Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 592. 16 de octubre de 2005

Director: Juan José Montes


Portada

En ella recoge preocupaciones, inquietudes y objetivos de trabajo para la Diócesis

Monseñor García Aracil dirige su primera Carta Pastoral a los diocesanos de Mérida-Badajoz

La primera Carta Pastoral de Monseñor Santiago García Aracil a la diócesis de Mérida-Badajoz ha visto la luz esta semana bajo el título 'Presentación y Proyecto', un documento extenso, en el que Monseñor García Aracil ha plasmado sus deseos e inquietudes para el caminar de nuestra iglesia emerito-pacense.

La Carta, que está dividida en tres partes, está dirigida a todos los colaboradores diocesanos, esto es: sacerdotes, religiosos y religiosas, y seglares, y en ella se proponen a cada uno de estos sectores unas acciones encaminadas, sobre todo, a estrechar los lazos de colaboración con el Arzobispo.

Así mismo, en la Carta Pastoral, se hace referencia a dos acontecimientos históricos que este curso celebra nuestra diócesis: el 1.750 aniversario del primer documento que refiere la existencia en Mérida de una comunidad cristiana y el 750 aniversario de la "plantatio ecclesiae" en Badajoz.


Editorial

Más humanos

Los últimos acontecimientos relacionados con la inmigración procedente de África han levantado la protesta de instituciones eclesiales y no eclesiales en España, principalmente a raíz de la imágenes televisivas que mostraban la expulsión de subsaharianos, unas imágenes en las que podíamos ver cómo se trataba de forma inhumana a los inmigrantes.

La voz contra esta manera de proceder se ha levantado desde muchos foros. Por citar algún ejemplo, el obispo de Málaga, monseñor Antonio Dorado, ha hecho pública una nota en la que denuncia el trato que están recibiendo estos inmigrantes, pues "no parece compatible con los principios de Estados que han firmado su adhesión a los derechos humanos" y ha solicitado la creación de "una comisión de las Naciones Unidas o la Unión Europea que se haga cargo de estas personas y busque una solución acorde con su dignidad humana", para poder solventar la problemática de estos "dos mil inmigrantes que malviven en esta situación".

Por otro lado la fundación Migra-Studium, centro promovido por los jesuitas de Cataluña dedicado al estudio, acción y sensibilización sobre las migraciones, pidió una actuación inmediata "para salvar miles de vidas que pueden morir entre las alambradas de las fronteras o en la deshidratación del desierto", a través de un documento con fecha del 7 de octubre elaborado por "Cristianisme i Justícia", ante los acontecimientos de Marruecos, Ceuta y Melilla.

Al mismo tiempo, religiosos españoles y miembros de ONGs están siguiendo a uno de los convoyes que trasladan inmigrantes expulsados en la frontera entre España y Marruecos, hacia el Sahara occidental, al sur de Marruecos, cerca de la frontera con Mauritania.

Cuando acontecimientos como los vistos en televisión nos hacen avergonzarnos del proceder humano, estas otras actuaciones e iniciativas nos reconcilian y nos aportan esperanza.


Escritos del Arzobispo

Presentación y Proyecto

Carta Pastoral a los colaboradores diocesanos

Curso 2005/2006

 

Monseñor Santiago García Aracil ha presentado esta semana su primera Carta Pastoral dirigida a la Diócesis de Mérida-Badajoz. En ella, el Arzobispo presenta sus inquietudes, deseos, esperanzas y compromisos para llevar adelante el gobierno de la diócesis, tarea para la que pide la colaboración de todos los grupos que la forman -presbíteros, religiosos y religiosas y seglares-. A cada uno de ellos les sugiere Monseñor García Aracil en su carta una serie de acciones, lo mismo que él se compromete a realizar también otras que vayan en pro de una mayor cercanía y solicitud pastoral con todos los miembros de la comunidad diocesana.

En 'Iglesia en camino' les ofrecemos, por una lado , la carta de presentación que el propio Monseñor García Aracil ha escrito como introducción a la mencionada Carta Pastoral y, a continuación, les ofrecemos una breve guía de lectura de este importante documento episcopal.

Queridos hermanos en el Señor, Sacerdotes, Religiosos y Seglares:

Os saludo afectuosamente al comenzar este nuevo curso, segundo de mi estancia entre vosotros, al servicio de la Iglesia en la Archidiócesis de Mérida-Badajoz.

El año pasado escribí a distintos grupos, saludándoos y presentándome a vosotros. Aunque todavía no he podido encontrarme con todos en vuestras respectivas Parroquias y Comunidades religiosas, no pretendo suplir con estas letras mi acercamiento a los lugares y grupos que todavía me son desconocidos. Deseo hacerme presente en todos los pueblos, y reunirme, si es posible, con los fieles, y sobre todo con los religiosos y religiosas y con los seglares más directos colaboradores de las parroquias.

El motivo de estas líneas es introduciros a la Carta Pastoral dirigida a todos los colaboradores. En ella quiero presentaros algunas preocupaciones, inquietudes y objetivos de trabajo que deseo compartir con vosotros en abierta y fraternal colaboración. El Obispo nunca puede cumplir su misión sin el apoyo y colaboración de los sacerdotes, religiosos, religiosas y seglares conscientes de su identidad como cristianos, de sus carismas y de su vocación. Os doy las gracias a todos vosotros, ya desde ahora, porque confío en vuestra buena disposición y en vuestra generosa entrega para colaborar con el Obispo como pastores y como apóstoles en las comunidades parroquiales.

A la corresponsabilidad y a la colaboración dedico la primera parte de la Carta Pastoral. Para lograr ambas actitudes en clima de verdadero sentido eclesial y orientarlas a favor de la Evangelización y de la renovación de nuestra archidiócesis y de nuestras parroquias, os invito a proyectar acciones preferentes, tanto comunes como específicas, siempre en sintonía con la planificación diocesana. Para evitar improvisaciones innecesarias, os invito a preparar una sencilla programación parroquial al modo como os presento el Calendario pastoral diocesano.

El sentido orgánico de la Iglesia, como cuerpo místico de Jesucristo, lleva consigo la estructura jerárquica que se hace concreta mediante el Sacramento del Orden y mediante las instituciones legítimas y opcionales que ordenan la colaboración de sacerdotes, religiosos y seglares. Por ello, sin pretender una reflexión extensa y mucho menos monográfica, os he ofrecido unas consideraciones acerca de la autoridad, de la obediencia y del servicio que deben conformar nuestro fraternal entendimiento.

Pensando que el ánimo de colaboración eclesial nos pone muchas veces ante graves dificultades y problemas, os invito en la Carta Pastoral a procurar una formación permanente, acorde con las necesidades y posibilidades de cada uno. Son "recios" los tiempos que corren y se hace, por ello, cada vez más necesario dar razón testimonial y doctrinal de nuestra esperanza. Por tanto, es necesario acertar en la configuración de la propia vida sin originalidades desenfocadas; y saber ofrecer una palabra clarificadora.

En la segunda parte he querido presentaros tres objetivos preferenciales para nuestra acción pastoral y apostólica bien coordinada, como lo exige la unidad fundamental de la archidiócesis. Objetivos que constituyen, al mismo tiempo, tres campos especialmente importantes, cuya atención es cada vez más urgente. Estos objetivos obedecen, como podrá verse, a la imprescindible tarea de la Nueva Evangelización.

La llamada a cultivar nuestra fe y a fortalecer la esperanza constituye también un punto espontáneamente convertido en insistencia, a causa del constatado cansancio en unos casos, de la aparente desilusión en otros, y de la necesidad de renovación de proyectos, lenguajes y métodos en todos nosotros. Tarea nada fácil, que ha de unirnos en la búsqueda y en el apoyo mutuo, siguiendo con esfuerzo las exigencias de una participación activa en la vida de la Iglesia.

Finalmente, os presento el motivo y sentido de unas efemérides diocesanas que, lejos de intereses localistas, de añoranzas históricas o de seccionamiento diocesano, que sería absurdo, pretende agradecer al Señor sus inmensos dones y crecer en el sentido eclesial y en la unidad propia de la comunión afectiva y efectiva sin reservas.

Os dirijo, pues, una carta entretenida. Quizás no sea oportuno dedicarle una lectura rápida. Van en ella preocupaciones, reflexiones y proyectos ilusionados que deseo compartir con vosotros, con la confianza de que me ayudaréis en la realización de lo proyectado. Para ello es necesario poner atención en el conjunto de lo que os propongo, sobre todo en sus motivaciones, y llegar a distinguir lo que concierne a todos y lo que concierne solamente a algunos. Sin embargo, pido a todos que contribuyáis al buen entendimiento de lo que os propongo y de lo que os sugiero. En ello comienza vuestra colaboración. Vuestras aportaciones, en el supuesto de que las consideréis oportunas, serán recibidas como un gesto de interés y de una actitud abierta, sincera y bien dispuesta.

Gracias por leer estas líneas y por disponeros a leer con atención también las que siguen. Que el Señor os lo premie.

Recibid, de nuevo, mi saludo afectuoso y mi bendición en el nombre del Señor.

 

+ Santiago. Arzobispo de Mérida-Badajoz.

En la solemnidad de Santa María de Guadalupe, Patrona de Extremadura.

6 de septiembre de 2005.

 

En una Carta Pastoral, la primera que destina a la diócesis de Mérida-Badajoz

El Arzobispo invita a seglares, religiosos y religiosas y sacerdotes a colaborar con él

Coincidiendo con el inicio del curso pastoral, Monseñor Santiago García Aracil, ha presentado su primera Carta Pastoral en Mérida-Badajoz, dirigida en esta ocasión a todos los colaboradores diocesanos (sacerdotes, religiosos y laicos), que lleva por título "Presentación y Proyecto".

La carta está dividida en tres partes, la primera de las cuales tiene como eje vertebrador la comunión eclesial vivida en clave de corresponsabilidad y colaboración, pues todos los cristianos, desde su bautismo están llamados a ser evangelizadores en medio del mundo. "Corresponde al obispo, presidir, enseñar, celebrar el Culto sagrado y gobernar, conducir o regir la porción del Pueblo de Dios que se le encomienda. Todo ello ha de hacerlo junto con los presbíteros y diáconos, porque éstos, cada uno en su grado, han recibido el sacramento del Orden. No obstante, las diferentes actividades en que se concreta y desarrolla el ministerio pastoral del obispo, dan lugar a la preciada y necesaria colaboración de religiosos, religiosas y seglares que, no habiendo recibido el sacramento del Orden, están abiertos a la llamada de Dios para trabajar dentro de la Iglesia particular en la que están insertos" (Presentación y Proyecto, nº 6)

Esta primera parte de la Carta está, a su vez, dividida en tres secciones, una dedicada a los presbíteros, otra a los religiosos y religiosas y otra a los seglares.

Por lo que se refiere a los presbíteros, la Carta Pastoral recoge una serie de aplicaciones prácticas referidas a la colaboración de los presbíteros con el obispo para trabajar unidos en la tarea evangelizadora y ejercer la autoridad pastoral con acierto. Dentro de este apartado, Monseñor García Aracil ha incluido tres notas para los sacerdotes diocesanos referidas a las programaciones y calendarios pastorales, animando a los párrocos a que confeccionen un calendario pastoral propio de la parroquia; la segunda nota habla de la formación permanente del clero que es, escribe el Arzobispo, "una ayuda imprescindible para el cumplimiento de nuestro ministerio"; y la tercera hace referencia al ejercicio de la autoridad, en la que insiste en que ésta "se hace posible en la Iglesia desde la obediencia fiel y desinteresada al Señor y a su Iglesia".

La vida religiosa

El segundo punto de esta primera parte de la Carta Pastoral está destinado especialmente a los religiosos y religiosas. Monseñor García Aracil explica que se refiere a ellos "no tanto como una llamada a las distintas familias religiosas, cuanto como una ocasión para que todo el Pueblo de Dios que peregrina en esta Archidiócesis de Mérida-Badajoz, tome conciencia de la gran riqueza que supone para todos la presencia de las monjas, de los religiosos y religiosas y de los demás Institutos de vida consagrada, y de los deberes que nos comprometen a favor suyo" (Presentación y Proyecto, nº 9.2)

También para los religiosos y religiosas establece Monseñor García Aracil una serie de 'conclusiones operativas' o acciones a realizar. Por parte del Arzobispo, su compromiso es el de visitar a todas las comunidades religiosas de la diócesis y, además, celebrar diversos encuentros en el curso pastoral tanto con todos los religiosos como con los superiores mayores de las comunidades presentes en la Archidiócesis. Así mismo, el Arzobispo recomienda que en "todos los Consejos Pastorales parroquiales, arciprestales y diocesano, debe estar representada la Vida Consagrada presente en los respectivos lugares" (Presentación y Proyecto, nº 10.6)

Por último, en este apartado dedicado a los religiosos, también se recoge en la carta la necesidad de estudiar la mejor forma de celebrar la "Jornada pro orantibus", así como potenciar la Delegación episcopal para la Vida Consagrada.

Los seglares

Dentro de esta primera parte de la carta, el último sector al que se dirige el Arzobispo es a los seglares que "son muy valiosos y necesarios colaboradores del obispo en el ejercicio de su ministerio pastoral [...] Por ello, el Obispo, en tanto Pastor de la Iglesia particular, debe considerar como deber suyo 'apoyar el apostolado de los seglares, prestar los principios y subsidios espirituales, ordenar el desarrollo del apostolado al bien común de la Iglesia y vigilar que se cumplan la doctrina y el orden'" (Presentación y Proyecto, nº 12)

Como acciones concretas con respecto a los laicos, el Arzobispo asume "como acción propia del ministerio que le compete" el mantener contacto con los seglares colaboradores de las parroquias, también "potenciar en la Diócesis la presencia y acción de los grupos y organizaciones seglares" o "atender adecuadamente a las Cofradías y Hermandades", entre otros aspectos.

En referencia a los seglares, Monseñor García Aracil también insiste en la necesidad de la formación laical en todas sus dimensiones, poniendo de relieve los instrumentos con los que cuenta la Diócesis para este fin, sobre todo el Instituto Superior de Ciencias Religiosas y las Escuelas Arciprestales de Agentes de Pastoral. También recuerda el Arzobispo, la importancia de la formación parroquial y del catecumenado de adultos. Y termina esta parte haciendo "una llamada a cuantos tienen una responsabilidad pastoral, apostólica o de relación eclesial con otros cristianos, a que cultiven la inquietud por abrirse a la formación que tanto necesitamos todos hoy". (Presentación y Proyecto, nº 18)

Las dos partes siguientes de la carta, mucho más breves que esta primera, sirven al Arzobispo para presentar algunas propuestas pastorales concretas que afectan a toda la diócesis, emanadas del Sínodo Diocesano de 1992 y del Plan Pastoral Diocesano aun vigente. En este sentido, Monseñor García Aracil propone seguir acentuando especialmente, en la tarea evangelizadora, los campos de jóvenes, familia y alejados, para lo que propone, entre otras cosas, replantear y reforzar la catequesis preparatoria para la confirmación; o, para las familias, extender los movimientos familiares y potenciar las escuelas de padres.

En la última parte de la carta, Monseñor García Aracil, recuerda los dos importantes aniversarios que este curso pastoral celebra nuestra diócesis. Por un lado, "se cumple el 1.750 aniversario del primer documento que nos refiere la existencia en Mérida de una comunidad cristiana plenamente constituida, con Obispo, presbíteros y diáconos, cuya madurez le capacita para tomar posición ante acontecimientos y circunstancias de especial importancia. Por otra parte, según consta en los anales de la historia, en este curso se cumple el 750 aniversario de la "plantatio ecclesiae" entre nosotros, impedida a lo largo de algunos siglos por la invasión árabe. En 1255 nace uno de los núcleos eclesiales que conformaron el territorio constituido hoy en la Archidiócesis de Mérida-Badajoz" (Presentación y Proyecto, nº 26).


Centrales

La importancia de la familia en el proceso de transmisión de la fe, a debate

En unas jornadas para delegados de Pastoral Familiar y movimientos familiares de España

Durante este fin de semana se celebra en El Escorial las XXXIV jornadas de delegados de Pastoral familiar y movimientos con un tema de estudio de mucha actualidad: La transmisión de la fe en la familia. En estos días se quieren abordar temas tan interesantes como la pastoral familiar dentro de cada parroquia, como la necesidad de una educación afectivo-sexual, el llevar a cabo la articulación de unos Itinerarios largos de preparación al matrimonio como al mismo tiempo plantear lo interesante que puede resultar para todos el V Encuentro Mundial de las Familias en julio del año próximo en Valencia, y en cuyos preparativos ya se está trabajando.

Familia, 'Iglesia doméstica'

Todos somos conscientes de las dificultades que la Iglesia y las familias cristianas tienen para la transmisión de la fe. En primer lugar la familia es siempre destinataria de la acción evangelizadora de la Iglesia pero al mismo tiempo es protagonista. Acoge la Buena Noticia del Evangelio y después le toca a ella misma ser "iglesia doméstica" teniendo muy presente el anuncio de la palabra, la celebración de los sacramentos y la vivencia del amor fraterno hacia dentro y hacia fuera. En la familia se dan los primeros pasos en la vida social, por eso se habla siempre de que es una célula de la sociedad y se da de igual manera los primeros pasos en la vida de fe y por eso se llama "pequeña Iglesia". Nuestras familias no pueden ni deben ignorar esta responsabilidad ya que la Sociedad y la Iglesia del mañana están en manos de la familia. La familia se complementa sin lugar a dudas con la parroquia y la escuela pero es el primer paso irreemplazable para que fructifique la fe y madure la conciencia cristiana. La vocación social y eclesial se despierta y alienta en lo más profundo del hogar familiar.

La transmisión de la fe en la familia es primordial. La fe y las convicciones cristianas son la mejor herencia que pueden dejar unos padres a sus hijos. Si falla esta primerísima transmisión de la fe en los primeros años de la vida, luego ya es difícil despertar una experiencia auténticamente religiosa.

La catequesis tiene valor como apoyo

Siempre está ahí la catequesis, pero la suya es una labor supletoria, la labor primera es de la familia. Hay que destacar la labor de estas familias cristianas que están desde que los niños son pequeños intentando transmitir actitudes de fe y de oración.

Encuentro en Valencia

El próximo año durante el mes de julio tendremos la suerte de tener en nuestro propio país, en Valencia en concreto, el V Encuentro Mundial de la Familia. Este encuentro es una gran convocatoria que cada tres años realiza el Papa para celebrar el don divino que es la familia. Reúne a centenares de miles de familias de los cinco continentes para rezar, dialogar, aprender, compartir y profundizar la comprensión del papel de la familia cristiana como Iglesia doméstica y unidad base de la evangelización. El gran objetivo marcado es despertar en las familias el deseo de transmitir esa fe que recibieron de sus padres y abuelos, a sus pequeños. Esto es fundamental para el porvenir de la fe. La familia en una institución amplia por lo que se quiere que todo el mundo esté representado: los padres y los hijos, los abuelos, se estudiaran también la vida de los jóvenes e incluso se está preparando un congreso de novios. Todos tienen que estar presentes en esta oportunidad única.

Al igual que la Iglesia no olvida la responsabilidad de la familia en su "construcción", la Sociedad no debe olvidar tampoco su responsabilidad. La Iglesia ve en lo más profundo cómo la familia es el centro de su acción pastoral y la sociedad, y en concreto los gobiernos deben hacer suyo el lema de que "la familia es lo primero".

Pocas ayudas sociales

Según un reciente informe publicado por el Instituto de Política Familiar el pasado cinco de octubre, la Familia no es prioridad política para las administraciones autonómicas. En el se reconoce que en este tema todavía queda mucho camino por andar donde no se han tomado en serio a la familia y tampoco se tiene una política familiar definida con la insuficiencia de organismos, de planes y de dotaciones presupuestarias. En ese mismo estudio aparece Extremadura la última en el ranking de autonomías con respecto a la atención de las familias.

Si lugar a dudas el futuro y el progreso pasa por la atención a la familia a todos los niveles.

David Martínez Gutiérrez

Delegado Diocesano para la Pastoral Familiar


Información Diocesana

En una reunión que ha tenido lugar en Cáceres

Los obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz revisan la situación actual de nuestra Comunidad Autónoma

Los obispos de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz, Monseñor García Aracil, por nuestra diócesis, Monseñor Benavente Mateo, por la diócesis de Coria-Cáceres, y Monseñor Rodríguez Magro, por la diócesis de Plasencia, así como el arzobispo emérito de Mérida-Badajoz, Monseñor Montero Moreno, han celebrado esta semana pasada en Cáceres el primero de la serie de habituales encuentros que celebran a lo largo del curso pastoral.

Repaso a la actualidad

Como es habitual en este tipo de encuentros, los obispos de Extremadura revisaron la marcha de la Iglesia en nuestra comunidad autónoma en todos los aspectos: social, sanitario, educativo, medios de comunicación social.

Así mismo, los prelados revisaron la situación actual de los convenios de colaboración establecidos con la Junta de Extremadura en el campo social, sanitario y de patrimonio artístico.

Al final de este encuentro, los obispos hicieron público un mensaje en el que tocaban uno de los temas más preocupantes estos días la sequía y que le ofrecimos en nuestro número de 'Iglesia en camino' de la semana pasada.

 

En ella también se dieron cita varios de los misioneros diocesanos

Numerosos niños y jóvenes participan en una convivencia misionera celebrada en Hornachos

La localidad de Hornachos se convirtió el sábado pasado en un punto de encuentro misionero con la celebración de una jornada en la que tomaron parte grupos de jóvenes de diversas parroquias de la diócesis y personas mayores, que estuvieron acompañados por varios misioneros extremeños que desempeñan su labor en Hispanoamérica y África.

Este encuentro quiso ser en un principio un acto de despedida al misionero local Nemesio Frías Palanco, que regresa este fin de semana a Zimbabwe (África), sin embargo, a medida que avanzaron los preparativos se convirtió en un acto de promoción y animación misionera.

Las actividades comenzaron a las 11 de la mañana con un montaje sonoro en el que se hacía una reflexión sobre la fe y la evangelización. A continuación intervenían el delegado de misiones, Juan Andrés Calderón y los misioneros Serafín Suárez y Joseli Ardila Codosero. Junto a ellos se dirigió a los presentes la religiosa hornachega Emilia González, de la congregación de las Hermanas Apostólicas de Cristo Crucificado, que marchará próximamente a la República Dominicana. Todos coincidieron en la necesidad de promover las vocaciones misioneras y de realizar esa misma labor aquí "no tanto dando, que también, como dándose" en palabras de Serafín Suárez.

En Hornachos surgió hace algo menos de un año una asociación conocida como "Amigos de Nemesio", que tiene como objetivo ayudar desde aquí la labor evangelizadora que realiza este misionero. La asociación cuenta ya con más de mil integrantes de todas las edades y de todas las clases sociales y supone una gran ayuda en lo que se refiere a la obtención de recursos para la misión y de apoyo y promoción misionera.

Festival

Por la tarde, después de compartir la comida, y antes de clausurar el encuentro con la Eucaristía, los asistentes disfrutaron de la actuación de algunos componentes del grupo Brotes de Olivo y de escuchar los testimonios de sacerdotes, religiosas y seglares que trabajan o han trabajado en misiones.

 

Cáritas parroquial de La Concepción, en Badajoz

Arranca el proyecto de inserción socio-laboral de la mujer

Cáritas Parroquial de la parroquia de la Purísima Concepción de Badajoz ha puesto en marcha por octavo año su proyecto de inserción socio-laboral de la mujer.

Dado que uno de los problemas fundamentales para la obtención de empleo eran la falta de formación, las carencias afectivas y la grave desestructuración personal, familiar y social, desde Cáritas se decidió, para lograr el objetivo del proyecto, trabajar en talleres de nutrición, cocina, plancha, costura, manualidades, desarrollo personal, educación para la salud y refuerzo de lectura y escritura.

Desde la cáritas parroquial se afirma que ya son bastantes las mujeres que han conseguido empleo a lo largo de estos ocho años.

 

Montemolín

Las religiosas de la Providencia celebran el 50 aniversario de su llegada al pueblo

Las religiosas de la Providencia del GAP han celebrado el cincuenta aniversario de su llegada a Montemolín y de la fundación del colegio "Nuestra Señora de la Providencia" que ellas regentan en dicha localidad.

"El pueblo se ha volcado en la celebración de esta conmemoración", como ha destacado en declaraciones a 'Iglesia en camino', María Jesús Pulido, superiora de la comunidad de Montemolín. Buena prueba de ello ha sido la Eucaristía que se celebró el pasado sábado, presidida por el Vicario General de Mérida-Badajoz Francisco Maya Maya, en un templo abarrotado o los múltiples regalos que han recibido estas religiosas como muestra del aprecio y cariño de Montemolín hacia ellas.

 

Asamblea diocesana de Profesionales Cristianos

El Movimiento de Acción Católica 'Profesionales Cristianos' (PX) de Mérida-Badajoz ha celebrado este mes de octubre su primera asamblea diocesana. El encuentro tuvo lugar en la casa de oración de Gévora y en él participaron más de veinte personas.

Para este curso, PX se ha propuesto como tema 'La oración en el medio profesional', para lo que se han preparado diversos materiales sobre este tema, así como bibliografía de referencia, metodologías, y también sobre cómo compartir experiencias de oración, desde el quehacer profesional de cada uno de los miembros.

La Eucaristía con la que se cerró este encuentro fue presidida por Antonio Becerra, Vicario Episcopal del área de Apostolado Seglar.

 

Entrega de premios

El pasado domingo, Monseñor Antonio Montero, arzobispo emérito de Mérida-Badajoz, recibía el premio Guadalupe-Hispanidad, concedido por la Real Asociación de Caballeros de Santa María a aquellas personas que han destacado en la proyección de los valores religiosos y culturales que emergen de la Virgen guadalupana.

Junto a Monseñor Montero, también fueron premiados el periodista Teresiano Rodríguez y Miguel de la Cuadra Salcedo, director de la 'Ruta Quetzal'.

 

Encuentro de oración

La parroquia pacense de La Concepción ha acogido un encuentro de oración en recuerdo de Roger de Taizé, asesinado por una desequilibada mental el pasado mes de agosto. Esta oración, en la que participaron cuarenta personas, comenzó con la proyección de un video sobre la comunidad de Taize, para luego -acompañados por los canciones típicas de esta comunidad- orar sobre todo por la paz y la unidad, que era una de las máximas del hermano Roger. Desde la citada parroquia, además, se ha informado que todos los primeros miércoles de cada mes, por la tarde, se quiere continuar con los encuentros de oración de este tipo.

 

Agenda

Ultreya diocesana

Cursillos de Cristiandad tiene previsto realizar la XXVII Ultreya diocesana de este movimiento el próximo día 23 de octubre en el 'Pabellón Banesto' del Recinto Ferial de Zafra.

Bajo el lema "Id y contad lo que habeis visto", la Asamblea comenzará hacia las 10'30 de la mañana, para terminar con la comida, y a ella tiene prevista su asistencia Monseñor Santiago García Aracil, arzobispo de Mérida-Badajoz.

 

Encuentro de Pastoral Obrera

La Pastoral Obrera de la Provincia Eclesiástica de Mérida-Badajoz celebra en Cáceres su X Asamblea Regional con el tema "La familia obrera extremeña ante el actual conflicto social".

A esta Asamblea, que está prevista para el próximo día 23 de octubre, están convocados los militantes de todos los movimientos obreros de Acción Católica de las tres diócesis extremeñas, así como todos aquellas personas que estén interesados en profundizar en la realidad obrera y trabajadora de nuestra comunidad autónoma.

Para más información e inscripciones, los interesados puden llamar a los teléfonos 924 23 41 76 y 924 22 04 78.


Liturgia dominical

Celebramos el XXIX domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Libro del profeta Isaías 45, 1. 4-6

Así dice el Señor a su Ungido, a Ciro, a quien lleva de la mano: Doblegaré ante Él las naciones, desceñiré las cinturas de los reyes, abriré ante él las puertas, los batientes no se le cerrarán. Por mi siervo Jacob, por mi escogido Israel, te llamé por tu nombre, te dí un título, aunque no me conocías. Yo soy el Señor y no hay otro; fuera de mí no hay dios. Te pongo la insignia aunque no me conoces, para que sepan de Oriente a Occidente que no hay otro fuera de mí. Yo soy el Señor y no hay otro.

 

Salmo 95. 1 y 3, 4-5, 7-8, 9-10a y c

R. Aclamad la gloria y el poder del Señor

Cantad al Señor un cántico nuevo,

cantad al Señor toda la tierra.

Contad a los pueblos su gloria,

sus maravillas a todas las naciones.

Porque es grande el Señor, y muy digno de alabanza,

más temible que todos los dioses.

Pues los dioses de los gentiles son apariencia

mientras que el Señor ha hecho el cielo.

 

Carta 1ª de S. Pablo a los Tesalonicenses 1, 1-5 b

Pablo, Silvano y Timoteo a la Iglesia de los Tesalonicenses, en Dios Padre y en el Señor Jesucristo. A vosotros, gracia y paz. Siempre damos gracias a Dios por todos vosotros y os tenemos presentes en nuestras oraciones.

Ante Dios, nuestro Padre, recordamos sin cesar la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y el aguante de vuestra esperanza en Jesucristo nuestro Señor.

Bien sabemos, hermanos amados de Dios, que él os ha elegido y que cuando se proclamó el evangelio sobre vosotros no hubo sólo palabras, sino además fuerza del Espíritu Santo y convicción profunda.

 

Evangelio según san Mateo 22, 15-21

En aquel tiempo, los fariseos, se retiraron y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta. Le enviaron unos discípulos, con unos partidarios de Herodes, y le dijeron: Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios, conforme a la verdad; sin que te importe nadie, porque no te fijas en las apariencias. Dinos, pues, qué opinas: ¿Es lícito pagar impuestos al César o no?

Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús: ¡Hipócritas!, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto.

Le presentaron un denario. Él les preguntó: ¿De quién es esta cara y esta inscripción?

Le respondieron: Del César.

Entonces les replicó: Pues pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

 

Comentario Litúrgico

Dios y el Cesar

A primera vista parecen dos valores que hay que tener en cuenta a la hora de sopesar la realidad y las responsabilidades de cada uno en dos ámbitos fundamentales en la vida de todo hombre civilizado: el político y el religioso.

Lo anterior parece una deducción lógica de la respuesta de Cristo a los que intentaron ponerle en un aprieto. Si se profundiza un poco la cosa no parece tan simple. Y la historia de las interpretaciones que se le ha dado a esta frase de Cristo parecen confirmarlo.

Efectivamente, una interpretación que tomara los dos ámbitos (el político y el religioso) como iguales en importancia y perteneciendo al mismo nivel de exigencia para el hombre estaría midiendo con el mismo rasero una institución humana como el Estado y sus leyes y una realidad que no pertenece a este mundo sino que es el Alfa y el Omega de todo lo que existe, incluido el mismo hombre que ha creado "lo político" para poder sobrevivir a pesar de la presencia de "los otros".

De la vida y doctrina de Cristo, sólo se puede sacar una conclusión al respecto: el Padre fue para El el valor absoluto al cual orientó toda su vida y entrega hasta la muerte. De ese absoluto no se puede concluir que negara el valor de lo político: llegada la ocasión, indicó a Pedro que pagara un tributo que se le pedía o se negó a dirimir en un pleito entre hermanos que discutían por la herencia y los remitió a los tribunales.

De todo lo anterior se puede concluir que es falso tanto el intento de una teocracia en la que lo religioso se inmiscuya en lo meramente civil o el de un laicismo que intente encerrar lo religioso en el secreto de las conciencias.

Antonio Luis Martínez

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

17, lunes: Rm 4, 20-25; Lc 12, 13-21.
18, martes: 2Tm 4, 9-17a; Lc 10, 1-9.
19, miércoles: Rm 6, 12-18; Lc 12, 39-48.
20, jueves: Rm 6, 19-23; Lc 12, 49-53.
21, viernes: Rm 7, 18-25a; Lc 12, 54-59.
22, sábado: Rm 8, 1-11; Lc 13, 1-9.
23, domingo: Ex 22, 20-26; 1 Ts 1, 5c-10; Mt 22, 34-40.

 

19 de octubre: San Pedro de Alcántara (s. XVI))

Parecía hecho de raíces de árbol. Dormía sentado, la cabeza arrimada a un maderillo que tenía hincado en la pared. Veinte años trajo cilicio de hojalata continuo. Fue el Señor servido en remediar todo mi trabajo con traer a este lugar al bendito fray Pedro de Alcántara. Es autor de unos libros pequeños de oración, que ahora se tratan mucho... así describía a nuestro Pedro de Alcántara Santa Teresa de Jesús, que lo conoció y trató en sus andaduras. Y la verdad es que la descripción es bastante aproximada. Así era Pedro: delgado, enjuto, como un manojo de sarmientos, austero hasta un punto que el mismo san Francisco de Asís se hubiera asombrado.

Nació en Alcántara (Cáceres) en el año 1500. Hijo de familia pudiente, estudia en Salamanca, hasta que a los 16 años se hace franciscano. A los 20 años ya era guardián de un convento, a los 25 presbítero, pero llegó a ser Visitador general de su orden.

Bajo sus auspicios, se realiza la reforma alcantarina: una vuelta a la estricta observancia de la pobreza y la penitencia. Esta reforma llegó, con el tiempo, a contar con 20 provincias franciscanas alcantarinas, hasta que en 1897 fueron incorporados a los franciscanos observantes. Fray Pedro murió en Arenas (Ávila), hoy llamada Arenas de San Pedro en su honor, en octubre de 1562. Fue canonizado en 1669 y es patrono de Extremadura y Brasil.

 

Los santos de la semana

17, lunes: Ignacio de Antioquía.
18, martes: Lucas Evangelista.
19, miércoles: Pedro de Alcántara, Juan de Brebeuf, Pablo Cruz.
20, jueves: Magdalena de Nagasaki, Contardo.
21, viernes: Viator, Úrsula, Numida, Alodia.
22, sábado: Marco, Abercio, Valerio.
23, domingo: Servando y Germán.


Contraportada

Nemesio Frias Palanco, misionero diocesano en Zimbawe

"En Europa la gente va de vuelta de muchas cosas y tenemos a Dios como un objeto más de consumo"

CNemesio Frías Palanco es sacerdote diocesano, natural de Hornachos, que está ejerciendo como misionero en la parroquia de Jotsholo, en Zimbawue, donde lleva seis años.

En nuestra 'Última' de esta semana hemos estado hablando con él, siguiendo con las entrevistas a misioneros diocesanos que estamos llevando acabo durante este mes de octubre.

En la entrevista, Nemesio nos cuenta cómo es el día a día de un misionero y también el porqué de haber elegido África como lugar de misión.Además, en la entrevista, Frias Palanco reflexiona sobre la necesidad que tiene la Iglesia en Europa de convertirse y de renovarse para así poder llevar el Evangelio al mundo de hoy.

 

¿Cómo es el día a día de un misionero?

La extensión donde estamos nosotros tiene un diámetro de unos sesenta kilómetros, donde hay comunidades o grupitos de personas que se juntan en un radio cercano en total unas 31 comunidades. Nos levantamos a las cinco y media o cinco y algo. Mientras que uno se 'espabila' y celebra la Eucaristía a las seis y media, le va dando tiempo de organizarse un poquito, si no lo tiene organizado ya, el día, siempre se intenta programar, evidentemente. Después del desayuno, normalmente o atendemos a la gente de la misión o nos desplazamos a los lugares donde tenemos las comunidades o vamos a visitar a la gente a sus chozas. Porque además no son poblaciones donde están las casas juntas, o mejor dicho, las chozas juntas, sino que la gente vive en el campo, en su casa, que la casa son grupitos de chozas al lado de su campo. Entonces o visitamos esas chozas o si hay alguna Iglesia en las comunidades, donde se reúnan, pues quedamos con ellos. Intentamos compartir su día a día. Ellos nos dan de comer en esa jornada... Celebramos la Eucaristía o visitamos a los catecúmenos. Tenemos algunas reuniones y eso lo compartimos con algunas atenciones de tipo primario como puede ser el reparto de alimentos o de semillas, u otros proyectos.

¿Qué lleva a una persona a dejar la relativa comodidad del mundo desarrollado y marcharse a un país de misiones donde las cosas están siendo ahora mismo tan complicadas?

Lo que le mueve a otras personas no lo sé. Yo te comento que lo que me mueve a mí en mi fe. Es mi idea, o mi utopía, que no es mía sino de esta Iglesia de la que formo parte, que es la de hacer de este mundo un poco mejor. Hacen falta pues esos viñadores, o esos hijos del padre que dicen en un momento determinado, oye, que aquí hay que hacer algo y hay mucha gente que necesita una ayuda y yo que tengo una serie de medios pues no me puedo quedar con esos medios. Yo tengo que darle una salida a esos medios y concretamente siendo sacerdote pues doy una respuesta al señor, doy una respuesta a la comunidad humana desde ese mirar a la gente que lo necesita más. Yo no es que esté allí a gusto o disfrutando de la vida a tope, pero estoy contento, porque con lo que puedo hacer, porque no es mi tierra, aunque yo quiera hacerla mi tierra o quiero ser de esa tierra, pero salvando todas las dificultades que hay me siento como acogido. Me siento en un lugar donde yo puedo dar algo de mí y con la gente de allí sobre todo, siento que estoy dando lo mejor que tengo. Creo que vale la pena aunque eche uno de menos esta vida que tenemos aquí tan agradable y con tantas posibilidades, y mi familia incluso, disfrutando de mi familia, pero es que esa familia necesita mucho y de ese mucho que tenemos todos, y que yo tengo concretamente pues necesito compartirlo, y si no, no me siento a gusto. Entonces estoy feliz allí, y por eso quiero seguir allí.

¿Por qué África?

Pues la historia es por nuestra diócesis. Había un grupo de sacerdotes, se fueron a trabajar como curas diocesanos, entonces yo me sentí llamado por ese continente. Sobre todo por las revistas de pequeñito, de que quieres ser misionero, y las cosa aquella de los "negritos", entonces cuando yo me planteé el ir en nombre de mi diócesis, que quería aceptar el reto de algún sitio donde normalmente no vaya tanta gente. Claro, nosotros entendemos mejor América, y yo estaba dispuesto a ir a América o a donde fuera. Le planteé a mi arzobispo, entonces Don Antonio, "yo si puedo me voy a África, si consigo dominar un poquito el inglés, si se deja dominar". Entonces tuve la oportunidad de ir a Inglaterra, vi que no se me daba muy mal el inglés. Si otros han podido, yo me animo. Estoy contentísimo. Después de llegar de allí tuve que meterme con otra lengua. Yendo incluso a las escuelas, a primaria, con niños de segundo, y aprendiendo el a, b, c, pero ahora que ha pasado el tiempo, esos momentos fuertes de la lengua, disfruto muchísimo de poder comunicarme con otras personas de otra cultura, con otra lengua. Te das cuenta de que el evangelio no tiene barreras, y las lenguas son unas barreras muy pequeñitas.

¿Llegará un momento en el que nuestra vieja Europa tenga que ser reevangelizada precisamente por los países de misión ya que las comunidades aquí no están tan vivas, tan motivadas, como lo puedan estar allí?

Yo lo que veo es que son dos ritmos distintos. En Europa la gente va de vuelta de muchas cosas y estamos supersaturados y veo que algunas veces los que tenemos a Dios, es como un objeto más de consumo. Como no seamos capaces de quitar ese rostro de Dios pues va a ser muy difícil que podamos tener una Iglesia que sea viva.

Aunque aquí en España la Iglesia está aun viva y activa en otros países encuentras, sin embargo, a gente que ya no tiene ni idea de qué es una Eucaristía o no tiene ni idea de por dónde va una misa. Pero no es tanto la necesidad de que vengan a evangelizarnos sino que lo que las comunidades de Europa necesitan en una conversión constante, un pararse de vez en cuando y preguntarse cómo mejor llevar el evangelio a una sociedad que lo está pidiendo.

La Iglesia no puede pararse, tiene que haber una continua renovación, porque la Iglesia es una comunidad en marcha y si se para se empobrece.

Redacción


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


Return to Camino