Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: http://198.62.75.1/www1/camino/camino.html

Número 604. 15 de enero de 2006

Director: Juan José Montes


Portada

Este domingo se celebra la Jornada Mundial de las Migraciones

Las comunidades cristianas, invitadas a la acogida y el diálogo con los inmigrantes

"Juntos construimos el barrio, la ciudad, la Iglesia, el mundo" es el lema elegido para la Jornada Mundial de las Migraciones, que se celebra este domingo.

El Papa, en su mensaje para esta Jornada, define a las migraciones como un signo de los tiempos y destaca el "reciente hecho de la feminización de la inmigración". Al mismo tiempo ha condenado los abusos que se cometen con los inmigrantes.

Por otro lado, la Conferencia Episcopal Española recuerda que "el porcentaje de extranjeros sobre la población total es ya aproximadamente del 8'4%" y señala que la Iglesia debe estar siempre atenta a esta realidad migratoria.

Las instituciones eclesiales de acción caritativa y social de nuestra diócesis, coincidiendo con la celebración de esta Jornada, han hecho público un documento en el que reflexionan sobre este fenómeno.


Editorial

Hoy puede ser un gran día

Estos días, cuando nos sumergimos en los ambientes que nos rodean, oímos hablar de los esfuerzos que la gente hará para corregir la sentencia de la báscula a base de ingerir menos calorías y quemarlas con más gracejo, en ocasiones ayudados de gimnasios, pero siempre con el aporte de una sobredosis de voluntad más o menos duradera sobre la que al final pivotará el éxito.

Compañera de conversación es la repercusión que tendrá en nuestros bolsillos la subida de consumos de primera necesidad como son la luz o el gas. Además los mayores echan sus cuentas para cuantificar la losa que supuso la inflación en sus decrépitas pensiones durante el año pasado y que ahora, cuando se les devuelva, podrán disfrutar.

Sin duda la conversación estrella en los corrillos es el tabaco, tanto para los que fuman como para los que no. Los posicionamientos sobre la ley que les pone más difícil a los fumadores ejercer su vicio ha debido ser una de las más "populares". Nada de fumar en el trabajo, ni en lugares públicos, cuidado en los bares, quejas de los agricultores del norte de Extremadura que se dedican a esto, beneficios de la salud...

Por otro lado son legión los que exprimen sus monederos y pasan y repasan sus tarjetas de crédito en un último esfuerzo por gastarse hasta lo que no tienen amparados en la coartada de la ganga. Pero, afortunadamente, para mucha gente el año nuevo también viene acompañado de buenos propósitos en variadísimos órdenes. Seguro que muchos habrán aprovechado el arranque del año para empujar algunas "mejoras" en el terreno espiritual con el fin de orientar sus vidas o proyectarlas un poco más de lo que ya está en beneficio de sus semejantes. Visto así, hoy puede ser un gran día.


Benedicto XVI

Discurso al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede

El estado del planeta, según el Papa

Con alegría os recibo a todos en este tradicional encuentro del Papa con el Cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede. Después de la celebración de las grandes fiestas cristianas de la Navidad y de Epifanía, la Iglesia todavía vive de esta alegría: es una gran alegría, porque surge de la presencia del Enmanuel ­Dios-con-nosotros­, pero es también una alegría interior, puesto que es vivida en el ámbito doméstico de la Sagrada Familia, cuya historia sencilla y ejemplar la Iglesia recorre en este tiempo con íntima participación; al mismo tiempo, es una alegría que se ha de comunicar, pues la verdadera alegría se debilita y se apaga cuando se la aísla. A todos vosotros, Señoras y Señores Embajadores, a los Pueblos y Gobiernos que dignamente representáis, a vuestras queridas familias y a vuestros distinguidos Colaboradores, expreso mi deseo de alegría cristiana. Que ésta sea la alegría de la fraternidad universal traída por Cristo, una alegría rica de verdaderos valores y abierta a una generosa participación. Que ella os acompañe y aumente cada día del año que acaba de empezar.

Misión común  

Vuestro Decano, Señoras y Señores Embajadores, ha expresado la felicitación del Cuerpo diplomático, interpretando con delicadeza vuestros sentimientos. A él y a vosotros manifiesto mi agradecimiento. Él ha mencionado también algunos de los numerosos y graves problemas que inquietan al mundo de hoy. Éstos son objeto de vuestra solicitud y también de la Santa Sede y de la Iglesia católica en todo el mundo, solidaria de todo sufrimiento, de toda esperanza y de todo esfuerzo que acompaña el camino del hombre. Nos sentimos así unidos en una misión común, que nos sitúa siempre ante nuevos y enormes desafíos. Sin embargo, los afrontamos con confianza, con la voluntad de apoyarnos mutuamente ­cada uno según su propio cometido­ mirando hacia grandes metas comunes. 

He dicho "nuestra misión común". ¿Y cuál es, sino la de la paz? La Iglesia no hace más que difundir el mensaje de Cristo, que vino ­como escribe el apóstol Pablo en la Carta a los Efesios­ a anunciar la paz a los que estaban lejos y a los que estaban cerca (cf. 2,17). Y vosotros, eximios representantes diplomáticos de vuestros Pueblos, según vuestro estatuto tenéis precisamente este noble objetivo: promover relaciones internacionales amistosas, en las que en realidad se sustenta la paz (Convención de Viena sobre las Relaciones Diplomáticas).

La paz ­lo constatamos con dolor­ en muchas partes del mundo está impedida, herida o amenazada. ¿Cuál es el camino hacia la paz? En el Mensaje que he dirigido para la celebración de la Jornada Mundial de la Paz de este año he querido afirmar: "Donde y cuando el hombre se deja iluminar por el resplandor de la verdad, emprende de modo casi natural el camino de la paz" (n. 3). En la verdad, la paz. 

Mirando la situación del mundo de hoy, en el que, junto a funestos escenarios de conflictos bélicos, abiertos o latentes, o sólo aparentemente calmados, se puede apreciar ­gracias a Dios­ un esfuerzo valiente y tenaz por parte de muchos hombres y de muchas instituciones en favor de la paz, quisiera proponer, como un estímulo fraterno, algunas reflexiones que presento en unos sencillos enunciados.               

Primero: el compromiso por la verdad es el alma de la justicia. Quien se compromete por la verdad debe rechazar la ley del más fuerte, que se basa en la mentira y que ­ en el ámbito nacional e internacional - tantas veces ha provocado tragedias en la historia del hombre. La mentira a menudo se presenta con una apariencia de verdad, pero en realidad siempre es selectiva y tendenciosa, orientada egoistamente a instrumentalizar al hombre y, en definitiva, a anularlo. Sistemas políticos del pasado, pero no sólo del pasado, son un amargo ejemplo de ello. En el lado opuesto están la verdad y la veracidad, que llevan al encuentro del otro, a su reconocimiento y al acuerdo. Por su propio resplandor ­splendor veritatis­, la verdad no puede dejar de difundirse; y el amor de lo verdadero, por su dinamismo intrínseco, está orientado totalmente a la comprensión imparcial y ecuánime, así como a la participación, no obstante cualquier dificultad. 

Vuestra experiencia de diplomáticos confirma que, también en las relaciones internacionales, la búsqueda de la verdad logra individuar las diversidades hasta en los matices más sutiles y sus correspondientes exigencias, y por eso mismo también los límites que se han de respetar y no sobrepasar, en la defensa de todo legítimo interés de las partes. Esta misma búsqueda de la verdad os lleva, al mismo tiempo, a afirmar con fuerza lo que es común, lo que pertenece a la naturaleza misma de las personas, de cada pueblo y de cada cultura, y que debe ser respetado igualmente. Y cuando estos aspectos, distintos y complementarios ­la diversidad y la igualdad­ son conocidos y reconocidos, entonces los problemas pueden solucionarse y las discordias resolverse según justicia; entonces son posibles acuerdos profundos y duraderos. En cambio, cuando uno de ellos es desconocido o no es tomado en su debida consideración, entonces se produce la incomprensión, el enfrentamiento, la tentación de la violencia y del abuso de poder.

Con una evidencia casi ejemplar, estas consideraciones me parecen aplicables en aquel punto neurálgico de la escena mundial que es Tierra Santa. En ella el Estado de Israel tiene que poder subsistir pacíficamente de acuerdo con las normas del derecho internacional; en ella, por igual, el Pueblo palestino ha de poder desarrollar serenamente las propias instituciones democráticas por un futuro libre y próspero.

Estas consideraciones pueden aplicarse de una manera más amplia al contexto mundial actual, en el cual sin duda se ha vislumbrado el peligro de un choque de civilizaciones. El peligro se hace más agudo por el terrorismo organizado, que se extiende ya a escala mundial. Sus causas son numerosas y complejas, además de las ideológicas y políticas, unidas a aberrantes concepciones religiosas. El terrorismo no duda en atacar a personas inermes, sin ninguna distinción, o en imponer chantajes inhumanos, provocando el pánico en poblaciones enteras, para obligar a los responsables políticos a favorecer los planes de los terroristas mismos. Ninguna circunstancia puede justificar esta actividad criminal, que llena de infamia a quien la realiza y que es mucho más deplorable cuando se apoya en una religión, rebajando así la pura verdad de Dios a la medida de la propia ceguera y perversión moral.

Intercambios entre las sociedades y los pueblos

El compromiso por la verdad por parte de las diplomacias, sea a nivel bilateral como plurilateral, puede dar una aportación esencial, para que las innegables diversidades que caracterizan a pueblos de diferentes partes del mundo y sus culturas puedan recomponerse no sólo en una coexistencia tolerante, sino en un más alto y más rico proyecto de humanidad. En siglos pasados los intercambios culturales entre judaísmo y helenismo, entre mundo romano, mundo germánico y mundo eslavo, como también entre mundo árabe y mundo europeo, han enriquecido la cultura y favorecido las ciencias y las civilizaciones. Así hoy debería darse de nuevo y en mayor medida, existiendo de hecho unas posibilidades de intercambio y de recíproca comprensión mucho más favorables. Por esto lo que hoy se pide es, ante todo, que se elimine todo obstáculo para el acceso a la información por medio de la prensa y de los modernos medios informáticos, y, además, que se intensifiquen los intercambios de profesores y de estudiantes entre las disciplinas humanísticas de las universidades de las diversas regiones culturales.   

El segundo enunciado que quisiera proponer es: el compromiso por la verdad da fundamento y vigor al derecho a la libertad. La grandeza singular del ser humano tiene su última raíz en esto: el hombre puede conocer la verdad. Y el hombre la quiere conocer. Pero la verdad puede alcanzarse sólo en la libertad. Esto es válido para todas las verdades, como se ve en la historia de las ciencias; pero es cierto de manera eminente para las verdades en las que lo que está en juego es el hombre mismo en cuánto tal, las verdades del espíritu: las que conciernen al bien y al mal, las grandes metas y perspectivas de la vida, la relación con Dios. Porque ellas no se pueden alcanzar sin que esto lleve consigo profundas repercusiones en la orientación de la propia vida. Y una vez hechas propias libremente, necesitan además espacios de libertad para poder ser vividas en todas las dimensiones de la vida humana.

Aquí es donde interviene naturalmente la acción de cada Estado, así como la actividad diplomática interestatal. En la evolución actual del derecho internacional se ve con creciente sensibilidad que ningún Gobierno puede desentenderse de la tarea de garantizar a los propios ciudadanos unas condiciones adecuadas de libertad, sin perjudicar por eso mismo la propia credibilidad como interlocutor en las cuestiones internacionales. Y eso es justo: porque en la defensa de los derechos inherentes a la persona en cuanto tal, garantizados internacionalmente, se debe otorgar un valor prioritario al espacio reservado a los derechos a la libertad dentro de cada Estado, sea en la vida pública como en la privada, sea en las relaciones económicas como en las políticas, sea en las relaciones culturales como en las religiosas.

Libertad para la Iglesia católica y para todas las religiones

A este propósito es bien conocido, Señoras y Señores Embajadores, cómo la acción de la diplomacia de la Santa Sede está, por su naturaleza, orientada a promover, entre los diversos ámbitos en que debe desarrollarse la libertad, el aspecto de la libertad de religión. Por desgracia, en algunos Estados, incluso entre los que pueden alardear de tradiciones culturales pluriseculares, la libertad, lejos de ser garantizada, es más bien violada gravemente, particularmente respecto a las minorías. A este propósito quisiera sólo recordar lo establecido con gran claridad en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre. Los derechos fundamentales del hombre son los mismos en todas las latitudes; y entre ellos un lugar preeminente tiene que ser reconocido al derecho a la libertad de religión, porque concierne a la relación humana más importante, la relación con Dios. Quisiera decir a todos los responsables de la vida de las Naciones: ¡si no teméis la verdad, no debéis temer la libertad! La Santa Sede, cuando por doquier pide condiciones de verdadera libertad para la Iglesia católica, las pide igualmente para todos. 

Quisiera pasar a un tercer enunciado: el compromiso por la verdad abre el camino al perdón y a la reconciliación. Surge una objeción ante la conexión indispensable entre el compromiso por la verdad y la paz: las diferentes convicciones sobre la verdad dan lugar a tensiones, a incomprensiones, a debates, tanto más fuertes cuanto más profundas son las convicciones mismas. A lo largo de la historia, éstas también han dado lugar a violentas contraposiciones, a conflictos sociales y políticos, e incluso a guerras de religión. Esto es verdad, y no se puede negar; pero esto ha ocurrido siempre por una serie de causas concomitantes, que poco o nada tenían que ver con la verdad y la religión, y siempre porque se quiere sacar provecho de medios realmente irreconciliables con el puro compromiso por la verdad y con el respeto de la libertad requerido por la verdad. Por lo que concierne específicamente a la Iglesia católica, ella condena los graves errores cometidos en el pasado, tanto por parte de sus miembros como de sus instituciones, y no ha dudado en pedir perdón. Lo exige el compromiso por la verdad.

El perdón, indispensable para la paz

La petición de perdón y el don del perdón, igualmente debido - porque para todos vale la advertencia de Nuestro Señor: "¡el que esté sin pecado, que tire la primera piedra!" (cf. Jn 8,7) - son elementos indispensables para la paz. La memoria queda purificada, el corazón apaciguado, y se vuelve pura la mirada sobre lo que la verdad exige para desarrollar pensamientos de paz. No puedo dejar de recordar las iluminadoras palabras de Juan Pablo II: "No hay paz sin justicia, no hay justicia sin perdón" (Mensaje para la Jornada mundial de la Paz, 1 enero 2002). Con humildad y profundo amor, las repito a los responsables de las Naciones, en particular de aquéllas donde las heridas físicas y morales de los conflictos están más vivas y es más apremiante la necesidad de paz. Mi pensamiento se dirige espontáneamente a la tierra donde nació Jesucristo, el Príncipe de la Paz, que tuvo palabras de paz y perdón para todos; pienso en el Líbano, cuya población debe encontrar, también con la ayuda de la solidaridad internacional, su vocación histórica de colaboración sincera y fructuosa entre las comunidades de diferentes credos; pienso igualmente en todo el Oriente Medio, particularmente en Irak, cuna de grandes civilizaciones, enlutado diariamente en estos años por sangrientos actos terroristas. Pienso en África, y sobre todo en los Países de la Región de los Grandes Lagos, donde todavía se sufren las trágicas consecuencias de las guerras fratricidas de los años pasados; pienso en las poblaciones indefensas del Darfur, golpeadas con execrable ferocidad, con peligrosas repercusiones internacionales; y pienso en tantas otras tierras, de diversas partes del mundo, que son teatro de cruentos conflictos.

Entre las grandes tareas de la diplomacia se debe contar indudablemente con la de hacer comprender a todas las partes en conflicto que, si aman la verdad, no pueden dejar de reconocer los errores ­y no sólo los de los otros­, ni pueden rechazar el abrirse al perdón, pedido y concedido. El compromiso por la verdad ­que ciertamente les interesa­ los convoca a la paz, a través del perdón. La sangre derramada no grita venganza, pero sí invoca respeto por la vida y la paz. Ojalá pueda la Peacebuilding Commission, instituida recientemente por la ONU, responder eficazmente a esta exigencia fundamental de la humanidad, con la cooperación llena de buena voluntad por parte de todos.

Señoras y Señores Embajadores, quisiera proponeros un último enunciado: el compromiso por la paz abre camino a nuevas esperanzas. Es como una conclusión lógica de lo que he tratado de ilustrar hasta ahora. ¡Porque el hombre es capaz de verdad! Lo es tanto sobre los grandes problemas del ser, como sobre los grandes problemas del obrar: en la esfera individual y en las relaciones sociales, en el ámbito de un pueblo como de la humanidad entera. La paz, hacia la que debe y puede llevarla su compromiso, no es sólo el silencio de las armas; es, más bien, una paz que favorece la formación de nuevos dinamismos en las relaciones internacionales, dinamismos que a su vez se transforman en factores de conservación de la paz misma. Y sólo lo son si responden a la verdad del hombre y a su dignidad. Y por esto no se puede hablar de paz allá donde el hombre no tiene ni siquiera lo indispensable para vivir con dignidad. Pienso ahora en las multitudes inmensas de poblaciones que padecen hambre. Aunque no estén en guerra, la suya no se puede llamar paz: más aún, son víctimas inermes de la guerra. Vienen también espontáneamente a mi mente las imágenes sobrecogedoras de los grandes campos de prófugos o de refugiados ­en muchas partes del mundo­ acogidos en precarias condiciones para librarse de una suerte peor, pero necesitados de todo. Estos seres humanos, ¿no son nuestros hermanos y hermanas? ¿Acaso sus hijos no vienen al mundo con las mismas esperanzas legítimas de felicidad que los demás? Mi pensamiento se dirige también a todos los que, por condiciones de vida indigna, se ven impulsados a emigrar lejos de su País y de sus seres queridos, con la esperanza de una vida más humana. Ni podemos olvidar tampoco la plaga del tráfico de personas, que es una vergüenza para nuestro tiempo.

Mayor esfuerzo para solucionar los problemas

Muchas personas de buena voluntad, diversas instituciones internacionales y organizaciones no gubernativas, no se han quedado inactivo frente a estas "emergencias humanitarias", así como frente a otros dramáticos problemas del hombre. Pero se requiere un mayor esfuerzo conjunto de las diplomacias para individuar en la verdad, y superar con valentía y generosidad, los obstáculos que impiden encontrar todavía soluciones eficaces y dignas del hombre. Y la verdad exige que ninguno de los Estados prósperos se sustraiga a las propias responsabilidades y al deber de ayuda, utilizando con mayor generosidad los propios recursos. Se puede afirmar, sobre la base de datos estadísticos disponibles, que menos de la mitad de las ingentes sumas destinadas globalmente a armamento sería más que suficiente para sacar de manera estable de la indigencia al inmenso ejército de los pobres. Esto interpela a la conciencia humana. Nuestro común compromiso por la verdad puede y tiene que dar nueva esperanza a estas poblaciones que viven bajo el umbral de la pobreza, mucho más a causa de situaciones que dependen de las relaciones internacionales políticas, comerciales y culturales, que por circunstancias incontroladas.   

¡Señoras y Señores Embajadores!

En la Navidad de Cristo la Iglesia ve cumplida la profecía del Salmista: "Amor y Verdad se han dado cita, Justicia y  Paz se abrazan; la Verdad brotará de la tierra, y de los cielos se asomará la Justicia" (Sal 84,11-12). Al comentar estas palabras inspiradas, el gran Padre de la Iglesia Agustín, haciéndose intérprete de la fe de toda la Iglesia, exclama: "La verdad brota de la tierra: Cristo, que ha dicho: Yo soy la Verdad, ha nacido de la Virgen" (Sermo 185).

La Iglesia vive siempre de esta verdad; pero de modo particular se ilumina con ella y se alegra en esta etapa del año litúrgico. Y a la luz de esta verdad mis palabras, dirigidas a vosotros y para vosotros, que representáis aquí a la mayor parte de las Naciones del mundo, quieren ser al mismo tiempo testimonio y augurio: ¡en la verdad, la paz!   

¡Con este espíritu, os deseo a todos muy cordialmente un feliz año!

[Traducción del original en francés distribuida por la Santa Sede]


Centrales

Así lo manifiestan las instituciones eclesiales de acción caritativa y social de nuestra diócesis en un comunicado

Hay que condonar la Deuda Externa para conseguir un desarrollo auténtico

El domingo 15 de enero se celebra la Jornada Mundial de las Migraciones, con la que la Iglesia quiere "concienciar a la comunidad cristiana de la necesidad de implicarse en la acogida a los inmigrantes, porque la Iglesia tiene que ser lugar no sólo de integración, sino también de diálogo y de interculturalidad para los distintos fenómenos de inmigración que estamos viviendo", como explicaba Eugenio Campanario, Delegado diocesano de Pastoral de Migraciones, en declaraciones a 'Iglesia en camino'.

Benedicto XVI, en su mensaje para esta Jornada, define a las migraciones como un signo de los tiempos, un fenómeno globalizado en el que concurren varios factores. El Papa, además, destaca el "reciente hecho de la feminización del fenómeno de la inmigración" y alerta ante el tráfico de seres humanos al que éstas se ven muchas veces sometidas y hace suya la condena que ya hiciera el papa Juan Pablo II en su "Carta a las mujeres" de 1995 "contra la difundida cultura hedonista y comercial que promueve la explotación sistemática de la sexualidad".

La población inmigrante aumenta en España

En linea con lo afirmado por el Papa, el mensaje de la Conferencia Episcopal Española también habla de la inmigración como un 'signo de los tiempos' y presenta como dato la propia realidad de nuestro país donde "el porcentaje de extranjeros sobre la población total es ya aproximadamente del 8'4%".

"La Iglesia, dicen los obispos de la Conferencia Española, debe estar siempre atenta a esta realidad migratoria, en constante evolución, y tratar, en la medida de sus posibilidades, de responder adecuadamente a sus demandas y salir al paso de sus necesidades, a fin de que los inmigrantes no sean simplemente mano de obra barata que sostiene nuestra economía, sino ciudadanos de igual dignidad y con los mismos derechos y deberes que los autóctonos, capaces de integrarse plenamente en nuestra sociedad".

La Iglesia de Mérida-Badajoz con los inmigrantes

Las instituciones eclesiales de acción caritativa y social de nuestra diócesis de Mérida-Badajoz, coincidiendo con la celebración de esta Jornada de las Migraciones, han hecho público un documento en el que reflexionan sobre este fenómeno, y del que ofrecemos algunos párrafos.

"La inmigración, realidad compleja y global, conlleva en muchos casos una odisea para sus protagonistas. Los acontecimientos acaecidos, no hace mucho, en Ceuta y Melilla, así como algunas medidas que se adoptaron, nos interpelan una vez más, tanto a las comunidades cristianas como a la propia sociedad y sus gobernantes. [...]

La Iglesia, defensora de los derechos humanos, considera que todas las personas tienen derecho a vivir dignamente entre los suyos y, cuando esto no es posible, a emigrar. Este derecho a la emigración, ya recogido en la Declaración Universal de Derechos Humanos, va unido a otro, al de no tener que emigrar. Como decía el papa Juan XXIII 'poder emigrar para mejorar es un derecho, tener que emigrar para vivir es una injusticia'. [...]

El fenómeno de la inmigración es fruto de una mal entendida globalización economicista de la que, lamentablemente, no todos se benefician y de unas estructuras injustas que cierran a muchos las puertas de una vida digna. Mientras continúen las grandes diferencias entre países, el hambre, la injusticia y la necesidad de supervivencia harán que sigan viniendo cada vez más personas y en peores condiciones, o que se encuentren al final de su viaje con un desenlace trágico.

Las soluciones no están en mayores controles de fronteras, sino en una política internacional que conduzca a la colaboración entre los Estados hacia una globalización basada en la justicia social y en la promoción de todos los pueblos. [...]

Como Iglesia apostamos por: defender el derecho que tiene toda persona a emigrar; seguir proclamando la urgencia de trabajar por el desarrollo auténtico de todo hombre y de todos los pueblos, el cual comienza por la condonación de la Deuda Externa y la contribución, al menos, del 0'7% de los presupuestos municipales y autonómicos; favorecer la integración social de los inmigrantes; atender de modo preferente a los 'sin papeles' por ser los más vulnerables, expuestos a personas sin escrúpulos; coordinarnos y dialogar con todos aquellos que desean buscar soluciones humanas al drama de la inmigración; y generar, en la Iglesia y en la sociedad extremeña, una reflexión sobre los retos y desafíos que plantea este fenómeno y que contribuya a un cambio de mentalidad social.

Historia de dos inmigrantes en Extremadura

Mirabela Sary es rumana y cuenta que fue la necesidad lo que la impulsó a venirse a España, siendo todavía menor de edad.

En su país, tanto sus padres como ella, desde muy pequeña, tenían jornadas de trabajo en el campo de 12 horas, cobrando apenas 3 euros al día, lo que apenas cubría las necesidades de su familia.

Cuenta que tuvo la suerte de encontrar a gente buena al venir a España, que la apoyaron y la ayudaron y, aunque reconoce que no toda la gente es buena, nos dice que "aquí la gente es más buena que en Rumanía".

Agustín Chango es ecuatoriano y el próximo mes de mayo hará 3 años que está en España. En su país trabajaba como profesor en una escuela de primaria. Cuenta que él y su esposa, tuvieron muchas dificultades para venir a España y al final optaron por renunciar a todo y venirse 'a la aventura' y ver si podían salir adelante. "Gracias a Dios y a los españoles, hemos tenido una buena acogida y las cosas nos van bien", nos dice, aunque reconoce que a veces se encuentra con personas que no son tan acogedoras y que rechazan a los inmigrantes "aunque como en todos los países", apostilla.


Información Diocesana

La Parroquia y la Asociación de Vecinos de Puerto Hurraco lo han realizado

Organizan un campo de trabajo para recaudar fondos para la sierra peruana

Durante los primeros días de enero se ha realizado en la localidad pacense de Puerto Hurraco un campo de trabajo que, bajo el título "Aceitunas Solidarias", ha recaudado más de 1.500 euros para proyectos de desarrollo en la Sierra de Huaraz, en los Andes peruanos.

Este campo de trabajo ha sido organizado por la parroquia de Nuestra Señora de Belén y por la Asociación de Vecinos de la mencionada localidad y ha contado con la participación de voluntarios de Monterrubio de la Serena, Castuera, Quintana de la Serena y la propia Puerto Hurraco. Además, también participaron dos misioneros del movimiento Operación Mato Grosso (OMG), que está trabajando sobre el terreno.

Esta actividad es una más de las muchas que se llevan realizado, desde el año 2002, a favor de los habitantes de la sierra de Huaraz. Entre ellas cabe destacar una escuela que se ha construido allí con fondos obtenidos en un festival realizado en 2004. Este verano el párroco de Puerto Hurraco Máximo Martín y dos voluntarias Mª Luisa y Gema García Sánchez, viajaron a la sierra andina para conocer la realidad in situ. Allí tomaron contacto con la situación de pobreza y aislamiento que viven los habitantes de la zona y la labor de evangelización y desarrollo que está llevando a cabo OMG. Como compromiso de dicha visita se fraguó esta iniciativa del campo de trabajo.

 

El nombramiento, junto con la Medalla de Oro de la Villa, fue por acuerdo unánime de todos los grupos

El sacerdote don Ángel Muñoz Ramírez, hijo adoptivo de Los Santos de Maimona

En el transcurso de un Solemne Pleno extraordinario celebrado el pasado sábado en la Casa de la Cultura de Los Santos de Maimona, el párroco emérito, don Ángel Muñoz Ramírez, recibió el título de hijo adoptivo y la Medalla de Oro de la Villa que le otorgaba el Ayuntamiento por acuerdo corporativo tomado por unanimidad de todos sus miembros.

Al acto acudieron varios centenares de personas que llenaron completamente el salón de Actos de la Casa de la Cultura y comenzó con la interpretación de una breve pieza de música clásica por parte de un conjunto de Cámara dirigido por José María Arrabal, que también cerró la ceremonia. Entre otras autoridades asistieron los alcaldes de los Entrines y de Segura de León- donde también Don Ángel ejerció de párroco- el Vicario General de la Archidiócesis de Mérida Badajoz, Francisco Maya, en representación de don Santiago García Aracil, y una veintena de sacerdotes.

El alcalde José Santiago Lavado resaltó los valores que recaían sobre don Ángel para hacerse acreedor del título y de la medalla de oro indicando que ambos galardones habían sido solicitados al Ayuntamiento por el actual párroco Pedro María Mancha. Resaltó las extraordinarias relaciones entre la Iglesia y el Ayuntamiento acrecentadas, dijo, por la labor de don Ángel durante cuarenta años.

Visiblemente emocionado Don Ángel contestó al alcalde refiriéndose a las etapas que le había tocado trabajar en los Santos por el engrandecimiento del pueblo y el apoyo que siempre encontró en las corporaciones municipales presididas entonces por Francisco Murillo, Cipriano Tinoco y Antonio Zapata ­estos dos últimos presentes en el acto­.

También recordó a los sacerdotes que habían sido sus colaboradores y que acudieron a este homenaje uniéndose a otros más -una veintena- quienes una hora antes, en un templo abarrotado de fieles, concelebraron una Solemne Eucaristía de acción de gracias con don Ángel, a la que se unió en nombre del Arzobispo el Vicario General de la Archidiócesis quien, en la homilía, trazó una semblanza de don Ángel Muñoz destacando sus valores como sacerdote y desvelando que fue él quien lo llevó al seminario. La Misa fue cantada por la Coral Santeña.

Lucio Poves

Una cena solidaria recauda 60.000 euros en Badajoz

Una cena solidaria, apadrinada por el empresario Alfonso Serrano, de la agencia inmobiliaria del mismo nombre, recaudó el pasado día 4 en Badajoz 60.000 euros.

El empresario pacense reunió en una cena a cerca de 200 personas, que aportaron buena parte de la cantidad recaudada; el resto, fue donado por el propio Alfonso Serrano. El montante fue a parar a 6 asociaciones e instituciones: Banco de Alimentos, Comedor de las Hijas de la Caridad, los proyectos de las Religiosas del Buen Pastor y de las Hermanas Hospitalarias, Provida y Aexpainba.

La cena se desarrolló en el Hotel Zurbarán de Badajoz y a ella asistieron, entre otros, el alcalde de la ciudad, Miguel Celdrán, la concejala de Servicios Sociales, Cristina Herrera y Pedro Rodríguez, Vicario Episcopal en representación del Arzobispo.

 

Badajoz

Las Adoratrices cuentan con cuatro nuevas religiosas

La comunidad de religiosas Adoratrices de Badajoz ha celebrado la entrada en la vida religiosa de cuatro de los miembros de dicha comunidad.

Tras dos años de preparación, tomaban el hábito de las Adoratrices las hermanas Martina de León, María Balbina Islas, Elizabeth Coronel y María Filomena Mendoza, procedentes las dos primeras de Méjico y las otras de la comunidad de Perú.

 

Varios programas de Cáritas diocesana temas del espacio televisivo 'Pueblo de Dios'

El equipo del espacio 'Pueblo de Dios', que emite TVE los lunes por la tarde, ha estado en nuestra diócesis para grabar varios de los programas que desarrolla Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz.

El equipo del programa recorrió los barrios pacenses de Cuestas de Orinaza y Colorines, y las localidades de Táliga, Mérida, Fuente de Cantos y Alburquerque donde conocieron los programas de Mujer, Familia y Comercio Justo que desarrolla Cáritas en dichos lugares.

El programa está previsto que se emita en el próximo mes de marzo.

 

Agenda

Cursillo de cristiandad

El último fin de semana de enero, del 27 al 29, está previsto la celebración de un cursillo de cristiandad en la casa de oración de Gévora.

Los interesados en participar pueden recabar más información en sus respectivas parroquias, en la comunidad de cursillos de la localidad o en el Secretariado Diocesano de Cursillos de Cristiandad, teléfono 924 256556.

 

Jornada de formación

El próximo 28 de enero, el Movimiento Rural Cristiano organiza una jornada de formación y animación en la Casa de la Iglesia del Rosario de Zafra, abierta a todos aquellos que tengan presencia o inquietud por el Mundo Rural.

Los interesados en participar en estas jornadas pueden dirigirse a los teléfonos 646 604 469 o 679 475 050.


Liturgia dominical

Celebramos el II domingo del Tiempo Ordinario

Palabra de Dios

 

 

Libro de 1º Samuel 3, 3b-10.19

En aquellos días, Samuel, estaba acostado en el templo, donde estaba el Arca de Dios. El Señor llamó a Samuel y él respondió: Aquí estoy. Fue corriendo a donde estaba Elí y le dijo: Aquí estoy; vengo porque me has llamado.

Respondió Elí: No te he llamado; vuelve a acostarte. Samuel volvió a acostarse. Volvió a llamar el Señor a Samuel. Él se levantó y fue donde estaba Elí y le dijo: Aquí estoy vengo porque me has llamado.

Respondió Elí: No te he llamado; vuelve a acostarte.

Aún no conocía Samuel al Señor, pues no le había sido revelada la palabra del Señor. Por tercera vez llamó el Señor a Samuel y se fue a donde estaba Elí y le dijo: Aquí estoy; vengo porque me has llamado.

Elí comprendió que era el Señor quien llamaba al muchacho y dijo a Samuel: Anda, acuéstate; y si te llama alguien, responde: &laqno;Habla, Señor, que tu siervo escucha».

Samuel fue y se acostó en su sitio. El Señor se presentó y le llamó como antes: ¡Samuel, Samuel!

Él respondió: Habla, Señor, que tu siervo escucha.

Samuel crecía, Dios estaba con él, y ninguna de sus palabras dejó de cumplirse.

 

1ª Carta de S. Pablo a los Corintios 6, 13-15. 17-20

Hermanos: El cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor; y el Señor para el cuerpo. Dios con su poder, resucitó al Señor y nos resucitará también a nosotros.

¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? El que se une al Señor es un espíritu con Él.

Huid de la fornicación. Cualquier pecado que cometa el hombre, queda fuera de su cuerpo. Pero el que fornica peca en su propio cuerpo. ¿O es que no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo? Él habita en vosotros porque lo habéis recibido de Dios.

No os poseéis en propiedad, porque os han comprado pagando un precio por vosotros. Por tanto, ¡glorificad a Dios con vuestro cuerpo!

 

Evangelio según S. Juan 1, 35-42

En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dijo: ­Éste es el cordero de Dios. Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús.

Jesús se volvió y, al ver que los seguían les preguntó:­¿Qué buscáis?

Ellos le contestaron: ­Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives? Él les dijo: ­Venid y lo veréis.

Entonces fueron, vieron donde vivía y se quedaron con Él aquel día: serían las cuatro de la tarde.

Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encontró primero a su hermano Simón y le dijo: ­Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo). Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo: ­Tu eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que significa Pedro).

 

Comentario Litúrgico

¿Qué buscáis?

La liturgia nos propone todos los años, en este segundo domingo del Tiempo Ordinario, una lectura del evangelio de San Juan. Parece que la intención es que sirva de gozne entre las lecturas evangélicas del tiempo de Navidad y Epifanía y el Tiempo Ordinario que comenzamos.

Esta práctica es un acierto porque en los tres ciclos la lectura de san Juan nos presenta un momento importante en la vida de Jesús y también para cada uno de nosotros como oyentes de la Palabra porque son tres relatos muy ricos en simbolismo y que, con facilidad, si meditamos un poco los textos propuestos, nos sirven de meditación muy provechosa para comenzar, cada año litúrgico, la lectura continuada del evangelio que corresponda que, en este año, se trata del libro de san Marcos.

Ciñéndonos a la lectura de este domingo, San Juan nos presenta un momento entrañable de la vida de Jesús: aún está sólo, es un desconocido que pasa a la vera del Jordán entre la multitud que rodeaba al Bautista. Esa soledad, ese incógnito de Jesús merece que nos detengamos guardando un momento de silencio en nuestro corazón: ¿no es muy actual esa escena?, ¿no sigue siendo un desconocido para la inmensa mayoría de los hombres, incluso entre bautizados?.

Aprovechando aún más este momento meditativo, nos podemos preguntar: ¿cómo es mi relación con el Maestro?.

Quizás nos estremezca oír la pregunta de Jesús a sus futuros discípulos: "¿Qué buscáis?". Cada uno de nosotros debemos intentar buscar, en el fondo de nuestra alma, la respuesta que se acerque a la verdadera situación de nuestra vida cristiana: la fe, la caridad, la esperanza

Antonio Luis Martínez

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

16, lunes: 1S 15, 16-23; Mc 2, 18-22.
17, martes: 1S 16, 1-13; Mc 2, 23-28.
18, miércoles: 1S 17, 32-33.37.40-51; Mc 3, 1-6.
19, jueves: 1S 18, 6-9; 19, 1-7; Mc 3, 7-12.
20, viernes: 1S 24, 3-21; Mc 3, 13-19.
21, sábado: 1S 1, 1-4.11-12. 19. 23-27; Mc 3, 20-21.
22, domingo: Jon 3, 1-5.10; 1Co 7,29-31; Mc 1, 14-20.

 

15 de enero: San Mauro Abad (+ 583)

Nació en Roma de una familia ilustre el año 511. Se educa desde su adolescencia bajo la dirección de S. Benito, llegando a ingresar en su orden donde llega a ser Abad y fundador de muchos monasterios en Francia.

Taumaturgo por el episodio del estanque con el niño Plácido, la curación de los menesterosos y sus relaciones con el conde Gaidulfo, enemigo funesto de los monjes franceses. Su gran espíritu de penitencia le impulsa a retirarse a bien morir. Entrega su alma a Dios el 15 de enero del 583.

Al no constar el tiempo en que llegaron sus reliquias a Extremadura, sólo se puede afirmar ser muy antigua su veneración. El Sínodo diocesano de Badajoz de 1501 se expresa en estos términos: "Y así mismo, mandamos que en el lugar de Almendral se denuncie por fiesta de guardar el día de santo Mauro, por cuanto allí está el cuerpo".

Cuando él es visitador general del Obispado en 1658 indaga sobre el asunto y recoge la tradición de que los benedictinos fueron sus portadores, aunque no hay papeles de bulas pontificias que lo acrediten debido a la desaparición de documentos por un incendio.

La Iglesia y obispado de Mérida-Badajoz celebraba en este día del 15 de Enero la fiesta de este Santo Abad.

http://es.catholic.net

 

Los santos de la semana

16, lunes: Marcelo, Absalón, Francisco Fernández de Capillas, Estefanía.
17, martes: Antonio ab, Julián, Sulpicio, Roselina.
18, miércoles: Margarita de Hungría, Prisca, Librada y Faustina.
19, jueves: Germánico, Tecla y Susana, Marcelo Spínola, Mario.
20, viernes: Fructuoso, Eulogio y Augurio, Fabián, Sebastián.
21, sábado: Inés, Epifanio, Zacarías, Santa Inés.
22, domingo: Vicente, Valerio, Anastasio, Vicente Palotti, Laura Vicuña.


Contraportada

Entrevista al productor de la película "El amigo de toda la humanidad"

En abril verá la luz una cinta de animación sobre el papa Juan Pablo II

"Juan Pablo II: el amigo de toda la humanidad" es la primera película en dibujos animados sobre el Papa fallecido en la que se contarán detalles desconocidos del famoso pontífice. La película, preparada por la productora Cavin Cooper Productions se lanzará mundialmente el 2 de abril del 2006, el día del primer aniversario de la muerte de Juan Pablo II. La Agencia Zenit ha entrevistado al productor de esta cinta de dibujos animados, José Luis López-Guardia, alias Cavin Cooper.

Su producto quiere ir a toda la familia. ¿Piensan en familias católicas, o en un target más amplio?

Sí, el producto va dirigido a toda la familia desde el más pequeño al más grande de cualquier hogar. Uno de los packs del DVD es un libro escrito por una persona que durante largos años ha sido testigo directo de la vida del Santo Padre en el Vaticano, lo que le ha convertido en un testigo de excepción.

Su contenido presenta el carisma humano de la personalidad de Juan Pablo II por encima del carisma inherente al alto contenido de su cometido, lo que consigue la atracción y la información de personas de muy distinto credo.

¿Cómo ha sido la colaboración con el Centro Televisivo Vaticano?

Ha sido decisiva, cordial y excelente. La documentación aportada por el Centro Televiso Vaticano, con un fondo documental de más de quince mil horas, ha sido decisiva en la aportación que avala la credibilidad del contenido total de la misma.

¿Conoceremos algún detalle nuevo de Juan Pablo II en la película?

Seguro que sí. Probablemente, a lo largo de todo el siglo XX, no haya habido un personaje tan influyente, popular y carismático como Karol Wojtyla. Eso lo convierte, seguramente, en la personalidad "más grabada y filmada" de la historia.

Ha sido una vida apasionante de 26 años de pontificado repleto de hitos históricos y un funeral cuya magnitud no tiene precedentes en la historia de los Reyes y Jefes de Estado.

Este DVD/BIOPIC (biographical picture) se ha concebido de esta nueva forma porque es la única posibilidad para que el mundo conozca de forma sugestiva aquella parte de la vida del pontífice de la que hay escasa documentación gráfica y filmada, unida a una parte documental que presenta su faceta más carismática y humana.

¿Cuál es la lengua original de la producción, y en qué idiomas piensan poderlo emitir?

La lengua original de la producción será el idioma inglés. La producción aparecerá en siete idiomas de base: inglés, italiano, español, francés, alemán, portugués y polaco. Aunque estamos pensando en incluir versiones en catalán, euskera y gallego.

Zenit


Noticias de América latina

http://www.aciprensa.com


Return to Camino