Semanario
"Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

Iglenca@jet.es

Número 318. 24 de octubre de 1999

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

Portada

La Iglesia recuerda en el DOMUND
a sus 200.000 misioneros

Una jornada para orar por las misiones y aportar ayuda económica

La jornada del DOMUND, que la Iglesia celebra este domingo para recordar a sus 200.000 misioneros repartidos por los rincones más pobres de la tierra, persigue tres aspectos: orar por las misiones, mentalizar a la Iglesia y a la sociedad de la necesidad de la evangelización y aportar recursos económicos para sostener a las iglesias más necesitadas, así como sus proyectos de desarrollo en el Tercer Mundo, según ha puesto de manifiesto el delegado diocesano de misiones de Mérida-Badajoz, don Pedro Losada.

Nuestra diócesis cuenta con 150 misioneros en cuatro continentes. El misionero de Ribera del Fresno don Serafín Suárez, que trabaja en Huange (Zimbabue) ha estado en Badajoz acompañando al obispo de aquella diócesis africana, monseñor Robert Ndlovu. El padre Suárez destacaba que en la misión a la vez que se evangeliza hay que trabajar en muchos frentes: dar de comer al pueblo, trabajar por su promoción y mejorar las estructuras.

 

Editorial

Entre el Corte Inglés
y el Congreso sobre la Pobreza

Más en las ciudades que en los pueblos, pero también en estos últimos a pasos agigantados, los sábados y domingos, anticipándose cuando se puede a los viernes por la tarde, cae bruscamente el telón de las ocupaciones ordinarias ­trabajo, tráfico, clases­ para dar paso a un cambio de escenario, que afecta a chicos y a grandes, aunque, en cada caso, con diversas representaciones.

Las de los jóvenes y los adolescentes, ya nos las sabemos: concentraciones en puntos urbanos "tomados" literalmente por la movida, bolsas de plástico con bebidas fuertes, ritmos y sonidos de vértigo en la semioscura discoteca.Resaca al amanecer, dormida sin tasa en la mañana del sábado; eso, si no se dobla la función en la noche del sábado al domingo.

Claro que también existen los mayores y los niños. A estos últimos se los mueve, hasta el mareo, como dijimos hace poco, en actividades complementarias de toda naturaleza, danza, inglés, kárate, artes plásticas. Los padres encarnan a la familia como tal, nada numerosa por cierto con el más bajo índice de natalidad del planeta (1,2 hijos por pareja), encabezan, con los que haya, el programa del fin de semana, las más de las veces cambiando de sitio. O si no, que se lo pregunten a la delegación de tráfico o al servicio de urgencias.

Así es como, entre las movidas, las excursiones, traslados al chalet, actividades de ocio, espectáculos y deportes, ha de abrirse paso, como pidiendo permiso, la celebración festiva y religiosa que le da origen y sentido al descanso semanal: el Domingo, el Día del Señor.

Un tercio de los españoles acude a la misa de precepto, el sábado tarde o a lo largo del domingo. Con diversos grados de intensidad, asisten, celebran, participan en la Eucaristía. Esta es para muchas familias todavía el eje y el foco de todo el fin de semana o, mejor, de toda la semana. ¿porqué no imitarlos?

 

Carta del Arzobispo

Congreso Iglesia-pobreza

La fecha de impresión de esta revista impide recoger información y documentos del Congreso sobre "La Iglesia en Extremadura ante la pobreza" que se celebra en Mérida este fin de semana. Disponemos, no obstante, a la hora del cierre, del mensaje del Papa y de las intervenciones de nuestro Arzobispo, don Antonio Montero, en el acto litúrgico inicial, la homilía y el adelanto de unos párrafos de su discurso, ya escrito, para el acto de clausura en este domingo. Los transcribimos a continuación.

I. Los preferidos de Dios

Hermanos y hermanas: Un saludo de paz y de bienvenida a este Congreso de Iglesia que tiene por fuente inspiradora el mensaje evangélico del amor y las exigencias sociales de la fe cristiana. Que abre los ojos, los brazos y el corazón al mundo de los pobres, los que menos cuentan en el conjunto social y son, por eso mismo, los preferidos del Señor.

Nos acercaremos a ellos con respeto y con rubor en tres jornadas de estudio sereno, de reflexión y oración compartidas, sobre la situación de los más pobres e indigentes en nuestro pueblo. Y sobre lo que nos pide Dios desde los pobres. Será un Congreso sobre nosotros mismos, aún más que sobre ellos.

Abrirá sus ojos, con amor y temblor, al trágico panorama de las magnas pobrezas del Tercer Mundo. A ellas nos aproxima, desde su impulso misionero, el Domund que celebraremos el domingo con la Iglesia de los cinco continentes. Las pobrezas humanas más severas y desoladas, acumulan el hambre física con las carencias de techo, de cultura, de salud, e incluso de respeto y dignidad. Y,en el fondo, con el hambre de Dios. Sólo él, hermanos, cambia los corazones y opera nuestra conversión al hermano. (Saludo litúrgico)

II.Dadles vosotros de comer

La primera multiplicación de panes y peces por Jesús nos es referida por los cuatro evangelistas. La segunda, por Mateo y Marcos. Nada menos, pues, que seis pasajes evangélicos subrayan la significación de esta milagro, descrito siempre bellamente con pelos y señales hasta en los detalles más nimios de su encanto paisajístico: unas laderas de hierba junto al mar de Tiberiades, a la caída de la tarde.

La lectura pormenorizada del relato nos muestra a Jesús conmovido por el desfallecimiento de aquellas multitudes, a las que contemplaba como ovejas sin pastor. ¿Tienen hoy pastores, en su acepción más amplia, y en todas partes, las masas desamparadas de nuestro planeta? El se puso, dice San Marcos, "a enseñarles largamente". El pan de la palabra, antes que el de trigo, o de cebada, para ser exactos con texto de San Juan. Alimentar sin enseñar, se queda en puro limosneo, que puede rozar la humillación de los beneficiarios. Enseñarles a éstos, es capacitarlos para que, como seres libres, puedan valerse por sí mismos.

"No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" (Dt 8,3), le había recordado Jesús a Satanás en la tentación del desierto. Entonces, no nos basta con una visión reduccionista, economicista del desarrollo humano. Una prueba de esto la tenemos, dentro del mismo pasaje evangélico, en los millares de personas que siguieron a Jesús, pendientes de sus palabras durante tres jornadas consecutivas, olvidándose incluso de comer.

Ahora bien; en este mundo visible necesitamos también y con fuerza del pan material. Por eso está fuera de sentido y resulta funesta la simple evasión al angelismo y al espiritualismo. El pan y los peces del milagro, como el vino milagroso de Caná, no fueron creados por Jesús de la nada. En las Bodas, requirió Jesús unas cántaras de agua, que portaron diligentes unos mozos; en la pradera ribereña del Tiberiades, asomó allí un muchacho anónimo que, según el relato de San Juan, ofreció cinco panes y dos peces.

"Dadles vosotros de comer", fue el escueto mandato de Jesús a los apóstoles, que sigue y seguirá resonando en el corazón de sus seguidores, hasta el final de la historia humana. "A los pobres los tendréis siempre con vosotros" (Mt 26,11). Una cosa es predicar, y esa misma cosa ha de ser el dar grano. Jesús predicó largamente a las multitudes y las alimentó luego hasta la saciedad, multiplicando prodigiosamente unos panes, fruto de la tierra y del trabajo del hombre, y unos peces sacados del mar con el mismo sudor de la frente. Los alimentos que Cristo bendijo para multiplicarlos procedían, en definitiva, del desprendimiento generoso de un muchacho y de la mediación solidaria de los apóstoles.

El reparto no se hizo atolondradamente sino, como narra el Evangelio, por grupos de cincuenta y de cien comensales. Comieron todos hasta la saciedad, y se guardaron luego cuidadosamente los alimentos sobrantes, hasta llenar con ellos doce cestos, según anota San Mateo. Caridad, pues, organizada. Servir con orden, suministrar en abundancia, evitar el derroche, cuidando también de los excedentes alimentarios. De nuevo el buen hacer del hombre viene a ser el soporte de la acción divina en favor de sus semejantes. (Homilía)

III. Conocer a los pobres

Es innegable que el Congreso ha sabido descubrirnos, en todo lo referente a los pobres, nuestro desconocimiento y nuestras inercias. Debo decir por ello que el primer paso adelante que se nos plantea para ponernos al ritmo de una Iglesia evangelizada y evangelizadora es informarnos mejor sobre el azote de la pobreza, cercana o lejana, para no incurrir en lo que mis viejos textos de moral llamaban una ignorancia culpable.

Habrá, pues, que desterrar de nuestro lenguaje, o decirlo con mucha cautela, aquello de que "aquí, gracias a Dios, ya no tenemos pobres, o a lo sumo nos quedan los inevitables". Y ahora resulta que haberlos, haylos, y que, en buena medida, son evitables. Es más, ni tú ni yo podemos escurrir el bulto a nuestras responsabilidades en el problema, aunque no seamos ni ministro de economía, ni empresario de renombre, ni líder sindical. Habrá que reconocer, cuando menos, remedando a Séneca en su "sólo sé que no sé nada" que numerosos congresistas hemos descubierto aquí cuán poco sabemos sobre la realidad pura y dura del mundo de la pobreza, dentro y fuera de nuestro horizonte extremeño. Si olvidáramos lo aquí descubierto y no siguiéramos alerta al clamor, casi siempre silencioso, de los desheredados, nos sería aplicable este terrible reproche: Tuve hambre y ni siquiera os enterásteis.

Si algo hay que agradecer sin reservas al Congreso, es que haya contemplado, sin estrabismos ni miopías, el abanico total de la pobreza o, en plural, de las pobrezas. Cumpliendo un primer deber de no hablar de memoria, sino partiendo de hechos comprobados y de una concreta interpretación de sus significados, el Congreso ha contado como antecedente esencial y como excelente instrumento de trabajo, con las apretadas trescientas páginas del Informe de FOESA, publicado en 1998 y preparado por encargo de Cáritas regional de Extremadura...

...Habéis hecho muy bien, por eso, de incluir en el programa del Congreso los catorce sectores de trabajo que han tocado de cerca las situaciones y sus protagonistas humanos que se viven, que se están viviendo ahora mismo, en el mundo rural, en el de la salud y el de las minusvalías; entre los drogodependientes, los sin techo y los marginados sociales; de la infancia y la familia; de la mujer, de los ancianos, de los gitanos, los reclusos, los parados y los inmigrantes. En el inmenso mapa del Tercer Mundo. Difícil convertir en abstracciones o quedarse impasible ante lo que podemos llamar, con palabra bíblica, el clamor de los pobres. Añadiendo a esto los testimonios, estos sí que vivos y palpitantes, la comunicación de experiencias por parte de los pacientes vivos de estas lacras, como, un preso, un drogodependiente, una mujer de un barrio marginal, un temporero y una agente social con mujeres. (Del discurso de clausura)

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Centrales

El misionero evangeliza y da de comer

El domund, una jornada para orar y también para aportar ayuda económica

Este domingo se celebra la jornada más conocida de la Iglesia: el día del DOMUND, que tiene como objetivo recordar a los 200.000 misioneros repartidos por los rincones más pobres de la tierra. De ellos, una octava parte son españoles. Nuestra diócesis cuenta con 150 misioneros en cuatro continentes.

El delegado diocesano de misiones de Mérida-Badajoz, don Pedro Losada ha declarado a "Iglesia en camino" que con la jornada del DOMUND se persiguen tres aspectos: orar por las misiones, mentalizar a la Iglesia y a la sociedad de la necesidad de la evangelización y aportar recursos económicos para sostener a las iglesias más necesitadas, así como sus proyectos de desarrollo en el Tercer Mundo.

El año pasado nuestra diócesis aportó 34 millones al DOMUND, un 4% más que el año anterior, para el 99, don Pedro Losada ha puesto el listón en los 40 millones, ya que la media por persona es muy baja en Mérida-Badajoz, 53 pesetas

Pasaron por aquí

Esta semana pasaban por nuestra diócesis varios misioneros y sacerdotes que desempeñan su ministerio en países de misión, entre ellos el obispo de Huange (Zimbabue), monseñor Robert Ndlovu, acompañado por el misionero de Ribera del Fresno don Serafín Suárez, que trabaja en la diócesis de monseñor Robert, el sacerdote de la República Dominicana padre Lorenzo Vargas y la misionera seglar de Zafra, pero que trabaja también en la República Dominicana, Mari Luz Medina.

Monseñor Robert afirmaba que para él España es como su casa ya que fue evangelizado por los misioneros que llegaron de nuestro país. Don Serafín Suárez destacaba que su trabajo en la misión es "hacer de todo y por su orden". Fundamentalmente evangeliza "porque para eso eres cura", pero a la vez que se evangeliza hay que dar de comer al pueblo, trabajar por su promoción y mejorar las estructuras. Por ello no es extraño que "en ocasiones haya que hacer de médico, haya que hacer de ambulancia, de madre, de padre y de todo lo que haga falta".

En Zimbabue, a pesar de la juventud de la Iglesia y de los pocos católicos que existen, en torno al 10% de la población, hay razones para la esperanza. Don Serafín afirma que en el único seminario mayor con que cuenta el país cursan estudios 200 seminaristas, otra cosa es la constancia.

Iglesias jóvenes pero vivas

"La Iglesia en América Latina, destaca el padre Lorenzo Vargas, es una Iglesia viva, con mucha gente en número y también creo en calidad pues existe un deseo grande en compromiso, en entrega. Es una iglesia formada por gente pobre pero llena de fe y de entusiasmo por el Evangelio". A pesar de todo, el padre Lorenzo reconoce que todavía faltan muchos sacerdotes, en el caso de la República Dominicana, 500 sacerdotes, sólo la mitad de ellos nativos, tienen que atender a 7 millones de habitantes. Ello hace que los laicos tengan un gran protagonismo en la Iglesia.

Por su parte, la misionera seglar, Mari Luz Medina, que lleva nueve años en este país centroamericano, constata la felicidad que da la libertad de dejar todo por el Evangelio e irse al Tercer Mundo a trabajar por los demás. Ella, que es profesora, dejó su puesto de trabajo y su seguridad económica para entregarse a los más necesitados de la República Dominicana.

 

Mensaje del Santo Padre
para la Jornada Misionera Mundial

El Papa ha lanzado el tradicional mensaje con motivo del DOMUND utilizando la estructura del Padrenuestro, aprovechando la celebración del Año del Padre. En estas líneas recogemos parte de ese mensaje.

Juan Pablo II afirma que "La Iglesia es consciente de ser llamada a anunciar a los hombres de todo tiempo y lugar el amor del único Padre que, en Jesucristo, quiere reunir a sus hijos dispersos".

En su mensaje el Santo Padre afirma que "La Iglesia es misionera porque anuncia incansablemente que Dios es Padre, lleno de amor a todos los hombres. Todo ser humano y todo pueblo busca, a veces incluso inconscientemente, el rostro misterioso de Dios que, sin embargo, sólo el Hijo unigénito, que está en el seno del Padre, nos ha revelado plenamente. Dios es 'Padre de nuestro Señor Jesucristo", y "quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad" (1 Tim 2,4).

Bajo el epígrafe Venga tu reino, hágase tu voluntad, el Papa manifiesta que "la Iglesia proclama también que la voluntad del Padre es 'que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad"mediante la adhesión a Cristo . Jesús nos enseña que se entra en el Reino de los cielos no diciendo "Señor, Señor", sino haciendo 'la voluntad de su Padre que está en el cielo" (Mt 7,21).

Danos hoy nuestro pan de cada día

En nuestro tiempo es muy fuerte la conciencia de que todos tienen derecho al "pan cotidiano", es decir, a lo necesario para vivir. Se siente igualmente la exigencia de una debida equidad y de una solidaridad compartida que una entre sí a los seres humanos. No obstante, muchísimos de ellos viven aún de modo no conforme su dignidad de personas. Baste pensar en los ambientes de miseria y de analfabetismo existentes en algunos continentes, en la carencia de alojamientos y en la falta de asistencia sanitaria y de trabajo, en las opresiones políticas y en las guerras que destruyen pueblos de enteras regiones de la tierra. ¿Cuál es el cometido de los cristianos frente a tales escenarios dramáticos? ¿Qué relación tiene la fe en el Dios vivo y verdadero con la solución de los problemas que atormentan a la humanidad? "el desarrollo de un pueblo no deriva primariamente ni del dinero, ni de las ayudas materiales, ni de las estructuras técnicas, sino más bien de la formación de las conciencias, de la madurez de la mentalidad y de las costumbres. Es el hombre el protagonista del desarrollo, no el dinero ni la técnica. La Iglesia educa las conciencias revelando la igualdad de todos los hombres como hijos de Dios.

La comunidad cristiana está llamada a cooperar en el desarrollo y la paz con obras de promoción humana, con instituciones de educación y de formación al servicio de los jóvenes, con la constante denuncia de las opresiones e injusticias de todo tipo.

La aportación específica de la Iglesia es, sin embargo, el anuncio del Evangelio, la formación cristiana de cada persona, de las familias, de las comunidades. "Damos gracias al Señor por el inmenso bien realizado por los misioneros y, dirigiendo la mirada hacia el futuro, esperamos con confianza el alba de un nuevo Día".

 

El Papa explica por qué perdonó
al hombre que quiso matarlo

Encuentro con los niños de una parroquia de Roma

El Papa Juan Pablo II visitó ayer una parroquia romana donde explicó a los niños que acudieron a verlo que el mensaje cristiano le enseñó a perdonar al hombre que trató de matarlo.

El pontífice, que visitaba la parroquia de Santa Catalina de Siena en calidad de obispo de Roma, se sometió con gusto a las preguntas que le presentaron los más pequeños de esa comunidad. "¿Cuál es tu recuerdo más feliz de niño?", o "¿Quién es tu mejor amigo?", y "¿Por qué perdonaste al que quiso asesinarte?"

Cadena perpetua

El frustrado homicida, Mehmet Ali Agca, cumple una sentencia de cadena perpetua por haber disparado contra el Papa el 1 de mayo de 1981 en la Plaza de San Pedro. Pocos días después Juan Pablo II lo perdonó públicamente. "Lo perdoné porque eso es lo que Jesús nos enseña. Nos enseña a perdonar", respondió el Papa al niño que le hizo la pregunta.

En cuanto a su recuerdo más feliz de niño, confesó que fue el día de su primera comunión. "No me acuerdo del día de mi bautismo", dijo en tono de broma. En respuesta a la otra pregunta, dijo que Cristo es su mejor amigo. "El sembró una semilla en mí en mi bautismo, luego durante mi educación en la escuela y en la familia y por último en mi vocación sacerdotal... Ahora ya os he contado mi autobiografía", dijo sonriendo.

Tras su encuentro con los niños, el Papa celebró una misa de campaña en el campo de recreo de la parroquia, ante unos 500 fieles.

Visita a las parroquias

Es la parroquia número 286 visitada por Juan Pablo II desde que ascendió al pontificado hace 21 años. El Papa ha confesado que quiere visitar las 320 parroquias de la Ciudad Eterna.

 

Vigésimo primer aniversario
de Juan Pablo II

Hace veintiún años Karol Wojtyla asumía el solio pontificio. Han llegado al Vaticano mensajes de felicitación de personalidades del mundo político,cultural y artístico de diversos países.

Este Pontificado, que está entre los diez primeros que más han durado en la historia, es un pontificado grande no sólo por los años sino también por el ingente trabajo desarrollado por Juan Pablo II.

En sus 21 años de Pontificado, Juan Pablo II ha celebrado siete consistorios en los que ha nombrado 157 cardenales, ha nombrado 2.800 de los casi 4.200 obispos del mundo. Ha escrito 13 encíclicas, docenas de cartas apostólicas, exhortaciones y constituciones y centenares de mensajes y cartas. Con 79 años, ha presidido 14 Sínodos de los Obispos: cinco ordinarios, uno extraordinario y ocho especiales, incluido el que se celebra actualmente.

En estos 21 años, ha realizado 88 visitas pastorales fuera de Italia. Además ha hecho 137 visitas pastorales en Italia y casi 700 en la ciudad y en la diócesis de Roma, sin contar institutos religiosos, universidades, seminarios, hospitales, casas de reposo, cárceles y escuelas. Es un Pontífice que ha ido al encuentro del hombre, y para hacer hacer esto ha recorrido tres veces la distancia de la Tierra a la Luna.

 

Noticiario diocesano

"Sería deseable crear una plataforma fija de reflexión sobre la pobreza"

Al habla con don Francisco Maya, Coordinador del Congreso
sobre la pobreza

El Colegio de las Escolapias de Mérida acoge este fin de semana el Congreso "La Iglesia en Extremadura ante la pobreza", que reune a 850 congresistas procedentes de 117 localidades de la región. De estos congresistas, 400 son hombres y 450 mujeres con una media global de 47 años. 557 son laicos, 159 sacerdotes y 134 religiosas. Son algunos de los números que dan forma a este congreso multitudinario en el que toman parte los tres obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz, profesores universitarios y políticos.

En el próximo número de 'Iglesia en camino' les ofreceremos un amplio reportaje sobre las aportaciones del Congreso, ahora, en plena actividad, hablamos con su coordinador, don Francisco Maya sobre lo que se espera de la mezcla de ponencias, comunicaciones, sectores de trabajo y comunicaciones de experiencias, cuatro aspectos que están resultando fundamentales en el Congreso sobre pobreza.

- Llama la atención la implicación de la Universidad en este Congreso

- Es cierto. Una de las tres ponencias corresponde, entre otros, a catedráticos de materias relacionadas con la economía de la Universidad de Extremadura. Nos gustaría que en la Universidad se crease un espacio de investigación y estudio de algo que está poco estudiado: la pobreza.

No estaría de más, y esto es casi un sueño, la creación de una plataforma de debate, reflexión y propuestas en torno a la lucha contra la pobreza en la que participaran todas las instituciones.

- ¿Qué se quiere obtener de este Congreso?

- Por una parte se quiere que sea una continuación de todo el proceso que las tres diócesis, Coria-Cáceres, Mérida-Badajoz y Plasencia, están llevando en la acción caritativo-social y por tanto contribuir a fomentar y a hacer más efectiva la solidaridad y la acción por los pobres. Queremos obtener propuestas de actuación que enmarquen una línea de futuro en las tres diócesis, sabiendo que el Congreso no es una panacea, pero sí un signo de esperanza de cómo la Iglesia en Extremadura quiere comenzar el nuevo milenio afrontando ese gran reto de la justicia, de la pobreza de la exclusión, queriendo ser una Iglesia creíble en medio de nuestra propia sociedad.

¿Papel mojado?

- Mucha gente se pregunta sobre la utilidad de un congreso sobre pobreza y su validez práctica en un futuro.

- De aquí van a salir una serie de propuestas prácticas, no nos vamos a quedar en el aire. A partir de ahí tendrán que analizarse estas propuestas y ver cómo son asumidas dentro de los planes pastorales diocesanos, las congregaciones religiosas, los movimientos y las instituciones, cada uno en lo que le comporta. No queremos que las conclusiones se queden sólo en la teoría.

- Estamos hablando de un congreso de Iglesia en el que participan prácticamente todos los ámbitos de la sociedad. ¿Lo que se diga implicará a todos?

- Hay un objetivo que es fomentar la colaboración con otras instituciones sociales y políticas. Por tanto, aunque el Congreso va dirigido especialmente hacia dentro de la Iglesia, qué duda cabe que también quiere mirar hacia fuera, ver cómo la Iglesia se sitúa en medio de nuestra región, lo que tienen que hacer las instituciones públicas en torno a la lucha contra la pobreza y tender la mano en una línea de colaboración, de coordinación para hacer mucho más eficaz esta lucha contra la pobreza. Se quiere posibilitar la creación de redes solidarias, que nos permitan no trabajar en paralelo, por una parte la administración y por otra la Iglesia, sino que lo hagamos coordinadamente buscando criterios que sean también unísonos dentro de la autonomía de cada institución.

 

El Arzobispo visitará los 16 pueblos
del arciprestazgo de Zafra

Comenzó la visita pastoral

El Arzobispo ha iniciado el pasado viernes 15 de octubre su visita pastoral al Arciprestazgo de Zafra. En ella don Antonio Montero recorrerá las 16 parroquias que componen el arciprestazgo y se reunirá con los 22 sacerdotes que lo atienden. También tendrá la oportunidad de saludar a las once comunidades religiosas asentadas en el arciprestazgo .

Esta es la segunda visita arciprestal que realiza el Arzobispo a esta zona. La primera de las visitas a los arciprestazgos de la diócesis se llevó a cabo entre los años 84 y 89, posteriormente tenía lugar la preparación, celebración y aplicación del Sínodo Diocesano y a finales del 94, principios del 95 continuaban este tipo de visitas que el Arzobispo debe realizar periódicamente para conocer la realidad de su diócesis de primera mano.

El plan de la visita es recorrer todas las localidades que componen este arziprestazgo, empezando por Zafra, cabeza del mismo, para luego acudir a Fuente del Maestre, Puebla de Sancho Pérez, Medina de las Torres, Atalaya, Salvatierra de los Barros, Alconera, La Lapa, Burguillos del Cerro, Valverde de Burguillos, Los Santos de Maimona, Valencia del Ventoso, Feria, La Parra y La Morera.

 

La Escuela de Padres de la Parroquia de San Juan de Ribera, de Badajoz,abre el curso 1999/2000

Este lunes, día 25, se inaugura un nuevo curso de la Escuela de Padres que la parroquia pacense de San Juan de Ribera viene organizando desde hace ya 10 años. Esta escuela está abierta a todas las personas interesadas en formarse en temas relacionados con la educación de los hijos y con la familia en general. Por eso acuden a ella no sólo padres de familia sino también personas solteras o jóvenes que tienen deseos de completar su educación en estos aspectos y deciden unirse a las charlas que esta escuela viene realizando.

En esta escuela han participado, exponiendo sus experiencias, desde padres de familia hasta sacerdotes, psicólogos, pedagogos, médicos... Los temas tratados han sido siempre muy variados: problemas de la infancia, adolescentes, estudio y trabajo, movida juvenil, trato con los mayores en el hogar...

Las actividades de esta escuela no se ciñen sólo a las charlas, pues también se organizan conciertos y recitales poéticos, coincidiendo normalmente con la Navidad o Semana Santa.

 

Tercera edad: peregrinación a Guadalupe

El Secretariado Diocesano de la Tercera Edad prepara una peregrinación a Guadalupe con motivo del Año Internacional de las personas mayores en el que nos encontramos.

La peregrinación será el día 5 de noviembre y contará con la celebración de una Misa en la Basílica presidida por el Arzobispo y una comida de hermandad.

Las inscripciones pueden realizarse en las parroquias y hogares del pensionista que organicen autocares antes del día 30 de octubre.

 

Badajoz Asamblea de la ANE

La sección de la Adoración Nocturna Española (ANE) de Badajoz, celebró el pasado día 16 de octubre su Asamblea anual, en uno de los salones de la parroquia pacense de San Juan de Ribera.

Esta asamblea estuvo presidida por Daniel Fernández Gómez quien, en la misma asamblea, fue reelegido como presidente de esta sección y también del Consejo Diocesano, por otro mandato de 4 años.

 

Comienza el nuevo curso de Pastoral Universitaria

El Secretariado de Pastoral Universitaria tiene previsto inaugurar el nuevo curso pastoral el próxima día 28 de octubre en la Casa de la Iglesia de Badajoz. En esta primera convocatoria, el Secretariado quiere reunir a todos los universitarios cristianos, nuevos y antiguos, y ofrecerles la posibilidad de vivir su compromiso cristiano desde la integración en la vida universitaria.

Para este año, el Secretariado pretende potenciar su presencia dentro del Campus universitario, así como incrementar la participación y acción en la vida universitaria y una mayor coordinación con otros grupos eclesiales dentro de la universidad.

 

Mirada a nuestro tiempo

Nos gustaría ser mayores

Mi madre, que vivió ochenta y seis años, cada vez que se hablaba de algún acontecimiento familiar o social para el que faltaba aún cierto tiempo, solía decir sin ninguna convicción, porque en el fondo deseaba lo contrario: "eso yo no lo veré". Nosotros, ante el fallo repetido de sus previsiones, pues siempre disfrutaba del acontecimiento previsto, le decíamos que siguiera con esa táctica y así viviría muchos años. Sólo Dios sabe cuántas ilusiones tendría pendientes cuando la llamó con Él; en cualquier caso, le dio cumplimiento a todas con la mejor y definitiva.

Con esta anécdota quiero recordar el valor de la ancianidad y transmitir la idea de que la vejez es el logro de una aspiración. Sé que no es fácil convencer de esto a las otras fases de la vida, pues éstas suelen mirar al futuro desde la suficiencia de su plenitud de facultades y teniendo mucho tiempo por delante. Sin embargo, el no reconocer a nuestros mayores su valor, rodeándoles del afecto y el respeto que se merecen, es un grave error y una especie de suicidio social, porque nos cerramos las puertas de un futuro digno, pues, aunque ninguno de nosotros lo tenga asegurado, en el fondo a todos nos gustaría ser mayores, pero si la ancianidad llega con dignidad y calidad de vida.

Las otras edades no pueden dejar descolgados a los ancianos del bienestar social; al contrario, han de saber reconocerles su aportación específica al mismo, que será siempre un bálsamo complementario a la pura eficiencia que mueve la vida de los más jóvenes. Los ancianos muestran la superioridad del "ser" sobre el "hacer" y el "tener", la gratuidad, la prudencia, el sentido de la historia, la experiencia, la paciencia, la sabiduría, la interioridad y la apertura a la transcendencia.

Amadeo Rodríguez Magro
 

Página litúrgica

Celebramos el XXX Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Libro del Éxodo 22, 21-27

Esto dice el Señor: "No oprimirás ni vejarás al forastero, porque forasteros fuisteis vosotros en Egipto.

No explotarás a viudas ni huérfanos, porque si los explotas y ellos gritan a mí yo los escucharé. Se encenderá mi ira y os haré morir a espada, dejando a vuestras mujeres viudas y a vuestros hijos huérfanos.

Si prestas dinero a uno de mi pueblo, a un pobre que habita contigo, no serás con él un usurero cargándole intereses. Si tomas en prenda el manto de tu prójimo se lo devolverás antes de ponerse el sol, porque no tienen otro vestido para cubrir su cuerpo, ¿y dónde, si no, se va a acostar?

Si grita a mí yo lo escucharé porque yo soy compasivo."


Salmo 17, 2-3a, 3bc-4, 47 y 51ab

R. Yo te amo, Señor, tú eres mi fortaleza.

Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza;
Señor, mi roca, mi alcázar, mi libertador.
Dios mío, peña mía, refugio mío, escudo mío,
mi fuerza salvadora, mi baluarte.
Invoco al Señor de mi alabanza
y quedo libre de mis enemigos.

Viva el Señor, bendita sea mi Roca,
sea ensalzado mi Dios y salvador.
Tú diste gran victoria a tu rey,
tuviste misericordia de tu ungido.

Carta 1ª de S. Pablo a los Tesalonicenses 1, 5-10

Hermanos: Sabéis cuál fue nuestra actuación entre vosotros para vuestro bien. Y vosotros seguisteis nuestro ejemplo y el del Señor, acogiendo la palabra entre tanta lucha con la alegría del Espíritu Santo. Así llegasteis a ser un modelo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya. Desde vuestra comunidad, la palabra del Señor ha resonado no sólo en Macedonia y en Acaya, sino en todas partes; vuestra fe en Dios había corrido de boca en boca, de modo que nosotros no teníamos necesidad de explicar nada, ya que ellos mismo cuentan los detalles de la visita que os hicimos: cómo, abandonando los ídolos, os volvisteis a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y vivir aguardando la vuelta de su Hijo Jesús desde el cielo, a quien ha resucitado de entre los muertos y que os libra del castigo futuro.

Evangelio según san Mateo 22, 34-40

En aquel tiempo, los fariseos, al oir que había hecho callar a los saduceos, se acercaron a Jesús y uno de ellos le preguntó para ponerlo a prueba:

- Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?

Él le dijo:

- "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser". Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo". Estos dos mandamientos sostienen la Ley entera y los profetas.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

Lecturas bíblicas para los días de la semana

25, lunes: Rm 8, 12-17; Lc 13, 10-17.
26, martes: Rm 8, 18-25; Lc 13, 18-21.
27, miércoles: Rm 8, 26-30; Lc 13, 22-30.
28, jueves:Ef 2, 19-22; Lc 6, 12-19.
29, viernes: Rm 9, 1-5; Lc 14, 1-6.
30, sábado: Rm 11, 1-2a. 11-12. 25-29; Lc 14, 1. 7-11.
31, domingo:Ml 14-b-2, 2b. 8-10; 1Ts 2, 7b-9. 13; Mt 23, 1-12.

 

Comentario Litúrgico

Un misterio entrañable de acogida

Así intenta definir el ser de Dios un teólogo místico y lo hace al hilo de la revelación del Padre que supone la postura filial de Jesús y la actitud que tuvo como hermano universal en la que todo hombre encuentra cobijo.

El salmo responsorial de hoy parece que se empeña en agotar todas las posibilidades de expresar el citado misterio entrañable de acogida pues el salmista nos ha dejado una larga letanía de términos que significan su experiencia creyente de sentirse totalmente cobijado por su Dios. Ahí van unos cuantos: peña, refugio, fortaleza, roca, alcázar, escudo, etc.

Presentando de este modo el misterio de Dios, naturalmente que se impone, por parte del hombre, una respuesta de amor totalizante que comprometa todo su corazón, toda su alma y todo su ser.

Pero esto no es todo, aunque nos parezca enormemente comprometedor para nuestro mezquino corazón. Creer en Dios como misterio de entrañable acogida abre otros horizontes a nuestro corazón, pues la acogida divina no tiene como objeto solamente al creyente sino a todos y cada uno de los hombres. Es una verdad que la primera lectura pone de relieve al presentar al Señor como el defensor de los que no tienen asegurado su espacio vital entre los demás hombres.

De ahí que Jesús una indisolublemente el amor debido a Dios y el amor al prójimo. No se puede amar al Padre que nos acoge a todos los hombres sin que, a su vez, sintamos en nuestro corazón la anchura suficiente como para dar cobijo a todo hombre, especialmente a los que se sienten fuera de la frontera que marca el recinto del bienestar, la salud, el confort, etc.

Antonio Luis Martínez

Santoral

21 de octubre: Santa Úrsula (siglo III)

Hay quien asegura que el tributo anual de las cien doncellas que Castilla había de pagar al moro no era solo falso: ¡era, sencillamente, imposible!

No sé qué diría el historiador de la muerte de Úrsula, con once mil vírgenes más... Ignoro si la dificultad viene de la cantidad o de la calidad, pero lo cierto es que todo parece obra de un mal traductor. El martirio de Úrsula se lleva a cabo junto a otras compañeras, una de las cuáles se llama Undecimilla, o sea, un diminutivo latino de oncena, designando a la hija número once de un matrimonio, costumbre común entre los romanos. La confusión engendró la leyenda de las once mil compañeras de la mártir.

Lo cierto es que una lápida romana del siglo IV, encontrada en unas excavaciones en Colonia, hablando de la bendita mártir, que es patrona de la ciudad además de serlo de Viena o de las universidades de París y de Coimbra, prueba la existencia de una enraizada devoción en todo el centro de Europa, adornada de leyendas que la hacen princesa, rodeada de diez camareras, cada una dotada de un séquito de mil criadas.

No resulta fácil separar la historia y la leyenda en la piedad medieval, cuyo contenido simbólico va más lejos de la propia literalidad. Por ejemplo, la historia de Úrsula bien demuestra un aprecio de la virginidad que para sí quisiera nuestra época, toda vez que hoy, en muchos ambientes, ser virgen es considerado como una especie de minusvalía. Ignoro si la culpa es la "pertinaz sequía o de la ola de erotismo que nos invade", pero tenemos los noviciados más vacíos que el espacio tridimensional. Bendita Úrsula, danos las cien mil vírgenes que a ti te sobran, siquiera como primera entrega de vocaciones. ¿Vale?

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

25, lunes: Crisanto y Daría, Crispín y Crispino, Bernaldo Carbó.
26, martes: Luciano y Marciano, Rogaciano, Demetrio.
27, miércoles: Evaristo, Traseas, Abrahán, Desiderio.
28, jueves: Simón y Judas, Ferrucio, Vicente, Sabina y Cristela.
29, viernes: Feliciano, Narciso, Honorio, Ana, Miguel Rúa.
30, sábado: Marciano, Serapión, Marcelo, Claudio, Lupercio, Victorico.
31, domingo: Jesús, Divino Maestro. Epímaco, Begu, Wolfgango.

Contraportada

A prueba y sin compromiso

Estudios en distintos países demuestran la inestabilidad
de la pareja de hecho

Algunas interpretaciones sociológicas sobre el fenómeno de la cohabitación antes del matrimonio sugerían que podría favorecer una mayor estabilidad matrimonial. Vivir juntos facilitaría un conocimiento mutuo más profundo que el que se consigue con el noviazgo tradicional. Y al tener una experiencia más real de las posibilidades y límites de la vida en pareja, se evitarían también las decepciones que muchas veces conducen a las crisis matrimoniales. Sin embargo, estudios hechos en distintos países desmienten estas hipótesis. No es sólo que las uniones de hecho se rompan más que las matrimoniales. También aquellos que llegan a casarse tras cohabitar son más proclives a divorciarse que los que no convivieron antes.

En los Estados Unidos de América, dos investigadores de la Universidad de Wisconsin, Larry Bumpass y James A. Sweet, analizaron los datos del Informe Nacional sobre Familia y Hogares (1987-88), con una muestra de 13.000 personas. Encontraron que, diez años después de casarse, el 38% de los que habían cohabitado antes se habían divorciado, en comparación con el 27% de los que se casaron directamente. Los autores, que no quieren culpabilizar a nadie, sugieren posibles explicaciones: "Ante el mismo nivel de insatisfacción, los que han cohabitado están más inclinados a aceptar el divorcio como solución".

Mentalidad de prueba

Otra explicación adicional es que "la gente que cohabita suele ser menos religiosa o no está sometida a las presiones familiares que les llevarían a mantener un matrimonio insatisfactorio". Volviendo la oración por pasiva, se podría afirmar que una concepción religiosa favorece la estabilidad matrimonial o que la familia puede constituir un buen apoyo a la hora de remediar situaciones que para otros son insalvables.

En Canadá, un estudio del profesor Zheng Wu, de la Universidad de Victoria, llega a la conclusión de que quienes viven juntos antes del matrimonio se casan más tarde y se divorcian más. El estudio revela que el 55% de las parejas canadienses que cohabitan terminan casándose. Lo hacen más tarde que las otras: su edad media de matrimonio es de 33 años para las mujeres y 34 años para los hombres.

A pesar de ser parejas mayores que las otras, no resultan más estables. Según el estudio, las mujeres que han convivido con su pareja antes de casarse tienen una probabilidad un 80% mayor de divorciarse que las que no lo han hecho. En el caso de los hombres, el aumento de probabilidad es del 150%. El riesgo de ruptura es aún mayor si alguno de los miembros de la pareja ha cohabitado antes con otra persona. Las explicaciones se repiten: la cohabitación implica una actitud de menor compromiso, son parejas menos creyentes o practicantes que las otras, su nivel educativo es inferior...

Los estudios realizados en Europa apuntan en el mismo sentido. En Alemania, el Informe de las Familias del Deutscher Institute se planteó, con una muestra de 10.000 personas entrevistadas personalmente, cuáles son los factores que aumentan el riesgo de divorcio. Una de las circunstancias que influyen en la divorcialidad es el "haber hecho la prueba". Matrimonios que cohabitan antes de casarse tienen entre un 40% y un 60% más de riesgo de acabar en divorcio. Los autores del estudio piensan que, más que una causalidad directa entre ambos fenómenos, hay una serie de factores que explican a la vez la cohabitación y la divorcialidad más alta. "Probablemente ­dicen­, los matrimonios con una fase preliminar de prueba son ya un grupo con más riesgo de divorcio".

En Suecia, la cohabitación sin matrimonio es ya algo que ha entrado en las costumbres. Basta observar que en 1996 el 53,9% de los niños nacieron de parejas no casadas. Allí, un estudio de Jan M. Hoen, profesor de demografía de la Universidad de Estocolmo, ha comparado los perfiles de las parejas que tienen hijos y se separa. Las parejas con más riesgo de separarse son las de jóvenes que cohabitan sin estar casados. En estos casos, el nacimiento de un hijo disminuye el riesgo de separación, aunque sólo durante los 18 primeros meses. En general, los matrimonios corren menor riesgo de divorciarse y más si no han tenido hijos fuera del matrimonio.

Descenso de la nupcialidad

En la Unión Europea se observa un aumento de la cohabitación, unido a un descenso de la tasa de nupcialidad, que ha pasado de 6,3 matrimonios por mil habitantes en 1980 a 5 por mil en 1997.

En España, la cohabitación es todavía un fenómeno minoritario, aunque en aumento entre los jóvenes. La tasa de nupcialidad ha descendido de 7,26 matrimonios por mil habitantes en 1976 a 5,14 en 1998. Pero el descenso refleja sobre todo la repercusión del paro juvenil, la precariedad en el empleo y la carestía de la vivienda. Esto hace que la edad media del primer matrimonio se retrase cada vez más: en torno a 27 años para la mujer y 30 años para el hombre.

También en España se ha advertido que la cohabitación previa al matrimonio da peor resultado que casarse directamente. Según la Encuesta sobre Fecundidad y Familia, realizada en 1995 con una muestra de 4.000 mujeres y 2.000 varones de 18 a 49 años, entre las mujeres nacidas a finales de los años 60, sólo el 3,7% de las que se casaron directamente se habían separado después de 5 años. Las que pasaron antes por la cohabitación se separaron en un 26% de los casos al término de ese plazo.

Estos datos, coincidentes en distintos países, confirman lo que decía Leon R. Kass, profesor de la Universidad de Chicago, a propósito del matrimonio a prueba: "El matrimonio no es algo que uno se prueba para ver si le va bien, y después decide si se lo queda; es más bien algo por lo que uno se decide con una promesa, y después pone todo su empeño en conservarlo".

ACEPRENSA


Return to Camino