Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 548. 24 de octubre de 2004

Director: José María Gil

Redactores: Juan José Montes y José Carrasco


Portada

La diócesis de Mérida-Badajoz cuenta con 150 misioneros en 4 continentes

El DOMUND, que se celebra este domingo, es una llamada a orar y colaborar con los misioneros

Este domingo se celebra el DOMUND, una jornada mundial que centra su mirada en los miles de misioneros que anuncian el Evangelio en todo el mundo e intentan construir una sociedad más acorde con sus valores, principalmente en los paises más pobres donde trabajan.

En este día la Iglesia pide que se ore por los misioneros, que se tome conciencia de su labor y la apoyemos con recursos económicos y con nuestra colaboración.

Según el delegado diocesano de misiones, don Pedro Losada, nuestra diócesis de Mérida-Badajoz cuenta con 150 misioneros, aproximadamente, y no son sólo sacerdotes, también hay religiosos y religiosas y dos laicas.

En el mundo hay actualmente unos 200.000 misioneros y misioneras; de ellos buena parte son españoles, que tienen un especial compromiso en los paises de habla española.


Editorial

Al servicio de los últimos

Hay un punto sobre el que quisiera llamar la atención, porque en él se refleja en gran parte la autenticidad de la participación en la Eucaristía celebrada en la comunidad: se trata de su impulso para un compromiso activo en la edificación de una sociedad más equitativa y fraterna. Nuestro Dios ha manifestado en la Eucaristía la forma suprema del amor, trastocando todos los criterios de dominio, que rigen con demasiada frecuencia las relaciones humanas, y afirmando de modo radical el criterio del servicio: &laqno;Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos» (Mc 9,35). No es casual que en el Evangelio de Juan no se encuentre el relato de la institución eucarística, pero sí el &laqno;lavatorio de los pies» (cf. Jn 13,1-20): inclinándose para lavar los pies a sus discípulos, Jesús explica de modo inequívoco el sentido de la Eucaristía. A su vez, san Pablo reitera con vigor que no es lícita una celebración eucarística en la cual no brille la caridad, corroborada al compartir efectivamente los bienes con los más pobres (cf. 1Co 11,17-22.27-34).

¿Por qué, pues, no hacer de este Año de la Eucaristía un tiempo en que las comunidades diocesanas y parroquiales se comprometan especialmente a afrontar con generosidad fraterna alguna de las múltiples pobrezas de nuestro mundo? Pienso en el drama del hambre que atormenta a cientos de millones de seres humanos, en las enfermedades que flagelan a los países en desarrollo, en la soledad de los ancianos, la desazón de los parados, el trasiego de los emigrantes. Se trata de males que, si bien en diversa medida, afectan también a las regiones más opulentas. No podemos hacernos ilusiones: por el amor mutuo y, en particular, por la atención a los necesitados se nos reconocerá como verdaderos discípulos de Cristo (cf. Jn 13,35; Mt 25,31-46). En base a este criterio se comprobará la autenticidad de nuestras celebraciones eucarísticas. (Juan Pablo II. Carta apostólica para el Año de la Eucaristía 'Mane nobiscum Domine', n. 28).


Palabras del Arzobispo

De la homilía en el encuentro con los religiosos y religiosas

Es Jesucristo, con su palabra, con su obra, y con su realidad divino-humana, quien nos habla, quien nos enriquece con su gracia y quien nos alienta con su testimonio de obediencia y de consagración plena e incondicional al Padre para cumplir la obra de nuestra redención.

Quien se ofrece al Señor consagrando su vida exclusivamente a Dios, como es el caso de los Sacerdotes, de los religiosos y de las religiosas, manifiesta de un modo público y constante su propósito incondicional de avanzar por el camino de la propia santificación y ser, en manos del Señor, un instrumento útil para la salvación del prójimo. El camino para llegar a ello es Cristo mismo. Santificarse equivale a consagrarse a Cristo, a entregarse a Él, procurando intimar con El creciendo en semejanza a Él como imagen suya que somos.

Al reunimos hoy por primera vez una amplia representación de los religiosos y religiosas de esta Iglesia particular celebrando la Santa Misa, estamos significando pública y ostensiblemente que está vivo nuestro propósito de progresivo acercamiento al Señor tal como lo manifestamos con gozo y emoción el día en que iniciamos formalmente el camino de nuestra consagración. ¡Bello testimonio éste en tiempos de tanta tibieza cristiana, de tanto escarceo por campos ajenos, y de tanta adversidad hacia el Misterio de Cristo como centro y sentido de todas las dimensiones de la vida humana!

Sabemos muy bien que, para hacer efectiva y constante nuestra consagración, necesitamos indefectiblemente la gracia de Dios. Es él quien nos llama; es él quien inicia en nosotros toda obra buena; es él quien impulsa en nosotros el ánimo de conversión constante para no desviarnos del camino: él mismo es el camino a recorrer y la vida a alcanzar.

La acción de gracias a Dios implica la proclamación de su grandeza, de su magnanimidad y de su infinito amor que se vuelca a favor nuestro. Este gesto de gratitud profunda e integral, realizado plenamente por Cristo de una vez para siempre, se recuerda y celebra como fuente de nuestra conciencia de redimidos y bendecidos y como fuente de nuestra humilde generosidad ante el Señor.

Celebrar nuestro encuentro diocesano participando en la Eucaristía implica y exige unas actitudes que han de configurar nuestra vida: primero, creer y manifestar que nuestra condición de consagrados es don del Señor. Por este don, el Espíritu Santo nos enriquece tanto como nos compromete. Segundo: manifestar que, ofrecemos al Señor en consagración permanente y definitiva, no es huida del mundo, ni desconocimiento de la realidad, ni ofuscación piadosa de origen y consecuencias dudosas, sino cumplimiento de la vocación con que el Señor nos ha bendecido y nos ha caracterizado.

La consagración, la fidelidad y el servicio a Dios con sincero corazón, que en definitiva, es conducta que ha de repercutir también en un esmerado servicio a los demás, no puede sostenerse con el débil apoyo de nuestra contingencia y de nuestra peligrosa versatilidad ante Dios. Requiere la ayuda constante del Señor. Esa ayuda es la que el Señor nos invita a pedir, día a día, con la insistencia con que la viuda del evangelio acude al juez pidiendo justicia. Esa ayuda es la que el Señor nos invita a pedir al presentarnos la escena de Moisés suplicando por su pueblo. Esa ayuda es la que necesitamos para vivir nuestro carisma cuya esencia es "ser de Dios" para vivir "según Dios" "a favor del prójimo" de este modo ayudaremos a que los hombres y mujeres de nuestro tiempo venzan al mundo y alcancen la victoria de la vida.

Santiago, Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

De la homilía en la inauguración del curso en el Seminario Metropolitano

Iniciamos el curso invocando al Espíritu Santo. Al implorar la protección de Dios para el recto cumplimiento de la tarea que nos incumbe en adelante, hemos introducido nuestra súplica manifestando creer que es Dios quien ilumina los corazones de sus hijos con la luz del Espíritu Santo.

La súplica de la mayor disponibilidad ante la voluntad del Señor ha de presidir cada día al despertar y cada instante en que tengamos que decidir sobre el trabajo en que vamos a ocupar el tiempo siguiente.

Muchas veces, nuestro problema no es tanto vencer las dificultades que se oponen al rendimiento de los talentos recibidos, cuanto conocer la voluntad de Dios sobre nosotros y estar abiertos a su más generoso y cuidado cumplimiento. iCuántas veces, aun sin saberlo, corremos el peligro de sucumbir ciegamente al primer impulso, a la rutina, a la propia intuición o a la costumbre, poniendo un freno innecesario a nuestra renovación, a nuestra capacidad de riesgo prudente, a nuestro progreso y al desarrollo adecuado de quienes puedan depender de cada uno de nosotros!

Necesitamos la luz del Espíritu, sobre todo en estos tiempos en que la influencia ambiental, la presión de las dificultades y rechazos, y el cansancio que indudablemente produce la lucha contra corriente, nos lleva a ceder ante el mundo llegando incluso a disfrazar de evangelio nuestras propias claudicaciones.

Hay ocasiones en que nos aferramos a lo de antes o a lo de siempre, como defensa personal e instintiva movidos por nuestra propia y sentida inseguridad. No faltan momentos en que la falta de reflexión personal, e incluso cierta pereza encubierta frena el espíritu ante la necesidad de una valiente renovación personal o institucional.

Todos nosotros, sacerdotes, educadores y seminaristas hemos recibido una llamada del Señor para ser, como Jesucristo, servidores permanentes por causa del Reino de los cielos. A todos nos corresponde la preocupación por vivir con autenticidad nuestra vocación para no dañar la trayectoria del prójimo. Nosotros los sacerdotes como pastores y vosotros como seminaristas que os preparáis para el ministerio pastoral, debemos procurar por todos los medios a nuestro alcance permanecer vigilantes en la oración suplicando al Señor el don del Espíritu y la docilidad a sus inspiraciones.

Santiago, Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

El DOMUND nos recuerda que muchas personas en el mundo
no conocen todavía el Evangelio

Esta jornada es una invitación a orar por los misioneros y apoyarlos económicamente

Este fin de semana se celebra el 'Domingo Mundial de la Propagación de la fe', más conocido como el día del DOMUND, una jornada de marcado carácter misionero con la que se quiere, entre otros objetivos, "promover en todas las comunidades cristianas una verdadera animación misionera para que todos los fieles asuman de una manera profunda y sentida el compromiso misionero que nació con su Bautismo". Además, y esta es una de las notas más conocidas del DOMUND, en esta jornada se busca incrementar la cooperación económica para atender las necesidades materiales tanto de los misioneros como de las misiones donde están.

Para conocer más sobre esta jornada, 'Iglesia en camino' ha entrevistado a Pedro Losada (PL), Delegado diocesano de Misiones de Mérida-Badajoz, y a Antonio Sáenz (AS), sacerdote diocesano que está sirviendo como misionero en la parroquia de Celendín, diócesis de Cajamarca, en el Perú.

 

Aunque es una jornada que está inserta dentro del acerbo cultural de la gente, pues lleva celebrándose casi 80 años, ¿qué es el DOMUND?

(PL). Yo diría que es la gran fiesta de la solidaridad cristiana. El nombre técnico de esta jornada es 'Domingo Mundial de la Propagación de la fe' y eso ya indica algo. La gente puede oir DOMUND, y pensar en aquello de los 'chinitos' de antaño, la hucha... pero no es sólo eso. Durante el año hay siempre actividades en las delegaciones de misiones porque, aunque el DOMUND es importante, detrás está el hecho de que la Iglesia tiene que ser misionera y lo es siempre, no sólo un día al año. De hecho, ahora se está intentando que 'cale' lo que se llama el 'octubre misionero' y hay por ahí grupos y parroquias que, semanalmente, viven esa realidad misionera.

No obstante, y aunque no sea lo más importante, el DOMUND tiene como una de sus notas significativas la colecta que se hace. ¿Cómo está la economía de las misiones?

(PL). El año pasado en la diócesis de Mérida-Badajoz bajaron los ingresos del DOMUND, si bien es verdad que no era esto la tónica general de años anterior. A nivel nacional sin embargo, se recaudaron casi 17 millones de euros. Además de la aportación directa, hay diócesis -y en la nuestra se ha dado un caso- en el que se reciben herencias destinadas a los paises de misión. Yo invito, no obstante, a gastar menos... y a compartir más, sobre todo con esa gente que, en nuestro nombre recorren la tierra, los misioneros.

El destino de ese dinero es, fundamentalmente, el desarrollo, tanto humano -también religioso- como social, de las comunidades de misión.

Antonio, tú que estás en el Perú, en zona de misión ¿que frutos del DOMUND ves allí?

(AS). Si yo tuviera que caracterizar por algo la vida del pueblo peruano, lo haría con la pobreza, que lo marca todo: marca la manera de pensar, de actuar y de ser. Nosotros, los misioneros, no hacemos otra tarea que la de luchar por que el Reino de Dios se haga realidad. Y el Reino pasa porque se lleve una vida digna, como Dios Padre desea para todas las personas. Yo llevo 4 años en el Perú, aunque en la parroquia donde ahora estoy llegué hace un año y aún estamos en ese proceso de mirar y descubrir cuáles son las necesidades a las que hay que dar respuesta. Pero la gente puede quedarse con la tranquilidad de saber que los bienes económicos que comparten con los más necesitados tiene buen destino y tiene como tarea ayudarles a que halla una mejor educación, a un mejor acceso a la salud... y también a que se realicen proyectos de desarrollo que ayuden a ese pueblo a salir de su situación. A titulo de ejemplo, en la diócesis de Chachapoyas, donde se trabaja mucho desde la diócesis de Mérida-Badajoz, Cáritas está promoviendo el desarrollo de los productos típicos de la zona, lo que está produciendo puestos de trabajo y la comercialización de esos productos.

¿Qué es lo que están demandando las tierras de misión?

(A.S). La realidad de la gente es que vive muy pobremente. En la zona de sierra (de 2.000 a 2.500 metros de altura), donde yo estoy en el Perú, las parcelas de terreno son pequeñitas, en un terreno muy montañoso, y ves una agricultura como la que teníamos aquí hace 50 años, con el arado de palo y los bueyes. La gente siembra lo que la tierra permite a esas alturas: patata, maíz... y esa es su base alimentaria, que es muy pobre y repetitiva. La zona donde yo estoy también tiene mucho ganado, pero no hay entradas y salidas de los productos derivados de ésta porque no hay carreteras, sobre todo a los puntos más alejados, que son también los más abandonados.

Cuando se habla de misioneros, normalmente se piensa sólo en sacerdotes, pero misionero puede ser cualquier bautizado, ¿cómo está este tema?

(PL). En nuestra diócesis hay 150 misioneros, aproximadamente, y no son sólo sacerdotes, también a religiosos y religiosas y dos laicas. En el mundo hay unos 200.000 misioneros y muchos de ellos no son sacerdotes. Este verano, por ejemplo, un grupo de laicos de nuestra diócesis pasó dos meses en el Perú.

(AS). En mi parroquia, por ejemplo, actualmente hay una chica joven, de la diócesis de Valencia, que ha pedido 5 años de excedencia en su trabajo y está haciendo una preciosa experiencia con niños de la calle y de familias desestructuradas, posibilitándoles el acceso a la educación, trabajando también con las familias para, en definitiva, dignificar sus vidas. Creo que este es un buen ejemplo que puede estimular a muchas personas a que se planteen el compartir un tiempo de su vida y su fe con estas personas.

 

 

Católicos y judíos piden conjuntamente respetar el carácter sagrado de Jerusalén

Así como los creyentes de las diferentes religiones que viven en la Ciudad Santa

Católicos y judíos han lanzado un llamamiento para que se respete el carácter sagrado de Jerusalén así como a las comunidades de las diferentes religiones que viven en la Ciudad Santa.

La exhortación ha sido lanzada en un comunicado publicado tras la reunión del Comité bilateral formado por la Comisión de la Santa Sede para las Relaciones Religiosas con los Judíos y el Gran Rabinato de de Israel, celebrada en Grottaferrata, localidad cercana a Roma, del 17 al 19 de octubre.

El encuentro tenía como tema "Una visión común de la justicia social y del comportamiento ético" y sus participantes, según revelan en el texto, han constatado que "en nuestras respectivas comunidades no hay bastante conocimiento del cambio momentáneo que ha tenido lugar en las relaciones entre católicos y judíos".

No enemigos

Por eso subrayan: "No somos enemigos sino compañeros inequívocos en la presentación de los valores morales esenciales para la supervivencia y el bienestar de la sociedad humana".

Tras recordar que "Jerusalén tiene un carácter sagrado para todos los hijos de Abraham", los representantes judíos y católicos hacen un llamamiento "a todas las autoridades competentes para que respeten este carácter e impidan los actos que ofenden la sensibilidad de las comunidades religiosas que residen en Jerusalén y la aman".

Firman el comunicado seis miembros de la delegación judía, cinco de ellos rabinos, entre los que se encuentran el rabino Shar Yishuv Cohen, ex rabino jefe de Haifa y el David Rosen, director internacional para los Asuntos Religiosos.

La delegación católica ha sido guiada por el cardenal argentino Jorge María Mejía, , archivero y bibliotecario emérito de la Santa Iglesia Romana, así como por el cardenal suizo Georges Cottier, O.P., antiguo Teólogo de la Casa Pontificia.

"Hacemos un llamamiento a las autoridades religiosas para que protesten públicamente siempre que se lleven a cabo acciones irrespetuosas contra las personas religiosas, los símbolos y los Santos Lugares, como por ejemplo la profanación de los cementerios o el reciente ataque al patriarca armenio de Jerusalén", afirman judíos y católicos.

"Les pedimos que eduquen a sus comunidades a comportarse con respeto ante las personas y ante la fe que éstas profesan", concluyen.

El cardenal Walter Kasper, presidente de la Comisión para las Relaciones Religiosas con el Judaísmo y Ricardo Di Segni, rabino jefe de Roma, debían analizar el estado del diálogo actual judío-católico durante una conferencia organizada en la tarde de este martes en la Pontificia Universidad Gregoriana.

Con ocasión del trigésimo aniversario de la Comisión para las Relaciones Religiosas con el Judaísmo, instituida por Pablo VI el 22 de octubre de 1974, el cardenal Kasper, acompañado por una delegación de la comisión, visitaba la sinagoga de Roma el pasado viernes por la tarde, día del aniversario, donde la comunidad judía se reunirá para la celebración del Shabbat. (Zenit)

 

 

"El Proyecto de ley del divorcio introducirá, en términos prácticos, el repudio"

Declaraciones del Secretario de la Conferencia Episcopal Española

El proyecto de ley del gobierno español que pretende agilizar el divorcio introducirá en términos prácticos el repudio, considera el secretario de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan Antonio Martínez Camino, quien releyó el proyecto legislativo gubernamental a la luz del Directorio de Pastoral Familiar, publicado por la CEE en unas jornadas de formación organizadas por la diócesis de Cartagena.

Martínez Camino recordó que el matrimonio "es un contrato, pero también una institución social", y que por tanto, "los derechos y las obligaciones que se derivan de él son análogos a los de otros contratos, pero de una sustancia superior", ya que "no es lo mismo comprarse un coche que casarse".

Por esta naturaleza institucional del matrimonio, y siguiendo con el ejemplo, Martínez Camino afirmó que el contrato matrimonial "debe ser protegido de una forma superior al de la compraventa de un coche", lo contrario de lo que está sucediendo actualmente, pues "si este anteproyecto de ley sale adelante, supondría en la práctica introducir el repudio".

Además, Martínez Camino rechazó una de las críticas que recibió el Directorio, de que la Iglesia supuestamente vinculaba el reconocimiento de los derechos de la mujer con la violencia de género: "los malos tratos no tienen que ver con la emancipación de la mujer, sino con la canalización de la sexualidad", afirmó.

"Si por revolución sexual se entiende que la mujer puede ejercer sus derechos de forma más plena y madura, indudablemente la Iglesia la apoya; pero si dicha revolución supone entender la sexualidad como objeto de consumo, ¿es que hay alguien con criterios éticos que pueda aceptarla?", añadió. (Véritas)

 


Información Diocesana

El Presidente de la República Portuguesa, Jorge Sampaio, recibió el miércoles el premio "Carlos V"

El Monasterio de Yuste, un referente para la unidad europea

El pasado miércoles se entregaba en el Monasterio de Yuste el premio "Carlos V", con el que la Academia de Yuste reconoce, cada dos años, la labor de las personas que contribuyen al conocimiento general y engrandecimiento de los valores culturales, científicos e históricos de Europa y al proceso de unificación de la Unión Europea.

La medalla, entregado por Su Majestad el Rey don Juan Carlos, fue en esta ocasión para el Presidente de la República Portuguesa, Jorge Sampaio. En el transcurso del acto se impusieron también las medallas a los nuevos miembros de la Academia de Yuste, que pasa de 18 a 25 miembros.

El Rey de España destacó dos acontecimientos como los grandes eventos que vivirá la Unión Europea a corto plazo: la ampliación a 25 miembros y la Constitución europea, retos que marcan "nuevas expectativas" no exentas de "amenazas" como el terrorismo.

Entre el silencio y la oración

El Monasterio de Yuste, habitado por los monjes jerónimos, está situado en las estribaciones de la sierra de Gredos, en la paraje natural de La Vera (Cáceres), junto a la localidad de Cuacos.

El convento actual se reconstruyó sobre las ruinas del viejo Monasterio que sirvió de residencia a Carlos V en los dos últimos años de su vida. Entre 1556 y 1558, el Emperador Carlos V se retiró a este Monasterio extremeño para hacer vida monástica. Desde entonces Yuste, desde el silencio y el trabajo de sus monjes es todo un referente espiritual, histórico y político no sólo para España, también para toda Europa.

Actualmente los monjes quieren hacer partícipes del silencio y la oración a los que lo desean. Según ha manifestado en alguna ocasión el prior, fray Francisco de Andrés, Yuste está abierto al descanso y reposo de cuantos lo desean para compartir la realidad monástica, eclesial "que es nuestra y del visitante. Así juntos participamos del mismo don y gozamos del mismo misterio que nos envuelve. Juntos lo celebramos pues la gracia a todos se nos concede, a todos pertenece,juntos hacemos la vida, juntos oramos y trabajamos".

 

 

La Delegación del Gobierno expresa su deseo de colaborar con Migraciones

El director Secretariado Diocesano de Migraciones, Eugenio Campanario, y la coordinadora del mismo, María Gemio, han mantenido sendos encuentros con la Delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira y el Subdelegado del Gobierno en Badajoz, Inocencio Ramos, en los que han intercambiado puntos de vista, tanto de la situación actual de la población inmigrante en nuestra diócesis como de las repercusiones que se esperan de la reforma del actual Reglamento de Extranjería, que el Gobierno tiene comprometida.

Entre las conclusiones más relevantes cabe señalar la buena acogida que se hizo a la petición de tener en cuenta a las Cáritas locales en las poblaciones de gran presencia de inmigrantes en actos de coordinación, información etc. También se han ofertado cauces para otras solicitudes del Secretariado, dejando la puerta abierta a futuras colaboraciones.

 

 

Celebrado un Encuentro Diocesano de religiosos y religiosas

El pasado domingo se celebraba un Encuentro Diocesano de Religiosos y religiosas.

El encuentro, al que asistían religiosos y religiosas de toda la diócesis junto al Arzobispo, don Santiago García Aracil, contó con dos partes: a las 12 tenía lugar en la Catedral la celebración de la Eucaristía, y seguidamente mantenían una reunión en el salón de actos del Arzobispado para intercambiar opiniones.

En la homilía de la Catedral, don Santiago señaló que "quien se ofrece al Señor, consLos actos consistieron en la lectura de la memoria del curso anterior, la Eucaristía y una conferencia
de la propia santificación y ser, en manos del Señor, un instrumento útil para la salvación del prójimo".

Don Santiago les recordó que, para hacer efectiva y constante su consagración , "necesitamos indefectiblemente la gracia del Señor".

 

 

El Seminario inauguró el sábado el nuevo curso académico

Los actos consistieron en la lectura de la memoria del curso anterior, la Eucaristía y una conferencia

El pasado sábado, 16 de octubre, el Seminario Metropolitano San Atón inauguró solemnemente el curso académico 2004-2005 con la participación del equipo de formadores, alumnos, profesores y padres.

El acto comenzaba con la presentación de la memoria del curso 2003-2004 mediante un montaje multimedia en el salón de actos. Posteriormente tenía lugar la celebración de la Eucaristía, que estuvo presidida por Monseñor Santiago García Aracil, Arzobispo de Mérida-Badajoz, que recordó la necesidad de vocaciones y la importancia de la formación integral de los seminaristas. En el transcurso de la misma, los profesores y los alumnos reiteraron su compromiso de ser fieles testigos de la fe y de aprovechar los medios que ofrece el Seminario para crecer como personas, como cristianos y como llamados.

Lección inaugural

La lección inaugural corrió a cargo del sacerdote don Agustín Fernández Caballero, profesor emérito de Psicología del Centro Superior de Estudios Teológicos, quien disertó sobre "Neurosis en el siglo XXI". La celebración concluyó con la comida fraternal de la familia del Seminario.

Este año el Seminario Metropolitano de San Atón cuenta con 70 alumnos, de los cuales 19 estudian en el Seminario mayor y el resto en el menor.

Según el Rector del Seminario, Pedro Rodríguez, "el perfil del seminarista es de un joven de su tiempo, con las cualidades y defectos propios de la sociedad en la que vivimos, pero con una entrega y una generosidad muy grandes, y al mismo tiempo, con una profundidad religiosa que es la que motiva a estos jóvenes a que quieran entregar su vida a la causa del Evangelio".

En relación al Seminario, es digno de resaltar el plan vocacional que se está llevando a cabo desde hace tan solo un año con buenas perspectivas. Sobre esta iniciativa hay puestas muchas esperanzas de que surjan nuevas vocaciones en la diócesis.

 

La Juventud Estudiante Católica de Extremadura celebró, entre el 15 y el 17 de octubre, su XIII Asamblea Regional

El lema escogido para este año es "Trabajamos juntos"

 

Jóvenes estudiantes de Institutos y de la Universidad de Extremadura, pertenecientes al movimiento Juventud Estudiante Católica (JEC), acompañados por animadores y consiliarios, han celebrado los días 15,16 y 17, de Octubre su decimotercera asamblea regional en la casa de ejercicios de Villagonzalo.

Tras un trabajo previo en sus respectivos grupos de revisión de vida en el que analizaron la situación actual de los propios militantes cristianos, así como del movimiento y de su acción en el medio estudiantil, señalaron las necesidades más prioritarias a las que había que dar respuesta a lo largo de todo este curso y buscaron los medios más útiles para poder responder a dichas necesidades.

Dentro y fuera

Con el lema escogido para este año, "Trabajamos juntos", se pretende profundizar en la comunión dentro y fuera del movimiento, en el seno de la iglesia y de los espacios escolares, así como de una mejor coordinación que exprese esa comunión. Entre las necesidades detectadas se quieren priorizar aquellas que se refieren directamente al "ser estudiante" y a la especificidad de "católicos" que los define. También preocupa el llevar a las aulas la ilusión y la participación activa, así como la preocupación y la opción por los más pobres; las campañas que se van a realizar este año tanto en secundaria como en la universidad trabajarán en esa dirección.

La asamblea también tuvo sus momentos de oración y celebración cristiana con el culmen de la celebración de la eucaristía, en la que la Palabra dominical descubría que toda acción ha de ser realizada con la fuerza del Espíritu y la confianza en el Padre.

Tras la asamblea la programación del movimiento será presentada al arzobispo de nuestra diócesis por el equipo diocesano para informarle del trabajo apostólico que se propone este movimiento, que siente el encargo de evangelizar en nombre de la Iglesia en los espacios estudiantiles de los institutos y de la Universidad de Extremadura.


 

Liturgia dominical

Celebramos el XXX domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

 

Libro del Eclesiástico 35, 12, 14, 16-18

El Señor es un Dios justo, que no puede ser parcial; no es parcial contra el pobre, escucha las súplicas del oprimido; no desoye los gritos del huérfano o de la viuda cuando repite su queja; sus penas consiguen su favor, y su grito alcanza las nubes; los gritos del pobre atraviesan las nubes y hasta alcanzar a Dios no descansan; no ceja hasta que Dios le atiende, y el juez justo le hace justicia.

 

Salmo 33, 2-3, 17-18, 19 y 23

R. Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha.

Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca;
mi alma se gloría en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren.
El Señor se enfrenta con los malhechores,
para borrar de la tierra su memoria.
Cuando uno grita, el Señor lo escucha
y lo libra de las angustias.
El Señor está cerca de los atribulados,
salva a los abatidos.
El Señor redime a sus siervos,
no será castigado quien se acoge a Él.

 

2ª Carta de san Pablo a Timoteo 1, 6-8, 16-18

Querido hermano: Yo estoy a punto de ser sacrificado, y el momento de mi partida es inminente. He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe. Ahora me aguarda la corona merecida, con la que el Señor, juez justo, me premiará aquel día; no sólo a mí, sino a todos los que tienen amor a su venida. La primera vez que me defendí, todos me abandonaron, y nadie me asistió. Que Dios los perdone. Pero el Señor me ayudó y me dio fuerzas para anunciar íntegro el mensaje, de modo que lo oyeran todos los gentiles. Él me libró de la boca del león.
El señor seguirá librándome de todo mal, me salvará y me llevará a su reino del cielo. A Él la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

 

Evangelio según san Lucas 18, 9-14

En aquel tiempo, a algunos que, teniéndose por justos, se sentían seguros de sí mismos y despreciaban a los demás, dijo Jesús esta parábola:

"Dos hombres subieron al templo a orar. Uno era fariseo; el otro, un publicano. El fariseo, erguido, oraba así en su interior: ¡Oh Dios!, te doy gracias, porque no soy como los demás: ladrones, injustos, adúlteros; ni como ese publicano. Ayuno dos veces por semana y pago el diezmo de todo lo que tengo.

El publicano, en cambio, se quedó atrás y no se atrevía ni a levantar los ojos al cielo; sólo se golpeaba el pecho, diciendo: ¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador. Os digo que éste bajó a su casa justificado, y aquel no. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido."

 

 

Comentario Litúrgico

Se quedó atrás

LA lectura evangélica nos propone una parábola de Jesús y, como siempre, es un ejemplo tan intuitivo que, aunque nos cueste aplicarlo a nuestra vida cristiana, su claridad es tan grande que sería pecar contra la luz pasar de largo y no aceptar su mensaje.

Comienza la escenificación presentando dos maneras distintas de entrar en el templo o situarse ante la presencia de Dios. Es una de las claves que pueden ayudarnos a descubrir el porqué de tantos fracasos en nuestros intentos de hacer oración o, sencillamente, de acercarnos a nuestro Dios.

El publicano al entrar en el templo se siente como en su casa. No le cabe la menor duda de que tiene pleno derecho no sólo a traspasar las puertas del recinto sagrado sino de adelantarse y ponerse en primera fila. Su verborrea oracional lo dice todo. Está convencido de que al hacer un rato de oración le está haciendo un favor al mismo Yahvé.

Nos parece ridículo, casi imposible, el personaje, pero Jesús no se lo sacó de la manga sino que proyectó sobre el fariseo en cuestión lo que veía sus ojos de hombre y sentía su corazón de Dios en tantos como eran fieles cumplidores de las prácticas piadosas pero estaban divorciados de cualquier compromiso serio con la verdad de Dios que mira el corazón más que los gestos.

Contraste total con esa actitud muestra la figura del publicano. &laqno;Se quedó atrás», con esta actitud confesó su condición pecadora y que ponía toda su esperanza solamente en la grandeza infinita de la misericordia del Padre. Toda una lección de cómo hemos de intentar el acercamiento o el crecimiento en la senda que nos lleva al encuentro con Dios.

Antonio Luis Martínez

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

25, lunes: Ef 4, 32-5, 8; Lc 13, 10-17.
26, martes: Ef 5, 21-33; Lc 13, 18-21.
27, miércoles: Ef 2, 19-22; Lc 6, 12-19.
28, jueves:Ef 6, 10-20; Lc 13, 31-35.
29, viernes: Flp 1, 1-11; Lc 14, 1-6.
30, sábado: Flp 1, 18b-26; Lc 14, 1, 7-11.
31, domingo: Sab 11, 22-12,2; 2Tes1,11-2,2; Lc 19, 1-10.

Santoral

31 de octubre: San Alonso Rodríguez (+ 1617)

Había nacido en Segovia, en un hogar que era casa, taller y tienda; hacia paños, telas... porque desde pequeño trabajó en el negocio familiar, que era precisamente este.

Lo mandaron a estudiar a Alcalá de Henares (España), pero la muerte de su padre lo hizo dejar los estudios y volver al trabajo, para mantener a la familia.

Se casó y tuvo dos hijos, pero una muerte repentina se llevó a su mujer y a los niños. Alonso decide entonces entrar en la Compañía de Jesús, cuando ya tenía 32 años. Se puso a estudiar, pero no era precisamente una lumbrera.

Lo envían, como hermano de la Compañía, a ejercer de portero en el Colegio de Montesión, en Palma de Mallorca.

Allí permanecerá durante 45 años, hasta su muerte.

Fue un portentoso místico, lleno de apariciones y éxtasis. Le mandaron escribir sus experiencias y así se convirtió en escritor de ascética y místico.

Cuando abría la puerta decía: "Señor, yo os abriré a Vos, por amor a Vos; ya voy Señor". Callos tenía en los dedos de tanto rezar el rosario, y sentía la presencia de la Virgen, lo mismo en su trabajo que en sus largas caminatas al sacerdote que celebraba la misa y confesaba en el castillo de Bellver.Murió en 1617.

 

Los santos de la semana

25, lunes: Crisanto, Frutos, Juan Stone, Marcelino, Fronteon, Teodosio.
26, martes: Evaristo, Luciano, Marciano, Florio, Rústico..
27, miércoles: Virgilio, Anastasia, Vicente, sabina y Cristeta.
28, jueves: Apóstoles Simón y Judas, Cirilo.
29, viernes: Maximiliano, Cenobio, Jacinto, Quinto, Narciso, Marcelo.
30, sábado: Ponciano, Claudio, Lupercio, Victorico.
31, domingo: Quintín, Alfonso Rodíguez, Nemesio, Jerónimo Hermosilla.


Contraportada

Entrevista a Jesús Sánchez Martín, nuevo presidente nacional de JEC

"El mundo universitario debe ser evangelizado,
igual que la Iglesia necesita del saber universitario"

En la última reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española, celebrada a finales de septiembre en Madrid, era designado como presidente nacional del movimiento Juventud Estudiante Católica (JEC), perteneciente a la Acción Católica, el joven seglar de nuestra diócesis Jesús Sánchez Martín, quien sustituía en el cargo al también pacense Fabio Almeida Rebollo. De todo esto dio cumplida información nuestro semanario en el número 546. En la entrevista que le realiza 'Iglesia en camino', el nuevo presidente nos explica qué es la JEC y cuál es su situación en nuestra diócesis. Así mismo, hace un análisis del estado del diálogo fe-cultura en la universidad.

¿Cómo se intenta, desde la JEC, llevar adelante el diálogo fe-cultura?

-- Nuestro discurso es claro: el cristiano, que está llamado a la construcción del Reino de Dios en la tierra, dispone de ciertos recursos -en el caso del estudiante es su estudio- para llevar a cabo esto. La JEC, por un lado, lo que propugna es un modo de estudio concreto, que es un estudio encarnado en el mundo, desde los problemas del mundo, que busca transformarlos y que de respuesta desde el saber universitario. Por otro lado, también se establece un modo de estar en las estructuras, un modo de estar en la universidad, para construir esa universidad que todo queremos, y esto lleva a participar en los órganos de gobierno de la universidad, a estar con los compañeros de un modo concreto... cada diócesis tiene sus Peculiaridades y su idiosincrasia.

¿Cómo ves el mundo universitario?

-- El mundo universitario hoy necesita ser evangelizado, igual que nosotros en la Iglesia necesitamos del saber universitario. La Iglesia está muy alejada de la universidad, tanto como ésta de la Iglesia, y se necesita recuperar esos espacios de transformación del mundo, desde la propia experiencia del seguimiento de Cristo y poner al servicio de los más necesitados y de los últimos del mundo esos saberes y esa manera de estudio. De todos modos, tampoco es que el mundo universitario esté 'echado a perder', yo he sido testigo de procesos personales fantásticos de gente alejada, no de la Iglesia pero si de la participación y protagonismo en la universidad, que ha tomado las riendas y ha transformado las realidades más cercanas, ya sean consejos de alumnos, modos de estudio...

¿Cómo está la JEC en nuestra diócesis?

-- La etapa más fuerte es la de universitarios y, dentro de la precariedad que normalmente caracteriza a estos movimientos de Iglesia, podemos decir que estamos bastante bien. Hay aproximadamente unos 50 militantes, gente activa y protagonista en sus respectivas facultades. Se puede pensar, no obstante, que sólo 2 ó 3 militantes por facultad son pocos, pero esta cifra es mucho más significativa que la de otros movimientos de iglesia o de maneras de entender el cristianismo.

El anterior presidente nacional también era de Badajoz, ¿tenemos algo especial aquí?

-- No es nada especial, simplemente es que se ha dado la coyuntura de haber estado presentes en los dos últimos procesos de 'permanentables', que es donde se decide quien ocupará los puestos en el equipo permanente. En ellos se dio la circunstancia de que se nos pidió, tanto a Fabio -el antiguo presidente- como a mi después, ese servicio y aceptamos.

¿Qué lleva a alguien como tu, con la carrera recién terminada, a pararse y dedicar ahora tres años de tu vida a servir al movimiento?

--Bueno, es lo que decía antes, es una opción de servicio que uno hace en todos los ámbitos de su vida y que ahora se concreta en esta de ser presidente nacional. No me considero un 'bicho raro', simplemente desde el querer servir a los demás, que es mi opción de vida, he aceptado este cargo.

José Carrasco Pina


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


 


Return to Camino