Iglesia en camino

Semanario de la Archidiócesis de Mérida-Badajoz (España)

E-Mail: iglenca@archimeridabadajoz.org

Número 788. 24 de enero de 2010

Director: Juan José Montes


Temas de la semana

El mundo se vuelca con Haití

Este domingo se celebra la Jornada de la Infancia Misionera

El Arzobispo participa en un encuentro de profesores de Religión

Benedicto XVI visita la Sinagoga de Roma

Escritos episcopales: ¿Cáritas, una ONG? Pues no

Escuela de padres: Enseñanza de nuestra religión

Nuevo curso para obtener la DECA

MCC celebra unas jornadas

Los cristianos iraquíes, objetivo de ataques


Actualidad

Al devastador terremoto siguió una ola de solidaridad sin precedentes

Las organizaciones católicas, de las primeras en ayudar a los damnificados de Haití

La noche del 12 de enero Haití sufrió el peor terremoto de sus últimos doscientos años, un seísmo de 7,3 grados en la escala Richter que ha asolado el país. Aunque el número de fallecidos no se sabe aún, las estimaciones hablan de cien mil muertos. A ellos hay que sumar los más de tres millones de damnificados: para un país de sólo nueve millones de habitantes, esto supone una catástrofe sin precedentes.

Organizaciones eclesiales

Los primeros en comenzar el proceso de ayuda de emergencia han sido las organizaciones vinculadas a la Iglesia católica, y esto por una sencilla razón: ya estaban allí ayudando. Cáritas Española, por ejemplo, trabaja en Haití desde hace más de 15 años en apoyo de la población más vulnerable. El año pasado se realizó una fuerte intervención en apoyo a las víctimas de los huracanes “Gustav” y “Hanna” (2008), y actualmente se trabaja en las provincias fronterizas con la República Dominicana, la región más deprimida del país, promoviendo la salud, el acceso al agua potable y agricultura sostenible con un convenio binacional financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). Asimismo, en  noviembre de 2009 se puso en marcha un proyecto de agua y saneamiento en la provincia de Hinche (zona centro), que se suma a otro programa de salud y de microcréditos de ámbito estatal

Manos Unidas, por su parte, también ha movilizado todos sus recursos para hacer frente a la tragedia. Aunque esta ONG católica no tiene como principal misión dar respuesta de emergencia a las catástrofes, no por ello ha dejado de comprometer su colaboración ante el desastre. Manos Unidas, además, lleva apoyando proyectos de desarrollo en Haití desde hace más de 30 años. Sólo en los tres años pasados (2007-2009) financió 68 proyectos, por un monto total de 2.373.890,83 euros. Además, en septiembre de 2008 desarrollaron ocho proyectos de emergencia, destinados a paliar la situación de los damnificados por los huracanes Gustav, Hanna e Ike.

Por su parte Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) también se ha movilizado ante el cataclismo pues, como en otras ocasiones, las iglesias y los centros religiosos se han convertido en lugares de acogida y distribución de la ayuda, al menos los que han quedado en pie pues muchos han quedado destruidos, incluida la catedral de Puerto Príncipe, la capital de Haití. Regina Lynch, directora de Proyectos de AIN, explicaba que “gracias a la generosidad de nuestros benefactores, podemos proporcionar ayuda a largo plazo a la Iglesia y sus estructuras para permitirles la recuperación que necesitan”.

Las organizaciones citadas, y otras que ya estaban sobre el terreno, han sido las primeras en llegar y también serán las últimas en irse como ha recordado Manos Unidas en un comunicado: “queremos hacer constar que, una vez pasados los primeros impactos tras la tragedia, y finalizadas las labores de emergencia, comenzará una fase de reconstrucción, que probablemente no será tan mediática, en la que, como en otras ocasiones, estaremos presentes”.

Testimonios desgarradores

Los testimonios que están recibiéndose desde Haití hablan por si mismos. Cáritas Española, por ejemplo, distribuía en nota de prensa el testimonio de Joseph Jonides Villarson, jefe de emergencias de Cáritas Haití, que no dudaba en calificar el terremoto como “el peor desastre que ha vivido Haití. Muchas personas han muerto en Puerto Príncipe. Sus cuerpos yacen por todas partes sobre las calles de la capital. Mucha gente sigue aún debajo de los escombros. Los hospitales están desbordados con los fallecidos y los heridos. El riesgo de epidemia es máximo [...] Las calles y plazas de la ciudad están llenas de gente que no saben a dónde ir. Las necesidades más urgentes son tiendas de campaña, mantas, ropa, agua potable, alimentos, productos de primeros auxilios, linternas y baterías, además de apoyo psicológico a las víctimas”.

La respuesta está siendo abrumadora. La red Cáritas, por ejemplo, está llevando a cabo un operativo sin precedentes para afrontar la primera fase de la emergencia. Gracias al esfuerzo logístico del personal de Cáritas dentro y fuera del país caribeño, sólo cuatro días después del terremoto fue posible trasladar con éxito hasta Puerto Príncipe un convoy de 20 camiones con un cargamento de 200.000 mantas, 15.000 tiendas de campaña y lotes de productos de primera necesidad -como agua potable, tabletas purificadoras de agua y kits higiénicos-. Este envío se suma al de otros 80 contenedores con alimentos que han llegado a la isla por vía marítima el sábado pasado y que eran completados con otras 34 toneladas de ayuda que llegaban el domingo a Haití.

Petición del Papa

También el papa Benedicto XVI ha pedido ayuda urgente para Haití. Lo hacía en la Audiencia General del pasado miércoles, 13 de enero, donde el Santo Padre pidió “por la dramática situación en la que se encuentra Haití. Mi pensamiento va en particular, a la población duramente golpeada, hace pocas horas, por un devastador terremoto, que ha causado graves pérdidas en vidas humanas, un gran número de damnificados así como cuantiosos daños materiales”. Benedicto XVI recordó que la Iglesia católica “no dejará de ponerse a trabajar inmediatamente para que a través de sus instituciones de caridad pueda salir al encuentro de las necesidades más inmediatas de la población”.

El propio Benedicto XVI ha renovado su llamamiento en favor de Haití en sucesivas intervenciones. También se han realizado llamamientos similares desde distancias instancias vaticanas. Así, el Cardenal Cordes, presidente del Consejo Pontificio “Cor Unum”, explicaba que “es importante ofrecer una ayuda tangible a través de las agencias caritativas de la Iglesia católica. En todo el mundo, se están organizando y alentando muchas iniciativas en este sentido”. Así mismo, para el Cardenal Cordes “la fe de quienes han sufrido en este desastre desempeñará un papel fundamental no sólo para aliviar sus heridas físicas y sus pérdidas, sino también para afrontar la dimensión espiritual y el sentido que hay que descubrir en esta catástrofe. Al visitar las zonas devastadas y hablar con los supervivientes, muchos me expresan la propia gratitud a Dios por haberles dejado en vida y por la generosa asistencia de su familia, amigos, vecinos e Iglesias de todo el mundo”.

Redacción/Agencias

     

Haití antes del terremoto

Manos Unidas recuerda en su página Web la difícil realidad que ya vivía Haití antes del terremoto: “las estructuras sociales y políticas son débiles e inestables, y es notoria la desestructuración social”. Manos Unidas recuerda que “una misión de la ONU, con 6.700 militares de 17 países, trata de dar estabilidad al país desde mediados de 2004”.

En 1987 se aprobó la primera Constitución haitiana. Tras 30 años de dictadura militar de la familia Duvalier se inició una etapa con frecuentes golpes de estado y la persistencia de inestabilidad política.

Como explica el informe recogido en la Web de Manos Unidas “Haití ocupa el último lugar del hemisferio occidental en su renta per cápita y en el Índice de Desarrollo Humano, según el Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD), en posiciones similares a las de los países de África más empobrecidos (posición 149, de un total de 182 países). La esperanza de vida es de 55 años, una de las más bajas del mundo. Sólo la mitad de los haitianos sabe leer y escribir, y apenas el 5% de la gente tiene acceso al agua potable en su casa”.

 

En él se presentó al nuevo Delegado de Enseñanza, Manuel García

Profesores de Religión participan en un encuentro en Badajoz

El pasado sábado se reunieron en la parroquia San José, de Badajoz, los profesores de Religión de la Diócesis. A este encuentro asistió, además, el Arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor Santiago García Aracil, y el Vicario General, Sebastián González. En él se procedió al relevo del Delegado episcopal para la Enseñanza, llevado a cabo en los últimos años por el sacerdote Fermín Muñoz y que, a partir de ahora, desempeñará el laico Manuel García.

Acompañamiento al alumno

Monseñor García Aracil, en su intervención, manifestó su empeño por que los profesores estén formados, la importancia de que los docentes acompañen al alumno y que no sean sólo educadores sino que también estén comprometidos con la fe cristiana. A continuación, Fermín Muñoz Atalaya presentó a los participantes una ponencia titulada “Progreso dogmático, progreso cognoscitivo y formación permanente”.

Las intervenciones de las editoriales y el sacerdote Aurelio Fernández, Doctor en Filosofía y Teología, que habló sobre la síntesis de los contenidos de la fe cristiana pusieron el punto y final al encuentro.

Redacción

 

Cursillos de Cristiandad ha celebrado unas Jornadas de Dinamización de Escuelas

El pasado fin de semana se celebró en Gévora unas Jornadas de Dinamización de Escuelas de Cursillos de Cristiandad, que pretenden clarificar conceptos acerca del método de cursillos, proponer la aplicación integral del método en sus tres tiempos, y motivar a los responsables a una participación activa.

Las ponencias fueron impartidas por miembros del Secretariado Nacional de Cursillos: Mª Dolores Negrillo, Presidenta Nacional, Álvaro Martínez, Vicepresidente Nacional y Mercedes Tomás, Responsable del Área de Jóvenes de Cursillos a nivel Nacional.

En estas jornadas han participado 40 cursillistas, en su mayoría laicos. A la última ponencia asistió el Vicario General, Sebastián González, quien animó a los participantes y apoyó las actividades del Movimiento.           

 

El 18 de febrero finaliza el plazo de inscripción

Se iniciará un nuevo curso de formación para la DECA

La Delegación episcopal para la Educación Católica, en colaboración con el Instituto Superior de Ciencias Religiosas “Santa María de Guadalupe”, centro patrocinado por la Universidad Pontificia de Salamanca, va a impartir un nuevo curso de formación para profesores que deseen obtener la DECA (Declaración Eclesiástica de Competencia Académica, la antigua DEI), requisito imprescindible para ejercer como profesor de Religión.

30 créditos

El curso, con tres bloques definidos (pedagogía-didáctica, biblia-teología y pastoral-evangelización), tendrá una duración de 300 horas (30 créditos), con una parte lectiva presencial y otra de trabajo personal. Se desarrollará los martes y los jueves (del 18 de febrero al 17 de junio) en horario de 19’00 hrs a 21’00 hrs.

Plazas limitadas

La inscripción se puede hacer en la Secretaría del Instituto en Badajoz (Casa de la Iglesia, Ramón Albarrán, 36) o por teléfono (924 247 750), del 25 de enero hasta el 18 de febrero, de 18’00 hrs a 21’00 hrs, de lunes a viernes.

Dado que habrá un número limitado de plazas, la selección se realizará según el orden de inscripción. 

 

Convivencia Pozo de Jacob

El pasado fin de semana se celebró la segunda convivencia del proyecto Pozo de Jacob, enmarcado dentro del Plan Diocesano de Animación Vocacional (PDAV). En él participaron 16 chicas que estuvieron acompañadas por tres religiosas y tres laicas. Durante la convivencia se revisó el acompañamiento, el trabajo personal sobre distintos temas y su implicación en sus comunidades parroquiales. Además, llevaron a cabo varias celebraciones, entre ellas la del sacramento de la Penitencia.

 

El Consejo Asesor de Hermandades y Cofradías, reunido en Gévora

El pasado sábado se reunió en Gévora el Consejo Asesor de Hermandades y Cofradías, con la participación del Delegado episcopal, Pedro Mª Rodríguez Gallego.

Durante esta reunión, los miembros del Consejo Asesor han perfilado el encuentro de Juntas de Gobierno que se celebrará el 7 de febrero en Alange.

Además, se programaron una serie de encuentros que se celebrarán después de Semana Santa. El primero de ellos será el 17 de abril en Villanueva de la Serena y en él se analizará cómo se han desarrollado estos actos.

También se dio la bienvenida a los nuevos miembros de este Consejo.

 

Fallece Mons. Antonio Vilaplana Molina

El pasado jueves fallecía en Valencia Mons. Antonio Vilaplana Molina, Obispo emérito de León y Obispo de Plasencia de 1976 a 1987, a los 83 años.

Mons. Carlos Osoro, arzobispo de Valencia, presidió un funeral por su eterno descanso en el Colegio valenciano Corpus Christi (El Patriarca). Posteriormente, los restos mortales fueron trasladados a León, donde se instaló la capilla ardiente. El obispo de León, Mons. Julián López, presidió el sábado el funeral, tras el cual recibió cristiana sepultura en la misma Catedral, en la Capilla Penitencial.

Por su parte, la diócesis de Plasencia ha celebrado el martes un funeral por su eterno descanso en la Catedral.

 

En Verbo Divino

El sacerdote diocesano Luis Manuel Romero Sánchez publica su tesis doctoral

La Editorial Verbo Divino acaba de publicar la obra “La eficacia liberadora de la palabra de Jesús”, obra del sacerdote diocesano Luis Manuel Romero Sánchez, Secretario General del ISCR “Santa María de Guadalupe”.

El contenido de esta obra es la tesis doctoral que Romero Sánchez presentó para la obtención del doctorado en Teología Bíblica por la Universidad Gregoriana de Roma.

En el texto, Romero Sánchez traza un acercamiento al sentido de las narraciones evangélicas que relatan la liberación de los endemoniados, partiendo de la perícopa evangélica de la liberación de los endemoniados de Gerasa relatada en el Evangelio de Marcos.

Por otro lado, Luis Manuel Romero Sánchez acaba de ser nombrado profesor de la Universidad de Extremadura, donde impartirá la asignatura de pedagogía religiosa.

 

Moreno Losada, autor del último número de Imágenes de la Fe

José Moreno Losada, sacerdote diocesano, Consiliario Nacional de la Juventud Estudiante Católica y director del Servicio de Asistencia Religiosa de la Universidad de Extremadura, es el autor del último número, el correspondiente al mes de enero, de la revista Imágenes de la Fe, que edita PPC.

Bajo el título “El trabajo de los laicos”, Moreno Losada analiza en profundidad, en este número, la sociedad actual, la Iglesia en el mundo y el papel que en ella juegan los movimientos de Acción Católica.

El número se puede conseguir en las principales librerías religiosas o a través de http://www.ppc-editorial.com/Imagenes_de_la_fe.


España/Mundo

Benedicto XVI en la Sinagoga de Roma

“Testimoniar al único Dios, es un servicio precioso que los judíos y cristianos pueden ofrecer unidos”

Reconciliación, fraternidad y unidad, han sido las palabras que más han resonado en el discurso pronunciado por Benedicto XVI en su visita del domingo día 17 de enero a la Sinagoga de Roma marcada por una atmósfera de cordialidad. Invocando la paz para todo el mundo, pero sobre todo para Tierra Santa y Oriente Medio, el Santo Padre señalaba cómo judíos y cristianos, con el ejercicio de la justicia y de la misericordia, están llamados “a anunciar y a dar testimonio del Reino del Altísimo que viene, y por el cual oramos y trabajamos cada día en la esperanza”.

Recordando a Juan Pablo II

Rememorando en numerosas ocasiones la visita del Venerable Papa Juan Pablo II a esta misma Sinagoga el 13 de abril de 1986, Benedicto XVI recordaba el patrimonio común que une a cristianos y judíos: “rezamos al mismo Señor, tenemos las mismas raíces, pero a menudo permanecen desconocidos los unos de los otros” dijo el Papa. “Depende de nosotros en respuesta a la llamada de Dios, trabajar para que permanezca siempre abierto el espacio del diálogo, del respeto recíproco, del crecimiento, de la amistad, y del testimonio común frente a los desafíos de nuestro tiempo, que nos invitan a colaborar por el bien de la humanidad en este mundo creado por Dios, el Omnipotente y Misericordioso”, apostilló el Santo Padre.

Evocando su peregrinaje a Tierra Santa, y a Estados Unidos donde visitó la Sinagoga de Nueva York, el Santo Padre recordó cómo la Iglesia “ha deplorado la falta de sus hijos e hijas, pidiendo perdón por todo lo que haya podido favorecer de algún modo en el antisemitismo y antijudaísmo. ¡Qué estas llagas se sanen para siempre!”.

Recuerdo de la Shoah

Analizando los acontecimientos del siglo XX que marcaron la historia, el Papa calificó este periodo cómo “una época realmente trágica para la humanidad”. El drama de la Shoah representa, entre las guerras y los odios del periodo, “el vértice de un camino de odio que nace cuando el hombre se olvida de su Creador y se pone a sí mismo en el centro del universo”.

En este sentido el Papa ha evocado su viaje a Auschwitz. Ante esa tragedia, mucha gente permaneció indiferente, explicó Benedicto XVI, señalando que al mismo tiempo, muchos católicos reaccionaron con valentía sacrificando sus propias vidas. “También la Sede Apostólica desarrolló una acción de socorro, a menudo escondida y discreta. La memoria de estos hechos nos tiene que empujar y reforzar los lazos que nos unen para que crezca la comprensión, el respeto y la acogida”.

En su denso discurso el Pontífice ha señalado la cercanía y fraternidad espiritual entre cristianos y judíos a través de la Sagrada Biblia. En concreto el Papa se detuvo en la centralidad del Decálogo –las “Diez Palabras”- que constituyen la estrella polar de la fe y de la moral del pueblo de Dios.

Las “Diez Palabras” piden reconocer al único Señor, contra las tentaciones de construirse otros ídolos. “En nuestro mundo -explicaba el Santo Padre- muchos no conocen a Dios o lo consideran superfluo, sin relevancia para la vida; se han fabricado otros dioses nuevos a los que el hombre se inclina. Despertar en nuestra sociedad la apertura a la dimensión trascendente, testimoniar al único Dios, es un servicio precioso que los Judíos y Cristianos pueden ofrecer unidos”.

Defender la vida

Asimismo las “Diez Palabras” evocan el respeto, la protección de la vida, contra toda injusticia y sobre todo, reconocen el valor de cada persona humana creada a imagen y semejanza de Dios. “Testimoniar juntos el valor supremo de la vida contra todo egoísmo, es ofrecer una importante contribución por un mundo en el que reine la justicia y la paz, el ‘shalom’ deseado por los legisladores, por los profetas y sabios de Israel”.

El papel de la familia

Por último, Benedicto XVI recordó cómo esas “Diez Palabras” también promueven la santidad de la familia. “Testimoniar que la familia es la célula esencial de la sociedad y el contexto de base en el que se aprenden y se ejercitan las virtudes humanas –ha dicho el Papa- es un precioso servicio que ofrecer para la construcción de un mundo con el rostro más humano”.

El Santo Padre concluía su discurso pidiendo la paz y “elevando al Señor un agradecimiento por el encuentro celebrado, pidiéndole que Él refuerce nuestra fraternidad y haga más sólida nuestro entendimiento”.

SIC

  

Irak

Ensangrentada toma de posesión del nuevo arzobispo de Mosul

Los cristianos iraquíes no cesan de ser objetivo de atentados y violencias. Este domingo pasado, fue asesinado en Mosul el comerciante sirocatólico Saadallah Youssif Jorjis, de 52 años, casado y padre de dos hijas. Saadallah Youssif Jorjis fue asesinado a tiros. Era propietario de un negocio de fruta y verduras en el barrio de Taqafa, cerca de la Universidad.

El homicidio, informa la agencia de noticias AsiaNews, tuvo lugar mientras los fieles festejaban la toma de posesión del nuevo arzobispo Emil Shimoun Nona. En la ceremonia participaban también personalidades del gobierno local y líderes de la comunidad musulmana.

Fuentes de AsiaNews en Mosul, que prefieren permanecer en el anonimato por motivos de seguridad, hablan de “una persecución que prosigue en medio de la indiferencia general”.

Este homicidio se produce pocos días después de otro asesinato producido el 12 de enero, cuya víctima es Hikmat Sleiman, también propietario de un pequeño negocio de verduras.

El proyecto de “limpieza étnica” que está teniendo lugar en Mosul, añaden las fuentes de AsiaNews, es “muy similar a lo que sucedió en 2008”, cuando murieron varios fieles, sacerdotes, y el último arzobispo Paul Faraj Rahho, cuyo cadáver se encontró dos semanas después del secuestro del que fue víctima. “Quieren empujar a los cristianos hacia la llanura de Nínive y la comunidad ha perdido la confianza en el futuro”, denuncia n las fuentes.

Desde el 13 de marzo de 2008, tras el asesinato de monseñor Rahho, la archidiócesis de Mosul estaba sin pastor. La comunidad cristiana esperaba con “deseo y alegría” la llegada del nuevo arzobispo, pero “el enésimo homicidio ha manchado el día de fiesta”.    

Zenit.org


Análisis

Escritos episcopales

¿Cáritas, una ONG? Pues no

Artículo de opinión de Monseñor Santiago García Aracil

Con excesiva frecuencia aparece en los medios de comunicación la referencia a Cáritas como una Organización No Gubernamental. No es así. Parece como si la referencia universal tuviera que ser el Gobierno político y sus instituciones, y toda realidad presente en la sociedad  tuviera que reconocerse o definirse en relación con él.

Cáritas es la acción de la Iglesia una, santa, católica y apostólica, fundada por Jesucristo sobre el cimiento de los Apóstoles, y que está presente y obra en el mundo a lo largo de 2000 años aproximadamente. Un poco anterior al concepto y a la existencia de lo que hoy se entiende por Gobierno.

La acción caritativa y social de la Iglesia que, debidamente estructurada según las necesidades de los tiempos, ha venido en llamarse Cáritas, existe, aunque sin ese nombre, desde los orígenes de la misma Iglesia. De ello tenemos noticia en los mismos Evangelios. Algunos seguidores de Jesucristo, al ver a una mujer derramando un valioso perfume sobre el Señor mientras estaba en casa de Simón, y sorprendidos por el valor de aquel frasco, “se decían entre sí indignados: ¿Para qué este despilfarro de perfume? Se podía haber vendido este perfume por más de trescientos denarios y habérselo dado a los pobres. Y refunfuñaban contra ella” (Mc. 14, 4-5).

Hablar sin conocer

Me permito un inciso en este punto, para manifestar que la misma sorpresa e indignación se manifiesta en labios de muchos que miran a la Iglesia desde afuera sin conocer su realidad y la orientación esencial de su fraternal dinamismo. Debemos reconocer que hemos dado por supuesta, incluso entre los fieles asiduos, la formación básica necesaria para entender la doctrina y la actuación de la Iglesia.

Son muchos los que se sorprenden con indignación de que los templos sean bellos y de cuidada arquitectura, de que los vasos sagrados estén hechos de rico metal y con elegante orfebrería, de que los fieles cristianos procuren imágenes de bella factura y las adornen con ricas telas y valiosas joyas, mientras hay pobres en el mundo. Los que así piensan o reaccionan ignoran que  todo ello es un signo de religiosa admiración, devota reverencia, sencilla devoción y esmerado culto a Dios, a la Santísima Virgen y a los santos que los cristianos han tributado y siguen tributando a lo largo de los tiempos. Nada de ello supone una injusta utilización de los bienes materiales en detrimento de la atención a los más desposeídos. La misma Iglesia ha sido pionera en la atención a los pobres aquejados por cualquier forma de carencia, tanto material como espiritual; y sigue dedicando a los más desposeídos grandes recursos personales y económicos que otras instituciones no llegan a atender a pesar de la responsabilidad social que les incumbe.

La primera en todo

A título de ejemplo, es de justicia manifestar que los primeros hospitales para los pobres, las escuelas de los pueblos y aldeas donde durante siglos no llegaba la atención gubernamental, los centros de acogida para ancianos carentes de atención familiar, los hospicios para niños abandonados, las instituciones dedicadas a proteger a los enfermos mentales, los comedores para personas carentes de los mínimos recursos de subsistencia, los guardarropas montados para el aseo personal y para un decoroso vestido de los indigentes, los lugares de acogida para los peregrinos e inmigrantes carentes de orientación y de los más elementales apoyos, los espacios donde recurrir quienes carecían de techo, y otras muchas instituciones y acciones más, fueron obra de la Iglesia y lo siguen siendo a lo largo de los tiempos, al modo como exigen las circunstancias, las necesidades actuales y la nuevas formas de pobreza. Para cerciorarse de ello, basta considerar las cifras que arrojan los informes actuales de Cáritas en estos tiempos de especiales carencias a causa de la crisis económica y de trabajo que estamos sufriendo. Los informes están publicados, y las informaciones constan en los medios de comunicación.

Es evidente, pues, que la generosidad que brota de la fe en el Señor Jesús es capaz de proveer los recursos que merecen las cosas de Dios y, al mismo tiempo, los medios para atender a las personas necesitadas, a quienes los cristianos debemos considerar verdaderamente como hermanos.

Pero volvamos al tema de estas líneas. El Señor manifiesta con toda claridad, que la atención a los pobres no es incompatible con la debida atención a Dios. Por eso dijo en aquella ocasión: “Pobres tendréis siempre con vosotros y podréis hacerles bien cuando queráis; pero a mí no me tendréis siempre” (Mc. 14, 7).

La acción caritativa en la Iglesia

La caridad en la Iglesia, como ejercicio de la fraternidad con  los desposeídos, va unida al amor a Dios manifestado tanto en la materialidad de los templos, de las imágenes, de los objetos sagrados, etc. como en el ejercicio de la caridad con los hermanos. En esa doble e inseparable acción cristiana se cumple el mandato de Jesucristo de dar al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios. Deber este que, como se ve con toda claridad, no provoca el olvido de ninguno de los dos inseparables destinatarios, ni el desequilibrio entre ellos provocada por una visión parcial y sesgada.

El ejercicio de la caridad no puede faltar en la Iglesia. Y, como el ejercicio humano de cualquiera de nuestros deberes requiere planteamientos, organización, personas y recursos materiales, una comunidad cristiana como es la Diócesis, y una comunidad parroquial que hace presente a la Diócesis en los distintos lugares, ha de contar con personas, con recursos y con la debida organización tanto para la catequesis y las demás acciones pastorales, como para la acción caritativa y social que forma parte igualmente de la misión de la Iglesia.

Ningún cristiano, sea cual sea su condición, puede sentirse excusado del ejercicio de la caridad. Y cada cristiano debe ejercerlo de acuerdo con sus posibilidades y según  su propia vocación recibida de Dios.

Ninguna institución ni asociación cristiana, se cual sea su estilo, su objetivo o su tarea concreta, desarrolla debidamente su identidad esencial si no cumple con el deber de la caridad para con  los más necesitados.

Ninguna Comunidad Parroquial puede considerarse auténtica y viva, si no cuenta con un organismo encargado de llevar a término el cumplimiento del deber de la caridad para con el prójimo necesitado.

Tarea de todos

Los necesitados que entre todos debemos atender como hermanos nuestros, no son los que están de modo inmediato a nuestro alrededor o dentro del territorio propio de cada Parroquia o Diócesis. Todos los cristianos estamos comprometidos con todos los pobres, estén cerca o lejos de nuestro pueblo, de nuestra parroquia o de nuestro entorno más próximo. Por eso, la existencia de la organización Diocesana e interdiocesana, e incluso universal de Cáritas cumple en la Iglesia una función imprescindible para el conocimiento y atención de los desposeídos, así como para la justa administración de los bienes aportados por las distintas personas, grupos, asociaciones, instituciones, parroquias y diócesis..

Desde estas líneas, al subrayar la condición esencialmente eclesial de Cáritas, distintivo de las verdaderas comunidades cristianas, quiero hacer una llamada a quienes tienen responsabilidad en alguna de las realidades a que me refiero. Que cultiven la sensibilidad de los fieles ante la pobreza y su necesaria atención. Que asuman la responsabilidad personal e institucional que les incumbe como cristianos en esta dimensión eclesial. Que se abran a la acción caritativa y a la imprescindible colaboración diocesana e interdiocesana, de modo que sea posible atender al mayor número de necesidades y del modo más adecuado.

Santiago García Aracil.
Arzobispo de Mérida-Badajoz

 

Este mundo nuestro

Una piña

Es evidente que cuando escribía la columna de la semana pasada sin saber lo que iba a suceder poco después estaba haciendo una afirmación, quizás contundente, de la presencia real de la Iglesia allá dónde un ser humano está, acompañando en la alegrías y en las penas, en los gozos y en las dificultades. ¡Cómo ha quedado patente en estos días la presencia de la Iglesia real en la tragedia de Haití!

Con lo que estamos viendo y viviendo en relación al desastre humano producido en Haití les invito a pensar y actuar a fondo, sin prisas y sin pausa, que aquí hay mucho que hacer en presente y en futuro.

Estamos cerrando la semana que los cristianos dedicamos de forma especial para pedir al Señor por la unidad entre nosotros y pienso que, con la ayuda de Él, hemos de ser y formar una auténtica “piña”, codo con codo junto a quienes están especialmente involucrados en la tragedia de Puerto Príncipe, con todo el que quiera, en un auténtico sentido de comunión de los santos, no sólo en la oración sino también en la acción.

El Papa ha expresado su solidaridad con las personas que están sufriendo la inmensa tragedia de Haití y su apoyo a todas las ONG’s humanitarias que ayudan a los damnificados. Millares de organizaciones religiosas católicas, Cáritas, Manos Unidas, etc., están proporcionando apoyo material y económico, espiritual y moral a todas esas personas de carne y hueso, hijos de Dios como usted y como yo, que están sufriendo, y de qué manera.

Estamos en el comienzo de una gran tarea de recuperación de muchas personas desestructuradas y de un país que ha sido puesto delante de los ojos del mundo entero, mostrando su rostro de dolor, tristeza y desesperación por el terremoto y por todo lo demás que viene de lejos. Oremos por los difuntos y ayudemos a los vivos a vivir.

Con el dolor compartido, desde aquí, hoy no puedo por menos que invitarle a formar “una piña”, para “mojarnos” en esta gran tarea que a ninguno de nosotros puede dejar indiferentes, tanto personal como comunitariamente: recordemos juntos que el ser humano es el icono del Dios en quien creemos.

Sebastián González González
Vicario General


Iglesia y familia

Escuela de Padres

Enseñanzas de nuestra religión

Una parte de nuestra esencia como ser humano es el espíritu y de nuestra existencia lo es la vida espiritual. Como seres espirituales que somos nos relacionamos con el Ser creador que es padre de todos. La religión católica es la que nos ha tocado geográficamente y ha orientado tanto la vida individual como la comunitaria, la privada y la pública en los últimos dos mil años y podemos afirmar que ha ido muy bien, por lo que parece sensato que continuemos por el mismo camino. Se cambia lo que no funciona, lo que ha tenido éxito se mantiene y esto es rentable y evidente.

Mapa de religiones

Podemos hacer un mapa de religiones según la zona en la que nazca una persona y tendremos musulmanes, judíos, cristianos ortodoxos o protestantes, o budistas o hinduistas o anglicanos y un largo etcétera, todas ellas respetadas mientras ayuden a mejorar la raza humana y la naturaleza. Los problemas surgen muchas veces de las erróneas y sesgadas interpretaciones que hacemos de sus mensajes.

En una escuela de padres como la de Iglesia en camino es necesario tener en cuenta que nuestra religión católica se define desde muchos aspectos, de los que podemos subrayar algunos que serían aconsejables tener más presentes en nuestras vidas y en la vida pública española para estar mejor. Es una religión de compromiso con los demás, sobre todo con los que menos tienen y son, y así Dios anima y premia al que da de comer al hambriento y de beber al sediento, al que acoge al extranjero, viste al desnudo, visita al preso y cuida al enfermo, ya que si amarle a Él es importante también lo es hacerlo con el que tenemos al lado.

Nos invita a confiar en el presente, basándose en que si los pájaros no se agobian con lo que van a comer, ni los lirios cómo van a vestir, por qué nosotros nos vamos a angustiar y lo demuestra dando de comer a una muchedumbre que cree en Él. Es una religión que escucha e invita a reflexionar antes que a valorar y juzgar la conducta de los demás y por eso debemos fijarnos en la viga que tenemos delante de nuestros ojos y después en la mota que tiene el ojo del vecino. Esa misma actitud es la que lleva a perdonar a la persona que iba a ser lapidada por el pueblo, porque todos entendieron que nadie es juez de nadie ni está libre de fallos e incoherencias.

Respeto a todos

La vida y el respeto a todos es uno de los ejes fundamentales de su mensaje, no dando la potestad a nadie para definir qué vidas sí pueden vivirse y cuáles no y negando la posibilidad de matar a alguien ya sea por tiempo embrionario, creencias, raza, sexo o comportamientos, aunque una ley injusta lo sustente. Además, nos anima a luchar por un mundo mejor, en el que todos tengamos nuestro propio lugar, en el que podamos llegar a la plenitud si somos más coherentes con nuestras creencias y si nos centramos en ayudar a las personas y no en robar o criticar.

Es el mismo Dios el que desea hacer todo esto en compañía de los hombres y les manda ir por todo el mundo pregonando la buena noticia, pudo haber sido de otra manera pero quiso que fuera mediante la Iglesia, de la que somos parte y a la que podemos ayudar a mejorar. Esta Iglesia tiene la obligación moral de seguir anunciando esta misión de liberación aunque las condiciones ambientales no lo favorezcan y la historia nos demostrará una vez más que las personas pasan y ella permanece.

José María Fernández Chavero
Psicólogo clínico
chavero@correo.cop.es

 

Televisión

“El Pacto”

Los últimos dos domingos (en dos partes) hemos podido ver en el prime-time de Telecinco “El Pacto”, una tv-movie coproducida por Videomedia. Se trata de la última obra de Fernando Colomo, conocido director-productor de comedias quien, en esta ocasión, firma un drama. La obra tiene como premisa un hecho real sucedido en EE.UU. en 2008, consistente en un pacto entre adolescentes del mismo curso por el cual deciden quedarse todas embarazadas más o menos al mismo tiempo.

Formalmente es un producto atractivo, con una cuidada producción, rodado casi todo en exteriores, con un equipo técnico bien cualificado (empezando por el director), con también un buen equipo artístico, encabezado por las siete chicas (con bastante gancho por haber participado ya en otras series y películas). De hecho, logró un relativo éxito de audiencia (estuvo en torno a los cuatro millones de espectadores y el 20% de share).

Sin embargo su emisión ha tenido bastante polémica, ya que en él se tratan temas delicados como las relaciones paterno-filiales, las inseguridades de los adolescentes así como lo influenciables que pueden llegar a ser o los entornos educativos familiar y escolar. Ha habido cierta polémica porque podría ser cuestionable el enfoque desde el que se abordaron esos temas en la historia. A pesar de que al final de la película se nos muestran letreros, los cuales nos hacen reflexionar sobre la preocupante situación actual en España de casos de embarazos no deseados (lo cual podría ser por sí mismo algo positivo), durante toda la historia se nos presentan como normales comportamientos más que cuestionables de las adolescentes y de algunos adultos. Evidentemente, se trata de una ficción y no debemos tomar esto como un producto que pretende mostrarnos la realidad, pero el caso es que, aunque situaciones de este tipo se puede dar y se dan en la sociedad, desde mi punto de vista, se tratan aquí como algo normal y natural y creo que pueden resultar malos ejemplos para nuestros jóvenes. Creo que deberíamos tener mucho cuidado al elegir los contenidos de los productos de consumo masivo y, especialmente, la forma de abordar ciertos temas, pensando siempre en la limitada capacidad de discernir lo real de la ficción de determinados públicos de la audiencia.

Javier Trabadela Robles
Profesor Facultad Comunicación Audiovisual UEX
jtrarob@unex.es
 

 

Vamos al cine

Amerrika

La joven directora Cherien Dabis, de origen palestino y jordano, afronta su primer largometraje con un sobresaliente resultado. Ella escribe, produce y dirige Amerrika, un film sobre dos inmigrantes palestinos cristianos de Belén –Muna y su hijo Fadi- que llegan a Estados Unidos en plena Guerra de Iraq. Aunque son ya muchos los títulos sobre inmigración que se han estrenado en la última década, algunos muy buenos, Amerrika no desmerece en nada, y aporta una perspectiva nada complaciente sobre “el país de los sueños”. En este sentido no es muy original su crítica a la fiebre de seguridad que viven los Estados Unidos tras el 11-S, ni la dureza con la que dibuja los prejuicios raciales. Pero la humanidad desbordante de los personajes salva la cinta de caer en maniqueísmos ideológicos.

La película toca muchos temas colaterales que hacen más complejo –y realista- el drama social de la inmigración, como el divorcio, las pandillas juveniles, las drogas, los problemas laborales… y lo hace con crudeza pero a la vez con mucha ternura hacia los personajes. Para ello es crucial el trabajo interpretativo de Nisreen Faour, que encarna a Muna Farah con una enorme autenticidad. También es muy eficaz el trabajo de Melkar Muallem en el papel de su hijo. Por último, Hiam Abbass, que ya conocimos en The visitor -otro gran film sobre la inmigración- hace también una excelente interpretación.

El film tiene un ritmo muy acertado, buenas canciones y ese recurso gastronómico tan útil cuando se quiere hablar de choque de tradiciones. Se echa de menos un desarrollo de lo que supone ser árabe y cristiano, y que hubiera dado un interesante juego argumental. Tampoco ofrece un final cerrado, lo cual es coherente con las intenciones testimoniales y realistas del film. Una de las cintas más interesantes de la temporada.

Juan Orellana.
Pantalla 90

 

De web en web

Misas

Creo que nunca he traído esta Web a Iglesia en camino. Se trata de www.misas.org . Es un intento para que cualquiera tenga un horario de misas, en cualquier lugar del país en el que se encuentre. Además de ese magnífico servicio, nos trae otras cosas interesantes: el evangelio del día, un santoral y algunas novedades como pueden ser la del Año Sacerdotal o el Año Santo Compostelano. Es una Web fácil de usar, así que no creo necesario hacer ninguna indicación. Bueno, sí, mirad los documentos, trae cosas interesantes sobre la Eucaristía.

Casimiro Muñoz Murillo
Dtor. del Dpto. de Internet


Celebrar la fe

Celebramos el III domingo del T. O.

Libro de Nehemías 8, 2-4a. 5-6. 8-10

En aquellos días, el sacerdote Esdras trajo el libro de la Ley ante la asamblea, compuesta de hombres, mujeres y todos los que tenían uso de razón. Era mediados del mes séptimo. En la plaza de la Puerta del Agua, desde el amanecer hasta el mediodía, estuvo leyendo el libro a los hombres, a las mujeres y a los que tenían uso de razón. Toda la gente seguía con atención la lectura de la Ley. 

Esdras, el escriba, estaba de pie en el púlpito de madera que había hecho para esta ocasión. Esdras abrió el libro a la vista de todo el pueblo -pues se hallaba en un puesto elevado- y, cuando lo abrió, toda la gente se puso en pie. Esdras bendijo al Señor, Dios grande, y todo el pueblo, levantando las manos, respondió: “Amén, amén”.

Después se inclinaron y adoraron al Señor, rostro en tierra. 

Los levitas leían el libro de la ley de Dios con claridad y explicando el sentido, de forma que comprendieron la lectura. Nehemías, el gobernador, Esdras, el sacerdote y escriba, y los levitas que enseñaban al pueblo decían al pueblo entero: “Hoy es un día consagrado a nuestro Dios: no hagáis duelo ni lloréis”.

Porque el pueblo entero lloraba al escuchar las palabras de la Ley. Y añadieron: “Andad, comed buenas tajadas, bebed vino dulce y enviad porciones a quien no tiene, pues es un día consagrado a nuestro Dios. No estéis tristes, pues el gozo en el Señor es vuestra fortaleza”.

 

1ª carta de san Pablo a los Corintios 12, 12-30

Hermanos: 

Lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo. 

Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu. 

El cuerpo tiene muchos miembros, no uno solo. 

Pues bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno es un miembro. 

 

Evangelio según san Lucas 1, 1-4; 4, 14-21

Excelentísimo Teófilo: 

Muchos han emprendido la tarea de componer un relato de los hechos que se han verificado entre nosotros, siguiendo las tradiciones transmitidas por los que primero fueron testigos oculares y luego predicadores de la palabra. Yo también, después de comprobarlo todo exactamente desde el principio, he resuelto escribírtelos por su orden, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido. 

En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan. 

Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor”.

Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él se puso a decirles: “Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír”.

 

Lecturas bíblicas para los días de la semana:

25, lunes: Hch 22, 3-16; Mc 16,15-18.
26, martes: 2Tim 1, 1-8; Lc 10, 1-9.
27, miércoles: 2S 7, 4-17; Mc 4, 1-20.
28, jueves: 2S 7, 18-19. 24-29; Mc 4, 21-25.
29, viernes: 2S 11, 1-4a. 5-10a. 13-17; Mc 4, 26-34.
30, sábado: 2S 12, 1-7a. 10-17; Mc 4, 35-41.
31, domingo: Jr 1, 4-5. 17-19; 1Co 12, 31-13, 13; Lc 4, 21-30.

 

La liturgia... paso a paso

Excelentísimo Teófilo

Con este encabezamiento da comienzo a su evangelio san Lucas. No se sabe si es un personaje importante conocido del evangelista o simplemente es una ficción literaria dando comienzo a su evangelio como si fuera una carta.

Más nos interesa detenernos en cómo se enfrenta el evangelista a la hora de redactar su libro: es importante lo que nos dice al respecto, pues nos explica como él redactó su evangelio, que no perteneció al grupo de los Apóstoles. Es más, su estilo literario denota su formación helenista y parece ser que fue discípulo de san Pablo. Así que podemos pensar que se trata de un gentil convertido al cristianismo que recibió su formación bajo la palabra maestra del Apóstol de los gentiles y que, desde su cultura griega, se vio impulsado, por inspiración divina, a redactar una nuevo relato de la vida, muerte y resurrección del Señor.

Él mismo nos dice cómo fue su método de trabajo: en primer lugar sabe que ya otros han acometido la tarea de escribir el relato de la vida de Jesús (san Mateo y san Marcos) y que es un material que le sirvió para hacer su obra, sin embargo, añade “después de comprobarlo todo exactamente desde el principio, he resuelto escribirlo por su orden para que conozcas la solidez de la enseñanza que has recibido”.

Todo esto nos presenta el proceso de la Tradición (la entrega) del depósito de la fe en Cristo que, a través de las sucesivas generaciones, ha traspasado los siglos y ha llegado a nosotros y se convierte en tarea nuestra respecto a nuestros niños y jóvenes.

La lectura meditativa dominical de este evangelio puede ser una buena tarea para todos nosotros pues nos hará  crecer en el seguimiento de Jesús.

Antonio Luis Martínez

 

El Santo de la semana

24 de enero: San Francisco de Sales (1567-1622)

Nació en el castillo de Sales, cerca de la ciudad de Annecy, en 1567.

Fue ordenado sacerdote en 1593 y desde entonces dirigió todo su empeño en dialogar y trabajar con los calvinistas y sus esfuerzos lograron atraer al catolicismo a muchos hermanos que se habían separado.

Maestro y guía espiritual que supo transmitir a través de sus escritos: “Introducción a la vida devota” y “Tratado del Amor de Dios”, así como gran número de cartas (se conservan más de 2.000). En ellos expresa una santidad apta para todos, santidad sencilla y fundada en el cumplimiento del propio deber. Un cristianismo basado en el amor de Dios y que aprecia los valores humanos como base de la vida cristiana.

Obispo de Ginebra y doctor de la Iglesia. Mostró gran solicitud por sus sacerdotes, deseando formar un clero sabio y santo. Restableció la disciplina en los monasterios. Fundó un colegio en Thonon que encomendó a los Barnabitas.

El alma de toda su actividad pastoral fue su bondad y su cordialidad, venciendo su genio natural, poniendo al servicio de la Iglesia su talento, su cultura y sus dotes de noble caballero y entregándose a lo que consideraba su vocación nata: la dirección espiritual y el confesionario.

Fundó en 1612, con la colaboración de santa Juana de Chantal, la Orden de la Visitación, las Salesas. San Juan Bosco, admirador de la espiritualidad de san Francisco de Sales, lo eligió como titular de su Congregación, los “salesianos”.

Murió en Lyon en 1622 y fue sepultado en Annecy (Francia). Fue canonizado por el papa Alejandro VII en 1665, aunque ya previamente el pueblo lo había canonizado en vida.

Fue nombrado por Pío XI patrono de los periodistas y escritores por la influencia que tuvieron sus escritos.

Gonzalo Encinas Casado

 

Dichos y preguntas

Enseñar a rezar

Jesusito de mi vida… Cuatro esquinitas tiene mi cama… oraciones que pueden hacer reír a más de uno, pero que a otros nos llevan en el recuerdo al rostro amado de nuestra abuela, a la voz dulce y serena de nuestra madre antes de caer rendidos tras un día agotador de colegio y juegos, cuando llevábamos pantalones cortos y canicas en los bolsillos. Y nos enseñaron a rezar, como nos enseñaron a limpiarnos los dientes, a atarnos los cordones de los zapatos o a decir gracias.

Hemos recibido de Dios el sagrado deber de transmitir a nuestros hijos la fe que Él nos ha dado. Es la herencia más importante que podremos dejarles. Y como cualquier valor, como cualquier conducta, los niños la asimilan por imitación. Nos tienen que ver rezar, tienen que vernos a su lado, de rodillas o sentados, pero tienen que aprender de nosotros que tienen un Padre en el Cielo que es Dios y que lo puede todo, y que tienen una Madre en el Cielo que les quiere como papá y mamá juntos. No son cursilerías de abuelita de cuento. Aprenderán a ser agradecidos, si les enseñamos a agradecer a Dios todo lo bueno que les ha pasado en el día que termina; aprenderán a pedir perdón y a perdonar como su Padre Dios les perdona si le cuentan con confianza de hijo las trastadas del día; aprenderán a ser generosos si se acuerdan de pedir a su Padre que todo lo puede por esos niños que ha visto en la tele, por ese enfermo que pasó en la ambulancia, por ese hombre que parecía tan triste. Percibir la presencia de Dios, de Jesús, de la Virgen María, desde pequeño, les reconforta y les da paz, les hace sensibles en nuestra fe, les prepara para cuando se hagan muy grandes, y muy listos y la vida les meta tantas tonterías en la cabeza que ya no sepan qué pensar ni qué creer. Entonces nos verán, con el recuerdo, al lado de su cama diciendo bajito “cuatro angelitos de Dios me la guardan...” Y como decía un padre en un blog: “papás: rezar no cansa. Cuando se ama. Porque el amor no cansa. Y somos lo que amamos. Somos lo que rezamos. Debemos convencernos de esta realidad. Cada hijo es un milagro, cada hijo es una historia de amor. Y todos somos hijos de Dios”.

Carlos González.
Delegado episcopal para la Familia


Última

Juan Andrés Calderón, director diocesano de las OMP

“Con Infancia Misionera, los niños ayudan a otros niños”

El domingo 24 de enero la Iglesia celebra la Jornada de la Infancia Misionera, enmarcada dentro de las Obras Misionales Pontificias (OMP).

Si el año pasado esta jornada estuvo dedicada a Asia, en esta ocasión los cristianos miramos a África, bajo el lema “Con los niños de África... encontramos a Jesús”.

Todo lo que se recaude en esta jornada se dedica a obras sociales y educativas para niños de todo el mundo.

-La Jornada de Infancia Misionera es una de las más entrañables.

Infancia Misionera tiene la parte entrañable y la parte de la sencillez, la ingenuidad y la alegría de los niños. Con Infancia Misionera los niños ayudan a los niños. Ellos son muy sensibles a las necesidades de los niños de otros continentes. Esta Jornada empieza en diciembre con la fiesta de Sembradores de Estrellas que celebramos en la Catedral de Badajoz y en la que participó el Arzobispo de Mérida-Badajoz; durante la Navidad, los niños tienen en cuenta a los niños de otros países a través de las huchas compartidas que tienen en sus casas; y el 24 de enero es el día central, cuando celebramos la Jornada de Infancia Misionera en toda la Iglesia.

-Desde el año pasado esta Jornada se organiza en torno a un continente. En esta ocasión es el turno de África.

La idea es ir cada año por uno de los continentes, repasando sus características. El año pasado nos acercamos a Asia, y en las siguientes ediciones de Infancia Misionera conoceremos a América y a Europa, que también tiene muchas necesidades.

Todo el material preparado este año gira en torno a la realidad de los niños de África, con sus problemas y las situaciones tan terribles que se viven en este continente.

-La situación de los niños de África es la más sangrante en relación a los otros continentes.

Creo que quitando las desgracias naturales como la ocurrida en Haití, África siempre ha sido el continente más desfavorecido y los niños son los más pobres e indefensos. Todos sabemos la realidad de los países africanos, con problemas básicos que azotan a este continente, desde el hambre, las guerras, las enfermedades hasta el analfabetismo.

-¿Cuál es el trabajo que desarrolla la OMP de Infancia Misionera?

La Obra de Infancia Misionera está en íntima colaboración con los misioneros repartidos por todo el mundo. En África también hay misioneros de nuestra Diócesis. El sacerdote Serafín Suárez está ahora en Zimbabwe y también hay presencia de las otras diócesis extremeñas.

OMP trabaja con los misioneros y el dinero llega a las actividades que ellos desarrollan, en este caso, con los niños. Las Obras Misionales es una red mundial que canaliza todo el dinero que aportan los cristianos. Sabemos que los donativos llegan y que sirven para que se realicen diversos proyectos.

-Supongo que todo el dinero pasa a través de Roma…

Al ser una Obra Pontificia el responsable es el Papa. En España hay una Dirección Nacional que se encarga de estar en contacto con Roma. Desde allí se indica a esta Dirección Nacional hacia dónde se debe enviar el dinero recaudado y hasta allí se envía. Después en la propaganda que envía Infancia Misionera se detallan esas zonas. Por lo tanto, siempre sabemos hacia dónde va el dinero que se recauda en nuestro país.

-A pesar de ser una colecta que se celebra en enero -mes de muchos gastos- es una de las más generosas.

Con orgullo puedo decir que España es el primer país del mundo en colaboración con Infancia Misionera. Creo que los niños son especiales y tienen una gran sensibilidad con este tema. Cuando se les acompaña, se les propone, se estudia con ellos los objetivos… responden estupendamente.

                         

OMP, con Haití

Las Obras Misionales Pontificias de España ante la tragedia que está atravesando la población de Haití han habilitado una cuenta bancaria cuyos fondos irán destinados a las necesidades más urgentes de la población y a la reconstrucción del país. Las personas que quieran aportar su donativo para este fin pueden hacerlo en la cuenta del BBVA 0182 1364 33 0010039555.

Durante muchos años las OMP han estado cerca del pueblo de Haití con numerosos proyectos de ayuda a la Infancia, a los seminarios y a los misioneros, porque esta gran tragedia agrava aún más la situación de uno de los países más pobres del mundo.

 

Patrimonio cultural de nuestra Iglesia

Segura de León (III)

Partiendo y asumiendo la significación del conjunto de datos erróneos que han aparecido en los apartados de Segura de León anteriormente, nadie más que yo coloqué donde es parroquia lo que es ermita y donde hay fábrica parroquial movimientos de imágenes que no existieron.

De personas como don Andrés Oyola Fabián (Cronista Oficial de Segura de León), aprendemos quienes nos iniciamos. En la medida de lo posible, pedir disculpas a esta localidad por determinados errores que jamás debieron darse y que quedaron lamentablemente editados en la confusión por mi parte de capítulos que quedan rectificadas desde el momento en que se recomiendan las obras de don Andrés Oyola Fabián, Catedrático de Filosofía y Académico de la Real Academia de Extremadura. Esperamos desde aquí un ápice de comprensión para éste que antes que historiador por carrera se siente Cristiano por Iglesia y su Bautismo.

Qué mejor honor que terminar Segura de León con dos deseos: el del perdón en el error encomendándome a su Cristo de la Reja y el de reconocer la tremenda sabiduría de que quienes con maestros como el ahora mencionado, llevan su camino recorrido: gracias querido doctor Andrés Oyola.

Finalmente maravillado en la expresión de fe que tiene la Iglesia en el arte y en la Historia; sublime por una didáctica que profetiza la fe de un Cristo Redentor (el de La Reja por ejemplo) que habiéndonos hace muy poco nacido, cumple la promesa en el Dios de hacerse uno de los nuestros de “abajarse”, podríamos irnos a multitud de ejemplos en la Historia del Arte. Pero no, nos quedamos en Segura con ese Cristo de la Reja y con la invitación, por otro lado, al conventual de San Benito para ponernos el broche final a estos capítulos, que ineludiblemente han querido servir para la difusión de una fe que jamás se ha cansado en los siglos de nuestra rica historia patrimonial de decirnos dónde y cómo está la Salvación: ¿cómo querer romper en nuestro pasado con esta bella didáctica y tradición? ¿Historia sin cristianismo? Segura de León nos alecciona en todo ello.

La imagen de este Cristo de Segura de León es la de una devoción que rompe las fronteras de una descripción estrictamente histórica y que es muestra saludable para la fe al saltar los muros de su propia ermita e irse en advocación por toda la comarca en el amor a este “Cristo que está rompiéndose la vida en la Cruz por nosotros”. El segureño celebra la Exaltación de la Santa Cruz a mediados de septiembre, que desde el tiempo ya olvidado, documentado en archivos como tiene que ser, da pie a festejar y corretear entre lo oficial y lo oficioso de la fe (son las “Capeas y Fiestas Mayores”).

Cuánto más nos gustaría hablar del conventual franciscano construido por la Orden de Santiago entre los siglos XIII al XVI y desandar lo andado por Segura, y que como se dice en varias entradas de los actuales medios de comunicación sus monumentos son importantes (convento como ejemplo).

Pero acabar este capítulo es acabar diciendo que en la iniciada mezcolanza no hay intencionalidad de error y que Nuestra Señora de la Asunción no es ermita sino parroquia, la Virgen de los Remedios tiene en su advocación su propia ermita como la tiene el Cristo de la Reja. Y es con este Cristo y este conventual como debemos decir adiós a Segura, no sin antes recoger el sabio testigo del doctor Oyola por habernos rectificado desde su prudencia.

Pablo Iglesias Aunión
Licenciado en Historia

 

Han dicho...

Benedicto XVI:

“La fe no se opone a la investigación médica, sino que le ofrece un marco moral, no exclusivo para los cristianos, sino accesible a todos por medio de la razón”.

Comisión Episcopal para las Relaciones Interconfesionales de España:

“Hemos de orar para que definitivamente se cierren las heridas del pasado, conscientes de que los cristianos de hoy vivimos en una sociedad en libertad, de mentalidad y cultura que nos hacen diferentes a los cristianos de las sociedades confesionales de otro tiempo”.

Coordinadora de Conferencias Episcopales de Europa y América en Apoyo a la Iglesia en Tierra Santa:

“Hay que encontrar caminos de solución y caminos humanitarios de justicia y de paz en Tierra Santa. La paz con la justicia está al alcance, pero los líderes políticos y todas las personas de buena voluntad necesitan valentía para lograrla”.

Arzobispo Nikola Eterovic, secretario general del Sínodo de los Obispos:

“Es esencial que los cristianos no abandonen Oriente Medio y sigan ofreciendo su contribución específica a la construcción de una sociedad justa, pacífica y próspera”.

Agencias


Noticias de América latina

http://www.aciprensa

 


Return to Camino