Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 461. 24 de noviembre de 2002

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


Portada

En el último cuarto de siglo se han creado trece parroquias en la diócesis de Mérida-Badajoz

Don Antonio Montero erige una nueva parroquia para la capital pacense

En el último cuarto de siglo se han creado en la diócesis trece parroquias, nueve en Badajoz y cuatro en Mérida, además de una en Aldea de Retamal, si bien ésta existía desde antiguo, aunque no jurídicamente como parroquia.

Este ritmo de crecimiento encuentra explicación en la expansión de estas ciudades y el aumento de población.

La última parroquia creada es la de Santiago Apóstol, en la barriada de Llera, en Badajoz. El arzobispo, don Antonio Montero, acaba de firmar el decreto por el que se crea esta nueva parroquia, mientras se anuncia otra para el Cerro del Viento, en la misma ciudad, bajo la advocación del Espíritu Santo.

Ubicado en la calle Acebo, la nueva parroquia, que viene funcionando desde julio del año pasado dependiendo del Perpetuo Socorro, cuenta, además del templo, con varias salas de reunión y catequesis repartidas en la parte superior, con 380 metros cuadrados.

 


Editorial

La buena educación

No está de moda, ya lo sabemos. Ya ni se habla tan siquiera de la buena crianza, de las buenas maneras, de la cortesía, de la urbanidad, de la buena educación. Y, si no se habla, menos se practica y termina por desconocerse en absoluto. El talante de respeto y de delicadeza para con los demás, no se adquiere, sin más, por avanzar en los estudios desde preescolar a la enseñanza superior.

Mucho hace a este propósito lo que hoy se llama educación en valores, necesaria igualmente para los iletrados y para los sabihondos; dotar poco a poco a la persona de estos rasgos: veracidad, honradez, correcto uso de la libertad, fortaleza de ánimo, constancia en los empeños, apertura a los demás, respeto a los derechos humanos, solidaridad con los débiles, sentido religioso y moral etc.

Todo esto constituye, por supuesto, la mejor cimentación para que las personas pasen de ser gente a ciudadanos responsables. Pero no basta de por sí para perfilar el retrato completo, como no es habitable el piso sin revocar las paredes, sin pintura y sin decoración. ¿Detalles sin importancia? No, señores. Elementos constitutivos del buen ambiente, del bienestar, de la acogida agradable del visitante.

Nada tiene que ver esto con los convencionalismos trasnochados o los moldes pequeño-burgueses. La pulcritud en la higiene corporal, el cuidado en el atuendo exterior, la delicadeza del trato, la corrección en el lenguaje y la cordialidad en la acogida, son y deben seguir siendo el mejor signo de nuestro respeto al prójimo, y la expresión más genuina de la caridad cristiana. Por el contrario, la zafiedad en el lenguaje, el trato chabacano o irrespetuoso con los mayores, saltarse todas las precedencias, la tuya hacia arriba y la de los otros cuesta abajo, retrata a una juventud, o a una adultez, que revela en sus modales una pobreza personal, cultural y moral, cuando menos preocupante. Pensamos que hasta aquí llega el mandamiento del amor al prójimo. ¿Se puede tratar tan mal a quienes se quiere bien?

 


Carta del Arzobispo

Memoria viva y visión actual del Concilio Vaticano

Declaraciones de Don Antonio Montero a la revista 'Cataluña Cristiana'

1.- ¿Qué hacía usted hace 40 años?

Tenía yo entonces sólo 34, y era director en Madrid de la revista "Ecclesia" y de la Editorial PPC. Vivía en plena dedicación a la labor informativa sobre la Iglesia y a la creación de una opinión pública cristiana en el seno de una sociedad confesionalmente católica, un tanto cerrada sobre sí misma y necesitada de una oxigenación más universal. El Concilio ofrecía una oportunidad nunca imaginable para respirar la catolicidad de la Iglesia a pleno pulmón. Yo procuré aprovecharla en cuanto de mí dependía.

2.- ¿Cómo vivió el Concilio Vaticano II? ¿Qué recuerdos tiene?

En las etapas de Asambleas, yo tuve que vivir a caballo entre Roma y Madrid, y turnarme con dos colaboradores muy capaces, el abogado Agapito Tapiador, Subdirector, y el sacerdote José María Burgos, Redactor Jefe. Pero en la redacción de Madrid trabajábamos para el Aula conciliar y viceversa. En Ecclesia éramos pobres y sin equipamiento técnico, y apenas usábamos el telex. Cada semana el de Roma acudía al aeropuerto para entregar un sobre voluminoso al viajero de Iberia más amable, para que lo entregara en Barajas al desplazado de turno desde la redacción. Por estos canales discurrió, para miles de lectores de España y de América, todo el caudal del Concilio

En mi caso personal, el Concilio tenía que ocupar al tope todas mis capacidades y las de los equipos redaccionales a los que yo pertenecía. Leer mucho, escribir bastante, e incluso dar charlas y conferencias dentro y fuera de Madrid, estaban a la orden del día. Tuve entonces mis primeras comparecencias en TVE, que llamaba a los testigos presenciales para dar cuenta a la audiencia de lo que estábamos viviendo y dar, a nuestra manera, las claves de los grandes debates.

¿Qué cómo incidió esto en mi vida personal de sacerdote y de comunicador? Puedo afirmar sin titubeos que esa experiencia marcó muy poderosa y positivamente el rumbo personal de mi existencia como sacerdote comunicador. Si he de dar un testimonio, tengo que decir que, en su conjunto, el Concilio me ofreció una visión de la Iglesia, de los obispos, del clero y del laicado, que yo atisbaba siempre en mis adentros y descubrí de pronto que se nos regalaba a raudales como luz del Magisterio al más alto nivel y como realización a mi alcance de las mejores utopías.

El cambio y la tradición

Yo no me encontraba a disgusto en la Iglesia anterior al Concilio, de la que recibí una sólida formación teológica, un entrenamiento espiritual, un sentido hondo de comunión e incluso de jerarquía, un cuadro de valores ascéticos y unos impulsos apostólicos a los que nunca he renunciado. Pero, con la misma sinceridad, puedo asegurar que el redescubrimiento de la Palabra de Dios, la penetración en el misterio de la liturgia, la eclesiología conciliar en su conjunto, la nueva visión del episcopado y del sacerdocio, y, sobre todo, el reconocimiento de la dignidad, función y misión de los laicos en el Pueblo de Dios, me abrieron horizontes insospechados para mi experiencia cristiana personal y para mi acción evangelizadora como presbítero y como periodista.

No cabe aquí describir lo que significaron para muchos de nosotros la Constitución Iglesia-Mundo, el Decreto de la Libertad religiosa (tan llamativo entonces en España) y la apertura ecuménica al mundo cristiano y a las grandes religiones. Todo era coherente, luminoso y magnífico; pero, repito, no destruía en mí nada de lo anterior, e incluso mi formación tradicional servía de excelente soporte para tantas cosas nuevas, que yo consideraba enraizadas en la gran tradición de la Biblia y de la Iglesia.

3.- ¿Cuál fue el papel de los medios de comunicación como narradores y divulgadores de la asamblea conciliar?

Las grandes agencias mundiales de la comunicación: United Press (entonces separada de la Associated Press) La Reuter France-Presse e incluso la Tass soviética, multiplicaron por muchos enteros la información religiosa, no ya del Concilio, sino de la propia Iglesia católica. Los rotativos más importantes, las cadenas radiofónicas y las estaciones televisivas elevaron al máximo, en los grandes momentos, sus espacios informativos, multiplicaron sus audiencias y mantuvieron corresponsales fijos o enviados especiales en las cuatro sesiones otoñales. La resultante fue que, a partir de entonces, subió bastantes puntos la atención a la Iglesia católica por parte del mundo mediático.

Hablando de España, la gran prensa y los medios públicos se ocuparon razonablemente en cuanto al volumen de sus despachos; pero en la calidad de la información y el justo enfoque de los comentarios, todo dependía de la cultura religiosa de sus corresponsales, harto pobre en algunos de ellos, por no hablar de la línea ideológica o política de otros, condicionados por sus empresas. Esto fue produciendo un cierto confusionismo en la opinión pública española que, de inmediato, iba a desfigurar un tanto la imagen del Concilio y acarrear más tarde las tensiones del posconcilio.

Debo destacar aquí que los servicios de la Agencia Efe fueron correctos por lo general; pero los más destacados por su calidad informativa fueron las crónicas y los comentarios de tres periódicos diarios y por este orden: La Gaceta del Norte, de Bilbao, La Vanguardia de Barcelona y el Ya de Madrid; por obra y gracia, en gran medida, de sus enviados de excepción, los sacerdotes, insignes los tres, José Luis Martín Descalzo, Ramón Cunill y Jesús Iribarren. En cuanto a nuestras revistas religiosas, casi un millar entre todas, sí que se ocuparon, como es obvio, del seguimiento del Concilio, con talante positivo por lo general. Eso sí; con mayor profundidad unas que otras, y algunas un tanto reticentes. Destacaron por su riqueza de información y apoyo sin fisuras al Concilio los semanarios católicos "Ecclesia" y "Vida nueva".

Cuatro curas periodistas

Los tres clérigos nombrados y yo mismo sacamos un gran provecho de nuestro compañerismo y amistad, contrastando a diario informaciones y criterios que luego cocinaba cada cual para los lectores de su clientela. Juntos llegábamos a compartir una visión global del fascinante proceso conciliar, con toda su grandeza histórica y hasta con sus lastres humanos. Los cuatro nos beneficiamos mucho de la ayuda impagable de otros dos amigos, con puestos muy destacados en la estructura informativa del Concilio (nosotros no pudimos entrar en el Aula hasta la segunda sesión). Eran Cipriano Calderón y José María Cirarda.

El primero, como miembro del Equipo internacional que elaboraba cada día, en varias lenguas, el Informe de lo tratado en el Aula conciliar. Es una valiosísima colección numerada de unos trescientos servicios (indispensables para la historiografía del Vaticano II) que se conservan publicados en la colección de "Ecclesia". El otro era José María Cirarda, ya entonces Obispo Auxiliar de Sevilla, portavoz de lo tratado en las sesiones ante los periodistas de habla hispana. Monseñor Cirarda supo desarrollar su labor con mucho garbo y ayudó a algunos cronistas, poco duchos en la materia, a interpretar correctamente el gran acontecimiento conciliar.

Ambos, Cirarda y Cipriano, han sido luego prelados relevantes de la Iglesia y siguen siéndolo aun, el primero como Arzobispo Emérito de Pamplona y el segundo como Vicepresidente de la Comisión Pontificia para la América Latina y miembro de la Congregación de los Obispos.

Pocas experiencias tan ricas, tan hondas, tan escritas en el alma, como la convivencia en las cuatro sesiones conciliares otoñales con estos cinco sacerdotes de diseño. Tres de ellos, Cunill, Descalzo e Iribarren, están ya en la Casa del Padre y nos meten prisa a los restantes.

4.- ¿Qué impacto causó en la sociedad española este Concilio?

¡Qué pena tener que hacerlo telegráficamente! Enorme, positivo, esperanzador. No desconozco ni la crisis vocacional, ni la revolución de mayo, ni el desierto de la posmodernidad, pero todo eso ha venido "a pesar" del Concilio y no por el Concilio, que pudo ser, en todo caso, ocasión más que causa. De hecho, si el Concilio sirvió en una década para encauzar actitudes cerradas a la renovación y a los cambios necesarios, hoy lo es para encauzar los desmadres de la otra orilla y para marcar un camino de la Iglesia, que muchos descalifican, erróneamente a mi juicio, como nostálgico y conservador. Con todo lo pasado y lo que sigue pasando, estamos hoy más capacitados que hace 40 años para entender que las grandes líneas del Concilio y sus textos lapidarios reflejan la acción del Espíritu y la verdad de la Iglesia.

5.- ¿Tiene algo que decir el Concilio para el futuro?

Ahondo en la misma reflexión, desde un enfoque personal y nada impositivo. ¿Qué sería de los cambios tremendos que se nos vienen encima, si no contáramos con un faro y una brújula como el Vaticano II? A mi juicio, el Concilio es más moderno ahora que cuando se promulgó. Por supuesto, hay realidades, nociones y expresiones actuales que no están allí. Pero, como no se buscó entonces ni ser anticuado ni modernista, se ahondó en la verdad profunda y permanente del hombre, de la sociedad, de la Iglesia. Se condensó a la sabiduría milenaria de la Biblia y del cristianismo. De ahí el valor permanente de sus formulaciones. Ocurre aquí, salvadas las diferencias, como con el Libro de la Sabiduría, o las Cartas de San Pablo, o los Cánticos de San Francisco, los Ejercicios de San Ignacio o los poemas de San Juan de la Cruz.

A mí no me asusta un nuevo Concilio, que pueda ser aconsejable en un momento dado, para quien tenga la competencia y la gracia de convocarlo. Pero no será para devaluar y corregir un "Vaticano II" ya trasnochado, sino para desarrollar sus intuiciones y enriquecer sus formulaciones. Este Concilio tiene mucha cuerda y lo más apremiante para todos, jerarcas y Pueblo de Dios, es aplicarlo en su letra y en su espíritu, en lugar de orillarlo o corregirlo.

 


Centrales

En los últimos 25 años se han creado trece parroquias en la diócesis: nueve en Badajoz y cuatro en Mérida

La Iglesia intenta cubrir las necesidades y las demandas de las ciudades en expansión

En el último cuarto de siglo se han creado en la diócesis trece parroquias, todas ellas en Badajoz y Mérida, además de una en Aldea de Retamal, si bien ésta existía desde antiguo, aunque no jurídicamente como parroquia. Próximamente se creará otra en Badajoz, en el Cerro del Viento, cuya titularidad será el Espíritu Santo.

Las parroquias nacidas en los últimos 25 años en la ciudad de Badajoz son nueve, incluida la de Santiago Apóstol, que acaba de ser erigida. En el arciprestazgo de San Fernando, en la margen derecha del Guadiana encontramos la de Santa Teresa de Jesús, junto al Seminario, regentada por los Carmelitas Descalzos; la de San Francisco de Asís, en las Cuestas de Orinaza, regentada por los Oblatos y la de San Juan de Dios, enclavada en Las Moreras.

En el arciprestazgo de San Juan Bautista se ha creado la parroquia del Perpetuo Socorro, en Valdepasillas; Nuestra Señora de Guadalupe, en la zona de Los Ordenandos, cuya primera piedra se colocaba el pasado día 12 de octubre, y Santa Eulalia, en Las Vaguadas. Por último, en el arciprestazgo de San Juan de Ribera, se ha creado la parroquia de Nuestra Señora de Gracia, junto a la antigua residencia y San Pedro de Alcántara, en Suerte de Saavedra.

En Mérida

Por lo que se refiere a Mérida, nos encontramos con la parroquia de los Santos Servando y Germán y la de Los Milagros, ambas en el polígono Nueva Ciudad; la parroquia de San Antonio de Padua, en la zona Sur, regentada por los Franciscanos y la de San Juan y María Auxiliadora, junto a la carretera de Cáceres.

Este gran ritmo de crecimiento encuentra explicación en la expansión similar de estas ciudades y el aumento de población.

Desde la Iglesia de Mérida-Badajoz se quiere, como figura en el decreto de erección de la parroquia Santiago Apóstol, "el bien espiritual de los propios fieles, es decir, que puedan recibir mejor servicio pastoral y, al mismo tiempo, puedan cumplir con sus obligaciones de fieles cristianos".

Según el Código de Derecho Canónico, corresponde al obispo diocesano erigir parroquias "como comunidad de fieles constituida de modo estable en la Iglesia particular, cuya cura pastoral , bajo la autoridad del obispo diocesano, se encomienda a un párroco como su pastor propio".

 

Nueva parroquia en la Barriada de Llera de Badajoz

La diócesis de Mérida-Badajoz cuenta con una nueva parroquia. El arzobispo, don Antonio Montero, acaba de erigir la de Santiago Apóstol en la Barriada de Llera de Badajoz, previa consulta del Consejo del Presbiterio el pasado día 17 de octubre. El día 1 de diciembre a las 7 de la tarde, don Antonio Montero leerá, durante la celebración de una eucaristía que él mismo presidirá, el decreto que anuncia de forma oficial la creación de la nueva parroquia.

Desde el 25 de julio del año pasado, festividad de Santiago Apóstol, viene funcionando el que a partir de ahora es nuevo templo parroquial, si bien lo hacía como templo dependiente del Perpetuo Socorro, atendido por el sacerdote don José Manuel Álvarez Maqueda, que pasa a ser párroco.

Ubicado en la calle Acebo, cuenta, además, con varias salas de reunión y catequesis, repartidas en la parte superior, con 380 metros cuadrados.

La Barriada de Llera cuenta con unos 3.000 vecinos y forma parte del núcleo urbano de la ciudad, pues las nuevas construcciones de viviendas en la ampliación urbanística de Badajoz ya están al nivel de esta barriada y la sobrepasan. Pero también se hace notar por la actividad industrial. Muestra de ello es su polígono, hoy dentro del espacio convivencial de la barriada.

Según el párroco, "el crecimiento de la Barriada y el deseo expresado de constituirse en comunidad de este grupo de creyentes, han sido los motivos por los que nuestro Arzobispo don Antonio Montero impulsó un proyecto que culmina en la constitución de la parroquia."

Don José Manuel Álvarez Maqueda recuerda que, de momento "vivimos de alquiler y en lugar molesto por los ruidos y otras incomodidades, pero es justamente donde convive y trabaja parte de la barriada todos los días, el lugar del trabajo que es el pan nuestro de cada día. Por tanto también es el lugar adecuado donde se puede celebrar la fe y la esperanza. Ésta será nuestra casa hasta que podamos encontrar y financiar otra y acomodarla a nuestras necesidades".

 

Clausurado el IV Congreso Católicos y Vida Pública

La Fundación Universitaria San Pablo-CEU organizó en Madrid del 15 al 17 de noviembre el IV Congreso Católicos y Vida Pública, que este año llevaba por título "Desafíos globales: La Doctrina Social de la Iglesia, hoy".

Este foro de encuentro católico busca promover la participación de los católicos en la vida pública. En él se analiza la acción de los católicos en el ámbito social, político, económico y cultural a la luz de los principios actuales de la Doctrina Social de la Iglesia.

Al mismo tiempo pretende ayudar a afrontar los grandes problemas del hombre de hoy a través del respeto al hombre, el ejercicio del diálogo, la lucha por la justicia, la experiencia de la vida y el compromiso político del católico.

En esta ocasión, acudieron a él personajes de todos los ámbitos de vida social, religiosa, política o económica. Entre los más destacados, el Cardenal Arzobispo de Madrid, don Antonio María Rouco Varela, el ex-Primer Ministro de Portugal, don Antonio Manuel de Oliveira Guterres, o don François Michelin, cogerente de la empresa multinacional Michelin.

 

El Ejército colombiano libera al obispo Jiménez

En uno de los operativos más exitosos de la historia reciente del país, tropas del Ejército rescataron sano y salvo al Obispo de Zipaquirá y presidente del CELAM, Monseñor Jorge Enrique Jiménez, quien había sido secuestrado por las FARC una semana antes.

El Prelado fue liberado a tres horas de Topaipí, Cundinamarca, en el lugar denominado Pisco Grande, junto al sacerdote Desiderio Orjuela, informó el Director Operativo, General Luis Alfredo Rodríguez Pérez.

Según el militar, la operación se venía preparando desde hacía tres días, pero se esperaba con cautela dar el golpe sin que corriera peligro la vida del obispo y el sacerdote.

El Presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana, Cardenal Pedro Rubiano y demás obispos reunidos en la sede de esa organización sacerdotal, celebraron el acontecimiento.

El Cardenal agradeció al gobierno, a la población y a los medios de comunicación "porque unieron al país" en una campaña que, según fuentes de la policía, contó con "información decisiva" de parte de la población.

La población de Zipaquirá liderada por el cura párroco de la Catedral preparó un caluroso recibimiento a su Pastor, pero debieron esperar pues Monseñor Jiménez fue trasladado a la capital colombiana en un helicóptero militar, donde fue recibido por sus hermanos obispos y por familiares que viajaron desde Bucaramanga para saludarlo.

La ministra de Defensa, Marta Lucía Ramírez, dijo que el ejército, carabineros de la policía y grupos de inteligencia "trabajaron día y noche juntos para lograr la liberación de los dos clérigos"; y confirmó que aún seguían los combates en la zona donde operan los guerrilleros.

Durante su cautiverio, Monseñor Jiménez oró por el país, dijo el general Gabriel Contreras, comandante del ejército.

La cuadrilla Policarpa Salavarrieta de las FARC, compuesta por unos 120 hombres era la que tenía secuestrados al Obispo y el sacerdote. La organización terrorista había asignado seis militantes, cuatro hombres y dos mujeres, para vigilar directamente al Prelado, a cambio de quién pensaban solicitar un "canje" de prisioneros.

Aciprensa

 

La Conferencia Episcopal Española celebró su LXXIX Asamblea Plenaria

El arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Antonio María Rouco, inauguraba el pasado lunes la LXXIX Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, que concluía el viernes y sobre la que ofreceremos información en nuestro próximo número. En su intervención, el cardenal Rouco tuvo un recuerdo para los viajes del Papa a España cuando se cumplen veinte años del primero.

En su discurso de apertura, el presidente de la Conferencia Episcopal analizó las repercusiones que la presencia y el mensaje de Juan Pablo II han tenido en los Planes Pastorales de la Conferencia Episcopal Española. "

Sobre la situación actual de la misión evangelizadora de la Iglesia en España, monseñor Rouco Varela declaró que "asistimos a un momento histórico de preocupante avance de un humanismo secularista que aboca a la negación de la dimensión trascendente de la persona y al fenómeno de la despersonalización, que se adueña también de no pocos cristianos. Es una de las causas, en el ámbito personal y familiar, que conducen, en muchas ocasiones, al debilitamiento de la fe o a una profunda crisis religiosa".

Aportación de la Iglesia

Más adelante apuntó que "como Iglesia evangelizadora, hemos cooperado al afianzamiento del marco democrático de libertad y de solidaridad, establecido en la Constitución Española, iluminados por las enseñanzas del Concilio Vaticano II y por la Doctrina social de la Iglesia, centradas en la perspectiva de la dignidad inviolable de la persona humana, de sus derechos fundamentales y de la cooperación solidaria de todos ­individuos, instituciones sociales y políticas, comunidades históricas, etc.- en la edificación del bien común".

Sin buscar privilegios

Para el Presidente de la Conferencia Episcopal Española, "la Iglesia, al prestar el servicio del Evangelio de la Vida y de la Esperanza en la sociedad española actual, no ha buscado ni busca privilegios, sino un espacio de real y de positiva libertad para el ejercicio especifico de su misión: de culto ­celebrando los Misterios de la Salvación-, de enseñanza y de caridad, haciendo visible el amor de Cristo, -tal como lo diseñan los Acuerdos entre la Santa Sede y el Estado Español de 3 de enero de 1979-, promoviendo la presencia activa y entregada de los católicos a las causas más nobles de una sociedad justa, próspera y solidaria".

El presidente de la Conferencia Episcopal Española hizo referencia a la elaboración de un documento sobre el terrorismo y la aportación de la Iglesia a su erradicación, que se ha estado trabajando por los obispos en esta Plenaria.

 


Información diocesana

Aprobado el Plan Pastoral Diocesano 2003-2006

Se presentará en enero, tras su redacción definitiva

El Consejo Pastoral Diocesano, un organismo asesor del Arzobispo, compuesto por laicos, sacerdotes y religiosos, aprobaba el pasado fin de semana el Plan Pastoral Diocesano 2003-2006. Ahora deberá someterse a su redacción definitiva por parte de la Comisión Permanente de dicho Consejo antes de ser presentado, el 12 de enero, festividad del Bautismo del Señor.

Este plan, fundamentado básicamente en la Asamblea Diocesana, en el Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal y en otros documentos eclesiales, centra sus objetivos, sobre todo, en la familia, los jóvenes y las situaciones de alejamiento de la fe.

En el plan se apunta la preocupación por la situación de la familia y de la vida de los más débiles, así como las expectativas frustradas en el ámbito del matrimonio y la familia.

En el plan se ofrece a los jóvenes una Iglesia amiga, que comprende sus dificultades y confía en sus posibilidades, y se manifiesta el dolor por el alejamiento de la fe de muchas personas.

 

Restaurada la imagen del Cristo del Perdón,

en Solana de los Barros

El Santo Cristo del Perdón, imagen que se venera en la parroquia de Santa María Magdalena, en Solana de los Barros, y que goza de la devoción de todos los solaneros, ha sido restaurada debido al lamentable estado en que se encontraba, como consecuencia del paso de los años.

La restauración ha consistido en la limpieza de suciedades, tallado de la corona de espinas, los clavos y la cartela del "INRI", repuesto de falta de proporciones y una policromía completa con pintura al óleo con posterior barnizado y patinado.

El coste de la restauración (1800 euros) ha sido sufragado íntegramente mediante la contribución económica de todos los feligreses de la parroquia de Solana.

Una vez que la imagen llegó a la parroquia, y reunido el Consejo Parroquial, se decidió colocar la imagen del Cristo en el presbiterio de la iglesia parroquial, ya que el anterior enclave no reunía las condiciones necesarias para su conservación tras esta restauración.

Este domingo, día 23, se celebra, además, una eucaristía de acción de gracias por esta restauración.

 

Los Monitores del Programa de Mujer de Cáritas reciben formación

Las monitoras del Programa de Mujer de Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz han celebrado recientemente su Encuentro Anual de Formación. El lugar elegido fue el Colegio de las Hermanas Carmelitas de la Caridad de Villafranca de los Barros y la temática se centró en "Los procesos integrales: emociones y motivación", continuación de la formación recibida el curso pasado sobre "La motivación en la acción social con mujeres." La encargada de desarrollar este tema fue la psicóloga doña Teresa Felipe García.

A esta Jornada acudieron 140 voluntarios de los diversos proyectos de mujer que se desarrollan desde Cáritas Diocesana y desde las Cáritas parroquiales. Actualmente hay un total de 26 proyectos de Mujer en la diócesis de Mérida-Badajoz

Además, participaron en este encuentro el director de Cáritas Diocesana, don Andrés Guerra Romero, la responsable del Programa de Mujer de Cáritas Española, doña Purificación Marcos Mongue y trabajadoras del Programa de Mujer.

 

El Encuentro de Hermandades se celebrará en el mes de marzo

El X Encuentro diocesano de Hermandades y Cofradías se llevará a cabo el 16 de marzo, segundo domingo de Cuaresma en Azuaga. Así lo ha decidido el Consejo Asesor de Hermandades en su reunión del pasado fin de semana en la casa de espiritualidad de Gévora.

Este encuentro, al que cada año asisten en torno a medio millar de hermanos cofrades, comenzará a las 10 de la mañana. Tras la acogida tendrá lugar la oración y una mesa redonda en la que participarán tres hermanos mayores y tres sacerdotes sobre "Las formación de los cofrades". La mesa redonda estará seguida de una reunión por grupos y puesta en común. Posteriormente tendrá lugar la celebración de la Eucaristía presidida por el Arzobispo, una comida fraterna y desfile procesional.

 

Retiro de Adviento para los sacerdotes diocesanos

El próximo sábado día 30 de noviembre, los sacerdotes de la diócesis de Mérida-Badajoz están convocados para celebrar un retiro, con motivo del inicio del tiempo de Adviento, como es tradicional cada año.

Para facilitar la asistencia, la Delegación del Clero, ha dispuesto que se celebren dos tandas de manera simultanea, una en la Casa de Oración de Gévora y otra en la de Villagonzalo. La hora de comienzo en ambos casos será a las 10.15 h.

Los sacerdotes que participen en estas dos tandas serán acompañados por el arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero Moreno, y por el Vicario General de la Diócesis, don Amadeo Rodríguez Magro, quienes se repartirán los dos lugares de retiro.

 

Profesión religiosa en Cabeza del Buey

Recientemente, el Convento de las Madres Concepcionistas Franciscanas de Cabeza del Buey, ha estado de fiesta con motivo de la profesión religiosa de Sor María de la Santísima Trinidad. La ceremonia estuvo presidida por el Delegado Episcopal para la Vida Consagrada, don Manuel Santos, y a ella asistieron los sacerdotes y vecinos de la localidad.


Al paso de Dios

Creen en la Iglesia

EL pasado domingo un diario de tirada nacional -concretamente El País- publicaba un sondeo de opinión sobre la credibilidad de las instituciones en América Latina en el que la Iglesia vence por goleada. Comprendo que no es muy evangélico sacar pecho ante este dato ni rentabilizarlo como un triunfo, pero ante tanta manipulación de otros, utilizada para el desprestigio y el ataque, entiendo que éste se reciba con alegría y se haga todo lo posible por destacarlo.

Ciertamente la Iglesia en Latinoamérica es un ejemplo, en su jerarquía y en sus comunidades, de creatividad pastoral y de cercanía a los anhelos sociales y espirituales de la gente. Así lo ven los encuestados de 17 países que representan a 480 millones de personas: si optan por la Iglesia es porque saben que en ella tienen a quien recurrir y en quien apoyarse, y que comparte con ellos sus alegrías y sus penas, sus gozos y sus miserias. La impresión que dan ese setenta y uno por ciento que la eligen como la institución que más credibilidad les inspira, es que han querido mostrarle su agradecimiento por saber estar siempre a su lado.

Me atrevería a decir que no es menor la cercanía de la Iglesia de España; lo que ocurre es que quizás nosotros hemos perdido capacidad de percibir esta realidad, porque nos hemos olvidado de cuáles son las verdaderas necesidades.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)


Liturgia del domingo

Celebramos la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo

Palabra de Dios

Libro del profeta Ezequiel 34, 11-12, 15-17

Así dice el Señor Dios: Yo mismo en persona buscaré a mis ovejas siguiendo su rastro. Como sigue un pastor el rastro de su rebaño, cuando las ovejas se dispersan, así seguiré yo el rastro de mis ovejas y las libraré, sacándolas de todos los lugares donde se desperdigaron un día de oscuridad y nubarrones. Yo mismo apacentaré a mis ovejas, yo mismo las haré sestear ­oráculo del Señor Dios­.

Buscaré las ovejas perdidas, recogeré a las descarriadas, vendaré a las heridas, curaré a las enfermas, a las gordas y fuertes las guardaré y las apacentaré como es debido.

Y a vosotras, mis ovejas, así dice el Señor: "Voy a juzgar entre oveja y oveja, entre carnero y macho cabrío".

 

Salmo 22, 1-2a. 2b-3. 5. 6

R. El Señor es mi pastor, nada me falta.

El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar.
Me conduce hacia fuentes tranquilas,
repara mis fuerzas;
me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.

 

Carta 1ª de S. Pablo a los Corintios 15, 20-26. 28

Hermanos: Cristo resucitó de entre los muertos: el primero de todos. Si por un hombre vino la muerte, por un hombre ha venido la resurrección. Si por Adán murieron todos, por Cristo todos volverán a la vida.

Pero cada uno en su puesto: primero Cristo como primicia; después, cuando él vuelva, todos los que son de Cristo; después los últimos, cuando Cristo devuelva a Dios Padre su Reino, una vez aniquilado todo principado, poder y fuerza. Cristo tiene que reinar, hasta que Dios haga de sus enemigos estrado de sus pies. El último enemigo aniquilado será la muerte.

Al final, cuando todo esté sometido, entonces también el Hijo se someterá a Dios, al que se lo había sometido todo. Y así Dios lo será todo para todos.

 

Evangelio según san Mateo 25, 31-46

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

-Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras.

Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Entonces dirá el rey a los de su derecha: "Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme".

Entonces los justos le contestarán: "Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?, ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?, ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?".

Y el Rey les dirá: "Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de estos mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis".

Y entonces dirá a los de su izquierda: "Apartaos de mí, malditos; id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis".

Entonces también estos contestarán: &laqno;"Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel y no te asistimos?". Y él replicará: "Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis, con uno de estos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo".

Y estos irán al castigo eterno y los justos a la vida eterna.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

25, lunes: Ap 14, 1-3. 4-5; Lc 21, 1-4.
26, martes: Ap 14, 14-19; Lc 21, 5-11.
27, miércoles: Ap 15, 1-4; Lc 21, 12-19.
28, jueves:Ap 18, 1-2. 21-23; 19, 1-3. 9; Lc 21, 20-28.
29, viernes: Ap 20, 1-4. 11-21, 2; Lc 21, 29-33.
30, sábado: Rm 10, 9-18; Mt 4, 18-22.
1,
domingo:Is 63, 16b-17. 19b; 64, 1. 2b-7; 1Co 1, 3-9; Mc 13, 33-37.

 

Comentario litúrgico

El Rey-Pastor

Cada año, el ciclo litúrgico culmina con la fiesta de Jesucristo, Rey del universo. Ha sido un acierto de la reforma conciliar situar esta fiesta precisamente en este último domingo, así se hace patente hacia donde va tanto el tiempo litúrgico como nuestros anodinos días: hacia el encuentro definitivo con el Salvador.

La primera lectura me ha orientado a escoger el título de estas líneas. Sí, Cristo es Rey, él mismo lo reconoció ante la autoridad imperial romana y a lo largo de los siglos las comunidades cristianas lo han considerado y venerado como su salvador y rey. Pero tambien hay que añadir que su realeza nunca se ha interpretado tomando como ejemplar a los reyes de este mundo sino como una manera de afirmar el poder salvador de la persona y vida de Cristo.

En este día los cristianos, que hemos iniciamos el tercer milenio, tenemos sobrada memoria histórica para rechazar cualquier interpretación intramundana y política de la realeza de Cristo.

Es reconfortante la lectura que nos ofrece el profeta Ezequiel en la que nos describe la infinita delicadeza del amor de Dios que se revela en la actitud y en los gestos de un pastor solícito que busca las ovejas siguiendo sus rastros y las llevará a donde encontrarán buenos pastos.

tambien el evangelio nos presenta a Cristo como el Pastor que va a dar por finalizada la Historia de la humanidad y, en ese momento crucial, su criterio será acoger a sus ovejas, a las que han permanecido en su rebaño precisamente porque se han sentido animadas por su ejemplo y han sabido acoger a los débiles de este mundo. Este es el estilo del reino de Cristo.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

25 de noviembre: San Gonzalo (siglo IX)

Estamos ante un obispo envuelto en la bruma gallega, tan hermosa que no llega a ser torpe niebla y tan recia que fecunda a Galicia dejándola mullida y acogedora.

En el litoral, aún más cántabro que gallego, se alza un monasterio, hoy en la provincia de Lugo y diócesis de Mondoñedo, cuyo enclave es de los más bellos de su entorno, y eso es mucho decir. Está dedicado a la memoria del "obispo santo", como por allí se lllama a san Gonzalo. Nos situamos en el municipio de Foz y ante una iglesia abacial cuyos titulares fueron también obispos del territorio circundante.

El sepulcro de san Gonzalo, al decir de las gentes, sigue obrando milagros marineros en el salvamento de los náufragos, como todo buen santuario costero que se precie.

Parece ser que los árabes expulsaron al obispo de Dumio, hoy en Portugal, y éste se refugió en Foz, iniciando la serie de los mitrados. Ya en el 866 se funda la actual diócesis de Mondoñedo, cuya veneración por san Gonzalo permanece ininterrumpida.

Del santo en cuestión poco sabemos: obispo, buen pastor, defensor de sus gentes contra invasiones normandas, y buen intercesor durante los naufragios, o sea, abrumadora falta de noticias y brumosa cercanía en la piedad de las gentes cántabro-gallegas, al son de gaitas celtas. No importa saber poco de alguien, si lo que sabemos es bueno. ¿O no? Aquí el nombre tiene resonancias azuagueñas.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

25, lunes: Catalina, Mercurio, Moisés, García, Beatriz.
26, martes: Siricio, Alipio, Silvestro Gozzolini, Juan Berchmans.
27, miércoles: Facundo y Primitivo, Valeriano, Virgilio, Ramón Llull.
28, jueves: Papiano y Mansueto, Catalina Labouré, Andrés Tran.
29, viernes: Saturnino, Filomeno, Iluminada, Francisco A. Fasani.
30, sábado: Andrés, Mirocles, Cutberto Mayne.
1,
domingo: Agerico, Ananías, Diodoro, Mariano, Elicio, Próculo.

 


Contraportada

Necesito orar, pero ¿cómo?

Algunos apuntes sobre la oración

Uno de los acentos más importantes de la Asamblea Diocesana de Mérida-Badajoz  ha sido la oración. Tanto en su reflexión previa (con los grupos asamblearios), como en su cristalización en las propuestas operativas, este tema ha gozado de preeminencia y es de los más solicitados. Esta semana, hemos pedido a don Manuel Cobo Rayo, licenciado en Teología Espiritual, director del Secretariado Diocesano de Vocaciones y Director Espiritual del Seminario de "San Atón", que aporte algunas ideas y sugerencias a la hora de realizar oración.

La primera de las advertencias que hay que hacer a la hora de realizar la oración es no perderse en cavilaciones. La siguiente historia puede ayudar a comprender esto:

Qué complicación (exclamó el abad viendo caminar a un ciempiés) y qué maravilla: lo hace tan bien que parece fácil.

De pronto, le vino a la memoria una historieta que había escuchado no sabía dónde:

"El pequeño ciempiés sintió que debía lanzarse a caminar, y preguntó inquieto a su madre: Para andar, ¿qué pies debo mover primero: los pares o los impares, los de la derecha o los de la izquierda, los de delante o los de detrás? ¿Y cómo? ¿Y por qué?

Cuando quieras andar, hijo mío ­le respondió la madre- deja de cavilar y... anda".

Se nos pasa la vida haciendo cosas, sin profundizar en las cosas. No sé si alguna vez has tenido la suerte de descubrir la profundidad que hay detrás de acciones sencillas que hacemos todos los días muchas veces. Es un descubrimiento precioso.

Saber mirar

"El Reino de los cielos se parece a un hombre que encontró un tesoro". Cuantas veces he imaginado la historia de ese hombre que tenía arrendado aquel campo hacía años, iba allí cada día y lo trabajaba, sembraba la simiente, arrancaba las malas hierbas y luego se sentaba en alguna sombra y se enjugaba el sudor. Le era tan familiar aquella tierra, tenía tan poco misterio para él. Y de pronto un día, cuando cavaba hondo para encontrar una raíz profunda, el asombro, la sorpresa; aquel tesoro llevaba años junto a él ¡Y él no lo sabía!

Algo parecido nos puede ocurrir en la oración: hemos sentido su llamada, lo henos intentado muchas veces y quizá nos hemos desanimado. Y es que buscamos el tesoro lejos de nuestro campo, lejos de nuestra vida. No acabamos de creer que el tesoro está ahí, en el fondo de nuestro ser, que estamos "habitados" por la oración y que bastaría templar nuestros sentidos, para empezar a sentir su rumor.

Da un paseo contemplativo por alguno de tus recorridos habituales, haciendo como un rastreo en busca de la bondad y de la belleza ocultas en todo lo que existe. Mira atentamente las personas, las cosas, la naturaleza y repite internamente: "Vio Dios que todo era bueno" (Gn 1, 31). Fíate más de la mirada de Dios que de la tuya, déjale educar tus ojos y hacerlos creyentes.

Un viejo libro de Israel (I Re 19, 8-15) nos cuenta en un relato lleno de poesía, cómo Yahvé quiso jugar al escondite con uno de sus profetas. Llega Elías a su cita con Dios en el monte Orbe. Y Dios quiere enseñarle algo que aún no ha aprendido: Dios "engaña" a Elías y finge aparecer en el viento, la tormenta, el terremoto, el fuego. Elías, como un centinela a quien se ha dado alerta, va afinando el oído, va aprendiendo a distinguir el eco de la voz de Dios. Y en el rumor de una brisa ligera, como el susurro de una confidencia, lo reconoce.

¿Quién ganó el juego? Quizá Dios porque consiguió enseñar a Elías a familiarizarse con su voz. Quizá Elías, que se quedó en prenda una Palabra que lo envió de nuevo a arriesgar la vida.

Hay que aprender el lenguaje de Dios

También nosotros nos jugamos la vida en la escucha. Nuestro Dios no es hermético, lejano, silencioso..."Dios es amor", dice San Juan, y el amor es comunicación, diálogo, palabra cercana y entrañable que se nos ha dicho en Jesús. Por eso hay que aprender el lenguaje de Dios, hay que caminar con la atención vigilante de quien sabe que Él habla en la Escritura y en la Liturgia, en el periódico y en el hermano, en el secreto del corazón del hombre.

Lee en Mc 7, 31-37 la curación del sordomudo. Entra en la escena evangélica. Siente sobre tus oídos las manos de Jesús, pídele con fuerza que te los abra, que te enseñe a escuchar.

El domingo, vive la Eucaristía escuchando: los cantos, las lecturas, las preces, las oraciones, la presencia de Jesús. Quédate con alguna frase que te llegue más, recuérdala a lo largo de la semana y trata de responder a ella.

Reflexiona estas palabras de S. Agustín: "Óptimo servidor tuyo es el que no atiende tanto a oír de ti lo que él quisiera, cuanto a querer aquello que de ti escuchare".

 

Criterios claves para "orar"cualquier acontecimiento

- Vivir habitualmente la vida en clave de fe. No llevar dos vidas paralelas: la que llamamos "material" y la "espiritual".

- Juzgar con detenimiento cada hecho o, por lo menos, aquellos que oramos: viendo qué es lo que ha pasado; iluminándolo desde el Evangelio para juzgarlo como positivo o no; analizando mi implicación dentro de lo acontecido... o del grupo o comunidad.

- Dar el paso hacia la formulación de un compromiso personal o grupal...: compromiso sujeto a diversas circunstancias; compromiso traducido en obras, actitudes... y siempre, en oración.

- Sin olvidar nunca de terminar siempre confiando en la Providencia del Padre-Dios que, pese a su aparente silencio o a dar la sensación de ir dormido en nuestra barquilla, siempre vigila. Nosotros nos perdemos en los estrechos horizontes de lo inmediato; sólo Dios contempla la historia en clave de eternidad.

 

Manuel Cobo Rayo


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com



Return to Camino