Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 590. 2 de octubre de 2005

Director: Juan José Montes


Portada

Han sido ordenados por Monseñor Santiago García Aracil en Mérida

Tres nuevos diáconos para la diócesis de Mérida-Badajoz

Nuestra diócesis de Mérida-Badajoz cuenta, desde este fin de semana, con tres nuevos diáconos, ordenados por Monseños Santiago García Aracil en la Concatedral de Santa María en Mérida.

Se trata de Mario Corrales, de 24 años y natural de Guareña, Antonio Maqueda, de 34 años y natural de Badajoz, y Antonio Sabido, que tiene 29 años y es de Aldea de Retamal.

Los tres han llevado caminos distintos hasta llegar a este momento. Así Mario Corrales pasó por el Seminario Menor, donde entró con 14 años. Por su parte, tanto Antonio Maqueda como Antonio Sabido realizaron estudios universitarios antes de entrar en el Seminario Mayor.

Los tres, sin embargo, coinciden en destacar la importancia de la familia, la parroquia y el acompañamiento de algunos sacerdotes en su proceso de crecimiento vocacional.


Editorial

Otra vez en África

Probablemente Níger, Burkina Faso y Mali cuenten poco en la economía mundial, quizás si desaparecieran, esa macroeconomía no se resentiría lo más mínimo; es más, a decir de los economistas, los grandes números no se resentirían si desapareciera el continente africano entero. Pero como aquí no vamos a hablar de números, sino de personas, no vendrá mal pedir que no caiga en olvido que estos países están sufriendo una dramática crisis alimentaria, que afecta ya a más de cinco millones de personas.

Además de razones estructurales de difícil definición y más difícil solución, la culpa de esta realidad de penurias la encontramos en la alteración de las lluvias y las plagas de langosta que han dejado a estos países con pocos recursos alimenticios e inflacción subida hasta lo inasequible para los que menos recursos tienen.

La solución no es fácil, ya que los expertos temen que si llegan las lluvias podrían venir acompañadas de enfermedades como la malaria, el cólera, las diarreas o la hepatitis.

El Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, Monseñor Francisco Pérez González, ha declarado que "La desesperada situación que están viviendo los países de esta zona africana resulta más dolorosa por la falta de reacción de la comunidad internacional ante lo que era una catástrofe anunciada".

Ahora que empezamos el "Octubre misionero" Monseñor Francisco Pérez González recuerda que "durante todo el año y no sólo en situaciones puntuales de extrema gravedad, los misioneros, con los más de 5,5 millones de dólares de ayudas con que las O.M.P. de España respaldan su labor en toda África, atienden 15.000 instituciones de beneficencia (dispensarios, hospitales, orfanatos, comedores, etc.), 112 de las cuales se encuentran en estos países actualmente más afectados por la hambruna".


Escritos del Arzobispo

"Dejaos sorprender por Cristo"

Carta a los jóvenes

 

Mis queridos jóvenes:

El año pasado por estas fechas, os escribí para presentarme a vosotros como vuestro nuevo pastor, dispuesto a ser también vuestro amigo. Al comenzar este curso, que es un regalo del Señor para nuestro crecimiento personal, eclesial y social, os escribo de nuevo. Quiero haceros llegar mi saludo y una importante llamada.

Os saludo muy afectuosamente en el nombre del Señor. Aunque yo os diga con toda verdad que os quiero como jóvenes y como fieles cristianos, el Señor os quiere infinitamente más. Tendríais que descubrirlo. Sería fenomenal para vosotros, porque este descubrimiento lleva la alegría y la esperanza al corazón ansioso de vida.

Aunque yo os diga que me tenéis a vuestra disposición, y llegase a manifestarlo respondiendo siempre a vuestras legítimas peticiones, y atendiendo incondicionalmente a vuestras necesidades, el Señor está infinitamente más y mejor dispuesto a favor vuestro. Él ha dado su vida por vosotros y por toda la humanidad. Él os asiste constantemente con la luz y la fuerza de su gracia. Él está siempre a vuestra disposición en el sagrario, lugar de la más tierna y gozosa intimidad con Quien más nos quiere. ¿Lo habéis experimentado? ¡Qué bien si os decidierais a experimentarlo y a comunicar vuestra experiencia gozosa!

La Jornada Mundial de la Juventud, como peregrinación junto a la memoria de los Reyes Magos en Colonia (Alemania), ha supuesto un interrogante para quienes contemplaban sorprendidos, directamente o a través de los Medios de Comunicación Social, a más de un millón de jóvenes reunidos en los templos para escuchar la Palabra de Dios y para rezar junto al Papa.

La respuesta estaba en el lema de estas Jornadas Mundiales: "Hemos venido a adorarle". Por eso, cualquiera de los templos y lugares de celebración en las ciudades que acogían la peregrinación juvenil, estaban llenas de jóvenes orando con cánticos, con plegarias y en silencio.

Sí, queridos jóvenes, muchísimos de vuestros compañeros de edad, de dinamismo, de ansia de vivir y de alcanzar la felicidad, van descubriendo, como les dijo el Papa Benedicto XVI, que "la felicidad que buscáis, la felicidad que tenéis derecho a saborear, tiene un nombre, un rostro: el de Jesús de Nazaret, oculto en la Eucaristía" (Discurso de acogida, 18-VIII-05).

Habiendo experimentado él mismo ese gozo de la relación personal con el Señor, el Papa explica así su decisión de peregrinar con los jóvenes: "Como vosotros, también yo me he puesto en camino para, con vosotros, arrodillarme ante la blanca hostia consagrada, en la que los ojos de la fe reconocen la presencia real del Salvador del mundo" (Disc. de acogida. 18-VIII-05). En verdad, peregrinar hacia el Señor y acercarse a él para ver su rostro, para experimentar su salvación, no exige sólo mirar y mantener el alma limpia de pecado mediante la práctica del sacramento de la Penitencia, sino también y sobre todo, participar en la Santa Misa. En la Eucaristía está presente Jesucristo vivo y glorioso, verdadero Dios y verdadero hombre, que se ha hecho alimento espiritual para nosotros.

Después de comunicaros esta satisfactoria vivencia de la Jornada Mundial de la Juventud, que he compartido con muchos obispos, presbíteros, educadores y, sobre todo, con jóvenes, también de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz, quiero dirigiros una llamada, tal como lo hizo el Papa: "Abrid vuestro corazón a Dios, dejaos sorprender por Cristo. Dadle el derecho a hablaros" (Disc. de acogida. 18-VIII-05).

Dejadme, queridos jóvenes, que os diga: esta llamada no pretende exigiros nada. Sólo Dios tiene derecho a ello. Pero sí que quiero expresaros en ella mis mejores deseos para vosotros.

Durante el curso pasado, al reunirme con jóvenes, momentos antes de la Confirmación, he dicho muchas veces, que no me acercaba a vosotros por interés personal alguno. Tampoco pretendía estar a bien con vosotros; ni siquiera os atendía porque vais a ser los hombres y mujeres del mañana. La razón de cuanto me vincula a vosotros y a favor vuestro, es la misma que mueve a la Iglesia, y la misma que movió a Jesucristo; es esta: sois jóvenes, y vuestra vida hoy, vuestro presente en sí mismo, es suficientemente valioso como para que Cristo dé su vida por vosotros. ¿Cómo no vamos a querer atenderos en tanto jóvenes, y sólo por ser jóvenes queridos por Dios y buscados por Jesucristo?

Espero que durante el curso que comenzamos, pueda encontrarme repetidas veces con los que queráis.

He programado unos encuentros un poco extraordinarios con los jóvenes a quienes administré la Confirmación durante el curso pasado. Podéis acudir a ellos también los que recibisteis este sacramento en años anteriores.

Quisiera que estos encuentros entre nosotros fueran una ocasión de acercamiento mutuo, de mutua confianza, de escucha recíproca y de diálogo. Y, sobre todo, de acercamiento al Señor, unidos por la misma ansia de felicidad que anima vuestro corazón.

Pido para vosotros, ya desde ahora, que el Espíritu Santo ilumine vuestra fe, fortalezca vuestra esperanza y aumente vuestra capacidad de amar a Dios y al prójimo por Dios.

Comenzad el curso con interés por acrecentar la llama de la vida cristiana que el Señor prendió en vosotros por el Bautismo y que avivó en la Confirmación.

Que él os bendiga. Un abrazo de mi parte.

Hasta pronto.

+ Santiago. Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

Así lo manifestaban los tres nuevos diáconos en declaraciones a 'Iglesia en camino'

"El papel de la familia en el desarrollode la vocación sacerdotal es muy importante"

Este sábado, día uno de octubre, Monseñor Santiago García Aracil confiere el diaconado a tres seminaristas de nuestra diócesis. Ellos son Mario Corrales, de 24 años y natural de Guareña, Antonio Maqueda, de 34 años y natural de Badajoz, y Antonio Sabido, que tiene 29 y es de Aldea de Retamal.

En declaraciones a 'Iglesia en camino', los tres han relatado sus historias vocacionales y han destacado que la familia, la parroquia y el acompañamiento de algunos sacerdotes, han sido importantes para su vocación.

Mario Corrales, por ejemplo, explicaba que él entró en el Seminario menor con 14 años, porque "había un ambiente que me atraía". Además -declaró a 'Iglesia en camino'- "yo vengo de una familia cristiana, en la que la Iglesia siempre ha sido una cosa muy importante para nosotros. Vivimos al lado de la Iglesia, al lado de los curas, y desde pequeñito, más que curas eran amigos". No obstante, Corrales, puntualiza que la vocación al sacerdocio es algo que ha crecido con el paso de los años "cuando entras al Seminario menor, tampoco tienes nada claro. Vas a vivir una experiencia de estudios en otro sitio, un colegio interno que tiene unas peculiaridades. De esos años tengo la experiencia de vivir como un joven cristiano, rodeado de otros chavales con los que compartía muchas cosas, y explica que "para tomar la decisión me valió esa experiencia en el Seminario, y el apoyo de mis formadores que me acompañaban y me aconsejaban".

Carreras universitarias

Para los otros dos nuevos diáconos la experiencia ha sido distinta, pues ambos cursaron carreras universitarias antes de entrar en el Seminario Mayor. Antonio Maqueda estudió filología hispánica y no fue hasta los 27 años cuando decidió entrar en el Seminario. Maqueda explicaba que "desde pequeño he estado vinculado a la Parroquia de San Juan Bautista, en Badajoz, pero como un cristiano de a pie. Cuando terminé la carrera, sin embargo, me planteé un compromiso con la Parroquia un poco más en serio. Me uní a un grupo de jóvenes con los que participé en un campamento misionero y esto fue, para mí, un contacto con una realidad nueva, con una forma de entender la fe diferente a como la había vivido y esto me hizo plantearme todo lo que estaba haciendo. Me vi en la tesitura de si dedicarme a Dios el tiempo que me sobra o el tiempo que me hace falta. Después de mucho pensarlo, de un par de campamentos, de varias experiencias con grupos misioneros, decidí entrar en el Seminario".

Antonio Sabido, por su parte, relataba que desde pequeño también estuvo vinculado a la Parroquia. Nos dice que los sacerdotes de ésta, siempre le animaron a ir al Seminario menor, "pero no me hacía gracia eso de ser cura". Sabido relataba que él tenía otros planes para su vida antes de optar por la vocación sacerdotal, "yo estaba totalmente ilusionado con la vida matrimonial, con mis estudios y mi trabajo, y para nada dejaba hueco para que Dios hablara ahí. Fue precisamente la experiencia de relación de pareja y de finalizar los estudios la que hizo que hiciera un parón en mi vida y dijera realmente si estaba respondiendo a lo que Dios quería, o era yo el que estaba construyendo y diciéndole esto es lo que tú quieres Señor. Esa fue la experiencia que me ayudó un montón, también la ayuda de algunos sacerdotes, a discernir que Dios me estaba llamando al sacerdocio"

El diaconado, servicio desinteresado a los hombres

Hace poco más de cuarenta años era aprobado con toda solemnidad el documento más importante del Concilio Vaticano II: la constitución dogmática sobre la Iglesia "Lumen Gentium" (LG). En ella se abrían nuevas perspectivas en la comprensión y vivencia de la eclesialidad; perspectivas todavía hoy muchas de ellas sin explotar.

¿Qué se nos dice en LG? Quizá ante todo que la Iglesia es el Pueblo de Dios llamado a servir desinteresada y gratuitamente al mundo; y es en ese pueblo, entre cuyos miembros existe "una verdadera igualdad" (LG, 32), donde adquiere sentido la diversidad, donde adquieren sentido los distintos carismas y ministerios que el Espíritu suscita para mejor atender a las necesidades de la comunidad.

Entre esos carismas y ministerios, casi desde el principio de la Iglesia, resalta el dia-conado, en cuanto símbolo de Cristo que se pone desinteresadamente al servicio de todos; por ello el diaconado ha de estar siempre caracterizado por el servicio gratuito en favor de todos los hombres y de modo particular de los más débiles.

Y en esta línea ministerial hemos de resaltar que ya desde casi su inicio este minis-terio fue entendido en cuanto configurado por una triple dimensión: Servicio de la caridad, de la palabra y de la liturgia; y en un motu proprio de 1972 el papa Pablo VI presenta el servicio como eje organizador del diaconado; lo que a menudo es olvidado, pues es visto con frecuencia el diácono sólo desde la perspectiva litúrgica.

Parece, pues, lógico suponer que es precisamente esta dimensión diakónica la que explica el por qué el diácono en su ordenación recibe el encargo de unir la caridad, la palabra y la liturgia según una lógica específica, la del servicio. Es evidente que a través de tantos siglos de la historia de la Iglesia el diaconado, tanto de mujeres como de hombres, ha tenido siempre como tarea específica el servicio a los hermanos en todas sus formas. De ahí que habrá de ser siempre potenciada su inserción social y particularmente en medio de las personas más necesitadas, a las que habrá de servir de modo preferente, como el Señor.

Tienen además los diáconos como misión privilegiada avivar en la comunidad cristiana la vocación de todos sus miembros al servicio; pues, como todo sacramento, su inmanencia habrá de ser siempre diafanía de esa realidad trascendente y diacónica, que ellos sacramentalmente están llamados a transparentar; e incluso a organizar.

Es evidente que el diaconado, a pesar de las invitaciones del concilio Vaticano II (cf. LG, 29; AG, 16), sigue siendo en muchas iglesias aún, más que una realidad espe-ranzadora, un futuro al que probablemente tardaremos todavía algún tiempo en llegar. Entre nosotros el diaconado es, de hecho, un mero paso necesario para que un candidato pueda ser ordenado de presbítero.

Existe además un peligro en la posible restauración del diaconado permanente: que se lleve a cabo sólo por la escasez de presbíteros, lo que invalidaría por completo el proyec-to. Esperemos todos que se obvien estas dificultades y pronto entre nosotros el diaconado sea un ministerio permanente que enriquezca a la comunidad.

(R. Cabezas de Herrera Fernández)

 

La sequía, las plagas de langosta y la desidia de los países ricos, entre los causantes del desastre

El Sahel vive una hambruna devastadora que afecta a más de nueve millones de personas

Níger, Burkina Faso, Mauritania, Malawi o Mali -integrados en la llamada región del Sahel-, están sufriendo una dramática crisis alimentaria, que afecta ya a más de nueve millones de personas.

En Malawi, por ejemplo, la última cosecha ha sido la peor de los últimos 10 años. Se calcula que sólo en Malawi las personas que necesitan asistencia internacional son unos 2 millones.

Otro país considerado en peligro es Mozambique donde centenares de millares de personas corren peligro inminente de morir por hambre si la comunidad internacional no se moviliza para suplir la dramática carestía. En Niger, por ejemplo, según datos de Cáritas, De las 2.700.000 personas que viven en una situación de crisis alimenticia, 900.000 se encuentra en condiciones extremadamente críticas y 90.000 en situación muy difícil. Las otras se encuentran en una condición de alarma que necesita un control constante.

Además, según el Programa Mundial Alimentario (PAM) se necesitan unos 190 millones de dólares para proveer alimentos a 8,5 millones de personas en Lesotho, Malawi, Mozambique, Swazilandia, Zimbawe y Zambia de manera urgente o la hambruna también acabará con ellas.

Catástrofe anunciada

Para las ONGs que trabajan sobre el terreno, la situación actual es consecuencia de la pasividad de los paises ricos que no hicieron nada cuando se lanzó la 'voz de alarma' ante lo que iba a ocurrir.

La región del Sahel sufrió una extensa, en tiempo y en tamaño, plaga de langostas a principios de 2004. Aunque se advirtió antes al 'mundo rico' (cuando se descubrieron los huevos de langosta) de las consecuencias de una plaga que podría llegar a afectar a todo el continente, la respuesta humanitaria fue muy limitada. De los cultivos del Sahel sólo pudo entonces tratarse con pesticidas el 3% del total. Millones de langostas hicieron meses después un recorrido que tendría como resultado la ausencia de comida en la zona, la desestabilización posterior de los mercados, y el principio de un nuevo ciclo de crisis del que resulta cada vez más difícil salir. Además, cuando se solucione habrá dejado detrás millones de víctimas mortales, entre ellos muchos niños.

Sobrepasando las críticas sobre por qué no se ha actuado antes, la ONU ha advertido de que en pocas semanas podrían morir dos millones y medio de habitantes de Níger si la intervención no es bastante rápida. A estos fallecimientos se añadiría otro medio millón en Burkina Faso, un millón en Malí y casi otro en Mauritania.

Pero si la sequía y las langostas están causando gravísimos problemas, la llegada de las lluvias podría empeorar las cosas con un aumento de enfermedades como la malaria, el cólera, las diarreas o la hepatitis. Los más perjudicados por la hambruna y estas enfermedades son los niños, como siempre la población más vulnerable. Lo peor, además, es que esas lluvias son muy necesarias, pues las esperanzas de muchos de estos paises están puestas en la cosecha de este año 2005, aunque ésta no se recogerá hasta finales de noviembre.

El trabajo de las ONGs

Mientras tanto, ONGs como Cáritas, Manos Unidas, Medicus Mundi, Oxfam o los misioneros que están en la zona, tratan de paliar en lo posible esta crisis.

Así, Cáritas Niger, por ejemplo, ha distribuido casi 300 toneladas de grano y ha puesto en el mercado a bajo precio otras 300. Medicus Mundi ha reforzado los programas que ya venía desarrollando en la zona. Manos Unidas, por su parte, ha destinado casi 120.000 euros para programas de emergencia en Mali, Burkina Faso y Niger.

Sahel

El Sahel es una enorme región de África que abarca desde el Océano Atlántico hasta el llamado 'cuerno africano' (formado por Djibouti, Eritrea, Etiopía y Somalia). Su nombre viene del árabe y significa frontera, y es que es una zona de transición entre el desierto del Sáhara y la parte tropical de África, más al sur. La amplia franja está formada por Burkina Faso, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, Senegal, Sudán y los países que forman el 'cuerno'.

Toda la región es una tierra árida, con un clima poco estable y muy pocas precipitaciones, lo que dificulta el cultivo y la ganadería, elementos básicos para la subsistencia de estos países, que normalmente se limita a pequeños cereales y tubérculos. Los pueblos del Sahel son a menudo nómadas y viajan en busca de las lluvias, pero las nuevas fronteras, el aumento de la población y de su ganado, así como el descenso de las precipitaciones, han convertido a muchos de estos países en lugares con crisis humanitarias crónicas.

¿Cómo colaborar?

La mayoría de las ONGs tienen cuentas abiertas para colaborar con la zona. Algunas de ellas son las siguientes:

Cáritas

"Campaña: "Cáritas-Hambruna África: Niger-Sahel"

Banco                 Nº Cuenta

SCH         0049-0001-50-2610010014

BBVA     0182-5906-89-0201511264

Manos Unidas

"Ref: Emergencia Niger"

B. Popular     0075-0001-85-0606786759

OMP

"Ref: Misioneros Sahel"

Caja Madrid     2838-1098-02-6000803646

 

Fue un encuentro amistoso

El Papa Benedicto XVI se reúne con el teólogo Hans Küng

El pasado sábado tuvo lugar un coloquio de Su Santidad el Papa Benedicto XVI con el profesor Hans Küng (Tubinga). El encuentro se desarrolló en un clima amistoso. Ambos estaban de acuerdo en que no tenía sentido entrar, en el marco del encuentro, en una discusión sobre las divergencias doctrinales persistentes entre Hans Küng y el Magisterio de la Iglesia Católica.

Ética mundial

El coloquio se concentró en dos temas que tienen particular interés para el trabajo reciente de Hans Küng: la cuestión de la ética mundial y el diálogo de la razón de las ciencias naturales con la razón de la fe cristiana.

El profesor Küng subrayó que su proyecto de ética mundial no es ni mucho menos una construcción intelectual abstracta, sino que pone de manifiesto los valores morales sobre los que convergen las grandes religiones del mundo, a pesar de todas las diferencias, y que pueden percibirse como criterios válidos -a causa de su convincente carácter razonable- por la razón secular.

El Papa apreció el esfuerzo del profesor Küng para contribuir a un renovado reconocimiento de los valores morales esenciales de la humanidad a través del diálogo de las religiones y en el encuentro con la razón secular. Subrayó que el compromiso por una renovada conciencia de los valores fundamentales de la vida humana es también un objetivo importante de su pontificado.

Al mismo tiempo, el Papa reafirmó su acuerdo sobre el intento del profesor Küng de reavivar el diálogo entre fe y ciencias naturales y de hacer valer, en relación con el pensamiento científico, la sensatez y la necesidad de la cuestión sobre Dios. Por su parte, el profesor Küng elogió los esfuerzos del Papa por favorecer el diálogo entre las religiones y también el encuentro con los diferentes grupos sociales del mundo moderno.

(VIS)

 

Congreso sobre inmigrantes y sus derechos

Las Comisiones de Justicia y Paz de las Conferencias Episcopales europeas, entre ellas la española, han participado en un encuentro en Lisboa con el tema "Trabajadores inmigrantes en busca de trabajo en un mundo globalizado".

La intención del congreso, según informó la agencia católica portuguesa Ecclesia, es "presionar a los poderes públicos de Europa para que busquen respuestas a la situación de los más de 56 millones de inmigrantes que se encuentran en el Viejo Continente".

De manera concreta se plantea coordinar a las distintas Comisiones nacionales para que exijan a sus gobiernos la ratificación de la Convención Internacional para la Protección de los derechos de los trabajadores y sus familias, propuesto por la ONU en 1990, y que entró en vigor el pasado año 2004. Según Jorg Luer, secretario general de la Conferencia, resaltó el hecho de que "América del Norte y Europa estén ausentes de la lista de los firmantes".

En España el Departamento de Justicia y Paz de CONFER (Conferencia Española de Religiosos) se ha propuesto pedir al Gobierno español que ratifique esta Convención Internacional.

(Veritas)


Información Diocesana

Han tenido un encuentro en Cáceres

Los consiliarios de Acción Católica de la Provincia Eclesiástica preparan el curso

Un grupo de sacerdotes, consiliarios de los distintos movimientos de Acción Católica y pertenecientes a las tres diócesis de la provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz se han encontrado en el Seminario de Cáceres, para programar el curso 2005-06.

Dicho grupo tiene ya larga tradición, más de 25 años, y siempre se han preocupado de reflexionar sobre su quehacer ministerial en la Iglesia de Extremadura desde las consiliarías de los movimientos de Acción Católica y de la animación y acompañamiento con otros consiliarios y sacerdotes.

Caminar juntos

Para este curso se han marcado como objetivo la reflexión y profundización acerca de una cuestión central: "¿Qué cura (ministerio) y qué Iglesia para este pueblo nuestro?" Las claves fundamentales serán : la encarnación, la pasión y la cruz y la Resurrección. En la acción quieren seguir convocando en las respectivas diócesis a los distintos consiliarios y a los sacerdotes que están interesados en dichas reflexiones para compartir y caminar juntos.

Actividades por diócesis

Una actividad programada para este año es un encuentro interdiocesano de sacerdotes en el que se comparta y se reflexione acerca del "acompañamiento" como quehacer fundamental del ministerio sacerdotal, para ello se trabajará desde experiencias de laicos cristianos adultos que darán testimonio de cómo han sido acompañados por sacerdotes en sus procesos personales, grupales y de movimiento, y parroquiales; y por el testimonio de sacerdotes acerca de su acompañar al pueblo y de su ser acompañados por los compañeros y por los miembros de las comunidades y movimientos.

Los sacerdotes interesados de Badajoz, que ya vienen reuniéndose a nivel diocesano hace varios años, se encontrarán el próximo día 5 de noviembre, sábado, en la casa de oración de Gévora.

 

Zafra

Relevo en la Cáritas parroquial de Nuestra Señora de la Candelaria

En la parroquia de Nuestra Señora de la Candelaria se ha producido el relevo, como Coordinador del Equipo de Cáritas Parroquial de dicha parroquia, cesa a petición propia, Pablo Rubio Sánchez, que durante ocho años ha desarrollado, con entrega y entusiasmo, una valiosa labor en este campo de la acción pastoral de la Iglesia.

Trabajo en equipo

Siempre acompañado por todo el equipo de Cáritas, han sido muchos los casos que ha atendido y resuelto favorablemente en gestión de pensiones, situaciones laborales, búsqueda de un lugar donde habitar, servicios referentes a gestiones burocráticas.... Atención primaria a los necesitados locales y a transeúntes, así como animación de talleres incipientes. Todo el equipo ha sabido realizar su cometido de manera encomiable. A Pablo Rubio, la parroquia le ha mostrado su "agradecimiento sincero y afectuoso".

Como nuevo coordinador ha sido elegido José María Hernández Lasa. Su larga experiencia como maestro en un Centro de Educación Especial de la ciudad le avalan para esta nueva tarea que la Parroquia le encomienda y que él ha aceptado "con sencillez y generosidad" según han manifestado fuentes de la parroquia.

 

Agenda

Convivencia misionera

Bajo el lema "La alegría del pan compartido" la comunidad Parroquial de Hornachos organiza, el sábado 8 de Octubre en el polideportivo del Colegio Nuestra Señora de los Remedios de dicha localidad, una convivencia-testimonio abierta a todos los grupos cristianos de las parroquias de la diócesis.

El encuentro, que está previsto que comience a las 10 de la mañana con la acogida a los distintos grupos, contará con una charla seguida de distintos talleres y conclusiones. Ya por la tarde, Brotes de Olivo, Juanma, Almudena y algunos grupos y cantautores pendientes de confirmar animarán a los participantes con un festival musical.

Tras la música, el final del encuentro vendrá marcado por la celebración de la Eucaristía y la despedida de grupos.

 

Trabajo en Cáritas diocesana

La Secretaría General de Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz ha informado, mediante una nota de prensa, que son necesarios un psicólogo y un animador de la comunidad para trabajar en dicha institución.

Para cubrir ambos puestos, Cáritas diocesana se ha marcado como plazo límite la fecha del próximo 10 de octubre y, entre los requisitos que han de cumplir los interesados está que conozcan el funcionamiento de Cáritas y que tengan experiencia de trabajo con colectivos en exclusión social.

Las personas interesadas pueden recabar más datos en la sede de Cáritas diocesana en Badajoz, llamando al teléfono 924 23 11 57 o mediante correo electrónico, sgeneral.cdmeba@caritas.es


Liturgia dominical

Celebramos el XXVII domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Libro del profeta Isaías 5, 1-7

Voy a cantar en nombre de mi amigo un canto de amor a su viña.

Mi amigo tenía una viña en fértil collado. La entrecavó, la descantó y plantó buenas cepas; construyó en medio una atalaya y cavó un lagar. Y esperó a que diese uvas pero dio agrazones.

Pues ahora habitantes de Jerusalén, hombres de Judá, por favor, sed jueces entre mí y mi viña. ¿Qué más cabía hacer por mi viña que yo no haya hecho? ¿Por qué , esperando que diera uvas dio agrazones?

Pues ahora os diré a vosotros, lo que voy a hacer con mi viña: quitar su valla para que sirva de pasto, derruir su tapia para que la pisoteen. La dejaré arrasada: no la podarán ni la escardarán, crecerán zarzas y cardos, prohibiré a las nubes que lluevan sobre ella.

La viña del Señor de los ejércitos es la casa de Israel; son los hombres de Judá su plantel preferido. Esperó de ellos derecho, y ahí tenéis: asesinatos; esperó justicia, y ahí tenéis: lamentos.

 

Salmo 79, 9 y 12, 13-14, 15-16, 19-20

R. La viña del señor es la casa de Israel.

Sacaste una vid de Egipto, / expulsaste a los gentiles, y la trasplantaste. / Extendió sus sarmientos hasta el mar, / y sus brotes hasta el Gran Río.

 

Carta de san Pablo a los Filipenses 4, 6-9

Hermanos: Nada os preocupe; sino que en toda ocasión , en la oración y súplica con acción de gracias, vuestras peticiones sean presentadas a Dios. Y la paz de Dios que sobrepasa todo juicio, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Finalmente, hermanos, todo lo que es verdadero, noble justo, puro, amable, laudable; todo lo que es virtud o mérito tenedlo en cuenta. Y lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí ponedlo por obra. Y el Dios de la paz estará con vosotros.

 

Evangelio según san Mateo 21, 33-43

En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los senadores del pueblo:

- Escuchad otra parábola: Había un propietario que plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó la casa del guarda, la arrendó a unos labradores y se marchó de viaje. Llegado el tiempo de la vendimia, envió a sus criados a los labradores para percibir los frutos que le correspondían. Pero los labradores agarrando a los criados, apalearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon. Envió de nuevo a otros criados, más que la primera vez, e hicieron con ellos lo mismo. Por último les mandó a su hijo diciéndose: "Tendrán respeto a mi hijo". Pero los labradores al ver al hijo se dijeron:"Este es el heredero: venid, lo matamos y nos quedamos con su herencia". Y, agarrándolo, lo empujaron fuera de la viña y lo mataron. Y ahora, cuando vuelva el dueño de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores?

Le contestaron: Hará morir de mala muerte a esos malvados y arrendará la viña a otros labradores que le entreguen los frutos a sus tiempos.

Y Jesús les dice: ¿No habéis leído nunca en la Escritura? "La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente". Por eso os digo que se os quitará a vosotros el Reino de los cielos y se dará a un pueblo que produzca sus frutos.

 

Comentario Litúrgico

La viña del Señor

LA Palabra de Dios es el gesto íntimo de comunicación que ha querido tener Dios con nosotros, los hombres. No es extraño que, en la Biblia, encontremos párrafos, comparaciones plenos de familiaridad y con un sentido entrañable. En las lecturas de hoy, tanto Isaías como Jesús toman la palabra viña como el vehículo que les ayuda a expresar lo que es el pueblo de Israel, la humanidad, cada uno de nosotros para Dios.

En la primera lectura nos encontramos con uno de los pasajes más bellos de la Biblia. El profeta se hace portador de los sentimientos de Dios a quien presenta como "mi amigo".

Es una evocación de toda la historia de Israel, desde la llamada de Moisés y el Éxodo hasta los días del profeta. Todo el relato es la queja de un Dios dolorido, que no ha encontrado en Israel la respuesta adecuada a sus desvelos y a su predilección hacia los israelitas a quienes presenta como su "viña", es decir, el trozo de tierra más apreciado y al que se le ha dedicado un trabajo realizado con esmero y la esperanza de que le diera una buena cosecha de uvas, pero a la hora de verdad sólo encontró, junto a las cepas, agrazones.

En el evangelio, Jesús recoge la misma imagen de la viña para decir su queja ante el pueblo elegido por no haber sabido reconocerlo y acogerlo como el Mesías, el Salvador.

Hoy se nos invita a hacer una lectura personalizada de estos dos relatos: sentirnos ante la mirada amorosa de Cristo y aceptar con realismo la poca generosidad con la que respondemos a nuestra vocación de cristianos que, en el fondo, debe ser una respuesta de amor obediente a la predilección que ha tenido El al concedernos el don de la fe.

Antonio Luis Martínez

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

3, lunes: Jon 1, 1-2. 1-11; Lc 10, 25-37.
4, martes: Jon 3, 1-10; Lc 10, 38-42.
5, miércoles: Dt 8, 7-18; 2Co 5, 17-21; Mt 7, 7-11.
6, jueves: Mal 3, 13-20a; Lc 11, 5-13.
7, viernes: Jl 1, 13-15; 2, 1-2; Lc 11, 15-26.
8, sábado: Jl 4, 12-21; Lc 11, 27-28.
9, domingo: Is 25, 6-10a; Flp 4, 12-14. 19-20; Mt 22, 1-14.

 

5 de octubre: San Bruno (+ 1101)

Resulta imposible recordar a San Bruno con otros rasgos que sean los del asceta consumido enteramente por su visión interior. Y, sin embargo, si bien Bruno había sido, hasta sus cincuenta años, un celoso sacerdote, nada había tenido hasta entonces de ermitaño.

Nacido en Colonia hacia el 1030, pasó de ser canónigo de la colegiata de San Cuniberto, a convertirse en Reims, por más de veinticinco años, en el "Maestro Bruno", profesor muy apreciado de una de las escuelas de más reputación de su tiempo. Fue hacia 1080 cuando escuchó la llamada a una vida de total entrega a la penitencia y a la contemplación.

Abandonando su cátedra se retiró junto con algunos discípulos cerca de Molesme, y más tarde al macizo de Chartreuse, cerca de Grenoble, en los Alpes del Delfinado, donde instaura un tipo de vida monástica sumamente parecida, en ciertos aspectos, a la que había concebido San Romualdo: los hermanos vivirían como ermitaños, pero se reunirían para la celebración litúrgica.

En 1088, a instancias del papa Urbano II, antiguo alumno, Bruno hubo de abandonar Chartreuse para no volver a verla más. Tras pasar 3 o 4 años en Roma, obtuvo permiso para retirarse a Calabria, en donde fundó un nuevo retiro en el desierto de La Torre.

Allí fue donde murió, cerca de Serra, en 1101.

 

Los santos de la semana

3, lunes: Marcos Criado, Francisco de Borja.
4, martes: Francisco de Asís.
5, miércoles: Froilán, Raimundo de Capua.
6, jueves: Bruno, abad, Isidoro de San José.
7, viernes: Ntra. Sra. la Virgen del Rosario.
8, sábado: Ntra. Sra. del Remedio, Luis Beltrán.
9, domingo: Dionisio. Juan Leornardo.


Contraportada

Serafín Suárez Hidalgo, misionero diocesano en Zimbawe

"Para estar en misiones tienes que tener detrás a gente que te apoye económica y espiritualmente"

Serafín Suárez Hidalgo es un sacerdote de la diócesis de Mérida-Badajoz que, durante los últimos doce años, ha sido misionero en Zimbawe. Actualmente se encuentra en España, donde durante algún tiempo desarrollará tareas de animación misionera en las diócesis españolas.

En la entrevista concedida a 'Iglesia en camino', Suárez Hidalgo relata cuál era su trabajo en ese país africano y como, en el momento presente, Zimbawe está atravesando una crisis que ha dejado al "granero de África del sur" en la ruina, donde todo se tiene que importar. Además, Serafín Suárez habla de la solidaridad de multitud de personas que lo han ayudado en su misión.

¿Cuál es la tarea que desempeña un misionero?

Al igual que en todos los países del tercer mundo, el misionero tiene que ocuparse del aspecto espiritual y material de las comunidades donde está viviendo. Por lo tanto, es frecuente ver al misionero con la Biblia en una mano y con el ladrillo en otra; compaginando esas dos actividades, la que es propia del ministerio, el anuncio del Reino de Dios, pero al mismo tiempo, la promoción social de la gente. Estos dos aspectos supone que, a veces, nos tengamos que convertir también en "funcionarios" sociales.

La situación actual en ese país es muy complicada, ¿Cómo la está viviendo la población?

La historia viene de lejos. Zimbawe obtiene su independencia en 1980 y hace una transición ejemplar para África, e incluso para países de América y de Europa, ya que acoge a toda la población, blancos y negros. Pero con el paso del tiempo, los veteranos de guerra le exigieron al presidente del gobierno una compensación económica, un salario mensual. Y esto, en un país cuyas arcas están vacías, supone una pobreza total. Además, hay que añadirle que otra de las exigencias era la entrega al pueblo local de la tierra comprada por los colonos ingleses, pueblo que no está preparado para trabajar la tierra. Esto supone que un país considerado como el "granero" de África del Sur se venga abajo. Allí todo se tiene que importar: el maíz, Y no tiene dinero extranjero, no hay gasolina, el mercado negro está en boga, los alimentos imprescindibles para la supervivencia (harina, azúcar y aceite) no se encuentran en los comercios, Lo que salva al pueblo de Zimbawe es la paciencia que tiene y porque quizás no quieren meterse en otra guerra de la que acaban de salir, y esperan una solución que no se ve.

Cooperación diocesana

¿Qué proyectos se están llevando a cabo en este país a nivel de diócesis?

Nuestra diócesis de Mérida-Badajoz puso gran empeño para llevar adelante la construcción de una nueva misión hace tres años, proyecto que me tocó dirigir. Desde esta diócesis se nos ayudó económicamente para que ese proyecto hoy sea una realidad. Estábamos ante una misión llamada "Chocholo", con unas 55-60 comunidades y unos 200 kilómetros de distancia entre la misión y los centros, así era imposible trabajar y acercarse a la gente, hacer una labor evangelizadora propiamente dicha. El Obispo pidió la posibilidad de dividirla en dos misiones y me encomendó la tarea de la nueva misión, e inmediatamente nos pusimos a trabajar en ella y hoy es una realidad. Y es la Archidiócesis de Mérida-Badajoz, junto con otros organismos, pueblos e instituciones y muchas personas particulares, las que hacen posible que ese proyecto esté en Zimbawe.

A nivel social, tenemos como proyecto el ayudar a la construcción de escuelas, fundamentalmente, ya que es un país en el que el nivel de cultura ha bajado mucho porque la escuela tiene unas carencias de material escolar, principalmente libros. Nosotros ayudamos y apoyamos también a la sanidad, a aliviar la pobreza, ya que es un país inmerso en una pobreza total y absoluta. Esos son proyectos que hay que cubrir. Al igual que la compra de algo tan elemental, como por ejemplo, la semilla para que la gente pueda sembrar en sus campos.

Por lo tanto allí hacen falta muchas cosas

Evidentemente. No se puede hablar de un proyecto en concreto. Nosotros nos encontramos en la diócesis de Wanke, y trabajamos para ella, y su proyecto es nuestro proyecto.

Dificultades en los proyectos

¿Qué dificultades se encuentran a la hora de llevar a cabo proyectos en ese país?

Ciertamente es muy difícil, y en ocasiones se hace más caro realizar proyectos allí que aquí, en España. Los motivos son: la necesidad de material importado y las largas distancias para poder conseguir los materiales básicos para poder realizar los proyectos. Todo esto, unido a una gran inflación, que supone una alta inestabilidad en los precios, hace complicado llevar proyectos a cabo. Así, muchas veces, miramos más por sacar a la gente adelante que en conseguir grandes proyectos.

¿La gente allí es agradecida con la ayuda que les llega?

Sí, por supuesto. El pueblo africano, como tal, y el pueblo de Zimbawe, en particular, son gente abierta, saben agradecer, saben de la importancia de la ayuda que llega del extranjero para que puedan vivir, porque sin esta ayuda un gran número de personas  ya estarían muertas.

¿Es España un país solidario?

Yo creo que sí, por lo menos esa es mi experiencia. Los pueblos donde yo he estado antes de irme a Zimbawe se han volcado conmigo y han colaborado de forma gratuita los doce años que he estado allí. Además de esa gente anónima que ha colaborado y que ha hecho posible que muchos proyectos se hayan llevado a cabo en Zimbawe y que mucha ayuda se haya podido realizar. Hay que ser consciente de que para que uno pueda estar allí tiene que tener detrás un respaldo, y mucha gente que esté contigo en el plano económico, moral y espiritual, que te dé ánimos.

Ana Belén Caballero


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


Return to Camino