Iglesia en camino

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Número 750. 22 de marzo de 2009

Director: Juan José Montes


Temas de la semana

Crece un 16'6% el número de seminaristas ordenados sacerdotes

Benedicto XVI viaja por primera vez a África

Los obispos españoles en contra de la reforma de la ley del aborto

Cáritas celebra la 32º Asamblea General

Encuentro de jóvenes cursillistas

Escuela de padres: Ludopatía: influencia en la familia

El Papa y la excomunión de los lefebvrianos

Rafael del Río, presidente de Cáritas Española

Publicado los datos de ERE 2008-2009


Actualidad

La campaña del Día del Seminario se celebra bajo el lema "Apóstol por la gracia de Dios"

En el marco de la festividad de San José, la Iglesia en España celebra el Día del Seminario. Esta celebración ayuda a los cristianos a crecer en la conciencia de que forman parte de una comunidad de "llamados", que a su vez promueve, acompaña y sostiene a los que el Señor elige para su servicio como sacerdotes.

El lema de este año, "Apóstol por la gracia de Dios", expresa la bendición que supone esta vocación para la humanidad. Un lema que hace referencia a San Pablo, cuando celebramos el bimilenario de su nacimiento, pues en él encontramos a un hombre que es tocado por Dios y él se deja tocar. "Hoy -como apunta Francisco José Andrades Ledo, Rector del Seminario Metropolitano- Dios sigue llamando y buscando al hombre y sigue tocando los corazones de hombres y mujeres de este tiempo en el que no es fácil escucharle". "Y esta llamada -continúa Andrades Ledo- no sólo tiene que ser interpretada a título personal sino que también hay que preguntarse: ¿qué necesita la Iglesia de mí?". Las comunidades cristianas precisan, más que nunca, de la respuesta generosa de gente que, por la gracia de Dios, quiera servir a la Iglesia.

Realidad diocesana

Uno de los principales objetivos de esta jornada es acercar el seminario a las comunidades cristianas. El Seminario Metropolitano "San Atón" cuenta en este curso académico con 11 seminaristas mayores, uno de ellos en etapa de diaconado y el resto cursando desde 3º a 6º de Estudios Eclesiásticos.

Por otro lado, en el Seminario Menor hay 25 chicos, de los cuales 8 pertenecen a la realidad del Menor Externo.

Según Francisco José Andrades Ledo "estos números son pobres con respecto a otros años, por lo que hay que seguir trabajando desde los grupos juveniles y las comunidades para despertar la vocación al sacerdocio, que se transmita como experiencia positiva y, a la vez, abrir las puertas del seminario para que se contagie lo que nosotros vivimos".

En España este curso académico hay 1.221 seminaristas frente a los 1.383 del curso pasado. Por contra, en nuestro país ha crecido cerca de un 17% el número de seminaristas que son ordenados presbíteros durante este curso académico. Según la Conferencia Episcopal Española, se ha constatado un aumento significativo de vocaciones entre los jóvenes universitarios, con su carrera concluida o a punto de terminar.

Escuchar a Dios

Para frenar esta tendencia negativa en el número de seminaristas mayores, el Rector del Seminario "San Atón" pide a los jóvenes "que busquen un encuentro personal con Dios, que escuchen su llamada y Él se encargará de hacer el resto".

Francisco Tarriño, seminarista mayor, apunta que "es necesario dejarse interpelar por Él, dejarse llevar y no cerrarle las puertas".

Por su parte, Domingo Sánchez, seminarista mayor, le pide a los jóvenes que "no tengan miedo, se puede rechazar pero una vez que se dice 'sí' todo merece la pena". Sánchez afirma que el seguir a Jesús "no te corta las alas, como mucha gente piensa, a mí me enseñó a volar porque te da la libertad de conocer a gente que lucha cada día por ser felices en su vida".

Actividades en el seminario

Durante el pasado fin de semana se han llevado a cabo varias actividades en el Seminario "San Atón". El viernes, el Seminario Mayor comenzó el Retiro de Cuaresma, dirigido por el sacerdote, José Cordero. Por su parte, en el Seminario Menor se reflexionó sobre el sentido de la Cuaresma, dirigidos por el formador Francisco González.

El sábado, alumnos de la promoción del año 1959-1960 se reunían en el Seminario para recordar aquellos años. Por su parte, los seminaristas el sábado por la tarde, se trasladaron a la Concatedral de Santa María de Mérida. Allí los seminaristas Julián Cádiz, Francisco Copete y David Bueno, recibieron de manos del Arzobispo de Mérida-Badajoz, el ministerio laical de "lector", por el cual se les encomienda la proclamación de las lecturas de un modo oficial. Por su parte, Francisco Tarriño recibía el acolitado, por el cual es el encargado de atender al servicio del altar y distribuir la Eucaristía como ministro extraordinario, entre otras funciones.

Ana Belén Caballero

 

Cáritas Diocesana ha celebrado su 32º Asamblea General

La crisis económica modifica el perfil de las personas que acuden a Cáritas

El colegio salesiano "Ramón Izquierdo" de Badajoz acogió el pasado sábado la 32º Asamblea General de Cáritas de Mérida-Badajoz en la que participaron cerca de 400 personas, entre voluntarios, sacerdotes y técnicos de las Cáritas Parroquiales e Interparroquiales y de los distintos programas diocesanos.

En esta Asamblea, según marcan los Estatutos, se aprobaron el cierre del ejercicio del 2008, los presupuestos para este año y el nuevo Plan Trienal, en el que se trazan las líneas orientadoras de la acción de Cáritas para los próximos tres años. Este plan tiene como lema "La caridad, principio de vida de la comunidad cristiana" y se sustenta sobre cuatro pilares: la persona como centro de la acción, el amor como motor y motivación fundamental, la Iglesia como sacramento y signo del amor de Dios y la realidad de la pobreza y exclusión como marco de nuestro trabajo.

Formación y encuentro

Además, esta Asamblea ha contado con una parte formativa, para lo cual se desarrollaron siete talleres sobre los programas diocesanos de Cáritas, en los que participaron voluntarios de toda la diócesis, y una parte de encuentro, con un concierto al final de la jornada del cantautor Migueli y con testimonios de voluntarios de programas diocesanos.

El Arzobispo de Mérida-Badajoz también asistió a esta Asamblea presidiendo la Eucaristía en la que animó a los agentes de Cáritas en su servicio a los más pobres.

Crisis económica

En esta Asamblea Diocesana la crisis económica que atraviesa la sociedad tuvo especial protagonismo. No en vano en Cáritas Diocesana se ha notado, según apunta José Mª Vega, Delegado Episcopal de esta institución, "un cambio notable en las necesidades de las personas y su perfil". "Ahora -continúa el Delegado Episcopal- nos demandan ayuda personas que no tienen su vida desestructurada pero que tienen carencia de recursos económicos al perder el empleo". Esta nueva realidad, afirma José Mª Vega, "no puede llevarnos a perder el sentido principal de Cáritas, que no es trabajar con problemas sino con personas que tienen necesidades en su vida". Desde hace algunos años desde Cáritas se apuesta por un modelo de cáritas de desarrollo y no asistencial, es decir, en Cáritas "no se da dinero, comida o ropa, nosotros acogemos y acompañamos a las personas", matiza Vega.

Retos para el 2009

Desde Cáritas se espera que este año aumente, aún más, la demanda de ayuda. Según el Delegado Episcopal, "todavía hay gente que cuenta con las prestaciones por desempleo pero cuando éstas terminen nos vamos a encontrar con muchas familias en situación de precariedad". Por ello, Cáritas Diocesana distribuirá, por zonas según necesidades, 30.000 euros entregados por la CEE. Además, pondrá en marcha un estudio sobre las "Personas que viven en la calle" en Badajoz y Mérida que ayudará a dar una mejor respuesta a estas personas y celebrará un Encuentro Regional de Empleo en Cáceres, para saber cómo ayudar a los desempleados en las cáritas parroquiales.

 

El 74% de los alumnos eligen cursar Religión Católica

Próximamente se celebrará la prueba escrita para los profesores de Religión

La Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal Española ha elaborado el informe anual sobre el número de alumnos que reciben formación Religiosa y Moral Católica en la escuela. Los datos han sido proporcionados por 61 diócesis españolas.

Este curso, la enseñanza religiosa y moral católica es una vez más la opción mayoritaria al ser escogida por tres de cada cuatro alumnos (el 73,6%).

Por tipos de centros, el alumnado que cursa sus estudios en aquellos de iniciativa social católica y que opta por la enseñanza religiosa es el 97,2% en Bachillerato y el 99,3% en E.S.0.

En los centros denominados de titularidad estatal los porcentajes varían del 78,1% en Educación Primaria hasta el 31,4% en Bachillerato. Y en los de iniciativa social civil, eligen enseñanza religiosa un 58,5% en Bachillerato y un 80,7% en Primaria.

Los datos son especialmente relevantes si tenemos en cuenta las dificultades a las que la Enseñanza Religiosa y Moral Católica debe enfrentarse en su entorno. La Ley Orgánica de Educación ha creado nuevas trabas para que los alumnos opten en igualdad de oportunidades en la elección de la asignatura de Religión Católica en los distintos tramos de enseñanza. Entre ellas, la reducción de horas lectivas en Educación Secundaria o la dificultad por ocupar las plazas vacantes de profesores de Religión y Moral Católica al comienzo de cada curso escolar. A pesar de ello, padres y alumnos ejercen cada año, mayoritariamente, su derecho fundamental de elegir la formación Religiosa y Moral católica.

 

Prueba para profesores religión

El próximo día 29 de abril a las 17'30 horas se realizará en nuestra diócesis la prueba escrita de conocimiento para profesores de Religión, de la que saldrán los docentes que la Delegación Episcopal para la Enseñanza propondrá a la Junta de Extremadura. La prueba se realizará en la Casa de la Iglesia de Badajoz, calle Ramón Albarrán, 36. Para concurrir a esta prueba es necesario haber presentado el impreso de solicitud debidamente cumplimentado en el Arzobispado antes del 17 de abril.

 

Jóvenes de Cursillos de Cristiandad celebran el Encuentro diocesano en Barbaño

Durante el pasado fin de semana se celebró en la ermita de Ntra. Sra. de Barbaño el Encuentro diocesano de jóvenes del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, en el que se dieron cita 25 jóvenes procedentes de distintas localidades: Aceuchal, Alconchel, Azuaga, Badajoz, Calamonte, Lobón, Mérida, Táliga, Valdelacalzada, Zahinos y Zalamea de la Serena.

Reflexionar sobre san Pablo

En el lema de este encuentro, "Una meta, un camino, peregrinos de Cristo", se hace referencia al camino recorrido por el Movimiento de Cursillos en nuestra diócesis, que este año cumple 50 años. Durante este encuentro los jóvenes tuvieron tiempo para reflexionar sobre la figura de san Pablo, modelo de peregrino, que tenía su meta claramente puesta en Jesús.

Como clausura del encuentro, se celebró la Eucaristía, presidida por el consiliario del Movimiento, Feliciano Leal, y a la que asistieron otros cursillistas y la presidenta del Movimiento, Mª Ángeles Rosell.

 

Presentación Semana Santa en Badajoz

El Arzobispo de Mérida-Badajoz acompañado por el alcalde de la capital pacense, Miguel Celdrán, ha presentado la Semana Santa de Badajoz. En ella, Monseñor Santiago García Aracil, destacó que "no es importante el interés turístico" que se le quiera dar a la Semana Santa como el que "represente verdaderamente una catequesis viva en la calle". Las cofradías y hermandades volverán este año a hacer Estación de Penitencia en la Catedral.

 

Badajoz

V Semana de la Parroquia de San Juan de Dios

La parroquia de San Juan de Dios de Badajoz acaba de celebrar la quinta edición de la Semana de la Parroquia, que desde hace unos años se viene celebrando con motivo de la festividad de su titular, san Juan de Dios.

Este año las actividades han estado relacionadas con el lema "Vivir la unidad en la diversidad". En este sentido la mayoría de las actividades tenían como destinatarios a los que tienen menor presencia en la parroquia.

Entre las actividades, dirigidas a niños y adultos, destacan la proyección de películas de cine, representaciones de teatro o una exposición de miniaturas de Semana Santa.

 

Granja de Torrehermosa

El sacerdote Francisco Durán Escolano recibe un homenaje en sus bodas de oro

El pasado domingo se celebró en la parroquia de Granja de Torrehermosa las bodas de Oro sacerdotales de Francisco Durán Escolar. A la ceremonia asistió el Vicario Episcopal de la Serena-Campiña Sur, Felipe Domínguez Romero, así como sacerdotes del arciprestazgo, familiares, amigos y feligreses. Durante la Eucaristía se hizo entrega a Francisco Durán de la insignia de la Diócesis y se leyó una carta en nombre del Arzobispo en agradecimiento por su labor.

 

Breves

Donativo a Perú

La parroquia de Oliva de Mérida ha enviado un donativo de 1.500 euros a la parroquia de Celendín, en la diócesis de Cajamarca, Perú. Allí se encuentra el sacerdotes diocesano Antonio Sáenz, natural de esta localidad. El dinero será destinado para sufragar uno de los muchos proyectos que se llevan a cabo en esta parroquia.

 

Cuadernillo para jóvenes

La Delegación Episcopal para la Juventud ha editado, como cada año, un cuadernillo de oración y reflexión para Semana Santa y Pascua, que le ayude a tener un momento de oración diaria en estos Tiempos Litúrgicos. El material está estructurado en unas ideas fundamentales para los domingos y festivos, que irán marcando el camino durante la semana. Para más información pueden llamar al teléfono 924 22 28 47.

 

Agenda

Concierto Manos Unidas

Manos Unidas, con motivo de su 50 aniversario, celebrará un concierto en el teatro López de Ayala de Badajoz a cargo de un grupo de alumnos de la Orquesta de Cámara del Conservatorio Superior de Música. Será el 28 de marzo a las 20'30 hrs. La entrada será gratuita.

 

Peregrinación a Polonia

Del 22 al 29 de junio la parroquia de San Jorge Mártir organiza una peregrinación a Polonia. El plazo de inscripción termina el próximo 5 de abril. Más información en el 620 020 877.


España/Mundo

El XI Viaje Apostólico de Benedicto XVI transcurre por tierras africanas

Es el primer viaje de Joseph Ratzinger como Papa a este continente

El papa Benedicto XVI ha iniciado, este martes pasado, su XI Viaje Apostólico Internacional, el primero por tierras africanas. En la agenda del Santo Padre está la visita a Camerún y Angola, países en los que quiere "abrazar a toda África", como el mismo Papa ha dicho.

En su saludo en el aeropuerto de Yaundé, Camerún, el Santo Padre recordaba que "frente al dolor o a la violencia, a la pobreza o al hambre, a la corrupción o al abuso de poder, un cristiano no puede quedarse en silencio.". El Papa, además, ponía de relieve el sufrimiento de este continente y la respuesta de libertad que propone la Iglesia a África.

Encíclica papal

Ya en el viaje que lo llevaba a tierras camerunesas, el Papa mantuvo un encuentro con periodistas en el que afrontó el impacto de la crisis económica en los países pobres y la importancia de la ética para el orden económico mundial, argumento que desarrollará en la próxima encíclica, que precisamente a causa de la coyuntura mundial ha sido retrasada.

El Papa habló también del sida y de la perspectiva cristiana del amor y de la sexualidad, así como del compromiso eficaz de tantas instituciones católicas a favor de los enfermos, "yo creo, explicó el Papa, que no se puede superar este problema del sida sólo con eslóganes publicitarios", dijo, aclarando que el problema de la solución del sida no es simplemente económico. "No se puede superar con la distribución de anticonceptivos que, por el contrario, aumentan el problema. La solución sólo puede ser una humanización de la sexualidad, una renovación espiritual y humana", así como la ayuda a la persona que sufre.

En el encuentro mantenido con los obispos de la Conferencia Episcopal de Camerún, el Papa explicó que para dar una imagen de una Iglesia unida y para responder a múltiples retos sociales es importante la colaboración entre obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas. En su alocución, el Papa ha repasado los problemas de la Iglesia en este país. "En la promoción de la pastoral familiar, ha dicho, os comprometéis para favorecer una mejor comprensión de la naturaleza, la dignidad y el papel del matrimonio que pide un amor indisoluble y estable".

Al cierre de nuestra edición estaba previsto que el Santo Padre continuara su Viaje Apostólico por tierras camerunesas y visitar después Angola.

Redacción/Agencias

 

Con motivo de la Jornada por la Vida

La CEE pone en marcha una campaña en contra del aborto con el lema "¡Protege mi vida!"

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha puesto en marcha una campaña de comunicación con el lema "¡Protege mi vida!", una iniciativa que se enmarca en el contexto de la Jornada por la Vida, que se celebra el próximo 25 de marzo en todas las diócesis españolas.

Campaña excepcional

Según han explicado los obispos españoles en nota de prensa, "se anuncian cambios legales que, de salir adelante, darán lugar a una situación en la que quienes van a nacer quedarán todavía más desprotegidos que con la actual legislación. Al mismo tiempo, parece que la aceptación social del aborto va en aumento".

En este contexto, la CEE ha optado por poner en marcha una campaña de comunicación en la que de manera excepcional, y unidos a los materiales habituales que se elaboran cada año con motivo de la Jornada por la Vida (Nota de los obispos, carteles y guiones litúrgicos), la campaña aparece en 1.300 vallas publicitarias de 37 ciudades españolas y se han enviado 30.000 carteles y 8 millones de folletos a las diócesis.

Menos derechos que el lince

Esta campaña tiene como protagonistas a un ser humano y a un lince. Según la nota de prensa de la CEE se ha optado por estos protagonistas porque "en nuestra sociedad cada vez es mayor la sensibilidad sobre la necesidad de proteger los embriones de distintas especies animales; las leyes tutelan la vida de esas especies en sus primeras fases de desarrollo. Está bien que así sea, sin embargo, resulta paradójico que la vida de la persona humana que va a nacer sea objeto de una desprotección cada vez mayor. Por eso, en los anuncios aparece la pregunta: ¿Y yo?, entre el niño ya nacido y una serie de imágenes en las que se muestran los diferentes estadios de la vida humana en gestación. Se trata de dar voz a quienes no la tienen, pero sí tienen el derecho a vivir".

Estas iniciativas se unen al Año de Oración por la Vida que está en marcha desde el pasado mes de enero.

Redacción/Agencias

 

Rafael del Río, confirmado como presidente de Cáritas Española para un nuevo cuatrienio

Los obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, que preside el arzobispo de Mérida-Badajoz, monseñor Santiago García Aracil, han decidido por unanimidad confirmar, con el visto bueno de la Comisión Permanente del episcopado, a Rafael del Río Sendino como presidente de Cáritas Española para un nuevo cuatrienio.

Tras conocer la noticia, Rafael del Río ha manifestado su emoción ante un nombramiento que supone "un motivo de orgullo y una llamada a reforzar mi responsabilidad a la hora de liderar la respuesta del conjunto de la familia de Cáritas a las víctimas de la crisis ante unos momentos especialmente críticos para las personas en situación más vulnerable".


Crónicas de la Visita Pastoral a la Diócesis

Parroquia del Perpetuo Socorro de Mérida

Monseñor Santiago García Aracil continúa desarrollando su Visita Pastoral al arciprestazgo de Mérida. En esta ocasión, ha sido la parroquia del Perpetuo Socorro la que ha recibido al Pastor Diocesano. En la celebración de acogida, el propio Sr. Arzobispo explicaba que la visita pastoral "durará tres días, en los cuales me acercaré a cada uno de los grupos y realidades que son signo y presencia donde está inserta esta comunidad parroquial, para que me den a entender y podamos compartir sus inquietudes, proyectos, dificultades, logros, porque el Obispo viene en el nombre del Señor, a modo de Jesús Buen Pastor para conocer a sus ovejas y que éstas le conozcan a él".

Tras esta acogida, se celebró la Misa Estacional, con la que se inicia la Visita Pastoral en cada parroquia. Como en ocasiones anteriores, en esta celebración participó una representación del clero del resto del arciprestazgo.

Ya el lunes, Monseñor García Aracil comenzaba la jornada visitando una academia de peluquería, regentada por las Religiosas Siervas de San José. Tras esto, visita el Colegio Público "Nuestra Señora de la Antigua", donde mantiene un encuentro con un grupo de profesores y de miembros de la AMPA del centro, así como con los niños y niñas de 3º y 4º de primaria.

Como es habitual en las visitas pastorales, el Sr. Arzobispo también mantuvo varios encuentros con algunas personas enfermas, a las que visitó en sus casas.

En la tarde de este lunes, mantuvo un encuentro con la Hermandad de la Veracruz y María Santísima de Nazaret, y también visitó el taller de bordados que dicha hermandad tiene.

Tras esto, el Sr. Arzobispo se reunió con una asamblea de grupos parroquiales, divididos en bloques (catequesis, caridad, formación, pastoral familiar y servicios), cada uno de los cuales presentó un informe de sus actividades. La jornada la cerró el encuentro con los consejos parroquiales de pastoral y economía.

El martes, último día de la Visita Pastoral, comienza con el encuentro en el Colegio de San Luis, donde el Sr. Arzobispo se reúne con los profesores y los padres, así como con los alumnos. Tras este encuentro, Monseñor García Aracil visita el Hospital Psiquiátrico de Mérida y el Banco de Sangre de Extremadura, ubicado en la misma zona.

Por la tarde, el Sr. Arzobispo mantiene un encuentro con los miembros del Movimiento "Fe y Luz" y con los de la Asociación de Vecinos y la Asociación Cultural Ntra. Sra. de la Antigua.

La Visita Pastoral terminó con la celebración de la Eucaristía, en la que también fueron confirmados varios jóvenes de la parroquia.

Puri Contreras López
Secretaria de la Visita Pastoral


Análisis

Carta del Papa sobre el levantamiento de la excomunión a los "lefebvrianos"

Queridos Hermanos en el ministerio episcopal:

La remisión de la excomunión a los cuatro Obispos consagrados en el año 1988 por el Arzobispo Lefebvre sin mandato de la Santa Sede, ha suscitado por múltiples razones dentro y fuera de la Iglesia católica una discusión de una vehemencia como no se había visto desde hace mucho tiempo. Muchos Obispos se han sentido perplejos ante un acontecimiento sucedido inesperadamente y difícil de encuadrar positivamente en las cuestiones y tareas de la Iglesia de hoy. A pesar de que muchos Obispos y fieles estaban dispuestos en principio a considerar favorablemente la disposición del Papa a la reconciliación, a ello se contraponía sin embargo la cuestión sobre la conveniencia de dicho gesto ante las verdaderas urgencias de una vida de fe en nuestro tiempo. Algunos grupos, en cambio, acusaban abiertamente al Papa de querer volver atrás, hasta antes del Concilio. Se desencadenó así una avalancha de protestas, cuya amargura mostraba heridas que se remontaban más allá de este momento. Por eso, me siento impulsado a dirigiros a vosotros, queridos Hermanos, una palabra clarificadora, que debe ayudar a comprender las intenciones que me han guiado en esta iniciativa, a mí y a los organismos competentes de la Santa Sede. Espero contribuir de este modo a la paz en la Iglesia.

Una contrariedad para mí imprevisible fue el hecho de que el caso Williamson se sobrepusiera a la remisión de la excomunión. El gesto discreto de misericordia hacia los cuatro Obispos, ordenados válidamente pero no legítimamente, apareció de manera inesperada como algo totalmente diverso: como la negación de la reconciliación entre cristianos y judíos y, por tanto, como la revocación de lo que en esta materia el Concilio había aclarado para el camino de la Iglesia. Una invitación a la reconciliación con un grupo eclesial implicado en un proceso de separación, se transformó así en su contrario: un aparente volver atrás respecto a todos los pasos de reconciliación entre los cristianos y judíos que se han dado a partir del Concilio, pasos compartidos y promovidos desde el inicio como un objetivo de mi trabajo personal teológico. Que esta superposición de dos procesos contrapuestos haya sucedido y, durante un tiempo haya enturbiado la paz entre cristianos y judíos, así como también la paz dentro de la Iglesia, es algo que sólo puedo lamentar profundamente. Me han dicho que seguir con atención las noticias accesibles por Internet habría dado la posibilidad de conocer tempestivamente el problema. De ello saco la lección de que, en el futuro, en la Santa Sede deberemos prestar más atención a esta fuente de noticias. Me ha entristecido el hecho de que también los católicos, que en el fondo hubieran podido saber mejor cómo están las cosas, hayan pensado deberme herir con una hostilidad dispuesta al ataque. Justamente por esto doy gracias a los amigos judíos que han ayudado a deshacer rápidamente el malentendido y a restablecer la atmósfera de amistad y confianza que, como en el tiempo del Papa Juan Pablo II, también ha habido durante todo el período de mi Pontificado y, gracias a Dios, sigue habiendo.

Otro desacierto, del cual me lamento sinceramente, consiste en el hecho de que el alcance y los límites de la iniciativa del 21 de enero de 2009 no se hayan ilustrado de modo suficientemente claro en el momento de su publicación. La excomunión afecta a las personas, no a las instituciones. Una ordenación episcopal sin el mandato pontificio significa el peligro de un cisma, porque cuestiona la unidad del colegio episcopal con el Papa. Por esto, la Iglesia debe reaccionar con la sanción más dura, la excomunión, con el fin de llamar a las personas sancionadas de este modo al arrepentimiento y a la vuelta a la unidad. Por desgracia, veinte años después de la ordenación, este objetivo no se ha alcanzado todavía. La remisión de la excomunión tiende al mismo fin al que sirve la sanción: invitar una vez más a los cuatro Obispos al retorno. Este gesto era posible después de que los interesados reconocieran en línea de principio al Papa y su potestad de Pastor, a pesar de las reservas sobre la obediencia a su autoridad doctrinal y a la del Concilio. Con esto vuelvo a la distinción entre persona e institución. La remisión de la excomunión ha sido un procedimiento en el ámbito de la disciplina eclesiástica: las personas venían liberadas del peso de conciencia provocado por la sanción eclesiástica más grave. Hay que distinguir este ámbito disciplinar del ámbito doctrinal. El hecho de que la Fraternidad San Pío X no posea una posición canónica en la Iglesia, no se basa al fin y al cabo en razones disciplinares sino doctrinales. Hasta que la Fraternidad no tenga una posición canónica en la Iglesia, tampoco sus ministros ejercen ministerios legítimos en la Iglesia. Por tanto, es preciso distinguir entre el plano disciplinar, que concierne a las personas en cuanto tales, y el plano doctrinal, en el que entran en juego el ministerio y la institución. Para precisarlo una vez más: hasta que las cuestiones relativas a la doctrina no se aclaren, la Fraternidad no tiene ningún estado canónico en la Iglesia, y sus ministros, no obstante hayan sido liberados de la sanción eclesiástica, no ejercen legítimamente ministerio alguno en la Iglesia.

A la luz de esta situación, tengo la intención de asociar próximamente la Pontificia Comisión "Ecclesia Dei", institución competente desde 1988 para esas comunidades y personas que, proviniendo de la Fraternidad San Pío X o de agrupaciones similares, quieren regresar a la plena comunión con el Papa, con la Congregación para la Doctrina de la Fe. Con esto se aclara que los problemas que deben ser tratados ahora son de naturaleza esencialmente doctrinal, y se refieren sobre todo a la aceptación del Concilio Vaticano II y del magisterio postconciliar de los Papas. Los organismos colegiales con los cuales la Congregación estudia las cuestiones que se presentan (especialmente la habitual reunión de los Cardenales el miércoles y la Plenaria anual o bienal) garantizan la implicación de los Prefectos de varias Congregaciones romanas y de los representantes del Episcopado mundial en las decisiones que se hayan de tomar. No se puede congelar la autoridad magisterial de la Iglesia al año 1962, lo cual debe quedar bien claro a la Fraternidad. Pero a algunos de los que se muestran como grandes defensores del Concilio se les debe recordar también que el Vaticano II lleva consigo toda la historia doctrinal de la Iglesia. Quien quiere ser obediente al Concilio, debe aceptar la fe profesada en el curso de los siglos y no puede cortar las raíces de las que el árbol vive.

Espero, queridos Hermanos, que con esto quede claro el significado positivo, como también sus límites, de la iniciativa del 21 de enero de 2009. Sin embargo, queda ahora la cuestión: ¿Era necesaria tal iniciativa? ¿Constituía realmente una prioridad? ¿No hay cosas mucho más importantes? Ciertamente hay cosas más importantes y urgentes. Creo haber señalado las prioridades de mi Pontificado en los discursos que pronuncié en sus comienzos. Lo que dije entonces sigue siendo de manera inalterable mi línea directiva. La primera prioridad para el Sucesor de Pedro fue fijada por el Señor en el Cenáculo de manera inequívoca: "Tú confirma a tus hermanos" (Lc 22,32). El mismo Pedro formuló de modo nuevo esta prioridad en su primera Carta: "Estad siempre prontos para dar razón de vuestra esperanza a todo el que os la pidiere" (1 Pe 3,15). En nuestro tiempo, en el que en amplias zonas de la tierra la fe está en peligro de apagarse como una llama que no encuentra ya su alimento, la prioridad que está por encima de todas es hacer presente a Dios en este mundo y abrir a los hombres el acceso a Dios. No a un dios cualquiera, sino al Dios que habló en el Sinaí; al Dios cuyo rostro reconocemos en el amor llevado hasta el extremo (cf. Jn 13,1), en Jesucristo crucificado y resucitado. El auténtico problema en este momento actual de la historia es que Dios desaparece del horizonte de los hombres y, con el apagarse de la luz que proviene de Dios, la humanidad se ve afectada por la falta de orientación, cuyos efectos destructivos se ponen cada vez más de manifiesto.

Conducir a los hombres hacia Dios, hacia el Dios que habla en la Biblia: Ésta es la prioridad suprema y fundamental de la Iglesia y del Sucesor de Pedro en este tiempo. De esto se deriva, como consecuencia lógica, que debemos tener muy presente la unidad de los creyentes. En efecto, su discordia, su contraposición interna, pone en duda la credibilidad de su hablar de Dios. Por eso, el esfuerzo con miras al testimonio común de fe de los cristianos -al ecumenismo- está incluido en la prioridad suprema. A esto se añade la necesidad de que todos los que creen en Dios busquen juntos la paz, intenten acercarse unos a otros, para caminar juntos, incluso en la diversidad de su imagen de Dios, hacia la fuente de la Luz. En esto consiste el diálogo interreligioso. Quien anuncia a Dios como Amor "hasta el extremo" debe dar testimonio del amor. Dedicarse con amor a los que sufren, rechazar el odio y la enemistad, es la dimensión social de la fe cristiana, de la que hablé en la Encíclica Deus caritas est.

Por tanto, si el compromiso laborioso por la fe, por la esperanza y el amor en el mundo es en estos momentos (y, de modos diversos, siempre) la auténtica prioridad para la Iglesia, entonces también forman parte de ella las reconciliaciones pequeñas y medianas. Que el humilde gesto de una mano tendida haya dado lugar a un revuelo tan grande, convirtiéndose precisamente así en lo contrario de una reconciliación, es un hecho del que debemos tomar nota. Pero ahora me pregunto: ¿Era y es realmente una equivocación, también en este caso, salir al encuentro del hermano que "tiene quejas contra ti" (cf. Mt 5,23s) y buscar la reconciliación? ¿Acaso la sociedad civil no debe intentar también prevenir las radicalizaciones y reintegrar a sus eventuales partidarios -en la medida de lo posible- en las grandes fuerzas que plasman la vida social, para evitar su segregación con todas sus consecuencias? ¿Puede ser totalmente desacertado el comprometerse en la disolución de las rigideces y restricciones, para dar espacio a lo que haya de positivo y recuperable para el conjunto? Yo mismo he visto en los años posteriores a 1988 cómo, mediante el regreso de comunidades separadas anteriormente de Roma, ha cambiado su clima interior; cómo el regreso a la gran y amplia Iglesia común ha hecho superar posiciones unilaterales y ablandado rigideces, de modo que luego han surgido fuerzas positivas para el conjunto. ¿Puede dejarnos totalmente indiferentes una comunidad en la cual hay 491 sacerdotes, 215 seminaristas, 6 seminarios, 88 escuelas, 2 institutos universitarios, 117 hermanos, 164 hermanas y millares de fieles? ¿Debemos realmente dejarlos tranquilamente ir a la deriva lejos de la Iglesia? Pienso por ejemplo en los 491 sacerdotes. No podemos conocer la trama de sus motivaciones. Sin embargo, creo que no se hubieran decidido por el sacerdocio si, junto a varios elementos distorsionados y enfermos, no existiera el amor por Cristo y la voluntad de anunciarlo y, con Él, al Dios vivo. ¿Podemos simplemente excluirlos, como representantes de un grupo marginal radical, de la búsqueda de la reconciliación y de la unidad? ¿Qué será de ellos luego?

Ciertamente, desde hace mucho tiempo y después una y otra vez, en esta ocasión concreta hemos escuchado de representantes de esa comunidad muchas cosas fuera de tono: soberbia y presunción, obcecaciones sobre unilateralismos, etc. Por amor a la verdad, debo añadir que he recibido también una serie de impresionantes testimonios de gratitud, en los cuales se percibía una apertura de los corazones. ¿Acaso no debe la gran Iglesia permitirse ser también generosa, siendo consciente de la envergadura que posee; en la certeza de la promesa que le ha sido confiada? ¿No debemos como buenos educadores ser capaces también de dejar de fijarnos en diversas cosas no buenas y apresurarnos a salir fuera de las estrecheces? ¿Y acaso no debemos admitir que también en el ámbito eclesial se ha dado alguna salida de tono? A veces se tiene la impresión de que nuestra sociedad tenga necesidad de un grupo al menos con el cual no tener tolerancia alguna; contra el cual pueda tranquilamente arremeter con odio. Y si alguno intenta acercársele -en este caso el Papa- también él pierde el derecho a la tolerancia y puede también ser tratado con odio, sin temor ni reservas.

Queridos Hermanos, por circunstancias fortuitas, en los días en que me vino a la mente escribir esta carta, tuve que interpretar y comentar en el Seminario Romano el texto de Ga 5,13-15. Percibí con sorpresa la inmediatez con que estas frases nos hablan del momento actual: "No una libertad para que se aproveche el egoísmo; al contrario, sed esclavos unos de otros por amor. Porque toda la ley se concentra en esta frase: "Amarás al prójimo como a ti mismo". Pero, atención: que si os mordéis y devoráis unos a otros, terminaréis por destruiros mutuamente». Siempre fui propenso a considerar esta frase como una de las exageraciones retóricas que a menudo se encuentran en San Pablo. Bajo ciertos aspectos puede ser también así. Pero desgraciadamente este "morder y devorar" existe también hoy en la Iglesia como expresión de una libertad mal interpretada. ¿Sorprende acaso que tampoco nosotros seamos mejores que los Gálatas? Que ¿quizás estemos amenazados por las mismas tentaciones? ¿Que debamos aprender nuevamente el justo uso de la libertad? ¿Y que una y otra vez debamos aprender la prioridad suprema: el amor? En el día en que hablé de esto en el Seminario Mayor, en Roma se celebraba la fiesta de la Virgen de la Confianza. En efecto, María nos enseña la confianza. Ella nos conduce al Hijo, del cual todos nosotros podemos fiarnos. Él nos guiará, incluso en tiempos turbulentos. De este modo, quisiera dar las gracias de corazón a todos los numerosos Obispos que en este tiempo me han dado pruebas conmovedoras de confianza y de afecto y, sobre todo, me han asegurado sus oraciones. Este agradecimiento sirve también para todos los fieles que en este tiempo me han dado prueba de su fidelidad intacta al Sucesor de San Pedro. El Señor nos proteja a todos nosotros y nos conduzca por la vía de la paz. Es un deseo que me brota espontáneo del corazón al comienzo de esta Cuaresma, que es un tiempo litúrgico particularmente favorable a la purificación interior y que nos invita a todos a mirar con esperanza renovada al horizonte luminoso de la Pascua.

Con una especial Bendición Apostólica me confirmo

Vuestro en el Señor


Iglesia y familia

Escuela de Padres

Ludopatía: influencia en la familia

Hace unos años impartíamos en la Escuela de Padres una sesión dedicada a este tema que por entonces lo considerábamos de actualidad por haber sido legalizado el juego en España y comenzaban tímidamente las restricciones de entrada, en determinadas salas dedicadas a esta actividad, a jugadores adictos debido al perjuicio personal, familiar y social que su adicción estaba ocasionando.

La ludopatía, como adicción a los juegos de azar en sus múltiples variedades, es considerada por algunos como una enfermedad que empuja a quien la padece a un abrumador e incontrolable impulso de jugar, que progresa en intensidad y urgencia; que consume cada vez más tiempo, energía y recursos emocionales y materiales; que invade, socava y a menudo destruye todo lo que es significativo en la vida de quien la padece.

Testimonios

En un momento de aquella sesión y sin conocerlo previamente, se levantan 5 hombres, hechos y derechos, manifestando su intención de expresar su testimonio pues eran ludópatas que se estaban rehabilitando y alguien les había informado de esta charla y creían oportuno y conveniente manifestar todo el dolor que su adicción incontrolada al juego les había producido tanto a ellos personalmente como a sus familias. Puedo manifestaros que sus testimonios impactaron sobremanera entre los asistentes: el tiempo libre y de ocio de que disponían, los llevaron a su adicción al juego, al alcohol y a las drogas; conseguir todo con el menor esfuerzo posible era su meta, para la diversión se les hacía necesario el alcohol y el dinero se obtenía con el juego que daba el máximo beneficio con el menor trabajo si la "suerte" estaba de su lado. Llegar tarde a casa, la mentira, la falta de asistencia al trabajo, el despido, el paro, el robo de los enseres familiares primero y de los ajenos después, su marcha del domicilio familiar y la desestructuración de la familia fueron las consecuencias.

El jugador patológico no controla el juego ni sus impulsos; no ve problemas, su centro de vida es el juego. En ese momento es ya un enfermo psíquico al que hay que ayudar. Él sabe y se acuerda que ha fallado a la familia, a los amigos y ha destruido la economía familiar. Sus sentimientos son de culpabilidad y arrepentimiento; es entonces cuando entra en juego la ayuda de la familia, de los amigos, de los médicos y de los centros de rehabilitación con toda la gama de psicólogos, educadores sociales, etc..

Hasta hace poco tiempo parecía que sólo entraban por los caminos del juego y más tarde se convertían en ludópatas, quienes llevaban una vida aburrida y monótona. En el juego buscaban la excitación que sustituyese sus carencias emocionales y encontraban experiencias intensas. La Asociación Zaragozana de Jugadores de Azar Rehabilitados nos da algunas pistas.

Ludopatía precoz

En un estudio realizado en 1998 detectó un problema nuevo: el de la ludopatía precoz. En otros posteriores sobre sus posibles causas, comprobaron, que el 90% de los jóvenes afectados entre 16 y los 23 años, tenían antecedentes de adicción obsesiva a los videojuegos y consolas que les compran sus propios padres. Este porcentaje se repite, según esta Asociación, a lo largo de estos últimos años. En todos los casos, empezaron con los videojuegos y después pasaron a las máquinas tragaperras. Últimamente el fomento de esta adicción se nos puede colar en casa por otro medio: los juegos y apuestas a través de Internet.

Se hace necesario que las familias estemos muy atentas en nuestros hogares para evitar este gran problema social pues creo que ya tenemos bastante con los que actualmente se nos presentan: paro, hipoteca, crisis... ¿O no?

Francisco L. Bobadilla Guzmán
Maestro. Coordinador de Escuela de Padres
fbobadillag@hotmail.com

 

Libros

"San Bruno: Sediento de Dios"

Dios muestra su benevolencia en el rostro de los santos y, a través de ellos, nos indica caminos a seguir para responder a su llamada de Amor. Los carismas, suscitados todos por el mismo Espíritu Santo, prenden de modo diferente en las personas pero siempre conducen a Jesucristo. En san Bruno, con especial intensidad, se nos muestra a Dios como el "Único necesario", por quien vale la pena dejarlo todo y, en la soledad, dejarse abrasar por el Amor para responder con amor.

Historia y vida

En el presente volumen se nos presenta una buena síntesis de la vida y personalidad del fundador de La Cartuja. En una primera parte conocemos su biografía. Bruno, que fue maestro, eligió la soledad prendado por la bondad de Dios. Quería vivir sólo para Él y, de una manera no visible, comunicar su amor a toda la humanidad. Porque el verdadero ermitaño no se desentiende del mundo, sino que se retira junto a Dios, para amar al mundo desde el corazón del Padre. A las dificultades iniciales se unió que el Papa Urbano II le reclamó a su lado y estuvo a punto de consagrarlo obispo. Pero si Bruno fue obediente al Santo Padre y dejó la soledad para ayudar al Pontífice, ahora es el Papa el que comprende la voluntad de Dios y deja que su amigo se retire de nuevo a la soledad, esta vez en Calabria, lejos de la Charteruse. Como sucede con toda respuesta verdadera a Dios, no deja de ser una llamada también a otros. Por eso Bruno atrajo a muchos a seguir el camino del silencio y la soledad y sigue siendo modelo para los cartujos y para todos los miembros de la Iglesia.

En este volumen, se recogen dos cartas del santo fundador, que muestran el espíritu del cartujo y la necesidad de dejarlo todo cuando el Señor así nos lo pide. También se nos ofrece un retrato espiritual del santo, en el que junto a la soledad, el silencio, la pobreza y la austeridad aparecen el amor y el brillo de la alegría, signo de que todas las "privaciones" se ordenan a lo Único necesario. Finalmente se completa el volumen con la homilía de un cartujo y la carta que con motivo del IX centenario de la muerte de san Bruno escribió Juan Pablo II a los cartujos.

Sin duda se trata de un libro que retrata lo esencial de san Bruno y nos permite adentrarnos en la espiritualidad de un santo que sólo quiso a Dios y nos recuerda que el Amor ha de estar siempre en el centro de nuestras vidas y ser el motor y fin de todas nuestras acciones.

David Amado
Forumlibertas

 

Vamos al cine

Slumdog millionaire

Numerosos premios de la crítica, cuatro Globos de Oro 2008, siete Premios Bafta británicos, ocho Oscar de Hollywood -incluidos los correspondientes a mejor película, director y guión adaptado- y el refrendo de la taquilla en todo el mundo están convirtiendo a Slumdog Millionaire en la sorpresa de la temporada. En esta conmovedora fábula moral, Danny Boyle adapta la premiada novela Q & A, del diplomático indio Vikas Swarup. Y lo hace a través de una compleja estructura narrativa y de una impactante factura visual, entre hiperrealista y onírica, y de cautivadora belleza poética.

Danny Boyle salva con nota los desafíos de no regodearse en las degeneraciones morales que describe y de traducir en imágenes la mirada caleidoscópica de la novela de Vikas Swarup, que salta de la denuncia social al melodrama hiperromántico, pasando por la comedia y el thriller de gangsters. Para conseguir ambos objetivos, Boyle recurre a una planificación muy imaginativa y a un montaje extremadamente fragmentado, cuya potencia se refuerza con la colorista fotografía de Anthony Dod Mantle -que hasta parece recrear los olores de Mumbai- y con la vibrante banda sonora de A.R. Rahman, que no duda en recurrir a las canciones para dar nuevos impulsos a la trama. Redondea el conjunto un extraordinario elenco de actores, todos ellos plenos de naturalidad. Los lidera el joven londinense de origen indio Dev Patel, que da a su personaje un sugerente carácter, entre inocente y pillo, capaz de arrancar del espectador la lágrima, el suspiro, la angustia, la sonrisa y hasta la carcajada.

Jerónimo José Martín
Pantalla90.es

De web en web

Extremaduramente

Han sido amables con nosotros cediéndonos para la web las fotografías en 360º de la Catedral reformada. Es increíble como uno se hace una idea de algo con este tipo de fotografía que, además de estar bien hechas, ofrecen un fenomenal servicio. Se trata de la web www.extremaduramente.com . Y no lo digo sólo por las fotos de la Catedral sino por el contenido que tienen. Hay que reconocer un esfuerzo como éste, hecho en nuestra tierra y para nuestra tierra. Además, con un cuidado en las noticias, escritas en tono fresco. Visitadla, que me lo agradeceréis.

Casimiro Muñoz


Celebrar la fe

Celebramos el IV Domingo de Cuaresma

Libro II de las Crónicas 36, 14-16. 19-23

En aquellos días, todos los jefes de los sacerdotes y el pueblo multiplicaron sus infidelidades, según las costumbres abominables de los gentiles, y mancharon la Casa del Señor, que Él se había construido en Jerusalén.

El Señor, Dios de sus padres, les envió desde el principio avisos por medio de sus mensajeros, porque tenía compasión de su pueblo y de su morada. Pero ellos se burlaron de los mensajeros de Dios, despreciaron sus palabras y se mofaron de sus profetas, hasta que subió la ira del Señor contra su pueblo a tal punto que ya no hubo remedio.

Los caldeos incendiaron la Casa de Dios y derribaron las murallas de Jerusalén; pegaron fuego a todos sus palacios y destruyeron todos sus objetos preciosos. Y a los que escaparon de la espada los llevaron cautivos a Babilonia, donde fueron esclavos del rey y sus hijos hasta la llegada del reino de los persas; para que se cumpliera lo que dijo Dios por boca del profeta Jeremías: "Hasta que el país haya pagado sus sábados, descansará todos los días de la desolación, hasta que se cumplan los setenta años".

En el año primero de Ciro, rey de Persia, en cumplimiento de la palabra del Señor, por boca de Jeremías, movió el Señor el espíritu de Ciro, rey de Persia, que mandó publicar de palabra y por escrito en todo su reino: "El Señor, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos de la tierra. Él me ha encargado que le edifique una casa en Jerusalén, en Judá. Quien de entre vosotros pertenezca a su pueblo, ¡sea su Dios con él y suba!".

Salmo 136, 1-2. 3. 4. 5. 6

R. Que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti.

Juno a los canales de Babilonia / nos sentamos a llorar con nostalgia de Sión; / en los sauces de sus orillas / colgábamos nuestras cítaras. R.

 

Carta de S. Pablo a los Efesios 2, 4-10

Hermanos:

Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, estando nosotros muertos por los pecados, nos ha hecho vivir con Cristo -por pura gracia estáis salvados-, nos ha resucitado con Cristo Jesús y nos ha sentado en el cielo con Él. Así muestra en todos a las edades futuras la inmensa riqueza de su gracia, su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.

Porque estáis salvados por su gracia y mediante la fe. Y no se debe a vosotros, sino que es un don de Dios; y tampoco se debe a las obras, para que nadie pueda presumir. Somos, pues, obra suya. Dios nos ha creado en Cristo Jesús, para que nos dediquemos a las buenas obras, que Él determinó practicásemos.

 

Evangelio según san Juan 3, 14-21

En aquel tiempo dijo Jesús a Nicodemo:

-Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en Él tenga vida eterna. Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en Él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él. El que cree en Él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.

El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz, y no se acerca a la luz, para no verse condenado por sus obras. En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios".

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana:

23, lunes: Is 65, 17-21; Jn 4, 43-54.
24, martes: Ez 47, 1-9. 12; Jn 5, 1-16.
25, miércoles: Is 7, 10-14;8, 10; Hb 10, 4-10; Lc 1, 26-38.
26, jueves: Ex 32, 7-14; Jn 5, 31-47.
27, viernes: Sb 2, 1. 12-22; Jn 7, 1-2. 10. 25-30.
28, sábado: Jr 11, 18-20; Jn 7, 40-53.
29, domingo: Jr 31, 31-34; Hb 5, 7-9; Jn 12, 20-33.

 

La liturgia...paso a paso

Ilumina nuestro espíritu

l pasado domingo las lecturas nos proponían hacer una revisión de vida para conocer su verdad, es decir, lo que el Señor conoce de nuestro interior. La ruta cuaresmal quiere dar un paso más y nos anima a consentir que la fuerza iluminadora de la Palabra trasforme nuestra existencia como apunta la oración de la poscomunión.

La primera lectura, en un resumen demasiado corto, nos ofrece un ejemplo negativo de lo que sucede cuando no se admite que la Palabra sea semilla que produzca la gracia de la conversión: narra cómo los sacerdotes y el pueblo "multiplicaron sus infidelidades" y el Señor, por medio de los profetas, les envió "avisos" para que reconocieran sus pecados, pero "despreciaron sus palabras y se mofaron de sus profetas", por lo que les vino el desastre: "los llevaron cautivos a Babilonia".

En plano diferente, el diálogo de Jesús con Nicodemo nos sitúa ante el gran envite que es para todos nosotros la salvación ofrecida en Cristo. En primer lugar, Cristo resalta la generosidad del Padre que le entrega a Él, su único Hijo, para que "no perezca ninguno de los que creen en Él, sino que tengan vida eterna". Pero a renglón seguido nos advierte que, a pesar de esta donación divina, es posible nuestra obstinada evasiva: "la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas".

Como para evitar ese riesgo o, mejor, asegurarnos de la voluntad salvífica del Padre San Pablo describe la salvación como una realidad ya conseguida: "Dios (el Padre)... nos ha hecho vivir con Cristo, nos ha resucitado con Cristo Jesús y nos ha sentado en el cielo con Él". Sabemos que por el bautismo participamos de esa realidad, sólo nos falta que "nos dediquemos a las buenas obras, que Él nos asignó para que las practicásemos" como termina el Apóstol.

Antonio Luis Martínez

 

El Santo de la semana

23 de marzo: Santo Toribio de Mogrovejo (1538-1606)

Nació en Mayorga (León) en 1538. Hijo de Luis Alfonso de Mogrovejo y de Ana de Robledo. Estudió teología y leyes. Era hombre de oración, de estudio continuo y sin aspiraciones a cargos o dignidades, con el único deseo de servir a Dios en los trabajos asignados.

En diciembre de 1573 fue nombrado inquisidor de Granada. Ser inquisidor no era fácil para Toribio que obraba con ecuanimidad en la independencia de juicio, el amor a la verdad, el respeto a las personas, ganándose el reconocimiento incluso de aquellos a quienes tuvo que corregir, pues encontraron en él al padre compasivo.

El rey Felipe II lo nombró arzobispo de Lima y Toribio le hizo ver que sólo tenía la tonsura clerical y no se encontraba preparado para el cargo. Esta resistencia de Toribio confirmó la elección del rey, pues desconfiaba de quienes ansiaban dignidades eclesiásticas, fiándose de los humildes y desinteresados.

Toribio tardó meses en contestar y el arzobispo de Granada presentó en Roma un informe favorable. En agosto de 1578 Toribio aceptó el nombramiento y, una vez recibidas las órdenes menores y el subdiaconado, el 16 de marzo de 1579, el papa Gregorio XIII lo nombró arzobispo de Lima y entonces recibió el sacramento del orden en sus tres grados. En Sevilla recibe el orden sagrado del episcopado.

Lima era la metrópoli de gran parte de Sudamérica y recibió a Toribio con gran alegría pues llevaba cinco años sin arzobispo. Toribio recorrió varias veces su extensa diócesis en visitas pastorales y reuniendo sínodos, impulsando la fundación de monasterios de clausura, iglesias y hospitales. Creó el Seminario Conciliar de Lima, el primero de América. Defendió a los indígenas. Mandó la publicación de un catecismo en tres lenguas: castellano, quechua y aymará.

Murió en Saña un Jueves Santo por la tarde, el 23 de marzo de 1606, cuando hacía una visita pastoral. Sus restos fueron trasladados a Lima en 1607. Fue canonizado en 1726 por el papa dominico Benedicto XIII.

Gonzalo Encinas Casado

 

Dichos y preguntas

¿Para qué celebrar un Encuentro diocesano de Catequistas?

Vivimos hoy en un entorno social y cultural que necesita sentirse parte de un grupo para afianzarse a sí mismo, además de ver que son muchos los que están incluidos dentro de él. Los encuentros multitudinarios son expresión de todo esto.

Dentro de la realidad eclesial hay que expresar de alguna manera que somos muchos los que estamos empeñados en realizar un servicio o un ministerio y que los realizamos con entrega generosa y con profunda ilusión. En concreto, los catequistas de nuestra Iglesia de Mérida-Badajoz, que son alrededor de unos 3.000, están convocados a un encuentro en el colegio de los Salesianos de Mérida, este sábado 21 de marzo, para verse, descubrir que son muchos los que están evangelizando en nuestra Iglesia diocesana mediante la catequesis, para compartir éxitos, para apoyarnos en nuestros fracasos, para mirar juntos hacia el futuro, un futuro en el que debemos seguir empeñados en trasmitir el Evangelio a todos los que desean conocerlo, y lo debemos hacer porque es el Señor quien nos lo pide, igual que lo hizo con otros muchos a lo largo de estos dos mil años de cristianismo.

Hoy en la Iglesia ser catequista es un gran don, pero un don exigente, que no requiere la buena voluntad, sino que ha de incluir la tarea de descubrir que ser catequistas sigue siendo necesario, que no nos pueden ahogar nuestros sinsabores ni fracasos, sino que juntos podemos llevar a cabo aquel mandato de Jesús de ir por el mundo anunciando la Buena Noticia a los niños, a los adolescentes, a los jóvenes, a los adultos, a las familias a todos, porque éste es el camino de la felicidad del hombre. El Señor necesita buenos catequistas para ser testigos suyos.

Francisco Julián Romero Galván
Delegado episcopal para la catequesis


Última

Conferencias cuaresmales en la Catedral

El hombre, llamado a encontrarse con Dios

La Catedral Metropolitana de San Juan Bautista en Badajoz acoge, desde comienzos de Cuaresma, un interesante ciclo de conferencias que tiene, como telón de fondo, la búsqueda, el encuentro y la experiencia del hombre con Dios.

Las conferencias, que se celebran los miércoles a las 19'30 horas, comenzaban con la impartida por el sacerdote jienense Jesús Moreno Lorente, quien habló sobre "La necesidad de Dios en un mundo sin Dios". El siguiente conferenciante fue Francisco José Andrades Ledo, Rector del Seminario Diocesano de San Atón.

En nuestra Última de esta semana ofrecemos un resumen de ambas conferencias.

Al comienzo de su intervención, el sacerdote Jesús Moreno Lorente se preguntaba "¿acaso no sería interesante detenernos en reafirmar la extraordinaria verdad de que el hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, no puede realizarse plenamente sin dar cumplida respuesta a la necesidad de experimentar la comunión con Dios en su vida?".

Respondiendo a esta cuestión, Moreno Lorente decía que "es conclusión necesaria para todo creyente cristiano afirmar que dicha necesidad dimana del mismo dato revelado sobre el origen del ser humano, es decir, que el hombre y la mujer han sido creados a imagen y semejanza de Dios, de quien además dependen providencialmente como criaturas e hijos suyos. Esta realidad, verdad de fe, asegura que Dios es necesario para el hombre por vía de amor", aunque se publiciten por las calles en estos días las dudas sobre la existencia de Dios y la liberación del hombre al margen de la idea de Dios".

Dios en la historia

Para el conferenciante, la necesidad de Dios en el hombre "no solamente viene confirmada por la luz de la Revelación, sino también queda confirmada por la permanente lección que nos ofrece la Historia, cuando nos enseña que el hombre, siempre que pretende vivir sin Dios, camina perdido, hundido y, sobre todo, deshumanizado".

Para Jesús Moreno, "es reconocido por todos los estudiosos del humanismo cristiano que el hombre suele experimentar fundamentalmente la necesidad de Dios de dos formas diferentes: o bien directamente como deseo, sed, ansia de infinitud y transcendencia o bien indirectamente como vacío existencial, sinsentido y absurdo de la vida".

Para concluir esta parte de su exposición, el conferenciante explicó que está "profundamente convencido de que, a la hora de la verdad, no importa tanto que la necesidad de Dios en el hombre sea una realidad teológica irrefutable, cuanto que sea una vivencia profunda en el corazón de cada uno de nosotros".

Causas de la crisis de fe

Sin embargo, explicó Jesús Moreno, "que el mundo esté lleno de la presencia de Dios no es óbice para que broten y existan en la sociedad grupos y sectores que, desde las más diversas motivaciones, se declaren ateos, agnósticos, increyentes, indiferentes, y, sobre todo, anti, sea contra ideas universales, contra valores objetivos, contra religiones diferentes, contra instituciones de toda índole, etc.

El sacerdote jienense presentó también algunas claves analíticas, que denominó "causas culturales de la crisis de fe". Éstas las agrupaba bajo los enunciados de "dominación de la mentalidad empirista"; "irrelevancia social de la cuestión religiosa"; y "narcisismo ambiental". Sobre el primero, decía que "el creciente prestigio social de las ciencias empíricas y positivistas erosiona la fe, ya que Dios no es verificable sensorialmente".

Para el segundo, Moreno se refería que, para muchos, "están en crisis o han caído en desuso los sistemas de referencias globales de carácter ideológico y religioso que nos han orientado en las última décadas, reinando, por el contrario, la confusión y disparidad de muchas jerarquías de valores en circulación, primando más el inmediatismo hedonista con afán de sensaciones y pulsiones. Para él, en este ambiente de "rentabilidad inmediata" la experiencia de Dios resulta más difícil y menos plausible, porque lo religioso aparece como insignificante bajo el diluvio de mensajes, modas, propuestas de todo tipo en una sociedad secularista y laicista, que no secular y laica.

Este mismo ambiente provoca la aparición preocupante de la indiferencia religiosa, "como forma nueva y más grave de increencia, porque en la indiferencia ni siquiera aparece Dios como problema en el horizonte de una inquietud y, al mismo tiempo, al sentir la obsesión por el bienestar, Dios aparece como no rentable, no útil, lo que no estaría mal si no se confundiera con un Dios no necesario."

La última causa cultural la enunciaba como "la preocupación obsesiva del individuo por su propio yo, centrando todo su interés en la gratificación superficial del momento presente, alejado de grandes aspiraciones e ideales por los que vivir y, menos aún, por los que morir".

Dios sigue llamando

Por su parte, Francisco José Andrades Ledo, planteaba la cuestión inicial "¿es Dios el que se ha dejado de preocupar por el hombre o el hombre quien ha aparcado de su centro de interés a Dios?".

Para Andrades Ledo "Dios sigue buscando al hombre y es a éste a quien le corresponde seguir acercándose a Él".

Se preguntaba después "¿dónde está entonces la explicación al hecho de que sea todavía numeroso el grupo de los que no han integrado aún este mensaje y sigan alejados de Él? Tener la respuesta concreta a dicha pregunta sería como tener la clave de la piedra filosofal, entre otras cosas porque seguimos convencidos de que esa dinámica interna en el hombre que le lleva al encuentro con Dios sigue estando presente en él. Y consecuentemente no es problema de que Dios no siga invitando al hombre para que se encuentre con Él y le facilite los medios y auxilios internos de gracia para que así sea. Aunque el hombre pueda olvidar o rechazar a Dios, éste no cesa de llamar a todo hombre a buscarle para que viva y encuentre la dicha de estar con Él. ¿¿¿Entonces???".

Dios no interesa

Francisco José Andrades ofrecía algunas pistas para dar con una respuesta al progresivo alejamiento de Dios por parte del hombre. "Éste, desde que entró en una espiral puramente racionalista, ha ido aparcando a Dios de su espacio de preocupación. Dios dejó de tener interés para el hombre porque no se encasillaba en el discurso racional de verdades científicas que eran objeto de demostración empírica. Dios, consecuentemente, fue relegado al ámbito de las "creencias", y éstas catalogadas de escaso interés para el hombre racional, científico y moderno".

Andrades Ledo recordaba que "la búsqueda de Dios requiere por parte del hombre el compromiso de toda su persona: de su inteligencia, la rectitud de su voluntad y de los mismos sentimientos por los que quiere sentirse unido a Dios y amarle. Y no sólo el voluntarismo humano hace posible ese acercamiento a Dios. Es también la ayuda de otros que, con su testimonio le enseñan a buscar a Dios, lo que hace posible que al final el hombre encuentre al Dios que busca. Es ahí donde entra la misión de la Iglesia y el testimonio de los cristianos, quienes tenemos también nuestra responsabilidad en hacer percibir a los hombres la necesidad de Dios que anida en sus interiores y que probablemente no hayan hecho explícito".

Compromiso cristiano

Por último, el conferenciante proponía unas conclusiones pastorales para la comunidad eclesial. "En cuanto miembros de la comunidad eclesial -dijo- que tiene que comunicar el gozo de la vida del Resucitado, el compromiso vivencial pasa por seguir testimoniando la alegría que supone para nosotros el habernos encontrado con Dios y vivir según Él. No resulta fácil a la Iglesia entrar en contacto con los que aún no han descubierto la importancia de Dios en sus vidas. Es más, para éstos puede resultar más cómodo seguir alimentando sus motivos de distancia sencillamente dejándose llevar por los mensajes que le llegan desde otras instancias. Corresponde a los cristianos, de manera sencilla pero explícita, realista y conforme a la condición y posibilidad de cada uno, hacer cercano a este Dios que nunca ha querido alejarse del hombre, sino más bien todo lo contrario, permanecer constantemente en su búsqueda. Cada creyente tiene la obligación de ser un estímulo y motivo de cuestionamiento para otros por su testimonio".

 

Han dicho...

Benedicto XVI:

"La centralidad de Cristo lleva consigo la justa valorización del sacerdocio ministerial, sin el que no habría ni Eucaristía, ni mucho menos misión y ni siquiera Iglesia. Por eso, es necesario estar atentos para que las 'nuevas estructuras' u organizaciones pastorales no se piensen para un tiempo en el que habría que 'prescindir' del ministerio ordenado, partiendo de una interpretación errónea de la justa promoción de los laicos, porque en este caso se pondrían los presupuestos para la ulterior 'dilución' del sacerdocio ministerial y las eventuales presuntas 'soluciones' coincidirían dramáticamente con las causas reales de los problemas contemporáneos relacionados con el ministerio".

Monseñor Rino Fisichella, Presidente de la Pontificia Academia para la Vida:

"La defensa de la vida humana desde su concepción pertenece a unos de éstos y se justifica por la sacralidad de la existencia. De hecho, todo ser humano, desde el primer instante lleva impresa en sí la imagen del Creador, y por esto estamos convencidos que debemos reconocer la dignidad y los derechos de toda persona, considerando antes que todo su intangibilidad e inviolabilidad".

ACI


Noticias de América latina

http://www.aciprensa


Return to Camino