Iglesia en camino

 Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 374. 7 de enero de 2001

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 


Portada

¡Se clausuró el Gran Jubileo del año 2000!

La inauguración en la diócesis fue el día de Navidad del 99

El sábado, festividad de los Reyes Magos, se clausuraba el Jubileo en nuestra diócesis, que ha generado una gran actividad desde su inauguración, el 25 de diciembre el 99, al día siguiente que lo hiciese el Papa en Roma.

Según previsiones al cierre de nuestra revista, la clausura diocesana estaba presidida por el Arzobispo, don Antonio Montero y tenía lugar en la Concatedral de Santa María, en Mérida, a las 12 de la mañana y por la tarde, a las seis, en la Catedral Metropolitana, en Badajoz .

Los años jubilares constituyen un tiempo especial de conversión, perdón y acercamiento a Dios, que ya figuran en el Antiguo Testamento. En este Jubileo del 2000, en nuestra diócesis, han sido importantes las distintas peregrinaciones a los once templos Jubilares y la peregrinación diocesana a Roma, así como los jubileos específicos que se han llevado a cabo.


Editorial

Ocio juvenil nocturno

En las vísperas de las recién transcurridas Navidades de 2000-2001, los medios informativos de nuestra regiónse hicieron eco del documento presentado a los partidos políticos por la "Plataforma para el respeto social y urbano de Extremadura", que forman diez asociaciones vecinales, afectadas muy directamente por los efectos del alcoholismo juvenil, aumento del consumo de drogas y actividades delictivas de diversa índole, que repercuten muy negativamente sobre barriadas y familias.

En este dolorido y respetuoso alegato de dos folios los firmantes hacen constar que, en numerosos casos, "el ocio juvenil urbano, además de a la salud de los mayoritariamente jóvenes, que participan en el mismo, ocasiona a los ciudadanos que lo padecen en su domicilio perjuicios notables en cuanto a su salud física, a sus propiedades y a los espacios urbanos en donde se desarrolla".

Los vecinos hacen constar que una notable porción de estos muchachos y muchachas son menores de edad y practican un tipo de ocio muy marcado por el consumo excesivo de alcohol y, en menor, pero preocupante escala, de drogas de todo tipo, que generan actividades delictivas perniciosas para todos. Se quejan también los firmantes del manifiesto de cierta incuria o dejación de las autoridades competentes para prevenir, aminorar o desterrar estos desmanes.

Esta llamada, aunque dirigida a los partidos políticos, constituye un nuevo y fuerte aldabonazo para toda la sociedad: padres, eucadores, grupos de voluntarios sociales, pastores y laicos comprometidos en las comunidades cristianas. ¿Qué hacer? Todo, menos resignarse.


Carta del Arzobispo

Uso y abuso del tiempo

En este enero de 2001, año en el que el lunes, 1, es primer día de la semana, del mes, del año, del siglo y del milenio, se han disparado más de lo corriente los socorridos y tópicos minutos de filosofía, sobre la carrera insaciable del tiempo, sobre la fugacidad y la caducidad de la vida humana; mas, también otras voces minoritarias han alzado el vuelo de sus reflexiones en torno al poliédrico y contrastante siglo XX, seguidas de audaces atisbos , pronósticos, adivinanzas y profecías sobre el ya rodante siglo XXI. La vida real sigue, no obstante, impávida, su curso hacia adelante, sin echarles muchas cuentas a los unos o a los otros.

Vivimos en el espacio y el tiempo, somos geografía e historia, asiento y camino, anclaje y singladura, sosiego y afán. Un pensador y un libro suyo, ya clásicos del siglo XX, Ser y tiempo, de Martín Heidegger, son el exponente, no sólo de la filosofía existencialista, sino de la temporalidad radical de la existencia humana. Desde la visión bíblica y cristiana, apenas nacemos en el tiempo, ya somos inmortales, no hacia atrás, pero sí hacia adelante; iniciamos aquí el camino ya interminable e infinito de la eternidad. El tiempo está preñado de lo eterno, de ahí su grandeza y su misterio, de ahí su enorme vacio sin nosotros.

La clave está en el hombre

El tiempo y, en cierto modo, el espacio o la naturaleza visibles, no existen sin los hombres. La luna y los astros, el planeta y el cosmos, como materia inerte, no saben que lo son. El espacio, como tal, es inconsciente de su existencia, si es que puede hablarse de existencia en un espacio vacío, por donde no circulase nada ni nadie durante millones de años. (No invado el terreno de los físicos y asumo sus afirmaciones).

Pues no digamos del tiempo. Si nada se mueve, si nadie actúa, salvo las leyes de la gravedad, de la luz y de otras radiaciones cósmicas, así en silencio y mutismo por milenios de milenios, díganme ustedes qué significan los años luz, sin ningún telescopio que descubra el astro emisor, sin ningún ojo humano que los observe detrás de la mirilla. Es el hombre el que ha creado todos los calendarios, relojes y cómputos del tiempo; cierto que también la observación de los astros, cuya precisión matemática de movimientos le enseñó a él un sistema inmutable de medidas, incluída las del tiempo, pero es el hombre el que descubre, entre auroras y anocheceres, los ritmos de su existencia personal y de la historia humana.

Somos seres temporizados como los despertadores, aunque ignoramos la fecha de caducidad, el día y la hora de nuestra liberación de las redes espacio-tiempo que aquí nos canalizan, pero también nos aprisionan. Para los que, por oficio o por vicio, vivimos aquí aferrados a la agenda, sin salir a flote de tantos compromisos a plazo, con el tiempo a tope y cosquillas del estrés, (¡ay de vosotros los ajetreados ejecutivos!), ¡qué vuelta al paraíso supondrá, si Dios misericordioso nos lo otorga, el relax de una eternidad distendida en la alabanza y el gozo, en la autorrealización sosegada de lo mejor que Dios puso en cada uno!

El tiempo es la porción de vida y de historia que se nos concede para este mundo, como páginas de pentagramas en blanco, a los que hemos de poner nosotros letra y música, con la libertad, voluntad, constancia, entusiasmo y colaboración de otros, más la ayuda de Dios implorada confiadamente. La palabra tiempo, aplicada a la existencia humana personal, se corresponde con la palabra vida. Tantos años de vida, significan años de tiempo. ¿Qué tiempo tiene el niño? Cuatro años.

Un regalo y un reto

El tiempo así entendido es siempre una oportunidad, una encomienda, un reto de Dios. En la parábola de los talentos, se habla primero de la cantidad distribuída a sus empleados por el dueño de la fortuna, para que la administren bien durante equis tiempo. Sigue después un plazo indeterminado, durante el cual el dueño del capital está ausente, y los responsables parciales de su patrimonio actúan de lejos y por cuenta propia, afanándose en la gestión de los bienes recibidos. Viene finalmente el balance y la cuenta final, con beneficios o sin ellos, según el talante de cada gestor. No basta con mantener lo recibido; hay que incrementarlo. Es la lección de la parábola que, en términos actuales, habría que definirlos como la "Ética del tiempo".

En el concepto bíblico y cristiano de la existencia terrenal y temporal del hombre, la vida es proyecto de Dios antes de ser programa nuestro. Es él quien reparte el "lote genético": inteligencia, carácter, capacidades corporales y anímicas, con distintos cocientes intelectuales, afectivos, de salud y fortaleza física, belleza corporal y espiritual. Eso en lo individual y personal. También nos vienen dados el país de nacimiento, el nivel socio-económico, cultural y religioso, las riquezas de todo orden o las carencias elementales. Esto es nacer en el tiempo, con fecha, situación de guerra o de paz, avatares históricos de toda índole.

Nacemos y vivimos, en todo caso, significativamente desiguales. Y eso pertenece a la providencia proyectiva o permisiva de Dios (zona de misterio en cada caso). A nadie se nos va a pedir un miligramo más de lo que pueden dar de sí, incluso con la ayuda de Dios, los elementos del lote genético y los otros componentes de nuestra historia, venidos de nuestra familia o de nuestro ambiente social, incluído aquello que, a nuestro modo, suele llamarse buena o mala suerte (misterio otra vez). Pero, ¡atención! Así como son claramente desiguales los dones de la naturaleza, de la historia y de la gracia, que conforman la persona de cada ser humano, del mismo modo serán diferentes los grados de responsabilidad que se nos carguen a nuestra cuenta en la auditoría del más allá.

Justicia amorosa de Dios

Para explicarme mejor, recurro a otra parábola evangélica. La de los viñadores que fueron contratados a diversas horas del día y percibieron idéntico salario. Dios, dijo Jesús, se saltó las proporciones en favor de los más pobres objetivamente, de los que habían trabajado menos tiempo. El tiempo, otra vez. Llenado de dignidad, primero por el paro en la plaza, esperando la contrata; y vendimiando luego con ahinco, aunque fueran pocas horas. El tiempo, en definitiva, es una prueba de amor por la parte de Dios y de fidelidad por la nuestra. Poco cuenta lo que se hace (importante o secundario, de un talento o de dos) cuando se hace (de sol a sol, o media hora) en la viña, en el comercio o en la banca. Importa sólo cómo se hace

Atando cabos de lo dicho , el hombre recibe una tira de tiempo, un retazo de vida temporal, confiado a su libre administración, teniendo en cuenta sus condicionamientos y circunstancias. Puede salirle en este mundo el serial de su vida afortunado o desastroso. Pero el que lleva las cuentas, el que tiene la bolsa y la reparte con justicia superior, no se atiene tanto a nuestros códigos, cuanto a la verdad más honda de las responsabilidades reales de cada ser humano, criatura de Dios y redimido por Cristo. Para algo servirá esto, digo yo, para equilibrar el presupuesto de quienes en este mundo, en este tiempo, no fueron tratados justamente.

+ Antonio Montero Moreno.
Arzobispo de Mérida-Badajoz
 

Centrales

Don Antonio Montero clausuró el Jubileo
en la Catedral y en la Concatedral

Ha permanecido abierto desde Navidad de 1999
hasta el Día de Reyes de 2001

El sábado, festividad de los Reyes Magos, se clausuraba el Jubileo. Según previsiones al cierre de nuestra revista, la clausura diocesana estaba presidida por el Arzobispo, don Antonio Montero, y tenía lugar en la Concatedral de Santa María, en Mérida, a las 12 de la mañana, y, por la tarde, a las seis, en la Catedral Metropolitana, en Badajoz, siguiendo el orden inverso a la apertura el día de Navidad del año 1999.

Los años jubilares constituyen un tiempo especial de conversión, perdón y acercamiento a Dios, que ya figuran en el Antiguo Testamento. En este Jubileo del 2000, en nuestra diócesis, han sido importantes las peregrinaciones a los templos Jubilares (Catedral de Badajoz y Concatedral de Mérida, el Templo de Santa Eulalia (Mérida), el Santuario del Cristo de la Quinta Angustia (Zalamea), el Santuario del Cristo del Humilladero (Azuaga), el Santuario del Cristo del Rosario (Zafra), la ermita de Nuestra Señora de Carrión (Alburquerque), la de Nuestra Señora de la Piedad (Almendralejo), Nuestra Señora de Tentudía (Calera de León), Nuestra Señora de Piedraescrita (Campanario) y Nuestra Señora de los Remedios (Fregenal de la Sierra). También han destacado los Jubileos específicos: los celebrados en los arciprestazgos: Jubileo de los niños, Jubileo de los profesores y de los enfermos. En el ámbito diocesano destaca la celebración del Jubileo de los agentes de pastoral, que congregó en el polideportivo "La Granadilla" de Badajoz a más de 4.000 personas. En la Catedral se celebró el Jubileo de la vida consagrada, el de los gitanos, el de la familia, el de la tercera edad. A este templo han peregrinado todas las comunidades parroquiales de la ciudad, así como algunos colegios.

El Delegado Diocesano para el Jubileo, don Antonio Muñoz Aldana ha manifestado que este año ha supuesto para la Iglesia una gracia especial. "Dios -dice- ha derramado su Gracia de forma especial en este año en el que toda la Iglesia ha intentado, siguiendo las indicaciones del Papa, fortalecer la fe y el testimonio. La Iglesia misma ha buscado una purificación de sus faltas, de las faltas de sus hijos. El Papa ha pedido perdón públicamente de esas faltas aunque no hay responsabilidad personal de los que ahora vivimos".

Don Antonio Muñoz afirma que "el Jubileo nos ha dado la oportunidad de conocer el testimonio de aquellos miembros de la Iglesia que han entregado su vida por Cristo, por el Evangelio y por amor a los demás, el testimonio de los mártires; a todo ello hay que sumar una mayor vivencia del Ecumenismo".

Sobre las peregrinaciones que se han llevado a cabo a santuarios Jubilares, Muñoz Aldana destaca que entrañan una gran riqueza simbólica porque todos somos peregrinos hacia la casa del Padre. En nuestra diócesis ha habido un gran movimiento de peregrinaciones, no sólo ya a Roma, meta de la peregrinación diocesana, o a Tierra Santa que hubo de suspenderse por la situación casi bélica en el Oriente Próximo.

 

El Papa cerró la Puerta Santa en Roma

El Papa también cerraba el Jubileo en Roma el mismo día, el día 6. Según el programa facilitado al cierre de esta edición, el obispo Piero Marini, maestro de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice, explicaba que en realidad, la ceremonia tenía dos momentos importantes: el rito de clausura y el tapiado de la puerta santa. Esta segunda ceremonia se celebrará en las basílicas jubilares días más tarde.

Todo comenzaba, según el programa el 5 de enero por la tarde, víspera de Reyes, cuando tres cardenales legados cierran las puertas santas de las Basílicas patriarcales romanas: San Juan de Letrán, San Pablo Extramuros y Santa María la Mayor.

El 6 de enero, fiesta de la Epifanía, Juan Pablo II cerraba la puerta santa de la Basílica de San Pedro del Vaticano.

El obispo Marini habló después de la ceremonia de tapiado de las puertas santas, explicando será idéntica a las celebradas en 1975 y 1984. En cada basílica se levanta una pared de ladrillos dentro de la cual se coloca una urna con algunas monedas y un pergamino. En el centro de la pared, la señal de la cruz indicará el lugar donde se ha colocado la urna de bronce. Cada urna contiene una medalla de oro del vigesimotercer aniversario del pontificado de Juan Pablo II, 23 monedas de plata correspondientes a los veintitrés años del papado y 17 monedas de bronce que conmemoran los 17 años transcurridos desde el último jubileo (1984-2001). Habrá también tres ladrillos dorados con el escudo de armas de Juan Pablo II y una medalla conmemorativa de la Soberana Orden Militar de Malta.

Récord de peregrinos

El año 2000 pasará a la historia como el año con el mayor número de afluencia de peregrinos a Roma en toda su historia.

Los organismos italianos encargados de la cuenta no se ponen de acuerdo. Mientras la Agencia Romana para el Jubileo, evalúa que el numero total de peregrinos a la Ciudad Eterna en ese año ha sido de 24,5 millones, el CENSIS, Centro Italiano de Estadística, considera que esta cifra es de 32 millones.

El 30 de diciembre pasado, la Prefectura de la Casa Pontificia publicó el número total de peregrinos que han podido contarse en los encuentros presididos por Juan Pablo II durante el año 2000. En total, 8.515.088 personas han participado en algunos de los actos celebrados en este año con la presencia del Papa.

En varias ocasiones, el Santo Padre ha demostrado públicamente la conmoción que ha experimentado al ver este río humano de romeros. El 26 de diciembre, dejando espacio a la improvisación, confesó: "Es un espectáculo que me conmueve y evoca en mi mente el del Pueblo de Dios en camino hacia la Tierra Prometida. ¡Cristo es la verdadera Puerta que introduce a su Pueblo en la tierra prometida del cielo!".

 

La comunidad ecuménica de Taizé
reunió en Barcelona a 80.000 jóvenes

Participaron en el Encuentro Europeo de Jóvenes

El pasado 1 de enero concluyó en Barcelona el vigesimotercer Encuentro Europeo de Jóvenes organizado por la Comunidad Ecuménica de Taizé, que en esta ocasión congregó a 80.000 peregrinos en la capital catalana.

El balance final es sumamente positivo. Y no sólo para los jóvenes, sino también para la Iglesia local (se han movilizado más de 300 parroquias), y para las personas --en ocasiones alejadas de la fe--, que han querido acoger en sus casas a estos chicos y chicas procedentes de todas las partes de Europa. Lo único que pedían los jóvenes eran "dos metros cuadrados" para poder extender el saco de dormir.

De hecho, 50.000 procedían de fuera de España. 35.000 han venido de países del Este de Europa: principalmente de Polonia, Rumanía, Rusia, Croacia, Lituania, Ucrania y de la actual Yugoslavia, muchos de ellos ortodoxos. Asimismo, han participado 7.000 jóvenes italianos y 4.000 de Austria, Alemania y Suiza.

Juan Pablo II se hizo presente en el encuentro enviando un mensaje al "querido hermano" Roger, fundador de la Comunidad Ecuménica de Taizé, en el que alienta a los jóvenes a "difundir generosamente, con el entusiasmo que les caracteriza, el clima evangélico experimentado durante las Jornadas Mundiales de la Juventud".

"En los albores del tercer milenio --continúa diciendo el mensaje papal-- que los caminos del diálogo, de la fraternidad y de la oración, constituyan la audaz respuesta de los jóvenes para ayudar a hacer brotar esa primavera de la vida, de la reconciliación y de la salvación ardientemente deseada por Cristo".

Han enviado también su mensaje de cercanía a estos jóvenes líderes de otras Iglesias y comunidades cristianas, como el patriarca ortodoxo de Constantinopla, Bartolomé I; el patriarca ortodoxo de Moscú, Alejo II; el arzobispo de Canterbury y primado de la Iglesia de Inglaterra, George Carey.

La Comunidad de Taizé anima esta Peregrinación para apoyar a estos jóvenes, pero sin reunirles en un movimiento.

Zenit

 

Treinta misioneros asesinados en todo el mundo en el año 2000

Tres dieron la vida por las víctimas del virus de Ébola, en África

Treinta misioneros católicos murieron en el año 2000 en el desempeño de su ministerio. De ellos, 19 eran sacerdotes, 6 religiosas, 3 seminaristas, y dos laicos (un consagrado y una enfermera voluntaria laica). Tres de ellos perecieron al entregar su vida en ayuda a las víctimas del brote epidémico del virus de Ébola en África, según revela la agencia Fides en su informe anual sobre los mártires del año 2000

África se ha convertido en el continente más peligroso para los misioneros. En el año 2000, 17 de ellos perdieron la vida en sus fronteras. Le sigue Asia, que se ha mostrado como el segundo continente en el que más corre la sangre de los misioneros. A ellos hay que añadir las cuatro vidas de sacerdotes que se ha cobrado América, víctimas de la criminalidad, así como otro religioso asesinado en Albania por la mafia local.

La lista no incluye los cientos de muertos en las Molucas (Indonesia) o los muchos cristianos anónimos encarcelados en China, Sudán y Ruanda, de los cuales no se sabe nada.

Según otro estudio, los mártires del 2000 (de todas las confesiones cristianas: católicos, ortodoxos, protestantes, evangélicos) serían unos 165.000 cristianos.

Zenit


Noticiario diocesano

Convivencia sacerdotal en Villafranca

Una veintena celebran sus bodas de oro o plata,
entre ellos el Arzobispo

El día 4 se celebraba la vigésima convivencia del Presbiterio de Mérida-Badajoz entre si y con el Arzobispo, en el colegio de San José de Villafranca de los Barros. En esta ocasión, según anunciaba el programa, los sacerdotes estuvieron acompañados por don Arturo Merayo Pérez, catedrático de la facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Pontificia de Salamanca, que pronunciaba una conferencia sobre "El arte de hablar en público -consejos para una comunicación eficaz". Tras esta conferencia los sacerdotes asistentes concelebraron con don Antonio Montero la Eucaristía, en la que se recordó de manera especial a los presbíteros que este año celebran sus bodas de oro y plata sacerdotales, entre ellos el propio Arzobispo. Recogemos para nuestros lectores una breve reseña biográfica de cada uno de ellos.

Cincuenta años

- Don Antonio Montero Moreno, Arzobispo de Mérida-Badajoz. Es natural de Churriana de la Vega (Granada) donde nació en 1928. Cursó estudios en el seminario de Granada, en la Universidad Gregoriana de Roma, en la Universidad Pontificia de Salamanca y en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid. En Granada trabajó en la parroquia de San Agustín y en la capellanía del Hospital Clínico. Es director de la Revista "Ecclesia" desde 1958 hasta 1967, año en que pasa a formar parte del grupo fundador de la editorial PPC. En abril de 1969 es nombrado, por Pablo VI, obispo de Regina y auxiliar de Sevilla. En mayo de 1980 es nombrado obispo titular de la diócesis de Badajoz. Y en julio de 1994 pasa a ser Arzobispo de la nueva sede metropolitana de Mérida-Badajoz.

- Don Antonio Aradillas Agudo, natural de Segura de León y nacido en 1928. Desempeñó tareas pastorales en Azuaga y en la parroquia de San Juan Bautista de Badajoz. En 1963 pasa a residir en Madrid, donde permanece.

- Don Abelardo Cachada Fernández, natural de Montemolín donde nace en 1926. Fue ecónomo de Santa María de Nava y párroco de Maguilla, cargo que sigue ejerciendo en la actualidad.

- Don Juan Calvo Rodríguez, nacido en Zalamea de la Serena. Desarrolla su tarea pastoral en el arciprestazgo de Zalamea, primero como coadjutor y luego como notario eclesiástico. En 1971 pasa a residir en Sevilla.

- Don Víctor Cano Cabanillas, natural de Montemolín. Ha sido ecónomo de Pallares y párroco de Berlanga, cargo que desempeña en la actualidad.

- Don José Díez Medina, nació en Segura de León. Fue coadjutor en Los Santos de Maimona. Posteriormente ha sido formador, profesor y secretario de estudios en el Seminario Diocesano. En 1982 es nombrado capellán de la Ermita de la Soledad de Badajoz.

- Don Antonio Herrera Alvarado, natural de Valencia del Ventoso. Ha desempeñado sus labores pastorales en Don Alvaro, Villagonzalo y, desde 1967, párroco de Higuera la Real.

- Don José Molano Ruiz, nacido en Alcuescar (Cáceres). Párroco de Quintana de la Serena desde 1978, donde ya desempeñó tareas pastorales entre 1951 y 1959. Pasó también por San Pedro de Mérida y por La Roca de la Sierra.

- Don José París Romero, natural de Estellench (Mallorca) . Fue coadjutor de Montijo, ecónomo de Llera, ecónomo de Novelda del Guadiana, encargado de Sagrajas y vice-capellán de la Ermita de la Soledad de Badajoz.

- Don Lorenzo Pizarro Díaz, de Segura de León. Durante su vida ha desempeñado su labor pastoral como ecónomo en Oliva de Mérida y Monesterio, consiliario de zona de la JAR, arcipreste de Fuente de Cantos, vicario ecónomo de la parroquia de Nuestra Señora del Valle de Villafranca de los Barros y arcipreste de Almendralejo.

- Don Tomás Ramírez Ramírez, de Magacela. Ha sido vicario ecónomo de Cordobilla de Lácara y encargado de Carmonita y coadjutor de Santa María de Mérida. Se incorporó al ejército como capellán.

- Don Pedro A. Rodríguez-Tena Guillén es de Campillo de LLerena. Ha servido como vicario sustituto de la Roca de la Sierra y ecónomo de la misma, ecónomo de Usagre, ecónomo arcipreste de Santa María de Mérida y arcipreste de Mérida. Ha sido miembro del Consejo del Presbiterio por libre designación del Obispo, miembro del Colegio de Consultores y representante del Arciprestazgo de Mérida en el Consejo del Presbiterio.

- Don Fernando Sánchez Maya es de Segura de León. Fue coadjutor de Fuentes de León y ecónomo de Calera de León y Usagre. Ocupó el puesto de administrador del Seminario y durante dos años fue capellán castrense.

Veinticinco años

- Don Manuel Malagón Martínez es de Deifontes (Granada). Durante estos 25 años ha ocupado el cargo de coadjutor de la parroquia de San Pedro (Montijo) , vicario ecónomo de La Roca de la Sierra, administrador parroquial de VIllar del Rey y párroco de Talavera la Real . Actualmente es párroco de Jesús Obrero de Badajoz y capellán del Centro Penitenciario.

- Don José Donoso Fernández es natural de Don Benito. Ha sido ecónomo de Casas de Reina y encargado de Reina, capellán de las Clarisas de Llerena. Ha desempeñado la labor de formador y profesor del Seminario Diocesano y ha sido párroco de Valverde de Mérida.

- Don José Cerrato de la Flor. Nacido en Don Benito, fue ecónomo de Cheles y de Puebla de Obando. Durante tres años, capellán de emigrantes en Bélgica. Actualmente es párroco de Villafranco.

- Don Fernando Ramírez Ortiz es de Almendralejo. Ha ocupado el puesto de coadjutor de Hornachos y Alburquerque. Fue formador y profesor del Seminario Diocesano. Posteriormente ha sido vicario parroquial de la Consolación y el Cristo del Humilladero de Azuaga. Actualmente es párroco de Villalba .

- Don Enrique Cruz Barrientos. Es de Badajoz y entre sus cargos destacamos: ecónomo de Calera de León, vicario episcopal de Comunidades Cristianas y de la zona sur, miembro del Consejo del Presbiterio por libre designación del Obispo, Director Espiritual de la Legión de María y miembro del Colegio de Consultores. Actualmente es Presidente de Cáritas Diocesana y párroco de San Juan de Dios, en Badajoz.

- Don Andrés Cruz Barrientos, de Badajoz. Fue ecónomo de Cabeza la Vaca, formador y profesor en el Seminario, director del Secretariado Diocesano de Pastoral Vocacional, administrador parroquial de Novelda del Guadiana, director adjunto de las "Escuelas parroquiales del Sagrado Corazón de Jesús de Olivenza", localidad en la que permanece como párroco, una labor que compatibiliza con la de capellán del Centro Penitenciario.

 

Religiosas de las zonas de Castuera y Zalamea
debaten sobre la pobreza en un encuentro

En total participaron una veintena, pertenecientes a cuatro congregaciones

Más de veinte religiosas de siete comunidades distintas, pertenecientes a los Arciprestazgos de Castuera y Zalamea de la Serena han llevado a cabo un encuentro de reflexión sobre la pobreza en Extremadura en el Colegio de las Carmelitas de Cabeza del Buey.

La base de su reflexión, que dirigió la hermana Isabel Díaz, Carmelita de la Caridad, fue la ponencia que don Francisco Maya presentó en el encuentro con los superiores provinciales en Villagonzalo sobre "La Iglesia en Extremadura ante la pobreza y los religiosos", con propuestas operativas en la línea de ser una Iglesia cercana, profética y samaritana, viviendo la comunión con Cristo pobre.

Diálogo enriquecedor

Hubo, además, en el diálogo un rico intercambio sobre la evangelización que cada comunidad realiza en las parroquias a las que pertenece, la comunión eclesial que se vive y quiere vivir en total integración y complementariedad de tareas con los laicos y sacerdotes, las distintas experiencias de fraternidad y misión que dan sentido y gozo al vivir de cada día.

Estuvo también presente una hermana Hospitalaria de Jesús Nazareno del Centro de Transeúntes de Mérida, que dio a conocer la misión que realizan, respondiendo a esas pobrezas que hacen hoy urgentes las tareas de acogida. Esta hermana comentaba cómo le había gustado la convivencia y cómo echaba de menos no tenerla en su zona.

No faltó el momento festivo, con una merienda-cena y una ambientación plenamente navideña, que abría el corazón a la misteriosa pobreza y sencillez de Belén.

Cuatro congregaciones

Carmelitas, de Cabeza del Buey, de Sancti Spíritu y Miajadas, Hospitalarias de Jesús Nazareno de Cabeza del Buey y Mérida, religiosas Adoratrices de la Sangre de Cristo de Castuera y las Religiosas de Jesús-María de Zalamea de la Serena, vivieron juntas una jornada de profundización y mutua ayuda, de alegría y gratitud por la propia vocación y misión.

 

 Encuentros de formación de catequistas y de matrimonios

Los catequistas de la parroquia de Santa María Magdalena de Solana de los Barros han llevado a cabo un encuentro formativo en la casa de ejercicios de Gévora del Caudillo. Dos han sido los núcleos fundamentales sobre los que pivotó dicho encuentro: el primero profundizó en la idea de que el catequista es una persona enviada por Dios para ser discípulo suyo en el mundo presente y anunciar a Jesucristo pobre y humilde; el segundo tema versó sobre la identidad cristiana del catequista, subrayándose la idea de que antes de catequista se es cristiano y un cristiano debe ser agradecido, convencido, esperanzado, eclesial y encarnarse en el mundo.

La segunda parte de la jornada de trabajo se dedicó a un taller de oración.

El día terminaba con la Eucaristía presidida por don Francisco Ramírez Pantano, párroco de Solana. En ella agradeció la colaboración de varios monitores vinculados a los salesianos que trabajaron en la preparación de la convivencia.

Matrimonios de La Serena

Por otro lado, organizado por el equipo de zona de la Pastoral Familiar de La Serena ha tenido lugar en Docenario un encuentro formativo para matrimonios de la comarca.

A primera hora de la tarde se efectuó la acogida de los presentes, para comenzar a continuación con la conferencia sobre "La psicología del hombre y la mujer" a cargo de la psicóloga Teresa Felipe. Después se trabajó por grupos el contenido de la exposición y se expusieron en común los resultados. Luego se dio tiempo para la convivencia acompañados del buen café y los dulces. Seguidamente se abrió un espacio para preguntas y respuestas, clausurándose los actos con la celebración de la Eucaristía, presidida por Manuel Álvarez Vivas, director del Secretariado Diocesano de Pastoral Familiar.

La "Campaña del Mochuelo" recaudó casi 17 millones

La popular "Campaña del Mochuelo", que se realiza en la SER de Mérida, y que este año llegaba a su XVIII edición, ha recaudado 16.755.000 pesetas. Esta cifra será distribuida entre diferentes instituciones humanitarias.

Respecto a las mayores aportaciones efectuadas, destaca la del Ayuntamiento emeritense, con 600.000 pesetas. Don Manuel Ruiz de Naveiro, conocido empresario portugués aportó 500.000 pesetas, mientras que por un grabado a todo color del pintor extremeño Eduardo Naranjo se pagaron en subasta 650.000 pesetas.

Como anécdota cabe citar que al final de la campaña se presentó un emisario con un paquete de billetes de parte de una empresa que prefería quedar en el anonimato. El paquete contenía 250.000 pesetas.

La campaña no sería posible sin la colaboración desinteresada de voluntarios capitaneados por don Guillermo Soto.

 

Los belenes adquieren auge

La tradición católica de representar el misterio del nacimiento de Jesús, va adquiriendo auge de año en año, como se ha podido ver estas fiestas navideñas. Casas particulares, centros públicos, parroquias etc. muestran cada año por estas fechas el verdadero sentido de la Navidad, que no es otro que el nacimiento de Jesús.

Junto a los belenes tradicionales vamos encontrando innovaciones tecnológicas, como el clásico ya de Bodonal de la Sierra, curiosidades como la exposición de belenes regalados por presidentes de gobierno y jefes de estado de diversos países de la parroquia de San Fernando de Badajoz .

El belén expuesto en la parroquia de Almendral sitúa el nacimiento de Jesús en un entorno extremeño en miniatura: una majá, una matanza, alfarería de Salvatierra de los barros, chozos, candiles, calderos, pimientos colgados...


Al paso de Dios

Uno = nuevo

Un nuevo año, un nuevo siglo, un nuevo milenio: todo es estreno en estos días. La ilusión de abrir una nueva época se nota en el ambiente y da la impresión de que nos sabemos testigos de un momento histórico. Pero de nada sirve estrenar, si no hay un cambio de hábitos, olvidando las viejas formas de vivir que teníamos cuando contábamos cifras más altas. El número uno es siempre una oportunidad para lo nuevo y trae siempre el sueño de que a nosotros no nos va a suceder lo mismo que a los del viejo pasado.

Con el uno puede llegar una oportunidad para la paz. ¿Porqué no soñar que los terroristas se van a hacer sensibles al dolor ajeno y van a lamentarse de su viejas y tristes acciones? Y la justicia va a poder con las causas sociales y económicas que distancian los ricos de los pobres. ¿Porqué no soñar que el bienestar va a ser para todos? También la solidaridad podrá abrirse camino. ¿Porqué no soñar que el aprecio de lo nuestro nos va a hacer más generosos con los demás? Y el amor tendrá cada vez más sitio en el corazón de los seres humanos. ¿Porqué no soñar que será de nuevo amor por encima de todos los sucedáneos que ahora rebajan su calidad?

Y, sobre todo, Jesús será el centro de la vida de los seres humanos y de los acontecimientos de cada día. ¿Porqué no soñar que por fin vamos a descubrir que ya está entre nosotros la felicidad que anhelamos? Todo eso nos lo deseamos cuando nos decimos feliz año, feliz siglo y feliz milenio.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)


Liturgia del domingo

Celebramos el Bautismo del Señor

Palabra de Dios

Libro de Isaías 42, 1-4. 6-7

Esto dice el Señor:/ Mirad a mi siervo, a quien sostengo;/ mi elegido a quien prefiero. Sobre él he puesto mi espíritu,/ para que traiga el derecho a las naciones.

No gritará, no clamará,/ no voceará por las calles./ La caña cascada no la quebrará,/ el pábilo vacilante no lo apagará./ Promoverá fielmente el derecho,/ no vacilará ni se quebrará/ hasta implantar el derecho en la tierra/ y sus leyes, que esperan las islas.

Yo, el Señor te he llamado con justicia,/ te he cogido de la mano,/ te he formado y te he hecho alianza de un pueblo,/ luz de las naciones./ Para que abras los ojos de los ciegos, saques a los cautivos de la prisión, y de la mazmorra a los que habitan las tinieblas.

 

Salmo 28, 1a y 2. 3ac-4. 3b y 9b-10

R. El Señor bendice a su pueblo con la paz.

Hijos de Dios, aclamad al Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor,
postraos ante el Señor en el atrio sagrado.

La voz del Señor sobre las aguas.
el Señor sobre las aguas torrenciales.
La voz del Señor es potente,
la voz del Señor es magnífica.

El Dios de la gloria ha tronado.
En su templo un grito unánime: "¡Gloria!".
El Señor se sienta por encima del aguacero,
el Señor se sienta como rey eterno.

 

Hechos de los Apóstoles 10, 34-38

En aquellos días Pedro tomó la palabra y dijo:

Está claro que Dios no hace distinciones; acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea. Envió su palabra a los israelitas anunciando la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos.

Conocéis lo que sucedió en el país de los judíos, cuando Juan predicaba el Bautismo, aunque la cosa empezó en Galilea. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo; porque Dios estaba con Él.

 

Evangelio según san Lucas 3, 15-16. 21-22

En aquel tiempo el pueblo estaba en expectación y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías, él tomó la palabra y dijo a todos:

- Yo os bautizo con agua; pero viene que el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego.

En un bautismo general, Jesús también se bautizó. Y, mientas oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre él en forma de paloma, y vino una voz del cielo:

- Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

9, lunes: Hb 1, 1-6; Mc 1, 21-28.
9, martes: Hb 2, 5-12; Mc 1, 21-28.
10, miércoles: Hb 2, 14-18; Mc 1, 29-39.
11, jueves: Hb 3, 7-14; Mc 1, 40-45.
12, viernes: Hb 4, 1-5. 11; Mc 2, 1-12.
13, sábado: Hb 4, 12-16; Mc 2, 13-17.
14, domingo: Is 62, 1-5; 1Co 12, 4-11; Jn 2, 1-11.

 

Comentario litúrgico

En un bautismo general

Con este domingo finalizamos el tiempo litúrgico de Navidad y Epifanía. Los orientales le llaman simplemente 'epifanía' que significa en griego manifestación. Lo hacen con toda razón, porque todos los misterios que hemos celebramos en estos días pasados ­la Encarnación del Hijo de Dios, su nacimiento en Belén, el ángel que da la buena nueva a los pastores y la estrella que avisa a los Magos­ tienen una misma finalidad y es dar a conocer a los hombres que la bondad de Dios Padre se ha derramado sobre toda la humanidad al darnos a su propio Hijo, el Unigénito, para que sea el Primogénito de todos nosotros ante su divina mirada.

Con la misma tesitura epifánica, celebramos este domingo el bautismo de Cristo, pues la simple lectura del relato evangélico es suficiente para ver que se trata de la primera manifestación de Jesús como Mesías con el aval del Padre que pronuncia las palabras : "Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto".

Según el relato de Lucas, gracias a esas palabras y a la manifestación del Espíritu Santo pudieron los presentes darse cuenta de quien era aquel que, en silencio y con toda humildad, se había acercado a Juan para recibir las aguas de la penitencia "en un bautismo general ", es decir, entre la muchedumbre anónima que se arremolinaba entorno al Bautista.

Este modo de manifestarse no es una anécdota. Ya Isaías nos dice de Él: "No gritará.. no voceará por las calles" y san Juan de la Cruz cantará que le gusta llegar "sin ser notado" . Para acostumbrarnos a este modo de proceder nos hemos de poner en la escuela del 'silencio de Dios', de la pura fe que se apoya sólo en la Palabra.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

8 de enero: san Severino (+ 482)

Patrono de Viena, Austria y Baviera, llega el año 454 a la Nórica como apóstol. Sufrían ya aquellas fronteras del Imperio romano la sacudida de hunos y otros bárbaros. En Austria, a orillas del Danubio, nadie conoce la patria ni la edad de Severino. Para el mensajero del evangelio, sus años son la eternidad y su patria el reino de Cristo en todo el mundo y en el cielo.

Durante treinta años este apóstol siembra Austria y Baviera de iglesias y monasterios al modo agustiniano. No le importan las caminatas sobre la nieve y sin provisiones. Renuncia humildemente a un nombramiento de obispo, que le iba a privar de libertad misionera.

Entre quienes reciben sus consejos destaca un hombre alto y fuerte, cubierto por una piel de carnero, que marcha con sus huestes hacia Italia. Por los consejos del gran evangelizador respetará el catolicismo y al Papa. Al despedirse le dice: "Marchas a Italia: hoy te vistes con pieles y pronto repartirás los despojos del mundo". Aquel jefe era Odoacro, que llegará a hacerse dueño de Italia. Al comunicárselo a Severino y ofrecerle que lo que quiera pedir, el apóstol sólo le pide gracia para un desterrado.

En el año 482, en la fiesta de Epifanía, Severino anuncia su muerte, aconseja a cristianos y religiosos su fidelidad al evangelio entre las invasiones que se avecinan y, después de recibir el viático, muere.

Seis años más tarde, ante la irrupción de los bárbaros, los cristianos se llevan a Nápoles el cuerpo incorrupto del santo.

Valeriano Ordóñez, S.J.
(Los Santos, noticia diaria)

Los santos de la semana

8, lunes: Apolinar, Severino, Pedro Tomás, Lorenzo Justiniani.
9 martes: Eulogio de Córdoba, Marcelino, Hadriano, Andrés Corsini.
10, miércoles: Melquíades, Gregorio de Nisa, Petronio, Marciano.
11, jueves: Higinio, Salvio, Honoratua.
12, viernes: Arcadio, Antonio Mª Pucci, Victoriano, Martín de la Cruz.
13, sábado: Hilario de Poitier, Remigio, Gumersindo.
14, domingo: Potito, Macrina, Eufrasio, Sabas.

Contraportada

Testimonio de una joven que ha recibido el bautismo a los 20 años en Zalamea de la Serena

"Ahora cuando entro en la Iglesia me siento
una más de la familia en la que todos somos iguales"

Recién iniciado el siglo XXI vemos que no podemos dar por sentado que en todas las familias se catequiza a los niños y a los jóvenes, e incluso que en muchas de ellas ni siquiera se bautiza a los niños. Esta circunstancia supone un reto para los cristianos a comprometerse con su fe y dar razón de ella a las nuevas generaciones. La carta que publicamos es un ejemplo de ello y un testimonio para todos.

"Hola, me llamo Nayara, tengo veinte años y he sido bautizada hace tres meses. Por motivos que ahora no puedo juzgar, de pequeña no fui bautizada. Antes no me importaba no estar bautizada, hasta que me di cuenta que era algo importante y debía hacerlo.

No sabía qué tenía que hacer, hasta que Maripé, la madre de mi novio me indicó el camino a seguir. Me presentó a la hermana Mª Teresa y ella me empezó a guiar por el camino a Jesús. Gracias a ella y a la catequesis que me dio, empecé a comprender y a aprender muchas cosas que aún no sabía. La experiencia que tuve fue única e inolvidable, es algo que llevas en el corazón, pero es muy difícil de expresarlo con palabras.

Antes de empezar, iba a misa con mi abuela, pero me sentía como un extraño, que entra en casa sin permiso de nadie. El Bautismo, lo quise recibir en una misa porque me sentía orgullosa y quería compartir mi alegría con todos. La reacción de la gente me emocionó mucho. Me dieron muchos ánimos y me sentí muy querida por todos. Mientras don Diego, el párroco, me echaba el agua sentí que mi corazón y conciencia se quedaban limpios de todo pecado. Es como empezar desde cero una nueva vida, una vida con Jesús. Ahora cuando entro en la Iglesia me siento una más de esa familia, una familia en la que todos somos iguales, no importa el físico, la posición social..., sólo importa la pureza y grandeza del corazón. Espero seguir siempre por este camino y quiero animar a todos los que no estén bautizados a bautizarse, y a todos los cristianos que nunca dejen de lado al Señor. Él siempre está con nosotros y tenemos que responderle, acordándonos de él, no para pedirle, sino también para darle las gracias por las cosas buenas que nos manda.

Pero el camino no termina aquí, ahora quiero seguir para mi confirmación y para seguir siendo una buena cristiana. Me he acercado a Jesús y quiero seguir siempre a su lado, tenerle siempre en mi corazón, para no encontrarme nunca sola. Quiero dar las gracias a todos los que me animaron y me apoyaron, en especial a la hermana Mª. Teresa, que fue la que más me ayudó y le tengo un cariño muy grande, y a don Diego, que fue el que me bautizó."


 

La Iglesia en América Latina:

http://www.aciprensa.com/iglesia.htm

 



Return to Camino