Iglesia en camino

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Número 804. 23 de mayo de 2010

Director: Juan José Montes


Temas de la semana

Sacerdocio común y ministerial, servidores en la comunidad

Benedicto XVI espera que su visita a Portugal relance la evangelización

El Centro Padre Cristóbal ha atendido a 5.000 personas desde su apertura

El Arzobispo asistió a la reapertura del templo parroquial de Zalamea de la Serena

Envío de un contenedor de ayuda a Perú desde Talavera la Real

Reunión de delegados de misiones

Un centenar de personas peregrinan a Fátima

Artículos Arzobispo: Uno de los tres días

Escuela de padres: ¡La familia, sí, la familia! (II)

Campaña de voluntariado para la JMJ 2011

Artículo de la delegación de misiones


Actualidad

Este domingo se celebra Pentecostés

Los laicos deben ejercer su sacerdocio común apoyados por el ministerio ordenado

Este domingo, solemnidad de Pentecostés, se celebra el Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar, este año bajo el lema “No he venido a ser servido, sino a servir”. Celebrar esta fiesta en el marco del Año Sacerdotal es una invitación a reflexionar acerca de la profunda unión y complementariedad que existe entre el sacerdocio común y el ministerial, diferenciado en que el sacerdote ordenado está al servicio del sacerdocio común, el de todos los bautizados.

San Agustín ya habló sobre la importancia del sacerdocio bautismal, la urgencia de la comunión eclesial y la necesidad de la corresponsabilidad entre los presbíteros y los cristianos laicos en la acción misionera de toda la Iglesia. Él dijo: “Cuando me da miedo pensar lo que soy para vosotros, me llena de consuelo lo que soy con vosotros. Para vosotros soy obispo, con vosotros soy un cristiano; aquel es el nombre de un oficio, éste es el nombre de la gracia; aquel es mi responsabilidad; éste es mi salvación”.

Según los obispos de la Comisión Episcopal del Apostolado Seglar, en su mensaje con motivo de esta celebración, “esta pertenencia eclesial nos plantea un conjunto de exigencias que debemos tener muy presentes en la vivencia de nuestras respectivas vocaciones”. Una de esas exigencias es permanecer en Cristo, “esto lleva consigo acoger sus enseñanzas, buscar ante todo el Reino de Dios y alimentar la vida con gracia divina en las celebraciones litúrgicas”.

Apostolado múltiple

En una sociedad crecientemente secularizada, pluralista, individualista, fragmentada y conflictiva... las asociaciones y movimientos apostólicos deben facilitar a sus miembros los medios necesarios para personalizar la fe y vivirla evangélicamente, seguir un proceso de formación permanente y constituir el sujeto social necesario para un presencia pública significativa y eficaz.

La Comisión Episcopal del Apostolado Seglar pide a los cristianos que ofrezcan al Padre su vida y sus actividades. Son innumerables las ocasiones que se les presentan a los laicos para el ejercicio del apostolado de la evangelización: el testimonio de la vida cristiana y las buenas obras tiene la eficacia de atraer a los hombres hacia la fe y hacia Dios. Como se apunta en Apostolicam actuositatem, “los laicos ejercen un apostolado múltiple, tanto en la Iglesia como en el mundo. En ambos órdenes se abren varios campos de actividad apostólica: las comunidades de la Iglesia, la familia, la juventud, el ámbito social, el orden nacional e internacional”.

La solemnidad de Pentecostés nos recuerda la presencia impetuosa del Espíritu en la vida y misión de la Iglesia y es una gran oportunidad para que sacerdotes y cristianos laicos profundicen en las exigencias del sacerdocio bautismal, dándose pasos en la corresponsabilidad y en la misión evangelizadora de la Iglesia. Para que esto sea posible y los laicos puedan cumplir con su misión, éstos han de decidirse, apoyados por el ministerio ordenado, a ejercer su sacerdocio común.

Compromiso de los laicos

Los cristianos laicos deben saber que son la Iglesia en estos caminos de la historia, en los diversos escenarios de la sociedad secular. El compromiso de los laicos en las realidades seculares garantizará, a un tiempo, la secularidad, el valor humano de las realidades temporales, y su dimensión trascendente, sin confusión ni separación.

La celebración de esta jornada, como afirma la Comisión Episcopal del Apostolado Seglar, es una buena ocasión para que todos los cristianos profundicen “en las exigencias de la vocación bautismal”. Tanto presbíteros como laicos han sido elegidos para formar parte de un sacerdocio santo, para colaborar como piedras vivas en la construcción de un edificio espiritual.

 

La historia de Jesús Martín

La Comisión Episcopal de Apostolado Seglar ha enviado a las parroquias, como cada año, una serie de materiales con motivo de la solemnidad de Pentecostés.

En esta ocasión, el Guión de Reflexión está centrado en el sacerdote de nuestra Diócesis Jesús Martín Mendieta, que fue párroco en la barriada de la “UVA” en Badajoz y actualmente es consiliario de la HOAC.

En este Guión se cuenta cómo “Jesús Martín es uno más del barrio, ahora tiene 87 años y vive en una residencia para sacerdotes, pero todos los días se pone en marcha en el bus urbano y se dirige a su barrio con su gente, y allí sigue celebrando la Eucaristía con el nuevo párroco”. Se le define como “un sacerdote de cuerpo entero, entregado con radicalidad allí donde la Iglesia lo ha llamado a trabajar por el Reino, entre los últimos”.

 

Además, el Colegio de Procuradores ha donado 6.000 euros

Cáritas celebra un encuentro de trabajadores y técnicos del Programa de Personas sin Hogar

Trabajadores y técnicos de los centros del Programa de Personas sin Hogar de la Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz han celebrado, en el Centro Hermano de Badajoz, unas jornadas de convivencia y formación dedicadas a la reflexión sobre el documento que lleva por título “Marco de intervención de Cáritas”.

Durante este encuentro se realizaron diversas dinámicas y actividades para analizar la realidad actual de los servicios que se ofrecen en los dos centros de acogida con los que cuenta Cáritas, el Padre Cristóbal y el Centro Hermano. Además, se constató que ambos centros están trabajando de forma conjunta las líneas de trabajo propuestas por Cáritas.

XII aniversario

Por su parte, el Centro de acogida Padre Cristóbal de Mérida ha celebrado el XII aniversario de su apertura, de acción social gracias al esfuerzo de la Congregación de las Hermanas Hospitalarias Franciscanas y a Cáritas Diocesana.

El pasado viernes, para celebrar este aniversario, las personas que se encuentran en este centro participaron en la Eucaristía y a continuación se desarrolló un festival con actuaciones.

Además, durante esta semana se han organizado unas jornadas de puertas abiertas para todas las personas que estuvieran interesadas en conocer el Proyecto de Personas sin Hogar.

Desde su apertura el Centro Padre Cristóbal ha atendido a unas 5.000 personas, de las cuales gran parte han pasado por el centro en repetidas ocasiones.

Donación de 6.000 euros

Por otro lado, Cáritas Diocesana ha informado que el Colegio Oficial de Procuradores de los Tribunales de Badajoz, que el pasado sábado presentó a su nueva directiva, ha anunciado que va a donar 6.000 euros para Cáritas de Mérida-Badajoz como símbolo de su compromiso con la sociedad.

 

Finalizan las obras de restauración del templo parroquial de Zalamea de la Serena

La iglesia parroquial de Ntra. Sra. de los Milagros de Zalamea de la Serena ha reabierto sus puertas tras más de dos años de restauración con una Eucaristía presidida por Monseñor Santiago García Aracil, arzobispo de Mérida-Badajoz, y concelebrada por varios sacerdotes, entre ellos, el Vicario de zona, Felipe Domínguez, y el párroco de la localidad, Manuel Moreno, en un templo lleno de fieles.

Cubiertas e interior

Las obras de restauración de este templo comenzaron por la cubierta y continuaron por su interior, ofreciendo un nuevo aspecto gracias a la iluminación, especialmente de sus bóvedas de nervaduras, además se ha pintado el templo. Todo esto, junto a las vidrieras ya colocadas, da un gran realce al templo.

Durante el tiempo que ha durado la restauración del templo el culto se ha celebrado en la Real Capilla del Santísimo Cristo. Ahora la comunidad parroquial de Zalamea recuperará su ritmo normal gracias a la finalización de las obras de su iglesia parroquial.

 

Los delegados de misiones de las diócesis extremeñas preparan nuevas actividades

Los delegados de Misiones de las tres diócesis extremeñas se han reunido, acompañados por el subdirector nacional de Obras Misionales Pontificias (OMP), Anastasio Gil, en el Seminario de Cáceres, para evaluar la Campaña de Vocaciones Nativas y preparar la próxima Jornada Nacional de Delegados de Misiones y Asamblea General de OMP.

Además, han comenzado a preparar las Jornadas Interdiocesanas de Reflexión Misionera en Extremadura, que se celebrarán en septiembre en Cabezuela del Valle. También se ha comenzado a perfilar la próxima campaña del DOMUND 2010 y su Octubre misionero.

 

Talavera la Real

La organización Ayúdame a Ayudar envía un contenedor a Perú

La asociación “Ayúdame a Ayudar” ha enviado un nuevo contenedor, y ya van tres, a Perú, concretamente a la diócesis de Cajamarca, donde trabajan varios misioneros de nuestra Diócesis.

El contenedor estaba compuesto por alimentos en conserva, aceites, productos de higiene personal, material sanitario y hospitalario, material de albañilería y un horno industrial, entre otros. Todo esto seguro que contribuirá al mejor desarrollo de una zona empobrecida.

Este material se ha conseguido gracias a la solidaridad de socios y colaboradores de la asociación “Ayúdame a Ayudar”, y de entidades públicas y privadas, entre las que se encuentran el Hospital de Badajoz y de Llerena, Ayuntamiento de Badajoz, colegio público de Lobón y la A.M.P.A del C.P. de Educación Infantil “El Parque”, de Azuaga y las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, también de Azuaga.

 

Salvaleón y Barcarrota han peregrinado a Fátima

Más de un centenar de peregrinos de las parroquias de Salvaleón y Barcarrota han celebrado su XXV peregrinación al Santuario de Fátima.

Entre los actos celebrados en este santuario destacan la celebración de la Eucaristía en la “Capelinha”, durante la cual se realizó una ofrenda floral y se leyó una carta del Arzobispo de Mérida-Badajoz a los peregrinos.

Además cuatro personas de las que peregrinaron hasta Fátima pudieron portar la imagen de Ntra. Sra. de Fátima en la Procesión de las Antorchas. Al regresar visitaron las Grutas de la Moneda.  

 

Montijo

Décimo aniversario de la Web

El Equipo de la Pastoral de Comunicación Social de la parroquia de San Pedro Apóstol de Montijo está celebrando estos días el décimo aniversario de la Web, que cuenta además con un blog (parroquiasanpedromontijo.blogspot.com). Durante estos diez años la Web ha recibido casi 62.000 visitas.

 

Antonio Paniagua Ruiz celebra sus bodas de oro sacerdotales

La Eucaristía se celebró en la Concatedral de Santa María de Mérida

El sacerdote emérito Antonio Paniagua Ruiz ha celebrado sus bodas de oro sacerdotales, en la Concatedral de Santa María de Mérida, con una Eucaristía concelebrada por más de una treinta de sacerdotes y el templo lleno de fieles.

En la homilía, Antonio hizo  lectura creyente de su paso   por las parroquias donde ejerció el ministerio sacerdotal (Hornachos, Carmonita, Santa María y San Juan de Mérida, Calamonte y Arroyo de San Serván y el Movimiento de Jóvenes Obreros Cristianos –JOC-). Además, Antonio dio gracias al Señor por todos los beneficios recibidos en los cincuenta años de sacerdote.

Antes de terminar la celebración fue felicitado por el párroco Antonio Becerra, quien le hizo entrega de una réplica de la imagen del Cristo de la O, que preside la Capilla Mayor, y por el párroco de San Francisco de Sales, Guillermo Díaz, que dio lectura a la bendición papal.

Los allí presentes destacaron las cualidades con las que Antonio Paniagua Ruiz ha ejercido su ministerio sacerdotal, principalmente con los jóvenes de Mérida y desde los Movimientos de Acción Católica.

 

Agenda

Semana de espiritualidad en Chandavila

Del domingo 23 al 30 de mayo se celebra la Semana de espiritualidad en el Santuario de Ntra. Sra. de los Dolores de Chandavila, en La Codosera. Cada jornada, que será predicada por un sacerdote diocesano, comenzará con el rezo del Rosario, a las 20’00 h., y a continuación la celebración de la Eucaristía. Excepto el jueves 27, festividad de la Virgen, que estará dedicado a enfermos e impedidos, que la Eucaristía será a las 12’00 h., y a las 20’00 h. la imagen de la Virgen procesionará por la Via Sacra y seguidamente se celebrará la Eucaristía. Ya el domingo 30, fiesta mayor en el Santuario, se celebrarán dos eucaristías, a las 10’00 y a las 12’00 h. A las 11’30 h. procesionará la imagen de la Virgen por la Via Sacra.

 

Semana de la parroquia de San Fernando

La parroquia de San Fernando y Santa Isabel, de Badajoz, celebra del 24 al 29 de mayo su semana de la parroquia. El lunes, a las 19’00 h., habrá una ponencia sobre los “Retos de la Acción Caritativo-Social de la Iglesia ante la crisis”. El martes, a las 18’00 h., comenzará la tarde dedicada a los mayores. Al día siguiente, el miércoles será el turno de la familia a partir de las 17’00 h. y a las 19’30 h. la obra de teatro “Como las mejores familias”. El jueves habrá una charla-coloquio sobre la “Donación y trasplante” y el viernes será la tarde solidaria, la hermana misionera Elena Gabiri nos acercará a la realidad de Benín, África. El último día, el sábado a las 20’00 h. se celebrará la Eucaristía y, a continuación, las imágenes de san Fernando y santa Isabel procesionarán por las calles del barrio.

 

Aula de la Familia

La parroquia de San Juan de Ribera, de Badajoz, celebra el lunes 24 de mayo una nueva sesión del Aula de la Familia. En esta ocasión el ponente será Mariano Cabanillas, quien hablará sobre la “Respuesta cristiana a una sociedad laicista”. La sesión comenzará a las 21’15 h.

 

Retiro en Villagonzalo

Del 2 al 10 de junio se celebrará un retiro en la casa de oración de Villagonzalo, impartido por el jesuita Manuel Fernández Márquez y organizado por las religiosas formacionistas. Más información en el teléfono 924 366 720.


España/Mundo

Viaje Apostólico a Portugal

Benedicto XVI ha enseñado a leer el sufrimiento de la Iglesia a la luz de Fátima

Con su viaje a Portugal, Benedicto XVI ha enseñado a la Iglesia a analizar las dificultades actuales a luz del mensaje de la Virgen María en Fátima, es decir, con los ojos de Dios, considera el portavoz de la Santa Sede.

Al hacer un balance de la visita apostólica a Portugal, realizada del 11 al 14 de mayo, el padre Federico Lombardi S.I., director de la oficina de Información de la Santa Sede, ha explicado lo que el pontífice quería decir cuando afirmaba que la profecía de Fátima no ha concluido.

El Papa quiere decir “que no tenemos que esperarnos de Fátima, de lo que dijeron los pastorcillos, los videntes, profecías que anuncien eventos concretos para los próximos años o el próximo siglo. Esto no está en cuestión”, confirma el padre Lombardi.

Con los ojos de Dios

“La profecía de Fátima, en la perspectiva del Papa, que debe ser nuestra perspectiva -añade Lombardi-, significa haber aprendido a leer los acontecimientos de nuestra historia, el camino de la Iglesia con sus dificultades y sus esperanzas a la luz de la fe, es decir, bajo la mirada de Dios, que sigue a la Iglesia y a la humanidad en camino, que actúa con su gracia para acompañar a quienes se dirigen a Él, y nos invita a comprometernos en esta historia, comenzando con nuestra conversión para actuar según los criterios del Evangelio”.

“La profecía, entendida como lectura de la realidad humana y de la historia humana, característica de Fátima, nos ha enseñado a mirar no sólo nuestra vida personal, sino también la vida de la Iglesia y de la humanidad bajo la luz de Dios, de su amor, y con el compromiso de convertirnos, de hacernos testigos cada vez más fieles del amor de Dios en el mundo en el que vivimos y en nuestra historia”.

“Es un mensaje profético que sigue siendo de gran actualidad y lo será en el futuro”, opina el portavoz de la Santa Sede.

La persecución del pecado

Una de las frases del Papa por las que se recordará este viaje es la declaración que dirigió a los periodistas, en vuelo hacia Lisboa, cuando aseguró que la gran persecución de la Iglesia no viene de los enemigos externos, sino del pecado que nace del interior de la Iglesia.

“Ha permitido comprender que los sufrimientos, las dificultades que encuentra la Iglesia, incluso las que se refieren a la situación de los meses recientes o de estos años, en los que la Iglesia experimenta tantas dificultades como consecuencia de los pecados de sus miembros -los abusos sexuales- son algo con lo que la Iglesia carga: por desgracia carga incluso la realidad del pecado. Y por este motivo el mensaje de Fátima es sumamente actual e importante, pues nos habla de conversión, nos habla de penitencia, para renovarnos de manera que nuestro testimonio sea coherente”.

“Por tanto, en el contexto de una lectura amplia del significado del acontecimiento de Fátima, desde un punto de vista espiritual, no sólo hay que pensar en las persecuciones que proceden del exterior, que ciertamente han tenido un gran papel en los sufrimientos y en las dificultades de la Iglesia, por ejemplo, en el siglo pasado, y que incluso ahora siguen y seguirán existiendo. Ahora bien, el Papa ha observado que los sufrimientos y las dificultades de la Iglesia vienen también de nuestro interior, es decir, del hecho de ser pecadores, y por este motivo, el mensaje de conversión y de penitencia tiene particular actualidad e importancia”.

“Esto me ha parecido verdaderamente muy hermoso, muy importante: ver cómo el Papa ha sido capaz de introducir el tema que nos aflige en estos últimos meses, los abusos sexuales, en una perspectiva espiritual muy amplia. Por tanto, reconociendo su gravedad, pero integrándola en la condición de la Iglesia en el mundo, de la Iglesia ante Dios y de su camino, que tiene que ser siempre de purificación, de renovación”.

“Y lo ha hecho con mucha naturalidad, en la condición de Iglesia peregrina, dando por tanto la ocasión a todos los que se encontraban en Fátima, y a toda la Iglesia, de rezar intensamente, de cultivar un espíritu de renovación y de conversión precisamente para que la Iglesia sea testigo más límpido y eficaz para el mundo de hoy y de mañana”.

“Superior a las expectativas”

Para el padre Lombardi el balance del decimoquinto viaje apostólico internacional, el primero a Portugal, es “superior a las expectativas”.

“Podemos decir que ha sido un viaje maravilloso. La acogida ha sido enorme, cálida, ha sido incluso superior a las expectativas de los organizadores. El Papa ha quedado muy impresionado, muy contento y se ha sentido muy apoyado”.

Zenit.org

 

Ha lanzado un campaña con el lema “Soy voluntario, ¿y tú?”

La organización de la JMJ ‘Madrid 2011’ espera reunir a 20.000 voluntarios de todos los países

Siete jóvenes de siete países para conseguir 20.000 voluntarios para el mayor evento internacional que habrá en Madrid en 2011. Ellos son los protagonistas de la primera de las campañas de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que ha sido presentada esta semana en el Centro CaixaForum de Madrid.

La campaña está protagonizada por jóvenes de Suiza, Estados Unidos, El Salvador, República Democrática del Congo, Taiwán, Francia y España, que han ideado los contenidos contando con el asesoramiento y el apoyo desinteresado de profesionales del mundo de la publicidad. Durante la presentación, a la que han acudido numerosos voluntarios de la organización, se visualizaron los tres spots que forman parte de la campaña. Martin Le Breton, uno de los voluntarios que ha protagonizado el spot, ha resaltado que le gustaría que los anuncios hagan “que la gente tenga ganas de acompañarnos”.

Como ha asegurado Pedro Besari, director de Voluntarios de la JMJ, “el objetivo de esta primera acción es animar a jóvenes de todo el mundo a inscribirse como voluntarios, que serán la columna vertebral de una fiesta en la que participarán casi 2 millones de personas”. Se estima que uno de cada 100 asistentes será voluntario.

Los voluntarios se responsabilizarán de las funciones de atención a los participantes y su acogida en estaciones de tren, autobús y aeropuerto; de la información a los asistentes; la colaboración en el centro de prensa, o en la traducción e interpretación de textos. También se integrarán en la logística de los eventos, así como en el servicio de orden de los actos, el acompañamiento de las autoridades y la coordinación de grupos. Besari ha explicado los instrumentos que se les proporcionarán para realizar su labor con competencia: “dispondremos de varios cursos de formación así como una Web desde la que organizarnos también con los voluntarios internacionales”. Además, los voluntarios recibirán un curso sobre el patrimonio artístico y cultural de la región, para poder orientar a los participantes en la JMJ sobre cómo aprovechar sus días en Madrid.

Todos aquellos que quieran ser voluntarios se pueden apuntar a través de la Web oficial madrid11.com.  

 

Obras Misionales Pontificias de España abre una página en la red social Facebook

La dirección nacional de las Obras Misionales Pontificias en España ha puesto en marcha su nueva página en Facebook. En ella se quiere rendir homenaje a todos los misioneros y misioneras del mundo y ofrecer a todos los usuarios de Facebook la oportunidad de informarse de su labor y apoyarles.

La iniciativa responde a las múltiples sugerencias que habían hecho diversas personas para aprovechar este moderno medio de comunicación de tanta actualidad que brinda muchas posibilidades de llegar hasta los confines más lejanos. De esta manera las OMP quieren ser fieles a su carisma fundacional utilizando los medios modernos que el progreso tecnológico pone al alcance del hombre de hoy en día.

La página ha comenzado ya a funcionar ofreciendo noticias de actualidad sobre la actividad misionera de la Iglesia. Con la ayuda de todos se espera que pueda ir incorporando nuevos servicios para interesar por el mundo de la misión a todas las personas.

OMPress


Análisis

Escritos episcopales

Uno de los tres días

Artículo de Monseñor Santiago García Aracil, arzobispo de Mérida-Badajoz

Los mayores han oído decir en ambientes cristianos: “Tres días hay en el año que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el Día de la Ascensión”. Esta afirmación en labios de la gente sencilla expresaba un profundo sentido de la grandeza que caracterizaba los misterios celebrados en esas fechas. En el tiempo que ahora vivimos, sin negar que los cristianos mantengan ese mismo sentido, sí podemos decir que no llega a exteriorizarse con la fuerza de antaño. No se trata de añoranzas del pasado, pero sí podemos afirmar que el hecho de celebrarse en Domingo, tanto el día de la Ascensión como el del Corpus Christi, ha quitado realce a la percepción social de la fiesta religiosa, difuminándola en el conjunto de los Domingos. Y, como con frecuencia llueve sobre mojado, a la falta del descanso laboral de las fiestas a las que aludo se une una progresiva secularización del Domingo en muchos cristianos. La conclusión es muy sencilla: para muchos pasan desapercibidos estos días tan importantes en la vida del cristiano. Quizá se salva un poco el día del Corpus por el hecho de incluir entre los actos celebrativos una solemne procesión con el Santísimo, y el hecho de que tomen parte en ella los niños que recibieron en ese año la Primera Comunión.

Es necesario procurar que pongamos la mirada en las esencias, sin depender de las apoyaturas ambientales. Nuestra cultura está siendo condicionada por una corriente secularista que, en cualquier caso, irá creciendo, no sólo por las presiones ideológicas, sino también por la misma estructura de la vida social ya globalizada, que condiciona el calendario laboral y festivo. Que esto no sorprenda a nadie causando desilusión alguna. Esta situación irá creciendo. La misma presencia de los inmigrantes, procedentes de otras culturas y practicantes de otras religiones, puede servirnos de referencia para pensar que el pluralismo cultural y la diversidad de prácticas religiosas ha de llevar a cada uno a procurar vivir su fe y celebrar sus fiestas propias por encima de lo que en cada ocasión esté señalado en el calendario civil.

Podríamos decir que ha llegado el tiempo de la singularidad religiosa, de la interiorización de la fe, de la adhesión al Señor y a la celebración eclesial de sus misterios, sin ser llevados por la inercia de un calendario que generaliza ante el pueblo una forma de vivir determinados días, sino movidos por la profunda convicción creyente de que eso es lo que debemos hacer porque es eso lo que nos salva, si lo realizamos con fe sincera.

La vivencia cristiana necesita entre nosotros, los españoles, especialmente ahora, un replanteamiento muy serio y profundo; una reflexión que nos lleve a entender y a tomar conciencia de lo que significa la celebración comunitaria (eclesial) de los Misterios del Señor, causa de nuestra salvación y expresión culminante del amor infinito de Dios a la humanidad.

Es cierta la existencia de múltiples circunstancias que tientan explicablemente la concupiscencia inclinándonos el Domingo al descanso en cualquiera de sus formas, a la vida familiar más intensa, a no abandonar el trabajo del que depende la vida profesional y el sustento cuando las fiestas religiosas no coinciden con fiestas laborales; y a medir, además, la duración y la inoportunidad de las horas en que se han de celebrar los actos de culto fuera del horario laboral en los días de fiesta que sólo celebran los cristianos.

Lo que se plantea es, sencillamente, el discernimiento sobre cuál debe ser nuestra actitud y nuestro comportamiento por decisión propia y por coherencia con la fe que profesamos. Esto ya está causando defecciones y reduciendo el número de los participantes en las celebraciones cristianas, tanto en el Domingo como en las de las fiestas que no están señaladas como descanso laboral. El nacional-catolicismo terminó; y, como todos podemos comprobar, avanza un laicismo bien estudiado y programado por quienes piensan que ésta es la forma de aconfesionalidad de un Estado. Podremos entrar en disquisiciones y matices sobre este punto. Pero la realidad que se nos impone con fuerza de ley es ésta. Con ello no se dañan los derechos fundamentales de las personas, ni, en este caso, de los cristianos. Lo que ocurre es que se nos hace salir de un ambiente propicio y se nos plantea la necesidad de poner convicción y esfuerzo en lo que pudo ser, para algunos en otro tiempo o en otro ambiente, una cuestión popular. Tengamos muy presente que no estamos llamados a ser un mero producto del mundo, sino luz del mundo. El foco de luz siempre es más pequeño que la oscuridad a la que ilumina y que las tinieblas que rompe. Por eso el Señor nos invita a ser levadura en la masa. Aprendamos la lección, estudiemos sus consecuencias y decidámonos a asumir los comportamientos correspondientes.    

Santiago García Aracil.
Arzobispo de Mérida-Badajoz 

 

Este mundo nuestro

Adentro

El Jesús nos dice que “nada hay fuera del hombre que, entrando en él, pueda contaminarle; sino lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre. Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen las intenciones malas: fornicaciones, robos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, fraude, libertinaje, envidia, injuria, insolencia, insensatez. Todas estas perversidades salen de dentro y contaminan al hombre” (Marcos 7, 15. 21-23).

El Papa ha estado en Portugal, con una especial presencia en el Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, y nos ha recordado, una vez más, cómo sigue en vigor el mensaje que aquí recibieron unos niños proveniente de la Señora que, fundamentalmente,  es una llamada a la oración y penitencia, a una nueva conversión de todos y cada uno de nosotros, puesto que el mal en la Iglesia está dentro. Como miembros de la Iglesia necesitamos de una nueva conversión, penitencia, oración y vuelta al Señor, para lo que, previa e ineludiblemente, hemos de sabernos y reconocernos pecadores, que no obramos conforme al querer de Dios en todo y en todos.

Ya decía el papa Pío XII que “el gran pecado de nuestro tiempo es haber perdido el sentido de pecado”, y así nos va. Benedicto XVI nos recordaba en la Plaza de San Pedro en Roma, tras el viaje pastoral a Portugal, que “el verdadero enemigo que hay que temer y destruir es el pecado, el mal espiritual que, a veces, por desgracia, contagia también a los miembros de la Iglesia”.

Desde aquí le ruego y me recomiendo a mí mismo que nos apliquemos el cuento, que el mal letal en la Iglesia está dentro de Ella, en cada uno de nosotros, en mí, en usted y no vale mirar para otro lado, sino para nuestro interior, para dentro y sacar de ahí todo lo que nos aparte de Dios: orar, hacer penitencia, recibir el perdón en el sacramento de la reconciliación y a seguir adelante que ¡vale la pena! Que el Espíritu Santo nos arranque de cuajo cuanto de mal hay en nuestras vidas y así, perdonados y amados de Dios, sigamos adelante viviendo con coherencia nuestra fe en el Señor resucitado, autor del amor y de la vida para repartirlos a manos llenas a cuantos nos rodean en tantos y tantos ambientes.   

Sebastián González González
Vicario General

 

Editorial

Aunque sólo sea por sentido común

El actual sistema de bienestar del que gozamos nació en un momento en el que, entre otras cosas, había más gente joven que mayores, es decir, más personas produciendo y aportando que descansando merecidamente y percibiendo unas igualmente merecidas pensiones y prestaciones.

En la actualidad han cambiado muchas reglas del juego, y cuando el sistema ha entrado en crisis los gobiernos se han empleado a fondo, unos más que otros, también es cierto, en controlar el déficit público, en intentar reformas del sistema financiero o en actuar sobre las leyes que regulan eso que se ha dado en mal llamar “mercado de trabajo”. Sin embargo la esencia de cualquier sistema, que son las personas, no se ha puesto en el primer plano de nuestras preocupaciones. En lugar de favorecer la natalidad y allanar el terreno a las mujeres para evitar que deban optar entre maternidad y empleo estamos promoviendo escandalosamente políticas abortistas con marchamo de progresistas, modernas y avanzadas, al tiempo que las raquíticas ayudas a la familia nos sitúan en puestos ridículos en los rankings internacionales. Eso sí, ahora que escasea el empleo y aprieta la hipoteca, el Estado respira gracias a la estructura familiar que hemos venido ridiculizando como “tradicional”, que salva del abismo a los que el sistema ha dejado en la cuneta.

Si en política se suben los tipos de interés cuando hay riesgos inflacionistas, si se inyecta dinero en el sistema para evitar el colapso, si se urge al control del gasto público para evitar déficits peligrosos, ¿por qué alentamos ideologías criminosas cuando necesitamos incrementos y rejuvenecimientos de población como agua de mayo? Aunque no sea por razones éticas ni morales, aunque sólo sea, que ya es bastante, por sentido común, nos hemos de preguntar: ¿qué extraño sentimiento nos impulsa a pensar que sólo existe un camino tan políticamente correcto como suicida?


Iglesia y familia

Escuela de Padres

¡La familia, sí, la familia! (II)

En la primera parte de este artículo nos referíamos a la necesidad de un plan de actuación, de unos criterios compartidos en la familia que faciliten el desarrollo de valores humanos. A ello añadimos que este plan, estos criterios, deben ser tomados desde el profundo convencimiento de que todo este bagaje básico, fundamental y fundante, o se recibe en la familia o no se recibe en ningún otro sitio. Ni los colegios de élites, ni las academias de baile o yudo, ni el tercer idioma, ni las estancias carísimas en el extranjero; nada de eso pueden suplir la aportación familiar al crecimiento de nuestros niños y jóvenes.

Muchos padres y muchos políticos echan en cara a la Escuela los desvaríos, a veces dramáticos, de muchos de nuestros jóvenes. Piden que Ella asuma la función de educar en todo: en el control de la bebida o de las drogas, en una educación sexual sana, en la educación vial, en el fomento de la solidaridad, en el tiempo de ocio…, y se le señala como chivo expiatorio de muchos males de nuestra sociedad. No es justo. Simplemente, no es justo.

En casa o en ningún sitio

Las bases de esos valores o se siembran en casa o no crecerán nunca. La Escuela será un estupendo banco de prueba, por su rica aportación en la relación social, pero nada más. Como resumía de una manera simple aquel maestro ya maduro y con una gran experiencia, cuando se le pedía que asumiera la responsabilidad en la educación de algunos ámbitos referidos. Contestaba: me parece estupendo, pero ¿cuándo enseño matemáticas, cuándo les ayudo a perfeccionar su lenguaje, cuándo aprenden nuestra cultura, cuándo les explico el medio social y cultural?

Por todo esto, me resultó muy sugerente el título de un reciente artículo: ¡la Familia, idiota, la familia! El contenido estaba muy claro. No busques más soluciones. No les des más vuelta a esos asuntos que te llegan a angustiar. “El problema -seguía diciendo la autora del artículo- es el fracaso escolar, la falta de seguridad en las aulas, las rupturas matrimoniales y las enfermedades psíquicas. El problema es la violencia de género, las adicciones y el futuro del sistema de pensiones español. El problema es que hay una generación que no quiere trabajar, los llamados ni-ni, y otra que no encuentra trabajo”, ese es el problema. Pero la solución, la verdadera solución, es la familia.

Verdadera columna

Es verdad lo que el Estado británico dice en su informe del 2010: “Las familias fuertes y estables son la columna vertebral de nuestra sociedad. La familia provee a nuestros niños del amor y seguridad que necesitan para crecer y para explorar el mundo. Les dan la guía moral y la inspiración necesarias para conseguir su máximo potencial y para ser ciudadanos ejemplares”. Como es verdad, refiriéndolo también a nuestra patria, aquellas palabras de Dorothy Height, luchadora audaz por los derechos humanos de los afroamericanos en Estados Unidos, presidenta emérita del Consejo Nacional de Mujeres afroamericanas y estrecha colaboradora de Martin Luther King: “No somos un pueblo problema, somos un pueblo con problemas. Pero tenemos fortaleza histórica, hemos sobrevivido gracias a la familia”.

Mateo Blanco Cotano
Sacerdote. Doctor en Teología y Pedagogía
mblanco@unex.es

 

Música

PJ Rock, una nueva experiencia

El mes de mayo nos traía el final de una aventura repleta de esperanza e ilusión pero también de trabajo y sacrificio. Los días 1 y 2 de mayo se celebraba en Torrijos (Toledo) la primera edición del PJ Rock, un encuentro-convivencia-festival que reunió bajo la convocatoria del Secretariado de Pastoral Juvenil de la vecina Archidiócesis a los nombres más conocidos de la música católica popular. Fue, ante todo, una oportunidad para gritarle al mundo entero que los jóvenes no son esa masa aborregada que nos quieren vender desde algunos sectores de la sociedad. Que hay jóvenes que, disfrutando, divirtiéndose, saltando, cantando, bailando y gritando como los demás, saben ir más allá y dedicar también una parte de su tiempo a la oración y el compromiso. Que, en definitiva, son jóvenes y cristianos.

Este PJ Rock comenzó, para ser exactos, la tarde del 30 de abril con la acogida de los participantes y una vigilia de oración en la Colegiata de la localidad toledana acompañada por la música de la Hermana Glenda. A partir de ahí, intensos momentos de oración y puesta en común se sucedieron con los conciertos, algunos de nombres ya consagrados como Migueli, Nico o Chito (en representación de Brotes de Olivo), grupos y solistas que cotizan muy alto y de los que ya les hemos hablado en alguna ocasión como La Voz del Desierto o Don José y otros muchos que ponen todo su empeño y dedicación en remover conciencias adormecidas y/o hacer realidad la conocida frase de “Quien canta ora dos veces”.

Un encuentro que se cerró, después de dos días (con sus dos noches) de intensa actividad, con la Eucaristía presidida por el Arzobispo de Toledo, Monseñor Braulio Rodríguez, y la lectura de un manifiesto redactado con el consenso de los más de 1.000 jóvenes que asistieron al evento. Un manifiesto en el que se rubricaba el compromiso por una sociedad más justa, la creencia en que otro mundo es posible y en que sólo es posible a la luz del Evangelio. Pero, sobre todo, los artistas y los jóvenes allí reunidos quisieron enviar al resto de los chicos y chicas de su edad un mensaje de amistad, felicidad y verdadero amor, con un lenguaje único: el Rock.

José Luis Lorido

 

Vamos al cine

Anvil

A juzgar por los primeros minutos de esta cinta el título del documental podría ser: ¿Qué pasó con... Anvil? Pero antes, ¿quién o quiénes fueron Anvil? Se codearon con Scorpions, Whitesnake y fueron gran influencia para bandas como Anthrax o Metallica. Pero afortunadamente, la peli no va por esos derroteros. Son sólo el comienzo para un planteamiento con más recorrido y no dirigido sólo al nicho de mercado de los amantes del “poder del metal”. Ni siquiera se adentra en el recurso fácil de provocación que la estética y letras de la banda podía provocar, aunque algún guiño hay en ese sentido.

Lo importante de este documental, muy bien realizado, con un consistente guión, es el drama humano que refleja. Una banda cohesionada, puesta en la carretera del éxito masivo, desaparece de la escena, casi de repente. Sin embargo sus miembros fundadores continúan su duro trabajo con bolos miserables, giras desastrosas, locales vacíos... Doce discos de estudio y ¿a quién le importa? Da igual, es momento de grabar el decimotercero. El documental ofrece una perspectiva completa del camino de una banda.

Dos músicos de heavy que siguen un sueño, ahora con cincuenta años; y la otra cara de la realidad: los trabajos sencillos, la opinión de las esposas, la familia que comparte y sufre con ellos. Increíblemente humano: los tipos con su corazón desnudo, y el apoyo de las mujeres que están con ellos: una es la mujer, otra la hermana mayor, la hija del cantante... Al final, como ellos reconocen, se trata de lidiar con el día a día, con la vida que pasa como un rayo sin que te des cuenta, las relaciones que haces, las experiencias con las que te construyes.... Todo muy humano, también para dos metaleros, pasados los cincuenta.

Pablo Gutiérrez Carreras
Pantalla 90

 

De web en web

Fiare.org

La Web de fiare.org, es la de un proyecto de banca, basada en una premisa: toda decisión económica es una decisión ética, con contenido no neutral. Dicho de otra manera, con nuestro dinero hacemos que se hagan las cosas bien o mal. Por eso, fiare quiere incidir en una nueva banca en la que se pueda apoyar a los más necesitados, para hacer que nuestro dinero apoye financieramente aquellos proyectos que son capaces de solidaridad. Además en Badajoz, los Profesionales Cristianos de AC han presentado esta semana el proyecto.  

Casimiro Muñoz


Celebrar la fe

Celebramos Pentecostés

Libro de los Hechos de los Apóstoles 2, 1-11

Al llegar el día de Pentecostés estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería. 

Se encontraban entonces en Jerusalén judíos devotos de todas las naciones de la tierra. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma. Enormemente sorprendidos, preguntaban: 

-¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno los oímos hablar en nuestra lengua nativa? 

Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene; algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua.

 

Salmo 103, 1ab y 24ac. 29bc-30. 31 y 34

R. Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra. 

Bendice, alma mía, al Señor: ¡Dios mío, qué grande eres! Cuántas son tus obras, Señor; la tierra está llena de tus criaturas. R. 

Les retiras el aliento, y expiran y vuelven a ser polvo; envías tu aliento, y los creas, y repueblas la faz de la tierra. R. 

Gloria a Dios para siempre, goce el Señor con sus obras. Que le sea agradable mi poema, y yo me alegraré con el Señor. R.

 

Primera carta de san Pablo a los Corintios 12, 3b-7. 12-13

Hermanos: 

Nadie puede decir: “Jesús es Señor”, si no es bajo la acción del Espíritu Santo. 

Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común. 

Porque, lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo. 

Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu.

 

Evangelio según san Juan 20, 19-23

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: 

-Paz a vosotros.

Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: 

-Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.

Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: 

-Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana:

24, lunes: 1P 1, 3-9; Mc 10, 17-27.
25, martes: 1P 1, 10-16; Mc 10, 28-31.
26, miércoles: 1P 1, 18-25; Mc 10, 32-45.
27, jueves: Is 52, 13-53, 12; Lc 22,14-20.
28, viernes: 1P 4, 7-13; Mc 11, 11-26.
29, sábado: Jud 17. 20b-25; Mc 11, 27-33.
30, domingo: Pr 8, 22-31; Rm 5,1-5; Jn 16, 12-15.

 

La liturgia... paso a paso

Carne y espíritu

Hemos llegado al final del Tiempo Pascual y la liturgia nos invita a celebrar la solemnidad de Pentecostés o venida del Espíritu Santo. Dicho así nos puede parecer que hoy celebramos el día del Espíritu Santo como hacemos en la fiesta de cualquier santo...

Para acercarnos a lo que significa la celebración litúrgica de este domingo nos tenemos que retrotraer a la más antigua celebración de la Pascua, en los primeros siglos de la Iglesia: celebraba y actualizaba el Misterio Pascual de Cristo, su muerte, su resurrección y el envío del Espíritu Santo, como un solo Misterio de salvación que abarcaba la redención llevada a cabo por la cruz y resurrección de Cristo y el envío del Espíritu Santo como realizador de la redención en el tiempo de la Iglesia en cada uno de nosotros.

Por eso hoy no es el “día del santo” del Espíritu Santo, sino la celebración litúrgica de la obra que lleva a cabo “todos los días” el Santo Espíritu.

En el evangelio de san Juan encontramos dos textos que nos aclaran la presencia y la misión del Espíritu Santo en la Iglesia de Cristo.

El relato de la muerte de Cristo que nos presenta el evangelio de san Juan nos dice que al momento de inclinar su cabeza moribunda “entregó su espíritu”. Esta frase ha sido interpretada, por toda la tradición, como el gesto salvífico de entregar el Espíritu Santo a la Iglesia naciente, representada en el Calvario por María, la Madre, y Juan, el Discípulo amado.

En el capítulo siguiente, Juan describe la primera aparición de Cristo resucitado a los discípulos: “exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo: a quienes les perdonéis los pecados les quedan perdonados”.

No es un santo más, el Espíritu nos hace posible recibir la redención y vivir en sintonía con ella.

Antonio Luis Martínez

 

El Santo de la semana

25 de mayo: Santa María Magdalena de Pazzi (1566-1607)

María Magdalena de Pazzi nació en Florencia (Italia) en el año 1566. Su familia tenía un gran palacio en Florencia, pero ella sentía inclinación por la vida de oración y recogimiento y por la vida religiosa, ingresando en la Orden de Carmelitas en el monasterio de San Juan de Florencia cuando tenía quince años, haciendo su profesión religiosa en 1584.

Se decidió por este monasterio porque gozaba de la concesión excepcional de poder comulgar diariamente.

Durante los años de vida conventual hasta su muerte destacó por ser distinguida por Dios con muchos dones como el de ser una gran mística viviendo abundante tiempo en éxtasis. También por su pureza y caridad intensa, además de rezar con empeño por la reforma de la Iglesia. 

Un grupo de religiosas estaban siempre dispuestas para recoger las palabras que pronunciaba en sus horas místicas y gracias a eso se conservan en cinco libros las principales revelaciones y doctrina de Magdalena. Todo gira en torno a lo que constituye el núcleo del cristianismo: “Dios es amor”.

Murió el 25 de mayo de 1607, habiendo vivido postrada en cama los tres últimos años de su vida aceptando todo dolor físico y espiritual llegando a decir: “padecer, pero no morir”.

Es una de las más grandes místicas extáticas y estigmatizadas de todos los tiempos.

Fue canonizada por el papa Clemente IX en 1669. Ha influido mucho en la espiritualidad y la piedad, sobre todo, en Italia en los siglos XVII y XVIII y en san Alfonso María de Ligorio, que la cita con frecuencia en sus obras.

Como atributos tiene una corona de espinas y un crucifijo entre dos tallos de lirio. 

Gonzalo Encinas Casado

 

Dichos y preguntas

¿Cuál es el ritual de la profesión religiosa?

El número 80 de la Sacrosanctum Concilium invitaba a redactar “un rito de profesión religiosa y de renovación de votos que contribuya a una mayor unidad, sobriedad y dignidad”. Hasta ese momento el único ritual que figuraba entre los libros litúrgicos oficiales de la Iglesia era el de la consagración de vírgenes. En cuanto a la profesión religiosa, existía un pluralismo de rituales privados que el Vaticano II animaba a unificar. Se hacía visible que el fundamento de toda vida religiosa es idéntico, aunque concretado en diversas formas. Las Conferencias Episcopales se encargaron de realizar las versiones para cada país.

La Conferencia Episcopal Española elabora los rituales siguiendo las etapas de la vida religiosa: noviciado, primera profesión u otros sagrados vínculos y profesión perpetua, además de la renovación de votos. Distingue el rito de la profesión de los religiosos, el de las religiosas, y el rito de la promesa para religiosos y religiosas. Este último surge de la tradición de algunas Congregaciones de procurar que los novicios, antes de emitir los votos temporales, se comprometan con el Instituto a través de una promesa especial como preparación para la profesión. El nuevo ritual diseña una estructura cuyo orden expresa el dinamismo de la celebración. Todo don viene de Dios, y Él tiene siempre la iniciativa, de ahí que la celebración comience por la Liturgia de la Palabra, continúe con el escrutinio o interrogatorio en el que se apela a la libertad de la respuesta humana, se pida la Gracia por medio de las letanías y culmine en la fórmula de profesión y en la bendición de los profesos con la cual la Iglesia se muestra como madre. En la presentación del ritual, el texto menciona la importancia de respetar el significado peculiar de esta bendición, con la que culmina la Profesión “por la intervención divina que ratifica la entrega que los profesos han hecho de sus personas”. La entrega de las insignias, litúrgicamente secundaria, es el gesto más visible y popular de la consagración.

Semanario Fiesta


Última

La crisis y los inmigrantes

Artículo de la Delegación episcopal para las Migraciones

Como nuevos delegados diocesanos para las migraciones, llevamos seis meses celebrando, los primeros domingos de mes en la Parroquia Nuestra Sra. de Guadalupe en Badajoz, con la comunidad latinoamericana, una Eucaristía que intentamos sea un espacio de oración, pero también de encuentro donde compartir la Fe y la Vida, como dos ramas que crecen juntas y se alimentan mutuamente. Ésta ha sido para nosotros una primera oportunidad de conocer a hermanos y hermanas ecuatorianas, bolivianas, peruanos… de quienes no dejamos de aprender. Admiramos su Fe en momentos de gran dificultad, hacen mención continua a la presencia de Dios en sus vidas, es una constante en su lenguaje y también en sus pensamientos. Admiramos su capacidad de lucha: abandonar el propio país, su único mundo conocido, la familia y cargar sobre su espalda el peso de venirse a un pequeño pueblo de Extremadura a emplearse en una finca, o a cuidar a una persona mayor como empleada interna… para intentar desde aquí sobrevivir y enviar cuanto se pueda a la familia que dejaron allá, eso sólo pueden hacerlo personas muy valientes y luchadoras. Pues a estos hombres y mujeres son a los que nos estamos encontrando y estamos conociendo.

No son ajenos a la crisis

Titulábamos esta reflexión “la crisis y los inmigrantes”, y es que a nadie se nos escapa la envergadura que va tomando la crisis en nuestra región y en nuestro país: las cifras de desempleo no descienden, son muchas las familias que se sienten ahogadas por sus deudas, que no logran llegar a fin de mes y que ya no pueden seguir pidiendo prestado a sus familiares. Hay personas de treinta, cuarenta o cincuenta años que llevan más de un año desempleadas y la esperanza de encontrar un trabajo que sustituya el anterior, la van perdiendo; hay trabajadores que perciben el expediente de regulación de empleo que planea sobre sus cabezas como una afilada guadaña y no duermen ante el temor de ser ellos la próxima víctima.

Los inmigrantes, esos que nombrábamos antes y que en muchos casos llevan cinco, siete o diez años entre nosotros, no son ajenos a este proceso. No son víctimas igual que los demás, probablemente lo son más que los demás: sus puestos de trabajo no suelen estar afianzados, en muchos casos son los primeros en salir despedidos de las empresas porque fueron los últimos que entraron. Ellos que durante las últimas campañas agrícolas se encargaron de recoger los tomates, la fruta, los espárragos, la vendimia o la aceituna, se encuentran ahora que vuelven a ser relegados porque los extremeños que la construcción ha expulsado regresan a las líneas de cultivo y, por tanto su mano, de obra ya no es imprescindible. Los sectores económicos en los que mayoritariamente trabajan son de los que más se han tambaleado con la crisis. Aquí no poseen las mismas redes de protección familiares y sociales que tenemos los extremeños. El desempleo para ellos tiene además consecuencias legales: si una persona tiene un permiso de residencia y autorización para trabajar y no logra estar en activo en el año un mínimo de seis meses, la posibilidad de prorrogar su permiso al año siguiente peligra, con lo que eso supone de falta de estabilidad para él o ella y toda su familia.

Resulta injusto que aún haya quien culpe a los inmigrantes de la crisis, ellos que probablemente están siendo una de las principales víctimas de esta cruel situación que nos azota.

Dignidad humana

Como sociedad civil hemos de reivindicar la plena vigencia de los Derechos Humanos para todas las personas independientemente de su origen.  Es una exigencia derivada del respeto a la dignidad humana y a la legislación internacional vigente y ratificada por España en esta materia.

No deberíamos olvidar que los derechos de los/as inmigrantes han de estar vinculados a su condición de personas y ciudadanos/as, sin requisitos “extra” que pueden fomentar el racismo y la xenofobia.

Ante estas circunstancias, la sociedad civil, más que nunca, debe exigir responsabilidades a todas las instancias políticas, mediáticas y sociales a la hora de tratar el fenómeno migratorio. Nuestros hermanos/as inmigrantes no son la causa, ni acrecientan las consecuencias de la crisis social y económica, sino que son un colectivo que sufre con especial rigor las mismas. El culpabilizar, en todo o en parte, directa o indirectamente, a la inmigración de la crisis genera riesgos de xenofobia que pueden a su vez crear graves problemas de convivencia.

Por último, nosotros como cristianos aún vamos más allá, pues somos plenamente conscientes de que nuestro lugar como Iglesia es y ha de ser siempre estar a los pies de la Cruz, esto es junto a los crucificados, junto a las víctimas. Sólo así los cristianos construiremos la comunidad de la que dirán “fui extranjero y me acogisteis”.

Inmaculada Sánchez Becerra
Diego Muñoz Cardo

Patrimonio cultural de nuestra Iglesia

Torremejía (II)

En el artículo anterior terminábamos describiendo la iglesia parroquial de la Purísima Concepción, que ahora continuamos. En su parte derecha, la torre nos presenta una espadaña con un solo hueco que está rematado por una veleta y una cruz, ambas realizadas en forja. El interior del templo de la Purísima se encuentra enjalbegado (o blanqueado), cuenta con cinco tramos, desde los pies al testero donde está el presbiterio de tal manera que va cobrando mayor anchura al llegar al crucero, lugar donde se abren dos ventanas rectangulares que son las encargadas de iluminar el interior.

Al lado del Evangelio, a su izquierda mirando al Altar Mayor, se puede observar el púlpito en hierro forjado acompañado de un tornavoz de madera sobredorado. Es en el mismo crucero y al otro lado de la epístola donde aparece la pila bautismal de cierta antigüedad -hay quienes afirman que pudiera ser del siglo XVI-, en granito y octogonal, la cual no está sobre el mismo suelo sino que se apoya sobre un receptáculo gallonado.

Accedemos de esta manera a la sacristía, cuya puerta está enmarcada con un dintel de granito, y que nos permite observar el Altar Mayor en dos cuerpos. Éste cuenta un bancal pintado de blanco con detalles sobredorados, su cuerpo central es de una sola calle sostenida sobre cuatro columnas pareadas de madera que llevan su fuste liso y los capiteles sobredorados. No podemos por menos dentro de la descripción de este artefacto central, hablar de lo que es su hornacina, donde aparece un arco conopial que se remara sobre medallón sobredorado en la que se cobija la imagen central.

El cuerpo superior queda embellecido al entronizarse un cuadro en óleo que representa en un buen tamaño la figura de san Cristóbal. Finalmente podemos decir que entre los elementos de interés que guarda la mencionada iglesia parroquial tenemos una imagen de pequeñas proporciones que representa la Inmaculada Concepción, talla antigua que cual goza de un profundo fervor popular y que los lugareños estudian la manera de poder ser brevemente restaurada. Igualmente imágenes ya más modernas como la de Nuestra Señora del Carmen, el Sagrado Corazón de Jesús e incluso una nueva Inmaculada Concepción, donadas según consta por inventario por la familia, residente en Sevilla, conocida como Lastra, a los que perteneció el palacio señorial de los Torre de Mexía (que aparece en la imagen) en los últimos tiempos, palacio vinculado a la orden de Santiago que si nos permitiera una mayor descripción ornamental comprenderíamos la rica y enorme simbología que tiene con el tema de la citada orden.

Pablo Iglesias Aunión
Licenciando en Historia

 

Han dicho...

Benedicto XVI:

“¿La Iglesia es por tanto un lugar de esperanza? Sí, porque de ella nos llega siempre de nuevo la Palabra de Dios, que nos purifica y nos muestra el camino de la fe. Lo es, porque en ella el Señor sigue donándonos a sí mismo, en la gracia de los sacramentos, en la palabra de la reconciliación, en los múltiples dones de su consolación. Nada puede oscurecer o destruir todo esto”.

 

Monseñor William Shomali, obispo auxiliar del Patriarcado de Jerusalén:

“Los cristianos no deben sentir que son extranjeros. Están llamados a ser testigos de Cristo en los países donde viven”.

 

Cardenal Angelo Bagnasco, Presidente de la Conferencia Episcopal Italiana:

“Las situaciones dolorosas causadas por algunos miembros del clero hacen sufrir al corazón del Santo Padre y la Iglesia, pero no deben oscurecer la bondad y la dedicación de la mayor parte de sacerdotes y religiosos”.

 

Monseñor José Ignacio Munilla Aguirre, obispo de San Sebastián y administrador apostólico de Palencia:

“La historia de nuestra vida consiste en una lucha por la adecuación de nuestras ‘expectativas’ a los designios de Dios”.

Agencias


Noticias de América latina

http://www.aciprensa

 


Return to Camino