Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 423. 27 de enero de 2002

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


Portada

El encuentro de Asís demuestra que no puede utilizarse la religión para justificar la violencia

300 líderes religiosos oran por la paz en la "patria chica" de san Francisco

La Jornada de Oración por la Paz en el Mundo, celebrada en Asís este jueves ha venido a confirmar lo dicho insistentemente por el Papa: No puede utilizarse a Dios para justificar la violencia. El encuentro de Asís reunió a Católicos, protestantes, judíos, musulmanes, budistas, sintoístas, religiones tradicionales africanas, hinduístas...Todos unidos en oración para pedir la paz en el mundo en unos momentos en que las relaciones internacionales están marcadas por el atentado terrorista del 11 de Septiembre.

A lo largo de sus más de 23 años de pontificado, Juan Pablo II ha escogido en tres ocasiones la ciudad de san Francisco para orar por la paz con los líderes religiosos del mundo. La primera vez fue en el año 86, la segunda en el 93 y la tercera el pasado jueves.

La víspera del encuentro de Asís, tenía lugar en el Vaticano en foro de líderes de las religiones sobre "La contribución de las religiones por la paz".

 


Editorial

El euro y el cepillo

Ya a mediados del siglo XVI, no sabemos quien se encargó de inaugurar la picaresca literaria española dando vida a un niño metido a guía de ciego. El Lazarillo de Tormes probablemente no inventara nada que no existiera ni que, a pesar del tiempo, haya dejado de existir refugiada en realidades multiformes y siempre nuevas.

La llegada del Euro ha puesto de manifiesto ese vicio, no sólo hispano, adaptado a las nuevas circunstancias: aprovechar la conversión de la moneda para ganar algo por el camino. Pero si algo hemos descubierto con la llegada del Euro no es "el peligro de generar procesos inflacionistas", que dicen los entendidos en estas cosas de la economía, sino lo esclavos que somos del Sistema Métrico Decimal.

No son pocos los que se quejan de que cuando adquieren un producto que les costaba 150 pesetas, o lo que es lo mismo, 90 céntimos de Euro, se encuentran que el "redondeo" se lo ha dejado en 1 Euro a secas, por aquello del Sistema Métrico Decimal. Bien es verdad que cuando la operación es al contrario y buceamos en los bolsillos para dar, regalar o pagar 20 duritos, o sea, 60 céntimos, sentimos la tentación de encogerlos a 50 céntimos, que son 83 pesetas. Lo dicho, el Sistema Métrico Decimal y, por qué no, algo de "Lazarillos".

Recientemente un arcipreste levantino se quejaba del descenso, quizás no en la voluntad pero sí en la cuantía, de las colectas parroquiales. No se trata de ponerle nombre numérico a la generosidad, porque recordamos ese pasaje evangélico en el que la viuda que menos dio fue la más generosa, pero no vendrá mal recordar que en unos momentos en los que, afortunadamente, los fieles queremos una Iglesia más autosuficiente en lo económico, somos nosotros los que debemos liberarla de las dependencias redondeando hacia arriba nuestra moneda.

 


Carta del Arzobispo

El ocaso del Talión

Agoniza en estas fechas, con el más estruendoso de los fracasos, la tristemente célebre "ley del Talión", que viene aplicándose recíprocamente, con rigurosa ferocidad, en la guerra árabe-israelí desde hace más de medio siglo. Acorralado ahora en sus reales el líder palestino Arafat por los carros blindados de la artillería israelí, la desesperación de los fundamentalistas islámicos de Hamas relanza a cada instante sus comandos terroristas, que matan muriendo, en crueles carnicerías de la población civil de sus contrarios. ¿Quién provoca a quién? ¿Quién contesta al agresor con sangrientas represalias? ¿Qué poder podrá detener ese macabro ping-pong entre enemigos irreconciliables?

Visto está, hasta la nausea, que no dan más de sí en este duelo a muerte ni la honda de David ni la armadura de Goliat. Ni la intifada y el terrorismo con sus airadas protestas; ni la artillería ligera o pesada con sus respuestas contundentes. Todo ello ante el escándalo universal de una hemorragia interminable. ¿A qué hay que esperar para que las dos partes encarnizadas, y los espectadores del mundo, adopten la determinación irrevocable de acabar con el Talión, un callejón sin salida trágicamente equivocado, que israelíes y palestinos tienen que abandonar "desde ya", o ser forzados a ello por los poderes internacionales?

Este no es tan sólo, como todos sabemos, un conflicto bilateral entre los dos pueblos implicados, sino que, por la globalización o por lo que sea, supone una amenaza para la paz del planeta, obstruye las buenas relaciones del mundo occidental con los pueblos árabes e islámicos y descalifica la lucha contra el terrorismo en otras áreas del mundo. Ese cáncer del Oriente Medio, como lo fueron el nazismo en Alemania y el sistema comunista en Rusia y Europa Oriental, no tiene otro camino de Damasco, hacia la verdad y la libertad, que el de derribar su muro de Berlín. Si entonces, más que el tapiado infame, lo fue la perversa falsedad del marxismo-leninismo, ahora lo es la falsa creencia, filosófica, ética y política, de que el juego ataque-represalia, repetido mil veces entre Israel y Palestina, ya como ley del Talión, ya como Guerra santa, puede conducir a otra cosa que al holocausto y a la autodestrucción, incluso de los presuntos vencedores.

Conversión de pueblos y de dirigentes

He hablado de camino de Damasco, porque se trata de una conversión, de los dirigentes y de sus pueblos, que, de no haberse verificado antes en la Alemania nazi y en el imperio soviético, nos parecería totalmente inviable. Mas, los inmensos sufrimientos de los palestinos, y en su medida los de los israelíes (tocados aun por el drama del holocausto), pueden entreabrir pronto, con la ayuda de Yavé o de Alá, único Dios de ambos hijos de Abraán, una ventana de esperanza para el porvenir.

Verdad es que los Estados y sus mecanismos legales o militares de defensa de la sociedad, no pueden regirse, en sus planteamientos operativos, por los mismos patrones espirituales o religiosos que las personas individuales; mas, no por eso quedan exentos de una tabla de valores y unos códigos éticos, a los que está forzosamente asociada, para mal y para bien, la suerte entera de la sociedad. Pensemos, no más, en los casos recentísimos, tan diferentes entre sí, pero tan aleccionadores ambos, de Pakistán y de Argentina. Refiriéndonos a nuestro caso, el de Israel y Palestina, no cabe la menor duda de que, tras la tragedia de medio siglo de odio, guerra y terrorismo, operan unos sistemas de ideas, actitudes y conductas políticas, que segregan, ya sea paz, reconciliación y bienestar, o venganza y destrucción.

En esas estamos, por lo que necesito para ustedes y para mí un mínimo esclarecimiento sobre dos argumentos éticos, de enorme calado moral y religioso, la ley del Talión y la Guerra santa que, por supuesto sólo cabe aquí insinuar muy sucintamente. Vamos con el primero.

Esta famosa ley judaica, llamada así posteriormente por el nombre latino Talio, de dudosa etimología, consistía en castigar al delincuente con el mismo daño que él había producido a la víctima, si bien esta ley supuso en su momento un cierto progreso de moderación o de equidad, que frenaba el ciego instinto de venganza de quienes, tomándose la justicia por su mano, infligían a su enemigo un castigo muy superior a la lesión recibida por ellos.

Entre los textos bíblicos del Pentateuco, el más expresivo al respecto es este del Levítico: "El que hiera mortalmente a cualquier otro hombre, morirá. El que hiera mortalmente a un animal , indemnizará por él, vida por vida. Si alguno causa una lesión a su prójimo, como él lo hizo, así se le hará: fractura por fractura, ojo por ojo y diente por diente; se le hará la misma lesión que él haya causado a otro. Del mismo modo juzgarás al forastero que al nativo" (24, 17-23). Sin entrar en complejas exégesis afloran aquí tres valores: quien castiga es la autoridad constituída; se busca, aunque todavía muy toscamente, una adecuación pena-delito; y se otorga el mismo fuero a los nativos que a los extranjeros.

Aun así, la ley del Talión, interpretada por mentalidades rudas y reducida muchas veces al fuero privado y al laxismo moral, solía malentenderse así: devolver mal por mal, sin pasarse de la raya en la represalia. De ahí que Jesús, en el Sermón de la Montaña, diera claramente por abolida la Ley del Talión: "Habéis oído que se dijo ojo por ojo y diente por diente. Pues yo os digo: No resistáis al mal, antes bien, al que te abofetee en la mejilla, ofrécele también la otra... Habéis oído que se dijo: amarás al prójimo y odiarás a tu enemigo: Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen. Para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir el sol sobre malos y buenos y llover sobre justos e injustos" (Mt 5, 38-45).

El Evangelio en las relaciones internacionales

Dos anotaciones: la mansedumbre y el perdón son valores evangélicos; nuestro modelo es Dios, su generosidad, extensiva a quienes lo ofenden. La eliminación del rencor y de la venganza como tal habrán de ser axiomas para todos, aunque la moral cristiana puede legitimar las guerras justas y el castigo legal a los delincuentes. Pero, en la misma conciencia universal, muy penetrada por valores cristianos, se va desterrando hoy la pena de muerte para los homicidas, la tortura para los delincuentes, los malos tratos a los presos y a los prisioneros de guerra. Al Talión puro y duro se le considera barbarie.

Bien y mucho nos puede iluminar al respecto el Mensaje de Juan Pablo II para el Día de la Paz, que se condensa en este rótulo: "No hay paz sin justicia y no hay justicia sin perdón". Las feroces desigualdades, las tremendas heridas que laceran a nuestro mundo, no serán aliviadas, y mucho menos curadas, sin una clara y creciente implantación de la justicia, en lo jurídico y en lo social. Pero "el perdón, dice el Papa, se opone al rencor y a la venganza, no a la justicia. El perdón cura las heridas y restablece en profundidad las relaciones humanas.

En el polo contrario, la violencia sistemática y sobre todo el terrorismo, con el holocausto premeditado de personas inocentes, jamás podrá legitimarse por ningún concepto, aunque tenga sus raíces en situaciones de opresión y de marginación, que, sólo bajo presión de la conciencia y el derecho, deben ser erradicadas con valentía y con tesón.

Peor todavía, cuando se intenta comprometer a Dios en la violencia terrorista. Matar en nombre de Dios es execrable y blasfemo.No hay guerras santas; algunas pueden ser justas, hasta justificadas por la "ingerencia humanitaria". Pero otras muchas son perversas, en sus motivaciones o en sus métodos. Las religiones habrán de ser vehículos y vínculos de paz y de concordia, de comunión y de perdón entre los hombres, como lo esperamos del tercer Encuentro interreligioso de Asís.

+Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


Centrales

Trescientos líderes religiosos participan en el encuentro de Asís

Extraordinaria respuesta de los líderes ortodoxos, judíos y musulmanes a la convocatoria de Juan Pablo II

En tres ocasiones, a lo largo de sus más de 23 años de pontificado, el Papa Juan Pablo II ha escogido la ciudad italiana de Asís para orar por la paz en compañía de los líderes religiosos del mundo. La primera vez fue hace algo más de 15 años, exactamente el 27 de octubre de 1986. Después, se repitió el 9 de enero de 1993, con motivo de la guerra en los Balcanes. Y, finalmente, la jornada que tuvo lugar el jueves, 24 de enero. En esta ocasión más de 40 delegaciones religiosas se encontraban en Asís para participar en esta Jornada de Oración por la Paz en el mundo.

Estuvieron presentes once patriarcas ortodoxos, guiados por el patriarca ecuménico de Constantinopla Bartolomé I, "primus inter pares" de las Iglesias ortodoxas, seis antiguas Iglesias de Oriente y dieciséis Iglesias y comunidades cristianas de Occidente, surgidas en su mayoría de la Reforma.

Llegaron además delegaciones del judaísmo, budismo, Tenrikyo, sintoísmo, Islam, jainismo, sijismo, hinduismo, zoroastrismo, religiones tradicionales africanas y otras denominaciones cristianas.

La participación judía ha sido particularmente representativa. Estaba compuesta por el rabino jefe emérito de Roma Elio Toaff, que estuvo en Asís con su sucesor Riccardo di Segni y otros seis representantes del judaísmo mundial, entre los que destacan el Gran Rabino francés Samuel-René Sirat y David Rosen, presidente de la asociación Hijos de la Alianza.

Gran respuesta islámica

Nunca habían respondido tantos musulmanes como en esta ocasión a una convocatoria del Papa: llegaron delegados de Arabia Saudita y Paquistán, Irán y Filipinas, Líbano, Egipto y Estados Unidos, Albania y Bulgaria, Jordania y Jerusalén, Libia, Kazajstán, Turquía e Italia. Acudió también el Gran Mufti de Bosnia Herzegovina, Mustafa Ceric. Y, por primera vez respecto a los encuentros de 1986 y 1993, asistió una nutrida delegación islámica proveniente de Irán.

En total, casi trescientas personas que viajaron junto al Papa y los 33 cardenales, arzobispos y obispos (entre los que se encuentran prácticamente todos los purpurados y arzobispos de las grandes ciudades italianas) que lo acompañan, en el tren especial, que partió en la mañana del 24 de enero de la estación ferroviaria del Vaticano. En este tren también viajaron representantes de movimientos y comunidades eclesiales (como Focolares, San Egidio, Comunión y Liberación, Camino Neocatecumenal o Comunidad de Taizé) y representantes de doce episcopados de países que se encuentran en situaciones de guerra o sacudidos por la violencia y el terrorismo: España, Colombia, Filipinas, Indonesia, Argelia, Angola, Burundi, Nigeria, Pakistán, Ruanda, Sri Lanka y Sudán.

Una delegación del patriarcado ortodoxo de Moscú participó también en esta Jornada de oración. En los últimos años el patriarca Alejo II se había negado a entablar contactos con la Santa Sede, aunque mantenía relaciones, en ocasiones cordiales, con obispos locales católicos.

La violencia, nunca

Uno de los momentos importantes del día 24 fue cuando todas las religiones se comprometieron a no invocar nunca a la violencia en nombre de Dios.

El compromiso a rechazar la violencia fue pronunciado solemnemente en un podio instalado en la explanada de la basílica inferior. La declaración fue redactada por los participantes en el encuentro y leída en diez idiomas.

Los representantes de las religiones ratificaron después su compromiso encendiendo una de las velas de un gran candelabro, que se colocará luego en la basílica de San Pedro del Vaticano para recordar el compromiso de las religiones del mundo a favor de la paz.

Juan Pablo II aseguró el domingo anterior al Encuentro que "frente a la violencia, que en estos tiempos golpea tantas regiones de la tierra, (los creyentes) experimentan la necesidad de mostrar que las religiones son un factor de solidaridad, desacreditando y aislando a quienes manipulan el nombre de Dios con objetivos o métodos que en realidad le ofenden [...]. La Jornada de oración por la paz no pretende condescender con el sincretismo religioso --aclaró el pontífice--. Todo grupo religioso, de hecho, rezará en lugares diferentes, según su propia fe, su propio idioma, su propia tradición, en el pleno respeto de los demás.

"Lo que unirá a todos los participantes es la certeza de que la paz es un don de Dios. Como creyente, cada quien sabe que está llamado a ser agente de paz", añadió.

Foro de líderes religiosos

Antes del encuentro de Asís, el pasado miércoles tuvo lugar en el Vaticano un Foro de líderes de las religiones sobre "La contribución de las religiones por la paz", presidido por el cardenal Francis Arinze y moderado por el obispo Michael Fitzgerald, respectivamente presidente y secretario del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso.

"El Foro quiere ser un momento de intercambio entre representantes oficiales de las diferentes religiones que participarán en la Jornada de oración por la paz en el mundo que se celebrará en Asís el 24 de enero", explicaba un comunicado de prensa emitido por el Vaticano.

Al convocar el primer encuentro de oración por la paz en Asís, en 1986, el Papa dijo que había elegido Asís "por el particular significado del hombre santo aquí venerado -san Francisco-, conocido y reverenciado por todos los rincones del mundo como símbolo de paz, reconciliación y fraternidad".

Zenit / Ivicon

 

Los enfermos que rezan se recuperan mejor, según muestran estudios científicos

Además, quienes asisten a servicios religiosos corren menos riesgo de caer en la droga y en la bebida

¿Responde Dios a nuestras plegarias? En ocasiones, todos nosotros hemos rezado por la pronta recuperación de un amigo enfermo o de un familiar. Ahora un estudio realizado en Israel muestra que la oración tiene realmente un efecto positivo.

El profesor Leonard Leibovici del Rabin Medical Center, de Tel Aviv, realizó un experimento para medir los efectos remotos y retroactivos de la oración de intercesión en pacientes con afecciones sanguíneas.

Según Leibovici, la principal novedad de este estudio es que muestra los efectos positivos de la oración incluso cuando la intervención se ha efectuado de cuatro a diez años después de la infección. De hecho, todos los 3.393 pacientes, sobre los que se ha desarrollado el estudio, fueron tratados durante el periodo 1990-1996.

Hasta julio de 2000 los pacientes habían sido divididos al azar en dos grupos, un grupo de control y un grupo de intervención. La oración de intercesión remota y retroactiva se aplicó por el bienestar y total recuperación del grupo de intervención. Se compararon tres factores: el número de muertes en el hospital, la duración de la estancia en el hospital desde el día del primer cultivo sanguíneo positivo hasta el alta o la muerte y la duración de la fiebre.

El resultado fue que la mortalidad alcanzó el 28,1% en el grupo de intervención y el 30,2% en el grupo de control. Además, la estancia en el hospital y la duración de la fiebre resultó significativamente más corta en el grupo de intervención que en el grupo de control. Se completó información sobre todos los pacientes y los grupos eran similares en cuanto a los principales factores de riesgo de muerte.

El profesor Leibovici hacía notar que hoy día no se conoce mecanismo físico alguno que justifique esos beneficiosos efectos de la oración.

La fe llena una necesidad

Un estudio de la Universidad de Columbia ha demostrado que ser una persona religiosa puede también ayudar a evitar problemas con el alcohol y las drogas. El estudio, realizado por el Centro Nacional para la Adicción y el Abuso de Sustancias, adscrito a dicha universidad, ha encontrado una mayor tendencia a evitar las drogas y el alcohol tanto en las personas que asisten regularmente al culto como en las personas que consideran importante para ellas la fe religiosa.

El estudio muestra que los adultos que nunca han asistido a servicios religiosos corren cinco veces más riesgo de caer en el uso de drogas ilegales como la marihuana, y cerca de siete veces más riesgo de quedar enganchados en la bebida, que aquellas personas que asisten a servicios religiosos cada semana. Entre los adolescentes, aquellos que nunca han asistido a un servicio religioso corren el doble de riesgo de caer en la bebida y en el tabaco que aquellos que asisten al mismo con regularidad.

Ir con regularidad a la Iglesia también ayuda a los adolescentes a tener más confianza en sí mismos, según un estudio presentado en la última reunión anual de la Asociación de Psicología Americana. Este estudio ha confirmado que los adolescentes no envueltos en actividades religiosas son propensos a sentirse poco contentos consigo mismos y a creer que "no son buenos del todo". En cambio, los que sí tienen relación con la religión son más propensos a verse a sí mismos positivamente y tienden a confiar en sus capacidades.

Zenit

 

El Papa pide ayuda para los damnificados del volcán congoleño Nyiragongo

El obispo católico de Goma fue encontrado en estado muy grave por las emanaciones de gas

Juan Pablo II pidió el pasado ayuda para las poblaciones de la ciudad de Goma (República Democrática del Congo), parcialmente sepultada por la "furia del volcán Nyiragongo"

El Consejo de ministros del Congo, en un comunicado publicado en la noche del sábado pasado, había afirmado: "Unos 600 mil compatriotas han sido expulsados y se refugian en la naturaleza, en el frío, sin comida, sin agua potable, ni electricidad o medicamentos, expuestos a todo tipo de riesgos".

Tras asegurar su cercanía a los damnificados, al concluir la oración mariana del Angelus, el Papa pidió: "Que no falte nuestra ayuda concreta a quienes sufren a causa de esta gran calamidad".

160.000 desplazados

La coordinación humanitaria de urgencia de la provincia del sur de Kivu (este de la República Democrática del Congo) se prepara para recibir a cerca de 160 mil desplazados que huyen de la zona del volcán Nyiragongo, según indicó la oficina de coordinación de las agencias humanitarias de Naciones Unidas.

El obispo católico de Goma, ciudad que fue arrasada el pasado jueves tras la erupción del volcán Nyiragongo, en el este de República Democrática de Congo (RDC), fue encontrado este domingo en su casa de Goma en estado de coma.

Monseñor Faustin Ngabu "fue encontrado esta mañana en estado de coma, a causa, tal vez, de una emanación de gas", declaró una religiosa del entorno del obispo.

La vivienda de monseñor Ngabu, ubicada en el barrio cercano al aeropuerto de Goma, se encuentra a pocos metros del río de lava que arrasó la ciudad.

La población tiene que afrontar la tragedia después de diez años de guerra del "Reagrupamiento congoleño por la democracia" (RCD), que cuenta con el apoyo de Ruanda, contra el gobierno central del Congo.

"Se trata de una tragedia anunciada --revela el padre Silvio Turazzi, misionero javeriano en Goma--. Muchos vulcanólogos habían propuesto bombardear el cráter principal del Nyiragongo porque la lava no tenía ya desagües naturales.

Zenit

 

Obispos catalanes piden reconducir la campaña de prevención del sida

La Asociación de Estudios Bioéticos asegura que es contraproducente

Los obispos de Cataluña han pedido que se "revise" y "reconduzca" la campaña sobre prevención del sida promovida por la Conselleria de Sanidad, en colaboración con Enseñanza, para fomentar el debate sobre dicha enfermedad entre los estudiantes, informa Europa Press.

La campaña incluye la celebración de un referéndum no vinculante entre los estudiantes acerca de la necesidad de instalar máquinas de preservativos en los institutos.

Para los obispos, la campaña promovida por la Generalitat "ha comenzado sin la debida información y sin la participación previa de los padres y educadores", así como "del resto de instancias sociales que tendrían que poder colaborar en una verdadera acción ciudadana de educación y prevención". Asimismo, señalan que este tipo de campañas "no priorizan la fidelidad y la abstinencia y se acaba induciendo a una banalización del sexo".

Sin embargo, los representantes de la Iglesia en Catalunya aseguraron "compartir la preocupación de nuestra sociedad por el aumento de los casos de SIDA y de abortos entre la juventud", por lo que defendieron "las necesidad de un trabajo de reflexión entre los estudiantes".

Eficacia de la medida

En este sentido, se mostraron a favor de "una auténtica educación sexual" que "enseñe a asumir y a vivir en los valores más necesarios para los adolescentes y jóvenes, como son la responsabilidad, la castidad, el respeto al otro con todas sus consecuencias y, sobre todo, una educación para el amor fiel, generoso y fecundo".

Por su parte, la presidenta de la Asociación Catalana de Estudios Bioéticos, Isabel Viladomiu, indicó que la instalación de máquinas de preservativos en los institutos "no tiene inevitablemente que reducir el número de embarazos no deseados, incluso se constata que puede producir el efecto contrario". Para Viladomiu, "a más preservativos, más relaciones sexuales y como consecuencia mayor número de embarazos".

Zenit

 


Información diocesana

Solidaridad infantil con los niños del tercer mundo

Este domingo se celebra la Jornada de la Infancia Misionera

Este domingo se celebra la Jornada de la Infancia Misionera, bajo el lema "Siembra la paz en tu tierra".

Esta Jornada es un servicio de la Iglesia que nació en 1843, lo que lo hace uno de los más antiguos servicios misioneros y el primero dedicado a los niños, que busca que los niños cristianos adquieran una conciencia misionera y de compartir con los niños de todo el mundo, su fe y sus bienes materiales. Tiene entre sus objetivos ayudar a despertar la conciencia misionera de los niños y profundizar en la dimensión misionera que brota del bautismo, favoreciendo así la iniciación cristiana de los niños a la misión de la Iglesia.

La Obra Pontificia de la Infancia Misionera constituye una gran red de solidaridad, una red universal, presente en 107 países del mundo, que ayuda, en nombre de la Iglesia católica, a todos los niños que sufren hambre, enfermedad, explotación laboral, que son víctimas de la guerra o el SIDA, que viven en la calle.

En la actualidad, más de 20 millones de niños y niñas de los países más necesitados se benefician, día tras día, de la solidaridad de la Infancia Misionera, de la ayuda de los niños cristianos de toda la tierra, que, con sus oraciones y aportaciones económicas, contribuyen a mantener, entre otras cosas, más de 15.000 escuelas maternales, 2.800 orfanatos y 2.100 hospitales.

Cómo llega el dinero

La cooperación económica de los más pequeños con las jóvenes Iglesias del Sur se articula a través de las Obras Misionales Pontificias.

Cada año, las OMP de cada país ponen a disposición de Roma, concretamente del Consejo General Superior de las Obras Misionales Pontificias, el resultado de la colecta realizada a favor de la Infancia Misionera. A Roma llegan, igualmente todos los años, las peticiones de ayuda de las mil circunscripciones eclesiásticas que existen en los territorios de misión.

A la vista de estos dos datos, cantidades recaudadas y peticiones, el Consejo General Superior de las OMP determina qué proyectos se van a atender y qué países serán los encargados de hacerlo en cada caso, de forma que, entre todos, se cubra el máximo posible de necesidades. Posteriormente, Roma cursará una orden a cada Dirección Nacional de las OMP, con la lista de proyectos de los que debe ocuparse, indicándole también las cantidades que deben enviar a cada uno de ellos a través de su correspondiente Nunciatura Apostólica.

Nuestra Diócesis

En la Campaña del año pasado en la diócesis de Mérida-Badajoz se recaudaron algo más de 7 millones de pesetas que se unieron a los más de 111 millones recaudados en toda España.

Además de la colecta, los grupos misioneros de niños y adolescentes, se imparten catequesis y charlas en las parroquias o se proyectan películas con el fin de acercarles los fines de la Obra Pontificia de la Infancia Misionera.

 

Fallece el sacerdote pacense don Ángel Mora González-Haba

Pasó los últimos siete años de su vida en una silla de ruedas

El pasado día 17 de enero fallecía el sacerdote pacense don Angel Mora, a la edad de 77 años, y después de haber pasado los últimos 7 años de su vida en una silla de ruedas, desde donde dio un testimonio admirable de fe y esperanza entre los ancianos de la residencia "Santa Teresa Jornet", que las Hermanitas de los Ancianos Desamparados tienen en Don Benito, donde residía.

Este sacerdote fue capellán de la ermita de Santiago Apóstol, de Villanueva de la Serena, ciudad de la que es natural. Y desarrolló su labor pastoral como ecónomo de San Pedro de Mérida y encargado de Trujillanos (1949 - 1951), coadjutor de Santa María, de Mérida (1951 - 1969), coadjutor de San Miguel, de Villanueva de la Serena (1969 - 1979) y capellán de la ermita de Santiago Apóstol (desde 1980).

En una entrevista concedida a esta revista antes de su muerte, comentaba que las circunstancias de su vida, desde la amputación de su pierna, aparentemente parecían malas, pero que para él eran Gracia de Dios. Descanse en paz.

 

Curso sobre prevención de drogodependencias

Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz ha organizado un curso sobre prevención de drogodependencias, que se desarrollará del 15 al 17 de febrero en Villagonzalo y en el que podrán participar voluntarios de las Cáritas parroquiales y los voluntarios de Proyecto Vida, Programa de Transeúntes y Proyectos de Infancia, Mujer y Familia.

El curso permitirá conocer qué es Cáritas, qué hace y cómo es su acción, descubrir qué significa ser voluntario en Cáritas y adquirir conocimientos sobre acciones de prevención en drogodependencias.

Los interesados deberán inscribirse antes del 31 de enero en los Servicios Diocesanos de Cáritas Diocesana, en Badajoz, teléfono 924 231 157.

 

Encuentro de profesores universitarios

El Servicio de Asistencia y Formación Religiosa de la Universidad de Extremadura, ha organizado para el día 5 de febrero el I Encuentro de profesores Universitarios Cristianos, que se celebrará en Cáceres y que contará con la presencia de Pedro Luis Arias Ergueta, ex-vicerrector en la universidad de Bilbao y uno de los fundadores de la coordinadora "Gesto por la paz".

 

Programas religiosos

Cadena COPE

'Es Domingo'. Domingo, de 8.30 a 9.00 h.

'Santa Misa'. Domingo, 9:00 h.

'Iglesia-Noticia'. Domingo, 10.05. 

'Angelus'. Diario, 12 h.

'El Espejo' Diario a las 15.05 h.

'La Linterna de la Iglesia'. Domingos, 22.05 h.

 

Radio Nacional de España

'Buenos días nos de Dios'. Diario a las 5.55 h.

'Misa de España'. Domingos y festivos a las 8.15 h.

'Frontera'. Sábados y domingos a las 7.30 h.

'Horizontes' (Radio Exterior de España). Sábados (para África y Oriente) a las 20.30 h.

 

Televisión Española

'Pueblo de Dios', lunes a las 17.15 horas.

'Últimas preguntas'. Domingos a las 10 horas

'Testimonio'. Domingo, 10.25 h.

'El Día del Señor'. Domingos y festivos,10.30 h.

 

Canal Sur Extremadura

'Testigos hoy'. Domingo, 10,30 h.

 

Espacios diocesanos

Telefrontera (Badajoz): (Canales 25 y 50). "De par en par", programa religioso de información, con reportajes y entrevistas. Jueves 22,45h. Reposición: Viernes 15,15 h. y Domingos 14,00 h.

'Documental misionero'. Sábados 14.30 h. Reposición. Domingo 14.45 h.

COPE Informativo diocesano. Domingo 9.45 h.

El Espejo de la Iglesia Diocesana. Lunes 19 h.

 


Al paso de Dios

Hoy es Domingo

Estoy seguro de que en más de una ocasión he escrito del domingo, pero hay cuestiones permanentes sobre las que siempre es necesario insistir, y el día del Señor es una de ellas. Lo primero que hay que recordar es que la Iglesia ha cuidado su celebración siempre con esmero, porque lo que se celebra es la fiesta de las fiestas, es el misterio central de su fe, la Resurrección del Señor.

De un modo especial ha cuidado su momento central, la Eucaristía dominical. En ella, los cristianos llevan al altar los gozos y las fatigas de la semana y recogen, como de una fuente, la fuerza que necesitan para afrontar la convivencia y el trabajo de los días que se avecinan. Participar en la misa del domingo es siempre una consecuencia lógica de la fe en Jesucristo. Es una prueba de ser o no ser cristiano y una manifestación de identidad.

Pero el domingo es también un día propicio para desplegar otras expresiones de la vida cristiana: es día de la caridad, tiempo para practicar la solidaridad, ocasión para vivir la fraternidad; es un buen día para cultivar lazos de amistad, para recomponer la armonía familiar o social rota o descuidada; es una jornada para hacer lo que quizás durante la semana no podemos, como colaborar en alguna tarea social o eclesial; y, sobre todo, es día de descanso y de alegría; y este es un valor que no podemos perder de la fiesta que es el corazón del ritmo semanal.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


Liturgia del domingo

Celebramos el III Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

Profeta Isaías 8, 23b-9,3

En otro tiempo el Señor humilló al país de Zabulón y el país de Neftalí; ahora ensalzará el camino del mar, al otro lado del Jordán, la Galilea de los gentiles.

El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierras de sombras, y una luz brilló.

Acreciste la alegría, aumentaste el gozo: se gozan en tu presencia como gozan al segar, como se alegran al repartirse el botín.

Porque la vara del opresor y el yugo de su carga, el bastón de su hombro los quebrantaste como el día de Madián.

Salmo 26, 1, 4, 13-14

R. El Señor es mi luz y mi salvación.

El Señor es mi luz y mi salvación;
¿a quién temeré?
El Señor es la defensa de mi vida;
¿quién me hará temblar?

Primera carta de san Pablo a los Corintios 1, 10-13, 17

Os ruego, hermanos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo: poneos de acuerdo y no andéis divididos. Estad bien unidos con un mismo pensar y sentir. Hermanos, me he enterado por los de Cloe de que hay discordias entre vosotros. Y por eso os habló así, porque andáis divididos, diciendo: Yo soy de Pablo, yo soy de Apolo, yo soy de Pedro, yo soy de Cristo. ¿Está dividido Cristo? ¿Ha muerto Pablo en la cruz por vosotros? Habéis sido bautizados en nombre de Pablo? Porque no me envió Cristo a bautizar, sino a anunciar el Evangelio, y no con sabiduría de palabras, para no hacer ineficaz la cruz de Cristo

Evangelio según san Mateo 4, 12-23

Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan se retiró a Galilea. Dejando Nazaret se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló. Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: Convertíos, porque está cerca el Reino de los cielos.

Paseando junto al lago de Galilea vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: Venid y seguidme y os haré pescadores de hombres. Inmediatamente dejaron las redes y le siguieron.

Y pasando adelante vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y le siguieron.

Recorría toda Galilea enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del Reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

28, lunes: 2S 5, 1-7. 10; Mc 3, 22-30.
29, martes: 2S 6, 12-15. 17-19; Mc 3, 31-35.
30, miércoles: 2S 7, 4-17; Mc 4, 1-20.
31, jueves: 2S 7, 18-19. 24-29; Mc 4, 21-25.
1, viernes: 2S 11, 1-4. 5-10. 13-17; Mc 4, 26-34.
2, sábado: Ml 3, 1-4; Lc 2, 22-40.
3, domingo: So 2, 3; 3, 12-13; 1Co 1, 26-31; Mt 5, 1-12a.

 

Comentario litúrgico

Vio una luz grande

La lectura evangélica de hoy presenta la habilidad de san Mateo al presentar el comienzo de la vida pública de Jesús. La voz del Precursor había sido acallada y había llegado el momento de presentar a Jesús.

No duda el evangelista en recordar un venerable texto del profeta Isaías que, en su significación primitiva, era un oráculo que alentaba al pueblo de Israel anunciándole la próxima liberación de la dominación extrajera con un bello simbolismo: "El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande", situando el lugar de la liberación en Galilea. Efectivamente, el evangelista sitúa el comienzo de la predicación de Jesús en Galilea, de donde se expandirá la luz para el resto del mundo.

Nosotros, domingo a domingo, iremos recibiendo el resplandor de la presencia salvadora y de la palabra liberadora de Jesús. Nos basta estar atentos a la proclamación de la Evangelio y tener el corazón abierto a su mensaje y a sus exigencias.

San Mateo está tan seguro de esto que, inmediatamente, nos presenta a los primeros discípulos que, iluminados y atraídos por Jesús, abandonan las redes, su viejo modo de vivir, y se ponen en el seguimiento del Maestro.

Para quienes se sientan débiles, incapaces de una respuesta tan generosa, san Mateo presenta el poder liberador y salvador de Jesús: su misión no es sólo anunciar el evangelio del reino sino también acercarse al corazón del hombre, fortalecerle y arrancarle una respuesta acogedora de la salvación que ofrece. Este es el sentido teológico que tiene la última frase que presenta a Jesús: "Curando las enfermedades y dolencias del pueblo".

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

29 de enero: beato Mosén Sol (1836-1909)

Fue el primero en acometer un plan de formación del clero español que, destinado a todas las diócesis, formase a los formadores... para la formación: no es un juego de palabras sino la clave ilusionada de una vida llena de aliento espiritual y dinamismo apostólico.

Un buen cura de Tortosa se encuentra un día con un seminarista que vive en la miseria y, tras haber tocado no pocos campos pastorales, recibe la gracia de encontrar un carisma cuyo seguimiento transformará su vida y la de multitud de vocaciones sacerdotales.

Don Manuel se da cuenta del estado lamentable en que se encuentran los seminarios españoles del siglo XIX, atacados por las guerras y las epidemias; y decide entregarse, como sólo saben hacerlo los grandes, a transformar por completo la decadente mediocridad. Para ello funda la Hermandad de Operarios Diocesanos y, sobre todo, su obra más luminosa: el Colegio Español de Roma, cuyos dos mil alumnos en un siglo de existencia, han contribuido en gran manera a la renovación de la Iglesia española: seminarios, episcopado, publicaciones, catequesis, moral, derecho...

Las dificultades de Mosén Sol para hacer lo que hizo, unificando tantas voluntades clericales, lo constituyen por derecho propio en patrón del acuerdo entre eclesiásticos, cosa dificilísima que requiere horas extraordinarias del Espíritu Santo en cantidades catalanamente industriales. Eso.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

28, lunes: Tomás de Aquino, Santiago el Ermitaño, Julián de Cuenca.
29, martes: Constancio, Gildas el Sabio, Mosén Sol, Papías y Mauro.
30,miércoles: Martina, Matías, Teófilo el Joven, Batilde, Armentario.
31, jueves: Juan Bosco, Ciro y Juan, Geminiano, Abrahán, Marcela.
1, viernes: Cecilio, Brígida, Enrique Morse, Trifón, Urso de Aosta.
2, sábado: Presentación del Señor. Catalina de Ricci, Juana de Lestonnac.
3, domingo: Blas, Óscar, Adelino, Simeón y Ana, Tigidio y Remedio.

 

Contraportada

Dios siempre sorprende

Testimonio de un cristiano coherente ante la muerte

Ha muerto, en Palma de Mallorca, Javier Mahillo, de apenas 41 años.Vivió con plenitud y con asombrosa fecundidad; moría tras un largo y penoso cáncer de tres años de duración. Casado y con cuatro hijos, era un personaje habitual en programas de radio y televisión, donde daba testimonio de su fe católica con brillantez, telegenia y sentido del humor. Era Doctor en Filosofía por la Universidad de Navarra. Meses antes de morir escribió una carta que a continuación reproducimos.

"Hace años que, cuando reflexiono sobre mi vida, noto claramente que he atravesado por diversas etapas más o menos interesantes, inconscientes, sacrificadas. En la infancia, pasé unos años que podría definir como fantásticos (los Reyes magos, el ratón Pérez, mis propias fantasías infantiles y demás), años inconscientes; viví la vida ralentizada y en blanco y negro; con momentos de tranquilidad, risas y jolgorio, y momentos de desasosiego, frustración y rabietas. La etapa adolescente me desposeyó de gran parte de la alegría y me regaló ­como a todos­ abundantes ratos de intranquilidad, tristeza, desamparo y miedo. Miedo a los demás compañeros (no me veía yo muy fuerte ni muy valiente para competir con ellos), miedo a mis padres y profesores (que siempre estaban enfadados, exigiendo más y más de mí, o al menos eso me parecía), miedo a las chicas, miedo, en fin, a la propia vida.

Encuentro con Cristo

Lo pasé muy mal pensando que no estaba a la altura de las circunstancias. Y, ¡mira tú qué cosas!; de pronto y sin previo aviso, a los dieciséis años me encontré de sopetón con Cristo. Me invitaron a hacer Ejercicios espirituales, acepté y... ¡jaté tú!, que en cuatro días se me cayeron las vendas de los ojos y me enteré de que mi vida sí tiene un sentido y "somos ­como dice san Agustín­ como niños jugando a la orilla de la eternidad", porque Dios es mi Padre, Él me ha creado personalmente con sus propias manos, su Hijo Jesucristo se ha dejado clavar en una cruz para pagar rescate por mí, y, además tengo una Madre en el cielo que se muere de ganas por ayudarme, consolarme, animarme a ser cada día un poco más humano y un poco más cristiano, hasta que nos abracemos en un abrazo de dimensiones eternas. Y todo eso me arrebató el corazón de tal manera, que ya no hubo posible vuelta atrás.

Mi vida se volvió de colores y ya no pude ver ni hacer nada fuera de la presencia siempre cercana de nuestro maravilloso Dios. Entonces entré en la etapa del compromiso, el esfuerzo por madurar, por aprender, por ser eficaz, trabajador incansable, disciplinado, valiente y responsable. Terminé el Bachillerato ­que llevaba a la rastra­, estudié una carrera que antes ni se me había ocurrido que pudiera estudiar, me doctoré, me casé, el Señor nos dejó en préstamo cuatro preciosos hijitos para que volcáramos en ellos nuestro cariño, y me dediqué en cuerpo y alma a trabajar, a dar conferencias por todos lados, a escribir libros e incluso a salir por la televisión debatiendo desaforadamente con las lumbreras del circo de las maravillas... En fin, una larga y dura cuesta arriba que me hizo fuerte y valioso, pero también inflexible y difícil para la convivencia. Fue el momento en que Dios ­para liberarme de mí mismo­ me cambió de destino.

Los doctores descubrieron que tenía cáncer, y que mi vida se acababa en unos meses (o unos años si había suerte). El trancazo, sin embargo, me supo a gloria. Me vi de pronto encerrado en un hospital, como en una casa de Ejercicios, desposeído de todo, sin familia que sacar adelante, sin alumnos que educar, sin responsabilidad alguna..., en las manos de Dios que me invitaba a dejar la lucha ­¡por fin!­ e irme con Él al paraíso. Y, pese a no merecerlo, la verdad es que me encantó la idea. Al principio se me hizo muy cuesta arriba el pensar que mi hijos aún eran demasiado pequeños (más que nada porque todos nos creemos insustituibles, y yo más que todos). Pero la cosa no fue tan terrible como uno se imagina y, a lo tonto, a lo tonto, ya han pasado tres años y aún sigo entre los vivos, sembrando cristiandad donde me dejan.

Y así pensaba yo que se acabaría la cosa; pero no. Dios siempre nos sorprende. ¡Es que es la leche! Resulta que hace unos meses empieza el tumor a crecer e invadir terminaciones nerviosas de toda la parte baja de mi organismo, y empieza a doler en serio. Y llega un momento en que ya no puedo aguantar.

Mi vida se vuelve desagradable. Me paso la noche y la mañana entera dormitando y entre pesadillas, y la tarde arrastrando la pierna por la casa y sin poder hacer prácticamente nada, porque no me deja el culo (¡ay, el culo, qué cosa más útil!) No puedo escribir porque no puedo sentarme al ordenador ni un cuarto de hora, no puedo tocar el teclado de música, ni cenar con mi familia viendo la tele sentado en el sofá, porque me arden las posaderas y las piernas hasta los tobillos. Sólo puedo estar en la cama, y malamente. Cama, cama y cama, viendo la tele y el techo de mi cuarto. Y eso me deprime y entristece. Y, además, mis hijos aún no saben nada ­en teoría­ de lo que se les avecina, y me ven raro, y todo se desvirtúa y nada parece salir bien. Y mi vida sigue a base de paciencia, soledad y confianza resignada en que todo se acabará cuando Dios quiera. Entonces me ingresan en el hospital, me llenan el cuerpo de drogas y se me va radicalmente el dolor ­y también la sesera­. Estoy como en una nube, con la boca seca como una piedra. Pero en cuatro días afinan la dosis que me corresponde y me dan de alta. Ahora ya soy un enfermo terminal al que le quedan unos seis meses, pero que, sorprendentemente y frente a todos los pronósticos, ¡ha recuperado la paz! Bueno, no, ¡ha encontrado la paz por primera vez en su vida! Ahora me siento un hombre absolutamente nuevo. Ya se lo he contado todo a nuestros hijos, y parece que lo han asumido con elegancia y valor.

"Dios me invita a ir al cielo"

Ya no hay secretos retorcidos que dificultan la convivencia: Dios me invita a ir al cielo un poco antes de lo que esperábamos, y nada más. No pasa nada. Todo sigue estando en sus manos y no hay nada que temer. Y, en fin, se me pasan las horas flotando (esta vez de verdad) en una nube de felicidad, de alegría desbordante, de esas que te dan cuando terminan los Ejercicios y sientes el corazón limpio y dispuesto a todo, sin miedo a nada ni a nadie, sin reserva alguna, sin angustia ni tensión por ningún lado. Abro los ojos y veo a Dios. Los cierro y lo sigo viendo.

Ahora sólo hay una cosa que me parece importante: comunicar a los demás la grandeza de Dios. Chillar a los cuatro vientos que sí, que es verdad, que Cristo ha resucitado, que no es una locura ni un sueño, que no es una bonita ilusión que nos hemos ido inventando las personas piadosas para consolarnos del infierno en que vivimos. Que la oración es realmente la fuente de la vida sobrenatural. Que es verdad lo que dicen los místicos, que la oración entregada, en paz, es el mejor bálsamo para las heridas. Ya no me parecen cosas de libros piadosos convenientemente exageradas para causar impacto en los lectores inocentes. Es la pura verdad. ¿Que cómo se consigue esto? Pues, no tengo ni idea; ni me importa. Dios lo ha querido así y eso me basta".

Javier Mahillo
Alfa y Omega nº 287


Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com

 


Return to Camino