Noticias de la Santa Sede


Christus Rex Information Service


19 de Enero 1997


Iglesia en camino

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)
E-Mail: Iglenca@grn.es
No. 193 - Año V - 19 de enero de 1997


Portada

Estamos en la semana de oración por la reunificación de los cristianos

A la unidad por la reconciliación

La Iglesia y con ella muchas confesiones cristianas celebran en los siete días que anteceden a la fiesta de la Conversión de San Pablo (el 25 de enero) la Semana de Oración por la Unidad de los cristianos. La plegaria por la unidad de cuantos creen en Cristo arranca del mismo Jesús en la víspera de su pasión, al pedir al Padre "que sus discípulos sean uno", tal como se relata en el capítulo 17 del Evangelio de san Juan. La unidad de los cristianos es un don de Dios que hay que pedir y una tarea que hay que llevar a cabo y se hace más apremiante a medida que la Iglesia se aproxima al Tercer Milenio cristiano.
El Movimiento ecuménico y el Concilio Vaticano II dieron un fuerte impulso a este empeño de acercamiento entre la Iglesia católica, las Iglesias de Oriente, y las confesiones cristianas de la Reforma.
Esta semana dedicada a la plegaria por la deseada y necesaria unidad viene a recordarle a los cristianos este deber ecuménico y este año lo hace bajo el signo de la reconciliación como premisa de la plena comunión.


Editorial

Almendralejo, más que fútbol

No hablamos por hablar, ni rendimos culto a la moda del día, al dedicar este comentario elogioso al empate futbolístico del Extremadura con el Real Madrid, el pasado domingo, en el estadio local de Almendralejo. En ese empate a cero goles, despu&eeacute;s de un partido esforzado y brillante que pudo dar la victoria a los colores extremeños, se cifra toda una andadura admirable y digna de encomio por parte de los jugadores, su entrenador, la directiva del Club y la afición en su conjunto, de dentro y de fuera de Almendralejo.
Ya resulta llamativo que levante olas de entusiasmo, lo mismo en la afición propia que en la foránea, un Equipo que ocupa el último puesto de la clasificación y viene arrastrando el farolillo rojo desde el comienzo de la temporada. Ese contraste nos suministra ya una primera explicación. Es el temple admirable de estos deportistas y de todo el entramado humano que los sustenta -la ciudad entera de Almendralejo- para arrostrar, semana tras semana, los guarismos adversos del marcador y empeñar cada domingo el máximo de entusiasmo y de energías, ofreciendo a los espectadores o a los televidentes un ejemplo de bravura y buen hacer.
Nadie se queja de que jueguen poco, mal, o con decaimiento. Incluso lo que parece suerte adversa o desaciertos arbitrales, en nada han disminuido el empeño ilusionado del Extremadura por defender sus colores con la máxima dignidad. Este modesto conjunto futbolístico se ha hecho respetar y querer hasta por sus propios competidores. Y ha llevado, con garbo y simpatía el nombre de Extremadura y la fama de Almendralejo por todas las regiones españolas.
La proeza de subir a Primera División y mantenerse en ella con decoro, aunque sea con expectativas de descenso, ha demostrado que sin contratos millonarios, sin figuras estrella y con presupuestos exíguos y bien administrados, se puede hacer fútbol de otra manera. Es un botón más, y bien significativo, de la creatividad y del espíritu solidario de empresa que parece distinguir a Almendralejo.


Carta del Arzobispo

La juventud de espíritu

Dentro de la mentalidad y del lenguaje más corrientes, la juventud, la madurez y la ancianidad de las personas se miden por los años de vida. Es la edad propia la que nos sitúa a cada cual en uno de esos tres bloques. Sabiendo, eso sí, que los linderos que los separan no son, desde luego, muy precisos.
Cuándo termina la primera infancia para dar paso a la niñez? Cuándo desemboca ésta en la adolescencia? Con cuántos años de vida podemos hablar ya de una joven o un joven hechos y derechos? Y más complicado aún nos resulta definir fronteras entre la juventud y la adultez, entre ésta y la edad madura, con su borroso declive entre ancianidad y decrepitud.
Tenemos igualmente claras las figuras que se corresponden con esas franjas de edad: el tierno bebé, el chiquillo angelical, el mozalbete imberbe o la muchachita en flor, el mozo resuelto o la chica encantadora, el matrimonio primerizo, la pareja con hijos casaderos, las personas mayores y los abuelitos. Paso por alto los rasgos distintivos de estos personajes en los sucesivos tramos de la vida. De eso se ocupan hoy, en alta competencia y hasta la saciedad, las llamadas ciencias del hombre: la fisiología y la sicología evolutiva, la sociología diferencial y la antropología individual. No hace falta saber tanto para hacerse estas preguntas: Deja uno totalmente de ser niño al entrar en la juventud, joven cuando adquiere la madurez, adulto al llegar a la ancianidad?

Somos lo que fuimos

Los humanos tenemos algo o mucho de árboles, cuyo tronco se va engrosando, al paso del tiempo y en síntesis vital, con las cortezas superpuestas de sus ciclos anteriores. Somos lo que somos y lo que hemos sido. Qué prodigiosa sensación la de experimentar en el fondo de uno mismo la propia identidad personal, a través de tantos "yoes" sucesivos, desde la primera infancia hasta la cumplida madurez! Ay, en cambio, de aquellos otros que han dejado hundirse para siempre el niño o la niña que fueron, el proyecto juvenil que interpretaron y el modelo de existencia que se fijaron a sí mismos, como personas adultas en la familia, la sociedad y la Iglesia!
Tampoco entusiasma mucho el polo opuesto. A saber: el de los seguidores de la mujer de Lot, que se quedaron anclados como estatuas en su inmadurez de niños, de adolescentes o de jóvenes alocados. Hojas que nunca florecieron, flores que nunca llegaron a granar. Son las personalidades inmaduras, que luego van dando tumbos por la vida, presas de la ingenuidad, del infantilismo, de los caprichos de la infancia. Sujetas a los berrinches, a los desplantes, a los altibajos emocionales de la adolescencia. Ancladas en los proyectos cambiantes, la vehemencia emocional y la radicalidad, más ideológica que idealista, de una cierta juventud.
Líbrenos Dios de menospreciar a nadie, ni de creernos libres de todo eso. Quién de nosotros es plenamente adulto?
Quién está exento de caprichos infantiles, de enfados adolescentes, de vehemencias juveniles, de aburrimientos adultos, de desengaños seniles? No seré yo el que tire piedras contra nadie.
Ayúdenos El a todos a reordenar nuestro mundo interior y encauzar como es debido el rumbo del propio yo, desde la fuente limpia del niño que fuimos; desde el caudal de energía que dió vigor y ritmo a nuestra juventud; desde el viento misterioso (brisa o huracán según los casos) que ha empujado las velas de nuestra nave, en el ecuador o el atardecer de nuestro derrotero personal. Sigamos mirando el horizonte con ganas de vivir, con voluntad de servir, con coraje para luchar, con brío para tirar de otros.

Déficit de empuje juvenil

No será esto un quiero y no puedo, una nostalgia estéril, un tinte para las canas, un voluntarismo utópico? Si se me entiende así, tengo que aclararme.
Yo lo que defiendo, como reza el título de la carta, es una juventud de espíritu. Y no es ésta una receta para viejos, sino para todos. Cuántos se quejan hoy de los jóvenes pasotas, sosainas, aburridos, vacíos! No digo que nuestros chicos y chicas carezcan todos de alegría o sean mayoritariamente unos viejos prematuros. A tanto no llego. Pero, sin ejercer de sicólogo, me atrevo a pensar si las baterías estruendosas del rock duro, la luminotecnia feroz de las discotecas, el alcohol para colocarse, y en no pocos casos las drogas convencionales o las de diseño, no serán acaso un recurso crispado para recuperar la alegría, como sea y por narices.
A mi no me parece que eso sea un síntoma de energía, de coraje, de entusiasmo juvenil. Y a ustedes?
Repito, por eso, que el deficit de energía no hay que domiciliarlo entre los carrozas, sino que más bien se trata de una somnolencia bastante extendida, de una especie de gas letal que se cuela en los pulmones de esta sociedad conformista, que dificulta su andadura y le impide levantar el vuelo. No se trata, pienso, de una plaga fatídica, de un mal sin remedio. Para cerciorarme a mi y a ustedes de esa ventana de esperanza, tengo que salirme de la sicología barata y pasar al mundo del espíritu, a la órbita de la fe.

El espíritu es otra cosa

Al hablar de juventud de espíritu, no me estoy refiriendo a la edad, aunque a los jóvenes les cuadre esto de maravilla. En la filosofía cristiana, el espíritu, o también el alma, aunque me gusta más el primer término, es el elemento más profundo de mi ser, de mi yo, de mi conciencia, de mi identidad, de mi dignidad, de mi libertad, de mi inmortalidad.

Perdón por la retahila.

Mi espíritu constituye con mi cuerpo una persona única irrepetible. Pero ese espíritu ni enferma, ni envejece, ni muere con mi cuerpo. Padece, sí, sus propias enfermedades: orgullo, egoísmo, desesperanza, incredulidad. Puede darse, y se da infinitas veces, un espíritu gigante en un cuerpo enfermizo, en una sicología doliente, en un fracaso existencial. Y, al revés, se dan personajes de salud de roble, complexión atlética, ejecutoria brillante, con tinieblas interiores, que más de una vez han desenfocado en el suicidio. Cara y cruz de la condición humana.
Cuando me animo a mi y a otros a cultivar la juventud de espíritu, no desdeño la buena salud física, el equilibrio anímico, el empuje vital de toda la persona. Todo eso propicia también el vuelo espiritual y se beneficia en muchos casos de éste. Se compenetran, se completan, nos ayudan a explicarnos. Por eso hablamos de juventud del espíritu. Pero éste, repito y acabo, es siempre nuevo, va siempre hacia más, hacia adelante, hacia mejor. Gana con los años, como el buen vino. Y no olvidemos nunca los creyentes que nuestro espíritu vive del Espíritu.

- Verdad, madre Teresa?
- Cuál de ellas?
- Las tres: la de Avila, la de Lisieux, la de Calcuta.

A cual mas joven!

+Antonio Montero
Arzobispo de M&eeacute;rida-Badajoz


Centrales

Los religiosos y las religiosas valoran positivamente la cooperación con las diócesis extremeñas

La Confer regional celebró una reunión conjunta con los Obispos de la Provincia Eclesiástica

La Confer Regional de Extremadura, confederación que agrupa a los religiosos y religiosas que tienen comunidades en las diócesis de Mérida-Badajoz, Coria-Cáceres y Plasencia, ha celebrado los días 11 y 12 en la Casa de Espiritualidad de Villagonzalo su V Asamblea Regional en la que han participado 56 superioras y superiores mayores de congregaciones religiosas o sus delegados.
El objetivo principal de esta asamblea de los máximos responsables regionales de los religiosos y religiosas ha sido la reunión conjunta que han mantenido con los obispos de la Provincia-Eclesiástica, don Antonio Montero, don Ciriaco Benavente y don Carlos López, acompañados de sus vicarios generales y los delegados diocesanos para la vida Consagrada de las diócesis de Coria-Cáceres y Mérida-Badajoz.

Acción conjunta

En ella se dio un repaso a la evolución de las relaciones de cooperación que se ha dado en los últimos años en la Iglesia en Extremadura entre los los obispos y esta parte tan importante de las diócesis que son los religiosos y religiosas.
Este primer encuentro conjunto de obispos-religiosos y religiosas ha sido valorado muy positivamente, se ha acordado celebrarlo periódicamente y traza el camino a seguir en el futuro, especialmente en los numerosos campos pastorales en que los religiosos y religiosas están realizando una gran labor a favor de las diócesis y que van desde la enseñanza, a la acción caritativa y social, al fomento de la espiritualidad, etc.
Otros de los temas que se trataron fueron también del papel que han de desempeñar los delegados diocesanos para la Vida Consagrada, de la especial problemática que ofrece la integración diocesana de las comunidades religiosas y de la promoción de las vocaciones.

V Asamblea Regional

Tras el encuentro celebrado con los obispos extremeños en la mañana del sábado, los religiosos y religiosas asistentes a la Asamblea regional de la Confer continuaron - según nos ha informado su secretario, el P. Luis Tomás Sánchez del Río - su asamblea siguiendo con la reflexión y el diálogo sobre el tema de la promoción vocacional y haciendo balance del camino que lleva recorrido esta Confederación de religiosos y religiosas en Extremadura, sus estructuras, etc. También se procedió a la elección de algunos de los cargos de la Junta directiva de la Confer regional que preside Dulce Nombre Grande, superiora General de las Formacionistas, saliendo elegido como vicepresidente Francisco Martín, religioso oblato de María Inmaculada, y como vocales: Jesusa Beloqui, religiosa del Apostolado del Sagrado Corazón; José María Borreguero, misionero de la Preciosa Sangre; Leonor Cabanillas, religiosa del Santo Angel; Luis Miguel Martell, franciscano de la Cruz Blanca; Gabriel Pérez Fernández, religioso de los Sagrados Corazones; y Javier Romero, de la Congregación de los Esclavos de María y de los Pobres.

Presencia importante

En la Provincia eclesiástica extremeña hay unas 1.700 religiosas y alrededor de 300 religiosos. Por lo que respecta a la diócesis de Mérida-Badajoz, en sus ciudades y pueblos, están presentes 48 órdenes y congregaciones religiosas femeninas y 10 masculinas. Suman casi un millar de hombres y mujeres consagrados a Dios y al servicio de los hombres en las más variadas tareas contemplativas, apostólicas y socio-caritativas: 645 religiosas de vida activa, 242 religiosas contemplativas, un centenar de religiosos. Todos los cristianos, por el bautismo, están llamados a la santidad, pero Dios elige a unos cuantos mediante una vocación específica para vivir de un modo determinado. Los religiosos y religiosas se comprometen, mediante votos, a vivir de un modo original la pobreza, el celibato y la obediencia, asemejándose así a Cristo y siendo testigo para los hombres de los bienes celestiales y del espíritu de la Bienaventuranzas.
Consagrados del todo a Dios, mantienen viva la unión íntima con Él mediante una intensa vida de oración, alimentada con la Palabra de Dios y con el rezo comunitario de la Liturgia de las Horas, con los espacios de silencio Y con la Eucaristía como centro. Recordando a los primeros cristianos "que lo ponían todo en común" y que "tenían un sólo corazón y una sola alma" los religiosos y religiosas viven de modo estable, visible y sencillo en una comunidad, como en una familia. Su dimensión comunitaria no se reduce exclusivamente a una comunidad específica, sino que todos se sienten miembros activos de la gran comunidad de la Iglesia que se hace presente en las diócesis.

José María Gil


Los obispos de Extremadura celebraron su reunión ordinaria

Tras celebrar su encuentro con los superiores y superioras mayores de las comunidades religiosas presentes en las diócesis extremeña, el arzobispo de Mérida-Badajoz y los obispos de Coria-Cáceres y Plasencia, acompañados de sus respectivos vicarios generales, celebraron en la tarde del día 11 de enero en Villagonzalo su reunión ordinaria como prelados de la Provincia Eclesiástica.
En ella retomaron los asuntos pendientes de su encuentro anterior, especialmente el referido a la preparación de la Jornada sacerdotal que tendrá lugar en el Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de Extremadura, el día 22 de mayo de 1997 y que congregará al clero de las tres diócesis mencionadas.
Los obispos trataron tambi&eeacute;n diversos asuntos de acción conjunta de la Iglesia en la región, en concreto los referidos a la pastoral universitaria, a la acción caritativa y social, y a la conservación del patrimonio artístico y cultural de la Iglesia.
Don Antonio Montero, don Ciriaco Benavente y don Carlos López, estudiaron un borrador de lo que será la carta pastoral conjunta que firmarán conjuntamente en la próximas Pascua.
La próxima reunión de los Obispos extremeños quedó fijada para el próximo mes de febrero.

José María Gil


Desde el día 18 y hasta el 25 se celebra la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

Este año se hace una llamada apremiante a la reconciliación

La Iglesia y con ellas muchas confesiones cristianas celebran en los siete días que anteceden a la fiesta de la Conversión de San Pablo - el 25 de enero - la Semana de Oración por la Unidad de los cristianos. La plegaria por la unidad de cuantos creen en Cristo arranca del mismo Jesús en la víspera de su pasión, al pedir al Padre "que sus discípulos sean uno", tal como se relata en el capítulo 17 del Evangelio de San Juan. La unidad de los cristianos es un don de Dios que hay que pedir y una tarea que hay que llevar a cabo y se hace más apremiante a medida que la Iglesia se aproxima al Tercer Milenio cristiano. El Movimiento ecuménico y el Concilio Vaticano II dieron un fuerte impulso a este empeño de acercamiento entre la Iglesia católica, las Iglesias de Oriente, y las confesiones cristianas de la Reforma. Esta semana dedicada a la plegaria por la deseada y necesaria unidad viene a recordarle a los cristianos este deber ecum&eeacute;nico y este año lo hace bajo el signo de la reconciliación como premisa de la plena comunión.

No a los fundamentalismos

Así la Comisión Episcopal española de Relaciones Interconfesionales nos recuerda que durante el año 1997 la palabra "reconciliación" va a ser percibida por muchos oídos cristianos. " La reconciliación está indicando - afirman los obispos - nuestra situación de separados unos con otros, situación a la que ya nos hemos acostumbrado y con la que nos hemos conformado. Cristo nos llama a reconciliarnos todos en Él: por el testimonio de nuestra vida le presentamos fragmentado, siendo necesario recomponer su presencia para que los cristianos estemos más cercanos y cada vez nos veamos más unidos. Donde no se vive esta aspiración, llamada ecumenismo, aparece el fundamentalismo y el integrismo como formas desviadas de vivir el Evangelio. Pero también necesitamos que nuestras Iglesias y comunidades cristianas den un testimonio de reconciliación. No se puede anunciar el Evangelio en división: resta capacidad y merma su eficacia. Si nuestras comunidades todas fueran capaces de vivir la reconciliación, darían frutos sin tardar, serían portadoras de un mensaje de paz y servirían como portavoces en nuestro mundo dividido de muy varias formas y maneras".
La comisión episcopal concluye en su mensaje diciendo que "la reconciliación, que humildemente ha de solicitarse con la oración a quien puso en paz el cielo y la tierra, nos hará sentirnos más unidos a Dios y, al término del presente milenio, todos los cristianos estaremos más comprometidos en destruir cuanto todavía nos separa para presentarnos a los dos mil años de la Encarnación del Señor, en que se pacificó lo humano y lo divino, 'si no del todo unidos, al menos muchos más próximos...' como afirma Juan Pablo II en su carta Tertio millennio adveniente.

El obispo de Coria-Cáceres

Con motivo de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, don Ciriaco Benavente, obispo de Coria-Cáceres, ha hecho pública una exhortación pastoral en la que, tras recordar que el tema escogido este año por el Consejo Ecuménico de las Iglesias y el Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos es el de la reconciliación, señala: "Somos conscientes de que el logro de tan bella y fecunda meta no puede ser fruto sólo de esfuerzos humanos, sobre todo cuando las llagas de la división llevan siglos abiertas. Son necesarias iniciativas ecuménicas emprendidas con generosidad y empeño en todos los niveles. Pero la unidad es siempre, en definitiva, un don del Espíritu Santo. Os exhorto, por eso, a que durante el octavario y a lo largo de estos años de preparación al Jubileo, no falte ningún día vuestra súplica confiada al Espíritu Santo implorando la gracia de la unidad entre todos los cristianos. La reconciliación entre los cristianos es, sin duda, condición necesaria para que nuestro mundo, con fuertes fermentos de ateísmo e indiferencia religiosa y conformado por poderosas fuerzas secularizadas se reconcilie con Aquél en quien tiene su diseño de origen y su destino de gloria, con el que quiere hacer de todos los pueblos la familia de los hijos de Dios.
De los trazos dolorosos del pasado - nos recuerda el Papa - emerge una lección para el futuro, que debe llevar a todo cristiano a tener buena cuenta del principio de oro dictado por el Concilio Vaticano II: la verdad no se impone sino por la fuerza de la misma verdad, que penetra con suavidad y firmeza, a la vez, en las almas (D.H., 1). Bajo el perfil ecuménico, 1997 será un año muy importante para dirigir juntos la mirada a Cristo, único Señor, con la intención de llegar a ser en Él una sóla cosa, según su oración al padre (TMA, 41). Trabajemos, pues, y oremos por la unidad, secundando el ejemplo de Nuestro Señor Jesucristo, salvador del Mundo"

Lugares de encuentro en Badajoz

Con motivo de la celebración de esta Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos se están celebrando en Badajoz una serie de actos organizados por el Secretariado diocesano de Ecumenismo y en los que participan diversas Iglesias cristianas con sedes en la capital pacense. El sábado 18 y bajo el lema Reconciliados en Cristo fue el encuentro de oración en la Iglesia Evangélica Española presidido por su Pastor. El día 19 se celebra el Domingo de la Unidad, bajo el lema El misterio de la reconciliación, en la parroquia de la Purísima Concepción con un concierto de la Coral de San Juan Macías y la de Barcarrota. El lunes 20 se va a celebrar una vigilia de oración con Eucaristía en la parroquia de San José con el tema de reflexión sobre La reconciliación entre cristianos. Los actos concluirán el martes 21 con una mesa redonda sobre "Sectas e Iglesias cristianas" que tendrá lugar en la Casa de la Iglesia (C/ Ramón Albarrán, 36). La finalidad de este último acto es enseñar a diferenciar las Iglesias históricas de la Reforma Protestante de otros grupos sectarios y van a participar en ella el pastor de la Iglesia Evangélica, José Burguillo, el pastor Evangélico, Ramón Belleuw y el director del Secretariado de Ecumenismo de la diócesis de Mérida-Badajoz, Faustino Lobato.

Fernando Saavedra


Noticias

En la presentación del nuevo Embajador ante la Santa Sede

El Papa hace un repaso a la situación de España

El Papa ha recibido las Cartas Credenciales del nuevo Embajador de España ante la Santa Sede, Carlos Abella y Ramallo, y en su discurso se refirió, entre otros temas, al fortalecimiento de las libertades, a los problemas que afronta la nación actualmente, a la defensa de la vida y a la enseñanza.
Juan Pablo II afirmó que "la sociedad debe tomar cada vez conciencia más clara de que la libertad, si se aleja del respeto debido al ser humano y a sus derechos y deberes fundamentales, es sólo un vocablo vacío o incluso peligrosamente ambiguo". Indicó que "no se puede simplemente identificar lo establecido y autorizado por la ley en un sistema democrático de gobierno con los principios de la moral, como si fuesen prácticamente equivalentes, pues se sabe que las libertades de expresión y de elección no bastan por sí mismas (...) para conseguir una libertad verdaderamente humana".
Alentó a afrontar con decisión algunos problemas actuales como "el alto nivel de desempleo", "el desencanto por la gestión de la causa pública, motivado a veces por los casos de corrupción; la triste realidad de un terrorismo casi endémico". Y añadió que "a este propósito, no puedo ocultar mi dolor por los secuestros de personas que duran ya muchos meses". "La sociedad ha de tener entre sus principios básicos -continuó el Santo Padre- la defensa de la vida, de toda vida humana, y la promoción de la familia. Por ello no han de faltar, para que haya un verdadero progreso, estos pilares fundamentales, protegiéndolos en todo lo necesario desde los puntos de vista social, legislativo y fiscal".
El Papa también habló de la legislación en materia educativa y de enseñanza. "La Iglesia católica -recordó-, considera que es inalienable el derecho de la familia a poder elegir, sin obstáculos legales ni cortapisas económicas, el modelo educativo para sus hijos. Tal derecho, reconocido además en los tratados internacionales, exige que el sistema educativo sea plenamente respetuoso con las convicciones de cada cual, tenga en cuenta el servicio a todos los españoles y no est&eeacute; sujeto al vaiv&eeacute;n de cambios políticos". (VIS)


Badajoz: Misión popular en las parroquias de San Andrés y San Roque

Una misión popular de carácter fundamentalmente evangelizador se está celebrando desde el día 9 de enero y hasta el 26, en las parroquias pacenses de San Andrés y san Roque, pertenecientes ambas al arciprestazgo de San Juan de Ribera.
En esta demarcación arciprestal de San Juan de Ribera, una de las tres en que está dividida la ciudad, continuará también la misión en otras parroquias en los próximos meses, en concreto del 20 de febrero al 9 de marzo en la de Nuestra Señora de Gracia (Barriada de Antonio Domínguez); del 23 de febrero al 19 de marzo en la de San Pedro de Alcántara (Suerte de Saavedra) y del 10 de abril al 27 en la de la Santísima Trinidad (La Picuriña).
Se trata de un serio y experimentado despliegue evangelizador que, desde hace algunos años, vienen llevando a cabo en nuestra diócesis un equipo misionero de cinco sacerdotes claretianos de Almendralejo, dirigidos por el Padre José Márquez, y del que forman parte también un matrimonio y una religiosa.
La etapa de misión que ahora se está desarrollando en las parroquias de san Andrés y san Roque es la fase central, en la que durante dos semanas se realiza una gran campaña de renovación religiosa no sólo en los locales del templo donde se tienen las escuelas de oración, la misa explicada, sino en todas las calles del barrio a través de las llamadas asambleas familiares en las que un vecino acoge en su casa diariamente a otro grupo de vecinos y juntos oran, reflexionan sobre las exigencias de la fe cristiana y comparten sus experiencias e inquietudes, bajo la guía de un monitor, fomentando así el sentido comunitario.
Según ha señalado a nuestra revista el P. José Márquez, en la parroquia de san Roque están participando unos 70 grupos o asambleas familiares y 35 en la de San Andrés. La primera semana concluye con una gran celebración de la Eucaristía en la que se hacen presentes todas las personas que han participado en las asambleas familiares y se muestra así de manera visible que la parroquia es "asamblea de las asambleas".
La segunda semana está centrada en la presentación de Cristo como Salvador del mundo. Se celebran también el llamado pregón misionero, cargado de ricos símbolos y la celebración de la Penitencia.
A su vez en ambas parroquias se se están teniendo en estos días dela misión encuentros con los distintos niveles de edad que componen la comunidad parroquial: jóvenes , niños, Tercera Edad, matrimonios, exponiéndoles a ellos lo fundamental del mensaje cristiano y animándoles al compromiso efectivo en la vida de la parroquia.
Previamente a esta fase central, estas dos parroquias han tenido la pre-misión o etapa preparatoria que iniciaron en noviembre de 1994 y ha durado hasta ahora. En ella un grupo de seglares se han ido formando para ser agentes de evangelización, se han visitado a todos los domicilios del barrio y se ha elaborado un informe sobre la realidad religiosa y social de la parroquia.
A la misión sucederá otra etapa de revisión en que se hará un seguimiento de los compromisos adquiridos por los feligreses participantes.
Para el director del equipo misionero, P. José Márquez, con esta misión renovada se intenta " llegar a muchas personas alejadas de la Iglesia, las cuales son el objetivo prioritario de la acción misionera. Además se trata de llevar a cabo una renovación de la vida parroquial en la línea que marca el Vaticano II, abriendo cauces de participación y de corresponsabilidad para que toda persona que quiera vivir y compartir su fe en la parroquia pueda hacerlo y además de llevar a cabo en ella sus compromisos, colaborando en Cáritas, con los enfermos, en la catequesis, en la liturgia, etc."

José María Gil


Editada una colección de láminas de obras de arte de la Catedral Metropolitana

El departamento de promoción cultural de la Caja Rural de Extremadura acaba de publicar una bella colección de 6 láminas en los que se reproduce a todo color algunas de las obras maestras, sobre todo pictóricas, de la Catedral Metropolitana de Badajoz, en concreto la bellísima Madonna, de finales del siglo XV, que viene atribuyéndose a Desiderio de Settignano, discípulo de Donattello. Del siglo XVI se reproducen una Anunciación y la conocida Piedad de Luis de Morales. El siglo XVII se ha escogido la pintura de la Virgen de la Antigua, obra por el pintor madrileño Antonio de Monreal en 1633, de un modelo primitivo. Del pintor Antonio de Palomino se reproduce una Inmaculada pintada a comienzos del siglo XVIII. Al siglo XVIII pertenece también un San José con el Niño, obra de Alonso de Mures. Esta iniciativa entra dentro del plan de difusión del patrimonio cultural y artístico que esta entidad financiera se ha propuesto.
Esta colección de láminas de la Catedral pacense se distribuye gratuitamente en la sede central de Caja Rural de Extremadura en Badajoz y es otra muestra más de la sensibilidad, en relación a la protección del patrimonio cultural, entre el que destaca el de la Iglesia, que está adquiriendo la sociedad civil.


Un grupo de matrimonios de Torremagía celebra sus bodas de oro y plata

Entre las celebraciones propias de la Navidad en la parroquia de Torremegía ha destacado en esta ocasión el Día de la Sagrada Familia por la gran acogida que ha tenido en toda la comunidad. Era el segundo año en que se felicitaba especialmente a los matrimonios que celebran sus bodas de oro o plata, a la vez que se les invitaba a participar en la Eucaristía para dar gracias a Dios y renovar su compromiso matrimonial.
De las veinte parejas que contrajeron matrimonio en esta localidad en 1947, sólo dos han podido festejar sus bodas de oro. De las que cumplen el vigesimoquinto aniversario estuvieron 9. Unos padres y su hija celebraron juntos sus bodas de oro y de plata, respectivamente.


El obispo de Plasencia pide equilibrio entre técnica y moral

El obispo de Plasencia, Carlos López Hernández, afirmó que las incoherencias de la sociedad actual se derivan de que aún no ha habido un desarrollo integral, ya que, según dijo, los avances tecnológicos no han ido acompañados del desarrollo espiritual y moral del hombre. Estas declaraciones fueron hechas durante la inauguración de las "Semanas Ekumene sobre arte y derechos humanos" que se ha celebrado en Plasencia. En su intervención, el obispo manifestó la necesidad de lograr la coherencia entre el desarrollo técnico y moral,y advirtió que la "técnica sin corazón conduce al vacío".


Opinión

Mirada a nuestro tiempo:
Misiones populares

Es habitual que muchos cristianos identifiquen en su lenguaje coloquial a la Iglesia con el edificio en el que se reúnen. "Ir a la Iglesia" es una expresión corriente tanto en los más practicantes como en el de los que lo son menos. Lo incorrecto de este modo de expresarse es confundir la Iglesia con el edificio, hasta el punto de llegar a olvidar que la Iglesia son las personas que en ella son familia, pueblo o comunidad que comparten y celebran juntos las acciones en las que Dios, su Padre, les comunica sus bienes.
Con la experiencia de las misiones populares, que en esta semana se están celebrando en algunas parroquias de la ciudad de Badajoz, se recorre el camino inverso: la Iglesia "sale" de los muros y se hace donde dos o tres se reúnen en el nombre de Jesús. En los domicilios particulares de muchas familias, que abren sus puertas a sus vecinos, se aprende a ser comunidad cristiana (asamblea familiar cristiana) y se descubre que la Iglesia está donde los creyentes en Jesucristo se dan cita para compartir su fe o donde esté un bautizado que se siente unido con los que tienen "un solo Señor, una sola fe, un solo Bautismo y un solo Dios y Padre".
Es la misión popular un puente entre la Iglesia que se reúne en el templo y la que vive en las casas de sus hijos y de sus hijas que, por las circunstancias que sean, no se encuentra cómoda entre sus muros; es una llamada a ser Iglesia en las calles a los que habitualmente se encuentran en las comunidades parroquiales y a llevar allí la buena noticia que alegra el corazón de todos y los cobija en una familia común.

Amadeo Rodríguez


Pagina liturgica

Celebramos el II Domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios:

Libro de Samuel 3, 3b-10, 19

En aquellos días, Samuel, estaba acostado en el templo, donde estaba el Arca de Dios. El Señor llamó a Samuel y él respondió: Aquí estoy.
Fue corriendo a donde estaba Elí y le dijo: Aquí estoy; vengo porque me has llamado. Respondió Elí: No te he llamado; vuelve a acostarte.
Samuel volvió a acostarse. Volvió a llamar el Señor a Samuel. Él se levantó y fue donde estaba Elí y le dijo: Aquí estoy vengo porque me has llamado.
Respondió Elí: No te he llamado, hijo mío; vuelve a acostarte.
Aún no conocía Samuel al Señor, pues no le había sido revelada la palabra del Señor. Por tercera vez llamó el Señor a Samuel y se fue a donde estaba Elí y le dijo: Aquí estoy; vengo porque me has llamado.
Elí comprendió que era el Señor quien llamaba al muchacho y dijo a Samuel: Anda, acuéstate; y si te llama alguien, responde: 'Habla, Señor, que tu siervo escucha'.
Samuel fue y se acostó en su sitio. El Señor se presentó y le llamó como antes: "Samuel, Samuel! " Él respondió: Habla, Señor, que tu siervo escucha.
Samuel crecía, Dios estaba con él, y ninguna de sus palabras dejó de cumplirse.

Salmo 39, 2 y 4ab, 7, 8-9, 10

R. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.
Yo esperaba con ansia al Señor;/ él se inclinó y escuchó mi grito;/ me puso en la boca un cántico nuevo, un himno a nuestro Dios.

Carta de S. Pablo a los Corintios 6, 13c-15a, 17-20

Hermanos: El cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor; y el Señor para el cuerpo. Dios con su poder, resucitó al Señor y nos resucitará también a nosotros. No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? El que se une al Señor es un espíritu con Él. Huid de la fornicación.
Cualquier pecado que cometa el hombre, queda fuera de su cuerpo. Pero el que fornica peca en su propio cuerpo. O es que no sab&eeacute;is que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo? Él habita en vosotros porque lo habéis recibido de Dios. No os poseéis en propiedad, porque os han comprado pagando un precio por vosotros. Por tanto, glorificad a Dios con vuestro cuerpo!

Evangelio según S. Juan 1, 35-42

En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dijo: Este es el cordero de Dios. Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que los seguían les preguntó: Qué buscáis? Ellos le contestaron: Rabí (que significa Maestro), dónde vives? Él les dijo: Venid y lo veréis. Entonces fueron, vieron donde vivía y se quedaron con Él aquel día: serían las cuatro de la tarde.
Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encontró primero a su hermano Simón y le dijo: Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo). Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo: Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que significa Pedro).


Comentario

Tras el Señor

Comenzamos el llamado Tiempo Ordinario, que comprende las más de treinta semanas del año litúrgico que no están comprendidas en los tiempos fuertes de Adviento-Navidad y Cuaresma-Pascua. Merece toda nuestra atención pues, como no está enfocado hacia alguna fiesta especial, tiene por objeto celebrar y alimentar la vida cristiana en cuanto centrada en la fe en Cristo muerto y resucitado.
En este tiempo litúrgico hemos de poner todo nuestro empeño en la celebración del domingo, el día del Señor, que es como un símbolo de la vida cristiana, pues, en él, recordamos a Cristo muerto y resucitado que se hace presente en la Palabra y en el Sacramento de la misa dominical.
Es un día distinto de los demás y nos advierte que nuestra condición de cristianos debe dejar un sello especial a nuestra presencia en el mundo.
Las lecturas de hoy nos pueden ayudar a descubrir el factor cristiano que debe marcar nuestra vida. San Pablo se dirige a la comunidad de Corinto, muy tentada de dejarse llevar por el libertinaje de aquella ciudad portuaria, y escribe una frase que nos da una clave importante para nuestra tarea: "No os poseéis en propiedad, porque os han comprado pagando un precio por vosotros".
La lectura evangélica describe la escena entrañable y programática de la primera llamada que hace Jesús a sus futuros discípulos. En resumen, es el itinerario de todo encuentro con Cristo.
Puede ser provechoso que recorramos, en una actitud de oración, la sugerente serie de verbos que se acumulan en el diálogo entre Jesús y aquellos hombres: "Qué buscáis?... Maestro, dónde vives?... Venid y lo veréis".

Antonio Luis Martínez


Lecturas bíblicas para los días de la semana

20, lunes: Hbr 5, 1-10; Mc 2, 18-22.
21, martes: Hbr 6, 10-20; Mc 2, 18-22.
22, miércoles: Hbr 7, 1-3, 15-17; Mc 3, 1-6.
23, jueves: Hbr 7, 25-8, 6; Mc 3, 7-12.
24, viernes: Hbr 8, 6-13; Mc 3, 13-19. 25, sábado: Hch 22, 3-16; Mc 16, 15-18.
26, domingo: Jon 3, 1-5, 10; 1Co 7, 29-31; Mc 1, 14-20.


Santoral

23 de enero
San Ildefonso (607-667)

Estamos ante un discípulo de san Fulgencio, san Isidoro de Sevilla y de su propio tío, san Eugenio III de Toledo. De niño, Ildefonso crece en la virtud admirando el modo de vida de los monjes toledanos. No sin dificultades con su familia, ingresa en el convento de Agali, en la ribera del Tajo, junto a su amada ciudad.
Con el tiempo, Ildefonso firmará como abad del dicho monasterio en los Concilios VIII y IX de Toledo. En el año 557 es designado, tras humilde resistencia, como arzobispo de Toledo y obligado a aceptar por el rey Recesvinto. Para entonces ya había escrito obras de importancia singular, como los Tratados Mariológicos, que le harán famoso. La Edad Media ve en él al "Doctor de la Virgen". Escuchemos a Berceo: Y como la gloriosa,/ estrella de la mar/ sabe a sus amigos/ galardón bueno dar,/ hízole una gracia/ cual nunca fue oída:/ diole una casulla/ sin aguja cosida;/ obra era angélica/ no de hombre tejida.
Ildefonso será famoso por esta tradición que demuestra cómo "la gloriosa" es agradecida con sus devotos y cuidadosa con la liturgia. En el barroco de la contrarreforma la "casulla de san Ildefonso" será encargada a pintores como Zurbarán, Velázquez, Rubens o Murillo, por no hablar de los secundarios: era un cartel de propaganda antiluterana y de exaltación de la mariología católica.
Hoy san Ildefonso está más bien relacionado con la lotería... A él no debe de importarle, pues con su nombre se bautiza un colegio de huérfanos en Madrid, cantores de los números de la suerte. Sería bueno pedirle la suerte de amar mucho a la Virgen, esa sí que es buena lotería.

Manuel Amezcua


Los santos de la semana:

20, lunes: Fructuoso, Eulogio y Augurio, Fabián, Sebastián.
21, martes: Inés, Epifanio, Zacarías, Josefa María de Santa Inés.
22, mi&eeacute;rcoles: Viente, Valerio, Anastasio, Vicente Palotti, Laura Vicuña.
23, jueves: Ildefonso, Emerenciana, Agatángelo, Eusebio.
24, viernes: Francisco de Sales, Feliciano, Nuestra Seña de la Paz.
25, sábado: Conversión de s. Pablo. Ananías, Tito y Floro.
26, domingo: Timoteo y Tito, Teógenes, Paula, Gabriel, Alberico, Esteban.


Contraportada

Testimonio a favor de la vida

Relato autobiográfico de Luis de Moya, un sacerdote tetrapléjico

Todos ustedes, amigos lectores, conocen ya al joven sacerdote tetrapléjico Luis de Moya porque, desde esta última página, nos ha contado su dramática experiencia desde aquel accidente de tráfico que sufrió cuando venía de visitar a sus padres en Ciudad Real en 1991. Desde entonces, y a pesar de haber pasado por momentos especialmente difíciles en la UCI de la Clínica Universitaria de Navarra, cree que merece la pena vivir. Altimamente se ha asomado a la actualidad por su lucha contra la eutanasia y su canto a la vida desde la esclavitud de la total inmovilidad en una silla de ruedas.
Ahora ha dado un paso más para demostrarnos esas enormes ganas de vivir y ha publicado un libro "Sobre la marcha", editado por la editorial de los Padres dominicos, Edibesa, para, a la vez que narra toda su historia, poder servir de ejemplo y aliento a cuantos están viviendo una situación parecida. Él mismo lo dice: "yo no podía, no debía, buscar sentirme simplemente cómodo o lo menos contrariado posible entre mis cuatro paredes, como si no pudiera hacer otra cosa, como si ya nadie esperara nada de mí. Si hubiera caído en ese planteamiento, habría condenado mi vida al lamento permanente como telón de fondo. Consentir en esa visión tan negativa de mi situación, supondría -aparte de pactar con una falsedad- condenarme al victimismo. Ir por el mundo con complejo de víctima, como dando pena, se me hacía poco gallardo y un tanto falso, porque veía con claridad que teniendo la cabeza sana no había razón para no utilizarla con provecho".

Valorar lo que se tiene

"Soy un multimillonario que ha perdido mil pesetas", confiesa Luis Moya, y es la frase que mejor resume la actitud de este hombre tetrapléjico con poco más de cuarenta años. Ha perdido casi totalmente la movilidad corporal: las "mil pesetas".
Puede mover sólo la cabeza: con su mentón maneja el carro de ruedas y con un especial "ratón" reducido introducido en la boca acciona el ordenador, para leer y escribir. Así ha escrito este libro, "Sobre la marcha", una especie de confesión desdramatizando su dramática experiencia: sus limitaciones, su falta de intimidad personal, su dependencia.
Junto a esas mil pesetas perdidas coloca los muchos millones que le quedan: la vida que ama apasionadamente, el amor para amar y ser amado, la fe cristiana que como sacerdote vive y transmite, el poder seguir haciendo el bien, impartir clases en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra (http://www. unav. es), ayudar a otros, -sanos y enfermos, jóvenes y mayores- a afrontar los problemas inherentes a toda vida humana y, sobre todo, poder celebrar diariamente la Eucaristía, verdadero centro de su vida.

Ejemplo de fortaleza

Pero no se trata de un libro moralizante. Es un ejemplo de fuerza, de voluntad, es, en lugar de la moralina teórica, la vida real del mismo autor, físicamente muy limitada, pero abierta a todas las posibilidades que ofrecen los medios técnicos para no quedarse anquilosado y para continuar haciendo el bien. Luis Moya, como médico también que es, conoce bien la gravedad de su enfermedad, pero quiere desmitificar su caso y en el libro nos cuenta sus problemas de carácter, sus impaciencias, su precaria economía en números rojos, sus reacciones ante las impertinencias de otros.
Se presenta tal cual es. Y, sobre todo se presenta con una fe que ha puesto su confianza en el Dios que ama como el mejor de los padres, que quiere lo mejor para sus hijos, y no se equivoca nunca: tampoco cuando permitió aquel accidente automovilístico a sus treintaitantos años, que lo dejo para siempre en una silla de ruedas. Un libro que todos debiéramos leer para comprender mejor las, pequeñas o grandes, contrariedades de nuestra vida cotidiana cuando meditemos las palabras de Luis: "Algunos creen que la vida es para el puro disfrute material, para sacar el máximo partido en el placer, el poder o la riqueza. Creo que la vida, sea como sea en lo físico, merece la pena vivirla. Con la ayuda de Dios, que pido todos los días, tengo la esperanza de llegar al destino para el que me ha dado la vida ".

Mary Murillo


Return to Camino
Please send your comments and problem reports to Michael Olteanu.
E-mail root@christusrex.org