Semanario
"Iglesia en camino"

Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail:

Iglenca@jet.es

Iglenca@grn.es

Año VII. Número 284. 24 de enero de 1999

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

Portada

Tres mil proyectos realizados
gracias a las aportaciones
económicas de los pequeños

"Los niños, misioneros de esperanza",
lema del Día de la Infancia Misionera

"Los niños, misioneros de esperanza" es el lema con el que la Iglesia celebra hoy el Día de la Infancia Misionera. Con ella se persigue que los niños descubran que Jesús es la esperanza de los hombres y que ellos mismos pueden ser mensajeros de esperanza. Pero no solamente esto ya que gracias a esta jornada y a las aportaciones económicas de los niños para los pequeños del Tercer Mundo, se han podido llevar a cabo el año pasado tres mil proyectos, en su mayor parte destinados a mantener o construir casas para niños abandonados, escuelas o centros para la asistencia médica. En los últimos años han aumentado las peticiones de ayuda para los niños de la calle.

El Papa ha animado a los niños a pedir y trabajar, en la medida de sus posibilidades, por la Iglesia, tanto es así que en su viaje a Colombia, en Cali, afirmaba: "Sois mis pequeños grandes colaboradores en la difusión del Evangelio".

 

Editorial

Urgente cura de humildad

No de ja de ser una dolorosa paradoja que en este primer mes de 1999 que comenzaba con la Jornada Mundial de Oración por la Paz y en el que continúan las celebraciones por el cincuenta aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, una horrenda orgía de muerte y destrucción se está cobrando la vida de miles de seres humanos y aflora a las cabeceras de los informativos con escenas que difícilmente pueden imaginarse hayan sido causada por seres pertenecientes a la raza humana, y muestran hasta qué punto el sinsentido del odio anula cualquier vestigio de humana naturaleza .

Nos referimos a imágenes de la matanza, a manos de fuerzas serbias, de más de cuarenta civiles en la aldea de Racak, en la provincia de Kosovo, en los Balcanes de la guerra interminable. No les bastó a los verdugos para acabar con la vida de sus víctimas el tiro en la nuca, sino que las mutilaron en un macabro ritual de muerte.

La otra carnicería humana que contemplamos estos días es la que sufren los habitantes de Sierra Leona -otra vez África, Dios mío! en una contienda, también sempiterna en aquellos lares, entre la guerrilla y fuerzas gubernamentales. Aquí la violencia y los horrores se multiplican en miles de víctimas con las que además se ceba el odio después de la muerte. En ambos casos la comunidad internacional se limita a observar.

Cuántas víctimas necesita para dar paso a la ingerencia humanitaria? Testigos y sufridores de este último calvario son los misioneros, entre ellos nuestro paisano, el sacerdote javierano José María Caballero, natural de Castuera. Él cuenta en nuestra revista la situación en la que se halla la población con la que comparte esta dura suerte y la incertidumbre con la que buscan a otros misioneros secuestrados, entre los que está otro misionero español, el P. Luis Pérez. Sus palabras no sólo son la descripción de una trágica situación, sino también una llamada a promover la paz, a orar por ella, en definitiva a una urgente cura de humanidad, necesaria allí y aquí:"Primero rezar por todo esto y que no continúe el tráfico de armas, el tráfico de mercenarios, esta lucha por controlar las riquezas del Tercer Mundo." Ese es su deseo. Y seguimos sin enterarnosLo nuestro también es grave.

 

Carta del Hermano Roger

Taizé, 1999-2001

Hay realidades que embellecen la vida y de las que se puede decir que aportan como una plenitud, una alegría interior?... Sí, las hay. Una de estas realidades se llama confianza.

Comprendemos que, en cada uno de nosotros, lo mejor se construye a través de una confianza muy sencilla? Incluso un niño alcanza a tener esta confianza.

Sin embargo, a cualquier edad, hay penas, abandonos humanos, la muerte de seres queridos. En estos años, el futuro es tan incierto que muchos pierden el ánimo. Entonces, cómo salir de la inquietud?.

La fuente de una confianza está en Dios, que es amor. Su amor es perdón, luz interior.

La confianza no ignora el sufrimiento de tantos necesitados que a través de la tierra no tienen trabajo ni de qué alimentarse.

Estas pruebas nos interpelan: sostenidos por una vida de comunión en Dios, cómo asumir responsabilidades y buscar, junto con otros, que la tierra sea más habitable?

Lejos de huir de las responsabilidades, una profunda confianza permite permanecer allí donde las sociedades humanas están quebrantadas o dislocadas. La confianza permite asumir riesgos, avanzar incluso cuando sobreviene el fracaso.

Y acontece algo bello y asombroso: una confianza así nos hace capaces de amar con un amor desinteresado, que en ningún caso es acaparador.

Hoy, en el mundo, muchos jóvenes buscan subsanar los desgarros en la familia humana. Su confianza puede hacer que la vida sea hermosa a su alrededor. Saben que en ellos una esperanza irradia incluso aunque no se den cuenta?

La confianza y la esperanza se obtienen en la misteriosa presencia de Cristo. Desde su resurrección, Cristo vive en cada uno de nosotros, por medio del Espíritu Santo; es más, está "unido a todo ser humano sin excepción".

Cristo en nosotros, aunque no lo sepamos

Multitudes de seres humanos ignoran que Cristo está unido a ellos y desconocen su mirada de amor puesta sobre toda vida.

No obstante, él está en cada uno, como un humilde de corazón. Llega el día en que algunos perciben su voz: "Reconoces el camino de esperanza abierto para ti?Te preparas para adentrarte en él?" Entonces, cómo no decir a Cristo: quisiera seguirte toda mi vida, conoces mis fragilidades?

Desde el Evangelio, él responde: "Conozco tus pruebas y tu pobreza... Para perseverar en la fidelidad durante toda la vida, piensas no tener nada, o casi nada. Sin embargo, estás colmado. Colmado de qué? De la presencia del Espíritu Santo... Su compasión ilumina hasta las sombras de tu alma."

Si la fidelidad para seguir a Cristo supone una atención constante, esta fidelidad nos aporta a su vez tanta alegría, tanta paz y claridad...

El que busca una comunión en Dios se deja trabajar por unas muy nítidas palabras del Evangelio: "Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de templanza."

Cristo conoce nuestro combate para permanecer fieles. Nos dice una y otra vez: "Abandónate! Confíame tus temores!".

El nos saca fuera de nuestro aislamiento y hace posible que nos apoyemos en el misterio de una comunión de amor que se llama Iglesia.

Quisiéramos recordar siempre que Cristo es ante todo comunión. El no ha venido a la tierra para crear una nueva religión, sino para suscitar una comunión de amor en Dios.

Cuanto más acoge la Iglesia con simplicidad, más se acerca a nuestros frágiles corazones.

Sin duda palabras y también el silencio, somos llevados a vivir de Cristo para los demás.

Si fuera posible sondear el corazón humano, qué encontraríamos? Lo sorprendente sería descubrir que , en lo más hondo de la condición humana, están la espera de una presencia y el silencioso deseo de una comunión.

En esta espera, algunos dicen: "Quisiera abrirme a Dios tal como soy, pero mi oración se desorienta y mi corazón se dispersa." El Evangelio responde: "Dios es más grande que tu corazón".

Si tenemos la impresión de rezar con casi nada, no es Dios un Padre que acoge a todos con ternura? La última oración de Cristo en la tierra nos lo recuerda: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu."

Cuando la oración se expresa con palabras simples

La oración solitaria es a veces ardua; pero no olvidemos que existe la belleza de la oración común. Cuando la oración se expresa con palabras simples, con himnos y cantos, llega a tocar el fondo del alma.

El que sigue los pasos de Cristo, permanece al mismo tiempo junto a Dios y a los demás. La oración es una fuerza serena que trabaja al ser humano, lo remueve y no lo deja adormecese ante el mal, ni ante las rupturas que tantos padecen. De la oración se sacan las indispensables energías de la compasión.

El que busca abandonarse a Cristo y darle toda su vida, con un corazón decidido, tiene que hacer una opción , tomar una decisión. Cuál? Dejar que brote en él un infinito agradecimiento a Dios.

Este agradecimiento es una actitud fundamental, es una apacible alegría que el Espíritu Santo reanima siempre en nosotros. Es el Espíritu de alabanza, que nos hace mirar con esperanza a las personas y sus aspiraciones.

Dios nos quiere felices...De nosotros depende presentir las realidades del Evangelio que embellecen la vida: la confianza, el espíritu de la alabanza, la generosidad de corazón , una alegría renovada en todo momento...

En el Nuevo Testamento, Pedro, el apóstol, nos lo asegura: "Todavía no habéis visto a Cristo pero la amáis; sin verlo creéis en él, y os alegráis con un gozo inefable inefable y radiante que ya os transfigura."

 

Centrales

La Infancia Misionera llevó a cabo en 1998
tres mil proyectos para niños del Tercer Mundo

La Iglesia celebra hoy el Día de la Infancia Misionera
con el lema "Los niños, misioneros de esperanza"

"Los niños, misioneros de esperanza", es el lema elegido este año para la jornada de la Infancia Misionera. Como todos los años, el 6 de enero, fiesta de los Reyes Magos, en 110 países se celebró la Jornada de la Infancia Misionera. En España se celebra este domingo, 24 de enero.

Los objetivos que se persiguen con esta jornada son que los niños descubran que Jesús es la esperanza de los hombres, y que los niños aprendan que ellos también pueden ser mensajeros de esperanza .

Antes que el DOMUND

La Infancia Misionera lanzó en 1998 tres mil proyectos para niños. Las ayudas provienen de los ahorros de los pequeños de todo el mundo.

La Infancia Misionera es una de las tres pontificas misionales junto al DOMUND, que es sin lugar a dudas la más conocida, y el día del Clero Nativo. Nos encontramos ante la obra misionera más antigua de la Iglesia, anterior al DOMUND. Fue fundada en 1843 por Monseñor Forbin Janson, obispo de Nancy. Desde entonces, los niños católicos celebran todos los años su fiesta misionera. "Un Avemaría al día y una moneda al mes". Con esta invitación dirigida por el obispo francés a los niños de su diócesis, comenzó a mediados del siglo pasado el compromiso de la Infancia Misionera en el mundo.

Desde entonces, a través de la recogida de ofertas que llegan a la Obra Pontificia de la Infancia Misionera, los niños ayudan a otros niños de los países más pobres del mundo.

Cada año, esta Obra Pontificia examina una media de 3.000 proyectos, en su mayor parte destinados a mantener o construir casas para niños abandonados, escuelas, centros para la asistencia médica, etcétera.

Niños de la calle

En los últimos años, han aumentado las peticiones de ayuda para los niños de la calle, para los mal alimentados en África y lejano Oriente, para los que están enfermos de sida en Tailandia y Zambia, para los que sufren el turismo sexual en Sri Lanka.

Este año se han destinado consistentes ayudas de emergencia a los niños de Irak que sufren a causa del embargo impuesto por las Naciones Unidas. Así como a los de Haití, uno de los países más pobres del mundo, a los que han sido víctimas del hambre en Sudán y del maremoto que flageló Papúa-Nueva Guinea.

En 1998, la Obra Pontificia de la Infancia Misionera ha financiado, además, 178 proyectos de animación y formación misionera; 218 para la formación cristiana; 1163 para la educación escolar; 200 para la educación antes de que comience la escuela; 460 de protección de la vida. Tan sólo en Italia, los niños han contribuido con tres millones y medio de dólares.

Según el director del Secretariado Diocesano de Misiones, Pedro Losada, la Infancia Misionera se instauró en España a requerimiento de la reina Isabel II. En nuestro país el año pasado se recaudaron para esta jornada 367.250.034 pesetas. Esto fue posible gracias al trabajo de las parroquias, colegios y grupos misioneros de niños.

Niños con carné

El papel que pueden realizar los niños del primer mundo en favor de los niños de los países pobres es tan importante que existe todo un movimiento, el "Movimiento Infantil Misionero". El objetivo del mismo es que los niños reflexionen sobre la labor misionera. Para estimularlos y animarlos, cada niño que pertenece a este movimiento tiene su carnet con su foto y un compromiso misionero: "mirar a todos los hombres con ojos de hermano, conocer a Jesús, amar como Jesús, no avergonzarme de hablar de Jesús, rezar todos los días a mi Padre Dios por mis hermanos que son los niños de todo el mundo y querer que conozcan a su Madre y Madre mía, la Virgen, decir siempre gracias, alegrarme al dar y al recibir, estar alegre en el servicio, pensar que mi persona es más necesaria que mi dinero, ser generoso aunque me cueste, buscar soluciones hasta encontrarlas y pensar siempre en nosotros".

El Papa ha animado a los niños a pedir y trabajar en la medida de sus posibilidades por la Iglesia, tanto es así que en su viaje a Colombia, en Cali, afirmaba: "sois mi s pequeños grandes colaboradores en la difusión del Evangelio".

REDACCION / ZENIT

 

Un misionero extremeño en Sierra Leona, compañero del secuestrado por los rebeldes, habla EN EXCLUSIVA, para Iglesia en Camino

Los muertos son miles, se mutila a la gente
y la Iglesia está en el blanco de los rebeldes

La labor de los misioneros, admirada por todos, no está, en absoluto, exenta de peligros. Todos los años son asesinados y secuestrados cientos de ellos en todo el mundo. Desde principios de año en España se mira de forma especial a un pequeño país de África Occidental: Sierra Leona, enzarzada en una cruel guerra civil, una más desde su independencia en 1961. Esta vez hay dos protagonistas en ese escenario que son españoles. Se trata de dos misioneros javerianos, uno toledano Luis Pérez, que, junto a cuatro misioneros italianos, ha sido secuestrado por las fuerzas rebeldes, y otro extremeño, de Castuera concretamente, José María Caballero. Esta semana teníamos la oportunidad de hablar con C aballeroen nuestro espacio "El Espejo de la Iglesia", que se emite en la cadena COPE los lunes de siete a ocho de la tarde.

José María nos contaba cuál era su situación, ya que, en el momento de mantener la entrevista, el otro misionero español se encuentra secuestrado por los rebeldes del Frente Revolucionario Unido (FRU), que lucha contra tropas gubernamentales. Caballero está en la zona libre de combates de la capital, Freetown, junto a otros cinco misioneros javerianos. Su estado de salud es bueno, si bien la situación es tremendamente delicada.

Es un ejemplo más de la impresionante labor llevada a cabo por los misioneros extremeños en todo el mundo, de sobra merecedores de la medalla de Extremadura, petición hecha ya y avalada por miles de firmas a las autoridades regionales y no concedida sin saber exactamente la razón.

Esta es la conversación que manteníamos con José María Caballero.

P. José María, cómo estáis?

R. Dentro de lo que cabe, bastante bien ahora.

P. Cómo está la situación, hay combates en Freetown, la capital de Sierra Leona, donde te encuentras?

R. Sí estoy en la parte libre de combates de la capital del país, en Freetown. En la parte Este están luchando, ahora mismo estoy oyendo bombardeos muy fuertes.

P. Y la población civil

R. La población civil, los que han podido sobrevivir, porque han muerto miles, están a la desesperada buscando comida y agua porque no hay nada.

La ciudad huele a muerte

P. En España los periódicos hablan de dos mil muertos en los enfrentamientos armados.

R. Yo creo que dos mil muertos se produjeron solamente el primer día de los enfrentamientos. Los cadáveres son tantos que el olor de la ciudad es un olor a podrido increíble y una nube de humo lo cubre todo. Es terrible, no se sabrá nunca el número real de muertos.

P. Ante esa situación, vuestro papel ahí cuál es?

R. Prácticamente lo único que podemos hacer es dar testimonio con nuestra presencia, estar al lado de nuestras comunidades, donde anunciamos el Evangelio. Nosotros estamos igual que ellos, casi sin nada, lo único que nos queda es estar con ellos y compartir su suerte.

P. Sois conscientes de que vuestra vida está en un serio peligro?

R. (Sonríe) Siempre estamos en riesgo, pero asumimos eso y sabemos que es parte de nuestro trabajo. Cuando tanta gente está muriendo también nosotros compartimos su suerte con ellos.

P. Qué les dirías a la gente de España, en concreto a los cristianos de nuestra diócesis que es la tuya?

R. Yo no sé lo que se puede decir en estos momentos no?, primero rezar por todo esto y desde ahí ver qué se puede hacer por la paz para que no continúe el tráfico de armas, el tráfico de mercenarios, esta lucha por controlar las riquezas naturales del Tercer Mundo que tienen los países ricos. Son cosas que hay que reflexionar y posiblemente, en este sentido, desde ahí se pueda hacer mucho más que desde aquí.

P. Los bandos enfrentados respetan a la Iglesia ?

R. Bueno. El arzobispo de Freetown ha sido secuestrado por los rebeldes y otros hermanos javerianos también están en sus manos. La Iglesia siempre ha mantenido una posición muy clara y firme contra los ataques, las mutilaciones, robos, saqueos, destrucción en las aldeas... entonces siempre ha sido un blanco favorito de los rebeldes.

P. Mientras tanto a vosotros no os queda otra que esperar acontecimientos

R. Sí, mucho más no podemos hacer ahora mismo. Estamos prácticamente rodeados por fuerzas nigerianas y el movimiento que tenemos es muy limitado. Yo estaba en otra ciudad cuando tuve que huir hace tres semanas por el ataque de la guerrilla y tuvimos que huir con lo puesto.

Gente mutilada

P. Fuera, en los campos, en las aldeas, cómo están las cosas?

R. Lo mismo, lo mismo. El país está totalmente destruido. Ataques indiscriminados a aldeas, matanzas de civiles, mutilaciones, cortar manos, piernas, robar lo poco que tiene la gente...

P. No hay perspectivas de una intervención internacional que pueda acabar con esto?

R. Yo creo que los países occidentales se han lavado las manos. No ha habido ningún tipo de ayuda en ese sentido, incluso las ONG y los organismos internacionales como Naciones Unidas han abandonado el país, ahora mismo no queda nadie para ayudar .

P. Sólo quedáis ahí los misioneros?

R. Prácticamente sólo quedamos nosotros.

P. José María, muchas gracias por esta entrevista realizada en las condiciones en las que se ha realizado y en las condiciones en que os encontráis, que se solucione pronto el problema.

R. Gracias a vosotros por interesaros por esto y seguid rezando, que es lo mejor que se puede hacer ahora.

JUAN JOSE MONTES / MARY MURILLO 

 

Noticiario diocesano

La colecta del Día de la Iglesia Diocesana
recaudó 53 millones para Centroamérica

Cáritas, por su parte, ha recibido 34 millones

La Iglesia española ha recibido el reconocimiento y la felicitación de la hondureña por el trabajo serio y profundo que se ha realizado y continúa realizándose en beneficio de los afectados por el Huracán Mitch.

Cáritas puso en marcha el dos de noviembre una campaña de emergencia destinada, por una parte, a organizar los primeros envíos de socorro a las Cáritas de los países afectados y por otra, a canalizar la solidaridad económica de los ciudadanos españoles para la realización de proyectos que permitan el desarrollo sostenido de estos países.

Las acciones llevadas a cabo en Centroamérica por la red internacional de la institución caritativa de la Iglesia Católica son innumerables. En Honduras destaca el transporte y distribución de ayuda alimentaria, el envío de material sanitario y suministros de emergencia, la reconstrucción de viviendas y de explotaciones agrícolas y asistencia en el terreno.

En Guatemala, lo mismo que en El Salvador, las ayudas han ido enfocadas a la adquisición y reparto de alimentos, envío de material básico de socorro, reconstrucción de viviendas y rehabilitación agrícola.

En Nicaragua se han distribuido alimentos, suministrado equipos sanitarios y apoyado a las labores de rehabilitación.

En lo que se refiere a nuestra diócesis, la Iglesia ha enviado 87 millones, de ellos, 34 recaudados directamente por Cáritas y 53 obtenidos en la colecta del Día de la Iglesia Diocesana, que fueron destinados por el Arzobispo a los afectados por el huracán Mitch.

Ribera del Fresno: Conferencias y cine
para conmemorar el "Milagro del arroz" ,
de San Juan Macías, ocurrido hace cincuenta años

La parroquia de Nuestra Señora de Gracia de Ribera del Fresno, al igual que la de Santa María de Magadalena de Olivenza, prepara diversos actos para conmemorar el cincuenta aniversario del "milagro del arroz". La programación incluía, para el pasado jueves, una mesa redonda con la participación de testigos directos del milagro: Leandra Rebollo, que invocó aquel día a San Juan Macías ante la falta de comida para los pobres y Fernanda Blasco, ambas miembros del Instituto Hogar de Nazaret. También estará presente Teresa García.

En el mes de marzo se retoman los actos con una conferencia sobre la figura del jesuita Diego Martínez, natural de Ribera, que fuese confesor de San Juan Macías y de Santa Rosa de Lima. La conferencia correrá a cargo del sacerdote ribereño afincado en Sevilla, Francisco Suárez Salguero. Previamente, la tarde anterior se proyectará la película "La Misión", que servirá para conocer cómo se vivía en las misiones americanas del siglo XV.

La parroquia de Ribera celebra así el aniversario del milagro que sirvió para la canonización del beato de la localidad.

El Movimiento de Cursillos de Cristiandad
cumple 50 años en España

En nuestra diócesis han participado en ellos más de 7.300 personas

En enero de 1949 se celebró en el monasterio de San Honorato, en Mallorca, el primer Cursillo de Cristiandad. Hoy, cincuenta años después, más de 6 millones de personas, en los cinco continentes, han vivido la experiencia de un Cursillo.

A principios de 1936, Manuel Aparici, presidente nacional de los jóvenes de Acción Católica, en compañía del cardenal Pacelli, propuso a Pío XI una masiva peregrinación de jóvenes al sepulcro de Santiago en Compostela: Cien mil jóvenes en gracia a Santiago. El Papa bendijo la iniciativa, pero no pudo llevarse a cabo por las dos guerras (española y mundial) que se sucedieron. Ya desde 1943, y más intensamente a partir de 1945, el Consejo Superior de Jóvenes de Acción Católica empezó a dar, en muchas diócesis de España, unos cursos anuales llamados cursillos de adelantados de peregrinos. En Mallorca, estos cursos fueron muy bien acogidos, y adaptados con el nombre de cursillos de jefes de peregrinos. Dichos responsables se reunían en una Escuela Diocesana de Dirigentes, que preparaba, revisaba, corregía y perfeccionaba incesantemente los cursos celebrados. De la fervorosa espiritualidad peregrinante de esta Escuela, y de su estudio teológico, psicológico y pastoral de la realidad, surgió algo nuevo: los Cursillos de Cristiandad.

La Escuela de Dirigentes que gestó Cursillos era un grupo de 20 a 25 jóvenes laicos, entre los que descollaba Eduardo Bonnín -rector del primer cursillo-, acompañados sacerdotalmente por Sebastián Gayá, director espiritual de la Escuela, a los que se unieron posteriormente personas de valía, como el teólogo Juan Capó. El obispo diocesano, monseñor Juan Hervás, la animó eficazmente en todos sus esfuerzos y después vendría una rápida expansión.

7.300 participantes en nuestra diócesis

El primer cursillo de Cristiandad celebrado en Badajoz fue del 16 al 20 de julio de 1959 y a él asistieron 30 laicos y 9 sacerdotes. Hasta el año 1970 no se realizaron cursillos para mujeres y en 1979 tendría lugar el primer cursillo mixto, que ha sido la forma que prevalece en la actualidad. Hasta el día de hoy se han realizado en nuestra diócesis 205 cursillos, el último en la casa de ejercicios de Gévora el pasado mes de diciembre, al que asistían 22 personas. Se han organizado en 26 localidades diferentes y en ellos han tomado parte más de 5.000 hombres y 2.000 mujeres de todas las clases sociales y de las edades y profesiones más dispares, además de 340 sacerdotes Mañana lunes se celebrará una eucaristía en la parroquia de san Juan de Ribera de Badajoz a las 7.30 de la tarde presidida por el Arzobispo para conmemorar este 50 aniversario y con motivo de la semana de oración por los cristianos, que suplirá a la que iba a celebrarse en las Descalzas.

El Arzobispo, de ejercicios

El Arzobispo, don Antonio Montero, realiza estos días, junto a otros cuarenta obispos de toda España, una semana de ejercicios espirituales en la casa de Montealina, de Madrid, regida por jesuitas.

Los ejercicios están dirigidos por el sacerdote y teólogo, Saturnino Gamarra, especialista en teología y espiritualidad sacerdotal. Desde aquí nos unimos a la oración de todos para que el fruto de estos ejercicios sea abundante y recaigan sobre toda la diócesis.

El temporal afectó a varias parroquias

Varias parroquias de la diócesis se recuperan de diversos daños sufridos con motivo del temporal de fin de año. Los fuertes vientos produjeron daños en el tejado de la parroquia de San Bartolomé de Campillo de LLerena. Parte de las tejas volaron y el viento dobló una cruz de hierro situada en la torre y el pararrayos. Esta semana comenzaron las obras.

También la parroquia de Ribera del Fresno sufrió la rotura de una vidriera. En ella se instalaron hace cuatro años dos vidrieras, una en el Sagrario y otra junto a la pila baustismal. Esta segunda es la que ha sufrido los daños. Afortunadamente la cosa se quedó ahí, sobre todo si tenemos en cuenta que el temporal de esa tarde en el pueblo mató ovejas y tiró corralones.

 

Mirada a nuestro tiempo

Cursillos de cristiandad

El Espíritu Santo es el gran promotor de iniciativas: en cualquier lugar y en el momento más inesperado surge un brote de su tarea animadora del brío espiritual y misionero de los creyentes. Hace cincuenta años, recogiendo los vientos evangelizadores que entonces corrían entre los cristianos más comprometidos, hace nace en Palma de Mallorca una iniciativa que ha crecido con el nombre de Cursillos de Cristiandad. Con ella pretende darle un cauce estructurado y actualizado para este siglo a una necesidad permanente de la Iglesia: la de anunciar el kerigma, proclamando con ardor y entusiasmo la fe en Jesús que murió por nosotros y vive para nosotros. Esta se hace desde la convicción de que muchos hombres y mujeres necesitan el impacto de una llamada entusiasta y creativa que les haga caer en la cuenta de su alejamiento del amor y la paciencia de su Padre Dios.

En tres días de calor comunitario, de ardor misionero, de confianza en la gracia, de docilidad al Espíritu, de testimonio sincero, de "rollos" esmeradamente preparados, y de apoyo orante desde el exterior, se transforma el corazón, para hacerlo más permeable al rocio transformador de la Palabra y abierto a la acción formadora de la Iglesia. Haciendo siempre lo mismo, pero cada vez con un renovado y puntual esmero, lo que nació para apuntalar la cristiandad, hoy se ha convertido en un medio privilegiado de evangelización en una Iglesia que en estos cincuenta años ha ido modificando sus objetivos, desde una mirada lúcida a los signos de los tiempos.

Amadeo Rodríguez Magro
 

Página litúrgica

Celebramos el III Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

Profeta Isaías 8, 23b-9,3

En otro tiempo el Señor humilló al país de Zabulón y el país de Neftalí; ahora ensalzará el camino del mar, al otro lado del Jordán, la Galilea de los gentiles.

El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierras de sombras, y una luz brilló.

Acreciste la alegría, aumentaste el gozo: se gozan en tu presencia como gozan al segar, como se alegran al repartirse el botín.

Porque la vara del opresor y el yugo de su carga, el bastón de su hombro los quebrantaste como el día de Madián.

Salmo 26, 1, 4, 13-14

R. El Señor es mi luz y mi salvación.

El Señor es mi luz y mi salvación;
a quién temeré?
El Señor es la defensa de mi vida;
quién me hará temblar?

1ª Carta a los Corintios 1, 10-13, 17

Os ruego, hermanos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo: poneos de acuerdo y no andéis divididos. Estad bien unidos con un mismo pensar y sentir. Hermanos, me he enterado por los de Cloe de que hay discordias entre vosotros. Y por eso os habló así, porque andáis divididos, diciendo: Yo soy de Pablo, yo soy de Apolo, yo soy de Pedro, yo soy de Cristo. Está dividido Cristo? Ha muerto Pablo en la cruz por vosotros? Habéis sido bautizados en nombre de Pablo? Porque no me envió Cristo a bautizar, sino a anunciar el Evangelio, y no con sabiduría de palabras, para no hacer ineficaz la cruz de Cristo.

Evangelio según san Mateo 4, 12-23

Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan se retiró a Galilea. Dejando Nazaret se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló. Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: Convertíos, porque está cerca el Reino de los cielos.

Paseando junto al lago de Galilea vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: Venid y seguidme y os haré pescadores de hombres. Inmediatamente dejaron las redes y le siguieron.

Y pasando adelante vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y le siguieron.

Recorría toda Galilea enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del Reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo.

Lecturas bíblicas para los días de la semana

25, lunes: Hch 22, 3-16 (o Hch 9, 1-22); Mc 16, 15-18.
26, martes: Heb 10, 1-10; Mc 3, 31-35.
27, miércoles: Heb 10, 11-18; Mc 4, 1-20.
28, jueves: Heb 10, 19-25; Mc 4, 21-25.
29, viernes: Heb 10, 32-39; Mc 4, 26-34.
30, sábado: Heb 11, 1-2, 8-19; Mc 4, 35-41.
31, domingo: So 2, 3; 3, 12-13; 1Co 1, 26-31; Mt 5, 1-12a.

 

Comentario litúrgico

Sentirse llamado

Comenzamos la lectura continuada del evangelio de san Mateo. Para situarnos tenemos que saber que el evangelista, en los capítulos anteriores, ha narrado tanto los misterios de la infancia de Jesús como su bautismo en el Jordán.

La lectura arranca en el momento en el que Jesús deja su casa de Nazaret y se afinca en Cafarnaún, ciudad muy bien situada para la misión que iba a iniciar. De hecho, será su residencia habitual en los años de su vida pública. Con todo, el evangelista ve en este cambio de residencia el cumplimiento de una profecía.

La primeras palabras de Jesús son una invitación a que cada hombre que se tope con El tiene que reconsiderar toda su vida y acertar a situarse ante la novedad de un nuevo orden de cosas en el que no valen las leyes y valores de este mundo sino el proyecto y los deseos de Dios, en concreto, "el Reino de los cielos".

Para que fuesen suficientemente elocuentes sus palabras y los que le vieran se dieran cuenta de que algo totalmente inédito comenzaba con su presencia y predicación, nos dice el evangelista que "recorría toda la Galilea, enseñando en las sinagogas y ... curando las enfermedades y dolencias del pueblo".

Pero sus palabras no eran para ser recogidas por sus oyentes y guardadas como una secreta sabiduría que trajese la salvación a cada uno por separado. El proyecto de Jesús era otro.

Así se entiende tanto la propuesta que hace a un grupo de pescadores, como la respuesta, sin condiciones, de estos.

Ser cristiano es sentirse llamado a entrar en una comunidad que haga posible encontrarse con Jesús, seguirle y continuar su misión evangelizadora.

Antonio Luis Martínez

Santoral

26 de enero: Beato Gabriel Brochero (+ 1840-1914)

La provincia y diócesis de Córdoba, en Argentina, tienen en Gabriel Brochero un ejemplo a seguir y un poderoso intercesor celestial. Nació en Santa Rosa del Río y estudió en el seminario de Córdoba. En 1866 sobreviene sobre Argentina una tristemente famosa epidemia de cólera y el 'Cura Brochero', como será conocido para siempre, se convierte de una vida sacerdotal común y corriente a un sacerdocio íntegramente entregado a sus semejantes: lo da todo por los enfermos, hasta el punto de que se teme por su vida.

En 1869 se le nombra párroco de Villa Tránsito, parroquia que hoy lleva su nombre, y se entrega por completo a su quehacer. La amplísima extensión de su jurisdicción, recorrida incansablemente a lomos de una mula vieja, no es obstáculo para fundar escuelas, reformar caminos y canales de riego e influir decisivamente en el diseño del ferrocarril. Desde el apoyo a la incipiente industria hasta la más enérgica protesta por las condiciones de trabajo de los asalariados, todo cupo en una actividad incansable, sólo acompasada con largos ratos de eucarística adoración.

A los 68 años le nombraron canónigo de Córdoba, pero una vez se vio vestido de galas catedralicias comentó: "Este apero no es para mi lomo, ni la mula para este corral", y se volvió a su parroquia. Murió siete años después, contagiado de lepra, tras haber fundado un hospital para estos enfermos, prototipo secular de la marginación.

A ti, Cura Brochero, te pedimos con la mejor humildad, un poco más de amor cada día. Con eso tendremos bastante para intentar ser como tú.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

25, lunes: Conversión de san Pablo. Ananías, Tito y Floro.
26, martes: Timoteo y Tito, Teógenes, Paula, Gabriel B., Alberico.
27, miércoles: Ángela de Mérici, Julián, Devota, Maura, Enrique.
28, jueves: Tomás de Aquino, Tirso, Radegunda. Inés.
29, viernes: Sarbelio, Paías y Mauro, Constantino, Valero
30, sábado: Matías, Hipólito, Martina, Jacinta, Muciano, Lesmes.
31, domingo: Juan Bosco, Ciro y Juan, Agustín Pak.

 

Contraportada

Importante hallazgo en la iglesia parroquial de Medina de las Torres

Se trata de las pinturas murales
La Misa de San Gregorio
y La Quinta Angustia,
obras ambas de Antón de Madrid

La pintura mural con la representación de la Misa de San Gregorio y la de la Quinta Angustia, joyas pictóricas del arte bajoextremeño de los comienzos del siglo XVI, ha sido el feliz hallazgo que ha propiaciado el desmontaje, para su restauración, del retablo mayor de la iglesia parroquial de Medina de las Torres.

La documentación de las iglesias del territorio bajoextremeño santiaguista (desde 1498 en adelante) y la de otras iglesias revelan la existencia de abundantes muestras de pintura mural en los templos; pero, hacia mediados ya del siglo XVI, los más suntuosos retablos de talla y pincel habían cubierto muchas de las existentes en los mismos. Así sucedería en Hinojosa del Valle, en cuya iglesia parroquial se descubría a mediados de nuestro siglo la tan interesante muestra de La Asunción de la Virgen, en el testero de la capilla mayor. Hace sólo unos años, el desplazamiento de un retablo colateral de la parroquial de La Magdalena de Almendral nos dejaba contemplar otra notable pintura de la Virgen. Somos, además, conocedores de otras muestras no visibles en nuestras iglesias, difíciles de rescatar por su ubicación, a las que que, sin embargo, también puede llegar su "epifanía" en el momento menos esperado.

Una singular obra

Pero lo que no podíamos sospechar, ayunos de noticias documentales al respecto, es que la capilla mayor de Medina de las Torres pudiera sorprendernos un día con extraordinarias pinturas murales, respetadas por el paso de los siglos y también por los maestros llerenenses (con toda probabilidad Estacio de Bruselas y Martín de Holanda) que colocaran sobre ellas el sin par retablo labrado por aquellos hacia 1540; retablo cuya restauración se emprende en estos días bajo el patrocinio de la Consejería de Cultura y Patrimonio de la Junta de Extremadura.

Realizadas al temple, desarrollan tales pinturas murales sobre el ochavo contiguo al central, del lado de la epístola, tres escenas, separadas por frisos de roleos vegetales, que ocupan prácticamente el muro en toda su altura. Las dos primeras representan el conocido tema bajomedieval de La Misa de San Gregorio: aparición del Salvador, rodeado de atributos de la Pasión, al santo Papa mientras celebraba la misa en la iglesia romana de la Santa Cruz. Se compartimenta el espacio inferior con columnillas góticas, destinando la zona central al celebrante, revestido de rica casulla de brocado, en cuya cenefa se efigian las figuras de Santa Lucía y Santa Bárbara. A uno y otro lado, dos acólitos con dalmáticas se arrodillan en sus espacios respectivos, sujetándose a las citadas columnillas. Aunque el pintor no desconoce las leyes de la perspectiva, como nos deja ver en la solería de la estancia, sobre la que reposa un amplio acetre con hisopo, ha recurrido pretendidamente a una representación ingenuista para los elementos litúrgicos de la escena, que se elevan en plano: cruz, cáliz y patena en el centro, tiara pontificia y candeleros en los extremos. En el segundo cuerpo del mural, aunque todavía poco visible, reconocemos diversos atributos y personajes de la Pasión: el gallo sobre la columna, la escalera, el beso de Judas, etc. El cuerpo superior se dedica al tema de La Quinta Angustia: La Virgen, acompañada de santas mujeres, sostiene sobre sus haldas el cuerpo yerto de su Hijo.

Aunque el artista pudo inspirarse en alguna de las muchas estampas que circularon sobre el tema a finales del siglo XV (es conocida la devoción de la Reina católica a San Gregorio), lo cierto es que contaba con un precedente inmediato, temporal y geográficamente: la pintura mural, ahora oculta bajo el retablo, del ábside de la concatedral de Santa María de Mérida, realizada en la época de don Alonso de Cárdenas; pintura que se reprodujo sobre el muro colateral del evangelio y que, desde luego, queda bastante por debajo cualitativamente de las de Medina de las Torres.

Del pasado al futuro

Una primera pregunta asalta a los curiosos: cuándo se hicieron tales pinturas y quién fuera su artífice; preguntas ambas no difíciles de despejar. Por lo pronto, sabemos que la capilla mayor de la parroquial de Medina se concluye, "nuevamente fecha", justo a finales del siglo XV y que tras la imagen titular de Ntra. Señora del Camino había un pequeño retablo de madera de talla, dorado y pintado con ciertas escenas, más otro todavía más pequeño, de los llamados portátiles, delante de la misma. Ni siquiera contó referida capilla con sagrario hasta 1503; sagrario que, como fuera usual, se abriría en el ochavo pertinente, del lado del evangelio. Y así siguieron las cosas hasta 1515, ya que la únicas pinturas murales registradas en la iglesia en todos estos años serán las del "altar de San Juan pintado en la pared con otras estorias" y dicho altar no se noticia en la capilla mayor. Por tanto, las pinturas debieron realizarse inmediatamente después de estas fechas, no estando aún prevista la labra del soberbio retablo. Apuntar por artífice de las pinturas al maestro Antón de Madrid, tema que deberemos profundizar, o señalar a algún otro pintor zafrense del momento, no sería un desatino. A la industriosa Zafra, de hecho, remiten los Visitadores santiaguistas para cubrir determinadas necesidades de la iglesia de Medina y en ésta villa localizamos en 1511 a un compañero habitual de Antón de Madrid: el escultor segedano Francisco Ortiz.

Pero la pregunta más trascendente es ahora qué se podrá hacer con las pinturas: cubrirlas de nuevo?; hacer una reproducción como se hizo en Mérida? Apostamos, y confiamos, por su recuperación y traslado a otro lugar de los muros del templo o a otro soporte. La técnica lo permite, la sensibilidad actual lo demanda, el costo no resultaría imposible y todos sentiríamos el sano orgullo de no haber perdido una brillante página de la historia de nuestro arte religioso y legado cultural.

Francisco Tejada Vizuete
Director del Secretariado Diocesano de Patrimonio Histórico-Artístico

Return to Iglesia en Camino