Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 511. 4 de enero de 2004

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes


Portada

Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos de la tierra

La Adoración de los Reyes. Juan del Castillo


Mensaje de Juan Pablo II

Educar para la paz

Textos esenciales del mensaje del Papa para la celebración de la Jornada Mundial de la Paz (1-1-12004)

El primer Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, al inicio de enero de 1979, se centraba en el lema: &laqno;Para lograr la paz, educar a la paz». Con aquel Mensaje de Año Nuevo se continuaba el plan trazado por Pablo VI, el cual había querido para el 1 de enero de cada año la celebración de una Jornada Mundial de oración por la Paz.

Haciendo mío el deseo expresado por mi venerado Predecesor en la Cátedra de Pedro, cada año he mantenido esta noble tradición dedicando el primer día del año civil a la reflexión y la oración por la paz en el mundo.

Este año siento también el deber de invitar a los hombres y mujeres de cada continente a celebrar una nueva Jornada Mundial de la Paz. En efecto, la humanidad necesita más que nunca reencontrar la vía de la concordia, al estar estremecida por egoísmos y odios, por afán de poder y deseos de venganza.

A lo largo de estos veinticinco años de Pontificado, he procurado avanzar por el camino iniciado por mi venerado Predecesor. Al comienzo de cada nuevo año, he exhortado a las personas de buena voluntad a reflexionar, a la luz de la razón y de la fe, sobre los diversos aspectos de una convivencia ordenada.

Doctrina católica sobre la paz

Ha surgido así una síntesis de doctrina sobre la paz, que es como un glosario sobre este argumento fundamental; un glosario fácil de entender para quien tiene el ánimo bien dispuesto, pero al mismo tiempo extremamente exigente para toda persona sensible al porvenir de la humanidad.

La Iglesia, en cambio, ha enseñado siempre y sigue enseñando una evidencia muy sencilla: la paz es posible. Más aún, la Iglesia no se cansa de repetir: la paz es necesaria. Ésta se ha de construir sobre las cuatro bases indicadas por el Beato Juan XXIII en la Encíclica Pacem in terris: la verdad, la justicia, el amor y la libertad. Se impone, pues, un deber a todos los amantes de la paz: educar a las nuevas generaciones en estos ideales, para preparar una era mejor para toda la humanidad.

En este cometido de educar a la paz, se ve la urgente necesidad de enseñar a los individuos y los pueblos a respetar el orden internacional y observar los compromisos asumidos por las Autoridades, que los representan legítimamente. La paz y el derecho internacional están íntimamente unidos entre sí: el derecho favorece la paz. Además de los ordenamientos jurídicos de cada pueblo, se formó progresivamente otro conjunto de normas que fue calificado como jus gentium (derecho de gentes). Con el paso del tiempo, éste se fue difundiendo y precisando a la luz de las vicisitudes históricas de los pueblos.

Entre todos estos principios destaca ciertamente aquél según el cual pacta sunt servanda: los acuerdos firmados libremente deben ser cumplidos. Ésta es la base y el presupuesto inderogable de toda relación entre las partes contratantes responsables. Su violación llevaría a una situación de ilegalidad y de consiguientes roces y contraposiciones, que tendrían repercusiones negativas duraderas. Es oportuno recordar esta regla fundamental, sobre todo en los momentos en que se percibe la tentación de apelar al derecho de la fuerza más que a la fuerza del derecho.

Uno de estos momentos fue sin duda el drama que experimentó la humanidad durante la segunda guerra mundial: una espiral de violencia, destrucción y muerte, como nunca se había conocido hasta entonces.

Misión de las Naciones Unidas

Aquella guerra, con los horrores y las terribles violaciones de la dignidad humana que causó, llevó a una renovación profunda del ordenamiento jurídico internacional. La defensa y promoción de la paz fueron el centro de un sistema normativo e institucional actualizado ampliamente. Para proteger la paz y la seguridad global, y fomentar los esfuerzos de los Estados para mantener y garantizar estos bienes fundamentales de la humanidad, los Gobiernos crearon una organización específica al respecto ­la Organización de las Naciones Unidas­ con un Consejo de Seguridad dotado de amplios poderes de acción. Como eje del sistema se puso la prohibición del recurso a la fuerza. Una prohibición que, según el conocido Cap. VII de la Carta de las Naciones Unidas, prevé únicamente dos excepciones. Una confirma el derecho natural a la legítima defensa, que se ha de ejercer según las modalidades previstas en el ámbito de las Naciones Unidas; por consiguiente, dentro también de los tradicionales límites de la necesidad y de la proporcionalidad.

La otra excepción es el sistema de seguridad colectiva, que atribuye al Consejo de Seguridad la competencia y responsabilidad para el mantenimiento de la paz, con poder de decisión y amplia discrecionalidad.

Sin embargo, es preciso reconocer que la Organización de las Naciones Unidas, incluso con límites y retrasos debidos en gran parte al incumplimiento por parte de sus miembros, ha contribuido a promover notablemente el respeto de la dignidad humana, la libertad de los pueblos y la exigencia del desarrollo, preparando el terreno cultural e institucional sobre el cual construir la paz.

La acción de los Gobiernos nacionales recibirá un gran impulso al constatar que los ideales de las Naciones Unidas están muy extendidos, especialmente a través de los gestos concretos de solidaridad y de paz de tantas personas que trabajan en las Organizaciones No Gubernativas y en los Movimientos en favor de los derechos humanos.

Escollos para la paz

Hoy el derecho internacional tiene dificultades para ofrecer soluciones a las situaciones conflictivas derivadas de los cambios en el panorama del mundo contemporáneo. En efecto, estas mismas situaciones cuentan frecuentemente entre sus protagonistas con agentes que no son Estados, sino entes derivados de la disgregación de los Estados mismos, o vinculados a reivindicaciones independentistas, o bien relacionados con aguerridas organizaciones criminales. Un ordenamiento jurídico constituido por normas elaboradas a lo largo de los siglos para regular las relaciones entre Estados soberanos encuentra dificultades para hacer frente a conflictos en los que intervienen también entes no asimilables a las características tradicionales de un Estado. Esto vale, concretamente, para el caso de los grupos terroristas.

La plaga del terrorismo se ha hecho más virulenta en estos últimos años y ha producido masacres atroces que han obstaculizado cada vez más el proceso del diálogo y la negociación, exacerbando los ánimos y agravando los problemas, especialmente en Oriente Medio.

Sin embargo, para lograr su objetivo, la lucha contra el terrorismo no puede reducirse sólo a operaciones represivas y punitivas. Es esencial que incluso el recurso necesario a la fuerza vaya acompañado por un análisis lúcido y decidido de los motivos subyacentes a los ataques terroristas. Al mismo tiempo, la lucha contra el terrorismo debe realizarse también en el plano político y pedagógico: por un lado, evitando las causas que originan las situaciones de injusticia de las cuales surgen a menudo los móviles de los actos más desesperados y sanguinarios; por otro, insistiendo en una educación inspirada en el respeto de la vida humana en todas las circunstancias. En efecto, la unidad del género humano es una realidad más fuerte que las divisiones contingentes que separan a los hombres y los pueblos.

En la necesaria lucha contra el terrorismo, el derecho internacional ha de elaborar ahora instrumentos jurídicos dotados de mecanismos eficientes de prevención, control y represión de los delitos. En todo caso, los Gobiernos democráticos saben bien que el uso de la fuerza contra los terroristas no puede justificar la renuncia a los principios de un Estado de derecho. Serían opciones políticas inaceptables las que buscasen el éxito sin tener en cuenta los derechos humanos fundamentales, dado que !el fin nunca justifica los medios.

El derecho, la caridad y el perdón

Las vicisitudes históricas enseñan que la edificación de la paz no puede prescindir del respeto de un orden ético y jurídico, según el antiguo adagio: &laqno;Serva ordinem et ordo servabit te» (conserva el orden y el orden te conservará a ti). El derecho internacional debe evitar que prevalezca la ley del más fuerte. Su objetivo esencial es reemplazar &laqno;la fuerza material de las armas con la fuerza moral del derecho»,7 previendo sanciones apropiadas para los transgresores, además de la debida reparación para las víctimas. Esto ha de valer también para aquellos gobernantes que violen impunemente la dignidad y los derechos humanos con el pretexto inaceptable de que se trata de cuestiones internas de su Estado.

Al final de estas reflexiones considero obligado, no obstante, recordar que, para instaurar la verdadera paz en el mundo, la justicia ha de complementarse con la caridad. El derecho es, ciertamente, el primer camino que se debe tomar para llegar a la paz. Y los pueblos deben ser formados en el respeto de este derecho. Pero no se llegará al final del camino si la justicia no se integra con el amor. A veces, justicia y amor aparentan ser fuerzas antagónicas. Verdaderamente, no son más que las dos caras de una misma realidad, dos dimensiones de la existencia humana que deben completarse mutuamente. Lo confirma la experiencia histórica. Ésta enseña cómo, a menudo, la justicia no consigue liberarse del rencor, del odio e incluso de la crueldad. Por sí sola, la justicia no basta. Más aún, puede llegar a negarse a sí misma, si no se abre a la fuerza más profunda que es el amor.

Por eso he recordado varias veces a los cristianos y a todas las personas de buena voluntad la necesidad del perdón para solucionar los problemas, tanto de los individuos como de los pueblos. ¡No hay paz sin perdón! Lo repito también en esta circunstancia, teniendo concretamente ante los ojos la crisis que sigue arreciando en Palestina y en Medio Oriente. No se encontrará una solución a los graves problemas que aquejan a las poblaciones de aquellas regiones, desde hace demasiado tiempo, hasta que no se decida superar la lógica de la estricta justicia para abrirse también a la del perdón.

+ Juan Pablo II


Centrales

La fiesta tiene su origen en la Iglesia de Oriente como respuesta cristiana a la celebración pagana del momento en que empieza a aumentar el tiempo de luz solar

Epifanía, la manifestación del Señor

La Epifanía, que celebramos el 6 de enero, significa "manifestación", Jesús se da a conocer. Aunque Jesús se dio a conocer en distintos momentos a diferentes personas, la Iglesia celebra como epifanías tres eventos: Su Epifanía ante los Reyes Magos (Mt 2, 1-12), su Epifanía a San Juan Bautista en el Jordán y su Epifanía a sus discípulos y comienzo de su 'vida pública' con el milagro en Caná. La Epifanía que más celebramos en la Navidad es la primera.

La fiesta de la Epifanía tiene su origen en la Iglesia de Oriente. A diferencia de Europa, el 6 de enero tanto en Egipto como en Arabia se celebraba el solsticio, festejando al sol victorioso con evocaciones míticas muy antiguas. Epifanio explica que los paganos celebraban el solsticio invernal y el aumento de la luz a los trece días de haberse dado este cambio; nos dice además que los paganos hacían una fiesta significativa y suntuosa en el templo de Coré. Cosme de Jerusalén cuenta que los paganos celebraban una fiesta mucho antes que los cristianos con ritos nocturnos en los que gritaban: "la virgen ha dado a luz, la luz crece".

Entre los años 120 y 140 los gnósticos trataron de cristianizar estos festejos celebrando el bautismo de Jesús. Siguiendo la creencia gnóstica, los cristianos de Basílides celebraban la Encarnación del Verbo en la humanidad de Jesús cuando fue bautizado. Epifanio trata de darles un sentido cristiano al decir que Cristo demuestra así ser la verdadera luz y los cristianos celebran su nacimiento.

Al igual que la fiesta de Navidad en Occidente, la Epifanía nace contemporáneamente en Oriente como respuesta de la Iglesia a la celebración solar pagana que tratan de sustituir. Así se explica que la Epifanía se llama en Oriente: Hagia phota, es decir, la santa luz.

Esta fiesta nacida en Oriente ya se celebraba en la Galia a mediados del siglo IV donde se encuentran vestigios de haber sido una gran fiesta para el año 361. La celebración de esta fiesta es ligeramente posterior a la de Navidad.

Mientras en Oriente la Epifanía es la fiesta de la Encarnación, en Occidente se celebra con esta fiesta la revelación de Jesús al mundo pagano, la verdadera Epifanía. La celebración gira en torno a la adoración a la que fue sujeto el Niño Jesús por parte de los tres Reyes Magos (Mt 2, 1-12) como símbolo del reconocimiento del mundo pagano de que Cristo es el salvador de toda la humanidad.

¿Quiénes eran los magos?

De acuerdo a la tradición de la Iglesia del siglo I, se considera a estos magos hombres poderosos y sabios, posiblemente reyes de naciones al oriente del Mediterráneo, hombres que por su cultura y espiritualidad cultivaban su conocimiento del hombre y de la naturaleza, esforzándose especialmente por mantener un contacto con Dios. Del pasaje bíblico sabemos que son magos, que vinieron de Oriente y que como regalo trajeron incienso, oro y mirra; de la tradición se nos dice que fueron tres reyes sabios: Melchor, Gaspar y Baltazar; hasta el año 474 sus restos estuvieron en Constantinopla, la capital cristiana más importante en Oriente, luego fueron trasladados a la catedral de Milán (Italia) y en 1164 fueron trasladados a la ciudad de Colonia (Alemania), donde permanecen hasta nuestros días.

Regalos a los niños

El hacer regalos a los niños el día 6 de enero corresponde a la conmemoración de la generosidad que estos magos tuvieron al adorar al Niño Jesús y hacerle regalos tomando en cuenta que "lo que hiciéreis con uno de estos pequeños, a mi me lo hacéis" (Mt. 25, 40); a los niños haciéndoles vivir hermosa y delicadamente la fantasía del acontecimiento y a los mayores como muestra de amor y fe a Cristo recién nacido.

Los Reyes Magos no son personajes creados por siglos de tradición cristiana. Su existencia, además de quedar bien testimoniada en el Evangelio, ahora es documentada por los descubrimientos arqueológicos.

Esta curiosa y extraordinaria revelación se encuentra contenida en una tablilla, en la que se han acuñado caracteres cuneiformes. Se trata de un auténtico documento astronómico y astrológico (entonces las dos disciplinas eran hermanas gemelas) que revela la existencia de una conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis en el año 7 antes de Cristo.

¿Qué era la estrella?

Los Evangelios enmarcan el nacimiento de Jesús en tiempos del censo del imperio ordenado por César Augusto, cuando Quirino era gobernador de Siria, y en los últimos años del rey Herodes, quien falleció en el mes de marzo del año 4 A.d.C. Para los historiadores, Jesús nació unos siete años antes del año '0'. El evangelista Mateo (2, 2) pone en relación el evento de Belén con la aparición de una estrella particularmente luminosa en el cielo de Palestina. Y es precisamente en este momento en el que la tablilla de arcilla ofrece un testimonio particular.

Existen muchas hipótesis sobre la estrella que vieron los magos ("magoi" en griego era la palabra con que se denominaba a la casta de sacerdotes persas y babilonios que se dedicaban al estudio de la astronomía y de la astrología) y que los llevó a afrontar un viaje de unos mil kilómetros con el objetivo de rendir homenaje a un recién nacido.

El 17 de diciembre de 1603, Johannes Kepler, astrónomo y matemático de la corte del emperador Rodolfo II de Habsburgo, al observar con un modesto telescopio desde el castillo de Praga el acercamiento de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis, se preguntó por primera vez si el Evangelio no se refería precisamente a ese mismo fenómeno. Hizo concienzudos cálculos hasta descubrir que una conjunción de este tipo tuvo lugar en el año 7 A.d.C. Recordó también que el famoso rabino y escritor Isaac Abravanel (1437-1508) había hablado de un influjo extraordinario atribuido por los astrólogos hebreos a aquel fenómeno: el Mesías tenía que aparecer durante una conjunción de Júpiter y Saturno en la constelación de Piscis. Kepler habló en sus libros de su descubrimiento, pero la hipótesis cayó en el olvido perdida entre su inmenso legado astronómico.

Faltaba una demostración científica clara. Llegó en 1925, cuando el erudito alemán P. Schnabel descifró anotaciones neobabilonias de escritura cuneiforme acuñadas en una tabla encontrada entre las ruinas de un antiguo templo del sol, en la escuela de astrología de Sippar, antigua ciudad que se encontraba en la confluencia del Tigris y el Éufrates, a unos cien kilómetros al norte de Babilonia. La tablilla se encuentra ahora en el Museo estatal de Berlín.

Aciprensa

Concluyó la peregrinación por tierras españolas

Más de dos millones de personas veneraron las reliquias de Santa Teresita

La peregrinación de las reliquias de Santa Teresa del Niño Jesús y la Santa Faz por tierras españolas concluyó ya. La Basílica que lleva su nombre, en la diócesis de Lérida y el Aeropuerto Internacional de El Prat de Barcelona fueron los destinos finales de una peregrinación que comenzó en el Aeropuerto Internacional de Madrid-Barajas el 4 de septiembre. En esos casi cuatro meses, las reliquias se hicieron presentes en cerca de 200 localidades esparcidas por toda la geografía nacional, recorriendo unos 20.000 kilómetros, según informa el carmelita descalzo, P. Eduardo Sanz de Miguel, uno de los organizadores de la peregrinación.

La santita ha visitado catedrales, monasterios, parroquias, seminarios y conventos de toda España. También se ha portado la urna por instituciones muy variadas. Ha visitado centros de estudio, colegios, residencias de ancianos, la cárcel de León, el hospital provincial de Zaragoza, o la Universidad Católica de Murcia.

En total han sido 51 las diócesis visitadas, entre ellas la de Mérida-Badajoz. La mayoría de las diócesis organizaron actos preparatorios ante la llegada de las reliquias en los que, a través de conferencias, exposiciones y obras teatrales, han dado a conocer su vida, su mensaje, su espiritualidad y su obra. En la diócesis de Mérida-Badajoz, las reliquias estuvieron en octubre en Talavera la Real, Badajoz y Fuente de Cantos.

Más de dos millones de españoles

Los múltiples actos organizados han contado con una espectacular acogida. Se calcula que más de dos millones de españoles han venerado las reliquias de la santita. Los organizadores de estos actos han repartido más de 1.500.000 de estampas con fotografías de la Santa y oraciones.

Con la visita a España se cerró un año de peregrinaciones que han llevado la urna con las reliquias hasta las Islas Reunión, Madagascar, Islas Mauricio y Seychelles, Italia (Turín y Venecia) y Malta. Para el año 2004 ya está previsto un viaje a Benin y Egipto.

 

El Papa recibe invitaciones para viajar a Suiza, Austria, Francia y México

Juan Pablo II podría seguir realizando viajes internacionales en el transcurso del año 2004, afirmó el portavoz de la Santa Sede.

El Papa ha recibido invitaciones para el año que está a punto de comenzar, a causa de fiestas o encuentros religiosos, de parte de Suiza, Austria, Francia y México, aseguró Joaquín Navarro-Valls en una entrevista concedida al canal público de la televisión italiana RAI1.

&laqno;El Papa no ha decidido aceptar estas invitaciones, pero tampoco las ha descartado», afirmó el portavoz, quien aseguró que todavía &laqno;podemos esperarnos mucho de este pontificado».

Como muestra de la capacidad que sigue teniendo el Papa Karol Wojtyla para despertar el interés de hombres y mujeres de todos los continentes, culturas y religiones, Navarro-Valls constató que por primera vez su Mensaje de Navidad ha sido transmitido en directo por 82 canales de televisión de 50 países.

 

El Patriarca Latino en Belén denuncia que la violencia no ha resuelto nada

En la Misa del Gallo, pidió a los líderes israelíes y palestinos el martirio por la paz

En la Misa de Noche Buena celebrada en Belén el patriarca latino de Jerusalén, Michel Sabbah, lanzó un apremiante llamamiento a la paz después de tres años de catastrófica violencia en la tierra santa para judíos, musulmanes y cristianos. "Si los jefes quisieran servir verdaderamente a sus pueblos deberían tener el valor de tomar decisiones de paz, aunque estas decisiones les llevaran al martirio", afirmó.

La homilía del patriarca se convirtió en una evocación del dolor que palestinos e israelíes han tenido que soportar este año a causa de la agudización del conflicto armado. "Y lo peor es que todos estos sacrificios no han cambiado nada: el pueblo israelí sigue viviendo en la inseguridad y el miedo, y el pueblo palestino sigue pidiendo su tierra y su libertad. Y ahora se construye un muro de separación", denunció.

Su llamamiento se dirigió también "a los líderes religiosos de las tres religiones" de Tierra Santa, que "deberían tener el valor necesario para decir juntos: la ocupación es un mal y el derramamiento de sangre inocente es un mal. Dos males que deben ser detenidos".

En la celebración eucarística participaron diplomáticos, autoridades políticas y civiles palestinas, aunque Yassir Arafat volvió a estar ausente --su silla quedó vacía-- pues se lo sigue impidiendo el gobierno israelí.

Concelebró la eucaristía el ministro general de los franciscanos, el P. José Rodríguez Carballo.


Información diocesana

Son D. José Gago, D. Demetrio Muñoz, D. José Mª Gil y D. Pedro Fernández

El Arzobispo nombra cuatro nuevos canónigos para la Catedral Metropolitana de Badajoz

El Arzobispo, don Antonio Montero, acaba de nombrar cuatro nuevos canónigos para la Catedral de Badajoz, potenciando así el canto coral y otros servicios pastorales y culturales del templo metropolitano.

Los nuevos canónigos son: Don José Gago González, don Demetrio Muñoz Atalaya, don José María Gil Tamayo y don Pedro Fernández Amo.

D. José Gago González es natural de Salvaleón. En la actualidad ocupa el cargo de Vicario Judicial en el Arzobispado, donde ha sido Notario, defensor del Vínculo y Fiscal General. Ordenado sacerdote en 1964, ha ejercido su labor pastoral en la Lapa, Zalamea de la Serena, Docenario y en la parroquia de Santa María la Real de Badajoz. Es licenciado en Teología y en Derecho Canónico.

Don Demetrio Muñoz Atalaya es natural de Cabeza del Buey y se ordenó sacerdote en 1974. Actualmente es Vicario parroquial en la Parroquia de San José de Badajoz. Anteriormente ha sido vicario parroquial en la parroquia de Azuaga y Ecónomo en la de Malcocinado. Tiene cursados estudios superiores de música en el Conservatorio de Badajoz y ha sido profesor de Religión en Bachillerato en el instituto de Azuaga y en el Castelar de Badajoz.

Don José María Gil Tamayo es natural de Zalamea de la Serena. Sacerdote y periodista, actualmente es director del Secretariado de Medios de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal, y ocupa el mismo cargo en la Archidiócesis de Mérida-Badajoz. Es director de esta publicación y ocupa además los cargos de Consiliario de la Unión Católica de Informadores y Periodistas de España (UCIP-E), Consejero de la Cadena COPE y de Popular TV.

Don Pedro Fernández Amo es de Santa Marta de los Barros. Es Vice-Canciller del Arzobispado y párroco de San Francisco de Olivenza desde 1996. Ha desarrollado labores pastorales en Fuente del Maestre, Palomas y Puebla de la Reina. Ha llevado a cabo una gran labor en la Pastoral Matrimonial de la Diócesis y ha sido profesor de Religión en bachillerato del instituto Santa Eulalia de Mérida.

 

Firmó otro con la Fundación Arcángel San Miguel de Zafra para un centro de enfermos de Alzheimer

Caja Sur firmó un acuerdo con el Arzobispado para digitalizar los archivos de la Catedral

El pasado día 26 de diciembre se firmaba un convenio de colaboración entre el Arzobispado de Mérida-Badajoz y Caja Sur para la digitalización de los archivos de la Catedral. En el mismo acto se firmaron otros convenios, entre ellos uno con la "Fundación Arcángel San Miguel de Zafra", que preside el sacerdote diocesano don Joaquín Macarro Fernández, para la construcción de un centro de día para enfermos de Alzheimer.

El convenio alcanzado con el Arzobispado, que firmó el Deán de la Catedral don Miguel Ponce Cuéllar, tiene por objeto la rehabilitación y acondicionamiento del Archivo catedralicio, dotándolo del mobiliario adecuado, y la digitalización de sus datos y documentos. La aportación de Caja Sur será de 240.000 euros, de los que 60.000 euros se entregarán en el primer trimestre del 2004 y el resto al año siguiente. Según el archivero de la Catedral, y canciller del Arzobispado, don Jerónimo Hernández, con este convenio se preservarán los documentos guardados en el archivo de la Catedral, algunos de gran valor histórico, pues los estudiosos podrán acceder a ellos sin necesidad de tenerlos físicamente en la mano. "Existen algunos del siglo XIII que cada vez que se manejan cogen polvo y se deterioran por la grasa de las manos. Ahora ese problema desaparecerá".

En 10 años

Por lo que se refiere al centro de Alzheimer de Zafra, la entidad financiera aportará 721.000 euros en 10 años. La Fundación Arcángel San Miguel de Zafra" creará un centro de día para enfermos de Alzheimer y otras demencias, que permita además la impartición de programas de carácter social, que permita informar y concienciar tanto a los familiares como a la sociedad en general sobre esta enfermedad mental.

Junto a estos proyectos, Caja Sur firmó otros tres convenios más con la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, con la Fundación Academia Europea de Yuste y con el Centro de Cirugía de Mínima Invasión de Cáceres.

 

Don Antonio Guisado recoge en un libro canciones populares extremeñas

El sacerdote diocesano don Antonio Guisado Tapia ha publicado, bajo el patrocinio de la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura, un libro donde recoge canciones populares extremeñas.

En esta obra se pueden encontrar desde villancicos populares hasta canciones para las rogativas o religiosas, pasando por las jotas y danzas populares o por las canciones infantiles. En total, más de 60 canciones recopiladas de diversos puntos de la geografía extremeña, dictadas de viva voz por personas que las cantaron y transcritas por Guisado Tapia. Todas las canciones incluidas en la obra van acompañadas con sus correspondientes partituras.

 

25º Aniversario de la Hermandad de la Macarena, de Jerez de los Caballeros

La Hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza Macarena y de Jesús del Gran Amor de Jerez de los Caballeros, ha celebrado el XXV aniversario de su fundación un triduo y la elección de las Hermanas de la Compañía de la Cruz como madrinas de la Hermandad. En el convento de estas religiosas se desarrollaron los primeros días del aniversario, con traslado procesional hasta el mismo desde la parroquia de San Bartolomé para el evento.

Después, la imagen fue devuelta a la mencionada parroquia, su sede canónica, donde se celebró el triduo, presidido por los sacerdotes de Jerez y, el último día, por el Vicario General de Mérida-Badajoz, don Francisco Maya.

 

Matrimonios de los Equipos de Nuestra Señora celebraron juntos la Navidad

El sábado día 20 de diciembre, tenía lugar un encuentro de matrimonios de los Equipos de nuestra Señora de Badajoz, muchos de ellos acompañados de sus hijos, para celebrar la Navidad. El lugar elegido para el mismo fue el Seminario Metropolitano de San Atón, en Badajoz.

Montaje audiovisual

La celebración se inició con la Acogida de los participantes y la representación de un 'belén viviente'. A continuación, en el salón de actos, se expuso un montaje audiovisual acompañando un mensaje testimonial de personas que con su actitud hacen patente la venida de Jesús todos los días. Después de celebrar la Eucaristía se terminó el acto con un ligero refrigerio.


Liturgia del domingo

Celebramos el II Domingo después de Navidad

Palabra de Dios

 

Libro del Eclesiástico 24, 1-2. 8-12

La sabiduría se alaba a sí misma,/ se gloría en medio de su pueblo, /abre la boca en la asamblea del Altísimo/ y se gloría delante de sus Potestades.

En medio de su pueblo será ensalzada,/ y admirada en la congregación plena de los santos;/ recibirá alabanzas de la muchedumbre de los escogidos/ y será bendita entre los benditos.

El Creador del universo me ordenó,/ el Creador estableció mi morada: &laqno;Habita en Jacob, sea Israel tu heredad.»

Desde el principio, antes de los siglos me creó,/ y no cesaré jamás.

En la santa morada, en su presencia, / ofrecí culto y en Sión me establecí;/ en la ciudad escogida me hizo descansar, / en Jerusalén reside mi poder.

Eché raíces entre un pueblo glorioso,/ en la porción del Señor, en su heredad, y resido en la congregación plena de lo santos.

 

Carta de san Pablo a los Efesios 1, 3-6. 15-18

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo en Cristo con toda clase de bendiciones espirituales, en el cielo.

Ya que en Él nos eligió,antes de la creación del mundo, para que fuésemos santos e irreprochables en su presencia por amor.

Nos predestinó a ser hijos adoptivos suyos por Jesucristo, conforme a su agrado; para alabanza de la gloria de su gracia, de la que nos colmó en el Amado.

Por lo que yo, que he oído hablar de vuestra fe en Cristo, no ceso de dar gracias por vosotros, recordandoos en mi oración, a fin de que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo, e ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendais cuál es la esperanza a la que os llama y cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos.

 

Evangelio según san Juan 1, 1-18

En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.

La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo , y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho.

En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres.

La luz brilla en la tiniebla y la tiniebla no la recibió.

Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz.

La Palabra era la luz verdadera que alumbra a todo hombre. Al mundo vino y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa y los suyos no la recibieron.

Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Estos no han nacido de carne ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios.

Y la Palabra se hizo carne, y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de Gracia y de verdad.

 

Comentario litúrgico

El esplendor de tu luz

NOS encontramos en el Segundo Domingo de Navidad. La liturgia de este día levanta el vuelo para presentar la Encarnación de Dios no con el ropaje propio de las narraciones de los Evangelios sinópticos que tan bien ha cuajado en nuestros belenes, sino con las categorías teológicas y salvíficas que tiene dicho misterio. Ya en la primera oración se levanta el vuelo: &laqno;Dios poderoso y eterno, luz de los que en ti creen, que la tierra se llene de tu gloria y que te reconozcan los pueblos por el esplendor de tu luz.».

Si nos adentramos en la segunda lectura, nos damos de bruces con unos textos en los que las palabras se agolpan para expresar los infinitos beneficios que nos ha traído a los hombre la realidad de que el Unigénito del Padre se haya hecho hombre y Primogénito de la nueva creación. Ya desde ese momento el ser hombre, nacer de mujer, lleva consigo la marca de Cristo y una apertura hacia Dios que sería impensable sin el conocimiento de este Misterio.

Las palabras del Apóstol son contundentes y pugnan por presentar la novedad de salvación que nos ha traído la Encarnación: &laqno;Bendito sea Dios... que nos ha bendecido en la persona de Cristo... Él nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo para que fuéramos santos....Él nos ha destinado en la persona de Cristo, por pura iniciativa suya, a ser sus hijos».

Nos podemos preguntar ¿cómo no tenemos consciencia de todo esto?. Una primera respuesta es porque todo se realiza "en el misterio" que se descubrirá en la otra vida; pero también puede que suceda en nosotros lo que nos dice San Juan &laqno;Vino a su casa , y los suyos no le recibieron ».

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

5, lunes: 1 Jn 3, 11-21; Jn 1, 43-51.
6, martes: Is 60, 1-6; Ef 3, 2-3a. 5-6; Mt 2, 1-12.
7, miércoles: 1 Jn 3, 22 - 4, 6; Mt 4, 12-17. 23-25.
8, jueves: 1 Jn 4, 7-10; Mc 6, 34-44.
9, viernes: 1 Jn 4, 11-18; Mc 6, 45-52.
10, sábado: 1 Jn 5, 19 - 5, 4; Lc 4, 14-22.
11, domingo: Is 42, 1-4. 6-7; Hch 10, 34-38; Lc 3, 15-16. 21-22.

 

9 de enero: Beato Gregorio X (1210-1276)

Los cardenales llevaban reunidos en Viterbo más de tres años y no eran capaces de elegir un nuevo pontífice, hasta el punto de que les fue levantado el tejado y se les tuvo a pan y agua para apremiar el final del cónclave.

Por fin eligen a Tebaldo Visconti, que se encuentra en Tierra Santa y no es sacerdote. La situación de la cristiandad era crítica por las luchas de las dinastías que se dedicaban a sus deportes favoritos: el incesto y el parricidio, esto es, casados entre ellos para tratar de matarse entre sí, pero enviando en su lugar a ejércitos de inocentes a la guerra.

Gregorio X se esfuerza, durante cuatro años, en poner paz en Italia y Alemania con grandes resultados y en reunir un gran Concilio en Lyon (XIV ecuménico) con presencias como San Buenaventura o Pedro Tarantasio, lástima que Santo Tomas muriera por el camino... Se obtuvo la unión con la Iglesia de Oriente y se pusieron las bases de la imprescindible reforma de la Iglesia. Pero el Papa murió, aunque su fecunda semilla fertilizó a la Iglesia por su apoyo a las órdenes dominica y franciscana, sus decretos de reforma y su anhelo ecuménico.

No es poco para el breve pontificado de este laico, elegido después del cónclave más largo de la historia.

Un ¡olé! sincero y torero por la corresponsabilidad laical. Amén.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

5, lunes: Aurelia, Clara, Deogracias, Eduardo.
6, martes: Epifanía del Señor, Adalberto, Andrés Corsini.
7, miércoles: Raimundo de Peñafort, Amadeo, Canuto.
8, jueves: Apolinar, Eladio, Jorge, Lorenzo Justiniani.
9, viernes: Eulogio de Córdoba, Adrián, Ágeda, Basilisa.
10, sábado: Agatón, Aldo, Dominico, Gregorio X.
11, domingo: Bautismo del Señor, Alejandro, Donato.


Contraportada

Entrevista a Eduardo Segura, consultor de Peter Jackson para la película 'El Señor de los Anillos'

"Ser católico influyó en la vida y la obra de Tolkien"

Se ha estrenado "El retorno del Rey", tercera y última parte de la trilogía de J. R. R. Tolkien, "El Señor de los Anillos". Con este motivo, el profesor de la Universidad Católica de San Antonio de Murcia, Eduardo Segura, doctor en Filología Inglesa y consultor de New Line Cinema para la realización de la adaptación cinematográfica, nos habla sobre la relación entre la obra de Tolkien y el cristianismo.

-Ante el estreno de la tercera parte de la trilogía cinematográfica de 'El Señor de los Anillos', ¿cuál cree que es la clave del éxito de esta novela, lo que seduce de ella a públicos tan variados?

-Debo decir, ante todo, que esta obra viene cautivando a generaciones de lectores desde su publicación en el bienio 1954-55. Es evidente que la atención del cine ha provocado un nuevo impulso en el descubrimiento de la obra de Tolkien; pero no es algo nuevo. Creo que es importante aclarar este aspecto.

Respecto de las claves del éxito de esta obra literaria, me centraré en uno de ellos: el redescubrimiento del valor creador de la imaginación más allá de lo meramente imitativo, la capacidad de recuperar valores y aspiraciones que están en lo íntimo de la inteligencia y el corazón de muchos seres humanos y, finalmente, el consuelo que proporciona encontrar una historia conmovedora, escrita de manera magistral, y que versa sobre temas atemporales como la muerte, el deseo de permanecer más allá de las fronteras del tiempo, la lealtad a la palabra dada, el combate moral que se da dentro del corazón de cada ser humano, la necesidad del compromiso, el amor a la naturaleza -no un simple ecologismo de etiqueta-, la Misericordia y la compasión.

¿Una apología del cristianismo?

- Muchos han querido ver trazos del pensamiento cristiano en Tolkien, precisamente en el mundo de la Tierra Media. Incluso hay quien piensa que 'El Señor de los Anillos' es una apología del cristianismo. ¿Quiso Tolkien hacer tal cosa?

-He aquí una pregunta adecuada donde las haya. Niego rotundamente que Tolkien quisiese hacer una alegoría, o una suerte de "explicación refleja" del mundo, o aun de su propia cosmovisión. Uno de los grandes atractivos del mundo literario de Tolkien ­no sólo el contenido en 'El Señor de los Anillos'­ es su autonomía respecto de elementos "teológicos" cristianos. Su noción de "providencia" y, por tanto, del papel de la gracia en el actuar humano, están más cerca del paganismo de "Beowulf" que de, por ejemplo, el ciclo artúrico. Por otro lado, y ésta es una diferencia esencial, en el mundo de Tolkien no ha habido ni Revelación ni Encarnación.

Sin embargo, hay elementos fácilmente reconocibles como "cristianos". Pero lo son porque el alma de su autor estaba profundamente informada ­también en lo intelectual­ por el catolicismo. De la abundancia de su corazón habló su pluma, podríamos decir. Y me atrevo a afirmar que en la raíz de su múltiple aceptación está esa ausencia de apologética o "propaganda". Tengo experiencias personales estupendas del modo en que Tolkien ha seducido a personas de credos y orígenes muy diversos.

-Hay elementos de la obra que sí remiten a un pensamiento cristiano. ¿Está de acuerdo? ¿Qué detalles señalaría?

-La percepción y plasmación de la belleza como algo nostálgico; el sentimiento frente al tiempo como algo que pasa inexorablemente, y el modo en que eso imprime en la conciencia del cristiano una firme convicción de que la vida pasa, como decía Jorge Manrique, y de que debemos ser conscientemente responsables del modo en que lo aprovechemos; la esperanza frente a los enemigos de dentro y de fuera; la lealtad incluso cuando la traición y la duda asoman en los ojos del amigo; el sentido del deber; la amistad; la misericordia y la compasión como motores de la Historia; la esperanza en una vida más allá de ésta, en una recompensa y un castigo apoyados en la justicia, y que se cumplen ya en esta vida...

Un católico en Inglaterra

-Tolkien era católico en una sociedad, la inglesa, en la que los católicos eran vistos con cierta animadversión. ¿Influyó esto en su vida y en su obra?

-En el mundo de los "políticamente correctos", la manera de escribir y de pensar de Tolkien es y será sencillamente intolerable. Pero pienso que a Tolkien no le importó en demasía vivir en un ambiente hostil. Tampoco creo que eso se manifestase de manera abierta contra él, por una razón a la vez sencilla y admirable: era rematadamente bueno en su trabajo, una autoridad indiscutida aun a día de hoy en materia de Filología Comparada. Cerró la boca de muchos críticos, entre otros modos, a fuerza de mostrar la agudeza de sus planteamientos.

Era, además, un gran profesor. Muy joven ocupó un puesto docente en Leeds, y Oxford le 'fichó' por delante del candidato 'de la casa' a una edad temprana para los estándares de esa prestigiosa universidad. Y era católico, algo que durante siglos era causa de veto para ejercer la docencia en Oxford. Eso, como dicen los racionalistas, son 'hechos'.

Por tanto, creo que ser católico influyó en la vida y la obra de Tolkien en cuanto que ejercitó su caridad en ese ambiente, que amó profundamente; y extendió su labor de extensión de la fe entre sus amigos, muchos de ellos agnósticos (C.S. Lewis), anglicanos e, incluso, antroposofistas.

Valores que permanecen

-¿Ha conseguido la película de Peter Jackson transmitir los valores que inspiraron a Tolkien en 'El Señor de los Anillos'?

-Pienso sinceramente que algunos de esos valores están tan en la raíz de esa obra que han permanecido a pesar de los cambios argumentales y de las alteraciones que ha llevado a cabo el equipo de guionistas. La esperanza, la amistad leal, la renuncia a la comodidad para comprometerse por un ideal, la alegría tras la victoria peleada sin tener en cuenta el premio, el amor que trasciende lo meramente corpóreo, además de los que apuntábamos antes, creo que son todos ellos elementos que se ven de algún modo en la versión de Peter Jackson. Una adaptación notable, desde cualquier punto de vista.

ZENIT-VERITAS


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com




Return to Camino >