Iglesia en camino

 

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 363. 15 de Octubre de 2000

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


 

Portada

Yuste, un referente cultural europeo
y de la Historia de Extremadura

Ha sido y es un exponente del papel de la Iglesia
en la construcción de la Europa de los Estados

El Monasterio de Yuste constituye un referente en la cultura Europea, un exponente de cómo la Iglesia ha jugado un importante papel en la construcción de la identidad del continente.

El Pasado lunes, los Reyes de España presidían un solemne acto académico en el histórico monasterio, dentro de las actividades incluídas en la agneda de su sexta visita a tierras extremeñas.

El Monasterio de San Jerónimo de Yuste, habitado en la actualidad por la única comunidad contemplativa masculina de Extremadura, se convierte, con la decisión del Emperador Carlos V de retirarse a él , en uno de los originales y característicos Monasterios-Palacios españoles en los que se une al cenobio la Residencia Real.

Yuste es el exponente del imperio español y de la época de su máxima influencia en Europa. su emplazamiento es maravilloso, con un entorno natural excepcional, entre los bosques más agrestes de la Vera, teniendo a sus pies las fétiles huertas de la comarca, dominándose desde el mirador del Palacio los ricos y dilatados Velles del Tiétar y del Tajo, llegando la vista hasta las lejanas Sierras de la Deleitosa y los Montes Toledanos.

 


 

Editorial

Las aguas se mueven

Las escasas agitaciones públicas de los últimos años y meses parecían no producir en nuestra superficie social otras movidas que las del botellón sabatino, o las de los conciertos desaforados de grandes roqueros en estadios y plazas de toros para los adolescentes en ebullición.

De un mes acá, la subida descoyuntada del petróleo, los desajustes del curso escolar, el trasvase del Ebro, y ahora los horarios comerciales del domingo, han puesto en pie de protesta, de movilización y hasta de confrontaciones violentas, a numeosos colectivos de nuestra sociedad. Los más fuertes e irritados (no sin razón) han sido los transportistas, agricultores y pescadores, amenazados por el llamado, esta vez con exactitud, oro negro. Al fin se ha consensuado algunas salidas, esperemos que duraderas.

Sobre las tensiones de la Enseñanza, nos pronunciamos aquí mismo la semana pasada abogando por el paciente diálogo entre las partes, que, en determinados casos, ha ido encontrando algunas vías de solución. En cambio, otros puntos calientes siguen chispeando, pensamos que por ser tan reciente y tan compleja la asunción de las transferencias e Enseñanza por parte de la Junta de Extremadura.

Finalmente, los cierres y manifestaciones, tanto de patronos como de empleados, en razón de la libertad de horarios comerciales, aunque hay opiniones para todos los gustos, la nuestra es que han de evitarse al máximo los cierres de comercios menores, por las pérdidas de los interesados, además de por la obligada, para los trabajadores, apertura en domingo. Y, además, por ser precisamente un domingo.

 


 

Carta del Arzobispo

La familia al claroscuro

De nuevo una "toma de Roma". Esta semana cientos de millares de familias que acuden a su III Encuentro mundial, después de los celebrados, allí en 1994, y en Brasil, el 97. Este de ahora, con carácter jubilar, tiene por lema "Los hijos, primavera de la Iglesia y de la sociedad". De España se prevé una participación de diez mil familias. Para ambientar ese acontecimiento eclesial y social anticipo unas reflexiones pastorales.

Hoy por hoy, para aproximarnos con acierto a un juicio cabal sobre el estado de la familia, se tiene la impresión, no de que los árboles te impidan ver el bosque, sino de que la zizaña te está tapando la visión del trigo. ¡Tanto ha crecido la mala hierba? Digamos que lo suficiente como para poner en crisis o en tela de juicio a tan sólida institución y a nosotros perplejos frente a ello.

Empecemos por el nombre, que nos suministra siempre el término lingüístico justo para tratar de un asunto y entendernos a la primera. Todos entendemos lo mismo cuando decimos tejado, abanico o paraguas. Y, desde siempre, nos ha ocurrido otro tanto con la palabra familia. Un hombre y una mujer unidos en matrimonio estable, con los hijos por ellos procreados, alimentados, educados. Deriva de aquí una nómina entrañable: esposo-esposa, padre-madre, hijos e hijas de la pareja, hermanos entre sí, unidos por lazos naturales y profundísimos de sangre y amor. Donde encajan también maravillosamente en un núcleo entrañable, en línea ascendente los abuelos, y descendiente los nietos.

Conectan asímismo, con ese núcleo estricto y esencial de la familia, como ramificaciones adyacentes en línea horizontal y vertical, los tíos, los sobrinos y los primos, en línea paterna y materna, que ensanchan, en un círculo más amplio y más débil, el radio familiar de nuestra cultura cristiana, europea y occidental, diferente de otros modelos, de tribus, clanes y castas en diversas culturas afroasiáticas.

Un himno a la familia

La familia así entendida es fuente transmisora de la vida humana mediante el encuentro esponsal de la pareja, expresión máxima de su amor y plenificación recíproca de sus inclinaciones naturales complementarias. Esa grandeza alcanza su cénit en la procreación de otro ser humano, no sin carga de misterio, ni siempre automáticamente, por esterilidades congénitas (o artificialmente provocadas) Por algo se ha considerado siempre en la tradición judeocristiana a los hijos como dones de Dios.

Antes de entrar en las anomalías o ambigüedades, que pueden ser la cizaña del trigo, cantemos a boca llena la hermosura del amor humano, el misterio sagrado de la sexualidad, el asombro del encuentro amoroso, el milagro dulcísimo de los hijos, la ternura alegre de los hermanos, la luminosa sonrisa de los abuelos. Nada hay, en lo humano, como la familia; lo confirmamos billones de testigos, desde antes de Atapuerca hasta nosotros. Aparquen, por favor, unos instantes, los sobados clichés de familias patriarcales o familias burguesas, para bendecir a la esposa del Cantar de los Cantares, a la mujer fuerte de los Probervios, a las lejanas Sara, Rebeca y Viuda de Sarepta, y a las cercanas María de Nazaret, con su prima Isabel y la profetisa Ana, a Lázaro y a sus hermanas, familia de tres solteros. A los hijos como ramos de olivo, en derredor de la mesa.

Baste con eso. Sin salirnos de nuestro tiempo, intenten ustedes repasara hora las múltiples encuestas sobre la valoración que hace la gente de las instituciones y de la sociedad, sobre sus propias experiencias. Los que menos quieren casarse, más tiempo desean vivir con la familia paterna; los que se sienten azotados por el paro, frustrados por la vida , incluso fracasados en el matrimonio, ¡a quién acuden por lo general? ­A su familia de origen. Los enfermos psíquicos, mentales, depresivos, esquizofrénicos, tocados por el Alzeimer, ¡en dónde encuentran asilo o se refugian? En casa de los padres, apoyados por los hermanos. La familia estable, unida, hogareña, es la gran nostalgia, la gran utopía de tantas vidas rotas.

El rostro oscuro

Ahora sí; ahora es el momento de descorrer el velo, de descorer la cara oculta (ya ni eso) de la familia, también de la española. De la nuestra de cada cual. Los casos más sangrientos son los de las mujeres maltratadas y degolladas por sus cónyuges. En comparación con ellas, resultan más benignos (¡ !) las decenas de millares de divorcios o de separaciones matrimoniales, que segregan mes tras mes los tribunales de familia. Y, déjenme añadir, con tristeza indisimulada, a las parejas bautizadas en la Iglesia católica, que contraen matrimonio civil, algunos con cónyuges divorciados poniendo las cosas peor, (aunque no quedan excluíos ni de la misericordia de Dios ni del amor pastoral en la Iglesia, ni de las buenas obras cristianas, aunque su situación irregular los incapacite, mientras perdure esa situación, para la recepción de la Eucaristía).

La unión matrimonial de los bautizados que se casan libremente "por la Iglesia", posee, como sabemos, un valor y una dignidad sacramental. Establece a los esposos en un camino de santidad, con garantía de gracia de Dios para permanecer unidos hasta que la muerte convierta su unión conyugal en otra más alta y profunda, en la gloria del Dios uno y trino. En el matrimoni-sacramento, el amor se eleva a la esfera de lo sagrado; significa y comparte el amor de Cristo a la Iglesia; es un reflejo del amor trinitario de Dios. Constituye a los miembros de la familia en Iglesia doméstica, primera célula del Pueblo de Dios y Cuerpo de Cristo. Nada más ni nada menos.

Fidelidad y comprensión

Comprendan, por tanto, los cristianos conscientes de su fe, los católicos que valoran su fidelidad, cómo puede contemplarse la elevación a rango de familia de las parejas de hecho, de las uniones homosexuales y de las adopciones de niños por estos últimos. Nada hay de menosprecio y mucho de amor cristiano, aunque les cueste percibirlo, por parte de la Iglesia, en no aplicar la denominación de matrimonio y de familia, ni los fueros sociales socialmente derivados de la misma, a personas en esas circunstancias.

Esas singularidades no les privan de la dignidad ni de los derechos humanos con sus derivaciones laborales y sociales. Les pedimos incluso perdón sin titubeos por nuestros errores y fallos, cometidos con ellos desde la mentalidad de otras épocas. Pero, por lo que más quieran ustedes (y menos los legisladores), no corrompan ni perviertan esas dos palabras (dos conceptos, dos realidades, dos joyas linguísticas) de abolengo bíblico, griego, latino y cristiano-católico, que se llaman matrimonio y familia. Peor si a la equiparación semántica se sigue el tratamiento legal homologado. ¡No vale entonces para nada una denominación de origen, sin fecha de caducidad durante cuatro mil años?

Familias peregrinas en Roma, ¡que os inunde la gracia del Jubileo!

 

+Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


 

Centrales

El Monasterio de Yuste, una de las joyas de Extremadura

Su significado en la Historia extremeña sólo puede compararse con el de Guadalupe

Los Reyes de España presidieron el pasado lunes un solemne acto académico en el Monasterio de Yuste, una de las joyas de Extremadura.

El Monasterio de Yuste tiene tal significado en la Historia extremeña y española que solamente puede ser comparado con el de Guadalupe. De modo semejante, ambos Monasterios, ya con gran tradición en tiempos anteriores, cobran nueva importancia y alcanzan su máximo esplendor con la decisión del Emperador de elegirle como su última morada el primero y con la conquista de América el segundo, y si Guadalupe se puede considerar como el Templo de la Hispanidad, Yuste es el exponente del Imperio español y de la época de su máxima influencia en Europa, y sus venerables piedras no alcanzan su nombrada universalidad hasta que el César Carlos decide retirarse a este apartado maravilloso cenobio.

En el año 1402, los ermitaños Andrés de Plasencia y Juan de Robledillo fundan la primera casa. Los frailes de la Pobre Vida, gracias a la protección del Señor de Oropesa y Jarandilla, D. García Álvarez de Toledo, pasaron a ser Comunidad Jerónima por decisión del Capítulo de la Orden celebrado el 26 de julio de 1415. Iniciada la construcción del Monasterio entre 1408 y 1409, se consolida la Fundación el año 1409 .

Al unirse el Monasterio a Guadalupe en el Capítulo de la Orden Jerónima celebrado el 26 de julio de 1415, se obligó al Señor de Oropesa a sostener a la Comunidad, edificándose a su costa el Primer Monasterio e Iglesia.

Siempre bajo la protección de sus sucesores, se fue enriqueciendo y ampliando el Monasterio del siglo XV en el XVI, en el que alcanzara su esplendor poco antes de la llegada del Emperador a Yuste.

Su emplazamiento es maravilloso, con un entorno natural excepcional, entre los bosques más agrestes de la Vera, teniendo a sus pies las fértiles huertas de la comarca, dominándose desde el mirador del Palacio los ricos y dilatados Valles del Tiétar y del Tajo, llegando la vista hasta las lejanas Sierras de la Deleitosa y los Montes Toledanos.

 

El monasterio

El Monasterio de San Jerónimo de Yuste se convierte, con la decisión del Emperador de retirarse a él, en uno más de los originales y característicos Monasterios-Palacios españoles en los que se une al cenobio la Residencia Real, tan frecuentes en España y Portugal, no existiendo otros testimonios análogos en Europa.

El Monasterio consta de dos claustros, uno gótico, correspondiente a la obra del siglo XV, y otro plateresco. Al primer Claustro corresponden las dos plantas de las crujías de la fachada, con dos puertas, una adintelada y otra de medio punto, franqueadas por ventanas protegidas por bellas rejas forjadas con el escudo jerónimo en su copete. Los muros están decorados con un revoco en tonos ocres y dibujos de grandes rombos, sin duda realizado durante la estancia del Emperador y que tanto recuerda las decoraciones alemanas y flamencas.

La fachada, que dobla en ángulo recto, daba paso a la Casa del Obispo, que estaba al fondo del pasadizo y en lateral a la hospedería, cuya fachada tiene idéntica decoración.

El Claustro plateresco, de gran belleza y amplitud, tiene 8 arcos en las alas N. y S. y 7 en las otras restantes -en contraste con el gótico, que sólo tiene 5 arcos-, y muestra ya las galas del Renacimiento, siendo junto al templo lo más importante del Monasterio, desde el punto de vista artístico.

 

La iglesia

La nave del templo orientada en dirección Este-Oeste domina el conjunto formado por la Iglesia, el Monasterio con sus Claustros y el Palacio. Adosada al Claustro del Noviciado, es obra del siglo XV, correspondiente a la fundación de D. García Álvarez de Toledo.

De proporciones catedralicias, su planta es de una sola nave dividida en cuatro tramos, correspondiendo al primero el amplio presbiterio con cabecera ochavada, y al último tramo corresponde la zona del Coro alto, que se apoya en una atrevida bóveda casi plana que es un verdadero alarde constructivo.

El presbiterio, a semejanza de las iglesias jerónimas, está muy elevado con las doce gradas, habiendo sido reformado para alojar bajo él la cripta que dispuso hacer Carlos V para su enterramiento como cita el Padre Sigüenza-, para que el cuerpo estuviera debajo del Altar Mayor, de suerte que ni la Custodia ni el altar estuvieran encima, sino delante, "porque sólo se reserva para cuerpos de los Santos que la Iglesia tiene canonizados y para sus reliquias tan alta preeminencia que estén debaxo del altar".

En la cripta aún se conserva el ataúd de madera que guardó los restos del Emperador durante casi diecisiete años. En el eje de la Iglesia existe un nicho de sillería de granito donde se colocó el ataúd doble de madera y plomo. El cuerpo de Carlos V se trasladó, por Orden del Rey Felipe Il, a El Escorial en el año 1574.

 

El palacio

La Casa-Palacio recuerda la Prinzenhof de Gante. Su traza fue enviada por el Emperador al General de la Orden Jerónima, y en su construcción -que fue dirigida por el General Padre Ortega y Fray Melchor de Pie de Concha-, participó activamente Fray Antonio de Villacastín. Consta de dos plantas iguales y una tercera abuhardillada, estando separada del Monasterio por la Iglesia.

Hay ocho piezas, todas de un tamaño igual, cuatro altas para el invierno y cuatro bajas para el verano, con dos tránsitos por en medio que las dividen con sus entradas y salidas para más luz, y servicio de los aposentos. Dos torreoncillos cuadrados, comunicados con las estancias que dan al jardín y estanque, flanquean una balconada cubierta, a la que se accede desde las estancias.

Bajo el Palacio, y sirviendo de zócalo, reflejándose las fachadas del mismo en sus tranquilas aguas, existe el gran estanque que también servía para el riego de los huertos bajos.


(Del libro 'El monasterio de Yuste y su restauración', de José María González-Valcarcel, arquitecto)
 

 

Roma reúne a 1500 prelados de todo el mundo,
la mayor congregación desde el Vaticano II

El Papa Juan Pablo II aprovechó el Jubileo de los obispos
para consagrar el tercer milenio a María

Roma ha sido testigo estos días de un espectáculo sin precedentes: el primer Jubileo de los obispos. En total, se reunieron unos 1.500 obispos de todos los países y de todos los continentes, entre los que se encontraban 39 españoles. Como saben nuestros lectores, la Archidiócesis de Mérida-Badajoz tenía comprometida desde tiempo con la agencia de viajes y las autoridades religiosas de Jerusalén, una magna peregrinación a Tierra Santa del 7 al 14 de octubre, encabezada por el Arzobispo, don Antonio Montero. Tal coincidencia le impidió inscribirse en la peregrinación episcopal y luego, al tener que suspenderla en sus vísperas, ya no le fue posible incorporarse a la de Roma.

Ha sido la reunión de obispos más grandes después del Concilio Vaticano II. Fue el mismo Papa quien recordó aquellos días del Concilio ecuménico: "Nuestra reunión de hoy me lleva con la mente a aquellos años de gracia, en los que se siente con fuerza, como el escalofrío de un nuevo Pentecostés, la presencia del Espíritu de Dios".

El Jubileo de los Obispos ha generado particular interés. Las presencias han superado todas las previsiones. Nunca antes se había celebrado algo así: un encuentro que, como recordó el nuevo prefecto de la Congregación para los Obispos, monseñor Giovanni Battista Re, constituye un llamamiento a la conversión interior de los obispos, pues no por ser obispos dejan de ser cristianos como los demás.

Juan Pablo II aprovechó el encuentro para trazar los rasgos que deberían calificar el ministerio del obispo hoy: " En cuanto personas configuradas sacramentalmente a Cristo, pastor y esposo de la Iglesia, estamos llamados, queridos hermanos en el episcopado, a volver a vivir con nuestros pensamientos, con nuestros sentimientos, con nuestras decisiones, el amor y la entrega total de Jesucristo por su Iglesia".

Pero ser obispo hoy no es fácil, como reconoció el Papa. En ocasiones, parecería que Cristo duerme y deja a sus ministros a la merced de las olas agitadas: "Sin embargo, nosotros sabemos que Él está siempre listo para intervenir con su amor omnipotente y salvífico. Él sigue diciéndonos: confiad; yo he vencido al mundo ".

Los actos comenzaron el pasado 6 de octubre, con una gran celebración penitencial en la Basílica de San Juan de Letrán, durante la cual, como si fueran unos peregrinos más, los obispos confesaron individualmente sus pecados en el sacramento de la reconciliación.

Para preparar los corazones el nuevo prefecto de la Congregación vaticana para los Obispos, el arzobispo Giovanni Battista Re, ofreció una meditación sobre el tema &laqno;Autoridad y servicio». Durante el rito se efectuó una colecta para destinar ayudas a las Iglesias más pobres.

El Jubileo de los obispos concluyó con un Congreso de tres días (9 a 11 de octubre), organizado por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum; en preparación del próximo Sínodo general que afrontará precisamente la figura del obispo.

 

La Virgen de Fátima

Los 1.500 obispos, reunidos en torno a Juan Pablo II, participaron además en la ceremonia por la que se ponía en manos de la Virgen María el tercer milenio.

El Papa pronunció las solemnes palabras ante la imagen original de la Virgen de Fátima, que había sido traída a la plaza de San Pedro del Vaticano para esta ocasión. En el centro de la corona, se podía ver la bala que a punto estuvo de quitar la vida al pontífice el 13 de mayo de 1981.

La plaza de San Pedro estaba llena hasta los topes. Los peregrinos comenzaron a llegar a primeras horas de la mañana. Un entusiasta aplauso acogió la imagen de la Virgen, traída en una procesión seguida por Juan Pablo II.

En la homilía, el Papa definió el espectáculo de fe y oración que tenía delante de él como un "gran cenáculo". Dirigió, ante todo, unas palabras especiales a los obispos, que en este día celebraban su Jubileo.

Pero el momento más esperado vino al final: a mediodía, el pontífice pronunció el acto de entrega de la humanidad entera a la Virgen María en la aurora del tercer milenio.

El Papa se hizo intérprete de todos los pastores del mundo al pedir a María su protección materna, implorando con confianza su intercesión ante los desafíos que esconde el porvenir. El Santo Padre confió a la Madre de Dios a todos los hombres, comenzando por los más débiles: "a los niños que aún no han visto la luz y a los que han nacido en medio de la pobreza y el sufrimiento; a los jóvenes en busca de sentido, a las personas que no tienen trabajo y a las que padecen hambre o enfermedad. Te encomendamos a las familias rotas, a los ancianos que carecen de asistencia y a cuantos están solos y sin esperanza".

Al final, cuando la Virgen fue llevada a la Basílica de San Pedro, Juan Pablo II saludó a los miles de peregrinos que habían esperado el tiempo necesario, a veces horas, para poder ver quizá por última vez en Roma la imagen de la Virgen que regresaba a Portugal al día siguiente.

 

Rosario Mundial

Simultáneamente a la consagración del tercer milenio a la Virgen María , comunidades cristianas de 150 países rezaron junto al Papa, los 1.500 obispos y los peregrinos asistentes en la Plaza de San Pedro, la oración mariana por excelencia: el Rosario.

Los cinco continentes también estaban representados en Roma en el momento en que se rezaron los misterios de Gloria. Un cardenal, un obispo y una familia dirigieron un misterio en este orden: Oceanía, Asia, América, África... Al llegar el turno de Europa, la encargada de dirigir la meditación fue sor Lucía dos Santos, de 93 años, la única de los tres pastorcillos que vieron a Virgen y que todavía vive, conectada con su comunidad por satélite desde el monasterio carmelita de Coimbra (Portugal).

En la breve alocución que pronunció el Papa al final de la ceremonia, afirmó refiriéndose a María: "No ha habido siglo ni pueblo al que Ella no haya hecho notar su presencia, llevando a los fieles especialmente a los pequeños y a los más pobres luz, esperanza y consuelo".

(REDACCIÓN/ZENIT)

 


 

Noticiario diocesano

Varias parroquias abren el curso pastoral en el Santuario de Chandavila

Seiscientas personas celebraron la Eucaristía, una comida y una fiesta

Las parroquias de La Codosera, La Roca de la Sierra, La Nava de Santiago y Puebla de Obando, inauguraban el curso pastoral el pasado domingo en el santuario de Nuestra Señora de los Dolores de Chandavila, ubicado en el término del municipio codoserano.

Los actos comenzaban con una misa en la explanada del Santuario, que estuvo concelebrada por los sacerdotes de estos pueblos: don Diego Valle, don Vicente Martín y don Casimiro Muñoz, que pidió en la homilía el acercamiento de las distintas comunidades bajo los criterios del amor emanado del Evangelio.

 

Festival pro DOMUND

Tras la misa, los asistentes compartían mesa y mantel en las inmediaciones del santuario, de donde partían, a las cuatro de la tarde en dirección a La Codosera, situada a dos kilómetros de Chandavila. Allí, en la Plaza de la Iglesia, celebraban una fiesta con diversas actuaciones, cuyos beneficios se destinarán a la campaña del DOMUND de este año.

El encuentro ha sido muy bien valorado por parte de los asistentes, muchos de los cuales ya han participado otros años en actos similares en el santuario de Chandavila.

 

Un joven canta misa en la parroquia de San Juan Bautista de Badajoz

Es biólogo y fue ordenado en Roma por el Prelado del Opus Dei

Antonio Díaz Redondo, de 37 años y natural de Badajoz, cantaba misa el pasado día 7 en la parroquia de san Juan Bautista de la capital pacense, a la que asistía un nutrido grupo de sacerdotes y cientos de fieles.

El nuevo sacerdote era ordenado en Roma el día nueve de septiembre junto a otros veintitrés jóvenesde España, Francia, Portugal, Brasil, Argentina, Chile, Congo y Perú, por el Prelado del Opus Dei, Monseñor Javier chevarría.

Antonio, que estudió en el Colegio de los Hermanos Maristas y en el Instituto de Bachillerato Zurbarán y se licenció en Ciencias Biológicas por la Universidad de Córdoba, se ha dedicado durante cuatro años a dar clases de Física en aquella ciudad.

Después de su experiencia docente, se marchó a Roma para estudiar en la Pontificia Universidad de la Santa cruz, en la que realizó los estudios de licenciatura y doctorado en Filosofía Eclesiástica.

 

Los animadores de los Grupos Parroquiales de Jóvenes
de Jerez de los Caballeros se preparan para el nuevo curso

El pasado fin de semana, en la Casa de la Iglesia de Jerez de los Caballeros, se ha celebrado un encuentro-convivencia de animadores de Grupos Parroquiales de Jóvenes (GPJ).

Este encuentro se ha dirigido a animadores iniciados, que han terminado el primer año de trabajo. Han participado 28 animadores, provenientes de 9 poblaciones (Badajoz, Ribera, Usagre, La Parra, Salvatierra, Los Santos, Zafra y Jerez).

El objetivo del encuentro era analizar y valorar la experiencia vivida durante el curso pasado por estos grupos, objetivos conseguidos, actividades realizadas y formación.

 

Objetivos para el año

Desde aquí, los animadores programaron las lineas de actuación para el presente curso. Después, en base a la experiencia ya adquirida, analizaron las claves de programación para el segundo año de GPJ.

Para este año, se quiere hacer hincapié en la comunicación y creación de grupo, en las actitudes que ayuden a acercar el Evangelio a la vida de los jóvenes, especialmente en el ámbito de la familia y en medio de una cultura del consumo y la eficacia.

También se pretende iniciar en la oración comunitaria y en la vivencia de la Eucaristía. Por último, entre los objetivos marcados está incidir en el compromiso cristiano del joven en sus ambientes.

Para el segundo año, se pretende profundizar en la oración comunitaria y, sobre todo, personal y en la Eucaristía. También se quiere consolidar el compromiso en los ambientes con una campaña, que se realizará en torno al segundo trimestre del curso, y que pretende ayudar al joven a comprometerse en su entorno.

Por este encuentro pasó también el Vicario de Culto y Espiritualidad,don Antonio Muñoz Aldana, que animó a los presentes a continuar en este servicio y trabajo con jóvenes.

Para este año, se espera que sean más de 400 los jóvenes que participen enlos GPJ, tanto en el primer año como en el segundo.

 

Don Juan Fernández López es nombrado canónigo honorario
de la Concatedral de Santa María, de Mérida

El sacerdote don Juan Fernández López, ha sido nombrado canónigo honorario de la Concatedral de Santa María por el Arzobispo.

Por este nombramiento se convierte en el único canónigo honorario de la diócesis. Podrá asistir a coro con el resto de los canónigos de Mérida, ocho en total.

Don Juan nació en 1931 en la localidad de Villanueva del Fresno, si bien ha vivido desde los 8 años en Mérida.

Siempre en Mérida

Este sacerdote es muy conocido en la capital autonómica, ya que ha permanecido allí desde que se ordenó.

Accedió al sacerdocio en 1955. Desde entonces ha estado treinta y nueve años como coadjutor de la parroquia de Santa Eulalia y seis como párroco en San Francisco de Sales. A partir de ahora, tras pedir la jubilación por razones de salud asume el cargo de capellán de las Madres Concepcionistas, donde dice sentirse a gusto ya que ha tenido relación con ellas desde su etapa en el Seminario.

 

La Renovación Carismática, que cuenta con más de mil miembros
en Extremadura, celebró su Asamblea regional

Recientemente se ha celebrado en Mérida la Asamblea regional de la Renovación Carismática Católica de Extremadura, que ha reunido a cientos de personas pertenecientes a este Movimiento llegadas de toda la región.

El lema elegido para la Asamblea de este año ha sido "Ven y Sigueme". El encuentro se inició con una danza y las alabanzas matutinas, que fueron disponiendo a los participantes para celebrar este encuentro.

El padre franciscano Manuel Buiza fue el encargado de explicar la parábola evangélica de los trabajadores contratados a distintas horas. A continuación se celebró la Eucaristía, concelebrada por varios sacerdotes.

Por la tarde, se acercó hasta el encuentro el Arzobispo de Mérida-Badajoz, Don Antonio Montero, quien animó a los miembros de la Renovación a perseverar en su carisma de alabanza al Señor y a darlo a conocer al resto de la Iglesia.

 

Más de mil miembros

La renovación Carismática agrupa en Extremadura a más de 1000 miembros, repartidos en 25 grupos. Su característica principal es la reunión por asambleas de oración espontánea y por una fuerte experiencia de renovación de toda la vida cristiana.

El vigor de este movimiento se manifiesta no sólo en Extremadura, también fuera de nuestra región como lo atestigua la participación, el pasado mes de julio, de miembros de la renovación Carismática Católica de Mérida-Badajoz en la XXII asamblea Nacional que se celebraba en el recinto ferial Juan Carlos I de Madrid y en el que tomaron parte 7000 personas.

 


 

Al paso de Dios

El trabajo hace al hombre

Si hubiera que juzgar sólo por la aspiración confesada por muchos de tener lo suficiente para vivir de las rentas y así poder dejar de trabajar, la impresión es que los seres humanos hemos nacido para hacer el vago. En efecto, el trabajo tiene mala prensa; quizás sea por lo del "sudor de tu frente", más conocido hoy como stress y, sobre todo, por las condiciones impuestas en las relaciones laborales, pero lo cierto es que se ha convertido para muchos en algo negativo. Sin embargo, el trabajo es un bien, porque es un don y una responsabilidad que viene de Dios, que no puede darnos ni pedirnos nada que sea malo. El trabajo hace al hombre, que ha nacido para trabajar como el ave para volar.

Trabajar es para los seres humanos una fuente de dignidad, porque es un medio imprescindible para su desarrollo personal; es libertad, porque afirma su primado sobre las otras criaturas visibles; es responsabilidad, porque colaboran en la obra de la creación humanizando el mundo y haciendo de él una morada digna; y es un derecho de todos que la sociedad ha de reconocer y cultivar.

A esto hay que añadir que el trabajo es fuente de santidad, porque nuestra contribución en él es bien recibida en el corazón de Dios, que se complace al ver que asumimos sus intenciones sobre el mundo y que animamos las realidades terrenas con el mismo estilo redentor de su Hijo Jesucristo, es decir, cargando con la cruz de cada día.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


 

Liturgia del domingo

Celebramos el XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario

 

Palabra de Dios

Libro de la Sabiduría 7, 7-11

Supliqué y se me concedió la prudencia; invoqué y vino a mí un espíritu de sabiduría. La preferí a los cetros y a los tronos, y en su comparación,. tuve en nada la riqueza. No le equiparé la piedra más preciosa, porque todo el oro, a su lado, es un poco de arena, y, junto a ella, la plata vale lo que el barro. La quise más que a la salud y a la belleza, y me propuse tenerla por luz, porque su resplandor no tiene ocaso. Con ella me vinieron todos los bienes juntos, en sus manos había riquezas incontables.

 

Salmo 89, 12-13. 14-15. 16017

R. Sácianos de tu misericordia, Señor,
y toda nuestra vida será alegría y júbilo.

Enséñanos a calcular nuestros años,
para que adquiramos un corazón sensato.
Vuélvete, Señor, ¡hasta cuándo?
Ten compasión de tus siervos.

Por la mañana sácianos de tu misericordia,
y toda nuestra vida será alegría y júbilo.
Danos alegría, por los días en que nos afligiste,
por los años en que sufrimos desdichas.

Que tus siervos vean tu acción,
y sus hijos tu gloria.
Baje a nosotros la bondad del Señor
y haga prósperas las obras de nuestras manos.

 

Carta a los Hebreos 4, 12-13

La Palabra de Dios es viva y eficaz, más tajante que espada de doble filo, penetrante hasta el punto donde se dividen alma y espíritu, coyunturas y tuétanos. Juzga los deseos e intenciones del corazón. No hay criatura que escape a su mirada. Todo está patente y descubierto a los ojos de Aquel, a quien hemos de rendir cuentas.

 

Evangelio según san Marcos 10, 17-30

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó: Maestro bueno, ¡qué haré para heredar la vida eterna? Jesús le contestó: ¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre. Él replicó: Maestro, todo eso lo he cumplido desde pequeño. Jesús se le quedó mirando con cariño y le dijo: Una cosa te falta, anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego sígueme. A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó pesaroso, porque era muy rico.

Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el Reino de Dios! Los discípulos se extrañaron de estas palabras. Jesús añadió: Hijos, ¡qué difícil les es entrar en el Reino de Dios a los que ponen su confianza en el dinero! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja que a un rico entrar en el Reino de Dios. Ellos se espantaron y comentaban: Entonces,¿quién puede salvarse? Jesús se les quedó mirando y les dijo: Es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo.

Pedro se puso a decirle: Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido. Jesús dijo: Os aseguro que quien deje casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, recibirá ahora, en este tiempo, cien veces más: casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones, y en la edad futura, vida eterna.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

16, lunes: Ga 4, 22-24. 26-27. 315, 1; Lc 11, 29-32.
17, martes: Ga 5, 1-6; Lc 11, 37-41.
18, miércoles: 2Tm 4, 9-17a; Lc 10, 1-9.
19, jueves: Ef, 1-1-10; Lc 11, 47-54.
20, viernes: Ef 1, 11-14; Lc 12, 1-7.
21, sábado: Ef 1, 15-23; Lc 12, 8-12.
22, domingo: Is 53, 10-11; Hb 4, 14-16; Mc 10, 35-45.

 

 

Comentario litúrgico

Espada de doble filo

Así se describe la Palabra de Dios en la segunda lectura de hoy. Usa esta comparación porque, según el texto, la Palabra de Dios es algo vivo y eficaz que no se puede escuchar sin correr el riesgo de sentirse roto por dentro pues nos echa abajo las seguridades que inventamos para sentirnos a gusto con nosotros mismos y, a la vez, con Dios.

Un claro ejemplo de todo esto lo tenemos en la lectura evangélica. Se lea como se lea es una página que, a no ser que uno sea tonto, siembra inquietud e invita a replantearse muchas cosas en la respuesta personal que estamos dando a la llamada del Señor.

Es lo que le ocurrió al joven de marras. Era tan fiel cumplidor de la Ley que no tuvo miedo de preguntar a Jesús que si le faltaba algo para heredar la vida eterna. Efectivamente, no sólo se sabía los mandamientos de la ley de Dios sino que incluso los cumplía. A este respecto le hubiéramos dado matrícula de honor en la catequesis de confirmación, si hubiera sido un muchacho de nuestra parroquia.

El desarrollo del coloquio con Jesús, fue por otros derroteros. Tras constatar que aquel joven era un buen chico, Jesús lo invitó a seguirle en serio y le propuso, sin recorte alguno, las exigencias radicales del Evangelio. Y desde entonces, después de veinte siglos, siguen ahí como aguijón que no somos capaces ni de aceptarlo como meridiano de nuestra vida ni de desecharlo del todo, pues sabemos que en ello nos va la salvación. El "vende cuanto tienes" es la espada de doble filo. Lo honesto es encararnos con Cristo y, con humildad, pedirle que la gracia de Dios nos lleve vivir el desprendimiento que nos corresponda.

Antonio Luis Martínez

 

 

Santoral

17 de octubre: Mártires de Valenciennes (+ 1790)

El 17 octubre de 1790, en un alarde de libertad y progreso, Lacoste, representante de la Convención de París, instaló en la ciudad de Valenciennes una guillotina para cortar la cabeza a las religiosas del convento de las Ursulinas, que murieron entre cantos de alabanza y bendición, después de sufrir una prisión promiscua y llena de vejaciones y un juicio tan risible como obtuso, verdaderamente cómico, si aquella farsa no hubiera terminado en tragedia.

Eran un total de diez hermanas con la superiora Clotilde Paillot al frente. En el último momento se les unió espontáneamente Córdula Barez. El sólo hecho de ponerse de parte de las condenadas le costó también la vida. Esto da idea del sentido del estado democrático que presidía el ambiente de la Francia revolucionaria, capaz de ejecutar a alguien por el solo hecho de defender a inocentes.

Aunque es verdad que cada forma de sociedad lleva en sí el germen de su propia destrucción, a veces la furia de la violencia se ceba en inocentes cuya sangre fecunda tiempos nuevos en la reconciliación, el amor y la verdad. Las Ursulinas son testigos de la verdad eterna: inocentes que mueren perdonando.

Los funcionarios y políticos como Lacoste, son constituidos en verdaderos "cocodrilos", terroristas ilegítimos de dientes afilados. Sepan los que practican el terror que el exterminio de inocentes siembra siempre la victoria del bien y el fracaso de la muerte. En serio.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

16, lunes: Eduvigis, Margarita María de Alacoque, Longinos.
17, martes: Ignacio de Antioquía, Rufino y Zósimo.
18, miércoles:Lucas, Asclepíades, Justo.
19, jueves: Pedro de Alcántara, Pablo de la Cruz, Juan e Isaac.
20, viernes: Cornelio, Adelina, María Bertilla.
21, sábado:Úrsula, Dacio, Malco, Cilinia, Gaspar de Búfalo.
22, domingo: Marco, Abercio, Valerio, Moderón.

 

Contraportada

El colegio de las Josefinas de Mérida
cumple un siglo de historia

A mediados de septiembre de 1899 la Madre General de las Siervas de San José viajó a Mérida para ver la posibilidad de fundar en la ciudad

En aquella época, la cultura era un privilegio para pocos, el analfabetismo y la falta de evangelización era algo generalizado, sobre todo en la población femenina. Poco después, el 19 de agosto de 1900, se inaugura el colegio de las Josefinas de Mérida. Terminada la feria de septiembre de aquel año, el alumnado estaba compuesto por dos internos, ocho medio pensionistas, veintiséis externos de pago, treinta párvulos y sesenta y cuatro gratuitos. Hoy, después de 100 años, el colegio cuenta con 705 alumnos y por sus aulas han pasado miles de niños y niñas de Mérida y de fuera de Mérida.

El colegio Nuestra Señora de Guadalupe de Mérida, conocido popularmente como las Josefinas, fue inaugurado solemnemente el siete de octubre de 1900 en la Concatedral de Santa María, con presencia de autoridades civiles y eclesiásticas, que después marcharon en procesión hasta el colegio, en la calle Obispo y Arco. Previamente, el 19 de agosto se había abierto provisionalmente el centro educativo en la calle San Salvador.

Ahora, con motivo del centenario, se han llevado a cabo diversas actividades que se iniciaban en marzo y culminaban el pasado día 7. Entre ellas encontramos conferencias, concursos escolares, representaciones teatrales, una peregrinación a Guadalupe, exposiciones y una misa en la Concatedral de Santa María presidida por el Arzobispo.

Además de la Enseñanza Primaria, las religiosas preparaban para el ingreso en el Instituto de Bachillerato, las oposiciones a Telefónica, estudios libres de Bachillerato Elemental, Comercio y taller de bordados para las jóvenes que hacían sus ajuares.

Colegio nuevo

Las dependencias del Colegio de Obispo y Arco comenzaron a ser insuficientes y ruinosas, por lo que, después de muchas dificultades, se construye el centro actual, en la carretera de Cáceres, que abre sus aulas el 20 de septiembre de 1977. El colegio está ubicado en el extrarradio de la ciudad, en zona de equipamiento escolar según la planificación urbana del Ayuntamiento. Por la situación socioeconómica de las barriadas limítrofes, es considerada por el Ministerio de Educación zona preferencial. De los 705 alumnos , la mayor parte proceden de familias de obreros no cualificados y padres en paro, a los que se suman minorías étnicas, por lo que podemos decir que la población escolar es muy heterogénea.

El colegio está abierto al entorno, de modo especial a los padres de alumnos. En este sentido podemos destacar el "Club de madres", que reúne a madres de alumnos a diario, de 4 a 5,30. Las mujeres realizan actividades diversas: corte y confección, manualidades, bordados, visitas culturales, charlas formativas etc.

Los padres

A ello se suma la "Asociación de Padres de Alumnos", federada a nivel nacional en la Concapa. La directora del colegio, sor Gregoria Díaz López, destaca que es un extraordinario apoyo para la buena marcha del centro "secundando nuestro ideario y cualquier actividad que se realice".

Desde 1.971 la obra social de Formación Profesional Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, fue dirigida por las Siervas de San José.

Se imparten las enseñanzas de Peluquería en dos años. El título que adquieren las capacita para acceder a un puesto de trabajo en cualquier peluquería.

La población escolar atendida pertenece a barriadas en los que el paro, las minorías éticas y los escasos recursos económicos son normales, por lo que sus características generales son de bajo nivel social, poco estímulo para el estudio, en muchos casos pocas aptitudes para estudiar y, a veces, dificultades de integración.

También acude a la Academia un considerable número de alumnos procedentes de las zonas rurales próximas a la ciudad emeritense.

Se trata de una verdadera promoción de la mujer, puesto que con facilidad se incorporan al mundo del trabajo.

 

 

En torno al Colegio

La importante labor docente que realizan las Siervas de San José en su colegio de Mérida, tiene continuidad en otros ámbitos extraescolares y una proyección social importante. La Asociación de Antiguas Alumnas, se organizó hacia 1926 y por razones diversas dejó de funcionar, aunque seguían yendo al Colegio a las celebraciones principales: el triduo a San José, mes de mayo, etc. En 1986 comenzó a funcionar de nuevo como Asociación de Antiguos Alumnas y alumnos. Tienen aprobados los Estatutos. A nivel nacional pertenecen a la C.E.A.E.C y en la actualidad son 400 asociados. Organizan distintas actividades religiosas, sociales, normativas y recreativas.

También se vertebra en torno al Colegio la Asociación Josefina seglar, según las directrices dadas por la Congregación.

La mayor parte de las asociadas son antiguas alumnas por lo que viven el espíritu de las Siervas de San José. Profesan gran devoción a la Madre Bonifacia, fundadora de las Siervas de San José, a la que tienen como modelo y tratan de imitar. Se reúnen cada 15 días y asisten a las reuniones que se organizan con las Asociaciones de otros Colegio.

 



Return to Camino