Iglesia en camino

 

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz

(España)

E-Mail: iglenca@jet.es

Edición electrónica: http://www.christusrex.org./www1/camino/camino.html

Número 421. 13 de enero de 2002

Director: José María Gil

Redactor Jefe: Juan José Montes

 

 


Portada

Este viernes comienza la semana de oración

por la unidad de los cristianos

En España, además de la Iglesia católica , existen fieles ortodoxos y protestantes

El viernes próximo comienza el octavario de oración por la unidad de los cristianos. En las parroquias de nuestra diócesis se hará hincapié en esta intención en las distintas celebraciones y se realizarán otras específicas.

Las Iglesias y Comunidades eclesiales fundamentalmente presentes en España son la Iglesia católica (de tradición latina y de tradición oriental, esta en número muy reducido); la Iglesia ortodoxa (Iglesia ortodoxa-griega e Iglesia ortodoxa-rumana) y las iglesias protestantes (Iglesia evangélica española , Iglesias bautistas, Asambleas de hermanos, Iglesia española reformada episcopal e Iglesia de Inglaterra en España).

Las relaciones ecuménicas en España son muy peculiares. Los cristianos no católicos son numéricamente desproporcionados a los católicos. La realidad ecuménica en España es todavía reciente, aunque hay ciertamente una evolución muy positiva.

Así, surgen ya en el siglo V divisiones motivadas por la formulación de la fe (las antiguas iglesias orientales), en el siglo XI por motivos fundamentalmente disciplinares (las iglesias ortodoxas), y a partir del siglo XVI por una inadecuada reforma de la Iglesia católica (las comunidades eclesiales nacidas o derivadas de la Reforma). Pero también han existido intentos por superar las divisiones y lograr la unidad en la Iglesia única de Jesucristo.

 


Editorial

Europa del Espíritu

Con el año 2002 recién estrenado todos los ciudadanos españoles hemos percibido de manera más palpable nuestra pertenencia a la Unión Europea. A ello han contribuido algo tan material como la nueva moneda europea, el tan mencionado Euro al que tratamos de dar carta de ciudadanía en nuestras vidas, y el que la pasada semana ha dado comienzo de manera oficial el semestre de presidencia española de la U. E.

Así lo económico y lo político se han convertido para muchos en las dimensiones más perceptibles de la Europa común de la que somos ciudadanos. Pero hay otras facetas que, sin olvidar las anteriores, son las que han de construir la verdadera unidad europea: los valores comunes compartidos, los cuales en nuestro continente poseen una indiscutible dimensión espiritual y más concretamente cristiana que no puede ser silenciada. Estos valores son, entre otros, los de la fe en Dios manifestado en Cristo, la dimensión espiritual de la persona y la grandeza de su dignidad, la primacía y defensa de la familia y de la vida, el sentido social de los bienes y la necesaria solidaridad entre las personas y los pueblos, etc.

Como señalaban los obispos españoles hace casi una década (1993) cuando nos hablaban de este nuevo escenario europeo: "No se trata de alimentar una perspectiva nostálgica y anacrónica de una cristiandad medieval, ni del proyecto de una así llamada restauración de la Europa del pasado. Significa que Europa sepa redescubrir y valorar sus raíces cristianas". Juan Pablo II el año 1988 afirmaba en el Parlamento Europeo la importancia de la fidelidad de Europa a su herencia cristiana con estas palabras: "Es mi deber subrayar con fuerza que si el sustrato religioso de este continente fuese marginado en su papel inspirador de la ética y en su eficacia social, no sólo sería negada toda herencia del pasado europeo, sino también estaría gravemente comprometido un futuro digno del hombre europeo, quiero decir, de todo hombre europeo, creyente o no creyente".

En consecuencia, la coherente vivencia en cristiano y la acción evangelizadora que ha de acompañarla es una manera privilegiada de contribuir a la construcción de Europa.

 


Carta del Arzobispo

Riquezas cristianas en Costa Rica

(V y última crónica)

Ayer, día de Reyes, aterrizamos Pedro y yo, muy de mañana, en Barajas, cumplida satisfactoriamente nuestra misión de visitar a los misioneros en Perú y Costa Rica. Hoy lunes, acabamos de compartir la intensa experiencia del viaje y la alegría del regreso con los sacerdotes de nuestra diócesis, en el Encuentro posnavideño que venimos celebrando durante veintidos años consecutivos en el colegio jesuítico de Villafranca. Se da la coincidencia significativa de que en esta misma fecha, hace 35 años, salieron de Badajoz, con misión a Costa Rica, media docena de curas jovencísimos a los que quiero llamar "los seis de la fama", por las razones que paso a exponer.

Vino a buscarlos a Badajoz el entonces joven Prelado costarricense, Monseñor Román Arrieta, Obispo de la nueva diócesis de Tilarán, para la que no disponía de clero suficiente. Todos ellos habían acreditado durante años su firme vocación misionera, cinco en el Seminario hispanoamericano de Madrid (donde fui, con sumo agrado, su profesor de Historia de la Iglesia) y el sexto en el Seminario de Badajoz. Eran José Lozano, Juan José Navarro, José Antonio Maya, José Galán y Manuel Almendros. A los que se sumó Valentín González Toscano, ordenado años antes en Badajoz.

Todo fue concertado, animado y bendecido por mi predecesor, de santa memoria, don José María Alcaraz Alenda. Fueron ellos caso único en España de un grupo de condiscípulos que, a impulsos del fervor misionero, iniciaron juntos una aventura de fe , en la que se mantienen todavía hoy, unidos, animosos y alegres.

Viven también, salvando airosamente el tipo, los dos obispos que los acogieron: Monseñor Arrieta, que pasó años después de Tilarán a San Joé de Costa Rica, como Arzobispo Primado del país, y su sucesor en la otra sede, Monseñor Héctor Morera. A los dos los visité en 1985, y a éste ultimo hace pocos días. Ambos pasarán muy pronto a la condición de Eméritos, por haber cumplido ya los 75 años y presentado su renuncia al Santo Padre. El uno y el otro mostraron siempre una singular estima al grupo de curas extremeños, incluso aceptando el de Tilarán que dos de ellos, Galán y Lozano, pasaran a la diócesis de Ponce, en Puerto Rico, en los años ochenta, a petición del Obispo local, Monseñor Torres Oliver.

Historias personales

En Costa Rica permanecen los otros cuatro: Juan José Navarro Plaza, como Vicario General de la diócesis de Tilarán, durante 22 años; Valentín González Toscano, siempre en la capital San José, como párroco, primero de la de Fátima, y ahora de la del Nombre de Jesús, dotadas ambas de hermoso templo, amplias instalaciones, abundante feligresía. Y nos quedan los de Esparza, la ciudad por la que pasaron en sus comienzos todos los curas de Badajoz, donde ha permanecido 30 años Manolo Almendros y, con él, los 20 últimos, José Antonio Maya. Es Esparza una ciudad de abolengo colonial, aunque de pocos restos hispánicos, evangelizada por el famoso franciscano-capuchino Padre Guillén, y parroquia desde 1574. Con unos 8000 habitantes del núcleo urbano y hasta 25000, en un contorno de treinta kilómetros. El complejo pastoral de Esparza es como nuestro consulado eclesial y extremeño, el punto focal, representativo y permanente de la presencia misionera en Costa Rica de los seis curas de la fama.

Costa Rica constituye, para quienes llegamos de Perú, un salto de lo gigantesco y desmesurado, de lo contradictorio y grandioso, como la selva y los barrancos, a un parque florido, a un paisaje bucólico de diseño. Costa Rica ha sido llamada justamente en el último siglo la Suiza de América Latina. País democrático, sin golpes de Estado ni dictaduras, con turnos regulares de Gobiernos socialdemócratas o socialcristianos, sin Ejército desde 1947, con estándares de vida europeos, sin agobios de deuda externa y alto nivel educativo y sanitario. Se extiende por el país una clase media baja y abundan todavía los pobres, generalmente inmigrantes nicaragüeños, los llamados nicas. Una sociedad de acendrados sentimientos religiosos y sólida tradición cristiana si bien, con cierta frialdad, comparada con otros países del entorno.

Hora es ya de decirles que llegamos allí, el 29-XII-2001, los dos viajeros del cuento, en vuelo regular desde Lima y recibimos en el aeropuerto los abrazos de júbilo de los cuatro residentes: Valentín, Juan José, Manolo y José Antonio. El primero, como residente en la capital, nos llevó a su parroquia, donde curioseamos al máximo, y a renglón seguido nos obsequió con un ágape fraterno a los otros cinco compañeros pacenses. Buen menú, ambiente recatado. Allí supimos que la pareja ilustre de los portorriqueños no podrán acompañarnos. Los dos Pepes entrañables, Lozano y Galán, andan de cabeza en las vísperas de Reyes, en intensas tareas de representaciones navideñas, de cabalgatas y similares, que acaparan su presencia. Puerto Rico, ya lo sabemos, es colorista y estruendoso. Lo comprendemos, amigos.

Esparza, casa y familia

¡Vámonos a Esparza! Cruzamos, embobados, las calles de la capital costarricense. Nada de torres ni de rascacielos, ni de bloques de cemento. Más todavía que en Lima, casas, a lo más, de dos plantas, colores de las plumas del papagayo, arboledas de ficus, de mangos, de papayas, cañas de bambú. Y, ya en carretera, plátanos, palmeras, cañas de azúcar, cafetales y, en ocasiones, el árbol del cacao. Pero, ya estamos aquí. En efecto, recordaba yo esta casa desde mi visita del 85, vetusta, amplia y original, que construyó hace tiempo un cura catalán y que han remodelado a su gusto, con graciosos retales de hierro y madera, con adusta sencillez, José Antonio y Manolo. Encuentras aquí acogida y privacidad, espacios para el estudio y el recogimiento, paz. El despacho parroquial está contíguo, pero independiente. El huerto circundante, como el de todas las casas de Esparza, nos abraza y envuelve con árboles tropicales y abundante pajarería. El templo, amplísimo, luminoso, centra todo el complejo parroquial.

Aunando sabiduría y misericordia, José Antonio y Manolo han aligerado el programa de este final del viaje, salvando los contactos deseados y necesarios, de los que no quiero prescindir, con dos jornadas de asueto, antes de las once horas de vuelo y confuso cruce de horarios que nos traerán de regreso el día 5. La verdad es que las jornadas de Costa Rica han dado de sí para todo. Una visita gratificante, sosegada, aceptando su almuerzo copioso y fraternal, a Monseñor Hugo Barrantes, Obispo de Punta Arenas, nueva diócesis desglosada de la de Tilarán, a la que, desde hace tres años, pertenece Esparza. El nuevo Obispo es hombre de sencilla distinción y radiante cordialidad, que ha conocido desde siempre (tiene 63 años) a Manolo y a José Antonio, que los valora y los quiere de verdad. Aprendo y disfruto mucho en la conversación.

En esa misma onda, viajamos el 2 de Enero a Tilarán, donde el señor Vicario general, nuestro Mons. Juan José Navarro, nos lleva primero a la casita entre árboles donde vivirá su retiro, cerca de sus fieles de siempre, mi viejo amigo Monseñor Héctor Morera, que me expresa muy efusivamente la alegría del reencuentro. Merienda y parla abundante entre los dos obispos y los clérigos acompañantes. Don Héctor quiere mucho a Juan José y es amigo desde siempre de los de Esparza. Pedro disfruta en estos trances como un enano.

Atardece, como en Emaús, y nos vamos con Juan José (35 años ya en la diócesis) a pernoctar en un refugio suyo en el campo, con macetas y árboles hermosos, y espacio para acoger a sacerdotes y amigos. Cena, velada, comunicación, descanso. Vemos un lago al amanecer y nos viene a los labios lo del Tabor. ¡Bueno es estarnos aquí! Pero me lo callo por discreción, porque Juan José está acosado de llamadas telefónicas. El se marcha a su despacho y nosotros enfilamos de vuelta hacia Esparza.

Treinta comunidades neocatecumenales

Por enlazar una tras otra las dos visitas episcopales, me he dejado atrás el puente festivo, litúrgico y pastoral de las celebraciones de fin de año y comienzo del otro. El 29 de diciembre, apenas llegados a Esparza, presidí la Eucaristía vespertina en el magno templo parroquial, participada, iba a decir concelebrada, por el fervor activo de los asistentes, más de 500 hombres y mujeres de las 30 Comunidades neocatecumenales vinculadas a las distintas feligresías de los numerosos templos de la Parroquia. Hablo de una experiencia espiritual impresionante e insólita, que tengo que enlazar por unidad temática, como antes en las visitas episcopales, con las inolvidables Vísperas del 4 de enero, noche de nuestra despedida.

Las celebramos en el fantástico Centro de Convivencia, un complejo impresionante de construcciones, articuladas en torno a una inmensa pradera rectangular, en las afueras de Esparza: gran salón-capilla con techumbre de rotonda, abovedada y audaz, radiante de luz y de belleza; y enfrente, un inmenso comedor, ambos con cabida para quinientas personas, más varios pabellones de hospedaje para los que vengan de fuera y toda una red de servicios generales. Comentamos con asombro Pedro y yo que este Centro de convivencia quedará, sin duda alguna, en el orden material y en su proyección apostólica, como la herencia más preciada y emblemática del gran servicio en Esparza de estos compañeros nuestros. Allí, como digo, celebramos unas Vísperas inolvidables, con cuatrocientos "neos" ya iniciados, como dicen, en la oración; que introducen cada día, en sus existencia laical, el rezo de la Liturgia de las horas.

Lo comentamos con asombro, ¿cómo no?, con Manolo y José Antonio y ambos nos aclaran, con cierto pudor confidencial, que sus líneas de trabajo, en treinta años de entrega sacerdotal a la parroquia, han estado marcadas, primero, por el respeto a los servicios pastorales de la feligresía en general, respetando y encauzando la religiosidad popular del común de los fieles. Y luego, ofreciendo a los más comprometidos el camino neocatecumenal como fórmula de conversión personal y de servicio a la Iglesia. Hoy, los más de un millar de miembros ya adultos, fraguados en años y años del "Camino", constituyen el fermento evangélico de la feligresía y comparten con los sacerdotes las tareas de animación pastoral, catequesis, acción caritativa y social, obras materiales de más de veinte capillas. Nos dicen Manolo y José Antonio, con la llaneza alegre y el buen sentido que los distingue, que viven sin tensiones personales ni pastorales esta doble atención a la feligresía corriente y a las comunidades comprometidas. Ahí dejo su testimonio. De hecho, entre Pedro y yo, hemos celebrado cinco misas navideñas, en diferentes templos, todos atestados de fieles y animados por los kicos o los neos, como suele llamárseles.

José Antonio y Manolo cumplieron fielmente su oferta final de dos jornadas de descanso, acompañándonos a la zona selvática de Monteverde y al volcán de Tabacón, con un disfrute paisajístico y ecológico tan indescriptible como inolvidable . A nadie le amarga un dulce, y, menos, al cabo de cuatro semanas de rodaje y en vísperas del día de Reyes. ¡Happy End!, como en las películas. Adiós, hermanos.

+ Antonio Montero Moreno
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 


Centrales

Las iglesias trabajan y rezan para conseguir la unidad de los cristianos

Este viernes comienza el octavario de oración por la unidad de los cristianos

Del 18 al 25 de este mes se celebra el octavario de oración por la unidad de los cristianos, un llamamiento para orar por lograr el deseo de Jesús de que "Todos sean uno". En nuestra diócesis se hará hincapié en la unidad, en las distintas celebraciones de las parroquias, a la vez que se preparan una serie de actividades conjuntas con otras confesiones cristianas.

Las Iglesias y Comunidades eclesiales presentes en España son fundamentalmente :

Iglesia católica : de tradición latina y de tradición oriental, esta en número muy reducido.

Ortodoxia : Iglesia ortodoxa-griega e Iglesia ortodoxa-rumana.

Protestantismo: Iglesia evangélica española (protestantismo reformado), Iglesias bautistas (protestantismo congregacional), Asambleas de hermanos (protestantismo independiente), Iglesia española reformada episcopal (Comunión anglicana), Iglesia de Inglaterra en España (Comunión anglicana).

Primeras iglesias

Las primeras iglesias fueron organizadas por los Apóstoles: el evangelio anunciado y vivido, la eucaristía celebrada y recibida, y el pastor ordenado al servicio de la comunidad eran y son los signos visibles de lo que Cristo hizo en su vida. De aquellas primeras iglesias sobresale la de Roma, gracias a la predicación evangélica y al testimonio martirial de san Pedro y san Pablo. La iglesia de Roma, junto con todas las demás iglesias, forman la Iglesia católica, como el primero de los Apóstoles, san Pedro, y el resto de los Apóstoles constituyen el Colegio apostólico: de esta forma, el obispo de Roma, el Papa, es el sucesor de san Pedro, y cada obispo en su iglesia o diócesis será el sucesor de los Apóstoles.

Sin embargo, la comunión entre las iglesias y entre sus pastores no siempre ha sido fácil: dificultades de organización, las distintas mentalidades y culturas, las situaciones políticas, las interpretaciones equivocadas de la fe cristiana y, sobre todo, las infidelidades en la vida de muchos cristianos dieron origen a varias divisiones: algunas iglesias y sus pastores dejaban de vivir en comunión con la iglesia de Roma y su obispo, y a veces con toda la Iglesia católica en su conjunto.

Surgen las divisiones

Así, surgen ya en el siglo V divisiones motivadas por la formulación de la fe (las antiguas iglesias orientales), en el siglo XI por motivos fundamentalmente disciplinares (las iglesias ortodoxas), y a partir del siglo XVI por una inadecuada reforma de la Iglesia católica (las comunidades eclesiales nacidas o derivadas de la Reforma). Pero también han existido intentos por superar las divisiones y lograr la unidad en la Iglesia única de Jesucristo.

La Iglesia católica en su totalidad está empeñada en trabajar por lograr la unidad. Esta tarea es difícil y precisa mucha paciencia: necesitamos rezar juntos por esta finalidad, necesitamos conocer el ecumenismo o conjunto de esfuerzos que hay que realizar, hace falta formación para aprender de la historia pasada y saber caminar hacia la unidad, y sobre todo se necesita mucho amor, para perdonarnos, para acercarnos, para tratarnos y querernos como hermanos.

El ecumenismo en España

Las relaciones ecuménicas en nuestro país son muy peculiares. Los cristianos no católicos son numéricamente desproporcionados a los católicos. La realidad ecuménica en España es todavía reciente, aunque hay ciertamente una evolución muy positiva. No obstante, las relaciones pueden y tienen que ser mejores con el paso del tiempo: habrá que dejar prejuicios de épocas pasadas y tópicos que no se corresponden con la historia, se necesita la consulta y la escucha de las otras Iglesias hermanas y urge la creación de un foro de diálogo intereclesial, como puede ser la creación del Consejo de Iglesias Cristianas en España, similar al que ya existe en otros países europeos.

Algunas fechas importantes

1740 Escocia

Nacimiento en Escocia del movimiento pentecostal con vinculaciones en América del Norte, cuyo mensaje por la renovación de la fe llamaba a la oración por todas las Iglesias y con ellas.

1820 James Haldane Stewart

El Reverendo Janies Haldane publica "Consejos para la unión general de los cristianos con vistas a una efusión del Espíritu".

1840 Ignatius Spencer

El Reverendo lgnatius Spencer, un convertido al catolicismo, sugiere una "Unión de oración por la unidad".

1867 Lambeth

La primera asamblea de obispos anglicanos en Larnbeth insiste en la oración por la unidad.

1894 León XIII

El Papa León Xlll anima a la práctica del Octavario de oración por la unidad en el contexto de Pentecostés.

1908 Paul Wattson

Celebración del "Octavario por la unidad de la Iglesia" bajo la iniciativa del Reverendo Paul Wattson.

1926 Fe y Constitución

El Movimiento "Fe y Constitución" inicia la publicación de "Sugerencias para un Octavario de oración por la unidad.

1935 Paul Couturier

El abad francés Palil Couturier se convierte en el abogado de la Semana universal para un Octavario de oración por la unidad.

1958 "Unidad cristiana"

El Centro "Unidad cristiana" de Lyon (Francia) comienza a preparar el tema para la semana de oración junto con la Comisión "Fe y Constitución" del Consejo Ecuménico de las Iglesias.

1964 El Concilio Vaticano Il

El Decreto sobre el ecumenismo del Concilio Vaticano II subraya que la oración es el alma del movimiento ecuménico, y anima a la práctica de la semana de oración.

1965 "Fe y Constitución" y el Secretariado para la Unidad

La Comisión "Fe y Constitución" y el Secretariado para la Unidad de los Cristianos de la Iglesia católica deciden preparar un texto para la Semana de oración de cada año.

 


Información diocesana

Cerca de 200 sacerdotes participan en el tradicional encuentro navideño del clero

En su homilía, don Antonio Montero animó a todos a trabajar con fuerza por el futuro

El pasado lunes, día 7 de enero, se ha celebrado en el colegio "San José" de Villafranca de los Barros el tradicional encuentro del clero diocesano de Mérida-Badajoz.

Esta ha sido la 21 edición y a ella han acudido unos 200 sacerdotes, que vivieron una jornada de encuentro y convivencia entre sí y con el arzobispo don Antonio Montero. Precisamente este encuentro es iniciativa suya, como vehículo para potenciar el encuentro y la comunicación entre los presbíteros, no siempre fácil debido a las distancias que separan algunas poblaciones de esta diócesis.

La jornada comenzaba hacia las 10,30 de la mañana, con la acogida para pasar, hacia media mañana, a la conferencia que suele acompañar esta jornada. En esta ocasión fue el propio arzobispo quien se encargó de esta tarea. Recién llegado de su visita a Hispanoamérica, donde ha visitado a los misioneros de la diócesis de Mérida-Badajoz y a las comunidades que estos atienden, don Antonio hizo un resumen de este viaje. En él ha visitado a los 11 sacerdotes que se encuentran trabajando en el Perú y Costa Rica, así como a las dos comunidades religiosas que se encuentran en el Perú.

Tras esta conferencia se celebró la Eucaristía. En su homilía, don Antonio trazó las lineas maestras sobre las que va a caminar la Iglesia en el futuro. Partiendo del momento importante que vive la diócesis de Mérida-Badajoz con la celebración de la Asamblea Diocesana, "reflejo de lo que fue el Sínodo del 92 y anticipo de lo que se quiere que sea la Iglesia diocesana del futuro", el Arzobispo animó a todos a vivir esta circunstancia con fuerza, basándose en las líneas maestras por las que camina la Iglesia Universal desde la celebración del gran Jubileo del 2000, partiendo sobre todo de "la renuncia formal al quietismo, al inmovilismo y sobre todo al desaliento, renovando nuestras baterías para acometer la misión mirando siempre hacia adelante".

Aniversarios sacerdotales

Pero este encuentro no sólo sirvió para potenciar la convivencia entre el clero diocesano, en él también se rindió un pequeño homenaje a los presbíteros que durante el año 2002 celebran sus bodas de oro o plata sacerdotales.

Las bodas de oro las celebraron los siguientes sacerdotes:

Antonio Chorot Ortiz de Tabla.- Natural de Badajoz, actualmente es Canciller-Secretario de la Curia de Justicia y Canónigo de la Catedral de Badajoz.

Serapio Corchero Pedrero.- Natural de Los Santos de Maimona. Es Parróco del Carmen en Villafranca de los Barros.

Agustín Fernández Caballero.- Natural de Valle de la Serena. En la actualidad es parróco de San Bartolomé en Valverde de Leganés.

Antonio Fernández Sánchez.- Natural de Almendral. Es párroco emérito de Santa Lucía en Puebla de Sancho Pérez.

Sebastián Martín Murillo.- Natural de Campanario. Desempeña el cargo de Párroco en la Santa Cruz de Villanueva de la Serena.

Carmelo Pérez Serrano.-Natural de Fregenal de la Sierra. Es Párroco de Nuestra Señora de la Asunción en Segura de León.

Manuel Toro Noriega.- Natural de Feria. Actualmente es Vicario parroquial de Nuestra Señora de la Candelaria de Zafra.

Joaquín Villalón Villalón-Daoiz.- Natural de Badajoz. Es capellán emérito de las Concepcionistas de Mérida.

Antonio Núñez Puerto.- Natural de Alcuéscar (Cáceres). Actualmente es Canónigo Deán-Presidente de la Catedral de Badajoz.

Por otra parte, los que celebraron sus bodas de plata fueron:

José Manuel Álvarez Maqueda.- Natural de Islares (Santander), actualmente es vicario parroquial de la del Perpetuo Socorro en Badajoz y profesor del Centro Superior de Estudios Teológicos de Badajoz, donde imparte Moral.

Francisco Blanco Galán.- Natural de Arroyo de San Serván, en la actualidad es vicario parroquial de la de Cristo Rey, en Mérida.

Miguel Ángel Carrasco Guerrero.- Natural de Fregenal de la Sierra. Actualmente es párroco de la de Santa Engracia, en Badajoz, y Delegado Diocesano de Enseñanza.

Fernando Cintas Rosa.- Natural de Salvatierra de los Barros, en la actualidad es misionero en Mala (Cañete, Perú).

Rafael Corraliza Ferrera.- Natural de Hinojosa del Valle. Actualmente es párroco de la de Ntra. Sra. de la Purificación, en Almendralejo.

Andrés Fernández Llera.- Natural de Hinojosa del Valle. Actualmente es párroco de la de la Purísima Concepción, en Badajoz.

Francisco Maya Maya.- Natural de Segura de León. Actualmente es Vicario Episcopal de Evangelización y de los arciprestazgos de Olivenza, Zafra, Fuente de Cantos, Fregenal de la Sierra y Jerez de los Caballeros.

Abdón Moreno García.- Natural de Talavera la Real. Es Vicario parroquial de San Juan de Ribera, en Badajoz, e imparte clases de Sagrada Escritura en Roma y Badajoz.

Antonio Pérez Carrasco.- Natural de Valle de la Serena. Es Párroco de Campanario y de La Guarda.

Luis Romero Rangel.- Natural de Segura de León. Actualmente Párroco de San Roque, en Badajoz y arcipreste de San Juan de Ribera, también en Badajoz.

 

Monesterio

Diez años dedicados al anuncio del Evangelio desde la radio

El programa religioso "El Día del Señor", que se emite cada domingo desde la emisora municipal "Radio Monesterio", acaba de cumplir diez años en antena. Para celebrar esta efeméride se realizó una emisión especial, de una hora de duración en la que participaron responsables de distintos medios de comunicación así como el primer director de este espacio, actual párroco de Puebla de Sancho Pérez, D. Pedro Maya Romero, quien destacó la importancia y consolidación de este programa, recordando los momentos más importantes vividos durante su primera etapa, volviéndose a escuchar viejas sintonías, la intervención del Obispo el día de la celebración del programa número 100 y diferentes anécdotas, como la participación de más de un centenar de sacerdotes distintos en los primeros cuatro años de su presencia en las ondas.

En la actualidad, "El Día del Señor", se emite bajo la dirección del párroco de Monesterio, D. Antonio López Ortiz, quién desarrolla cada domingo, bajo las mismas directrices iniciales, un espacio radiofónico de media hora de duración, con un considerable número de oyentes repartidos por decenas de localidades extremeñas y andaluzas, y distintas secciones que giran en torno al Evangelio dominical. (Rafa Molina)

 

Antonio Ballesteros Doncel, nuevo presidente de la Junta de Cofradías de Badajoz

El conocido abogado pacense Antonio Ballesteros Doncel, es el nuevo presidente de la Junta de Cofradías de Penitencia y Gloria de Badajoz, tras preceptiva elección y su nombramiento por el Arzobispo de Mérida-Badajoz.

Antonio Ballesteros sucede a Florián Gallardo Alcántara, quien tras cinco años de presidencia ha recibido múltiples agradecimientos por su labor.

La Junta de Cofradías de Badajoz es el organismo que agrupa y coordina a las hermandades de la ciudad con el fin de promover su unidad y la adecuada celebración de los cultos y desfiles procesionales, principalmente en Semana Santa. Desea además promover actos culturales como el tradicional pregón de la Semana Santa y colectas solidarias en favor de los más necesitados, además de actividades de formación espiritual para los miembros de las hermandades.

Antonio Ballesteros es autor de numerosas conferencias, pregones y colaboraciones en muy variados medios de comunicación. Autor de "Los mochileros", con tres ediciones en castellano y una en portugués, lo es además de "Amor y tierra", la novela de autor extremeño más vendida en la Feria del libro de Badajoz en el año 2000. Entre otros ha ocupado los siguientes cargos: Teniente de alcalde del Ayuntamiento pacense, además de presidente provincial y vicepresidente nacional del Sindicato de ganadería. Es Comendador de número de la Orden del Mérito Agrícola y de la Orden del Cardenal Cisneros.

Desde el punto de vista deportivo, ha sido presidente del Club Deportivo Badajoz, desde donde fundó el trofeo Ibérico. Es también fundador del trofeo Pez de plata y ha sido presidente de la Federación Hípica Extremeña.

AGENDA

Semana de familia en San Juan de Ribera

La parroquia de San Juan de Ribera, en Badajoz, ha organizado para los próximos días 16 a 19 de enero un ciclo de conferencias que lleva por título "La Familia, santuario de la vida". Para el día 16 está prevista la conferencia titulada "Clonación humana. Problemática desde una ética cristiana", el 17 se presentará el documento de la Conferencia Episcopal Española "Familia, santuario de vida, esperanza de la sociedad" y el 18 "El final de la vida: el Testamento vital". Por último, el día 19, se celebrará una Eucaristía en honor de San Juan de Ribera.

Todas la conferencias se desarrollarán en el salón de actos de la parroquia, situado en la calle Inocencia Rodríguez Rubio, y comenzarán a las 20,00 horas, menos la Eucaristía que será a las 19'30 horas en el templo parroquial.

 


Al paso de Dios

Año nuevo, formas nuevas

Conocemos a personas con un corazón extraordinario y bondadoso, pero que ocultan lo que son tras un rostro impenetrable y, en ocasiones, hasta hosco. Toda su riqueza interior pierde eficacia por no ejercitar la amabilidad, es decir, la manifestación exterior del amor. Estas personas se suelen amparar en un "yo soy así", y no hacen ningún esfuerzo por darle forma a tanto fondo, a tanta riqueza interior como tienen. Hemos de aprender a poner cada mañana nuestra mejor cara, para poner a nuestro alrededor un clima de confiado optimismo y de serena convivencia.

¡Cuánto bien haríamos! Son tantos los que esperan de nosotros más detalles. Nuestro rostro es la envoltura del regalo que ha de ser nuestra vida para los demás; pues cada uno de nosotros ha de saber vivir para los otros, estando siempre en la tarea de hacer un mundo mejor, más feliz, o sea, más de Dios.

Se dice que a "año nuevo, vida nueva". Naturalmente, en ese cambio todo empieza por nuestro fondo: por ser más honrados, justos, buenos... Pero nuestra nueva bondad también tiene que manifestarse en las formas con que nos comunicamos con los otros; especialmente en nuestros gestos y en la expresión de nuestro rostro. Si la cara es el espejo del alma, la nuestra ha de mostrar nuestra actitud interior.

Amadeo Rodríguez Magro
(amadeo.vgeneral@planalfa.es)

 


Liturgia del domingo

Celebramos el Bautismo del Señor

Palabra de Dios

 

Libro de Isaías 42, 1-4, 6-7

Así dice el Señor: "Mirad a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido, a quien prefiero. Sobre él he puesto mi espíritu, para que traiga el derecho a las naciones. No gritará, no clamará, no voceará por las calles. La caña cascada no la quebrará, el pábilo vacilante no lo apagará. Promoverá fielmente el derecho, no vacilará ni se quebrará, hasta implantar el derecho en la tierra, y sus leyes que esperan las islas. Yo, el Señor, te he llamado con justicia, te he cogido de la mano, te he formado, y te he hecho alianza de un pueblo, luz de las naciones. Para que abras los ojos de los ciegos, saques a los cautivos de la prisión, y de la mazmorra a los que habitan las tinieblas."

 

Salmo 28, 1a y 2, 3ac-4, 3b y 9b-10

R. El Señor bendice a su pueblo con la paz.

Hijos de Dios, aclamad al Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor,
postraos ante el Señor en el atrio sagrado.

La voz del Señor sobre las aguas,
el Señor sobre las aguas torrenciales.
La voz del Señor es potente,
la voz del Señor es magnífica.

El Dios de la Gloria ha tronado.
En su templo un grito unánime: "¡Gloria!"
El Señor se sienta por encima del aguacero,
El Señor se sienta como rey eterno.

 

Libro de los Hechos de los Apóstoles 10, 34-38

En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo: Está claro que Dios no hace distinciones, acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea. Envió su palabra a los israelitas, anunciando la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos. Conocéis lo que sucedió en el país de los judíos, cuando Juan predicaba el bautismo, aunque la cosa empezó en Galilea. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

 

Evangelio según san Mateo 3, 12-17

En aquel tiempo, fue Jesús de Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intentaba disuadirlo, diciéndole:

- Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí?

Jesús le contestó:

- Déjalo ahora. Está bien que cumplamos así todo lo que Dios quiere.

Entonces Juan se lo permitió. Apenas se bautizó Jesús, salió del agua, se abrió el cielo y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre él. Y vino una voz del cielo que decía:

- Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana

14, lunes: 1S 1, 1-8; Mc 1, 14-20.
15, martes: 1S 1, 9-20; Mc 1, 21-28.
16, miércoles: 1S 3, 1-10. 19-20; Mc 1, 29-39.
17, jueves: 1S 4, 1-11; Mc 1, 40-45.
18, viernes: 1S 8, 4-7; Mc 2, 1-12.
19, sábado: 1S 9, 1-4. 7-19. 10,1; Mc 2, 13-17
20, domingo: Is 49, 3. 5-6; 1Cor 1,1-3; Jn 1, 29-34.

 

Comentario litúrgico

Este es mi hijo

Con esta fiesta del Bautismo del Señor terminamos el tiempo de Navidad y estos últimos días dedicados, de un modo especial, a la epifanía o manifestación del Señor.

En realidad, toda la Navidad es epifanía porque celebramos los grandes misterios que históricamente hicieron posible la manifestación de Dios en Jesús: el nacimiento en Belén, la adoración de los magos, su vida oculta en Nazaret y , finalmente, este momento solemne de su bautismo en el Jordán.

San Mateo es el evangelista que se detiene a narrar con detalle la escena: las dudas o escrúpulos del Bautista que se siente indigno de bautizar a Jesús, la actitud obediente de este que desea ajustarse totalmente a la voluntad de su Padre y, por último, la gran teofanía que nos hace sentir ante la presencia de la Santísima Trinidad: la voz del Padre, el aleteo del Espíritu Santo y la humanidad del Hijo.

La tradición de la Iglesia ha resaltado especialmente en esta escena evangélica el que sea una especie de frontera que separa - y la vez une - la vida oculta y la vida pública de Jesús. Es el paso del anonimato a la manifestación de su dimensión mesiánica. Por ello los Santos Padres de la Iglesia gustan decir que Jesús no es sólo bautizado sino también iluminado.

Efectivamente, la voz que suena desde el cielo y el aleteo del Espíritu vienen a ser como un sello que garantiza el nuevo rumbo que tomó desde ese momento la vida del Señor.

Para nuestro provecho personal nos podemos detener en las palabras que iluminaron aquella escena y sigue iluminando tantos corazones creyentes: &laqno;Este es mi Hijo, el amado, el predilecto»: el gran don del Padre.

Antonio Luis Martínez

 

Santoral

15 de enero: Berardo, Otón, Pedro, Ayuto y Acursio (S.XIII)

En 1219 san Francisco, envía cinco misioneros a Al-Andalus, o sea, a la España musulmana.

Capitaneados por fray Vidal que enferma en Aragón y ha de dejar la empresa, pasan a Portugal y desde allí a Sevilla, donde son encarcelados por predicar a Cristo y, tras decidir el Cadí no darles muerte por miedo a conflictos con los reinos cristianos, se les deporta a Marruecos. Es ahora cuando los misioneros dirigidos por Beraldo, que conoce la lengua árabe, predican en Marrakech y mueren a manos del mismo rey en medio de un arrebato de "santa ira islámica".

San Francisco dirá que hasta entonces no había verdaderos "hermanos menores", como gusta de llamar a los miembros de su orden.

Las reliquias fueron depositados en Coimbra y el ejemplo de los mártires movió a un joven lisboeta llamado Fernando Buillón, a hacerse franciscano, pasando a ser el predicador más importante de su época: hoy es conocido como san Antonio de Padua. ¿Conclusiones? Ser misionero y correr riesgos es todo una; la tolerancia medieval es una inexactitud propia de neomuladíes, o sea nuevos maometizados; la fecundidad de los franciscanos mártires se multiplicó en las prédicas de san Antonio.

¿Acaso la terrible lección de humildad que nos dan los muertos inocentes de las Torres Gemelas producirá algún santo entre nosotros? Urgen los profetas del diálogo interreligioso. Ya, leñe, ya.

Manuel Amezcua

Los santos de la semana

14, lunes: Dacio, Eufrasio, Félix de Nola.
15, martes:
Ablederto, Francisco Fernández de Capillas.
16, miércoles:
Bernardo, Pedro, Acursio, Adyuto.
17, jueves:
Antonio, Espeusipo, Leonita.
18, viernes:
Cosconio, Zenón, Klucio, Deícola.
19, sábado:
Arsenio, Basiano, Germánico, Juan.
20, domingo: Fructuoso, Eulogio, Augurio, Fabián

 


Contraportada

Carta de Gahaspares el Parsis a Parashaspos, sátrapa y mago de Araks (II)

Cuento de Reyes

La semana pasada publicábamos la primera parte de este cuento de Reyes en el que un personaje llamado Gahaspares de Iska-Hannes dirige una carta a su hermano Parashaspos de Araks. En esa carta le contaba un viaje que había realizado en su juventud a Israel para conocer a Jesús de Nazaret. En la primera parte del cuento, publicado la semana pasada, se narra la llegada de Gahaspares de Iska-Hannes a tierras judías; en esta segunda parte, el personaje nos narra su encuentro con Jesús.

Sabía, eso sí, que el misterioso judío pertenecía a una familia llegada de Egipto, pues después de una serie de avatares habían tenido que huir allí, en tiempos del edicto del César Augusto, cuando Herodes Antipas enloqueció de rabia, obsesionado por el temor de que habían de usurparle el trono y ordenó la matanza de los niños de su reino menores de dos años. ¡Qué coincidencia de sucesos tan inquietante¡ Si Nazaret es de tan poca importancia que no aparece ni siquiera mencionada en los mapas de los caravaneros, Belén donde nació el esclarecido y controvertido judío, era una población bastante mísera y desconocida, si no fuera porque el profeta Miqueas la mencionaba anunciando en ella el nacimiento del gran esperado. Pero eso era precisamente lo que me desconcertaba del empeño del maestro Vishannes en asegurar la llegada del "deseado de las naciones". Porque dado el carácter nómada y guerrero de los hebreos, y sobre todo, teniendo en cuenta lo que de él decían los profetas y sabios de Israel, el Mesías por venir tenía que ser un rey investido por una fuerza arrolladora: el poder divino frente a los enemigos y el inspirador del entusiasmo de los suyos. Es decir, un guerrero que a todos sometería y todos le admirarían. Sería un jefe religioso, pero también un rey triunfante, cuyo imperio se extendería a todo el orbe. Esto es lo que lsaías, entre otras cosas, dijo sobre él a los hijos de israel: "¡Fortaleced las manos lánguidas, afirmad las rodillas vacilantes! Decid a los pusilánimes: '¡Ánimo, no tenías! Mirad, es vuestro Dios, ya viene la venganza, la revancha de Dios, viene él mismo a salvaros,"

Cuando llegamos a la puerta nos abrió una mujer joven hermosa y de amable trato, que en seguida identifiqué con la Miriam que me había descrito Vishannes. Ella estaba aviando algo junto al fuego y enseguida lo apartó, se limpió las manos y nos invitó amablemente a pasar. Nos lavamos los pies y nos sentó a su mesa. No fue necesario darle explicaciones. Nos pidió que aguardáramos y, por la puerta trasera, llamó a su hijo:

- ¡Jesús!

A poco apareció un adolescente esbelto, tan hermoso como la madre, que se inclinó nada más entrar con gran reverencia ante nosotros. Su piel - llevaba el torso desnudo, pues estaba realizando algún trabajo- estaba saneada y dorada por el aire y el sol de aquel país. Su presencia era fuerte, aún sin que hubiera desaparecido el delicado halo de la infancia; pero fue su rostro, cuando se incorporó, lo que nos dejó perplejos: desprendía una dulzura que en modo alguno disipaba el brillo y la fuerza de su mirada inteligente.

Nos presentamos y, ardiendo por dentro de emoción, con el corazón palpitante y vacilación en las manos, abrimos los cofres que Vishannes nos había encargado llevar de su parte y que contenían un poco de oro, un saquito con incienso y una buena cantidad de mirra. El muchacho lo miró todo, meditó un momento y sonrió sin circunspección.

-El maestro Víshannes es muy sabio- dijo.

Miriam mientras tanto puso un sencillo plato en la mesa, pan y algo de vino.

Jamás podría contaros lo que experimenté junto a ese tal Jesús a pesar de su corta edad. Esperaba encontrar allí a un sabio, un guerrero, un príncipe... ¡Qué sé yo! Sólo puedo deciros que me vi impulsado por una extraña fuerza a amarle inmediatamente, pero antes me había descubierto yo amado por él. Era un ser sencillo, limpio, puro. Hablaba de cosas que no eran complicadas: de la naturaleza, de los pájaros; de los lirios del campo que no se preocupan de su apariencia, más hermosas sin embargo que la de un rey, de las higueras cuyas nacientes hojas anuncian ya los frutos; de la semilla que va madurando en la tierra; del viento que oyes soplar pero que no sabes de dónde viene o adónde va, toda la creación renacía y se iluminaba en sus palabras. Pero fue al escucharle hablar con serenidad singular acerca de la muerte cuando mi alma se abrió y se iluminó de forma inusitada.

Miriam sonreía satisfecha escuchando a su hijo. No aseguraría que le entendiera; pero como nosotros, comprobé que experimentaba la paz que de él emanaba. El caso es que nos despidió amablemente y nos invitó a regresar siempre que quisiéramos verle.

Dieciocho años después supe que las autoridades habían ajusticiado al tal Jesús cuando tenía treinta y tres años. Mi alma se ensombreció de momento, pero enseguida comprendí que así había de ser. Ya Vishannes me lo había hecho entrever.

Y esto es querido Parashaspos de Araks, lo que encontré en mi viaje a la tierra de Israel. Que Ahura - Mazda te guarde en su luz providente.

Tu hermano Gahapares el Parsis, mago de Hannes.


Jesús Sánchez Adalid


 

Noticias de América Latina:

http://www.aciprensa.com



Return to Camino