Iglesia en camino

 

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 366. 12 de noviembre de 2000

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


 

Portada

Políticos de todo el mundo, entre ellos
muchos españoles, celebran su jubileo

El Papa designa a Santo Tomás Moro
patrón de los políticos y presidió los actos

Políticos de todo el mundo, entre los que se encontraba una nutrida representación española, celebraron el pasado fin de semana junto al Papa su jubileo. Los dos acontecimientos fundamentales fueron una sesión parlamentaria el sábado y la celebración de la Eucaristía, presidida por Juan Pablo II, el domingo.

En la sesión del sábado los 5.000 parlamentarios participantes sintetizaron en tres mociones sus preocupaciones más compartidas: condonación de la Deuda Externa, defensa de la libertad y dignidad de la persona y la ética en tiempos de globalización.

El Papa denunció el "escándalo" de las sociedades opulentas del mundo de hoy, donde aumentan las desigualdades.

El domingo se unieron a los 5.000 parlamentarios otros 12.000 gobernantes locales y nacionales junto a sus familias -40.000 personas en total- que celebraron Junto al Papa la Eucaristía. El Santo Padre designó a Santo Tomás Moro patrón de los políticos.

 


 

Editorial

Aprender de los niños

Entre tantas páginas de barbarie, tantas catástrofes naturales, tantos ejemplos de inhumanidad que nos cortan diariamente la digestión, ¡qué rayo de sol, qué brisa fresca nos visita de vez en cuando, con ejemplos luminosos de lo que debiera ser! ¿Protagonistas? Los niños. Dos casos muy a mano, dos episodios de bondad hasta el límite de lo heroico, en nuestra propia casa extremeña.

Un niño de once años de Navalmoral salva del aplastamiento por un coche a un pequeñín de dos, a costa de quedar él mismo malherido y pasar unas semanas en el hospital. En el segundo caso el benefactor, de diez años, es de Calera de León. Esta vez, asistido por sus compañeros, vieron caer a una niña pequeña desde una ventana y enlazando sus manos y brazos, como una cuna, le evitaron el golpe mortal y salvaron su vida.

Al primero lo ha condecorado el Ayuntamiento y los demás los aplaudimos desde aquí, congratulándonos de que nuestros pequeños tengan arranques tan nobles, gestos tan generosos hasta jugarse la propia vida por otro menor, más débil y en peligro. Seguro que, con mucha frecuencia se producen entre nuestros chavales ejemplos de este estilo, sin eco, como los precedentes, en los medios de comunicación.

Pensamos que en nuestras escuelas y catequesis deben rememorarse y valorarse ejemplos como esos y otros muchos y cercanos que se conocen en cada sitio. De algún modo hay que contrarrestar la crónica negra de cada día y cada noche, de mujeres asesinadas, de niños secuestrados o violados.

En esto como en otras tantas áreas de la vida real, el bien hace poco ruido y el ruido hace poco bien.

 


 

Carta del Arzobispo

Convivir

Convivir. Hermoso verbo transitivo, a dos bandas, que encierra en sus tres sílabas una clave de equilibrio personal, de paz familiar y social. Es muy notoria la diferencia a su favor cuando lo comparamos con otros infinitivos del mismo prefijo con, o simplemente co: conllevar, concurrir, conversar; cohabitar, coexistir, colaborar. La partícula, por separado o de prefijo, actúa siempre como puente ilativo, como un eslabón social o comunitario.

Tentado estuve alguna vez de fundar una asociación o una revista con el rótulo escueto de Con. Habría que repasar en varios diccionarios de idiomas derivados del latín para sumar la lista inmensa de vocablos con esa preposición, para calibrar la variedad incalculable de lazos interpersonales que se dan en todas las esferas de la vida humana. El "animal político" de Aristóteles no es tanto el hombre o la mujer afiliados a un partido democrático, cuanto al vecino de una ciudad cualquiera que es, por naturaleza, miembro activo de la misma, ciudadano; o sea, político (en griego polis es ciudad).

Y, en ese marco, vuelvo a decir que convivir se lleva la palma entre todas las experiencias relacionales de los seres humanos con sus semejantes. Vivir, de suyo, es un verbo intransitivo. Nada hay tan personal, exclusivo e intransferible como la propia existencia . Tanto más, cuanto que , a más de ser cada cual un indivíduo (lo de individua suena fatal), tiene conciencia del propio yo, experiencia de intimidad y exigencia pudorosa de un ámbito de privacidad. ­¿Quién soy yo?, leí en una cita de Unamuno. ­ "Para el mundo, nada; para mí, todo". No hay que pasarse tampoco en este terreno, por aquello de que "los hombres no son islas". De la conciencia de ser persona y de la sana autoestima, puede pasarse sin sentir al egoísmo; de éste a la egolatría y luego a la soberbia. O, en sentido inverso y patológico, al ensimismamiento y la misantropía, que pueden llevar a la depresión y, en casos extremos, al autismo.

 

Todos nos necesitamos

Semejantes excesos o fracasos de un individualismo exacerbado, nos devuelven de nuevo al área del "con", a la dimensión social del hombre, que se realiza al máximo en la convivencia. De ella hablamos, pues. Vivir es existir en este mundo, desarrollando gradualmente el guión de nuestro destino, desde la niñez hasta la ancianidad. No nos engendramos, ni nos parimos, ni nos desarrollamos a nosotros mismos, ni en lo físico, ni en lo intelectual ni en lo moral. Nuestros prójimos nos son y les somos necesarios, vivimos con y de los demás, convivimos.

Ese vivir juntos, no como siameses, nos sitúa en un espacio de círculos concéntricos, de menor a mayor, que van desde el vientre materno al nudo y nido familiar, pasando por la escuela, el centro de trabajo, el municipio, la parroquia. No pasamos a espacios más dilatados como la región, el país, el continente, porque en esas magnitudes se vive, pero no se convive con ellas, porque no cabe lo interpersonal entre miles o millones, de extremeños, de españoles, de europeos. La convivencia es entre pocos; y de ahí le viene su encanto, al igual que los roces, los desencuentros y las rupturas.

El más alto índice de convivencia es el de la madre gestante con el hijo de sus entrañas. Antes se ha dado en la unión amorosa de los cónyuges el más hondo nivel de intercomunicación entre dos seres humanos. Serán dos en una sola carne. ¿Hay algo tan parecido al amor creador de Dios como la entrega total y fiel entre los esposos, hasta que la muerte los conduzca a otra plenitud amorosa en la Familia de Dios? ¿Puede darse una experiencia afectiva más rica y misteriosa que la de la madre que palpa en su seno los latidos del hijo latente?

Mal se avienen con estas experiencias casi sagradas el episodio herótico anónimo o despreocupado, que se agota en sí mismo, y no digamos la provocación química o cruenta del aborto, o el abandono del bebé en una bolsa de plástico. Cuanto más grandiosa, más bella, más sagrada sea la convivencia humana, más dolorosa, dramática y, en ocasiones, horrible puede ser la ruptura de la misma. Como las joyas exquisitas, como los finos cristales, han de cuidarse entonces las vidas compartidas que se dan en el ámbito familiar: esposos entre sí, padres e hijos, hermanos con hermanos, familia en su conjunto. ¿A quién no le encanta esa convivencia cálida, esa Iglesia doméstica, aunque alguien, con estupidez, la tilde de familia patriarcal? Claro, que si no hay esposos, porque se quedan en unión informal, o parejas de hecho, incluso homosexuales, o segundas y terceras nupcias civiles de divorciados, no cabe buscar aquí, salvo el respeto y el amor hacia las personas y sus dramas, modelos sublimes de convivencia.

 

Convivir en familia

Bueno será, tal vez, dejar a un lado los ejemplos más altos de virtud o los fracasos más estruendosos, para animar a la buena gente de nuestras familias normales, los estratos humildes de la sociedad, en las cada día más extendidas clases medias e incluso en los niveles sociales más elevados, en lo económico o cultural, y animarlos, digo, a que cultiven como un tesoro la convivencia doméstica, cuidando el trato mútuo, practicando el perdón en lo pequeño, queriendo y siendo queridos como somos cada cual, cultivando valores religiosos y hasta recuperando prácticas en desuso, como el rezo en familia.

¿Quién ignora que la llamada convivencia familiar se ha complicado locamente hoy con los horarios laborales cruzados entre los esposos, más la añadidura de los escolares, desde el jardín de infancia hasta el bachillerato nocturno? Pero, miren ustedes; lo que vale cuesta, y estas situaciones, tan frecuentes y repetidas por desgracia, hay que combatirlas erre que erre hasta lograr con talento y coraje ámbitos de convivencia matrimoniales y familiares. Luego, el fin de semana trae consigo algunos paliativos y nuevas complicaciones al cuadro, con las movidas litrónicas de los adolescentes. Bueno, pues, aun así hay familias magníficas, que viven unos y otros, con los otros, para los otros.

 

Rupturas y malos tratos

Quiero salirme de los problemas y no puedo. Porque me vienen a la mente y a la pluma (yo escribo a mano) dos situaciones dramáticas, ahora ¡ay! bastante frecuentes: las rupturas de matrimonios jóvenes y las mujeres maltratadas. Nada se gesta en un día. Algo falta en la idea del matrimonio, en la experiencia del amor, en la capacidad de aceptación mútua, cuando salta hecha añicos una unión matrimonial, después que ya vinieron dos retoños o cuando anda ella a mitad del primer embarazo. A la primera de cambio se vive a gritos, se obscurece el horizonte en uno de los cónyuges o en la pareja y ¡se acabó! Esto no es comedia, sino, quiérase o no, tragedia a tres niveles, el de los dos rompedores, el de los padres de los dos, el de los niños que hubiere. ¿Qué podemos hacer? Algo y mucho, pero antes, en las familias de origen; algo y mucho en los cursillos prematrimoniales (flojillos a veces). Mucho, muchísimo en el acompañamiento eclesial y social de los matrimonios jóvenes, apenas existente hoy.

Corto el hilo, sin más. ¡Cuánto nos sobra de violencia escolar, de intolerancia nacionalista, de rechazo al dferente, de aislamiento burgués! Ni el alcoholismo ni la drogadicción, ni la vilencia de baja intensidad (¡!) ni la barbarie terrorista nacen por generación espontánea.

 

+ Antonio Montero
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


 

Centrales

El Jubileo de los políticos convirtió Roma
en una especie de "Parlamento del mundo"

Participaron miles de parlamentarios de 94 países

Durante el pasado fin de semana, Roma se ha convertido en una especie de 'Parlamento del mundo', por la presencia de numerosas personalidades venidas desde todos los rincones del globo para celebrar el Jubileo de los Políticos. En total, más de 5.000 políticos de 94 países, entre los que se encuentran algunas naciones no cristianas como Irán, Israel o Túnez.

El presidente del Comité para el Gran Jubileo, cardenal Roger Etchegaray, explicaba que "esta peregrinación de los líderes políticos también es nuestra peregrinación, pues toda la Iglesia tiene que ser fermento evangélico en la sociedad".

La apertura de este Jubileo corrió a cargo del senador Giulio Andreotti, uno de los políticos más influyentes en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial, y presidente del Comité de Acogida de este Jubileo. En su alocución, Andreotti, recordó que "si no hay libertad como tal no puede haber libertad religiosa. Y viceversa, si no hay libertad religiosa no se puede hablar de libertad".

Los dos acontecimientos principales de este jubileo han sido la sesión parlamentaria del sábado y la Eucaristía del domingo, ambos presididos por Juan Pablo II.

Condonación de la deuda

En la sesión del sábado, los políticos presentes sintetizaron en tres mociones sus preocupaciones más compartidas, condonación de la deuda externa de los países más pobres, defensa de la libertad y la dignidad de la persona y la ética en tiempos de globalización. A continuación, el Papa denunció el "escándalo de las sociedades opulentas del mundo de hoy, en las que los ricos se hacen cada vez más ricos, porque la riqueza produce riqueza, y los pobres son cada vez más pobres". Hoy en día, con el fenómeno de la globalización de los mercados, los países ricos y desarrollados tienden a mejorar su condición económica, mientras que los países pobres, exceptuando algunos en vías de un desarrollo prometedor, tienden a hundirse aun más en formas de pobreza cada vez más penosas", agregó.

El papa se refirió también a un tema de especial sensibilidad en este Año Jubilar, el de los presos y las cárceles, y pidió a los presentes un gesto de clemencia para todas esas personas privadas de libertad, "movido por las numerosas súplicas que me llegan de todas partes, renuevo también hoy aquel llamamiento ­el de la clemencia­ convencido de que un gesto así los animaría en el camino de revisión personal y los impulsaría a una adhesión más firme a los valores de la justicia"

Unidad planetaria

El momento más emotivo de la larga sesión del "Parlamento del mundo" ocurrió durante una sencilla ceremonia, en la que representantes de parlamentos de varias naciones mezclaron tierra y agua proveniente de los cinco continentes, queriendo así simbolizar la unidad del mundo y el carácter absurdo de tantos conflictos que azotan nuestro mundo.

Por otra parte, el domingo, se unieron a los 5.000 parlamentarios del día anterior, otros 12.000 gobernantes locales y nacionales y sus familias ­en total unas 40.000 personas­ que celebraron junto al Papa la Eucaristía, momento culminante de este Jubileo de los Políticos, en la plaza de San Pedro.

Compromiso como servicio

El Papa Juan Pablo II dedicó su homilía a trazar los rasgos del hombre político digno del encargo recibido. Y lo hizo planteando un apremiante interrogante a los políticos allí presentes: ¿cómo es posible vivir como políticos el mandamiento fundamental de amar a Dios y a los hermanos? La respuesta que ofreció fue clara, "Viviendo el compromiso político como un servicio que pasa a través del compromiso diario".

El católico que desarrolla su misión en el mundo de la política debe, además, dejarse guiar por los principios de la Doctrina Social de la Iglesia que, como explicó Juan Pablo II, "no constituyen una ideología y menos un programa político, sino que ofrecen las líneas fundamentales para una comprensión del hombre y de la sociedad a la luz de la ley ética universal".

Los rasgos del político y de su acción, según dijo el Papa, se encuentran reflejados en la persona de Santo Tomás Moro, canciller inglés mandado decapitar por el rey Enrique VIII, a quien acaba de nombrar patrono de los políticos.

Esta Eucaristía tuvo, además, una intención muy especial, presentada al comienzo por el cardenal Angelo Sodano, la de "rezar por la paz del mundo, especialmente en la tierra donde Jesús nació y que hoy está experimentando tantos sufrimientos".

ZENIT

 

¿Quién fue Santo Tomás Moro?

Santo Tomás Moro ha sido designado patrono de los políticos por el Papa. Llegó a los altares por el martirio; fue político y amigo de Enrique VIII, el rey inglés que "inventa" el anglicanismo al separarse de Roma debido a que el Papa Clemente VII se oponía a su divorcio con Catalina de Aragón, ex mujer de su hermano mayor Arturo. Fue esa la razón que llevó al ministro Tomás Moro a la muerte.

Nació en 1478. Era hijo de un importante juez y, siguiendo a su padre, terminó estudiando derecho en Londres, donde destacó extraordinariamente. Previamente había realizado estudios de humanidades en la universidad de Oxford. A los 27 años era ya diputado, llegó a ser 'speaker' del Parlamento inglés, y en 1529 alcanzó el puesto político máximo de Lord Canciller del Reino. Tomás Moro fue la primera persona en la historia del Parlamento británico que consigue la libertad de expresión y de opinión en su seno; era un hombre muy religioso y mantenía sus relaciones con el poder dentro de un código moral estricto.

Los problemas comienzan a gestarse en 1529. Enrique VIII, que llegó a tener seis esposas, intenta divorciarse de Catalina de Aragón, pero el Papa se niega a concederle la nulidad matrimonial. El rey rompe con Roma y organiza la Iglesia Anglicana bajo soberanía real. Disolvió las órdenes religiosas y se incautó de los bienes eclesiásticos. Tomás Moro le retiró su apoyo y el rey ordenó su decapitación.

 

 

Diez mil sacerdotes han vuelto a su ministerio

 

Un total de 9.551 sacerdotes han vuelto a su ministerio, tras haberlo abandonado, entre 1964 y 1995, según informa el último número del boletín de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER).

Esta fuente señala que entre 1964 y 1995 abandonaron el sacerdocio el 1,14% del clero, pero el 20% de ellos, fueron readmitidos.

En 1975 había 425.000 sacerdotes, mientras que ahora son 406.000. Según esta entidad, este fuerte bajón se está compensado con un crecimiento de 2.000 sacerdotes durante 1997 y 1998.

El boletín apunta a que "más que de una recuperación de la vida consagrada tradicional, cabe hablar de la vitalidad de los nuevos institutos religiosos. También se debe tener en cuenta que algunas congregaciones pueden desaparecer del todo. Pero el Espíritu Santo no dejará que desaparezca la vida consagrada".

ZENIT

 


 

Noticiario diocesano

Misioneros extremeños hacen posible
la apertura de un gran museo arqueológico en Perú

Abren también una residencia para niños abandonados

El esfuerzo de los misioneros extremeños que trabajan en Perú hecho posible la construcción de un museo arqueológico a partir de unos hallazgos precolombinos que incluyen restos de la cultura Chachapoyas, de la Inca y de la cultura Colonial. El hallazgo, del que ya informamos en el número del seis de febrero, provocó el interés de la ministra de cultura austriaca y el apoyo de la universidad de Viena. Este museo servirá para fomentar el desarrollo económico mediante el turismo en Leymebamba y tendrá un apartado para la investigación científica, ya que entre los restos encontrados figuran varias momias en las que se han usado técnicas diferentes y mejores que las de Egipto.

Diego Isidoro García, uno de los misioneros que ha trabajado de cerca en este proyecto ha señalado que "si queremos que el desarrollo sea intenso y sea la misma gente de allí la implicada, hay que empezar por la cultura. Por ello creo que es muy importante todo este descubrimiento, porque aporta también desarrollo turístico, lo cual evitará que muchos jóvenes tengan que emigrar a Lima, a la capital".

También nuestros misioneros han levantado una residencia para niños abandonados en el que se les facilita alimentación, vivienda y, por supuesto, escolarización. Para ello cuentan con la colaboración del Cultural Santa Ana de Almendralejo y de la congregación de hermanas Apostólicas del Sagrado Corazón de Jesús.

En este hogar hay 20 niños y niñas de diversos pueblos de la diócesis de Chachapoyas abandonados por sus padres.

El misionero ha declarado que esperan continuar el proceso con talleres ocupacionales con carpintería, electricidad e incluso una pequeña escuela de idiomas. Para todo ello solicita la colaboración de la gente: "Que chicos y chicas jóvenes de nuestra diócesis, que muchas veces están en paro puedan emplear y dedicar un año o dos de su vida al desarrollo de estos proyectos".

 

Una misión popular movilizó al pueblo
de Monterrubio de la Serena durante quince días

Monterrubio de la Serena se ha movilizado ampliamente por medio de la misión popular celebrada entre los días 19 de octubre y 5 de noviembre. La misión ha estado animada y dirigida por un equipo de misioneros claretianos, formado por cinco personas además de los dos sacerdotes de Monterrubio: don Máximo Martín y don José María Franco.

Después de un año de preparación, la llegada de la misión al pueblo ha sido para todos sus vecinos una experiencia de reavivar su fe, de acercamiento a Dios y a los demás; la experiencia que este pueblo ha vivido durante estos días, ha sido de "Alegría y Gozo".

La misión ha desplegado un amplio abanico de actos programados para todos los sectores de la población: niños, jóvenes, matrimonios, personas mayores, cada uno de ellos adaptados a cada edad y situación, que han convulsionado el día a día del pueblo.

La jornada durante esta quincena misionera, empezaba temprano, a las ocho de la mañana, con la Escuela de Oración y terminaba a las diez y media de la noche con las reuniones de los jóvenes y matrimonios. Durante la primera semana más de 650 personas al día acudían a las cincuenta Asambleas Familiares donde se agrupaban los vecinos. Estas reuniones cristianas se convirtieron en foros abiertos de debate para hablar de la vida y de la fe. Una multitudinaria Eucaristía celebrada en el Auditorio Municipal a la que asistían más de mil personas, fue el colofón con el que se le puso punto y final a estos encuentros vecinales.

La Misión se clausuró el domingo 5 de noviembre con una "Misa de Continuidad".

El lunes seis empezó la auténtica labor evangelizadora y misionera para los monterrubianos, mirando al futuro con la ilusión y la esperanza que invade a los cristianos de esta localidad, después de haber vivido estos días de la mano de Jesús de Nazaret.

 

Se inauguró en Almendralejo una muestra
sobre la Encarnación y la Redención

La sala de exposiciones del Santuario de Nuestra Señora de la Piedad de Almendralejo recoge desde el día 1 una gran muestra sobre la Encarnación y la Redención, con motivo del Año Jubilar.

Los visitantes pueden ver cincuenta piezas que van desde esculturas hasta grabados. También se incluyen documentos como la Bula de creación del Arzobispado de Mérida-Badajoz, de 1994, un misal de 1776 o la definición del Misterio de la Encarnación que hacía el Catecismo de Ripalda.

 

Cinco vitrinas temáticas

Las obras se exponen en cinco vitrinas temáticas: la primera antes de la Encarnación, la segunda la Encarnación, la tercera la vida pública de Jesús, la cuarta la Pasión y la Resurrección y la quinta la Iglesia como maestra de los cristianos.

Las piezas más antiguas datan del siglo XVI; se trata concretamente de un conjunto de grabados en los que aparece la Anunciación, la Adoración de los Pastores, la de los Magos, la Resurrección de Jesús y Pentecostés.

Entre las obras más recientes encontramos varias de los autores de las pinturas de la parroquia de la Purificación, los italianos Emilio Nembrini y Giovanni Gritti.

 

Todos los días

La muestra puede visitarse por las tardes, de lunes a sábado, entre las 6 y las 8 y por las mañanas, los domingos y festivos, de 12 a 2.

Desde la organización se dice que "con esta exposición se pretende facilitar, visual y estéticamente, a los fieles el redescubrimiento del amor del Padre que nos envió a su Hijo para que, mediante su Encarnación, Redención y envío de su Espíritu Santo, los hombres y las mujeres de todo el mundo sintamos su misericordia y nos reconciliemos con Él y con los hermanos".

 

Los sacerdotes jóvenes de Mérida-Badajoz
celebran su primer encuentro en este curso

Se celebró en la Casa de Oración de Villagonzalo el primer encuentro de sacerdotes jóvenes de la diócesis de Mérida-Badajoz, en el presente curso. Estos encuentros, con carácter bianual, tienen como objetivo principal acompoñar a los sacerdotes en sus primeros años de ministerio y en ellos los jóvenes presbíteros conviven, oran y reflexionan sobre algún documento o tema eclesial de actualidad.

 

Programa

El encuentro daba comienzo el viernes por la tarde con una oración preparada por don Antonio Jesús Marín y don Francisco Jevier Moreno. Posteriormente otros dos sacerdotes, don Manuel Enrique Hernánz Carroza y don David Martínez pronunciaban una conferencia sobre la espiritualidad sacerdotal en la que se hacía especial incapié en las carencias y en las acentos necesarios de la espiritualidad del presbítero. Lo hacían tomando como referencia la obra "Ministerio presbiteral y espiritualidad" de Monseñor Uriarte.

Posteriormente tenía lugar un coloquio y la misa, presidida por don Antonio Montero, que asistía al encuentro junto al Vicario General, don Amadeo Rodríguez y el Delegado para el Clero, don Gabriel Cruz. Los asistentes tenían la oportunidad de intercambiar experiencias tras la cena.

El programa del sábado recogía nuevamente una exposición en torno a la espiritualidad sacerdotal y puestas en común. La clausura se ponía a primera hora de la tarde, tras la comida.

 

Presentado un libro sobre las iglesias
de la Orden de Alcántara en La Coronada

Recientemente se presentó en La Coronada el libro titulado "La Coronada: Iglesia y Ermitas de una posesión de la Orden de Alcántara", obra de don Dionisio A. Martín Nieto y don Bartolomé Díaz Díaz, profesores en el I.E.S Bartolomé José Gallardo, de Campanario.

Esta obra, a lo largo de sus 260 páginas, traza un completo recorrido histórico y artístico, desde el siglo XIV hasta el XX, de la parroquia y las ermitas de esta localidad pacense. Precede a este recorrido artístico uno más histórico, sobre los acontecimientos del pueblo y su entorno.

El acto de presentación tuvo lugar en la Casa de la Cultura de La Coronada, que registró un lleno absoluto, y la mesa de presidencia estaba compuesta por los dos autores y por Padre Sebastián García Rodríguez, Archivero-Bibliotecario del Real Monasterio de Guadalupe, don Antonio Ventura, Director General de Enseñanza, don Juan Santana, párroco de La Coronada, don Antonio Muñoz, Vicario episcopal de Zona, y don Felipe Domínguez, arcipreste de zona.

 

Mérida nombra 'hijo adoptivo'
al sacerdote don Vicente Navarro del Castillo

Es autor de una historia de la ciudad y de los pueblos de su comarca

Recientemente, el Ayuntamiento de Mérida decidió unánimemente, en un pleno extraordinario, nombrar 'Hijo adoptivo' de la ciudad y dedicarle una calle a don Vicente Navarro del Castillo, sacerdote, en agradecimiento a sus numerosos escritos sobre Mérida y comarca. Ya en el año 1992, este sacerdote fue elegido 'Emeritense del año' por el Centro de Iniciativas Turísticas de la ciudad.

Don Vicente tiene 81 años y es ciego desde el año 1964, lo que no le ha impedido mantener una prolija producción literaria. Entre sus escritos se encuentran 'Historia de Mérida y los pueblos de su comarca', otro sobre la mártir Santa Eulalia, patrona de Mérida, y uno sobre la Concatedral de Santa María. Además, es académico de la Real Academia de la Historia.

Su labor pastoral la desarrolló, fundamentalmente, en la misma comarca de la que ha escrito ­San Pedro de Mérida, Trujillanos...­ aunque él es originario de Granada, de donde vino al término de la Guerra Civil española.

A pesar de su edad y su ceguera, don Vicente Navarro del Castillo no deja de celebrar la Eucaristía todos los días, en la Concatedral de Mérida, donde es muy querido y apreciado.

 

Nueva biografía sobre San Atón

El sacerdote diocesano Teodoro Agustín López y López, ha editado recientemente un fascículo titulado "San Atón monje, obispo y patrono secular", dedicado al patrono del Seminario Metropolitano de Mérida-Badajoz.

El trabajo, según manifiesta el propio autor en la introducción, pretende recoger la bibliografía existente sobre este personaje y arrojar un poco de luz sobre su poco conocida historia.

Esta obra se integra dentro de la colección, del mismo autor, "Apuntes para la historia de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz", que se edita dentro de las Separatas de los XXVI Coloquios Históricos de Extremadura. Otras obras de López y López son "La Archidiócesis de Mérida-Badajoz, ensambladura de sedes episcopales y diócesis priorales", o uno titulado "Los 'propios' de los santos en la Archidiócesis de Mérida-Badajoz", también encuadradas en la misma colección.

 

Más vocaciones a la vida religiosa en clausura

Recientemente dos comunidades religiosas de la diócesis de Mérida-Badajoz han visto aumentado su número con la profesión religiosa de cuatro jóvenes.

Sor María Victoria de la Santísima Trinidad, de 19 años, tomó el hábito de las Concepcionistas Franciscanas, en el Monasterio que estas monjas tienen en Cabeza del Buey.

Por otro lado, en el convento que las Madres Agustinas tienen en Fregenal de la Sierra, las jóvenes Sor Faustina de los Remedios, Sor María Sofía de la Inmaculada y Sor Margarita de Jesús, hicieron su entrada en el noviciado después de una año de experiencia comunitaria en ese convento.

En estas profesiones religiosas estuvieron presentes el Delegado Diocesano para la Vida Consagrada, don Manuel Santos, así como los sacerdotes de las respectivas comunidades.

 


 

Al paso de Dios

El lugar de los muertos

Cada vez son más los que al referirse al lugar de los muertos ya no hablan del cielo; simplemente zanjan la cuestión diciendo "donde quiera que estén". Da la impresión de que los difuntos se han convertido en seres errantes, sin sitio fijo y sin "una patria definitiva". El caso es que este bajo interés por el cielo, no corre parejo con el desinterés por los difuntos; al contrario, afirman los que entienden de esto que crece el deseo de comunicación con los que nos dejaron y aumenta cada vez más y con las más sofisticadas formas el espiritismo y la evocación de los muertos.

Ante este contraste hago dos sugerencias: la primera no puede ser otra que recomendar que nos curemos del desgano de transcendencia que padecemos y recuperemos el deseo de que Dios sea el horizonte de nuestra vida, tanto para los afanes de cada día, como para cuando nos llegue la hora de pasar al reino que nos tiene preparado.

Y otra sugerencia es la invitación a que descubramos, frente a otros accesos truculentos y tenebrosos a los difuntos, el camino de la comunión de los santos. La comunicación entre vivos y muertos sólo es posible por la oración y la meditación, única vía para llegar a la esfera del espíritu. En la oración se pueden evocar las experiencias hermosas o dolorosas vividas con los que nos han dejado, podemos hacerles llegar nuestros mejores deseos y es posible percibir su amor y su protección.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


 

Liturgia del domingo

Celebramos el XXXII Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Libro del primer libro de los Reyes 17, 10-16

En aquellos días, Elías se puso en camino hacia Sarepta y, al llegar a la puerta de la ciudad, encontró allí una viuda que recogía leña. La llamó y le dijo: "Por favor, tráeme un poco de agua en un jarro para que beba". Mientras iba a buscarlo le gritó: "Por favor, tráeme también en la mano un trozo de pan". Respondió ella: "Te juro por el Señor tu Dios que no tengo ni pan; me queda sólo un puñado de harina en el cántaro y un poco de aceite en la alcuza. Ya ves que estaba recogiendo un poco de leña. Voy a hacer un pan para mí y para mi hijo; nos lo comeremos y luego moriremos". Respondió Elías: "No temas. Anda, prepáralo como has dicho, pero primero hazme a mí un panecillo y tráemelo; para ti y para tu hijo lo harás después".

Porque así dice el Señor Dios de Israel:
"La orza de harina no se vaciará,
la alcuza de aceite no se agotará,
hasta el día en que el Señor envíe
la lluvia sobre la tierra".

Ella se fue, hizo lo que había dicho Elías y comieron él, ella y su hijo. Ni la orza se vació, ni la alcuza de aceite se agotó: como lo había dicho el Señor por medio de Elías.

 

Salmo 145, 7. 8-9a. 9bc-10

R. Alaba, alma mía, al Señor.

Que mantiene su fidelidad perpetuamente,
que hace justicia a los oprimidos,
que da pan a los hambrientos.
El Señor liberta a los cautivos.

 

Carta a los Hebreos 9, 24-28

Cristo ha entrado no en un santuario construido por hombres ­imagen del auténtico­, sino en el mismo cielo, para ponerse ante Dios, intercediendo por nosotros. Tampoco se ofrece a sí mismo muchas veces ­como el sumo sacerdote que entraba en el santuario todos los años y ofrecía sangre ajena; si hubiese sido así, Cristo tendría que haber padecido muchas veces, desde el principio del mundo­. De hecho, él se ha manifestado una sola vez, al final de la historia, para destruir el pecado con el sacrificio de sí mismo. Por cuanto el destino de los hombres es morir una sola vez. Y después de la muerte, el juicio. De la misma manera, Cristo se ha ofrecido una sola vez para quitar los pecados de todos. La segunda vez se aparecerá, sin ninguna relación al pecado, a los que le esperan, para salvarlos .

 

Evangelio según san Marcos 12, 38-44

En aquel tiempo, entre los que enseñaba Jesús a la gente, dijo:

- ¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplio ropaje y que les hagan reverencias en la plaza, buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y devoran los bienes de las viudas, con pretexto de largos rezos. Esos recibirán una sentencia más rigurosa.

Estando Jesús sentado enfrente del arca de las ofrendas, observaba a la gente que iba echando dinero: muchos ricos echaban en cantidad: se acercó una viuda pobre y echó dos reales. Llamando a sus discípulos les dijo:

- Os aseguro que esa pobre viuda ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie. Porque los demás han echado de lo que les sobra, pero ésta, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.

 

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

13, lunes: Tt 1, 1-9; Lc 17, 1-6.
14, martes: Tt, 2, 1-8. 11-14; Lc 17, 7-10.
15, miércoles: Tt3, 1-7; Lc 17, 11-19.
16, jueves: Flm 7-20; Lc 17, 20-25.
17, viernes: 2Jn 4-9; Lc 17, 26-37.
18, sábado: 3Jn 5-8; Lc 18, 1-8.
19, domingo: Dn 12, 1-3; Hb 10, 11-14. 18; Mc 13, 24-32.
 

 

Comentario litúrgico

Esa pobre viuda

El leccionario de las misas dominicales en el Tiempo Ordinario presenta siempre una lectura del Antiguo Testamento con cierta relación con el evangelio. Esta vez, se da casi una coincidencia al presentar ambas lecturas una protagonista insólita: una pobre viuda.

San Marcos, para que resalte más el personaje, la presenta en la fila de una serie de personas que están en el polo opuesto. En primer lugar, el párrafo dedicado a los letrados: los que debían enseñar la Palabra de Dios y en cambio se muestran ellos como espectáculo de un ridículo colorido con su vanidad y su afán de ser reverenciados por el pueblo sencillo. El juicio de Jesús sobre ellos no puede ser más duro.

La segunda parte de la lectura nos presenta a Jesús sentado con los suyos en una actitud muy cercana: mirar cómo pasa la gente y cómo cada cual echa su limosna en el cepillo del Templo.

Todo sucede con cierta lógica, los más ricos, con su abundante donativo, consiguen la admiración del pueblo, de los mismos apóstoles. Sólo hay una excepción: Jesús no les presta atención especial, sino que se fija en una personita que, con cierto rubor, se acerca al cepillo y deposita dos monedillas. El Maestro siente el estremecimiento que le provoca siempre cuando vislumbra lo auténtico, lo hermoso y llama a la atención de los suyos para decirles la nuevas matemáticas que trae los valores del Reino: no da más el que aporta mayor cantidad de dinero, sino aquel que acepta prescindir de lo necesario para ayudar al que tiene menos. La otra viuda, la de Sarepta, ofrece el mismo ejemplo.

Está claro que 'esa pobre viuda' nos plantea interrogantes.

Antonio Luis Martínez

 

 

Santoral

16 de noviembre: san José Moscati (1880-1927)

Hace unos años el Papa canonizaba la entrega absoluta al bien del prójimo que es la medicina ejercida en el amor más íntegro, y lo hacía en la persona de José Moscati, laico, médico, apóstol de la salud corporal y espiritual.

Natural de Benevento, hará de Nápoles su segunda patria, donde se doctora en medicina en 1903, alternando el servicio a los enfermos con la docencia de la química fisiológica y orgánica. Cuando le ofrecen la cátedra, la rechaza alegando que su puesto está también al lado de los enfermos. Fue un gran defensor del derecho a enseñar del médico y a curar del profesor, asegurando ante los legisladores y la opinión pública que el cuidado de los enfermos no es incompatible con la atención al alumnado, pues de otro modo se fabrican eruditos sin práctica o curanderos sin teoría.

Jamás contrapuso la ciencia y la fe, encontrando caminos de esperanza como don de Dios y crecimiento del ser humano. Supo amar hasta el extremo la belleza de Dios tanto en la naturaleza como en el arte.

No son pocos los médicos que, desde la entrega total a los enfermos, a la ciencia y a la sociedad, han sabido servir con virtudes heróicas, convirtiendo su profesión en una vivencia del sacerdocio bautismal; reciban todos, en la figura de José Moscati honor y veneración, para que, imitándolo, dediquen los galenos su vida a enriquecer de amor la ajena más que a enriquecer el bolsillo propio. Amén, amén, amén.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

13, lunes: Leandro, Arcadio, Diego de Alcalá, Estanislao de Kostka.
14, martes: Siete Dolores de la Virgen, Serapión, Dubricio.
15 miércoles: Alberto Magno, Eugenio, Segundo y Oriencio, Maclocio.
16, jueves: Margarita de Escocia, Gertrudis, Inés, José Moscati.
17, viernes: Isabel de Hungría, Alfeo y Zaqueo, Acisclo, Hilda.
18, sábado: Orículo, Odón, Filipina.
19, domingo: Máximo, Barlaán, Azas.

 


Contraportada

Manualidades de una monja española
para educar niños en el Congo

La religiosa Josefina Cecilia Marín Torres
expone 38 piezas en esmalte en Badajoz

Cecilia Marín Torres es religiosa. Pertenece a la congregación de las Religiosas Siervas de San José y lleva prácticamente toda su vida dando clases de Dibujo en el colegio de su congregación en Badajoz. Se licenció en Bellas Artes e imparte clases de Dibujo, aunque en sus ratos libres realiza obras con esmaltes. Estos días expone 38 piezas en la sala de exposiciones de Caja Badajoz en la capital pacense, la quinta que esta religiosa granadina realiza en la ciudad en la que lleva ya casi cuarenta años. La muestra está siendo muy visitada y, solo en los tres primeros días, vendió más de 20 obras. Los beneficios servirán para apoyar la construcción de una escuela en Lubumbasi, en la República Democrática del Congo, "donde las josefinas dan clase debajo de un árbol".

Si es relativamente normal ver una monja licenciada en historia que imparta clases de esta materia en su colegio, es menos frecuente que curse estudios de bellas artes, una carrera que Cecilia estudió en Sevilla junto a otras religiosas de varias congregaciones cuando las monjas "empezamos a tener necesidad de titulaciones y las congregaciones necesitaban licenciadas".

Cecilia da clases de dibujo artístico y técnico, pero en sus ratos libres realiza obras con esmaltes, un oficio que aprendió en Madrid. Nos cuenta que le pidió a su Provincial poder aprender esta técnica, a lo que la superiora respondió positivamente e hizo que le buscaran por "todo Madrid" una profesora.

 

750 grados

Realizar esmaltes al fuego es una tarea muy trabajosa. "Primero -nos cuenta la hermana Cecilia- se coge una placa de cobre que limpio a base de agua y ácido sulfúrico con una proporción de diez a una. Después se le echa un fundente por delante y contraesmalte por detrás y lo meto en el horno a 750 grados de cuatro a cinco minutos. Cuando lo saco le hago el dibujo con un punzón y relleno el dibujo con los esmaltes de colores". Esta operación se realiza empujando el esmalte contra el hueco dejado por el punzón, ya que no puede usarse pincel. "Una vez que está todo el dibujo cubierto de esmalte -continúa Cecilia Marín- lo vuelvo a meter en el horno a la misma temperatura y por el mismo espacio de tiempo. Al sacarlo del horno no se percibe ningún color hasta que se enfría. Cuando esto se produce, la autora le da los últimos retoques con una especie de pintura óleo que ella misma elabora a partir de unos polvos vitrificables mezclados con una gotita de aceite de sándalo. Por último le da otro pase por el horno, aunque esta vez sólo durante un minuto y medio o dos minutos.

La hermana Cecilia asegura que el tiempo empleado varía mucho según la pieza. "Algunas -dice- requieren hasta dos días completos de trabajo, desde las nueve de la mañana hasta las dos de la tarde y desde las cuatro hasta las ocho, otras se hacen en una mañana". Sobre los dibujos que plasma con esmalte, asegura que lo hace con todo tipo de motivos, sobre todo flores y paisajes. Le gusta mucho también el retrato.

Es importante aprovechar el horno debido a que resulta caro encenderlo, por ello la hermana Cecilia prepara varios trabajos y los va metiendo uno tras otro.

 

Enseñando a los visitantes

Cuando alguien asiste a la muestra, visitable hasta el día quince de siete a nueve de la tarde, observa la vocación docente de esta monja granadina; hasta la sala de exposiciones se ha llevado la materia prima y va explicando a los que se lo piden cómo es el proceso de elaboración de un cuadro.

Cuando termine la exposición probablemente se habrán vendido todas las obras. Mientras tanto, los amantes del arte habrán podido disfrutar de una técnica poco común por nuestro entorno. También lejos de aquí, sin haberlo visto, los niños congoleños, a los que les llegue lo recaudado para construirles un colegio, disfrutarán.

Juan José Montes

 


 

La Iglesia en América Latina:

http://www.aciprensa.com/iglesia.htm

 



Return to "Iglesia en Camino"