Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 459. 10 de noviembre de 2002

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


Portada

Celebrado en Madrid el III Congreso Nacional de Familias Numerosas

La familia gozará de especial relevancia en el nuevo Plan Pastoral Diocesano

El pasado sábado se celebraba en Madrid el III Congreso Nacional y I Europeo de Familias Numerosas, organizado por la Federación Española de Familias Numerosas (FEFN) bajo el lema "La familia, futuro de Europa".

Las familias numerosas forman una importante masa social en España, donde este tipo de familia representa cerca del 20% de la población del país. Es decir, un millón y medio de hogares que acogen a 8 millones de españoles. Entre ellas, están las 43.000 familias numerosas de nuestra región, según el presidente de la Asociación de Familias Numerosas Extremeñas, don Jesús Pagador.

Ante esta situación, en este Congreso se han presentado varias iniciativas, como el plan "+Famili@"o la petición de un "Pacto de Estado por la familia"

Por su parte, la diócesis de Mérida-Badajoz no quiere dejar de lado a la unidad básica de la estructura social, la familia, por ello ha planteado toda una serie de objetivos y acciones en el nuevo Plan Pastoral Diocesano, pendiente de aprobación, entre los que se encuentran la creación de un "Centro de Orientación Familiar" o la convocatoria de una "Semana Diocesana de la Familia".


Editorial

A cinco años de la Riada

No siempre que desfilan ante nosotros determinados acontecimientos de la vida, tenemos conciencia de que dichos acontecimientos tienen el carácter de históricos. Unas veces lo reconocemos de forma inmediata y otras con el paso del tiempo.

Esta semana se han cumplido cinco años de la riada que se llevó por delante vidas y enseres, principalmente en el Cerro de Reyes de Badajoz y Valverde de Leganés.

Pasado este tiempo, la oscuridad de una noche de muerte y dolor ha dejado su marca en los vecinos afectados y los familiares de las víctimas. Los recuerdos vienen acompañados por sentimientos de pánico por parte de los que los vivieron, de dolor por los que los conocieron y de solidaridad de una enorme masa, con nombres y apellidos, que tuvieron noticia del hecho.

Esa solidaridad se expresó en medio del fango, compartiendo dolor y trabajo sobre el terreno, y en forma de aportación económica que ha contribuido a que las aguas de la vida vuelvan a su cauce. Las instituciones humanitarias, dígase Cáritas, Cruz Roja o Protección Civil por citar algunas, mostraron el mejor rostro de la condición humana. Lo hicieron entonces con su esfuerzo ante la emergencia y después con sus programas y proyectos como los que está a punto de culminar Cáritas en Suerte de Saavedra y el propio Cerro de Reyes, un centro social y una serie de programas que, sin duda contribuirán al desarrollo y a la integración y que vienen a sumarse a otros de la misma institución como la escuela taller clausurada ya en Valverde de Leganés.

También los responsables de las distintas administraciones se pusieron a trabajar, un trabajo que está adelantado pero que habrá que culminar en el menor plazo de tiempo y para el que se hace necesario el diálogo y la buena voluntad, que están en la raíz del entendimiento.

 


Carta del Arzobispo

Creo en la Iglesia que veo

No le faltaba algo de razón al que, por un tropiezo con la Iglesia, soltó esta andanada: Menos mal que por la fe creemos en lo que no vemos, porque, si tuviera uno que creer en lo que ve... El hombre intentaba creer tan sólo en lo que veía por sus ojos en la Iglesia, pero, por ese camino, ni en éste ni en ningún otro misterio de la fe cristiana llegaría a alcanzar la fe. ¿Qué ves en el agua, el pan, el vino, el aceite de la unción? Unos elementos materiales de gran valor y respeto, pero por sí mismos y solos no tienen carácter sagrado, y adorarlos sería idolatría.

En la Iglesia su elemento divino es invisible y el humano está a la vista. Pero, si no crees por el segundo, el primero se te escapa. Terminaríamos todos en espiritistas. La Iglesia católica es la organización religiosa más extendida en el mundo y se queda uno asombrado si se contabilizan, en cifras redondas, sus más de mil millones de fieles, doscientas treinta mil parroquias, cuatrocientos mil sacerdotes y cuatro mil quinientos obispos, ochocientos setenta mil religiosos y religiosas que, unidos a los catequistas y laicos comprometidos, hacen un total de casi cuatro millones de personas dedicadas al apostolado.

Bien, ¿y qué más? Pues que, todo ese grandioso armazón, como fenómeno histórico y humano, sin la cuarta dimensión de la fe, podría emparejar a la Iglesia católica con los grandes fenómenos que han modelado la existencia de la humanidad, como las dinastías faraónicas, la cultura griega, el Imperio romano o la Revolución francesa. Escribo para creyentes y doy por sabido que la Iglesia es, en lo que no se ve con los ojos, la presencia viva y salvadora del Señor Jesús en la historia humana. Es la depositaria y garante de la Palabra de Dios en las Escrituras y dispensadora de la gracia en los siete sacramentos. Hogar de los creyentes y familia de Dios.

El Concilio de la Iglesia

Los cristianos del siglo XXI recogemos la herencia grandiosa de la centuria anterior, con el Concilio Vaticano II, en el que, guiada por el Espíritu, la Iglesia se reconoció a sí misma como misterio de fe, como sacramento universal de la unión de Dios con los hombres y de éstos entre sí, como presencia del Reino futuro en la historia humana, como Cuerpo místico de Cristo y como Pueblo de Dios peregrinante en la caravana de los hombres, hasta que El vuelva. El Concilio presenta también a la Iglesia con iconos y metáforas de extraordinaria belleza: Esposa del Cordero, Ciudad que baja del cielo, Nueva Jerusalén, templo hecho de piedras vivas siempre en construcción, campo de labranza y viña escogida, redil del Buen Pastor.

Se la describe igualmente como "ciudad bien compacta", dotada de dones jerárquicos y carismáticos, edificada sobre los apóstoles, estructurada en diversos estamentos y ministerios, con igual dignidad de todos sus miembros, pero diversos en la función y en la misión. Estas van desde el Primado de Pedro en el Obispo de Roma, en la sucesión apostólica en los demás obispos, el ministerio ordenado en los presbíteros y diáconos, la vida consagrada de quienes profesan los consejos evangélicos, el sacerdocio común y la vocación a la santidad, vividos por los laicos en la Iglesia y en el mundo.

La Iglesia mantiene y mantendrá hasta el final de los tiempos sus cuatro señas de identidad: una, santa, católica y apostólica. La fe en la Iglesia forma parte de la fe de la Iglesia, con la misma legitimidad que los demás artículos del Credo apostólico. De ella, como Madre, recibo el alimento de la Palabra de Dios y el Cuerpo de Cristo en el banquete pascual del Pan de vida. La Eucaristía hace la Iglesia y la Iglesia hace la Eucaristía. Y dígase lo mismo, en su medida, de los demás sacramentos.

Cuando digo con los labios, la mente y el corazón, creo en la Iglesia, no me estoy sintiendo fuera de ella como la Iglesia y yo, sino yo en la Iglesia, como yo-Iglesia. Todos somos Iglesia, pero ninguno, ni siquiera el Papa, por sí solo, es "la" Iglesia. Un solo Señor -Jesús- un solo bautismo, un solo Dios y Padre. El bautizado creyente y convertido adora al Padre, imita a Cristo y vive el Evangelio, no a pesar de la Iglesia, sino en y con la Iglesia. La eclesialidad es un componente indispensable de la santidad cristiana, en todas las espiritualidades y modelos de vida.

Como ciudadanos del Pueblo de Dios todos los fieles cristianos son sujeto de derechos y de deberes, para edificar entre todos el Cuerpo de Cristo. Esto no se verifica en la estratosfera, sino con los pies en la tierra y como sujetos activos en las propias parroquia y diócesis, dentro de la comunidad cristiana universal. Esos tres espacios son como círculos concéntricos, recordemos la piedra en el estanque, con un eje de fe y de amor, con una misma -seguimos en el estanque- agua de comunión.

Sin esa comunión activa de los obispos con el Papa y del Clero y fieles con su Obispo, no se sostiene en pie el edificio de la Iglesia; y no olvidemos tampoco que, si nosotros nos desgajamos, ella continúa. Por todo lo cual, el cristiano completo, digamos el católico, solamente fragua bien cuando ejerce como buen feligrés de su comunidad parroquial, se integra activamente en su Iglesia diocesana y se abre a la catolicidad universal por su comunión de fe y de obediencia filial con el Papa. Sin la Parroquia, casa, hogar y familia, se cae en el anonimato y en el individualismo religioso. Sin referencia a la Diócesis, que es Iglesia local y apostólica, presidida por un sucesor de los Apóstoles, se incurre en el capillismo y en la autarquía pastoral, que empobrece la misión. Sin colegialidad con las demás Iglesias locales, sin participación en las causas cristianas y sin vinculación afectiva y efectiva con Roma (no hablemos de desconexión) se asfixia la catolicidad.

Es opinión muy común que, en amplias zonas de la Iglesia y por muy variados motivos cuyo análisis no cabe aquí -no hablamos de culpas, sino de causas- el pariente pobre en muchos sitios es la Iglesia local o diocesana. La conexión directa con la universalidad romana conduce a veces a la abstracción y a la inoperancia, porque el Obispo de Roma no nos pide compromisos concretos. A veces se entiende la diócesis no como el Obispo y el Pastor, sino como las oficinas diocesanas, la organización, el engranaje, la fuente de impuestos. No es momento tampoco de desmontar esa falacia.

El día de la Iglesia diocesana

El Obispo preside en la caridad a toda la comunidad creyente. Es maestro y garante de la fe, es vínculo de comunión, como pastor de clérigos y laicos. La diócesis es la Comunidad de comunidades y sus organismos rectores deben ser los animadores de la fe y los servidores de todos, cada cual con sus limitaciones. La fe en la iglesia, el sentido de Iglesia, se realiza, en un porcentaje altísimo, en la comunión y el compromiso con la Iglesia local y su Pastor. El es también el anillo que nos vincula al Colegio Episcopal y a su Cabeza, el Sucesor de Pedro.

Para aclarar todo esto, incentivar ese espíritu y prestar ayuda económica a nuestra Iglesia local, para sostener sus servicios a las comunidades y sus programas pastorales y sociales, se creó, no hace mucho, el Día de la Iglesia Diocesana, este año el Domingo 17 de noviembre. No se trata de cotizar a un club o a una ONG, sino de acreditar, con nuestra contribución en todos los órdenes, que nos sentimos miembros, hijos y beneficiarios de los dones del Señor en su Iglesia. Para que eso nos brote de dentro a fuera, desde la fe, el conocimiento y el amor, está escrito todo lo que precede.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


Centrales

Se puso de manifiesto durante el III Congreso Nacional y I Europeo de Familias Numerosas

Las familias numerosas piden mayores apoyos por parte la administracion

El pasado sábado se ha celebrado en Madrid el III Congreso Nacional y I Europeo de Familias Numerosas, organizado por la Federación Española de Familias Numerosas (FEFN) bajo el lema "La familia, futuro de Europa", con el objetivo de "poner de manifiesto la necesidad de una auténtica política de apoyo y protección a la familia, que permita equiparar el tratamiento que esta institución recibe en España con el de los países de su entorno".

Por primera vez este Congreso tenía carácter europeo y ha contado con la presencia de representantes institucionales de varios países del continente, circunstancia que permitirá conocer las medidas de apoyo que existen en cada uno de ellos y su relación con lo que se hace en España. En total, más de 2000 personas entre expertos y representantes de las distintas asociaciones agrupadas en la FEFN (Federación Española de Familias Numerosas), se han dado cita en este acontecimiento.

España, en el pelotón de cola

Según datos de Eurostat, la oficina estadística comunitaria, España es el país que menos dinero dedica a las familias, apenas un 2'1% de su PIB, que palidece frente al 8'5% de media comunitaria, a pesar de que tiene la tasa de natalidad más baja de toda la Unión. Lo que, además, no deja de ser irónico cuando las familias numerosas representan cerca del 20% de la población del país. Es decir, un millón y medio de hogares que acogen a 8 millones de españoles. Entre ellas, están las 43.000 familias numerosas extremeñas, según el presidente de la Asociación de Familias Numerosas Extremeñas, don Jesús Pagador.

El Plan "+Famili@"

Una de las iniciativas más novedosas que se han presentado en este Congreso es el Plan "+Famili@" con el que pretenden mejorar su economía doméstica, conciliar la vida familiar y laboral, y facilitar a sus hijos una buena formación.

Con este Plan, la FEFN quiere garantizar a sus beneficiarios una larga lista de ventajas en bienes y servicios en sectores como el financiero, energético, empleo, telecomunicaciones, transporte, ocio y cultura. Dispondrán de productos bancarios específicos para familias numerosas, ventajas en las tarifas telefónicas y eléctricas -hasta donde permiten los sistemas de precios aún intervenidos por el Gobierno-, descuentos en determinadas cadenas hoteleras, transportes y centros de ocio, acceso a cursos de formación para jóvenes y teleempleo para madres a través de Internet y las nuevas tecnologías.

La FEFN, sin embargo, no ha logrado aún adherir al mismo a ningún gran grupo alimentario de implantación nacional, aunque sus responsables siguen negociando.

Nueva Ley de Familias

En las conclusiones de este Congreso, las familias numerosas piden que "la protección social, económica y jurídica de la familia en España, sea un objetivo prioritario en las políticas públicas". Para ello, inciden en dos grandes líneas de trabajo: que se coordinen los esfuerzos de todos los agentes sociales mediante un "Pacto de Estado por la Familia" y que se desarrolle una nueva Ley de familias numerosas, que sustituya a la actual del año 1971. Pero, advirtieron en presencia del ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Eduardo Zaplana, que asistió al acto, "no aceptaremos ninguna norma que no nos tenga en cuenta".

El objetivo último es "equiparar de una vez la protección a las familias españolas con la que reciben las europeas, y conseguir la convergencia social de los países que formamos parte de la Unión Europea". Para ayudar a la consecución de este objetivo, se anunció en este Congreso la creación y puesta en marcha de la Federación Europea de Familias Numerosas, por la que asociaciones de toda Europa actuarán conjuntamente frente a las instituciones, en defensa de sus derechos e intereses.

La pastoral familiar en la Diócesis de Mérida-Badajoz

En la Diócesis de Mérida-Badajoz, las familias son una preocupación importante. Como fruto de los trabajos de la Asamblea Diocesana, en el Plan Pastoral Diocesano -pendiente de aprobación- , se primará a las familias, con las que se quiere "hacer camino", acompañándolas y compartiendo con ellas sus gozos y sufrimientos.

Este acompañamiento se hace con la triple vertiente de la familia como transmisora de la fe, que celebra esa misma fe y, por último, que es solidaria y comprometida.

Desde aquí parten todas las acciones que se quieren poner en marcha en todos los ámbitos, desde lo diocesano hasta lo parroquial. Destacan, como acciones diocesanas, la creación de un "Centro de Orientación Familiar" y la realización de una "Semana Diocesana sobre la Familia". Serán, no obstante, las parroquias las que desarrollarán mayor número de acciones. Estas van desde la creación de un equipo de personas encargadas de animar y coordinar la pastoral familiar de las comunidades hasta talleres para que los padres susciten el despertar religioso y enseñen a orar los pequeños. Pasando por proyectos de ayuda y atención pastoral a familias desestructuradas y matrimonios que se han separado.

 

Alienta, en particular, a los que colaboran o participan activamente en las asociaciones y movimientos apostólicos

El Papa afirma que la Iglesia necesita más que nunca laicos que puedan recibir el honor de los altares

La Iglesia católica necesita "más que nunca" laicos santos y la aportación de movimientos y asociaciones laicales, a condición de que promuevan la comunión; ha afirmado Juan Pablo II.

Con motivo de los encuentros con grupos de obispos de Brasil, en su visita "ad limina" a Roma, el Papa alertó ante las propuestas de algunos grupos que quieren crear en ese país una Conferencia de laicos paralela a la Conferencia episcopal.

"La Iglesia necesita, hoy más que nunca, de laicos santos que puedan recibir el honor de los altares, tras haber buscado la perfección cristiana en medio de las realidades temporales, en el ejercicio del propio trabajo intelectual o manual", afirmó el Santo Padre al dirigirse a los obispos de las regiones 1 y 4 del Nordeste del país con el mayor número de católicos del mundo.

"De sus filas --añadió-- surgen las vocaciones para el Seminario y para la Vida Religiosa".

Asimismo, Juan Pablo II alentó en particular a los laicos que "colaboran o participan activamente en las asociaciones, en los movimientos y en otras nuevas realidades" y que, "en comunión con sus pastores y en conformidad con las iniciativas diocesanas, llevan su riqueza espiritual, educativa y misionera al corazón de la Iglesia, como preciosa experiencia y propuesta de vida cristiana".

El nacimiento de estas nuevas comunidades de laicos en las Iglesias particulares, constató, "sirve para participar responsablemente en la misión de la Iglesia de llevar el Evangelio de Cristo, como fuente de esperanza para el hombre y de renovación para la sociedad". ZENIT

 

Piedad popular y liturgia

En la penúltima semana del pasado mes de octubre se han celebrado en Madrid las Jornadas Nacionales de Liturgia en las que se ha tratado un tema de actualidad y de preocupación pastoral como es la relación que debe existir entre Liturgia y Piedad Popular. Es evidente que tal tema respondía a la reciente aparición del "Directorio sobre la piedad popular y la liturgia" que recientemente ha publicado la Sagrada Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

Como director del Secretariado Diocesano de Liturgia tuve la oportunidad de participar en las distintas sesiones de estudio y reflexión que se ofrecieron a los asistentes.

Pude ser un servicio pastoral tanto para los sacerdotes como para los fieles en general que, con la brevedad que requiere el medio, presentar a grandes líneas las ideas que se han puesto sobre la mesa en dichas jornadas.

Un punto de arranque

Con cierta insistencia los ponentes se referían a la necesidad de fijar la terminología pues, en estos últimos años, se ha hablado de "religiosidad popular" y "piedad popular" como sinónimos. Todos ellos aludían al citado Directorio que distingue el significado de una y otra expresión y señala que "religiosidad popular" tiene un sentido muy ambiguo pues se refiere el humus religioso del hombre y no hace referencia directa a la fe cristiana, mientras que la otra expresión, "piedad popular", es un "verdadero tesoro del pueblo de Dios", en frase del Papa y que fue acuñado oficialmente en la Evangelii Nuntiandi de Pablo VI.

Lo anterior no es un juego de palabras sino una apuesta de la Iglesia posconciliar que ve en dicha piedad popular una realidad de fe cristiana que, surgida directamente del pueblo de Dios, no puede ser arrinconada sino que ha de ser tomada en serio aunque necesite, con frecuencia, una buena dosis de evangelización y de adecuación a la liturgia de la Iglesia.

Una tarea pastoral

Las distintas ponencias se daban la mano en el intento de presentar lo positivo de la piedad popular y la urgencia de montar una correcta relación de esta con la liturgia.

Un principio básico repetido hasta la saciedad es el de que no es correcto mezclar estas dos realidades y que, siempre es la liturgia de la Iglesia la que debe orientar las expresiones de la piedad popular, aunque también es verdad que esta puede, en más de un caso, dar un tono entrañable a la hora de celebrar los distintos misterios de Cristo, de la Virgen o de los Santos.

Recorrer el año litúrgico

En distintas ponencias se ha insistido en la oportunidad que ofrece el recorrido del Año Litúrgico para descubrir la potencialidad que encierra muchas expresiones de la piedad popular que, por su cuenta, ha meditado los misterios cristianos y ha sabido expresar el sentimiento que ha sabido arrancar del corazón de Pueblo de Dios.

Primeramente el Adviento con la corona y las jornadas del Niño Jesús, para dar alcance a Navidad con expresiones tan intuitivas como los nacimientos, los villancicos, el árbol de Navidad, la escenografía de los Magos, etc.

La Cuaresma y la Semana Santa ha sido un campo abonado para la expresión piadosa de los sencillos. Ahí están el Viacrucis, los Sermones de las Siete Palabras o del Descendimiento, con la procesión de ramos que la liturgia romana heredó de la piedad popular de la comunidad de Jerusalén y las impresionantes procesiones penitenciales que echan a la calle de nuestros pueblos los misterios que la liturgia celebra en los templos. La misma Vigilia Pascual ¿no tiene una expresión popular en las llamadas "procesiones del encuentro"?

Una invitación

Si el lector se pregunta qué finalidad tienen estas líneas con tanta amalgama de datos y escritas con tanto apresuramiento, la primera respuesta que se me ocurre es que se interese y, si es posible, lea detenidamente el tan citado "Directorio sobre la piedad popular".

Antonio Luis Martínez.
Director del Secretariado Diocesano de Liturgia

 


Información diocesana

Elaborado el informe de cuentas de la diócesis pertenecientes al ejercicio 2001

El próximo domingo se celebra el "Día de la Iglesia Diocesana"

Como anticipo a la celebración del Día de la Iglesia Diocesana (el próximo domingo 17), el Ecónomo Diocesano, don Gabriel Cruz Chamizo, ha hecho públicas las cuentas de la diócesis de Mérida-Badajoz pertenecientes al ejercicio 2001.

El informe presentado recoge el balance de ingresos y gastos de la Diócesis y que arroja un saldo negativo o deficitario de 871.880 euros. Puestos en cifras, los ingresos de la diócesis ascendieron a 6.423.499 euros, mientras que los gastos fueron 7.295.380 euros.

Cruz Chamizo señalaba que este aumento del déficit viene provocado por la disminución de las rentas del patrimonio por la bajada de intereses y la reducción de ingresos por los servicios prestados por los sacerdotes a instituciones privadas y del Estado.

Con respecto a los ingresos, más de la tercera parte (39,50%) proceden de las aportaciones de los fieles a través de las parroquias y de otros donativos. Este año, de forma extraordinaria, encontramos un donativo para la construcción de un templo, que supone un 7,02% del total . El resto de los ingresos procede del Fondo Interdiocesano (34,02%), que es lo que los ciudadanos aportan por medio del IRPF, de los servicios prestados al Estado e instituciones privadas (sacerdotes que imparten Enseñanza Religiosa, Capellanías...), y que suponen un 18,11%. Los demás ingresos proceden del rendimiento del patrimonio (0,68%) y de subvenciones (0'66%).

Entre los gastos, la partida más abultada corresponde a personal, pues las diferentes estructuras de la diócesis (parroquias, curia diocesana, Instituto Superior de Ciencias Religiosas, Seminario...) necesitan del trabajo de casi 400 personas, entre sacerdotes, religiosos y laicos.

En el apartado de gastos se incluyen también las partidas destinadas a la construcción, reparación y mantenimiento de templos y casas, ya que la diócesis tiene que mantener, 216 templos, 300 ermitas, mismo número de capillas y 200 casas parroquiales.

Destacan, sin embargo, las partidas destinadas a Solidaridad y Donativos, donde están por ejemplo el proyecto "Nueva evangelización" de ayuda a las iglesias del Tercer Mundo y del Este, la ayuda a la Iglesia universal o los casi 73.000 euros del Fondo Diocesano de Solidaridad, destinado a financiar proyectos de ayuda al Tercer Mundo.

Día de la Iglesia Diocesana

El Día de la Iglesia Diocesana pretende concienciar a todos los bautizados para que participen en la vida de la Iglesia y en su sostenimiento económico. El lema de este año es " La Iglesia con todos y entre todos".

La archidiócesis de Mérida-Badajoz tiene una extensión de 17.611 kilómetros cuadrados, a lo largo de los cuales se asientan 216 parroquias insertadas en 17 arciprestazgos con cerca de 300 sacerdotes en activo.

Junto a los sacerdotes, esta iglesia local de Mérida-Badajoz cuenta con el trabajo de más de 80 comunidades religiosas femeninas, además de 12 masculinas y cinco institutos seculares. A todo ello hay que sumar el esfuerzo y la labor de miles de seglares comprometidos con su fe.

En el Día de la Iglesia Diocesana se hace un llamamiento explícito a todos los bautizados a participar en la vida de su iglesia local, participando en su vida y colaborando en sus necesidades, tanto evangelizadoras como de sustento económico.

 

Cáritas abrirá un centro social en la barriada de Suerte de Saavedra

Trasladará al Cerro de Reyes proyectos de inserción laboral

Tras la riada del año 97 que asoló el Cerro de Reyes, en Badajoz, y Valverde de Leganés, de la que el pasado día seis se han cumplido cinco años, Cáritas puso en marcha un gran programa de ayudas que está a punto de dar un nuevo paso con la construcción de un centro social en la barriada de Suerte de Saavedra y el traslado de proyectos de inserción laboral al Cerro de Reyes.

El Ayuntamiento de Badajoz será el encargado de mantener y gestionar ese centro. De momento no hay fecha concreta para su construcción, pero la misma ha sido aprobada ya por el pleno del Ayuntamiento y se está a la espera de firmar el convenio.

Con estas medidas se llega a la tercera y última fase del proyecto que Cáritas elaboró tras la riada.

Doña María Dolores Ojeda, secretaria general de esta institución, señala que la creación de estos centros "dependía de que la administración asumiese el mantenimiento y la gestión, ya que Cáritas no cuenta con medios económicos para ello". Los fondos para llevar a cabo estos proyectos proceden de parte de las donaciones llegadas a Cáritas de todos los puntos de España tras el desastre.

 

Almendralejo

Presentado un libro sobre el Viacrucis

El pasado día 30, se presentaba en Almendralejo, el libro "Con Jesús hacia el Calvario, Viacrucis: historia, arte y devoción", del sacerdote don Tobías Medina Cledón. La presentación corrió a cargo del arcipreste don Rafael Corraliza.

El libro está dividido en tres partes. La primera hace una historia del Viacrucis, la segunda da una visión artística de esta devoción mediante las pinturas del italiano Nembrini, autor de los frescos de la parroquia de la Purificación de Almendralejo, mientras que la tercera aporta una visión devocional de la pasión cronológicamente contada a través de los evangelios y ofrece 10 formas de hacer el Viacrucis.

El actor don Miguel Rodríguez daba lectura a algunos fragmentos, intervenía el Coro del Conservatorio almendralejense, que entre otras cosas interpretaba 2 estaciones del Viacrucis y la Plegaria a la Virgen de la Piedad, obra del propio don Tobías con música de don Miguel del Barco, que se estrenaba.

 

AGENDA

El teléfono de la Esperanza celebra su 29º aniversario

Con motivo de su 29º aniversario, la organización "Teléfono de la Esperanza", de Extremadura ha organizado una serie de actos durante este mes de noviembre.

El próximo día 13, a las 20'30 horas, en el salón de actos de la Casa de la Iglesia de Badajoz (C/ Ramón Albarrán, 32), tendrá lugar una conferencia-coloquio a cargo de don Pedro Miguel Lamet, escritor y periodista, con el título "La escucha interior: 10 pasos para despertar".

El viernes día 15, se celebrará una jornada de "puertas abiertas" en la sede de dicha organización (C/ Ramón Albarrán, 15) al término de la cual, se realizará una mesa redonda sobre "La importancia de la escucha". En esta mesa redonda, que dará comienzo a las 20,00 horas en el salón de actos del Teléfono de la Esperanza, se abordará el tema "La importancia de escuchar" en la que intervienen diversos profesionales, como médicos, abogados, psicólogos, sacerdotes y periodistas. Posteriormente se ofrecerá un aperitivo.

La entrada en estos actos es libre.

 

El próximo fin de semana se celebrará el 217º Cursillo de Cristiandad

El próximo fin de semana, del 15 al 17 de noviembre, se celebrará el cursillo de cristiandad número 217, en la casa de Ejercicios de Villagonzalo.

Es esta una vivencia en la que el participante tiene la oportunidad de tener un encuentro con Dios, consigo mismo y con la comunidad. Todos los que se sientan llamados a participar en él pueden ponerse en contacto con el Secretariado Diocesano de Cursillos en el teléfono (924) 256556.

 


Al paso de Dios

El AVE

Quizás algunos se pregunten qué tiene que ver el tema sobre el que escribo esta semana con la cabecera de esta columna. Si son de los que piensan que la fe y las aspiraciones humanas dignas se dan la espalda, tienen motivos para hacerse esa pregunta. Pero si son de los que están convencidos de que la fe y la vida van de la mano, ya conocen la respuesta.

"Al paso de Dios" tiene mucho que ver con la aspiración de los extremeños de que el AVE pase por estas tierras, se pare y entre en Portugal cruzando el entrañable río Caya. Dios, en efecto, no sólo no es ajeno sino que estimula toda aspiración de mejora de las condiciones de vida de sus hijos, y el AVE es montarse -nunca mejor dicho- en el tren del progreso y abrir caminos de futuro por este "corredor internacional". Desear este bien no sólo es lícito, es también un deber, porque en definitiva busca el bienestar de los hombres y mujeres de una tierra que tiene un espléndido presente y no puede ni debe perder el porvenir; y éste se pasa por algunas puertas, y una de ellas es el tren de alta velocidad.

Por tanto, no sólo es de buen ciudadano, sino también de buen cristiano sumarse y apoyar todas las iniciativas que, vengan de donde vengan, creamos en conciencia que deben ser secundadas, sobre todo cuando promueven la mejora de las condiciones de vida para los extremeños.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


Liturgia del domingo

Celebramos el XXXII Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Libro de la Sabiduría 6, 12-16

La sabiduría es radiante e inmarcesible, la ven fácilmente los que la aman, y la encuentran los que la buscan. Ella misma se da a conocer a los que la desean. Quien madruga por ella no se cansa: la encuentra sentada a la puerta. Meditar en ella es prudencia consumada, el que vela por ella pronto se ve libre de preocupaciones; ella misma va de un lado a otro buscando a los que la merecen; los aborda benigna por los caminos y les sale al paso en cada pensamiento.

 

Salmo 62, 2, 3-4, 5-6, 7-8

R. Mi alma está sedienta de ti, Señor, Dios mío

Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo, / mi alma está sedienta de ti/ mi carne tiene ansia de ti,/ como tierra reseca, agostada, sin agua.

¡Cómo te contemplaba en el santuario/ viendo tu fuerza y tu gloria!/ Tu gracia vale más que la vida,/ te alabarán mis labios.

 

Carta 1ª de S. Pablo a los Tesalonicenses 4, 13-17

Hermanos: No queremos que ignoréis la suerte de los difuntos para que no os aflijáis como los hombres sin esperanza.

Pues si creemos que Jesús ha muerto y resucitado, del mismo modo a los que han muerto en Jesús, Dios los llevará con Él.

Esto es lo que os decimos como palabra del Señor: Nosotros, los que vivimos y quedamos para su venida, no aventajaremos a los difuntos.

Pues él mismo, el Señor, a la voz del arcángel y al son de la trompeta divina, descenderá del cielo, y los muertos en Cristo resucitarán en primer lugar.

Después nosotros, los que aún vivimos, seremos arrebatados con ellos en la nube, al encuentro del Señor, en el aire. Y así estaremos siempre con el Señor.

Consolaos, pues, mutuamente, con estas palabras.

 

Evangelio según san Mateo 25, 1-13

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola:

- El reino de los cielos se parecerá a diez doncellas que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco sensatas.

Las necias, al tomar las lámparas, se dejaron el aceite; en cambio las sensatas se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas.

El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron. A medianoche se oyó una voz: "Que llega el esposo, salid a recibirlo".

Entonces se despertaron todas aquellas doncellas y se pusieron a preparar sus lámparas. Y las necias dijeron a las sensatas: "Dadnos un poco de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas".

Pero las sensatas contestaron: "Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis".

Mientras iban a comprarlo llegó el esposo y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta.

Más tarde llegaron también las otras doncellas, diciendo: "Señor, señor, ábrenos". Pero él respondió: "Os lo aseguro, no os conozco".

Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

11, lunes: Tt 1, 1-9; Lc 17, 1-6.
12, martes: Tt 2, 1-8. 11-14; Lc 17, 7-10.
13, miércoles: Tt 3, 1-7; Lc 17, 11-19.
14, jueves: Flm 7-10; Lc 17, 20-25.
15, viernes: 2Jn 4-9; Lc 17, 26-37.
16, sábado: 3Jn 5-8; Lc 18, 1-8.
17, domingo: Pr 31, 10-13. 19-20. 30-31; 1Ts 5, 1-6; Mt 25, 14-30.

 

Comentario litúrgico

¡Que llega el esposo!

Estamos en los últimos domingos del Año Litúrgico y las lecturas de este domingo nos vienen a recordar la dimensión de peregrinación y búsqueda que tiene la vida cristiana con su correspondiente exigencia de la virtud de la vigilancia o de la espera del Señor

Es una virtud poco conocida en nuestros tiempos que, paradójicamente, están llenos de esperas. Si nos reflexionamos un poco nos daremos cuenta de que la mayoría de las veces nuestra atención está orientada hacia el porvenir, en pequeñas o grandes esperas.

Pues bien, en medio de todas las esperas que van llenando nuestros días y horas, la Palabra de Dios nos propone una espera que no intenta anular a las otras sino que les da sentido y profundidad. Y es que nuestro Dios es un Dios que viene del futuro, que a cada instante nos solicita una nueva atención para renovar los lazos que la fe y el amor construyen constantemente.

En esta espera divina hay una nota que destaca preciosamente una frase de la primera lectura. Se trata de un trozo del libro de la Sabiduría que, en su último estadio de interpretación, permite identificar la "Sabiduría" con Dios o con el mismo Cristo. Tomándola en este último sentido hemos de leer la frase aludida: "Quien madruga por ella no se cansa: la encuentra sentada a la puerta".

Se expresa una de las realidades más consoladoras de nuestra fe, en teología bíblica se llama iniciativa divina , y en nuestra vida cristiana de cada día la hemos de vivir como la certeza de que, por mucho que nos afanemos por buscar a Dios o seguir a Cristo, Él siempre nos toma la delantera y está a la puerta esperando a que le abramos.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

13 de noviembre: S. Estanislao de Kostka (1550-1568)

Un santo de 18 años parece una excentricidad eclesiástica, si además es novicio jesuita, la sospechas de radicalismo antiluterano aumentan, pues la Compañía en el siglo XVI se alzaba como bastión de la contrarreforma, pero si encima es polaco, parecerá a muchos una especie de fundamentalista... ¡Cuánto tópico!. Lo peor de muchos católicos no es la frialdad de su confianza en la Iglesia, sino el prejuicio sistemático convertido en juicio injusto.

Un joven jesuita y polaco, puede vivir su corta existencia enamorado hasta los tuétanos del alma, de un Dios que da plenitud a sus mejores deseos de amor completo.

Nacido en la Polonia profunda de Rostkow, es hijo de un noble alcalde. Enviado a estudiar en Viena, huye para ingresar en la Compañía de Jesús, concretamente en el noviciado existente junto a la residencia papal del Quirinal.

Cuando la oposición familiar envía a Roma un hermano mayor para conseguir que Estanislao regrese a Polonia, el joven acaba de fallecer, pero vive en la memoria de los novicios jesuitas como un recuerdo ejemplar de amor integro a Dios.

Su tumba en S. Andrés al Quirinal, es un prodigio de arte en medio de la joya ovalada de un templo berniniano único. Todo el recinto respira novedad, atrevimiento, osadía estética e ímpetu renovador, o sea, ese prodigioso equilibrio de razón, sentidos y doctrina, vividos a la mayor gloria de Dios: jesuitismo puro.

Olé pastoral vocacional, eso, eso.

 

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

11, lunes: Martín de Tours, Menas, Marina de Omura.
12, martes: Josafat, Nilo, Emiliano, Cuniberto, Millán.
13, miércoles: Leandro, Arcadio, Nicolás I, Diego de Alcalá.
14, jueves: Serapio, Dubricio, José Pignatelli, Siardo.
15, viernes: Alberto Magno, Segundo y Oriencio, Maclocio, Eugenio.
16, sábado: Margarita de Escocia, Gertrudis, Inés.
17, domingo: Isabel de Hungría, Alfeo y Zaqueo, Aciscio, Hilda.

 


Contraportada

Entrevista con don Eladio Méndez Venegas, archivero diocesano

El archivo diocesano guarda unos 7.000 legajos con documentos eclesiásticos y civiles

Se ubica en una planta del Arzobispado acondicionada con criterios especiales para que los documentos que se guardan en él desde hace varios siglos no se deterioren. Nos estamos refiriendo al archivo diocesano.
En él se guardan en tono a 7.000 legajos, cada uno de los cuáles contiene alrededor de 1.700 páginas, lo que nos da cerca de 12 millones de folios. Fundamentalmente, el material del archivo es eclesiástico, aunque existe mucha diversidad; también encontramos descripciones y documentación de tipo civil.
El archivo está dividido en dos partes, el general y el secreto. Este segundo está formado por documentos referentes a asuntos que por su gravedad, por prudencia o por respeto a las personas que están implicadas, requiere del permiso expreso del obispo para acceder a él.

- ¿Qué importancia tiene el archivo diocesano?

- Un archivo es el espacio de una institución donde se guardan los documentos más importantes de esa institución. En el caso del archivo diocesano de Mérida-Badajoz podemos decir que todos aquellos documentos que hay en la curia arzobispal pertenecen al archivo, lo que ocurre es que algunos, por estar trabajando con ellos, pues están repartidos por las distintas dependencias. Cuando pasan al archivo histórico se van almacenando según las propias secciones y departamentos.

- ¿Cuando nace el archivo?

- El archivo diocesano de Badajoz arranca con la propia diócesis, ciertamente, en el curso del tiempo existen circunstancias por las que algunos documentos han podido desaparecer o, incluso, destruirse intencionadamente debido a guerras etc. En el nuestro hemos tenido suerte, pues aunque hay algunas lagunas, se puede decir que en general hay una cierta continuidad sobre todo a partir del siglo XV-XVI hasta nuestros días.

Cantidad y variedad

- ¿ Cuántos documentos hay y qué encontramos en ellos?

- Aproximadamente, el archivo cuenta con unos 7.000 legajos, con alrededor de 1.700 páginas por legajo, lo que nos da cerca de 12 millones de hojas. Obviamente, no todos los documentos son de igual importancia, dentro de un mismo expediente, por ejemplo, hay una parte digamos protocolaria que tiene menos importancia que el resultado de una sentencia.

Fundamentalmente, el material del archivo es eclesiástico, aunque existe mucha diversidad; también encontramos descripciones y documentación de tipo civil. Hay documentos que tratan sobre la curia diocesana, sobre los distintos obispos que han pasado por la diócesis, sobre censos, capellanías, iglesias, sobre obras pías... También la relación con las autoridades, bien sean nacionales o locales, y un apartado dedicado a Roma.

El archivo contiene, además, copias de los libros sacramentales de las parroquias (matrimonios, bautizos...) que tienen gran importancia para determinadas investigaciones que se plantean.

- ¿Cuáles son las fuentes documentales?

- Además de las parroquias, una fuente documental importante es Roma. No sólo en lo referido a documentos magisteriales, sino también cartas personales a los obispos, o documentos puntuales como, por ejemplo, la aprobación pontificia de una cofradía. También documentos de otros obispos o cartas entre obispos diocesanos.

El archivo secreto

- ¿Cómo se divide el archivo y quién tiene acceso a él?

- El archivo está dividido en dos partes, el general y el secreto. Este segundo está formado por documentos referentes a asuntos que por su gravedad, por prudencia o por respeto a las personas que están implicadas, requiere del permiso expreso del obispo para acceder a él.

Otra cosa son los documentos que están bajo el control del archivero para los que se considera que han de pasar unos 75 años -si son de cierta importancia- para que se pueda acceder a ellos. Una vez transcurrido ese tiempo, los investigadores pueden acceder a los documentos del archivo general. Lo que se pretende con esta medida es prevenir el posible daño al honor o la fama de personas que aun están vivas.

J. J. Montes

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com



Return to Camino