Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 650. 21 de enero de 2007

Director: Juan José Montes


Portada

Las Iglesias cristianas rezan esta semana por la unidad de todos los creyentes en Jesucristo

Entre el 18 y el 25 de enero, fiesta de la conversión de San Pablo, se celebra el Octavario de Oración por la Unidad de los Cristianos, una cita que al año que viene cumplirá un siglo, ya que surgió en 1908 por iniciativa del reverendo Paul Wattson.

Estos días se reza en las parroquias de la diócesis por la unidad de los cristianos, pero además, el martes día 23 se ha convocado en Badajoz un acto de oración conjunto entre la Iglesia Católica y la comunidad Evangélica. Será a las 20,30 horas en el templo evangélico de la comunidad cristiana "De Esperanza", en la calle San Onofre, 8. Participarán el Arzobispo de Mérida-Badajoz, don Santiago García Aracil y el pastor de dicha comunidad, Ramón Bellew. También se prepara otro acto en Mérida con la participación de la Iglesia Evangelica Reformada.

José Antonio Salguero, Delegado Episcopal para el Ecumenismo y Relaciones Interconfesionales de nuestra diócesis afirma que gracias al ecumenismo hoy día estamos más cerca los uno de los otros. "Gracias a que hace un siglo se comenzó la oración, mirarnos a la cara y querernos, hoy hemos avanzado mucho en el acercamiento", asegura. Para Salguero "últimamente se están dando muchos pasos con las Iglesias Ortodoxas; tenemos que agradecer el encuentro de Benedicto XVI con el patriarca Bartolomé I de Constantinopla en Turquía. Este año, para el mes de septiembre, se prepara un encuentro de iglesias cristianas, de protestantes, ortodoxos y católicos en Rumanía... Son pasos muy importantes".


Editorial

Vivir con vivienda

La vivienda es un derecho para todos y así se reconoce en la propia Constitución española, concretamente en el artículo 47. El artículo en cuestión se encuentra dentro del Título I, de especial protección, y no declara solamente que los españoles tengamos derecho a una vivienda, añade que ésta sea digna y adecuada, y señala a los poderes públicos como los responsables de hacer real este derecho formal.

Tal vez mientras que para los políticos este mandato constituya un problema, para la mayoría de los que quieren adquirir una vivienda, además de un problema sea una dificultad grande, enorme o insalvable.

El asunto ha llegado a generar un ministerio y en las comunidades autónomas se han creado consejerías, direcciones generales y organismos diversos que proponen soluciones llamativas, aplaudidas o criticadas.

La escasez de vivienda y la dificultad para su adquisición ha llevado también a la gente a organizarse, algunos en asociaciones constructivas para abrir puertas y otros, por desgracia, haciendo de la protesta violenta y de la provocación casi un modo de vida.

Los responsables de buscar soluciones pondrán el acento en la liberalización del suelo, la subvención de la construcción, el incremento de la fiscalidad en la segunda vivienda, en la renuncia al intervencionismo tratando que el mercado regule lo cierto es que la posibilidad de acceder a una vivienda "digna y adecuada", no viene sólo a culminar un anhelo y un derecho. Sobre el derecho a la vivienda se sostienen otros derechos como la creación de una familia (artículo 39 de la Constitución) o la libre elección de residencia (artículo 19).

En este asunto, como en otros, independientemente de las medidas políticas que son fundamentales, son necesarias también actitudes éticas y morales por parte de todos para evitar la explotación, la especulación y la usura.


Conferencia Episcopal

Cristo nos ilumina a todos

Mensaje de los Obispos de la Comisión Episcopal para las Relaciones Interconfesionales

Un año más la Semana de oración por la unidad de los cristianos viene a colocar ante todos los cristianos la unidad visible de la Iglesia como meta del ecumenismo. Los discípulos de Cristo no podemos volver la vista atrás tentados por la seguridad de un pasado sin relaciones entre las Iglesias. Todas las grandes comuniones eclesiales aspiran hoy a reconocerse recíprocamente como "iglesias hermanas", y hemos de realizar cuanto esté en nuestras manos para lograr que llegue el momento en que todas las Iglesias cristianas puedan reconocerse mutuamente como una sola comunión en la fe y una misma realidad eclesial.

Proclamar el Evangelio unidos

No podemos sucumbir al desánimo aun cuando las etapas que faltan sean todavía de larga duración, porque las ya recorridas nos estimulan a completar la carrera, que sólo podremos concluir con éxito si nos dejamos guiar por el Espíritu Santo, verdadero intérprete de la voluntad de Cristo para su Iglesia en cada momento histórico: "Yo les he dado a conocer tu nombre y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que tú me has amado esté en ellos y yo en ellos" (Jn 17,26).

El Espíritu que procede del Padre es el que dispone a los discípulos a recibir el amor del Padre en el reconocimiento de Jesús como Hijo de Dios, aquel en quien el Padre ha dado la mayor muestra de amor al mundo. Nada podremos hacer sin la guía del Espíritu Santo, por cuya acción espiritual en nosotros podemos permanecer unidos a Cristo. Los cristianos hemos de suplicar con constancia la asistencia del Espíritu del Padre y del Hijo para que nos vaya señalando en cada momento histórico lo que conviene hacer para que la proclamación del Evangelio llegue a los hombres de todas las culturas, mentalidades y religiones. Daremos pasos firmes hacia la unidad de la Iglesia si a todos los cristianos nos une la misión para la que hemos sido enviados por Cristo: la evangelización del mundo.

Respetuosos con los creyentes de las diversas religiones y con cuantos se declaran agnósticos o no creyentes, los cristianos estamos llamados a ofrecer el testimonio de Cristo como "único mediador entre Dios y los hombres, hombre también, que se entregó a sí mismo como rescate por todos"(1 Tim 2,5-6); pues siendo Dios "nuestro Salvador" (1 Tim 1,1) y "Salvador de todos los hombres, principalmente de los creyentes" (1 Tim 4,10), "no se nos ha dado a los hombres otro nombre bajo el cielo por el que podamos ser salvados" (Hech 4,12). Así hemos de proponer a Cristo como único redentor del género humano, fiados de su palabra siempre eficaz y la señal de sus milagros, que hacían exclamar a cuantos le seguían admirados: "Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos" (Mc 7,37).

Orar por el encuentro entre las Iglesias de Europa

La III Asamblea Europea de Iglesias, cuyas fases preparatorias hemos empezado a recorrer, nos convoca a acudir al encuentro con los otros cristianos del Continente que tendrá lugar en la ciudad de Sibiu, en Rumania, el próximo septiembre de 2007, para juntos mirar hacia "Cristo, luz que ilumina a todos, esperanza de renovación y unidad en Europa". Con este lema auguramos, confiando plenamente en la acción del Espíritu unificador, una experiencia de gracia que hará crecer la comunión de las Iglesias en Europa. Un encuentro fraterno que las llevará a un mayor compromiso por la nueva evangelización de las sociedades europeas, hoy hondamente afectadas por el espíritu agnóstico del relativismo, la gran tentación de nuestro tiempo. Estamos ante el reto de una ideología que cierra los ojos y los oídos de las personas a la verdad del Evangelio y aleja a las naciones europeas de la civilización cristiana.

Estamos llamados a anunciar a todos que Jesucristo es el Redentor universal del género humano, que a todos ha congregado en el recinto acogedor de su Iglesia una y santa, y a dar testimonio de Cristo de modo acorde con la naturaleza de la Iglesia una. En ella quiso Dios Padre reunir en Cristo a sus hijos dispersos (Jn 11,52), dotándola y enriqueciéndola de los medios de salvación: los sacramentos, medios de gracia por los cuales el Espíritu del Padre y del Hijo realiza la santificación de los creyentes; y servicio espiritual de los ministros ordenados, mediante el cual es Cristo mismo el que reúne a su Iglesia y se hace presente en ella, para seguir incorporando a la salvación a los hombres de todos los tiempos. A estos medios de salvación el Espíritu del Señor agrega los dones y carismas, mediante los cuales reparte "diversas tareas o ministerios que contribuyen a renovar y construir más y más la Iglesia, según aquellas palabras: 'A cada uno se le da la manifestación del Espíritu para el bien común' (1 Cor 12,7)" (VATICANO II: Constitución Lumen gentium, n.12).

Unidad y renovación

La búsqueda de la unidad visible viene contribuyendo sobre manera a esta renovación de la Iglesia, que tiene en el Vaticano II un referente permanente, válido para nuestro tiempo. Los pasos que las Iglesias han dado hacia esta unidad fortalecen el testimonio de Cristo como salvador universal de los hombres, luz de las naciones y esperanza de la humanidad y de toda la creación. Todavía queda camino por andar, pero si todos los cristianos secundan la acción del Espíritu Santo en la Iglesia, Cristo será conocido y amado como el enviado del Padre para la salvación del mundo. Todo cuanto podamos hacer unos cristianos y otros por la renovación de la Iglesia hará resplandecer ante los hombres el misterio de su unidad católica, tal como señaló el Concilio: "Por la fuerza de esta catolicidad, cada grupo aporta sus dones a los demás y a toda la Iglesia, de manera que el conjunto y cada una de sus partes se enriquecen con el compartir mutuo y con la búsqueda de plenitud en la unidad" (Lumen gentium, n. 13).

Estamos plenamente seguros de que la III Asamblea Europea de Iglesias contribuirá a que los cristianos de Europa nos conozcamos más y mejor, para que juntos afrontemos el reto común de nuestro tiempo: conseguir que Cristo siga iluminando la vida de los pueblos que le han conocido y a cuya luz han caminado.

Por otra parte, no podemos dejar de mencionar el éxito del feliz encuentro entre el papa Benedicto XVI y el Patriarca Bartolomé I. La reciente visita del Papa a Turquía para encontrarse con el Patriarca marca, ciertamente, un hito en las relaciones ecuménicas entre la Iglesia Católica y las Iglesias ortodoxas orientales que, con la ayuda del Señor, redundará en un mayor acercamiento por todos esperado de las dos grandes Comuniones eclesiales, que se reconocen recíprocamente como "Iglesias hermanas". Este acrecentamiento de la comunión entre católicos y ortodoxos ayudará al mismo tiempo al crecimiento de la comunión entre todas las Iglesias cristianas. Cuando dos Iglesias se acercan todas se acercan porque los interlocutores se reducen y disminuyen las diferencias.

Como en el primer milenio

Encomendamos al Señor los frutos de este encuentro para que el diálogo teológico entre católicos y ortodoxos, acompasado por el diálogo de la caridad y sostenido por la oración ecuménica de todos, lleve a las dos grandes Iglesias a la comunión en la que estuvieron durante el primer milenio de cristianismo. Para cumplir el mandato del Señor de evangelizar a todos los pueblos, católicos y ortodoxos, como han dicho en su Declaración común el Papa y el Patriarca están llamados "reforzar la colaboración y nuestro testimonio común ante todas las naciones".

Finalmente, queremos recordar a todos que el camino hacia la unidad tiene en la santidad de los discípulos de Jesús el más sólido punto de apoyo y trampolín de lanzamiento hacia la meta deseada de la unidad. El ecumenismo de la santidad es el más eficaz de todos, porque la configuración con Cristo es el medio apto para dar cabida en nosotros a la voluntad de Dios mediante la identificación plena con la mente de la Iglesia Esposa de Cristo.

Sólo mediante la obediencia a la voluntad del Padre, la acción de los cristianos en el mundo producirá sus frutos, pues la entrega a la voluntad de Dios hará que los cristianos vivan la vocación a la santidad como forma perfecta del testimonio de Cristo ante los hombres. Si todos los cristianos nos dejamos guiar por el Espíritu en el ejercicio de esta vocación a ser santos, todos nos encontraremos caminando al unísono y podremos recibir de Dios el don de la unidad visible que buscamos. De esta suerte los hombres reconocerán en la comunión santa y católica de la Iglesia el "sacramento de la unidad del género humano". La Iglesia, unificada en Cristo a imagen de la Trinidad, aparecerá como testigo de Cristo en el mundo, ámbito del encuentro y recinto de la congregación de los hombres y las naciones en Cristo.

 

Adolfo, Obispo de Almería, Presidente

Santiago, Arzobispo de Mérida-Badajoz

José, Obispo de Tuy-Vigo

Román, Obispo de Vic


Centrales

Las Iglesias cristianas buscan la unidad en el Octavario de Oración por la Unidad de los Cristianos

Tradicionalmente, la Semana de oración por la unidad de los cristianos se celebra del 18 al 25 de enero, fiesta de la conversión de San Pablo. Estas fechas fueron propuestas en 1908 por Paul Watson para cubrir el periodo entre la fiesta de san Pedro y la de san Pablo. Esta elección tiene un significado simbólico. En el hemisferio Sur, donde el mes de enero es tiempo de vacaciones de verano, se prefiere adoptar igualmente otra fecha, por ejemplo en torno a Pentecostés (sugerido por el movimiento Fe y Constitución en 1926) que representa también otra fecha simbólica para la unidad de la Iglesia.

Orar y buscar juntos

La Semana de oración por la unidad de los cristianos de este año nos propone dos temas, dos invitaciones dirigidas a las Iglesias y a los cristianos: por una parte, orar por la unidad de los cristianos y buscarla juntos; por otra parte, unir nuestras fuerzas para responder a los sufrimientos humanos. Estas dos responsabilidades están estrechamente vinculadas. Una y otra están vinculadas a la curación del cuerpo de Cristo, por lo que el texto principal elegido para la Semana de Oración de este año es una historia de curación.

José Antonio Salguero, Delegado Episcopal para el Ecumenismo y Relaciones Interconfesionales, afirma que la sensibilidad por la unidad de todos los cristianos, católicos y no católicos, que pivota en lo que conocemos como ecumenismo, adquiere especial relevancia a partir del Concilio Vaticano II. "La falta de unidad de los cristianos -declara- supone una falta de testimonio respecto a lo que Jesús quiso porque está claro en el Evangelio de San Juan que Cristo pide al Padre ´que todos sean uno para que el mundo crea que Tu me has enviado´, que es una expresión central de la oración sacerdotal".

Salguero manifiesta que gracias al ecumenismo hoy día estamos más cerca los uno de los otros. "Gracias a que hace un siglo se comenzó la oración, mirarnos a la cara, querernos y entendernos, hoy hemos avanzado mucho en el acercamiento. Yo creo que ha habido antes un movimiento que ha sido convertir al otro a mi fe, y se podía entender el ecumenismo como intentar que los que se fueron vuelvan y no es eso, hoy en día el movimiento ecuménico se abre a todo aquello que nos une, más que lo que nos separa, aunque se tiene en cuenta que hay cosas, sobre todo desde el punto de vista sacramental y ministerial que hoy en día son verdades importantes en nuestra Iglesia que nos separan, pero hay muchas cosas que nos unen".

El ecumenismo tiene como protagonistas a las iglesias cristianas que aceptan a Jesús como Señor. Otro diálogo, con los judíos o los musulmanes, por ejemplo, sería diálogo interreligioso. "Últimamente, señala José Antonio Salguero, se están dando muchos pasos con las Iglesias Ortodoxas; tenemos que agradecer el encuentro de Benedicto XVI con el patriarca Bartolomé I de Constantinopla en Turquía. Este año, en el mes de septiembre se prepara un encuentro de iglesias cristianas, de protestantes, ortodoxos y católicos en Rumanía, sobre todo teniendo en cuenta la carta ecuménica que se firmó en el año 2001, que son pasos muy importantes porque son ya acuerdos de la iglesias en los que ya hay una firma común, podemos decir que ya hay mucho puntos tratados y en los que estamos de acuerdo".

Actos en nuestra diócesis

Junto a la oración por la unidad en nuestras parroquias, el martes día 23 se ha convocado en Badajoz un acto de oración conjunto entre la Iglesia Católica y la comunidad Evangélica. Será a las 20,30 horas en el templo evangélico de la comunidad cristiana "De Esperanza", en la calle San Onofre, 8. En el acto intervendrán el Arzobispo de Mérida-Badajoz, don Santiago García Aracil y el pastor de dicha comunidad, Ramón Bellew. También se prepara otro en Mérida con la participación de la Iglesia Evangélica Reformada.

Algunas fechas importantes

1740 (aproximadamente) Escocia

Nacimiento del movimiento pentecostal con vinculaciones en América del Norte, cuyo mensaje por la renovación de la fe llamaba a la oración por todas las Iglesias y con ellas.

1820 El reverendo James Haldane Stewart publica "Consejos para la unión general de los cristianos con vistas a una efusión del Espíritu" (Hins for the outpouring of the Spirit).

1840 El reverendo Ignatius Spencer, un convertido al catolicismo, sugiere una "Unión de oración por la unidad".

1867 La primera asamblea de obispos anglicanos en Lambeth insiste en la oración por la unidad, en la introducción a sus resoluciones.

1894 El Papa León XIII anima a la práctica del Octavario de oración por la unidad en el contexto de Pentecostés.

1908 Celebración del "Octavario por la unidad de la Iglesia" bajo la iniciativa del reverendo Paul Wattson.

1926 El Movimiento "Fe y Constitución" inicia la publicación de "Sugerencias para un Octavario de oración por la unidad de los cristianos".

1935 En Francia, el abad Paul Couturier se convierte en el abogado de la "Semana universal para un Octavario de oración por la unidad de los cristianos sobre la base de una oración concebida por la unidad que Cristo quiere, por los medios que El quiera".

1958 El Centro "Unidad cristiana" de Lyon (Francia) comienza a preparar el tema para la semana de oración en colaboración con la Comisión "Fe y Constitución" del Consejo Ecuménico de las Iglesias.

1964 En Jerusalén el Papa Pablo VI y el Patriarca Atenágoras I recitan juntos la oración de Cristo "que todos sean uno" (Jn 17).

1964 El Decreto sobre el ecumenismo del Concilio Vaticano II subraya que la oración es el alma del movimiento ecuménico, y anima a la práctica de la semana de oración.

1966 La Comisión "Fe y Constitución" y el Secretariado para la Unidad de los Cristianos (actualmente Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos) de la Iglesia católica deciden preparar un texto para la Semana de oración de cada año. Por primera vez, la "Oración por la unidad" se celebra con los textos elaborados en colaboración entre "Fe y Constitución" y el Secretariado para la unidad de los cristianos.

2004 "Fe y Constitución" (Consejo Ecuménico de las Iglesias) y el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos (Iglesia Católica) deciden que en lo sucesivo los textos en francés y en inglés de la Semana de oración por la unidad de los cristianos sean publicados conjuntamente y presentados en un mismo formato.


Nuestros Mártires

Don Francisco Vera Murillo martirizado en Esparragosa de Lares en agosto de 1936

Nació el 20 de febrero de 1906, en Retamal de Llerena. Hijo de Pedro Vera Medrano, de oficio jornalero del campo y Alicia Murillo Vera. Tuvo tres hermanos: Josefa, Santiago y Elena. Fue bautizado el día 2 de marzo de 1906 por don Loreto Guerra Murillo cura propio de la parroquial de San Pedro Apóstol, imponiéndosele el nombre de Francisco de San Eleuterio, y confirmado el 20 de enero de 1909 de manos de D. Félix Soto Mancera, obispo de Badajoz.

A los trece años ingresa en el Seminario de Badajoz impulsado por el deseo de ser sacerdote, en donde estudia cuatro cursos de Latín y Humanidades (1919-23), recibiendo la mención honorífica por sus estudios; tres de Filosofía (1923-26) y cuatro de Teología (1926-31), manteniendo en todos la calificación de "Meritisimus" o sobresaliente.

Encontrándose la diócesis a la espera de nuevo Obispo, recibió las órdenes sagradas de manos de D. Ramón Pérez Rodríguez, Administrador Apostólico de la diócesis pacense: Tonsura el día 21 de diciembre de 1928 en la capilla del Palacio Episcopal en Badajoz; Ostiario, Lector y Exorcista en Villafranca de los Barros el 3 de abril de 1929 y Acólito al día siguiente.

D. José María Alcaraz y Alenda, ya Obispo titular de la Diócesis pacense le administra el Subdiaconado el 3 de mayo de 1931; el Diaconado el 10 de mayo de 1931 en la capilla del Seminario y el Presbiterado el 30 de mayo de 1931, a los veinticinco años, el día 30 del mismo mes y año, en la Santa Iglesia Catedral.

Sacerdocio

Ejerce su primer ministerio presbiteral como cura ecónomo (párroco) en la Morera, a partir del día 7 de septiembre de 1931, fecha de su primer nombramiento hasta el 14 de agosto de 1935. En esta fecha fue designado, con el mismo cargo, para la Parroquia de Santa Catalina de Alejandría en Esparragosa de Lares donde fue martirizado.

Fue considerado como hombre inteligente, piadoso, humilde, obediente, cumplidor del deber pastoral. En junio del 1933 participa en una tarde de ejercicios espirituales en el Real Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe.

Martirio y sepultura

Un informe de la Curia diocesana pacense expresa que el 19 de julio de 1936, el siervo de Dios fue encarcelado. Se le prohibió tomar cualquier cosa; incluso el agua le estuvo vedada en días tan calurosos; por supuesto que su cama era el suelo y su sueño entrecortado por gritos, insultos, blasfemias y malos tratos. Se le obligó a bajar de sus hornacinas las imágenes sagradas que se hallaban en el templo parroquial y a portarlas sobre sus hombros por las calles del pueblo, mientras que sus perseguidores le golpeaban y se mofaban de las imágenes sagradas, entre la burla de las gentes que observaban. Finalmente el 31 de agosto del mismo año fue fusilado, después de recibir el sacramento del perdón de manos del siervo de Dios Marcial González Tejero, compañero de martirio. Falleció con el nombre del Señor en los labios, con el grito de ¡Viva Cristo Rey!

El cadáver fue inhumado en el sitio conocido por Vega del Cenagal del término municipal de Cabeza del Buey, hasta que sus restos fueron exhumados y trasladados solemnemente a un panteón del cementerio parroquial de Esparragosa de Lares el 28 de setiembre de 1939.


Información Diocesana

En la XXVII Convivencia del Presbiterio se volvió a homenajear a los que cumplen bodas de oro y plata

El Arzobispo se reunió con sus sacerdotes

El colegio San José, de Villafranca de los Barros, acogió el pasado sábado la convivencia de los sacerdotes entre sí y con su Arzobispo, un encuentro organizado desde la Delegación Episcopal para el Clero, que este año alcanzaba su vigésimo séptima edición.

Junto al Arzobispo, don Santiago García Aracil y el Arzobispo emérito, don Antonio Montero, se dieron cita más de un centenar de sacerdotes de distintos puntos de la diócesis.

El encuentro comenzaba con la recepción de los participantes en la explanada del colegio, seguida de la Eucaristía, en la que recibían un homenaje los sacerdotes que este año cumplen sus bodas de oro y plata sacerdotales y los que han fallecido durante el último año.

En su homilía, don Santiago destacó la disponibilidad del sacerdote para el anuncio del Evangelio, una disponibilidad acompañada de renuncias que, lejos de ejercer violencia interior, acerca a Dios y hace felices a los que en libertad las asumen.

Al finalizar la Eucaristía, y antes de la comida de hermandad, el Arzobispo condecoraba a los homenajeados.

Bodas de oro

En el listado de los sacerdotes que cumplen cincuenta años en el ejercicio del ministerio se encontraban seis sacerdotes. Son los siguientes:

D. José Carracedo Gallardo. Natural de Bodonal de la Sierra; desde 1985 es párroco de San Pedro de Alcántara, en Badajoz, pero desde que fue ordenado ha desarrollado su labor pastoral como Coadjutor y párroco de Santa Catalina y encargado de Santa María y Santa Ana en Fregenal de la Sierra.

D. Joaquín Obando Carvajal.

Natural de Los Santos de Maimona, ha desarrollado su labor pastoral como superior, profesor y director espiritual en el Seminario diocesano, director espiritual en el colegio de los Hermanos Maristas de Badajoz y en el Movimiento de Cursillos de Cristiandad. Fue coadjutor de San Juan Bautista, en Badajoz, vicario ecónomo de Nuestra Señora de la Candelaria de Zafra y Arcipreste en la misma zona. En 2005 fue elegido miembro del Consejo del Presbiterio y en septiembre de 2006 pasó a ser emérito.

D. Julián Rodríguez Asensio.

Nació el 30 de septiembre de 1933 en Puebla de Sancho Pérez y fue ordenado el 29 de junio de 1957. Durante este tiempo ha ocupado los cargos de vicario ecónomo de Aljucén y Carrascalejo y vicario ecónomo de Zahinos. El 1 de octubre de 1965 se marchó a Madrid con licencia indefinida. Desde su jubilación reside en Zafra.

D. Guillermo Soto Burgos.

Nació en Monesterio. Su primera responsabilidad pastoral fue la de párroco de Santa María de Nava, de donde pasó a Mérida, como párroco de Cristo Rey. Allí ha sido también Arcipreste. El 30 de mayo de 1995 fue nombrado Director del Secretariado de Apostolado en la Carretera y el 30 de septiembre de 1996 canónigo del Cabildo Catedral para la Concatedral de Santa María de Mérida.

D. Gabriel Tomás García-Bordallo.

Emeritense de nacimiento, vio la luz un siete de abril de 1932. Se formó en el Seminario Diocesano y, tras su ordenación, ha trabajado como párroco de Esparragalejo y párroco de Montemolín.

El 30 de septiembre de 1971 fue nombrado coadjutor de San José de Mérida y en 1994, párroco de El Carrascalejo.

D. Rafael Vila Ventosa.

Natural de Canals (Valencia), donde nació el 18 de marzo de 1927. Su trabajo pastoral se inició el 15 de septiembre de 1957 como párroco de Llera, de donde pasó a la parroquia de San Francisco de Sales de Mérida. Ha sido también profesor de Religión en Las Josefinas de Badajoz y arcipreste de Mérida.

Bodas de Plata

En el grupo de los sacerdotes que cumplían bodas de plata encontramos este año cuatro. Son los siguientes:

D. Nicolás García Dávila.

Natural de Monterrubio de la Serena. Ha desarrollado su labor pastoral como vicario ecónomo de Cheles, vicario parroquial de San Benito de la Contienda, párroco de Malcocinado y vicario parroquial de Azuaga.

En 1994 fue designado párroco de Valle de la Serena y poco después administrador parroquial de Higuera de la Serena.

El 25 de julio de 2003 fue nombrado párroco de Berlanga y dos años después pasó a ocupar el mismo cargo en Villar del Rey, donde permanece.

D. Gregorio García Fernández.

Nació en Puebla de Sancho Pérez y ha trabajado como coadjutor del Santísimo Cristo del Humilladero de Azuaga y cura encargado de Malcocinado. Ha sido párroco de Higuera de Vargas y Táliga y formó parte del equipo sacerdotal para las parroquias de Jerez de los Caballeros, Brovales, La Bazana y Valuengo, y desde el 6 de septiembre de 1994, además, párroco de Valle de Matamoros.

D. Pedro Solís Baisón.

Nació en Cáceres, aunque se formó en el Seminario Diocesano de Badajoz. Ha trabajado como misionero en la diócesis Hwange (Zimbabwe, África). También perteneció al equipo sacerdotal para las parroquias de Carmonita y Mirandilla, y además atendió las parroquias de Aljucén y El Carrascalejo. Ha sido párroco de Calera de León y, en la actualidad, forma parte del equipo sacerdotal para las parroquias de La Nava de Santiago y Cordovilla de Lácara.

D. Diego Valle Rubio.

Natural de Talavera la Real. Tras su ordenación, el 20 de junio de 1982, fue designado coadjutor de San José, en Badajoz. De allí pasa a ser coadjutor de San Mateo y Santa María de Alburquerque. En 1995 es nombrado párroco de La Nava de Santiago y Cordovilla de Lácara y desde 1996 es párroco de La Codosera.

Fallecidos el último año

En el encuentro también recibieron un recuerdo especial los sacerdotes que han fallecido durante el último año: D. Manuel Asensio, D. Fernando Gallardo, D. Manuel Mantuana, D. Adrián González, D. Pedro Cabanillas, D. Francisco Manuel Pacheco y D. Sebastián Martín.

 

Barcarrota

Convivencia trimestral del Seminario Mayor

La comunidad del Seminario Mayor participaba el pasado fin de semana en una convivencia programada dentro del proyecto comunitario de este curso.

El encuentro, que se desarrolló en el albergue municipal "Miguel de la Cuadra Salcedo" de Barcarrota, tenía como finalidad profundizar en el conocimiento personal entre los seminaristas, ahondar en distintos aspectos de la formación recibida en el Seminario y acercarse a la realidad de las parroquias de la diócesis.

Con este tipo de actividades se pretende también abrir el Seminario a la diócesis, de manera que esta institución básica sea conocida y querida en cada rincón. Con esta finalidad se hicieron presentes un grupo de sacerdotes de los arciprestazgos de Jerez de los Caballeros y Olivenza que tuvieron la oportunidad de establecer un contacto directo con los seminaristas que les plantearon sus inquietudes y de los que recibieron estímulo para su proceso de discernimiento vocacional.

 

Agenda

El Aula Fe-Cultura programa varias conferencias

Los responsables del Aula Fe-Cultura han presentado un ciclo de conferencias que se desarrollará hasta final de curso.

Tras el éxito del II ciclo de este aula, desarrollado entre el 27 de noviembre y el 1 de diciembre, se ha elaborado un calendario que se abre el 25 de enero con la intervención del Catedrático de Sociología de la UEX Fernando González Pozuelo, que hablará de "La convivencia en el aula para superar la violencia. Estereotipos de géneros y violencia escolar en Extremadura". Esta conferencia comenzará a las 20,00 horas en el Hotel Center de Badajoz, junto al Hospital Materno-Infantil.

El 22 de febrero el conferenciante será José Manuel Gamero Gil, licenciado en Bellas Artes, escultor y diseñador, que hablará de "La felicidad a través de la creación artística". La conferencia del mes de marzo, el jueves 22, correrá a cargo de la psicóloga Teresa de Felipe que se referirá a "La infeliz búsqueda de mi felicidad". Alejandro Píriz, ingeniero y Coordinador de Ingenieros Sin Fronteras en Extremadura pronunciará una conferencia el 26 de abril con el título "Mi felicidad: un tesoro en vasija de barro. Dónde buscamos los jóvenes la felicidad".

El ciclo se cierra el 24 de mayo con una mesa redonda.

 

Exposición solidaria del FISC

La Fundación Internacional de Solidaridad Compañía de María inauguraba el pasado lunes la exposición "400 razones", ubicada en la biblioteca central del Campus Universitario de Badajoz hasta el próximo día 24.

La exposición pretende dar a conocer el país donde se desarrolla el proyecto de solidaridad "Mobokoli", consistente en la construcción de una plataforma educativa en Kinshasa (República Democrática del Congo), que cuenta con escuelas de infantil, primaria, secundaria, centro social y casa para profesores.

Colaboran con esta exposición la Universidad de Extremadura y la Oficina de Cooperación al Desarrollo.


Liturgia dominical

Celebramos el III domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

 

Libro de Nehemías 8, 2-4a. 5-6. 8-10

En aquellos días, el sacerdote Esdras trajo el libro de la Ley ante la asamblea, compuesta de hombres, mujeres y todos los que tenían uso de razón. Era mediados del mes séptimo. En la plaza de la Puerta del Agua, desde el amanecer hasta el mediodía, estuvo leyendo el libro a los hombres, a las mujeres y a los que tenían uso de razón. Toda la gente seguía con atención la lectura de la Ley.

Esdras, el escriba, estaba de pie en el púlpito de madera que había hecho para esta ocasión. Esdras abrió el libro a la vista de todo el pueblo ­pues se hallaba en un puesto elevado­ y, cuando lo abrió, toda la gente se puso en pie. Esdras bendijo al Señor, Dios grande, y todo el pueblo, levantando las manos, respondió: Amén, amén.

Después se inclinaron y adoraron al Señor, rostro en tierra. Los levitas leían el libro de la ley de Dios con claridad y explicando el sentido, de forma que comprendieron la lectura. Nehemías, el gobernador, Esdras, el sacerdote y escriba, y los levitas que enseñaban al pueblo decían al pueblo entero:

Porque el pueblo entero lloraba al escuchar las palabras de la Ley. Y añadieron: Andad, comed buenas tajadas, bebed vino dulce y enviad porciones a quien no tiene, pues es un día consagrado a nuestro Dios. No estéis tristes, pues el gozo en el Señor es vuestra fortaleza.

 

Carta 1ªde san pablo a los Corintios 12, 12-30

Hermanos: Lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo. Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu. El cuerpo tiene muchos miembros, no uno solo. (...) Pues bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno es un miembro. (...).

 

Evangelio según san Lucas 1-4; 4, 14-21

Excelentísimo Teófilo: Muchos han emprendido la tarea de componer un relato de los hechos que se han verificado entre nosotros, siguiendo las tradiciones transmitidas por lo que primero fueron los testigos oculares y luego predicadores de la palabra. Yo también, después de comprobarlo todo exactamente desde el principio, he resuelto escribírtelos por su orden, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido.

En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas, y todos le alababan.

Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y desenrrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: "El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor".

Y enrollando el libro, lo devolvió al que le ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía lo ojos fijos en Él. Y Él se puso a decirles: "Esta Escritura que acabáis de oir, se ha cumplido hoy".

 

Comentario Litúrgico

Hoy se cumple la Escritura

Es interesante la introducción que san Lucas hace a su libro: nos explica el proceso de elaboración de su "evangelio". Primero, fueron los hechos y la predicación de Jesús, después la predicación de los discípulos que, después de la ascensión de Jesús a los cielos, fueron los encargados de transmitir la Buena Noticia ("Evangelio") de la salvación.

Este proceso de transmisión del Evangelio, que continuó en la Iglesia a través de los siglos hasta llegar a nosotros, seguirá hasta el final de la Historia.

Nosotros, en concreto, hemos ido construyendo nuestra vida cristiana y nos mantenemos en la fe gracias a la Palabra que nos llega a través de su proclamación en la misa dominical, la lectura personal de la Biblia y la meditación que hacemos de la misma. Teniendo en cuenta que todo lo anterior nos prepara para el encuentro con Cristo y su salvación en los sacramentos y en la oración personal.

Tanto en la primera lectura como en el evangelio se nos describe el desarrollo de una asamblea litúrgica. La primera trata de recomponer a Israel después de unos años de crisis en los que incluso se llegó a perder el Libro de las Escrituras y en el evangelio se nos describe la asamblea litúrgica que, cada sábado, se tenía en las sinagogas con la novedad de que fue Jesús mismo el que hizo el oficio de lector y predicador. No es difícil encontrar el paralelismo con nuestras eucaristías dominicales en las que se comienza con la liturgia de la Palabra y la predicación.

Todo quedaría en meras palabras si no supiésemos que la Palabra de Dios es eficaz y, si cae en buena tierra, produce frutos de conversión y crecimiento y de fe.

Antonio Luis Martínez

Lecturas bíblicas para los días de la semana

22, lunes: Hb 9, 15.24-28; Mc 3, 22-30.
23, martes: Hb 10, 1-10; Mc 3, 31-35.
24, miércoles: Hb 10, 11-18; Mc 4, 1-20.
25, jueves: Hch 22, 3-16; Mc 16, 15-18.
26, viernes: 2Tm 1, 1-8; Mc 4, 26-34.
27, sábado: Hb 11, 1-2.8-19; Mc 4, 35-41.
28, domingo: Jr 1, 4-5.17-19; 1Co 12, 31- 13,13; Lc 4, 21-30.

 

Santoral

21 de enero: Santa Inés (s. IV)

Hay muy buenos documentos sobre la existencia de esta mártir que vivió a comienzos del siglo IV y que fue martirizada a los doce años, durante la feroz persecución de Diocleciano.

Su popularidad y su devoción hacen pensar que no son improbables las leyendas que se nos han transmitido de boca en boca y también con escritos. Basado en una tradición griega, el Papa Dámaso habla del martirio de Santa Inés sobre una hoguera.

Pero parece más cierto lo que afirma el poeta Prudencio y toda la tradición latina, es decir, que la jovencita, después de haber sido expuesta a la ignominia de un lugar de mala fama por haberse negado a sacrificar a la diosa Vesta, fue decapitada.

Así comenta el hecho San Ambrosio, al que se le atribuye el himno en honor de Agnes heatae virginis: "¿En un cuerpo tan pequeño había lugar para más heridas? Las niñas de su edad no resisten la mirada airada de sus padres, y las hace llorar el piquete de una aguja: pero Inés ofrece todo su cuerpo al golpe de la espada que el verdugo descarga sobre ella".

Alrededor de su imagen de pureza y de constancia en la fe, la leyenda ha tejido un acontecimiento que tiene el mismo origen de la historia de otras jóvenes mártires: Agata, Lucía, Cecilia, que también encuentran lugar en el Canon Romano de la Misa.

http://es.catholic.net

 

Los santos de la semana

22, lunes: Vicente, Valerio, Anastasio, Laura Vicuña.
23, martes: Ildefonso, Emerenciana, Agatángelo, Eusebio.
24, miércoles: Francisco de Sales, Feliciano, Nuestra Señora de la Paz.
25, jueves: Conversión de san Pablo, Ananías, Tito, Floro, Publio.
26, viernes: Timoteo, Teógenes, Paula, Alberico.
27, sábado: Ángela de Mérici, Julián, Maura, Enrique de Ossó.
28, domingo: Tomás de Aquino, Tirso, Radegunda.


Contraportada

Entrevista con el cardenal Poupard, presidente del Consejo Pontificio de la cultura

Las causas del alejamiento de Dios están en lo profundo del corazón humano

"Las causas del alejamiento del hombre de Dios y, en consecuencia, de la secularización, hay que buscarlas en lo profundo del corazón humano y no en las conquistas de la humanidad" sostiene el cardenal Paul Poupard. Así lo afirma en una entrevista concedida a Zenit el presidente de los Consejos Pontificios de la Cultura y para el Diálogo.

-La caída de las grandes religiones civiles del siglo XX y el gran progreso de la técnica han abatido muchos de los valores sobre los que se construyó la solidez espiritual de Occidente. ¿Considera que la secularización presente ya en toda Europa pueda acabar debilitando el tejido de esta sociedad?

-Cardenal Poupard: Existe el gran riesgo de usar una terminología específica de modo inadecuado y confundir los conceptos esenciales, por ejemplo igualando las ideologías y las religiones. Por religión se entiende una relación entre Dios y el hombre. Se trata de una relación real y existencial, personal e intersubjetiva, consciente y libre, dinámica, necesaria y perfeccionadora del ser humano. Las ideologías, en cambio, sobre todo las del siglo XX, son la negación de esta relación con Dios y, como se ha visto, no perfeccionan al hombre, sino que tienden a oprimirlo de manera total, tanto que son llamadas precisamente totalitarismos.

No creo que los valores de la solidez espiritual de Occidente hayan sido abatidos por la caída de los sistemas totalitarios o por el progreso de la técnica. Más bien diría que los cambios producidos objetivamente favorecen un reflorecimiento de los valores. En muchos países, han sido abolidas prohibiciones de culto y de libertad de expresión, al mismo tiempo se han abierto nuevas posibilidades de crecimiento personal y comunitario. Pero no debemos olvidar que, tras la Segunda Guerra Mundial, muchos países europeos experimentaron durante más de cincuenta años un adoctrinamiento marxista leninista que marcó profundamente su historia, generando una crisis de valores cuyas consecuencias son bien visibles. Hablo de aquellos procesos que modificaron incluso las actitudes del comportamiento humano, tanto como para dar origen a la categoría del "homo sovieticus".

Este último no era un comunista sino un hombre de masa, anulado en su dimensión individual, pasivo y desconfiado, temeroso, a menudo delator, condicionado por el colectivo al que debía pertenecer, porque no debía estar ya solo, en cambio lo estaba, en otras cosas despojado de todo impulso interior y profundamente humillado. Es difícil pensar que, tras un largo periodo de represión, se pueda fácilmente reconquistar e interiorizar una visión nueva de la propia vida....

Ciertamente no debemos olvidar que la riqueza material debida al progreso técnico puede desorientar e incluso "cegar" la sensibilidad del hombre, pero el desarrollo científico y tecnológico y "la muerte" de los regímenes no constituyen en sí una amenaza para solidez de la sociedad. Parafraseando el pensamiento del cardenal Newman, diría que las causas del alejamiento del hombre de Dios y, en consecuencia, de la secularización hay que buscarlas en las profundidades del corazón humano y no en las conquistas de la humanidad.

-Muchos comentaristas tienden a ver en la relación entre la civilización occidental y el islam un choque entre una civilización secularizada y un mundo todavía impregnado de sacro. ¿Daría crédito a esta reconstrucción?

-Cardenal Poupard: Esta tendencia de la que usted habla, es decir la concepción de la civilización occidental y el islam en una relación antagónica, revela una visión simplista y distorsionada al mismo tiempo. Siempre he estado convencido de que semejantes comentarios son a menudo un simple fruto de los prejuicios y de una profunda incomprensión cultural, que todavía perdura y se difunde con mucha ligereza. Por un lado, hay una tendencia a acentuar los aspectos de la civilización occidental que se asocian a la secularización, y por otro se ve al islam limitando su percepción a los grupos extremistas y a algunas formas de fundamentalismo. Ambas tendencias son erróneas y perjudican tanto a los cristianos -porque cuando pienso en civilización a la occidental, pienso en sus raíces y en su alma cristianas- como a los musulmanes...

Por otra parte, no se puede afirmar categóricamente que todas las características del mundo islámico son expresiones de lo sacro. Hay estados musulmanes que tienden a alejarse de esta dimensión, declarándose estados laicos. Y luego existen estados con la ley coránica en los que la dimensión sacra no siempre es una exigencia personal de todos los ciudadanos, sino más bien una implementación legislativa del Estado, que impone determinadas costumbres y usos, cuya omisión es perseguible y punible incluso con la muerte.

Dicho esto, vuelvo a la pregunta sobre el choque entre civilizaciones. Esta visión de la relación recíproca es a menudo una injusta proyección que no corresponde a los hechos sino que crea tensiones en ambas partes.

Ciencia y Fe

Preguntado sobre cuál es en su opinión, el estado del diálogo entre cristianismo y progreso científico, el Cardenal Poupard afirma que también en este campo hay muchos mitos y prejuicios. Tras el Concilio Vaticano II y después de algunos célebres documentos de la Iglesia, como la encíclica "Fides et Ratio" de Juan Pablo II, no tenemos ninguna duda de que el mundo científico no es antitético a la realidad de los valores espirituales. Al contrario, estas dos realidades son recíprocamente complementarias. El progreso científico, propiamente interpretado, ayuda a la mejor comprensión e interiorización de los valores espirituales, así como los valores espirituales tienen la fuerza intrínseca de sensibilizar a quienes promueven las investigaciones científicas. No es posible enumerar todos los ejemplos que muestran que los valores espirituales, o las intuiciones religiosas, han influido en el progreso científico. Me detengo sólo en un pequeño ejemplo que muestra cómo una intuición religiosa ha contribuido al progreso científico. El problema de los orígenes del mundo, las investigaciones de astrofísica y los respectivos modelos interpretativos, con la predominante teoría del Big Bang, son un resultado de la intuición que tiene las raíces en la fe bíblica en el acto creativo...

Zenit


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


Return to Camino