Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 410. 21 de octubre de 2001

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 


Portada

Los misioneros realizan una valiosa aportación a la paz, la justicia y el perdón

Este domingo se celebra el DOMUND

"Misioneros comprometidos por un mundo mejor" es el lema escogido este año para la campaña del DOMUND. Con él se quiere que esta Jornada sea todo un reconocimiento a cada misionero y misionera por su valiosa contribución para que la paz, la justicia, el amor y el perdón estén presentes en el mundo, especialmente en los lugares más empobrecidos y descubrir a la sociedad que la razón por la que un misionero o misionera entrega su vida es la vocación que ha recibido de Dios, en quien cree.

El cumplimiento de esta vocación en lugares donde la violencia está presente cuesta la vida cada año a decenas de misioneros. El año pasado dejaron su vida treinta misioneros en distintos países.

Pero esta jornada no se agota en proyectar el sentir y la acción de los misioneros, también quiere suscitar en todos los cristianos la sensibilidad por avivar su responsabilidad misionera, el compromiso por participar en los ámbitos y foros eclesiales o sociales de formación misionera y la generosidad para cooperar económica y solidariamente con los misioneros y sus proyectos. Esa cooperación económica se tradujo el año pasado en España en una aportación de 2.708.670.894 pesetas, de esta cantidad 40.380.335 pesetas procedían de la diócesis de Mérida-Badajoz.


Editorial

Acostumbrarse a lo malo

DecÍan los romanos que las cosas, con la costumbre, pierden valor, se envilecen. Algo más tosco, en nuestro idioma, circula este otro adagio: Cuando hay confianza, da asco. Eso, desgraciadamente ocurre en muchos órdenes de la vida, y no a pocas personas, porque tal vez se trata de algo casi genético en nuestra especie. Si se deja mucho tiempo un desconchón en la fachada de la casa; si alguien por gracejo, falsa hombría o feminismo de trincheras introduce en el lenguaje tacos soeces o de mal gusto, se acabará hablando como un carretero ( Perdón, que lo del carretero era como fumador; y además ya no hay carreteros, y si quedan, no hay pruebas de que sean mal hablados).

¿A cuento de qué viene esto? Lo explicamos. Se ha celebrado en estos días en Granada un importante congreso, promovido por la UNESCO y la Universidad local, sobre "La Ética en los contenidos de los Medios audiovisuales", o sea, sobre la calidad educativa y moral de los programas de televisión, se entiende que de las cadenas españolas. Por la intervención de nuestro Arzobispo y del Director de Iglesia en Camino, hemos recogido la preocupación, cada vez más profunda y extendida entre millares y millares de educadores y padres, sobre estos productos audiovisuales, saturados de sexo y de violencia, sin asidero alguno de valores, que degradan la conciencia ética y estropean para siempre el buen gusto de las personas.

El mal viene ya de lejos, sin que se perciban en los poderes legislativos, ni en las instancias más calificadas de la sociedad, Universidad, grandes instituciones culturales o la propia Iglesia, caminos de dignificación y de mejora, en las empresas productoras ni en las cadenas difusoras de la televisión que padecemos. No todo es malo, ni nos faltan programas informativos, de ocio, cultura, deporte, o documentales artísticos, como reverso de la medalla.

Los congresistas de Granada han apuntado salidas de esta plaga que comprometen a las familias, a la Enseñanza, a la Catequesis y, más que a nadie, a los mismos titulares de las televisiones públicas y privadas. Se apunta a la creación, como en otros países de la U.E, de un consejo del audiovisual para todo el país, que acometa el seguimiento del sector y busque la boca del túnel.

 


Carta del Arzobispo

La fe crece dándola

Como sabrán muchos de ustedes, esa afirmación del título no es de mi cosecha, sino de Juan Pablo II en la encíclica "Redemptoris missio". La traigo aquí, en vísperas del Domund, para acrecentar mi propia fe animando la de ustedes, en la espera de que, quienes puedan y quieran, lo hagan a su vez con terceras personas ... y así sucesivamente. No confundan esto, por favor, con esas multicopias de una extraña oración o cosa parecida, donde se nos insta a pasarlas de mano en mano, bajo la amenaza de graves desgracias. Todo lo contrario. El ejemplo más bello y más a mano, para entender lo que digo, es el del Cirio pascual, en la radiante vigilia de Resurrección, cuando cientos de fieles encienden las velas con su llama, sin que ésta pierda su fulgor.

El bien, dice la filosofía clásica, es difusivo de sí mismo. La antorcha de la fe cristiana es, por su propia naturaleza, itinerante y misionera. A quienes la llevan encendida en el corazón no hay quien los calle. Ella brillará en sus ojos, se asomará en sus gestos, irradiará en su talante y resonará en sus palabras, aunque sean personas tímidas o tartamudeantes. El caso más resonante es el de las y los misioneros, quienes, como los apóstoles de la orilla del Lago, lo dejan todo y siguen a Jesús para anunciar su nombre. El cual, ahora como entonces, sigue clamando a los cuatro vientos que la mies es mucha y los obreros pocos, al tiempo que pregona con fuerza el mandato evangelizador: Id al mundo entero y predicad el Evangelio a toda la humanidad.

¿Somos misioneros frustrados?

Lo que paso a decir ahora sólo va dirigido a los bautizados y creyentes, sean mujeres o varones, que tienen o han tenido tras de sí un cierto historial de fe; aquellos que, durante su infancia, adolescencia o juventud, tuvieron experiencias de trato personal con Jesús, de lectura del Evangelio, de comunión frecuente, de pertenencia a un grupo cristiano, exigente y entusiasta. ¿Quiénes, de ese inmenso ejército, aún cuando hayan sido o sigan siendo mediocres seguidores del Maestro, no han sentido alguna vez en su intimidad más honda, y lo recuerdan con nostalgia, la voz misteriosa de Jesús: Ven y sígueme, vete a llevar mi Evangelio a los confines del mundo?

Todos los cristianos de retaguardia llevamos de algún modo dentro de nosotros mismos a un misionero frustrado. No se trata tanto de un sentimiento de culpabilidad, cuanto de una añoranza y nostalgia que, por lo menos, nos impulsa a simpatizar con la causa de las misiones, nos mantiene en la estima del ideal misionero y nos mueve a vivirlo aquí en lo que esté a nuestro alcance. Son muchos en la Iglesia de nuestro tiempo los creyentes comprometidos que tienen bien asimilada la dimensión evangelizadora de la fe y procuran ejercitarla, sin salir de su entorno, en los viejos países cristianos, hoy, por desgracia, tierras de misión. Sobre esto nos dan muchas luces la "Evangelii nuntiandi" de Pablo VI y la Nueva Evangelización de Juan Pablo II.

Mas, cuando hablo de misioneros de infieles aquí mismo, no voy, aunque lo parezca, por ahí. Para hacerme entender les cuento una anécdota de mi juventud sacerdotal en Madrid. Se lamentaba ante mí con cierta vehemencia un joven profesor y fogoso cristiano de que los curas de entonces no tuviéramos una mentalidad adecuada para los tiempos que corrían. Esto no acabará, protestaba, mientras que la Iglesia no ordene de presbíteros a los seglares: ­ ¿Y qué te crees que era yo, le repuse, sino un seglar como tú, antes de recibir las órdenes?

Misioneros de infieles aquí

Volviendo a lo de antes, lo que quiero decir es que cualquier ser humano, aunque esté ya bautizado y, por lo tanto, tenga en su corazón la gracia para creer (fe infusa), si no ha sido aún evangelizado, no puede creer en lo que no conoce. Todo fiel cristiano ha sido gentil antes que creyente, como yo seglar antes que presbítero. Se encuentra, a efectos prácticos, en las mismas condiciones que un pagano ignorante del cristianismo. Todos los creyentes, antes de serlo, necesitan un primer anuncio de la fe, ya venga de sus padres, de sus maestros, de sus catequistas o de su párroco. Y vale lo mismo para un niño que se abre a la vida o un adulto sin iniciación religiosa.

Ahora hablan, y con acierto, los catequistas del despertar de la fe, que hemos de suscitar, con amor y delicadeza exquisitos, en los niños y niñas de la primera infancia. El educador creyente que les descubre al único Dios Padre de todos, a su hijo Jesús, nuestro maestro y salvador, muerto y resucitado por nosotros; a María, madre suya y nuestra; más el bautismo, el pan de vida, el perdón sacramental; junto con la historia sagrada, las parábolas del Reino, el misterio de la Iglesia y el destino de la vida eterna, díganme ustedes si la mamá o el catequista que tal hacen no están realizando la primera evangelización; no son tan misioneros de los gentiles (misión "ad gentes" se llama) como los que hacen esto mismo en África, sin desestimar lo más mínimo la vocación excelsa de estos últimos.

Cierto que los países de misión tienen, a más de su mérito, como una mayor gracia o emoción. Pero es eso, emoción y gracia lo que hemos de pedir al Espíritu para los padres, maestros y catequistas que transmiten incansablemente su fe a los pequeños y, cuando se tercia, a los mayores. Se encuentra uno por esos pueblos de Dios con veteranas catequistas de niños, la mía por ejemplo, esas beatas entrañables de toda la vida, que han descubierto el rostro de Dios a millares de creyentes. Ahora que se nos recomienda también una catequesis "en clave evangelizadora" ¿Cómo negarles a esas figuras fascinantes el título de misioneros de infieles?

Evangelizar siempre

La mies es mucha. Apenas ha llegado todavía la oferta de salvación de Cristo a un tercio de la humanidad, por lo que sigue urgiendo a la Iglesia del tercer milenio ­ ¿Y hasta cuándo será así? ­ el mandato evangelizador del Maestro. La Iglesia y sus fieles han de seguir siempre en estado de misión. Ante todo evangelizando, como siempre, en tierras de paganía, con oferta humilde la fe del Evangelio a quienes quieran acogerla. Y entre tanto, aquí, en la retaguardia, no puede desdeñarse un crecimiento vigoroso de las comunidades cristianas, mediante la transmisión misionera y alegre del Evangelio de Jesús a sus nuevos miembros. Éstos irán pasando, con naturalidad, pero no sin emoción, de la gentilidad al Pueblo de Dios.

Y a la par, qué remedio, no puede desdeñarse la "pastoral de alejados", la búsqueda de ovejas ausentes, manteniendo el redil de par en par, con vistas a la repesca de miles y miles de bautizados sin rumbo, atrayéndolos a la casa paterna, mediante una cuidada, paciente y tenaz, nueva evangelización. Y así, no olviden el título, nuestra propia poca fe se irá multiplicando, al dársela a otros. ¿Quién, en esos supuestos, podría tener vocación a la inercia y la mediocridad?

+Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


Centrales

El DOMUND presenta la labor de los misioneros y recuerda la necesidad de evangelizar de todos

El año pasado la diócesis de Mérida-Badajoz aportó 40.380.335 pesetas a las misiones

Este domingo se celebra el día del DOMUND con el lema   "Misioneros comprometidos por un mundo mejor", que pretende hacer ver que cada misionero y misionera compromete su vida por transformar el mundo en un lugar donde sea posible la paz y el amor que ofrece Jesucristo.

Obras Misionales Pontificias quiere que la Jornada del DOMUND sea todo un reconocimiento a cada misionero y misionera por su valiosa contribución para que la paz, la justicia, el amor y el perdón estén presentes en el mundo, especialmente en los lugares más empobrecidos y descubrir a la sociedad que la razón por la que un misionero o misionera entrega su vida es la vocación que ha recibido de Dios, en quien cree.

Todos misioneros

La vocación misionera ha sido madurada en el seno de la Iglesia católica donde recibió el don de la fe y a la que se incorporó por medio del bautismo. La fidelidad a la llamada de Dios ha supuesto para muchos misioneros dar la vida en sentido literal. Sin ir más lejos, el año pasado murieron de forma violenta 30 misioneros en todo el mundo desarrollando su labor, que en no pocas ocasiones se desenvuelve en zonas conflictivas marcadas por la guerra y la violencia.

La jornada no se agota en proyectar el sentir y la acción de los misioneros, también quiere suscitar en todos los cristianos y en todas las personas, creyentes o no, la sensibilidad por avivar su responsabilidad misionera, el compromiso por participar en los ámbitos y foros eclesiales o sociales de formación misionera y la generosidad para cooperar económica y solidariamente con los misioneros y sus proyectos.

Ayuda económica

Esa cooperación económica se tradujo el año pasado en España en una aportación de 2.708.670.894 pesetas, de ellos 40.380.335 pesetas procedentes de la diócesis de Mérida-Badajoz. Estas cifras suponen un incremento en nuestra diócesis de 1.811.980 respecto al año 99 en que los donativos para este fin alcanzaron la cifra de 38.568.355 pesetas. Gracias a esta aportación se mantienen proyectos de educación, sanitarios y sociales sostenidos en la labor evangelizadora.

De Mérida-Badajoz

Según datos ofrecidos por el Secretariado Diocesano de Misiones, la diócesis de Mérida-Badajoz cuenta en la actualidad con más de 150 misioneros. De ellos, 85 trabajan en Latinoamérica y 24 están en África; 7 en Asia, repartidos entre Japón, Taiwán y Corea del Sur. El resto se encuentran en países europeos, donde trabajan en su mayoría con emigrantes españoles. Cabe destacar que entre estos misioneros hay cuatro mujeres seglares, una en la República Dominicana, una en Brasil, otra en Colombia y otra en Uruguay.

El delegado diocesano de Misiones, don Pedro Losada, ha manifestado que este año "el DOMUND está de celebraciones ya que cumple sus bodas de diamantes, 75 años desde que el papa Pío XI lo instaurara". Según don Pedro Losada, "a España llegó en el año 1943 de manos de don Ángel Sagarmínaga, un gran propagador de esta obra en nuestro país en momentos muy difíciles de postguerra".

 

¡Padrecito, bautice a mi niño!

Don José Ardila Codosero lleva diez años de misionero en Perú. Afirma que allí "hacemos de todo y hablar de una sola idea sería como dejar manca la acción de los misioneros. La labor es muy variada y cada día me siento más contento de haber elegido este camino que es el que el Señor me va poniendo por delante y también este trabajo que es el que la Iglesia me encomienda".

En su misión actual, en la diócesis de Cajamarca, donde trabaja con otro misionero de Mérida-Badajoz, don Antonio Sáenz, mantiene abierto un comedor en el que dan de comer a diario a cien niños que de otra manera pasarían necesidad. Ello le da pie a reflexionar sobre "cuantas gracias hemos de darle a Dios por todas las cosas que nos ha dado. Pasa un día y otro y no le agradecemos la salud que tenemos, el dinero que no falta en nuestros bolsillos, la amistad y el cariño de la gente, el pan de cada día...".

Don José Ardila nos cuenta que muchos traslados los tienen que hacer a caballo y en mula. "Yo, recuerda, el 30 de agosto, festividad de santa Rosa de Lima, después de cinco horas de coche, tuve que hacer otras siete más a caballo para llegar a un caserío al que era la segunda vez que llegaba un sacerdote. ¡Con qué cariño te reciben! Te dicen padrecito explíquenos la palabra de Dios, enséñenos a rezar. Tienen mucha fe en el bautismo, traen a sus hijos caminando hasta cuatro y cinco horas para bautizarlos". Pervive la creencia desde tiempos de la Conquista de bautizar a los niños "para que no los agarre el susto, para que no enfermen". Según don José Ardila, con frecuencia piden bautizar a los niños "para que vivan sanitos, para que vivan en gracia de Dios".

Este misionero afirma que en Hispanoamérica la idea de Dios y de lo trascendente está presente en la vida diaria. "Te puedes encontrar a cualquier persona que esté trabajando en su huerta y te habla de Dios y te pide a ti, como sacerdote, que le hables de Dios".

Angelines Rodríguez, perteneciente al Instituto Secular Hogar de Nazaret, ha trabajado este verano también en Perú con el fin de estudiar sobre el terreno la posibilidad de lanzar a la institución al campo misionero.

Angelines declara que la labor de los misioneros es grandiosa. "Una de las cosas que más me ha llegado es el compartir, la gente que no tiene casi nada y te da lo poquito que tiene. Aquí tenemos de todo y nos quejamos".

 

Juan Pablo II cumplió el martes  23 años al frente de la Iglesia

Juan Pablo II celebró el pasado martes los 23 años de su elección como obispo de Roma sin fiestas particulares, cumpliendo como suele hacer en sus días de fiesta personal con una apretada agenda.

Las actividades del Sínodo de los obispos se vieron simplemente alteradas por un sonoro aplauso que conmovió al pontífice. El encargado de expresar la felicitación en nombre de la asamblea fue el cardenal de Costa de Marfil, Bernard Agré, presidente de turno. Pronuncio su auspicio en latín: "Ad multos annos", que podría traducirse por el familiar "que cumplas muchos más".

A sus 81 años, sigue haciendo proyectos

A sus 81 años, a pesar de los efectos del atentado de 1981 y de las operaciones sufridas (extracción de un tumor en 1992, fractura del fémur 1994, apendicitis 1996), Juan Pablo II sigue haciendo proyectos.

Al regresar de Kazajstán y Armenia, el pasado 27 de septiembre, los sesenta periodistas que acompañaban al pontífice pudieron pasar unos momentos con él para estrecharle la mano y sacarse unas fotos con él en el mismo avión, al regresar de una maratóniana visita por las ex Repúblicas soviéticas con bruscos cambios de horario y de temperatura y con cinco o seis eventos públicos por día.

La enviada del "New York Times" constataba al día siguiente en las páginas del diario que, si bien los periodistas durante su estancia en Armenia habían elucubrado sobre el extremo cansancio del Papa, en esos momentos demostró que mantiene su agudeza de espíritu y su buen humor, pasando del francés, al inglés, del español al italiano con espontaneidad.

Apretada agenda de viajes para el año 2002

Para agosto del año 2002 tiene una cita que espera con impaciencia desde agosto del año 2000: la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud en Toronto (Canadá).

Los corresponsales en el Vaticano prevén para el año 2002 otros viajes que todavía no están en su agenda oficial: el mes de mayo debería visitar Bulgaria. Otras metas podrían ser nuevas Repúblicas ex soviéticas (tanto ortodoxas como islámicas) e incluso un nuevo viaje a Polonia.

Juan Pablo II bate sus propias marcas

Al Papa no le gusta hablar de records, pero estos 23 años conforman un pontificado con números sin precedentes. El Papa Wojtyla ha recorrido 128 países, atravesando una distancia tres veces superior a la que separa a la tierra de la luna.

Ha escrito más de cien documentos de Magisterio entre encíclicas, exhortaciones, constituciones, cartas apostólicas, etc. Entre ellos se encuentran piedras angulares para las próximas décadas, como el Catecismo de la Iglesia Católica o el Código de Derecho Canónico.

Ha convocado ocho consistorios, 15 sínodos, y ha proclamado 452 santos y 1.172 beatos.

Ha presidido más de mil audiencias generales a peregrinos en el Vaticano con la participación de más de 16 millones de fieles.

Además, ha realizado 138 visitas pastorales a Italia y a más de 720 parroquias o instituciones de la ciudad de Roma.

 

El Sínodo de los obispos

El Sínodo de los obispos se encuentra en estos momentos en la fase decisiva en la que se comienzan a decantar los temas que después tendrán que trabajarse hasta convertirse en las propuestas o conclusiones finales.

La relación entre la Curia romana y las conferencias episcopales, así como el papel del Sínodo de los obispo se ha convertido en el tema central de este Sínodo de los obispos que se celebra durante el mes de octubre en Roma.

El trabajo de los equipos ("circoli minores", en latín), y que son 12 en total, es un ejemplo significativo de la autonomía de que goza el Sínodo. El presidente y el relator de cada uno de los equipos es elegido democráticamente. Las relaciones expresan con transparencia total las opiniones convergentes y las contrarias, recogen el parecer de la mayoría y de la minoría.

En este Sínodo también se están oyendo voces de obispos de iglesias pequeñas o que viven en situaciónes difíciles, como la de Monseñor Marcelo Arturo González Amador, obispo de Santa Clara, que es el único representante de Cuba en el Sínodo, o la del obispo Emile Destombes, vicario apostólico de Phnom-Penh, quien dio voz a la Iglesia en Camboya en el Sínodo con una intervención en la que informó sobre el renacimiento de la Iglesia católica en el país.

 


Noticiario diocesano

Celebrada la II Semana Formacionista  en Calamonte y Alcuéscar

El instituto 'Esclavos de María', fundado por el P. Leocadio, abrirá una nueva Casa de Misericordia

El Instituto Religioso "Esclavos de María", en colaboración con la Asociación Cultural "Amigos del Padre Leocadio" ha celebrado, entre los días 11 y el 14 de este mes, la II Semana Formacionista en Alcuéscar y Calamonte.

Las actividades se han desarrollado paralelamente en ambas localidades cacereña y pacense. Por lo que se refiere a Calamonte, el día 11 tenía lugar la apertura de una exposición de fotografías del Padre Leocadio en la Casa de la Cultura. En el mismo lugar, a las 20.00 horas, el superior general del Instituto Religioso, el Padre Arturo Muñoz Gil ofrecía una conferencia sobre la figura del Padre Leocadio, fundador del Instituto Religioso "Esclavos de María", cuyo proceso de beatificación se abrió recientemente. Al día siguiente la conferencia corría cargo de la Carmelita Misionera Purificación Fernández Martínez, que estuvo seguida por una oración en el templo parroquial.

Las actividades del día 13 comenzaban con un taller de dibujo sobre el Padre Leocadio para los niños y jóvenes. El delegado diocesano de Caridad y Promoción Social de la Archidiócesis de Toledo, don Daniel Fernández pronunciaba una conferencia sobre el carisma social del Padre Leocadio. La jornada terminaba con un concierto polifónico a cargo de la Coral de Calamonte.

El programa de actividades se completaba el día 14 con una conferencia impartida por el vicario general de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz, don Amadeo Rodríguez, que se refirió al carisma contemplativo del Padre Leocadio. La conferencia estuvo seguida por eucaristía de Acción de Gracias en la parroquia.

En esta localidad pacense además, el Instituto Religioso está preparando un nuevo centro "Casa de Misericordia" destinado especialmente para ancianos. Aprovechando unas instalaciones que tenían en esa localidad se va ha acondicionar una residencia mixta con capacidad para 24 ancianos y que estará terminada para finales de noviembre o principios de diciembre.

 

Encuentro de profesores de religión

El próximo sábado día 27 se celebrará un encuentro, el primero del curso 2001-2002, de profesores de religión. Tendrá lugar en el Seminario Metropolitano de "San Atón", en Badajoz, y a él están convocados los casi 230 profesores con los que cuenta la diócesis.

El encuentro dará comienzo a las 10´30 de la mañana y a él asistirán el Vicario General de Mérida-Badajoz, don Amadeo Rodríguez Magro, y el Vicario de Evangelización, don Francisco Maya Maya, quienes harán entrega a los profesores de la "Missio", documento en el que se recoge el envío por parte del Obispo Diocesano para impartir las clases de Religión y Moral católicas. Además, se presentará a los profesores un Plan de Formación y la implicación de ellos en la Asamblea Diocesana. Tras la comida, los profesores reflexionarán sobre la polémica surgida, a principios de curso, en torno a los tres profesores de religión que no fueron renovados en sus puestos por sus respectivos obispados.

 

Romería Gitana

El próximo fin de semana, días 27 y 28, se celebrará la tradicional Romería gitana en el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios de Fregenal de la Sierra.

Esta Romería, la número treinta y dos, comenzará el sábado con una Liturgia de la Palabra, en la que se pedirá muy especialmente por las familias. Después, la apertura oficial y un festival flamenco.

Ya el domingo, se celebrará la Eucaristía a las 11 de la mañana y que estará presidida por el Arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero y concelebrada por todos los sacerdotes que quieran acudir. Tras la ofrenda a la Virgen de los Remedios y la comida, la Romería terminará con el canto de la Salve a la Virgen.

 

Programación religiosa en radio y televisión

Espacios nacionales y territoriales

Cadena COPE

'Es Domingo'. Domingo, de 8.30 a 9.00 h.

'Santa Misa'. Domingo, 9:00 h.

'Iglesia-Noticia'. Domingo, 10.05 h. 

'El Espejo' Diario a las 15.05 h.

'Angelus'. Diario, 12 h.

'Línea-COPE'. Lunes a viernes, 14.30 h. y 19.05 h.

'Letra y Música'. Domingo, 14.30 h.

'La Linterna de la Iglesia'. Domingos, 22.05 h.

'Comentario matinal'. Diario a las 6 h.

 

Radio Nacional de España

'Buenos días nos de Dios'. Diario a las 5.55 h.

'Misa de España'. Domingos y festivos a las 8.15 h.

'Frontera'. Sábados y domingos a las 7.30 h.

'Horizontes' (Radio Exterior de España). Sábados (para África y Oriente) a las 20.30 h.

Televisión Española

'Pueblo de Dios', lunes a las 17.15 horas. Reposición los domingos a las 9.30 h.

'Últimas preguntas'. Domingos a las 10 horas

'Testimonio'. Domingo, 10.25 h.

'El Día del Señor'. Domingos y festivos,10.30 h.

 

Canal Sur Extremadura

'Testigos hoy'. Domingo, 10,30 h.

 

Espacios diocesanos

 

Telefrontera (Badajoz): (Canales 25 y 50).

"De par en par", programa religioso de información, con reportajes y entrevistas. Jueves 22,45h. Reposición: viernes 15,15 y domingo 14.00.

Documental misionero. Sábado 14.30 h. Reposición. Domingo 14.45 h

COPE

Informativo diocesano. Domingo 9.45 h.

El Espejo de la Iglesia Diocesana. Lunes 16 h.

 


Al paso de Dios

En el nombre de Dios

Ante la polémica que se ha suscitado, especialmente en los medios de comunicación, sobre el papel de Dios en el conflicto desatado a raíz del terrible atentado del 11 de Septiembre, yo sugiero que le preguntemos a él mismo: ¿Señor, de parte de quién estás? Si lo hacemos con un mínimo de respeto, que se puede convertir en fe, seguro que tendremos su respuesta; Él nunca niega la verdad a quien la busca.

En modo alguno quiero interferir en ese posible diálogo, pero, por lo que yo sé de Dios -por sus hechos y palabras en la Escritura-, puedo aventurar algo de lo que nos va a decir: está con todos los que son protagonistas del terrorismo y de la guerra, voluntarios o involuntarios, y sufren o muestran alguna debilidad y necesidad. Pero en absoluto está con aquellos que utilizan a Dios como una cohartada o como un arma contra otros. Los que así actúan no creen en Él, sólo creen en sí mismos. utilizan el nombre de Dios en vano. Sí está con las víctimas; es solidario con todos los que sufren, sin importarle en absoluto de que lado son. Para Él todos cuentan, a todos se acerca con amor y esperanza. Dios está también con los que toman decisiones, para que lo hagan siempre pensando en la paz y la justicia; y está con los que se mueven en el odio, por si hay alguna rendija por la que pueda introducir algo de amor.

Dios va siempre a lo suyo cuando está con nosotros: trabaja por un mundo bueno, justo y pacífico, planeado por Él mimo para nuestro bien. Todos los que no colaboren en su empresa que se abstengan de decir que actúan en su nombre.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)


Liturgia

El Tiempo Ordinario, lo cotidiano elevado a categoría de fiesta

Se denomina ordinario a lo que es conforme al orden normal de las cosas, sin ninguna circunstancia especial.. Por este motivo se ha dado el nombre de Tiempo ordinario a todas las semanas del año que caen fuera de Adviento, Navidad, Cuaresma y Pascua. Son, en número, treinta y tres o treinta cuatro, según los años, y comienzan el domingo después del 6 de Enero y prosiguen hasta el miércoles de ceniza, que da paso al ciclo cuaresma-pascua; continúan de nuevo a partir de Pentecostés hasta el Adviento.

A excepción de las pocas semanas invernales que van desde el final de la navidad hasta el comienzo de la cuaresma, el tiempo ordinario (o tempus per annum) recorre el período final de la primavera, todo el verano y el inicio del otoño. Por tanto, este tiempo tiene el sabor de las cuatro estaciones. ¡Qué humano y sencillo contemplar el misterio de Cristo como un macro cuadro hermoso, sin tonalidades fuertes, con colores suaves, sin polifonía solemne, algo así como un canto allegro ma non troppo, con la sencillez de la sorpresa que nace de lo llano [" ¿no es éste acaso el hijo del carpintero, y no viven aquí todos sus hermanos?", Mt 13, 55]. Lo cotidiano, lo "del pan nuestro de cada día dánosle hoy" pero preñado de un sentido nuevo, que viene de la fe, y por eso es celebración, porque hay una fe que levanta de la mediocridad, y nos saca de nuestros esquemas raquíticos y anodinos. Es el milagro de hacer fiesta todos los días, y de ver en los domingos del almanaque el color rojo de la alabanza gratuita, de venir a misa simplemente porque Dios es Dios, y no sólo porque tengo algo que pedirle, o porque me lo pide el cuerpo y tengo ganas. No olvidemos que el domingo es el primer día de la semana, y no el último. Es el Día que consagra los demás días, es como el corazón que envía sangre nueva a las otras partes del cuerpo, es la razón de nuestro trabajo cotidiano.

Tiempo de fiestas

Es un tiempo propicio para celebrar las fiestas y memorias de los santos.

Normalmente los santos no vienen celebrados en los tiempos fuertes. A excepción de la Inmaculada Virgen María (que cae en adviento), o la solemnidad de San José (que cae en cuaresma), los santos tienen su lugar en el tiempo ordinario, pues ellos reflejan en sus vidas algún aspecto de la santidad del Maestro. Damos gloria a Dios, el Único que es Santo, en la santidad de la Iglesia, expresada en las vidas ejemplares de sus mejores miembros. Dejando aparte a la Santísima Virgen, a San Juan Bautista, a San José y los Apóstoles (a ellos precisamente se hacen las primeras invocaciones en las letanías del ritual del bautismo), cuya misión es única en " los primeros misterios de la salvación de los hombres" (Misa del 19 de marzo), los mártires ocupan el lugar preferente entre los santos. El martirio, que es el testimonio por excelencia, constituye en efecto la más perfecta manera de identificación del bautizado con Cristo en el misterio de su Pascua.

Después de los mártires, vienen los Pastores (obispos, presbíteros, diáconos) que fueron los ministros de Jesucristo ante el pueblo, en la triple misión de enseñar, santificar y gobernar la comunidad. De entre los demás santos, se ha querido rodear de una veneración peculiar a los doctores de la fe (teólogos o predicadores) y a aquellos que eligieron la senda de los consejos evangélicos (vírgenes consagradas, monjes, religiosos).

Las necesidades diarias

También el tiempo ordinario es propicio para celebrar la eucaristía por alguna intención especial, contemplada en el esquema de cuatro series de la Oración de los Fieles: por la Iglesia, por el mundo, por los que sufren y por la comunidad local. Así por ejemplo, sería muy oportuno celebrar la santa misa por el incremento de las vocaciones sacerdotales y/o religiosas, para agradecer a Dios la celebración de algunas sagradas órdenes o profesión religiosa; por la unidad de los cristianos, en torno al 25 de Enero, fiesta de la conversión de san Pablo; por la evangelización de los pueblos, con motivo de algunas campañas misionales, o cuando se trata de enviar algún misionero de la comunidad; por los que gobiernan, sobre todo en días de elecciones; por la paz y la justicia, en momentos de inquietud social; por la familia, cuando se han de celebrar las bodas de oro o de plata del matrimonio; en acción de gracias, en momentos de alegría social por algún valor conquistado en el progreso moral de los pueblos. Las oraciones de estas Misas se pueden utilizar durante el tiempo ordinario en lugar de las que se hallan entre los treinta y cuatro formularios de este Tiempo.

El Misal y el Leccionario

Hubo un tiempo en que la lengua litúrgica no era comprendida por los fieles, entonces nació el "misal de los fieles"; así se podía seguir la celebración y entenderla. Con la llegada de los textos traducidos, aquella necesidad quedó cubierta. Pero toda la riqueza teológica y espiritual de aquellos textos han quedado fuera del alcance de los laicos, y a veces los mismos sacerdotes no hacemos mucho uso de todas las potencialidades que entraña el Misal Romano. En tierras de misión, con el fin de inculturar la fe en las variopintas culturas del orbe, se hace, quizás, mayor y mejor uso de toda la riqueza que encierra la Lex orandi de la Iglesia. Así pues, fuera de la celebración, un cristiano comprometido encontrará en el Misal la Biblia verdaderamente comentada por la Iglesia; y dentro de la celebración, si hay buenos cantores y proclamadores de la Palabra, y excelentes declamadores de las plegarias y oraciones, escuchará casi con sobrecogimiento "lo que el Espíritu dice a las iglesias" (Ap 2, 29).

Es común regalar algún ejemplar de la Biblia o del Nuevo Testamento, con motivo de las comuniones o las confirmaciones; pues bien, creo que sería muy conveniente también regalar a cristianos suficientemente iniciados en la vida sacramental de la Iglesia algún misal de la comunidad (que incluye íntegramente el leccionario dominical de los tres ciclos), material que serviría de libro base, tanto para alimentar la fe personal, como para apoyar cualquier curso pastoral de la parroquia.

El tiempo ordinario es un precioso y largo espacio de tiempo para ir descubriendo cuán rico y bello es creer celebrando cada vez mejor. Pienso que no me equivoco si digo que la liturgia ordinaria del pastor y su comunidad es el "pan de los pobres" de nuestras iglesias: hay muchos que conocen a Jesucristo, pero no lo suficiente, y que ese "pequeño trozo" del Dios-celebrado-en-su-pueblo, se lo demos, ¡ojalá!, con la misma piedad y devoción como lo hacemos al darle el pan material aliviador de su indigencia.

José Manuel Puente

 

Liturgia del domingo

Celebramos el XXIX Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Libro del Éxodo 17, 8-13

En aquellos días, Amalec vino y atacó a los israelitas en Rafidín.

Moisés dijo a Josué:

-Escoge unos cuantos hombres, haz una salida y ataca a Amalec. Mañana yo estaré en pie en la cima del monte, con el bastón maravilloso de Dios en la mano.

Hizo Josué lo que le decía Moisés, y atacó a Amalec; mientras, Moisés, Aarón y Jur subían a la cima del monte.

Mientras Moisés tenía en alto la mano, vencía Israel; mientras la tenía baja, vencía Amalec. Y, como le pesaban las manos, sus compañeros cogieron una piedra y se la pusieron debajo, para que se sentase; mientras Aarón y Jur le sostenían los brazos, uno a cada lado. Así sostuvo en alto las manos hasta la puesta del sol. Josué derrotó a Amalec y a su tropa, a filo de espada.

 

Salmo 120, 1-2, 34, 5-6, 7-8

R. El auxilio me viene del Señor,
que hizo el cielo y la tierra.

Levanto mis ojos a los montes;
¿de dónde vendrá el auxilio?
El auxilio me viene del Señor,
que hizo el cielo y la tierra.

 

Segunda carta a Timoteo 3, 14-4, 2

Querido hermano:

Permanece en lo que has aprendido y se te ha confiado, sabiendo de quién lo aprendiste y que desde niño conoces la Sagrada Escritura; ella puede darte la sabiduría que, por la fe en Cristo Jesús, conduce a la salvación. Toda Escritura inspirada por Dios es también útil para enseñar, para reprender, para corregir, para educar en la virtud; así el hombre de Dios estará perfectamente equipado para toda obra buena. Ante Dios y ante Cristo Jesús, que ha de juzgar a vivos y muertos, te conjuro por su venida en majestad: proclama la palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, reprocha, exhorta, con toda paciencia y deseo de instruir.

 

Evangelio según san Lucas 18, 1-8

En aquel tiempo, Jesús para explicar a sus discípulos cómo tenían que orar siempre sin desanimarse, les propuso esta parábola: &laqno;Había un juez en una ciudad que ni temía a Dios ni le importaban los hombres. En la misma ciudad había una viuda que solía ir a decirle:

- Hazme justicia frente a mi adversario.

Por algún tiempo se negó, pero después se dijo:

- Aunque ni temo a Dios ni me importan los hombres, como esta viuda me está fastidiando, le haré justicia, no vaya a acabar pegándome en la cara.

Y el Señor añadió:

- Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios ¿no hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche?, ¿o les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar, pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

22, lunes: Rom 4, 20-25; Lc 12, 13-21.
23, martes: Rom 5, 12. 15b. 17-19. 20b-21; Lc 12, 35-38.
24, miércoles: Rom 6, 12-18; Lc 12, 39-48.
25, jueves: Rom 6, 19-23; Lc 12, 49-53.
26, viernes: Rom 7, 18-25a; Lc 12, 54-59.
27, sábado: Rom 8, 1-11; Lc 13, 1-9.
28, domingo: Ex 17, 8-13; 2Tim 3, 14­4, 2; Lc 18, 1-8.

 

Comentario litúrgico

Sin desanimarse

Basta visitar cualquier librería religiosa para darnos cuenta de que, desde hace unos años, la literatura sobre la oración abunda de tal manera que habría que comprar libros casi todos los días para estar corriente de las novedades. Sí, ciertamente, hoy está de moda la oración o, al menos, hablar y leer sobre la misma.

San Lucas, parece que está al día, pues nos presenta su aportación sobre la oración y de un modo original, pues nos regala con una parábola de Jesús que no se encuentra en ninguno de los otros evangelios.

También es original, y un tanto atrevida, la comparación que proponen las palabras de Jesús: para sugerir una imagen de Dios nos presenta, nada menos, que un tipo despreciable: un juez inicuo que ni temía a Dios ni le importaba los hombres. Se trataba evidentemente de un hombre poco propenso a sentir lástima de la pobre viuda y atenderle en sus ruegos. Pues aún así, al fin cedió y dictó sentencia a favor de la mujeruca y en este acto de prestar atención a la súplica de la viuda es en donde Cristo quiere que nos fijemos, pues en esa postura del juez es donde encontramos la buena noticia sobre la oración.

Esa certeza de que Dios atiende nuestra oración debe provocar en nosotros una postura parecida a la de la viuda que no descansó de importunar al juez inicuo hasta conseguir que le atendiera. Ya, al principio, el evangelista advierte cual era la finalidad de la parábola: invitar a la perseverancia en la oración, sin desanimarse.

Pero no nos engañemos, la respuesta de Dios ya es el mismo hecho de que perseveremos en orar pues de esta manera se nos concede la gracia de estar unido a Él.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

23 de octubre: santos Servando y Germán (siglo IV)

San Servando y San Germán valientes,
de Mérida hermanos y soldados,
a imperiales bustos idolatrados
se niegan a incensar por ser coherentes.

Y es que, aun siendo cívico e imperial,
el jurar fidelidad al estado
no puede resistir ser comparado
con el sumo compromiso bautismal.

El estado no suple en la conciencia
el puesto único de Dios crucificado,
ni ha existido todavía la experiencia

de servir a dos señores con coherencia,
viviendo por los dos sacrificado,
pues del ídolo y Dios no hay convivencia.

Dad gracias al Señor por sus testigos,
vencedores contra la tiranía
de igualar el error en jerarquía
con la verdad, que en Dios nos hace amigos.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

22, lunes: Marco, Abercio, Valerio, Moderón.
23, martes: Servando y Germán. Juan de Capistrano, Severino.
24,miércoles: Antonio Mª Claret, Ciríaco y Claudino, José Le Dang.
25, jueves: Crisanto y Daría, Crispín y Crispino, Bernardo Calbó.
26, viernes: Luciano y Marciano, Rogaciano, Demetrio.
27, sábado: Evaristo, Traseas, Abrahán, Desiderio.
28, domingo: Simón y Judas, Vicente, Sabina y Cristeta, Ferruccio.

 

Contraportada

Kofi Annan, Nobel de la Paz 2001, llama a la ONU a desempeñar un nuevo papel

El presidente de las Naciones Unidas   comenta el premio con la prensa

El Premio Nobel de la Paz 2001, Kofi Annan, presidente de las Naciones Unidas, al responder el viernes pasado a preguntas de los periodistas poco después de que se hiciera público su reconocimiento, no olvidaba la tensión que predomina en el escenario internacional. "Es justamente en los tiempos difíciles cuando hay que trabajar más intensamente para construir la paz. Por tanto, este premio es para nosotros un estímulo más que un reconocimiento". En los pasillos del "Palacio de Cristal" de la ONU en Nueva York se escuchaba el eco de las noticias de guerra que provenían de Afganistán, mientras Annan, acompañado por su esposa sueca, responde a estas preguntas.

- George W. Bush ha anunciado que la ONU tendrá un papel central a la hora de garantizar la estabilidad futura de Afganistán. ¿Están preparados la reconstrucción del país?

- Kofi Annan: No podemos imponer a los afganos un gobierno que no quieren o no sienten suyo. Cualquier solución, por tanto, deberá pasar a través del diálogo y la colaboración con las diversas partes que componen la población. Trabajamos desde hace tiempo con los habitantes de Afganistán y seguiremos haciéndolo.

Los acontecimientos de las últimas semanas acelerarán probablemente el proceso y quizá, llegados a este punto, será la misma gente la que pedirá un cambio. Será necesario un periodo de transición, para acercar a todas las partes, y mucha asistencia internacional en el proceso de reconstrucción. En este momento la ONU no tiene los recursos materiales para reconstruir el país. Pero nuestra fuerza viene de los estados miembros y estoy seguro de que si consideran necesario un papel central de Naciones Unidas, nos pondrán en condiciones de desempeñarlo.

Habrá tensiones

-¿Se logrará mantener la coalición internacional contra el terrorismo hasta la victoria?

- Kofi Annan: Creo que sí. Es una coalición y, por tanto, los diversos países que la integran desarrollarán papeles diferentes, según su capacidad y disponibilidad. Habrá tensiones, pero el terrorismo es un problema común porque es un desafío a los gobiernos legítimos y puede ser vencido sólo por un frente unitario.

-Estados Unidos ha advertido al Consejo de Seguridad de que se reserva el derecho de atacar a otros países y otros grupos. Usted mismo ha expresado su preocupación ante esta posibilidad.

-Kofi Annan: Es verdad, pero no hemos interpretado la declaración como una amenaza de golpear a diestra y siniestra, según el humor de quien guía la campaña militar. Estas son decisiones muy delicadas que hay que ponderar y aprobar con gran atención. Las operaciones militares, además, son sólo un aspecto de esta campaña contra el terrorismo y al final no serán el decisivo. Hacen falta iniciativas en el campo económico, político y de inteligencia que serán mucho más importantes.

Estado palestino

-Bush se ha declarado favorable a la creación de un Estado palestino. Hasta ahora la ONU ha sido muy prudente a la hora de dar su opinión sobre la solución de ese conflicto.

- Kofi Annan: No todo lo que se hace sale en la prensa porque a veces conviene que sea así. Nos estamos moviendo de varias maneras y comprenderán de qué hablo cuando llegue el momento justo.

- En los últimos años, la ONU ha tenido una relación difícil con Estados Unidos. Los atentados del 11 de septiembre, ¿han cambiado esta relación?

- Kofi Annan: La relación con Estados Unidos es óptima, y lo era también antes de los atentados, como lo demuestra la solución del problema de los pagos retrasados de Washington. No hay duda, sin embargo, que el 11 de septiembre ha cambiado muchas cosas: se requiere una nueva actitud diplomática para afrontar las amenazas que plantea el terrorismo.

- ¿No es contradictoria la asignación de este Premio Nobel de la Paz a la ONU precisamente mientras ruge una guerra que podría hacer real el choque entre civilizaciones, etnias y religiones, llamadas a convivir en este "Palacio de cristal"?

- Kofi Annan: Al contrario. Es un aliento a trabajar más, precisamente porque no hemos podido impedir el conflicto, que no tiene una religión como objetivo.

ZENIT

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com



Return to Camino