Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 455. 13 de octubre de 2002

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


Portada

Un nuevo sacerdote y cuatro diáconos para la diócesis de Mérida-Badajoz

Recibieron las órdenes este fin de semana

La diócesis de Mérida-Badajoz cuenta, desde este fin de semana, con un nuevo sacerdote y cuatro diáconos.

El sacerdote es Francisco Manuel Pacheco Camello, de San Vicente de Alcántara, mientras que los diáconos son Francisco Javier Domínguez Mancera, de Zafra; Enrique Merchán Ceballos, de Aceuchal; Juan Francisco González Vizuete, de Ahillones y Juan Moreno Gallardo, de Campanario.

'Iglesia en camino' hablaba en el transcurso de la semana con los cinco jóvenes, que piensan más en lo que ganan que en lo que dejan. Manifiestan sentirse muy apoyados por las parroquias y aconsejan a los jóvenes que si sienten una pequeña inquietud vocacional, no tengan miedo.

Durante el curso pasado, 1.500 jóvenes españoles, chicos y chicas, decidían cambiar de vida e ingresar en un seminario, noviciado o casa de formación.


Editorial

Bienaventurados los pacíficos

No cabe duda que una de las señales de un verdadero progreso cívico y de buena salud ética, a los que no son ajenos la extraordinaria contribución del cristianismo, es la creciente repulsa que nuestra sociedad experimenta ante los atropellos que lesionan la dignidad humana, especialmente cuando se atenta contra el más elemental de los derechos: el derecho a la vida y a la integridad física.

Por eso mismo, son espontáneas e inmediatas las crecientes protestas de las que nos dan cuenta los medios de comunicación, no sólo ante los atentados terroristas que siegan de forma miserable la vida de seres inocentes, o ante los conflictos armados en que siempre salen perdiendo los más débiles e indefensos, sino también ante cualquier episodio de malos tratos en el hogar.

Incluso se nos parte el alma y sentimos una inmensa vergüenza colectiva cuando al presenciar los noticiarios deportivos con los que seguimos los resultados semanales de la Liga de Fútbol, contemplamos el horrible espectáculo de violencia en los estadios, como el protagonizado por unos jóvenes, algunos de ellos menor de edad, que el domingo día 6 agredían de forma salvaje a un vigilante jurado de 33 años, casado y padre de dos hijas, que prestaba sus servicios en el Sánchez Pizjuán, durante la celebración del partido Sevilla- Betis.

Por las noticias que tenemos, tanto las autoridades deportivas como los jueces han tomado cartas en el asunto e impondrán las sanciones adecuadas, pero lo preocupante de todo esto es que junto a la mayor sensibilidad por la defensa del ser humano, a la que nos hemos referido, estén apareciendo de manera cada vez más frecuentes, el fácil recurso a la violencia en los comportamientos personales y colectivos, familiares y sociales.

Ello es síntoma, no cabe duda, de patologías más serias que la ciega continencia del arrebato momentáneo o de la simple rivalidad deportiva. En algunas omisiones esenciales en la educación en valores, tanto en el ámbito familiar como en el social, pensamos que puede estar el origen. Por esto, la educación para la paz y la convivencia no es sólo la necesaria terapia para después de los conflictos, sino la condición para evitarlos.

Además, para un cristiano es una de las condiciones para la felicidad: "¡Bienaventurados los pacíficos, porque ellos poseerán la tierra!", nos dijo el Maestro.Es la hora de promover esta felicidad.

 


Carta del Arzobispo

Las astillas de la Cruz

El ser humano, a diferencia de las demás especies animales, a más de sufrir de continuo padecimientos y contrariedades, se da cuenta de que los sufre. Lo cual constituye una aflicción sobreañadida: sufre el cuerpo y sufre el ánimo, sufre el espíritu, sufre la persona. Y eso trae consigo todo un corolario de reacciones: una evasión de esa experiencia, como quien intenta apartarse de la propia sombra; el aturdimiento con el ruido exterior e interior; la búsqueda obsesiva de placeres, la rebeldía manifiesta o el ejercicio incansable de la queja.

Existen, por supuesto, y se dan, creo, con más profusión que las anteriores, otras respuestas de signo positivo, que asumen el destino humano, tal y como nos es dado por nuestro misterioso origen, e incluyen el dolor y los fracasos en el proyecto de la vida propia. Ellos saben que sufren y lo dan por descontado, conscientes de que no existe escapatoria al claroscuro de la existencia, al tiempo que descubren un par de cosas que equilibran su enfoque de la vida: el sufrimiento curte y fortalece, es evitable en buena parte con el talento y el esfuerzo humano; y tiene como contrapartida otras realidades atrayentes y hermosas de este mundo: el amor, la familia, el saber, el arte, el progreso, los valores espirituales del hombre.

Digamos que el dolor es un componente tremendo de nuestro misterio y un desafío permanente a la búsqueda de sentido y a la osadía de vivir. Empezando por lo más duro, es tenebroso saber que nuestro planeta, tan azul desde las naves espaciales, chorrea sangre por los cuatro puntos cardinales desde los milenios del Terciario hasta Auschwitz y las Torres gemelas. Terremotos, guerras mundiales, hambrunas continentales, mujeres y niños explotados. El sufrimiento humano es oceánico, planetario, cósmico.

Este fenómeno abrumador es, a la par, contemporáneo de todas las grandezas y heroísmos, de toda la santidad y toda la ternura que rezuma también desde siempre el globo terráqueo, cabaña entrañable de la familia humana. Un clan unitario, en su origen y en su destino, al que los mismos humanismos laicos del siglo XXI se resisten a considerar como seres para la muerte, mientras que la Historia sagrada, prolongada en la Historia de la salvación, los ve como caravana animosa de peregrinos hacia la patria eterna, después de haber dejado en este mundo un reguero de amor y de esperanza.

El sentido del dolor

Lo dicho viene a propósito de la eterna pregunta sobre el sentido de la vida y del dolor, aplicado en grandes cifras al Género humano con mayúscula. El llamado en latín, fácilmente inteligible, mysterium doloris, en esas dimensiones aterradoras, constituye, sin lugar a dudas, el banco de pruebas o la piedra de escándalo a la hora de decidirse por el sentido o el sinsentido, en la interpretación del mundo y de la misma existencia de Dios. Las lecturas más agnósticas del fenómeno desembocan en el ateísmo y la desesperanza, y hasta en el antiteísmo furioso de Nietzsche.

Ocurre, empero, que las mismas experiencias del mal y del dolor, que alejan a éstos de Dios o los enfrentan con El, suponen para el creyente un reclamo de su presencia, de su justicia y de su amor, para salvar la causa de los inocentes y hacerle sitio al bien en el destino global de la historia humana. Eso, por una coherencia de sentido común, ya que el mundo físico y el moral están atravesados también por ráfagas de luz, de grandeza y de hermosura, por un aleteo de misterio donde vibra el más allá. Incluso, en una óptica puramente natural, el mysterium doloris coexiste en el destino humano con el mysterium amoris y con el mysterium lucis. Luz y amor, cuerpo a cuerpo contra el absurdo.

El cosmos no puede ser caos, absurdo, injusticia y maldad. Nos falta Dios para romper el círculo y la angustia. Es aquí donde arranca el discurso del hombre bíblico y cristiano, y en esto hasta el musulmán y budista, para acceder a otros niveles de sabiduría y conocimiento, que nos dan las claves del destino humano, individual y universal: de la victoria del bien sobre el mal, de la gracia sobre el pecado, de la inocencia sobre la crueldad, del gozo sobre el sufrimiento, de la vida sobre la muerte. Para nosotros, y así lo anunciamos a todos, Dios ha intervenido en directo en la historia de la Humanidad, por medio de su Hijo hecho hombre, cordero inocente que ha lavado con su sangre los pecados de la estirpe humana, dando así un valor de resurrección y de gloria a todos los dolores de este valle de lágrimas.

Las cruces de la vida

Confieso que, al ponerle título a estas cavilaciones, no pensaba yo en tales magnitudes, a las que me he visto arrastrado por la fascinación del tema. Buscaba, y sigo buscándolas, una linterna menor para la vida diaria, donde hemos de habérnoslas con el cansancio y la frustración, las dolencias y los achaques, los choques y los roces con nuestros prójimos. Y, corazón a dentro, con el cansancio de vivir, los baches depresivos, también los desengaños.

Los he llamado astillas de la cruz, primero, porque no es para tanto. Somos, al menos yo, cobardes y quejicas, hinchamos lo negativo y no somos suficientemente agradecidos por el regalo de vivir, de creer, de tener amigos, de disponer, aun con las enojosas esperas de la Seguridad social, de equipos clínicos y médicos que prolongan la vida y ahorran incontables sufrimientos.

Eso de la cruz, es, a Dios gracias, la deformación profesional de este cristiano viejo, de un clérigo a la antigua por más señas. Para nosotros todos los sufrimientos se llaman cruces, y son esquirlas de la Cruz redentora del Calvario. No por serlo duelen menos, a veces con la misma oscuridad y repugnancia que experimentó el Maestro en Getsemaní o en el Gólgota. Sabemos, por San Pablo, que los judíos llamaban escándalo a la cruz y los griegos estupidez. Los oyentes del Apóstol, y no sólo los de Filipos, se conducían de esta guisa: "Muchos viven como enemigos de la cruz, cuyo dios es el vientre, cuya gloria está en su vergüenza, que no piensan más que en las cosas de la tierra" (3, 19). A lo que vemos, no es tan original como pudiéramos pensar lo que hoy llamamos inmanentismo, materialismo, hedonismo.

Austeridad y sacrificio

La cruz les caía mal a los propios apóstoles antes de la Resurrección y la comprendieron a la luz del Cristo glorioso. En la tradición cristiana y en sus modelos de santidad, la cruz de Cristo y las nuestras son sabiduría y fortaleza de Dios. Se explica que el neopaganismo moderno o posmoderno degenere en el epicureísmo rastrero del "Comamos y bebamos que mañana moriremos". Mas, lo nuestro, ayer y hoy, si no queremos enmendarle la plana al crucificado-resucitado, es adorar y vivir el misterio de la cruz en la lucha contra el egoísmo, los desórdenes carnales y la pereza para el bien. Lo mismo que en la austeridad de vida y el despego de las riquezas en favor de los necesitados. Añadiendo la paciencia en los reveses, la ofrenda del dolor y el perdón de las injurias. No está de moda, lo sé, el espíritu penitencial, pero mantiene su valor de siempre el esfuerzo y la lucha por el Reino de Dios.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


Centrales

La diócesis de Mérida-Badajoz cuenta con un nuevo sacerdote y cuatro diáconos

Fueron ordenados este sábado en la parroquia de Jesús Obrero de Badajoz

Al cierre de la edición de "Iglesia en camino", estaba previsto que este sábado, día 12 de octubre, a las once de la mañana, se celebrase en la parroquia de Jesús Obrero, en la barriada pacense del Cerro de Reyes, la ordenación sacerdotal del joven Francisco Manuel Pacheco Camello y la diaconal de los jóvenes Francisco Javier Domínguez Mancera, Enrique Merchán Ceballos, Juan Francisco González Vizuete y Juan Moreno Gallardo.

Durante esta semana previa a la ordenación, a "Iglesia en camino" ha dialogado con ellos sobre lo que piensan y sienten.

Francisco Manuel Pacheco afirma que este momento supone mucha alegría "por poder estar haciendo aquello que yo quiero y creo. Y sobre todo dándole gracias a Dios por haberme elegido, a pesar de los fallos que uno tiene".

Por su parte, Juan Francisco González, declara que ha pasado 14 años en el seminario, "entré en 7º de la antigua EGB, y no puedo más que agradecer los momentos vividos allí. Ha sido un proceso, no se tiene claro desde el principio, sino que hemos ido madurando esa semilla que un día se implantó y que ahora ha dado fruto".

Ganar o perder

Todos son conscientes de que con este paso renuncian a muchas cosas. Francisco Javier Domínguez afirma que "uno piensa más en lo que gana que en lo que pierde; yo me siento orgulloso y contento a pesar de esas renuncias. El trabajo del Reino es duro pero creo que trabajar en él es gratificante. Gracias a Dios, la figura del sacerdote ha cambiado mucho pero las comunidades cristianas siguen apoyándolo".

Juan Moreno asiente. "Nuestras parroquias - dice- se vuelcan porque es un acontecimiento muy especial, algo que hoy día no es tan frecuente. Además la vocación es un regalo, no sólo para la persona llamada sino también para su comunidad parroquial. A mi en mi familia me dan ánimos. Yo entré directamente al Seminario Mayor, antes estudié el Bachillerato en el instituto de Campanario. El planteamiento inicial me lo hizo el cura de mi parroquia, primero en segundo de BUP, intenté entrar en el Seminario Menor, pero aquello se frustró; luego me lo volvió a preguntar en COU y ahí ya di el paso".

Igual pero diferente

Sobre ese "paso", Enrique Merchán destaca que "cada llamada de Dios es diferente, pero tienen en común que cada uno responde libremente. Mi experiencia vocacional se fragua en una fe que se vive desde pequeño, que uno la recibe en la familia, en la parroquia y en los lugares donde uno se mueve y va conociendo al Señor. En ese ambiente de fe es cuando, en un momento concreto, descubres que puedes hacer algo en la vida, que Dios nos quiere en el mundo para algo que nos va haciendo ver. Eso lo reflexioné, lo medité y lo hablé con sacerdotes porque es algo que uno experimenta subjetivamente, pero que se tiene que manifestar en el exterior y lo tienen que ver los demás, y en concreto la Iglesia, que se vale de los formadores del Seminario, para discernir si de verdad tú tienes vocación o no la tienes".

Francisco Manuel Pacheco piensa que uno de los impedimentos mayores que siente la gente, tanto para asumir el sacerdocio, como para otras formas de consagración, incluso el matrimonio, es la entrega de por vida. La sociedad de hoy te enseña a vivir el momento y la entrega al Señor, que no es otra cosa que la entrega al hermano que tienes contigo al lado, debe ser para siempre y con mucha fidelidad. Sabemos de quien nos hemos fiado, nos sentimos llamados por Él, ha sido Él quien nos ha elegido.

Preguntados sobre qué le dirían a otros jóvenes, Juan Francisco González, responde que "merece la pena, que no es algo raro, y aunque cueste planteárselo en los tiempos en que estamos viviendo, si hay una pequeña inquietud vocacional, que no se tenga miedo. Muchas veces da miedo plantearse cosas así en serio, y más algo como es una posible vocación sacerdotal o a la vida consagrada, que no haya miedo, de verdad, que hay mucha gente dispuesta a ayudar, hay muchos sacerdotes y laicos muy comprometidos que ayudan también a ir discerniendo esa vocación".

Datos en España

Durante el curso pasado, 1.500 jóvenes españoles (chicos y chicas) han decidido cambiar de vida e ingresar en un Seminario, Noviciado o casa de Formación. Y son más de 6.000 los jóvenes que en España se están formando para la vida sacerdotal, religiosa o de seglares consagrados. En España hay 19.500 sacerdotes diocesanos; 15.500 religiosos y 48.000 religiosas de vida activa.

 

Juan Pablo II presenta como vocación la santidad del cristiano en la canonización de Escrivá

Asistieron casi trescientos mil peregrinos de los cinco continentes

Juan Pablo II presentó la santidad como vocación de todo bautizado al proclamar santo en la mañana del pasado domingo a Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, en una celebración eucarística en la plaza de San Pedro, a la que asistieron unas 300 mil personas.

El mensaje del nuevo santo español, aseguró el Papa, recuerda la necesidad de no dejarse atemorizar "ante una cultura materialista, que amenaza con disolver la identidad más genuina de los discípulos de Cristo".

Regalo a Juan Pablo II

Tras la proclamación, fue donada al Papa una reliquia de Josemaría Escrivá.

En la fachada principal de la basílica de San Pedro colgaba un retrato de tamaño gigante del nuevo santo rodeado de flores.

Josemaría Escrivá ha sido proclamado santo en el año en el que se cumple el centenario de su nacimiento, el 9 de enero de 1902, en Barbastro, norte de España. Falleció en Roma el 26 de junio de 1975.

En la homilía, el Papa calificó de "actual y urgente" su enseñanza, pues siempre recordaba que el cristiano "en virtud del Bautismo, que lo incorpora a Cristo, está llamado a abrazar con el Señor una relación ininterrumpida y vital".

Transformar el mundo

Dirigiéndose en particular a los miembros del Opus Dei, el Papa les pidió "elevar el mundo hacia Dios y transformarlo desde dentro", siguiendo el "ideal que el santo fundador os indica".

"Siguiendo sus huellas --añadió--, difundid en la sociedad, sin distinción de raza, clase, cultura o edad, la conciencia de que todos estamos llamados a la santidad".

La canonización de Josemaría Escrivá ha sido la número 468 proclamada por el Papa Karol Wojtyla. Durante su pontificado, ha canonizado a 467 santos, de los que 400 son mártires. En estos años ha proclamado también 1.294 beatos.

 

"La Intifada es una catástrofe para los cristianos"

Denuncia del patriarca latino de Jerusalén

Los dos años de Intifada --la revuelta palestina contra Israel que ha provocado a su vez la represión militar--, han sido una auténtica catástrofe para Tierra Santa, denuncia el patriarca latino de Jerusalén, su Beatitud Michel Sabbah.

"No ha venido nada bueno --ha explicado en declaraciones a "Radio Vaticano"---. Ha habido muertos y víctimas en las dos partes. Espero que después de estos dos años, los jefes políticos --israelíes y palestinos-- logren comprender y se convenzan de que este camino de muerte es cruel e inútil".

"Se sabe cómo es posible hacer la paz en este conflicto, se conocen todas las condiciones y habrá que volver a estas condiciones --afirma--. Todos estos muertos, víctimas, sufrimientos, habrán sido inútiles. Estos dos años habrán sido un paréntesis inútil en la historia del conflicto".

Estos 24 meses de violencia, según el patriarca, han provocado un aumento del éxodo de los católicos de Tierra Santa, pero aclara que este fenómeno no es único entre los fieles de su comunidad, afecta a todos, también a los musulmanes y a los judíos. "Siempre hay alguien que se va", constata con pena.

"Ciertamente, dado que los cristianos son pocos, su emigración produce un efecto mayor para la supervivencia cristiana en estos santos lugares. El asedio, y el toque de queda, que hace la vida imposible, obliga a muchos que pueden emigrar a irse", subraya.

"Esta situación, tal y como es hoy, obliga a todos a pensar en abandonar el país, a excepción de los pocos que están verdaderamente convencidos de tener una vocación a ser cristianos en esta tierra, y gracias a Dios, todavía hay personas así", asegura.

ZENIT

 

Reconocido un milagro atribuido a Teresa de Calcuta

Paso decisivo para la beatificación

Los cardenales y obispos de la Congregación para las Causas de los Santos, reunidos el martes en el Vaticano, han reconocido como auténtico un milagro atribuido a la Madre Teresa de Calcuta, según ha podido saber Zenit de fuentes de la Santa Sede.

Falta todavía la aprobación de este reconocimiento para que se abra el camino a la beatificación de la fundadora de las Misioneras de la Caridad. El decreto oficial sobre la autenticidad del milagro podría ser firmado por el Papa durante una reunión plenaria de la Congregación, en diciembre próximo.

Primavera del 2003

Después fijará la fecha para la beatificación, que podría tener lugar en primavera del año 2003.

El milagro, uno de los muchos atribuidos a la Madre Teresa, ha permitido a una joven mujer india curarse de un tumor en el abdomen. La curación había sido calificada previamente por una comisión científica como &laqno;científicamente inexplicable».

Dispensa papal

La Madre Teresa, que falleció hace cinco años, el 5 de septiembre de 1997, será beatificada en un tiempo récord, pues Juan Pablo II dispensó de manera totalmente extraordinaria del período canónico de cinco años exigido para comenzar una causa a la muerte de una persona.

El nombre de pila de la Madre Teresa, fundadora de las Misioneras de la Caridad, quien nació en 1910, en Skopje, en el seno de una familia albanesa, es Agnes Gonxha Bojaxhiu.

ZENIT

 


Noticiario diocesano

La Juventud Estudiante Católica organiza unas jornadas de reflexión sobre la LOU

Es parte del proceso de análisis iniciado el curso pasado

El movimiento de acción católica JEC (Juventud Estudiante Católica), organizó el pasado fin de semana unas jornadas de reflexión sobre "Los retos y posibilidades en el desarrollo de la Ley de Ordenación Universitaria (LOU)".

Esta actividad se ha desarrollado en la Residencia Universitaria de Jarandilla de la Vera (Cáceres) y a ella han acudido profesores y alumnos de la Universidad de Extremadura así como de otras universidades españolas, entre los que destaca Pedro Luis Arias, profesor de la Universidad del País Vasco y autor de una de las ponencias de estas jornadas.

En estas Jornadas se han discutido, sobre todo, dos aspectos de la LOU, los que hacen referencia al gobierno de la universidad y, por otro lado, la regularización del acceso de nuevos estudiantes a la misma.

Estas jornadas se encuadran en un proyecto de trabajo que la JEC puso en funcionamiento hace ya dos años, cuyo objetivo principal es el análisis de las relaciones universidad-sociedad para así poder construir una universidad más humana, crítica y transformadora de la sociedad a la que se debe. Con esta misma motivación, el curso pasado la JEC invitó a la reflexión sobre el propio texto legal de la LOU tanto a profesores como a alumnos.

 

Inaugurado el curso en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas

Es un centro patrocinado por la Universidad Pontificia de Salamanca

El pasado jueves, se inauguraba el curso académico en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas "Virgen de Guadalupe". El acto de inauguración daba comienzo a las 8 de la tarde con la lectura de la memoria académica del curso anterior, seguido de la intervención del director y la lección inaugural a cargo del profesor don José Moreno Losada, que habló de "Los pobres, clave teológica en el marco de la globalización". La apertura oficial la puso el Arzobispo, don Antonio Montero.

El Instituto Superior de Ciencias Religiosas, que este año contará con un centenar de alumnos, es un centro patrocinado por la Universidad Pontificia de Salamanca, que ofrece la posibilidad de obtener la diplomatura y la licenciatura en Ciencias Religiosas, títulos académicos con reconocimiento y efectos civiles.

 

X aniversario del Centro juvenil parroquial Enclave´97, en la Parroquia de María Auxiliadora, de Badajoz

Los Catequistas del Movimiento Juvenil Salesiano -poscomunión (Amigos de Domingo Savio), confirmación (Cristo Vive) y Centro Juvenil- de la parroquia María Auxiliadora, en Badajoz, se han reunido recientemente en Puebla de la Calzada, donde programaron todo el curso pastoral, además de aprovechar para tener una jornada formativa y de celebración de la fe.

Para este nuevo curso la parroquia quiere dar mayor calidad en su oferta de evangelización, y sobre todo celebrar el X aniversario del centro juvenil Enclave´97 apostando por actividades de tiempo libre.


La Sociedad de San Vicente de Paúl afronta nuevos proyectos

La Sociedad San Vicente de Paúl con sede en Mérida, celebró recientemente el comienzo de curso con una eucaristía en la parroquia-concatedral de Santa María la Mayor, presidida por el párroco de la misma don Manuel Grillo Chávez.

Esta asociación, reunida en "conferencias" locales, desarrolla diversas tareas de carácter socio-caritativo, entre las que destacan los talleres de promoción e integración de la mujer y los de apoyo escolar.

Entre los objetivos para este curso, la Conferencia de Mérida, quiere ampliar su número de voluntarias para así poder hacer frente a sus actividades.

 

Dedican una plaza a un antiguo cursillista de cristiandad

Recientemente, se ha celebrado el acto oficial de descubrimiento de la placa que da nombre a la plaza donde se encuentra situado el complejo parroquial de San Juan de Ribera, en la barriada de Pardaleras de Badajoz. Esta plaza ha sido dedicada a don Antonio Cortés Lavado, que fue comisario jefe de la Policía y destacado miembro del Movimiento de Cursillos de Cristiandad.

 

Romería Gitana en Fregenal

El último fin de semana de octubre, los días 26 y 27, está prevista la celebración de la Romería Gitana en el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios, en Fregenal de la Sierra.

Los actos comenzarán en la tarde del día 26, con una liturgia de la Palabra, en la que se pedirá por la beatificación Emilia (de apellidos desconocidos) gitana y mártir, y la canonización de Ceferino Jiménez, "el Pelé". Ya el domingo, el arzobispo de Mérida-Badajoz, don Antonio Montero, presidirá la Eucaristía a las 11 de la mañana. Ese mismo día, por la tarde, se finalizará el encuentro con una Salve la Virgen.

 

La asociación de la Medalla Milagrosa celebra su I Congreso regional

Asistieron más de 150 integrantes de esta asociación

Se ha celebrado recientemente el primer Congreso Regional de la Asociación de la Medalla Milagrosa (AMM).

El lugar elegido fue la Casa de Oración de Gévora y a él asistieron más de 150 personas pertenecientes a las distintas agrupaciones, llamadas "centros", que esta asociación tiene repartidas por toda la geografía pacense, seis en Badajoz y una en Olivenza, San Vicente de Alcántara, Calamonte, La Garrovilla, Esparragosa y Nogales.

Badajoz, el primer lugar

Para este primer Congreso se contó con la presencia del Padre Andrés Pato, director nacional de dicha Asociación, quien impartió una conferencia titulada "Un laicado mariano-vicenciano". En ésta, el Padre Pato hacía una breve reflexión sobre los cristianos en el siglo XXI y planteaba los interrogantes más acuciantes que a la Asociación se le hacen, uno sobre la propia identidad y otro sobre la misión que tienen que desempeñar. Precisamente, para dar respuesta a ellos, se desarrollan estos congresos regionales, el primero de los cuales es el ahora celebrado en Gévora.

El compromiso juvenil

En esta conferencia, además se analizaron los objetivos que la Asociación quiere alcanzar, tales como vivir una espiritualidad misionera, hacer especial incidencia en la formación o buscar una mayor implicación de la realidad juvenil en el compromiso con los más pobres.

Tras la conferencia, los participantes disfrutaron de un tiempo de reflexión personal al que siguió la celebración de la Eucaristía. Ésta estuvo presidida por el Padre Andrés Pato y concelebrada por don Manuel Nisa, párroco de Nuestra Señora de Gracia, en Badajoz, y don Rafael Navarrete, párroco de San Vicente de Alcántara.

Por último, y ya tras la comida, se celebró una puesta en común donde el Padre Pato aclaró dudas y respondió a las preguntas de los asistentes.

 


Al paso de Dios

Teología para seglares

Hay temas de los que no se debería hablar mucho, porque están tan aceptados por todos que comentarlos puede dar la impresión de que se duda de que las cosas deban ser como son. Uno de esos temas es si el estudio y conocimiento de la teología es también para los seglares. Es evidente que preguntarse eso a estas alturas es volver a plantear algo que ya nadie niega y, al contrario, se recomienda especialmente.

Y admitido esto que acabo de comentar, es normal que ya nadie se pregunte para qué necesita un seglar la formación teológica. Todo el mundo sabe que se necesita para leer lúcidamente desde la fe la vida y la historia; para responder de una forma madura y creyente a los retos sociales de nuestro mundo global; para participar con sentido cristiano en el diálogo con la sociedad en asuntos de la cultura, la economía, la política, el trabajo, la familia, etc.; y para asumir competentemente las misiones que la Iglesia quiera encomendarles.

Sin embargo, como ocurre con tantas otras cosas, la teoría no siempre se verifica en la práctica: no son aún muchos los laicos que estudian teología, y no por falta de medios, porque afortunadamente tienen en nuestra diócesis la posibilidad de hacerlo en el nivel que deseen. Para la iniciación en la teología tienen la Escuela de Formación de Agentes de Pastoral (9 en toda la diócesis) y para un nivel superior, incluso de licenciatura, tienen el Instituto de Ciencias Religiosas y con otras posibilidades a distancia.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


Liturgia del domingo

Celebramos el XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios


Libro del profeta Isaías 25, 6-10a

Preparará el Señor de los ejércitos para todos los pueblos, en este monte, un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera; manjares enjundiosos, vinos generosos. Y arrancará en este monte el velo que cubre a todos los pueblos, el paño que tapa a todas las naciones. Aniquilará la muerte para siempre.

El Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros, y el oprobio de su pueblo lo alejará de todo el país ­lo ha dicho el Señor­. Aquel día se dirá: Aquí está nuestro Dios, de quien esperábamos que nos salvara: celebremos y gocemos con su salvación. La mano del Señor se posará sobre este monte.

Salmo 22, 1-3a, 3b-4, 5, 6

R. Habitaré en la casa del Señor por años sin término.

El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas.
Me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan.

Carta de S. Pablo a los Filipenses 4, 12-14, 19-20

Hermanos: Sé vivir en pobreza y abundancia. Estoy entrenado para todo y en todo: la hartura y el hambre, la abundancia y la privación. Todo lo puedo en aquel que me conforta. En todo caso, hicísteis bien en compartir mi tribulación.

En pago, mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades con magnificencia conforme a su riqueza en Cristo Jesús. A Dios, nuestro Padre, la gloria por los siglos de los siglos.

Evangelio según san Mateo 22, 1-14

En aquel tiempo, volvió a hablar Jesús en parábolas a los sumos sacerdotes y a los senadores del pueblo, diciendo:

El Reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo. Mandó criados para que avisaran a los convidados, pero no quisieron ir. Volvió a mandar criados encargándoles que les dijeran: "Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas y todo está a punto. Venid a la boda".

Los convidados no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios, los demás les echaron mano a los criados y los maltrataron hasta matarlos.

El rey montó en cólera, envió sus tropas que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados: "La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda".

Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo: "Amigo ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta?". El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los camareros: "Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos".

Lecturas bíblicas para los días de la semana

14, lunes: Ga 4, 22-24. 26-27. 31-5, 1; Lc 11, 29-32.
15, martes: Ecl 15, 1-6; Mt 11, 25-30.
16, miércoles: Ga 5, 18-25; Lc 11, 42-46.
17, jueves: Ef 1, 1-10; Lc 11, 47-54.
18, viernes: 2Tm 4, 10-17; Lc 10, 1-9.
19, sábado: Ef 1, 15-23; Lc 12, 8-12.
20, domingo: Is 45, 1. 4-6; 1Tes 1, 1-5b; Mt 22, 15-21.

 

Comentario litúrgico

El banquete de bodas

EN todas las culturas, pero especialmente en la oriental, la fiesta por antonomasia de un pueblo es un banquete de bodas. Desborda tanto de amistad y afectividad como de excesos tanto en la comida como en la bebida. Se intenta con todo ello expresar el deseo de dicha que se quiere para los novios. Es un canto a la vida y al amor.

Tan importante y expresivo era el simbolismo del banquete en la cultura israelita que la Biblia, de un modo reiterado, lo tiene como medio para expresar el proyecto de Dios sobre el Pueblo Elegido.

La primera lectura nos introduce en ese genero literario. En ella todas las expectativas levantadas por la predicación de los profetas, la realización de todas las innumerables promesas hechas por Dios se expresan en la descripción de un festín de manjares suculentos, de vinos generosos. En definitiva lo que Dios tiene preparado para su pueblo es conseguir que la Historia Santa desemboque en una gran fiesta en la que el pueblo de Dios se reencuentre y celebre gozosamente la plenitud de felicidad que otorgará el abrazo definitivo del Padre.

El evangelio nos propone también una invitación a participar en un banquete de bodas. En este caso, los esposos son Cristo y la Iglesia. Tenemos que caer en la cuenta de que la invitación ya nos ha llegado y que muchos de nuestros hermanos, los santos, son testigos de lo suculento del banquete pues su fe intensa les ha llevado a una unión con Cristo que ha sido para ellos fuente de profundo gozo interior y de una esperanza que les abre los horizontes de la eternidad. Nos queda aceptar la invitación e intensificar la amistad con el Esposo.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

13 de octubre: Mártires Franciscanos del norte de África (s. XIII)

Como olas insistentes del mar que baña el norte de África, se fueron sucediendo los encuentros y desencuentros de los misioneros. Si Francisco de Asís salió con vida de su predicación ante el sultán de Egipto, no corrieron la misma suerte los mártires de Marruecos que, evangelizando Ceuta, pagaron con su vida la audacia osada de predicar.

Daniel de Calabria, como superior, y los hermanos Samuel, Ángel, Dónulo, León. Nicolás y Ugolino, fueron muertos en 1227 apenas fallecido el propio Francisco. Sus reliquias se las repartieron genoveses, españoles y franceses, que formaban la colonia ceutí.

Juan de Cetina o Pedro de Dueñas morirían en la Granada musulmana por la misma razón, así como el mismísimo Raimundo Llulio, en Túnez hacia 1316.

Explicar las relaciones hispano-musulmanas como un prodigio de tolerancia, es tan absurdo como reducir la reconquista a una guerra civil, o haberle dedicado a Sancho III, el mayor, de Navarra, un monumento como rey "del estado vasco"... que tiene tracamandanga.

Así como nadie es racista, excepto cuando se trata de la boda de su hija, así muchos historiadores transforman nuestra Edad Media para idealizar un pacifismo de tres culturas que tuvo lugar sólo excepcionalmente.

"En nombre de Dios, único y misericordioso," es imprescindible recuperar la amistad con el norte de África: así se lo encomendamos a los mártires a pesar de la historia y de sus "perejiles".

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

14, lunes: Calixto, Gaudencio, Justo.
15, martes: Teresa de Jesús, Tecla, Magdalena.
16, miércoles: Eduvigis, Margarita Mª de Alacoque, Longinos.
17, jueves:Ignacio de Antioquia, Rufino, Zósimo.
18, viernes: Lucas, Asclepíades, Justo, Procul.
19, sábado:
Pedro de Alcántara. Pablo de la Cruz.
20, domingo: Cornelio, Adelina, Maria Bertilla.

 


Contraportada

Indiferencia religiosa y fundamentalismo, dos caras de la misma moneda

Habla el filósofo católico Jean Luc Marion, profesor de La Sorbona de París

JEAN-Luc Marion, catedrático de Filosofía en La Sorbona de París, es el padre de la llamada &laqno;fenomenología de la donación» y uno de los filósofos católicos más respetados, heredero del pensamiento del protestante Paul Ricoeur y del judío Emmanuel Lévinas. En esta entrevista, realizada en Castel Ivano, Trento (Italia), el profesor reflexiona sobre el tema del congreso que le ha llevado hasta allí: "Entre religión y no religión: fundamentalismo e indiferencia".

- Fundamentalismo e indiferencia religiosa. ¿Se pueden considerar las dos caras de una misma moneda?

- Desde mi perspectiva, esta moneda es el nihilismo. La pregunta es si la fe es un producto construido por nosotros, para nuestro uso y consumo, o, como en cambio creo, si nuestro reconocimiento de un hecho es más fuerte que nosotros, independiente de nosotros.

- ¿Cómo salir del atolladero indiferencia religiosa-fundamentalismo?

- Si la religión se reduce a un conocimiento nuestro, sólo podríamos escoger entre indiferencia o fundamentalismo. Usaríamos la religión como un medio de gratificación personal, de autoidentificación. En cambio, si concebimos la religión como relación, entonces esto implica la experiencia ­quizá incluso sufrida­ de la alteridad; pues la revelación comienza por el otro lado del mundo, por el lejano que se acerca a mí. No puedo usarla como medio de autoidentificación. En el cristianismo, el Otro es el Padre más lejano, que está mucho antes que yo. En síntesis, la Revelación creo que es el antídoto contra la doble ilusión del fundamentalismo y de la indiferencia.

La grandeza de Dios

- Pero el problema surge cuando el otro se cierra, como es típico del fundamentalismo. ¿No es ilusorio buscar la apertura al otro cuando nos topamos tan sólo con la cerrazón?

- Creo que el primer peligro no está en abrirse a quienes están cerrados, sino en el riesgo de llegar a ser nosotros tan cerrados como ellos. La primera dificultad no es convertir a los otros sino que nosotros nos comportemos como ellos. Es fácil en estos tiempos transformar al otro considerándolo un "objeto que piensa". En cambio, debemos hacer la experiencia de la fraternidad a partir de la experiencia de la alteridad de Dios. ¿Y esto qué tiene que ver?, me puede preguntar. Aunque seamos muy diferentes, esta diferencia entre nosotros los hombres es mucho más pequeña que la grandeza de Dios respecto a nosotros. Nuestro Padre común es mucho más grande que todas nuestras grandes diferencias.

- ¿Qué aportación puede dar la filosofía a la espiritualidad?

- Creo que la espiritualidad puede dar más a la filosofía que lo que le puede dar la filosofía. Por ejemplo, los mismos conceptos de alteridad o de mirada no pertenecen a la metafísica.

La filosofía del amor

- Usted apuesta por la centralidad del amor, a pesar de la crisis del pensamiento occidental que parece estar todavía en medio del vacío de una crisis nihilista. ¿Se podría juzgar demasiado optimista su perspectiva filosófica respecto a los datos de la historia y la crónica de sucesos?

- Optimismo o pesimismo son categorías para los imbéciles, dijo Georges Bernanos. El nihilismo es el resultado de una crisis que tiene su origen en la definición de la filosofía a partir del conocimiento. Creo, en cambio, que el elemento inicial de la filosofía está incluido en su propio nombre, es el "deseo de saber". ¿Por qué tenemos esta necesidad? ¡Pues precisamente porque tenemos necesidad de amar! La filosofía es por definición una pregunta suscitada por el deseo de amar. Para superar el nihilismo, la única vía abierta es volver, más allá del saber, al deseo de saber, al amor del saber. Por tanto, debemos preguntarnos por el significado de la necesidad, antes que nada, de amar y desear.

- ¿Cuál es la niebla que impide al hombre contemporáneo mirar de frente a la verdad?

- El miedo del miedo. Tenemos mucho miedo. Sentimos todos el peso de nuestra culpabilidad, de nuestro miedo. Estamos convencidos de que hemos perdido, aunque no sabemos qué es lo que hemos perdido. Pero estamos convencidos de que la partida se ha acabado.

- ¿Qué puede ayudar a vencer este miedo?

- La única fuerza para superar la fuerza del miedo es la experiencia de ser amado. El único remedio que tiene el hombre contemporáneo para vencer el miedo y la desesperación es comprender que nosotros solos no podemos darnos una esperanza.

ZENIT

 


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com



Return to Camino