Iglesia en camino

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Número 796. 21 de marzo de 2010

Director: Juan José Montes


Temas de la semana

“El sacerdote, testigo de la misericordia de Dios”

Más de 200 jóvenes reflexionaron sobre su ser Iglesia en un encuentro diocesano

El Arzobispo se reúne con visitadores de enfermos

Fallado el concurso “¿Quién es un sacerdote para ti?”

Escuela de padres: Día del padre

Ricardo Blázquez, nuevo Arzobispo de Valladolid

Encuentro entre la CEE y el Ministerio de Educación

Hollywood prepara la Biblia en 3D


Actualidad

Campaña del Día del Seminario

Crece el número de seminaristas en España

Este curso hay 1.265 jóvenes en seminarios

Durante este fin de semana se está celebrando en todas las parroquias de las diócesis españolas la Campaña del Seminario. Este año el lema es “El sacerdote, testigo de la misericordia de Dios”, con el trasfondo del Año Sacerdotal y, muy especialmente, de la figura del Santo Cura de Ars, testigo inigualable de la misericordia de Dios. El tema de la misericordia vivida y testimoniada por el sacerdote es una dimensión primordial y capital de su vocación concreta: la relación con Cristo pastor misericordioso; una relación que debe ir creciendo gradual y paulatinamente durante los años de formación en el seminario.

Desde 1935

La iniciativa del “Día del Seminario” nació en 1935. Desde entonces, cada año la Jornada llega con un nuevo lema y el objetivo de suscitar vocaciones sacerdotales mediante la sensibilización, dirigida a toda la sociedad, y en particular a las comunidades cristianas.

Según Francisco José Andrades Ledo, Rector del Seminario “San Atón” de Badajoz, “el principal objetivo de esta campaña es dar a conocer el Seminario y hacer ver a la sociedad en general, no sólo a la Iglesia, que necesita de la presencia de los sacerdotes en medio de ella, lo que significa humanidad y presencia de Dios entre los hombres”.

Aumento significativo

Benedicto XVI nos recuerda que sigue siendo imprescindible un cuidadoso discernimiento vocacional y “como en los tiempos difíciles del Cura de Ars es preciso que los sacerdotes, con su vida y obras, se distingan por un vigoroso testimonio evangélico”.

En el curso 2009-2010 se ha producido un aumento en el número de seminaristas que se forman en los seminarios de España, que han pasado de 1.223  del año pasado a 1.265 en el presente curso. Este aumento es especialmente significativo porque rompe la tendencia a la baja que se venía produciendo en los últimos nueve años. Por tanto, en términos absolutos se ha producido un aumento de 42 seminaristas con respecto al último año.

Por lo que respecta a nuestra Diócesis las cifras no son tan alentadoras y continuamos con una “sequía” vocacional, pues en los últimos tres años no ha entrado ningún joven en el Seminario Mayor, que ahora cuenta con 10 jóvenes, de los cuales uno de ellos se encuentra en su etapa de diaconado. En cuanto al Seminario Menor durante este curso cuenta con 19 seminaristas (diez menos que el curso anterior y siete han entrado nuevos este año), de los cuales 8 pertenecen a la realidad del Menor Externo (residen y estudian con su familia pero participan regularmente en el programa del pre-seminario).

Para Eloy Jesús Orellana, seminarista mayor, “somos un ejemplo en nuestra parroquias y los jóvenes necesitan escucharnos y conocer nuestra vida, muchos se preguntan el porqué queremos ser sacerdotes”.

El Rector de nuestro Seminario pide a las comunidades cristianas que, con motivo de este Día, “oren e interroguen a jóvenes y niños de sus comunidades preguntándoles: y tú, ¿por qué no?”.

 

Ministerios laicales

El pasado sábado 13 de marzo, los seminaristas mayores de 5º de Estudios Eclesiásticos, José María Sánchez, Anthony Kiely y Jesús Plano recibían el ministerio laical de lector de manos de D. Santiago durante el encuentro diocesano de la juventud que se celebró en el colegio Marista de Badajoz. Los seminaristas de 6º de Eclesiásticos, David Bueno, Julián Cádiz y Francisco Copete fueron instituidos acólitos. Mediante estos ministerios, servirán al Pueblo de Dios mediante la proclamación de la Palabra de Dios y el servicio al Altar. Un paso más de estos jóvenes en su camino hacia la ordenación sacerdotal.

 

Los jóvenes piden una Iglesia “cercana, que acoja, escuche, apoye y confíe”

La Delegación para la Pastoral Juvenil celebra un encuentro diocesano en Badajoz

Más de 200 jóvenes y 40 animadores participaron, el pasado sábado, en el encuentro diocesano de jóvenes organizado por la Delegación episcopal para la Pastoral Juvenil y celebrado en el colegio Marista de Badajoz.

Estos jóvenes, de 17-18 años en adelante, procedentes de una treintena de grupos de la Diócesis, pertenecientes a movimientos, parroquias, colegios y distintas realidades, han reflexionado sobre su ser Iglesia. Este encuentro se enmarcó, según explica Juan Román Macías, Delegado para la Pastoral Juvenil, “dentro de un proceso que está llevando a cabo esta Delegación, con el que se quiere hacer más cercana las diferentes realidades que existen en nuestra Diócesis de trabajo con los jóvenes que se encuentran en grupos tras el proceso de confirmación”.

Testimonios y experiencias

Con el objetivo de que los jóvenes se plantearan cómo ser testigos de la Iglesia en medio de su mundo se celebró, durante el encuentro, un momento de oración, en la que se recogieron las experiencias aportadas por los jóvenes. A continuación se desarrolló una dinámica en la que se escucharon testimonios y experiencias de jóvenes comprometidos en sus comunidades. La dinámica concluyó con un trabajo por grupos.

Animadores como referentes

De ahí salió el manifiesto final del encuentro en el que los jóvenes afirman sentirse Iglesia, “con normalidad y alegría”; piden “una Iglesia cercana, que acoja, que escuche, que apoye y confíe” en los jóvenes, “una Iglesia que pone en el centro a la persona”; los jóvenes asumen “la responsabilidad en la construcción de esta Iglesia” y estamos dispuestos “a entregar tiempo y compromiso”; creen “en la acción como motor necesario para contagiar el mensaje de Jesús”; y por último, los jóvenes afirman no poder recorrer este camino solos, necesitan “animadores, catequistas y monitores” que les acompañen “desde la cercanía”, que les exijan, “que sean referentes” y les “hagan creer”.

El encuentro finalizó con el concierto del cantautor Migueli y con la celebración de la Eucaristía, presidida por el Arzobispo de Mérida-Badajoz, que acompañó a los jóvenes en buena parte del encuentro. Durante la celebración seis seminaristas recibieron el ministerio de lectorado y acolitado.

 

Visitadores de Enfermos y Ministros extraordinarios de la Comunión

El Arzobispo anuncia la publicación de un “Directorio para los Visitadores de Enfermos”

Más de 250 Visitadores de Enfermos y Ministros extraordinarios de la Comunión han participado en el encuentro celebrado el pasado fin de semana en Badajoz.

La convocatoria partía del propio arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor Santiago García Aracil, que quiere “conocer de primera mano cómo está funcionando este servicio pastoral y cuáles son las inquietudes y dificultades a las que se enfrentan unos y otros”, tal y como el propio Arzobispo explicó al comienzo del encuentro.

Formación

Durante el acto, Monseñor García Aracil anunció la próxima publicación de un “Directorio Diocesano para los Visitadores de Enfermos”, concebido como un instrumento para la formación de los visitadores. Precisamente la necesidad de la formación fue uno de los aspectos que más recalcó el Arzobispo en su alocución a los presentes, a quienes recordó la necesidad de que todos deben participar en las Escuelas de Formación Básica diocesanas.

Así mismo, Monseñor García Aracil anunció que los nombramientos como Ministros extraordinarios de la Comunión serán sólo por un periodo de tiempo concreto, para facilitar así que otras personas puedan desempeñar esta misión en las comunidades parroquiales.

 

Un centenar de personas participan en sendas ultreyas de Cursillos de Cristiandad

El pasado domingo miembros de Cursillos de Cristiandad participaron en sendas ultreyas celebradas, por un lado, en Oliva de Mérida y, por otro, en Zafra. En cada uno de estos encuentros participaron medio centenar de personas.

A la ultreya celebrada en Oliva de Mérida asistieron cursillistas de esta localidad, de Mérida, Montijo, Valdelacalzada, Calamonte y Lobón. Bajo el lema “Dar y darse desde la comunión”, Pilar Agudo habló sobre cómo darse a los demás. Tras la celebración de la Eucaristía se reflexionó sobre el tema central.

Por su parte, los cursillistas de la comarca de Zafra se reunieron en esta localidad para reflexionar sobre el “Ofrecimiento”. La ponencia sobre el tema central corrió a cargo del cursillista Pepe Gras. A continuación celebraron la Eucaristía.

 

El Arzobispo de Mérida-Badajoz bendijo la restauración del retablo mayor de la parroquia de Hornachos

Monseñor Santiago García Aracil ha bendecido la restauración del retablo mayor de la Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción de Hornachos después de más de un año en obras. A este acto también asistieron el Vicario General, Sebastián González,  y la Directora General de Patrimonio Cultural de la Junta, Esperanza Díaz.

Esta obra ha sido financiada por la Consejería de Cultura de la Junta de Extremadura y ha supuesto una inversión de más de 70.000 euros.

El Arzobispo de Mérida-Badajoz aseguró que la restauración del retablo de esta Parroquia “debe ser la imagen de la restauración constante de los cristianos,” calificando “el arte como la grandeza del hombre para acercarse a Dios”.                   

Juan Aguilar

 

Encuentro Matrimonial

El Movimiento Encuentro Matrimonial ha celebrado en Mérida un seminario de formación abierto a la zona IV de este movimiento, llegados desde distintos puntos de España. Cerca de un centenar de personas, entre matrimonios y sacerdotes, reflexionaron sobre la relación de la pareja y la comunicación. Además, este encuentro sirvió para revitalizar la Comunidad de Encuentro Matrimonial en Extremadura.

 

Retiro de los ENS

El pasado fin de semana 22 matrimonios de Zafra, Los Santos de Maimona y Oliva de la Frontera participaron, en Villagonzalo, en el retiro anual organizado por el Sector C de los Equipos de Nuestra Señora (ENS), y dirigido por José Ángel Losada Gahete. Durante el retiro se trabajó el redescubrir a Dios, recuperar el amor primero, la conversión como camino diario y recuperar el ser Iglesia en medio de la sociedad.

 

Antonio Guisado Tapia publica un nuevo libro

El sacerdote diocesano y miembro de la Real Academia de las Letras y las Artes de Extremadura Antonio Guisado Tapia ha publicado el libro musical Vamos cantando con alegría. En él se presentan 34 canciones a cuatro voces mixtas, algunas de las cuales han sido compuestas por el propio Antonio Guisado, otras armonizando sobre melodías populares. En este libro encontramos canciones populares, villancicos, canciones religiosas y a la Virgen.

 

Aniversario del fallecimiento de Chiara Lubich

El pasado domingo la comunidad de los Focolares de Extremadura celebraron el segundo aniversario del fallecimiento de su fundadora Chiara Lubich, en la parroquia de San Juan de Dios de Badajoz. Tras la celebración de la Eucaristía, en la que se destacó la figura de Lubich, se proyectó un DVD sobre el movimiento de los Focolares.

 

Semana vocacional

El colegio Marista de Badajoz ha celebrado una semana vocacional destinada principalmente a los alumnos de Bachillerato y 4º ESO. A través de dinámicas y charlas de profesionales y estudiantes se ha pretendido propiciar la reflexión sobre el Proyecto de Vida al que cada uno está llamado.

 

Agenda

Charlas cuaresmales

Las parroquias de San Roque y La Santísima Trinidad, de Badajoz, han organizado unas charlas cuaresmales del 22 al 25 de marzo. Será en el salón de la parroquia de La Santísima Trinidad, a las 19’00 hrs.

 

Conferencia director de Vida Nueva

Juan Rubio Fernández, Director de Vida Nueva, impartirá la conferencia “La Iglesia española en el ágora mediática hoy”. Será el 23 de marzo, en el salón de grados de la Facultad de Educación en Badajoz, a las 9’30 hrs. A continuación, Juan Rubio presentará su libro “En memoria mía. Fragmentos de la vida de un cura”. Al acto asistirá el Arzobispo de Mérida-Badajoz. El acto está organizado por la Delegación de Pastoral Universitaria.

 

El Padre Jony en la Diócesis

El Padre Jony estará en nuestra Diócesis del 22 al 27 de marzo para presentar su proyecto solidario en institutos de Mérida, La Zarza y Guareña. Además presentará su último libro Notas de un Cura Rockero en el teatro de Mérida, Don Benito y Guareña. Más información en www.padrejony.com.

 

Exposición Semana Santa

Del 23 al 25 de marzo, de 17’30 a 19’30 hrs, estará abierta una exposición sobre la Semana Santa pacense en el colegio Marista de Badajoz con trabajos realizados por los alumnos del centro. Además, habrá conferencias y un concierto de la Agrupación Musical “Cristo Rey” de San Roque.

 

Viernes de Dolores

El 26 de marzo, Viernes de Dolores, se celebrará en el Santuario de Chandavila, de La Codosera, un solemne Via Crucis, seguido de una Eucaristía. Será a partir de las 18’30 hrs.


España/Mundo

Benedicto XVI a los jóvenes: “¡Os necesitamos!”

Mensaje para la próxima Jornada Mundial de la Juventud

El Papa Benedicto XVI ha querido lanzar un llamamiento al compromiso de los jóvenes con la sociedad, a través de su Mensaje para la XXV Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará el próximo Domingo de Ramos, 28 de marzo.

En este Mensaje, que la Santa Sede ha dado a conocer esta semana, el Papa asegura a los jóvenes la importancia de sus elecciones vitales, de cara a la sociedad del futuro, y les invita a “mantener la esperanza”: “Os necesitamos”, reconoce.

Tras comentar el pasaje evangélico sobre el joven rico, del que se ha tomado el lema de esta Jornada, el Papa Benedicto XVI se remite al mensaje que en 1985 les dirigió Juan Pablo II, pidiéndoles que “no tengan miedo” a asumir sus propias responsabilidades.

“Quien vive hoy la condición juvenil tiene que afrontar muchos problemas derivados de la desocupación, de la falta de referencias ideales seguras y de perspectivas concretas para el futuro”, admite.

Ante esto, “se puede tener la impresión de ser impotentes ante las crisis y a sus consecuencias actuales”, pero el Papa invita a los jóvenes a no ceder al desánimo: “¡A pesar de las dificultades, no os dejéis desanimar y no renunciéis a vuestros sueños!”.

Al contrario, insiste, “el futuro está en las manos de quienes saben buscar y encontrar razones fuertes de vida y de esperanza”.

“¡Si queréis, el futuro está en vuestras manos, porque los dones y las riquezas que el Señor ha puesto en el corazón de cada uno de vosotros, plasmados por el encuentro con Cristo, pueden traer auténtica esperanza al mundo!”, afirma el Papa.

Desafíos actuales

El Papa recuerda a los jóvenes algunos de los “grandes desafíos actuales”, que “son urgentes y esenciales para la vida en este mundo”, y que ya citó en su encíclica Caritas in Veritate.

Estos son, explica, “el uso de los recursos de la tierra y el respeto de la ecología, la justa división de los bienes y el control de los mecanismos financieros, la solidaridad con los países pobres en el ámbito de la familia humana, la lucha contra el hambre en el mundo, la promoción de la dignidad del trabajo humano, el servicio a la cultura de la vida, la construcción de la paz entre los pueblos, el diálogo interreligioso, el buen uso de los medios de comunicación social”.

“Son desafíos a los que estáis llamados a responder para construir un mundo más justo y fraterno. Son desafíos que requieren un proyecto de visa exigente y apasionante, en el que poner toda vuestra riqueza según el designio que Dios tiene sobre cada uno de vosotros” y, puntualiza, “no se trata de realizar gestos heroicos ni extraordinarios, sino de actuar haciendo fructificar los propios talentos y las propias responsabilidades, empeñándose en progresar constantemente en la fe y en el amor”.                    

Zenit.org

 

Hollywood prepara una superproducción centrada en la creación del mundo aplicando las tecnologías de Avatar

La Biblia en tres dimensiones

El cine tradicional, que languidecía en salas medio vacías a causa de la piratería, ha tomado nuevo impulso bajo el influjo del 3D de la mano de Avatar de James Cameron a la que le siguen Furia de Titanes o la Alicia en el país de las maravillas de Tim Burton.

Los productores de Hollywood siguen apostando fuerte en esta línea y quieren aprovechar la última tecnología en 3D con un espectacular relato bíblico para atraer a las taquillas un público familiar.

Desde La Pasión de Mel Gibson (2004), no se había vuelto a rodar ninguna otra superproducción basada en La Biblia que, no lo olvidemos, sigue siendo el libro más vendido de todos los tiempos.

Según el portal Deadline, el nuevo proyecto, que Paramount Pictures ha bautizado como “The Bible... In the beginning”, costará unos 30 millones de dólares y se empezaría a rodar a finales de año.

Relato del Génesis

Dirigida por David Cunningham (Los seis signos de la luz) y con el guión de John Fusco (El reino prohibido, Hidalgo), la cinta relatará los siete días de la creación del mundo que recoge el Génesis y que culmina con la historia de Adán y Eva.

El 3D no brilló en los Oscars

De momento, los premios Oscar se han encargado de moderar las ambiciones de los multimillonarios proyectos 3D. Avatar, que aspiraba a los premios de mejor película y director, fue relegada a un segundo plano conquistando solamente las categorías puramente técnicas.

Veremos si el resultado final seduce tanto al público familiarizado con los relatos épicos de temática religiosa como al público más joven que ya lo ha visto todo en el cine tradicional y está deseoso de vivir nuevas sensaciones en el espectacular cine 3D.

Dado que para el público potencial (acostumbrado a filmes del tipo Ben-Hur, Los diez mandamientos o, más recientemente, La Pasión) la historia de la creación es sobradamente conocida el verdadero reto será sorprender o emocionar al espectador confrontándolo con el misterio de la creación.

Toni Bardia.
Forumlibertas.com

                  

En un encuentro entre la CEE y el Ministerio de Educación

La Iglesia española le pide al gobierno un pacto por la educación

El obispo de Segorbe- Castellón y presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis, Monseñor Casimiro López Llorente, se ha reunido esta semana con el Ministro de Educación, Ángel Gabilondo Pujol.

Monseñor López Llorente había sido convocado en calidad de Presidente del Consejo General de la Educación Católica, en el contexto de las reuniones que el Ministro Gabilondo viene manteniendo con diversas instancias educativas, sociales y políticas, de cara a la consecución de un pacto educativo.

Según fuentes de la Conferencia Episcopal, la reunión se ha desarrollado en un ambiente cordial y de diálogo sincero. En ella, Monseñor López Llorente le ha recordado al Ministro de Educación que los obispos llevan desde hace muchos años abogando por un pacto de Estado que garantice el futuro de la educación en España; un pacto que debería contar con todos los actores implicados, teniendo en cuenta que los titulares del derecho fundamental a la educación son, en primer lugar, los padres de familia y la sociedad con las diversas instituciones que la integran.

Además, el Presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis, y Presidente a su vez del Consejo General de la Educación Católica, ha recordado al Ministro de Educación la necesidad de abordar las cuestiones pendientes con referencia a la enseñanza de la religión en el marco de las relaciones Iglesia-Estado.          

SIC

 

Sustituye en el cargo a Mons. D. Braulio Rodríguez Plaza, en la actualidad, Arzobispo de Toledo

Monseñor Ricardo Blázquez Pérez ha sido nombrado Arzobispo de Valladolid

La Nunciatura Apostólica en España ha comunicado el pasado sábado, 13 de marzo, que el Papa Benedicto XVI nombraba como nuevo Arzobispo de Valladolid a Monseñor Ricardo Blázquez Pérez, en la actualidad Obispo de Bilbao.

La Archidiócesis de Valladolid se encontraba vacante desde el 21 de junio de 2009, cuando Mons. D. Braulio Rodríguez Plaza tomó posesión como Arzobispo de Toledo. Desde entonces, ha estado al frente de la diócesis como administrador diocesano D. Félix López Zarzuelo.

Obispo de Bilbao

Monseñor Ricardo Blázquez nació en Villanueva del Campillo, Ávila, el 13 de abril de 1942. Fue ordenado sacerdote el 18 de febrero de 1967. Cursó estudios de Bachillerato en el Seminario Menor de Ávila desde 1955 a 1960 y los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de Ávila entre 1960 y 1967. Es Doctor en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma (1967-1972).

Tras cursar sus estudios en Roma regresó a su diócesis de origen, Ávila, donde fue, entre 1972 y 1976, secretario del Instituto Teológico Abulense. En el año 1974 comenzó la docencia en la Universidad Pontificia de Salamanca, donde fue, hasta 1988, profesor de la Facultad de Teología y Decano de esa misma Facultad entre 1978 y 1981. Ha sido Gran Canciller de la Universidad del episcopado español del 2000 al 2005.

Además de colaborar en la redacción de muchos documentos de la Conferencia Episcopal Española, es autor de numerosas publicaciones, entre las que cabe destacar: La resurrección en la cristología de Wolfhart Pannenberg (1976), Jesús sí, la Iglesia también (1985), La esperanza en Dios no defrauda; consideraciones teológico-pastorales de un obispo (2004), e Iglesia, ¿qué dices de Dios? (2007).

El Papa Juan Pablo II le nombró en 1988 Obispo auxiliar del entonces Arzobispo de Santiago de Compostela, Mons. Rouco Varela. En 1992 fue promovido a Obispo de Palencia y el 8 de septiembre de 1995 fue nombrado Obispo de Bilbao.

Presidente de la CEE

Fue elegido Presidente de la Conferencia Episcopal Española el 8 de marzo de 2005, cargo que ocupó hasta marzo de 2008 cuando fue nombrado Vicepresidente. Además, ha sido miembro de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe (1988-2002), Liturgia (1990-1993) y Relaciones Interconfesionales (2002-2005).

Recientemente ha estado en la diócesis de Mérida-Badajoz participando en el Congreso Interdiocesano sobre el Sacerdocio, donde pronunció la conferencia “El sacerdocio en el Concilio Vaticano II”.  


Análisis

Escritos papales

Muy discutidos, pero testigos de la gran respuesta

Carta pastoral con motivo del “Día del Seminario”

1.- Los cristianos no tenemos derecho ni razones para ser pesimistas ante el mundo, ante la Iglesia y ante nosotros mismos. Sabemos, por la revelación asumida con fe, que Dios permanece entre los hombres hasta el fin de la historia. Sabemos, también, que sigue actuando para que la redención universal llegue a todos. Su amor es operante sin interrupción, siempre en favor de sus criaturas.  Jesucristo, Dios hecho hombre y en todo semejante a nosotros menos en el pecado, conoce perfectamente nuestra condición humana, limitada, contingente y débil. Por eso nos invita a gozar de la protección de Dios Padre, de la solícita fraternidad de Dios Hijo nacido en Belén, y de la luz, de la gracia, y de la esperanza que nos enriquecen por la acción del Espíritu Santo. Gracias a esta bendición ininterrumpida, con la que Dios nos acompaña, no sólo podemos vencer la tentación del pesimismo -que puede acecharnos al contemplar los elementos negativos condicionantes del desarrollo social-, sino que nos capacita para saber descubrir, valorar y aprovechar toda la riqueza que indiscutiblemente se desprende de ese desarrollo.

2.- Mirando con ojos de fe el mundo en que nos encontramos y al que hemos sido enviados por Dios desde el Bautismo, debemos asumir, como  vocación divina y como tarea propia, el apostolado; esto es: el empeño por manifestar el auténtico rostro del Señor a quienes nos rodean en la familia, en los lugares de trabajo y de ocio, en los ámbitos donde se hacen más presentes la pobreza material y la necesidad espiritual. Este deber, inherente a la condición de cristianos, tiene diversas formas de realización, porque hay diferentes ámbitos, circunstancias y momentos en que ha de cumplirse.

Aunque la realización de las diversas acciones o actividades corresponda a distintas personas y grupos, no debemos olvidar que el sujeto principal de todas ellas es la Iglesia. Ella es la depositaria del mensaje de Cristo, la defensora de su integridad, la difusora de la llamada a la salvación, y la administradora de la gracia que nos salva.

La Iglesia se hace presente en cada Diócesis o Iglesia particular, presidida en la caridad por el Obispo. A la vez, el Obispo realiza su misión pastoral ayudado por los Sacerdotes que, a su vez, presiden también en la caridad las numerosas comunidades cristianas que llamamos tradicionalmente “Parroquias”. Por tanto, podemos decir que la atención evangelizadora de la Iglesia en el mundo, en la que todos estamos comprometidos, y el ministerio de la gracia de Dios que nos salva, y que se realiza principalmente en los sacramentos, tienen como ministros imprescindibles a los sacerdotes: Obispo y Presbíteros. Por tanto, la respuesta a la pregunta sobre el origen, sobre el sentido y sobre el fin de la propia existencia, que condiciona toda la vida de las personas, en sus aspectos fundamentales, pasa necesariamente por el ministerio sacerdotal. Esta constatación compromete a todos los cristianos en la responsabilidad de procurar que no se pierda ninguna vocación al sacerdocio; que ningún niño y ningún joven, a los que Dios llame para el ministerio sacerdotal, deje de oír su voz y de seguir el camino que el Señor le señala. Ésta es tarea que requiere mucha oración, mucha atención a las personas desde un profundo amor a la Iglesia, y mucha preocupación por la salvación del mundo.

3.- La cultura del bienestar como objetivo preferente inclina a las personas hacia un materialismo hedonista que, con el paso del tiempo, deja insatisfecha el alma porque, desde su origen, la satisfacción, la plenitud y la verdadera felicidad están en su apertura a la eternidad, al infinito, a Dios que la creó.

Cuando la persona descubre en sí esa situación tensa que nace de la permanente insatisfacción interior, siente el pinchazo de un interrogante acerca de sí misma, acerca de su vida y de los objetivos que merecen sus desvelos. Si no goza de la luz de la fe y de la ayuda sobrenatural, que el Espíritu Santo ofrece a los que creen en él, la persona inquieta no encontrará otra respuesta que la oscuridad y la confusión. Pero ese generoso y gratuito ofrecimiento del Espíritu Santo, que es la respuesta plena a los interrogantes fundamentales de las personas, llega, sobre todo, por el ministerio sacerdotal. Jesucristo, dirigiéndose a sus Apóstoles, primeros sacerdotes de la Iglesia, dijo: “El que os recibe a vosotros, me recibe a mí,  y el que me recibe a mí, recibe al que me envió” (Mt. 10, 40).

Para que no falte el mensajero de la palabra de aliento y de esperanza; para que pueda sonar siempre la voz de la trascendencia en tantos momentos de la historia religiosamente desérticos a causa de la cultura dominante; y para que la gracia salvadora, que Cristo nos procuró, pueda llegar a los que buscan a Dios con sincero corazón, el Señor instituyó el sacerdocio. Desde entonces, cada Sacerdote es continuador de la obra de salvación realizada por Nuestro Señor de una vez para siempre con su pasión, muerte y resurrección.

A los Sacerdotes, en la persona de los Apóstoles, dijo el Señor al subir a los cielos: “Cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros, recibiréis poder y saldréis a dar testimonio de mí en Jerusalén, en toda la región de Judea, en Samaria y hasta en las partes más lejanas de la tierra” (Hch. 1, 8).

4.- No cabe la menor duda de que la figura y ministerio del Sacerdote, en medio de los ambientes materialistas y hedonistas, son minusvalorados como anacrónicos o, cuanto menos, discutidos. Pero también es cierto que el Sacerdote ha sido enviado por Jesucristo mismo como portador de la respuesta a la gran pregunta que anida en el fondo del alma de toda persona.

El laicismo, claramente militante, bien orquestado y rico en medios de difusión, va desplazando a Dios del centro de la vida social; pretende que sea ignorado como el referente primero y último en el que radica el sentido de la vida y de la muerte de toda criatura. Desde diversos ámbitos significativos en la sociedad, se insiste constantemente en que la fe y la religiosidad deben pertenecer a la interioridad subjetiva de las personas y no debe influir en la vida pública y social. 

Frente a ello, el Sacerdote, al tiempo que presenta a Jesucristo como la fuente de toda capacidad para obrar el bien [“sin mí no podéis hacer nada” (Jn. 15, 5) dijo el Señor], está llamado a predicar a Cristo como principio y fin, como camino, verdad y vida (cf. Jn. 14, 6). El Sacerdote ejerce su ministerio mostrando a Jesús como la más clara manifestación del amor infinito de Dios que todo lo soporta pacientemente, que no se enoja ni guarda rencor, que no se alegra con la injusticia sino que goza con la verdad, que no pasa nunca, que no se agota ni disminuye en intensidad, sino que ha dado su vida por la salvación de quienes le condenaban. Por tanto, el Sacerdote es necesario, en este mundo hostil, precisamente como testigo de la gran respuesta que el hombre necesita para vivir y crecer en plenitud y romper la tela de araña que le encierra en una permanente insatisfacción. 

5.- Es cierto que los Sacerdotes, tomados de entre los hombres, somos limitados y pecadores como todos los demás. Es cierto que los defectos y transgresiones de los sacerdotes tienen una repercusión mayor que las de otros. Es cierto que a muchos puede sorprender que la grandeza e importancia del ministerio sacerdotal residan en criaturas tan frágiles. Pero esto no disminuye la necesidad de los sacerdotes para que haya en el mundo verdaderos y suficientes testigos de la misericordia divina. Lo que ocurre es que, al tiempo que oramos para que el Señor envíe sacerdotes, deberemos pedir que nos ayude a ser Sacerdotes según su corazón.

Ésta es la responsabilidad que compartimos siempre y que la Iglesia nos recuerda especialmente con ocasión del Día del Seminario.

Mi gratitud a quienes oréis por los Sacerdotes, por el aumento de los jóvenes que sigan la llamada del Señor a este ministerio tan sublime y necesario, y por las familias de los posibles sacerdotes para que vivan con verdadera alegría la elección del Señor en favor de uno de sus hijos.

Santiago García Aracil
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Este mundo nuestro

¿Y los demás?

En estos días están comenzando todas las Hermandades y Cofradías de Penitencia a preparar los distintos actos que nos hagan conmemorar el misterio de la pasión, muerte y resurrección del Señor, entresacando de sus mejores fondos todo lo que ayude a realizar una estación auténtica de penitencia, colocando en la  calle los distintos “Pasos” y dando un testimonio público de la fe de la Iglesia Católica, en los misterios centrales de nuestra fe, sin olvidar la armonía entre los hermanos y con los demás fieles.

Cuando uno se da una vuelta por las distintas parroquias en estos días, da la impresión de que todo el mundo está afanado en distintas tareas alrededor de la Semana Santa, y en más de una ocasión me he preguntado si no estaremos demasiado ocupados en mis cosas, en mis distintas faenas con los míos (mi bando), y se nos pudieran olvidar las personas con las que tropezamos cada día en nuestra comunidad o fuera de ella.

Podríamos fijarnos en la unidad eclesial mirando varios estadios: familia, grupo parroquial en el que me muevo (Cáritas, catequesis, liturgia, oración, etc.), asociación u otra institución (cofradía, Legión de María, Renovación Carismática, Focolares, Movimientos eclesiales, Cursillos de Cristiandad…), consejos de pastoral, economía, presbiterio, arciprestes, delegados, etc. Y la pregunta que mantengo para nuestra reflexión, y me atrevo a hacer en voz alta, y se la hago a usted mismo: ¿cómo vivo yo la unidad, que no la uniformidad, proveniente del Espíritu Santo, dentro de mi ámbito grupal, asociativo, parroquial, diocesano y universal? ¿Sigo larvada o notoriamente una falta de unidad, distinguiendo entre los míos y los otros (mi bando y los otros), en el seno de la Iglesia? ¿No es momento para unir esfuerzos, tareas, bríos y energías en la misma dirección, como diría San Agustín: “en lo opinable libertad, en la fe unidad y siempre caridad”, codo con codo unos con otros, presididos por el Pastor diocesano?

Qué buen momento en las circunstancias actuales, preparación para la Pascua de resurrección, para un a nueva conversión junto a la participación en los sacramentos (máxima Eucaristía y Perdón), sabiendo que el enemigo imponente en la vida de la Iglesia no es el que provenga de fuera, sino el que pudiera venir desde dentro, ése sería letal en esta dimensión de la Iglesia en contra de la unidad.

Sebastián González González
Vicario General


Iglesia y familia

Escuela de Padres

Día del padre

“Me considero un buen padre. Al igual que sé acompañar a mi hijo en sus períodos de fiebres y dolores, también soy capaz de repasar con él durante horas los nombres de países africanos y sus correspondientes capitales”, así se expresaba un amigo al hablar de su paternidad y de su hijo.

Deseo fijarme en la figura del padre por dos motivos fundamentales, primero porque estamos en la semana en la que hemos celebrado el día dedicado a ellos y en segundo lugar porque se ha dibujado un perfil con el que nunca me he identificado. Se dice, con relativa e injusta frecuencia, que el papel que hace mejor el hombre es imponer la autoridad y las normas, hasta tal punto que se intentan resolver conflictos acudiendo al “ya se lo diremos a tu padre cuando llegue”. Esta frase no denota autoritarismo en el referido sino incapacidad en quien la emite, porque no posee las capacidades suficientes para resolver la cuestión planteada.

El fuerte y el trabajador 

El padre suele ser la figura físicamente más fuerte de la pareja, tradicionalmente ha asumido el trabajo fuera de casa y era la segunda línea de afrontamiento de los problemas familiares. Cuando el buen hacer cariñoso de la madre parecía no dar sus frutos, entonces se acudía a él como la definitiva instancia que daría la solución.

Es buen momento para detenernos en otros aspectos que están presentes en la paternidad y que no siempre se han destacado. Y comenzamos por reconocer los muchos esfuerzos realizados para transmitirnos sus principios, creencias y valores de la vida, por enseñarnos lo que saben y por proporcionarnos los medios adecuados para aprender incluso lo que ellos desconocían o habían olvidado y eso a costa de vivir, en muchas ocasiones, con austeridad personal y de pareja.

Se ha afirmado que los padres son diestros para trasmitir responsabilidad y seriedad en el trabajo, compromiso con los amigos, fortaleza en la debilidad y capacidad para afrontar las dificultades diarias. Se ha creído que son inexpresivos en el sufrir, adictos al silencio y sobrios en mostrar sus afectos. Sin duda que estos aspectos pueden darse y se dan en diversas proporciones en los padres, pero son insuficientes para comprender en su totalidad esta majestuosa figura de nuestras vidas, porque también siente la impotencia del hijo que no alcanza el nivel de los demás, llora con el dolor y sonríe con la alegría, acaricia en el sueño y dice “te quiero” mirando a los ojos. El padre desprende orgullo y satisfacción ante el hijo que viene corriendo a abrazarle, proporciona protección para encarar los miedos, renuncia a su necesidad por el bien del otro, escucha en la adversidad, es paciente en la discapacidad y cariñoso en el diario. El padre espera con los brazos abiertos el regreso del hijo que se retrasa o que no llega, muestra con satisfacción las fotografías de ellos, recuerda los primeros pasos y balbuceos aunque hayan pasado ya muchos años.

Superar estereotipos

La pena de muchos padres es vivir condicionados por estereotipos que no les permiten expresar todo su mundo de afectos, creyendo que eso es más propio de la feminidad y se pierden así la posibilidad de sentirse más realizados en todas sus emociones. Ser consciente de los errores y de los fallos con nosotros mismos y con los hijos no denota debilidad sino inteligencia, pedir perdón mejora la convivencia y nos hace más accesible. Si nadie nos enseñó a ser hijo ni hermano, sí tuvimos un modelo de padre al que siempre podremos imitar en sus muchos aciertos y, en el caso de los errores, tendremos la posibilidad de corregirlos con nuestros hijos. Héroes de nuestra niñez fueron los padres y tenemos la posibilidad de serlo de nuestros hijos, menudo privilegio, tan solo hace falta que dejemos salir nuestros sentimientos y buenas intenciones.

José María Fernández Chavero
Psicólogo clínico y Máster en bioética
fernandezchavero@hotmail.com

 

Música

Ricardo: una aventura en versión original

La música, como cualquier otra forma de expresión artística, puede tener dos fines como vehículo de comunicación: uno es el de transmitir sensaciones, entretener, gustar, hacer sentir un poco mejor al que la escucha; el otro es ser transmisora de ideas, conceptos, vivencias... Estas dos maneras de entender la música no siempre son antagónicas. Es más, no deben serlo. La música que solo nos hace divertirnos durante un rato suele quedar fácilmente en el olvido. Se puede asociar a lugares, periodos, situaciones o personas pero siempre estará hueca, falta de contenido, convirtiendo así en una ola que el mar del tiempo puede devolvernos, aunque por poco tiempo. Por otro lado una letra que intente comunique muchas cosas, o una composición comprometida, si no nos atrae, si no nos engancha nunca la tendremos entre nuestras favoritas. Sin embargo, una obra, un tema, una canción que aúne ambas características, que nos arrebate corazón y mete, que nos cambie incluso por dentro y que a la vez sea estéticamente atractiva, no la olvidaremos nunca.

 Creo que eso me ha pasado con Es una aventura, el tema que abre el segundo disco de Ricardo, un músico metido a evangelizador, o un cura metido a artista, como ustedes prefieren. Es una aventura es la primera, pero Versión Original, que así se llama el disco, está cargado de canciones que tienen algo que decirnos, que no nos pueden dejar indiferentes, pero que la voz de Ricardo y los cuidados arreglos hacen más que atractivas musicalmente, aunque ya lo fueran en sus primeras versiones. Cara a cara; A jugármelo todo; Jesús, mi tesoro son mucho más que las canciones para evangelizar que el toledano ha cogido de aquí y de allí para darle un aire nuevo, fresco, cercano y moderno, con canciones nuevas capaces de transmitir nuevos sentimientos. Por eso Luis Alfonso, Martín Valverde, Marcos Vidal son algunos de los autores de las canciones pero Ricardo les ha dado ese toque de originalidad a las versiones que las convierten en completamente propias.

El disco ya tiene algún mesecillo pero está disponible a través de la Editorial San Pablo. También podemos conocer más sobre Ricardo, e incluso escuchar su primer disco Quédate, en webdericardo.com.

José Luis Lorido

 

Vamos al cine

Lovely Bones

Peter Jackson se ha hecho con una legión de seguidores tras su adaptación en tres películas de “El señor de los Anillos”. Después de su excesiva “King Kong”, Jackson desconcierta ahora a sus fans con “The lovely bones”, adaptación de la novela “Desde mi cielo”, de Alice Sebold. En ella, una niña cuenta desde un más allá indefinido su secuestro y asesinato por parte de un pederasta.

Esta historia tan impactante ha dado como resultado una película con dos ámbitos muy diferenciados: por un lado, el relato del secuestro y asesinato de Susie Salmon, la protagonista. Un relato duro que Jackson trata con realismo y seriedad, pero también con la sensibilidad suficiente para no hacerlo insoportable al espectador medio. En esta parte de la película destaca Stanley Tucci en la siempre difícil tarea de ponerse en la piel de un personaje tan desagradable. También en la parte realista se retrata el intento de los padres de Susie por superar la pérdida de su hija.

El otro ámbito de la película es el “más allá” al que ha ido a parar la niña. Ésta es la parte más decepcionante de “The lovely bones”: Peter Jackson nos ofrece una imaginería kitsch y recargada, excesivamente digitalizada. Además, en su intento por no implicarse en una concepción religiosa concreta del Cielo, lo que ofrece es una serie de postales sincretistas y new age de lo más descafeinado. Es una pena, porque se intuye que la historia de los padres en la tierra podría haber dado más de sí, pero Jackson presta más atención a su mundo fantástico de imágenes que apestan a ordenador.

Tampoco vamos a negar su habilidad como realizador, y que la película puede entretener e incluso emocionar a algunos, pero la idea de trascendencia que ofrece es demasiado insustancial.

Federico Alba
Pantalla90.es

 

De web en web

MercedariasBérriz

Hay multitud de Webs que ofrecen materiales para los diferentes tiempos litúrgicos. Y cada una de ellas tiene sus peculiaridades. Esta, mercedariasmisionerasdeberriz.net, además quiere ser pionera. Lo primero pues es conocerlas, de dónde vienen y qué hacen. Lo segundo es ver qué ofrecen, sobre todo el enlace de liturgia, en el que vamos a encontrar materiales interesantes. Además tendremos la posibilidad de usarlos, ya que están en formato texto. En fin, que hay de todo y por su orden y por eso, lo traemos a este rincón. Por si lo necesitamos.         

Casimiro Muñoz


Celebrar la fe

Celebramos el V domingo de Cuaresma

Libro de Isaías 43, 16-21

Así dice el Señor, que abrió camino en el mar y senda en las aguas impetuosas; que sacó a batalla carros y caballos, tropa con sus valientes; caían para no levantarse, se apagaron como mecha que se extingue. 

“No recordéis lo de antaño, no penséis en lo antiguo; mirad que realizo algo nuevo; ya está brotando, ¿no lo notáis? Abriré un camino por el desierto, ríos en el yermo. Me glorificarán las bestias del campo, chacales y avestruces, porque ofreceré agua en el desierto, ríos en el yermo, para apagar la sed de mi pueblo, de mi escogido, el pueblo que yo formé, para que proclamara mi alabanza”.

 

Salmo 125, 1-2ab. 2cd-3. 4-5

R. El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres. 

Cuando el Señor cambió la suerte de Sión, nos parecía soñar: la boca se nos llenaba de risas, la lengua de cantares. R.

Hasta los gentiles decían: “El Señor ha estado grande con ellos”. El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres. R.

 

Carta de san Pablo a los Filipenses 3, 8-14

Hermanos:

Todo lo estimo pérdida comparado con la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor.

Por él lo perdí todo, y todo lo estimo basura con tal de ganar a Cristo y existir en Él, no con una justicia mía, la de la Ley, sino con la que viene de la fe de Cristo, la justicia que viene de Dios y se apoya en la fe.

Para conocerlo a Él, y la fuerza de su resurrección, y la comunión con sus padecimientos, muriendo su misma muerte, para llegar un día a la resurrección de entre los muertos.

No es que ya haya conseguido el premio, o que ya esté en la meta: yo sigo corriendo a ver si lo obtengo, pues Cristo Jesús lo obtuvo para mí.

Hermanos, yo no pienso haber conseguido el premio. Sólo busco una cosa: olvidándome de lo que queda atrás y lanzándome hacia lo que está por delante, corro hacia la meta, para ganar el premio, al que Dios desde arriba llama en Cristo Jesús. 

 

Evangelio según san Juan 8, 1-11

En aquel tiempo, Jesús se retiró al monte de los Olivos. Al amanecer se presentó de nuevo en el templo, y todo el pueblo acudía a él, y, sentándose, les enseñaba. Los escribas y los fariseos le traen una mujer sorprendida en adulterio, y, colocándola en medio, le dijeron: “Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras; tú, ¿qué dices?”

Le preguntaban esto para comprometerlo y poder acusarlo.

Pero Jesús, inclinándose, escribía con el dedo en el suelo.

Como insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: “El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra”.

E inclinándose otra vez, siguió escribiendo.

Ellos, al oírlo, se fueron escabullendo uno a uno, empezando por los más viejos.

Y quedó solo Jesús, con la mujer, en medio, que seguía allí delante.

Jesús se incorporó y le preguntó: “Mujer, ¿dónde están tus acusadores?; ¿ninguno te ha condenado?”

Ella contestó: “Ninguno, Señor”.

Jesús dijo: “Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más”.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana:

15, lunes: Is 65, 17-21; Jn 4, 43-54.
16, martes: Ez 47, 1-9. 12; Jn 5, 1-3. 5-16.
17, miércoles: Is 49, 8-15; Jn 5, 17-30.
18, jueves: Ex 32, 7-14; Jn 5, 31-47.
19, viernes: 2S 7,4-5a.12-14a.16; Rm 4,13.16-18.22; Mt 1,16. 18-21.24a.
20, sábado: Jr 11, 18-20; Jn 7, 40-53.
21, domingo: Is 43, 16-21; Flp 3, 8-14; Jn 8, 1-11.

 

La liturgia... paso a paso

Camino de libertad

Las tres lecturas coinciden en presentar la salvación como un camino de libertad, en tanto que la acción de Dios facilita el vivir según Cristo y libera al hombre de la atadura de su hombre viejo, que tiende instintivamente al pecado. En definitiva, es la experiencia liberadora de la gracia.

La lectura de Isaías recuerda la hazaña de Dios cuando sacó a los israelitas de la esclavitud de Egipto y los llevó con su brazo poderoso, entre las aguas del mar Rojo, para alentar al pueblo, que estaba en el destierro de Babilonia, y anunciarle que Dios haría prodigios aún mayores: “Abriré un camino por el desierto, ríos en el yermo”.

En la escena evangélica encontramos a una pobre mujer, que su pecado y los hombres le habían cerrado todas las salidas. Sólo Jesús fue el que le abrió un camino de libertad, acogiéndola y depositando esperanza en ella: “Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más”.

San Pablo habla de lo mismo, pero desde nuestro lado y lo hace en tres tiempos.

Comienza presentado su experiencia espiritual como un camino de libertad que le ha llevado a romper con todas sus antiguas ataduras: “Todo lo estimo basura con tal de ganar a Cristo y existir en Él”.

Después, nos muestra su corazón liberado y dispuesto a todo: “Para conocerlo a Él, y la fuerza de su resurrección, y la comunión con sus padecimientos, muriendo su misma muerte, para llegar un día a la resurrección de entre los muertos”.

Pon fin, describe la actitud del cristiano que se va sintiendo liberado por la acción de la gracia: “olvidándome de lo que queda atrás y lanzándome hacia lo que está por delante, corro hacia la meta”.

Antonio Luis Martínez

 

El Santo de la semana

23 de marzo: San José Oriol (1650-1702)

Nació en 1650 en Barcelona. Cuando tenía poco más de un año falleció su padre; y su madre contrajo matrimonio con un hombre muy bueno que lo aceptó como a uno más de sus hijos.

 José fue monaguillo de la Parroquia de Santa María, donde aprendió a leer y a escribir, distinguiéndose entre los monaguillos por su espíritu devoto, de modo que los beneficiados de dicho templo, viendo en él cualidades, lo enviaron a la Universidad. Fue entonces cuando falleció su padrastro, dejando a su madre tan pobre como antes pero con la carga de más hijos. Entonces le ayudaron los sacerdotes de la parroquia y la antigua nodriza y su marido que acogieron en su casa a José.

Terminados los cursos, obtuvo el título de Doctor en Teología y experto en lengua hebrea y fue ordenado sacerdote en 1676 y enviado a la parroquia de Santa María.

Era una persona culta. Predicaba más con el ejemplo que con su palabra. Su labor pastoral la desarrolló dedicando muchas horas al confesionario, a la catequesis de los niños, atendiendo a los pobres, visitando a los presos y a los enfermos, hasta tal punto que atendía a los enfermos como un enfermero más.

Deseaba ir a misiones y marchó hasta Marsella con la intención de embarcar hacia Japón, pero enfermó y tuvo que volver a casa viviendo muy austero y dando todo lo que tenía a los pobres.

En el último período de su vida se manifestó en él el poder de “curar de gracia”, es decir, el de sanar a los enfermos por don gratuito de Dios, mediante su bendición.

Murió el 23 de marzo de 1702 en Barcelona. Fue canonizado por san Pío X en 1909.

En san José Oriol tenemos un modelo más de sacerdote austero y sencillo para este año sacerdotal.

Gonzalo Encinas Casado

 

Dichos y preguntas

¿Pueden cambiar los dogmas de la Iglesia?

Los dogmas no pueden ser modificados y la Iglesia siempre ha dicho lo mismo en lo que a dogmas se refiere. Otra cosa es la reformulación de un dogma o el expresarlo de una manera que se adapte mejor con los tiempos, pero esto no modifica en absoluto la verdad de fe que se propone para ser creída por todo católico.

Hay también una sana “evolución” del dogma, de acuerdo a las reglas de san Vicente de Lerins, en el Conmonitorium: “Quizá alguno se pregunte: ¿entonces no es posible ningún progreso en la Iglesia de Cristo? ¡Claro que debe haberlo, y grandísimo! ¿Quién hay tan enemigo de los hombres y tan contrario a Dios, que trate de impedirlo? Ha de ser, sin embargo, con la condición de que se trate verdaderamente de progreso para la fe, y no de cambio. Es característico del progreso que una cosa crezca, permaneciendo siempre idéntica a sí misma; propio del cambio es, por el contrario, que una cosa se transforme en otra. Crezca, por tanto, y progrese de todas las maneras posibles, el conocimiento, la inteligencia, la sabiduría tanto de cada uno como de la colectividad, tanto de un solo individuo como de toda la Iglesia, de acuerdo con la edad y con los tiempos; pero de modo que esto ocurra exactamente según su peculiar naturaleza, es decir, en el mismo dogma, en el mismo sentido, según la misma interpretación. Las mismas leyes del crecimiento ha de seguir el dogma cristiano, de manera que se consolide en el curso de los años, se desarrolle en el tiempo, se haga más majestuoso con la edad; de modo tal, sin embargo, que permanezca incorrupto e incontaminado, íntegro y perfecto en todas sus partes y, por decirlo de alguna manera, en todos sus miembros y sentidos, sin admitir ninguna alteración, ninguna pérdida de sus propiedades, ninguna variación de lo que ha sido definido” (n. 22).

P. Jon M. de Arza, IVE.
www.teologoresponde.com.ar


Última

Ganadores del concurso de redacción y pintura organizado por las Delegaciones episcopales de Catequesis y de Educación

“¿Quién es un sacerdote para ti?”

Con motivo del “Año Sacerdotal” que está celebrando la Iglesia, las Delegaciones episcopales para la Catequesis y para la Educación y Centros de Enseñanza, organizaron un concurso de redacción y otro de pintura para los alumnos de todos los centros educativos enclavados en el territorio diocesano. En total participaron 43 centros educativos, desde infantil hasta bachillerato.

La entrega de premios de este concurso se ha celebrado el pasado viernes, día 12 de marzo, en el Seminario Metropolitano de “San Atón”, bajo la presidencia de Monseñor Santiago García Aracil, arzobispo de Mérida-Badajoz. En esta página de Iglesia en camino les presentamos el listado de los ganadores del concurso en ambas modalidades y, también, los dibujos ganadores de apartado de pintura.

Ganadores del concurso de redacción

1er ciclo Primaria: Marta Sánchez Pereira. Hinojosa del Valle.

2º ciclo Primaria: Hilario Blanco Núñez. Higuera de la Serena.

3er ciclo de Primaria: Carlota Otones Crespo. Mérida.

Secundaria: Joaquín Texeira Jerez. Badajoz.

Bachillerato: Alberto Quevedo. La Zarza.

 

Ganadores del concurso de pintura

Infantil: José Francisco Llera Rodríguez. Villalba de los Barros.

1er ciclo Primaria: Teresa Montanero Castellanos. Badajoz.

2º ciclo Primaria: Jorge Nieto Ortiz. La Morera.

3er ciclo de Primaria: María Luisa Claudia López de Ayala. Mérida.

Secundaria: María Del Pilar Rodríguez Martín. Mérida.

Bachillerato: María Fernanda Sánchez Sánchez. La Zarza


Noticias de América latina

http://www.aciprensa

 


Return to Camino