Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 501. 19 de octubre de 2003

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 


Portada

Juan Pablo II, 25 años escribiendo historia

 


Carta del Arzobispo

El Papa habla de si mismo

Los biógrafos de oficio suelen repartir sus materiales de trabajo en tres bloques: fuentes, bibliografía y testimonios propios y directos del mismo sujeto en estudio. Todo con vistas a recomponer su figura y rescatar su persona, cual si de una resurrección se tratase. Así lo son por cierto algunos retratos de Tiziano, de Van Dyck o de Velázquez. Así también algunas biografías de Gregorio Marañón o Salvador de Madariaga.

Por fuentes entendemos todo el contorno vital del biografiando: casa, familia, archivo, biblioteca, epistolario, obras o instituciones debidas a su genio creador. Buceando en ellas se obtienen trocitos muy valiosos de su verdadero ambiente, piezas minúsculas para el mosaico mayor de su figura. El segundo elemento, los escritos biográficos anteriores, ha de manejarlos el historiador, para ilustrar su ignorancia sin caer tampoco en el plagio, valorándolos críticamente, con ánimo de completar y enriquecer la fisonomía del modelo; el tercero, los escritos autobiográficos ­pensemos en Las Confesiones de San Agustín, en el Libro de su vida de Santa Teresa y en el Diario de Ana Frank- se rompen las vallas entre el lector y su héroe y brota una empatía entre ambos que nada puede suplantar, pero sí interpretar y complementar, para su enriquecedora asimilación, un gran biógrafo, que enriquece un texto escrito en soledad con el contexto del ambiente y del mundo en que nació.

De Juan Pablo II se han escrito, como de ningún otro Papa anterior en vida, cientos de monografías y numerosos volúmenes biográficos, todos por lo general de signo afirmativo y encomiástico; otros con reservas parciales o rechazo global sobre puntos de su doctrina o su modo de conducir a la Iglesia. Los logros y las objeciones están a la orden del día en la opinión pública del mundo. Al católico versado en estos temas que busca ensanchar su campo óptico y enriquecer sus criterios en el análisis de este inmenso pontificado, pueden servirle, a título de ejemplo entre las que conozco, dos biografías importantes, publicadas en castellano, con cinco años de distancia, de sendos escritores y periodistas norteamericanos, Tad Szulc y George Weigel.

Las dos tragedias del siglo XX

Tad Szulc, no sé si de ascendencia polaca, ha escrito una obra de corte liberal que sobresale por su excelente información del mundo cultural polaco del Papa Wojtyla, sus duras y sucesivas experiencias bajo el terror nazi y la dictadura marxista, y el peso histórico de sus mediaciones en la Ostpolitik vaticana en la caída del muro de Berlín; destaca también su papel relevante, en definitiva, en la historia de su patria, de la Iglesia y de Europa. Este libro, a más de respetuoso, es altamente valorativo de la veta mística y de la estatura gigante, humana, pastoral y social de Juan Pablo II. Su figura, no obstante, según la nota editorial que presenta a la biografía, sería en cierto modo "un enigma teológico, político y personal", por su postura acusadamente conservadora en materias de sexualidad, celibato sacerdotal y sacerdocio, frente a su rigurosa defensa de los derechos humanos y su apuesta valiosa por la justicia social en el tercer mundo y en el cuarto, en el seno de las sociedades opulentas.

Las mil páginas de la biografía de Weigel son un solaz para el lector creyente, y válidas, por supuesto, para cuantos aspiren a captar la honda verdad personal y eclesial del Pontífice. En esta magna crónica del itinerario existencial del Papa recorre Weigel morosa y amorosamente, palmo a palmo, los sucesivos recodos del cauce vital de su héroe: infancia, adolescencia, juventud, madurez y ancianidad; familia, estudios, vocación, sacerdocio, episcopado, papado. Sus múltiples contactos personales y directos con el Santo Padre y con las personas más cercanas a su entorno, otorgan al relato de Weigel un calor y un color verdaderamente entrañables.

Los dos volúmenes reseñados son de una autenticidad informativa de primerísima mano. Ambos autores hacen gala de una enorme riqueza de contactos personales y de lecturas copiosísimas; y se hacen respetar ambos por su perspicacia y buena documentación. Creo que se completan y se compensan entre sí, en la lectura ponderada del católico culto y adulto.

He hablado antes del tercero y más valioso elemento con el que puede contar un biógrafo, para forjar el retrato integral de su modelo, cosa que se cumple y con creces en el caso que nos ocupa. Juan Pablo II ha comparecido a cuerpo limpio en entrevistas directas con escritores y periodistas, para responder al fuego granizado de sus cuestionarios. No se trata tampoco de que el Papa convoque ruedas de prensa para hablar a bote pronto de lo que sea, pero sí de intervenir en conversaciones de altura, con escritores y periodistas católicos cualificados. Pablo VI nos dejó el precedente de sus "Diálogos con Pablo VI".

Conversaciones con dos conversos

En tono similar, con menos vuelos filosóficos y más a ras de tierra, Juan Pablo II se ha permitido, en dos momentos de su pontificado, otorgar sendas series de entrevistas personales y responder por escrito a las preguntas más hondas y certeras, primero al francés André Frossard y luego al italiano Vittorio Messori. El francés publicó en 1989 (Planeta, Barcelona) su "Retrato de Juan Pablo II" y el italiano el titulado "Juan Pablo II, cruzando el umbral de la esperanza" (Mondadori-Plaza y Janés, 1994).

No tengo a mano el libro de Frossard, famoso ya entonces por otro anterior "Dios existe, yo me lo encontré", de fuerte resonancia en Europa; pero recuerdo el calor con que trataba, con ardor de converso, los grandes interrogantes religiosos y morales que se plantean a la Iglesia en el mundo de hoy y las respuestas ponderadas del Papa a los interrogantes más certeros. Sí tengo, en cambio el de Messori, con su cuestionario puntual y punzante, en términos como éstos: ¿Hay de verdad un Dios en el cielo?, Pruebas, pero ¿todavía válidas?, Si existe, ¿por qué se esconde?, ¿Para qué sirve creer?, Vida eterna, ¿todavía existe?, ¿Sólo Roma tiene razón?, etc, etc.

Estos libros pueden considerarse de autoría papal, aunque tengan carácter de expresiones personales, que abren su corazón a creyentes y no creyentes. Observemos que estos "desahogos" los tiene el Sumo Pontífice con dos seglares calificados, con dos hombres de mundo. Como lo eran también los dos autores americanos cuyas biografías acabo de comentar.

Ahora bien; donde se cumple al pie de la letra lo de la autoría personal, exclusiva y directa del Santo Padre, es en su libro "Don y misterio", con motivo de sus Bodas de Oro sacerdotales y como regalo suyo al Clero católico de los cinco continentes. Una autobiografía publicada pulcramente por la BAC (1996, 125 págs) y verdadera joya de literatura religiosa, genuina relación de su proceso vital, espiritual y vocacional, desde la infancia hasta toda su vida presbiteral antes de la llamada al episcopado. Hoy que tan en boga están los libros-testimonio ­este lo es en grado sumo- de fácil y atractiva lectura para todos los públicos, lo considero especialmente idóneo para aquellos que puedan sentir el aleteo de la llamada de Dios, y se baten en su conciencia entre los silbos del Buen Pastor y otras voces y reclamos que no les dejan oirlos. Sobresaliente con nota.

Y cerramos el ciclo con un precioso librito, de reciente y cuidada edición por la Universidad Católica de San Antonio de Murcia, en mayo de este mismo año, mes inolvidable de su V visita a España. Es el primer libro de poemas que ha salido de su pluma desde su elección pontificia y lleva por título "Tríptico romano". Ignoramos las fechas de composición de estos poemas, pero sus registros líricos nos remiten a las cumbres alpinas, a la Capilla Sixtina en el Vaticano y al Monte Moria de Abraham. ¿Por qué escribe versos el Papa? Porque piensa, porque siente, porque admira, porque adora, porque vibra en la presencia del Dios-misterio, de la naturaleza mágica, del pincel de Miguel Angel en su Juicio final.

Una docena escasa de poemas que traducen, en lenguage simbólico y con ribetes de experiencia mística, la experiencia religiosa transida de belleza y emoción de un creyente abrumador. Precioso regalo para el alma.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz


Centrales

25 aniversario de la elección de Juan Pablo II como Papa

Juan Pablo II ha sido un papa pionero muy cercano a los jóvenes

Este jueves se cumplía el 25 aniversario de la elección como Papa de Juan Pablo II. Se trata del cuarto pontificado más largo de la historia; solamente tres papas han estado a la cabeza de la Iglesia durante un período más largo: León XIII (25 años y 5 meses), Pío IX (31 años, 7 meses, 21 días) y San Pedro, de cuyo pontificado no se conoce la duración.

El Papa llegado del Este, procedente de una Iglesia perseguida, tuvo el coraje de pedir a los cristianos en su primera intervención pública, que fuesen valientes: "¡No tengáis miedo!".

El nuevo Papa era un hombre que había podido conocer desde dentro, los dos sistemas totalitarios que han marcado trágicamente nuestro siglo: el nazismo de una parte, con los horrores de la guerra y de los campos de concentración, y el comunismo, de otra, con su régimen de opresión y de terror. A lo largo de aquellos años de prueba, la personalidad de Karol fue forjada en el crisol del dolor y del sufrimiento, sin perder jamás la esperanza, nutrida en la fe. Esta experiencia vivida en su juventud nos permite comprender su gran sensibilidad por la dignidad de toda persona humana y por el respeto de sus derechos, empezando por el derecho a la vida y su condena del aborto.

Totus Tuus, o Todo tuyo (con evidente referencia a María), fue el lema elegido por Su Santidad Juan Pablo II al asumir el timón de la barca de Pedro. De este modo se consagraba a Ella, se acogía a su tierno cuidado e intercesión, invitándola a sellar con su amorosa presencia maternal la entera trayectoria de su pontificado. A la intercesión de la Virgen atribuyó salir con vida del atentado que sufrió el 13 de mayo de 1981, a manos de un joven turco, de nombre Alí Agca. Aquel hecho fue también una magnífica oportunidad para mostrar al mundo entero que él, fiel discípulo del Maestro, es un hombre que no sólo llama a vivir el perdón y la reconciliación, sino que él mismo lo vive: una vez recuperado, en un gesto auténticamente cristiano y de enorme grandeza de espíritu, el Santo Padre se acercó a su agresor -recluido en la cárcel- para ofrecerle el perdón y constituirse él mismo en un testimonio vivo de que el amor cristiano es más grande que el odio, de que la reconciliación -aunque exigente- puede ser vivida, y de que éste es el único camino capaz de convertir los corazones humanos y de traerles la paz tan anhelada.

Preocupación social

La encíclica Centessimus annus, que conmemora el centésimo año desde el inicio formal del Magisterio Social Pontificio con la publicación de encíclica Rerum novarum de S.S. León XIII, se ha constituido en el último gran aporte de S.S. Juan Pablo II en lo que toca a dicho Magisterio. Indudablemente enriquecido por su propia experiencia como obrero, y en su particular cercanía con sus compañeros de labores, la gran preocupación social del actual Pontífice ya había encontrado otras dos ocasiones para manifestarse al mundo entero en lo que toca al magisterio: la encíclica Laborem exercens, sobre el trabajo humano, y la encíclica Sollicitudo rei socialis, sobre los problemas actuales del desarrollo de los hombres y de los pueblos.

El Papa peregrino

Quizá más de uno se ha preguntado sobre el sentido de los numerosos viajes apostólicos que ha realizado el Santo Padre, más de doscientos, contando tanto sus viajes al exterior como al interior de Italia.

En todo su Pontificado, Juan Pablo II ha llevado a cabo 101 visitas pastorales fuera de Italia, la última fue a Eslovaquia en septiembre de 2003. Ha hecho 143 visitas pastorales en Italia, sin tener en cuenta las efectuadas a diversas instituciones de su diócesis de Roma. Ha recorrido más de un millón 300 mil kilómetros, lo que representa casi 29 veces la vuelta a la Tierra y casi tres veces la distancia entre la Tierra y la luna. Es el Papa más viajero de la historia con 133 países visitados, la mayor parte de los cuales recibieron por primera vez a un Pontífice.

Ha escrito 14 encíclicas, 13 exhortaciones apostólicas, 11 constituciones apostólicas, 42 cartas apostólicas y 28 Motu proprio.

Ha proclamado 1.318 beatos. La Madre Teresa de Calcuta, a la que beatificará este domingo, será la número 1319. Ha canonizado 472 santos. Ha convocado 9 consistorios para la creación de cardenales y ha nombrado 232 cardenales. El próximo consistorio se celebrará el 21 de octubre. Ha celebrado más de mil audiencias generales semanales, y ha recibido a unos 17 millones de fieles de todo el mundo. A esto hay que añadir los encuentros y audiencias con diversos grupos y figuras políticas, entre ellos jefes de Estado y primeros ministros, que superan los 1.500. Ha dictado más de 20 mil discursos. Todos esos datos hacen del Pontificado de Juan Pablo II un Pontificado récord y pionero, te adquieren un especial valor si tenemos en cuenta que ha sufrido 6 operaciones. En una de las cuáles le cortaron dos metros y medio de intestino.

Junto a esas cifras, encontramos otras que reafirman la idea de que Juan Pablo II ha sido un Papa pionero: fue el primer Papa en visitar una sinagoga (Roma, abril de 1986); una mezquita (Gran Mezquita Omeya de Damasco, mayo 2001); ha dado conferencias de prensa en los aviones y en la Oficina de Prensa de la Santa Sede; ha publicado libros de prosa y poesía; ha residido en un hotel en lugar de en una nunciatura apostólica durante sus viajes, lo hizo en su visita el año pasado a Azerbaiyán; ha añadido cinco nuevos misterios al Rosario (octubre 2002); ha dicho Misa en un hangar de aviones (Aeropuerto de Fiumicino, Roma, diciembre 1992); ha convocado una Jornada de Perdón (Año Jubilar 2000). Ha sido también el primer Papa que ha entrado en la celda de una prisión al encontrarse en diciembre de 1983 con Ali Agca, el turco que atentó contra su vida en mayo de 1981 y ha celebrado Misa en la comunidad católica más al norte del mundo, a 350 kilómetros del Círculo Polar Ártico (Tromso, Noruega, 1989).

El Papa de los jóvenes

Uno de los rasgos que han caracterizado a Juan Pablo II es su cercanía e incluso su complicidad con los jóvenes. Desde 1985 la Iglesia ha visto surgir las Jornadas Mundiales de los Jóvenes. Su génesis -recuerda el Santo Padre- fue el Año Jubilar de la Redención y el Año Internacional de la Juventud, convocado por la Organización de las Naciones Unidas en aquel mismo año. Su último gran encuentro con los jóvenes tuvo lugar en Madrid, en su visita de mayo pasado. Cuando los más optimistas hablaban de 200.000 jóvenes, el Papa congregó a unos 750.000. Antes, en el encuentro de la Juventud de Roma reunió a dos millones de jóvenes en Tor Vergata.

El pasado domingo, antes de rezar el Ángelus ante miles de peregrinos, Juan Pablo II tuvo un recuerdo para los jóvenes al referirse al 25 aniversario de su Pontificado. "Ahora, dijo, mientras recuerdo con reconocimiento el pasado, mi mirada se dirige a los jóvenes, con los que establecí desde el inicio de mi ministerio petrino un diálogo preferencial. Recuerdo que, al final del primer "Angelus", añadí un saludo especial para ellos diciendo: "Vosotros sois el porvenir del mundo, vosotros sois la esperanza de la Iglesia, vosotros sois mi esperanza". Tengo que reconocer que la respuesta de los jóvenes ha sido verdaderamente alentadora. Hoy quisiera darles las gracias por haber estado siempre a mi lado durante estos años y quisiera que supieran que sigo contando con ellos.

Los pongo en tus manos, María, tú que eres la juventud perenne de la Iglesia. Ayúdales a estar dispuestos y disponibles a acoger la voluntad de Dios para construir con generosidad un mundo justo y fraterno."

 

La Nueva Evangelización

Desde el inicio de su pontificado el Papa Juan Pablo II ha estado empeñado en llamar y comprometer a todos los hijos de la Iglesia en la tarea de una nueva evangelización: "nueva en su ardor, en sus métodos, en su expresión".

En esta tarea el Papa Juan Pablo II tiene una profunda conciencia de la necesidad urgente del apostolado de los laicos en la Iglesia, preocupación que se refleja claramente en su Encíclica Christifideles laici y en el impulso que ha venido dando al desarrollo de los diversos Movimientos eclesiales.

Pero S.S. Juan Pablo II no entiende la nueva evangelización simplemente como una "misión hacia afuera": la misión hacia adentro (es decir, la reconciliación vivida en el ámbito interno de la misma Iglesia) ha sido también destacada por el Santo Padre como una urgente necesidad y tarea, pues ella es un signo de credibilidad para el mundo entero. Desde esta perspectiva hay que comprender también el fuerte empeño ecuménico alentado por el Santo Padre, muy en la línea del rumbo marcado por los pontífices precedentes y por los Padres conciliares.

 

Beatificación de la Madre Teresa de Calcuta

Uno de los grandes actos coincidentes con el 25 aniversario del Pontificado de Juan Pablo II, será, además del Consistorio de Cardenales, la Beatificación de la Madre Teresa de Calcuta este domingo en la plaza de San Pedro.

El pasado 20 de diciembre se hizo público el decreto de reconocimiento de un milagro atribuido a la Madre Teresa, consistente en la curación de Monika Besra, una india de 34 años que padecía un tumor intestinal.

La Madre Teresa, de nacionalidad albanesa y fundadora de las Misioneras de la Caridad, falleció el 5 de septiembre de 1997 en Calcuta, a los 87 años de edad en olor de santidad. Transcurrido poco más de un mes de su muerte, el arzobispo de Calcuta pidió a la Congregación para la Causa de los Santos la dispensa de la norma que impide comenzar el proceso antes de 5 años del fallecimiento.


Información diocesana

Guadalupe celebró el 75 aniversario de la Coronación Canónica de la patrona de Extremadura

Los actos contaron el sábado con la participación de Su Majestad la Reina doña Sofía

En torno a 10.000 personas se congregaban el pasado sábado, 11 de octubre, en Guadalupe para conmemorar el 75 aniversario de la Coronación canónica de la patrona de Extremadura, un acto que contó con la presencia de la Reina doña Sofía.

Tras los saludos de rigor a las autoridades civiles, militares y eclesiásticas que la esperaban junto a las escalinatas del Monasterio, la Reina entró a la Basílica mientras el Coro de Santa María de Guadalupe interpretaba la populares 'Coplillas de la Virgen'. Se situó junto al altar para asistir a la misa solemne, que daba comienzo a torno a las 11 de la mañana presidida por el arzobispo de Toledo, don Antonio Cañizares, y concelebrada por los tres obispos extremeños: Monseñor Antonio Montero, arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor Ciriaco Benavente, obispo de Coria-Cáceres, y Monseñor Amadeo Rodríguez, obispo de Plasencia, así como por el Provincial de la Bética franciscana, fray Francisco García, y numerosos sacerdotes.

Procesión de la imagen

Tras la celebración de la Eucaristía, los asistentes a esta conmemoración pudieron participar en un acontecimiento único, por lo escaso de su celebración: la procesión de la imagen por las calles del pueblo, fuera del Monasterio, lo cual sólo ha ocurrido una treintena de veces en siete siglos, la última hace once años con motivo del V Centenario del descubrimiento y evangelización de América.

La imagen de la Virgen lució el manto de cenefa marrón, uno de los tres más ricos, bordado por los padres jerónimos en el siglo XIX, así como el bastón de mando que el rey Alfonso XIII le regaló y la llamada 'corona rica', obra del sacerdote Félix Granda, y que fue la de su 'coronación'.

Las andas de la Virgen eran portadas por los Caballeros de la Real Orden de Santa María de Guadalupe que, además, organizaron una velada literaria similar a la que en 1928 incluyó el célebre discurso extremeñista de Reyes Huertas. En esta ocasión fue el presidente de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, don Santiago Castelo, quien pronunció el discurso. Después, la Orquesta de Extremadura interpretó una pieza compuesta por don Miguel del Barco expresamente con motivo de este 75 aniversario de la coronación.

En Guadalupe continúa abierto el Año Jubilar Guadalupense, inaugurado el 11 de mayo pasado con motivo del aniversario de la Coronación, que se clausurará el 30 de mayo de 2004. La próxima gran celebración programada en el Monasterio será el Congreso Mariano Guadalupense, del 10 al 15 de noviembre.

Por otro lado, una gran peregrinación de familias a Guadalupe pondrá el cierre, este domingo, a la Semana Diocesana de la Familia, organizada por la Archidiócesis de Mérida-Badajoz.

 

Badajoz

Bendecida la primera fase del complejo parroquial Nuestra Señora de Guadalupe

El pasado domingo, festividad de la Virgen del Pilar, y coincidiendo con el 75 aniversario de la coronación canónica de la Virgen de Guadalupe, se bendecía e inauguraba en Badajoz, la primera fase de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, en la zona de los Ordenandos.

El acto daba comienzo a las 19,30 horas con una procesión de traslado de la imagen de la Virgen titular de la parroquia desde los antiguos locales, los bajos de un edificio en la calle Alcaraz y Alenda, que han hecho las veces de parroquia, hasta la nueva. La imagen fue acompañada por más de 200 personas y recibida en la parroquia por otras tantas que la estaban esperando.

A la llegada tenía lugar la celebración de la eucaristía, presidida por el Arzobispo, don Antonio Montero y concelebrada por una veintena de sacerdotes. Don Antonio Montero, afirmó en su homilía que "las iglesias hacen Iglesia", en el sentido de que la existencia de un templo amplio con dependencias para albergar las actividades de la comunidad, facilitará el crecimiento de la propia comunidad. El Arzobispo hizo también referencias a la Virgen de Guadalupe como protectora de Extremadura y se felicitó de la existencia de una parroquia bajo su advocación en la capital pacense.

Proyecto más amplio

Esta primera fase del complejo parroquial consta de un salón de actos, habilitado provisionalmente como templo con capacidad para unas 300 personas, cinco salas de catequesis y una capilla para el Sagrario. El proyecto completo, comprende un templo con dos capillas, un salón de actos, diez salas de catequesis y dos de reunión y dos viviendas para los sacerdotes que atiendan la parroquia.

El párroco, don Julián García Franganillo, se ha mostrado muy agradecido a todos los fieles de la parroquia, ya que con sólo 7 años de vida, ha visto crecer un grupo de personas muy comprometidas. "La gente, manifestaba, ha limpiado, adornado, colocado todo con el esfuerzo enorme que eso significa en unas instalaciones tan amplias; incluso una persona mayor me decía: yo no puedo ir a trabajar pero estoy rezando".

Don Julián ha hecho público que el mural situado tras el altar, que recoge pasajes destacados en la Historia de la Salvación como son el nacimiento de Jesús, la Eucaristía y la Resurrección, es una copia de uno realizado por Kiko Argüello, fundador de las comunidades Neocatecumenales, traído de Italia expresamente para la parroquia y donado por un feligrés.

Al finalizar la eucaristía, un miembro de la comunidad parroquial agradeció al párroco su labor durante estos 7 años de andadura coronados con la ilusión que genera contar con un complejo parroquial de las características del bendecido e inaugurado.

 

El sacerdote don Miguel Ponce, ponente en el XIV Simposio Internacional Mariológico

Se celebró en la Facultad Pontificia "Marianum" de Roma

El sacerdote de Mérida-Badajoz, don Miguel Ponce Cuéllar, profesor del Centro Superior de Estudios Teológicos de Mérida-Badajoz ha sido uno de los ponentes del XIV Simposio Internacional Mariológico celebrado en la Facultad Pontificia "Marianum" de Roma, que ha versado sobre "El dogma de la Inmaculada Concepción de María: problemas actuales e intentos de recomprensión".

El Simposio ha contado entre sus ponentes con profesores como Ignacio M. Calabuig, profesor del "Marianum"; o Bernard Sesboé, miembro del "Groupe des Dombes".El Simposio es una contribución de la Facultad Pontificia "Marianum" -dirigida por los Siervos de María- a las celebraciones del 150 aniversario del dogma de la Inmaculada Concepción, definido por Pío IX el 8 de diciembre del 1854.

 

AGENDA

Visita de las reliquias de Santa Teresita del Niño Jesús a la diócesis

Los días 3 y 4 de noviembre pasarán por nuestra diócesis las reliquias de Santa Teresita del Niño Jesús, que recorren España desde el pasado mes de septiembre. El primer alto será en el convento carmelitano de Talavera la Real, a donde llegarán a las 21.00 procedentes de Don Benito. Las reliquias se recibirán en la Avenida de Extremadura, donde estarán las autoridades civiles y eclesiásticas y se llevarán hasta el convento en procesión, donde el Vicario General presidirá la Eucaristía concelebrada. Finalizada la misa se procederá a venerar las reliquias, acto que estará seguido por una vigilia de oración. A las 7 de la mañana se despedirán las reliquias con la celebración de una misa y laudes para todas las personas que quieran asistir.

Por la mañana, a las 8, saldrán para Badajoz, donde serán recibidas en el convento de los Padres Carmelitas Descalzos (Avda. Augusto Vázquez,11). El Padre Francisco José Berbell, Provincial de los Carmelitas Descalzos presidirá la celebración religiosa. Posteriormente se trasladarán a la capilla de las Madres Carmelitas Descalzas (calle Arco Agüero); allí el Arzobispo presidirá la eucaristía a las 10 de la mañana. A las 11.30 las reliquias partirán para el Carmelo de Fuente de Cantos, donde llegarán a las 12.30. Allí estarán hasta las 14 horas que partirán hacia Córdoba. La recepción en fuente de Cantos será en la plaza de Zurbarán. Serán recibidas por las autoridades, clero, hermandades, colegios y miembros de la comunidad parroquial. Tras la bienvenida del párroco las reliquias serán trasladadas en procesión hasta la iglesia del Carmen. A las 13.00 horas está prevista la celebración de la Eucaristía y se darán a venerar las reliquias de la Santa.

Antes de la llegada de las reliquias a Badajoz se han programado una serie de actos. Entre este lunes y el viernes, a las 19.00 en el convento de las Madres Carmelitas, se desarrollará una semana de espiritualidad, para la que se preparan tres conferencias y encuentros de oración.

 

Dos seminaristas serán ordenados diáconos

Dos jóvenes, Antonio Acedo, de 25 años, natural de Hornachos y Javier Aguas, de 32 años, nacido en Mérida y residente en Badajoz, serán ordenados diáconos el próximo sábado, día 25. La ceremonia de ordenación, presidida por el Arzobispo, don Antonio Montero, tendrá lugar en la capilla del Seminario Mayor a las 17.00 horas.


Liturgia del domingo

Celebramos el XXIX Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Libro del profeta Isaías 53, 10-11

El Señor quiso triturarlo con el sufrimiento y entregar su vida como expiación: verá su descendencia, prolongará sus años, lo que el Señor quiere prosperará por sus manos. Por los trabajos de su alma, verá la luz, el justo se saciará de conocimiento. Mi siervo justificará a muchos, porque cargó con los crímenes de ellos.

 

Salmo 32, 4-5, 18-19, 20 y 22

R. Que tu misericordia, Señor,/ venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.

Que la palabra del Señor es sincera,/ y todas sus acciones son leales;/ él ama la justicia y el derecho,/ y su misericordia llena la tierra.

Los ojos del Señor están puestos en sus fieles,/ en los que esperan en su misericordia,/ para librar sus vidas de la muerte y reanimarlos en tiempo de hambre.

 

Carta a los Hebreos 4, 14-16

Hermanos: Mantengamos la confesión de la fe, ya que tenemos un sumo sacerdote grande, que ha atravesado el cielo, Jesús, Hijo de Dios. No tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino que ha sido probado en todo exactamente como nosotros, menos en el pecado. Por eso, acerquémonos con seguridad al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y encontrar gracia que nos auxilie oportunamente.

 

Evangelio según san Marcos 10, 35-45

En aquel tiempo se acercaron a Jesús los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, y le dijeron:

- Maestro, queremos que hagas lo que te vamos a pedir.

Les preguntó:

- ¿Qué queréis que haga por vosotros?

Contestaron:

- Concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda.

Jesús replicó:

- No sabéis lo que pedís, ¿sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber, o de bautizaros con el bautismo con que yo me voy a bautizar?

Contestaron:

- Lo somos.

Jesús les dijo:

- El cáliz que yo voy a beber lo beberéis, y os bautizaréis con el bautismo con que yo me voy a bautizar, pero el sentaros a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo; está ya reservado.

Los otros diez, al oír aquello, se indignaron contra Santiago y Juan. Jesús reuniéndolos les dijo:

- Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. Vosotros nada de eso: el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del Hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos.

 

Comentario litúrgico

Mi siervo

Quizá nos ayude a entender el tema común a las tres lecturas de hoy el hecho curioso que la Iglesia, tanto el pueblo cristiano como la jerarquía, llame "siervo de Dios" a quien habiendo vivido santamente ha muerto siéndole reconocido oficialmente la heroicidad de sus virtudes en la incoación del proceso de canonización. Es un reconocimiento de que toda vida santa incluye una actitud de sometimiento total a la voluntad de Dios que implica actitud de servicio ante las propias tareas y las necesidades de los hermanos.

En la primera lectura, el profeta Isaías inicia el aludido tema del siervo hablando de un personaje que se ve triturado entre las manos de Dios y que, al final, entrega su vida como expiación. Esta última expresión quita todo matiz de sadismo pues no se trata de un dolor gratuito sino que es el coste de la justificación que el siervo alcanzará para sus hermanos, los hombres. Es fácil entender que el "siervo" de quien se está hablando es el Mesías.

La carta a los Hebreos nos pide que nos mantengamos en una actitud de fe y confianza pues no estamos solos en la aventura de nuestra vida cristiana sino que tenemos un mediador - Cristo - que comprende nuestras debilidades y dolores pues Él mismo fue probado como nosotros en la dureza que comporta intentar vivir en medio de este mundo una existencia entregada a vivir los valores evangélicos.

Ya podemos leer en toda su profundidad el texto evangélico. Resalta la inoportunidad de la petición que hacen Santiago y Juan porque se ponen fuera de juego de la lógica del camino de la santidad al desear los primeros puestos. Se niegan a ser siervos.

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

20, lunes: Rm 4, 20-25; Lc 12, 13-21.
21, martes: Rm 5, 12. 15b. 17-19. 20b-21; Lc 12, 35-38.
22, miércoles: Rm 6, 12-18; Lc 12, 39-48.
23, jueves: Rm 6, 19-23; Lc 12, 49-53.
24, viernes: Rm 7, 18-25a; Lc 12, 54-59.
25, sábado: Rm 8, 1-11; Lc 13, 1-9.
26, domingo: Jr 31, 7-9; Hb 5, 1-6; Mc 10, 46-52.

 

24 de octubre: Beato Luis Guanella (1842-1915)

Hay una cosa cierta en el cristianismo: el Espíritu Santo nunca está de vacaciones. Suscitó a Dom Bosco para educar a todos y a Benito Cottolengo para cuidar a los incurables. Pero... ¿quien se ocupa de los de en medio?. O sea, de aquellos que son los más difíciles, porque aun deficientes, alcanzan a tener conciencia de su propia situación. Para estos suscitó Dios a Dom Guanella, fundador de las Hijas de Santa María de la Providencia.

Era hijo del alcalde de su pueblo en la época del dominio austríaco sobre el norte de Italia y creció en seminarios sujetos al poder imperial austro-húngaro. Lo ordenó un obispo preso en la cárcel de Como y arrestado en el seminario por defender los derechos del Papa contra la masonería. Como puede verse la iglesia del siglo XIX dista mucho de ser una balsa de aceite. Pero aun en medio de circunstancias tan duras hombres como Bosco, Cottolengo o Guanella, fundan obras que son gloria de Dios y honra del género humano.

Les ahorro las dificultades titánicas de las multiples fundaciones, pero no el hecho de que buscara ocuparse de los medio dementes, medio inválidos o medio deficientes.

No rotundo a los manicomios, pero un sí decidido a centros específicos para deficientes psíquicos adultos y ancianos. Ya, señores políticos, pero ¡ya!

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

20, lunes: Acca, Adelina, Irene de Portugal, Cornelio, Octavio, Vital.
21, martes: Agatón, Celina, Hilarión, Úrsula, Cayo, Tuda, Viator.
22, miércoles: Abercio, Simplicio, Valerio, Severo, Josefina Leroux.
23, jueves: Servando y Germán, Juan de Capistrano, Benito.
24, viernes: Antonio Mª Claret, Atanasio, Martín, Luis Guanella.
25, sábado: Bernardo Calbó, Crispín, Crispiniano, Crisantos, Mauro.
26, domingo: Adalgot, Alán y Alor, Albino, Amando, Ceda, Frutos.


Contraportada

Monseñor Francisco Pérez, Obispo de Osma-Soria y Director Nacional de OMP

"Ser generosos con Dios y con los más necesitados"

Monseñor Francisco Pérez González,Obispo de Osma-Soria y Director Nacional de Obras Misionales Pontificias nos presenta el DOMUND 2003, que este año lleva como lema "Con María... llamados a la Misión".  El director de Obras Misionales Pontificias nos invita a vivir el DOMUND rezando, haciendo sacrificios, desprendiéndonos de algo y poniéndolo al servicio de los pobres, como un gesto de amor a Dios y a los demás.

"Con María... llamados a la misión", ¿tan necesaria es la presencia de María en la vida del misionero?

Es importante, puesto que ella como primera cristiana supo dar la razón fundamental no sólo a su vida, sino también a la vida de la Iglesia. María, como madre de Jesús, nos enseña cuál es el camino para vivir como verdaderos misioneros. No sólo es la primera cristiana sino es la primera misionera. Además, durante este año el papa Juan Pablo II nos ha propuesto a todo el mundo católico la experiencia del rosario. En el mensaje del día del Domund nos invita a que entremos a formar parte de esta escuela de María rezando el rosario. Es una forma de mantener esa relación con aquella que nos enseña a vivir el hoy de nuestra fe.

Cada año se renueva la petición de cooperación económica por parte de la Iglesia a los cristianos, ¿a qué nos invita el Domund?

El Domund nos invita, a través de la concienciación misionera, a que seamos más misioneros, pero también invita a todos los hombres de buena voluntad, que no están totalmente o plenamente incorporados en la vida de la Iglesia a hacer el bien a nuestros hermanos. "Cualquier cosa que hagáis al más pequeño a mí me lo hacéis", dice Cristo. Ylos hermanos son todos aquellos que tenemos a nuestro lado, por eso los llamamos los prójimos, los próximos, y también a aquellos que están lejanos, que no conocemos pero sabemos que están necesitados. Porque si algo nos enseña la Iglesia es que todos formamos un mismo cuerpo, una misma familia.

Pensamos muchas veces que a los misioneros se les debe dar dinero, que es importante, pero no es lo más importante. Lo más importante es que vivifiquemos entre nosotros el espíritu cristiano. Es cierto que si el corazón está enardecido no puede por menos que colaborar y cooperar económicamente. Un corazón, de esta forma, bien centrado se preocupa de las necesidades de los demás. Los pobres han de ser nuestros hermanos predilectos, hemos de tener predilección por ellos. 

La Iglesia siente la voz de Cristo, "tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estaba desnudo y me vestiste, en la cárcel y fuiste a visitarme..." Hemos de acercarnos a aquellos que son el 'rostro vivo de Cristo sufriente' en la humanidad. Por ellos colaboremos abriendo nuestros bolsillos a favor de la solidaridad.

¿Cómo se procede a la distribución de la recaudación del Domund?

Para realizar una distribución justa todos los años, en el mes de mayo, nos reunimos los directores nacionales de Obras Misionales Pontificias de todo el mundo -somos 135. Allí he sentido la tristeza de ver tantas necesidades en estos continentes, pero también la alegría de poder aportar como Director Nacional de España, más de 15 millones de euros en beneficio de los pobres. Y esa cantidad es de todos los españoles que colaboráis y cooperáis para que, por ejemplo, en la India, más de 800 proyectos puedan ser desarrollados. Los españoles damos, pero hay otros que reciben. Por eso hemos de tener presentes las palabras de Cristo: "hay más alegría en dar que en recibir". Nos toca dar y lo hacemos porque hay muchas necesidades en África, Asia, América. 

Este octubre misionero, es más misionero si cabe, porque habrá canonizaciones y beatificaciones de importantes figuras misioneras...

Este octubre misionero tiene sin duda unas fechas importantes. El 5 de octubre serán canonizados Arnold Janssen, Joseph Freinademetz y Daniele Comboni. Y el día 19, el mismo día del Domund, será beatificada Madre Teresa de Calcuta, a la que conocemos tanto. Su sonrisa  que llegó a todos y su alivio que alcanzó a tantos pobres. Las misiones tienen también esta faceta abierta al cielo y la eternidad. Hemos de tener presente que, ante todo y sobre todo, la finalidad de la misión es que todos los hombres se salven, que todos vayamos por el camino de la santidad. Éste es el fin primordial de la misión, imitar a Cristo y sentirnos unidos en Cristo, en comunión con el hermano.

¿Qué les pediría a los católicos españoles de cara al Domund 2003?

Pido a todos los católicos españoles que sean generosos con Dios, con el prójimo y con los pobres. Con Dios viviendo en gracia. Los cristianos muchas veces deberíamos preguntarnos si estamos en gracia y en sintonía con Dios. Preguntarnos por nuestra salud corporal, pero también por nuestra salud espiritual. Esto es lo primero. Estar en comunión con Dios nos hace vivir con frescura la comunión con nuestros hermanos. Que en nuestro corazón no haya endurecimiento para perdonar. ¿Cómo vamos a amar a Dios a quien no vemos si no amamos a nuestros hermanos a los que vemos? La segunda colaboración es con nuestros hermanos. Y la tercera, ser generosos con  los pobres que necesitan nuestro cariño y nuestra solidaridad. Los españoles tenemos muchas cosas y ahorramos, guardamos, pero también hemos de pensar que si somos generosos Dios nos dará el céntuplo en esta vida y la vida eterna; las palabras de Cristo son ciertas, auténticas, y nunca engañan. Animo a colaborar mucho más con Obras Misionales Pontificias. Animo a todos para que este año no sean 50 céntimos o un euro por cada español, sino mucho más en favor de las necesidades de Obras Misionales Pontificias. Gastamos dinero en chucherías o gastos inútiles, bien merece que colaboremos con las misiones. Hemos de vivir el Domund rezando, haciendo sacrificios, desprendiéndonos de algo y poniéndolo al servicio de los pobres, un 'gesto de oro', de verdadero amor a Dios y a los demás.


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com