Iglesia en camino

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Número 761. 14 de junio de 2009

Director: Juan José Montes


Temas de la semana

Cáritas Diocesana atendió en el 2008 a casi 22.000 personas

La Iglesia española ahorra al Estado decenas de miles de millones de euros

Profesionales Cristianos analiza la dimensión del trabajo

Benedicto XVI recuerda la importancia de los derechos de los niños

Escuela de padres: Educación sexual

Concluye el curso del ISCR

Hermanados varios santuarios marianos

Entrevista sobre el Año Sacerdotal


Actualidad

Durante este año se han atendido a 2.522 personas en 45 Cáritas Parroquiales

Cáritas ve incrementada su demanda debido a la crisis económica

El domingo, solemnidad del Corpus Christi, la Iglesia española celebra el Día de la Caridad, segundo momento importante de la campaña anual de Cáritas Española -confederación oficial de las entidades de acción caritativa y social de la Iglesia católica en España- que cuenta con una red internacional formada por 162 Cáritas nacionales, y su articulada red nacional, constituida por 5.000 Cáritas Parroquiales, 68 Cáritas Diocesanas y sus correspondientes Cáritas Regionales. Todas tienen como objetivo principal ayudar al desarrollo integral de la dignidad humana de las personas que se encuentran en situaciones de precariedad social.

En Navidad comenzó una campaña institucional, bajo el lema “Una sociedad con valores es una sociedad con futuro”, que durará dos años y en la que se está reflexionando sobre el estilo de vida que se va imponiendo en nuestra sociedad -individualismo, consumismo, egoísmo...-. Desde Cáritas proponen un cambio de estilo de vida que dé lugar a un cambio en la sociedad. Si en el primer momento de la campaña se habló de comunión, en esta ocasión Cáritas quiere potencial el espíritu de participación, construyendo vínculos entre las personas que permitan crear un mundo mejor para todos.

Crisis social y de valores

Como era de esperar la crisis económica está repercutiendo en Cáritas Diocesana. Según José Mª Vega, director de Cáritas de Mérida-Badajoz, “esta crisis, que no sólo es económica sino también de tipo social y de valores, está influyendo con mucha intensidad” en las Cáritas Parroquiales, que son las primeras en recibir las demandas de las personas y en donde se ven desbordados por la demanda. Tanto es así que durante los primeros meses de este año -de enero a mayo- en 45 de las alrededor de 120 Cáritas Parroquiales que existen en la Diócesis, se han atendido a 2.522 personas, de las cuales más de 400 llegan derivadas de los Servicios Sociales de base y cerca de un centenar están tramitando ayudas públicas.

Nuevos perfiles

Durante este tiempo de crisis a las Cáritas Parroquiales han llegado personas que nunca se habían acercado a pedir a Cáritas o que hacía mucho tiempo que no solicitaban ayuda, lo que supone un cambio sustancial en el perfil de las personas que acuden a esta institución. Actualmente, los que solicitan ayuda son familias jóvenes con niños pequeños, hombres en paro procedentes de empleos de baja cualificación y mujeres -entre 30 y 40 años- con cargas familiares, que, curiosamente, doblan en número a los hombres que solicitan ayuda.

Demandas

Además, el tipo de demanda es muy variada. Se atienden principalmente necesidades de alimentación, ayuda económica para pagar alquiler, hipoteca, suministro de luz y agua, bombona de butano o para comprar medicamentos, y empleo -solicitan información, orientación y apoyo en la búsqueda, especialmente para personas procedentes del sector de la construcción e industria-.

Para Cáritas es importante no sólo atender a las personas en sus necesidades económicas más básicas sino también “acompañarlas como personas que se encuentran en el proceso doloroso de pasar por situaciones de necesidad”, según informa el Director de Cáritas Diocesana.

Además de las personas en paro, otro colectivo que precisa asistencia son los inmigrantes. “A ellos se les ayuda -como explica José Mª Vega- a regularizar su situación, a encontrar una vivienda o un trabajo y a insertarse en la sociedad en la que viven para que lleven una vida lo más digna posible”. Estas personas, en muchas ocasiones, están más necesitadas “de escucha y de acompañamiento personal que de ayuda material”, apunta el Director de Cáritas de Mérida-Badajoz.

Voluntarios

Y detrás de toda esta labor de ayuda al más necesitado están los voluntarios, “personas que unas horas a la semana, a veces, muchísimas horas, trabajan gratis para Cáritas”, define José Mª Vega. “Gracias a ellos -continúa Vega- es posible atender a todas aquellas personas que se acercan a esta institución”.

En la actualidad, Cáritas Diocesana cuenta con más de 1.400 voluntarios que ponen su tiempo, su conocimiento y su propia persona a disposición de los demás.

Por otro lado, desde Cáritas de Mérida-Badajoz afirman que “son muchas las personas que están aumentado su cuota de socio o que se acercan hasta la sede de Cáritas para entregar un donativo”.

Según José Mª Vega, “es en estos momentos de necesidad donde también se ve la capacidad de solidaridad de una sociedad”.

 

Los números de Cáritas Diocesana en el 2008

Con motivo del Día de la Caridad, Cáritas Diocesana presenta los datos de la memoria del 2008.

En ese año, Cáritas de Mérida-Badajoz, en su compromiso y opción preferencial por los más pobres ha atendido a 21.939 personas y ha invertido un total de 1.950.472 euros en Programas y Proyectos Sociales y 64.736 euros en Campañas de emergencia y proyectos de ayuda al desarrollo.

Algunos de los Programas y Proyectos Sociales que Cáritas Diocesana desarrolla y las personas que en ellos se atienden son: el programa de Acogida -7.075 beneficiarios-, Inmigrantes -3.892 beneficiarios-, Personas sin Hogar -1.298 beneficiarios-, Mujer -768 beneficiarios-, Drogodependientes -566 beneficiarios-, Empleo -223 beneficiarios- e Infancia -143 beneficiarios-.

Toda esta labor ha sido posible gracias al apoyo económico de 6.822 socios y 1.637 donantes, al compromiso gratuito de 1.407 voluntarios y al apoyo de 48 trabajadores.

 

La Iglesia en España ha asistido a casi 3 millones de personas

Publicada la Memoria Justificativa de Actividades correspondiente al 2007

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha presentado esta semana la Memoria Justificativa de Actividades correspondiente al ejercicio 2007. Es la primera vez que este documento se presenta en rueda de prensa pues, anteriormente, éste se ha venido entregando a la Dirección General de Asuntos Religiosos. En esta ocasión se ha decidido presentar mejorada, tras el compromiso adquirido por la Iglesia en España con motivo del nuevo modelo de asignación tributaria.

En la Memoria se detallan el reparto de los fondos que se obtienen por las “X” de las declaraciones de la renta, que se integran en el llamado “Fondo Común Interdiocesano”. Así mismo, el documento detalla las diferentes actividades de la Iglesia Católica en nuestro país. Su contenido quiere ilustrar la gran labor que la Iglesia desarrolla y justificar el empleo de los recursos obtenidos mediante las libres aportaciones de los contribuyentes.

La labor de la Iglesia

La Vicesecretaría para Asuntos Económicos de la CEE ha encargado un estudio sobre la labor de la Iglesia Católica en España en el que se refleja la ingente actividad de esta institución en nuestro país. En el estudio han participado la RED GÉNESIS y el G.I.S.I.C. (Grupo de Investigación para el Sostenimiento de la Iglesia Católica). Se ha llevado a cabo con los datos suministrados por las 69 diócesis españolas.

Entre los datos que se aportan, destacan las más de 46 millones de horas de dedicación de los sacerdotes y agentes de pastoral en las parroquias españolas a la actividad pastoral y litúrgica. Una actividad que supone, por ejemplo, la celebración de más de 5 millones de Eucaristías al año o la formación de cerca de 1 millón de niños y jóvenes en las parroquias.

Caridad, educación y cultura

La inmensa actividad caritativa y asistencial de las instituciones de la Iglesia es consecuencia directa del anuncio y la vivencia de la fe, por lo que no puede disociarse de la actividad pastoral. Los 4.459 centros asistenciales de la Iglesia con un total de 2.955.132 personas asistidas suponen la expresión más visible de la caridad cristiana, como reflejo del amor de Dios al hombre.

En el campo educativo, 1.277.256 alumnos están escolarizados en centros de titularidad católica. Los centros católicos concertados, además de transmitir a los jóvenes valores de humanidad y convivencia que se derivan del Evangelio, ahorraron -según los datos aportados por esta memoria- 3.372 millones de euros en 2007 a las administraciones públicas. Tal ahorro resulta de la diferencia entre el coste de una plaza en un centro público y el importe asignado al concierto por plaza.

En el ámbito cultural, se destaca la gran aportación que realiza la Iglesia con el mantenimiento del 30% de los monumentos existentes en nuestro país.

Se ofrecen, por último, algunos datos económicos de las diócesis y parroquias correspondientes a 2007. Estos datos revelan que las aportaciones directas de los fieles son la fuente principal de sostenimiento de las diócesis y parroquias. El importe del Fondo Común Interdiocesano destinado a las diócesis españolas cubre en torno al 20% de su sostenimiento básico.

Resulta imposible cuantificar, en términos económicos, toda la aportación que realiza la Iglesia y el ahorro que para el conjunto de la sociedad española supone su presencia pública. En cualquier caso, por todos los conceptos citados, estaríamos hablando de varias decenas de miles de millones de euros.

XTANTOS que necesitan tanto

Desde 2008, el sostenimiento de la Iglesia depende exclusivamente de los católicos y todas aquellas personas que reconocen la labor de la Iglesia. Quienes libremente quieran hacerlo, pueden marcar la casilla de la Iglesia Católica en su Declaración de la Renta. Un 0,7 por ciento de sus impuestos se dedicarán así, sin coste adicional para el contribuyente, a la labor que la Iglesia realiza.

Con el fin de animar a marcar la X en la Declaración de la Renta, el Secretariado para el Sostenimiento Económico de la Iglesia de la CEE ha puesto en marcha la Campaña de la Renta 2009. Como en ocasiones anteriores, se utiliza la marca XTANTOS en diversos formatos publicitarios para explicar de forma gráfica la labor que la Iglesia desempeña y la necesidad de que cada vez más personas se comprometan con ella para que pueda seguir ayudando a tantos que todavía necesitan tanto.

 

45 personas se matricularon en este centro

Finaliza el curso académico en el ISCR

La pasada semana se clausuró el curso académico del Instituto Superior de Ciencias Religiosas “Sta. Mª de Guadalupe” en la sede de Badajoz y el Seminario “Saber elegir. El discernimiento” con una Eucaristía presidida por  el Vicario General de la Diócesis, Sebastián González, y concelebrada por Luis Manuel Romero, director del ISCR de Badajoz, y Julián García, José Manuel Álvarez y Luis Romero, todos ellos profesores del citado centro.

Durante este curso 45 personas han cursado 2º y 4º de la Licenciatura en Ciencias Religiosas en Badajoz. Por otro lado, 32 personas han asistido al Seminario que comenzó el pasado mes de febrero, impartido por Luis Manuel Romero.

 

Badajoz

Los profesores cristianos analizan los retos de la Universidad

El pasado viernes, la Delegación de Pastoral Universitaria, a través del servicio de asistencia religiosa, celebró en la facultad de Educación de Badajoz un encuentro de profesores universitarios cristianos, con el objetivo de reflexionar y profundizar sobre su quehacer investigador y docente y su ser cristiano en medio de esa realidad.

Cristianos ante la crisis

El encuentro comenzó con una conferencia impartida por el profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Pedro José Gómez, bajo el título “Los cristianos ante la crisis. Retos para la Universidad”. A continuación se habló del nuevo Plan de Bolonia y de la actitud y los retos que dicho plan plantea desde una lectura creyente a los que quieren vivir evangélicamente su ser profesores universitarios.

Por otro lado, el jueves, Pedro José Gómez impartió, en el Centro de Profesores y Recursos de Badajoz, una conferencia bajo el título “Tu trabajo, ¿un sueldo o algo más?”, organizada por el Movimiento de Profesionales Cristianos y a la que asistieron alrededor de 70 personas.

 

Manuel Alegre celebra sus bodas de plata sacerdotales

El pasado sábado el sacerdote diocesano Manuel Alegre celebró sus 25 años de ministerio sacerdotal con una Eucaristía en la parroquia de La Purísima Concepción de Villanueva del Fresno, concelebrada por más de una decena de compañeros, algunos de los cuales también celebran este año sus bodas de plata sacerdotales.

Manuel Alegre, que se revistió con ornamentos regalados por la parroquia, que también le entregó un cáliz y una patena, hizo un recorrido, durante la homilía, sobre su vida ministerial, agradeció la ayuda y la compresión de todos los que ha conocido e hizo hincapié en la presencia de Dios en todo su quehacer tanto pastoral como vital.

Tras la misa se celebró una cena en la que participaron personas de los lugares donde Manuel Alegre, actualmente Vicario Episcopal de Sierra Sur-Raya de Portugal, ha ejercido el ministerio. El alcalde de Villanueva del Fresno, Miguel Ángel Gallardo, agradeció el trabajo del sacerdote y le entregó una insignia con el escudo de la localidad. También fueron numerosos los obsequios que les entregaron aquellos con los que ha compartido su vida pastoral, especialmente las cofradías y hermandades del pueblo en el que ahora es párroco.

 

Donativo niños 1ª Comunión

Los niños de Primera Comunión de la parroquia de San Pedro de Montijo han entregado 800 euros al misionero diocesano en Perú Manuel Matos, como donativo para las misiones. El dinero servirá para ayudar a paliar las carencias que existen en la zona de Mendoza, en Perú. En las palabras de agradecimiento, Manuel Matos explicó la diferencia entre la realidad de los niños donde él ejerce su labor pastoral y el mundo de los jóvenes de aquí.

 

Nace la web de las Escuelas de Formación Básica

Continúa creciendo la presencia en Internet de nuestra Diócesis. Ahora es la web de las Escuelas de Formación Básica Arciprestal para Laicos, que facilita el acceso a documentos y actividades que se vienen desarrollando en este ámbito formativo tan importante. La dirección es: http://escuelasbasicas.meridabadajoz.es .

 

Agenda

Ejercicios espirituales

Del 1 al 7 de julio se celebran ejercicios espirituales en la casa de oración de Villagonzalo, organizado por las Hijas de la Virgen para la Formación Cristiana.

El retiro está dirigido a religiosos y seglares y será impartido por el cordimariano Santiago Cerrato. Para asistir deben llamar al teléfono 924 366 720.

 

Campamento JEC

El Movimiento Juventud Estudiante Católica (JEC) organiza un campamento en Torre de Don Miguel Sesmero, Cáceres, del 10 al 20 de julio. En él se celebrarán las Jornadas de Formación que este año tratarán de “La persona y la afectividad”, para los universitarios, y “Jóvenes auténticos”, para estudiantes de Secundaria. El plazo para inscribirse finaliza el 1 de julio. Más información en el teléfono 615 044 452.


España/Mundo

En un mensaje enviado con motivo del llamamiento mundial para una nueva movilización en favor de la infancia

El Papa pide que se aplique la Convención de la ONU sobre la Infancia

Benedicto XVI ha enviado un mensaje, firmado por el cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone, a la BICE (Oficina Internacional Católica de la Infancia) con motivo del “llamamiento mundial a una nueva movilización por la infancia”, realizado en el palacio de Naciones Unidas de Ginebra.

“Veinte años después de la ratificación (de la Convención de la ONU sobre los derechos de los niños) es urgente ponerla en práctica de manera completa”. Esa aplicación es todavía más necesaria “ante los nuevos desafíos (del mundo actual)”, se lee en el mensaje, leído esta semana por el arzobispo Silvano Tomasi, observador de la Santa Sede en Ginebra.

El Santo Padre hace hincapié en el “respeto de la dignidad inviolable y de los derechos de los niños, en el reconocimiento de la misión educativa fundamental de la familia y en la necesidad de que el niño viva en un ambiente social estable que favorezca su desarrollo físico, cultural y moral”.

Al final del mensaje, el Papa alienta a las organizaciones católicas a que, como tantas otras ONG’s, “sigan trabajando generosamente por la correcta puesta en práctica de la Convención y la construcción de un futuro de esperanza, seguridad y felicidad para los niños de nuestro mundo”.

VIS

 

Los santuarios marianos de Fátima, Altötting, Czestochowa, Loreto, Lourdes y Mariazell se hermanarán

Los santuarios de Fátima de Portugal, Altötting de Alemania, Czestochowa de Polonia, Loreto de Italia, Lourdes de Francia y Mariazell de Austria, tienen la intención de celebrar un acto de hermanamiento conjunto, probablemente en Roma.

Unidos para un mejor servicio

Así lo señaló un portavoz de la Asociación Santuarios de Europa, Vitor Frazão, después de una reunión de sus representantes celebrada el pasado 3 de junio en Fátima, según informó la agencia católica portuguesa “Ecclesia”.

“Sólo unidos conseguiremos responder a las carencias que enfrentamos y a las cada vez más complicadas solicitudes que nos formulan los peregrinos y turistas”, declaró tras la reunión del miércoles pasado.

La Asociación Santuarios de Europa, nacida en 1996, ha organizado cuatro congresos y ha editado un folleto.

También ha publicado, junto a los municipios y asociaciones de turismo de cada santuario, el libro “Shrines of Europe” (Santuarios de Europa).

La edición portuguesa del libro fue presentada el 4 de junio en Fátima, durante el II Congreso Ibero-Americano de Destinos Religiosos y V Congreso Internacional de Ciudades-Santuario.

El prólogo señala: “Esta unión (de los santuarios) simboliza, desde una perspectiva laica, la unificación de Europa, y desde una perspectiva espiritual, la unión entrelazada por la fe y los valores comunes que se basan en el cristianismo”.

El libro -publicado también en alemán, francés, italiano y polaco- contiene información y fotografías de cada santuario y un texto sobre la devoción mariana.

Zenit.org

 

El presidente de la COMECE reconoce que falta una verdadera conciencia europea

“La baja participación es el signo de que todavía falta una sociedad civil europea”, señala la Comisión de los Episcopados de la Comunidad Europea (COMECE), en un comunicado.

Con ocasión de las elecciones europeas, del 4 al 7 de junio de 2009, el presidente de la COMECE, monseñor Adrianus Van Luyn, obispo de Rotterdam, felicitó a todos los parlamentarios europeos elegidos de los 27 países miembros. Les deseó “el mayor de los éxitos y la bendición de Dios en el cumplimiento de su mandato”, afirmó el presidente de COMECE.

Monseñor Van Luyn espera que el “diálogo de las Iglesias” con las “instituciones europeas”, en particular con el Parlamento europeo, permita “profundizar en el servicio a la dignidad humana y al bien común”.

Escasa participación

El presidente de la COMECE también lamentó “la baja participación” (42,9% de media) y señaló que “una participación tan baja resulta aún más incomprensible ante la influencia y competencias que ganará el Parlamento europeo si el Tratado de Lisboa entra en vigor”.

Según el obispo holandés, “el proceso de democratización en la Unión Europea se ha profundizado continuamente”, permitiendo así que el Parlamento europeo se convierta “cada vez más en un órgano de representación fuerte de los ciudadanos”.

“No obstante -añadió-, todavía no se ha formado una sociedad europea como tal”. 

“La baja participación es signo de que todavía falta una sociedad civil europea -dijo-. No se ha puesto suficiente énfasis en esta cuestión, en comparación con el que se ha puesto para establecer un mercado común”.

“Las instituciones europeas, los gobiernos nacionales, los partidos políticos, pero también las Iglesias, deben preguntarse: ¿Hemos contribuido suficientemente en la aparición de una conciencia europea en nuestros ciudadanos?”.

El obispo destacó que desde los años 60, la integración europea ha aparecido como un “proceso único en la historia de la humanidad” que actualmente es “más oportuno que nunca”.

Señaló que, ante la crisis económica, el cambio climático y la crisis alimentaria a escala mundial, “no existe alternativa a una Europa unida con una sola voz y comprometida por la justicia y la paz”, tanto en el continente europeo como en el resto del mundo.

En su asamblea plenaria de primavera, los obispos miembros de la COMECE publicaron una declaración, “Construir la Casa de Europa” (20 de marzo de 2009), en la que invitaban a los cristianos a votar.

Zenit.org

 

Los cristianos en Pakistán rezan por la paz

Rezar por la paz en Pakistán: es éste uno de los principales empeños de la comunidad cristiana en el país, que está viviendo un momento de fuertes tensiones, a causa de las violencias y las amenazas de los grupos talibanes que han tomado el país.

Según afirma a la Agencia Fides el Padre Mario Rodríguez, Director de las Obras Misionales Pontificias en Pakistán, las diversas comunidades cristianas presentes en el país, de todas las confesiones, están pidiendo la paz con velas de oración y Adoraciones, en las Misas, en encuentros que tratan de también de implicar a creyente musulmanes moderados.

Peregrinación a Europa

Una iniciativa especial es la peregrinación organizada por Europa, que tocará las ciudades de Roma, Venecia, Padua, Asís, Lourdes y Fátima. Una delegación de católicos pakistaníes, compuesta por sacerdotes, religiosos y laicos, visitará en los próximos días los santuarios europeos para pedir el don de la paz y la armonía. “Durante la peregrinación -explican a Fides los organizadores- tendremos en nuestra mente y en nuestro corazón la población de Swat y Malanakd, que están sufriendo a causa de la violencia. Encomendaremos el país a la oración del Santo Padre y al visitar los Santuarios Marianos, nuestra oración será por los millones de refugiados que hoy sufren en Pakistán.”

Mientras tanto, según informa la Agencia Fides, llegan noticias sobre las discriminaciones y las violencias sufridas por las minorías no musulmanas en áreas de la Provincia de la Frontera de Noroeste: en una zona de confín con Afganistán, se ha impuesto a las comunidades cristianas, sikh e hindú el pago del jazia, impuesto islámico reservado a los no musulmanes. La imposición, completamente arbitraria, ha sido decidida por los líderes musulmanes locales, en abierta violación del sistema legal estatal pakistaní, que no la prevé.

Agencia Fides


Análisis

“He visto la aflicción de mi pueblo, he escuchado su clamor”

Mensaje de la Conferencia Episcopal Española para la Solemnidad del Corpus

“Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón”.

En la solemnidad del Corpus Christi, celebramos el misterio del Cuerpo de Cristo entregado y de su Sangre derramada para la vida del mundo. En esta festividad la Iglesia en España celebra el Día de la Caridad. Hay una relación esencial entre Eucaristía y caridad. La celebración de la Eucaristía tiene implicaciones sociales. “Cada celebración eucarística actualiza sacramentalmente el don de la propia vida que Jesús ha hecho en la Cruz por nosotros y por el mundo entero. Al mismo tiempo, en la Eucaristía Jesús nos hace testigos de la compasión de Dios por cada hermano y hermana. Nace así, en torno al Misterio eucarístico, el servicio de la caridad para con el prójimo…” y damos testimonio de la caridad con los más necesitados, como misión esencial de la Iglesia: “El amor al prójimo enraizado en el amor a Dios es ante todo una tarea para cada fiel, pero lo es también para toda la comunidad eclesial, y esto en todas sus dimensiones: desde la comunidad local a la Iglesia particular, hasta abarcar a la Iglesia universal en su totalidad”.

Los síntomas que percibimos y sufrimos

Desde que estalló la crisis financiera, un número creciente de hombres y mujeres afectados por la situación social y económica está llamando a las puertas de nuestras Cáritas, de las parroquias, congregaciones religiosas y otras instituciones eclesiales.  En ellos hemos escuchado el clamor de las víctimas y hemos podido descubrir los nuevos rostros de la pobreza. Ellos nos hacen experimentar como propios los sentimientos de nuestro Dios cuando dice ante su pueblo oprimido por el Faraón y sufriente bajo los despiadados capataces que controlan su suerte: “He visto la opresión de mi pueblo en Egipto, he oído sus quejas contra los opresores, me he fijado en sus sufrimientos” (Ex 3, 7).

Hemos percibido, también, otra pobreza, en este caso espiritual, que subyace entre las crisis materiales, de la economía y el trabajo. Es la pobreza de valores y actitudes que se manifiesta y extiende en diversos ámbitos y a través de algunos medios de comunicación. Junto a ello no podemos olvidar la crisis educativa que se hace presente también en el seno de la familia.

Conocemos los sufrimientos que está ocasionando la crisis en nuestro pueblo. Una crisis que afecta a sectores cada día más amplios y cercanos, que no remite en intensidad y está aumentando los índices de pobreza. Así lo ponen de relieve los datos socioeconómicos y los sucesivos informes presentados por Cáritas Española.

Los alarmantes índices de desempleo, el creciente número de pequeñas empresas en quiebra y de trabajadores a los que se les acaba el subsidio de desempleo, las dificultades de las familias para pagar sus hipotecas y otras deudas, y los desequilibrios emocionales y relacionales que eso genera, nos hacen sentir el dolor humano en toda su crudeza y descubrir que estamos ante una grave crisis que no parece coyuntural, que está siendo de largo recorrido, y que no sólo afecta a personas sino que cuestiona, también, las estructuras mismas del vigente modelo social y económico.

El observatorio que mantiene Cáritas nos hace constatar que  en estos primeros meses del año 2009 se ha producido un notable aumento de demandas de ayuda en relación al año anterior. Pero no sólo constatamos un aumento en el número y en la diversidad de las demandas, sino que se están produciendo cambios significativos en los rostros de la pobreza. 

Entre ellos, junto a los más vulnerables, como padres o madres que se han quedado solos con hijos a su cargo, personas mayores, familias inmigrantes reagrupadas y en paro, y desempleados sin protección social, aparecen familias y personas saturadas por las deudas que, seducidas por quienes les ofrecieron dinero fácil, pasaron del consumo por encima de las posibilidades a carecer de lo necesario y a solicitar a Cáritas ayuda para necesidades básicas de vivienda, acceso al empleo, alimentación, ayuda psicológica y para la educación de sus hijos.

La crisis habita en lo profundo

Recientemente Benedicto XVI sostuvo, ante una cumbre de representantes internacionales, que “las crisis financieras se desencadenan cuando -en parte debido a la falta de una conducta ética correcta- los que trabajan en el sector económico pierden la confianza en su modo de funcionamiento y en sus sistemas financieros”. “Sin embargo, las finanzas, el comercio y los sistemas de producción son creaciones humanas contingentes que, en caso de que se conviertan en objetos de fe ciega, llevan dentro de sí las raíces de su propio fracaso”. 

Reducir la crisis a su dimensión financiera y económica puede ser una falsedad y conducirnos a un peligroso engaño puesto que detrás de la crisis financiera hay otras más hondas que la generan.

Esta crisis pone en evidencia una profunda quiebra antropológica y una crisis de valores morales. La dignidad del ser humano es el valor que ha entrado en crisis cuando no es la persona el centro de la vida social, económica, empresarial; cuando el dinero se convierte en fin en sí mismo y no en un medio al servicio de la persona y del desarrollo social.

En el origen de la crisis actual todos parecen reconocer que otra de sus causas es la falta de “transparencia”, de “responsabilidad” y de “confianza”. Se ha perdido la confianza en las grandes instituciones económicas y financieras y en los sistemas que las regulan, debido a la irresponsabilidad y avaricia de algunos, a la vanidosa competitividad. Transparencia, responsabilidad y confianza no son elementos económicos o financieros, sino actitudes éticas, lo cual quiere decir que cerraremos en falso la crisis si no estamos dispuestos a afrontar la crisis ética que la sustenta.

No podemos subestimar la crisis  ni reducirla a una cuestión de ingeniería financiera.  Detrás asoma el fracaso de esta sociedad del bienestar y de un modelo de desarrollo que, como ha puesto de manifiesto el VI Informe FOESSA, no ha logrado reducir las desigualdades ni disminuir la pobreza en los últimos quince años a pesar de  ser años de gran desarrollo económico.

Respondamos con espíritu de comunión y participación

Si la hondura de la crisis ha puesto de manifiesto muchas  miserias personales, sociales y éticas, también es necesario reconocer que está siendo oportunidad para promover otro modelo social y económico más humano y justo, y para despertar ejemplares respuestas de solidaridad.  Es admirable la generosidad que se está generando entre amigos y en el seno de las familias para afrontar los efectos de la crisis. Son miles los voluntarios que están dando lo mejor de sí mismos intentando responder a los sectores más afectados y vulnerables; como, también, es digno de ser reconocido el esfuerzo sincero de muchos hombres y mujeres del ámbito de la cultura, de la economía y la política por aportar respuestas concretas a la crisis.

Esta situación y la ramificación espiritual de las causas nos llama a todos a tomar conciencia no sólo de la responsabilidad de la comunicación cristiana de bienes, sino también de la necesidad de la conversión personal y comunitaria, de la revisión de las motivaciones y estilos que rigen en nuestras instituciones.

Estamos en un momento privilegiado para promover la comunión y la participación de todos, como nos propone Cáritas en este Día de la Caridad en su campaña “Una sociedad con valores es una sociedad con futuro”.

La comunión nos permite adquirir plena conciencia de nuestra identidad y de nuestra interdependencia, y nos enseña a “dar espacio” al hermano, llevando mutuamente la carga de los otros (cf. Ga 6,2) y rechazando las tentaciones egoístas que engendran competitividad, desconfianza y envidias. Dejarse interpelar por la comunión “conlleva despertar de la indiferencia, salir del propio círculo de intereses e involucrarse personalmente en lograr una mayor justicia en la distribución de bienes; y un mayor respeto a la dignidad y derechos de las personas más pobres y excluidas”.

La participación, además de involucrarnos personal y comunitariamente de forma activa en todos los ámbitos sociales donde se pueden aportar ideas y acciones para mejorar y transformar la sociedad, supone también integrar a quienes habitualmente ignoramos por su realidad de marginación o exclusión.

La Eucaristía, sacramento de comunión

Esta invitación a fundamentar nuestra convivencia en los valores de la comunión y participación adquiere particular relevancia y consistencia en la fiesta del Corpus Christi que estamos celebrando. La Eucaristía es sacramento de comunión, pues como dice san Pablo, cuantos comemos del mismo pan formamos un solo cuerpo. Y porque formamos un solo cuerpo en el Señor, todos estamos llamados a contribuir al bien común desde nuestras capacidades y responsabilidades, compartiendo también los bienes para que ningún hermano pase necesidad.

Lo expresa con toda claridad Benedicto XVI: “La mística del sacramento tiene un carácter social, porque en la comunión sacramental yo quedo unido al Señor como todos los demás que comulgan (...). La unión con Cristo es al mismo tiempo unión con todos los demás a los que él se entrega”.

Desde la esperanza que despiertan en nosotros la presencia viva del Señor y el compromiso serio de tantos hombres y mujeres en favor de los que sufren, nos animamos a decir que si hay algo positivo en esta crisis es la oportunidad de rectificar y sentar las bases de la convivencia en valores sólidos capaces de construir un orden económico y social más transparente y justo. Aprovechemos el momento y pidamos al Señor en este “Día de la Caridad” que nos ayude a conseguirlo.

Los Obispos de la CEPS

 

Este mundo nuestro

Se fue y se quedó

Tengo en mi retina recuerdos de niño de la Serena el ver marchar a tantos y tantos –entonces y en arranque eran hombres– quedando a sus familias enteras, madres y niños en nuestra tierra porque no podían marchar. Se iban aquellos hombres y se quedaba el resto de la familia en el pueblo, hasta que podían llevarles posteriormente con ellos. ¡Qué lagrimones vi caer más de una vez por aquellas mejillas recias y nobles, tanto de quienes se quedaban como de quienes se iban!

Lo que el corazón del ser humano no puede sí lo pudo el cardio de Jesucristo: reunido con los suyos en la última Cena, sabiendo que tenía que volver al Padre de quien había salido, se marchó y se quedó. Volvió al cielo, expresión de la presencia eterna y actual de Dios, al Padre para enviarnos entrambos al Espíritu Santo que nos hiciera comprender el sentido de la Eucaristía, donde se quedó definitivamente y por amor.

Esa presencia viva y vivificante celebramos solemnemente en este día del Corpus Christi (Cuerpo de Cristo) que no pudo ser vivido en todo su esplendor el Jueves Santo, y también en esa otra presencia inseparable, en el ser humano icono del Dios cristiano. Recordemos algunos textos salvíficos: Pablo oyó del Señor: yo soy Jesús a quien tú persigues (y Saulo perseguía a los cristianos, presencia viva del Jesús en la historia). “Venid benditos de mi Padre porque tuve hambre y me disteis de comer. ¿Cuándo? Cada vez que lo hicisteis con uno de estos mis pequeños hermanos conmigo lo hicisteis”. Página cristológica, presencia de Cristo,  denominada así por Juan Pablo II.

De ahí nuestra vivencia de inseparabilidad del Cristo Eucaristía y Cristo en el ser humano especialmente en el más necesitado. ¡Se fue y se quedó! Que vivamos amando, adorando y venerando al Santísimo Sacramento del altar y amando, sirviendo y viendo al Señor también el más necesitado que tenemos a nuestro lado. ¡Se fue y se quedó! Eucaristía y Cáritas inseparables en ambas direcciones.

Sebastián González González
Vicario General


Iglesia y familia

Escuela de Padres

Educación sexual

Una de las características de los padres de todas las épocas es que se preocupan por sus hijos y nosotros no vamos a ser menos en un tiempo en el que hay motivos más que sobrados para ello.

A los ya consabidos y no solucionados asuntos del excesivo consumo de alcohol y de drogas por nuestros jóvenes o el creciente fracaso educativo, ahora se añadirán las consecuencias de unas medidas inadecuadas en la vida sexual. Me explico para no caer en vaguedades infundadas que puedan confundir. Somos seres sexuados desde siempre, lo cual es uno de los aspectos más fundamentales y que más nos definen de nuestra vida privada y social desde el mismo momento en el que comienza nuestro caminar como humano.

El sexo es fuente de satisfacción, de amor y de placer y se expresa con diferentes intensidades a lo largo de la vida y es la adolescencia la etapa en la que irrumpe ese inmenso chorro de hormonas descontroladas que desconcierta a quien le ocurre y que da un aspecto de adulto al niño que deja de serlo.

Todas las generaciones han disfrutado de la práctica sexual, de los genitales, del placer físico y anímico del clímax del orgasmo; unas lo han hecho con más sentimientos de culpa que otras y con diferentes grados de pudor. Hasta aquí es fácil estar de acuerdo y para nada hemos tocado el tema moral, no porque me genere problemas el hacerlo, sino porque me preocupa aún más los derroteros educativos por los que nos estamos metiendo por los muchos problemas que conlleva.

¿Hormonas o neuronas?

Que los adolescentes tienen una sexualidad radiante y en muchas ocasiones desbordante no admite discusión posible, que dejar el calentón de las pelvis a su buen discurrir de impulsos y deseos sin más preocupación que ir después a comprar la ‘píldora postcoital o del día siguiente’ es una auténtica irresponsabilidad desde el punto de vista de educación sexual porque la comercialización sin receta médica va a quitar a los médicos la oportunidad de seguir controlando a una población con prácticas sexuales de riesgo a la que se le pueden dar consejos útiles para evitar el uso de este fármaco de forma más continuada. Y esta irresponsabilidad de fomentar una práctica sexual guiada más por las hormonas que por las neuronas es de quien lo hace, pero más de quién lo permite con medidas políticas al margen del sentido común y de la educación.

Sin control

No podemos correr riesgos innecesarios de transmisión de enfermedades sexuales y de dejar a una población como es la de la adolescencia sin control sanitario. Y para terminar esta sin razón de la educación sexual española nos encontramos que niñas de 16 años no necesitan autorización de los padres para interrumpir un embarazo, eso sí, no pueden comprar tabaco ni alcohol de manera legal ni pueden votar en unas elecciones, ni pueden decidir otras muchas cuestiones de la vida cotidiana como entrar en una discoteca o solicitar una vivienda. Es menos problemático elegir a quién votar que tomar la decisión de interrumpir un proceso que dejado libremente tendrá como resultado el nacimiento de un hijo. Parece increíble, pero lo tremendo es que es cierto y alguien tendrá que asumir las graves consecuencias que padeceremos en un futuro cercano, pero esto no se hará porque la culpa siempre la tendrán los otros.

José María Fernández Chavero
Psicólogo clínico y máster en bioética
chavero@correo.cop.es

 

Libros

Santos en lo ordinario

Han pasado ciento cincuenta años hasta que los padres de santa Teresa del niño Jesús han sido beatificados. Probablemente era necesario que, antes, fuera reconocida la doctrina proclamada por su hija, nombrada Doctora de la Iglesia, y se profundizara en la esencia de la santidad. Pero, si las enseñanzas de la carmelita de Lisieux iluminan la santidad de sus padres, no es menos verdad que la de Luois y Zélie Martin, nos ayuda a entender la de Teresa.

Hélène Mongin nos acerca a la vida de este matrimonio que, ante todo, buscaba servir a Dios. La vida de cada uno de ellos se ordena totalmente a realizar la voluntad de Dios y su mismo matrimonio lo comprenden en el orden de la providencia divina. Un bello ejemplo ya que ambos habían buscado antes la santidad en el claustro. Dios tenía otro designio y ellos supieron comprenderlo.

A través de estas páginas que despiertan en nosotros el entusiasmo y despiertan deseos de santidad, se nos narra una historia que no contiene “hechos extraordinarios”, tal como estos han venido a entenderse en nuestro tiempo. Descubrimos la felicidad de dos esposos que se dedican a sus trabajos con entusiasmo, quieren educar a sus hijos de la mejor manera posible y encuentran tiempo para servir a los pobres. No es una familia que pase por una difícil situación económica, pero sí que es tocada por el sufrimiento (la muerte de algunos hijos) y la enfermedad (ella un cáncer que le corta la vida a los cuarenta y seis años, él una demencia senil que le conducirá a un sanatorio mental).

Pero en la vida de ese matrimonio todo está tocado por lo sobrenatural. El trabajo, el tiempo de descanso y de fiesta, las comidas, los vestidos, los negocios, etcétera, quedan iluminados por la gracia. De esa manera nada en este mundo es excusa para dejar de atender a Dios y, por lo mismo, todo se convierte en una oportunidad para experimentar la felicidad que el Señor promete a los suyos. Por eso coexiste en este matrimonio una exquisita ternura del uno para con el otro y una envidiable fortaleza a la hora de afrontar las contrariedades o de enfrentarse a la injusticia. Dulzura y firmeza van de la mano en la santidad.

A la autora debemos agradecerle la capacidad de síntesis para acercarnos a la vida de este matrimonio ejemplar y también por descubrirnos la fisonomía personal de cada uno de ellos en particular. Además, no ahoga el relato con referencias a la santa de la infancia espiritual. Al contrario, nos permite descubrir en Louis y Zélie la importancia del humus familiar para el recto crecimiento de los hijos.

En esta época, en que la santidad del matrimonio está tan cuestionada y muchos padres tropiezan con dificultades en la educación de sus hijos, este libro puede aportar grandes enseñanzas y mucho consuelo. Nos gusta ver a Dios reflejado en el rostro de los santos, y nos alegra saber que la santidad es un camino para todos nosotros.

David Amado
Forumlibertas.es

 

Vamos al cine

La Vergüenza

Este film de David Planell (el guionista de Héctor, de Gracia Querejeta) ha inaugurado el Festival de Málaga de 2009. La película cuenta una historia desgraciadamente muy real: la de un niño inmigrante que va de familia de acogida a Centro de Acogida sucesivas veces ya que siempre acaba siendo devuelto por la familia acogedora de turno. Su difícil comportamiento, las motivaciones confusas de la familia y las concepciones esquemáticas de los agentes de la administración hacen que el fracaso del acogimiento parezca inevitable.

La película plantea varias cosas de interés, aunque sin llegar a la hondura antropológica de Vete y vive, un film franco-israelí que abordaba cuestiones similares. Por un lado, el conflicto generado por el chico adoptado pone de manifiesto de una forma imponente los problemas latentes en la pareja. Esto es muy importante porque indica una verdad a menudo olvidada: el acogimiento y la adopción deben ser frutos de una sobreabundancia antes que de una carencia, aunque objetivamente responda a una necesidad real, como es el deseo de tener hijos.

Muy unida a esta cuestión está otra que también atraviesa el largometraje: la mentalidad perniciosa del ideal del “padre perfecto”. “Quiero demostrar que soy capaz de ser un padre ideal”, es el planteamiento de los protagonistas.

Otro elemento esencial que está clarísimo en el film es la necesidad de los padres de estar acompañados. Y no lo están. Viven la aventura en solitario.

En fin, se trata de una película que toca un tema nuevo para el cine español y que permite poner sobre la mesa cuestiones muy relevantes relativas al mundo de la adopción y el acogimiento.

Juan Orellana
Pantalla 90.es

 

De web en web

lavozdeldesierto

Vamos a cantar. Entrad en www.lavozdeldesierto.net , es la web del grupo La Voz del Desierto, evidentemente, que hacen un buen rock. Como diría aquel, los que somos “hijos del rock and roll”, nos viene de perilla poder cantar al Señor con estas guitarras y batería rompedoras del grupo alcalaíno, en el que cantan curas, seminaristas y laicos, con un buen sonido. Además de lo limpio que puede ser el rock, visualmente (lo del clerygman del cantante y otros miembros, no tiene precio) es bastante bueno. Escuchad y ved vídeos. Y trastead por la Web, que es interesante. Buena música, buenas letras y hasta merchandising.

Casimiro Muñoz


Celebrar la fe

Celebramos el Corpus Christi

Libro del Éxodo 24, 3-8

En aquellos días, Moisés bajó y contó al pueblo todo lo que había dicho el Señor y todos sus mandatos; y el pueblo contestó a una: “Haremos todo lo que dice el Señor”. 

Moisés puso por escrito todas las palabras del Señor. Se levantó temprano y edificó un altar en la falda del monte, y doce estelas, por las doce tribus de Israel. Y mandó a algunos jóvenes israelitas ofrecer al Señor holocaustos, y vacas como sacrificio de comunión. Tomó la mitad de la sangre, y la puso en vasijas, y la otra mitad la derramó sobre el altar. Después, tomó el documento de la alianza y se lo leyó en alta voz al pueblo, el cual respondió: “Haremos todo lo que manda el Señor y le obedeceremos”. 

Tomó Moisés la sangre y roció al pueblo, diciendo: “Ésta es la sangre de la alianza que hace el Señor con vosotros, sobre todos estos mandatos”.

 

Salmo 115,12-13. 15 y 16bc. 17-18

R. Alzaré la copa de la salvación, invocando el nombre del Señor. 

¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de la salvación, invocando su nombre. R.

 

Carta a los Hebreos 9, 11-15

Hermanos: Cristo ha venido como sumo sacerdote de los bienes definitivos. Su tabernáculo es más grande y más perfecto: no hecho por manos de hombre, es decir, no de este mundo creado. 

No usa sangre de machos cabríos ni de becerros, sino la suya propia; y así ha entrado en el santuario una vez para siempre, consiguiendo la liberación eterna. 

Si la sangre de machos cabríos y de toros y el rociar con las cenizas de una becerra tienen el poder de consagrar a los profanos, devolviéndoles la pureza externa, cuánto más la sangre de Cristo, que, en virtud del Espíritu eterno, se ha ofrecido a Dios como sacrificio sin mancha, podrá purificar nuestra conciencia de las obras muertas, llevándonos al culto del Dios vivo. 

Por esa razón, es mediador de una alianza nueva: en ella ha habido una muerte que ha redimido de los pecados cometidos durante la primera alianza; y así los llamados pueden recibir la promesa de la herencia eterna.

 

Evangelio según san Marcos 14, 12-16. 22-26

El primer día de los Ázimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, le dijeron a Jesús sus discípulos: “¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?” 

Él envió a dos discípulos, diciéndoles: “Id a la ciudad, encontraréis un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo y, en la casa en que entre, decidle al dueño: “El Maestro pregunta: ¿Dónde está la habitación en que voy a comer la Pascua con mis discípulos?” Os enseñará una sala grande en el piso de arriba, arreglada con divanes. Preparadnos allí la cena”.

Los discípulos se marcharon, llegaron a la ciudad, encontraron lo que les había dicho y prepararon la cena de Pascua. 

Mientras comían, Jesús tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio, diciendo: “Tomad, esto es mi cuerpo”. 

Cogiendo una copa, pronunció la acción de gracias, se la dio, y todos bebieron. 

Y les dijo: “Ésta es mi sangre, sangre de la alianza, derramada por todos. Os aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día que beba el vino nuevo en el reino de Dios”. 

Después de cantar el salmo, salieron para el monte de los Olivos.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana:

15, lunes: 2Co 6, 1-10; Mt 5, 38-42.
16, martes: 2Co 8, 1-19; Mt 5, 43-48.
17, miércoles: 2Co 9, 6-11; Mt 6, 1-6. 16-18.
18, jueves: 2Co 11, 1-11; Mt 6, 7-15.
19, viernes: Os, 11, 1b-3-4. 8c-9; Ef 3, 8-12. 14-19; Jn 19, 31-37.
20, sábado: 2Co 12, 1-10; Mt 6, 24-34.
21, domingo: Jb 38, 1. 8-11; 2Co 5, 14-17; Mc 4, 35-40.

 

La liturgia...paso a paso

El compromiso de la Eucaristía

Las lecturas de hoy ponen de relieve el aspecto sacrificial o cultual de la Eucaristía, pero hay que tener en cuenta de que, a su vez, se encargan de hacer ver que no se trata de un culto exterior, sino de un culto comprometido, que no consiste solamente en ofrecer unas víctimas, sino que, en él, oferente y ofrenda se identifican.

Ya la lectura del Éxodo, al describir el sacrificio de la Antigua Alianza, aunque habla de la ofrenda de la sangre de las vacas, termina la  liturgia de aquel día con un gran compromiso: “Haremos todo lo que manda el Señor y le obedeceremos”.

La Carta a los Hebreos ya no habla de víctima sacrificial distinta al oferente. La sangre que se ofrece es la sangre de Cristo, y la esencia del nuevo sacrificio es la obediencia de Cristo al Padre, obediencia hasta la muerte.

Marcos presenta a Cristo ofreciendo a los suyos su cuerpo y su sangre derramada. Les estaba invitando a comulgar con su entrega, a participar en el culto que él, con su obediencia incondicional, dio al Padre.

Para comprender lo anterior nos viene bien meditar un texto del Congreso Eucarístico de Sevilla de 1993.

“Hacemos bien en adorar ese Pan... Nuestra adoración, sin embargo, se convertirá en sentencia  contra nosotros mismos, si no nos lleva a la decisión de aceptar con Cristo la voluntad del Padre y a darnos a los hermanos y hermanas en un movimiento intenso de evangelización”.

“Hacemos bien al comer el Pan de vida... La recepción del Pan será un testimonio contra nosotros, si no va unida al deseo ardiente de participar en el modo, forma y estilo de vida de Cristo”.

Antonio Luis Martínez

 

El Santo de la semana

20 de Junio: Santa Florentina (+633)

Los pocos datos históricos sobre su vida se los debemos a su hermano san Leandro dados en su obra “De la instrucción de las vírgenes y del desprecio del mundo”.

Florentina nació en Cartagena hacia el año 550, aunque desde muy pequeña salió de allí con sus padres y hermanos. Aparece en el santoral visigótico del siglo VII junto a sus tres hermanos san Leandro, san Fulgencio y san Isidoro quienes ayudaron a su hermana en el camino de la gran virtud.

La vida de los tres hermanos, obispos, influyen en la vida escondida de Florentina en el convento.

Leandro puso gran empeño en la formación religiosa y profana de su hermana y le dedicó dos libritos acerca de la virginidad y del desprecio del mundo que le sirvieron para su consagración en la vida monástica en un monasterio de Écija.

Después, Isidoro, le dedicará otros dos sobre la Natividad del Señor y sobre el Reino de los cielos y el Juicio final. Era una manera de alimentar espiritualmente a la que fue abadesa en un gran número de conventos con un número de monjas cercano al millar.

Florentina vivió hasta muy anciana en el convento de Santa María del Valle. Murió en el año 633 y fue sepultada junto a la tumba de su hermano Leandro, después allí mismo se enterró en el año 636 su hermano Isidoro.

Su culto consta a partir del siglo XII, según un calendario franco-hispánico, aunque como antes decía aparece en el santoral visigótico del siglo VII junto a sus tres hermanos.

Dicen que también los reyes más generosos del reino visigótico, san Hermenegildo y Recaredo, contribuyeron, a su modo, a forjar la aureola de esta figura femenina que resalta entre tan venerables y santos hermanos.

Gonzalo Encinas Casado

 

Dichos y preguntas

La Catequesis... ¿Para la Confirmación?

El tiempo de la Pascua es en el que la Iglesia celebra los sacramentos de la Iniciación Cristiana como algo característico y singular. Entre éstos la confirmación suele ser, en nuestras comunidades, uno de los que solemos celebrar en estos días pascuales. Sabemos que este sacramento da al que lo recibe el don del Espíritu Santo que le capacitará para ser testigos del Señor en medio del mundo como cristiano adulto, ya que al recibirlo se completa el itinerario de la iniciación cristiana, sacramentalmente hablando, del candidato.

Pero hay que preguntarse si quienes lo reciben son de verdad testigos del Señor en medio del mundo. Si esto no ocurre, no hemos llegado a conquistar el objetivo de la iniciación cristiana que se ha perseguido desde el camino catequético. Sabemos que en ese proceso el muchacho ha de conocer la fe, celebrarla, vivirla y orarla. Es decir, hacer con quien solicita completar su iniciación cristiana, un itinerario catequético en el que se le instruya en los Misterios esenciales de nuestra fe, en el que se inicie en la vida sacramental y litúrgica no sólo desde el conocimiento, sino desde la vivencia profunda y espiritual del mismo, que se le ayude a descubrir los valores esenciales del Evangelio, para que conociéndolos los viva con exigencia y con coherencia, que se le inicie en la vida de oración y de encuentro con Dios. Para esto se requiere cambiar nuestro modelo de catequesis actual, que es puramente escolar, por otro en el que se acompañe al catequizando para vivir la fe, en la que el catequista y la comunidad parroquial deberán ser modelo para éstos. Creo que la catequesis, mal llamada de confirmación, nos exige a todos una apuesta por la exigencia, la creatividad y por tener unas metas claras de lo que queremos con ella. Con los recursos que tenemos, todo será posible. El Espíritu Santo siempre ha guiado a la Iglesia.

Francisco Julián Romero Galván.
Delegado Episcopal para la Catequesis.


 

Última

Entrevista al cardenal Claudio Hummes, prefecto de la Congregación para el Clero, sobre el “Año Sacerdotal”

“Un año para mostrar a los sacerdotes el amor de la Iglesia”

El próximo 19 de junio el Papa Benedicto XVI inaugurará con unas vísperas solemnes en la Basílica de San Pedro, el Año Sacerdotal con el tema: “Fidelidad de Cristo, fidelidad del sacerdote”.

Durante este año Benedicto XVI proclamará a san Juan María Vianney “patrono de todos los sacerdotes del mundo”. Igualmente se publicará el “Directorio para los confesores y directores espirituales”, así como a una recopilación de textos del Papa sobre temas esenciales de la vida y de la misión sacerdotal en la época actual.

La agencia de noticias “Zenit” ha conversado con el cardenal brasileño Cláudio Hummes, O.F.M., prefecto para la congregación del Clero y obispo emérito de Sao Paulo, quien presenta este año como “propositivo” y como una oportunidad para que los sacerdotes recuerden que “la Iglesia los ama, que se preocupa por ellos”.

 

¿Cuál es el objetivo principal del año sacerdotal?

En primer lugar la circunstancia. Será un año jubilar por los 150 años de la muerte de san Juan María Vianney, más conocido como el santo cura de Ars. Esta es la oportunidad, pero el motivo fundamental es que el Papa quiere dar a los sacerdotes una importancia especial y decir cuánto los ama, cuánto los quiere ayudar a vivir con alegría y con fervor su vocación y misión.

Esta iniciativa del Papa tiene lugar en un momento de gran expansión de una nueva cultura: hoy domina la cultura postmoderna, relativista, urbana, pluralista, secularizada, laicista, en la cual los sacerdotes deben vivir su vocación y su misión.

El reto es entender cómo ser sacerdote en este nuevo tiempo, no para condenar al mundo sino para salvar el mundo, como Jesús, quien no vino para condenar al mundo sino para salvarlo.

El sacerdote debe hacer esto de corazón, con mucha apertura, sin demonizar a la sociedad. Debe estar integrado en ella con la alegría misionera de querer llevar a la gente de esta sociedad a Jesucristo.

Es necesario dar una oportunidad para que todos oren con los sacerdotes y por los sacerdotes, convocar los sacerdotes a orar, hacerlo de la mejor manera posible en la sociedad actual y, además, eventualmente tomar iniciativas para que los sacerdotes tengan mejores condiciones para vivir su vocación y la misión.

Es un año positivo y propositivo. No se trata, en primer lugar, de corregir a los sacerdotes. Hay problemas que siempre deben ser corregidos y la Iglesia no puede cerrar los ojos, pero sabemos que la grandísima mayoría de los sacerdotes tienen una gran dignidad y adhieren a su ministerio y a su vocación. Dan su vida por esta vocación que han aceptado libremente.

Lamentablemente se dan los problemas de los que nos hemos enterado en los últimos años relativos a la pedofilia y otros delitos sexuales graves, pero como máximo quizá pueden llegar a un cuatro por ciento del clero. La Iglesia quiere decirle al 96 por ciento restante que estamos orgullosos de ellos, que son hombres de Dios y que los queremos ayudar y reconocer todo lo que hacen como testimonio de vida.

Es también un momento oportuno para intensificar y profundizar la cuestión de cómo ser sacerdotes en este mundo que cambia y que Dios nos ha puesto delante para salvar.

 

¿Cuáles cree que son las mayores dificultades y los nuevos retos que afrontan hoy los jóvenes que quieren ser sacerdotes?

Quiero repetir que no debemos demonizar la cultura actual que se difunde cada vez más y que se convierte en una cultura dominante en todo el mundo a pesar de la presencia de otras culturas.

Esta nueva cultura ya no quiere ser ni cristiana ni religiosa. Quiere ser laica y rechaza y quiere rechazar cualquier injerencia religiosa. Los adolescentes y los jóvenes se encuentran en una situación diferente a la que hemos vivido nosotros, que nacimos en una cultura muy religiosa y que se reconocía como cristiana y católica. Actualmente ya no es así.

Creo que para los adolescentes y jóvenes es realmente más difícil tener la valentía de aceptar una invitación de Dios, que nace en su interior. Responder es hoy más complicado, porque la sociedad ya no valora el sacerdocio. Antes la sociedad lo valoraba. Ahora bien, un trabajo de fe y de evangelización será siempre posible, porque Dios da siempre todas las gracias cuando llama para esto.

La parroquia debe ofrecer a los jóvenes y a los adolescentes la oportunidad de hablar de aquello que llevan en el corazón, de ese llamado, porque si ellos no tienen la oportunidad de hablar con alguien en quien puedan confiar, poco a poco esta voz desaparecerá. Aquí entra en juego la pastoral vocacional, que tanto necesitamos.

Una parroquia bien organizada es capaz de salir al encuentro de los jóvenes y adolescentes y darles la oportunidad de hablar sobre la llamada que sienten. También la oración por las vocaciones es ahora más importante que en el pasado.

Otra causa por la que puede haber menos candidatos es porque las familias son más reducidas. Tienen pocos hijos o ninguno. Esto lo hace más difícil. El número de sacerdotes en varios países se ha reducido demasiado. Vemos esta situación con grandísima preocupación.

Zenit.org

 

Patrimonio cultural de nuestra Iglesia

Puebla de la Calzada (II)

Desde la segunda mitad del siglo XVI y hasta la primera década del siglo XVII (1556-1610), la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación de Puebla de la Calzada sufrió una transformación considerable desde el punto de vista arquitectónico, siguiendo las directrices siempre que marcaba la normativa de la Orden Militar de Santiago. Comenzando porque, en los años centrales del siglo XVI, la fábrica del templo ve ampliada la capilla mayor con una bóveda que será a diferencia de la etapa anterior sostenida ahora por arcos de cantería: comienza a predominar la piedra.

Además, Puebla de la Calzada se sitúa en una franja de cierta fama por algunos de sus variados pleitos en materia de obras de arte ornamental. Es en el año 1549 cuando se da uno de ellos en relación a la construcción del púlpito señalándose en dicha documentación que existía ya uno en cantería donde aparecían labradas una serie de figuras y pintadas otras. Lo cierto es que desde estos momentos y hasta los años iniciales del siglo XVII la imagen del edificio ha cambiado por completo. La iglesia es de bóveda de cañón con cuatro arcos y abunda el uso de la piedra, el trabajo en cantería (atrás queda la arena, la cal y el ladrillo de los que hacíamos mención en la primera parte) utilizando el ladrillo para la construcción de una puerta grande, con un arco bien labrado en los que estuvieron pintados dos escudos con una cruz en medio representando las plagas y los misterios de la pasión.

La torre del templo se situaba en el testero de éste con dos campanas de buenas dimensiones rematado en la parte superior por un almenado de azulejos chapados no sólo dándole aspecto de fortaleza sino que, teniendo hoy que lamentar su pérdida total, la hacía apreciable a la vista en un conjunto genial entre ésta, la de San Pedro de Montijo y la de Santiago en Torremayor, localidades todas ellas tremendamente próximas y al mismo margen derecho del Guadiana. Una segunda puerta se abría como era costumbre en estas edificaciones a los pies mismos de la torre. La capilla mayor era formidable en cuanto al material: cantería, grandes arcos todo ello muy bien labrado con afirman los propios visitadores: “…es de crucería de piedra, bóveda bien labrada con sus llaves, con granitos y florones de la orden, con unos bastiones en las repisas…”

Lo cierto es que, si la iglesia de Puebla de la Calzada alcanza su plenitud en la misma evolución arquitectónica que toponímica, hemos de decir que, casi sepultada hoy por el devorante “urbanismo moderno”, hablamos por un lado de un edificio que, fue conocido entre los años 1490 a 1500 como iglesia de Nuestra Señora; durante los años 1508 a 1515 como iglesia de Santa María, para posteriormente pasar a denominarse, en la segunda mitad del siglo XVI, como Nuestra Señora de la Asunción y, ya a partir de 1605, iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación como se le conoce actualmente.

Pero Puebla de la Calzada tiene en el Patrimonio de nuestra Iglesia nombres unidos que no podemos olvidar y ocuparán indudablemente los próximos números: Gil de Noveros, Hernando de Madrid, Luis de Morales, Estaçio de Bruselas y un largo etcétera de afamados artistas que nos ha proporcionado el no menos apasionante pleito iniciado con las llamadas “probanças” en 1549 por la terminación de su Retablo Mayor.

Pablo Iglesias Aunión
Licenciado en Historia

 

Han dicho…

Benedicto XVI:

“Elegid a Cristo para que en cada momento de la vida -feliz o difícil- tengáis la certeza interior de que Él os sostiene con la gracia y el poder del Espíritu Santo”.

 

Cardenal Jean-Louis Tauran, presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso:

“Las religiones son capaces de lo mejor y de lo peor: pueden estar al servicio de un  proyecto saludable pero también de un proyecto de alienación”.

 

Comunicado de Ayuda a la Iglesia Necesitada:

“Desde hace más de dos mil años, el colectivo humano más perseguido ha sido y sigue siendo el cristiano, por encima de otros de carácter social, racial o religioso. Sin embargo, el dolor y la injusticia que sufren estos seres humanos no encuentran un eco mediático equilibrado con otros colectivos”.

 

Monseñor Héctor Rubén Aguer, Arzobispo de La Plata:

“Es lógico que no se entienda el valor del celibato y la posibilidad de practicarlo. Pero la mayoría de los sacerdotes, que lo viven con fidelidad, y los fieles que tienen esa sensibilidad propia de la fe se dan cuenta de que no es tan difícil, sino que es relativamente fácil si el celibato se vive en la fe, en oración profunda”.

Agencias


Noticias de América latina

http://www.aciprensa