuelven.

La Iglesia no busca sólo su bien y futuro; busca también el bien y el porvenir de la sociedad. Por ejemplo, no deseamos sólo -y lo deseamos hondamente- que en la Ley Orgánica de Educación, que se está tramitando en el Parlamento, sea reconocida adecuadamente la asignatura de religión católica, según el derecho que asiste a los padres de que sus hijos sean educados conforme a sus convicciones morales y religiosas; un derecho que la Constitución reconoce y que articulan los Acuerdos firmados entre la Santa Sede y el Estado Español; queremos también y en la medida de nuestras fuerzas nos comprometemos a que la educación, tan vital siempre, tan complicada actualmente y tan postrada en nuestra situación presente, sea mejorada, ya que en ella se decide en buena medida el presente y el futuro de nuestra sociedad, de todos nosotros. A tal fin es de importancia básica el reconocimiento justo y generoso de la libertad de enseñanza, tanto para que los padres puedan elegir, como para que la sociedad pueda llevar adelante sus iniciativas educativas con el sostenimiento de centros de enseñanza y la creación de aquellos que sean necesarios para responder a la justa demanda de los padres. Esperamos que sea posible todavía el pacto educativo que se solicita con tanta insistencia y con tanta razón desde casi todos los sectores de la sociedad y de la comunidad educativa.

En una de las anáforas eucarísticas podemos rezar: "Danos entrañas de misericordia ante toda miseria humana, inspíranos el gesto y la palabra oportuna frente al hermano solo y desamparado, ayúdanos a mostrarnos disponibles ante quien se siente explotado y deprimido. Que tu Iglesia, Señor, sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz, para que todos encuentren en ella un motivo para seguir esperando". Como la Iglesia es, según la enseñanza del Concilio, "signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano" (Lumen gentium, 1), sabemos que en su interior debe reflejarse un estilo de vida filial con Dios y fraternal entre los cristianos, y en medio del mundo debe ayudar a que la humanidad sea una familia. Cáritas con su multitud de obras que manifiestan la creatividad del amor; Manos Unidas con una trayectoria larga de sensibilización y apoyo a proyectos humanizadores en el Tercer Mundo; las Hijas de la Caridad, galardonadas recientemente con el premio Príncipe de Asturias a la Concordia; muchas congregaciones religiosas dedicadas al servicio de los enfermos, ancianos, pobres y marginados; numerosos misioneros que acreditan la palabra del Evangelio con admirables obras de promoción social; tantos voluntarios que colaboran sacrificadamente en innumerables iniciativas caritativas y sociales, como el Proyecto Hombre y la acogida a los inmigrantes, etc; todas estas realidades son rasgos que pertenecen al rostro de la Iglesia. En la raíz de todas estas formas de vivir y de actuar está la fe en Jesucristo, que vino a servir y a entregar la vida, y la compasión del buen samaritano que se acerca a los heridos de la vida. ¡Cómo deseamos que cada uno de nosotros y la Iglesia entera seamos diariamente testigos fehacientes del Evangelio del amor, de la paz y de la esperanza!

 

(Texto completo en www.conferenciaepiscopal.es )


Centrales

El ex presidente polaco Lech Walesa, el filósofo Robert Spaemann, el vicepresidente del Parlamento Europeo, Mario Mauro, y el nuncio del Papa Manuel Monteiro han sido algunos de sus ponentes

El VII Congreso Católicos y Vida Pública profundiza sobre el valor de la libertad

El VII Congreso Católicos y Vida Pública ya es historia. Un gran elenco de participantes, ponentes y comunicantes han pasado este fin de semana por la Universidad San Pablo-CEU de Madrid para aportar sus respectivas contribuciones a unos contenidos que podrán ser consultados próximamente en su totalidad en la página web del CEU ( http://www.ceu.es ).

El lema ha sido "Llamados a la libertad", la mejor síntesis del servicio que esta iniciativa, ya consolidada desde que empezó en 1999, puede ofrecer a la sociedad. Lech Walesa, ex presidente de la República de Polonia y Premio Nóbel de la Paz 1983, afirmó en su intervención que "los católicos tenemos que ser activos, tener argumentos para dialogar y compartir nuestros valores", y pidió a los asistentes "no menospreciar las discusiones para demostrar nuestras razones".

Walesa señaló que los españoles deben "creer en sí mismos", y realizó un paralelismo entre la situación actual española y la polaca en la que él vivió, que ha experimentado un desarrollo económico importante. Hoy en día los españoles tienen "más capacidad, más dinero, más formación" que él mismo cuando empezó, pero reivindicó la 'importancia de los valores' y apuntó que, si los ciudadanos de hoy sólo siguen el camino del dinero y del bienestar y dejan de lado los valores, las cosas van a ir mal. 'Merece la pena trabajar por los valores', señaló. En esta línea, propuso que situemos nuestros valores por encima del sistema económico y sindical y 'educar al hombre en conciencia. Hay que alabar lo bueno y castigar lo malo'. También recordó que 'hay que poner en marcha los talentos y ponerlos al servicio de la sociedad'. Y se refirió a los ingredientes le dieron fuerzas en su comienzo: su fe en Dios y fe en lo que él hacía.

El Premio Nóbel de la Paz, que hizo un breve recorrido histórico sobre los últimos años de la vida de Polonia, destacó que 'sólo la fe y la iglesia nos permitió sobrevivir durante 120 años'. También se centró especialmente en el efecto de la visita que Juan Pablo II hizo a su país natal al año de ser nombrado Papa. Walesa reseñó que sus palabras, 'No tengáis miedo', hicieron que los polacos, católicos y no católicos, se movilizaran y caminaran juntos contra el comunismo. En este sentido, dijo que el mérito del fin del comunismo en Polonia se debió, en un 50 por ciento, a esa llamada.

Walesa se centró en la generación actual, especial porque 'no solo tiene el cambio de siglo y milenio sino que además le toca vivir una época de divisiones y luchas'. Añadió que 'ninguna generación ha tenido una oportunidad como esta, es importante que esta generación se dé cuenta del valor y de la oportunidad que tiene'. A su juicio, 'el hombre tiene que ser amigo y solidario de los otros hombres y sólo así podremos sobrevivir este siglo', dijo y reseñó que 'la solidaridad es la base de todas las relaciones'. Por otro lado, destacó la importancia de la ecología porque 'si no la globalizamos no vamos a llegar al fin del milenio' y apuntó dos tareas importantes para la construcción de Europa: igualar los niveles de desarrollo y planificar la construcción europea siendo conscientes de nuestras diferencias, 'porque Dios nos ha creado a todos diferentes'.

'Los nuevos ídolos del igualitarismo'

Otro momento intenso del congreso fue la mesa redonda titulada "Los nuevos ídolos del igualitarismo", donde la psicóloga y profesora de Antropología y Psicología de la Personalidad y las Diferencias Individuales de la Universidad San Pablo-CEU, Patricia Martínez Peroni, afirmó "el sexo se ha convertido en una nueva categoría política". Así, "las nuevas políticas públicas y sociales a nivel nacional y regional responden a medidas que previamente han sido aprobadas en organismos internacionales, fruto de la influencia de los grupos de presión homosexuales y no del sentido común, ni de un criterio con fundamento científico". En concreto, afirmo, "se plasma en la Cumbre del Milenio puesta en marcha por Naciones Unidas".

Por su parte, el periodista y escritor César Alonso de los Ríos se refirió a la igualdad de los derechos del hombre y de la mujer poniendo como ejemplo el caso de las futuras elecciones presidenciales en Estados Unidos, afirmando que "gane quien gane, sea Rice o Hillary Clinton, será una mujer. Pero el caso de Condoleeza tiene además otra ejemplaridad, porque es mujer y es negra". Esto ha sido posible, porque "hace medio siglo una mujer ganó una batalla grandiosa al sentarse en un autobús, y ahora, otra mujer negra puede sentarse en la Casa Blanca". Con respecto al caso de la violencia social en Francia, señaló que "para que los ciudadanos no se revuelvan, deben ser asimilados por la nación. En EEUU existe, y si en Francia falla es porque no existe un concepto de nación, sino de Estado, sin espíritu de nación". Citando palabras de Ortega y Gasset, afirmó que "la nación es la sangre, el alma del Estado".

Junto a Alonso de los Ríos, intervino la profesora Titular de Filosofía del Derecho de la Universidad de Zaragoza María Elósegui, quien subrayó la necesidad de crear nuevos modelos sociales. "Se ha insistido tanto en la diferencia de sexos, que se ha convertido en una subordinación de la mujer con respecto al hombre. Este es un modelo injusto", aseguró. "Esta situación se debe a que actualmente no están armonizadas la naturaleza, la biología y el Derecho", tres dimensiones que considera fundamentales "para evitar un feminismo o un machismo radical". En referencia a la educación en materia sexual, Elósegui señaló que "hay que hacer materiales escolares en los que también se recojan cuestiones como el reparto de roles". Elósegui concluyó declarando que "uno de los problemas con los que se encuentran los hombres y las mujeres hoy en día es la conciliación entre la vida laboral y personal". Es necesaria una "antropología de la paternidad" y "una presencia en la vida pública de hombres y mujeres para poder ofrecer una visión complementaria de estos temas de forma conjunta".

Mª Victoria Giménez

(Forumlibertas.com)

 

Así lo manifestó Benedicto XVI ante los participantes de una conferencia sobre el genoma humano

La dignidad humana no disminuye si hay defectos genéticos

El Papa recibió el pasado sábado a los participantes en la XX Conferencia Internacional promovida por el Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud del 17 al 19 de noviembre en el Vaticano, y cuyo tema ha sido "El genoma humano".

En su discurso, Benedicto XVI afirmó que la Iglesia puede iluminar las conciencias para que los descubrimientos científicos "sirvan al bien integral de la persona, respetando siempre su dignidad".

"El creyente -dijo- sabe que el Evangelio tiene una sintonía intrínseca con los valores inscritos en la naturaleza humana. La imagen de Dios está tan profundamente impresa en el alma del ser humano que difícilmente se puede obligar a que enmudezca la voz de la conciencia. (...) También quienes ya no se reconocen como miembros de la Iglesia o que incluso han perdido la luz de la fe dan importancia a los valores humanos y a las contribuciones positivas que puede aportar el Evangelio al bien personal y social".

Dignidad humana

Benedicto XVI subrayó que los hombres de nuestro tiempo "son capaces de comprender que la dignidad humana no se identifica con los genes de su ADN y no disminuye por la eventual presencia de diversidades físicas o de defectos genéticos. El principio de "no discriminación" sobre la base de factores físicos o genéticos ha entrado profundamente en las conciencias y ha sido enunciado formalmente en las Cartas sobre los derechos humanos. Este principio tiene su fundamento más real en la dignidad de todo ser humano, por el hecho de ser creado a imagen y semejanza de Dios". Analizando los datos científicos, añadió, se llega al reconocimiento de la dignidad de la vida humana, "comenzando desde el primer momento de la fecundación".

Tras hacer hincapié en que la Iglesia "anuncia y propone estas verdades no solo con la autoridad del Evangelio, sino también con la fuerza derivada de la razón", el Santo Padre afirmó: "Es necesario estar atento para evitar los riesgos de una ciencia y de una tecnología que pretendan ser completamente autónomas de las normas morales inscritas en la naturaleza del ser humano".

El Papa habló a continuación de la necesidad de "dar un nuevo impulso a la pastoral de la salud" mediante "una renovación y un estudio profundo de la propuesta pastoral, que tenga en cuenta el considerable aumento de conocimientos difundidos por los medios de comunicación en la sociedad y el alto nivel de instrucción de las personas a las que se dirige".

Educar las conciencias

"No se puede descuidar el hecho de que, cada vez más a menudo, no sólo los legisladores sino los mismos ciudadanos, están llamados a expresar su parecer sobre problemas complejos de naturaleza científica. Si no existe una instrucción adecuada, una formación adecuada de las conciencias, es fácil que prevalezcan falsos valores o informaciones tendenciosas en la opinión pública".

Benedicto XVI concluyó refiriéndose al campo de las aplicaciones de la genética, en el que "se requiere -dijo- una formación de las conciencias profunda y clara. Los descubrimientos científicos actuales afectan a la vida de las familias, comprometiéndolas en decisiones imprevistas y delicadas, que hay que afrontar con responsabilidad". En este sentido, señaló que la pastoral sanitaria "tiene necesidad de profesionales formados y competentes".

(Servicio Vaticano de Información)


Información Diocesana

Pertenecen al Proyecto Damasco, al Seminario Menor Externo y a los grupos de 'Yo soy protagonista'

Más de doscientos chavales participan en varios encuentros celebrados en el Seminario

El pasado fin de semana concluyó en el Seminario Metropolitano de San Atón, tras sus encuentros en Villagonzalo y Jerez de los Caballeros, la primera ronda de Convivencia de la Experiencia Damasco del PDAV. En esta ocasión participaron un grupo de 150 chicos y chicas de entre 10 y 17 años procedentes en su mayoría de parroquias y Colegios de Badajoz. Ha sido un fin de semana donde se ha tenido tiempo para jugar, reflexionar por grupos y rezar, propiciando en todo momento que la llamada de Dios toque el corazón de adolescentes y jóvenes.

En una dinámica distinta a Damasco, pero con objetivos muy parecidos, un grupo de veinte jóvenes que participó en el Campamento de Verano YSP tuvieron ocasión de encontrarse, orar juntos y compartir fe y vida deseando ser testigos de Jesús en sus ambientes.

Además, y durante este mismo fin de semana se tuvo el segundo encuentro el Seminario Menor Externo. Un grupo de 27 chavales de nuestra Diócesis dispuestos a buscar la voluntad de Dios en sus vidas y a escuchar lo que Jesús les quiere decir. En esta ocasión tuvieron la oportunidad de participar en algunas de las actividades de la Convivencia Damasco y de tener momentos de encuentro entre ellos.

 

Se trata de dos Clarisas franciscanas y de un jesuita

Varios religiosos realizan sus votos temporales y perpetuos

La Parroquia de la Santísima Trinidad de Badajoz ha acogido la profesión solemne en la Compañía de Jesús del P. José Antonio Ruiz Cañamares, S. J.

La ceremonia estuvo presidida por el P. Provincial de Castilla de la Compañía de Jesús, P. Joaquín Barrero quien, en su homilía, explicó el sentido de estos votos religiosos a los fieles que abarrotaban el templo.

El P. Ruiz Cañamares lleva años destinado en Badajoz, desempeñando sus labores en la Escuela Virgen de Guadalupe y en la Parroquia de la Santísima Trinidad.

Por otra parte, el Convento de Santa Clara de Zafra también ha vivido la celebración de los votos de dos de sus integrantes. Se trata de Sor Mercedes Toro Gómez, natural de La Alconera, quien hacía su profesión solemne en una ceremonia presidida por el Visitador General de religiosas de nuestra diócesis, Manuel Santos Durán. Y, en otra celebración, ha profesado sus votos temporales Sor María Clara Orosco Pardo, natural de Lima (Perú). Ambas celebraciones contaron con la presencia de numerosas personas.

 

Los Matrimonios de la comarca de La Serena reflexionan sobre la Familia

Organizado por el equipo de pastoral familiar de la zona de la Serena se reunieron el pasado domingo en los salones parroquiales del poblado de Docenario, unos treinta matrimonios para reflexionar sobre la familia.

Con el titulo "La Familia: espacio de humanización", el sacerdote Manuel Álvarez Vivas impartió una charla sobre las preocupaciones fundamentales que tienen ahora las familias y animó a los matrimonios a evangelizar la sociedad siendo Buena Noticia para las familias y promotores de valores humanos.

El encuentro que contó también con el delegado episcopal David Martínez Gutiérrez, terminó con una Eucaristía presidida por el sacerdote José Romero Guerrero, consiliario del equipo organizador.

 

Badajoz

Encuentro de 'Amigos de Domingo Savio' en los Salesianos

Más de 300 chicos y chicas, con edades comprendidas entre los 10 y los 14 años, han participado en un encuentro de los grupos de 'Amigos de Domingo Savio', pertenecientes a la familia salesiana.

Este encuentro se ha celebrado en las instalaciones del colegio salesiano de la capital pacense, y en el que han participado grupos procedentes de las comunidades salesianas de Puebla de la Calzada, Mérida y la propia Badajoz, dirigidos por el salesiano Francisco Izquierdo, coordinador de pastoral del colegio salesiano.

Durante el trabajo por grupos que tuvo lugar durante el encuentro, se trataron las cuestiones del respeto a la naturaleza y los valores humanos, mediante dinámicas y juegos.

 

Badajoz

Peregrinación a Fátima

La 'Sala de Mayores' de la parroquia pacense de San Fernando y Santa Isabel, ha organizado una peregrinación al santuario mariano de Nuestra Señora de Fátima, en Portugal, donde han tenido la oportunidad - a pesar de la lluvia- de visitar el Santuario y su entorno.

En esta actividad, que se desarrolló a lo largo del fin de semana pasado, han participado cerca de 100 personas, pertenecientes tanto a la mencionada 'Sala de Mayores', integrantes y voluntarios, como a otros colectivos parroquiales, acompañados por el sacerdote Pedro María Rodríguez, párroco de San Fernando y Santa Isabel.

Esta peregrinación se inscribe dentro de las actividades que, a lo largo del año, desarrolla esta 'Sala de Mayores' que lleva ya 12 años tratando de ofrecer a la gente mayor de la barriada pacense de San Fernando, un lugar donde encontrarse y relacionarse.

 

Dos sacerdotes diocesanos participan en las Jornadas nacionales de Liturgia

Con el título "Para vivir la Eucaristía", se ha celebrado en Valladolid las Jornadas Nacionales de Liturgia que cada año organiza la Comisión Episcopal de Liturgia y a la que han asistido los sacerdotes diocesanos Antonio Luis Martínez, responsable de la Delegación diocesana de Pastoral Litúrgica y José Manuel Puente, miembro de la misma y párroco de Valdelacalzada

Con la asistencia de algo más de cuatrocientas personas, mayoritariamente sacerdotes y religiosas, se desarrollaron las diversas ponencias que versaron sobre las diversas dimensiones de la Eucaristía y su celebración,

Según los sacerdotes antes citados, es de destacar el lenguaje actual y las perspectivas pastorales de las ponencias que abarcaron desde la dimensión celebrativa como la contemplativa de la Eucaristía.

Por su importancia y utilidad pastoral, las ponencias serán publicadas por EDICE en los primeros meses del próximo año.

 

Homenaje en Segura de León

La parroquia de Segura de León ha rendido un homenaje a Rafael Pérez Venegas, que durante 50 años ha sido el organista y director del coro parroquial. En esta celebración participaron las corales "Castillo y Encinas", el Coro Escolar "Ntra. Sra. de Guadalupe", ambos de Segura de León, y "Miguel Durán", de Cumbres Mayores (Huelva), todas ellas fundadas por el homenajeado, quien recibió numerosas muestras de afecto durante esta celebración.

 

Encuentro de matrimonios

Un grupo de matrimonios pertenecientes a la parroquia de San Juan y María Auxiliadora de Mérida, la mayoría de ellos integrados en los grupos de prebautismales y prematrimoniales de dicha parroquia, han celebrado un encuentro en la casa de oración de Villagonzalo. El objetivo era "renovar su vida interior y su compromiso apostólico con la familia y la Iglesia", según ha destacado a 'Iglesia en camino', el sacerdote Juan Cascos, párroco de S. Juan y Mª Auxiliadora.


Liturgia dominical

Celebramos el I domingo de Adviento

Palabra de Dios

 

Libro del profeta Isaías 63, 16-17; 64,1. 3-8

Tú, Señor, eres nuestro padre, tu nombre de siempre es "nuestro redentor". Señor, ¿por qué nos extravías de tus caminos y endureces nuestro corazón para que no te temamos?

Vuélvete por amor a tus siervos y a las tribus de tu heredad.

¡Ojalá rasgases el cielo y bajases,

derritiendo los montes con tu presencia!

Bajaste, y los montes se derritieron con tu presencia. Jamás oído oyó ni ojo vio un Dios, fuera de ti,

que hiciera tanto por el que espera en él.

Sales al encuentro del que practica la justicia y se acuerda de tus caminos. Estabas airado y nosotros fracasamos: aparta nuestras culpas y seremos salvos.

Todos éramos impuros, nuestra justicia era un paño manchado; todos nos marchitábamos como follaje, nuestras culpas nos arrebataban como el viento.

Nadie invocaba tu nombre ni se esforzaba por aferrarse a ti; pues nos ocultabas tu rostro y nos entregabas al poder de nuestra culpa.

Y, sin embargo, Señor, tu eres nuestro padre. Nosotros, la arcilla, y tú, el alfarero: somos todos obra de tu mano.

No te excedas en la ira, Señor, no recuerdes siempre nuestra culpa: mira que somos tu pueblo.

 

Salmo 79

R. Señor, Dios nuestro, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve.

Pastor de Israel, escucha,

tú que te sientas sobre querubines, resplandece.

Despierta tu poder y ven a salvarnos.

 

Carta 1ª de S. Pablo a los Corintios 1, 3-9

Hermanos: La gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo sean con vosotros.

En mi acción de gracias a Dios os tengo siempre presentes, por la gracia que Dios os ha dado en Cristo Jesús. Pues por Él habéis sido enriquecidos en todo: en el hablar y en el saber; porque en vosotros se ha probado el testimonio de Cristo.

De hecho, no carecéis de ningún don, vosotros que aguardáis la manifestación de nuestro Señor Jesucristo.

Él os mantendrá firmes hasta el final, para que no tengan de qué acusaros en el tribunal de Jesucristo Señor nuestro.

Dios os llamó a participar en la vida de su Hijo, Jesucristo Señor nuestro. ¡Y Él es fiel!

 

Evangelio según san Marcos 13, 33-37

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: ­Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento. Es igual que un hombre que se fue de viaje, y dejó su casa y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara.

Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer: no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos.

Lo que os digo a vosotros, lo digo a todos: ¡velad!

 

Comentario Litúrgico

Al encuentro de Cristo

Cambia el color de los ornamentos litúrgicos, cambia tanto el tono de las oraciones como el tema de las lecturas bíblicas y todo eso para ayudarnos a encarar interiormente el inicio del nuevo Año litúrgico que, como sabemos, se inicia con el tiempo del Adviento.

En este santo tiempo litúrgico, toda la vida espiritual y litúrgica de la Iglesia se remoza y se vuelca en anhelos de renovación para, una vez más, salir al encuentro de Cristo que se acerca a nosotros en una triple venida.

Como nos enseña san Bernardo: Cristo vino en la realidad histórica de la carne en la Noche santa de Belén, Cristo viene cada día con la riqueza de su gracia y perdón ofreciéndonos su salvación y Cristo vendrá, al término de los tiempos, para finalizar y dar el último sentido a la Historia.

Ante esta realidad, en este primer domingo de Adviento, acojamos el mensaje concreto que nos ofrece la oración colecta que nos invita a pedir la gracia de avivar el deseo de salir al encuentro de Cristo en esa constante, e intermedia, venida suya en la que nos ofrece continuamente su gracia salvadora para que podamos realizar y llevar a cabo la tarea de nuestra santidad personal y nuestra misión intramundana, según la vocación y los talentos que tengamos.

Si nos acercamos al mensaje evangélico de este domingo, el mismo Señor nos indica cual debe ser nuestra actitud: "mirad, vigilad". Nos invita a darnos cuenta de lo que pasa a nuestro alrededor y podamos así construir nuestra vida, no según lo que nos ofrece el hedonismo y el consumismo que nos rodea, sino según una conciencia cristiana que descubre en la vida una tarea divina.

Antonio Luis Martínez

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

28, lunes: Is 2, 1-5; Mt 8, 5-11.
29, martes: Is 11, 1-10; Lc 10, 21-24.
30, miércoles: Rom 10, 9-18; Mt 4, 18-22.
1, jueves: Is 26, 1-6; Mt 7, 21. 24-27.
2, viernes: Is 29, 17-24; Mt 9, 27-31.
3, sábado: Is 30, 19-21. 23-26; Mt 9,35-10,1. 6-8.
4, domingo: Is 40, 1-5. 9-11; 2P 3, 8-14; Mc 1, 1-8.

 

29 de noviembre: San Saturnino (s. III)

La tradición le supone griego, nacido en Patrás, pero naturalmente es un disparate colosal creer que le bautizó san Juan Bautista, que fue discípulo de los apóstoles y que era uno de los que asistieron a la Santa Cena (hubo ciertos hagiógrafos no muy respetuosos con la cronología). Lo que sí es posible es que a comienzos del siglo III el papa san Fabián le enviase a la Galia.

De su vida se sabe muy poco, pero se cree que misionó en un amplio territorio a ambos lados de los Pirineos y que mandó a su discípulo Honesto para evangelizar Pamplona; también se cree que el propio san Saturnino visitó la capital navarra y que fue maestro de san Fermín.

Más seguras parecen ser las referencias a su muerte, en la época de la persecución de Decio: los sacerdotes paganos de Tolosa le atribuyeron el mutismo de sus ídolos, que habían dejado de emitir oráculos, y cuando el obispo pasaba cerca del templo de Júpiter, la muchedumbre se apoderó de él y le ató a un toro que iba a ser inmolado. El animal echó a correr, arrastrando al mártir y matándolo.

En torno a sus reliquias se construyó una basílica, que visitaban todos los peregrinos de Santiago, y así fue como su culto se extendió por España y todo el norte de Francia.

 

Los santos de la semana

28, lunes: Jacobo Piceno, Irenarco, Esteban, Jaime de la Marca.
29, martes: Saturnino, Filomeno, Iluminada.
30, miércoles: Apóstol Andrés, Mirocles, Cutberto Mayne.
1, jueves: Florencia, Castriciano, Leoncio, Edmundo, Campion.
2, viernes: Habacuc, Bibiana, Pimenio, Angela Astorch.
3, sábado: Francisco Javier, Sofonías, Casiano, Teodoro.
4, domingo: Juan Damasceno, Bárbara, Melecio.


Contraportada

Eduardo Hertfelder de Aldecoa, presidente del Instituto de Política Familiar

"Los últimos 25 años han sido de abandono para las familias por parte de las administraciones"

EL matrimonio y la familia hoy ha sido el tema tratado por D. Eduardo Hertfelder de Aldecoa, presidente del Instituto de Política Familiar (IPF), en la conferencia que ha impartido el pasado 24 de noviembre en el Obispado de Plasencia, dentro del ciclo de Formación Permanente del Clero, organizado en esta diócesis extremeña.

En la entrevista concedida al término de la misma, Hertfelder habla de la situación actual de la familia en España; del abandono y de las pocas ayudas gubernamentales, tanto económicas como sociales, que ha recibido la familia española durante los últimos 25 años; y también plantea si esta situación tiene solución posible.

 

Usted ha dicho que es necesario mirar al pasado para saber por qué ha llegado la familia a la situación actual...

Creo que es necesario analizar el pasado para conocer las causas de la situación actual y también para adivinar qué pasará en el futuro. Y hemos visto que los problemas de la familia actual no son nuevos sino que tienen una carga histórica de muchos años de abandono de las administraciones a la familia. En el caso de la familia podemos decir que "cualquier tiempo pasado fue mejor" con respecto a los últimos 25 años donde el abandono, en cuanto a ayudas económicas a la familia, ha sido brutal por parte de las administraciones.

La administración, de cualquier signo político, no ha tomado en consideración a la familia, no se ha preocupado por ella, la ha abandonado y por lo tanto los indicadores de natalidad, entre otros, se han ido agravando con el paso de los años. Por tanto el artículo 39.1 de la Constitución Española que dice, el Estado ayudará social y fiscalmente a la familia, no se ha cumplido.

Según ha indicado un español debe tener 18 hijos para recibir las mismas ayudas que un alemán con 3, ¿por qué pasa esto?

Todo es fruto de ese abandono de la familia de no considerar que es un bien público para la sociedad que cumple unas funciones sociales. En el resto de Europa independientemente de la ideología de los diferentes gobiernos, se han dado cuenta de que la familia cumple funciones sociales, garantiza una estabilidad a la sociedad e incluso el Estado teniendo una familia estable le va a provocar una reducción en su gasto. Por tanto han apoyado a la familia en natalidad, en la conciliación de la vida familiar y laboral, etc. En España no se ha tenido esa visión de la familia como un bien público como una inversión y solamente se le ha considerado como un gasto. Por eso las ayudas estatales hasta ahora han sido ridículas en cuanto a las cantidades económicas y en cuanto a los límites de ingresos para poder acceder a esas ayudas, que hace que el 90 por ciento de las familias españolas no puedan obtener esas ayudas mínimas.

La pirámide de población española se está invirtiendo, ¿a qué se debe esta situación?

La natalidad cada vez se está reduciendo más, cada vez hay menos niños. De hecho se han perdido cuatro millones de niños menores de 14 años, en los últimos 25 años. Antes había 10 millones de menores de 14 años sobre una población de 36 millones. Y ahora en cambio hay seis millones sobre 43, con lo que se ha reducido considerablemente la población infantil y juvenil. Por otra parte cada vez hay más personas mayores, la mortalidad desciende y la pirámide de población se invierte. Esta situación se dio hace 20 o 25 años en el algunos países europeos, los gobiernos se dieron cuenta que estaban acabando con el futuro de la sociedad y empezaron a apostar por la familia. En España seguimos con esta situación porque el gobierno no se da cuenta de lo que están haciendo, en cuanto a política familiar, otros países europeos. No aprendemos de nuestros vecinos.

Usted se pregunta si todo ha sido consecuencia de la evolución de la natural de la sociedad española o de una estrategia...

Efectivamente ya que la familia sufre el abandono por parte de la administración y también padece la actuación de grupos de presión que luchan por unos intereses que van en contra de ella. Todo esto nos lleva a pensar que la situación actual de la familia no se debe a una evolución natural. Actualmente se ha creado una nueva terminología vaciando de su contenido original a los conceptos y así conseguir un nuevo sentido. Así las palabras de antes no significan ya lo mismo, por ejemplo familia antes era un hombre y una mujer, ahora es la unión de personas de diferente o del mismo sexo. También se utiliza interrupción voluntaria del embarazo por aborto y así con otros muchos ejemplos.

¿Piensa que ha habido un antes y después de la manifestación del pasado 18 J en Madrid?

La manifestación de Madrid ha sido un punto de inflexión y ha servido para que el movimiento familiar deje de ser un elemento pasivo y se convierta en un elemento activo. Hemos podido visualizar el movimiento familiar español ya que se manifestaron un millón y medio de personas. Se ha iniciado un movimiento familiar internacional ya que la manifestación fue apoyada por más de 1000 organizaciones no gubernamentales de más de 60 países diferentes. Los medios de comunicación se han dado cuenta de que existe otra visión, la sociedad española ha visto que la familia tiene algo que decir y los partidos políticos han descubierto que hay una realidad, la de la familia y ya no pueden gobernar ni hacer programas electorales sin contar con la familia. Ha cambiado totalmente el tratamiento a la familia tanto nacional como internacionalmente.

Dice que la solución de la familia está en las manos de todos...

Las familias se han dado cuenta de que sus derechos estaban siendo eliminados porque los habían dejado en las manos de los políticos y ha empezado a ser una familia activa y responsable, como miembro de una familia, de una realidad eclesial o asociativa. Por lo tanto apostar por la familia es una responsabilidad de todos.

Raquel Molano Sánchez


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


Return to Camino