Iglesia en camino

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Edición electrónica: www.iglesiaencamino.com

Número 792. 21 de febrero de 2010

Director: Juan José Montes


Temas de la semana

Cerca de un centenar de personas recorren Tierra Santa en una peregrinación diocesana

Comienza la Cuaresma, tiempo de reflexión, penitencia y conversión espiritual

Los Príncipes de Asturias, presentes en la apertura del Año Santo Compostelano en Roncesvalles

Benedicto XVI condena los abusos en Irlanda

Escuela de padres: Valores: Criterio y disponibilidad

Editado nuevo número de “Pax et emerita

Centenario del nacimiento de Leocadio Galán

Manifiesto a favor del Crucifijo


Actualidad

Monseñor Santiago García Aracil ha presidido la peregrinación diocesana a Tierra Santa

Con motivo de sus 25 años en el episcopado y la celebración del Año Sacerdotal

Como ya les hemos informado en anteriores números de Iglesia en camino, cerca de un centenar de personas han peregrinado por Tierra Santa presididos por el Arzobispo de Mérida-Badajoz, monseñor Santiago García Aracil, y en cuyo viaje también ha participado el Vicario General, Sebastián González. Durante el transcurso de la peregrinación los viajeros estuvieron guiados por dos padres franciscanos.

Esta peregrinación estaba motivada por dos importantes acontecimientos: los 25 años en el episcopado de Monseñor Santiago García Aracil y la celebración del Año Sacerdotal.

Durante la semana que ha durado este viaje integrantes de esta peregrinación han ido  relatando sus experiencias diarias por las tierras donde vivió Jesús. Estas crónicas pueden leerse en la página web de la Diócesis, meridabadajoz.org.

Renovación promesas matrimoniales

El punto de partida de la peregrinación era Nazaret. Desde ahí pusieron rumbo a Caná de Galilea, donde los esposos que participaban en esta peregrinación renovaron sus promesas matrimoniales. El Arzobispo los animó a que sigan siendo fieles a sus compromisos y constantes en el testimonio cristiano. El momento más intenso del primer día fue la visita a la Basílica de la Anunciación de Nazaret, allí, junto a la gruta de la Anunciación, celebraron la Eucaristía, presidida por Monseñor García Aracil. Hasta allí volvieron por la noche para rezar el Rosario junto a otros peregrinos y cristianos de Nazaret.

En el segundo día en Tierra Santa los peregrinos visitaron Genesaret, donde celebraron la Eucaristía, presidida por el Arzobispo y ofrecida al Papa. A continuación subieron al Monte le las Bienaventuranzas y visitaron Tabga y Cafarnaúm, donde cruzaron el lago; en ese momento Monseñor García Aracil recordó la fuerza renovadora del agua y su capacidad para engendrar la vida e invitó a los peregrinos a no tener miedo. Después se dirigieron al Jordán, donde recordaron el bautismo de Jesús y los peregrinos renovaron sus promesas bautismales. Allí el Arzobispo afirmó que “ratificar en estas aguas nuestro bautismo, es ratificar lo que es ser cristianos, lo que significa una constante renovación, supone vivir como Jesús vivió”. La última parada del día tuvo lugar en el monte Tabor.

Llegada a Jerusalén

El tercer día, antes de entrar en Jerusalén, visitaron Qumram, el mar Muerto, Jericó y el monte de las Tentaciones y Betania, donde celebraron la Eucaristía. Ya al caer la noche llegaron hasta Jerusalén, Ciudad Santa donde la muerte fue vencida por la Vida.

Al día siguiente, los peregrinos subieron al monte de los Olivos. A continuación pasaron al lugar del Padrenuestro, donde está el texto sagrado enseñado por el Señor en más de cien idiomas. Después visitaron Getsemaní. En el ecuador de este día celebraron la Eucaristía en la Capilla que regentan la “Custodia” de los franciscanos en Tierra Santa, presidida por el Arzobispo y concelebrada por los sacerdotes que participan en la peregrinación. En la homilía Monseñor García Aracil se centró en el sentido del dolor, su aceptación y entrega por nosotros.

Los peregrinos tuvieron la oportunidad de participar en el Via Crucis por las calles de la Ciudad Santa, junto a peregrinos polacos, ingleses e italianos, que finalizó en la basílica del Santo Sepulcro.

El día concluyó con el encuentro con el P. Artemio, vice-custodio de Tierra Santa, que explicó a los peregrinos la situación de los católicos en esta tierra. Una realidad que Fouad Twal, Patriarca de Jerusalén, también expuso a los peregrinos durante la visita oficial que realizaron al día siguiente. Además, la orden franciscana felicitó a Monseñor García Aracil por el aniversario.

Promesas sacerdotales

En el sexto día de peregrinación, visitaron Belén y la basílica de la Natividad donde celebraron la Eucaristía. A continuación estuvieron en el Campo de los Pastores y subieron al monte de Sión, al Santo Sepulcro. El momento más intensos fue la celebración de la Hora Santa en Getsemaní, en la que el Arzobispo realizó una profunda e intensa meditación, se expuso y bendijo el Santísimo y pasearon por el Huerto de los Olivos.

El séptimo día fue una jornada marcadamente eucarística, en la que visitaron el Cenáculo. En el convento franciscano, separado del Cenáculo sólo por una pared, celebraron la Eucaristía en la que los presbíteros que participaban en la peregrinación renovaron sus promesas sacerdotales.

Así la peregrinación llegó a su fin. Monseñor García Aracil ha afirmado que “la dureza de la vida de los poquísimos cristianos que pueden sobrevivir en la tierra de Jesús, nos mueve a orar y a colaborar con nuestros medios para que estas valientes familias animadas por la fe en Jesucristo, puedan mantener viva la presencia de la fe en el Señor que nos ha llamado a la esperanza contra toda esperanza.”.

 

La oración, la caridad y el ayuno, prácticas que deben marcan la Cuaresma

Dura cuarenta días y supone un tiempo de preparación para vivir el Misterio Pascual

Esta semana hemos comenzado la Cuaresma, uno de los tiempos fuertes para un cristiano. La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. Es tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar algo de nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo.

La Cuaresma dura 40 días; comienza el Miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. A lo largo de este tiempo, sobre todo en la liturgia del domingo, debemos hacemos un esfuerzo por recuperar el ritmo y estilo de verdaderos creyentes que debemos vivir como hijos de Dios.

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual.

En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos invita a vivir una serie de actitudes cristianas que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo, ya que por acción de nuestro pecado, nos alejamos más de Dios.

Por ello, la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Durante este tiempo, aprendemos a conocer, apreciar la Cruz de Jesús y a tomar nuestra cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección.

40 días

La duración de la Cuaresma está basada en el símbolo del número cuarenta en la Biblia. En ésta, se habla de los cuarenta días del diluvio, de los cuarenta años de la marcha del pueblo judío por el desierto, de los cuarenta días de Moisés y de Elías en la montaña, de los cuarenta días que pasó Jesús en el desierto antes de comenzar su vida pública, de los 400 años que duró la estancia de los judíos en Egipto.

La práctica de la Cuaresma data desde el siglo IV, cuando se da la tendencia a constituirla en tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de la abstinencia. Conservada con bastante vigor, al menos en un principio, en las iglesias de oriente, la práctica penitencial de la Cuaresma ha sido cada vez más aligerada en occidente, pero debe observarse un espíritu penitencial y de conversión.

La oración

Durante este tiempo especial de purificación, contamos con una serie de medios concretos que la Iglesia nos propone y que nos ayudan a vivir la dinámica cuaresmal. Ante todo, la vida de oración es condición indispensable para el encuentro con Dios.

Asimismo, también debemos intensificar la escucha y la meditación atenta a la Palabra de Dios, la asistencia frecuente al Sacramento de la Reconciliación y la Eucaristía, lo mismo la práctica del ayuno, según las posibilidades de cada uno.

La mortificación y la renuncia en las circunstancias ordinarias de nuestra vida, también constituyen un medio concreto para vivir el espíritu de Cuaresma. No se trata tanto de crear ocasiones extraordinarias, sino más bien, de saber ofrecer aquellas circunstancias cotidianas que nos son molestas, de aceptar con humildad, gozo y alegría, los distintos contratiempos que se nos presentan a diario. De la misma manera, el saber renunciar a ciertas cosas legítimas nos ayuda a vivir el desapego y desprendimiento.

La caridad

De entre las distintas prácticas cuaresmales que nos propone la Iglesia, la vivencia de la caridad ocupa un lugar especial. Así nos lo recuerda san León Magno: “Estos días cuaresmales nos invitan de manera apremiante al ejercicio de la caridad; si deseamos llegar a la Pascua santificados en nuestro ser, debemos poner un interés especialísimo en la adquisición de esta virtud, que contiene en sí a las demás y cubre multitud de pecados”.

Esta vivencia de la caridad debemos vivirla de manera especial con aquél a quien tenemos más cerca, en el ambiente concreto en el que nos movemos. Así, vamos construyendo en el otro “el bien más precioso y efectivo, que es el de la coherencia con la propia vocación cristiana” (Juan Pablo II).

ACI

 

Recoge artículos de teología, humanidades, filosofía, derecho canónico...

Publicada la quinta edición de la revista “Pax et emerita

Esta semana se ha presentado el último número de la revista de teología y humanidades de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz “Pax et emerita”, correspondiente al año 2009.

Esta revista fue una iniciativa de Monseñor Santiago García Aracil, arzobispo de Mérida-Badajoz, puesta bajo la dirección de Francisco Tejada Vizuete, director del Centro Superior de Estudios Teológicos “San Atón”. Con el número recién aparecido son ya 5 las ediciones de esta revista.

Teología y humanismo

El contenido de “Pax et emerita” es confeccionado con la colaboración de especialistas en las materias de sagrada escritura, teología, derecho canónico, filosofía o en temas de carácter humanístico.

La revista puede solicitarse en las sedes del Arzobispado de Mérida o de Badajoz. También en el teléfono 924 222847.

 

Era natural de Calamonte

Este año 2010 se celebra el centenario del nacimiento de Leocadio Galán Barrena

Este año 2010 se celebra el primer centenario del nacimiento del Siervo de Dios Leocadio Galán Barrena, fundador del Instituto Religioso de Esclavos de María y los Pobres. Por este motivo, se ha elaborado un amplio programa de actividades que comenzarán el próximo día 24 de febrero a las 19’30 horas, con una Eucaristía en Calamonte, localidad natal del padre Galán Barrena. En esa misma localidad, desde el día 22 y hasta el 26, se celebra una semana formacionista y una exposición sobre la vida y obra de Leocadio Galán. Además, están previstos numerosos actos en las localidades donde está presente el Instituto Religioso por él fundado.

 

La Vicaria “Mérida-Tierra de Barros” celebra un encuentro de Monaguillos

El pasado día 13 tuvo lugar en la localidad de Fuente del Maestre la Convivencia de Monaguillos de la Vicaría “Merida-Tierra de Barros” en el que participaron unos cuarenta monaguillos de los Arciprestazgos de Mérida, Almendralejo y Villafranca de lo Barros.

Durante el encuentro, los monaguillos conocieron a otros monaguillos, compartieron sus experiencias con ellos, y pudieron reflexionar sobre la tarea que realizan a través de una catequesis y de diversos momentos de oración.

Francisco Copete Gil

 

Actividades a favor de Haití

Numerosos colectivos en la diócesis de Mérida-Badajoz se están volcando en realizar actividades solidarias con el objetivo de recaudar fondos  para ayudar, en la medida de lo posible, a paliar los desastrosos efectos del terremoto que devastó el país caribeño hace poco más de cinco semanas.

Entre estos colectivos están las parroquias de Higuera de Vargas y de Táliga que han conseguido recaudar más de 3.300 euros que han sido entregados a las Carmelitas Vedrunas, que cuentan con una casa religiosa en Haití donde mantienen un comedor para niños y ancianos.

Por otra parte, los alumnos del IES “Vegas Bajas”, en una actividad organizada por el Departamento de Religión de dicho centro, han conseguido recaudar casi mil euros que han sido entregados a Cáritas interparroquial. Además, el Módulo formativo de panadería del mencionado centro también se ha implicado en una actividad con fines solidarios, y han elaborado y puesto a la venta numerosos productos, cuya recaudación también se entregará a Cáritas Interparroquial.

 

Escuela de padres en Azuaga

Una treintena de matrimonios han participado en la apertura de la Escuela de padres que ha puesto en marcha el equipo de pastoral familiar de la parroquia de Azuaga. En el acto de apertura participaron, además, los Delegados episcopales para la Pastoral Familiar, el matrimonio formado por Mercedes Mata y Carlos González, quienes animaron a los participantes a apasionarse con la tarea de educar a los hijos.

 

Agenda

Encuentros misioneros

El próximo 6 de marzo, las diócesis de Extremadura celebrarán el “Día del Misionero Extremeño”. Será en Ribera del Fresno, lugar de nacimiento del primer santo misionero extremeño, san Juan Macías. El encuentro comenzará a las 10’30 horas y en él pueden participar todas las personas que lo deseen.

Por otro lado, para el próximo día 17 de abril está prevista la celebración de la fase diocesana del Festival de la Canción Misionera. Será en Arroyo de San Serván bajo el lema “La misión, alegría en el camino”. En el festival pueden participar todos los grupos de la Diócesis, presentando una canción con letra y música originales, que tenga como tema el lema del Festival. Se puede obtener más información en el teléfono 924 222847 (ext. 124).

 

Solidaridad con Haití

El próximo día 27 de febrero, sábado, Azuaga y Zafra tienen previsto celebrar sendos festivales solidarios en favor de Haití.

En Azuaga, este evento ha sido organizado por la Cáritas parroquial en colaboración con el Excmo. Ayuntamiento de la localidad, y en él está previsto que participen todas las agrupaciones musicales de Azuaga. El festival será en el Teatro Cine “Capitol” y comenzará a las 20’30 horas.

Por su parte el festival de Zafra ha sido organizado por numerosas organizaciones de la localidad, entre ellas Cáritas y Manos Unidas, y en él también participarán numerosas agrupaciones musicales de la localidad. También está prevista la celebración de talleres infantiles y de animación. El evento está previsto para las 18’00 horas en la Caseta Municipal.

 

Escuela de padres

La escuela de padres de la parroquia de San Juan de Ribera, en Badajoz, celebra este lunes, día 22, una charla-coloquio bajo el título “La parroquia y los movimientos eclesiales, una relación necesaria”. El acto comenzar a las 20’15 horas en el salón de actos de la parroquia.


España/Mundo

Benedicto XVI pide a los obispos irlandeses “honradez y coraje contra los abusos”

Honradez y coraje son los requisitos indispensables para los obispos de Irlanda en este momento en que deben afrontar el escándalo por las revelaciones de los abusos contra menores por parte de algunos miembros del clero. Así lo ha recordado Benedicto XVI a los prelados irlandeses, durante el encuentro mantenido con ellos durante esta semana.

Una nota difundida por la Sala de Prensa de la Santa Sede explica que el Pontífice aludió a que los abusos sexuales sobre los niños y los jóvenes “no son sólo un crimen atroz, sino también un pecado grave que ofende a Dios y hiere a la dignidad de la persona humana, creada a su imagen”. Reconociendo que la situación actual “no se resolverá rápidamente” el Papa pidió a los obispos que afronten los problemas del pasado “con determinación y empeño”.

Sinceridad para superar la crisis

El Santo Padre subrayó también que la cuestión de los abusos se inserta en la “crisis más general de fe que afecta a la Iglesia”, que está unida “a la falta de respeto a la persona humana”. En su parecer, explica la nota, “la debilitación de la fe ha sido un factor que ha contribuido de manera significativa al fenómeno de los abusos sexuales de menores”.

En este contexto, el Papa “subrayó la necesidad de una reflexión teológica más profunda sobre toda la cuestión, e hizo un llamamiento a mejorar la preparación humana, espiritual, académica y pastoral de los candidatos tanto al sacerdocio como a la vida religiosa, así como de aquellos que han sido ordenados y han profesado los votos religiosos”, explica la nota.

El encuentro de estos días, recuerda el texto, “se celebró con un espíritu de oración y fraternidad colegial, y su atmósfera franca y abierta ha sido motivo de orientación y apoyo para los obispos en sus esfuerzos por afrontar la situación en sus respectivas diócesis”.

Los obispos irlandeses “expresaron francamente el sentido de pena, rabia, traición, escándalo y vergüenza expresado en numerosas ocasiones por aquellos que han sufrido abusos”, así como la “indignación por parte de los laicos, sacerdotes y religiosos en este sentido”.

Durante el encuentro, se examinó y discutió el borrador de una carta pastoral que el Papa quiere dirigir a los católicos irlandeses, que será difundida durante la Cuaresma.

Zenit.org

           

“La Iglesia no abandona a los pobres” afirma el Papa

La caridad cristiana forma parte de la evangelización

Benedicto XVI ha visitado el albergue romano de “Don Luigi Di Liegro” de Cáritas, destinado a los pobres y sin techo de Roma. El Papa ha  recordado a las personas allí atendidas “que la Iglesia os ama profundamente y no os abandona, porque reconoce en el rostro de cada uno de vosotros el rostro de Cristo”.

“El testimonio de la caridad, que en este lugar encuentra especial concreción, pertenece a la misión de la Iglesia junto con el anuncio de la verdad del Evangelio -afirmó-. El hombre no tiene solo necesidad de ser nutrido materialmente o ayudado a superar los momentos de dificultad, sino también la necesidad de saber quién es y de conocer la verdad sobre sí mismo y sobre su dignidad”.

Dignidad de la persona

La Iglesia, “con su servicio a favor de los pobres, está por tanto empeñada en anunciar a todos la verdad sobre el hombre, que es amado por Dios, creado a su imagen, redimido por Cristo y llamado a la comunión eterna con Él”, afirmó el Papa.

“Muchas personas han podido así redescubrir, y aún ahora redescubren, su propia dignidad, extraviada a veces por acontecimientos trágicos, y vuelven a encontrar la confianza en sí mismos y esperanza para el futuro”.

La certeza profunda de saberse amados por Dios “genera en el corazón del hombre una esperanza fuerte, sólida, luminosa, una esperanza que da el valor de proseguir en el camino de la vida a pesar de los fracasos, de las dificultades y las pruebas que la acompañan”, añadió el Pontífice.

Sociedad más justa y fraterna

Posteriormente, el Papa Benedicto XVI quiso aprovechar el discurso para animar “no solo a los católicos, sino a cada hombre de buena voluntad, en particular a cuantos tienen responsabilidad en la administración pública y en las diversas instituciones”, a “empeñarse en la construcción de un futuro digno del hombre”.

Es necesario para ello, advirtió, descubrir “en la caridad la fuerza propulsora para un auténtico desarrollo y para la realización de una sociedad más justa y fraterna”. Esto se convierte día tras día en más urgente en un mundo en el que parece prevalecer la lógica del provecho y de la búsqueda del propio interés.              

Zenit.org

  

Manifiesto a favor del Crucifijo en la vida pública

Cien organizaciones de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara apoyan la iniciativa

Más de 90 organizaciones católicas de Guadalajara, entre asociaciones parroquiales, cofradías y hermandades, asociaciones juveniles, movimientos eclesiales, asociaciones de madres y padres de alumnos y colegios católicos, así como algunas asociaciones vecinales, se han adherido a un manifiesto elaborado por el Arciprestazgo de Guadalajara en defensa de la presencia de crucifijos y símbolos religiosos en el ámbito público, especialmente en los colegios, informa a ZENIT Ángel Luis Toledano Ibarra, arcipreste de Guadalajara.

Los promotores del manifiesto esperan más adhesiones de colectivos cristianos en los próximos días, antes de proceder a elevar la nota a las autoridades políticas locales, provinciales y regionales.

La iniciativa es pionera en el país, y surge tras la sentencia reciente del Tribunal de Estrasburgo, que daba la razón a una familia italiana que reclamaba la retirada de los crucifijos del colegio público donde estudiaba su hija, y del intento del Gobierno por elaborar una nueva Ley que regule la presencia de manifestaciones religiosas en el ámbito público, a la luz de la aconfesionalidad del Estado que decreta la Constitución.

Entre otras cosas, en el manifiesto puede leerse: “Afirmamos que, como Iglesia en Guadalajara, los cristianos hemos colaborado y participado de forma ejemplar en la instauración y maduración de nuestra democracia, y nos encontramos plenamente integrados en ella”. Otro párrafo señala: “La presencia del crucifijo en las aulas y otros espacios públicos es parte de nuestra identidad histórica, cultural, y espiritual cotidiana, y aún de la sociedad occidental. Esta presencia es además mayoritariamente aceptada. La imagen de Cristo crucificado es un signo que une a las personas, promueve los principios de igualdad, libertad y tolerancia, porque para Cristo todos los hombres somos hermanos, y por tanto iguales”.

En el manifiesto se asegura que “Jesucristo es un referente educativo de primer orden en la atención a los pobres, enfermos y marginados de la sociedad. Él pasó su vida haciendo el bien, fue perseguido por su libertad de expresión, murió perdonando, y afirmó que el centro de la vida humana está en el amor fraterno y la solidaridad. Por ello, la cruz de Jesús no sólo no genera ninguna discriminación entre personas sino que es un símbolo de vida, de esperanza y de concordia universal”.

Zenit.org

 

Apertura del Año Santo Compostelano en Roncesvalles

Con la presencia de los Príncipes de Asturias, el arzobispo de Pamplona Monseñor Francisco Pérez ha dado comienzo a los actos de apertura del Año Santo Compostelano en Roncesvalles. En sus palabras, Monseñor Francisco Pérez destacó la importancia del camino de Santiago como eje vertebrador de los territorios que atraviesa y señaló la dimensión espiritual del Camino en los peregrinos que durante siglos han participado de esa experiencia.

Junto a los príncipes de Asturias y de Viana participaron en el acto institucional la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, así como los gobiernos de las ocho comunidades autónomas por las que transcurre el Camino de Santiago: Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Galicia, La Rioja, Navarra y País Vasco.

Tras el acto de apertura, el Arzobispo de Pamplona y el prior de la Colegiata, Jesús Idoate, guiaron a las autoridades por un recorrido por el claustro de la colegiata y la capilla de San Agustín, en donde los Príncipes depositaron una corona ante el mausoleo de Sancho VII el Fuerte, rey de Navarra.

Seguidamente visitaron el Museo de Roncesvalles, entre cuyas piezas figura el relicario del siglo XIV denominado Ajedrez de Carlomagno.  

SIC

Vietnam

Jóvenes en fila llaman a la puerta de los monasterios

“Jóvenes en fila, tocan la puerta en los monasterios en una radical opción por consagrarse, Vietnam, año 2010”, se puede leer en un artículo del Padre Luigi De Giambattista de la Congregación de los Siervos de la Caridad” obra del Padre Guanella. “La Iglesia -continúa el sacerdote- desde 1975 puede trabajar sólo en el interior de las parroquias: no puede administrar colegios, hospitales u orfanatos. Pero eso no le impide enfrentar la pobreza... también espiritual. Los jóvenes vienen para cursos de catequesis y formación. Un centenar se reúne cada domingo sólo en la parroquia de Saigón, para hacer un discernimiento vocacional. Permanecen todo el día y llevan su propio almuerzo. En la tarde hay cuatro horas de confesiones.

Recientemente el gobierno vietnamita ha pedido al Cardenal de Saigón, el Arzobispo Jean Baptist Pham Minh Man, juntar un equipo de personas para que se ocupe de los enfermos de sida. La Iglesia respondió al pedido organizando un equipo formado por personas de varias congregaciones, el cual trabaja en la zona de Camboya.

FIDES


Análisis

Escritos pontificios

“La justicia de Dios se ha manifestado por la fe en Jesucristo” (cf. Rm 3,21-22)

Mensaje del Santo Padre Benedicto XVI para la Cuaresma 2010

Queridos hermanos y hermanas:

Cada año, con ocasión de la Cuaresma, la Iglesia nos invita a una sincera revisión de nuestra vida a la luz de las enseñanzas evangélicas. Este año quiero proponeros algunas reflexiones sobre el vasto tema de la justicia, partiendo de la afirmación paulina: La justicia de Dios se ha manifestado por la fe en Jesucristo (cf. Rm 3,21-22).

Justicia: dare cuique suum

Me detengo, en primer lugar, en el significado de la palabra “justicia”, que en el lenguaje común implica “dar a cada uno lo suyo” -“dare cuique suum”, según la famosa expresión de Ulpiano, un jurista romano del siglo III-. Sin embargo, esta clásica definición no aclara en realidad en qué consiste “lo suyo” que hay que asegurar a cada uno. Aquello de lo que el hombre tiene más necesidad no se le puede garantizar por ley. Para gozar de una existencia en plenitud, necesita algo más íntimo que se le puede conceder sólo gratuitamente: podríamos decir que el hombre vive del amor que sólo Dios, que lo ha creado a su imagen y semejanza, puede comunicarle. Los bienes materiales ciertamente son útiles y necesarios (es más, Jesús mismo se preocupó de curar a los enfermos, de dar de comer a la multitud que lo seguía y sin duda condena la indiferencia que también hoy provoca la muerte de centenares de millones de seres humanos por falta de alimentos, de agua y de medicinas), pero la justicia “distributiva” no proporciona al ser humano todo “lo suyo” que le corresponde. Éste, además del pan y más que el pan, necesita a Dios. Observa san Agustín: si “la justicia es la virtud que distribuye a cada uno lo suyo... no es justicia humana la que aparta al hombre del verdadero Dios” (De Civitate Dei, XIX, 21).

¿De dónde viene la injusticia?

El evangelista Marcos refiere las siguientes palabras de Jesús, que se sitúan en el debate de aquel tiempo sobre lo que es puro y lo que es impuro: “Nada hay fuera del hombre que, entrando en él, pueda contaminarle; sino lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre... Lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre. Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen las intenciones malas” (Mc 7,15. 20-21). Más allá de la cuestión inmediata relativa a los alimentos, podemos ver en la reacción de los fariseos una tentación permanente del hombre: la de identificar el origen del mal en una causa exterior. Muchas de las ideologías modernas tienen, si nos fijamos bien, este presupuesto: dado que la injusticia viene “de fuera”, para que reine la justicia es suficiente con eliminar las causas exteriores que impiden su puesta en práctica. Esta manera de pensar -advierte Jesús- es ingenua y miope. La injusticia, fruto del mal, no tiene raíces exclusivamente externas; tiene su origen en el corazón humano, donde se encuentra el germen de una misteriosa convivencia con el mal. Lo reconoce amargamente el salmista: “Mira, en la culpa nací, pecador me concibió mi madre” (Sal 51,7). Sí, el hombre es frágil a causa de un impulso profundo, que lo mortifica en la capacidad de entrar en comunión con el prójimo. Abierto por naturaleza al libre flujo del compartir, siente dentro de sí una extraña fuerza de gravedad que lo lleva a replegarse en sí mismo, a imponerse por encima de los demás y contra ellos: es el egoísmo, consecuencia de la culpa original. Adán y Eva, seducidos por la mentira de Satanás, aferrando el misterioso fruto en contra del mandamiento divino, sustituyeron la lógica del confiar en el Amor por la de la sospecha y la competición; la lógica del recibir, del esperar confiado los dones del Otro, por la lógica ansiosa del aferrar y del actuar por su cuenta (cf. Gn 3,1-6), experimentando como resultado un sentimiento de inquietud y de incertidumbre. ¿Cómo puede el hombre librarse de este impulso egoísta y abrirse al amor?

Justicia y Sedaqad

En el corazón de la sabiduría de Israel encontramos un vínculo profundo entre la fe en el Dios que “levanta del polvo al desvalido” (Sal 113,7) y la justicia para con el prójimo. Lo expresa bien la misma palabra que en hebreo indica la virtud de la justicia: sedaqad. En efecto, sedaqad significa, por una parte, aceptación plena de la voluntad del Dios de Israel; por otra, equidad con el prójimo (cf. Ex 20,12-17), en especial con el pobre, el forastero, el huérfano y la viuda (cf. Dt 10,18-19). Pero los dos significados están relacionados, porque dar al pobre, para el israelita, no es otra cosa que dar a Dios, que se ha apiadado de la miseria de su pueblo, lo que le debe. No es casualidad que el don de las tablas de la Ley a Moisés, en el monte Sinaí, suceda después del paso del Mar Rojo. Es decir, escuchar la Ley presupone la fe en el Dios que ha sido el primero en “escuchar el clamor” de su pueblo y “ha bajado para librarle de la mano de los egipcios” (cf. Ex 3,8). Dios está atento al grito del desdichado y como respuesta pide que se le escuche: pide justicia con el pobre (cf. Si 4,4-5.8-9), el forastero (cf. Ex 20,22), el esclavo (cf. Dt 15,12-18). Por lo tanto, para entrar en la justicia es necesario salir de esa ilusión de autosuficiencia, del profundo estado de cerrazón, que es el origen de nuestra injusticia. En otras palabras, es necesario un “éxodo” más profundo que el que Dios obró con Moisés, una liberación del corazón, que la palabra de la Ley, por sí sola, no tiene el poder de realizar. ¿Existe, pues, esperanza de justicia para el hombre?

Cristo, justicia de Dios

El anuncio cristiano responde positivamente a la sed de justicia del hombre, como afirma el apóstol Pablo en la Carta a los Romanos: “Ahora, independientemente de la ley, la justicia de Dios se ha manifestado... por la fe en Jesucristo, para todos los que creen, pues no hay diferencia alguna; todos pecaron y están privados de la gloria de Dios, y son justificados por el don de su gracia, en virtud de la redención realizada en Cristo Jesús, a quien exhibió Dios como instrumento de propiciación por su propia sangre, mediante la fe, para mostrar su justicia” (Rm 3,21-25).

¿Cuál es, pues, la justicia de Cristo? Es, ante todo, la justicia que viene de la gracia, donde no es el hombre que repara, se cura a sí mismo y a los demás. El hecho de que la “propiciación” tenga lugar en la “sangre” de Jesús significa que no son los sacrificios del hombre los que le libran del peso de las culpas, sino el gesto del amor de Dios que se abre hasta el extremo, hasta aceptar en sí mismo la “maldición” que corresponde al hombre, a fin de transmitirle en cambio la “bendición” que corresponde a Dios (cf. Ga 3,13-14). Pero esto suscita en seguida una objeción: ¿qué justicia existe dónde el justo muere en lugar del culpable y el culpable recibe en cambio la bendición que corresponde al justo? Cada uno no recibe de este modo lo contrario de “lo suyo”? En realidad, aquí se manifiesta la justicia divina, profundamente distinta de la humana. Dios ha pagado por nosotros en su Hijo el precio del rescate, un precio verdaderamente exorbitante. Frente a la justicia de la Cruz, el hombre se puede rebelar, porque pone de manifiesto que el hombre no es un ser autárquico, sino que necesita de Otro para ser plenamente él mismo. Convertirse a Cristo, creer en el Evangelio, significa precisamente esto: salir de la ilusión de la autosuficiencia para descubrir y aceptar la propia indigencia, indigencia de los demás y de Dios, exigencia de su perdón y de su amistad.

Se entiende, entonces, cómo la fe no es un hecho natural, cómodo, obvio: hace falta humildad para aceptar tener necesidad de Otro que me libere de lo “mío”, para darme gratuitamente lo “suyo”. Esto sucede especialmente en los sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía. Gracias a la acción de Cristo, nosotros podemos entrar en la justicia “más grande”, que es la del amor (cf. Rm 13,8-10), la justicia de quien en cualquier caso se siente siempre más deudor que acreedor, porque ha recibido más de lo que podía esperar.

Precisamente por la fuerza de esta experiencia, el cristiano se ve impulsado a contribuir a la formación de sociedades justas, donde todos reciban lo necesario para vivir según su propia dignidad de hombres y donde la justicia sea vivificada por el amor.

Queridos hermanos y hermanas, la Cuaresma culmina en el Triduo Pascual, en el que este año volveremos a celebrar la justicia divina, que es plenitud de caridad, de don y de salvación. Que este tiempo penitencial sea para todos los cristianos un tiempo de auténtica conversión y de intenso conocimiento del misterio de Cristo, que vino para cumplir toda justicia. Con estos sentimientos, os imparto a todos, de corazón, la bendición apostólica.

Benedicto XVI

 

Este mundo nuestro

Pastoral cofrade

Con harta frecuencia nos encontramos con la dialéctica de poner en contraposición un compromiso genuino de pastoral y una actitud de oración, de auténtica alabanza, culto, al Dios amor. Como si el orar y el comprometerse en actividades altruistas estuviera reñido, como si la contemplación no fuese con la acción y viceversa. Como si pastoral y cofradías fuesen irreconciliables y mutuamente sufribles.

Es más, cuando intentamos una renovación en la pastoral, en las cuatro dimensiones que recogía nuestro Sínodo pacense de 1992 y nuestro plan pastoral actual, nos puede dar la impresión o incluso vivirlo en lo más profundo de nuestra alma que son irreconciliables los términos “pastoral” y “cofradías” como si lo primero fuera lo guay, lo perfecto y lo segundo lo carca, oscuro, con pelusa.

He tenido la suerte en los más de cuarenta y un año de ministerio sacerdotal de haber intentado servir en variados campos de la pastoral: desde coadjutor en Azuaga hasta asumir lo relativo a Hermandades y Cofradías en mi servicio de Vicario episcopal con Don Antonio Montero. Vi con el paso del tiempo un campo espléndido en esas Asociaciones para evangelizar y ser evangelizado, fina pastoral.

Puedo decir desde aquí que durante mucho tiempo desconocí la realidad que late debajo de una Hermandad o Cofradía, máxime de penitencia; con el empujón de un puñado de laicos, varios ya en el cielo, hace tiempo formamos un grupo que desde la Diócesis iniciamos la jornada anual con las Juntas de Gobierno de Hermandades y Cofradías. Con ilusión celebramos el primer (y hasta ahora único) Encuentro de estas Asociaciones públicas de la Iglesia en el Monasterio de Guadalupe, tras haber trabajado en unos guiones de reflexión y compromiso cristiano para los cofrades, hasta reivindicativo.

Y al día de hoy, tras la jornada del pasado domingo siete del mes en curso, en Alange, he de invitarme e invitaros a un nuevo impulso evangelizador, de auténtica pastoral, desde las personas que integran las Hermandades y Cofradías con nuevo impulso, ardor y métodos. Creatividad, formación e implicación de los laicos, bien acompañados por los sacerdotes, los párrocos sabiendo que aquí hay un campo pastoral y vocacional espléndidos. El esfuerzo para conseguirlo bien vale la pena. 

Sebastián González González
Vicario General


Iglesia y familia

Escuela de Padres

Valores: Criterio y disponibilidad

Cumpliendo el compromiso contraído en mi anterior artículo, voy a comenzar el tratamiento de algunos valores por dos que me parecen necesarios en estos tiempos que vivimos: el criterio y la disponibilidad.

¿Qué debemos entender por tener criterio? Tener un criterio es estar capacitado para un acertado juicio sobre la verdad, la bondad y la belleza de las cosas. El sentido crítico presupone un acto de reflexión sin dejarse arrastrar por el bombardeo de la publicidad, las modas y las opiniones de los demás. Sin duda la formación del sentido crítico es una asignatura pendiente en nuestro sistema educativo desde siempre. Hace unos años, la información nos llegaba en dosis que podíamos asimilar, pero hoy nos llega de manera incontrolada y por ello es más necesario que nunca disponer de criterio para saber seleccionar. Hemos de saber separar la realidad de la fantasía y la verdad de la mentira, tarea nada fácil si tenemos en cuenta las técnicas publicitarias que hoy nos invaden.

Difícil sentido crítico

Hay actitudes que impiden o dificultan el desarrollo del sentido crítico: por ejemplo tratar a los hijos como si fueran más pequeños de lo que son o mostrando  satisfacción únicamente cuando los hijos presentan los mismos gustos y aficiones que los padres. Hoy nuestros adolescentes y jóvenes necesitan mucho más la formación que la información y también que los educadores y los padres les proporcionemos instrumentos para que aprendan a descubrir las cosas por sí mismos. Hoy en día, cuando todo es publicidad y los medios de comunicación son incontables, la mejor manera de ayudar a nuestros hijos es formarles en el sentido crítico. Educarles desde dentro, no limitándonos a la fácil tarea de imponerles nuestras ideas y criterios, si no  intentando enseñarles a reaccionar contra lo malo e inevitable por sus propios medios. En definitiva, se trata de preparar a nuestros adolescentes y jóvenes para que se sientan seguros de sí mismos, en las circunstancias que se les presenten, y sepan asumir con responsabilidad sus propias convicciones. Que tengan criterio propio.

Disponibilidad

Pasemos al segundo valor a comentar: la disponibilidad. Sin ninguna duda la vida está organizada de tal forma que las actitudes egoístas están llamadas al fracaso. En cambio, el camino hacia la felicidad y la perfección personal pasa necesariamente por la disponibilidad y el servicio. Estar disponible es renunciar a ese egoísmo que se traduce en un desinterés por los otros. En nuestra sociedad de hoy los listos, los que deciden, son aquellos que sólo están disponibles cuando hay al medio dinero, poder o fama. Educar en la disponibilidad es educar para la bondad y la perfección.

Nuestra vida tiene poco sentido mientras seamos tacaños para con la felicidad de los demás. La disponibilidad es una actitud ante la vida marcada por desear el bien al otro y cualquier momento de la vida diaria es una buena oportunidad para ponerla en práctica. En nuestra casa, en el trabajo, en el ocio, cada día se nos presenta esa oportunidad, si sabemos estar atentos. Veamos, para finalizar, algunas acciones concretas que nos permiten poner en práctica nuestra disponibilidad:

1- Si tienes que mandar, hazlo con tanta delicadeza como si te mandaras a ti mismo.

2- Sé amable con todos y entrénate con los que tienes más cerca.

3- Evita a los demás todos los disgustos que puedas.

4- Si tienes que corregir a alguien, hazlo partiendo de una actitud serena.

Por último, recordar que una forma inequívoca de hacer el bien es fijarse en cuanto de bueno y positivo tenemos cada uno de nosotros. ¡Ánimo! Todos debemos hacer un esfuerzo para tener criterio y al mismo tiempo estar disponible para con los demás. Sin duda, practicando estos dos valores seremos un poco más felices.

Antonio Béjar
Maestro. Licenciado en Ciencias de la Educación
bejai72@hotmail.com

 

Televisión

Premios Goya, ‘Sin Publi’ y con Buenafuente

Una novela de reflexión que aborda la lucha entre la cultura de la vida y la cultura de la muerte

El pasado domingo tuvo lugar la vigésima cuarta (que no 24) edición de los Premios Goya. Como viene siendo habitual, la gala fue retransmitida en horario de prime-time en La 1 de TVE. Pero en esta ocasión había algunas novedades con respecto a ediciones anteriores: por un lado, que por primera vez iba a ser conducida por alguien ajeno al cine, Andreu Buenafuente, conocido showman televisivo y, por otro lado, iba a ser la primera sin cortes publicitarios. Además, también se daba un hecho importante: la asistencia a películas españolas en 2009 creció bastante, por lo que las películas nominadas tuvieron éxito en taquilla y eran bastante conocidas por la audiencia televisiva, a diferencia de la mayoría de ediciones anteriores, en las que apenas se conocía alguna que otra película.

Ante estas circunstancias cabía dudar del éxito de una gala, tradicionalmente mal programada, ya que los domingos por la noche no hay mucha audiencia televisiva. Sin embargo, fue todo un éxito y lo más visto del día, casi doblando en espectadores al segundo: más de 4.600.000 espectadores, siendo un 26,4% de media de cuota de pantalla.

Cabría preguntarse a qué se debió este éxito: ¿al mayor interés de la audiencia por el cine español en 2009? ¿A que ese año hubo mejores películas españolas (o al menos de mayor éxito en taquilla)? ¿A un presentador con gancho y que hizo la gala amena? ¿O quizás a que la gala fue menos extensa por la falta de publicidad? ¿O simplemente fue un ejemplo más de la inercia positiva, en cuanto a éxito de audiencia, que está teniendo TVE al haber eliminado la publicidad (recordemos que fue líder de audiencia en Enero)? Seguramente algo de todo esto y algunos factores más.

También, y por último, decir que en la gala apareció a modo de divinidad griega Pedro Almodóvar, quien sorprendió asistiendo al acto tras años de ausencia y de petición de sus compañeros por que lo hiciera, demostrando, de nuevo, que es el mejor ejemplo del buen marketing que a veces debería tener el cine español.

Javier Trabadela Robles
Profesor Facultad Comunicación Audiovisual UEX
jtrarob@unex.es

 

Vamos al cine

La decisión de Anne

Nick Cassavetes nos ofrece con La decisión de Anne una nueva y refrescante perspectiva de un tema tan actual y controvertido como el de los bebés medicamento. Esta película -que llega después de John Q, El diario de Noah y Alpha Dog- no defraudará a quienes esperen un drama familiar bien construido, inteligente, sutil, y con unas magníficas interpretaciones cargadas de realismo y emotividad.

Esta película nos muestra cómo el contexto en el que tienen lugar la enfermedad y la muerte se extiende mucho más allá de la persona enferma. Involucra a padres, hijos y hermanos de una forma integral, y no sólo biológica, porque el hombre es mucho más que un conjunto de células que pueden manipularse con distintos fines.

No obstante la manipulación genética o los derechos inalienables aparecen en este caso como la excusa para hablar de un asunto de gran calado social, inevitablemente ligado a los anteriores: ¿Cómo nos enfrentamos a la muerte?

La ausencia de religiosidad del filme -que se hace notar dada la trascendencia del tema que aborda- no es óbice en este caso para que la cinta desprenda una visión esperanzada de la vida y de la familia, como lugar donde aprender a amar y encontrar el consuelo e incluso la alegría, cuando la vida te sitúa frente a un dolor al que cuesta encontrar sentido.

La decisión de Anne debería provocar una reflexión personal acerca de cómo concibe el hombre la vida y qué sentido le da a la muerte.

Ana Lanuza
Pantalla 90

 

De web en web

Corazón Católico

Es curioso el mundo de internet cuando te paseas por los blogs. Y mucho más que curioso, a veces, interesantísimo. No cabe en ninguna de estas dos categorías, pero sí es muy especial este blog http://www.corazoncatolico.blogspot.com . Evidentemente, no esperamos encontrar otra cosa que todo lo que tiene que ver con una mística cristiana, marcada por una forma de vivir y de interpretar la oración. Llegué al blog a través de un video. No es porque me llamase la atención especialmente su contenido, sino por la cantidad de cosas que ha logrado colocar en él. Incluso tiene un canal en Youtube. Bueno, pues lo traigo, para animaros, nuevamente, a abrir vuestro propio blog. Seguro que tenéis mucho que decir.

Casimiro Muñoz Murillo
Dtor. del Dpto. de Internet


Celebrar la fe

Celebramos el I domingo de Cuaresma

Libro del Deuteronomio 26, 4-10

Dijo Moisés al pueblo: “El sacerdote tomará de tu mano la cesta con las primicias y la pondrá ante el altar del Señor, tu Dios. 

Entonces tú dirás ante el Señor, tu Dios: “Mi padre fue un arameo errante, que bajó a Egipto, y se estableció allí, con unas pocas personas. 

Pero luego creció, hasta convertirse en una raza grande, potente y numerosa. 

Los egipcios nos maltrataron y nos oprimieron, y nos impusieron una dura esclavitud. 

Entonces clamamos al Señor, Dios de nuestros padres, y el Señor escuchó nuestra voz, miró nuestra opresión, nuestro trabajo y nuestra angustia. 

El Señor nos sacó de Egipto con mano fuerte y brazo extendido, en medio de gran terror, con signos y portentos. 

Nos introdujo en este lugar, y nos dio esta tierra, una tierra que mana leche y miel. 

Por eso, ahora traigo aquí las primicias de los frutos del suelo que tú, Señor, me has dado”. 

Lo pondrás ante el Señor, tu Dios, y te postrarás en presencia del Señor, tu Dios”.

 

Carta de san Pablo a los Romanos 10, 8-13

Hermanos: 

La Escritura dice: 

“La palabra está cerca de ti: la tienes en los labios y en el corazón”. 

Se refiere a la palabra de la fe que os anunciamos. 

Porque, si tus labios profesan que Jesús es el Señor, y tu corazón cree que Dios lo resucitó de entre los muertos, te salvarás. 

Por la fe del corazón llegamos a la justificación, y por la profesión de los labios, a la salvación. 

Dice la Escritura: 

“Nadie que cree en él quedará defraudado”. 

Porque no hay distinción entre judío y griego; ya que uno mismo es el Señor de todos, generoso con todos los que lo invocan. 

Pues “todo el que invoca el nombre del Señor se salvará”. 

 

Evangelio según san Lucas 4, 1-13

En aquel tiempo, Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y, durante cuarenta días, el Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo. 

Todo aquel tiempo estuvo sin comer, y al final sintió hambre. 

Entonces el diablo le dijo: “Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en pan”.

Jesús le contestó: “Está escrito: No sólo de pan vive el hombre”. 

Después, llevándole a lo alto, el diablo le mostró en un instante todos los reinos del mundo y le dijo: “Te daré el poder y la gloria de todo eso, porque a mí me lo han dado, y yo lo doy a quien quiero. Si tú te arrodillas delante de mí, todo será tuyo”. 

Jesús le contestó: “Está escrito: Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto”. Entonces lo llevó a Jerusalén y lo puso en el alero del templo y le dijo: -Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: “Encargará a los ángeles que cuiden de ti”, y también: “Te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras”.

Jesús le contestó: “Está mandado: No tentarás al Señor, tu Dios”.

Completadas las tentaciones, el demonio se marchó hasta otra ocasión.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana:

22, lunes: 1P 5, 1-4; Mt 16, 13-19.
23, martes: Is 55, 10-11; Mt 6, 7-15.
24, miércoles: Jon 3, 1-10; Lc 11, 29-32.
25, jueves: Est 14, 1. 3-5. 12-14; Mt 7, 7-12.
26, viernes: Ez 18, 21-28; Mt 5, 20-26.
27, sábado: Dt 26, 16-19; Mt 5, 43-48.
28, domingo: Gn 15, 5-12. 17-18; Flp 3, 17 - 4, 1; Lc 9, 28b-36.

 

La liturgia... paso a paso

Sentir hambre de Cristo

Este domingo es el primero del tiempo de la Cuaresma, que comenzando con el rompedor símbolo de la ceniza sobre nuestras cabezas, nos invita a dar un paso serio en nuestra vida cristiana para alcanzar la gracia que pide la Iglesia en la oración de poscomunión: “que nos haga sentir hambre de Cristo”.

Con frecuencia nuestra vida “cristiana” la reducimos a llevar una vida más o menos piadosa y un esfuerzo por mantener una conducta moral más o menos dentro de los límites de los Mandamientos, recurriendo al sacramento de la confesión cuando nos vemos con el agua hasta el cuello.

Desde luego la meta que nos propone la plegaria que encabeza estas líneas va mucho más allá de lo que podemos conseguir dentro de nuestras limitaciones. Pero acude en nuestra ayuda la Iglesia orante que, a lo largo de la Cuaresma, alimentará nuestra fe con el rico y abundante pasto de la Palabra de Dios y fortalecerá nuestra natural debilidad con su oración, hecha realidad en cada Eucaristía y en la celebración de la Liturgia de las Horas que cada sacerdote y comunidad religiosa realizará cada día.

El relato de las tentaciones de Cristo, que nos ofrece la lectura evangélica, nos acerca al hambre de amor que nuestro Cristo sentía por el Padre y que le llevaba a rechazar las tentaciones del Maligno y nos descubre también sus caminos para ser fiel: alimentarse con la voluntad del Padre, rechazando los caprichos de su sensibilidad; inclinar la cabeza y adorarle sólo a Él y, finalmente, no esperando milagros sino llevando con sosiego y alegría el peso de cada día.

San Pablo, en la segunda lectura, nos ayuda en este intento provocador de sentir hambre de Cristo invitándonos a aceptar su Palabra y su Señorío desde la realidad de su resurrección.

Antonio Luis Martínez

 

El Santo de la semana

26 de febrero: San Porfirio (+ 421)

Nació en el seno de una familia acomodada en Tesalónica. En el año 378 se retiró al desierto de Scete (Egipto) viviendo como anacoreta durante cinco años y después se dirigió a Palestina otros cinco años en una gruta próxima al Jordán.

Aunque estaba delicado de salud visitó los santos lugares y en el monte Calvario se sintió curado de modo milagroso, mostrando una piedad extraordinaria como custodio de la cruz del Señor en la basílica de Jerusalén.

Su discípulo Marcos lo describe como hombre piadoso, intachable, dulce, con el don de interpretar la Sagrada Escritura y con capacidad para resolver dificultades ante herejes e incrédulos, así como sensible y atento a las necesidades de los pobres. El obispo de Jerusalén lo ordenó sacerdote.

Envió a su discípulo Marcos a Grecia para que cobrara su herencia que repartió totalmente en limosnas y se puso a trabajar con sus manos como sastre. El sacerdote y sastre es llevado a Cesarea donde el metropolitano Juan lo consagra obispo de Gaza (Palestina) en el año 395.

Gaza era una de las ciudades donde todavía predominaba el paganismo, conservando aún ocho templos que se habían levantado sobre ruinas de algunos templos cristianos arrasados en la persecución de Juliano hasta que el obispo Porfirio junto con soldados imperiales y fieles destruyeron los ocho templos paganos, incendiando el de Júpiter.

La narración de su inseparable diácono Marcos es una auténtica joya literaria y un documento de espiritualidad cristiana así como de actualidad pues encaja en el marco de angustias y necesidades que hoy vivimos.

La lección de san Porfirio para nuestros tiempos de tolerancias y de lo políticamente correcto viene a decirnos cómo se llega a la santa intolerancia por el camino de una íntegra virtud, penitencia y piedad. Murió en el año 421.

Gonzalo Encinas Casado

 

Dichos y preguntas

¿Por qué ayunar y abstenerse?

Con la Cuaresma ponemos en práctica los cristianos, entre otras, dos obras piadosas: el ayuno y la abstinencia. ¿Por qué ayunar y abstenerse? Ayunamos, primero, para imitar a Jesús, que ayunó rigurosamente durante 40 días y 40 noches mientras se encontraba, retirado y orando, en el desierto. Así, Jesús quiso prepararse para su ministerio público, entablar una relación profunda con su Padre libre de ataduras externas, y beber de la Palabra divina antes de predicarla. Se priva por un corto tiempo, no sólo del legítimo gozo de los alimentos y de lo superfluo, sino de todo contacto con el mundo de las personas, para buscar lo esencial: la comunión con su Padre Dios. No se trata de desconfiar de la comida o de la bebida, que son dones divinos que sirven al hombre como sustento placentero; sino de apreciar y buscar un bien mayor: el generoso y alegre desprendimiento que me haga más libre interiormente y me disponga a amar y servir mejor a Dios y a los hombres.

El ayuno interior viene antes del ayuno exterior, pero ambos se necesitan. Ayunar de nuestras bajas pasiones (frivolidades, rencores, orgullos, etc.) es un imperativo moral de todo cristiano, pero ayunar del comer, del beber, y de otras cosas, que podemos y, a veces debemos, prescindir, puede ser un medio útil para sofocar nuestro aparentar y poseer más de lo que necesitamos.

¿Y la abstinencia de la carne? Para muchos pueblos y culturas la carne ha sido y es un alimento sumamente apreciado. Pues también de ella prescindimos, si realmente ello supone un sacrificio y una entrega mayor hacia el bien del prójimo; de lo contrario, sólo habríamos cambiado de dieta. La liturgia nos ofrece otra razón para estas mortificaciones corporales: la de “renovarnos en santidad, de modo que, libres de todo afecto desordenado, vivamos las realidades temporales como primicias de las eternas”.

José Manuel Puente Mateos.
Delegado Episcopal para la Liturgia


Última

En Badajoz será en la Plaza de España a las 12

Todas las ciudades españolas volverán a marchar por la vida el día 7

El domingo 7 de marzo la causa por la defensa de la vida vuelve a tener otra gran cita. Esta vez, después de la exitosa marcha de octubre pasado que congregó a más de un millón de personas en la calle, la convocatoria se extiende a más de un centenar de ciudades españolas, europeas, de Iberoamérica y Estados Unidos. En el caso de Badajoz se celebrará una concentración en la Plaza de España a partir de las 12 de la mañana. Con el lema “España Vida Sí” se volverá a poner voz a los que no la tienen para que se respete su derecho a vivir. Más de un centenar de entidades convocan la nueva marcha.

Como puede leerse en el manifiesto, se exigirá “que nuestros políticos promuevan leyes que protejan el derecho a vivir y el derecho a ser madre, amparando la vida en todo momento…”. En particular, se pedirá al Gobierno que “retire el proyecto de ley del aborto” y que “respete el derecho de los padres a formar a sus hijos en materia de educación sexual”.

 

España Vida Sí

Manifiesto que resume lo que se pedirá en las marchas y concentraciones

A día de hoy existe la evidencia científica de que desde el momento de la fecundación aparece una nueva vida humana. Así lo ha ratificado el Manifiesto de Madrid, presentado en marzo de 2009 y firmado por más de 3.000 científicos españoles.

Ante esta certeza se puede afirmar que el aborto supone la muerte violenta de un ser humano y un terrible drama para la mujer que lo sufre.

El número de abortos practicados en España supera ya el millón, y sin embargo sigue sin ofrecerse ninguna información ni ayudas sociales a las mujeres embarazadas en situaciones difíciles, mientras que sí existe financiación para que vayan a abortar.

Ahora el Gobierno pretende aprobar una ley de plazos que deja completamente desprotegido al nuevo ser y abandona a la mujer ante sus problemas, empujándola al aborto. Por otra parte, considera a los enfermos y discapacitados como seres humanos de segunda categoría, permitiendo que puedan ser eliminados antes de nacer.

El proyecto de ley contempla también que las menores puedan abortar sin el consentimiento paterno, dejándolas solas e impidiendo a los padres ayudar a sus propias hijas ante la situación de un embarazo inesperado.

Asimismo la nueva ley pretende imponer un determinado tipo de educación sexual en los colegios, vulnerando así el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias normas morales.

Con el aborto libre, el número de niños muertos aumentaría hasta casi el doble, así como el de mujeres que sufrirían los ya conocidos daños físicos y psicológicos que el aborto provoca en ellas.

La respuesta de la sociedad española ante este anuncio ha sido contundente: marchas, concentraciones y manifestaciones masivas a favor del derecho a la vida, encuestas claramente contrarias a la ley y diversos manifiestos firmados por millares de españoles que exigen la puesta en práctica de políticas favorables a la vida y a la maternidad.

Sin embargo, el Gobierno hace oídos sordos a este clamor social, y pretende seguir adelante con una ley que España no quiere.

 

Por todo ello,

 

EXIGIMOS

 

Que el Gobierno escuche a la sociedad española y retire el proyecto de ley del aborto que pretende aprobar.

Que nuestros políticos promuevan leyes que protejan el derecho a vivir y el derecho a ser madre, amparando la vida en todo momento y ayudando a las mujeres embarazadas a superar cualquier problema que un embarazo imprevisto puede generarles.

Que se respete el derecho de los padres a formar a sus hijos en materia de educación sexual según sus propias convicciones.

Que se respete el derecho a la objeción de conciencia del personal sanitario para que pueda cumplir su compromiso de defender y cuidar la vida y la salud desde el mismo instante de la concepción.

 

Patrimonio cultural de nuestra Iglesia

Talavera la Real (II)

Nos adentramos en el siguiente capítulos de la historia patrimonial de Talavera la Real y lo hacemos ya de la mano de su iglesia parroquial, Nuestra Señor de Gracia, cuya imagen ocupa la hornacina central del genial Retablo Mayor del siglo XVI. Más aún, tras obligada pero pequeña referencia a su construcción arquitectónica, el mencionado Retablo centrará nuestro interés hasta que terminemos esta localidad cercana a Badajoz.

La parroquia es obra del siglo XV, aunque ha visto pasear y ha sentido diferentes estilos artísticos. De pórtico gótico y planta rectangular con tres arcos apuntados al pie de una puerta que actualmente se encuentra cerrada, nos adentra al rico plateresco y barroco de sus retablos, a una preciosa pilastra de mármol visigoda, a una no menos cerrada sacristía pintada muralmente desde sus paredes hasta la pequeña linterna que bosqueja en la cupulita de la misma para que sólo al observar en este primer y parcial conjunto uno sepa que Talavera, fue Talavera (Libro de los Millones.- “Censo de Población de Castilla para el siglo XVI”).

Pero, nuestro gran protagonista sin dejar en detrimento nada de lo que hay alrededor (fascinante por ejemplo San Pedro ubicado al entrar en la Sacristía o un precioso “retablo blanco”, que no está dorado casi a su lado barroco), es el apreciado retablo, una de esas obras que te puede hablar de muchas maneras y la primera de ella es indudablemente los pasos que dio hasta llegar a poder quedar cerrado el contrato. En la página 117 del libro del profesor y maestro Román Hernández Nieve (de su obra “Retablística de la Baja Extremadura. Siglos XVI-XVIII. 2ª Edición) se dice: …Que el Cabildo se comete y da comisión a Lorenzo Martín de Juan Antón para que vaya a Badajoz y pida al provisor de Badajos don Alonso de Silva, canónico de la Iglesia Catedral que está disputados y señalados por los obispos de ese obispado para lo que se diera en este auto e les pida licencia por este concejo e común de este lugar para facer un retablo que se muy bueno y contento y voluntad de este Concejo y vecinos de este lugar para la iglesia Mayor de Nuestra Señora de Gracia… (Archivo Municipal de Badajoz. Libro de Actas del Concejo de Talavera la Real. Sesión del 21 de diciembre del año 1578. Legajo 4, carpeta 1, folio 312. Estudiado por Román Hernández Nieves)

Y así comienza una obra vinculada en los pagos económicos a la Cofradía del Santísimo Sacramento de la parroquial de Talavera en cuyos libros de fábrica irán apareciendo pagos diferentes como concepto de ayuda para sufragar unos gastos que por la maestría de quienes trabajarán en él bien lo merecieron. Tan sólo un año después de la solicitud, en 1579, Antonio de Auñón, entallador y escultor y Vasco  Martín Verdello ensamblador, ponen manos a la obra de un artefacto que recientemente ha sido restaurado y ha logrado despertar la belleza de unas manos que trabajaron al compás del ritmo evangelizador para el que era encargado. Así quedaría plasmado desde el bando de abajo la Presentación de María en el Templo y la Huida a Egipto; En las calles laterales comenzando por la izquierda frente al mencionado retablo, La Natividad y por encima la Anunciación para dejar en el centro la hornacina a Nuestra Señora de Gracias como titular; en la calle de la derecha abajo La Adoración de los Reyes y por encima la Asunción. Como no, todo ello rematado por un Calvario.

Pablo Iglesias Aunión
Licenciado en Historia

 

Han dicho...

Benedicto XVI:

“La Iglesia no puede descuidar estas dos obras esenciales: evangelización y atención a los enfermos en el cuerpo y en el espíritu”.

 

“El testimonio de una vida coherente centrada en Cristo suscita vocaciones”.

 

Federico Lombardi S.I., director de la Oficina de Información de la Santa Sede:

“El sufrimiento es el lugar en el que el amor, puesto duramente a prueba, se manifiesta de la manera más intensa y pura”.

 

Cardenal Jean Louis Tauran, Presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso:

“El terrorismo islámico no se inspira en el Corán”.

 

Monseñor Vincent Nichols  arzobispo de Westminster:

“La persona humana es esencialmente un ser espiritual, con un anhelo por el amor, la verdad, la belleza, la felicidad”.

 

Monseñor Cecilio Raúl Berzosa Martínez, obispo auxiliar de Oviedo:

“La ciencia y la fe, cuando son auténticas, tienen que complementarse, ya que son compañeras de viaje del único misterio, que es precisamente la vida”.

Agencias


Noticias de América latina

http://www.aciprensa

 


Return to Camino